l Carnicero de Hannover

Los Crímenes de la Familia Puccio Historia de los Asesinatos

HISTORIA DE LOS ASESINATOS DE LA FAMILIA PUCCIO

La familia Puccio, fue una banda de secuestradores conocido como el «Clan Puccio», que cometieron una gran acción delicitiva entre 1982 y 1985, que los convirtió en uno de los grupos criminales mas famosos de Argentina, a tal punto que se ha estrenado un film («El Clan») para contar esta siniestra historia, que inclusive para muchos allegados a la familia estuvieron años para aceptarla, como por ejemplo, los compañeros de rugby de Alejandro defendieron su inocencia durante muchos tiempo.

Durante la dictadura de 1976-1983, Arquímedes Puccio fue miembro de la SIDE, la Triple A, y proporcionaba «alojamiento y comida» para los desaparecidos secuestrados por los militares.

Cuando los militares en 1983 dejaron el gobierno y comenzó la democracia con el presidente Raúl Alfonsín , Puccio ya no podía gozar de la inmunidad que había disfrutado antes.

Para mantener su espléndido nivel de vida, empezó a «trabajar por su cuenta»,  dirigiendo una banda deliectiva conformada por los integrantes de su familia y otros amigos.

El negocio era el secuestro extorsivo, y la serie de sus víctimas (una por año) fueron cuatro en total, primero el jugador de rugby Ricardo Manoukian, le seguiría el ingeniero Eduardo Aulet, luego el empresario Emilio Naum (que se resistió y fue asesinado) , y finalmente la empresaria Nélida Bollini de Prado, única mujer y  sobreviviente de esta obra macabra.

Arquimedes Puccio Jefe de una banda de secuestradores

Arquímedes Puccio jefe del clan. De profesión contador, siempre vinculado a la política, durante el 1° gobierno de Perón , en 1950 había sido diplomático de Perón, quien lo condecoró.

También según sus declaraciones había estado en Montoneros, pero había pruebas de su vinculación con la Triple A como espía. La política la utilizaba para su propio provecho, inclusive trató de contrabandear armas a España, pero fue descubierto.

La familia vivía en San Isidro (en Martín y Omar al 500), Arquímedes era muy conocido y un respetado profesional en ciencias económicas.

También ejerció como subsecretario de Deportes de la Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires.

Su señora  Epifanía era profesora de contabilidad y matemática en un colegio al frente de su casa.

En la planta baja de su vivienda tenían un negocio deportivo, y un bar en el edificio de al lado. Don Arquímedes , se pasaba barriendo la vereda a cualquier hora, contaban los vecinos.

Tenían cuatro hijos Alejandro, un gran jugador de rugby en el Club Atlético de San Isidro (CASI), que llegó a jugar en los Pumas, seguía Daniel , alias «Maguila», también deportista del rugby, pero no las condiciones de su hermano mayor.

Silvia, una de sus hijas mujeres, estudiaba artes plásticas, y dos niños adolescentes en esa época llamados Guillermo y Adriana que nada tuvieron que ver en este drama.

Nadie jamás pudo imaginar que esta familia haya tenido una vida criminal paralela, pues su imagen social era muy bien vista, desde donde se la mirara.

Aquímedes un hombre carismático y excelente profesional, su señora una destacada docente, junto a sus hijos estudiantes y buenos deportistas.

Quien se imaginaría la atrocidades que ocurría en ese tétrico sotáno disimulado, o en el baño de la planta alta, donde dejaban a sus vítimas atadas, encapuchadas y con muy poco alimentación durante varios días.

Esta banda secuestradora se organizó según planes de Arquímedes Puccio, quien convocó (y obligó) a sus hijos Daniel y Alejandro a seguir las reglas y órdenes para lograr de su objetivo.

Nadie podía negarse o desobedecer las leyes de su autoritario padre. Además se apoyaron en la complicidad del militar retirado Rodolfo Franco, y los amigos de la familia Guillermo Fernández Laborda y Roberto Oscar Díaz, entre otros colaboradores.

