La Década del 60

Crisis Del Antiguo Regimen Hitos y Hechos Mas Importantes

Crisis Del Antiguo Regimen Hitos y Hechos Mas Importantes

¿QUE ES UNA CRISIS?

Puede analizar la crisis del antiguo regimen feudal mas abajo, pero antes creo que es importante aclarar a que llamamos CRISIS en la historia.

En el lenguaje cotidiano se utiliza frecuentemente la palabra crisis para referirse a que «algo no funciona bien» o a un «momento dramático». Se habla de crisis económica, crisis de la educación, crisis de valores, crisis de autoridad, crisis mundial, crisis emocional, crisis cultural.

La palabra crisis se originó en la Grecia clásica. Para los médicos griegos, krisis era el cambio que sufría el estado de un enfermo. Fuera del campo de la mediana, los griegos también llamaban krisis a un momento de decisión.

Desde su origen hasta la actualidad, la palabra fue usada de maneras diferentes y fue cambiando su significado, hasta tal punto que nosotros, en la actualidad, asociamos crisis con momento de indecisión o de incertidumbre.

Los historiadores también utilizaron el concepto de crisis de maneras muy diversas.

Algunos lo aplicaron al estudio de la economía, y hablaron de crisis financieras o crisis económicas. Otros relacionaron las crisis con las revoluciones o con los cambios violentos.

También se empleó el concepto de crisis para intentar explicar el paso de un tipo de sociedad a otro, cuando se transformaba una sociedad en su conjunto: entonces aparecieron expresiones tales como crisis del feudalismo o crisis del capitalismo.

Ante un panorama tan diverso es casi imposible intentar una explicación del concepto de crisis que abarque todos los usos que le dieron y le dan los historiadores.

Sin embargo, hay una idea que está presente en todos los usos: una época de crisis es una época de cambios en la que se quebró el orden, el equilibrio o la estabilidad que existía en la época anterior. Tanto en las épocas de crisis como en las épocas de estabilidad existen tensiones y contradicciones.

La diferencia está en que durante las épocas de estabilidad las tensiones pueden ser resueltas, sin que lleguen a producirse grandes conflictos. En las épocas de crisis, por el contrario, las tensiones acumuladas estallan porque los hombres no encuentran la forma de resolverlas.

En las crisis, los conflictos son más visibles, salen a la superficie, y los cambios se precipitan.

En la época que estudiamos en esta unidad se produjeron diferentes tipos de crisis. Hubo una crisis del imperialismo cuando las potencias colonialistas se enfrentaron entre sí en las dos guerras mundiales; no pudieron resolver las tensiones que la misma expansión había provocado, y el conflicto estalló.

Hubo una crisis política de las democracias liberales cuando en algunos países se impusieron Estados autoritarios como el fascista y el nacionalsocialista. Hubo una crisis económica cuando se produjo el crack de Wall Street en 1929. Hubo una crisis de los postulados científicos cuando Einstein elaboró su teoría de la relatividad y puso en duda las bases del pensamiento científico moderno.

También hubo una crisis de las ideas cuando muchos hombres dejaron de creer que el progreso era indefinido y de confiar en que todos los avances científicos eran positivos para la humanidad.

Para algunos historiadores, todas estas crisis, ocurridas en una misma época y relacionadas entre sí, indican que entre 1914 y 1945 hubo una crisis general del sistema capitalista, ¿Esto significa que el sistema capitalista estaba a punto de desintegrarse, que se acercaba hacia su crisis final? Para muchos hombres que vivieron a principios de siglo, el éxito de la revolución socialista en Rusia anunciaba el derrumbe del capitalismo; sin embargo, la revolución no se extendió rápidamente a otros países.

En 1929, ante una crisis económica nunca antes conocida, hubo quienes pensaron que el fin del capitalismo era inmediato; pero la economía capitalista logró reorganizarse y llegar a un nuevo equilibrio.

En 1939, otros creyeron que una segunda guerra mundial anunciaba el final inevitable del sistema; a pesar de ello, las potencias vencedoras se repartieron las zonas de influencia y establecieron un nuevo orden político-militar internacional y el mundo quedó dividido en dos bloques.

