Hombre de Neardenthal

Historia de la Especie Humana Cronología de las Etapas

Historia de la Especie Humana
Cronología de las Etapas Evolutivas

LAS ETAPAS CRONOLÓGICAS DE LA EVOLUCIÓN HUMANA

7 millones Posible existencia de homínido
El Cráneo de Chat «Toumai»
Chad (África central)

6 millones Posible inicio de la bipedación.
Fémures
Colinas de Tugen (Kenia)

5,8 millones Evidencia más antigua de homínido conocida.
Falange pedal y otras fragmentos (Ardipithecus kaddaba)
Valle del Awash (Etiopía)

4,4 millones Fecha posible de existencia del homínido Ardipithecus ramidus.
Dientes y otros fragmentos Valle del Awash (Etiopía)

4,2 millones Hallados restos de homínido bípedo (Australopithecus anamensis).
Dientes y fragmentos de extremidades Lago Turkana (Kenia)

3,6 millones Primera evidencia clara de bipedación.
Huellas de Australopithecus afarensis
Laetoli (norte de Tanzania)

3,2 millones «Lucy» (Australopithecus afarensis).
Esqueleto parcial de homínido bípedo Cráneo y otros fragmentos
Hadar (Etiopía)

3 millones Hallado homínido (Australopithecus africanus).
Cráneos y otros fragmentos Cráneo y otros fragmentos
Cuatro enclaves en el sur de África

2,6 millones Surge Australopithecus aethiopicus.
Etiopía; norte de Tanzania

2,3 millones Aparece un posible ancestro directo (Homo habilis).
Cráneos y otros fragmentos
Garganta de Olduvai (Tanzania)

2 millones Surge Australopithecus robustus.
Mandíbula y fragmentos de cráneo
Sur de África

1,8 millones Aparece Homo erectus, primer homínido que abandona África.
Esqueleto casi completo
Kenia

1,6 millones Primera evidencia del género Homo en Asía («hombre de Java»).
Cráneo y fémur
Java (Indonesia)

1,5 millones Hallado el «niño de Turkana», espécimen más completo de Homo erectus conocido.
Esqueleto casi completo
Sur de África

1,2 millones Se sabe que Australopithecus robustus se ha extinguido en África.

800.000 Evidencia más antigua de vida humana en Europa occidental.
Mandíbula
Burgos (España)

600.000 Surge Homo heidelbergensis.
Mandíbula
Heidelberg (Alemania)

260.000 Posible existencia de Homo sapiens.
África

250.000 Surge Homo neanderthalensis.
Cráneo, extremidades y otros fragmentos
Valle del Neander (Alemania)

160.000 Existencia confirmada de Homo sapiens.
Fragmentos de cráneos
Valle del Awash (Etiopía)

120.000 Homo sapiens llega al sur de África.
Esqueletos y útiles líticos
KwaZulu-Natal (Sudáfrica)

100.000 Homo sapiens llega a Oriente Próximo.
Esqueletos en enterramientos
Nazaret (Israel)

60.000 Homo sapiens llega a China.
Cráneo y dientes
Provincias de Shaanxi y Guizho (China)

55.000 Homo sapiens llega a Australia.
Cráneo
Lago Mungo (Australia Meridional)

40.000 Los cromañones aparecen en Europa.
Esqueletos
La Dordoña (sur de Francia)

30.000 Desaparición de Homo neanderthalensis.

13.500 Homo sapiens alcanza el continente americano.
Cráneo
Rancho La Brea (Los Ángeles EH J Monte Verde (Chile)

12.500 Homo sapiens llega a América del Sur.
Artefactos
Monte Verde (Chile)

Formacion del Imperio Romano Desarrollo y Caracteristicas Augusto

Formacion del Imperio Romano Desarrollo, Emperadores y Caracteristicas

La muerte de César causó grandísimo desconcierto en Roma.  Los asesinos del dictador quisieron restablecer la antigua constitución.

Cometido el crimen, salieron del senado llamando al pueblo a la libertad. Pero en el pueblo, las personas pudientes estaban hartas de las guerras civiles y de cincuenta años de anarquía; en cuanto a los pobres, el sistema de voto expuesto anteriormente no les habla permitido jamás tomar una parte efectiva en el gobierno. 

El pueblo sintió pues el gobierno de César, que habla dado a Roma el orden y el bienestar, y no lo ocultó en sus manifestaciones. Por su parte los senadores vacilaban, temiendo siempre la aparición de un nuevo señor, lo cual no tardó en suceder.

Marco Antonio y Octavio:

Un antiguo lugarteniente de César, llamado Antonio, entonces cónsul, quiso aprovechar las circunstancias.

Era un oficial valeroso, muy ordinario de maneras y muy popular en las tabernas por su alta estatura, su uniforme de soldado y su reputación de gran bebedor, que pronto dio pruebas de ser un gran político.

El día de los funerales de César, organizados por él, pronunció en el Foro un elogio del dictador, leyó un testamento que colmaba al pueblo de larguezas y causó emoción general presentando a la vista de todos la toga ensangrentada y agujereada con veintiocho puñaladas que recibió el cuerpo de la víctima.

El pueblo, al ver aquella toga, se amotinó contra los asesinos, y Bruto y los amigos de éste tuvieron que huir para salvarse.

Estorbó los proyectos de Antonio la llegada a Roma de Octavio, sobrino e hijo adoptivo de César, que venia de Atenas, donde hacia sus estudios, para reclamar la herencia de su tío.

Era un joven de diez y nueve años, pequeño, cojo, delicado y tímido. Hablaba mal, y le faltaba bravura, hasta el punto de tener miedo del estampido del trueno y de las tinieblas; pero bajo aquella apariencia mezquina ocultaba gran audacia política.

Representó el papel de un joven honrado que buscaba el apoyo de todos lisonjeó al senado, llamó a Cicerón « padre mío » asalarió a los antiguos soldados de César y no tardó en encontrarse a la cabeza de un ejército.

Cicerón y el senado creyeron haber hallado el hombre que los desembarazaría deAntonio.

Este habla salido de Roma en persecución de Bruto. Cicerón pronunció entonces sus famosas arengas, las Filipicas, declaró a Antonio fuera de la ley y obtuvo para Octavio el mando de las operaciones contra él.

Octavio, vencedor,  reclamó el consulado como recompensa, puesto que le negaron.

Habiéndose aliado entonces Antonio con los gobernadores de Galia y España, volvía a Italia a la cabeza de un ejército.

Empero, los dos ambiciosos comprendieron que era conveniente unirse, por propio Interés, contra el senado, que favorecía a los asesinos de César, y como Lepido (imagen) , gobernador de la Galia Narbonesa, se unió a ellos, fundaron los tres por un trienio un segundo triunvirato, que más tarde ratificó un plebiscito.

Se dividieron las provincias e hicieron del titulo de triunviro una nueva magistratura (43).

EL SEGUNDO TRIUNVIRATO:
Las Proscripciones:

El primer cuidado de los triunviros consistió en proscribir a sus enemigos. Las proscripciones fueron anunciadas por un cartel concebido en estos términos «Si la perfidia de los malos no hubiera respondido con el odio a los beneficios; si los que César, en su clemencia, había salvado, enriquecido y colmado de honores después de su desgracia no hubieran  resultado ser sus asesinos, nosotros hubiéramos también olvidado a los que nos hemos visto obligados a declarar enemigos públicos.

Ilustrados por el ejemplo de César, vamos a prevenir a nuestros enemigos antes que éstos nos sorprendan… He aquí lo que se ordena: Que nadie oculte a ninguno de los que figuran en la lista siguiente; que el que ayude o favorezca la evasión de un proscrito, será a su vez proscrito.

Que se nos presenten sus cabezas. En recompensa, el hombre de condición libre recibirá 25.000 dracmas, y el esclavo 10.000  y además su libertad con el titulo de ciudadano.

Los nombres de los asesinos y de los denunciadores se tendrán secretos. » De esta manera se asesinaron metódicamente trescientos senadores y dos mil caballeros, entre los cuales figuró Cicerón, que Octavio había sacrificado para satisfacer los rencores de Antonio.

Después de esas matanzas, Octavio y Antonio pasaron el Adriático para atacar en Macedonia a las legiones que habían reunido los conjurados Casio y Bruto, legiones que fueron vencidas en Hlipos, al cabo de dos días de batalla. Bruto, desesperado, se hizo dar muerte, exclamando: « Virtud no eres más que una palabra! » (42).

RUPTURA ENTRE MARCO ANTONIO Y OCTAVIO:

Antonio partió a oriente para castigar a Egipto, que habla facilitado socorros a Bruto. Pero, seducido por Cleopatra, olvidó sus deberes por los deleites. A Octavio le cupo el cuidado de pacificar a occidente.

Tuvo que combatir primero las intrigas de Fulvia, esposa de Antonio, que murió a tiempo para evitar una guerra entre los triunviros; después sometió a Sexto Pompeyo, hijo del gran Pompeyo, que habla logrado reunir una flota sólida y era dueño del Mediterráneo. Triunfó al cabo de dos años de guerra, gracias a los talentos militares de su amigo Agripo (38-36).

El tercer triunviro, Lépido, representaba en todos estos acontecimientos un papel insignificante; Octavio lo depuso y lo nombró sumo pontífice: desde aquel momento quedaban dos ambiciosos uno frente al otro, y era preciso que uno de ellos desapareciese. Quien desapareció fue Antonio.

Después de una expedición desastrosa contra los partos, Antonio habla vuelto al lado de Cleopatra, a Alejandría, donde se entregó a todos los desórdenes de una vida crapulosa que ha quedado célebre con el nombre de « vida inimitable ».

Soñó fundar un imperio de oriente en provecho de aquella reina, dando a sus hijos reinos asiáticos.

Octavio explotó hábilmente esa actitud para excitar la indignación de los romanos contra Antonio, y ocultando su rivalidad personal bajo la máscara de una guerra nacional, hizo decretar una expedición contra « aquella mujer, que pretendía la caída del Capitolio y la ruina del imperio Antonio y Cleopatra esperaron a Octavio en Grecia con una flota y un ejército.

La flota fue vencida cerca de Accio, en el Adriático, a la entrada del golfo de Arta, y Cleopatra huyó, llevándose consigo a Antonio. Octavio los siguió a Egipto y batió a Antonio en los alrededores de Alejandría.

Cleopatra trató en vano negociar con el vencedor. Antonio se dio muerte, y, viendo que todo estaba perdido, imitó su ejemplo haciéndose picar por un áspid. Octavio quedó siendo dueño del mundo. El fin de la república, había llegado.

Marco Antonio hizo de Egipto el centro de gravedad de una política dinástica concebida en favor suyo y de sus hijos. Se acercaba paulatinamente al modelo oriental de realeza divina, idea que repugnaba a los romanos y colisionaba con sus arraigadas tradiciones políticas.

Octavio utilizó la situación para acusar a Antonio de traición, pues había decidido entregar algunas regiones de Asia, en calidad de reino, a los hijos habidos con Cle-opatra. El mismo Octavio, que años antes había violado todas las reglas, se esforzaba por aparecer como renovador de las viejas costumbres romanas y paladín de la integridad nacional.

CREACIÓN DEL IMPERIO ROMANO:

Se llama Imperio, el gobierno personal de Octavio, aunque, en apariencias el funcionamiento de las instituciones romanas no hubiera cambiado. A fin de no suscitar los mismos odios que César, Octavio se dedicó a reinar sin parecerlo.

