Guevarismo

Biografía de José Martí Poeta y Politico Cubano Resumen

Biografía de José Martí Poeta y Politico Cubano – Resumen

José Julián Martí (1853-1895), político y escritor cubano, máximo símbolo de las aspiraciones cubanas de independencia y destacado representante de la literatura hispanoamericana.

Fue también un gran orador, periodista y adalid de la emancipación de Cuba, nació en La Habana el 28 de enero de 1853; fueron sus padres: Mariano Martí Navarro, valenciano, que desempeñaba un cargo militar de inferior categoría y Leonor Pérez Cabrera, natural de la isla de Tenerife.

Sus padres no pudieron, por falta de recursos, proporcionarle estudios amplios, pero José Martí demostró desde sus primeros años una inteligencia poderosa y gran aplicación y aprovechamiento.

Jose Marti

Paradigma del sentimiento independentista cubano, confluyeron en José Julián Martí el activismo revolucionario de los sectores nacionalistas y una profunda inquietud creativa. La síntesis de ambas actitudes proporcionaron a Cuba uno de los mayores exponentes de su historia política y de su literatura nacional, precursor de la independencia de su patria, por la que dio la vida, y brillante representante del modernismo literario latinoamericano.

Gracias a los auxilios de un amigo poeta llamado Ramón María de Mendive suyo pudo matricularse y costearse los estudios en el Instituto. Desde muy joven se manifestaron sus aficiones poéticas y al periodismo.

Mendive aparece en el camino de Martí providencialmente. No intenta moldearlo, sino que le empuja y ayuda cuando niño y mientras se convierte en hombre.

Martí lo reconocerá después: «Si me siento con fuerzas para ser verdaderamente un hombre, a usted se lo debo, y de usted, y sólo de usted es cuanto de bueno y cariñoso tengo.»

Termina los estudios primarios y Mendive se ofrece para costearle los estudios secundarios. Por esos mismos días las autoridades españolas exoneran de su empleo al padre. En la familia nacen los conflictos.

El maestro Mendive aparece complicado en un suceso revolucionario y Martí escribe un poema que se publica bajo el título Patria Libre, en un periódico de La Habana, el 23 de enero de 1869. El 4 de abril de 1870 es detenido y condenado a seis años de prisión. Tenía dieciséis años.

Liberado, viaja a España con la intención de hacer conocer al pueblo español la situación cubana. Vivía en Madrid con el producto de unas lecciones particulares, hasta que llegó allí, en condiciones similares a las suyas pero con dinero, su amigo Valdez Domínguez. Puede entregarse nuevamente a los estudios; escribe folletos y pronuncia discursos.

Al estallar en 1868 la insurrección iniciada en Yara se sintió atraído por la causa de la independencia. En 1869, o sea, cuando sólo contaba diecisiete años de edad, una carta suya comprometedora, motivó su procesamiento y comparecencia ante un Consejo de Guerra, donde el fiscal solicitó la imposición de la pena de muerte, pero sólo se le impusieron seis años de prisión, siendo luego deportado a la isla de Pinos, y después a España.

Residió en Madrid, pasando graves apuros económicos, hasta que la protección de un nuevo deportado, amigo suyo, le permitió seguir estudios en la Universidad de Zaragoza, donde en junio de 1873 se graduó en Derecho y en septiembre siguiente lo hizo en Filosofía y Letras.

En 1871 había publicado en Madrid su célebre folleto El presidio político en Cuba, en el que hacía una verdadera profesión de fe en sus ideales de emancipación de Cuba. Proclamada la República en España en 1873, escribió el folleto titulado La República española ante la revolución cubana, en el que pedía la independencia de su país, entregando el opúsculo al presidente del poder Ejecutivo don Estanislao Figueras.

Obsesionado cada vez más en sus convicciones, las defendió en fogosos discursos en la logia masónica «Armonía». Propagó también sus ideales en los periódicos madrileños El Jurado y La Discusión y también en el Diario de Avisos de Zaragoza. En 1874 pudo salir de España, pasando a México, donde residió hasta 1877.

Allí desarrolló gran actividad intelectual como periodista, orador, poeta, conferenciante y dramaturgo, colaborando en la Revista Universal y estrenando la obra Amor con amor se paga. Pasó después a Guatemala, donde fue catedrático de Literatura en la Escuela Normal.

En este tiempo casó con Carmen Zayas Bazán, cubana como él, de cuyo matrimonio sólo nació un hijo. Firmada la paz de Zanjón, volvió Martí a Cuba, pero en agosto de 1879, complicado en un movimiento separatista, fue deportado a la Península, de la que huyó a Francia, pasando a Nueva York a principios de 1880, y allí formó parte de la Junta Revolucionaria encargada de organizar la rebeldía cubana.

Su primer proyecto de desembarco en Cuba, el Plan de Fernandina, no pudo llevarse a cabo al ser descubierto por las autoridades coloniales (1894).

