Expediciones de Gaboto

Autoridades del virreinato del Rio de la Plata Creacion Virreinato

Autoridades del Virreinato del Río de la Plata

DESCUBRIMIENTO, CONQUISTA Y COLONIZACIÓN.
VIRREINATO DEL Río DE LA PLATA

EL rey Carlos III, por Real Cédula del 1 de agosto de 1776, creó el virreinato del Río de la Plata con carácter provisional, y definitivamente el 27 de octubre de 1777.

CREACIÓN DEL VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA

CAUSAS DE
LA CREACIÓN

 INTERNAS

1Crecimiento de la población. — La gran importancia de estas regiones se reflejó en el aumento de la población: llegó a 600.000 habitantes para todo el virreinato.
2Comercio e industrias. — La ganadería y la agricultura, con su desarrollo extraordinario, produjeron un gran comercio legal y de contrabando
3Problemas administrativos y judiciales. — La distancia enorme a que se encontraban las autoridades civiles y judiciales hacía necesaria la creación de un organismo autónomo.

EXTERNAS

Incursiones de los ingleses y franceses en la Patagonia.
Pretensiones portuguesas sobre el Río de la Plata.


Río de la Plata ocupaba los territorios de la República Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, los estados brasileños de Río Grande y Santa Catalina y la parte de Chile comprendida entre los paralelos 21° y 26°.

 En el año 1782 se dividió el vastísimo territorio del virreinato en ocho intendencias o gobernaciones y cuatro provincias subordinadas.

Intendencias: La Paz, Cochabamba, Chuquísaca, Potosí, Paraguay, Salta del Tucumán, Córdoba del Tucumán y Buenos Aires. Provincias subordinadas: Moxos, Chiquitos, Misiones y la Banda Oriental.

LAS AUTORIDADES DE LA ÉPOCA HISPÁNICA
Las autoridades que en la época hispánica gobernaban América residían unas en la península y otras en el nuevo continente.

Autoridades residentes en la península. — Eran las que tenían su residencia en España: el Rey, el Consejo de Indias y la Casa de Contratación.

El Rey. — Era la autoridad máxima y suprema. Su voluntad era irrevocable. Designaba los virreyes y capitanes generales.

Consejo de Indias. — Dictaba las leyes de Indias. Era la autoridad suprema después del rey en todos los asuntos derivados del gobierno de América. Proponía al rey las personas que ocuparían los cargo*1. Fue el más alto tribunal de justicia y sólo se podía apelar a él en casos de suma importancia, es decir, en aquellos en que el monto del valor en litigio fuera mayor de 6.000 pesos fuertes.

Casa de Contratación. — Entendía todo lo referente al comercio con las colonias, siendo un tribunal mercantil. Fijaba la naturaleza de los productos de importación y exportación y regulaba los precios.

Autoridades residentes en América. — Virreyes y capitanes generales. Eran las autoridades superiores designadas directamente por el rey para que lo representasen en sus respectivas jurisdicciones. Tenían a su cargo el poder ejecutivo, el mando supremo militar, la facultad de nombrar los gobernadores y ejercer el vicepatronato (designar los titulares en algunos cargos eclesiásticos y presidir las audiencias). Estaban sujetos al término de su mandato al «juicio de residencia», que consistía en investigar los actos del gobernante, siendo el Consejo de Indias el encargado de determinar el fallo. También estaban sujetos a este juicio los gobernadores.

Audiencias. — Fueron los más altos tribunales de justicia. Sus fallos eran inapelables y sólo se podía recurrir al Consejo de Indias en las casos extremos. Tenían funciones ejecutivas, pues sustituían al virrey en caso de ausencia o muerte. Sus componentes, llamados «oidores», eran designados por él rey y se les hacía juicio de residencia.

Consulados. — Eran tribunales mercantiles y a la vez juntas encargadas de fomentar la industria y el comercio. Sus miembros fueron elegidos por el rey y más tarde por elección de los comerciantes de América.

Cabildos. — Eran autoridades municipales encargadas de los asuntos edilicios y administrativos, de la higiene, abastecimiento, policía, educación, servicios públicos, etc., de la ciudad. Tenían dos funciones extraordinarias: la de asumir el gobierno al producirse la acefalía de los cargos de virrey, capitán general o gobernador, y la de liberar los asuntos de suma importancia, al declararse «cabildo abierto».

En estos casos concurrían a las sesiones los miembros ordinarios y los vecinos más caracterizados. Los miembros del cabildo (regidores o cabildantes) eran elegidos popularmente la primera vez, luego designados por el cabildante saliente, y también por compra del cargo en pública subasta.

Hernando Arias de Saavedra Gobernador de Santa Fe Gobernadores

Hernando Arias de Saavedra Gobernador de Santa Fe

DESCUBRIMIENTO, CONQUISTA Y COLONIZACIÓN.
LOS GOBERNADORES
Hernandarias. — Al abandonar el gobierno el último Adelantado Juan Torres de Vera y Aragón en 1590, los pobladores de Buenos Aires y la Asunción eligieron sus mandatarios interinos, recayendo el cargo en Hernando de Mendoza y en Hernando Arias de Saavedra, respectivamente.

Comienza entonces un nuevo período de la historia de nuestro país: la colonización propiamente dicha. La ocupación española deja de ser una empresa de particulares para ser una dependencia directa del Estado que designó a los gobernadores.

Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias por contracción), «el primer patriota gobernante», era criollo nacido en la Asunción en 1561. Su actuación fue brillante siempre. Desempeñó el cargo de teniente de gobernador en Corrientes, la Asunción y Santa Fe, para luego ser nombrado gobernador por elección popular y más tarde por el rey. Durante sus mandatos le preocupó la situación de los indios encomenderos; fundó escuelas, comprendió la necesidad de la enseñanza manual de los hijos de los conquistadores, impulsó el trabajo realizando una extraordinaria obra de colonización, fomentó el comercio con el Brasil y bajo su protección se establecieron las misiones jesuíticas, el primer molino de trigo y la primera fábrica de tejas. Exploró el sur en busca de la «Ciudad de los Césares», llegando hasta el río Colorado.

La gran extensión del territorio, la importancia extraordinaria del repoblado puerto de Buenos Aires y los peligros existentes (esta ciudad amenazada por los piratas y la Asunción por los mamelucos —criollos de San Pablo que asolaban al Paraguay—-), fueron las razones en que Hernandarias fundó un petitorio al rey Felipe III para dividir la Provincia del Río de la Plata en dos gobernaciones, Por Real Cédula del 16 de diciembre de 1617 se dispuso la creación de dos gobernaciones: la del Río de la Plata y la del Paraguay.
Hernandarias gobernó hasta 1618 y vivió sus últimos años en Santa Fe, considerado como uno de los padres de la patria. Murió en 1634.

