La Cruz Roja Internacional

Objetivos de la Organizacion Mundial de la Salud Origen e Historia

Objetivos de la Organización Mundial de la Salud

Los países en vías de desarrollo se hallan expuestos a terribles enfermedades ante las que, hasta estos últimos años, permanecían impotentes. Sin duda algunos héroes aislados hicieron lo posible por mitigar su desgracia, pero hasta después de la segunda guerra mundial no se organizó una ayuda adecuada a escala mundial. A partir de entonces, la OMS se encargó de estudiar el problema de las enfermedades en el mundo y de ponerles eficaz remedio.

Desde el 25 de abril de 1945 hasta el 26 de junio de ese mismo año se reunieron representantes de cincuenta países del mundo en la ciudad de San Francisco, en los Estados Unidos, con el fin de crear una organización de carácter universal, cuyos objetivos fueran mantener la paz y la seguridad mundiales y promover la cooperación internacional en los aspectos económico, social y cultural.

Así nació la Organización de las Naciones Unidas (ONU). A partir de la independencia de los países que constituían la URSS y Yugoslavia, así como el surgimiento de nuevas naciones en Oceanía, en la actualidad la ONU cuenta con ciento ochenta y dos países miembros. La acción de la ONU es tan amplia, que para poder operar con mayor eficacia cuenta con instituciones muy especializadas, entre ellas, la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS comenzó a funcionar el 7 de abril de 1948 cuando su constitución fue ratificada por los Estados Miembros de las Naciones Unidas. La fecha de su creación marca la celebración anual del Día Mundial de la Salud.

El objetivo más ambicioso de la OMS es lograr que todos los pueblos alcancen el nivel de salud más elevado posible. Este constante interés se pone de relieve en la Carta Magna promulgada por esta organización, cuyos puntos sobresalientes son:

• El ser humano tiene derecho a gozar del más alto grado de salud.

• La salud de todos los pueblos es fundamental para el logro de la Paz y la Seguridad y depende de la cooperación de los individuos y de las naciones.

• La desigualdad en la promoción de la salud en los diferentes países y en el control de las enfermedades, especialmente las transmisibles, constituye un estado de riesgo general.

• La opinión informada y la cooperación activa del público son de vital importancia para el progreso de la salud en las naciones.
• Los gobiernos tienen la responsabilidad de velar por la salud de sus pueblos.


Edificio de la OMS, en Ginebra. La OMS, cuya sede se encuentra en  Ginebra 27,
Suiza, ayuda a los países a fortalecer sus sistemas sanitarios y a fomentar la investigación tecnológica.

Para cumplir sus objetivos, la OMS —autoridad coordinadora y directiva en materia de trabajo sanitario mundial— promociona la cooperación técnica y asiste a los gobiernos en el fortalecimiento de los servicios de salud cuando éstos lo requieren (por ejemplo, en situaciones de emergencia o catástrofe).

Asimismo, estimula las tareas referidas a la prevención y el control de las enfermedades epidémicas y endémicas, promueve las mejoras en nutrición, vivienda, sanidad, recreación, condiciones económicas y laborales y otros aspectos de la higiene ambiental, coordina la investigación de los servicios de salud, etcétera..

Planificar el futuro
La Organización Mundial de la Salud (OMS)
se ha preocupado desde sus inicios por preservar la
salud en las naciones y por tratar de mantenerla en
un nivel óptimo. A partir del año 1997 estableció como objetivo prioritario “Salud para todos en el año 2000”. La estrategia de esta ambiciosa propuesta se fundamenta en el enfoque de la atención primaria de la salud, que comprende ocho áreas esenciales:
• educación;
• alimentación;
• agua potable;
• salud materno-infantil;
• inmunización;
• prevención .y control;
• tratamiento de enfermedades;
• suministro de medicamentos.

Al implementar este programa, la OMS espera que no se registren nuevos casos de poliomielitis, o de lepra, y que desaparezca la mortalidad infantil provocada por enfermedades como el sarampión.