No quiso aceptar el titulo de dictador; dejó subsistir el senado, los cónsules y los comicios, y aceptó solamente que sus súbditos lo llamaran con un nombre nuevo.

Pensó en llamarse Rómulo, segundo fundador de Roma, pero después se decidió por el nombre de AUGUSTO que servia para designar los lugares santos.

Cual César, reunió todas las funciones y asumió todos los poderes, porque tenía todos los títulos.

Por consiguiente, el primero de éstos fue el de imperator (general victorioso), que indicaba el origen de su poder y le daba autoridad legal sobre todos los ejércitos.

Fue además tribuno, lo cual le hacia inviolable; censor o prefecto de costumbres, lo que le permitía nombrar a los senadores y vigilar a los ciudadanos; sumo pontífice, es decir, jefe de la religión, y, por último, príncipe, o presidente del senado, es decir, dueño de las deliberaciones.

Augusto tenía, pues, un poder absoluto; pero en torno suyo todo parecía subsistir como anteriormente. El senado hacia las leyes, los comicios las votaban y los magistrados las ejecutaban en nombre del pueblo.

Las insignias de las legiones continuaban llevando S. P. Q. R., iniciales de la inscripción latina Senatus Populusque Romanus.

Augusto vivía como los demás ciudadanos; tomaba parte en los votos, recomendaba a sus amigos en las elecciones, hablaba en el senado cuando le correspondía y habitaba en el Palatino una casa modesta, abierta a todo el mundo. Quería imponer el orden en Roma y empezaba por dar el ejemplo.

Aquella vida pública no era más que una apariencia Augusto lo dirigía todo. Un consejo privado, que se llamó el consejo del príncipe, administraba en realidad el imperio.

Porque así convenía a sus designios, creó una guardia llamada guardia pretoriana, formada de nueve cohortes y encargada de mantener el orden en la ciudad.

A la cabeza de esas tropas estaba el prefecto del pretorio, principal agente del emperador, con el prefecto de la ciudad, el prefecto de los vigiles (serenos) o prefecto de policía, y el prefecto del anona, encargado de abastecer a Roma.

Una multitud de secretarios estaban colocados bajo las órdenes de aquellos magistrados. Casi todos eran libertos, porque se estaba más seguro de que fueran fieles.

Octavio Augusto: Sobrino nieto de César, éste lo apoyó en el comienzo de su carrera política, atraído por su inteligencia.

A la muerte de su tío, desplegó una gran habilidad para superar las intrigas del Senado y de Antonio, apoyándose sucesivamente en uno y otro.

Con el respaldo de sus soldados se hizo nombrar cónsul, sin haber ejercido cargo alguno anteriormente. Tuvo la habilidad de mantener las formas tradicionales de gobierno, pero asumiendo él todos los poderes. Al añadir a su nombre, Octavio, el título de Augusto, prácticamente fue divinizado en vida.

ROMA BAJO EL IMPERIO DE AUGUSTO:

Con el orden, reinó la prosperidad en Roma, y la ciudad se pobló de monumentos. Augusto pudo vanagloriarse de haber encontrado una ciudad de ladrillos y haber dejado una ciudad de mármol.

Se dedicó especialmente a la organización del servicio de las aguas, hizo construir acueductos y creó a este efecto un cuerpo de ingenieros especiales. Emprendió también la tarea de moralizar a Roma donde la corrupción había llegado al limite.

Quiso restablecer las antiguas prácticas religiosas. Procuró restaurar el antiguo sentimiento de familia, combatiendo el abuso del divorcio y del celibato.

Tuvo por colaboradores a sus amigos Agripa, el vencedor de Antonio, y a Mecenas, hombre de gusto, que protegía las letras y las artes.

En torno suyo se agruparon los historiadores Tito Livio y poetas Virgilio y Horario y muchos otros que tanto contribuyeron a la gloria de aquella época llamada por la historia siglo de Augusto.

LAS PROVINCIAS BAJO EL IMPERIO DE AUGUSTO:

Las provincias ganaron mucho con el establecimiento del imperio.

En vez de ser oprimidas, como antes, por los procónsules fueron administradas regularmente por funcionarios con sueldos fijos, llamados legados, que nombraba el emperador y que debían dar cuenta de su gestión.

Los provincianos tuvieron además el derecho de elegir asambleas que podían dirigirse directamente al emperador.

El mismo Augusto hizo numerosos viajes para darse cuenta de sus necesidades. Se construyeron carreteras, se ejecutaron grandes trabajos y la seguridad sentó sus reales en todas partes.

Los vencidos reconocieron los beneficios de la dominación imperial, que dieron en llamar la pax romana. Virgilio la celebró en sus versos. «i Gracias a ti, César, el buey vaga por las praderas; Ceres y la feliz abundancia ¿fecundan nuestros campos; los barcos navegan sin temor en el mar pacificado, y la buena fe se alarma cuando hay la más mínima sospecha! »

LA DEFENSA DEL IMPERIO:

Todas las provincias estaban protegidas por una línea de fronteras naturales que eran el Rin, el Danubio, el Éufrates y los desiertos de Asia y de Africa. Más allá vivían los pueblos bárbaros que eran para el imperio un peligro siempre amenazador.

Augusto atendió a tenerlos en raya por la parte de allá de dichas fronteras, y organizó un ejército permanente de veintitrés legiones reforzadas con gran número de auxiliares> lo cual formaba un total de 400,000 hombres.

Repartidos en campamentos situados en todos los puntos peligrosos, bastaron para asegurar la tranquilidad de las provincias que prosperaban sosegadamente al abrigo de aquella cortina de tropas. Augusto no tuvo que luchar de veras sino contra los germanos en el Rin y en el Danubio, como se verá más adelante.

FIN DE REINADO DE AUGUSTO:

Augusto no habían tenido hijos con su esposa Livia. Sus herederos eran los hijos de su amigo Agripa, que habla adoptado, y que murieron jóvenes; tuvo que adoptar a monio.

Los Tiberio, que su mujer Livia tuvo de su primer matrimonio. Los últimos años de Augusto fueron tristes para él a causa de sus duelos.

Tuvo además la pena de tener que desterrar a su hija Julia por su mala conducta, y de saber el desastre del ejército de su legado Yaro en Germania.

Murió a los setenta y seis años (14 d. de J. C.) y fue enterrado con gran pompa en un monumento que se llama aún el Mausoleo de Augusto.

El emperador muerto, fue considerado como un dios. Se instituyeron ceremonias en honor suyo, y se fundó un colegio de sacerdotes especiales para celebrarlas. Ese culto de los emperadores se- llamó apoteosis.

Todos los magistrados, todos los jefes de ejército y todas las asambleas tuvieron que rendir ese culto a la memoria de los emperadores.

Fue un juramento de fidelidad al régimen imperial, así como un lazo moral que unió a todas las partes del imperio y que nada tenia que ver con las religiones particulares.

La fundación de ese nuevo culto fue más bien, pues, un acto político que un acto de servilismo.

TIBERIO: El imperio pasó de Augusto a Tiberio, sin trastorno. El pueblo y las provincias se habían acostumbrado al nuevo régimen que les proporcionaba la paz y la abundancia- Sólo los senadores se lamentaban por sus antiguas prerrogativas; pero estaban demasiado corrompidos o demasiado envilecidos para sacudir la coyunda imperial.

Tiberio tenía de parte suya al ejército que habla mandado en Germania. Frisaba en los cincuenta y seis años, pareció tomar el poder con desagrado, desdeñó títulos y honores y no quiso ser más que príncipe. El senado fue asociado al gobierno y tuvo que ratificar todas las decisiones del príncipe.

Los gobernadores de provincia fueron escogidos según sus méritos y vigilados con rigor.

Pero aquel administrador honrado, se convirtió de pronto en una especie de loco furioso cuando vio perecer a Germánico, el sobrino de Augusto, vencedor de los germanos y a su propio hijo Druso.

Descubrió que el asesino había sido su favorito Seyano, que quería hacer desaparecer la familia de César para llegar al trono.

El emperador concibió odio violento contra los patricios a quienes llamaba « gente dispuesta a todo servilismo».

Las ejecuciones se multiplicaron; mandó matar a Seyano y se retiró a la isla de Caprea, presa de terror supersticioso, que le hizo rodearse de adivinos y astrólogos. Esa locura sangrienta duró hasta su muerte (37) y el relato de sus crímenes nos ha sido transmitido por el historiador Tácito.

Pero las proscripciones alcanzaron solamente a la nobleza; el resto del imperio, bien administrado, permanecía indiferente a lo que ocurría.

CALIGULA CLAUDIO: El imperio recayó en Calìgula, hijo de Germánico, llamado así porque llevaba el mismo calzado que los soldados (cáliga).

Empezó por ser un buen príncipe; pero, atacado de epilepsia desde su infancia, llegó a ser completamente loco. Su reinado fue una serie no interrumpida de extravagancias, de libertinaje y de asesinatos. Se le vio arrojar dinero al pueblo en el circo, iluminar montañas, hacerse adorar en lugar de Júpiter, y nombrar cónsul a su caballo.

Deseaba públicamente que el pueblo romano no tuviese más que una cabeza para matarlo de un tajo. El prefecto de los pretorianos, Quereas, fue el que libró al mundo de aquel loco furioso (41).

Quereas deseaba una restauración republicana; pero los soldados no la querían. Descubrieron en el palacio, oculto detrás de una cortina a un hermano de Germánico, llamado Claudio, y lo hicieron emperador mediante el donativo, esto es importante gratificación.

Éste fue el primer emperador nombrado por los soldados y aprecio de dinero.

Era viejo, calvo, embrutecido por la embriaguez y, aparte de los negocios públicos, entregado a estudios de arqueología.

A ese ser débil lo gobernaron sus mujeres y sus libertos, que de antiguos esclavos llegaron a ser dueños de Roma. Uno de ellos, Palas, lo decidió a casarse con Agripina, hija de Germánico, la cual envenenó a Claudio con un plato de setas para asegurar el trono a su hijo Nerón (54).

NERON: Agripina había esperado reinar en nombre de su hijo, que tenía diez y siete años; asistía a las sesiones del senado, oculta detrás de una cortina, y gobernaba por mediación del filósofo Séneca y del general Burro, que eran los preceptores de su hijo. Incitado Nerón por el liberto Narciso, se cansó bien pronto de aquella tutela.

Inquieta Agripina, le opuso a Británico, hijo de Claudio; pero Nerón lo hizo envenenar en un festival.

Cuatro años después tocó la vez a Agripina, a quien trató de ahogar durante un paseo por mar y que pudo salvarse a nado. Entonces Nerón pretendió que estaba implicada en una conspiración contra él y la hizo degollar.

Toda la nobleza mostró « maravillosa emulación de bajeza » y Séneca mismo hizo el elogio de aquel crimen.

Nada contuvo ya las pasiones de aquel príncipe envidioso, vanidoso e hipócrita. Repudió a su mujer Octavia, la condenó a muerte y se entregó a todo género de desarreglos con sus libertos.

Creía ser un gran artista y le gustaba presentarse en público para que lo aplaudiera una cuadrilla de aduladores bien adiestrados.

Se le vio conducir o guiar carros en las carreras, declamar versos en el teatro, pulsar la lira y dar una vuelta por Grecia de donde trajo 800 coronas, conducta que los romanos consideraban infame y digna solamente de un esclavo.