Gobiernos
Teniente de gobernador en Corrientes (1588). Gobernador interino elegido popularmente (Asunción, 1590-93), Teniente de gobernador en Santa Fe (1593-95) de Teniente de gobernador en la Asunción (1595-97). Hernandarias Primer gobierno (elegido popularmente, Asunción 1597-99), Segundo gobierno (designado por el rey, 1602-1609). Tercer gobierno (designado por el rey, 1615-1613).

LAS GOBERNACIONES
LAS sucesivas fundaciones de ciudades en el interior del país y la influencia de las corrientes colonizadora del norte y del oeste, y finalmente la Real Cédula de 1617, dieron por resultado la división de nuestro territorio en tres gobernaciones: Tucumán y Río de la Plata, dependientes del Virreinato del Perú, y Cuyo, dependiente de Chile.

La división política actual, que se advierte en el mapa, permite establecer las provincias y territorios que formaban las antiguas gobernaciones.

Durante la época de los gobernadores, que se extiende desde 1618 hasta 1776, las gobernaciones del territorio argentino fueron en continuo progreso, La del Rí0 de la Plata, colonizada por la gente del pueblo español, es decir, trabajadora, sin el aliciente de la obtención de grandes riquezas en metales preciosos, se distinguió por sus características especiales del resto de América. En ésta, como en las otras gobernaciones, sólo se llegaba a la riqueza por el trabajo en la agricultura o en la ganadería, especialmente en esta última actividad, y por el desarrollo extraordinario de los ganados en las llanuras rioplatenses.

Fue así como nació el Comercio y también el contrabando, realizado por los portugueses establecidos en las márgenes orientales del río. La ciudad de Buenos Aires,’ que había progresado mucho, sustituyó a la Asunción como centro colonizador de estas regiones.

Los gobernadores más importantes fueron:
Diego de Góngora (1618-1622). — Fue el primer gobernador después de la división del territorio. Sometió a los indios charrúas.

José Martínez de Salazár (1660-1662). — Durante su gobierno se fundó el tribunal de la Audiencia, establecido en 1661, por orden del rey Felipe IV.

Bruno Mauricio de Zavala (1717-1734). — Fundó la ciudad de San Felipe de Montevideo, desalojando a los portugueses de esa región.

Pedro de Cevallos (1756-1766). — Se apoderó de la Colonia del Sacramento en el Uruguay, continuando la guerra contra los portugueses.

Francisco de Paula Bucarelli (1766-1770). — Tuvo a su cargo la expulsión de los jesuitas, decretada por Carlos III.

Juan José de Vértiz y Salcedo (1770-1776). — Este dinámico gobernante nacido en México impulsó el adelanto edilicio de Buenos Aires; fundó la Casa de las Comedias, (primer teatro), creó el primer servicio de alumbrado público, de velas de sebo, y contribuyó a la conquista de los dominios indígenas con la construcción de fortines, que serían la base de importantes ciudades, como Mercedes, Chascomús, etc.

Colonizacion del Rio de la Plata

Colonización del Río de la Plata Pedro de Mendoza y Juan de Garay

CONQUISTA DEL INTERIOR DEL PAÍS
Simultáneamente con la conquista de la región del Plata, a la que se llamó «corriente colonizadora del este*’, se realizó la del interior del país. La ocupación del territorio se hizo desde Chile y Perú, según dos corrientes colonizadoras: una del norte y otra del oeste.

Corriente del este
Buenos Aires

En 1536 por Pedro de Mendoza.
En 1580 por Juan de Garay.
Santa Fe  En 1573 por Juan de Garay.
Corrientes En 1588 por Juan Torres de Vera y Aragón.

Corriente del Norte:
Tucumán En 1565 por Diego de Villarroel.
Córdoba En 1573 por Gerónimo Luis de Cabrera.
Salta En 1582 por Hernando de Lerma.
La Rioja En 1591 por Juan Ramírez de Velasco.
Jujuy En 1593 por Francisco de. Argañaraz.
Catamarca En 1683 por F. Mendoza Mate de Luna.

Corriente del Oeste:
Santiago del Estero En 1553 por Francisco de Aguirre.
Mendoza En 1561 por Pedro del Castillo.
San Juan En 1562  por Juan Jufré.
San Luis En 1594  por Luis Jufré de Loayza.

LA CONQUISTA ESPIRITUAL

Con el conquistador laico, y a veces precediéndolo, llegaron al territorio americano diversas órdenes religiosas, destacándose los dominicos, franciscanos, mercedarios y jesuitas.

Ellos fueron los que interpretaron el verdadero sentido de las leyes de ocupación, considerando al indígena como un ser humano, digno de todo respeto, pero que tenía necesidad de ser educado.

Sacerdotes abnegados como San Francisco Solano y Fray Luis de Bolaños, ambos franciscanos, dieron su vida desempeñando esta obra evangelizadora; pero entre todas las órdenes que actuaron se distingue la Compañía de Jesús.

Las misiones jesuíticas ocuparon las partes sur y norte del Paraguay, el este de Corrientes, la gobernación de Misiones y parte de los territorios brasileños de Río Grande y Santa Catalina.

En las misiones jesuíticas sólo habitaron indios dirigidos por un Padre Rector y varios sacerdotes doctrineros. El Cabildo estaba formado por indios y cada pueblo tenía su iglesia, un convento y un colegio agrupados alrededor de la plaza y rodeados por las viviendas de los naturales.

El trabajo era obligatorio, y el producto se destinaba para la comunidad, comerciándose el resto. Los indios se dirigían a realizar las faenas de la agricultura al son de sus instrumentos y llevando la imagen de un santo. Regresaban en la misma forma. Así el trabajo era más llevadero. También aprendieron algunos oficios, como el de herrero, zapatero, etc.

Las mujeres hilaban y tejían el algodón, pero su tarea habitual era la crianza de sus hijos. La educación de los indios fue el principal cuidado de los jesuitas; les enseñaban la doctrina cristiana, a leer y escribir (para lo que editaron libros en rudimentarias imprentas), pero todo en guaraní, idioma autóctono de esas regiones que los jesuitas aprendieron para hacerse entender en la propia lengua de los naturales. También comprendieron el valor de la educación estética y les enseñaron la música, la escultura y la pintura.

