Genocidio Aborigen

Arte Plumario: Caracteristicas y Materia Prima

Arte Plumario Caracteristicas

ARTE PLUMARIO. Arte de bordar o recamar con plumas de ave, formando figuras y dibujos, en el cual se distinguieron pueblos americanos prehispánicos, entre ellos los toltecas de México, y los incas del Perú.

En México, en el reinado de Ahuitzotl (1486-1502), se extendió entre los aztecas el arte plumaria cuyos artífices, los amantecas formaban una clase especial que gozaba de grandes consideraciones y privilegios.

Llevaron su arte a una gran perfección y tenían distintas técnicas, entre ellas aa de engaste y cosido y la dificilísima del mosaico.

La materia prima era el plumaje de pájaros preciosos: quetzales, colibríes, garzas y otros, cuyas plumas ofrecían toda la gama de colores, tornasolados y reflejos metálicos, con las que realizaban artísticos trabajos que representaban figuras diversas, animales mitológicos, flores y pájaros.

Con las plumas pequeñas hacían valiosos ornamentos para las imágenes de los dioses, los nobles y los sacerdotes; con las grandes, decoraban petos, mitras, mosqueadores, y hacían riquísimos mantos, realzados con adornos de oro.

Los tarascos continuaron la tradición plumaria y realizaron maravillosas obras de mosaico en la época colonial.

Actualmente es un arte casi ignorado, que perdura en pequeños cuadritos con pájaros de brillantes colores, que admiran y compran principalmente los turistas.

Arte Plumario Caracteristicas

Los más valiosos ejemplares de la plumaria prehispánica se han perdido a causa de su delicadeza y fragilidad, aunque en varios museos y colecciones, principalmente de Europa —Madrid, Viena, Stuttgart— se conservan algunas obras maestras.

En Hawai, isla donde abundan aves de bello plumaje, también este arte estuvo muy avanzado. Aunque ejecutado por las mujeres, su uso era privilegio exclusivo de los hombres.

Capas circulares mullidas y suaves, yelmos graciosamente recamados con plumas, fueron usados por jefes y guerreros hawaianos.

Brasil, país de hermosos pájaros, utilizó las plumas para hacer extraños collares y bonitos mosaicos. También en Colombia se hallaron muestras bellísimas de arte plumaria.

Entre las artes suntuarias encontradas en los cementerios de Paracas, figuran objetos de arte plumario que corresponden a diferentes épocas y culturas del Perú precolombino, desde las antiquísimas de origen selvático hasta las históricas de Cuzco, donde los adornos plumarios tuvieron un esplendoroso auge.

arte con plumas

Entre las prendas halladas en Paracas figuran abanicos, penachos de guerreros, hondas, escudos, estandartes, armas adornadas, porras ceremoniales, faldellines de danzantes, camisetas, mantos y mantones.

En tejidos que en la actualidad se conservan en buen estado, se ven las plumas que fueron usadas para los dibujos y adornos.

Utilizaban las plumas con tal maestría, que sobresalían de manera uniforme de la lana que formaban el tejido y el conjunto de las brillantes plumas ofrecía el aspecto de hermoso terciopelo.

Algunos indios eran tan habiles en este arte, que hacían con las plumas lo que veían hecho con el pincel o en la naturaleza.

Debido a la innumerable multitud de aves que pueblan los bosques peruanos, el material que tenían para esta clase de telas era muy grande.

El uso frecuente del plumaje en el atavío aparece en las culturas más antiguas del Perú.

arte plumario penacho indigena

El amarú o ruca, insignia de mando, está hecha de plumas de aves sagradas, como el cóndor, el paujil, el halcón y el condorkenke.

La nepaka, especie de calzón muy corto, es una prenda guerrera hecha de plumas y primorosamente tejida.

La pisca, o chuspa, es una bolsa hecha de piel de zorrino o bien de plumas con la cabeza disecada del ave.

En el período incaico se usaban las plumas en los grandes lienzos policromos que servían de ornamentos murales en los grandes santuarios y palacios.

Los abanicos y los trajes del incario se derivan de los vistosos penachos que usaban los guerreros y nobles de Paracas.

