La Clasificación de Linneo

La Polinizacion de las Plantas Agentes y Mecanismos Tipos

La Polinización de las Plantas
Tipos, Agentes y Mecanismos

Las abejas y otros insectos tan comunes en las flores durante los meses de verano, no se dedican solamente a alimentarse del néctar, sino que están realizando un servicio vital para la planta. Cuando los insectos revolotean de flor en flor, están llevando involuntariamente polen de una parte a otra y realizando la polinización de las flores.Se llama polinización al paso o tránsito del polen desde el estambre en que se ha producido hasta el pistilo en que ha de germinar.

El trasporte de polen desde los estambres hasta el estigma es un proceso que recibe el nombre de polinización, y es la primera fase del ciclo por el cual las células masculinas llegan a las células femeninas, u óvulos, para formar las semillas. La segunda fase del proceso (fecundación) se describirá más abajo.

Todas las partes de la flor pueden desempeñar un papel en la polinización, pero los principales órganos que aquí intervienen son los estambres y el estigma. Cada estambre (órgano masculino) consiste en un filamento y un par de anteras, que son los sacos productores de polen. Cuando los granos de polen están maduros, las paredes de la antera se abren y los dejan en libertad.

El estigma es la superficie de recepción de la parte femenina de la flor, el carpelo. El estigma puede estar colocado, o no, sobre una columna, el estilo. Cuando el polen de la misma especie cae sobre el estilo, el proceso de la fecundación comienza.

polinizacion

Partes de una flor

Cuando las semillas se producen mediante la trasferencia de polen de una flor a otra (polinización cruzada), las plantas resultantes son, a menudo, más vigorosas que si el polen y el óvulo (célula femenina) procediesen de la misma flor (autopolinización).

No es sorprendente, por lo tanto, que la mayoría de las flores tengan algún método de evitar la autopolinización y de asegurar la polinización cruzada. Las flores que están adaptadas a la polinización cruzada producirán una descendencia más robusta, y con más posibilidades que las no adaptadas a ella.

Así se va introduciendo la propiedad que sirve para asegurar este tipo de polinización entre las distintas plantas de la especie, o, dicho de otro modo, la planta va evolucionandp hacia la adquisición de esta posibilidad.

La mayoría de las flores contienen a la vez estambres y carpelos (son hermafroditas), pero algunas plantas tienen flores con un solo sexo. Ciertas especies (por ejemplo, el sauce) tienen incluso las flores  masculinas  y  femeninas  en plantas de morfología distinta. En estos casos, la autopolinización es imposible. Cuando en la misma flor existen órganos de los dos sexos, la autopolinización se evita por la separación de las anteras o de los estigmas en el espacio o en el tiempo.

En la antena del estambre se libera el polen y cae en el óvulo de la misma flor

En una flor erecta, las anteras pueden estar debajo de los estigmas, y lo contrario ocurre en una flor colgante, de tal forma que el polen no cae en los estigmas. El mecanismo más frecuente, es que los estambres maduren antes de que el estigma esté preparado para recibir el polen. Esto es lo que se conoce con el nombre de protandria. El proceso inverso (protoginia) se encuentra en algunas flores, cuyos estigmas maduran antes de que los estambres dejen caer el polen.

Cierto número de plantas cuyas flores no están adaptadas estructuralmente para evitar la autopolinización son autoestériles. El polen cae sobre el estigma, pero no se realiza la fecundación, por existir, al parecer, una barrera química. En ciertos experimentos de genética, realizados para obtener nuevas variedades de plantas, es necesario evitar la autopolinización, incluso para especies de plantas que la poseen como un mecanismo normal.

Para ello, se procede a amputar artificialmente los estambres, y a realizar la polinización frotando el estigma con estambres tomados de otra flor, con la que se quiere realizar el cruzamiento. Con frecuencia, se cubren las flores con bolsitas o cucuruchos de papel, para impedir el acceso al estigma del polen de otras flores extrañas al experimento. En otros casos, interesa, por el contrario, favorecer la autopolinización, a fin de obtener líneas o variedades puras.

Los resultados de la polinización cruzada entre dos variedades muy diferentes son, con frecuencia, una descendencia de mayor vigor, lo cual puede tener agrícolamente un gran interés. Éste es el caso de los maíces «híbridos», en los que se busca obtener este fenómeno por la polinización de dos variedades puras diferentes.

A pesar de que la polinización cruzada es preferible, la autopolinización debe realizarse en el caso de que no haya otra posibilidad. Con frecuencia, los estambres y los estigmas se doblan unos contra otros antes de que la flor muera, para que se efectúe la autopolinización, si la polinización cruzada ha fallado. Un grupo de plantas (en las que se incluye la violeta) produce, al final de la estación de crecimiento, flores especiales que se autopolinizan. Incluso no llegan a abrirse, y el polen pasa directamente desde los estambres hasta el estigma, asegurando, al menos, la producción de algunas semillas.