Un día, Roma fue presa de las llamas, y corrió la voz de que el incendiario era ese emperador que, para divertirse, ordenó la primera persecución contra los cristianos.

Trece años de semejante, régimen provocaron la sublevación de los soldados de las fronteras, y Roma, donde varías conspiraciones hablan sido ahogadas en sangre, siguió el ejemplo.

Nerón huyó a una casa de campo y alli se dio muerte no sin declamar: « Conmigo muere un gran artista! » (68).

LOS SUCESORES DE NERON: Las legiones sublevadas se batieron unas con otras para nombrar un emperador, porque el príncipe elegido recompensaba con largueza a los soldados.

Los primeros que consiguieron su objeto fueron los soldados de España, que eligieron por jefe a Galba, que a la sazón tenía setenta y tres años. No quiso dar dinero a los pretorianos de Roma y de aquí que le opusieran a Otón, a migo de Nerón. Galba fue asesinado por los pretorianos.

Entretanto, las legiones de Galia acudían con su general Vitelio. Otón fue vencido enBedríaco y se mató. Vitelio no gozó mucho tiempo de aquella victoria, que le permitió, sin embargo, llegar a ser célebre por su golosina.

El ejército de oriente, muy superior a los otros porque lo formaban soldados veteranos que habían combatido contra los partos, llegó a su vez para imponer por jefe a Vespasiano.

Este ejército triunfó en Cremona (69), y la paz reinó en Roma con la nueva dinastía de los Flavios.

LOS FLAVIOS: Vespasiano, hijo de un recaudador de impuestos, que alcanzó las dignidades militares por su propio mérito, fue un emperador burgués, trabajador y económico.

Reorganizó la hacienda que Nerón dilapidó con sus locuras, restableció la disciplina en los ejércitos y dominé las revueltas de los germanos y de los judíos.

Depuró el senado y abrogó la «ley de la majestad a, al amparo de la cual se habían dictado tantas proscripciones. Murió de muerte natural, burlándose de los honores divinos que se habían rendido a los emperadores difuntos. « Siento que llego a ser dios », dijo con sorna.(79)

Tito, su hijo, que terminó la campaña de Judea con la toma de Jerusalén, sólo reiné dos años, lo cual fue bastante para que lo llamaran las del delicias del género humano. Se quejaba de haber perdido el día cuando no había hecho una buena acción. Durante su reinado fue cuando hubo la famosa erupción del Vesubio, cuyas cenizas sepultaron las ciudades de Herculano y Pompeya (79).

Domiciano, su hermano, que le sucedió, no fue menos prudente durante los trece primeros años de su reinado; jamás fueron tan dichosas la provincias. Después, el 93, llegó a ser como Nerón, tirano cruel que Cortó cabezas sin discernimiento expulsé a los filósofos de Roma, persiguió a los cristianos y murió asesinado (96). Su propia mujer estaba metida en la conjuración.

LOS ANTONINOS: El senado dio el imperio a uno de sus miembros, llamado Nerva moderado en el gobierno, buen jurisconsulto, que casi se limitó a designar su sucesor.

Fundó la dinastía de los Antoninos, pero en lugar de reglamentar la sucesión al trono por el parentesco, procedió por adopción, lo que dio al imperio una serie de excelentes monarcas (96-98). Trajano, a quien adoptó, era buen general y buen administrador.

Rechazó a los dacios (Transilvania actual) en el Danubio y a los partos en el Éufrates. En memoria de sus campañas, se erigió en el Foro la famosa columna trajana.

En Roma devolvió al senado sus antiguos honores y aparentó una gran sencillez. « Seré con los demás, decía, como hubiera querido que los emperadores fuesen conmigo, siendo ciudadano ».

Emprendió grandes trabajos el puente del Danubio, en las Puertas de Hierro, para poder atacar a los dacios; el puente de Alcántara, en España, y el Poro de Trajano, en Roma. Tomó prudentes medidas para reanimar el comercio, la agricultura las artes y las letras.

Por último, dio muestras de humanidad instituyendo la beneficencia pública, institución desconocida hasta entonces, en favor de los niños pobres, que fueron educados a costa del estado. A partir de aquella fecha, el senado adoptó por fórmula de saludo a los emperadores, la frase siguiente « Sé más feliz que Augusto y mejor que Trajano ». Murió en Asia, año de 117.

Adriano, su sucesor, fue un emperador pacifico. Artista ilustrado viajero infatigable, recorrió el mundo entero con un séquito de arquitectos, reconstruyendo ruinas y edificando nuevos monumentos.

Atenas donde residió, llegó a ser « la ciudad de Adriano a, por lo mucho que la hermoseó.

Su principal titulo de gloria fue haber fundado laadministración. Los empleos de oficinas se habían confinado hasta entonces, a los libertos; Adriano decretó que en lo sucesivo se darían a hombres libres, e instituyó al mismo tiempo la jerarquía.

Por lo que hace relación a la justicia, reunió los edictos publicados por los pretores desde siglos atrás y los coordinó formando un texto único, llamado el Edicto Perpetuo. Se puede decir que desde entonces data verdaderamente la organización del imperio (117-138).

Adriano fue reemplazado por Antonino Pío, cuyas relevantes virtudes merecieron que se diera su nombre a esta serie de emperadores. El escogió un digno sucesor en la persona de Marco Aurelio (161).

Marco Aurelio era un filósofo que, en el trono, continuó practicando las máximas de la filosofía. Fue bueno, humano y desinteresado, y pasó sus ratos de ocio escribiendo los Pensamientos, «admirables sentencias de la sabiduría antigua».

Protegió a los esclavos y aumentó las instituciones benéficas.

Por una ironía de la suerte, este emperador, que no amaba sino los libros, estuvo obligado a vivir en campamentos. Tuvo que defender a Roma amenazada en el Danubio y en el Éufrates, y murió en campaña, en Viena (178).

Cometió el error de dejar el imperio a su hijo Cómodo, que llegó a ser un orate sanguinario como Diocleciano y Nerón, y que pereció asesinado (192).

HISTORIA EXTERIOR DEL IMPERIO:
Los Bárbaros:  Augusto habla rodeado el Imperio Romano con una cintura de tropas y una línea de campamentos permanentes o campos militares que debían contener las irrupciones ataques de los bárbaros.

Creyó que era preciso tenerlos distantes, para que el resto del mundo pudiese gozar de paz y de prosperidad. Empero, esa prosperidad era un incentivo para aquellos pueblos bárbaros que, ávidos de pillaje, atacaban sin cesar las fronteras romanas. De aquí las continuadas guerras que duraron hasta el fin del imperio y que fueron guerras de defensa y no de conquista.

Ya hemos visto que el Rin, el Danubio, el Éufrates y los desiertos formaban las fronteras.

Todas no estaban igualmente amenazadas en el Sahara sólo vivían algunas tribus de merodeadores; el mar protegía a España y a las costas de Galia; los enemigos más temibles eran por consiguiente en el Rin, los germanos el alto Danubio, los cuados (Moravia) y los marcomanos (Bohemia) en el bajo Danubio, los dacios y, en el Éufrates, los partos.

Guerras en el Fin: Augusto, que hizo suyos los planes de César, pensaba que sólo se acabaría con los germanos sometiéndolos.

Su general Druso pasó el Rin y conquistó todo el país hasta el Elba. Pero murió por accidente, y su sucesor Varo se &4ó sorprender en el bosque de Teutberg (el Teutoburger Wald) por el germano Arminio, y fue deshecho con tres legiones.

Se dice que Augusto, loco de dolor> no cesaba de gemir «Varo, devulveme tus legiones! «

El desastre de Varo no pudo ser vengado sino en el reinado de Tiberio, por Germánico, que destrozó la confederación de los queruscos y asoló el país de los bàtavos.

Los trastornos consiguientes a la muerte de Nerón permitieron a los germanos, que hasta entonceS hablan estado tranquilos alzar el estandarte de la rebelión.

El bátavo Civilis, con el concurso de la profetisa Véleda, trató de fundar en el Rin un reino galo que fue destruido casi inmediatamente. Domiciano fue a su vez batido a orillas de ese rìo (81-96).

Trajano, desde que ocupó el trono, se dio a pacificar el país; sus armas se pasearon victoriosas por todas partes, mas para proteger el punto débil de la frontera en la región del Rin y del Danubio superiores, hizo construir una inmensa fortificación parecida a la muralla de China, que iba desde Maguncia hasta Ratisbona.

Se componía ésta de un reducto con parapeto de tierra y estacadas en el fondo del foso; detrás, una muralla de piedra con bastiones, y luego Una carretera militar orillada de una serie de campos atrincherados, a 9 kilómetros de distancia unos de Otros; nueva muralla y nuevo foso completaban la fortificación.

Un atrincheramiento del mismo género fue construido por Adriano al norte de Inglaterra, para contener las invasiones de los bárbaros de Escocia.

GUERRA EN EL ALTO DANUBIO: Bajo el reinado de Marco Aurelio, una invasión de cuados y parcomanos, pueblos de Moravia y de Bohemia, se dirigió a Grecia e Italia y penetró en ellas. El terror fue grande en Roma.

El emperador vendió las joyas imperiales para reclutar tropas, y se puso a la cabeza de la expedición. Fueron necesarias varias campañas para rechazarlos y hubo que fortificar sólidamente La ciudad de Viena (hoy capital de Austria) para vigilarlos.

GUERRA EN EL BAJO DANUBIO: En la parte de allá del Danubio, en la región que corresponde hoy a Transilvania y a Rumania, vivían los dacios, pueblo tan fiero como los germanos.

Invadieron el imperio en tiempo de Domiciano, que no pudo contenerlos. Trajano, para atacarlos útilmente, empezó por construir una carretera que seguía el Danubio y cuyos restos se ven aún en el flanco de las locas que orillan el río, en el celebre desfiladero de las Puertas de Hierro.

Después hizo construir a la salida del desfiladero, un colosal puente de piedra, de más de mil cien metros, que le permitió penetrar en Dacia.

La guerra duró cinco años (101-106); la capital de los dacios fue tomada, su reyDecebalo se dio muerte, y el país quedó siendo provincia romana.

Esta provincia de la parte allá del río , fue como una fortaleza poblada de colonos romanos a los que debe su nombre y su lengua el pueblo actual de Rumania.

GUERRAS EN EL ORIENTE: Los caballeros partos tenían persistente empeño en pasar el Éufrates. Vencedores de Craso y después de Antonio, las derrotas no los hicieron nunca decaer. La guerra fue continua contra ellos.

En tiempo de Nerón, el general Corbulón los deshizo muchas veces; Vespasiano, Trajano y Marco Aurelio hubieron de organizar nuevas expediciones contra ellos. Aprovechando la oportunidad que ofrecían esas campañas, menudearon las construcciones en oriente.

La más célebre es la de los judíos, vencidos por Tito, después del memorable sitio que recuerdan los bajos relieves de su arco de triunfo en Roma, y cuyo resultado fue la destrucción de Jerusalén y la dispersión de aquel pueblo.

Mientras las legiones peleaban encarnizadamente en las fronteras, las provincias, administradas con justicia por los emperadores, gozaban de los beneficios de la pax romana.

Difusión del Cristianismo en los Primeros Años Muerte de Jesus

Difusión del Cristianismo en los Primeros Años – Muerte de Jesúsel cristianismo

Con su muerte, Cristo había expiado los pecados de la humanidad y había hecho posible que todos los hombres y mujeres experimentaran un nuevo comienzo con la posibilidad de la salvación personal. Aceptando a Cristo como salvador, ellos también podrían ser salvados.