El llauto o flocadura de púrpura del inca reinante es una transformación del amarú o ruca.

Admirables obras de arte plumaria, de las diversas épocas y culturas precolombinas, se conservan en los museos de Lima, del Cuzco y en otros grandes museos del Perú.

Enciclopedia Ilustrada CUMBRE  Editorial CUMBRE S.A. Tomo 5 Entrada Arte Plumaria/o

Enlace Externo: ¿Que es el arte plumario?

Los Araucanos: Vida, Costumbres Organizacion Arte y Religion

Historia de los Araucanos Vida, Costumbres ,Organizacion,Arte y Religión

LOS ARAUCANOS ERAN indígenas de la Araucania, territorio de Chile que en la época prehispánica comprendía gran parte del sur de dicho país.

Detuvieron la conquista inca en el Maule y los españolas les encontraron asentados en la región comprendida entre los ríos Itata y Tolten.

Bajo la presión española, muchos de ellos cruzaron los Andes y penetraron en las provincias occidentales argentinas, desde las que fueron extendiéndose a lo largo de las corrientes fluviales del Limay y río Negro hacia el Atlántico, por el norte hasta el Tumuyán, y hacia el sur en dirección a la Patagonia.

Historia de los Araucanos Vida, Costumbres ,Organizacion,Arte y Religión
Primitivo pueblo araucano

El Pueblo Araucano:

De color cobrizo, pómulos salientes cabello negro y lacio, barba escasamente poblada y cuerpo poco esbelto, psro vigoroso, los araucanos eran de gran fuerza física y firmeza de ánimo.

Su cultura, aunque no tan avanzada como la de otras razas aborígenes —los incas y guaraníes, por ejemplo—, alcanzó cierto grado de desarrollo.

Los aborígenes de Chile, a la llegada de los españoles, estaban distribuidos en cuatro ramas principales, con distintas denominaciones según el territorio que ocupaban: los picunches en el norte; los mapuches en el centro; los huilliches en el sur, y los pehuenches, que vivían en los valles andinos, muchos de los cuales, trasladados a tierra argentina y mezclados con los indígenas, dieron origen a la familia mixta de los puelches.

El pueblo mapuche se dividía en tribus que se aliaban ocasionalmente para guerrear o para hacer sus malones (asaltos inesperados).

El conjunto de padres, esposas e hijos constituía un lof o clan totémico, y los de un mismo origen formaban una cavie; varios de éstos integraban un levo o tribu, agrupación en cierto modo independiente con un jefe, y los levos se unían entre sí en una especie de federación llamada aillarehue, que obedecía a un cacique elegido en asamblea general para el tiempo de paz y otro para el de guerra.

Los asuntos jefes de los levos; pero en los de carácter exterior y de importancia intervenía el cacique de les aillarehues, y las decisiones se tomaban después de discutirlas en asambleas generales.

Los Araucanos Vida, Costumbres
Un viejo araucano cubierto con el característico poncho de vivos colores. Sobre su cabeza, a modo de cases, el penacho de plumas que revela su jerarquía de cacique.

Religión

En un principio, los araucanos adoraban a varias divinidades de tipo totémico.

Carecían de templos, pero tenían un ritual religioso bien desarrollado, centralizado en la veneración de los antecesores del clan. Más tarde creyeron en Toquinche y Gueculbu, dioses del bien y del mal, respectivamente, y en Pillán, genio maligno que vivía en los volcanes y enviaba la lluvia, el trueno y los rayos.

Temían a los muertos, pues creían que su espíritu volvía para atemorizar y vengarse de los que quedaban; y para conjurar su cólera los sacerdotes practicaban toda suerte de ceremonias secretas.

Después que los araucanos de ciertas regiones adoptaren el caballo, a partir de su contacto con los españoles, cuando uno de sus guerreros moría, lo envolvían en una piel de caballo y lo colocaban en el lomo de su corcel favorito, al cual previamente le quebraban una pata para que su paso fuera más triste; y con la comitiva de deudos y amigos, todos pintados de negro, emprendían el camino hasta algún montículo, donde abrían la fosa.