LOS AGENTES POLINIZANTES: Insectos, viento y agua
Los insectos desempeñan un papel importante en la polinización, pero existen otros agentes, como el viento. La polinización por el viento (anemofilia) tiene lugar en muchos árboles y gramíneas. Las flores están, generalmente, en amentos o inflorescencias colgantes en forma de plumeros o borlas que el viento puede sacudir fácilmente.

Algunos tipos de inflorencia de las flores. Son diversos tipos de agrupaciones de flores, pues normalmente las mismas no se encuentran aisladas

Los estambres poseen también largos filamentos, que hacen que las anteras puedan ser sacudidas por el viento con mayor eficacia. De esta manera, el polen puede soltarse con gran facilidad. El polen es ligero y se produce en grandes cantidades, ya que la polinización por el viento desperdicia una gran cantidad y sólo una pequeña parte llega a su meta, constituida por el pequeño blanco que presenta la superficie del estigma.

El polen de muchas plantas anemófilas (por ejemplo, en los pinos) presenta unos pequeños «flotadores» o vesículas huecas adosadas que contribuyen a aumentar su superficie, disminuyendo su peso específico aparente. Así el polen puede ser trasportado a muchos kilómetros de distancia por el viento, e incluso ascender a gran altura en la atmósfera, siguiendo los movimientos turbulentos (de remolino) del aire. Se ha observado un caso de polinización de una planta de palmera en el sur de Europa por el polen aparentemente procedente del norte de África.

El  agua tambien es un agente que trasporta el polen de algunas plantas acuáticas. Los granos de polen tienen flotadores finos que los llevan sobre la superficie del agua hasta que alcanzan alguna flor que esté en la superficie. Los pájaros son polinizadores’frecuentes en los trópicos (p. ejemplo, colibríes). Las flores, generalmente, son rojas y producen grandes cantidades de néctar. Los murciélagos pueden ser los polinizadores de algunas flores, especialmente en los trópicos. Otros animales pueden también polinizar durante sus viajes, pero no son polinizadores regulares.

Los estigmas son normalmente muy grandes y plumosos en las plantas polinizadas por el viento, para que pueda ser atrapado más polen. La polinización por el viento parece ser la forma más primitiva de polinización y es muy poco diferente de la dispersión de las esporas de los hongos y de los heléchos. Quizá era el único método empleado por las gimnospermas (plantas que no tienen las semillas cubiertas) fósiles, que formaban bosques de árboles enormes en épocas pasadas.

Hoy día es el método de polinización de las gimnospermas vivientes, como las coniferas (pinos, abetos, cedros, etc.), si hay que tomar como criterio la cantidad de polen producido. En momentos determinados, puede desprenderse el polen en tales cantidades que cubre el suelo, coloreándolo de amarillo y dando origen a lo que popularmente se han llamado «lluvias de azufre». A veces se ve el polen flotando como una nube sobre los bosques de coniferas. En las típicas «lluvias de azufre», parece que el polen es realmente arrastrado por las gotas de lluvia, procediendo de las capas relativamente altas de la atmósfera, donde han ido a parar por efecto del aire.

Esta inflorescencia es más bien fea y tiene un olor desagradable, que, sin embargo, atrae a las moscas. Las flores individuales están en una espiga, las femeninas debajo de las masculinas. Por encima de lis flores hay un anillo de pelos y toda la inflorescencia está envuelta en una vaina. Las moscas, atraídas del exterior, penetran en el tubo y quedan encerradas por los pelos que están dirigidos hacia abajo. Las flores femeninas maduran primero y se polinizan por los insectos que llevan algo de polen. Después maduran las flores masculinas y los pelos se marchitan. Cuando los insectos escapan, llevan polen que trasportan a la flor siguiente.

RECOGIDA DE POLEN AÉREO
Para analizar el polen flotante en el aire se disponen portaobjetos de microscopio al aire libre, cubiertos con una capa muy fina de vaselina. El polen de las plantas anemófilas queda pegado y puede examinarse al microscopio. La determinación se hace por comparación con el polen tomado directamente de las plantas. Los granos de polen presentan complicados y variables relieves en su superficie que son distintos para cada especie, y se utilizan para la identificación. Los inventarios de polen aéreo se hacen frecuentemente con fines médicos, debido a que el polen puede producir trastornos alérgicos en algunas personas (fiebre del heno), a para conocer las épocas de polinización de las plantas.

Entre las plantas que tienen flores (angiospermas), las flores anemófilas se caracterizan por lo sencillo de su estructura, lo cual parece ser un fenómeno de reducción posterior y no un carácter primitivo. Los pétalos suelen faltar, las flores no son llamativas, no producen néctar, y no llaman la atención de los insectos. Producen muchísimo más polen que las flores de plantas relativamente parecidas en cuanto a su estructura, pero que son polinizadas por insectos, y el polen es seco y pulverulento.

