Grandes Inventos Cronología del Transporte

Concepto del tiempo segun diferentes culturas Medicion del Tiempo

Concepto del Tiempo Según Diferentes Culturas

INTRODUCCIÓN:

Existen diferentes maneras de acercarnos al tiempo que ya pasó. Una de ellas es a través de los recuerdos y otra es a partir de los vestigios de la actividad humana, es decir, las fuentes históricas.

Todos nosotros guardamos en nuestros recuerdos y en las cosas que producimos o acumulamos la memoria del tiempo. Los álbumes de fotos, las cartas, los «recuerdos» de momentos especiales, las grabaciones y todo lo que preservamos de la destrucción nos ayuda a recuperar el tiempo pasado.

Sin embargo, nunca recuperaremos una imagen estática del pasado porque nuestro presente siempre determinará la forma que damos a los sucesos del tiempo que ya pasó

Para hablar del TIEMPO, consideramos oportuno remitirnos a la Biblia, cuya temática constituye el hombre, sencillamente como tal sin recurrir a adjetivos de ninguna naturaleza.

«El Libro de los Libros», dice David Ben Gurión, “comienza con la historia del primer hombre, que no era más que eso: sencillamente hombre”. De esa manera, la Biblia puede considerarse como la tradición y la historia del planeta Tierra y de la humanidad que lo habita.

Eclesiastés 2.3, nos relata de que en este mundo todo tiene su tiempo y todo lo que hay debajo del cielo pasa en el término que se ha prescrito.

Un tiempo para nacer

y un tiempo para morir,

Un tiempo para plantar

y un tiempo para arrancar lo plantado.

Un tiempo para destruir,

y un tiempo para construir.

Un tiempo para el amor,

y un tiempo para el odio.

Un momento para callar,

y un momento para hablar…

Definición del Tiempo

El hombre ha buscado definir el tiempo, ha tratado de responder algunas preguntas: ¿existe en realidad?, ¿Cuál es su forma?. ¿Es constante y eterno, o bien, cambiante y efímero?.

¿Cuándo se originó el tiempo? Hace unos 15 mil millones de años sucedió un fenómeno cósmico llamado Big Bang o «gran estallido» que dio origen al Universo.

Para el hombre primitivo, el tiempo era una sucesión confusa de días y noches, advertía la existencia de fenómenos de carácter cíclico… la luna cambiaba su forma…

Platón : “El tiempo es la imagen de la Eternidad, el tiempo es tanto una idea abstracta, como una realidad de la vida”

“El tiempo es implacable porque nunca deja fluir y todo lo que existe está sometido a su efecto”. (A.Einstein)

El tictac de los relojes parece un ratón que roe el tiempo. Alphonse Allais (1855-1905) Escritor francés.

El tiempo es como un río que arrastra rápidamente todo lo que nace. Marco Aurelio Emperador romano

¿Qué es, pues el tiempo?

Si nadie me lo pregunta, lo sé; si quiero explicarlo a quien me lo pide, no lo sé.

San Agustín (354-439) Obispo y filósofo

Medición del tiempo

El tiempo más inmediato lo medimos, lo controlamos, con el reloj y el tiempo más amplio lo medimos con el  Calendario. Mientras nos deslizamos por los años, los meses, las semanas, las horas, los minutos y los segundos, raramente pensamos de dónde vienen estas cosas o por qué hemos dividido el tiempo de una forma y no de otra.

No siempre ha sido así. Durante miles de años, el esfuerzo por medir el tiempo y crear un calendario factible ha sido una de las grandes luchas de la humanidad, un enigma para los astrónomos, matemáticos, sacerdotes, reyes y todos los que han necesitado contar los días que faltan para la siguiente cosecha, calcular cuándo hay que pagar los impuestos, o determinar el momento exacto de realizar un sacrificio para calmar a un Dios colérico.

Para el hombre primitivo, el tiempo era una sucesión confusa de días y noches, no obstante de ello, advertía la existencia de fenómenos de carácter cíclico… la luna cambiaba su forma…

El sol y la luna, establecieron con sus movimientos aparentes, puntos de referencia para medir el tiempo. Uno de los primeros instrumentos utilizados en la antigüedad fue el gnomon, una varilla clavada en el piso, cuyos cambios en su sombra determinaba el desplazamiento del sol en su ciclo diario.

Es imposible determinar cuando se descubrió que el movimiento aparente del sol se ajustaba a un ciclo temporal, desde luego que este fue el primer hallazgo científico del hombre. En este descubrimiento emplearon un punto de observación; tras comprobar que el sol no salía siempre por el mismo punto, fueron señalando por medio de estacas, la salida diaria del sol, al cabo de un tiempo, las estacas demostraron que después de 365 marcas, el sol volvía a salir por el mismo punto, ello dio origen al período de un año de 365 días.

Algo similar a lo mencionado, es el monumento megalítico de Stonehenge (al sur de Inglaterra), que constituye el mayor calendario del mundo, fue construido aproximadamente 2.500 años antes de nuestra Era.

El desarrollo de la civilización motivó la adopción de unidades regulares para medir el tiempo. El calendario es el sistema que se utiliza para marcar el tiempo en años, meses, semanas y días, la palabra calendario deriva del latín “calendarium”, con esa designación los romanos se referían a los libros de contabilidad. Calendarium viene de Kalendae, era el primer día del mes lunar, cuando se tenía que pagar las cuentas.

La palabra almanaque proviene del árabe (al-manakh, ciclo anual), los primeros almanaques eran unos calendarios que servían para documentar fechas de fiestas religiosas. En árabe “al-manakh” significa parada en un viaje.

Almanaque Bristol se originó en 1832 en Nueva Jersey por gestión del médico, Charles Bristol cuya faz ilustra la portada. El motivo de creación del almanaque, fue para que sirva de guía para que los pacientes tomaran sus medicamentos de forma correcta.

Posteriormente se añadieron otros datos como el santoral, los cuentos y los chistes. Bristol fue el dueño de la farmacia que aún conserva su nombre, en 1856 la firma Lanman y Kemp Barclay compró la empresa y añadió al almanaque anuncios de sus productos, como el Agua de Florida Murray y Lanman, el Tricófero de Barry o la Brillantina Alka

CONCEPTO DEL TIEMPO EN LAS DIFERENTES CULTURAS

Egipto, cuatro milenios antes de Cristo se conocía el año solar de 365 días, con 12 meses de 30 días y 5 complementarios. El inicio del año estaba determinado por la primera aparición en el amanecer de la estrella Sirius, este acontecimiento coincidía ordinariamente con la crecida del río Nilo.

Babilonia, 500 años a de C. el astrónomo Naburiano, calculó la duración de un año en trescientos sesenta y cinco días, seis horas y quince minutos. De Babilonia hemos heredado la semana de siete días, la hora de sesenta minutos, y el minuto de sesenta segundos, desde luego tenían formas ingeniosas para realizar esos cálculos, convirtiendo la sombra de las estacas en grados, minutos y segundos de ángulo, también utilizando Clepsidras o relojes de agua, datan de la antigüedad egipcia y se usaban especialmente durante la noche, cuando los relojes de sombra no servían.

Las primeras clepsidras consistieron en una vasija de barro que contenía agua hasta cierta medida, con un orificio en la base de un tamaño suficiente como para asegurar la salida del líquido a una velocidad determinada y, por lo tanto, en un tiempo fijo.

