Historia del Cine

Biografia de Marilyn Monroe Vida y Obra Lista de Peliculas Resumen

Resumen Biografía de Marilyn Monroe Vida y Obra Cinematográfica

BIOGRAFIA DE MARILYN MONROE: De nombre Norma Jean Mortenson nació en Los Ángeles , el 1º de junio de 1926, el mismo año en que salía de este mundo Rodolfo Valentino. La niña creció en un ambiente tan fantasioso que cuando preguntó quién era su padre, le mostraron una foto de Clark Gable.

Ella misma definió el ambiente de Hollywood diciendo que «fracasar allí es como morirse de hambre mientras estás viendo un gran banquete y los aromas de un filet mignon te están volviendo loco».

Desde su nacimiento tuvo todo como para morirse de hambre: su madre, Gladys Mortenson, trabajaba como cortadora de películas en los laboratorios de Consolidated Film Industries.

Bella, traicionada, abandonada, luego viuda y sobre todo víctima de demencia hereditaria, muy pronto se sintió incapaz de cuidar a su hija y la dejó en sucesivos orfelinatos. Marilyn era hija de Martin Edward Mortenson, quien se casó con Gladys en 1924…esta es su historia.

Marilin Monroe Biografia

BIOGRAFÍA: El 11 de junio de 1926, Gladys Mortenson tuvo una niña en el Hospital General de Los Ángeles. Bautizada con el nombre de Norma Jeane Mortenson, pronto sabría que la vida está hecha de alegrías y tristezas.

Su madre la dejó al cuidado de su madrina antes de quedar internada en una institución psiquiátrica.

Su padre —Martin Mortenson— había muerto en 1929, en un accidente con su motocicleta. La pequeña Norma Jeane pasó por orfanatos y hogares sustitutos hasta que por fin pudo establecerse en la casa de una tía lejana, que la cuidaría durante su adolescencia.

MODELO DE REVISTAS Y MUJER CASADA

Norma Jeane creció hasta convertirse en una bella joven de cabellos castaños Y ojos vivaces. La miraban por la calle y ya se había acostumbrado a los piropos, por lo que decidió probar suerte en el mundo del espectáculo, iniciando su carrera como modelo.

Norma Jeane comenzó a aparecer en revistas, y sorpresivamente, a los dieciséis años de edad, se casó. James Dougherty —su marido entre 1944 y 1946— era un muchacho apuesto que vivía cerca de su casa.

Quiso a Marilyn y se preocupó por ella, pero no le gustaba mucho que su mujer trabajara como modelo. Obligado a ausentarse durante largas temporadas debido a su actuación como soldado en la Segunda Guerra Mundial, Jim no podía controlar a su esposa como quería, y el divorcio se hizo realidad.

Malos Momentos: «Tenía casi nueve años y vivía con una familia que tenía alquilada una habitación a un hombre llamado Kimmel. Tenía un aspecto muy serio y todo el mundo lo respetaba y lo llamaba señor Kimmel. Pasaba por su habitación cuando me dijo suavemente: ‘Pasa, por favor…’ Me sonrió y cerró la puerta con llave. Yo me quedé mirándolo. Estaba asustada pero no me atrevía a gritar… Cuando me rodeó con sus brazos, luché y pataleé con todas mis fuerzas, pero no hice ningún ruido. Era más fuerte que yo y no me soltaba. No dejaba de repetirme que fuera buena niña. Cuando abrió la puerta y me dejó ir, corrí a contarle a mi tía. Ella me dijo que jamás dijera nada malo de nuestro huésped, además él me había dado dinero para comprarme un helado.»

NACE UNA ESTRELLA:

En 1945, la belleza de Norma Jean se hizo inmensamente popular. Su imagen llegó a aparecer en la tapa de 33 de las más famosas revistas de la época. Aprovechando el éxito, un año después se despidió de su trabajo de operaría y se dedicó tiempo completo a su carrera de modelo.

Pronto recibió la propuesta de trabajar en cine y el 23 de julio de 1946 firmó contrato con la 20th Century-Fox, por un salario de U$S125 a la semana.