El segundo intento, en cambio, tuvo éxito: por el Manifiesto de Monte Christi (1895), Martí y su partido proclamaron la rebelión de los patriotas cubanos contra España; luego desembarcaron Martí y los principales líderes exiliados en la provincia cubana de Oriente; y, reconocido ya como jefe supremo de la Revolución cubana, lanzó la ofensiva hacia el Oeste, con intención de arrebatar al ejército español el control de toda la isla.

El capitán general español recién llegado, Martínez Campos, trató de negociar un acuerdo con los insurrectos para evitar que se reavivara la lucha que él mismo había zanjado en 1878; pero Martí se mantuvo inasequible a sus invitaciones, dispuesto a luchar por la completa independencia de Cuba, con el respaldo de una gran parte de la población de la isla, descontenta con la situación colonial, y, eventualmente, con la ayuda de Estados Unidos, que soportaban mal la presencia de colonias españolas a pocos metros de sus costas.

Fracasado el intento, se trasladó a Caracas, volviendo al poco tiempo a Nueva York, donde se estableció definitivamente. Allí atendía a su subsistencia desempeñando distintos cometidos, pero siempre disponía de tiempo para atender a los ideales que constituían su obsesión.

Desempeñó en la capital norteamericana los consulados de la Argentina, Uruguay y Paraguay. A poco de iniciarse en Baire el alzamiento de Cuba (febrero de 1895) marchó a la isla uniéndose con Máximo Gómez, y poco después, en la acción de Dos Ríos, librada en 19 de mayo del mismo año, murió José Martí en un encuentro con la columna mandada por el coronel español José Jiménez de Sandoval.

Martí ha pasado a ser el principal exponente de la literatura cubana como precursor del modernismo. Destacó por su estilo sencillo y fluido, y por sus imágenes personales e intensas. Entre sus obras se encuentran numerosos poemas, ensayos y la mencionada novela aparecida en 1885

Rubén Darío, que le conoció y trató personalmente, hizo de Martí una cálida y elocuente semblanza. Cuba, con justificado orgullo, lo considera uno de sus más preclaros hijos.

Se dice que el hogar de Martí desaparece con la muerte del padre, en 1887. Doña Leonor se va a vivir con las hijas casadas y es entonces cuando a Martí le acosa el deseo de que su madre vaya a vivir con él, a los Estados Unidos. Por complacerlo, doña Leonor accede, viviendo un verano junto a él. Pero ella —según lo registra en sus cartas —no puede estar lejos de sus hijas y de sus nietos (ni seguramente, de Cuba). Regresa. Años después Martí aún intentará ver una vez más a su madre; pero no podrá lograrlo.

La obra literaria de José Martí, sus trabajos periodísticos (fundamentalmente su poesía), explican su trascendencia histórica. Las Bases Constitucionales son una pieza que obra como síntesis de su filosofía humanista, y por ella misma concretamente explicativa, en este orden:

1) Culto de los cubanos a la dignidad del hombre; la ley primera de la república.

2) Organización de la república sobre la base de la patria una, cordial y sagaz; que desde sus trabajos de preparación, y en cada uno de ellos, vaya disponiéndose para salvarse de los peligros internos y externos que la amenacen, y sustituir el desorden económico en que agoniza un sistema de hacienda pública por otro que abra al país inmediatamente a la actividad diversa de sus habitantes.

3) Articulación de los derechos inherentes a la libertad humana. «La libertad es la religión definitiva.»

4) Distribución equitativa de los productos de la asociación. Los hombres que trabajan han de vivir con decoro y descanso de su labor.

5) Acomodación de los elementos peculiares de la patria al fin humano del bienestar en el decoro, por métodos que convengan a su estado y puedan funcionar sin choque.

6) Extinción del pasado nocivo, y disposición del presente para un porvenir, confuso al principio, y seguro luego, por la administración justiciera y total de la libertad culta y trabajadora.

7) Preparación del hombre para la vida, por medio de la educación. En la escuela se ha de aprender él manejo de las fuerzas, indispensable en la lucha por la existencia. «Escuelas no debería decirse, sino talleres.»

8) Proscripción de la pena de muerte. A su entender, acaso sólo hay un delito que, por la extensión del mal, la justifique: el de deshonrar, o perturbar, las fuerzas útiles al rescate y purificación de un pueblo, porque es más bandolero quien roba honras que quien roba bolsas, y el más punible de los delitos es el que lastima o trata de oscurecer una fama o una pureza útil a la patria. ¡Llaman justicia a esa que mata! Justicia podría llamarse la que evita. El miedo del peligro futuro no apartará jamás a los hombres de la tentación de ceder al apetito presente.

9) Supremacía de la justicia. Sólo se salva y perdura lo justo. Es inútil esquivar los deberes de la equidad.

10) Observancia del deber de gobernar conforme a la virtud, por medio de las leyes que el pueblo da hechas, sin tomar el mandatario público, para sí y los suyos, lo que la nación le entrega en custodia y depósito. Obediencia, es el gobierno.

