exploracion espacio

Fundacion del Observatorio Astronomico de Cordoba Historia y Primeros Trabajos

Historia de la Fundación del Observatorio Astronómico de Córdoba y Objetivos y Trabajos Científicos

Los estudios astronómicos se inician en la Argentina bajo la presidencia de Sarmiento, que facilita al astrónomo estadounidense Benjamín A. Gould la instalación de un observatorio astronómico en Córdoba.

Gould llegó a la Argentina en 1870, y al año siguiente, merced al apoyo oficial, que le proveyó del instrumental y edificios necesarios, pudo inaugurar, el 24 de octubre de 1871, con la presencia de Sarmiento y de su ministro Avellaneda, el primer Observatorio Astronómico Argentino.

Astronomo Gould Benjamin
Astronomo Gould Benjamin A.

La obra desarrollada por su organizador y primer director es de gran importancia; en 1879 da a luz la primera publicación, titulada Uranometría Argentina, acompañada de un atlas donde están catalogadas cerca de ocho mil estrellas de la región austral observables a simple vista.

Este trabajo provocó el agrado de sus colegas internacionales y contribuyó a subsanar las deficiencias de los catálogos australes, como lo atestiguó el astrónomo alemán Müller, director del Observatorio Astronómico de Potsdam (Berlín).

Observatorio de Cordoba
Vista del Observatorio de Córdoba

HISTORIA DE SU CREACIÓN Y OBJETIVOS

Fundación del Observatorio de Córdoba. — Durante su permanencia en Washington, como embajador de la República Argentina, Sarmiento entró en relación con el astrónomo norteamericano Benjamín Apthorp Gould.

Presidencia de Domingo Sarmiento
Presidencia de Domingo Faustino Sarmiento

Figura descollante en el mundo científico, habíase iniciado en el estudio de la astronomía junto a grandes astrónomos europeos, como Peters, Struve y Argelander. De regreso a su patria estuvo al frente del Observatorio de Dudley, en Albany, y en 1851 inició la publicación, que sostuvo a sus expensas, del Astronomical Journal.

Incitado por Argelander, proyectó la realización de una expedición a nuestro país para explorar el cielo austral y completar, con la determinación de la posición y brillo de todas las estrellas de nuestro cielo, el catálogo que, con respecto al hemisferio boreal, había iniciado el célebre astrónomo de Boon.

El estudio de su proyecto lo convenció de que la ciudad de Córdoba ofrecía las mayores ventajas para instalar una estación astronómica, debido a su posición geográfica, la pureza de su atmósfera, su clima y el hecho de estar libre de temblores. Por eso preguntó a Sarmiento sobre la acogida que los gobernantes de nuestro país harían a la expedición y sobre la posibilidad de contar con alguna cooperación.

Sarmiento, que acariciaba el proyecto de fundar en nuestro país un observatorio astronómico, acogió con entusiasmo el proyecto de Gould y propuso al gobierno la adquisición del mejor instrumental existente para establecerlo. Mas la situación internacional del país, en ese momento en guerra con el Paraguay, no permitió que el gobierno nacional, ejercido por Mitre, llevara a término la proyectada creación.

Cuando Sarmiento ascendió a la Presidencia de la Nación obtuvo que el Congreso aprobara, en 1869, la creación de un observatorio astronómico. Y el 29 de diciembre de 1869 dictó el decreto confiando su dirección a Gould. Este acto tuvo repercusión en el exterior.

Como informara al Poder Legislativo el ministro Avellaneda: «El presidente Grant felicitó calurosamente al Ministro argentino en Washington por el nombramiento de Mr. Gould, y la primera corporación científica de Estados Unidos, la Academia de Ciencias, se reunió en sesión solemne para declarar que la República y el Gobierno Argentino enaltecían su nombre con este hecho, que contribuiría a los adelantos de la más importante entre las ciencias naturales».

En el acto inaugural del Observatorio Astronómico de Córdoba, Sarmiento expuso su pensamiento sobre la importancia de las ciencias naturales en el desarrollo de la nación. Respondiendo a los que criticaban la creación, por considerarla anticipada o superflua, expresó que ella, como contribución al progreso y al movimiento de las ciencias naturales, era una necesidad si queríamos mantener el rango de nación y de pueblo civilizado.

«Los que hallan inoportuno un observatorio astronómico —expresó— nos aconsejan lo que Rosas practicaba, lo que Felipe II legó a sus sucesores, y nos separa por fin de la especie humana, en todos los progresos realizados mediante el estudio de las ciencias naturales, desde el Renacimiento hasta nuestros días, en el resto de la Europa y en los Estados Unidos, que con Franklin y Jefferson contribuyeron desde su origen a los progresos de la física y la geología, y en sus aplicaciones a las necesidades de la vida, con Morse y Agassiz, se han adelantado a veces en la marcha general».

