Grandes Bandas de Rock en Argentina

Biografia de Sandro Roberto Sanchez El Gitano Elvis Argentino

Biografía de Sandro Roberto Sanchez «El Gitano»

Sandro: El Elvis argentino: Un caluroso 4 de enero de 2010 una terrible noticia invadía los hogares de la Argentina a través de los medios de comunicación del país, los cuales se hicieron eco de la tragedia y anunciaban: «A los 64 años ha muerto Sandro, el Gitano».

Pocas horas pasaron para que la muerte de Roberto Sánchez concitara la atención de todos los medios de comunicación, incluso trascendiendo las fronteras del Plata, ya que su figura dentro del mundo de la música había logrado derribar los límites de su país natal.

Durante la despedida final, sus «nenas», como solía llamar a sus fanáticas el ídolo, se mostraron ante las cámaras de televisión en medio de un luto incontenible que despertó el llanto incluso de aquellos ciudadanos que jamás cultivaron la música de Sandro.

Es que este hombre, de fuerte figura masculina, cabello oscuro y profundos ojos, ya había dejado de ser un simple músico, para convertirse en un verdadero icono que representaba la idiosincrasia del argentino.

Para despedirlo, sus fanáticas decidieron emprender un último homenaje, el cual consistió en la creación de una página web titulada “Tu bombacha para Sandro”, en la que participaban todas las seguidoras del cantante, enviando fotografías de su ropa íntima favorita para obsequiarle al ídolo.

http://www.tubombachaparasandro.com/

Hoy, la mencionada web se mantiene un tanto inactiva, pero demuestra la pasión incontenible que ha despertado Sandro en la mujeres durante décadas, y más allá de las diferencias de generaciones incluso, porque lo más curioso de todo es que el Gitano había logrado acaparar la atención de féminas contemporáneas a su edad, como así también de las hijas y las nietas de aquellas.

Por ello es que muchos consideran que el fanatismo por Sandro se convirtió en una especie de herencia entre las mujeres, que al igual que un objeto preciado de la familia, se traspasaba generación tras generación.

Roberto Sánchez había nacido un 19 de agosto de 1945 en el nosocomio público Maternidad Sardá, emplazado en el barrio porteño de Parque Patricios, fruto del matrimonio compuesto por Vicente Sánchez e Irma Nydia Ocampo.

Se cuenta que cuando el pequeño nació, sus padres intentaron anotarlo legalmente con el nombre de Sandro, pero para aquella época las normas que regían al Registro Civil de las Personas no permitían ese tipo de nombres, por lo que eligieron bautizarlo como Roberto.

De todas formas, con los años y durante su incipiente carrera en la música, el joven haría honor no sólo a la elección del nombre de pila que habían soñado sus padres con utilizar, sino también a las raíces húngaras de su abuelo, de apellido Popadópulos, motivo por el cual se lo apodo el Gitano.

Sandro vivió una infancia feliz, rodeado de todo el afecto de la familia, ya que era hijo único y por ello tanto los padres como los abuelos intentaban darle al pequeño todo lo que necesitaba. Durante su infancia y adolescencia residió en el barrio Valentín Alsina, de Lanús, en el Gran Buenos Aires.

Tal era su amor por la zona que una vez convertido en músico destacado, y habiendo ganado millones con sus discos y actuaciones, decidió adquirir una mansión ubicada dentro del área residencial de Banfield, en la que vivió hasta sus últimos momentos.

Algunos vecinos del lugar aún recuerdan cuando el joven Sandro, que recién comenzaba en la música se paseaba con su flamante Torino, luciendo una brillantes botas y una capa, vestimenta que contrastaba por completo con las entonces polvorientas calles de Valentín Alsina.

De pequeño, realizó sus estudios primarios en la Escuela Nº 3 República de Brasil, y ese fue precisamente el lugar donde nacería su verdadera vocación, gracias al apoyo que desde siempre encontró en su maestra de música, que siempre incluía en los actos del colegio la imitación que Roberto solía hacer de su gran ídolo: Elvis Presley.