11) Sumisión de los instrumentos de fuerza del Estado a la autoridad de sus órganos jurídicos y morales. Y aquello de: «Lo que en el militar es virtud, en el gobernante es defecto.»

12) Adopción de las medidas encaminadas a la solución de los conflictos políticos y sociales ya presentes. Aplazar no es resolver. Si existe un mal, con permitir que se acumule no se remedia. El crimen, el crimen de permitirlo, trae siempre sangre.

Fuente Consulatada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena Tomo II del Renacimiento a la Era Atómica
Protagonistas de la Historia – Editorial ESPASA – Entrada: José Martí

Historia del Atentado Contra la AMIA Cronología de los Hechos

EL ATENTADO A LA A.M.I.A Y CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS

atentado contra la amia

UN POCO DE HISTORIA CRONOLÓGICA….
El 18 de Julio de 1994, se derrumba el edificio de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), ubicada en el corazón del centro porteño. Mueren 85 personas y casi 300 personas son heridas. En pocas horas se acusa oficialmente a Irán como principal sospechoso del hecho terrorista, cometido a través de Hezbollah. Tal acusación se hace en conjunto entre los gobiernos de EE.UU. , cuyo presidente en aquel momento era Bill Clinton y el Estado de Israel, presidido por el presidente Shimon Peres y el Primer Ministro Isaa Rabin.

Hay cómplices agentinos, el primero que aparece es Carlos Telleldín, que es sospechoso de entregar la camioneta en donde se colocó la bomba. También estarían complicados Hugo Perez y Juan José Martinez, como ayudantes en la compra del automóvil y otros policías que en el 2001 fueron a juicio, pero fueron todos absuletos por falta de prueba.

Por otro lado a los pocos días de la tragedia, el juez Juan J. Galeano encargado de investigar el atentado viaja a Venezuela en donde encontraría una primera pista sobre la posible relación del hecho con Irán. Algunos de los responsable y con pedido de captura son: Abás Zarrabi Krorasani, Mahvash Musef Gholan Reza, Ahmad Allameh Falsafi y Akbar Parvaresch.

En 1997 Julio: el fiscal Alberto Nisman se suma a la investigación del caso, quien en el 2008 pedirá la detención de expresidente Carlos Menem, la  de su hermano Munir, del Juez  Galeano, de Palacios y del ex titular de los servicios secretos Hugo Anzorreguy por presunto encubrimiento en la investigación. En el 2003 el juez Galeano había sido apartado de la causa y reemplazado por lo reemplaza por el juez Rodolfo Canicoba Corral.

En 2010 Menem es procesado por encubrimiento, y en 2012 se lo elevó a juicio oral junto a otros cinco imputados.

En 2013, durante la presidencia de Cristina de Kirchner, se firma el Memorándum de entendimiento Argentina-Irán, a los efectos de avanzar con la investigación de los iraníes comprometidos en el ataque. El memorándum constaba de nueve puntos entre los cuales se destacaba la creación de una Comisión de la Verdad, que estaría compuesta por juristas internacionales para cooperar con la investigación. Además establecía que el juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral y el fiscal Alberto Nisman, argentinos, podrían interrogar a los sospechosos iraníes con notificación roja de Interpol.

Cristina Kirchner

Cristina Kirchner

Al poco tiempo ese acuerdo fue denunciado por las asociaciones de judíos residentes en la Argentina, pues se supone que es parte de un plan oficial para liberar a todos los funcionarios inaníes acusados y que la única intención es acercarse a  Irán con fines geopolíticos y restablecer relaciones comerciales a los fines de descomprimir la crisis energética de Argentina.

En 2014  la Justicia argentina declara inconstitucional el acuerdo con Irán por la causa AMIA, tres días antes de cumplirse el XX aniversario del atentado suicida.

El 14 de enero de 2014 el fiscal Alberto Nisman denuncia a la presidente Cristina Fernández y al canciller Héctor Timerman por una presunta negociación para encubrir a los iraníes prófugos acusados del atentado, y es convocado al Congreso  para explicar los avances en la investigación y motivos de sus denuncia el lunes 19 de mayo, pero el día anterior fiscal Nisman aparece muerto con una bala calibre 22 en su cabeza.

Fiscal Nisman

En 1999, en Pasteur 633, se inauguró el nuevo edificio de AMIA. En él, habitan hoy diversas instituciones, que trabajan intensamente por seguir construyendo juntos la historia de una comunidad.

PARA SABER MAS…: Como ampliación del tema publicamos una nota en El Bicentenario Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo de Walter Goobar, periodista.

Quienes escribieron el guión para el ataque contra la Amia tuvieron una imaginación y un talento dignos de Hollywood. No se trataba de perpetrar un atentado más, ni de volar un edificio, sino de montar un cruento espectáculo que diera una señal inconfundible de poderío, de una gran escalada bélica, porque la guerra es cada vez más una cuestión visual.