Los griegos, establecieron en el año 776 a. de C. un calendario luni-solar que contaba con 12 meses de 29 y 30 días alternativamente. El filósofo griego Heráclito, afirmaba que toda la existencia constituye un flujo en movimiento: » No puedes bañarte dos veces en el mismo río, pues las aguas que fluyen sobre ti son siempre nuevas». El tiempo es representado como un río, donde todo se halla sometido a un proceso de cambio en el instante en que es percibido.

En Roma el año luni-solar, constaba de 10 meses lunares, los meses estaban dedicados a sus dioses: Enero, procede de Jano, el dios romano. Su símbolo era una cabeza de dos caras, mirando al Este y al Oeste (por donde sale y se pone el sol). Febrero, nace del latín februa. Refiere a los Festivales de la Purificación. Era el mes en el que los psicólogos romanos se tomaban vacaciones. Marzo, nombrado así en honor a Marte, Dios de la guerra. Abril, probablemente derive de aperire (abrir), ya que es la estación en la que empiezan a abrirse las flores. Mayo, debe su nombre a Maia, la diosa romana de la primavera y los cultivos.

Las celebraciones en honor a Flora, la diosa romana de las flores, alcanzaba su punto culminante el primero de mayo. Junio, puede derivar de Juno, la diosa del matrimonio, o del nombre de un clan romano, Junius. Otros creen que nace de juniores (jóvenes) en oposición a maiores (mayores, por mayo). Julio, era el quinto mes del calendario romano primitivo, por lo que se llamaba quintilis.

En el año 44 a. C., luego del asesinato de Julio César, se lo llama Julio porque ese había sido el mes de su nacimiento. Agosto, se llama así en homenaje al primero de los emperadores romanos: Cayo Julio César Octavio Augusto. Septiembre, era el séptimo mes del calendario antiguo, por lo que se tomó su nombre de septem, siete. Octubre, durante los ocho años del emperador Riveritum se lo llamaba ¡octo!, que significa ocho. Noviembre, fue el noveno mes, en latín novem. Diciembre, es el mes más festivo del calendario gregoriano.

DIAS DE LA SEMANA

LUNES: Luna, Diana, diosa de la caza. MARTES: Marte dios de la guerra, MIERCOLES: Mercurio mensajero de los dioses JUEVES: Júpiter rey de los dioses, VIERNES: Venus diosa de la belleza SABADO: shabbath, DOMINGO: dedicado a Dios (Domine significa Señor)

AÑOS BISIESTOS

En el año 45 a. de C. Julio Cesar, decidió corregir los errores del antiguo calendario romano y encargo al astrónomo egipcio Sosigenes de Alejandría, la confección de un nuevo calendario introduciendo un día más cada cuatro años (año bisiesto), los meses de abril, junio, septiembre y noviembre tendrían 30 días. Enero, marzo, mayo, julio, agosto, octubre y diciembre con 31 días y febrero con 28 días, cada cuatro años, se duplicaría el 24, al que se conocía como el «Sextus calendas martias» (que significa sexto día antes de marzo).

El calendario judío es de tipo luni-solar, según Samuel, tiene su origen en la creación del mundo, corresponde al año 3761 antes de Cristo, comienza con la conmemoración de la salida de Egipto. Actualmente el calendario judío corresponde al año 5766. Para calcular el año que concierne con el calendario judío, se suma 3761 al año civil en curso. Los 7 días de la Creación marcan la unidad básica del calendario hebreo, que culmina con el Shabat, los días comienzan con la puesta del sol y terminan al anochecer siguiente

El calendario Musulmán, tiene su origen en Hégira, marca la huida de Mahoma (imagen izquiera) de la Meca a Medina en el año 622 de la era Cristiana, consta de 12 meses lunares de 29 y días alternativamente. La palabra Almanaque deriva del árabe Al-amanach o «circulo de los meses» o calendario.

En China el conocimiento de la astronomía se remonta al siglo IX a. de C. lamentablemente en el año 230 a. de nuestra Era, un emperador destruyó los textos antiguos, en los pocos textos que se salvaron, aparecen descripciones como el Solsticio de Invierno, El calendario era lunar y el año se hallaba dividido en 12 partes, comenzaba el día del Solsticio de Invierno

Los Mayas en el tercer milenio a.C., tuvieron un desarrollo astronómico polifacético, muchas de sus observaciones han llegado hasta nuestros días, por ejemplo un eclipse lunar del 15 de febrero de 3379 a.C.. Conocían con exactitud la posición de los planetas, y la periodicidad de los eclipses. El Calendario Maya se inicia con el día cero, de acuerdo al cómputo del tiempo correspondería al 8 de junio de 8498. El año maya comprendía 365 días.

Los Aztecas tenían dos calendarios, uno de ellos determinaba sus ceremonias religiosas. El más importante, llamado Tonalpohualli, que ha sido encontrado tallado en una gran piedra, que se conserva en el Museo Nacional de México. Consiste en la unión de una serie de veinte signos, con otra serie de 13 números, la combinación de ambas series proporciona 260 días.

La cultura Incaica (Perú y Bolivia), tuvo un gran desarrollo, los incas conocían la revolución sinódica de los planetas con admirable exactitud, las anotaciones en los quipus (cordeles con nudos) marcaban los días del calendario, que consistía en un año solar de 365 días.

CALENDARIO GREGORIANO.-

El Papa Gregorio XIII (imagen izquierda) introdujo el calendario que lleva su nombre, reunió a los mejores astrónomos de la época, los cuales establecieron que en el Calendario Juliano, se presentaba un desfase de 11 días, el equinoccio de primavera caía el 11 de marzo en lugar del 21 de marzo y la Iglesia Católica enfrentaba una creciente confusión para determinar fechas como la Semana Santa.

Eventualmente como resultado del Concilio de Trento (1545-1563) se encomendó al Papa hacer las reformas necesarias al calendario, en el mes de octubre de 1582 el Papa Gregorio XIII literalmente descontó diez días con el fin de restaurar el equinoccio de primavera a la fecha correspondiente. Al abolir 10 días, del jueves 4 de octubre que correspondía al Calendario Juliano se paso al día siguiente viernes 15 de octubre, dando origen al primer día del Calendario Gregoriano.

Este cambio, suscitó algunas curiosidades, por ejemplo los dos exponentes más importantes de la Literatura Castellana e Inglesa: Don Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare murieron en la misma fecha. pero con diez días de diferencia (Inglaterra no adopto del Calendario Gregoriano hasta el año de 1752.

Santa Teresa de Jesús murió el 4 de octubre de 1582, le dieron sepultura al día siguiente el 15 de octubre de 1582.

El , que es el que utilizamos actualmente, tiene un error de un día cada 3.000 años.

CONCEPTO DEL TIEMPO EN EL CRISTIANISMO

Con la consolidación del cristianismo, la noción de tiempo experimentó un importante cambio, ya que esta religión niega la posibilidad de un tiempo cíclico. La pasión, muerte y resurrección de Jesucristo son hechos únicos, irrepetibles, y dan un sentido a la existencia humana. De esta manera el tiempo es considerado fundamentalmente lineal y orientado hacia el futuro, y el sentido de toda la historia aparece como un desplazamiento en el tiempo, que tiene su origen en la creación y que culminará en el juicio final, que será el final de los tiempo.