En sus planes contaba en utilizar la fama y amistad que tenía Alejandro, y usarlo como carnada para atraer a sus víctimas, por lo que el clan se dedicó a secuestrar empresarios o amigos ricos, cercanos al círculo familiar, a quienes encerraba en el sótano de la casa.

Paso seguido era un contacto telefónico y el pedido de un cuantioso rescate, a pesar, que nunca tuvieron la intención de liberar a ninguna sus víctimas, pues eran conocidas y serían descubiertos.

Orden Cronológico de las Capturas

22/07/1982: El joven empresario Ricardo Manoukian, amigo de Alejandro Puccio, fue hallado a los pocos dias, sumergido hasta la cintura en una laguna,  con tres tiros en la nuca. La familia pagó 250.000 dólares como rescate.

05/05/1983: Otro conocido de Alejandro por el rugby , un ingeniero, llamado Eduardo Aulet. También  secuestrado y asesinado. Pago del rescate 100.000 dólares. Su cadáver fue desenterrado recién en 1987, en un campo de General Rodríguez.

22/06/1984: Emilio Naum es asesinado al resistirse a ser secuestrado por Arquímedes Puccio.

23/08/1985: Fue el último caso. Nélida Bollini de Prado, por quien el «clan» pedía 500 mil dólares. Estuvo 32 días encerrada en el sótano de los Puccio, hasta que la policía pudo rescatarla.

Luego de la detención de la banda, por los secuestros de Manoukian, Aulet, Naum y Bollini de Prado, también fueron investigadas Epifanía y Silvia, pero la justicia no encontró pruebas suficientes para encerrarlas.

Todo el mundo se preguntaba como era posible que ellas hayan convivido con el resto de la familia y no hayan sabido nada.

Fue todo muy confuso, y todo el país estaba espantado con los acontecimientos.

La familia se separa de forma definitiva, y algunos de sus integrantes no ven mas a su padre en la vida.

La hija mayor Silvia, muere de cáncer a los 52 años, la mas chica Adriana fue criada por un tío, y parece que hoy vive con Epifanía, su longeva madre de 90 años.

El hermano menor Guilermo fue a vivir a Nueva Zelanda, jamás regresó.

Arquímedes cumplió 23 años de prisión, donde estudió para abogado. Salió libre en 2008 y un pastor evangélico lo acogió en General Pico, La Pampa.

Según cuenta los pobladores, siempre andaba caminando por el barrio y se divertía preguntando si lo conocían, también Rodolfo Palacios en su libro «El Clan Puccio» contó que Puccio tuvo problemas con los vecinos del inquilinato.

Entre otras cuestiones, porque barría a cualquier hora y molestaba.

También presumía del sexo que tuvo con decenas de mujeres, que admiraba a Adolf Hitler y de los importantes cargos que ocupaba, pero jamas reconoció lo único fehacientemente comprobado, el secuestro de cuatro víctimas , de las cuales ters fueron asesinadas.

Al clan Puccio se le adjudican el secuestro y muerte de Ricardo Manoukie, de Eduardo Aulet (capturado el 5 de mayo de 1983); el homicidio de Emilio Naum, que se resistió a ser llevado el 22 de junio de 1984; y el secuestro de Nélida Bollini. Además de los Pucio, lo integraban cuatro tipos más.

Algunos fueron condenados a reclusión perpetua.

Arquímedes Puccio, el jefe,  era un contador que había militado en Tacuara. Alejandro, su hijo mayor juraba que no sabía nada de los secuestros e intentó suicidarse tres   veces , la primera en noviembre de 1982, arrojándose al vacío en Tribunales.»Me tocó un padre que no tuve la opción de elegir», escribió en una carta a sus abogados. Alejandro murió en el año 2008.

 Biografía del Clan Puccio
historiaybiografias.com