Los perpetradores no querían reeditar su opera prima -el ataque contra la embajada de Israel-, sino superarla sin dejar cabos sueltos. Además, iban a transmitir un mensaje unívoco: la bomba en la calle Pasteur anunciaría que el campo de batalla del Medio Oriente había cambiado de contorno y el número de víctimas sería la nueva unidad de medida de esta lógica perversa.

A pesar de que los argentinos ni se enteraron, junio fue un mes cargado de malos augurios: mientras la Corte Suprema confesaba su incapacidad para investigar el atentado contra la embajada de Israel, Hezbollah anticipó la inminencia de un atentado cuando finalizara el Mundial de Fútbol y advirtió que no necesariamente lo iba a reivindicar. El último lunes 18 de julio, los últimos momentos de vida se escurrían inexorablemente para mucha gente que habitaba, transitaba o trabajaba en la calle Pasteur.

Faltaban 15 minutos para las diez de la mañana y a esa hora mucha gente iba a su trabajo. Luisa Miednik, ascensorista de la Amia desde hacía 27 años, entró al edificio cinco minutos antes de la explosión. Había bajado del colectivo 99 en Viamonte y Pasteur y le llamó la atención el silencio de la calle. En los departamentos de la zona los moradores desayunaban leyendo el diario.

Sebastián Barreño, de tres años, caminaba por Pasteur de la mano de su mamá. Iban hacia el Hospital de Clínicas y cerca de las diez pasaron por la puerta de la Amia. Rosa, la mamá, se salvó. Ingrid Finkelchtein tenía 18 años y su vida estaba dedicada al grupo Duran Duran. Esa mañana había ido con su madre, con su amiga íntima Carla Josch y Analía, la hermana de Carla, a buscar un empleo.

Las cuatro murieron en la Bolsa de Trabajo de la Amia. Jorge Antunez tenía 18 años y trabajaba como mozo en un bar de Tucumán y Pasteur. Había llegado de San Juan dos años antes y planeaba terminar séptimo grado en una escuela nocturna. David Barriga, un obrero boliviano de 28 años que trabajaba en las refacciones de la Amia, le había pedido a su hermano Julio que lo acompañara a una inmobiliaria porque quería comprarse un terrenito. No alcanzaron a salir: la bomba detonó a las 9.53 y ninguna de las 86 víctimas estaba preparada para morir.

Fuente: El Bicentenario Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo de Walter Goobar, periodista.

Principios de la Lucha Guerrillera Concepto y Aplicacion

Principios de la Lucha Guerrillera – Che Guevara

Che GuevaraErnesto «Che» Guevara, 1928-1967 Revolucionario Marxista y Líder Guerrillero

  1. Esencia de la lucha guerrillera.
    La victoria armada del pueblo cubano sobre la dictadura batistiana ha sido, además del triunfo épico recogido por los noticieros del mundo entero, un modificador de viejos dogmas sobre la conducta de las masas populares de la América Latina, demostrando palpablemente la capacidad del pueblo para liberarse de un gobierno que lo atenaza, a través de la lucha guerrillera.
  2. Consideramos que tres aportaciones fundamentales hizo la Revolución Cubana a la mecánica de los movimientos revolucionarios en América, son ellas:

1º. Las fuerzas populares pueden ganar una guerra contra el ejército.

2º. No siempre hay que esperar a que se den todas las condiciones para la revolución; el foco insurreccional puede crearlas.

3º. En la América subdesarrollada, el terreno de la lucha armada debe ser fundamentalmente el campo.

De estas tres aportaciones, las dos primeras luchan contra la actitud quietista de revolucionarios o seudorrevolucionarios que se refugian, y refugian su inactividad, en el pretexto de que contra el ejército profesional nada se puede hacer, y algunos otros que se sientan a esperar a que, en una forma mecánica, se den todas las condiciones objetivas y subjetivas necesarias, sin preocuparse de acelerarlas. Claro como resulta hoy para todo el mundo, estas dos verdades indubitables fueron antes discutidas en Cuba y probablemente sean discutidas en América también.

Naturalmente, cuando se habla de las condiciones para la revolución no se puede pensar que todas ellas se vayan a crear por el impulso dado a las mismas por el foco guerrillero. Hay que considerar siempre que existe un mínimo de necesidades que hagan factible el establecimiento y la consolidación del primer foco.

Es decir, es necesario demostrar claramente ante el pueblo la imposibilidad de mantener la lucha por las reivindicaciones sociales dentro del plano de la contienda cívica. Precisamente, la paz es rota por las fuerzas opresoras que se mantienen en el poder contra el derecho establecido.

En estas condiciones, el descontento popular va tomando formas y proyecciones cada vez más afirmativas, y un estado de resistencia que crista-liza, en un momento dado, en el brote de lucha provocado inicialmente por la actitud de las autoridades.