Al principio, el cristianismo se diseminó con lentitud. Aunque las enseñanzas del primitivo cristianismo se difundían mayormente por la prédica de los cristianos proselitistas, también hicieron su aparición materiales escritos.

Pablo escribió una serie de cartas, o epístolas, que delineaban las creencias cristianas en diferentes comunidades. Asimismo, algunos de los discípulos de Cristo bien pudieron conservar algunos de los dichos del maestro en forma escrita, y los transmitieron como memorias personales, que más tarde llegaron a constituir las bases de los evangelios escritos —la buena nueva respecto a Cristo— los cuales trataron de formular un registro de la vida y de las enseñanzas de Cristo, y establecieron el núcleo del Nuevo Testamento.

Aunque Jerusalén fue el primer centro del cristianismo, su destrucción por los romanos en el año 70 de nuestra era dejó a las iglesias cristianas con una considerable independencia. Alrededor del año 100 se habían fundado iglesias cristianas en muchas de las ciudades principales del oriente, así como en algunos lugares de la parte occidental del imperio. Muchos de los primeros cristianos provenían de las filas de los judíos helenizados y de las poblaciones del oriente de habla griega.

Pero en los siglos III y IV, un creciente número de seguidores hablaban latín. Una traducción latina del Nuevo Testamento, escrito originalmente en griego, aparecida poco después del año 200, ayudó a este proceso.

La persecución romana de los cristianos durante el primer y segundo siglos de nuestra era nunca fue sistemática, sino sólo esporádica y local. La persecución comenzó durante el reinado de Nerón. Habiendo destruido el fuego gran parte de Roma, el emperador utilizó a los cristianos como chivos expiatorios, los acusó de incendio premeditado y de odio a la raza humana, y los sometió a atroces muertes en Roma.

Primer Hominido Bipedo Toumai Camino en Dos Patas Evolucion Humanos

Primer Hominido Bipedo Toumai
Caminó en Dos Patas Evolución Humanos

En 2001 un equipo de investigadores franceses dio con el cráneo de lo que podría ser el ancestro de todos los seres humanos. Estos huesos pertenecieron a una criatura antropoide apodada Toumai —que significa «esperanza de vida» en la lengua local— que vivió hace unos siete millones de años. Los científicos creen que, poco tiempo después, la rama humana de los simios (el género Homo) se separaría de la rama de la que proceden los actuales chimpancés.

Los restos óseos nos muestran a una criatura —su nombre científico es Sahelanthropus tchadensis— de arcos supraciliares prominentes, dientes cortos y un rostro que recuerda al de los humanos modernos. Tiene una cabeza de pequeño tamaño, de unos 350 centímetros cúbicos de capacidad, muy similar a la de un chimpancé, mientras que el cráneo de un humano moderno mide 1.350 centímetros cúbicos.

Desgraciadamente, ha sido imposible saber si este ancestro nuestro caminaba sobre dos de sus extremidades o sobre cuatro. Algunos científicos creen que se trata del eslabón perdido entre los simios y los humanos, una especie de transición, una Eva de la que descendería toda la humanidad.

Otros sin embargo consideran que los restos pertenecerían a una especie primitiva de gorila. El hallazgo en Chad se produjo sólo unos meses después de otro descubrimiento también espectacular, esta vez en Kenia, y datado en hace unos seis millones de años. Se trataba de los huesos de una pierna, un brazo y algunos fragmentos craneales, así como de piezas dentales.

Al parecer esta criatura (Orrorin tugenensis) habría sido lo suficientemente fuerte como para trepar a los árboles, pero ¿caminaría sobre dos o sobre cuatro patas?

Ambos descubrimientos generaron una larga controversia científica, ya que parecen implicar un desafío para los análisis genéticos más recientes. Según el denominado «reloj molecular», la separación entre el hombre y el chimpancé no puede haber tenido lugar hace mucho más de cinco o seis millones de años, ya que, de lo contrario, si tal separación se hubiera producido antes, no seriamos tan similares.

El reciente examen de ciertos huesos encontrados en 1974 ha proporcionado a los genetistas la prueba fósil que necesitaban para apoyar su teoría de que la separación entre humanos y chimpancés tuvo lugar hace menos de siete millones de años.

evolucion del hombre

La evolución de los humanos modernos se remonta a millones de años. No es fácil rastrearla, ya que las evidencias proceden de hallazgos dispersos sin relación entre si lo que dificulta trazar un cuadro cohesionado. El predominio del Homo sapiens es un hecho relativamente reciente.

Fuente Consultada:Todo Sobre Nuestro Mundo Christopher Loyd

Historia de la Rueda Cuando se invento la rueda? Origen y Evolucion

Historia y Evolución de la Rueda: ¿Cuándo se invento la rueda? 

La invención de la rueda tuvo gran repercusión en los pueblos del mundo. Su resultado inmediato fue facilitar y dar mayor rapidez al transporte de bienes.

A su vez, esta mejora en el transporte convirtió pequeñas localidades, en las que los alimentos y suministros de primera necesidad estaban al alcance de la mano, en pueblos más importantes, donde tales bienes podían ser comercializados.

Este cambio en el sistema de vida de pequeñas localidades que pasaron a constituirse en pueblos y ciudades ha sido una de las fuerzas más importantes a la hora de que las personas se organizasen en comunidades civilizadas.

Los arqueólogos desconocen que se inventó primero, si la rueda del alfarero o la rueda del vehículo.

Ambas se construían con madera, y por eso precisamente se deterioraron tanto con el paso del tiempo que no quedan pruebas directas. Sin embargo, se puede saber cuándo la rueda de alfarero llegó a una cultura determinada gracias a los fragmentos de cerámica torneados que se han hallado en las excavaciones.

De la rueda de vehículo no quedan huellas; la prueba más antigua de su existencia es un burdo esbozo de un carro en un fragmento de arcilla hallado en Sumeria (Mesopotamia) y que puede fecharse sobre el 3500 a. de C. Las más antiguas cerámicas conocidas hechas con torno proceden de la misma área y son casi de la misma época.

También allí se ha encontrado parte de una rueda de alfarero que puede ser unos 250 años posterior.

Existe la creencia popular de que la rueda de vehículo evolucionó a partir de troncos de árboles habilitados por el hombre como deslizadores, pero no hay pinturas prehistóricas que sostengan esta teoría.

Las ruedas más viejas que han llegado hasta nosotros, halladas en tumbas de Mesopotamia del 3000 al 2000 a. de C, estaban hechas con tres tablones unidos mediante tirantes transversales de madera y con un agujero, oracticado al sacar un nudo natural de la madera, en el tablón del centro que servía de pivote.

La madera que rodea al nudo es muy resistente al desgaste, lo que permite suponer que la rueda giraba sobre un eje fijo, pero no quedan restos del carro para demostrarlo.

primeras ruedas de la historia

TIPOS DE RUEDAS PRIMITIVAS

primeras ruedas
Rueda de Mercurago, del siglo XV a. de J.C., la más antigua de cuantas se han hallado en Europa
primeras ruedas
  Rueda egipcia del
siglo XVI a. de J.C
primeras ruedas
Rueda etrusca del
siglo V a. de J.C.

Veamos ahora la historia de la evolución de la rueda…

HISTORIA DE LA RUEDA

Somos Homo sapiens sapiens, los «sabios», capaces de hablar con fluidez, de prevenir los acontecimientos y de razonar.

Durante más de 50.000 años, aunque la fecha exacta es objeto de discusión, hemos disfrutado de habilidades cognitivas muy superiores a las de cualquier animal.

Tenemos una insaciable curiosidad y somos brillantes inventores que aprovechan bien sus oportunidades y rara vez se sienten satisfechos con el estado de las cosas.

Nuestros antecesores primitivos lograron sobrevivir con la más simple tecnología derivada de la piedra y la madera, que poco a poco refinaron a base de inventos; entre ellos, el endurecimiento con fuego de sus afiladas lanzas de madera, la extracción de lascas de piedra que cortaban como cuchillas y el dominio del fuego.

Todos sentimos cierta fascinación por los inventos, en parte debido a nuestra preocupación actual por todo tipo de tecnología.

Respecto a la invención de la rueda, al parecer, la rueda se inventó en el cuarto milenio a. C, y los primeros vehículos que la usaron debieron de aparecer en Mesopotamia.

Al principio las ruedas eran sólidas, ya fueran talladas de un solo bloque o bien hechas con tres piezas de madera, como vimos al inicio de este post.

Este modelo de carro con dos ruedas tirado por bueyes es de Mohenjo-Daro, en el actual Pakistán, y data del tercer milenio a. C.

la rueda invencion

En Egipto y Mesopotamia surgieron hace unos 5.000 años las primeras civilizaciones complejas que marcaron el inicio de la Historia. En Extremo Oriente, poco más tarde, también se desarrollaron grandes civilizaciones en China e India.

Hace unos 5.000 años se produjeron en Oriente Próximo tres inventos muy importantes: la rueda, la vela y el arado.

Los carros y los barcos de vela permitieron entablar relaciones comerciales entre regiones cada vez más alejadas.

El arado mejoró las cosechas y la alimentación, lo que produjo un aumento de la población.

Otros avances muy importantes fueron la invención del regadío y la construcción de canales para transportar el agua a las ciudades y a los campos de cultivo.

la rueda, invento

La rueda tuvo pronto muchas aplicaciones, como los carros tirados por bueyes para el transporte de personas y mercancías y los tornos para trabajar la cerámica con mayor rapidez y precisión.
La vela se aplicó a los barcos y permitió aprovechar la fuerza del viento para la navegación y el transporte, con lo que aumentó el tamaño de las embarcaciones. Así se podían transportar más mercancías y más personas.

El arado, tirado por bueyes, permitía arar más cantidad de tierra y más rápidamente que con la azada.

La Invención de la Rueda:

Las primeras ruedas que se conocen son las de alfarero.

La artesanía fue la primera en utilizar la rueda: la usa el alfarero para producir «mecánicamente» el mismo recipiente que antes, hecho a mano, le obligaba a invertir en él mucho tiempo y esfuerzo, siendo, aun así, mucho más basto.

Con el uso de un perno colocado sobre una rueda en movimiento y ayudándose con la palma de la mano, el artesano era capaz de moldear recipientes muy pulimentados y perfectamente simétricos, difundiendo así aquel gusto «clásico» del objeto armónico, que tiene su raíz estética en la perfección de la esfera, pero, y esto es lo más importante, también en el empleo de un tiempo muy inferior al que se necesitaba anteriormente para la producción.

Las que luego se utilizaron aplicadas al transporte derivan de aquel artefacto. Las ruedas de carro más antiguas se han hallado entre los restos de la ciudad de Ur, en la Media Luna de las Tierras Fértiles —región de la antigua Mesopotamia—, y datan del 3000 ó 3500 a. C.

Son piezas de madera maciza fijadas al eje mediante cuñas, demasiado pesadas como para ser muy eficientes, aunque no dejan de ser funcionales.

tipo de rueda usada en carros primitivos

Hasta ese entonces, el transporte de cargas terrestre se había realizado en brazos, y con posterioridad, hasta que se pudieron utilizar animales de carga, en cestas o angarillas que permitían repartir el peso entre varios hombres.