LOS RELOJES

En el siglo XIII, en el lindero final de la Edad Media, apareció la primera máquina industrial: el reloj. Los relojes primitivos, fabricados por herreros, estaban hechos de acero y sufrían de la expansión y contracción que provocaban los cambios en la temperatura. Eran inexactos en un rango de 15 a 30 minutos al día y tenían que ser ajustados diariamente. Su propósito inicial era hacer sonar las campanas cada hora en las torres de castillos, iglesias o centros de población.

En el siglo XV se inventaron los relojes de una manecilla para marcar las horas y en 1505 el herrero alemán Peter Henlein consiguió construir relojes mecánicos tan pequeños que podían llevarse en el bolsillo. Estos relojes, que se popularizaron con el nombre de «relojes de saco» se montaban en cajas y en lugar de pesas utilizaban resortes. Se llevaban en una bolsa, sonaban cada hora y funcionan durante unas 40 horas.

La primera revolución relojera se dio en el siglo XVII, cuando el científico holandés Christiaan Huygens inventó el reloj de péndulo, alcanzando una exactitud similar a la de los relojes de sol. El péndulo de Huygens funcionaba movido principalmente por las fuerzas de la gravedad y sus relojes fueron los primeros cronómetros capaces de contar los segundos. La idea de emplear el péndulo para su aplicación al reloj la había formulado en 1636 Galileo Galilei pero, viejo y ciego, no la pudo llevar a la práctica.

En el primer reloj eléctrico, que se inventó en el siglo XIX, el péndulo no se movía gracias a la acción de la fuerza de la gravedad sobre una pesa, sino mediante un electroimán alimentado por una batería. En 1914 el norteamericano Henry Ellis Warren accionó un reloj mediante un dispositivo electromotor y gracias a esto inventó los primeros relojes eléctricos fiables.

Con el desarrollo de la tecnología, se descubrió que un cristal de cuarzo vibra con una frecuencia de 16.000 a 30.000 ciclos por segundo; en 1948 se construyó el primer reloj atómico, con un margen de error de diez mil millonésima de segundo, lo que equivale un error de un segundo cada 300 años.

Los científicos alemanes han construido un Superreloj CS1, de cesio, con un peso de una tonelada, durante un año de funcionamiento, ha permitido calcular que tiene un error de un segundo cada treinta millones de años. Su funcionamiento se halla relacionado con la Escala Coordinada del Tiempo Mundial, su sincronización perfecta en el ámbito internacional, es indispensable para las redes de noticias, mediciones de la tierra efectuadas a gran distancia para todo tipo de orientación tanto en la aviación como en la navegación

EL RELOJ DE LA CATEDRAL DE SUCRE

El arzobispo Pedro Miguel de Argandoña encargo la compra en Londres (1765) de un reloj para la catedral de Sucre, con un costo de 568 libras esterlinas.El reloj arribó en barco a Buenos Aires, fue trasladado a Sucre en una recua de mulas, vía Jujuy. En 1784 llegó a Sucre, se estrenó en 1786, hasta el día de hoy sigue en funcionamiento

EL TIEMPO EN LA LITERATURA.-

En la literatura el concepto del tiempo ha sido motivo de permanente especulación. Dante, imagina emprender un viaje por los fantásticos ambientes que se ofrecen para el alma humana, lejos de la vida terrenal, citando pasajes anteriores a su vida y profetizando acontecimientos como el descubrimiento de nuevas tierras en occidente.

Goethe, describe a Fausto vendiendo su alma a Mefistófeles a cambio de revivir su pasado. Así podríamos mencionar innumerables obras de la literatura mundial que tienen como argumento fundamental el tiempo y el espacio: Julio Verne en «20.000 leguas de viaje submarino». H.G. Wells en su obra «La máquina del tiempo», que cautivo la imaginación con el lanzamiento de su viajero en el tiempo.

Jorge Luis Borges, vivió fascinado con el concepto del tiempo. Borges define: «El tiempo es la sustancia de que estoy hecho, el tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; él es el tigre que me destroza, pero yo soy el tigre. Es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego».Borges resume el concepto del tiempo en un solo momento «el momento en que el hombre sabe para siempre quién es».

”Mirar el río hecho de tiempo y agua

y recordar que el tiempo es otro río,

saber que nos perdemos como el río

y que los rostros pasan como el agua.

EL TIEMPO FISICO Y EL TIEMPO BIOLOGICO.-

Desde el punto de vista biológico, todos los ritmos naturales que afectan la vida del hombre, se hallan regulados por el tiempo. La duración del hombre, al igual que su estatura, varía según la unidad que se utiliza para medirla, la vida del hombre se mide valiéndose los movimientos de las agujas del reloj. Para el reloj que mide el día de un niño, es igual al de sus padres, pero en realidad esas 24 horas representan una fracción muy pequeña en la futura vida del niño, y una fracción muy grande en la vida de sus padres, de esa manera el valor del tiempo físico varía según miremos el pasado o el futuro.

Al describir un tiempo físico, necesariamente debemos referirnos a un tiempo fisiológico. Este se halla presente en todos los niveles fisiológicos del universo, ya sea en el soma de una célula o en el mismo hombre. El tiempo fisiológico depende de las modificaciones del medio y la respuesta de los seres a esas modificaciones. El tiempo fisiológico, difiere del tiempo físico, por que no tiene la precisión de un reloj.

La relación que existe entre el tiempo físico y el fisiológico es comparada por Alexis Carrel «Como un ancho río que corre por la llanura. En los albores de la vida, el hombre corre alegremente a lo largo de la orilla, va más deprisa que la corriente. Hacia el medio día su marcha disminuye, las aguas se deslizan con tanta rapidez como su paso. Al anochecer, el hombre está fatigado, la corriente continúa con su flujo. El hombre se queda atrás, luego se detiene y cae para siempre, el río sigue su curso inexorable».

En realidad, el río nunca ha acelerado su marcha, sólo se tiene esa ilusión al retardo progresivo de nuestro paso. Cada uno de nosotros es el hombre que corre a lo largo de la orilla del río y ve pasar las aguas del tiempo físico.

Dr.Antonio Dubravcic Luksic
Ex Catedrático de Nefrología –Facultad de Medicina –Universidad de Chuquisaca, Bolivia
Ex Editor de la Revista del Instituto Médico “Sucre” (Bolivia
Premio Nacional al Mérito Profesional (Medalla de oro) otorgada por el Colegio Médico de Bolivia (1998) Premio al mérito profesional (medalla de oro) otorgada por la Sociedad Boliviana de Urología

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Cejudo Velásquez P. “Cuando Israel cumplió treinta años” pág 17 Instituto Central de Relaciones culturales Israel, Ibero América, España y Portugal Imprenta Trejos Costa Rica 1978

“La Biblia: Dios habla hoy” Eclesiastés 3.1; pág 810; Sociedades Bíblicas Unidas. CELAM, Puebla México 1979

Gran Historia Universal Larousse “El nuevo calendario” Vol. N° 9 Pág. 1101 Impreso Cochrane Santiago Chile 1999

Welss George “Breve historia del mundo” Discursos de David Ben Gurion, cap XXII, Centro de Información de Israel, Jerusalén 1972