Donde un gobierno haya subido al poder por alguna forma de consulta popular, fraudulenta o no, y se mantenga al menos una apariencia de legalidad constitucional, el brote guerrillero es imposible de producir por no haberse agotado las posibilidades de la lucha cívica.

El tercer aporte es fundamentalmente de índole estratégica y debe ser una llamada de atención a quienes pretenden con criterios dogmáticos centrar la lucha de las masas en los movimientos de las ciudades, olvidando totalmente la inmensa participación de la gente del campo en la vida de todos los países subdesarrollados de América.

No es que se desprecien las luchas de masas organizadas, simplemente se analizan con criterio realista las posibilidades, en las condiciones difíciles de la lucha armada, donde las garantías que suelen adornar nuestras constituciones están suspendidas o ignoradas.

En estas condiciones, los movimientos obreros deben hacerse clandestinos, sin armas, en la ilegalidad y arrostrando peligros enormes; no es tan difícil la situación en campo abierto, apoyados los habitantes por la guerrilla armada y en lugares donde las fuerzas represivas no pueden llegar.

Guevara, Ernesto,
Obra revolucionaria,
México, Era, 1989, pp. 27-28.

Lista de los libros del Che que puedes descargar (todos juntos)
Biografía
A la juventud
Camilo Guevara
Carta del Che a Fidel Castro
Cuba
Discurso en las Naciones Unidas
Columna Vertebral de la Revolución
Diario del Che en Bolivia
El Socialismo
El Socialismo y el Hombre en Cuba
Ideología de la Revolución
La Guerra de Guerrillas
La Piedra
Mensaje a los Pueblos del Mundo
Política
Principios Generales
Reforma Universitaria y Revolución
Vieja MaríaAquí Para Bajar:

 

Biografia del «Che» Guevara Ernesto Su Asesinato en Bolivia

Biografía del «Che» Ernesto  Guevara y Magnicidio

Ernesto «Che» Guevara, 1928-1967
Revolucionario Marxista y Líder Guerrillero

«En toda revolución verdadera se triunfa o se muere»
Ernesto «Che» Guevara

Resumen Biográfico: Ernesto Guevara de la Serna nace el 14 de junio de 1928 en Rosario, Argentina. A los dos años de edad sufre su primer ataque de asma y a partir entonces sufrió de ese mal durante toda su vida.

La familia se muda en 1932 a la ciudad de Alta Gracia (Córdoba) por recomendación médica, pero su salud no mejoró.

biografia ernesto che guevara

En México como médico, conoció a Fidel Castro y se unió al grupo de revolucionarios cubanos. Creó y dirigió el grupo guerrillero de Sierra Maestra. Marchó sobre Las Villas, tomó Santa Clara y, a la caída de Batista, entró en La Habana (1959). Fue director del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y del Banco Nacional de Cuba.

Su educación primaria la hizo en su hogar, principalmente por su madre, Celia de la Serna. El se convirtió en un voraz lector de Marx, Engels y Freud que estaban todos disponibles en la biblioteca de su padre.

Es probable que haya leído algunos de sus trabajos antes de ir a la escuela secundaria (1941), el Colegio Nacional Deán Funes, Córdoba donde el fue bueno solo en literatura y deportes.

En su casa el estaba impresionado por los refugiados de la Guerra Civil Española y por la larga serie de crisis políticas en Argentina que culminaron en la dictadura de Juan Perón, a la cual los Guevara de la Serna estuvieron opuesto.

Che GuevaraEsos eventos e influencias produjeron en el joven Guevara un rechazo a la pantomima de la democracia parlamentaria y partidista, a el ejercito, a la oligarquía capitalista, y sobre todo al imperialismo norteamericano.

Aunque sus padres, notablemente su madre, fueron activistas anti-peronistas, el no tomo parte movimientos revolucionarios estudiantiles y mostró poco interés en la política en la Universidad de Buenos Aires (1947) donde el estudió medicina, primero con la intención de entender sus propias enfermedades y luego interesado en la lepra.

En 1949 el realizó la primera de largas jornadas, explorando el norte de Argentina en una bicicleta, y por primera vez estando en contacto con los pobres y los pocos sobrevivientes de las tribus indias.

En 1951, después de tomar sus penúltimos exámenes, el realizó una jornada mucho mas larga, acompañado por un amigo, visitó el sur de Argentina, Chile, donde conoció a Salvador Allende, Perú, donde trabajó por algunas semanas en el hospital de lepra de San Pablo , Colombia en la época de La Violencia, y donde el fue arrestado pero pronto liberado, Venezuela, y Miami.

El regresó a casa para sus últimos exámenes seguro de una sola cosa, que el no se quería convertir en un practicante clase-media.

El se graduó, especializándose en dermatología, y fue a La Paz, Bolivia, durante La Revolución Nacional que el condenó de oportunista.

De ahí el fue a Guatemala, ganándose la vida escribiendo artículos de viajes-arquelogía sobre las ruinas Mayas e Incas.