La aparición de la rueda facilitó algo tan sencillo como que el animal, en lugar de llevar sobre el lomo o en alforjas una cantidad limitada de carga, pudiera tirar de un carro y multiplicar la cantidad de material transportado.

Por su dureza y ductilidad, y en función de las posibilidades técnicas de la época, la madera fue el material idóneo para la construcción de ruedas, y siguió utilizándose hasta la llegada de la llanta de goma maciza.

En este sentido, cabe destacar la lenta evolución que tuvo este invento, ya que si bien se fue perfeccionando, lo cierto es que no sufrió modificaciones sustanciales hasta mediados del siglo XIX, con el advenimiento del neumático.

La pesada rueda de Ur se mantendría vigente, pues, durante unos 5000 años. Estaba unida, mediante piezas de madera, a un eje móvil, es decir, que la rueda y el eje cilíndrico giraban juntos; con posterioridad surgiría el modelo de eje fijo, al que la rueda se unía mediante un pasador, permitiéndole girar con independencia.

Para reforzar el disco de madera, que podía partirse, se lo rodeó de un aro de cobre. Todo el conjunto era macizo, sumamente pesado y demoraba la circulación de animales y personas.

La solución fue hallada en Persia Oriental, entre el 2000 y 1500 a. C., cuando eliminaron paulatinamente secciones del disco, logrando reducir su peso, hasta desembocar en los que hoy conocemos como “radios”. Los egipcios también conocían esta tecnología.

Hacia el año 1000 a. C. ya se habían difundido por la península itálica los carros de dos ruedas sobre los que el conductor se mantenía de pie.

Las llantas de goma no aparecerán hasta la segunda mitad del siglo XIX y pronto serían superadas: el veterinario escocés John Boyd Dunlop (1840-1921), inventó en 1887 la primera cubierta con cámara de aire, lo que suavizaba considerablemente la marcha.

En la actualidad, los neumáticos se fabrican con caucho y refuerzos de hilo, y están especialmente diseñados para brindar la mayor eficiencia en el arranque, el frenado y la guía de los vehículos automotores.

origen de la rueda

Para superar las dificultades que el abrupto terreno oponía al transporte de los animales cazados, que se cargaban sobre plataformas construidas a base de unas cuantas traviesas fuertemente ligadas entre sí y arrastradas por caballos, los hombres prehistóricos aprendieron a servirse de troncos que, rodando bajo este tipo de trineo, facilitaban considerablemente el transporte. Quizá fuera a partir de esta experiencia inicial cuando nació la primera idea de la rueda y se empezaron a comprender las posibilidades dinámicas del movimiento rotatorio.

 ALGO MAS SOBRE EL TEMA... En Mesopotamia, en la ciudad de Ur más concretamente, aparece en un bajorrelieve la primera representación artística de un nuevo medio de transporte, bajorrelieve que se conoce con el nombre de «Carro de los felinos».

carro de los felinos

«Carro de los felinos», hallado en la ciudad de Ur (Mesopotamia), se remonta a mediados del siglo XXV a. de J. C. y es el más antiguo bajorrelieve de cuantos representan la rueda. Según algunos dibujos contenidos en documentos prehistóricos, los carros deben su origen a la aplicación de la rueda a los trineos. En un principio fueron utilizados con fines bélicos.

Las primeras ruedas están formadas esencialmente por tres sectores circulares de madera, unidos entre sí por unos refuerzos generalmente metálicos; aún estaban fijados al eje y giraban con él.

La uniformidad de este sistema, comprobada por todos los hallazgos arqueológicos, desde el Indo hasta Rusia, desde las estepas del Turquestán hasta Italia y Britania, parece atestiguar que el uso de la rueda se hubiera difundido a partir de una fuente única; mientras la singularidad y la originalidad de la construcción constituirían, según algunos especialistas, una prueba a favor de quien sostiene que la rueda deriva del rulo, con el cual, por el contrario, según otra opinión, no tiene ninguna relación.

Muy pronto, después del año 2000 a. de J.C, el  trineo primitivo fue evolucionando y, siempre en Mesopotamia, aparecieron los primeros carros de dos o cuatro ruedas y con el arcón montado sobre el borde.

Es un medio todavía muy rudimentario, cuya única función estriba en sustituir la albarda, el cuévano y la canasta, favoreciendo en gran manera el desarrollo de los intercambios comerciales que ya entonces tenían lugar, aunque en forma muy primitiva y simple. (ver: Ruedas y Carros)

ALGO SOBRE EL ARADO, OTRO IMPORTANTE INVENTO

Muchos  pueblos mesopotámicos eran buenos pastores lograban dos cosechas al año de trigo y cebada, por lo que tenían un arduo trabajo manual en sus campos. La verdadera prosperidad en la producción de cereales se produjo al momento de inventarse el arado como instrumento de cultivo.

Posiblemente se desarrolló a partir de varas de excavación con contrapesos, similares a remos, que eran jalados por hombres, mujeres e incluso niños.

Pero en 4000 a.C. se introdujo un instrumento más eficiente, arrastrado por dos bueyes, delante de un conductor, que era quien guiaba el arado y enterraba la hoja de madera en la tierra.

Al principio, el travesaño del arado se amarraba a los cuernos de los bueyes; después se introdujo la yunta, y con el tiempo la hoja de madera fue reemplazada por la reja de bronce.

A pesar de las inundaciones, caía poca lluvia en Mesopotamia, y el suelo se endurecía en verano. Gracias al arado se abrieron nuevas zonas de cultivo, aumentando el abastecimiento de grano.

Se inventó una sembradora remolcada por bueyes. Era un instrumento para plantar semillas en hileras, en vez de «sembrar al voleo», es decir, esparcirlas a mano. Este instrumento, parecido a un arado, cavaba un surco en el suelo, y las semillas caían desde un embudo.

Este instrumento agrícola aparece claramente en un sello de piedra tallada de Sumeria, la región sur de Mesopotamia, cuyas 12 o más ciudades-Estado formaron el núcleo de la civilización del Medio Oriente.

Metalúrgia Primitiva Fundicion de Metales Uso del Cobre Hierro Bronce

Historia de Metalúrgia Primitiva – Fundicion de Metales: Cobre, Hierro, Bronce la edad de los metales

Hace unos 7.000 años los seres humanos comenzaron a producir objetos de metal. Los historiadores denominan Edad de los Metales a la última etapa de la Prehistoria, por la importancia que tuvo la invención de la metalurgia.

La metalurgia: El descubrimiento de que se podía extraer metal de la roca supuso un desarrollo tecnológico vital. Los primeros humanos sin duda vieron los depósitos de oro y cobre (conocido  como»cobre nativo») en las rocas, pero extraerlos era más complejo.

Este cobre fue utilizado en diversos lugares del Próximo Oriente para hacer dijes, en los últimos momentos del período neolítico, allá por el año 5000 a. de C. Se daba forma a los dijes mediante el único sistema entonces conocido: golpeando y doblando el metal.

Por esta época se empezaron a trabajar del mismo modo pequeñas piezas de oro. Posteriormente se descubrió que el cobre se volvía quebradizo como resultado de los golpes, pero podía ser templado nuevamente calentándolo hasta ponerlo al rojo vivo.

En Asia, en torno al año 9000 a. C., se usaba cobre para fabricar herramientas, lo cual indica que se había alcanzado ya cierto conocimiento del proceso de fundición.

Este conocimiento permitió trabajar grandes volúmenes de metal con ayuda del martillo y, hacia el año 4000 a. el trabajo con el cobre se había extendido ya al norte de África y Europa.

La extracción de minerales metalíferos superficiales como la malaquita estaba ampliamente difundida en Oriente Próximo, donde se empleó por vez primera de forma eficaz la técnica de la fundición.

El primer metal que se utilizó fue el cobre y lo trabajaban de manera muy sencilla, golpeándolo con piedras. El cobre no era un metal muy resistente y se utilizaba sobre todo para hacer joyas y objetos de adorno. Se desconoce cómo, cuándo y dónde se descubrió que podía extraerse cobre del mineral. Debido a que el proceso exige temperaturas bastante altas, puede suponerse que la fundición evolucionó como un subproducto de la producción de cerámica. El proceso, tal como se conoció en un primer estadio, comprendía el calentar una mezcla de carbón de leña y mena de cobre en una pequeña cavidad practicada en el suelo. Unos hombres, soplando el fuego mediante unas bodoqueras, elevaban la temperatura del conjunto. Este sistema está claramente descrito en una serie de pinturas halladas en tumbas egipcias que datan del 2500 a. de C.

En un principio, esta se aplicó básicamente con fines decorativos. El oro y el cobre se consolidaron como artículos comerciales vitales y contribuyeron al desarrollo de las culturas económicamente fuertes que empezaron a surgir en la época.

Pese a ser minerales preciados, el cobre y el oro eran demasiado blandos para aplicarse a la fabricación de armas.

Sin embargo, la experiencia de trabajar el cobre conllevó una mayor comprensión de las propiedades de los metales en general y, en última instancia, propició la amalgama del cobre con el estaño para producir una aleación más resistente: el bronce.

Más tarde los seres humanos utilizaron otros dos metales: el bronce, una aleación de cobre y estaño, y el hierro. Ambos metales eran muy resistentes y con ellos se podía fabricar todo tipo de utensilios: herramientas de trabajo, armas y armaduras, recipientes, joyas, estatuas. Para fabricar objetos de bronce y hierro los hombres fundían el mineral en hornos cerrados y después colocaban el metal fundido en moldes con la forma del objeto que querían realizar.

Puesto que las existencias de estaño se limitaban a Oriente Próximo, China y el noroeste de Europa, la Edad de Bronce solo se dio en estas zonas.

En el resto del mundo, como en África, América y Australia, la piedra siguió siendo el medio más eficaz para fabricar herramientas hasta la llegada del hierro.

La eficacia del bronce generó un excedente de útiles, armas y objetos ceremoniales, así como artículos de lujo, que llevó la riqueza a determinadas comunidades.

HISTORIA FUNDICION DE METALES:

Con el descubrimiento de la fundición se observó que el cobre se licuaba a altas temperaturas y que, por tanto, podía verterse en moldes preparados previamente.

Esto significaba que las masas informes de fundición podían ser fragmentadas y, colocándolas en crisoles, calentadas de nuevo para obtener copias, por vaciado.

Este proceso básico iba a mantenerse sin cambios sustanciales durante los mil años siguientes.

Sin embargo, poco a poco fue aumentando la capacidad de los hornos al construir una estructura en forma de chimenea con piedras y arcilla, y aparecieron varios tipos simples de fuelles que reemplazaron el trabajo de los pulmones humanos.

Estos fuelles consistían en un saco de piel con dos estrechas aberturas para aspirar y expulsar el aire, que se hacía funcionar manualmente, o en una especie de tambor con una cubierta de piel relajada que podía estirarse y apretarse para crear una corriente de aire. Hasta el 500 a. de C. no aparecieron los verdaderos fuelles.

Poco tiempo después del descubrimiento de la fundición y el moldeado del cobre empezó a extraerse plata, a fundirse oro y a obtenerse reproducciones.

Posiblemente como resultado de mezclar algunos de estos metales en un crisol, se descubrió que las mezclas de metales (aleaciones) resultaban, por lo general, más duras que algunos de los metales, por separado, que intervenían en el proceso. A partir del año 2500 a. de C. se emplearon en joyería diversas aleaciones de plata y cobre, o de oro y plata, sobre todo en Mesopotamia y Egipto.