LOS GOBERNADORES

Hernandarias. — Al abandonar el gobierno el último Adelantado Juan Torres de Vera y Aragón en 1590, los pobladores de Buenos Aires y la Asunción eligieron sus mandatarios interinos, recayendo el cargo en Hernando de Mendoza y en Hernando Arias de Saavedra, respectivamente.

Comienza entonces un nuevo período de la historia de nuestro país: la colonización propiamente dicha. La ocupación española deja de ser una empresa de particulares para ser una dependencia directa del Estado que designó a los gobernadores.

Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias por contracción), «el primer patriota gobernante», era criollo nacido en la Asunción en 1561. Su actuación fue brillante siempre.

Desempeñó el cargo de teniente de gobernador en Corrientes, la Asunción y Santa Fe, para luego ser nombrado gobernador por elección popular y más tarde por el rey.

Durante sus mandatos le preocupó la situación de los indios encomenderos; fundó escuelas, comprendió la necesidad de la enseñanza manual de los hijos de los conquistadores, impulsó el trabajo realizando una extraordinaria obra de colonización, fomentó el comercio con el Brasil y bajo su protección se establecieron las misiones jesuíticas, el primer molino de trigo y la primera fábrica de tejas. Exploró el sur en busca de la «Ciudad de los Césares», llegando hasta el río Colorado.

La gran extensión del territorio, la importancia extraordinaria del repoblado puerto de Buenos Aires y los peligros existentes (esta ciudad amenazada por los piratas y la Asunción por los mamelucos —criollos de San Pablo que asolaban al Paraguay—-), fueron las razones en que Hernandarias fundó un petitorio al rey Felipe III para dividir la Provincia del Río de la Plata en dos gobernaciones, Por Real Cédula del 16 de diciembre de 1617 se dispuso la creación de dos gobernaciones: la del Río de la Plata y la del Paraguay.
Hernandarias gobernó hasta 1618 y vivió sus últimos años en Santa Fe, considerado como uno de los padres de la patria. Murió en 1634.

Gobiernos
Teniente de gobernador en Corrientes (1588). Gobernador interino elegido popularmente (Asunción, 1590-93), Teniente de gobernador en Santa Fe (1593-95) de Teniente de gobernador en la Asunción (1595-97). Hernandarias Primer gobierno (elegido popularmente, Asunción 1597-99), Segundo gobierno (designado por el rey, 1602-1609). Tercer gobierno (designado por el rey, 1615-1613).

LAS GOBERNACIONES
LAS sucesivas fundaciones de ciudades en el interior del país y la influencia de las corrientes colonizadora del norte y del oeste, y finalmente la Real Cédula de 1617, dieron por resultado la división de nuestro territorio en tres gobernaciones: Tucumán y Río de la Plata, dependientes del Virreinato del Perú, y Cuyo, dependiente de Chile.

La división política actual, que se advierte en el mapa, permite establecer las provincias y territorios que formaban las antiguas gobernaciones.

Durante la época de los gobernadores, que se extiende desde 1618 hasta 1776, las gobernaciones del territorio argentino fueron en continuo progreso, La del Rí0 de la Plata, colonizada por la gente del pueblo español, es decir, trabajadora, sin el aliciente de la obtención de grandes riquezas en metales preciosos, se distinguió por sus características especiales del resto de América. En ésta, como en las otras gobernaciones, sólo se llegaba a la riqueza por el trabajo en la agricultura o en la ganadería, especialmente en esta última actividad, y por el desarrollo extraordinario de los ganados en las llanuras rioplatenses.

Fue así como nació el Comercio y también el contrabando, realizado por los portugueses establecidos en las márgenes orientales del río. La ciudad de Buenos Aires,’ que había progresado mucho, sustituyó a la Asunción como centro colonizador de estas regiones.

Los gobernadores más importantes fueron:
Diego de Góngora (1618-1622). — Fue el primer gobernador después de la división del territorio. Sometió a los indios charrúas.

José Martínez de Salazár (1660-1662). — Durante su gobierno se fundó el tribunal de la Audiencia, establecido en 1661, por orden del rey Felipe IV.

Bruno Mauricio de Zavala (1717-1734). — Fundó la ciudad de San Felipe de Montevideo, desalojando a los portugueses de esa región.

Pedro de Cevallos (1756-1766). — Se apoderó de la Colonia del Sacramento en el Uruguay, continuando la guerra contra los portugueses.

Francisco de Paula Bucarelli (1766-1770). — Tuvo a su cargo la expulsión de los jesuitas, decretada por Carlos III.

Juan José de Vértiz y Salcedo (1770-1776). — Este dinámico gobernante nacido en México impulsó el adelanto edilicio de Buenos Aires; fundó la Casa de las Comedias, (primer teatro), creó el primer servicio de alumbrado público, de velas de sebo, y contribuyó a la conquista de los dominios indígenas con la construcción de fortines, que serían la base de importantes ciudades, como Mercedes, Chascomús, etc.

Quien Fundo Buenos Aires? Colonizacion Buenos Aires Año de Fundacion

¿Quien Fundó Buenos Aires?

DESCUBRIMIENTO, CONQUISTA Y COLONIZACIÓN.
PRIMERA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES

EL reino de Portugal pretendió siempre el dominio del Río de la Plata. Para hacer valer sus derechos, España decidió ocupar estas regiones y designó con el título de Adelantado a don Pedro ‘de Mendoza. Este personaje, que poseía grandes riquezas, capituló con el rey concediéndosele la parte de América comprendida entre los paralelos 25° y 36° desde uno al otro océano. Logró Mendoza organizar una expedición de once barcos con un total de 1.000 personas entre tripulantes, soldados y colonizadores, incluso siete mujeres. Traía además 100 cabezas de ganado caballar.

Partió la expedición el 24 de agosto de 1535 de San Lúcar, recalando en las Canarias, donde compró cuatro naves más. Tocó en la bahía de Río de Janeiro y de allí se dirigió directamente al Río de la Plata. Lo exploró minuciosamente y el 2 ó 3 de febrero de 1536 echó los cimientos de una población en las inmediaciones del Riachuelo de los Navíos, donde hoy está el parque Lezama, población a la que llamó Puerto de Nuestra Señora Santa María del Buen Aire, por los votos que Mendoza había hecho a esta Virgen para recobrar su quebrantada salud. Allí se construyó una población de una manzana con casas hechas de barro y techo de paja, rodeadas de un muro de tierra, un foso y una empalizada para defenderla.