El llegó a Guatemala durante la presidencia socialista de Arbenz; aunque el era para entonces Marxista, lector de Lenin, el rechazó a unirse al Partido Comunista.

El vivió con Hilda Gadea, una Marxista de ascendencia India que avanzó su educación política, y le presentó a Nico López, uno de los compañeros de Fidel Castro.

En Guatemala el vio a la CIA en su trabajo como principal agente de la contrarrevolución y se confirmó en su opinión que la Revolución podía ser hecha solo por la insurrección armada.

Cuando Arbenz cayó, Guevara fue a Ciudad de México (Septiembre 1954) donde trabajó en el Hospital General.

Hilda Gadea y Nico López se le unieron, y el conoció a Raúl y Fidel Castro, entonces la política apareció, y se dio cuenta que en Fidel había encontrado el líder, que estaba buscando.

el che y fidel castroSe unió a otros seguidores de Castro en la granja donde los revolucionarios Cubanos estaban aprendiendo cursos de comando y entrenamiento profesional en guerra de guerrilla por el Capitán del Ejercito Español Republicano, Alberto Bayo, autor de Ciento cincuenta preguntas a un guerrillero, Habana 1959.

Bayo no solo se basó en su propia experiencia sino en las enseñanzas de Mao Tse-tung, y ‘Che’, como el ere llamado para entonces, se convirtió en su alumno estrella y se convirtió en un líder de la clase.

Los juegos de guerra en la granja atrajeron la atención de la policía, todos los Cubanos y Che fueron arrestados, y luego liberados un mes después (Junio 1956).

Cuando ellos invadieron Cuba, Che fue con ellos, primero como doctor, y luego como Comandante del ejercito revolucionario.

El fue el mas agresivo, inteligente y exitoso de los oficiales guerrilleros, y el mas preocupado en enseñar a sus hombres educación Leninista.

Al triunfo de la Revolución, Guevara se convirtió en la mano derecha de Fidel Castro en el nuevo gobierno de Cuba.

Che organizó y dirigió el Instituto Nacional de la Reforma Agraria para administrar las nuevas leyes agrarias expropiando a los grandes terratenientes; participó en el Departamento de Industrias; y fue nombrado Presidente del Banco Nacional de Cuba.

En 1959 se casó con Aledia March y juntos visitaron Egipto, India, Japón, Indonesia, Paquistán y Yugoslavia.

De regreso en Cuba, como Ministro de Industrias el firmó (Febrero 1960) un pacto de negocios con la URSS que liberó a la industria azucarera Cubana de la dependencia del décimo del mercado de EE.UU.

De las experiencias que Che obtuvo durante la revolución cubana, nació un axioma: «No es necesario esperar hasta que todas las condiciones para la revolución existan, el foco insurreccional las puede crear».

Y como Mao Tse-tung, el creyó que el campo debe llevar la Revolución a las ciudades en países predominantemente agrícolas.

El Che escribió mucho sobre la creación del hombre nuevo, como condición necesaria para la Revolución, parte de su pensamiento se observa en: «El hombre realmente llega a su estado de completa humanidad cuando el produce, sin ser forzado por necesidad física a venderse a si mismo como mercancía».

Che estuvo en varios países Africanos, notablemente en el Congo, donde el luchó junto con Kinshasa en su revolución, allí llevo una fuerza de 120 Cubanos.

Luego de muchas batallas, los hombres de Kinshasa fueron derrotados por los mercenarios belgas, y en otoño de 1965 el le pidió a Fidel retirar la ayuda Cubana.

La última acción revolucionaria de Che fue en Bolivia. Che renunció a todo vinculo con Cuba, y luego de entrenar en las sierras Cubanas, partió hacia Bolivia, con su ejercito internacionalista. El intentó termino en su captura y posterior ejecución un día luego.

Por su apariencia salvaje, romántica y revolucionaria, Che se convirtió en una leyenda y un ídolo para los jóvenes revolucionarios de todo el mundos, en un ejemplo de lucha y revolución, como única esperanza para acabar con la explotación capitalista, y conseguir la construcción de una sociedad mas justa, digna e igualitaria; La Sociedad Comunist.

che guevara

En 1960 cuando escribía sobre la guerra revolucionaria, pensaba:

Podrá en ciertos casos el guerrillero mantener su trabajo de épocas de paz, pero esto es muy difícil; prácticamente, la guerrilla suburbana es un grupo de hombres que ya está fuera de la ley, que tiene complexión de ejército, situado en las condiciones tan desfavorables que hemos descrito.

La importancia de una lucha suburbana ha sido muy desestimada, pero es extraordinaria. Un buen trabajo de este tipo, extendido sobre una amplia área, paraliza casi completamente la vida comercial e industrial de ese sector y coloca a la población entera en una situación de intranquilidad, de angustia, de ansias casi del desarrollo de sucesos violentos para salir de esa espera.