Millán Saúl, García Paola “Lagunas del tiempo” Instituto Nacional de Antropología e Historia México 2000

López María Jesús “El calendario musulmán” Edit La Alambra, Granada, España 1999

Ibáñez Martí Félix “El misterio y el secreto” Ensayo del Director; Revista MD en Español Vol. IX; N° 5; Mayo 1971

Chalaby Abbas “Egipto” Los Orígenes Casa editora Bonechi; Florencia Italia 1996

“La aventura del Arte” Mesopotamia y Egipto; Revista MD Vol IX N° 5 Pág. 57 Mayo 1971

Needhan Joseph “La histórica civilización de la China” MD en español Vol. X N° 3; 1972

Bataller Estornell Francisco

http://www.fh.userena.cl/ciel/octavio_paz_identidad_y_lenguaje

Castro Leal M. “México Arqueológico” Calendario Maya, Calendario Azteca; Monclem Ediciones Florencia Italia 1998

Culto Solar Diccionario histórico de Bolivia T. 1: 649; Edit. Tupac Katari

Borges Jorge Obra poética, 2. Edición Emecé Editores (Buenos Aires, 1977) Alianza Editorial. Biblioteca Borges. Madrid, 1998.

Historia del Paraguas Sombrilla Quitasol Historia de los Inventos

Historia del Paraguas – Grandes Inventos

El paraguas tuvo su origen en los tiempos primitivos, pues parece que ya estaba en uso entre los chinos en el siglo XI a. de J. C.; también lo usaban los asirios 600 años antes de nuestra era. En los bajorrelieves de Nínive, en los frescos de las tumbas y los palacios de Tebas y Menfis, en los vasos pintados de Etruria y de Grecia, vemos unas especies de paraguas o quitasoles que eran de hojas de árboles, pieles, cañas o telas. También diferían sus dimensiones, pues fueron bastante grandes en China y muy pequeños en Asiria y Babilonia.

En cuanto a su altura, por lo general excedía la de un hombre. Adoptado por los europeos, el quitasol se convirtió en paraguas, y si bien hubo una época en que las damas elegantes lucieron hermosas sombrillas de encaje, seda y puntillas, en la actualidad han caído en desuso entre los pueblos occidentales. Aunque nosotros no le atribuimos ningún carácter de dignidad, durante mucho tiempo fue un objeto noble.

Hasta llegó a ser un atributo de la divinidad; simbolizaba la protección de un poder superior, que se extendía alrededor del dios encima del cual se colocaba. En ciertas fiestas griegas se desplegaba una sombrilla encima de las estatuas de Dionisio (Baco), de Deméter (Ceres) y de Hermes (Mercurio). En las procesiones de la India las figuras de los dioses desfilaban bajo la protección de parasoles.

Historia del Paraguas- Grandes Inventos

Historia del Paraguas

Una procesión de dignatarios de la antigua China. La sombrilla de papel, de dos o tres planos,
indicaba la dignidad de los personajes a los cuales estaba reservada.

En épocas más recientes se vieron papas que, al presentarse ante las muchedumbres, iban precedidos por dos sombrillas las cuales simbolizaban el poder espiritual y el temporal respectivamente. En Etiopía y en Marruecos, los soberanos ejercieron siempre sus funciones bajo un quitasol. y, sin duda, procede del Oriente la costumbre veneciana de adoptar la sombrilla como símbolo del poder del dux. Sin duda los chinos y los japoneses fueron los primeros en considerar el “dosel portátil” como un instrumento útil y en vulgarizar su empleo.

Las damas griegas inmediatamente vieron en él una prenda de su atavío. En lugar de llevarlo ellas mismas, lo hacían llevar por un esclavo.

Las matronas romanas siguieron el ejemplo. El uso del umbráculum (quitasol) se mantuvo en Italia aun después de la caída del Imperio; pero en el resto de Europa se reservó exclusivamente para las ceremonias del culto, en las cuales cumplía la misión del palio actual.

Durante el Renacimiento el paraguas se puso nuevamente de moda, y a menudo su uso estaba reservado a los caballeros que debían emprender largas marchas a caballo. Debemos señalar un detalle curioso de los paraguas italianos del siglo XV: los mangos de madera, que eran ya muy pesados, se recubrían de cuero, con lo cual su peso llegaba a los dos kilogramos. Después del siglo XVI, los jesuitas introdujeron el usó de la seda en la fabricación de estos accesorios.

Las damas de compañía de Catalina de Médicis restablecieron el uso del paraguas, que desde entonces se ha extendido cada vez más. París se encargó de refinar paulatinamente la forma de las sombrillas, introduciendo sutiles y oportunas variantes. Las elegantes de esa ciudad, centro de la moda, decidieron que no debía emplearse indistintamente el mismo accesorio para protegerse de la lluvia y de los rayos del sol. La seda más fina ~ el encaje más vaporoso se emplearon para embellecer lujosas sombrillas que, durante el reinado de Luis XIV, cubrían las elegantes cabezas de las damas de la corte.

Los hombres —que consideraban la sombrilla como un accesorio demasiado afeminado— la adoptaron en el siglo XVIII. Es sabido que en Inglaterra, aún hoy, todo hombre serio que se dirige a su oficina no salé jamás de su casa sin colgar antes de su brazo el paraguas rigurosamente enfundado, dispuesto a abrirlo al primer amago de lluvia.

En la época de Luis XV aparece el en-toztt-cas en su doble función dé sombrilla y paraguas, como su lejano antepasado. También tienen este doble uso las graciosas sombrillas japonesas, hechas con papel resistente de varios colores y hermosos diseños. Hoy el paraguas no está tan de moda. En parte, lo reemplazó el impermeable, que tanto usan hombres como mujeres.

Historia del Papel y Su Fabricacion Cronología de su Evolución

Historia del Papel y Su Fabricación
Cronología de su Evolución

INTRODUCCIÓN: El más antiguo documento escrito se remonta a unos 2200 años a.C. Fue hallado en Egipto y está hecho en papiro (papyrus), película extraída de una caña que crecía a orillas del Nilo. En China, hacia el año 500 a.C, los sabios escribían en tiras de bambú por medio de varillas de madera que impregnaban en pigmentos. Un siglo más tarde se usó la seda, que, por su flexibilidad, podía ser arrollada. En Asia Menor, en la ciudad de Pérgamo, era utilizada para la escritura la piel de oveja previamente lavada y raspada, a la que se le daba el nombre de pergamino.

Taller de imprenta según un grabado del siglo XVI. En primer plano, un artesano compone el texto; más atrás, otro entinta un texto ya armado. A la derecha, un tercero imprime.

En el año 105 de nuestra era, en China, se ensayó un método para producir papel a partir del tallo del bambú; los tallos se cortaban en trozos, se les sacaba la corteza y, por medio de punzones afilados, se separaban sus fibras, que eran ablandadas hasta transformarlas en una pasta. Esta pasta, mezclada con agua de arroz, se extendía sobre un tamiz y se prensaba, hasta obtener una lámina seca.

Este procedimiento continuó perfeccionándose en su país de origen y, a mediados del siglo xn, fue introducido lentamente por los árabes en Europa. La invención de la imprenta de caracteres móviles en 1438, por Juan Gutenberg, tuvo como consecuencia un rápido impulso en la fabricación del papel.