No en vano, con los años Sandro fue considerado el Elvis Presley argentino, ya que en realidad ha sido uno de los pioneros del rock en español.

Durante su adolescencia, el joven Roberto realizó diversos trabajos para ayudar a la economía familiar, y mientras, dedicaba sus momentos libres a cultivarse en el terreno de la música. Para esta época Sandro ya tenía una meta: convertirse en un ídolo popular.

En una oportunidad, el músico mencionaba la importancia vital que tuvo el rock en su vida, y al respecto aseguraba: «Yo me nutrí con el rock. Gracias al rock dejé las calles, las navajas y las cadenas, y agarré una guitarra. Dejé la campera de cuero y las pandillas. El rock me salvó. Me salvó de que fuera quizás un delincuente».

La primera incursión destacada y profesional de Roberto Sánchez tuvo lugar a principios de la década del sesenta, cuando junto a Héctor Centurión, Enrique Irigoytía, Armando Cacho Quiroga y Juan José Sandri, fundó la banda llamada «Sandro y Los de Fuego», una de las agrupaciones pioneras del rock argentino.

El éxito de la banda, sobre todo por el talento y el carisma de Sandro, logró que la agrupación captara la atención del público, por lo que comenzaron a ser invitados en diversos programas televisivos de gran éxito en esa época, como fue el caso de los ciclos «Aquí la Juventud» y «Sábados Circulares de Pipo Mancera».

Sin embrago, el comportamiento desenfadado y el modo de moverse con gran connotación sexual que caracterizaban las actuaciones de Sandro, le costó a la banda que fueran excluidos de la pantalla chica, ante las fuertes críticas originadas en el sector de los fundamentalistas católicos.

Cuando a finales de la década del 60 el joven Roberto Sánchez decidió comenzar su carrera solista, jamás imaginó que se transformaría en una de las figuras más importantes del ambiente artístico, no sólo de Argentina, sino también de toda América.

Su talento y originalidad fueron los promotores del origen de una nueva corriente, por lo que es considerado un pionero de la balada romántica latinoamericana, ya que Sandro logró llevar adelante una empresa que parecía imposible, incluyendo en las canciones románticas y los boleros, los ritmos, el baile y las temáticas propias del rock and roll.

Durante el último adiós al Gitano, en aquella calurosa mañana del 5 de enero de 2010, más de 30.000 personas se acercaron en largas filas al Salón de los Pasos Perdidos, en el Congreso de la Nación Argentina, para despedir para siempre a uno de los más grandes artistas que sin dudas ha tenido nuestro país.

Para ser una de las nenas (mote que le puso Sandro a sus seguidoras más fieles) no hay requisito de edad: abuelas, hijas y nietas comparten la devoción por Roberto Sánchez. Lo que si es inevitable es cumplir con ciertos pilares de la cultura del fanatismo: hay que estar dispuesta a hacer guardia en su cumpleaños pese a las bajas temperaturas que el mes de agosto se reserva generalmente, para participar de la legendaria Batalla del 19: hay que retener un arsenal de datos y anécdotas en la memoria; y, sobre todo, hay que saber mantener viva la llama de la histeria en los recitales, alarido y llanto a flor de piel y aprender a manejar el arte del lanzamiento de bombacha (hay que al escenario), deporte nacional de la sandromanía. Las nenas tiene páginas de Internet y hasta un programa de radio enteramente dedicado al Gitano. Si la fanática no tuvo nunca la posibilidad de conocer en persona al cantante puede pedirle a su marido, eternamente rezagado al segundo lugar, que le contrate para su cumpleaños a un reconocido doble de Sandro, veterano. y devoto imitador, que le cantará una especie de serenata consuelo.

 

Fuente Consultada: Graciela Marker

Biografia de Carlos Reutemann Piloto de Formula I Gobernador

Biografía de Carlos Reutemann – Piloto de Formula I

Carlos Reutemann: ¡Vamos Lole!:  Seducido por la política, este gran deportista argentino que con su talento logró conquistar los circuitos más destacados del mundo de la Formula 1, desde el año 1991 profesa su militancia justicialista y su pasión por el quehacer político del país, habiendo logrado ocupar diversos cargos.