Si desde el primer momento del inicio de la guerra se piensa en la posibilidad futura y se van organizando especialistas en este tipo de lucha, se garantizará una acción mucho más rápida y por tanto un ahorro de vidas y del precioso tiempo de la nación.

El foquismo, castro-guevarista (al que adhería Santucho), fue expuesto por el «Che» Guevara en El guerrillero: esencia de la lucha estratégica y tácticas guerrilleras, éste consistía en tres premisas básicas:

1) Las fuerzas populares pueden ganar una guerra contra el ejército.

2) No siempre hay que esperar a que se den todas las condiciones para la revolución; el foco insurreccional puede crearlas.

3) En la América subdesarrollada el terreno de la lucha armada debe ser fundamentalmente en el campo.

Con los años la imagen del «Che» Guevara se idealizó, pero mientras para algunos representa la esencia del idealismo romántico, para otros simplemente fue un asesino que no reparó en los medios empleados para obtener sus fines.

Ejecución del Che Guevara en Bolivia

Che Guevara: La muerte de un idealista

El 9 de octubre de 1967 el mundo era sorprendido con la noticia de la muerte de Ernesto Guevara, quien bajo el apodo de “El Che” se había convertido en vida en una de las figuras políticas y revolucionarias que a lo largo de los años ha despertado grandes pasiones.

Durante años, una serie de morbosas fotografías de los últimos momentos con vida del Che, incluso aquella que lo retrata fallecido sobre una gran pileta de lavado, han recorrido el mundo alimentando al mito que encierra la historia de este médico argentino que decidió dedicarse a la política y participar activamente en la Revolución Cubana de los años cincuenta.

muerte de Ernesto Guevara

Las circunstancias que giraron en torno a su muerte demuestran que fue un hombre que lucho por sus ideales hasta el último aliento. El Che Guevara había sido tomado prisionero por los militares del ejército boliviano durante el combate desarrollado en Quebrada del Yuro.

Como prisionero fue enviado a una escuela que se encontraba en un paraje en las cercanías de la aldea La Higuera, y recluido en una de las aulas en las que solían ser detenidos los guerrilleros, y donde al mismo tiempo se almacenaban los cadáveres de los guerrilleros muertos.

Al detenerlo, la misión de los militares ya había sido decidida, y el Che Guevara debía pagar con su sangre sus ideales, por lo que se realizó una suerte de sorteo entre los miembros del ejército para elegir al hombre que se encargaría de ejecutar al Che. El sargento Mario Terán fue el brazo ejecutor de la misión.

Luego del asesinato, precisamente sucedido el 9 de octubre de 1967, el gobierno de Bolivia decidió anunciar públicamente la muerte de Ernesto Guevara, asegurando en el comunicado que su fallecimiento se había producido en medio de un combate.

Para difundir la noticia, previamente el cadáver del Che Guevara fue transportado en helicóptero a Vallegrande, y allí fue colocado sobre las piletas del lavadero del hospital Nuestro Señor de Malta.

Fue en aquel lugar donde el cuerpo sin vida de Guevara permaneció en exhibición pública durante dos jornadas consecutivas, momento en que el fotógrafo Freddy Alborta retrató para siempre aquella imagen que aún recorre el mundo.

Una vez finalizada aquella exhibición, el ejército procedió a hacer desaparecer el cuerpo sin vida del Che, como solía hacerse con el resto de los guerrilleros.

Con el correr de los años, y gracias a las investigaciones impulsadas por el gobierno cubano, finalmente el 28 de junio de 1997, un grupo de científicos cubanos junto al Equipo Argentino de Antropología Forense lograron hallar los restos de Guevara y de seis de sus hombres dentro de una fosa común ubicada en Valle Grande.

Hoy el cuerpo sin vida de este emblemático idealista, descansa en la un sepulcro ubicado en Santa Clara en el Memorial de Ernesto.

—————— 0000000000000 —————–

AMPLIACIÓN: Su epopeya en Bolivia de casi un año, se le ubica en ese territorio abandonado de la mano de Dios, su Cuartel General se convierte en una trampa para él mismo.

Se mantiene en constante movimiento en los días finales, pero la guerrilla es buscada y cazada con celo, con profesionalismo, con infinitos recursos técnicos.

Su final es heroico si se tiene en cuenta que en ningún momento deja de combatir, y que cae muy mal herido en manos del «Enemigo» y que, finalmente, no se le fusila; más bien se le asesina.

En su libro Mi amigo el che, Ricardo Rojo, un abogado argentino amigo de Ernesto Guevara, narra en un par de páginas el trágico, dramático final. Es un final conocido. Se duda entre llevarlo a una ciudad próxima donde se le pueda curar y luego someter a juicio o matarlo en el lugar en que se encuentra a fin de que no pueda dar lugar a la espectacularidad de un acontecimiento de resonancia mundial, como sería el juicio contra Ernesto «che» Guevara.