Aunque abundante, el principal defecto del cobre como material para fabricar herramientas, era su fragilidad.

En teoría, era más resistente si se le añadía oro o plata, tal como se hizo en el Perú precolombino, pero esto resultaba muy costoso.

En vez de ello se buscaron metales menos caros para alearlos con el cobre.

En un principio, se emplearon estaño, antimonio y arsénico, que forman menas muy pesadas y parecidas por su aspecto, para fundirlos con cobre. Pero hacia el 3000 a. de C, el estaño, el más abundante de ellos, fue el que se utilizó con mayor frecuencia; de este modo se formó la aleación que conocemos como bronce.

Junto con la elaboración del bronce, empezó a extraerse el plomo. Este es un metal blando y oscuro, por lo que en un principio no se le vieron muchas aplicaciones.

Pero hacia el 1500 a. de C. se descubrió que mezclando plomo con bronce se obtenía una aleación mucho más manejable. Desde entonces se hizo posible obtener vaciados de mayor volumen y más complejos. Esta aleación de cobre, estaño y plomo todavía se emplea para moldear estatuas.

Los romanos fueron quienes primero se sirvieron de grandes cantidades de plomo para construir sus acueductos y conducciones de agua en general. También fueron quienes introdujeron la aleación de plomo y estaño (peltre), para fabrricar platos y vasijas, como un suce-;áneo barato de la plata. Esta misma aleación se hacía servir como elemento soldador para unir piezas de bronce y cobre.

El estaño nunca fue demasiado abundante, y posiblemente a causa de esto hacia el 500 a. de C. los artesanos oersas empezaron a sustituirlo por el cinc. De este modo crearon la aleación que hoy denominamos latón.

La producción de éste en gran escala empezó una vez que los romanos conquistaron gran oarte de Europa; hacia el año 100 de nuestra era explotaban los depósitos de mena de cinc (calamina) de la Europa Central, por lo que muchos de los ornamentos y monedas romanas se hicieron de latón antes que de bronce. De este modo, el latón se convirtió en la aleación de cobre más común durante la Edad Media, si bien el procedimiento para obtenerla era diferente del actual.

El cinc se vaporiza con mucha facilidad en el horno, por lo que con el’fin de conseguir el latón se arrojaba la mena de cinc al cobre fundido y se removía la masa.

En tiempos primitivos era difícil producir hierro debido a que el punto de fusión de éste es demasiado elevado para las temperaturas que podían alcanzar ¡os simples hornos de entonces.

El metal permanecía en ellos como una masa esponjosa que después había que sacar y golpear con fuerza, hasta formar una barra de metal, a la que sólo se podía dar forma con un posterior calentamiento y martilleo.

Hacia el 2000 a. de C. se conseguía obtener pequeñas cantidades de hierro, pero habrían de transcurrir otros mil años antes de que se dominara por completo su obtención.

Desde entonces, y dada su abundancia, el hierro se convirtió en el metal común con el que se fabrican armas y herramientas, reemplazando al bronce en tales usos.

Debido a que el hierro no se fundía en ninguna de sus etapas, tampoco podía alearse con otros metales, tal como se hacía con el cobre.

Para superar esta dificultad, se calentaban las barras de hierro con carbón vegetal durante mucho tiempo, hasta que absorbían algo de carbón; esto dio origen al acero, hecho que se descubrió en los primeros momentos del período romano.

Cuando César invadió Bretaña se asombró al descubrir que las tribus locales todavía utilizaban espadas de hierro que se torcían durante la batalla; sus propias tropas manejaban armas de acero que eran más resistentes y menos flexibles,

FORMAS DE TRABAJAR EL METAL:

IIIIII
La primera forma de trabajar el metal consistió en golpear el cobre con un martillo de piedra para darle forma. Así se realizaban adornos y herramientas. Más tarde se utilizó el método de forja, es decir, calentar el metal mientras era martilleado, lo que facilitaba el moldeado de los instrumentos.El descubrimiento de la fundición generalizó el uso de los metales. Los metales se calentaban a elevadas temperaturas hasta volverse líquidos y se introducían en moldes con la forma de los instrumentos que se deseaba fabricar.
El fundido permitió mezclar varios metales; este procedimiento se llama aleación. Fue así como se descubrió el bronce, una aleación de cobre y estaño, que era más resistente y más fácil de modelar que el cobre.

AMPLIACIÓN DEL TEMA: Era necesario armar ejércitos enteros y los yacimientos explotados de la zona comenzaron a resultar insuficientes.

De pronto, un descubrimiento, inicialmente conocido sólo por algunos que lo guardaban como un secreto de Estado, vino a modificar todo el sistema comercial-industrial de la Edad del Bronce.

El descubrimiento del hierro «libera» a las ciudades de los abusivos acaparadores de cobre y estaño. Una nueva edad se inicia con la rápida difusión de este metal, que desplazó en forma total a los utensilios de piedra.

Con el hierro todo se hace más rápido y barato: herramientas de labranza, cascos, corazas, armas, útiles para oficios en general, etc.

Este cambio perjudicó a las regiones antes enriquecidas por el comercio de los metales, nivelando prácticamente a todos los pueblos. Toda Europa Central fue un yacimiento, aprovechándose también la madera de sus bosques como combustible.

Muchas veces en la historia los bosques fueron talados sin piedad, siendo éste uno de los períodos en que el fenómeno se produjo con mayor intensidad. Los príncipes desarrollaron pequeñas unidades de población dedicadas a las actividades ganaderas y metalúrgicas. Así fueron acumulando riquezas importantes.

Al finalizar esta gran edad, en el siglo VII a. de C, surge en Austria y a orillas del río Rin una avanzada cultura llamada civilización de Hallstatt, que mantiene contactos comerciales con Grecia y Asia Menor, donde existían ya los elementos que hacían prever el florecimiento de la clásica Edad Antigua.

El perfeccionamiento en todas las ramas, iniciado en el II milenio a. de C. por los pueblos orientales de la Mesopotamia, sus vecinos los guerreros hititas y, especialmente, por los egipcios en el valle del Nilo, se expandió durante la Edad del Hierro -que fue también el comienzo de la Historia- gracias a los fenicios, los cartagineses y los griegos.

Los dos primeros formaron un «puente de navegación» entre Oriente y Occidente; los griegos asimilaron conocimientos y, dándoles forma actualizada, los proyectaron hacia el mundo conocido. Ya antes del siglo 30 a. de C. comenzó a hacerse carne en algunos pueblos del este la idea de comunicarse por medio de otro artificio que no fuera la palabra hablada.

En realidad, ya en el Paleolítico algunos hombres habían alcanzado este objetivo. No se necesita ser un arqueólogo experto para comprender el «mensaje» dejado en las cavernas por el «homo sapiens» primitivo.

Por las pinturas rupestres sabemos cómo eran entonces las expediciones de caza, qué armas se utilizaban y cómo eran las costumbres. Sin embargo, faltaba muchísimo aún para que la escritura permitiese una fiel «traducción» del lenguaje oral.

Y esto se produjo casi al mismo tiempo para los babilonios y los egipcios. Como estas escrituras eran sagradas y a ellas sólo tenían acceso los sacerdotes, se las llamó jeroglíficos (es decir: escritura sagrada).

La Vida en el Neolitico Catal Huyuk Primeras Viviendas en el Neolitico

La Vida en el Neolítico – Catal Huyuk – Primeras Viviendas Primeros asentamientos humanos

CONSECUENCIAS DE LA REVOLUCIÓN DEL NEOLÍTICO: El cultivo continuo de los granos dio ocasión a asentamientos más permanentes, a los que los historiadores se refieren como las villas o ciudades agrícolas del Neolítico. Una de las comunidades agrícolas más antigua y extensa fue Çatal Hüyük, localizada en la actual Turquía.

Sus muros circundaban treinta y dos acres, y tal vez la población llegara a los seis mil habitantes en su mejor momento (entre 6700 y 5700 a. de C.). La gente vivía en casas modestas de adobe, edificadas tan próximamente unas de otras, que sólo formaron unas pocas calles. Para llegar a sus casas, sus habitantes tenían que caminar por las azoteas y luego entrar en sus casas a través de un orificio en el techo.

La Vida en el Neolitico Catal Huyuk Primeras Viviendas en el NeoliticoLos arqueólogos han descubierto que se cultivaban hasta doce productos en Çatal Hüyük, incluyendo frutas, nueces y tres variedades de trigo.

La gente cultivaba sus propios alimentos y los guardaba en los almacenes de sus casas. Los animales domesticados —en especial, el ganado— proporcionaban carne, leche y pieles. La excedencia de alimentos también hizo posible que sus pobladores se dedicaran a otras actividades distintas de las agrícolas.

Determinadas personas se convirtieron en artesanos y fabricaron armas y joyería, que comerciaban con los vecinos, dando acceso de esta forma a los habitantes de Çatal Hüyük a un mundo más amplio alrededor de ellos.

En Çatal Hüyük se han encontrado lugares de culto religioso con figuras de dioses y diosas domésticos, así como diversas estatuillas de figuras femeninas. Dotadas de senos y asentaderas muy prominentes, estas “madres tierra” tal vez representaban de manera simbólica la fertilidad de “nuestra madre” tierra y la de las madres humanas. Tanto los relicarios como las estatuillas son indicadores del creciente papel que desempeñaba la religión en las vidas de estas personas del Neolítico.

La revolución agrícola del Neolítico tuvo consecuencias de largo alcance. Una vez que la gente se hubo asentado en villas o ciudades, construyeron casas para protegerse, así como otro tipo de estructuras dedicadas al almacenamiento de bienes. Como comunidades organizadas, almacenaron alimentos, acumularon bienes materiales y comenzaron a practicar el comercio. La gente comenzó también a especializarse en ciertos oficios, por lo que se desarrolló la división del trabajo.

La alfarería se fabricó con arcilla y se endureció al fuego. Las vasijas se utilizaron para cocinar y para almacenar granos. Las cestas tejidas también se usaron para almacenamiento. Las herramientas de piedra se refinaron, conforme se utilizaban cuchillos de pedernal en la fabricación de hoces y azadones para su uso en la labranza. En el transcurso de la Era Neolítica, gran parte de las plantas alimenticias que están todavía hoy en uso se comenzaron a cultivar. Más aún, fibras vegetales provenientes de plantas como el lino y el algodón se usaron para producir los hilos con que se tejía la ropa.

El cambio hacia una agricultura sistemática experimentado en la Era Neolítica también tuvo c

onsecuencias en la relación entre el hombre y la mujer. El tomó la responsabilidad de trabajar en los campos y domesticar los animales, actividades que lo mantenía lejos de su casa. La mujer permanecía en su hogar cuidando a los niños, tejiendo ropa, elaborando queso a partir de leche, y llevando a cabo todos las tareas que requería la organización de la casa y familia.

Estatuas de Ain Ghazal.

Arte: Estatuas de Ain Ghazal. Estas estatuas de tamaño natural hechas de yeso y betún datan del año 6500 a. de C. y fueron descubiertas en 1984 en Ain Ghazal, un sitio arqueológico cercano a Amman, Jordania. Son unas de las estatuas más antiguas alguna vez encontradas de la figura humana. Los arqueólogos están estudiando las esculturas para tratar de entender su propósito y significado.