En sus comienzos, el proceso de fabricación era básicamente manual, pero a partir de 1800 se construyeron las primeras máquinas, con lo que se logró un rápido aumento en la productividad y, consecuentemente, una disminución de su costo en un 75% del original.

En la actualidad, existen máquinas que producen cintas continuas de papel de hasta 10 m de ancho, de las que pueden elaborarse hasta 5.000 m por minuto.

El papel en China y Japón: Se cree que el papel fue inventado en China , hacia el año 200 a. C., y ciertamente, existen ejemplos de papel descubiertos junto a tablillas de madera que contienen esa fecha. Los primeros papeles son de seda y lino, pero de pobre calidad para la escritura, y por ello fueron utilizados principalmente para envolver.

el papel, fabricacion

Historia de la Fabricación del Papel

La invención del papel se atribuye a Ts’ai Lun , en el 105 a. C. En esa época era el jefe de los eunucos del Emperador, y estaba al frente de los suministros de la Casa Real. Ts’ai Lun fue el primero en organizar la producción del papel a gran escala, y se las arregló para conseguir las patentes exclusivas para hacerlo. China en ese tiempo era ya una sociedad burocrática que requería documentos en abundancia para llevar sus registros por escrito.

Estaban sentadas las bases para el desarrollo de un material más ligero, fácil de almacenar y transportar que las existentes tablillas de madera o las telas de seda.

Debe citarse el importante papel que los caracteres chinos o ideogramas jugaron como forma de unificación, por su capacidad de ser comprendidos por gentes que hablaban distinas lenguas, desde la misma China , hasta Corea o Japón , y cuyas culturas fueron influidas por la primera: hablaban lenguas distintas, pero todos comprendían lo que escribían los demás.

Es en esa época cuando el papel comenzó a ser usado para registrar la escritura, y ya surgen los métodos tradicionales de fabricación de papel kozo (es probablemente la fibra más fuerte y resistente de de todas las fibras empleadas en la fabricación manual de papel. Sus largas y nervudas fibras no se deforman con el uso, son de unos 10 mm de largo, y se mantienen firmes incluso cuando se arrugan o doblan) y los de corteza de morera ( Thai-sa ). 

China en el siglo IX, usa el bambú como fibra, anticipándose a la pulpa de madera  empleada por los fabricantes de papel en Europa, ya en el siglo XVIII. Para el siglo X, ya se empleaban las marcas de agua, el uso del papel como dinero y la impresión. La manufactura del papel se extendió de China a Corea.

En el año 610, el sacerdote Ramjing de Koryo en Corea, fue a Japón para brindar accesoria en la producción de pinceles, tinta y papel. Ese fue el comienzo de una seria producción de papel en Japón.

Expansión hacia Occidente (Asia, África)

El papel entro por la ruta del Oeste, cruzó el Turquestán, Persia, y Siria, para finales del siglo V, el papel era usado en toda Asia Central. Gracias a una invasión en territorio chino, la fabricación del papel se extendió hacia el oeste vía Samarkanda. Los fabricantes de papel chinos se vieron forzados a revelar el secreto del arte de fabricar papel a cambio de la libertad o de sus vidas. La producción se establece en Samarkanda en el año 751, usando el abundante lino local y cáñamo para producir un papel de suave y fibrosa apariencia.

En el 795, una segunda fabrica comenzó a funcionar en Bagdad, usando fabricantes de papel chinos. Desde allí se extendería un arte perfecto hacia el norte de África. Los árabes fueron los que introdujeron varias innovaciones, incluyendo medidas estándar y colores, un método para envejecer el papel, más la introducción de alambres en los moldes. (Hacer un esquema de los distintos tipos de fabricación de papel).

La llegada del papel a Europa (732)

No pasaron más de mil años, cuando España es conquistada por los Moros, y la producción de papel llega a Europa. Los árabes no perdieron tiempo en establecer talleres locales para la producción de papel.

El primer taller fue fundado en Córdoba en 1036, seguido por otro en 1144, en el pueblo de Xátiva (Játiva) en la costa oriental de la Península Ibérica. Uno de los primeros ejemplos de papel realizado en España puede encontrase en el Monasterio de Santo Domingo, de Silos, cerca de Burgos, incluyendo manuscritos del siglo X, la mayoría de las páginas se hacían de vitela , las de papel estaban fabricadas con largas fibras de lino y contenían una proporción de almidón similar a la del clásico papel árabe.

En ese tiempo España, fue el principal centro de las enseñanzas clásicas, de la medicina y matemáticas, por eso el papel jugo un rol insignificante. Posteriormente es en Italia donde encontramos la fabricación del papel, y se piensa que su extensión tuvo lugar a través de España o Sicilia con las Cruzadas.

La primera referencia sobre producción del papel en Italia, es de 1275-1276, en el pueblo de Fabriano, aún famoso tanto por sus papeles realizados a mano, como los obtenidos en moldes cilíndricos o en modernas maquinas industriales para elaborar papel. Otros talleres se extendería pronto por toda Italia. Fabriano, es importante para el desarrollo del papel, por su introducción de papel de trapo, satinado con una cola de gelatina animal.

Esta técnica fue muy bien recibida por los escribas y llevó a una mayor aceptación del papel como sustituto del pergamino, ya que permitía a las agudas plumas de ave del momento, trazar libremente sin rasgar la superficie del papel, y que la tinta no penetrara en las fibras absorbiendo como un secante. La técnica de escritura con pluma, predominante en Europa, en contraste con la escritura caligráfica de pincel llevada a cabo en Asia, vino a definir las diferentes características del papel europeo de ese periodo, si lo Para el siglo XIV, Italia aventajo a España y a Damasco en la producción del papel.

Una clara aportación de los productores de papel europeos fue la invención del taller de estampado, esto se hacia con un rueda hidráulica, los timbres se manejaban por acción de golpes en forma vertical con el fin de desfibrar la pulpa en agua, está técnica se uso hasta finales del siglo XIII.

Esta máquina producía e hidrataba muy bien las fibras. Superior a esto los holandeses, produjeron un golpeador. Sin embargo algunos de los estampados fueron herrados y esto contamino al papel.

La producción fue lenta, entro por el norte hacia el resto de Europa, pero a mediados del siglo XIV, existieron talleres cerca de Languedoc y Angoulem, los cuales aun funcionan en forma de Papeteries Moulin du Verger du Puymoyen. Las marcas de agua eran famosas en los pliegos de papel, y fueron las primeros en usarse en1539. A finales del siglo los centros que fabricaban papel se establecieron por toda francia. La evidencia indica que los talleres de papel existieron en Augssburg, Cologne y Mainz por 1320.

En 1390, se utilizaron artesanos de Lombardy, Ulman Stromer, equipado un taller cerca de Nuremberg, probablemente sea el primer taller de papel manufacturado que publicara un libro ilustrado por el artista suizo, Jost Amman. La ilustración es uno de las 139 profesiones y negocios mostrados en dicho libro. Los fabricantes de papel llegaron a establecerse en los países bajos en 1586, con los talleres Lunipart y Van Aelst cerca de Dordrecht, aunque un primer taller existió en Gennep, en 1428. En los siguientes ocho años de guerra, (1568-1648), Holanda, fue productor importante de papel cuando Amsterdam, llego a ser un albergue para los refugiados y comerciantes de toda Europa.