Durante aquellos comienzos, muchas personas se consagraron para aportarle algún atributo a su mitología. Emmeline Snively, la directora de la Blue Book Model Agency, se encargó más que nadie de sacarla del montón.

La relación entre ambas mujeres fue tomada por varios biógrafos para fundamentar la hipótesis sobre la bi-sexualidad de Marilyn.

Lo cierto es que la experta en mujeres bonitas consideró que la nueva promesa tenía una nariz demasiado larga y, sobretodo, que la distancia entre la nariz y el labio superior era demasiado corta. Solucionó el problema enseñándole a bajar el labio superior al abrir la boca.

Con el correr de los años se podía detectar un leve temblor en la boca de Marilyn al sonreír, que se convirtió en uno de sus rasgos característicos.

En el moldeado de su pupila, Snively también la convenció de que se convirtiera en rubia platinada y le enseñó a tirar la pelvis para atrás y el pecho hacia adelante al caminar.

El contoneo de las caderas, recurso que fue explotado en muchas de sus pelí culas, se atribuye a este consejo pero también al hecho de que el calzado de Marilyn escondía un truco. Algunos aseguran que le limaban uno de los tacos hasta quitarle un centímetro. De modo tal que para evitar la renquera, la caminante conseguía aquel irse tan provocativo.

Tiempo después, en algunos reportajes, la estrella negó toda posibilidad de artificio al respecto. El dato, sin embargo, sirvió para alimentar el mito. Su particular forma de hablar fue invención del director del film.

No estamos casados, quien, en 1952, durante el rodaje de la película, la ayudó a resaltar su voz suave y a la vez ronca, mediante el recurso de aspirar apenas y rápidamente antes de recitar cada frase.

El director de casting de la Twenty Century Fox, Ben Lyon le puso el nombre: Marilyn sonaba bien y se inspiraba en una actriz anterior, Marilyn Miller. El apellido lo eligió ella misma: Monroe, como su abuela.

NORMA LLEGA AL CINE:

Otra vez libre, Norma Jean logró finalmente un contrato con la 2Oth Century-Fox para trabajar en las películas de la productora.

Ben Lyon, el hombre que la descubrió, fue quien le sugirió que cambiara su nombre por otro mas cinematográfico”.

Y así nació Marílyn Monroe. Con el tiempo, la electrólisis retrasaría la línea de nacimiento de sus cabellos y la cirugía corregiría defectos en la dentadura, la nariz y el mentón. Faltaba un solo detalle, y Marilyn no dudó: el tono castaño de su cabello se convirtió en el rubio platinado por el que muchos suspirarían. A partir de 1950, cuando comienza a triunfar como actriz, Marilyn actuó en las siguientes películas:

A ticket to Tomahawk (dirigida por Richard Sale, en 1950).

La jungla de asfalto (dirigida por John Huston, en 1950).

Eva al desnudo (dirigida por Joseph Leo Mankiewicz, en 1950).

The fireball (dirigida por Tay Garnett, en 1950).

Right cross (dirigida por John Sturges, en 1950).

Hometown story (dirigida por Arthur Pierson, en 1951).

As young as you feel (dirigida por Harmon Jones, en 1951).

Love nest (dirigida por Joseph Newman, en 1951).

Lets make it legal (dirigida por Richard Sale, en 1951).

Clash by night (dirigida por Fritz Lang, en 1951).

No estamos casados (dirigida por Edmund Goulding, en 1952).

Niebla en el alma (dirigida por Roy Baker, en 1952).

Me siento rejuvenecer (dirigida por Howard Hawks, en 1952).

Cuatro páginas de la vida (dirigida por Henry Koster, en 1952).

Niágara (dirigida por Henry Hathaway, en 1953).

Los caballeros las prefieren rubias (dirigida por Howard Hawks, en 1953).

Cómo casarse con un millonario (dirigida por Jean Negulesco, en 1953).

Río sin retorno (dirigida por Otto Premiger, en 1954).

Luces de candilejas (dirigida por Walter Lang, en 1954).

La comezón del séptimo año (dirigida por Billy Wilder, en 1955).