Hay una marcada tendencia a la separación de sexos y a la aparición de las flores, muy tempranamente en la primavera, antes que las hojas, lo que ocurre, especialmente, en los árboles y en los arbustos. Una de las características más interesantes de la anemofilia es que aparece en familias de plantas totalmente distintas, lo que muestra que es una adquisición reciente de tipo evolutivo. Se encuentra en las gramíneas (hierbas), que se polinizan todas por el viento, a excepción de la avena cultivada y algunas variedades de trigo que se autopolinizan, en los robles, chopos, etc.

En algunas de estas plantas, las anteras pueden «explotar», proyectando el polen en el aire. El avellano, por ejemplo, produce sus flores en unas borlas colgantes alargadas (amentos). Las flores femeninas, sin embargo, son unas estructuras delicadas y de pequeño tamaño, con estigmas rojos ramificados. La separación de las flores por sexos asegura la polinización cruzada.

polinizacion

Dispersion de semillas

Las flores de las gramíneas (hierbas) tienen los estambres con largos filamentos, que aseguran que no haya autopolinización por su manera de colgar de la flor, lejos de los estigmas. Las especies de llantén producen espigas de flores protóginas. Las flores situadas en la parte más baja de la espiga se abren las primeras, y dejan sus estigmas al descubierto. Cuando éstos se marchitan, aparecen los estambres colgantes, pero no polinizan a las flores más jóvenes, ya que están siempre situados por debajo de los estigmas que se van abriendo en la parte superior de la espiga.

Algunas flores no están limitadas a un solo método de polinización, y, si no las visitan los insectos, descargan el polen en el aire. Estos casos sugieren la idea de que, cuando los tipos florales estaban adaptados a la polinización por el viento o por insectos y las condiciones se alteraron, las flores adoptaron un método diferente de polinización, pero la estructura floral se mantiene igual.

LA POLINIZACIÓN POR INSECTOS

La polinización por insectos (entornofilia) es el método más común de trasporte de polen para la fecundación. Hace mucho tiempo que se sabe que el brillante color, y el aroma de las flores, no se han hecho para la satisfacción estética del hombre, y que su objeto principal es atraer los insectos.

Polinización Cruzada

Hay bastantes flores que no están condicionadas y que pueden polinizarse por casi todos los insectos, pero otras son polinizadas por muy pocas especies. Las complicadas asociaciones entre flores e insectos no son, en absoluto, una casualidad, sino el resultado de las fuerzas de evolución, que actuaron desde que los primeros insectos empezaron a alimentarse en las flores.

Las primeras flores anemófilas debieron atraer a los insectos de alguna manera, probablemente a causa del alto valor nutritivo del polen. Las flores visitadas por insectos fueron polinizadas de una manera eficaz, y produjeron una descendencia en mayor número que aquellas que no tuvieron contacto con los insectos. Esta descendencia fue también atractiva para los insectos, por haber conservado el carácter hereditariamente de sus antecesores.

La Polinización Cruzada

A partir de este momento, debe haberse originado toda la serie de refinados mecanismos de las flores entomófilas. Se han escrito libros enteros sobre los mecanismos que los insectos, por una parte, y las flores, por otra, han desarrollado para perfeccionar esta cooperación. Algunos insectos tienen estructuras especiales para almacenar el polen —y por lo tanto para polinizar— de manera más eficaz.

El «cestillo del polen» y la fina pelosidad plumosa de las abejas son un ejemplo. Las abejas se cubren de polen al penetrar en las flores, después se cepillan (por medio de una estructura especial existente en las patas en forma de brocha) y aglomeran el polen en bolitas, que meten en el cestillo. Sin embargo, siempre queda polen adherido al cuerpo, y este polen puede ser retenido por el estigma pegajoso de las flores que el insecto visite a continuación.

Las flores entomófilas son, casi siempre, de colores brillantes y olorosas, aunque el olor no siempre es agradable para el hombre. Normalmente contienen un líquido dulce —el néctar—  además del polen; aunque algunas flores (como, por ejemplo, la rosa silvestre) tienen solamente polen, que producen en mayor cantidad, como alimento de los insectos. En el néctar dominan compuestos ricos en hidratos de carbono, que son utilizados como fuente de energía por los insectos, mientras que en el polen predominan compuestos nitrogenados, muy importantes para la alimentación de las larvas.

Los flores de este tipo (p. ejemplo, el guisante de olor) están muy especializadas para asegurar la polinización. Las abejas de «lengua» larga, atraídas por las flores, se posan en los pétalos laterales (alas). El peso de la abeja hace descender los pétalos y deja al descubierto los órganos sexuales, que frotan el cuerpo del insecto. La polinización tiene lugar cuando la abeja busca el néctar en la base de la flor. Sólo los insectos pesados, como las abejas, pueden polinizar esta clase de flores.