Para 1579, continuo la invención de la imprenta y existio una diferenciación entre el impreso en dibujo y la escritura en papel.  El primer papel hecho en Inglaterra fue producido al rededor de 1490, en el taller de John Tate, cerca de Stevenage en Hertfordshire. El segundo taller en Inglaterra se estableció en los 50 años posteriores en Fen Ditton, por Thomas Thirlby, quien más tarde llego a ser obispo de Ely.

El primer conocimiento de los talleres ingleses comenzó en 1558, en Dartford, Kent; con el alemán John Spilman, quien obtuvo una patente exclusiva de la reina Elizabeth, para recolectar trapos viejos y elaborar papel. En 1610, un taller fue fundado en Wookey Hole, donde el papel continua aún fabricandose. Durante los siglos XVIII y XIX, Inglaterra estableció una principal producción de papel con alta calidad en talleres como el de Hodgkinsons; en Wookey Hole, y el famoso taller Whatman en Maidstone, Kent.

papel fabricacion

Fabricación del Papel

Manufactura del Papel en una Imprenta (grabado del siglo XVII)

El papel en América

La producción de papel fue introducido por primera vez hacia el interior de las Américas, por los españoles, cerca de la ciudad de México alrededor de 1580. Antes de la llegada de los españoles el papel fue usado como sustancia por los Mayas y Aztecas . De forma semejante los hawaianos producían papel suave, lo sacaban de la corteza de los árboles de higo o mora.

Esta técnica aún es usada por los indígenas del sureste de México. Sin embargo las sustancias puras no se clasificaban como papel. En primer taller de papel en Norte América, se estableció en Pennsylvania, en el Wissahickon Creek cerca de Germantown por William Rittenhause. En poco tiempo otros talleres se establecieron. Como el taller de Ivy, por Thomas Willcox, quien motivo a otros productores de papel, y fue distinguido por producir papel para impresos y actividades publicitarias de Benjamín Franklin.

Posteriormente en el siglo XVIII y XIX, con la tecnología de impresión se desarrolla un incremento en la alfabetización, simultáneamente los fabricantes de papel mejoraron sus mecanismos de producción de papel. La primera maquina para elaborar papel fue inventada por el francés, Nicholas Louis Robert, un empleado del taller Didot en Francia. El cuñado de Roberts, John Gemble, saco una patente británica en 1801, la cual fue desarrollada y financiada en Inglaterra por Hery y Seale Fourdrinier, con la ayuda del joven maquinista llamado Brian Donking, quien construyo self acting y automatizo la maquina en Hertfordshire, en 1803, la efectividad de ésta creo una sensación.

El principio básico de de la máquina Fourdrinier, es suspender la pulpa de papel en agua, que es derramada con un movimiento horizontal, las vibraciones de lado a lado causaban que las fibras se intercalaran una con otra. En ese momento esto fue conocido como Dandy, el cual presiona mayormente el agua, al mismo tiempo que imprime las marcas de agua o líneas extendidas, sobre la pulpa del papel. Después, esto es transportado a cilindros calientes y secos para que al final del proceso se devanara en un largo rollo perfectamente seco. La mejor producción mundial del papel, es elaborado al estilo de la maquina Fourdrinier.

Otro tipo de maquina para fabricar papel que apareció en este tiempo, fue un maquina con molde cilíndrico. Que comienza con un movimiento lento, este proceso es capaz de producir papel similar en apariencia y sentirse como papel hecho a mano mano. Sin embargo en Inglaterra, un número de individuos estaban trabajando independientemente en una maquina de este tipo, uno de ellos fue John Dickenson, quien produjo la primera maquina comercial en 1809.

LA PRIMERA FABRICA DE PAPEL EN AMERICA:

Entre los hugonotes que emigraron de Francia a América cuando Luis XIV, en 1685, revocó el edicto que permitía la libertad religiosa, había muchos obreros diestros en la fabricación de papel. Estos obreros no permanecieron mucho tiempo ociosos en el Nuevo Mundo, porque en 1690 la ciudad de Roxborough, cerca de Filadelfia, ostentó la primer fábrica de papel en América. Fue montada y dirigida por Guillermo Rittenhouse.

Cuarenta años después una Compañía obtuvo en Nueva Inglaterra la exclusiva para manufacturar papel en la provincia de Massaehusetts por diez años. Un privilegio semejante fue el que se concedió a Spielman en Inglaterra en 1589 para «recoger toda clase de trapos, rollos o fragmentos de pergamino, recortaduras de naipes y redes viejas de pescar para hacer de todo ello toda clase de papel blanco de escribir y prohibiendo a toda otra persona la fabricación de papel por espacio de los primeros diez años».

La primer máquina para fabricar papel no hizo la fortuna de su inventor:

Los términos en que se concedió a Spielman su privilegio indican la naturaleza de las primeras materias con que contaba para fabricar su papel. Los productos de su fabricación, como los de todos los demás fabricantes de papel hasta el fin del siglo XVIII, eran enteramente elaborados a mano, hoja poi hoja; los trapos empleados como primera materia eran batidos y deshechos en fibras por medios mecánicos muy primitivos que primeramente fueron movidos a mano y después por la fuerza del viento o del agua.

Los procedimientos eran tan lentos que la cantidad de producto fabricado era necesariamente muy limitada, resultando de todo ello que la provisión de primeras materias con que se podía contar bastaba siempre para satisfacer las demandas de la fabricación. Pero aunque las operaciones para la fabricación del papel sean algo intrincadas, no resultan tan complejas que no puedan efectuarse mecánicamente En 1798, Luis Robert, un obrero de una fábrica francesa de papel, adquirió una patente sobre una máquina que fabricaba papel formando una hoja continua.

Como otros muchos que conciben la idea de un gran proyecto, Robert no obtuvo la recompensa de ver aplicadas en la práctica sus ideas. Quedó para otro el contribuir, no sólo con su habilidad y destre ¿a, sino en este caso con su fortuna, an tes que la máquina quedase definitivamente perfeccionada. Enrique Fourdrinier, que se halló en este caso, fue un in glés, hijo de uno de los fabricantes de papel a mano de la antigua escuela. Este Enrique Fourdrinier, con su hermano Sealy, empleó y perdió 300.000 dólares en desarrollar la máquina, que fue la primera que abrió el camino para suministrar las ilimitadas cantidades de papel que ahora el fabricante puede producir. Sstos hermanos pueden considerarse como los fundadores de la fabricación moderna del papel, pues tan completa fue su invención, que las máquinas primitivas difieren muy poco de las más modernas actualmente usadas.

Necesidad de encontrar nuevas primeras materias para la fabricación del papel Fourdriniei adquirió su primera patente en 1801, y merced a su máquina la industria recibió el impulso extraordinario que ha originado el desarrollo de los aparatos adicionales y el equipo de las fábricas modernas de papel.

Con el tremendo desarrollo de la nueva industria vino, naturalmente, la insuficiencia de la primera materia hasta entonces empleada, o sean los trapos. La demanda por papel adquirió enormes proporciones; nuevos métodos de transporte facilitaron, al mismo tiempo, la distribución de la correspondencia y, como consecuencia, ésta creció extraordinariamente y se multiplicaron también los periódicos. Encontrándose el fabricante con maquinaria capaz de suministrar grandes cantidades de producto y con mercado para éste, se vio obligado a buscar por todas partes nuevas fuentes de primeras materias. Era necesario encontrar una substancia vegetal que pudiera disgregarse en sus fibras constituyentes para reemplazar a las fibras que entran en los trapos de lino y algodón, etcétera, que hasta entonces se habían empleado exclusivamente.