También estima que reducirá considerablemente el número de enfermos por tuberculosis y, gracias a la acción de las vacunas, disminuirá en un 80% los casos porhepatitis B. Estas predicciones contrastan, por ejemplo, con los registros de 1993, año en el cual el sarampión fue causa de muerte de más de 1.200.000 niños; la lepra generó más de 600.000 nuevos enfermos y alrededor de 2.400 muertes, y la poliomielitis afectó a 5.500 niños del planeta.

Según las estimaciones de la OMS, se reducirán los índices de mortalidad materna a la mitad de los valores actuales, mientras que las tasas de mortalidad infantil no excederán de 50 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

La esperanza de vida de los niños que nazcan en los albores del siglo XXI podría ser, como mínimo, de 60 años en todos los países del mundo. Y es probable que menos del 85% de la población mundial se encuentre a menos de una hora del servicio de asistencia médica más próximo a su domicilio.

Tal vez una de las afirmaciones más promisorias de la OMS es la que señala que el 85% de la población mundial contará con agua potable, mientras que la malnutrición en menores de cinco años disminuirá en un 50% frente a los últimos registros. En relación con esto, la carencia de micronutrientes como la vitamina A o el yodo habrá desaparecido definitivamente, mientras que la anemia ferropénica entre las mujeres en edad fértil bajaría un 33%.

La OMS informa que las situaciones detalladas no representan metas utópicas que puedan generar ilusiones y esperanzas vanas sino, por el contrario, se trata de objetivos alcanzables a condición de que el mundo se esfuerce lo suficiente, consolide las acciones responsables para la generación de conductas sanitarias positivas y se faciliten los recursos necesarios para su logro.

La OMS contra la poliomielitis
Sucedió en Ginebra, Suiza, en 1997…
La OMS anunció hace varios años que que proyecta erradicar la poliomielitis en todo el mundo para el año 2000, con el apoyo del Fondo Internacional de las Naciones Unidas para la Ayuda a la Infancia (UNICEF). Desde que se estableció el Programa Ampliado de Inmunización (PAl), en el año 1974, el porcentaje de niños en el mundo que quedaron inmunizados contra esta terrible enfermedad pasó del 5% a más del 60%.

En toda América no se registró ningún caso desde septiembre de 1991. Para lograr su objetivo, la OMS iniciará una importante campaña que incluirá “días nacionales de vacunación”, en los que se administrará la vacuna Sabin por vía oral. Se estima que esa campaña representará un gran esfuerzo de cooperación de carácter mundial.

Después de 20 años de aplicación de los programas estudiados y establecidos, se demuestra que:

«Durante los 20 años subsiguientes la Organización Mundial de la Salud, UNICEF y los Centros de EE.UU para el control y prevención de enfermedades han trabajado denodadamente para liberar el mundo del polivirus salvaje. Gracias al generoso aporte de los rotarios del mundo entero, Rotary aportó casi 800 millones de dólares para mantener vivo el sueño de un mundo sin polio. Mas de 2.000 millones de niños han recibido la vacuna oral contra la polio. Cinco millones de niños que hubieran contraído la enfermedad, hoy viven y caminan normalmente Los casos de polio reportados han disminuido en un 99,8% – de 350.000 por año a menos de 2.000 en la actualidad. A pesar de haberse logrado tan espectacular avance, el mundo aún no esta libre de polio. En la actualidad el mayor desafío en la batalla contra el polio es financiero. Pese a los enormes recursos comprometidos, urge recaudar más dinero para vacunar a los niños de los cuatro países poliendémicos.»

Otros programas similares de fines de la década del 70 tuvieron éxito en erradicar la viruela en todo el mundo y, más recientemente, redujeron de manera significativa la muerte y las secuelas provocadas por enfermedades como la tuberculosis, la difteria y el tétanos, lo que permite albergar sobradas esperanzas acerca del resultado final en beneficio de la salud mundial.

UN POCO DE HISTORIA: Las potencias coloniales se interesaron por la salud de los autóctonos en la medida en que esto entraba en la administración y explotación de sus territorios de ultramar. Sin embargo, raras fueron las intervenciones internacionales: en 1908 se creó en París la Oficina Internacional de Higiene pública.