Reuteman CorredorEn este sentido, fue Gobernador de la Provincia de Santa Fe en el período que abarca desde 1991 a 1995. Luego fue electo Senador de la Nación en 1995. Asimismo cumplió un segundo mandato como Gobernador de Santa Fe entre los años 1999 a 2003. Después de aquello fue nuevamente electo Senador, cargo que cumple actualmente.

Ese es un pequeño pantallazo acerca de la carrera política de Carlos Reutemann, que principalmente se destacó en los más prestigiosos circuitos de Fórmula 1, siendo aún considero uno de los más grandes pilotos de dicha categoría.

Nació bajo el nombre de Carlos Alberto Reutemann el 12 de abril de 1942 en la provincia de Santa Fe, y desde muy pequeño se sintió atraído por los automóviles, pasión que con los años lo llevaría a desarrollar una importante carrera de piloto, siendo conductor de Fórmula 1 por un período que se inició en el año 1972 y culminó una década después.

Su rapidez, su estrategia de corredor basada en la evaluación constante de las carreras, sumada a su extrema caballerosidad en las pistas, lo convirtieron en uno de los preferidos, tanto del público como así también infinitamente admirado por sus competidores. Por aquella época todos lo llamaban cariñosamente “El Lole”.

Durante su trayectoria como piloto de Fórmula 1, dentro de la máxima categoría de la disciplina, Reutemann logró obtener un total de 12 victorias puntables, 2 no puntables, y 6 pole positions, en un total de 144 carreras en las que participó y dejó su marca. Entre sus logros más destacados, se encuentra el haber ganado el gran premio de Gran Bretaña en el año 1978, compitiendo en aquella oportunidad con el imbatible Niki Lauda.

No obstante, una de las carreras más recordadas es aquella que protagonizó en 1981 cuando se alzó con el primer puesto en el Gran Premio de Brasil, en el que no sólo debió competir con los más grandes pilotos de la época, sino que además debió desafiar al clima, con lluvias torrenciales que desdibujaban el circuito de Jacarépagua en Barra de Tijuca, Río de Janeiro.

Había debutado en el automovilismo el 30 de mayo de 1965, cuando participó en una carrera de Turismo Mejorado, que se llevó a cabo en la ciudad de La Cumbre, ubicada en la provincia de Córdoba. Pero aquel no fue su primer triunfo, aunque llegaría poco después, precisamente el 11 de julio de ese mismo año, cuando a bordo de un Fiat 1500, Carlos Reutemann se consagra ganador en la prueba de Turismo Mejorado desarrollada en Villa Carlos Paz, en Córdoba.

INCREÍBLE: El 13 de enero de 1974, en el Gran Premio de Fórmula 1 de la Argentina, cuando punteaba con comodidad, Carlos Reutemann, en el Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, se quedó sin nafta: le faltaba media vuelta para ganar la carrera. Según crónicas de la época, fue la toma de aire, colocada detrás y sobre su cabeza, la que al desprenderse en el giro 39 hizo que el motor quemara combustible más rápido que lo habitual. (ver final del video abajo)

A partir de allí, su desenvolvimiento en las pistas lo convirtió en uno de los más grandes del momento, y las competencias internacionales reclamaron su presencia. Incluso fue uno de los pilotos oficiales de la escudería de Ferrari a partir de 1977, compartiendo el honor con Lauda. Posteriormente, también fue conductor de las escuderías de Lotus, y del equipo de Williams. Con una carrera que aún tenía mucho por delante, Carlos Reutemann decidió anunciar su retiro y hacerlo efectivo.

Aquello ocurrió luego de su participación en el Gran Premio de Sudáfrica, en el que obtuvo el segundo puesto. Los años pasaron y la política seguramente ocupó el lugar que había dejado en su interior la pasión por los autos, aunque en las reiteradas oportunidades en que el piloto fue consultado acerca de si está arrepentido de aquella decisión, no duda en asegurar: “Cuando pienso en eso recuerdo que, cuando era niño, debía ir a la escuela a caballo y de allí llegué a ser piloto de Fórmula 1. Ese placer no me lo quitará nadie”.