Bus stop (dirigida por Joshua Logan, en 1956).

El príncipe y la corista (con Laurence Olivier, como director y coprotagonista, en 1957).

Con faldas y a lo loco (dirigida por Billy Wilder, en 1958).

El multimillonario (dirigida por George Cukor, en 1960).

Los inadaptados (dirigida por John Huston, en 1961).

Somcthings got to give (dirigida por George Cukor, en 1962, que quedó inconclusa con la muerte de la actriz).

Biografia de Marilyn Monroe Amores Famosos del Cine Sus Peliculas

Los inadaptados fue la última película que filmaron tanto Marilyn como sus dos compañeros de reparto: Clark Gable y Montgomery Clift.

Quienes asistieron al rodaje afirman que Gable tuvo infinita paciencia con la estrella, que llegaba tarde al estudio o, directamente, no se presentaba a trabajar.

La última mujer de Clark, Kay Spreckles, afirm6 que su marido había muerto debido al intenso estrés que significó filmar una película en esas condiciones.

JOE DI MAGGIO, EL HOMBRE QUE LA AMO

Biografia de Marilyn Monroe Amores Famosos del Cine Sus PeliculasMarilyn tenía veintiocho años cuando se casó con el famoso beisbolista Joe Di Maggio.

Era el tercer matrimonio de la mujer que ya era famosa y deseada por todos, (pues a Jim Dougherty le había sucedido el guionista Robert Slatze, con quien estuvo casada tan sólo un fin de semana).

Di Maggio persiguió a Marilyn con flores y atenciones hasta convencerla de casarse con él, pero para ella fue muy difícil mantenerse fiel a ese hombre que le exigía estar en casa temprano para cocinar la cena.

Di Maggio, que había abandonado a su esposa para casarse con la estrella, perseguía a Marilyn y montaba escenas de celos descomunales.

Criticaba los vestidos demasiado ajustados de su mujer y se negaba a acompañarla a los estrenos, pues no soportaba el asedio masculino, del que ella era objeto.

El matrimonio duró lo que un suspiro: el divorcio sobrevino el mismo año en que se habían casado, en 1954.

Una Marilyn demacrada y con marcas de golpes apareció ante los periodistas para anunciar que todo había terminado entre el popular beisbolista y ella.

A pesar de las discusiones y los golpes, Di Maggio nunca dejó de verse con Marilyn. Ella recurría a él —y lo hizo hasta pocos días antes de su misteriosa muerte— cada vez que atravesaba alguna de sus muchas crisis de    presivas.

ARTHUT MILLER PADRE Y MARIDO

En los comienzos de 1956, Marilyn estaba en el  apogeo de su carrera.

Sus actitudes provocativas fuera de la pantalla y los papeles de rubia explosiva para los que era convocada hicieron que en poco tiempo figurara en la lista de las diez estrellas más populares de Hollywood.

Era libre y los amantes se sucedían unos a otros. Marilyn, siempre necesitada de afecto, encontraba en el sexo una excusa para sentirse querida.

Había comenzado a refugiarse en el alcohol, y tomaba pastillas para dormir por las noches y para mantenerse despierta durante el día.

Tenía veintinueve años y suspiraba por un hombre al que conocía de vista: Arthur Miller.

El dramaturgo, casado y con hijos, no parecía reparar en la estrella, hasta que ella se le acercó demasiado durante una fiesta. El flechazo fue instantáneo y, en poco tiempo, Arthur y Marilyn comenzaron una relación sólida y estable.

En los comienzos de su noviazgo con Miller, Marilyn filmó El principe y la corista, la película en la que compartió cartel con el gran actor y director Laurence

Olivier. Durante el rodaje —que se llevó a cabo en Inglaterra— Arthur la llamaba por teléfono desde los Estados Unidos todas las noches utilizando el seudónimo de «Mr. Leslie”.

Marilyn estaba ansiosa por casarse; pero Arthur Miller prefería tramitar un divorcio pacífico de su esposa y no quería provocar ningún escándalo. Atenta, cariñosa y comprensiva, la estrella tuvo la paciencia necesaria para esperar a ese hombre que tanto la atraía.