En los primeros tiempos fue fácil la alimentación de sus habitantes, pues los indios procuraron todo lo necesario. Pero las exigencias de los españoles fueron pronto tan desmedidas que los naturales se negaron a seguir manteniéndolos. No obstante, el hambre no se dejó sentir todavía, pues la caza y la pesca eran abundantes. Poco después chocaron los españoles con los indios, y en. un combate librado en el río Lujan contra los guaraníes de las islas y los pampas fueron muertos Diego de Mendoza, hermano del Adelantado, dos sobrinos de éste, el capitán Pedro Lujan —de allí el nombre del río— y muchos soldados. A este combate se le llamó de Corpus Christiporque fue el 15 de junio de 1536, día de esa festividad.

Los indios sitiaron entonces la población, sufriendo sus habitantes hambre durante muchos días y viéndose obligados a refugiarse en los buques al ser incendiada la población. Afortunadamente llegó del norte Juan de Ayolas con abundantes provisiones y con la noticia de haber fundado un asiento —Corpus Christi— en la desembocadura del río Coronda.

Un mes más tarde los expedicionarios se trasladaron al asiento fundado por Ayolas, instalándose cinco leguas al sur de Corpus Christi, en un fuerte llamado por Mendoza «Nuestra Señora de la Buena Esperanza». Desde allí envió a Ayolas al mando de una expedición para encontrar el camino del Perú; pero al no recibir noticias de éste, destacó a Juan de Salazar y Espinosa y a Gonzalo de Mendoza para que lo buscaran. Mientras se realizaba este viaje, Mendoza, viendo agravado su mal, partió para España, designando a Juan de Ayolas teniente de gobernador, con el encargo de vender a los conquistadores del Perú la concesión del Río de la Plata. Durante su regreso, el 23 de junio de 1537, Mendoza falleció víctima de su enfermedad.

LA CÉDULA REAL DE 1537
AL conocerse en España la noticia de la muerte del Adelantado, se designó veedor de la Corona en el Río de la Plata a Alonso de Cabrera, que trajo a estas tierras una cédula real fechada el 12 de septiembre de 1537, por la cual la reina Juana autorizaba a los habitantes de las mismas para elegir popularmente gobernador en el caso de qué Mendoza no hubiese dejado sucesor, o que éste hubiera muerto. Y hacía extensivo este derecho a todos los casos en que se produjera la acefalía del gobierno. Es éste un antecedente muy importante, que permitió a la población elegir en varias ocasiones a sus mandatarios.

FUNDACIÓN DE SANTA FE
DURANTE el gobierno (interino) del Río de la Plata, de Martín Suárez de Toledo, fue comisionado Juan de Garay, Alguacil Mayor de la Asunción, para fundar una ciudad —dando así realidad a su anhelo de «abrir puertas a la tierra y no permanecer encerrados»—, situada en el río Paraná.
Autorizado para buscar el mejor sitio, Garay bajó por el río Paraná junto con 75 criollos y 9 españoles, y a la altura del paralelo 31° fundó, el 15 de noviembre de 1573, la ciudad de Santa Fe.

SEGUNDA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES
LA necesidad de una ciudad en el Río de la Plata se había hecho sentir, y la fundación de Santa Fe facilitó la repoblación de Buenos Aires. En 1580, Garay, teniente gobernador de las Provincias del Río de la Plata, lanzó un bando pidiendo voluntarios para esta empresa. Se alistaron en seguida sesenta jóvenes, la mayoría criollos. Hicieron la travesía, parte a pie para conducir el ganado y parte por el río. Exploraron la costa del Plata, y el sábado 11 de junio de 1580 dio por fundada Garay, a media legua de la antigua población, la Ciudad de la Trinidad, confirmando para el puerto el nombre de Santa María de los Buenos Aires.

El lugar elegido por Garay estaba a salvo de las inundaciones y defendido por dos grandes zanjas. Hizo el reparto de tierras marcando 250 manzanas de 140 varas de lado y calles de 11 de ancho. Correspondieron 46 manzanas a la planta urbana y el resto fue destinado para quintas. Fortificó la ciudad, le dio escudo y creó el Cabildo (que eligió por santo patrono a San Martín de Tours). Garay hizo una expedición hacia el sur, y al regresar para la Asunción en 1583, en las cercanías del río Baradero desembarcó con varios acompañantes dispuestos a pasar la noche. Como se descuidara la vigilancia, él y sus compañeros fueron ultimados por los indios.

Fuerte Sancti Spiritus Primer Poblacion en el Rio de la Plata Gaboto

Fuerte Sancti Spiritus
Primera Población en el Río de la Plata

DESCUBRIMIENTO DEL Río DE LA PLATA
EXPEDICIONES DE GABOTO Y GARCÍA
Poco después de la expedición de Magallanes, uno de los náufragos de Solís que permanecía en Santa Catalina, llamado Alejo García, inició un extraordinario viaje hacia el oeste en busca del legendario Rey Blanco, poseedor de fabulosos tesoros, que según los indios habitaba las Sierras del Perú.

Acompañado de varios aborígenes brasileños atravesó el territorio, cruzó el Alto Paraná, descubrió el Paraguay, donde trabó conocimiento con los guaraníes, quienes le informaron por el actual Chaco paraguayo y boliviano hasta Chuquisaca.

Cuando regresaba con un rico botín en oro y plata fue muerto junto al río Paraguay. Algunos de sus acompañantes lograron salvarse y llevaron a Santa Catalina la noticia del desastre y las muestras de los minerales, Desde este instante empieza a llamarse al río de Solís con el nombre de Río de la Plata.

En el mes de abril de 1526 los reyes de España enviaron al piloto mayor Sebastián Caboto hacia las islas Molucas, siguiendo la ruta de Magallanes. En Pernambuco primero, y en Santa Catalina después, Caboto reciñó informes precisos sobre los tesoros del Rey Blanco, y dispuesto a conquistarlos, al llegar al Río de la Plata se internó aguas arriba, hasta la desembocadura del Carcarañá, donde levantó el fuerte de Sancti Spiritus, primera población española en estas tierras. Siguió hacia el norte por el Paraná llegando hasta el Paraguay, pero la hostilidad de los indios lo hizo regresar.