Después de cubrir el cuerno del muerto con tierra, mataban allí mismo al caballo y demás animales que le habían pertenecido, pues creían, que los necesitaría en la otra vida.

Los Araucanos Vida, Costumbres
Indias araucanas con sus prendas típicas

Vida y Costumbres:

Los mapuches y huilliches eran sedentarios y se dedicaban a la agricultura y ganadería, mientras que los pehuenches, nómadas en su mayor parte, se dedicaban principalmente a la caza; pero al establecerse en territorio argentino adoptaron el género de vida de las tribus con que se mezclaron, así como sus armas: el arco, las boleadoras y la honda.

La comida tenía muy poca variación, y cuando escaseaba solían emprender largas emigraciones para proporcionársela.

La alimentación de origen vegetal se reducía a papas, calabazas, maíz y algunos frutos silvestres.

La carne para su alimentación la obtenían de pescados, que sacaban en las costas de Chile con redes, anzuelos y arpones, y de animales que, ayudándose a veces con perros, cazaban con sus armas.

La cocina era muy pobre; casi todo lo comían crudo o muy poco cocido en un fuego que conseguían por frotamiento de dos palos o percusión de pedernales.

La vivienda de los araucanos que habitaban en suelo argentino consistía en pequeñas casas, generalmente de forma cónica, de paja o de pieles de animales, montadas sobre un armazón de palos y divididas interiormente por cueros que formaban compartimientos, y en ellas se albergaba una sola familia.

En cambio, en las tribus de la propia Araucania, la morada era colectiva y la construían las varias familias emparentadas que habrían de habitarla juntas.

Estaba hecha con fuertes vigas de madera, con techo de igual material cubierto de paja y amarrado fuertemente con lianas o enredaderas. La manera de vestir era muy sencilla.

La prenda principal era el chamal especie de manta cuadrada que los hombres sujetaban en la cintura , y pasándola entre las piernas , las envolvían a modo de pantalón; mientras que las mujeres la prendían en el hombro izquierdo con un gran alfiler semejante a los tupos incas, dejando los brazos y el fecho descubiertos.

Otra manta les servía de falda, y algunos hombres usaban ponchos y vinchas en la cabeza. Calzaban una especie de sandalias de cuero, a las que posteriormente agregaron espuelas de madera o plata.

En general, los hombres se dedicaban a la caza, la guerra y algunos juegos; y eran trabajos típicamente femeninos la alfarería, hilandería, la siembra y la fabricación de bebidas alcohólicas, que preparaban con maíz fermentado y algunas frutas.

El arte textil estaba bastante desarrollado, y en sus rústicos telares tejían todos los elementos de su vestimenta: chamales, mantos, vinchas, cintas para la cabeza, etc., que después de tejidos teñían con arcillas y tintes vegetales, combinando colores y dibujos con gran sentido estético.

También hacían quillangos preparados con cueros de guanaco, que les servían de lecho.

La alfarería, aunque tosca, les permitía hacer todos los utensilios necesarios para el uso doméstico, como vasijas de diversas formas y tamaños, platos, ollas, jarros, etc.

También construían muchos objetos de madera y algunas piezas de hueso; agujas, punzones y raspadores, que empleaban en los trabajos del cuero.

La metalurgia, poco desarrollada en la época primitiva, progresó al contacto con los españoles; llegaron a dominar la técnica de la platería y a fabricar objetos de adorno bien trabajados y decorados, especialmente los collares, prendedores y cadenas que usaban las mujeres.

Arte Araucano
Platería Araucana
Ejemplo de Platería Araucana

Las manifestaciones artísticas de estos pueblos se aprecian no sólo en los trabajos manuales ya descritos, sino además en su afición a la música y a la oratoria.

Su idioma, dulce y sonoro, era rico en vocales y de un gran contenido poético.

En las reuniones y asambleas hacían gala de sus dotes de oradores pronunciando largos discursos, y los poetas cantaban las hazañas de sus antepasados.

Tenían flautas de caña y pequeños tambores con que acompañaban sus cantos y danzas.

Hombres y mujeres bailaban separadamente, formando círculos alrededor de una hoguera, pintados los rostros y adornadas sus cabezas con plumas.