El casamiento se hizo el 29 de junio de 1956. Marilyn ya conocía a sus futuros suegros y creía que por fin tendría una familia.

Si bien los primeros tiempos de la pareja fueron buenos, pronto comenzaron los problemas. Marilyn se aburría en la casa mientras Arthur se encerraba a escribir el guión de Los inadaptados; y él perdía la paciencia cada vez que Marilyn se encerraba a llorar en su cuarto, pidiendo atención.

Cuatro años después de la boda, y cansado de las infidelidades y los caprichos de su mujer, en 1960 Arthur Miller solicitó el divorcio. Habían quedado atrás los tiempos en que Marilyn lo llamaba “pa” y le cocinaba sus platos favoritos.

Uno de los hechos que desencadenaron la crisis definitiva de la pareja fue la aventura amorosa de Marilyn con el actor Yves Montand, con quien compartió cartel en la película El multimillonario.

Tanto Arthur Miller como Simone Signoret —la mujer de Montand— soportaron estoicamente el publicitado romance hasta que Montand se cansó de Marilyn y volvió con su esposa.

UNA EVA Y DOS ADANES

El divorcio de Arthur Miller fue demasiado para el frágil carácter de Marilyn; y sólo después de una serie de crisis depresivas y de un par de intentos de suicidio, logró estabilizarse su delicado equilibrio emocional.

Los hombres se sucedían unos a otros. Marilyn buscaba desesperadamente un poco de afecto, pero no lo encontraba.

Había conocido a John Fitzgerald Kennedy en 1954, y se había sentido irremediablemente atraída hacia él; pero pasarían años antes de que comenzara uno de los romances más sonados y prohibidos de la historia.

En 1954, Kennedy, un mujeriego empedernido, le había pedido a su cuñado, el actor Peter Lawford, que le presentara a Marílyn, pues quería pasar una noche con la rubia más sexy de los Estados Unidos.

El misterio que rodeó desde siempre a la relación hizo que los detalles fueran ambiguos; pero se supone que las relaciones entre la estrella y el ascendente político comenzaron en 1955, cuando Marilyn estaba divorciada de Joe Di Maggio y aún no se había casado con Arthur Miller.

Se dice que los encuentros furtivos continuaron durante el matrimonio con Miller y que se intensificaron en 1960, cuando Marilyn se divorció.

Jackie Kennedy, la esposa de John, siempre supo que su marido la engañaba, pero toleró la situación con entereza.

Marilyn, ingenuamente, creía que él se divorciaría para casarse con ella; pero la historia tendría un final diferente. John F. Kennedy, que sólo quería divertirse, ni siquiera pensaba en divorciarse y, como era su costumbre, decidió compartir a su nueva amante con su hermano menor, Robert Kennedy.

Así, Marilyn comenzó a tener relaciones con el Fiscal General de la Nación y con el futuro Presidente de la Nación.

MUERE UN MUJER Y NACE UNA LEYENDA: Hay quienes dicen que los Kennedy le habían confiado secretos que ella, despechada, estaba dispuesta a rebelar, y que ésa fue su sentencia de muerte.

Otros opinan que, abandonada por los hermanos y en medio de una profunda crisis depresiva, decidió tomar más pastillas de las que acostumbraba.

Lo cierto es que, la madrugada del 5 de agosto de 1962, se encontró el cuerpo sin vida de Marilyn, tendido en su cama. Tenía treinta y seis años y aún era dueña de la escultural figura que volvía locos a los hombres.

Se investigó poco y nada sobre su misteriosa muerte, pues la rubia más famosa estaba implicada nada menos que con el presidente de los Estados Unidos.

Para el funeral, el cuerpo de Marilyn fue colocado en un féretro de bronce, forrado por dentro con terciopelo color champagne. Le pusieron un vestido verde de Pucci y colocaron entre sus manos un delicado ramo de rosas. Cumpliendo la promesa hecha años antes, su maquillador favorito se presentó en la casa mortuoria con una modista y una peinadora, y trabajaron arduamente con la idea de quesu última imagen fuera la más deslumbrante.