El polen de las flores entomófilas es pegajoso y se adhiere al cuerpo de los insectos. Dado que la polinización por los insectos es un mecanismo más eficaz que la anemofilia, el polen se produce menos en estas flores. Las abejas son los insectos polinizadores más importantes. En sus búsquedas de polen y néctar, visitan un gran número de flores, generalmente de la misma especie, polinizándolas. Su «lengua» (proboscis), relativamente larga, las capacita para encontrar y recoger el néctar «encerrado» (por ejemplo, en recovecos o en espolones formados por los pétalos).

Las abejas, cuyos ojos no son sensibles a la luz roja, visitan las flores purpúreas, azules, amarillas, algunas veces las blancas y, muy raramente, las de color rojo. Las líneas oscuras en los pétalos (guías de la miel) parecen guiar a los insectos hacia, el néctar, los estambres y el estigma. Para la fructificación de los árboles frutales, las abejas tienen una gran importancia, habiéndose comprobado que los árboles frutales plantados a los lados de las carreteras son cada vez menos fértiles, a medida que va uno alejándose de los pueblos donde hay numerosas colmenas.

Para obtener una buena polinización, se aconseja colocar colmenas en las plantaciones de frutales en una densidad de, por lo menos, dos por hectárea. Las mariposas, tanto diurnas como nocturnas (polillas), son también importantes agentes polinizadores. Las mariposas visitan todo tipo de flores, especialmente las rojas y las blancas.

Sus largas «lenguas» (espiritrompa) les permiten alcanzar el néctar en las flores tubulares. Las mariposas nocturnas se mantienen en el aire frente a las flores y obtienen el néctar con sus larguísimas espiritrompas. Las flores son, generalmente, blancas o amarillas (de forma que son visibles fácilmente en la oscuridad) y están perfumadas fuertemente. Sus estambres y estigmas sobresalen, de forma que tocan el cuerpo de la mariposa cuando ésta se mantiene en el aire¿ vibrando rápidamente sus alas.

Otros insectos que visitan con frecuencia las flores son las moscas y los coleópteros (escarabajos). Estos insectos no están especializados para llegar al néctar «encerrado», y se encuentran normalmente sobre flores «abiertas», como las de la familia de las umbelíferas.

Las inflorescencias planas suelen estar frecuentemente cubiertas por insectos, que se alimentan del néctar al descubierto. Las flores son marcadamente protándricas, y los insectos llevan el polen desde las flores jóvenes del centro de la inflorescencia a las del borde que, siendo más viejas, tienen ya maduros los estigmas. Las flores de la familia de las compuestas son también visitadas por numerosos insectos.

La mayoría de las flores entomófilas emplean alguno de los métodos ya descritos para evitar la autopolinización. A veces, la cooperación entre planta e insecto llega a traducirse en mecanismos muy complejos.

Las inflorescencias (cabezas) del trébol blanco producen flores erguidas. Cuando alguna flor ha sido visitada por una abeja, se inclina doblándose por el pedúnculo y quedando en posición colgante bajo la inflorescencia. Con esto, las abejas que llegan después no «pierden el tiempo» en visitas inútiles, y aumentan las oportunidades de que otras flores reciban su visita. En algunos casos, la falta del insecto para la polinización ha motivado que las plantas introducidas en una región, donde antes no existían, sigan estériles.

Esto ocurrió con la higuera de Esmirna, cuando se llevaron los primeros árboles de esta clase a California. Algunos años más tarde (1899) se llevaron de Argelia inflorescencias masculinas de la higuera de Esmirna, que se suspendieron en las ramas altas de los árboles, y la polinización  (y por lo tanto, la formación de higos) fue posible gracias a un pequeño himenóptero (familia de las avispas y las abejas), que llegó involuntariamente con las inflorescencias.

Fuente Consultada:
Revista Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnologia N°46 TECNIRAMA

Biografia de Ray John Naturalista Obra Cientifica

Biografia de Ray John Naturalista y  Obra Cientifica

Al comenzar el siglo XVIII , los estudios de historia natural constituían más bien hallazgos aislados, y debemos agradecimiento a John Ray, hijo de un herrero de Essex, Inglaterra, por haber puesto cierto orden en aquel conjunto de conocimientos inconexos.Por la precisión de sus observaciones y la claridad de sus descripciones, su trabajo fue muy valioso para los naturalistas que lo sucedieron. Linneo, el gran clasificador sueco, encontró mucho material aprovechable en los escritos de Ray. John Ray nació en 1627 e ingresó en Cambridge en 1644.