En el caminó encontró a Diego García, que también había partido de España con rumbo a las Molucas y se había desviado al tener noticias de las riquezas de esas regiones. Conferenciaron los dos marinos y, no teniendo ninguno derecho sobre esas tierras, se unieron, y juntos exploraron el Paraguay y hasta más al norte del Pilco-mayo.

Regresaron al puerto de San Salvador para construir bergantines y proseguir explorando, y en esas circunstancias —septiembre de 1529— los indios asaltaron el fuerte, dieron muerte a la mayoría de los pobladores e incendiaron los ranchos. Ante esta desventura los dos navegantes abandonaron el Río de la Plata y tornaron a España.

Los Viajes de Colon Resumen del Descubrimiento de America

Los Viajes de Cristóbal Colón
Resumen del Descubrimiento de América

EUROPA A FINES DE LA EDAD MEDIA

Sintesis del Descubrimiento de America Cristóbal Colón:  Nació en Genova en 1451. Era hijo de Domingo Colón y Susana Fontanarrosa. De humilde origen, pues sus padres eran tejedores, hizo sus estudios primarios en una escuela que sostenía la corporación de obreros a la que aquéllos pertenecían.

En su juventud ejerció el oficio paterno, y joven aún realizó viajes por el mar Mediterráneo hasta la isla de Chío, de donde regresó a Génova para partir hacia Inglaterra. En este viaje la flota de que era tripulante fue apresada por los portugueses y llevada a Lisboa.

Prosiguió su viaje a Inglaterra, y una vez en ella siguió a las tierras del norte para volver luego a Portugal.

Allí contrajo enlace en 1478 con Felipa Moñíz de Perestrello, hija de Bartolomé Perestrello, uno de los descubridores de Madeira, por ese tiempo Colón realizó viajes a las costas atlánticas de África y a Madeira, enterándose allí de las leyendas que circulaban sobre la existencia de tierras al Occidente.

Maduró entonces su proyecto de viaje a las Indias por esa ruta y se lo presentó al rey de Portugal don Juan II, pero acompañado de tales exigencias que hicieron imposible su aceptación.

Decepcionado pasó a España, y en 1486 interesó al ministro Quintanilla, quien lo puso en relación con Fray Hernando de Talavera.

Este pidió consejo a un núcleo de sabios de la corte, que se reunieron en Córdoba para escuchar a Colón. Interrogado éste acerca de sus proyectos, no supo responder satisfactoriamente a ciertas preguntas que se le hicieron, debido a que sus conocimientos cosmográficos eran muy pocos, y no fue tomado en serio.

Insistió Colón nuevamente al ser protegido por el duque de Medinaceli, que quiso costear el viaje, pero el permiso real fue negado a último momento, cuando ya se terminaban los preparativos.

Decidió salir de España, dirigiéndose al puerto de Huelva, pero al no encontrar buque disponible se refugió en el convento franciscano de La Rábida. Allí, el prior, Fray Juan Pérez, se interesó por los planes del navegante y habló de ello al marino Martín Alonso Pinzón, quien encontró realizable el viaje.

Fray Juan Pérez, antiguo confesor de la reina Isabel la Católica, logró interesar a la soberana, quien recibió a Colón en Córdoba, donde el proyecto fue analizado por una junta de peritos y declarado factible.

Se ha dicho que la reina vendió sus joyas para costear la expedición, pero es absolutamente falso. La verdad es que dijo a sus íntimos que: «para ayudar al marino llegaría hasta a empeñar sus joyas si era necesario».

Finalmente, el 17 de abril de 1492, se realizaron entre Colón y la Corona las llamadas «Capitulaciones de la Ciudad de Santa Fe», que establecieron entre otras cosas:

a) Colón y sus descendientes recibirían el título de almirantes de las tierras que él descubriese,

b) Sería virrey y gobernador general de las mismas.

c) Recibiría la décima parte de la venta de los productos preciosos hallados en las tierras que descubriera.

d) Proveería la octava parte de los gastos de la expedición, y recibiría igual porcentaje de las ganancias de la misma.

1-Primer viaje: 

— Tres meses después de la firma de las capitulaciones estuvo equipada la expedición y tripulada por 90 hombres resueltos. Se aprontaron tres carabelas bastante deterioradas, la mayor de las cuales, la «Santa María», nave capitana comandada por Colón, medía 26 metros de longitud.

La seguían la «Pinta», a cargo de Martín Alonso Pinzón, y la «Niña», dirigida por Vicente Yáñez Pinzón, hermano del anterior.

El 3 de agosto de 1492 partió la expedición del puerto de Palos, y después de recalar en la Gran Canaria, pues la «Pinta» sufrió la rotura del timón, enfrentó el «Mar Océano», por el cual, según los cálculos del almirante, se podía llegar a las Indias. Seguramente estos cálculos eran demasiado optimistas, en lo que respecta al tiempo que para ello se invertiría.

Pero como las ansiadas playas no fueran avistadas después de varias semanas de navegación, los tripulantes amenazaron con retornar a España.

Por fin, el 12 de octubre de 1492, el marinero Juan Rodríguez Bermejo, tripulante de la «Pinta», divisó tierra.

Ese mismo día Colón desembarcó solemnemente en ella, tomando posesión en nombre de los reyes de España y. cambiándole la denominación de Guanahaní, que le daban los naturales, por la de San Salvador. Se trataba de una isla del grupo de las Lucayas, pero no se ha determinado aún exactamente cuál de ellas es.

De esta isla pasó a otras que llamó: Santa María de la Concepción, Fernandina, Isabela y Juana (Cuba), a la que por su extensión confundió con Cathay, enviando hacia el interior a dos emisarios que sabían varios idiomas para entrevistarse con el gran Khan, emperador de ese legendario reino, pero sin obtener resultado alguno.

De allí siguió a Haití, designándola Española, donde sufrió la pérdida de su nave, que encalló y se destruyó.

Con sus restos construyó un fuerte (Navidad), dejando a 43 hombres en el, en tanto que partía de regreso a España en enero de 1493, con la «Niña», pues Martín Alonso Pinzón, con la «Pinta», ya se había alejado, seriamente disgustado con el Almirante.

El viaje de regreso fue accidentado. En las islas Azores estuvo a punto de naufragar. Arribó a Portugal el 4 de marzo, donde dio a Juan II noticia del descubrimiento. El 15 de marzo de 1493 llegaba al puerto de Palos, 7 meases y 12 días después de su partida.

Como testimonio del viaje realizado llavaba varios indígenas, algunas plantas exóticas, perlas y una pequeña cantidad de oro. Fue recibido jubilosamente por los reyes en Barcelona, pero se creyó que sólo había hallado un camino hacia el lejano Oriente y no un continente nuevo.