Se opta por la última solución: matarlo donde se encuentra. Una ráfaga de ametralladora lo cruza de arriba a abajo, hiriéndolo mortalmente en el cuello con varios disparos. Esto lo hace el capitán Gary Prado Salgado, jefe de la compañía de «rangers» del 2o Regimiento, que capturó al che. El tiro de gracia se lo da el coronel Andrés Selnich, comandante del Tercer Grupo Táctico que participó en el cerco y captura del precioso prisionero. Selnich es el superior jerárquico del primero.

En seguida se toman algunas fotografías que han recorrido el mundo. El che se encuentra acostado en el suelo, con la cabeza apoyada en un muro, semi cubierto de la cintura para abajo. Tiene los ojos semicerrados y su boca dibuja una leve sonrisa. Los disparos de la ametralladora y el tiro de gracia dieron nacimiento al mito: el che vive.

Y dondequiera que haya campesinos, hombres, que esperen ser «liberadores», hay una velita votiva encendida junto a la imagen del che o en su memoria, a falta de una imagen. El mito dice que el che vive…
Gregorio Goldenberg.

La muerte del Che Guevara significó el derrumbe total de la facción cubana que intentaba exportar la revolución al estilo castrista.

El Partido Comunista Boliviano, que estuvo a punto de dividirse entre los partidarios del Che y los dirigentes locales que contaban con maniobras más lentas y seguras (estaban infiltrando las fuerzas armadas de Bolivia y se mantenían en estrecho contacto con los grupos terroristas de Chile, Argentina, Perú, Brasil y Uruguay), terminó por unificarse con poca pérdida: sólo un grupo se escindió y tomó la iniciativa guerrillera, comandado por los hermanos Peredo.

Tampoco ellos encontraron apoyo popular y sus guerrillas fueron liquidadas en muy corto tiempo.
El oficial del ejército boliviano Joaquín Zenteno Anaya, quien comandaba el distrito militar de Santa Cruz de la Sierra en 1967, y dirigió las eficaces acciones antiguerrilleras que determinaron la derrota del Che Guevara y, posteriormente, la de Inti Peredo, quedó en la mira de los terroristas internacionales.

En efecto, ya retirado del servicio activo, pasó a servir en el cuerpo diplomático de su país, llegando a ser embajador de Bolivia en París.

El 11 de mayo de 1976, dos asesinos provistos de armas automáticas lo acribillaron, junto con su chofer, cuando subía a su automóvil para dirigirse a su embajada. Los asesinos posteriormente publicita-ron su crimen identificándose como miembros de una supuesta «Brigada Internacional Che Guevara».

Lista de los libros del Che que puedes descargar (todos juntos)
Biografía
A la juventud
Camilo Guevara
Carta del Che a Fidel Castro
Cuba
Discurso en las Naciones Unidas
Columna Vertebral de la Revolución
Diario del Che en Bolivia
El Socialismo
El Socialismo y el Hombre en Cuba
Ideología de la Revolución
La Guerra de Guerrillas
La Piedra
Mensaje a los Pueblos del Mundo
Política
Principios Generales
Reforma Universitaria y Revolución
Vieja MaríaAquí Para Bajar

————– 00000 ————–

EL «CHE» COMO SÍMBOLO Entre Los elementos que resultaron de los procesos de cambio, la imagen del Che Guevara es posiblemente uno de las más impactantes.

Y nos referimos no tanto a la ideología del Che o a sus acciones políticas, ya que en la actualidad son muy pocos los jóvenes que adhieren a su ideario en América latina o en la Argentina, sino a la imagen emblemática del Che, que ha recorrido y sigue recorriendo el mundo despertando múltiples adhesiones.

Es posible encontrar esta imagen en remeras que se venden indistintamente en Alemania, África o la Argentina. También puede ser hallada como graffiti en casi cualquier país del mundo.

Y quienes usan las remeras o pintan las paredes están lejos de adherir al comunismo y mucho menos están dispuestos a tomar las armas para derrocar al gobierno autoritario o dictatorial de turno.

Entonces, ¿por qué los jóvenes exhiben esta figura o imagen?

La adhesión a la imagen del Che responde a una identificación con la rebeldía y la pureza de intenciones, y no con el comunismo o a la lucha armada.

Que Guevara haya abandonado la comodidad del palacio de gobierno cubano y haya arriesgado su vida en la sierra boliviana para concretar sus ideales de lograr una sociedad más justa, hizo y hace que muchos jóvenes se sientan atraídos por él.

Las remeras y los pósters con la imagen de Guevara son, como los discos y otros objetos, productos comerciales, y como tales recorren el mundo permitiendo que los jóvenes los adopten como una manera poco esforzada de manifestar su rebeldía.

Sería errado suponer que no existieron otras influencias significativas. Si nos situamos en la Argentina, algunas de éstas tuvieron lugar durante los oscuros años de la dictadura militar y otras en democracia.