Primeros Asentamientos Humanos Domesticación de Plantas y Animales

Primeros Asentamientos Humanos – Domesticación de Plantas y Animalesnace la agricultura

La Revolución Neolítica: El descubrimiento de la agricultura y la ganadería supuso un cambio radical en las formas de vida y en la organizado de los seres humanos. La caza y la recolección permanecieron, pero dejaron de ser las únicas formas de subsistencia, y los seres humanos comenzaron a elaborar sus propios alimentos.

Los pueblos agrícolas se hicieron sedentarios, lo que significa que se asentaron de forma permanente en un lugar y dejaron de trasladarse de un sitio a otro en busca de alimento. Levantaron poblados junto a los ríos y allí establecieron sus campos de cultivo y los corrales de los animales domésticos. Los pueblos pastores vivían junto a sus rebaños en chozas y se trasladaban de unos lugares a otros en busca de mejores pastos y de agua para el ganado. Gracias al descubrimiento de la agricultura y la ganadería, y a la vida sedentaria, los grupos humanos aumentaron su tamaño, por lo que los poblados neolíticos tenían más miembros que las tribus paleolíticas.

Revolución del Neolítico (aproximadamente 10000-4000 a. de C.)
La Agricultura:
Tras la última glaciación (alrededor del año 10.000 a. de C.) tuvo lugar lo que se ha dado en llamar la Revolución Neolítica, esto es, la revolución ocurrida en la Nueva Edad de Piedra (neolítica es una palabra griega que quiere decir “piedra nueva”). Sin embargo, el término Nueva Edad de Piedra provoca confusiones. Aunque la gente del neolítico confeccionó un nuevo tipo de hachas de piedra pulida, éste no fue el cambio más importante experimentado después del año 10.000 a. de C.

REVOLUCIÓN AGRÍCOLA: El verdadero cambio fue que la caza de animales y la recolección de plantas —actividades que se realizaban para ganarse el sustento— dieron paso a la producción de alimentos mediante la práctica sistemática de la agricultura.

La siembra de granos y vegetales proporcionó una oferta regular de comida, y la domesticación de animales (como cabras, ganado, puercos y ovejas) añadió una fuente continua de carne, leche y fibras para vestir (como la lana). También se pudieron emplear grandes animales como bestias de carga.

El aumento de cosechas y la domesticación de animales productores de alimentos establecieron una nueva relación entre los hombres y la naturaleza. A los historiadores les gusta referirse a esto como una revolución agrícola. El cambio revolucionario es drástico y requiere un gran esfuerzo, pero la capacidad de adquirir con regularidad alimentos dio a los seres humanos un mayor contitdbre su ambiente. También les permitió abandonar sus hábitos de vida nómada, y comenzar a vivir en comunidades asentadas.

La agricultura sistemática quizá se desarrolló de manera independiente en cuatro distintas áreas del mundo entre los años y7000 a. de C. En cada una de estas zonas se cultivaron plantas diferentes: trigo, cebada y lentejas en el Cercano Oriente; arroz y mijo en el sur de Asia; mijo y camote en África occidental; y frijoles, papas y maíz en Mesoamérica.

En el Cercano Oriente, como en cualquier otra parte, la revolución agrícola del Neolítico requirió la presencia de un ambiente favorable. Al principio, las áreas elevadas que se ubican arriba del Fértil Creciente (que en la actualidad corresponden al norte de Iraq y al sur de Turquía) fueron más propicias para un cultivo sistemático que las zonas de los valles ribereños. Aquella región recibía la precipitación pluvial necesaria y era el lugar de origen de dos plantas silvestres (el trigo y la cebada) y de cuatro especies de animales salvajes (el puerco, las vacas, las cabras y las ovejas), que habrían de ser domesticadas para beneficio del ser humano.

Durante el Neolítico, los poblados estaban situados generalmente junto a un río, a fin de tener agua para regar los campos y abastecer con alimentos a la población y al ganado, tanto para criarlo como para alimento del pueblo

PRIMEROS ASENTAMIENTOS HUMANOS:
LA ALDEAS:
Los poblados neolíticos eran pequeños y estaban formados por chozas de forma circular o rectangular hechas de adobe. Cada poblado se componía de varias viviendas, establos para los animales, almacenes para los granos, etc. Producían todo lo que necesitaban para subsistir, aunque también comerciaban con algunos productos, como adornos, sílex, conchas y ciertos minerales.
Todos los habitantes de la aldea participaban en la preparación de los campos de cultivo, en la siembra y en la recogida de la cosecha. En los meses que transcurrían entre una cosecha y otra se alimentaban de lo que habían almacenado de la anterior. También cazaban y recolectaban frutos silvestres.

A pesar de que todos los habitantes del poblado colaboraban en las tareas agrícolas, también se desarrolló la propiedad privada y algunos miembros del poblado alcanzaron mayor poder gracias a la acumulación de ganado y tierras. De esta forma se fue creando una desigualdad social entre los miembros del grupo.

En los poblados se produjo una especialización del trabajo; unas personas cultivaban los campos, otras cuidaban el ganado y las demás fabricaban tejidos, cerámicas, cestas o armas. El jefe de la aldea dirigía el poblado y negociaba con los jefes de las aldeas vecinas.

Fuente Consultada: La Enciclopedia del Estudiante Historia Universal Tomo 02

Garganta de Olduvai Descubrimientos de Restos Homo Habilis Cuna Africa

Garganta de Olduvai: Descubrimientos de Restos Homo Habilis garganta de olduvai

La evolución de los humanos modernos se remonta a millones de años. No es fácil rastrearla, ya que las evidencias proceden de hallazgos dispersos sin relación entre si lo que dificulta trazar un cuadro cohesionado. El predominio del Homo sapiens es un hecho relativamente reciente.

En el siglo XIX, Charles Darwin, padre de la teoría de la evolución por selección natural, identificó África tropical como cuna de la humanidad. Los paleontólogos Louis y Mary Leakey hallaron pruebas de ello en la década de 1950 en la garganta de Olduvai, un profundo tajo en las llanuras orientales del Serengeti, en Tanzania.

Fue allí, en África oriental, donde nuestros antepasados evolucionaron hace al menos 4,5 millones de años (ma.). Una gran variedad de hallazgos fósiles muestra la notable diversidad de homínidos primitivos que floreció en la zona.

El origen del ser humano: la meca de la arqueología en la garganta de Olduvai. Se trata de una zona de barrancos considerada como la cuna de la humanidad ya que aquí se cree empezó la vida, empezó todo. La famosa garganta de Olduvai en Tanzania fue descubierta para la Arqueología por la familia Leakey y la mayor parte de la investigación en la década de los 60 fue financiada por la National Geographic. Espectaculares descubrimientos de fósiles de homínidos y los que por entonces eran los yacimientos prehistóricos arqueológicos más antiguos de la Humanidad convirtieron a esta garganta en el Grial de los estudios de evolución humana. Aún hoy no existen en ningún otro lugar yacimientos de 2 millones de años con el grado de preservación tan excepcional como los yacimientos de Olduvai.

LA AVENTURA HUMANA: Los cambios climáticos producidos por la colisión de las placas tectónicas provocaron la formación de toda una serie de casquetes de hielo que sumieron el planeta en un invierno de miles de años de duración. A medida que las temperaturas y los índices de pluviosidad descendieron, los bosques fueron reemplazados por praderas5 los pájaros desarrollaron nuevos patrones migratorios y los animales se vieron obligados a adaptarse o morir.

Hace unos cuatro millones de años, cierta rama de primates arborícolas comenzó a experimentar un nuevo modo de vida: se aventuró por las praderas, donde algunos de ellos llegarían a ser bípedos. Su capacidad cerebral se incrementé gracias a la novedosa experiencia de utilizar las manos (ahora libres) para fabricar herramientas que les ayudaran a sobrevivir en las más duras condiciones climáticas. Aquellos chimpancés bípedos evolucionaron rápidamente hasta con vertirse en criaturas como tú y como yo, simios que aprendieron a hablar, a cantar, a hacer fuego. Incluso aprendieron a pintar.

Varias especies de humanos poblaron los continentes durante al menos dos millones de años y viajaron de un lugar a otro, llevando con ellos a sus hijos y compartiendo todo lo que tenían, sin propiedad pri vada —cuantas menos cosas.hubiera que transportar, tanto mejor—. No había leyes, ni lugares a los que estuviera prohibido ir. Vivir en armonía con la naturaleza significaba mudarse periódicamente y así dar a la tierra tiempo para recuperarse. La población alcanzó los cinco millones de individuos.

Primero Australia y después las Américas se vieron sacudidas por el desastre, ya que hace entre 40.000 y 10.000 años, la mayoría de los grandes mamíferos se extinguieron, lo que privaba a aquellos ecosistemas de los beneficios de algunas de las criaturas más poderosas del reino animal, tales como bóvidos, caballos y camellos. Entonces, hace unos 12.700 años, se produjo un repentino cambio climático; la última Edad de Hielo llegó a su fin y, tras ella, los habitantes del Mediterráneo y Oriente Medio, en un intento por sobrevivir, se aventuraron en el desarrollo de una forma de vida experimental. Descubrieron cómo manipular la naturaleza por medio de la selección artificial, aprendieron a cultivar la tierra y a domesticar a los animales.

Una vez que el clima se hubo estabilizado, algunos grupos desarrollaron una forma de vida nómada, pero ahora podían llevar consigo a sus rebaños domesticados de vacas, ovejas, cerdos y cabras. Otros grupos construyeron asentamientos más permanentes, pueblos y ciudades, donde la práctica de la agricultura proporcionaba excedentes que servían para alimentar a una población que había dejado de estar ligada a la tierra.

Aparecieron los primeros sacerdotes, reyes, artesanos, comerciantes y esclavos. En la incansable marcha hacia el nuevo mundo de las civilizaciones, la tradicional relación entre el ser humano y el resto del reino natural comenzó a alterarse, hasta alcanzar límites insospechados.

Homo Habilis Caracteristica Cerebro Huesos Altura La Evolución Humana

Homo Habilis – La Evolución Humanahomo habilis

El Homo habilis: La evidencia más clara de los primeros fabricantes de herramientas y de sus descendientes se hallaron en el lecho de un antiguo lago situado en la garganta de Olduvai (Tanzania).

Estas herramientas se han datado en unos 1,8 ma. Y fueron construidas por Homo habilis, el «hombre hábil», que dejó lo que podrían ser restos de un campamento junto a un lago, incluida una pequeña cantidad de útiles de piedra y huesos rotos de animales. Probablemente dormía en los árboles, a resguardo de leones y otros animales peligrosos. En su entorno, rico en depredadores, los humanos eran tanto cazadores como presas. Los indicios de Olduvai sugieren que Homo habilis ya despedazaba parte de los restos de los animales que carroñeaba.

Homo habilis usó la tecnología lítica más simple, perfeccionada por H. erectus para crear hachas y herramientas cortantes de piedra para tareas como el desolle de animales. Los neanderthales fueron los primeros en montar raspadores, puntas de lanza y cuchillos en mangos de madera. Los humanos modernos desarrollaron  tecnologías más sofisticadas al perforar las caras de lajas de piedra trabajadas cuidadosamente y convirtieron esas hojas en raspadores, buriles y taladros para trabajar cuerno, hueso y cuero. Tras la última glaciación , los cazadores añadieron a sus flechas pequeñas barbas.