Joe Di Maggio, su tercer marido, organizó su funeral y prohibió la entrada a la mayoría de los compañeros de trabajo de Marilyn. Durante el velatorio, junto a su féretro, lloró y besó a su ex-mujer, y la despidió para siempre con un simple “te amo”.

Joe Di Maggio siempre creyó que los Kennedy eran responsables del trágico final de Marilyn. Tres años después de la muerte de su ex-esposa, Robert Kennedy se acercó a estrechar la mano del ex-beisbolista durante un partido de homenaje a los Yanquis; pero éste dio un paso atrás y se negó a saludar al político.

TESTAMENTO DE MARILYN MONROE

Yo, Marilyn Monroe, digo, publico y declaro que ésta es mi última voluntad y testamento.

Primero
Mediante el presente documento, revoco todos los testamentos anteriores.

Segundo
Encargo al ejecutor de este testamento que pague mis deudas, los gastos de mi funeral y todos los impuestos lo más pronto sea posible después de mi muerte.

Tercero
Dejo en herencia a Berenice Miracle, si me sobrevive, la suma de 10.000 dólares. A May Reis, 10.000. A Norman y Hedda Rosten, y en el caso de que ambos me precedieran, a su hija Patricia Rosten, la suma de 5000 que debe ser usada para la educación de Patricia Rosten. Dejo en herencia todos mis efectos personales y mis ropas a Lee Strasberg. Es mi deseo que él los distribuya a discreción entre mis amigos, colegas y personas que yo haya querido.

Cuarto
Dejo en herencia la suma de 100.000 dólares para que sea repartida de la siguiente forma:
a) Para mantenerla, invertir y reinvertir de tal manera que se produzcan ganancias e intereses.
b) Destinar, de los intereses, 5000 dólares por año para el mantenimiento de mi madre mientras viva.
c) Para la Dra. Marianne Kris para que lo use con el fin de ayudar al trabajo de alguna institución psiquiátrica que ella considere relevante.

Quinto
Todo lo que queda, de lo que poseo, de lo que posea a la hora de la muerte, que haya heredado se repartirá de la siguiente manera: 25% a May Res 25% a Marianne Kris
Lo que resta de este balance será entregado a Lee Strasberg

Marilyn Monroe 14 de enero de 1961 Nueva York

Fuente Consultada:
Romances Famosos de la Década de los 50
Revista Semanal LEGADOS Nº5 Vida de Marilyn Monroe – Pagina 12- Autora Liliana Viola

Biografia de Marilyn Monroe Amores Famosos

Biografia de Norma Jeane Mortenson Resumen

Biografía de Norma Jean Mortenson

Resumen Biografía de Norma Jean Mortenson
Todas las hadas malignas se congregaron alrededor de su cuna: la locura, la ilegitimidad, la ignorancia, la pobreza. Aun así, Marilyn logró superar muchas de las limitaciones que le fueron impuestas por su origen y su ambiente; pero aunque llegó a ser envidiada, admirada y rica, no pudo realizar su sueño: tener un hijo.Biografia de Norma Jean Mortenson

De origen humilde y carácter tímido, pero dueña de una figura extraordinariamente sensual y un rostro perfecto, Norma Jean Baker logró convertirse en uno de los mitos eróticos más célebres del siglo XX, condición que le permitió acumular gloria y fama bajo el nombre que le impuso «un cazador de talentos» apenas empezó a escalar los peldaños de la fama: Marilyn Monroe.

Los miedos y las inseguridades que la acosaban le labraron, sin embargo, un infierno de frustraciones y de soledad del que acabó por evadirse, voluntaria o accidentalmente, por el mortal trampolín de los barbitúricos.

Su historia empezó el 1° de junio de 1926 en Los Angeles (California), y estuvo signada desde el comienzo por la ilegitimidad y la locura. Hija de padre desconocido, desde muy temprano debió afrontar el desamparo y la falta de afecto: en 1931, su madre, aquejada de una enfermedad mental hereditaria, debió ser recluida para siempre en un manicomio.