Video Sobre Formula 1 en Buenos Aires.

LOS REDONDITOS DE RICOTA Patricio Rey Grupo de Rock

Los Redonditos de Ricota- Patricio Rey -Grupo de Rock Argentino

“Patricio Rey no existe; Patricio Rey son todos” fue la explicación que desde siempre hizo Carlos “el indio” Solari cuando le preguntaban quién era ese Patricio Rey que dio nombre a su banda.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota nació en el año 1976, descendiendo directamente de la agrupación llamada La Cofradía de la Flor Solar, que estaba constituida por un grupo de hippies que residían en la ciudad de La Plata, y que se dedicaban a realizar trabajos artísticos en diversas disciplinas.

GRANDES BANDAS DE ROCK ARGENTINAS: REDONDITOS DE RICOTA - PATRICIO REY

En esta pequeña comunidad denominada La Cofradía nació una banda de rock que se caracterizaba por tener un estilo totalmente diferente, sobre todo en el mensaje trasmitido a través de sus letras, y que en principio se dedicó a crear complejos espectáculos circenses, donde se amalgamaban diferentes artes.

Es por ello que un principio, la agrupación estaba conformada por alrededor de 15 músicos que solían alternarse en los instrumentos, aunque por supuesto siempre estaban presentes los tres pilares fundamentales de la banda, encarnados en Solari, que ponía su voz, Eduardo Skay Beilinson con su guitarra y Carmen Castro que oficiaba de alma mater de la agrupación.

A ellos se sumaron Daniel Semilla Bucciarelli en el bajo, Piojo Abalos en la batería, Tito Fargo D’Aviero en guitarra y Willy Crook en el saxo, y así nació un grupo que aún debía definir su nombre.

Se cuenta que a raíz de una deuda que la banda debía afrontar, y ante la insistencia constante del acreedor, el dueño de un boliche de la ciudad de Salta, aceptaron brindar una serie de shows en el local bailable, para lo cual debieron elegir rápidamente un nombre que los identificara.

Al parecer, la denominación de los Redonditos de Ricota hace referencia a una especialidad culinaria que poseía Edgardo Gaudini, bocados que eran repartidos durante los shows circenses en los comienzos de la agrupación.

Por otro lado, Patricio Rey es en realidad un personaje surgido desde el imaginario de la banda.

Según los propios miembros del grupo, Patricio Rey era el verdadero mentor de la banda, y el Indio Solari, que en reiteradas ocasiones fue confundido con dicho personaje mítico, era el encargado de transmitir los mensajes de Patricio Rey.

En los comienzos, la agrupación se inició dando conciertos breves en el mundo underground, evolucionando poco a poco en una banda de rock, y dejando atrás el espectáculo circense de sus primeros tiempos.

Fueron años de trabajo y perseverancia, hasta que en 1982 lograron grabar su primer álbum de demos para RCA, en los que se realizó la grabación de estudio de los temas “Nene, nena”, “Mariposa Pontiac”, “Superlógico” y “Pura suerte”, canciones que comenzaron a ser difundidas de las radios FM porteñas.

Dos años más tarde, los Redonditos de Ricota lanzaron su primer trabajo discográfico con el álbum titulado “Gulp”, que les permitió después de casi ocho años de su nacimiento, que la banda comenzara a volverse lentamente popular, gracias a la difusión que lograron a través del disco.

No obstante, fue en 1986 con el álbum “Oktubre” cuando la agrupación logra una verdadera masividad, y a partir de allí sus canciones se vuelven clásicos que lograrían trascender el paso del tiempo.

Para esa época, temas como “Jijiji”, “La Bestia Pop”, “Superlógico” o “Ñam Fri Fruli Fali Fru”, entre otras, se volvieron hitos conocidos en cada rincón del país, y parte permanente de la selección musical de las radios de todo el territorio nacional.

Entre cambios en la formación original, recitales multitudinarios, y una seguidilla de álbumes cada vez más exitosos surge con fuerza y pasión el sentimiento de miles de fans que conformaron la creación de la llamada identidad “ricotera”, que define no sólo un gusto musical, sino también una ideología y un estilo de vida.