Por eso, para que nuestro país fuera en verdad un pueblo nuevo, debíamos resumir los progresos de las ciencias y las artes y generalizarlos entre nuestros conciudadanos. En este sentido, la instalación del observatorio era ya un paso en el camino de hacer del nuestro un pueblo nuevo.

Nicolás Avellaneda, por su parte, destacó que la creación del observatorio, «dotado con los instrumentos más perfectos que el ingenio humano haya puesto al servicio de la ciencia que explora las profundidades de los cielos», respondía a una necesidad del mundo científico e implicaba que nuestro pueblo empezaba a marchar en las vías de la civilización más elevada.

El impulso creador de Sarmiento y la obra cumplida por el astrónomo norteamericano llevaron al Observatorio de Córdoba a ocupar, al cabo de pocos años, un lugar de privilegio entre las instituciones análogas del mundo.

Labor del astrónomo Gould. — El astrónomo Gould, en el discurso que pronunció en el acto inaugural del Observatorio, bosquejó en forma precisa la obra que proyectaba realizar.

«Los deberes de un observatorio público —aclaró— consisten en la prosecución de investigaciones regulares y sistemáticas, en contraposición a las indagaciones accidentales que exigen menos organización y pueden ser ejecutadas por personas provistas de instrumentos y aparatos menos costosos.

Tal es, por ejemplo, la pesquisa de cometas, que apareecn de improviso y son descubiertos, por lo regular, por medio de un examen especial, el cual es incompatible con la ejecución de un sistema regular de observaciones.

El tiempo dedicado a semejantes pesquisas es bien empleado siempre que pueda disponerse de él sin perjuicio de investigaciones más importantes, y puede conducir a resultados de valor para la astronomía, pero no sería de desear que un observatorio bien provisto con instrumentos delicados y preciosos descuidara aquellas observaciones, de las que está seguro de sacar provecho, e invirtiera sus fuerzas en investigaciones cuyo éxito es relativamente incierto y menos importante, aunque sus resultados hieran a la vez más vivamente la atención y sean más ricamente premiados con los aplausos del público».

Este programa, cumplido fielmente por el joven astrónomo norteamericano que estuvo catorce años a su frente, explica la repercusión que tuvo en el mundo científico la labor realizada por el Observatorio Astronómico de Córdoba.

La exploración del cielo austral fue la tarea a que se dedicó en primer lugar el Observatorio. Este trabajo se inició antes de la inauguración de la institución, pues desde su arribo a Córdoba, en 1870, Gould y sus ayudantes se dedicaron a determinar las magnitudes y posición aproximada de las estrellas visibles a simple vista.

Fruto de este trabajo fue la Uranometria argentina, catálogo de más de siete mil estrellas fijas, comprendidas dentro de cien grados del polo austral. Esta obra, que se publicó en 1879, provocó la admiración de los contemporáneos.

Gustavo Müller, famoso astrónomo alemán que estaba al frente del Observatorio de Potsdam, expresó que los trabajos de Gould habían extendido de golpe el conocimiento, hasta entonces deficiente, del cielo austral.

Por eso afirmaba: «El nombre de Gould figurará por siempre en letras de oro en la historia de la astronomía, y la labor de este hombre infati gable, de capacidad casi sobrehumana, llenará de admiración a las generaciones venideras, incitándolas a la emulación».

En realidad, además de su importancia para el conocimiento del cielo austral, la Uranometría es valiosa por la exactitud que poseen las magnitudes registradas. Esto se debió al método seguido por el astrónomo norteamericano que las estimó con una aproximación de un décimo.

A esta publicación siguió el Catálogo de las zonas estelares, editado en 1884, y las aplicaciones del método fotográfico, realizadas por Gould, para determinar la posición de las estrellas.

Al renunciar Gould la dirección del Observatorio y regresar a su patria, le sucedió uno de sus ayudantes, Juan M. Thome (1843-1908), quien continuó la labor de su jefe y publicó un catálogo monumental titulado Zonas de exploración.

La posibilidad de que en el Observatorio se formaran en las tareas astronómicas ingenieros argentinos, que había sido una aspiración de Sarmiento, lamentablemente no pudo realizarse, porque el plan de trabajos científicos absorbió por completo a Gould.

El Observatorio de La Plata. — El ofrecimiento efectuado por el marino francés E. Perrin, de observar el paso de Venus por el disco del sol, decidió al gobierno de la provincia de Buenos Aires, en 1882, a adquirir en la casa de Gautier, de París, un telescopio refractor.