En 1960, ante la desaparición casi total de los imperios coloniales, algunos creyeron que los países del Tercer Mundo podrían quebrar ese orden mundial y salir de la pobreza y el estancamiento; sin embargo, no lograron formar un bloque sólido ni resolver sus problemas económicos más graves.

Como se ve, no es sencillo determinar que, aun cuando se producen muchas crisis simultáneamente, estamos frente a la crisis final de una forma de organización social. Para realizar una afirmación tan contundente es necesario tener una mayor perspectiva histórica, es decir, poder analizar los hechos luego de transcurrido más tiempo.

¿Se puede predecir o anticipar una crisis? Éste es un problema aún más difícil. Como vimos, muchos pensadores sostuvieron que se estaba por producir una crisis final del capitalismo y que esta crisis era inevitable. Sin embargo, hasta hoy, el capitalismo ha encontrado formas de resolver sus crisis. Un caso opuesto es el ocurrido en la Unión Soviética.

El primer Estado socialista del mundo se desintegró en poco tiempo. Casi nadie, antes de 1990, supuso que el sistema que tan sólidamente se había establecido en la URSS podía caer de ese modo.

La crisis que llevó a la rápida disolución de la URSS y a su desaparición como Estado hizo que, a partir de entonces, muchos hablaran de la crisis final del socialismo. ¿Habrá sido su crisis final o la crisis de! socialismo estalinista? .

Es difícil contestar hoy con certeza preguntas como ésta. También en este caso es necesario que el paso del tiempo nos permita analizar los hechos con una mayor perspectiva histórica.

CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN:

cuadro criris antiguo regimen

En el siglo XVIII finalizó el proceso de transición del feudalismo al capitalismo en Europa occidental. Se produjeron cambios sociales, económicos, políticos e ideológicos que transformaron profundamente la organización social europea e iniciaron los tiempos del capitalismo.

La crisis del siglo XVII, la última crisis de la sociedad feudal, fue seguida por importantes reformas políticas —la monarquía parlamentaria inglesa— y por la difusión de nuevas ideas —la Ilustración y el liberalismo—, que rompieron definitivamente con la mentalidad feudal La clase social que impulsó estas transformaciones fue la burguesía.

Sus deseos de desarrollo económico y de participación la hicieron protagonista de una doble revolución.

Una revolución económica (Revolución Industrial) que se inició en Inglaterra y que fue tal vez el proceso transformador más Importante desde los lejanos tiempos neolítico.

Una revolución política (Revolución Francesa) que señaló la primera gran derrota de la nobleza y del absolutismo monárquico. Ambas revoluciones permitieron la consolidación de una nueva sociedad capitalista.

Su forma de organización económico-social —basada en el trabajo de obreros y asalariados— y las ideas que la sustentaban —-el liberalismo— se difundieron rápidamente por todos los continentes. La difusión del capitalismo permitió superar muchos de los límites que imponía el orden feudal y, a la vez, dio origen a nuevos problemas, crisis y conflictos.

Hitos técnicos y económicos en la crisis del Antiguo Régimen

1716 El financiero escocés John Law funda la Banque Genérale de Francia.

1719 Law obtiene el derecho de fabricación de moneda.

1720 Law, controlador general de las finanzas en Francia. Dimisión y huida del financiero John Law. Desarrollo de la especulación en Inglaterra («Bubbles»).

1721 Encuesta sobre las operaciones de Law.

1733 John Kay inventa la «lanzadera volante».

1735 Abraham Darby inventa la metalurgía al carbón.

1747 Charles-Daniel Trudaine funda la Escuela de Minas de París.

1749 Benjamín Huntsman inventa la fabricación del acero fundido.

1758 Francois Quesnay: «Tabla económica».

1764 james Hargreaves inventa la «Spinning Jenny».