Cuando la banda comenzó a transitar sus últimas épocas, a finales de la década de los noventa, surge en los músico la inquietud de experimentar con nuevas alternativas musicales, dando lugar así a una etapa caracterizada por un notable giro musical con la incorporación de sonidos digitales y samplers. De aquella experimentación surgieron dos importantes trabajos discográficos: “Último Bondi a Finisterre” y “Momo Sampler”.

Finalmente, el 2 de noviembre de 2001, luego de las desavenencias constantes entre Solari y Skay, se anunció la separación definitiva de la banda, y a partir de aquel momento cada uno de los integrantes de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota se dedicaron a desarrollar sus proyectos solistas.

Fuente: Graciela Marker Para Planeta Sedna

Biografia de Charly Garcia Idolo del Rock nacional Argentino

Biografía de Charly Garcia: Ídolo del Rock Nacional

Distante de lo que fue aquella estrella de rock que no conocía límite alguno, hoy nos encontramos frente a un nuevo Charly, en cuya vida ya no hay escándalos por clavados a la pileta desde novenos pisos, ni guitarras rotas, ni alcohol, ni drogas.

No obstante, el talento y el genio de este gran músico argentino continúa vivo, al igual que Biografia de Charly Garcia Idolo del Rock nacional Argentinosu bigote bicolor, que parece resistir al paso del tiempo.

Y a pesar de lo que muchos aseguran, Charly está satisfecho con su vida actual: “No me arrepiento de haber probado, pero a la larga la droga te mata. Si las conseguís borrar de tu vida, todo va a estar mejor. Hace tres años que no consumo y estoy feliz”.

El 23 de octubre de 1951 llegó a este mundo un niño llamado Carlos Alberto García Moreno, que con los años se convertiría en Charly García, uno de los más grandes compositores de rock de la Argentina, por lo que muchos consideran que Charly ha sido para el rock lo que Maradona para el futbol, y seguramente no se equivocan.

De muy chiquito, Charly empezó a estudiar seriamente el piano. A los 12 se había recibido de profesor del instrumento.

Su habilidad sorprendía incluso a músicos experimentados, como la folklorista Mercedes Sosa, amiga de la familia. Una noche, cenando en casa de los García, Sosa lo escuchó tocar y opinó: «¡Este chico es como Chopin!» (famoso pianista y compositor de música clásica).

En la secundaria (en el barrio porteño de Caballito), Charly García armó sus primeras bandas de rock, que tocaban covers de las estrellas de la época.

A los 17, junto con Nito Mestre, un compañero de la escuela, formaron Sui Generis.

Como si fuera el guión de una película, la mayoría de las compañías grabadoras rechazó al dúo de pibes desconocidos que decían tener una banda, hasta que una aceptó grabarles un disco.

El disco fue un éxito.

Sui Generis fue el grupo que hizo conocido a Charly, pero la historia apenas empezaba. Después de tres discos, Sui Generis se despidió del público en 1975 con dos presentaciones en el Luna Park que juntaron más de 25.000 personas, el mayor recital de rock que el país había conocido.

Muchas de sus canciones, como Rasguña las piedras o Bienvenidos al tren, se hicieron clásicos.

charly garcia

Su interés en la música surgió cuando aún era muy pequeño, lo que lo llevo en su adolescencia a desarrollar una personalidad rebelde, que encontró su máximo medio de expresión a través del rock.

Fue mientras cursaba la escuela secundaria que conoció a un personaje que sería fundamental en su vida de artista: Nito Mestre.

Ambos conformaron junto a Carlos Piegari, Beto Rodríguez y los hermanos Belia una de las históricas bandas de nuestro país, a la que dieron en llamar Sui Generis.

Luego de varias deserciones, finalmente la agrupación quedó convertida en un dúo, cuyo estilo musical predominante tenía mucho de folk norteamericano.

Para regocijo de sus seguidores, el dueto dejó registrados varios discos, comenzando con “Vida” en 1972, y culminando con “Adiós Sui Generis”, que retrató para siempre la separación del dúo en 1975.