Observatorio de La Plata
Observatorio de La Plata

De aquí surgió la idea de organizar en la capital de la provincia un observatorio astronómico. Para ello se completó el instrumental con la adquisición de un círculo meridiano y otros aparatos auxiliares, y en 1883 se decidió inaugurar el observatorio, confiando su dirección a Francisco Beuf, que en ese entonces era director de la Escuela Naval.

Durante quince años la actividad científica del Observatorio de La Plata fue casi nula, pese a que continuas compras llegaron a dotarlo de instrumentos valiosos. Pero esos instrumentos fueron deteriorándose por falta de uso y de personal capacitado para su conservación.

El ingeniero Virgilio Raffinetti que lo dirigió desde 1899, no logró emprender ningún trabajo de verdadera importancia científica.

De ahí que hasta finalizar el siglo la única exteriorización de actividad del Observatorio de La Plata se concretara a la publicación de su «Anuario», que se limitó a la inclusión de datos de interés general, especialmente de carácter metereoló-gico, pero de escaso valor científico.

Fuente Consultada:
Historia de la Cultura Argentina de Manuel Horacio Loprete – Editorial Plus Ultra
Historia de la Cultura Argentina Parte II de Francisco Arriola Editorial Stella

Biografia de Asimov Isaac Resumen Vida y Obra del Cientifico

Biografía de Asimov Resumen
Vida y Obra del Científico

Isaac Asimov (1920-1992), fue un prolífico y gren escritor estadounidense, de divulgación científica, comparado con Carl Sagan. Famoso por sus novelas de ciencia ficción y por sus libros divulgativos sobre todas las ramas de la ciencia. Asimov nació en Petrovichi, Rusia. Su familia emigró a Estados Unidos cuando tenía tres años y se estableció en el barrio de Brooklyn, de Nueva York. La mayor parte de los 500 libros de Isaac Asimov, caracterizados por sus claras descripciones de temas complejos, no son novelas, sino estudios sobre todas las áreas de la ciencia.

Isaac Asimov cientifico escritor

Entre sus obras de ciencia ficción más conocidas se encuentran Yo, Robot (1950); La trilogía de la Fundación (1951-1953), de la cual escribió una continuación treinta años después, El límite de la Fundación (1982); El sol desnudo (1957) y Los propios dioses (1972). Entre sus obras científicas destacan Enciclopedia biográfica de la ciencia y la tecnología (1964; revisada en 1982) y Nueva guía a la ciencia (1984), una versión más reciente de su elogiada Guía científica del hombre (1960). Obras posteriores son La Fundación y la Tierra (1986), Preludio a la Fundación (1988) y Más allá de la Fundación (1992). En 1979 se publicó su autobiografía en dos volúmenes, Recuerdos todavía verdes.

Hubo un tiempo en que la ciencia era un asunto oscuro, apenas accesible para unos pocos iluminados que, en el mejor de los casos, daban a luz sus descubrimientos en forma de verdades absolutas. Pero hubo otro tiempo -el que todavía vivimos- en que la ciencia comenzó a escribirse en el lenguaje de todos, aquél que es comprensible para cualquiera, el de ios cuentos y las novelas. Es el lenguaje de Isaac Asimov.

Los que lo conocieron dicen que era vanidoso. Sabía que sabía y eso lo elevaba, pero no tanto por sus conocimientos como por su desesperación por conocer. «No me resigno a creer -confesó una vez- que haya en el mundo problemas sin solución». Es que para Asimov el mundo era todo comprensible y el arma para entenderlo era la razón. No se le ocurría confiar en ninguna otra cosa porque por medio de la mente se podía llegar a cada rincón del Universo o de los posibles universos o del futuro.

Era racionalista a ultranza, a pesar de sus cuentos, de sus novelas, de sus robots. Ninguna ficción resultaba un invento para él, apenas una forma posible de representar la realidad, con disfraz de ciencia ficción con máquinas y diseños futuristas, pero llena de humanidad, con hombres creativos e intuitivos capaces de pensar como ninguna máquina.

Leyó sobre todo y escribió sobre cualquier tema: religión, literatura, mitología, matemática, biología, historia, epistemología en forma de relatos, narraciones, tratados, ensayos, guías. Quizá prefirió aquellos asuntos para los que estaba menos preparado, como la astrología, simplemente porque le interesaba, se transformaba en autodidacto y disfrutaba el desafío. Pero aunque era un tratadista-científico se diferenciaba bastante de un técnico: «Soy un lector veloz -decía convencido- alguien que nació con un cerebro inquieto y eficiente, con capacidad para pensar con claridad y con habilidad para convertir los pensamientos en palabras».

Tenía obsesión por las palabras, ese privilegio humano. Nació en enero de 1920 en Rusia y como su padre no se acostumbraba al nuevo régimen, decidió emigrar a los Estados Unidos. Asimov tenía 3 años cuando se acostumbró
en pocos meses al lenguaje del Bronx, donde se instalaron sus padres.

