John Wycleff

Biografia de Wyclef John Teologo Traductor

Biografia de Wyclef Juan Teologo-Traductor

La inquietud religiosa en el Occidente de Europa, que pareció reprimida a mediados del siglo XIV, halló un nuevo germen en la obra del inglés Juan Wycleff.

Germen tanto más virulento cuanto la herejía no nacía ahora en un medio simple y popular, ni estaba atinada por impulsos sentimentales primarios, sino que se manifestaba en uno de los centros universitarios de más tradición europea — Oxford — y obedecía a especulaciones ideológicas de un cuño hasta entonces desconocido.

John Wyclef
John Wyclef, apellidos alternativos: Wiclef, Wycliff o Wickliffe, conocido como Juan Wiclef en español teólogo y reformador inglés que fundó el movimiento que se Lolardos.
Fecha de nacimiento: 1330, Hipswell, Reino Unido
Fallecimiento: 31 de diciembre de 1384, Lutterworth, Reino Unido
Influenciado por: Agustín de Hipona, Guillermo de Ockham, Roger Bacon, Roberto Grosseteste, Thomas Bradwardine

En este aspecto, Juan Wycleff fue el primer gran hereje de la época moderna, y sus doctrinas, a través de los husitas, tuvieron sensible influencia en el desencadenamiento de la subversión religiosa del siglo XVI.

Nacido hacia 1320 en el lugar de Hipswell, o Wycliffe, en el Yorkshire, Juan Wycreff (correctamente Wycliffe), se educó y profesó (1356) en el Balliol College de Oxford, fundación debida a los Balliols de Barnard Castle, vecinos de su familia.

En 1361 fue nombrado cura de Fillingham. Pero para él no habían transcurrido en balde los años de Oxford, donde había explicado con brillantez. Conocía a fondo los Santos Padres, en particular San Agustín, en quien bebió sus teorías sobre la predestinación.

Pero, además, destacaba en el conocimiento de la Biblia, hasta el extremo que sus discípulos le dieron el nombre de doctor evangélico. Aunque le eran familiares la filosofía y la teología escolásticas, Wycleff no había adoptado el nominalismo de Ockham, imperante en París, sino que permanecía fiel al augustinismo de la gloriosa tradición de Oxford.

De la misma manera que había triunfado en Oxford, Wycleff se hizo una reputación fuera del recinto universitario. Aunque se ha demostrado que no escribió el Determinatio de dominio en 1366, su actitud antipontificia debía ser lo bastante conocida para que Juan de Gante y su partido pensaran en él como un posible instrumento contra el Papado.

En 1374 fue nombrado delegado real en la conferencia de Brujas, que intentó conciliar los puntos de vista de Eduardo III y Gregorio XI. De regreso a Inglaterra, profesó de nuevo en Oxford e intervino en los asuntos políticos planteados por las relaciones con Roma.

En 1376 aprobó sin reservas las protestas del Buen Parlamento contra las ventajas concedidas a la Curia romana en Inglaterra. En el transcurso del mismo año publicó un compendio de las lecciones dictadas en Oxford: el De civile dominio.

Esta obra causó profunda sensación, pues por vez primera defendía que los príncipes habían recibido de Dios tanta autoridad como los eclesiásticos, de modo que, por un lado, la Iglesia erraba cuando pretendía unir a su magisterio el poder temporal, y por otro correspondía a los príncipes corregir al Papado.

Este atrevimiento inaudito conmovió a los obispos ingleses: Wycleff compareció ante la asamblea del clero de Inglaterra reunida en San Pablo de Londres el 19 de febrero de 1377.

Pero aquí fue defendido por su protector, Juan de Gante, con tanto ímpetu que se produjo una viva discusión, seguida de un tumulto callejero. La Iglesia británica no se atrevió a actuar contra Wycleff.

En cambio, Gregorio XI le consideró, por bulas del 22 de mayo de 1377, como seguidor de las doctrinas de Marsilio de Padua, y exigió su comparecencia ante los tribunales eclesiásticos. Protegido por el duque de Lancáster, coreado por los colegios de Oxford y aplaudido por parte del pueblo; Wycleff fue juzgado en mayo de 1378. Se le exigió que no exaltara los espíritus con sermones discutibles.

Desde 1378 a su muerte, ocurrida en Lutterworth (Leicestershire) el 1° de noviembre de 1384, Wycleff vivió en Oxford o Lutterworth, libre de todo temor, aunque algunas veces, como con motivo de la revuelta campesina de 1381, sus adversarios trataron de hacerlo condenar por hereje. Pero ni la corte ni Oxford le abandonaron.

Y así, protegido por dos instituciones católicas, pudo desarrollar sus principios subversivos, manifestados en sus tratados De Ecclesia, De veritate Sacrae Scripturae, y, sobre todo, en el Trialogus. Traductor de la Biblia al inglés, Wycleff procuró demostrar, con procedimientos eruditos, que sólo merecía crédito la palabra de Cristo contenida en los Evangelios.

Fue él, pues, quien sostuvo primeramente la revolucionaria tesis de que la fe y la práctica religiosa debían descansar exclusivamente en la Biblia, intepretada con corrección.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Woodrow Wilson
Biografia de Chamberlain Joseph
Biografia de Cecil Rhodes
Biografia de Enrique III de Inglaterra
Biografia de Bonifacio VIII
Biografia de Boccaccio Giovanni
Biografia de Wyclef John
Biografia de Eduardo III de Inglaterra