2-Segundo viaje:

— El descubrimiento de las tierras por Colón produjo en España el deseo de obtener riquezas fabulosas. Esto y el espíritu aventurero del español hicieron que se aprontaran para el segundo viaje 17 naves con 1.500 hombres de tripulación, bajo las órdenes del Almirante.

El 25 de septiembre de 1493 partieron de Cádiz y llegaron el 2 de noviembre a las Antillas menores, descubriendo sucesivamente las islas Deseada, Dominica, Marigalante, Montserrat, Santa María la Redonda y la Antigua, San Martín, Santa Cruz y Puerto Rico.

Pasó a La Española, donde encontró el fuerte de Navidad destruido y sus habitantes muertos por los naturales. Fundó en la misma isla el poblado de Isabela y exploró las costas de Cuba descubriendo Jamaica, pero al volver a Isabela encontró a sus habitantes convulsionados. Poco después volvió a España con un cargamento de 500 indios esclavos, llegando a Cádiz el 10 de abril de 1495.

3-Tercer viaje.

— Tres años más tarde, en 1498, partió nuevamente con 600 hombres de desembarco por tercera vez;, desde San Lúcar en dirección a las tierras occidentales. Descubrió la isla de Trinidad y, con las bocas del Orinoco a la vista, exploró el golfo de Paria, las islas Margaritas y pasó .a La Española, donde su hermano Bartolomé había despoblado a la Isabela y fundado al sur de la isla a Santo Domingo, que fue el centro de la colonización en las Antillas.

Colón encontró a la población revolucionada, y las medidas en extremo rigurosas que adoptó para pacificar la isla fueron vanas.

Estas noticias llegaron a España, y los reyes enviaron al comisionado don Francisco de Bobadilla con plenos poderes. Este oyó a los descontentos y, precipitadamente, hizo encarcelar a Colón a sus hermanos Diego y Bartolomé, remitiéndolos engrillados a la Península, En España los reyes le restituyeron los antiguos honores y ordenaron su libertad.

4-Cuarto viaje.

— Colón realizó esta expedición como simple enviado de la Corona y con el objeto de explorar la tierra firme que descubriera en el viaje anterior. El producto se destinaría al rescate del Santo Sepulcro.

Salió de Cádiz con cuatro barcos y 120 hombres de tripulación el 11 de mayo de 1502. En las Antillas menores descubrió la isla Martinica. Trató de desembarcar en Santo Domingo, pero un nuevo enviado de la Corona, don Nicolás Ovando, se lo impidió, cumpliendo órdenes superiores.

El Almirante exploró el sur de Cuba (isla que nunca llegó a rodear) y pasó a las costas de América Central, que recorrió desde Honduras hasta el golfo de Darién, recogiendo en estas regiones una buena cantidad de oro. Pasó luego a Jamaica, donde naufragó, siendo recogido después de un año de penurias, para regresar finalmente a España en 1504, pobre y olvidado, sin que se le reconocieran sus derechos sobre lo que él creía que eran las Indias, murió en Valladolid el 21 de mayo de 1506.

PARA SABER MAS…

CRISTÓBAL COLÓN (1451-1506) fue relativamente justo en el tratamiento que dio a los indígenas del Nuevo Mundo. Los colonos españoles que le siguieron fueron mucho más crueles y despiadados.

MANO DE OBRA Los españoles emplearon a los indios como esclavos, gracias al sistema de encomienda. México y Perú fueron las principales colonias españolas del Nuevo Mundo. En estas áreas se encontraba el preciado oro y las minas de plata. También contaban con una gran población de indígenas para trabajar en ellas. Miles de nativos fueron explotados hasta la muerte, y otros se contagiaron de enfermedades endémicas en Europa, como la viruela y el sarampión.

EL PAPEL DE LA IGLESIA Para que los conquistadores no tuvieran el poder absoluto en las colonias, el gobierno español instauró un complicado sistema de control colonial. Los españoles justificaban la explotación de los nativos por el hecho de que ellos eran paganos (practicantes del culto a varios dioses) y no cristianos. Los sacerdotes cristianos intentaron convertir a los indígenas y derribaron los templos anteriores.

DERECHOS DE LOS NATIVOS
El gobierno español introdujo leyes para proteger a los indígenas a causa de las denuncias de Bartolomé de las Casas. España estaba muy lejos y los colonos creyeron que no era rentable tratar a los trabajadores nativos con humanidad.

NUEVOS ESCLAVOS DE ÁFRICA Hacia 1600, la población de indígenas americanos en las colonias españolas era la mitad de la que había cuando llegaron los españoles a comienzos del s. XVI. En aquella época las minas y plantaciones de azúcar en las colonias españolas y portuguesas las trabajaban esclavos traídos desde África. A partir del s. XVII, pero sobre todo a lo largo del s. XVIII, los holandeses y los ingleses se dedicaron a la trata de negros y empezaron a vender esclavos africanos a las colonias de América del Norte.

La Vida en el Virreinato del Rio de la Plata Costumbres Educacion

La Vida en el Virreinato del Río de la Plata Costumbres y Educación


LA VIDA EN EL NUEVO CONTINENTE

La población. — La sociedad estuvo compuesta por los españoles, los hijos de éstos nacidos en América (criollos), extranjeros y mestizos nacidos de la fusión de las razas autóctonas con los europeos o negros.

Españoles. — Eran la clase dominante y ocupaban los altos cargos de la administración. Los que se dedicaron al comercio adquirieron en él cuantiosa fortuna. Como descendientes de los conquistadores, se consideraban superiores a los americanos.

Criollos. — Fueron los hijos de los españoles, nacidos en América. Y aunque las leyes de Indias los colocaban en igual situación que a los peninsulares, eran excluidos de los cargos públicos. Fueron los gestores de la independencia americana,, Con verdadero amor A la tierra se dedicaron a la agricultura y  a la ganadería, y no pocos de ellos se graduaron en las universidades coloniales y de la metrópoli.

Extranjeros, — Aunque estaba prohibida su libre entrada a las colonias, muchos franceses, ingleses, portugueses e italianos se establecieron en América, contribuyendo a su desarrollo social, económico y cultural.

Indios, — Si bien fue poco a poco mejorando su situación, al llegar la Revolución de Mayo se los consideraba como siervos y eran tratados como una casta inferior.