Apenas dos años después leía sin que nadie se lo hubiese enseñado. Se devoraba cualquier escrito que anduviera por ahí; era la época de Las Aventuras de Flash Gordon, Mandrake el mago, Tarzán de los monos y El Príncipe Valiente. Se pasaba los días en la biblioteca pidiendo una y otra vez La vida de las abejas, de Maurice Maeterlinck.

Los cuentos que publicaban las revistas lo inspiraban, mandaba cartas haciendo observaciones o simplemente para decir que le habían resultado maravillosos. Después vinieron los años de la Universidad, no tenía más de 15 cuando empezó Química en Columbia. Aprendió a leer los libros del negocio de sus padres sin que se notara que los había tocado. Y mientras tanto escribía narraciones y confesiones sentimentales que fueron haciendo cimiento para los más de cuatrocientos libros que llegó a escribir en sus 72 años.

Su tesis doctoral tenía que ver con la kinesis de los gases, un tema que le dio un título -doctor en química- y una hipótesis: tal vez fuera posible establecer leyes sobre el movimiento de los seres humanos -así como era posible hacerlo con los gases- en un tiempo futuro en el que hubiera millones de planetas llenos de gente. Aunque, en verdad, no creía que alguien pudiera predecir algo.

Sin embargo, alguna vez usó la palabra «robótica» y aunque no fue una predicción, sí fue un anticipo: la palabra fue acuñada simplemente porque de alguna forma había que llamar a toda esa disciplina creciente. Dijo que la inventó sin darse cuenta.

También escribió sobre el Carbono 14 y las posibles mutaciones en el cuerpo humano si se modificaba su participación dentro del organismo: tiempo después ése fue uno de los argumentos para que Linus Pauling su equipo criticaran los ensayos atómicos que incrementan la presencia de Carbono 14 en la atmósfera. Dijo que, tal vez, esa fue su única contribución a la ciencia.

Escribía desde muy temprano hasta el atardecer. Recién en los 80 se compró una computadora. Antes se arreglaba solo, sin secretarias ni máquinas que almacenarán datos. Después tampoco explotó demasiado los beneficios de la tecnología, siguió escribiendo casi como con su antigua máquina, mucho, tan rápido como lo determinaban sus pensamientos -90 palabras por minuto- a pesar de su corazón enfermo, de la luz baja de su lugar de trabajo, del piso 33 -odiaba las alturas- frente al Central Park. en Nueva York.

Dijo en un reportaje: «Creo y; que al llegar la hora de morir habría cierto placer en pensar que uno empleó bien su vida, que aprendió todo lo que pudo, que recogió todo lo que pudo del Universo, y lo disfrutó  Qué tragedia sería pasar la vida sin aprender nada o casi nada».

Murió en 1992. Su últimos libro fue «Asimov ríe de nuevo» un libro lleno de anécdotas y humor, tal vez porque el escribirlo pensó que, efectivamente, empleó bien su vida.

OBRAS Y LOGROS DE SU VIDA:

■   Ingresó en la Universidad de Columbia cuando apenas había cumplido los 15 años.

■  Mientras estudiaba química comenzó a escribir sus primeros cuentos, relatos y desbordes sentimentales que nunca llegaron a publicarse.

■  En 1939 apareció su primer cuento, Varados frente a Vesta publicado en la revista «Astonishing» Stories que dirigía Frederik Pohl. Le pagaron 64 dólares.

■  En 1949 se doctoró en Química con la tesis Las fonéticas de la reacción inactivada del Tyroserose durante la catalización de la oxidación aeróbica del catechol.

■  Escribió mucho más sobre Astronomía que sobre su especialidad porque en ese tema era autodidacto y le resultaba un desafío.

■   En 1950 publicó su primera novela, Un guijarro en el cielo.

■  Su primer éxito de venta lo obtuvo en ese mismo años con Yo, robot. Con ese título comenzó su saga robótica, fascinado por la inteligencia artificial pero temeroso de la relación entre el ser humano y la tecnología.

■   En 1953 obtuvo el premio Hufoa la mejor serie de novelas por su trilogía Fundación, Fundación e imperio y Segunda Fundación, donde relata los avalares del Imperio Galáctico.

■  Fundación supera actualmente la edición 42 en lengua inglesa.

■   Llegó a escribir más de 450 libros, sobre los más diversos temas: mitología, matemática, religión, biología, astronomía, física, literatura, química.

■  Su producción se incrementó con los años: en la década del ’50 escribió; 22 libros; en la del ’60,’70; en la del ’70, 109 y el resto en los últimos años.