La avispa ha poseído el secreto de hacer papel por siglos y siglos Probablemente el fabricante de papel no ha acudido a la avispa como guía; pero, sin embargo, en este insecto estaba el secreto del problema. La avispa ha estado desde los principios de la historia de los insectos masticando fibras vegetales, tanto leñosas como herbáceas, y produciendo papel con ellas, y esto es lo que hoy día hace la moderna maquinaria con que el papel se fabrica; viene a ser ésta una avispa mecánica colosal que mastica la madera y la hierba y la paja de los cereales y traba sus fibras, constituyendo hojas de papel de miles y miles de metros de extensión.

El esparto fue la primer substancia vegetal con la cual se obtuvo excelente resultado práctico, desarrollándose un extenso comercio con el papel fabricado con este material; en su consecuencia el sur de España y algunas reglones del norte de África fueron explotadas para la obtención de la primera materia que repentinamente había llegado a ser el artículo que se necesitaba. Pero muy pronto la demanda excedió a la primera materia disponible, como había sucedido con los trapos. Allí donde los traperos habían sostenido en los antiguos tiem pos el movimiento del mercado, ahora, con el desarrollo de la educación, ni los trapos ni las enormes provisiones de esparto bastaron para satisfacer las necesidades de las fábricas de papel. El trapo rinde próximamente la mitad de su peso en papel, el esparto la sexta parte de su peso; por consiguiente, hubo necesidad de buscar otros materiales.

La busca por todo el mundo de materiales para fabricar papel
El mundo entero ha sido escudriñado en bnsca de materiales vegetales apropiados para la fabricación del papel. En las oficinas de las fábricas puede el visitante ver multitud de pequeños manojos de fibras vegetales numeradas y descritas. El agente investigador envía desde tierras lejanas tales muestras con notas que dicen poco más o menos: «Los naturales de esta tierra llaman a esta substancia de tal modo y la emplean para tales y cuales menesteres.»

El fabricante consulta al botánico y al químico, pidiéndoles contestación a las siguientes preguntas: ¿Se podrá fabricar con este material bramante o sogas, tela para sacos o lonas y, sobre todo, se podrá con ella fabricar papel?. En todos los laboratorios químicos de América y de Europa se están realizando constantemente experimentos con objeto de descubrir nuevas primeras materias aprovechables para la fabricación del papel entre ¡as muestras que se envían de todos los ámbitos del Globo. Edison envió emisarios que hicieron una expedición por todo el mundo en busca de materiales apropiados para los filamentos de su lámpara de incandescencia, pero los fabricantes de papel tienen comisionados que constantemente hacen sus investigaciones por todos los rincones de la Tierra, consiguiendo resultados sorprendentes.

El fabricante de papel recibe el lino
de Rusia, de Turquía, de Italia, de Egipto, Francia, Bélgica e Irlanda; cáñamo de Rusia, de Italia, de Turquía, de Hungría y de Nueva Zelandia, y el mejor que la India puede producir. Utiliza algodón de la porción sur de los Estados Unidos, del Egipto y de la India; paja de Holanda, de Alemania, de Norte América; yute de la India; esparto de España, Argelia, Túnez y Trípoli.

Estos son los principales manantiales de aprovisionamiento regular y corriente. Pero no bastan Se ha requerido al químico para analizar todos los artículos de los que se esperase alguna utilidad y, en definitiva, el químico ha informado favorablemente respecto a la paja del lino, a la corteza de los plátanos o bananas, al bambú, al bagazo resultante de la trituración de la caña de azúcar, a la turba y a los desperdicios de la cascara de la semilla del algodón. El fabricante de papel, después de oír a los químicos, ha vuelto a la Naturaleza en busca de inspiración.

Efectivamente, la Naturaleza, en su laboratorio, no desperdicia nada y, de un modo análogo, el fabricante de papel ha encontrado como primeras materias para su industria productos desechados como inútiles que, sin embargo, rinden más riqueza que las escondidas en todas las toneladas de residuos que contienen radio y esparcidos por los basureros de toda gran ciudad en los días en que el radio era desconocido.

La industrialización del papel en China y Japón

(1853) Al final del siglo XIX, la historia de la fabricación del papel se perdio en un circulo total, pero posteriormente en 1853, las maquinas se introdujeron a la semi colonial China y Japón . Rápidamente los americanos demostraron ( para el acuerdo de una barco de guerra), la apertura de relaciones diplomáticas y comerciales entre USA y Japón seguida por una apertura de relaciones diplomáticas con , Inglaterra, Prusia y Francia. En se tiempo existió mucho interés por el uso de las fibras vegetales en la fabricación del papel japonés. También porque los trapos no se usaban en este papel. En esa época un comerciante inglés tuvo la idea acertada de importar trapos hacia Europa, para fabricar papel, a finales de 1861, envió 1300 toneladas de trapos a Inglaterra, sin embargo el cambio de colores no demostró ser una labor sencilla.

La primera máquina para fabricar papel en Japón, fue una Fourdrinier, de 78 pulgadas de ancho, importada de Inglaterra por la firma americana, Walsh and Hall company, para el taller de papel Ogi, cerca de Tokio, en 1875. La construcción del taller Ogi, fue dirigida por el joven ingeniero ingles, Frank Cheethmen, quien por un período de tres años y con ayuda de la máquina de Thomas Bottomley, puso en funcionamiento la producción de este taller hasta que ellos tuvieron un sucesor japonés. Ahora Japón produce 10% del papel y pulpa a nivel mundial y el segundo es únicamente USA.

ACTUALIDAD: PASOS PARA LA OBTENCIÓN DE LA PASTA BASE

proceso pasta base

Proceso pasta base

a) Forestación y transporte.

b) Descortezado.

c) Astillado (obtención de astillas o chips).

d) Desincrustado. Sirve para separar la celulosa de la lignina y puede ser mecánico, químico o la combinación de ambos. En el proceso mecánico, se trituran las astillas contra una muela abrasiva giratoria, y luego se emplean máquinas desfibradoras de lo cual resulta una pasta oscura, de fibras cortas y poca resistencia, apta para el papel de diario. El producto del desincrustado químico es de mejor calidad, ya que se obtiene celulosa con una pureza superior al 90%; el método se realiza en un digestor y puede ser ácido (celulosa al bisulfito), que emplea sulfito ácido de calcio, Ca(HSO)2, y/o sulfito ácido de magnesio, Mg(HS03)2, o básico donde las astillas se combinan con hidróxIdo de sodio, NaOH (celulosa a la soda) o sulfito de sodio, Na2S03 (celulosa al sulfito). La lignina se disuelve, la materia resinosa se elimina y quedan fibras largas de celulosa en suspensión.

e) Lavado y depuración. Se realiza en grandes piletas.

f) Blanqueado. Se utilizan sustancias químicas como el dióxido de azufre, S02, en los casos de desincrustado mecánico, y cloro puro o hipoclorito de sodio, NaClO, para la pasta química.

g) Refinado. Se agregan diferentes compuestos (según el tipo de papel que se desea producir): sulfato de calcio, CaS04, sulfato de magnesio, MgS04, y/o talco (para dar mayor peso, blancura y suavidad), pigmentos (para colorear el papel).

h) Batido. Se termina de mezclar la pasta y se puede agregar pasta de papel reciclado. También pueden adicionarse otras sustancias: cola animal, gelatina o almidón (ligantes para que no se corra la tinta en papeles para escritura), dióxido de titanio, Ti02 (abrillantador).