Mestizos. — La fusión de las razas fue una característica de la ocupación hispana, y desde los primeros momentos se produjo la mestización. En general se llamó mestizos a los que tenían sangre de dos razas.

Mestizos propiamente dichos. — Fueron los hijos de españoles e indios. De constitución física poderosa, se dedicaron a los trabajos de la ciudad, y sobre todo a los de la campaña; pero su situación social era muy inferior a la de los españoles y criollos,

Mulatos. — Hijos de blancos y negros. Eran considerados también como una casta inferior y estaban imposibilitados para ocupar cargos públicos y grados en los ejércitos.

Zambos, — Descendientes de negros e indios. Su situados era aún más afligente que la de los mulatos.

Negros. — Fueron traídos del África como esclavos para reemplazar a los indios encomenderos que no resistían los trabajos inhumanos a que los sometían los españoles. Más tarde fueron los esclavos del servicio doméstico.

CLASES
SOCIALES

Gente CultaEspañoles
Criollos
Funcionarios, clero, profesionales, hacendados y comerciantes adinerado
Clase MediaEspañoles
Criollos
Mestizos
Artesanos y comerciantes humildes
SiervosIndiosencomenderos y agricultores
EsclavosNegrosservicio doméstico

Las industrias. — La ganadería originó la principal, industria. Los vacunos, caballares y lanares que trajeron consigo los primeros conquistadores se habían reproducido prodigiosamente, constituyendo una enorme fuente de riqueza.

En un principio sólo se aprovechó el cuero y la crin de los animales, Más tarde se conservó la carne secándola al sol (tasajo -o charqui) o bien salándola. La agricultura, existió como explotación local y se cultivó trigo, maíz, caña de azúcar, yerba mate, maní, etc.

En telares rudimentarios se tejieron ponchos de lana de vicuña y de guanaco. El algodón se cultivó en las misiones jesuíticas, y la región de Cuyo ya producía buenos vinos. La platería fue una industria importante en el Alto Perú, y un gremio de plateros se estableció en Buenos Aires.

Comercio: — La mayor o menor libertad en el comercio colonial estuvo de acuerdo con las ideas políticas dominantes en cada época. En un principio el absolutismo en Europa trajo como resultado la falta de libertad comercial, el monopolio; las posesiones americanas sólo podían comprar o vender los productos a España.

Con este régimen las colonias eran las perjudicadas las colinias eran las mas perjudicadas. Las rutas eran las siguientes: desde el puerto de Sevilla llegaban los productos a Santo Domingo, de allí a Portobello sobre el istmo, a las costas de Venezuela y a Veracruz en México. De Portobello eran transportados los productos a lomo de muía a través del istmo hasta Panamá. Y de allí en la llamada «armada del Mar del Sur hasta Callao.

 Por tierra las mercaderías llegaban hasta Buenos Aires, pero sumamente encarecidas, Luego se fueron logrando algunas franquicias; los llamados navíos de registro que llegaban a todos los puertos de América significaron para Buenos Aires el comienzo del intercambio directo y la independencia económica que hasta ese momento había estado supeditada al Perú. En 1778, con la «Pragmática» de Libre Comercio, que establecía franquicias reduciendo impuestos, el intercambio aumentó de tal manera que, de 150.000 cueros anuales que se exportaban, la cifra se elevó a 800,000 y más tarde a un millón y medio.

La libertad de comercio logró algunas conquistas más, como la del intercambio con las colonias extranjeras y buques neutrales, pero culminó con la célebre «Representación de los Hacendados», de Mariano Moreno, con la que se logró el 6 de noviembre de 1809 la libertad comercial, aunque todavía con ciertas restricciones.

La instrucción pública. — La tarea de educar a los niños en la colonia estuvo principalmente a cargo de religiosos. En los tiempos iniciales de la conquista se descuidó mucho la instrucción, porque los españoles que venían a América no eran precisamente las gentes más cultas de la península y, sobre todo, por las dificultades que se oponían a la fundación de escuelas: la escasez de libros, lo heterogéneo de los elementos a educar y la falta de libertad para enseñar, por los prejuicios sociales y políticos que impedían la difusión de las ideas liberales. Para la enseñanza primaria no había maestros, y se improvisaban con esclavos enseñados para ese objeto, llegando algunos a desempeñarse bien en. el cargo.

Había tres clases de escuelas primarias:
Religiosas: llamadas escuelas conventuales porque funcionaban anexas a los conventos.
Laicas: eran las fundadas por los cabildos y que se sostenían con el tesoro público. Había otras llamadas «escuelas del rey» destinadas a instruir a los pobres.
Particulares
: a ellas concurrían los niños de familias pudientes, mediante el pago de una cantidad mensual.
La educación de las niñas estaba muy descuidada, enseñándoseles sólo lo indispensable.

La enseñanza secundaria se impartía en el colegio de Monserrat, en Córdoba, y el colegio de San Carlos en Buenos Aires, El virreinato contó asimismo con dos universidades: la de Córdoba y la de Charcas, siendo ésta la preferida por los estudiantes por su Facultad de Jurisprudencia.

La imprenta. — Las primeras fueron traídas por los jesuitas para sus misiones, y una de ellas fue instalada en Córdoba, Al ser expulsados éstos quedó abandonada, hasta que en 1780 el virrey Vértiz mandó traerla a Buenos Aires e instalarla en la Casa de los Niños Expósitos, donde se imprimieron; «El Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiógrafo del Río de la Plata», llamado comúnmente, «El Telégrafo», primer periódico aparecido 1801. A este siguió el «Semanario de Agricultura, Industria y Comercio», de Hipólito Vieytes en 1802, y mas tarde a principios de 1810 el «Correo de Comercio» , fundado por Manuel Belgrano.

Primeras Exploraciones en America Colon Descubre America Los Vikingos

Primeras Exploraciones en América

EUROPA A FINES DE LA EDAD MEDIA
En el siglo XV las naciones europeas comerciaban con Asia, siendo el objeto de este intercambio las especias (pimienta, nuez moscada, canela, clavo de olor, etc.) provenientes de las legendarias Islas de las Especerías, y otros productos como azúcar, té, materias tintóreas, algodón, coral, marfil, piedras preciosas, perlas, etc.

Este comercio se realizaba por tres rutas principales: una terrestre, que atravesando toda el Asia desde el Mar Negro llegaba hasta la China, y dos marítimas, que unían el estrecho de Malaca o el Indostán con el Mediterráneo, pasando por el mar Rojo o el golfo Pérsico, y haciendo parte del camino en caravanas.