■  Entre sus obras más leídas figuran La Guía Shakespeare de Asimov, la Enciclopedia de las Ciencias, El cuerpo humano: su estructura y su función, Constantinopla, El Código Genético, La Tierra de Cannán, Bioquímica y Metabolismo Humano, El Universo Colapsa, ¿Hay alguien ahí?

■  Publicó, además, una Introducción a la Ciencia, un Diccionario Biográfico y los numerosos tomos de su Historia de las Civilizaciones.

■  También una edición anotada de El Paraíso Perdido, de Milton, otra del Don Juan, y cinco volúmenes dedicados al erotismo en la literatura.

■  Escribió dos volúmenes autobiográficos de 1500 páginas.

■  Alcanzó un puesto en la lista de best sellers en 1982 con Al filo de la fundación, que continúa la Trilogía Fundación, donde predomina el concepto de «Pslcohistoria» según el cual se podría predecir la conducta humana mediante ecuaciones matemáticas.

■  Sus libros han sido traducidos a sesenta idiomas.

■  Fue consultor de la NASA.

■  Fue miembro distinguido de MENSA (Club de los intelectuales superdotados).

■  Le fueron enviados varias distinciones universitarias de los Estados Unidos y Europa. Nunca los fue a recibir personalmente por su pánico a los aviones.

■  Inventó el término «robótica» aunque dijo que por casualidad.

■  En sus historias de robots advirtió que las máquinas podrían llegar alguna vez a dominar todo. Por eso estableció la Leyes de la robótica. 1 – Un robot no puede dañar a ningún ser humano ni permitir, permaneciendo inactivo, que ningún ser humano sufra daño. 2 – Un robot debe obedecer las órdenes que le den los seres humanos siempre y cuando esas órdenes no contravengan la primera ley 1 y 3 – Un robot debe proteger su existencia, siempre y cuando esa protección no contravenga la primera o la segunda ley.

■  Trabajó todo su vida sin equipo de investigaciones ni empleados que lo asistieran. Llevó sus propios archivos y manejó sus entrevistas con la prensa.

■  Compró su primera computadora recién en 1981. Antes escribía, corregía y pasaba en limpio. Pero, con computadora y todo, siguió escribiendo noventa palabras por minuto.

■  Su texto sobre el Carbono 14 y la posibilidad de que genere mutaciones en los seres humanos sirvió para la lucha de Linus Pauling contra los ensayos atómicos que incrementan la presencia de Carbono 14 en la atmósfera.

■   Su último libro es Asimov ríe de nuevo, que publicó en 1992 año en Nueva York y está lleno de anécdotas y notas de humor acerca de sus amigos.

■   Convirtió la ciencia en un saber comprensible para millones de personas.

Fuente: Magazine Enciclopedia Popular N°10 Año 1

Primer Hombre en Superar la Barrera del Sonido en Caida Libre

Primer Hombre en Superar la Barrera del Sonido

NUEVO RECORD DE VELOCIDAD EN CAÍDA LIBRE Lo hizo el deportista austríaco Félix Baumgartner al saltar desde más de 39 mil metros. Así se convirtió en el primer humano en superar por unos segundo la velocidad del sonido en un descenso. Fue el 14 de octubre de 2012, a través del proyecto Red Bull Statos

BaumgartnerRoswell (Estados Unidos). El deportista austríaco Félix Baumgartner estableció ayer el récord mundial de velocidad en caída libre al lanzarse desde un globo situado a 39.068 metros de altitud y aterrizar sano y salvo en para caídas en el desierto norteamericano de Nuevo México.

La proeza del deportista extremo, de 43 años, comprende, además, que se convirtió en el hombre que llegó más alto en globo y que quizás sea el primero en romper la barrera del sonido en caída libre, como asegura su equipo, aunque ese resultado depende de verificaciones aún en curso, según reportó la agencia alemana Dpa.

En cambio, no pudo alcanzar el cuarto objetivo de su histórico viaje hasta 39 kilómetros de altura: el récord de mayor recorrido en caída libre sigue perteneciendo al estadounidense Joe Kittinger, quien hoy, con 84 años, supervisó el equipo de control.

La prueba fue seguida en directo por millones de televidentes de todo el planeta, con cámaras instaladas en el globo y en helicópteros que registraron cada momento del vuelo y la caída.

Baumgartner voló dentro de una cápsula pendiente del gigantesco aeróstato de helio, protegido por un traje presurizado parecido al de un astronauta; luego hizo el dramático salto y finalmente condujo su paracaídas sobrevolando la árida superficie en la que minutos después se posó suavemente sobre sus pies.