1766 Turgot: «Formación y distribución de las riquezas».

1767 James Watt acaba de construir su máquina de Joseph Priestley: «Historia de la electricidad».

1768 Francois Quesnay: «Fisiocracia».

1771 Richard Arkwright inventa la «water-frame».

1774 Ascenso de Turgot.

1775 John Wilkinson adquiere la máquina de vapor de Watt.

1776 Adam Smith: «Ensayo sobre la riqueza de las naciones». Construcción del ferrocarril.El marqués de Jouffroy hace navegar un buque de vapor sobre el Doubs. Caída de Turgot.

1779 Invención de la «mulé» o hiladora mecánica de Samuel Crompton.

1785 Claude-Louis Berthollet realiza el análisis del amoníaco. Invención del ingenio mecánico de Edmund Cartwright. Creación de la primera hilatura a vapor en Nottingham. Jean-Pierre-Francois Blanchard atraviesa el canal de la Mancha en globo, jacques Necker: «Tratado de la administración de las finanzas».

1788 Caspard Monge: «Tratado de estadística».

Hitos sociopolíticos y culturales en la crisis del Antiguo Régimen

1721 Primera generación «¡lustrada», típica en Francia. Montesquieu publica sus «Cartas Persas». Se funda la primera logia masónica de Francia.

1748 Segunda generación «ilustrada» en Francia: «los enciclopedistas» propiamente dichos. Montesquieu publica su «Espíritu de las Leyes»; 1750-1753, Voltaire, en Berlín; 1750, Rousseau: «Discurso sobre las ciencias y las artes»; 1751 Aparición del primer volumen de la «Enciclopedia». David Hume: «Ensayos filosóficos». En 1751, Voltaire: «El siglo de Luis XIV».

1775 Petición de Massachusetts (1768). Convención de Boston (1768). Reunión de la Convención de Nueva York. Declaración de Derechos de Virginia (1775). Reunión de la Convención norteamericana y voto de la constitución de los Estados Unidos (1787). Generación prerrevolucionaria europea. Máximas manifestaciones de los enciclopedistas y análogos: Rousseau: «Emilio», «El contrato social» (1762); Voltaire: «Tratado de la tolerancia» (1763); Beccaria: «De los delitos y las penas» (1763-1764); Voltaire: «Diccionario filosófico»; Holbach: «El cristianismo desvelado» (1765), «Sistema de la Naturaleza» (1770), «La Moral Universal» (1776); Mably: «Principio de las leyes» (1776), «De la forma de escribir la historia» (1782); Kant: «Crítica de la razón pura» (1781), «Prolegómenos» (1783), «Fundamento de la metafísica de las costumbres» (1785), «Crítica de la razón práctica» (1788); Bentham: «Introducción a los principios de la moral» (1789). Publicación del «Federaliste» (1788).

1789 Comienza la Revolución burguesa en Francia.

Fue Inglaterra el único país europeo en el que durante el siglo XVII, se produjeron los cambios económicos, sociales y políticos que transformaron la organización feudal de la sociedad.

La producción agrícola se vendía en el mercado, no existían trabas para la libertad de comercio, y la monarquía parlamentaria aseguraba a los burgueses el impulso y la protección de las nuevas actividades económicas y de la acumulación del capital que formaba la nueva riqueza.

En cambio, en el resto de Europa, durante los siglos XVII y XVIII, la organización tradicional de las sociedades no se modificó. Bajo la protección de las monarquías absolutas, la nobleza, propietaria de una gran parte de las tierras, mantuvo su posición de grupo privilegiado.

La agricultura continuó siendo la principal actividad económica y en ella se empleaba más del 80 por ciento del total de la población europea. Las monarquías absolutas europeas se propusieron controlar las actividades económicas y las relaciones sociales, lo que también contribuyó a frenar los cambios.

Mientras Inglaterra avanzaba hacia una nueva forma de organización social, el resto de Europa mantenía las bases del antiguo régimen. Pero en el curso de dos siglos, en algunas regiones antes que en otras, se fueron consolidando los grupos sociales que impulsaron los cambios que, finalmente, destruyeron el antiguo régimen.