Historia

Aunque en sus costumbres no se diferencian mucho de otros pueblos primitivos, los araucanos se destacan por su bravura y espíritu de independencia.

Combatientes astutos, aprendieron de los españoles el arte de la guerra y emplearon sus mismas armas y táctica, aventajándolos en muchas ocasiones.

Se llamaban a sí mismos moluches, palabra que significa guerrero, al igual que araucano, nombre dado por los españoles, que procede de las voces peruanas auccu, hombre de guerra, y are, ardiente.

Promediaba el siglo XVI cuando Pedro de Valdivia, gobernador de Chile, emprendió una dura campaña contra los indígenas.

Fue una guerra larga y sangrienta, en la que se sucedieron alternativamente victorias y derrotas por ambas partes, casi sin interrupción durante muchos años.

A fines de 1554, los araucanos, acaudillados por Lautaro, atacaron y destruyeron el fuerte de Tucapel, derrotando a los españoles y dando
muerte a Valdivia, después de infligirle atroces torturas.

Lautaro continuó la guerra, hasta que pocos años después perdió la vida en la batalla de Mataquito, que ganó Francisco de Villagrán, sucesor de Valdivia.

Pero la lucha siguió con los araucanos dirigidos por Caupolicán, frente a las fuerzas de Hurtado de Mendoza y, tras diversos combates, el valiente jefe araucano cayó prisionero y fue sometido a horrible suplicio.

Las derrotas de los indígenas no quebrantaron su indómito espíritu y siguieron oponiéndose a la autoridad española; al finalizar el siglo, habían derrotado a varios gobernadores y corregidores.

Los años siguientes tampoco fueron favorables a las armas de España, que tuvieron que soportar nuevos desastres sin que dieran resultado las negociaciones de paz que se intentaron por dos veces; y todavía en el siglo XVIII el altivo pueblo araucano mantenía su independencia, luchando con tesón para mantenerla durante la siguiente centuria contra los primeros gobiernos de la República de Chile, hasta que se cambió el sistema de conquista: la violencia fue sustituida por la buena voluntad, el gobierno chileno se ganó la amistad de los caciques mediante regalos, y así se fueron sometiendo.

La pérdida de su independencia política fue seguida por la de gran parte de su territorio, y hoy han quedado reducidos a una pequeña zona de Chile central, donde viven unos 100.000 dedicados casi exclusivamente a la agricultura, pero fieles a sus tradiciones y a su propia organización social.

En la república argentina también quedan algunos centenares repartidos en las provincias del sur del país.

Enciclopedia Ilustrada CUMBRE  Editorial CUMBRE S.A. Tomo 5 Entrada Los Araucanos, Historia y Vida

Resumen Momias de Niños de Llullaillaco en Salta

Las Momias de Llullailaco
Niños Momias en el Museo de Salta

Los Incas conformaron un estado con una compleja organización política, económica y religiosa, incorporando en su proceso expansivo al actual noroeste argentino. La arqueología de alta montaña, a través de los estudios en los adoratorios de altura, nos permite acercarnos a este pasado que deja sus huellas hasta nuestros días.

El Volcán Llullaillaco, situado en la provincia de Salta, fue escenario de una de las ceremonias más importantes del calendario ritual inca, la Capacocha.

En estos rituales, que unían el espacio sagrado con el tiempo ancestral, se entregaba lo mejor que se poseía con la idea de ser retribuidos de igual forma. Algunos cambios en el orden político, los fenómenos naturales o el ciclo agrícola podían ser sucesos que motivaran la realización de estas actividades religiosas.