El deportista austríaco había despegado desde la ciudad de Roswellalas 12.30 hora de la Argentina y, tras dos horas y media de vuelo sin contratiempo, superó algunos metros el nivel de 39.000, en la estratosfera, desde donde se puede apreciar con nitidez la curvatura de la superficie terrestre.

Con movimientos pausados, y tras un último control de  los instrumentos, el paracaidista abrió la escotilla de la nave, se apoyó en una plataforma y, a las 15.05 hora de la Argentina, se lanzó en caída libre hacia la tierra.

Según los organizadores de la prueba, después de casi 30 segundos de caída libre habría roto la barrera del sonido, convirtiéndose en el primer hombre en superar los mil kilómetros por hora por sus propios medios.

Luego, el aire más pesado lo fue frenando, y al llegar a cuatro minutos y 19 segundos de caída libre, Baumgartner abrió el paracaídas que le permitió realizar el suave descenso en el desierto de Nuevo México. Tras aterrizar de pie, el deportista extremo se echó de rodillas y levantó los brazos en deportivo festejo.

Fuente Consultada: Diario «El Colono del Oeste»

Astronomía Ley de Bode Distancia a los Planetas Regla Práctica

Astronomía – Ley de Bode Para Determinar La Distancia a los Planetas

Escala del Sistema Solar

Distancia a las Estrellas

La Vía Láctea

Más Allá de la Vía Láctea

Astronomia Ley de Bode

No se trata en absoluto de una ley se parece más a un truco y a uno que tampoco funciona siempre. Y no la inventó Bode. Pero la ley de Bode, que así se llama, ha jugado un papel importante en el descubrimiento de asteroides e incluso de planetas. (imagen izquierda Juhann Bode)

La inventó Johann Daniel Titius (1729-1796), un profesor de matemáticas deWittenberg que tradujo un libro del naturalista suizo Charles Bonnet en el que el autor se ocupaba de la inspiración divina del orden natural.

Para ilustrar las tesis de Bonnet, Titius —corrector no deseado— agregó un párrafo acerca de los planetas en el que mostraba que sus distancias al Sol se atienen a una fórmula constante cuando se miden en unidades astronómicas (una unidad astronómica [UA] es igual a la distancia que hay de la Tierra al Sol).

La fórmula opera de este modo: comenzando la serie de números por el 0, agregue 3 y en adelante vaya duplicando la cifra. Así se obtiene 0-3-6-12-24-48, etcétera. Agréguese 4 a cada uno de estos números, divídase el resultado por 10 y se obtendrá la siguiente progresión: 0,4 – 0,7 – 1,0 – 1,6 – 2,8 – 5,2 – 10,00 – 19,6 -38,8.

                    Serie original         Más 4       Dividido por 10

                               0                       4                     0,4

                               3                       7                     0,7

                               6                      10                     1,0

                             12                      16                     1,6

                             24                      28                     2,8

                             48                      52                     5,2

                             96                    100                   10,0

                           192                    196                   19,6

                           384                    388                   38,8

Es notable que los siete primeros números de la última columna, interpretándolos como unidades astronómicas, describen aproximadamente la

distancia entre el Sol y cada uno de los planetas conocidos, con una excepción: quedaba un hueco sin llenar a 2,8 UA.

Cuando Titius publicó su traducción del libro de Bonnet, Contemplation de la Nature, esta fórmula, junto con el resto de libro, cayó en el olvido, donde hubiera seguido de no ser por la atención que le prestó Johann Elert Bode (1747-1826), un astrónomo alemán con un toque populista.

En 1772 Bode publicó la segunda edición de una introducción a la astronomía escrita por él e incluyó esta fórmula, sin mencionar a Bonnet o Titius. También él estaba preocupado por el hueco a 2,8 UA y propuso que se iniciara la búsqueda de un planeta a esa distancia.

Nueve años después William Herschel descubría Urano a 19,18 UA, una distancia tan aproximada a la predicha por la fórmula que parecía confirmar su veracidad. Escribiendo sobre el descubrimiento tres años después de anunciarse, Bode acabó por reconocer sus fuentes y reiteró su convencimiento de que algo debía haber a 2,8 UA del Sol, en el espacio vacío entre Marte y Júpiter.

Tenía razón. El 1 de enero de 1801 Giuseppe Piazzi descubrió Ceres, el primero y mayor de los asteroides que giran alrededor del Sol, a unas 2,77 UA, cerquísima de lo que establece la ley de Bode.

Los astrónomos utilizaron afanosamente la ley de Bode para localizar Neptuno, pero éste demostró ser una anomalía dentro del sistema, estando significativamente más cerca de lo esperado. Sin embargo, Plutón estaba a la distancia predicha cuando se descubrió en 1930.