La Revolución Francesa de 1789 originó cambios tan profundos que sus protagonistas fueron conscientes de que ellos estaban iniciando una nueva época para la humanidad, construyendo un mundo distinto. Por eso, comenzaron a utilizar la expresión antiguo régimen para referirse a la sociedad que existía antes de la Revolución. Con ella querían marcar que el antiguo régimen precedía al nuevo, y también condenar al conjunto de principios e instituciones en que se basaba la sociedad que habían destruido. En la actualidad, la mayoría de los historiadores utiliza el concepto antiguo régimen para referirse al orden social que existía con anterioridad al triunfo de la burguesía y del sistema liberal.

Fuente Consultada: Historia Europa Moderna y América Colonial Alonso-Elisalde-Vazquez

El Mundo de la Post Guerra: Fin de la Guerra y El Orden Mundial

El Mundo de la Post Guerra: Fin de la Guerra y El Orden Mundial

LA ERA DE LAS SUPERPOTENCIAS: El fin de la Segunda Guerra Mundial marcó el surgimiento de un nuevo sistema de relaciones internacionales, que se caracterizó por el dominio de las dos grandes potencias vencedoras: los Estados Unidos y la Unión Soviética. El panorama político que siguió a la Segunda Guerra Mundial estuvo condicionado por el papel de Estados Unidos y la Unión Soviética, que no supieron ponerse de acuerdo sobre la manera de reordenación del mundo, ya que representaban dos sistemas políticos, dos modelos económicos y dos formas de organización social opuestas e irreconciliables. Así pues, e objetivo prioritario de los vencedores fue garantizar la existencia de dos bloques, liderados por las dos superpotencias, y asegurar que el resto de países se alineasen en función de los intereses de estos dos Estados.

1945: postguerra mundial

El bloque capitalista y el bloque socialista fueron conformando dos modelos sociales y políticos tan diferenciados que en unas ocasiones estuvieron a punto de enfrentarse y en otras redujeron distancias, convencidos de la imposibilidad de destruirse sin poner en peligro el futuro de la humanidad. Las relaciones internacionales pasaron, pues, de lo que se ha denominado Guerra Fría (conflicto entre los bloques en todos los aspectos menos en el enfrentamiento militar directo) a la coexistencia pacífica (aceptación de la existencia del otro bloque y necesidad de establecer relaciones pacíficas).

Hacia el final de la guerra, las potencias vencedoras comenzaron a delinear un nuevo sistema de relaciones internacionales que ofreciera mayores garantías que el de la primera posguerra. En febrero de 1945, los líderes de los Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética se reunieron en la Conferencia de Yalta. Allí decidieron la creación de un organismo internacional en el que estuvieran representados todos los países-soberanos, cuya misión esencial sería la de resolver los conflictos internacionales de manera pacífica.

Así, en junio de 1945, reunidos en la ciudad de San Francisco (en Estados Unidos), los representantes de cincuenta países redactaron la carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Desde entonces hasta hoy, los principales objetivos de la ONU han sido la defensa de los derechos humanos, el mantenimiento de la paz, la libre determinación de los pueblos y el fomento de la cooperación entre los pueblos. El organismo se compone de una Asamblea, en la que participan todos los países miembros, y de un Consejo de Seguridad, constituido pe: las cinco grandes potencias -los Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran  Bretaña, Francia y China- y por otros diez países elegidos en forma rotativa. Los Cinco Grandes se reservan el derecho de veto de cualquier decisión de la Asamblea.

El reordenamiento mundial de la posguerra también se llevó a cabo e: el plano económico. La perspectiva de una repetición de la crisis de 193″ indujo a las potencias occidentales a delinear también las pautas de u: nuevo sistema financiero y comercial internacional en la Conferencia de Bretton Woods en 1944. Se crearon entonces nuevos organismos como e. Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, conocido como Banco Mundial.

El FMI tenía como objetivos principales el fomento del desarrollo equilibrado del comercio internacional, el mantenimiento de altos niveles de empleo, el desarrollo de los recursos productivos en todo el mundo y la eliminación de los controles sobre los intercambios comerciales. El Banco Mundial debía coordinar préstamos e inversiones privadas, para derivarlos hacia proyectos útiles.