Niña del Rayo

momia en salta llullaillaco Niño del Rayo
Esta niña, de poco más de seis años de edad, fue hallada en posición sentada. Lleva  puesta  la  típica  vestimenta femenina    incaica:    un    vestido ajustado en la cintura con una faja    multicolor.    Un    manto cubre sus hombros, sostenido por un prendedor. Entre   las   ofrendas   que   la acompañaban se encuentran objetos en miniatura, como estatuillas de oro, plata y valva marina, piezas cerámica, alimentos y piezas textiles. Luego de su entierro, en algún momento de los últimos siglos, una descarga eléctrica quemó parte de su cuerpo.

momia el niño en salta llullaillaco

El Niño
Tenía alrededor de siete años de edad y estaba sentado sobre una túnica de color gris. Lleva cabello corto y un adorno de plumas blancas sostenido por una honda de   lana   enrollada   alrededor   de   la cabeza. Está vestido con una prenda color  rojo, lleva mocasines y tobilleras de piel blanca. Al igual que la niña del rayo presenta una leve modificación intencional del cráneo. Entre su ajuar se encontraba una caravana de llamas en miniatura, conducida por hombres finamente vestidos, representando el pastoreo, una de las principales actividades masculinas.

La Doncella monia en salta

La Doncella
La joven de alrededor de 15 años de edad,  lleva  puesto  la  típica  vestimenta femenina, resaltando en su pecho   prendedores   de  plata  y adornos de hueso y metal. Está peinada con finas trenzas en todo su cabello. Su rostro está cubierto con pigmento rojo, y sobre su boca se observan pequeños fragmentos de hojas de coca. Entre los objetos que la acompañan se destaca un tocado de plumas blancas.  Posiblemente haya sido una «Virgen del Sol», educada en la casa de las escogidas, lugar de privilegio donde, entre otras actividades, realizaban tejidos y chicha para las celebraciones estatales.

Fuente: Folleto del Museo de Arqueología de Alta Montaña-Salta-Mitre 77 C.P.-4400 – Argentina

Leopolo II en el Congo Belga: Explotacion Inhumana de la Población

Leopolo II en el Congo Belga: Explotacion Inhumana de la Población

Las incalculables riquezas que alberga el territorio congolés han sido objeto permanentemente de la codicia de reyes, imperios coloniales, multinacionales, políticos y aventureros de las más diversas categorías, siempre dispuestos a privar a los pueblos de sus recursos naturales.

En el siglo XIX, durante el reparto europeo de África, el Congo fue entregado al rey Leopoldo II de Bélgica (1835-1909), quien lo gobernó durante décadas, como si se tratara de su hacienda privada.

Eufemísticamente se le denominó Estado Libre del Congo.

Leopolo II en el Congo Belga: Explotacion Inhumana de la Población

El dominio belga fue sanguinario, incluso para los brutales estándares del colonialismo europeo en África.

En la búsqueda de caucho y marfil, los belgas asesinaron a más de 15 millones de congoleses en los primeros 30 años de su dominio.

La historia de la explotación de los recursos económicos del Congo mientras fue propiedad de Leopoldo II, es una de las historias más sangrientas de la historia contemporánea.

Mientras en Europa se dedicaba a rodear su obra de un aureola de altruismo, en defensa del libre comercio y lucha contra el comercio de esclavos, iba dictando normas por las que expropiaba a los pueblos congoleños de todas sus tierras y recursos e incitaba a su ejército privado, la Fuerza Pública, a servirse de todo tipo de torturas, secuestros y asesinatos para someter a la población a los trabajos forzados que, en un brevísimo periodo de tiempo, le convertiría en uno de los hombres más ricos del mundo.

Para financiar tan colosal negocio se sirvió de todo tipo de engaños sobre su obra civilizadora, consiguiendo aportaciones y préstamos que nunca devolvería, de todo tipo de empresas, instituciones y el propio estado belga, en 1889 y 1895.

Además de crear su propia empresa para la extracción del caucho y marfil, concedía tierras a empresas privadas a cambio de un porcentaje sobre los beneficios.

Es el caso la Compañía de Katanga o la Unión Minera del Alto Katanga que a partir de 1905 comenzaron a extraer mineral de cobre con la contrapartida del pago de un porcentaje al estado, que no era otro que el propio Leopoldo.

Pero aunque ya en 1890, el misionero americano G.W. Willians hizo la primera denuncia sobre las monstrusidades de las que fue testigo, aún tardarían 10 años en estallar el escándalo en Europa.

La publicación en la prensa de los relatos y datos recogidos por escritores como Mark Twain y Joseph Conrad, misioneros como Willians Sephard, diplomáticos como el británico Casement, y sobre todo los trabajos de Edmund Dene Morel consiguieron finalmente, que los gobiernos europeos y EE.UU. comenzaran a investigar y oponerse al exterminio que se estaba llevando a cabo en el Congo.