A mediados del siglo XV los turcos invadieron Asia Menor y Europa, apoderándose de Constantinopla —el mayor centro comercial y capital del Imperio Bizantino—, de Alejandría y de la costa del Mediterráneo Oriental.

Los turcos, de religión musulmana, enemigos de las naciones cristianas europeas, cortaron de esta manera el comercio con Asia y penetrando en la península de los Balcanes se convirtieron en una amenaza. Era necesario entonces encontrar otro camino que llevara al Oriente; la .antigua idea de la circunvalación del África renació, los portugueses se lanzaron a esta empresa y en 1487 Bartolomé Díaz llegó al Cabo Tormentoso (hoy Cabo de Buena Esperanza). Finalmente, en 1498, Vasco de Gama unió Europa con la India por ese camino.

En esa época renacía la teoría de la esfericidad de la tierra, sostenida por los físicos jónicos, por Aristóteles y otros filósofos, pero era negada por el vulgo y por la ciencia oficial, que admitían la forma plana y no podían explicarse la existencia de los antípodas, es decir, de los puntos diametralmente opuestos en la tierra. Sin embargo algunas personas, especialmente los navegantes, tenían la convicción de la verdadera forma del planeta. Así nació la idea de que navegando hacia el Occidente se podía llegar a las Indias, y fue el médico florentino Pablo Toscanelli quien en 1474 hizo una carta geográfica que presentaba frente a las costas de Europa y de África las de Cathay y Cipango, es decir, la China y el Japón.

Desde tiempo Inmemorial se sabía que a Occidente de las Columnas de Hércules (Estrecho de Gibraltar) existían tierras desconocidas. Platón lo confirma al hablar de la Atlántida, el continente desaparecido. Había otras leyendas como la de la isla Antillas, que Toscanelli coloca entre Asia y Europa, y la de la emigración de cristianos hacia tierras situadas al oeste, cuando la invasión musulmana a España.

No eran las Indias lo que estaba hacia el oeste, sino un nuevo continente (América). Se sabe que algunos navegantes europeos habían llegado ya a esas tierras, viajes que eran ignorados en la mayor parte de las naciones. En el siglo IX el escandinavo Nadord llegó hasta las costas de Islandia, y más tarde un noble normando desterrado de su país, Eric el Rojo, exploró las costas de Groenlandia (tierra verde), a la que llamó así por su vegetación.

Por el año 1000, un hijo de Eric, llamado Leif, navegó hacia el sur, descubriendo a Terranova, que llamó Helulandía (tierra pedregosa), a Nueva Escocia, que denominó Marklandia (tierra de la madera), y a Vinlandia (tierra de la vid), en lo que hoy es Massachusetts, Estados Unidos.

Estos descubrimientos de los escandinavos no revistieron el carácter de una seria colonización, porque la hostilidad de los naturales se lo impidió, viéndose obligados a abandonar las costas del continente. Muy poco se supo en Europa de esto, pero SU veracidad está atestiguada por las «sagas» o crónicas escandinavas.

Se dice también, aunque sin pruebas, que los japoneses y chinos habían llegado a la costa occidental de la América del Norte y que los vascos y bretones, hábiles marinos, ya habían desembarcado en las playas orientales. Pero lo cierto es que el verdadero descubrimiento y colonización de América se debió al marino Cristóbal Colón.

CRONOLOGÍA DE OTRAS EXPLORACIONES

———1513 ———
Núñez de Balboa descubre el Pacífico y fija el istmo de Panamá.

———1518———
El conquistador español Heñían Cortés acepta el mando de la expedición a México.

———1519———
Sale de Sevilla la expedición Magallanes-Elcano, que dará la primera vuelta al mundo.

———FEB. 1519 ———
Cortés pone rumbo a Cuba con una tripulación de 508 soldados, 16 caballos y 10 cañones. Desembarca en México y quema sus naves. Después vence al ejército de Tlaxcala, quien se convertirá en su aliado.

———NOV. 1519———
Cortés llega a la capital azteca de Tenochtitlán. Es recibido por el rey azteca Moctezuma II, a quien hará prisionero. Cortés vuelve a la costa.

———1520 ———
Al regreso de Cortés a Tenochtitlán encuentra a los aztecas sublevados. Cientos de españoles son asesinados
cuando escapaban de la ciudad en la llamada Noche triste. Al regresar a la costa, Cortés derrota al potente
ejército azteca en Otumba. Descubrimiento del estrecho que llevará el nombre de Magallanes.

———1521———
Después de un cerco de tres meses, Cortés vuelve a tomar Tenochtitlán y la arrasa. Al llegar a Ciudad de México la encuentra como la dejó.

———1522 ———
Cortés es ascendido a gobernador y capitán general de Nueva España.

———1523 ———
El conquistador Pedro de Alvarado toma Guatemala y parte de El Salvador.

———1528———
El conquistador Panfilo de Narváez capitanea una expedición a Florida. La mayoría de sus 600 hombres muere
de hambre, epidemias, naufragios o víctimas de la batalla.

———1531 ———
El conquistador español Francisco Pizarro se embarca hacia Panamá para invadir el imperio inca de Perú.

———1532-33 ———
Pizarro desembarca en Perú y se dirige hacia el interior. Conquista Cajamarca. Toma al emperador inca Atahualpa como rehén y pide un rescate por él.

———1533 ———
Los incas pagan a Pizarro con una habitación llena de oro y plata como rescate. A pesar de esto, el conquistador
mata a Atahualpa.

———1534———
Se descubren las minas de plata de Taxco (México). Conquista de Quito por Sebastián de Benalcázar.

———1536———
Pedro de Mendoza funda Santa María del Buen Aire (Buenos Aires).

———1534-36———
Los españoles fundan su propia capital en  Lima, Perú. El rival de Pizarro, Diego de Almagro, invade Chile.

———1535-36———
Sublevación de los meas en la que muere  el hermano de Pizarro. Es sitiada Lima y la antigua capital inca, Cuzco.

———1537———
Almagro vuelve y ayuda a Pizarro a reprimir la sublevación inca.

———1539-42 ———
El conquistador español Fernando de Soto busca oro, sin éxito, en Florida. El tratamiento brutal que da a los indígenas acaba cuando muere de fiebres a las orillas del río Missisipi.

———1540 ———
Valdivia inicia la conquista de Chile.

———1541 ———
Pizarro es asesinado en Lima por seguidores de Almagro. Orellana inicia su exploración por el Amazonas.