Una de las principales consecuencias de la Segunda Guerra Mundial fue que el centro del poder internacional se desplazó fuera de Europa. Emergieron dos nuevas potencias hegemónicas*, que pronto extenderían su dominio sobre amplias zonas del mundo: los Estados Unidos y laUnión Soviética.

Apenas terminada la guerra, comenzaron a surgir profundas diferencias entre los principales componentes del bloque aliado hasta desembocar, finalmente, en una confrontación abierta entre los bloques liderados por las dos grandes potencias.

El avance soviético sobre los países de Europa oriental, llevó al presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, a formular la Doctrina Truman. Esta doctrina proponía una política de contención de cualquier iniciativa soviética que perturbara el nuevo orden internacional y justificaba que el gobierno norteamericano interviniera en el exterior. Así, los Estados Unidos apoyarían «a los pueblos libres que están resistiendo los intentos de dominio por parte de minorías armadas o presiones externas», según sostenía esta doctrina.

En 1947, el gobierno de los Estados Unidos lanzó un amplio programa de ayuda económica destinado a los países europeos devastados por la guerra. El Programa para la recuperación europea, más conocido como Plan Marshall, consistía básicamente en el otorgamiento de préstamos a bajo interés y estuvo destinado en su mayor parte a Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia.

Los dirigentes soviéticos advirtieron que el Plan Marshall implicaba una seria amenaza de extender la hegemonía de los Estados Unidos sobre sus áreas de influencia. Por esta razón, exhortaron a los países de Europa oriental a rechazar la ayuda norteamericana y lanzaron su propio plan: el Consejo de Asistencia Económica Mutua (CAME o COMECON). El CAME se proponía promover la plena industrialización de los países miembros -siguiendo el mismo esquema de los planes quinquenales aplicados en la Unión Soviética- y el intercambio comercial entre las naciones del bloque.

El enfrentamiento entre las dos grandes potencias también se manifestó en el terreno militar, a través de la constitución de alianzas. En 1949, los norteamericanos impulsaron la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que nucleaba a la mayoría de los países capitalistas noratlánticos, si bien estaba indiscutiblemente liderada por los Estados Unidos. La OTAN era una alianza defensiva que comprometía a sus miembros a prestarse ayuda militar en caso de agresión de terceros. En 1955, los soviéticos respondieron con la creación del Pacto de Varsovia, una organización militar que nucleaba a los países comunistas.

Los cambios en la URSS y en EE. UU.

Es difícil precisar cuándo comenzaron a producirse los cambios, dentro de las grandes potencias, que dieron paso a unas nuevas relaciones internacionales. En cuanto a la URSS, la muerte de Stalin, el 5 de marzo de 1953, abrió nuevas expectativas. Muy pronto los nuevos dirigentes favorecieron transformaciones políticas que fueron acompañadas de reformas de tipo económico y social: control de precios, subida de salarios, mejores condiciones laborales (reducción de los horarios, libertad para buscar empleo), aumento de los precios agrícolas, etc. Fue un intento de poner fin a la arbitrariedad estalinista e iniciar un período de reformas, tanto en el interior como en política exterior.

Todo este proceso tuvo su punto culminante en el XX Congreso del PCUS, en febrero de 1956, cuando el conjunto del Partido y de la sociedad soviética iniciaron el llamado «proceso de desestalinización», es decir, el reconocimiento público de los graves errores cometidos por el régimen: purgas políticas, culto a Stalin, colectivización forzosa. Además, el Congreso del Partido aprobó las directrices que en política exterior propuso el nuevo dirigente soviético, favorecedor de todo este cambio, Nikita Kruschev, que planteaba tres orientaciones fundamentales: la coexistencia pacífica entre los bloques, la no exportación de la revolución y la posibilidad de acceder al socialismo por diversas vías, incluida la parlamentaria.