Al año siguiente llegaría PorSuiGieco, una agrupación conformada por líderes del rock como Raúl Porchetto, León Gieco, Nito Mestre y María Rosa Yorio, con quienes Charly se dedicó a explorar el mundo del rock acústico.

Aquello no duró más de un disco, por lo que García conformó La Máquina de Hacer Pájaros, una de las bandas más novedosas de la época, debido a su estilo musical en el que el músico comienza a experimentar con el rock sinfónico.

La duración del grupo fue corta, pero llegó a tiempo para editar los álbumes “La Máquina de Hacer Pájaros” en 1976 y “Películas” en 1977.

En 1978 llega otro de los grandes hitos en la vida de Charly, cuando el músico conforma el grupo Serú Girán, dando lugar a una de las bandas más representativas del rock nacional.

Charly no se quedó quieto. En 1976, tocaba teclados, cantaba y era compositor principal de La máquina de hacer pájaros.

Lo acompañaba un grupo de músicos que venía de algunas de las bandas pioneras del rock argentino: el baterista Osear Moro, Carlos Cutaia en teclados, Gustavo Bazterrica en guitarra y el bajista José Luis Fernández.Las nuevas canciones de Charly ya eran más largas y complejas.

La música era distinta y La máquina no repitió el gran éxito de Sui Generis, aunque hicieron recitales de buena convocatoria.

El grupo sacó su segundo disco en 1977 y enseguida se disolvió.

Con el tiempo, se convertiría en una banda de culto. Algunos de sus temas más característicos son Bubulina, Rock and Roll e Hipercandombe.

El grupo fue disuelto por el propio García en 1982, dejando para la posteridad una colección de registros discográficos antológicos, como lo son los álbumes “Serú Girán”, “La Grasa de las Capitales”, “Bicicleta”, “Peperina” y “No llores por mí, Argentina”.

A partir de allí Charly García comenzó con su etapa solista, inaugurando este tramo de su carrera con el álbum “Pubis Angelical”, como banda de sonido de la película que lleva el mismo nombre, dirigida por Raúl de la Torre.

Le siguieron a este, importantes registros discográficos, tales como “Yendo de la cama al living”, “Clics modernos”, “Cómo conseguir chicas”, “Filosofía barata y zapatos de goma”, “La hija de la lágrima”, “Say No More”, “Demasiado Ego”, “Rock and roll yo”, entre muchos más, cada uno de ellos representando los cambios de la sociedad y la evolución del artista.

Su personalidad ha sido siempre la del verdadero músico de rock, por lo que en general la vida de Charly ha estado plagada de escándalos y envuelta siempre en la polémica. No obstante, es precisamente esa controversia, sumada a su talento, la que lo ha convertido en el máximo exponente del rock nacional.

Lo que queda para el futuro sólo él lo sabe.

En octubre de 1988, un show itinerante que difundía el ideario de Amnesty International sobre derechos humanos, se presentó en Buenos Aires, en el estadio de River. En la grilla figuraban el africano Youssou N’Dour, Tracy Chapman, Sting, Peter Gabriel y Bruce Spririgsteen, y era habitual que en cada punto de la gira se incorporasen dos números locales.

En Argentina los elegidos fueron León Gieco y Charly García, a quien se vio en muy mal estado durante la presentación, entre otras cosas, porque insistió en tocar con su banda cuando se estilaba que cada participante local lo hiciera solo.

Antes había habido un ensayo para que locales y visitantes abrieran el show cantando todos juntos una adaptación de Get up, stand up, tema de Peter Tosh, al que se había adaptado para que su letra reflejara la consigna del show: «Human rights now«.

Pero en el medio del ensayo, Charly paró a todos para decirles que lo que estaba mal. Esto ocasionó la  contrariedad de Bruce Springsteen.

Pero fue Sting el que se interpuso, escuchó a García, y acordó con él que la frase musical «Derechos humanos ahora», no sonaba cacofónicamente bien. De esa manera, Charly, impuso su criterio, y todos juntos cantaron «Derechos humanos ya».

Ver:Biografía de Rodrigo