Homo Habilis tenía un cerebro unas cuatro veces más grande de lo que correspondería a su tamaño y peso. Pero un cerebro mayor conlleva un mayor consumo de energía. Para poner en marcha nuestros cerebros necesitamos unos veinte vatios, o 400 calorías por día —o, lo que es lo mismo, un 20 por 100 de nuestro consumo total de energía sólo para poder pensar.

Esto nos lleva a una verdadera espiral evolutiva. Los cerebros de mayor tamaño necesitan una buena cantidad de energía, y el mejor modo de hacerse con ella es comiendo carne. El medio más productivo de conseguir carne es cazando, y para ello qué mejor que hacer uso de útiles y armas. Aquellas criaturas mejor adaptadas para la fabricación de tales herramientas eran las dotadas con cerebros de mayor tamaño.

Fue sobre esa época cuando apareció el que podría considerarse el primer humano auténtico: Homo ergaster, dotado de un gran cerebro, con la frente inclinada, arcos superciliares prominentes y unas extremidades robustas similares a las de los humanos modernos. Este recién llegado era más cazador que carroñero.

Homo ergaster estaba estrechamente relacionado con Homo erectus, el primer humano que se extendió de África tropical a Europa y Asia como parte de una expansión general de mamíferos y sus depredadores ocurrida hace unos 1,8 ma.

Homo Erectus Caracteristicas Peso Cerebro Altura Huevos Hominidos

Homo Erectus – Características – Hominidoshomo erectus caracteristicas

Homo erectus era un cazador experto y un brillante oportunista que aprovechaba con rapidez entornos diferentes, un factor clave de su éxito. Estos primeros humanos no tardaron en asentarse en el sur y en el sudeste de Asia, y llegaron hasta Dmanmsm, en Georgia, hace 1.7 m a.

En Europa ya estaban establecidos hace al menos 800.000 años. Hace 400.000. unas condiciones más cálidas que las actuales pudieron atraer a H. heidelberqensis al norte de Europa.

Aproximadamente al mismo tiempo, pequeñas bandas de humanos utilizaban largas lanzas arrojadizas de madera para cazar caballos salvajes y presas mayores en Boxgrove (sur de Inglaterra) y Schóningen (Alemania),

Los notables hallazgos de Schoningen son las herramientas de madera más antiguas descubiertas hasta hoy. H. heidelberqensis vivía en grupos itinerantes. Es probable que cada grupo regresara a los mismos territorios de caza y recolección en distintas épocas del año. Sin embargo. sus capacidades de comunicación y de raciocinio eran limitadas  lo que afectaba su capacidad de adaptación y pudo ser una de las razones por las que ni parecen haberse establecido en zonas de frío intenso ni haber alcanzado América y Australia.

¿Podía el Homo erectus hablar? Los científicos creen que los huesos del muchacho de Turkana sugieren que no, ya que los conductos nerviosos de sus vértebras no eran lo suficientemente grandes como para contener los complejos sistemas precisos para controlar la respiración, algo imprescindible a la hora de hablar.

Quizá desarrolló algún tipo de lengua de signos, o quizá algo similar a los gruñidos de los adolescentes de hoy en día, un equivalente verbal a los actuales mensajes de texto por móvil. Con sus útiles portátiles, la protección de sus comunidades y la magia del fuego, aquellos individuos estaban listos para partir hacia cualquier lugar donde pudieran encontrar alimento. El Homo erectus fue la primera especie de homínido que se embarcó en un viaje exploratorio fuera de África —los primeros emigrantes de la humanidad, los antiguos Marco Polo africanos.

La distribución de las placas continentales era por aquel entonces muy similar a la que hoy conocemos, por tanto era posible, como lo es ahora, viajar por tierra desde África a través del Próximo Oriente hasta el sur de Asia, India y China. ¿Realmente fue el hombre de la Edad de Piedra capaz de tal aventura sin contar con carreteras y, mucho menos, con coches, barcos o aviones? A diferencia de muchos de nosotros, aquellos erectas tenían una gran ventaja, y es que no tenían prisa.

Etapas de la evolución del Hombre Caracteristicas de los Hominidos

Etapas de la evolución del Hombre
Características de los Hominidoshombre de neanderthal

Hombre de Neanderthal: En Alemania occidental, en el valle del río Neander (Neanderthal en alemán), en 1856 unos obreros estaban extrayendo piedra caliza de una cueva cuando hallaron unos huesos. Esto no era insólito, y en casos similares era costumbre arrojar los huesos sin más.

Pero en esta ocasión la noticia llegó hasta el profesor de una escuela cercana, que consiguió salvar unos catorce de aquellos huesos, incluida la calavera.

Por esta época, los geólogos estaban seguros de que la Tierra era muy antigua, y los biólogos a su vez estaban seguros de que los seres humanos habían aparecido mucho antes de lo que la Biblia parecía indicar.

Pero cualquiera que fuese esa antigüedad, ¿se trató siempre de seres humanos o bien evolucionaron a partir de alguna forma más simple?

Los huesos de la cueva de Neanderthal eran claramente humanos, pero la calavera difería algo de la del hombre actual. Poseía, en efecto, unos marcados maxilares óseos, frente y barbilla hundidas y una dentadura de una prominencia insólita.

Los restos se denominaron en seguida hombre de Neanderthal, y se planteó la cuestión de si era una primitiva forma de un ser humano o un mero individuo

cara hombre de neandhertal

con alguna afección ósea.

El principal defensor de que se trataba de una primitiva forma humana fue el antropólogo francés Pierre-Paul Broca (1824-1880), y su criterio acabó imponiéndose.

Hace aproximadamente unos 30 a 35.000 años, la subespecie del Homo sapiens neaderthalensis se extinguió, y su lugar fue ocupado por nuestro predecesor más inmediato: el Homo Sapiens sapiens.

Cuando, en 1856, se exhumó en el valle de Neander, Alemania, el esqueleto de un ser poco corriente, nadie quiso ver en él a un lejano antepasado del hombre.

Como mucho, se pensó que se trataba de un contemporáneo del diluvio. ¿Y ese aspecto tan extraño?.

Tendría alguna enfermedad o era un extranjero. O, mejor aún, si tenía el fémur arqueado era porque se había pasado la vida a caballo, luego se trataba de un cosaco desertor del ejército ruso que se había refugiado en una cueva.

Y los anillos óseos por encima de los arcos superciliares se deberían a un dolor crónico, que le obligaría a fruncir el ceño.

Habrá que esperar casi un siglo para reconocer en el hombre de Neandertal a un antepasado del hombre actual, surgido hace casi 100.000 años, que amplió considerablemente el área geográfica de la Humanidad, poblando Asia, África y Europa.

Llevaba ropa, fabricaba herramientas de piedra para curtir las pieles, cortar la carne o cazar, construía albergues y cocía la carne en un fuego plano utilizado como panilla. Se preocupaba mucho por los muertos.

etapas del hombre

EL HOMBRE EN LA TIERRA: Escribir la historia del hombre es preguntarse, en primer lugar, cómo pudo encontrar su lugar de existencia en la Tierra, problema que tiene hoy una importancia extrema, por dos razones: los viajes interplanetarios plantean la cuestión de la vida en los demás planetas, mientras que el desarrollo desordenado de los medios destructivos en la civilización contemporánea nos lleva a buscar lo que ha hecho posible al hombre y que mañana corre el peligro de reducirlo a la nada.

Alrededor del Globo está la biosfera, es decir, una delgada película de tierra firme, de agua y de aire que la envuelve y único lugar donde se puede desarrollar la vida. Esta biosfera es muy exigua: unos cuantos kilómetros por encima de nuestras cabezas y todavía menos bajo nuestros pies. Contiene todos los recursos que necesitan los seres vivos para subsistir. El milagro de la vida se basa en un frágil equilibrio que el hombre puede destruir.

¿Cuándo surgió el hombre?
Los australopitecus son, probablemente, los antepasados del hombre. Bípedos, medían de 1,0 m. a 1,50 m y pesaban de 20 a 50 Kg. Su capacidad craneal era de 400 a 500 cm3. El primer hombre debió surgir, probablemente, de algunos australopitecus, en la sabana africana, hace unos 3 millones de años. Se trata del Homo habilis, que utilizaba herramientas para despedazar la caza que capturaba y compartía con su familia. Vivía en chozas.

¿Cuáles son las etapas de su evolución?
Hacia 1,9 millones a 1,5 millones de años antes de nuestra Era, el hombre se lanza a la conquista del mundo. Se trata del Homo erectus. Mide hasta 1,78 m, su capacidad craneal supera los 1.000 cm3 y utiliza el fuego. Hace aproximadamente 100.000 años surge el hombre de Neandertal, un ser inteligente, que entierra a sus muertos. Tiene incluso la capacidad craneal del hombre actual (1.700 cm3l, pero su esqueleto es más robusto. Hacia 35.000 años a. se pierde su rastro, brutal desaparición que sigue siendo un misterio, aunque se cree q coexistió, durante algún tiempo, con el Homo sapiens, que apareció entre los 35.000 y los 10.000 años antes de nuestra Era. El hombre Cro-Magnon es su representante más celebre De capacidad craneal ligeramente inferior a del hombre actual (1.590 cm3), su estatura y esqueleto eran iguales a los nuestros.

¿Qué es el Paleolítico?
La Prehistoria se divide en varios períodos en función de las herramientas y armas que encuentran en las exploraciones. El más antiguo ha recibido el nombre de Paleolítico (del griego palaiós, antiguo, y lithos, piedra), es decir, la Edad de la Piedra antigua. Dura hasta unos 10.000 años a.C. y es un pei-íodo que se caracteriza por la caza y la recolección. El hombre era nómada.

¿De qué herramientas disponía el hombre?
La primera herramienta hecha por el hombre que se ha descubierto data de unos 3 millones de años. El hombre utilizó, en primer lugar, los cantos rodados, luego las piedras fáciles de romper para obtener instrumentos cortantes: cuarzo y, sobre todo, sílex. La raedera de sílex servía para todo: cortar, pinchar, raspar, trabajar los huesos de los animales o la cuerna de los renos, e incluso para hacer agujas v arpones. La madera también se utilizó, pero apenas han quedado vestigios de ella.

¿Desde cuándo se utiliza el fuego?
Desde luego, no se sabe cómo logró el hombre dominar el fuego. Parece ser que en la Tierra tuvo lugar una intensa actividad volcánica que provocaba gigantescos incendios. El rayo también podía inflamar las hierbas secas o la nafta. Se cree que el hombre se proveyó de brasas encendidas por causas naturales. Es la única especie animal que logró dominar el fuego.

¿Cómo lo conservó el hombre?
El dominio de los medios para encender el fuego no parece remontarse a más de 40.000 ó 50.000 años, consiguiéndose posiblemente a través de la percusión de sílex o por frotamiento, hasta la incandescencia, de trozos de madera. Antes de descubrir procedimientos tan complicados, el hombre tuvo que transportar el fuego en forma de brasas. También podía mantener un hogar permanentemente en un lugar protegido, como en la caverna de Chu Ku-tien, donde se encontraron 7 m de cenizas de unos 400.000 años de antigüedad.

ETAPAS DE LA EVOLUCIÓN DEL HOMBRE:
Los primeros homínidos y el largo camino hacia el hombre
:
Diversas fueron las especies que unieron al hombre actual con los primeros homínido.  Las especies que representaron verdaderos saltos evolutivos, es decir, verdaderos momentos de cambio, fueron las siguientes: 

Tabla Cuado con La Evolución del Hombre Cuadro Sinoptico