Desde ese momento la niña quedó bajo la tutela estatal y fue alojada en el Orfelinato del Condado de Los Angeles, institución que de vez en cuando la confiaba a familias que percibían veinte dólares mensuales por albergar y alimentar a criaturas huérfanas o abandonadas. Eran tiempos de crisis, y el oficio de padres adoptivos proveía de ciertos recursos a algunas familias venidas a menos.

El deambular entre el orfanato y los hogares postizos concluyó en 1938, cuando un matrimonio de apellido Goddard la adoptó formalmente. Pocos años después, Norma Jean alcanzó su talla definitiva (un metro sesenta y tres) y se transformó precozmente en una hermosa mujer de largo pelo rubio, capaz de despertar el creciente interés de los jóvenes.

Uno de ellos, de dieciocho años, no vaciló en proponerle casamiento, y fue así como el 19 de junio de 1942, seis meses después de que la segunda guerra mundial comenzara para Estados Unidos, Norma Jean Baker, que acababa de cumplir dieciséis años, se convirtió en la señora de James Dougherty, obrero de una fábrica de armamentos.

Seis meses después el amor dejaba lugar a la indiferencia. James se enroló en la marina de guerra y los azares de la guerra lo llevaron al frente. Norma Jean, por su parte, comenzó a trabajar en una fábrica de para-caídas donde conoció a un fotógrafo que la indujo a probar suerte como modelo publicitaria.

La muchacha, como tantas otras jóvenes norteamericanas, y especialmente de la zona de Los Angeles, aspiraba a ser estrella de cine y vio la propuesta con muy buenos ojos. Su imagen no tardó en aparecer en Pie, Click, Laugh, Sir, revistas acostumbradas a conjugar puritanamente lo erótico y lo pornográfico.

Como corolario de su nueva actividad, en octubre de 1946 (sesenta días antes de divorciarse) obtuvo un pequeño contrato de la poderosa empresa cinematográfica Twentieth Century Fox, uno de cuyos directivos, Ben Lyon, la convenció de que adoptara el seudónimo de Marilyn Monroe.

EN LA FABRICA DE LOS SUEÑOS
Los papeles que en cumplimiento del contrato le confió la Fox no pasaron de fugaces apariciones en Tormentas de odio y Juventud en peligro. De nada le valió, tampoco, intervenir en Las chicas del coro, producción del sello Columbia. En mayo de 1948 Marilyn Monroe se encontró sin trabajo y sin dinero. Decidió entonces retornar a la publicidad, y a cambio de cincuenta dólares se avino a posar desnuda, sobre un fondo de terciopelo rojo, para un almanaque. Otras fotografías por ese estilo le permitieron, aunque a duras penas, subsistir durante 1949.

A principios de 1950 fue incorporada al reparto de Locos de atar, película con que los hermanos Marx se despidieron del cine. Para ella, en cambio, fue el comienzo de una etapa de intensa actividad; antes de que concluyera 1951 había intervenido en otros nueve filmes: Mujer al fin, Mientras la ciudad duerme, La malvada, Fama sin gloria, El águila y la serpiente, Hometown story («Cuento del pueblo natal»), As young as you feel («Tan joven como te sientas») -estas dos no estrenadas—, Viudas adorables y Me jugué mi mujer. Este conjunto de títulos le sirvió de pasaporte para su primer papel importante: Tempestad de pasiones, que data de principios de 1952; su nombre figuró inmediatamente después del de los protagonistas.

Simultáneamente se publicó el almanaque para el que había posado desnuda, de manera que la aureola del escándalo sirvió para publicitar sus siguientes trabajos: Travesuras entre matrimonios, Almas desesperadas, Vitaminas para el amor y Lágrimas y risas.

Hacia el final de ese año conoció a Joe Di Maggio y se enamoró enseguida de ese ex astro del béisbol que no se cansaba de hablar de su familia, de sus ocho hermanos y de lo hermoso que es tener una parentela numerosa. En 1953 alcanzó el estrellato absoluto en Torrente pasional, cuya producción costó un millón de dólares pero rindió seis veces esa suma. Tan estruendoso triunfo personal se reiteró con Los caballeros las prefieren rubias y Cómo pescar un millonario.