Naturalista Ray John

Fue un buen alumno en materias clásicas y, al finalizar, se dedicó a la enseñanza de griego, matemáticas y humanidades. Su interés por la historia natural comenzó en 1650, debido a una enfermedad que lo forzó a un período de reposo y vida al aire libre. Se interesó por la vegetación de los alrededores de Cambridge y continuó su estudio di’rante algunos años.

En 1660 publicó el «Cambridge Catalogue» («Catálogo de Cambridge»), en el que se relacionan y describen las plantas de la zona; fue el primer catálogo de su clase, que preparó el camino para la «Synopsis of Bristish Plants» («Compendio de las plantas británicas»), publicado por Ray después de innumerables viajes a través de todo el país. Realizó muchos de estos viajes con sus dos mejores amigos: Francis Wülughby y Philip Skippon.

En 1662, Ray abandonó la universidad y pasó a depender económicamente de su amigo Wülughby. Ambos decidieron realizar un.estudio completo de la vida vegetal y animal, y, en compañía de Skippon, embarcaron para un viaje de tres años por Europa.

Aunque, en principio, Ray sólo estaba interesado por las plantas, pronto sintió una profunda curiosidad por la vida animal y tomó cuidadosas notas a lo largo de su viaje, que formaron la base de todo su trabajo futuro. En 1667 fue elegido miembro de la Royal Society y, en años posteriores, presentó muchas comunicaciones a dicha sociedad científica.

Wülughby murió en 1673, y Ray tomó sobre si la tarea de continuar los escritos. Publicó «Ornithology» («Ornitología») e «History oj Fishes» («Historia de los peces») con el nombre de Wülughby, y también escribió unos tratados sobre reptiles e insectos, aunque su «Historia de los Insectos» no se pjblicó hasta después de su muerte, acaecida en 1705.

Ray explicó por primera vez la naturaleza verdadera de los capullos, tan frecuentes en las orugas.
Son ninfas de un insecto parásito,   que   pone   sus   huevos   sobre   la   oruga.

Ssry no abandonó su trabajo botánico y, en 1682, publicó «Methodus Plantarían», en el que resume estructura y clasificación de las plantas. En el curso de su trabajo, descubrió la diferencia básica entre las mono-cotiledóneas y las dicotiledóneas. El primer volumen de «Historia de las plantas» —quizá, el trabajo más famoso de Ray— apare-
ció en 1686, seguido muy pronto por el «Compendio de las plantas británicas».

plantas dicotiledonea

Ray fue el primero en señalar la diferencia fundamental entre monocotiledóneas y dicotiledóneas,
los dos grupos principales de las fanerógamas.

A estas obras tan conocidas acompañaron escritos sobre fósiles, discusiones teológicas, proverbios ingleses y otros variados asuntos. Casi todas fueron escritas en latín, por lo que el trabajo de Ray tuvo una rápida difusión fuera de su patria.

Por la precisión de sus escritos y descripciones, Ray conquistó un lugar de honor entre los grandes naturalistas. En 1844, un grupo de naturalistas que lo admiraba fundó, en su honor, la Ray Society, cuyos fines son alentar el estudio de la historia natural publicando una variedad de trabajos en el campo de la  biología.

Fuente Consultada
Enciclopedia TECNIRAMA Fasc. N° 110 El Naturalista John Ray

Arboles Para Dar Sombra Mejores Plantas Para Espacio Público

Arboles Para Dar Sombra
Mejores Plantas Para Espacio Público

Cuando a los árboles que circundan los paseos se los denomina «árboles de sombra», se expresa una verdad, pero en forma incompleta. Además de brindar una sombra tupida, estos árboles representan los elementos más adecuados para bordear un paseo, tanto desde el punto de vista ornamental para el paisaje y la perspectiva como por el ambiente placentero que torna tan agradable el tránsito por esos parajes. En esta nota daremos una idea de estos árboles.

castaño de indias

CASTAÑO DE INDIAS (Aesculus hippocastanum).
El castaño de Ilidias se encuentra solamente en los grandes paseos o parques, porque alcanza dimensiones gigantescas: su tronco puede llegar a tener dos metros de diámetro, y el follaje, amplio y tupido, alcanza una altura de hasta 25 metros.   Vive varios siglos.Clase:   dicotiledóneas.  Orden:   terebintáceas. Familia: hipocastáneas.

aliso
ALISO (Alnus glutinosa).
A lo largo de los paseos que costean los ríos y los arroyos, frecuentemente vemos alisos. Se los reconoce por sus flores alargadas y amentos de color amarillo. El aliso es un árbol grande, de tronco recto, amplias ramas y follaje tupido.  Suele alcanzar 30 metros de altura. Clase:   dicotiledóneas. Orden:  fágales. Familia:   betuláceas.