Sería difícil encontrar en la actualidad un científico que considere la fórmula de Bode una ley inmutable de la naturaleza. Y sin embargo tampoco ha sido tajantemente descalificada. Por razones que nadie sabe explicar, no ha sido mala predictora.

Sí la ley parece abominablemente matemática (como le pareció a Hegel, quien se opuso a sus implicaciones filosóficas), puede que sea tranquilizante saber que Bode, cuyas especulaciones sobre este asunto eran fundamentalmente kantianas, no sólo la consideraba predictora de las distancias de los planetas, sino también de la espiritualidad de sus habitantes; de ahí que los marcianos fueran más santos que los terrícolas, quienes a su vez estaban más cerca de Dios que los venusinos.

Planetas Conocidos
En 1766
Distancias desde el Sol según la Regla de Bode en U.A.Distancia Real
en U.A.
Mercurio0,40,39
Venus0,70,72
Tierra1,01,0
Marte1,61,52
Asteroides2,82,77
Júpiter5,25,20
Saturno10,09,54
Urano (1781)19,619,18
Neptuno (1846)30,0630,06
Plutón (1930)77,239,44

Fuente Consultada: El Universo Para Curiosos de Nancy Hathaway

Causa de La Basura Espacial Riesgos y Peligro Desechos Abandonados

Causa y Riegos de la Basura Espacial
Riesgos y Peligro Desechos Abandonados en el Espacio

La mayoría de restos espaciales son piezas de cohetes, naves espaciales y demás objetos procedentes de la fragmentación de residuos, provocados por ejemplo debido a explosiones. Éstas se deben en gran parte a la presencia de combustible residual y de fluidos en cohetes y satélites, que una vez dejan de ser operativos se deterioran hasta provocar fugas que favorecen las explosiones.

INTRODUCCIÓN: Con el aumento de consumo luego de varias décadas de prosperidad económica, en 1990 hubo 9 mil millones de toneladas métricas de residuos sólidos a «manejar» por parte de los países de la OCDE (Organización para la cooperación y desarrollo económico).

De estos, 420 millones de toneladas métricas fueron residuos municipales y 1.500 millones residuos industriales (incluidos más de 300 millones de toneladas métricas de residuos peligrosos); los 7.000 millones de toneladas métricas incluían residuos derivados de la producción de energía y de la agricultura, la minería, la demolición, dragados y alcantarillados. Y esto sin mencionar los residuos no sólidos liberados en el aire y el agua.

Mientras los residuos en la Tierra han recibido, al menos, una atención considerable, los residuos en el espacio exterior, en particular los restos espaciales artificiales, han sido descuidados. Esa forma de polución, aparte de las emisiones causadas al poner satélites en órbita, se está acelerando de manera considerable y rápida.

Muchos satélites con una vida operativa restringida permanecerán en el espacio por cientos de años. De alrededor de dieciocho mil objetos lanzados hasta 1986, más de seis mil son restos no controlados en libre flotación. En su estudio The Pollution of Outer Space, in Particular of the Geostationary Orbit, G.C.M. Reijnen y W. de Graff afirman lo que sigue:

Una forma muy grave de residuo espacial se ha formado mediante la práctica de las principales naciones con planes espaciales de lanzar satélites de corta vida (una vida de alrededor de tres meses) con propulsión nuclear, que al completar su misión son llevados a una «órbita de depósito» especial, altamente radiactivos como son. y permanecen ahí. en principio para siempre. …Por lo tanto, las operaciones espaciales presentes y futuras se ven amenazadas por los restos espaciales de muchas clases.

Suena absurdo hablar de congestión del espacio, pero esta es ahora la realidad al menos en un respecto. La órbita geosincrónica es la banda de espacio por encima de los países ecuatoriales. Está ahora densamente ocupada por los satélites de los países tecnológica y económicamente en condiciones de colocarlos.

Están surgiendo sustanciales cuestiones de equidad, pero para el momento en que se las resuelva, o cuando los países hoy en desarrollo adquieran la capacidad para usar la órbita por encima de su cabeza, todos los espacios disponibles habrán sido ocupados por los satélites o los restos de otros. Ya, como se ve desde el espacio exterior, la órbita sincrónica atestada está produciendo una versión terrestre de los anillos de Saturno, sólo que menos benigna.

Basura Espacial

LA BASURA ESPACIAL: Si alunizaran en la Luna visitantes de otra galaxia, sabrían que alguien estuvo allí antes.

Dentro de millones de años, las huellas de los astronautas seguirán incrustadas en el polvo del suelo lunar y las más de veinte toneladas de basura de alta tecnología y alto precio, abandonadas allí por los programas espaciales estadounidense y soviético, seguirán emporcando el paisaje lunar.