Cincuenta países se afiliaron a ella, pero la competencia de este organismo era muy reducida: se limitaba a reunir todas las informaciones posibles sobre las enfermedades infecciosas y a favorecer la conclusión de acuerdos sanitarios. No se pensaba en una verdadera acción de conjunto ni en una ayuda eficaz.

Una modesta tentativa emanó de la sección sanitaria de la Sociedad de las Naciones, organización internacional creada después de la guerra de 1914-1918. Esta sección se dedicaba a realizar trabajos científicos y se encargaba de la difusión de diversas publicaciones, pero también intervenía de modo indirecto en las regiones en las que se imponía una acción sanitaria.

No obstante, la ayuda internacional a gran escala sólo se organizó reaimeníe después de ía segunda guerra mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS), creada en 1948, asumió esta tarea. Es una institución especializada de la ONU, pero para que un país sea de la OMS no es necesario que sea miembro de las Naciones Unidas.

La OMS tiene su sede en Ginebra, en el Palacio de las Naciones. Su objetivo es mejorar la salud en el mundo. La palabra salud debe interpretarse aquí en su más amplio sentido, y se aplica tanto en el aspecto físico como social o moral.

Una de las principales tareas de la OMS es la lucha contra las enfermedades infecciosas. Cuenta con laboratorios altamente especializados en el examen de endemias determinadas repartidos por todo el mundo. Por ejemplo, el centro para el estudio de la gripe se encuentra establecido en Londres, pero dispone de decenas de laboratorios que trabajan por su cuenta en otros países.

Para asegurar la eficacia de sus intervenciones, la OMS ha dividido el mundo en sectores, y cada sector está organizado de modo autónomo en torno a un centro local, lo que le permite mantenerse perfectamente al corriente de los problemas y necesidades regionales.

Origen del Tribunal de la Haya Funcion Internacional del Tribunal

Origen del Tribunal de la Haya
Funcion Internacional

El Libro Que Encendió La Mecha: Uno de los más importantes alegatos contra la guerra fue el libro de la austriaca Bertha Kinsky von Suttner, ¡Abajo las armas!, aparecido en 1889.

El impacto que provocó en amplios sectores de la opinión pública esta obra de la hija del conde Kinsky, mariscal de campo y chambelán del emperador Francisco José, desembocó en los años siguientes en varias campañas antibélicas, a las cuales se adhirieron intelectuales como Víctor Hugo, Tolstoi, Bjórnson, Strindberg, Renan y muchos otros.

Un efecto más específico en los gobiernos europeos tuvo La guerra futura, publicado en 1888 por el banquero ruso polaco J. S. Bloch. Este autor profetizaba para un futuro más o menos inmediato una larga y cruel guerra de trincheras seguida de un colapso económico tanto para vencidos como para vencedores.

Origen del Tribunal de la Haya Funcion Internacional Tras la lectura del libro de Bloch, el zar Nicolás II a través de su ministro de Relaciones exteriores, Muraviev, puso sobre aviso a las naciones europeas sobre la convenieneia de reducir los armamentos y de celebrar una conferencia de distensión.

«El gobierno ruso creía que el momento actual era favorable para estudiar, en una conferencia internacional, los medios más eficaces de asegurar a todos los pueblos los beneficios de una paz real y duradera», explicó el zar, quien creía que tal reunión «sería un feliz presagio del siglo que iba a comenzar» y «recogería en un haz poderoso los esfuerzos de todos los estados que quisiesen hacer triunfar la gran concepción de la paz universal contra los elementos de desorden y discordia.

Consagraría los principios de equidad y de derecho sobre los que deben descansar la seguridad de los estados y la felicidad de los pueblos».

La invitación rusa fue acogida con entusiasmo, más afectado que sincero, por los gobiernos europeos y la conferencia se celebró en mayo de 1899, en La Haya. La poca disposición dé las potencias europeas —sobre todo de Alemania y Francia—, a transigir en lo que consideraban un intento de «limitar su independencia», había condenado de antemano el éxito de la reunión, mas la inesperada presencia de un grupo de Así, en esta conferencia de La Haya se convino en que la limitación de armamentos «sería un gran paso para el bienestar moral y material de la Humanidad» y que el arbitraje internacional era «el medio más eficaz para resolver cuestiones de orden jurídico y para la interpretación de convenciones internacionales».