Alborozada como una chiquilla, el 1° de enero de 1954 contrajo enlace con Di Maggio: sin embargo, nueve meses después anunció con tristeza la terminación de su matrimonio. Entre ambas fechas protagonizó Almas perdidas. Después del divorcio, en un esfuerzo por superar la postración en que había quedado sumida, filmó El mundo de la fantasía. A esa altura de su carrera, Marilyn Monroe ya se había convertido en la viva encarnación del sex-appeal, en una vestal erótica contemplada codiciosamente por millones de hombres.

Su figura sensual asomaba, desnuda o semidesnuda, en fotografías que adornaban piezas de solteros, lugares de trabajo y cualquier sitio donde predominara la presencia masculina, y su cuerpo voluptuoso se consagró como prototipo de la perfección femenina.

La desmesura del éxito cinematográfico, acompañado, no obstante, de su segundo fracaso sentimental, exacerbaron los defectos y las debilidades de Marilyn, que se sintió más aislada, más rechazada que nunca; a partir de ese momento y cada vez con mayor frecuencia, agravió a sus compañeros de tareas con arranques temperamentales, faltas de puntualidad y desconsideración. Convencida de que nadie la estimaba, se dejó abrumar por la melancolía y la depresión, y contrajo el hábito de tomar somníferos para conciliar el sueño.

HASTA LA CAÍDA
Toda su labor de 1955 se resumió en el film La comezón del séptimo año. Aunque el director , Billy Wilder se mostraba paciente y paternal con ella, Marilyn desde el primer día comenzó a hacer que todo marchara mal: llegaba tarde a las filmaciones, no saludaba a nadie, se enojaba por cualquier motivo. Por entonces unos amigos le presentaron a Arthur Miller, el dramaturgo que ya se había consagrado con La muerte de un viajante y Todos eran mis hijos. Fascinada por la inteligencia del escritor, asombrada de la cultura de ese hombre alto y de exterior severo que la trataba como si ella fuera su igual, Marilyn no vaciló en responderle afirmativamente cuando él le propuso que se casaran.

La boda se efectuó el 29 de junio de 1959. El divorcio sobrevino al cabo de cuatro años y cuatro meses. En ese lapso Marilyn protagonizó Nunca fui santa (1956), El príncipe y la corista (1957), Una eva y dos adanes (1959), La adorable pecadora y Los inadaptados (basada esta en un guión de Miller). El 11 de noviembre de 1960, al anunciar su tercer fracaso conyugal, Marilyn manifestó que en el escritor famoso solo había hallado a un hombre egoísta, indiferente a cuanto no fuera él mismo y su obra.

El derrumbe interior de Marilyn fue total. Jaqueada por el temor a la locura, defraudada (como consecuencia de abortos espontáneos) en sus aspiraciones de ser madre, insatisfecha con sus películas, vapuleada por los críticos que la juzgaban «un montón de carne» sin inteligencia y que la zaherían cuando manifestaba deseos de interpretar a alguna heroína de Dostoievsky, el 8 de febrero de 1961 se internó en una clínica psiquiátrica para someterse a una cura de sueño.

El 5 de marzo regresó a su hogar y el 22 de mayo empezó a filmar Something’s got to give (Algo tiene que reventar), producción en la que habría de mostrarse completamente desnuda. Pero al cabo de unos días dejó de concurrir a los estudios.

El 21 dejunio la empresa productora resolvió interrumpir definitivamente el rodaje.
El sábado 4 de agosto de 1961 fue el último día de su vida. La certidumbre de haberse quedado irremisiblemente gola impulsó a Marilyn a tomar una dosis de somníferos superior a la habitual: el suicidio le pareció el único camino apto para aliviar su terrible angustia.

Fuente Consultada:
Vida y Pasión de Grandes Mujeres – Las Reinas – Elsa Felder
Fascículos Ser Mujer Editorial Abril
Enciclopedia Protagonistas de la Historia Espasa Calpe
Wikipedia