platano
PLÁTANO (Plátanus orientalis).
Es un árbol muy resistente, el más adaptado para vivir en los ambientes propios de las ciudades. Ni el polvo ni el humo lo perjudican. Crece hasta más de 40 metros de altura, y su tronco supera a veces el metro de diámetro. Puede vivir hasta mil años.Clase: dicotiledóneas. Subclase: coripétalas. Orden: hamamelidales. Familia: platanáceas.
sauce
SAUCE (Sálix alba).
Los sauces se encuentran especialmente en los paseos que bordean los lagos y los arroyos. Llegan a 10 ó 12 metros de altura. Su tronco es recto y de él salen ramas flexibles y duras. Clase:   dicotiledóneas. Orden:  salieales. Familia:  salicáceas.
alamo
ÁLAMO (Populus trémula).
Las alamedas constituyen toda una tradición, y forman parte del paisaje de la campaña.

tilo

TILO (Tilia europaea).
El tilo es un bello y majestuoso árbol recto, de grandes ramas y follaje en forma ovoidal. Las flores, en ramitos, son muy perfumadas. El tilo crece rápidamente. Puede alcanzar 30 metros de altura y vivir 500 años.
Clase:   dicotiledóneas.  Orden:   columníferas. Familia:  tiliáceas.

olmo
OLMO (Ulmus campestris).
Este hermoso árbol es común en las avenidas de los parques, a lo largo de los caminos, etc. Es un árbol majestuoso y decorativo. Alcanza los 30 metros de altura y parece que produce en un año 7 millones de hojas.
Clase:   dicotiledóneas.  Orden:   urticales. Familia:   ulmáceas.

robinia
ROBINIA (Robinia pseudoacacia).
También se la designa con el nombre de falsa acacia. La robinia es un árbol de dimensiones no muy grandes, bastante frecuente en los paseos. Su altura es, por término medio, de 15 metros. Crece rápidamente, y en primavera se carga de flores que perfuman intensamente el aire. Puede vivir más de 300 años.Clase:   dicotiledóneas   Orden:   rosales. Familia:   leguminosas.

morera

MORERA (Morus alba)
Sus enormes hojas son las preferidas de los gusanos de seda, por eso, a menos tengas una plaga de ellos en tu jardín, serán un ejemplar perfecto para aplacar el calor de tu jardín.Arbol de hoja caduca y mediano tamaño. Puede alcanzar de 10 a 20 m de talla. Vive alrededor de los 120-150 años. Las ramas principales son largas y muy ramificadas. Hojas simples, alternas, polimorfas, ovales, apuntadas o acuminadas, dentadas, peciolo largo. Produce gran cantidad de frutos (las moras) comestibles.

jacarandá

JACARANDÁ (Jacaranda mimosifolia)
Aparte de tener un precioso color tiene una copa muy ancha y frondosa. Incluso al marchitarse el manto de hojas púrpura dejará una efecto espectacular en tu jardín.Árbol caducifolio, de rápido crecimiento, copa esférica. Tamaño: Medio. De 6 a 10 m de altura y de 4 a 6 m de diámetro de copa. Puede sobrepasar los 25 m. Hojas: perennes (caducas con heladas fuertes), parecidas a las de un helecho, opuestas, bipinnadas, de 15 a 30cm. de largo, con 16 o más pares de divisiones que portan cada una de 12 a 24 pares de foliolos oblongos, de un centímetro de largo, de color verde grisáceo. Las flores se reúnen en espigas y son azules o púrpura azulado.

Plantas Venenosas Nombres del plantas toxicas y peligrosas

NOMBRES DE LAS PLANTAS VENENOSAS O TÓXICAS

(1) CICUTA

(2) NUEZ VÓMICA

(3) CÓLQUICO

(4) ELÉBORO

(5) LAUREL CEREZO

(6) ESTRAMONIO

(7) RUDA

(8) ZUMAQUE VENENOSO

(9) DULCAMARA

(10) CATAPUCIA MENOR o TÁRTAGO

 

plantas-veneosasDespués de haber bebido el veneno, Sócrates caminó lentamente por la estancia. Luego, sintiendo que las piernas se le ponían pesadas, se extendió sobre el lecho. Poco después, el hombre que le había llevado el veneno le oprimió fuertemente el pie con una mano y le preguntó si lo sentía.

Inmediatamente, aquél le apretó una pierna y le preguntó de nuevo si lo sentía. Y otra vez Sócrates respondió que no. Subiendo con la mano a lo largo de las piernas dijo que las varias partes del cuerpo estaban volviéndose frías y rígidas. Finalmente manifestó: «Cuando el frío le llegue al corazón, morirá». Después de algunos instantes, Sócrates exhaló un profundo suspiro, tuvo un sobresalto, y expiró.

Ésta es una síntesis de cuanto nos ha dejado escrito Platón acerca de la muerte de Sócrates. Y hemos transcripto el relato del episodio sólo porque en él se describe claramente de qué manera el veneno había actuado sobre el cuerpo del inmortal pensador griego. El veneno que Sócrates había ingerido, en dosis capaz de ocasionarle la muerte, era una infusión de cicuta: una hierba que presenta una extraordinaria semejanza con el perejil.