El parlamento belga, haciéndose eco de este rechazo internacional , en 1908 obligó al rey Leopoldo a ceder sus dominios del Estado Libre del Congo, quedando todo el territorio bajo la autoridad del gobierno, pasado a llamarse Congo Belga.

LEOPOLDO II EN EL CONGO BELGA

Mientras Leopoldo II dictaba “normas” arbitrarias que expropiaban propiedades y recursos a los pueblos congoleños, permitía que su brutal ejército privado (la Fuerza Pública), cometiera todo tipo de atrocidades incluido el sistemático uso de torturas, secuestros y asesinatos que tenían el fin de aterrorizar literalmente a la población, para someterla más fácilmente a las ambiciones del rey.

• AMPLIACIÓN:

El rey Leopoldo II (reinó entre 1865 y 1909) fundó el Estado Libre del Congo como su propio Estado privado, reivindicación que fue ratificada por las potencias reunidas en la Conferencia de Berlín.

En 1881 Leopoldo aumentó de forma sustancial sus dominios tomando el control de la región rica en minerales de Kananga, después de que su ejército matara al rey, Msiri, cuya cabeza fue cortada y colgada en un poste.

Huelga decir que el sucesor de Msiri firmó de buen grado un tratado de paz.

Con esas nuevas tierras, Leopoldo II añadió un territorio 16 veces más grande que toda Bélgica a su Estado privado.

Leopoldo II de Belgica

Entre 1885 y 1908, el régimen de Leopoldo II infligió un terror absoluto sobre la población africana indígena, que era obligada a producir caucho y marfil para su exportación.

El ejército de Leopoldo II, la Fuerza Pública (FP), aterrorizaba a la gente y se aseguraba de que todo individuo entregase una cuota determinada de caucho y marfil a un precio fijo.

Quienes escogieron cazar elefantes salvajes para obtener su cuota de marfil eran explotados de forma implacable: el marfil por el que los africanos recibían 82 céntimos la libra, en Liverpool se vendía a 12,5 francos, un beneficio para Leopoldo II de más del 1.500%.

Cargada con el moderno armamento procedente de Inglaterra, la FP de Leopoldo II torturaba a los nativos, los tomaba como rehenes y violaba a las mujeres.

Los soldados negros reclutados por la FP tenían permiso para cortar la mano derecha a quien no entregara su cuota de caucho.

Incluso recolectaban cestos de manos humanas ahumadas, que los oficiales locales utilizaban como baza en lugar de entregar las cuotas de caucho oficiales.

Recibían bonificaciones en función del número de manos que habían reunido.

Un enorme aumento de la demanda de caucho a partir de la década de 1890 potenció aún más los beneficios de Leopoldo II, a causa de la llegada de los neumáticos inflables, inventados por John Dunlop, que abrió su primera fábrica en Dublín en 1889.

Y PARA SABER MAS…

LEOPOLDO II DE BÉLGICA PIERDE EL CONGO

En tan sólo dos décadas, el rey Leopoldo II de Bélgica había convertido una parte de África central, ochenta veces mayor que su país natal, en su propiedad privada.

Los beneficios de las lucrativas industrias del caucho y del marfil iban a parar directamente a su bolsillo.

En 1908, sus abusos de poder y los malos tratos a los africanos provocaron tal escándalo que el Parlamento belga, en un esfuerzo por mantener la constitución monárquica y el poder real, votó la anexión del Estado Libre del Congo y la convirtió formalmente en una colonia.

Leopoldo había empezado a apropiarse de estas tierras a finales de 1870, cuando el explorador Henry Morton Stanley navegó por el río Congo y ofreció los tratados que había negociado con los jefes africanos, en primer lugar, a una desinteresada Gran Bretaña y luego a un ansioso Leopoldo.

Hacia 1884, 450 jefes habían cedido sus derechos de soberanía al rey Leopoldo (que por entonces usaba a Stanley para negociar en su nombre).

Después de que el rey construyera una carretera a través del interior, la «carrera por África» se aceleró.