El Tribunal de La Haya

Casi obligadas por las circunstancias, las potencias occidentales consintieron en levantar en La Haya un monumental Palacio de la Paz, que fue financiado por el magnate del acero estadounidense Andrew Carnegie (imagen) , destinado a ser la sede de un Tribunal
de arbitraje para los litigios internacionales.

En medio de una atmósfera cargada y con la previsión del inevitable desastre, los pacifistas, por iniciativa de D’Estournelles de Constant, crearon simultáneamente la Unión interparlamentaria. El propósito de esta organización era presionar a los parlamentos para que se firmaran acuerdos entre las naciones aceptando someter sus conflictos al Tribunal de La Haya.

Uno de los primeros y tímidos tratados europeos de arbitraje fue el firmado en 1903 entre Gran Bretaña y Francia. De acuerdo con él ambos países convenían en llevar al Tribunal de La Haya «aquellas disputas de orden jurídico que no hayan podido ser resueltas por la vía diplomática, siempre que no pongan en peligro los intereses vitales, ni la independencia o el honor de ninguno de los dos estados contratantes, ni de un tercero…».

Sin embargo, coherentes con su política expansionista, Francia, Gran Bretaña y el resto de las grandes potencias sólo sometieron a la consideración del Tribunal de La Haya unos pocos litigios intrascendentes, haciendo caso omiso al cariz que tomaban los acontecimientos mundiales y a la cada vez más evidente amenaza de guerra.

Biografía de Kofi Annan en la ONU Reflexiones sobre la ONU

Biografía de Kofi Annan Reflexiones sobre la
Organización de Naciones Unidas

Kofi Annan en la ONU Reflexiones sobre la Organizacion de Naciones UnidasCon el fin de la Guerra Fría, la ONU ha conocido un proceso de revitalización y ha adquirido un protagonismo en el contexto internacional como nunca había tenido en los años precedentes. El nuevo contexto ha facilitado que la ONU adoptase un papel como mediadora en los conflictos internacionales y como garante de la paz.

Los «cascos azules» de la ONU han iniciado una serie de nuevas misiones destinadas a poner fin a conflictos bélicos, a impedir las masacres o a velar por la legitimidad de los procesos electorales. La necesidad de garantizar la distribución de la ayuda humanitaria en muchas zonas en conflicto ha llevado a que la ONU se plantease en 1988 la legitimación del derecho de injerencia. Político ghanés, nació en 1938.

BIOGRAFÍA: Kofi Annan estudió inicialmente en la Universidad de su país Ciencia y Tecnología. Posteriormente, para completar su formación, viajó a Estados Unidos, donde realizó estudios de Economía en Minnesota mediante una beca que le otorgó la Fundación Ford.

De 1965 a 1971 formó parte de la Comisión Económica Africana, de la Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas en Ismailia (Egipto) y de la Alta Comisaría de las Naciones Unidas para los Refugiados, en Ginebra. En 1972 estudió Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

La Organización de las Naciones Unidas lo contrató en 1976 y fue ocupando distintos cargos relacionados con las finanzas, la salud y la seguridad. En 1993 fue el máximo responsable de las operaciones de paz en la guerra civil en Bosnia-Herzegovina. Fue el primer hombre negro elegido secretario general de la ONU de carrera, cuyo desempeño se extendió en el período 1997-2001 y, reelecto, en el siguiente hasta 2007.

En 1998 medió entre Estados Unidos e Irak y en 2003 se manifestó en contra de la invasión de Irak por parte de los Gobiernos de EE. UU. y el Reino Unido; en 2004 declaró ilegal esta invasión. Recibió el Premio Nobel de la Paz junto con la Organización de las Naciones Unidas en reconocimiento a «su trabajo por un mundo mejor organizado y más pacífico’*.