En la época de Sócrates (siglo IV antes de Cristo), la cicuta era considerada como el más potente veneno vegetal. Con los sucesivos avances de la investigación botánica se han ido hallando muchas otras plantas que tienen un poder tóxico decididamente mayor que el de la cicuta. Algunas son capaces de provocar la muerte en forma casi instantánea, y otras también la ocasionan en medio de los más atroces tormentos.

A pesar de todo ello, es preciso añadir que una gran parte de esas plantas venenosas suelen ser de no despreciable utilidad en el campo de la medicina. Suministradas en dosis mínimas, tales sustancias pueden contribuir a la salud del hombre. En esta nota presentamos algunas de entre las más comunes plantas tóxicas que a su vez tienen aplicaciones medicinales.

plantas-veneosas

(1) CICUTA (Conium maculátum). Esta planta que, como dijéramos, tiene una notable semejanza con el perejil, crece en lugares húmedos y preferentemente sombreados. La sustancia tóxica contenida en la cicuta es llamada conicina o cicutina. El envenenamiento por la cicutina provoca la parálisis progresiva: desde los miembros inferiores, asciende poco a poco hasta el tronco. La muerte sobreviene por parálisis respiratoria.

plantas-veneosas

(2) NUEZ VÓMICA (Strychnos nux vómica) . Es una planta que forma matorrales en Australia, Siam, la India y en la isla de Ceilán. De sus semillas se extrae la estricnina, una sustancia sumamente tóxica (en farmacia se considera el sulfato de estricnina como el veneno más activo, o sea que es mortal en dosis mínimas). La estricnina suele ser usada en medicina para curar la neurastenia, como tonificante, excitante cardíaco, etc. La muerte por la estricnina sobreviene por asfixia, a consecuencia de una parálisis en los músculos torácicos que producen los movimientos respiratorios. A este mismo género pertenece una especie americana (Strychnos toxífera), con la cual preparan el terrible curare los aborígenes del Amazonas y del Orinoco.

plantas-veneosas

(3) CÓLQUICO (Colchicum autumnale). Esta planta es conocida con el nombre de «friolina», porque florece al aproximarse el invierno. Tiene flores violáceas en forma de embudo. Sus semillas contienen una sustancia muy venenosa: la colquicina. En dosis mínimas, ésta es utilizada para la curación de la gota y el reumatismo.

plantas-veneosas

(4) ELÉBORO (Helleborus níger). Esta planta, denominada también «rosa de Navidad», eléboro negro, redegambre, en los países de Europa crece espontáneamente y florece de diciembre a marzo. En los Alpes crecen cuatro especies distintas. El rizoma de estas plantas contiene una sustancia bastante tóxica denominada eleborina.

plantas-veneosas

(5) LAUREL CEREZO (Prunus laurocerasus). Es una planta originaria del Asia, que se siembra en Europa para formar setos vivos. Las hojas del laurel cerezo contienen ácido prúsico (o cianhídrico), es decir, el ácido básico del cianuro de potasio, uno de los más poderosos venenos que se conocen, capaz de causar la muerte en pocos instantes. En medicina, esta planta se utiliza para preparar el agua destilada de hojas de laurel cerezo, indicada en terapéutica contra la tos nerviosa y la propensión a la excesiva excitabilidad.

plantas-veneosas

(6) ESTRAMONIO (Datura stramónium). Conocido, con el nombre vulgar de chamico, como planta invasora en cultivos y rastrojos. La infusión medicinal que se prepara con sus hojas constituye un óptimo sedativo: calma las crisis nerviosas, el insomnio y las palpitaciones del corazón. Las hojas son también indicadas contra el asma. El estramonio es una planta venenosa: los preparados medicinales que se obtienen con ella pueden ocasionar la muerte si se ingieren en dosis elevadas. Los síntomas son: sed, dilatación de la pupila, delirio, convulsiones; estas últimas seguidas de la muerte por asfixia.

plantas-veneosas

(7) RUDA (Ruta graveolens). La segunda palabra del nombre científico de esta planta, que significa «maloliente», indica la condición de este vegetal. La ruda crece, sobre todo, en los lugares pedregosos. Si se beben en altas dosis las infusiones preparadas con esta planta pueden provocar la muerte. Por el contrario, en dosis moderadas, que sólo el médico puede establecer, la infusión de ruda es eficacísima contra la epilepsia y el histerismo.

plantas-veneosas

(8) ZUMAQUE VENENOSO (Rhus toxicodendron). Originaria del Japón, es, entre las muchas plantas venenosas, una de las más temidas. Se asegura que basta con tocar las hojas o las ramas de esta planta para advertir síntomas de envenenamiento (vómitos, malestar general y, sobre todo, inflamaciones cutáneas). Esto se debe al hecho de que el zumaque emana por las hojas una sustancia volátil y tóxica para el hombre.