Los principales obstáculos a todos estos cambios vinieron de las dificultades que encontró Kruschev para controlar a la vieja guardia estalinista, totalmente opuesta a este intento de descentralización y democratización de la vida soviética. En el año 1964 Kruschev fue destituido y reemplazado por una dirección colegiada encabezada por Leónidas Bréznev, secretario general del Partido a partir de 1966. La mayoría de los cambios en materia política, social y económica se paralizaron y se volvió al modelo anterior, si bien se mantuvieron las nuevas directrices en política exterior.

Con respecto a Estados unidos, los cambios no fueron tan espectaculares. En 1956 fue reelegido el presidente D. Eisenhower, que continuó las mismas líneas del período de posguerra, aunque introdujo pequeñas reformas en la Administración que ponían de manifiesto una nueva disposición política de los dirigentes norteamericanos. Así, el presidente decidió apartar a los elementos más derechistas y anticomunistas protagonistas de la Guerra Fría. Se dio por cerrada la etapa de la «caza de brujas», verdadera persecución de los sospechosos de defender la ideología comunista o cualquier ideología de izquierdas, que eran acusados de actividades antinorteamericanas (proceso de los Rosenberg, juicios de Hollywood). El senador Joseph R. McCarthy, verdadero protagonista de esta represión política, fue destituido y se puso fin a esta persecución por motivos ideológicos.

La elección, en el año 1960, de un presidente del Partido Demócrata, J. F. Kennedy, marcó un vuelco mucho más importante de la política interior y exterior norteamericana. La denominada por Kennedy «nueva frontera» significó un cambio fundamental en los objetivos de la Administración de EE.UU. La nueva política defendía que las metas que debía alcanzar EE.UU.  en materia de política interior eran acabar con la miseria, la pobreza y la discriminación racial y, en el exterior, la lucha en favor de la ciencia y de la técnica (conquista del espacio) y de la prosperidad para todo el mundo.

Este programa tuvo que enfrentarse con numerosas contradicciones, la más evidente de ellas, la continuación de la guerra de Vietnam, que levantó numerosas protestas. De todas formas, es indiscutible que marcó una «nueva frontera» en el interior y que en el exterior intentó borrar la visión militarista de los años cincuenta. El asesinato de Kennedy en Dallas en noviembre de 1963 puso de manifiesto la gran oposición que este programa había provocado entre los sectores más conservadores de EE. UU. , aunque su sucesor, L. B. Johnson, mantuvo lo esencial de dicho programa.

Los primeros pasos hacia la distensión internacional los dio la URSS, en concreto Nikita Kruschev, que en 1956 anunció lo que se conoce como «los principios de la coexistencia pacífica». Ésta consistía en basar las relaciones entre las dos potencias en el respeto a la integridad territorial y a la soberanía, la no agresión y no injerencia en los asuntos internos y en la coexistencia pacífica, la cooperación económica y la igualdad y ayuda recíprocas.

SÍNTESIS DE LA ÉPOCA:

A PARTIR DE 1945, la vida en Estados Unidos y otros países desarrollados cambió radicalmente. La población ha aumentado mucho. Cada año hay más coches y más productos de consumo. En la década de 1940 la televisión era un privilegio de los ricos. Veinte años después se hizo prácticamente universal. Lo mismo ha sucedido con el teléfono y los electrodomésticos.

NUEVAS GENERACIONES La vida cambió, especialmente para las generaciones jóvenes, que comenzaron a gozar de mejores condiciones de educación y de más oportunidades de ocio. En la década de 1960, muchos jóvenes se rebelaron contra los valores de sus padres. El modo de peinarse y de vestir se convirtió en señas de identidad. La música rock, nacida en los 50, constituyó un verdadero manifiesto de la juventud, que se vio influenciada por estrellas del rock, como los Beatles.

LOS DERECHOS DE LA MUJER Las mujeres también se rebelaron contra las actitudes tradicionales. En la década de 1950 predominaba la idea de que la mujer debía ser sobre todo esposa y madre. Si la mujer trabajaba fuera del hogar, solía recibir sueldos más bajos que los hombres. Diez años después, miles de mujeres reivindicaron su fuerza de trabajo. Los movimientos feministas exigieron la igualdad de derechos de hombres y mujeres. En los años 70 y 80, las mujeres emprendieron carreras brillantes y lograron la protección legal contra la discriminación y el acoso sexual.