Reflexión: «Empecé mi mandato como Secretario General con una visión de la ONU del mañana: una organización revitalizada, un instrumento transformado al servicio a la Humanidad. Sabia que la Organización tenia que cuestionarse hipótesis largamente mantenidas, actualizar prácticas anticuadas y reajustar sus prioridades a las necesidades de una nueva era global. Al mismo tiempo, estaba orgulloso de los logros de la Organización y sabía qué necesitábamos construir a partir de esa base.

El año 1997 también fue testigo de algo completamente nuevo en las Naciones Unidas: un esfuerzo decidido, de buena fe, para reformar la Organización. El esfuerzo reformador en marcha está basado en la creencia de que las Naciones Unidas tiene la necesidad de ser más coherente, más ágil y más unificada en respuesta al aumento de las complejas tareas que le plantean los Estados miembros.

A medida que cambia el mundo también debe hacerlo la Organización. En julio sometí a la Asamblea General un programa de reforma y renovación que contenía las reformas más extensas y de miras más altas en los 52 años de vida de la Organización. Con el nuevo año, la ONU continuará teniendo un crecimiento cero en su presupuesto.

El número de los funcionarios será un 25% menor que hace 13 años. Los departamentos con trabajos y mandatos superpuestos se han fusionado. Los costes administrativos se han reducido en un tercio. Pero la reforma es mucho más que la suma de sus recortes. He establecido una nueva estructura de liderazgo y dirección, con un grupo de directivos de alto nivel que se reúne semanalmente para mejorar la coordinación y el asesoramiento.

He propuesto una «Asamblea del Milenio» extraordinaria para el año 2000, en la cual los líderes mundiales podrán presentar su visión de las perspectivas y los objetivos para el nuevo siglo. Para comprometer mi mandato con la participación popular he propuesto que un «Forum del Milenio de Organizaciones no Gubernamentales y de la Sociedad Civil» se celebre simultáneamente. Estamos promocionando el desarrollo sostenido y sostenible como una prioridad central de la ONU. Estamos mejorando la habilidad de la Organización para desplegar fuerzas de paz y otros cuerpos operativos de manera más rápida.

Estamos fortaleciendo la capacidad de la ONU para la reconstrucción pacífica. Apoyamos los esfuerzos internacionales para combatir el crimen, las drogas y el terrorismo. Avanzamos en la agenda del desarme. Estamos extendiendo los Derechos Humanos para que abarquen todos los aspectos del trabajo de nuestra Organización. Estamos mejorando nuestra respuesta a las necesidades humanitarias en todo el mundo. Éstas son sólo algunas de las medidas que están impulsando a la ONU hacia adelante. Estamos ante el umbral de un nuevo comienzo para las Naciones Unidas. KOFI ANNAN (Secretario General de la ONU): La reforma de la ONU.»

Derechos Argentinos Sobre las Islas Malvinas

Derechos Argentinos Sobre las Islas Malvinas

Las Islas Malvinas están asentadas sobre la plataforma submarina argentina. Esta porción se extiende bajo el mar a menos de 200 metros de profundidad, a unos 340 Km. de nuestras costas.

Las islas Malvinas están formadas por dos grandes islas, Gran Malvina y Soledad y unos 200 islotes más pequeños. Allí abundan las colinas, y el tiempo frío, húmedo y ventoso no permite el crecimiento de árboles.

Con respecto a quién descubrió las Malvinas, persiste la discusión, alimentada entre otras cosas por las dificultades que había hace cinco siglos para señalar adecuadamente la posición de un punto determinado.

Los métodos rudimentarios de posicionamiento y cálculo de la longitud fueron mejorándose con el tiempo, pero a los historiadores actuales les queda el problema de la conversión de las medidas usadas en esa época y en cada país, pues no era lo mismo una legua española que una veneciana o inglesa.

EL SUPUESTO TITULO DE GRAN BRETAÑA EN LAS ISLAS MALVINAS.
(De “Las Islas Malvinas ante el derecho”, por Bonifacio del Carril, articulo ubicado en 1964.)