PROCESO ESQUEMÁTICO OBTENCIÓN DE LA HOJA

PROCESO DE LA HOJA DE PAPEL

PROCESO DE LA HOJA DE PAPEL

a) La pasta blanqueada, refinada y diluida en agua, pasa sobre una cinta sin fin, tejida con alambres de bronce, a una velocidad constante. El agua drena a través del tamiz, mientras que las fibras se acomodan unas con otras, al azar, restituyendo de esta forma, las uniones puente de hidrógeno entre las moléculas de celulosa.

b) Luego la pasta pasa por cajas aspiradoras que la secan y por cilindros compresores que la comprimen hasta formar láminas compactas.

c) Luego una serie de cilindros calientes otorgan al papel el espesor y la humedad adecuados.

d) Más adelante, la hoja pasa por los rodillos de las calandras que le dan el alisamiento y abrillantamiento adecuados. En los últimos años, las calandras fueron reemplazadas por un solo tambor giratorio calefaccionado, llamado monolúcido.

e) Finalmente, se corta el papel y se lo enrolla en bobinas o se lo acumula en pliegos.

Fuente: QUÍMICA I Polimodal Alegría-Bosack-Dal Fávero-Franco-Jaul-Ross

UNA CRONOLOGÍA DE LA HISTORIA DEL PAPEL

A.C.

300 En China, se escribía sobre una superficie hecha de residuos de seda.
100 Probablemente en China, se produce el papel.

D.C.

105 En China, Ts’ ai Lun, desarrolla un método para elaborar papel.

300 Producción de papel en Asia Central.

500 Producción de papel en Korea.

610 Producción de papel en Japón.

650 Producción de papel en Nepal.

700 Se introduce en Japón, la harina de arroz

794 Producción de papel en Baghdad, (Iraq).

850 La fabricación del papel se extendió de China pasando por Nepal a la India.

900 Producción de papel en el Cairo, Egipto.

1036 Producción de papel en Córdoba, España.

1100 La fabricación de papel se extendió de Baghdad al Cairo.

1144 Producción de papel en Xatvia, España.

1189 Producción de papel en Hérault, Francia.

1260 Fabriano, produce papel en Italia.

1388 Producción de papel en Augsburg, Alemania.

1390 Producción de papel en Nuremberg, Alemania.

1400 Producción de papel en Marly, Suiza.

1411 Producción de papel en Portugal.

1428 Producción de papel en Gennap, Holanda.

1443 Producción de papel en el taller Allenwinden. En Basle, Suiza.

1490 Jhon Tate, produce papel en Hertfordshire, Inglaterra.

1491 Producción de papel en Polonia.

1499 Producción de papel en Bohemia.

1532 Producción de papel en Motala, Suecia.

Breve Historia del Papel Pág 7 de 7

1536 Producción de papel en Bavaria.

1540 Producción de papel en Dinamarca.

1546 Producción de papel en Rumania.

1558 John Spilman, elabora papel en Dartford, Kent.

1565 Producción de papel en Rusia.

1570 Sten Bille, produce papel en Dinamarca.

1590 Producción de papel en Darly, Escocia.

1610 Producción de papel en Wookeyhole, Inglaterra.

1620 La familia Romani establece un taller en Capellades, España.

1690 – Producción de papel en Moscú, Rusia.

– William Rittenhouse, produce papel en Germanstown, USA.

1693 Producción de papel en Lessebo, Suecia.

1698 Producción de papel en Oslo, Noruega.

1706 Producción de papel en Wales.

1726 William Bradford, produce papel en New Jersey, USA.

1802 Producción de papel en Quebec, Canadá.

1818 En Finlandia, se establece el taller de papel, Tervakoski.

1900 Producción Papel en Florida, USA.

(*) Silvie Turner. «Appendices. A Short History of Papermaking.» Which Paper?. Ed.
Design Press. New York: 1991. 114-116.

PARA SABER ALGO MAS…
EL DESCUBRIMIENTO DEL PAPEL CELOFÁN

La lámina de celofán es una película delgada, flexible, sin fibras, de celulosa regenerada, que contiene glicerina como agente ablandador.

Su trasparencia, resistencia y flexibilidad hacen del celofán un material útil para empaquetado y otros usos. Aunque hay alguna controversia sobre el descubrimiento del celofán, se tiene la evidencia de que Jacques Edwin Brandenberger, químico nacido en Suiza, fue el primero que trasformó una película inútil de celulosa en un producto práctico, y, por tanto, se le puede considerar el descubridor del celofán.

Brandenberger era un químico especializado en anilinas, y desde 1900 estuvo haciendo experimentos para obtener una cubierta protectora que permaneciera limpia o que fuese fácil de limpiar. En primer lugar, preparó una tela cubierta con viscosa líquida (solución alcalina densa), que resultó excesivamente rígida; después unió ‘una delgada lámina de viscosa a una trama de algodón, pero tampoco fue satisfactoria. Llegó a la conclusión de que la película de celulosa podía valer por sí sola, si se fabricaba independientemente, y se dedicó a esta tarea, aplicando a ella toda la experiencia que tenía de la industria textil sobre fabricación continua de tejidos de celulosa.

Su primer producto era grueso y quebradizo, pero en 1912 consiguió una película delgada de propiedades satisfactorias, y la patentó en Europa y Estados Unidos, así como la maquinaria para fabricarla. El principal productor francés de rayón (Comptoir de Textiles Artificiéis) se interesó por las patentes, y se dispuso a financiar la producción del nuevo producto. Paro ello formó una sociedad, la Cellophane, cuyo director técnico fue precisamente Brandenberger, que lanzó el producto al mercado con buen éxito comercial. La Comptoir, por otra parte, estaba asociada, para la fabricación de rayón, con la firma estadounidense Fibersilk Company, filial de la importante compañía de productos químicos Du Pont.

Tras la primera guerra mundial, la Du Pont, deseosa de ampliar sus actividades, entabló negociaciones con la Comptoir para fabricar el celofán. Brandenberger visitó los Estados Unidos en 1 923, y llegó a un acuerdo sobre el asunto, formándose una nueva sociedad, la Du Pont Cellophane Company, que en 1924 produjo el primer celofán en los Estados Unidos.

En 1925, la Du Pont empezó a investigar, por su parte, para producir un nuevo celofán impermeable a la humedad, y dos de sus técnicos, W. H. Charch y K. E. Prindle, consiguieron resolver el problema. Las patentes de este nuevo producto fueron cedidas a la Sylvania Industrial Corporation, que inició la fabricación en el año 1933. En resumen, el descubrimiento del celofán se debe al trabajo individual de Brandenberger; su desarrollo industrial, a la industria textil francesa, y su perfeccionamiento posterior a la investigación estadounidense.