Los visitantes de mundos lejanos verán los desechos de los programas espaciales: satélites caídos, fragmentos de cohetes, robots exploradores,buggies lunares apenas utilizados, sismógrafos, reflectores de láseres y un surtido de herramientas y piezas de equipamiento abandonado simplemente para aligerar la carga.

Además, encontrarían varias medallas, una estatua conmemorativa de los astronautas que murieron en el cumplimiento del deber, una bandera de Estados Unidos, tres cámaras fotográficas, dos pelotas de golf, una fotografía en marcada en plástico de la familia de un astronauta, un alfiler y una pluma de halcón. Si visitaran Venus o Marte encontrarían en esos lugares parecidas señales hechas con piezas de deshecho de tecnología terrestre.

Y además está la basura en órbita. Durante el primer paseo espacial estadounidense el astronauta Ed White dejó caer un guante en la eternidad. En 1966 Mike Collins perdió una cámara Hasselblad durante un paseo espacial; y durante una misión Apolo de 1971 salió aspirado al espacio un cepillo de dientes. Hubo un peine y un destornillador dando vueltas alrededor de la Tierra, y las estaciones espaciales soviéticas lanzan a menudo bolsas de desperdicios. Como otros muchos objetos puestos en órbita desde que se inició la era espacial en 1957, la mayoría de estos objetos han regresado a la atmósfera y han resultado incinerados.

Pero literalmente miles de satélites y de naves espaciales, operativas y de otros tipos, enteras o fragmentariamente, siguen rotando alrededor de la Tierra, entre otros objetos motores auxiliares del tamaño de pequeños edificios de vecinos y la parte del módulo lunar del Apolo 10 que tiene el tamaño de un camión. El 30 de septiembre de 1988 un mínimo de 7.122 objetos, lanzados por Estados Unidos, Unión Soviética, la Agencia Espacial Europea, China, Japón e Israel, seguían allí arriba, constituyendo un peligro para otros vuelos.

Y aún están los fragmentos, diminutos cascotes de los programas espaciales, ninguno mayor de un centímetro pero lo bastante grandes para causar daños: como el trocito de pintura que chocó con el Challenger en un vuelo de 1983 e hizo un cráter de 6,35 milímetros en una ventana. Los dos telescopios de 31 pulgadas que rastrean el cielo desde el MIT en pos de restos en órbita han descubierto casi 48.000 satélites adolescentes [de entre 13 y 19 años] mayores de un centímetro.

A la velocidad correcta, los objetos de este tipo que chocaran con una fase apagada de cohete, o bien, pongamos por caso, contra un traje espacial, podrían pulverizarlo. «La resultante nube de detritos, que se desperdigara por nuevas órbitas, podría fácilmente constar de 40.000 objetos del tamaño de un centímetro y 10 millones del tamaño de un milímetro —escribe el proyectista de la NASA Donald J. Kessler—. Estos trozos podrían colisionar luego con otras naves espaciales, produciendo aún más fragmentos según un crecimiento exponencial.»

En cuanto a los fragmentos menores de un milímetro, los hay en el espacio en unas cifras demasiado grandes para imaginarlas. Los pequeños impactos descubiertos en los satélites recuperados hacen pensar que «hemos creado un número comprendido entre 10.000 millones y cientos de billones de objetos orbitantes cuyo tamaño oscila entre 1 y 100 micras», cree el doctor Kessler. Las partículas, testimonio de nuestras tentativas de explorar el universo, envuelven nuestro planeta azul en un halo de basura.

Un primer paso hacia la solución del problema ha sido el monitoreo permanente de desechos, usando principalmente radiotelescopios. Algunas medidas prácticas se han tomado también para evitar la generación de mas basura espacial. Una de las primeras fue hecha en 1982 por la NASA, al implementar un mayor control en sus combustibles con el fin de evitar en lo posible explosiones en el espacio.

Otra medida es el enviar a órbitas mas altas satélites que han dejado de funcionar, para evitar su colisión con otros satélites. Por otro lado, muchos cohetes lanzadores pueden ser diseñados hoy en día de manera que sus etapas se desprendan antes de alcanzar una órbita, cayendo en la Tierra sin generar basura espacial. Otras variaciones de este esquema involucran el principio de mantener la basura en la Tierra.

El remover objetos grandes del ambiente espacial ha sido planteado, y de hecho el trasbordador espacial ha demostrado que puede hacerse, pero en la práctica el costo parece ser demasiado alto. El problema de como deshacerse de los objetos pequeños, muchísimo mas numerosos, parece aun mas difícil de resolver. Como sea, todo indica que por lo pronto tendremos que aprender a guardar nuestra basura en nuestro planeta.

Fuente Consultada:
El Universo Para Curiosos Nancy Hathaway
Nuestro Hogar, el Planeta Shridath Ramphal