El Tratado de Berlín de 1885 estableció fronteras y normas de libre comercio para el África colonial y clamó en defensa de los derechos de los nativos africanos.

Leopoldo ignoró todas las estipulaciones del tratado, gobernando el Congo con cruel intransigencia.

Para él, el Congo era «el gran pastel africano».

El rey impuso tasas altísimas, que prácticamente acabaror con el comercio internacional y las inversiones extranjeras.

Los habitantes fueron desposeídos de todos sus derechos y obligados a recolectar caucho sin cobrar.

«Aquí hay una cesta», decían los capataces a sus subordinados, «ve al bosque y si en una semana no has vuelto con 5 Kg. de caucho, ordenaré que incendien tu cabana y tú morirás en ella».

Unos quince millones de personas fueron esclavizados de este modo, decenas de miles fueron asesinadas. Grupos como la Asociación Inglesa para la Reforma del Congo estallaron en protestas.

Tras haber adquirido yates, casas en el Mediterráneo y queridas, Leopoldo invirtió dinero en Bélgica.

Construyó lujosas obras públicas (avenidas, parques, museos), todo para congratularse con el pueblo belga mientras el resto del mundo lo condenaba.

Cuando Leopoldo se percató de que la opinión pública estaba en su contra de manera irrevocable y que el movimiento en favor de la anexión era imparable, de forma silenciosa y cautelosa, transfirió los bienes del Estado Libre y concesiones mineras a compañías secretas fuera del control del gobierno belga.

El Congo que cedió a Bélgica, a pesar de ser rico en reservas naturales, estaba arruinado.

Fuente Consultada:
http://www.ikuska.com
El Gran Libro del Siglo XX de Clarín
Enciclopedia Juvenil AZETA Tomo 3 Editorial CREDSA
Todo Sobre Nuestro Mundo Christopher Lloyd Editorial Ariel

Temas Relacionados:

• Masacres Humanas de la Historia
• La Fortaleza de Masada
• Julio Cesar Conquista de las Galias
• La Cruzada de los Niños
• Gengis Khan Conquistas Mongol
• La Conquista de America
• Masacres de Ivan el Terrible en Rusia
• Persecucion a los Hugonotes en Francia
• Guerras en China y Europa Consumo de Opio Droga
• Leopolo II Masacres en el Congo Belga
• Epidemia de Poliomielitis
• Guerra de Religión en Francia – San Bartolomé

Enlace Externo:El Congo del rey Leopoldo

Masacres Humanas:Guerras en China y Europa y el Consumo de Opio

Masacres Humanas:Guerras en China y Europa Consumo de Opio Droga

Masacres Humanas Guerras en China

El comercio con China era muy rentable, pero el Gobierno chino rechazaba cualquier influencia «bárbara».

Los europeos buscaron otras formas de comerciar.

En el siglo XVIII, la seda, el algodón, el té, la porcelana y los objetos esmaltados chinos  eran sumamente apreciados en Europa, pero resultaban muy caros y escasos, además, esto significaba un gran esfuerzo para las ya apretadas finanzas europeas provocadas por las guerras napoleónicas.

Los europeos buscaron entonces otras formas de comerciar.

El opio era una droga que tradicionalmente se usaba masivamente (mezclado con tabaco) en China desde el siglo XV con fines medicinales; los europeos entablaron relaciones con los traficantes de droga chinos, a quienes vendían grandes cantidades de opio (5.000 barriles por año en la década de 1820) desde países como Birmania.

A cambio recibían lujosos artículos chinos.

El comercio creció a finales del siglo XVIII y, aunque el Gobierno Qing intentó detenerlo, en la década de 1830 el opio se consumía ampliamente en China: hacía perezosas a las personas, dañaba la sociedad y la economía, y causaba ingentes gastos al país.

Como consecuencia del aumento del consumo de opio en China (entre 100 y 150 millones de personas a comienzos del siglo XIX) monopolizado su comercio por el Imperio Británico, el gobierno chino lo prohibió, desembocando así la Primera Guerra del Opio (1839-1842) que perdería China y por la que ésta cedía Hong Kong a los ingleses.