plantas-veneosas

(9) DULCAMARA (Solánum dulcamara). Es una planta trepadora que crece espontáneamente en los lugares húmedos. Se la reconoce por las hojas: las inferiores tienen forma acorazonada, las superiores se presentan divididas en tres partes. Sus frutos (pequeñas bayas violáceas) no son venenosos como los del Solánum nígrum.
La infusión de dulcamara es eficaz contra los catarros pulmonares y los dolores reumáticos.

plantas-veneosas

(10) CATAPUCIA MENOR o TÁRTAGO (Euphorbia lathyris). Florece en primavera y verano. El zumo blancuzco que se extrae de las partes verdes de la planta contiene una sustancia tóxica: el ácido eufórbico.
En dosis mínimas (décimos de miligramo), el zumo es eficaz contra las enfermedades de las vías respiratorias (sobre todo contra los catarros bronquiales). El envenenamiento por el ácido eufórbico produce, sucesivamente, los siguientes síntomas: vómitos, vértigos, calambres y delirios.

ALGO MAS SOBRE EL TEMA…

Muchas plantas albergan una dosis potente de veneno, lo que se conoce desde tiempos remotos. Los antiguos griegos usaban infusiones de acónito, un extracto de raíces de napelo (matalobos) para deshacerse de los viejos y enfermos. La lanza impregnada en acónito era un arma mortal en muchas batallas antiguas, cuyo solo rasguño causaba envenenamiento y con frecuencia la muerte.

Hasta fecha reciente, los nativos de Java solían embadurnar las flechas de caza con la savia letal del árbol upa. Las tribus del Amazonas recubren sus puntas de flecha en curare, que obtienen al hervir la corteza de la enredadera pareira Chondrodendron tomentosum.

Algunas tribus del este de África sumergen sus flechas en una toxina que contienen la madera y las raíces de plantas Acokanthera. Este veneno también es una forma práctica de liquidar a los enemigos. El fruto del matorral Tribulus terrestris, un tipo de abrojo, es impregnado en la toxina y regado por un camino transitado. Una víctima descalza apenas notará el pinchazo mortal y quizá la tribu decida que la muerte obedeció a causas naturales.

Georgi Markov, locutor búlgaro de la BBC, murió misteriosamente en Londres en septiembre de 1978, tras ser pinchado accidentalmente, al menos así parecía, con el paraguas de otro peatón. Los investigadores opinaban que había sido asesinado: dedujeron que la punta del paraguas contenía una dosis de ricina, un derivado mortal de la higuereta.

Mucha gente sabe que algunos hongos son muy tóxicos. La Amonita phalloides es letal: su veneno tarda de 6 a 24 horas en hacer efecto y no se le conoce antídoto. Salvo por sus siniestros efectos, un hongo microscópico —el cornezuelo del centeno— pertenece a una clase especial. Algunas veces el hongo contamina el centeno, y el pan elaborado con este cereal es venenoso.

En 994 d.C. unas 40,000 personas murieron en Francia por envenenamiento con centeno. En esa época, se creía que una plaga mortal asolaba el país. Quienes buscaron refugio en monasterios y conventos sobrevivieron porque monjes y monjas preparaban pan con harina de trigo.

En 1374, una forma peculiar locura atacaba a los visitantes del pueblo alemán de Aquisgnú. Habían llegado para celebrar la fiesta de San Juan, y sin razón aparente comenzaron a bailar. Bañaron hasta caer rendido 5 echando espuma por la boca. Hoy día muchos historiadores creen que el causante era el hongo del centeno. Algunos piensan que también provocó los famosos procesos de Salen; Massachusetts, en 1692, en que 14 mujeres y 5 hombres que tuvieron alucinaciones fueron ahorcados por brujería.

Los venenos de las plantas son de varios tipos. La toxina de una taza de semillas de manzana podría matar a un hombre Es sorprendente que algunas criaturas no padezcan los efecto de la ponzoña. Una diminuta babosa puede comer el sombrerete entero de un hongo venenoso capaz de matar a tres hombres. Repollos, coliflores y brócoli son muy tóxicos paní diversos insectos, pero son un manjar para los pulgones y las orugas de la mariposa blanca de la coliflor.

Algunos animales se han adaptado a las toxinas de la plantas Los rumiantes y la mayoría de los insectos evitan el venenr amargo de la asclepiadea, pero las orugas de la mariposa monarca se ceban en ella, almacenando la toxina en tejidos especiales. Las aves depredadoras ignoran a la monarca porque han aprendido que el veneno que guarda les provocará vómito.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Tomo VIII CODEX
EL MUNDO Y SUS PORQUÉS Reader´s Digest