CRIMINALIDAD: Muchos aspectos empeoraron en Estados Unidos y Europa occidental. Las tasas de criminalidad experimentaron un ascenso impresionante. Muchas áreas urbanas se poblaron de todo tipo de delincuentes e individuos marginales, en consonancia con la pauperización
de grandes sectores de la población. La contaminación del medio ambiente se convirtió en una amenaza para la calidad de vida.

OCCIDENTALIZACIÓN A escala mundial, los cambios sociales han sido notables. Las ciudades de Asia, América Latina y África han aumentado su población al doble o el triple. Nuevos países han alcanzado el rango de naciones industrializadas. La economía de Japón ha crecido más que las de Estados Unidos y otras naciones de Europa occidental. Países asiáticos, como Corea del Sur y Taiwan se acercan a la misma situación. El mundo ha adoptado formas de vida occidentales. Se han generalizado la Coca-cola, las películas del Oeste, los téjanos y las camisetas deportivas.

PROBLEMAS GLOBALES: Sin embargo, los problemas globales son gravísimos. Miles de millones de personas viven en condiciones de abyección y miseria, especialmente en el Tercer Mundo. El crecimiento de la población ha puesto los recursos naturales en un nivel crítico. Se han creado muchas organizaciones que se ocupan de elaborar programas de ayuda puesto que la gravedad de estos problemas es creciente. El más relevante es el reparto desigual de los recursos y la riqueza. En un mundo con economías dependientes, los pobres del Tercer Mundo son cada día más pobres y los ricos de los países avanzados cada vez más ricos: el 20% de la población controla el 80% de los recursos mundiales.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

LECTURA COMPLEMENTARIA:
Las transformaciones enla esfera económica:

 Uno de los ámbitos en que los cambios son más notorios es el de la economía mundial. La economía, que durante muchos años funcionó principalmente en el espacio del Estado nación, está sometida actualmente a tres procesos que erosionan el capitalismo «nacional»: la internacionalización, la multinacionalización y la globalización.

■ La internacionalización de la economía se refiere al intercambio de materiales, productos y servicios entre dos o más economías nacionales, que está en continuo aumento. El flujo de importaciones y exportaciones mundiales crece año a año.

■ La multinacionalización de la economía se refiere a la transferencia de recursos sobre todo capital, pero también trabajo) de una economía nacional a otra. Una empresa multinacional es aquella cuyas actividades se han extendido gradualmente a varios países, mediante la creación de filiales, la adquisición de otras empresas, o mecanismos de cooperación. Es por este medio por el que las empresas japonesas han penetrado rápidamente en importantes sectores de la economía europea y norteamericana.

■ La globalización de la economía es un fenómeno más reciente. Implica la posibilidad de producir, distribuir y consumir productos y servicios a escala mundial mediante instrumentos con base mundial (patentes, bases de datos, nuevas tecnologías de información, comunicación y transporte). Los mercados globales son regulados por normas y estándares «universales». Las empresas ya no están ligadas a una territorialidad específica, a causa de los procesos de inter-relación e integración entre ellas.

Uno de los fenómenos desencadenados por estos cambios ha sido la formación de megamercados regionales. Esto implica que se amplían las fronteras de los mercados, que antes eran nacionales, mediante la formación de sistemas económicos multinacionales: Europa, América del Norte y, en menor escala, el Mercosur.

Fuente: Educación Cívica 2 – Editorial Santillana – Secundaria – Casullo, Bordone, Hirschmann y Otros –

Fuente Consultada:
Actual Historia del Mundo Contemporáneo  García – Gatell
Historia El Mundo Contemporáneo Polimodal A-Z de Felipe Pigna y Otros
Enciclopedia Consultora Tomo 7 – Wikipedia – Enciclopedia Encarta
El Mundo Moderno y Contemporáneo Gloria Delgado