La Segunda Guerra del Opio (1856-1860) tuvo lugar después de que los chinos se negaron a ceder ante la presión británica de legalizar el opio y permitir el acceso a puertos en el interior.

Se calcula que en 1880 las importaciones chinas del opio pasaban de las 6.500 toneladas al año y la población adicta en más de 15 millones.

Según estimaciones de historiadores, en este período murieron cerca de 60 millones de chinos.

Temas Relacionados:

• Masacres Humanas de la Historia
• La Fortaleza de Masada
• Julio Cesar Conquista de las Galias
• La Cruzada de los Niños
• Gengis Khan Conquistas Mongol
• La Conquista de America
• Masacres de Ivan el Terrible en Rusia
• Persecucion a los Hugonotes en Francia
• Guerras en China y Europa Consumo de Opio Droga
• Leopolo II Masacres en el Congo Belga
• Epidemia de Poliomielitis

Enlace Externo:Las guerras del Opio

Persecucion a los Hugonotes :Masacres Religiosas de Protestantes

Persecucion a los Hugonotes :Masacres Religiosas de Protestantes

Entre las masacres por asuntos religiosos entre católicos y protestantes franceses, la más recordadas se encuentra “La noche de San Bartolomé” (el 24 de agosto de 1572) en París cuando una gran cantidad de hugonotes fueron asesinados por los bandos católicos.

Las rebeliones se extendieron por varias ciudades francesas, muriendo más de diez mil personas en todo el país en sólo una noche.

Esa noche toda la nobleza protestante se reunió en París en 1572 para asistir al matrimonio que tuvo lugar el 18 de agosto.

Los festejos duraron varios días.

El 22 de agosto Gaspar Coligni es objeto de un atentado.

Los protestantes, furiosos, amenazaron con vengarse implacablemente si no se hacía justicia de inmediato.

En un consejo privado, el joven rey Carlos IX, su madre Catalina de Médicis y varios príncipes decidieron eliminar a Coligny.

A fin de evitar represalias, también ordenaron el asesinato de todos los protestantes que se hallaban en París a excepción de Enrique de Navarra (el nuevo yerno de Catalina salvará la vida al convertirse repentinamente al catolicismo) y el príncipe Condé.

Para hacer frente a los protestantes que tratarían de defenderse se llama a las milicias parisienses para que los burgueses católicos intervengan junto con los soldados.

Esta decisión provoca la masacre que comenzará al alba.

Era el domingo 24 de agosto de 1572.

Un toque de campana dio la señal hacia las cuatro de la mañana.

Un grupo de mercenarios suizos se encargó de matar, mientras dormían, a muchos de los invitados protestantes alojados en el Louvre.

El duque Enrique I de Guisa se dirigió con un grupo de hombres armados hasta la casa de Coligny, lo mató con una pica y arrojó el cuerpo por la ventana.

matanza de san bartolome

Los soldados y las turbas se lanzaron a las casas donde vivían los protestantes y los mataron.

Mujeres y niños fueron arrastrados a las calles, pasados por la espada y sus cuerpos arrojados al Sena.

Los arreglos de cuentas se enmarcaron tras los motivos religiosos; los acreedores fueron de pronto acusados de ser hugonotes:   los católicos parisienses detestaban a los hugonotes.

La masacre continuó varios días a pesar de que el rey intentó detenerla.

A lo largo del mes de septiembre las matanzas se sucedieron en las principales ciudades de Francia.

Se calcula que en París hubo unas 3.000 víctimas, mientras que algunos autores estiman que el número total de asesinados en toda Francia llegó a los 70.000.

masacres humanas

Temas Relacionados

• Masacres Humanas de la Historia
• La Fortaleza de Masada
• Julio Cesar Conquista de las Galias
• La Cruzada de los Niños
• Gengis Khan Conquistas Mongol
• La Conquista de America
• Masacres de Ivan el Terrible en Rusia
• Persecucion a los Hugonotes en Francia
• Guerras en China y Europa Consumo de Opio Droga
• Leopolo II Masacres en el Congo Belga
• Epidemia de Poliomielitis

Enlace Externo:Quiénes eran los Hugonotes?