“El supuesto descubrimiento y la ocupación de Gran Bretaña es de índole totalmente diversa. Como Gran Bretaña durante los siglos XV, XVI, XVII y XVIII jamás ocupó un metro de tierra en América debajo del Ecuador, en 1766 no tenía derechos continentales de ninguna naturaleza que pudieren conferirle título alguno sobre las Islas Malvinas. En realidad si quería tener algún derecho sólo podía alegar hipotéticamente, como lo hizo el secretario de estado Conway en las instrucciones a Mc Bride, un derecho limitado, exclusivamente referido a las islas Malvinas: el de la supuesta prioridad en el descubrimiento. Pero ya se ha dicho que en 1766 ese título no podía invocarse con respecto a un territorio descubierto y visitado multitud de veces, a un territorio que estaba no sólo sujeto a la jurisdicción de España, sino poblado por Francia, y después por España; a un territorio, en suma, que de ninguna manera podía ser considerado res nullius (cosa de nadie) . Así lo comprendió Mc Bride que, a pesar de las terminantes instrucciones de Conway, se abstuvo de intentar siquiera el desalojo de la colonia deBougainville.

Cuando Palmerston quiso cohonestar el acto de violencia cometido contra la República Argentina, ya nadie admitía, en el año 1834. ni por vía de arbitraria imposición, que el solo descubrimiento pudiese dar origen a un derecho de dominio. Gran Bretaña se vio obligada a invocar, pues, además de la supuesta prioridad en el descubrimiento, la subsiguiente ocupación. Pero Palmerston se abstuvo de indicar a qué descubrimiento y ocupación se refería. La incógnita puede, sin embargo, ser despejada con relativa facilidad. Porque los descubrimientos posibles que puede invocar Gran Bretaña son sólo dos: el de Hawkins en el año 1594 y el de Byron en 1764; ocupación, una sola: la de Mc Bride en 1766.

¿A qué descubrimiento pues, y a qué subsiguiente ocupación se refirióPalmerston? Los dos términos de la alternativa son igualmente demoledores para las pretensiones de Gran Bretaña. Si Palmerston aludió al supuesto descubrimiento ‘llevado a cabo por Hawkins en 1594 es indudable que la ocupación de Mc Bride, que tuvo efecto sólo ciento setenta y dos años después, no puede de ninguna manera ser considerada subsiguiente ni atributiva de dominio, pues es evidente que avistar una tierra desde la lejanía del mar, como lo hizo Hawkins, y pretender ocuparla casi dos siglos después, como lo hizo Me Bride, no puede configurar de modo alguno el descubrimiento y la ocupación que ‘podrían haber dado origen legítimamente a un título de dominio.

Y si Palmerston no se refirió al descubrimiento de Hawkins sino al de Byron, único que antecedió realmente a la ocupación de Mc Bride, es obvio que Gran Bretaña no puede alegar prioridad en el descubrimiento ya que, como reiteradamente lo he señalado, mucho antes de que Byron llegase a las Malvinas, las islas habían sido visitadas por holandeses y franceses y pobladas porBougainville.

La situación jurídica legal y moral de España y de Gran Bretaña, los dos contendientes de 1770, es, como se ve, absolutamente distinta. España tuvo un título general, continental, de dominio sobre la Patagonia y las adyacencias del Estrecho de Magallanes que comprenden geográficamente a las islas Malvinas, el mismo que hoy invoca la Argentina. Ese titulo fundado en el descubrimiento y la ocupación de la parte sur del continente americano, que nadie le ha discutido jamás, ni siquiera Gran Bretaña, fue confirmado por multitud de hechos, públicos y notorios, a través de los siglos.

El titulo que pretende tener Gran Bretaña, fundado también en el descubrimiento y la ocupación, es, en cambio, particular, especial, restringido sólo a las islas Malvinas. Sería una excepción dentro del titulo general de España. Por su carácter excepcional debe ser rigurosamente confrontado con los hechos en que intenta sustentarse.

El análisis que acabo de realizar demuestra que los hechos no lo favorecen. Porque Gran Bretaña no puede alegar la subsiguiente ocupación si invoca el primer descubrimiento, y no puede alegar el primer descubrimiento si invoca la subsiguiente ocupación. ¿Qué puede alegar. entonces?»