La Monarquía Romana

Trabajo Minero y Agricola en Roma Antigua

HISTORIA DE ROMA ANTIGUA: TRABAJO MINERO Y AGRÍCOLA

Los romanos asimilaron rápidamente los avances técnicos realizados por griegos y egipcios en la minería. Las minas eran explotadas a cielo abierto y en pozos o galerías como se puede comprobar en España, con los distritos mineros de Las Omañas, Las Médulas, Cástulo o La Valduerna.

Una de las técnicas más empleadas era el derrumbe de montañas, procediendo después al lavado de mineral con agua, en ocasiones procedente de 40 kilómetros.

De los diferentes distritos mineros salía el metal puro fundido, por lo que se realizaban in-situ todas las operaciones, lo que conllevaba la participación de un amplio número de trabajadores.

la vida cotidiana en roma antigua

 

mineria roma antigua

No en balde, sabemos que en las minas de Cartagena llegaron a trabajar unas 40.000 personas. Como es lógico pensar, el trabajo en la mina era tremendamente duro. La mayoría de los mineros eran esclavos o trabajadores dependientes e incluso libres que trabajaban por el beneficio obtenido o como una forma de liberación de impuestos.

Las tropas acantonadas en las cercanías de las minas, además de proporcionar seguridad a la explotación, servían para realizar tareas de asesoramiento técnico y construcción de infraestructuras. Este tipo de tareas eran dirigidas por los procuradores imperiales que también tenían a su cargo la administración y la vigilancia de la explotación.

La gestión de las minas dependió del momento. En un principio, el Estado tenía bajo su control la explotación pero desde los primeros años del siglo II a.C. se utilizó un sistema mixto: arrendamiento para todos los metales excepto las minas de oro que dependían directamente del Estado (las de plata en algunas ocasiones también eran de propiedad estatal). Los servicios que rodean a las minas -baños, zapatería, ferretería, etc.- eran ofrecidos por el Estado en régimen de alquiler.

Biografia de Marco Aurelio Emperador Filosofo Cronologia

Biografía y Cronología de Marco Aurelio
Emperador de Roma

Biografia de Marco Aurelio Emperador de Roma Filósofo estoico  y emperador romano (161-180), nacido en Roma, conocido como el emperador-filósofo.

De una familia de gran prestigio: su abuelo paterno fue cónsul y prefecto de Roma, su abuela materna heredó una de las mayores fortunas de Roma y una tía paterna, se casó con Tito Aurelio Antonino, que se convirtió en emperador y tomó como un hijo de crianza y uno de sus sucesores.

Estudió retórica griega y latina con Herodes Ático y Marco Cornelio Frontón, el cual desde entonces habría de ser su amigo y consejero espiritual.

Seducido por el estoicismo, vistió muy pronto el manto de filósofo (133).

El emperador Adriano anunció (136) A Lucio Cómodo como sucesor, pero con su muerte (138), Adriano, eligió A Marco Aurelio para sucederle, con el compromiso de adoptar como dos hijos a Lucio Vero, hijo de Marco Aurelio y Cómodo.

Bien socializados con la riqueza y el poder y recibió una amplia educación humanística maestros griegos.

Fue tres veces cónsul y se casó con la hija del emperador (145), Faustina. Dos años más tarde recibió la tribunicia potestas y el imperium, los más grandes  poderes formales del imperio.

Con la muerte de Antonino (161), asumió el trono con Lucius Verus. Controlado por Vero, los romanos lucharon contra los partos (162-166), que habían invadido Siria.

A pesar de la victoria, trajo la plaga que diezmó a muchos romanos. Mientras que ambos estaban en una expedición de castigo a lo largo del Danubio (168), hordas invadieron Italia fue invadida por los alemanes pusieron sitio a Aquileya, pero el retorno de los gobernantes de comer a los invasores fueron derrotados (169).

Pero murió repentinamente poco después, pero el nuevo emperador siguió luchando y restauró la frontera del Danubio. Luego trató de pacificar las provincias de Oriente.

Visitó Antioquía, Alejandría y Atenas, pero en este viaje, perdió la emperatriz Faustina. Luego divide el gobierno con su hijo Cómodo (177), que reanudaron las guerras del Danubio.

Murió en Viena, y a pesar de las muchas guerras y los asuntos de gobierno, era un hombre de buena conversación, misericordioso con el enemigo, justo en sus decisiones, y profundamente dedicados a la filosofía. Considerado el más noble de los emperadores paganos, muchos historiadores de su reinado coincidió con la época dorada del Imperio Romano.

Considerado el último gran estoico de la antigüedad, escribió cartas y dejó un pequeño libro de sus recuerdos y meditaciones, que condensa todo su pensamiento. Escrito en griego en sus momentos de meditación, incluso en tiempos de feroces batallas, una obra clásica del estoicismo, consistió en una serie de máximas, sentencias y reflexiones, lo que refleja el mensaje general como un acto de fe en la razón y el coraje contra la adversidad.

Él enseñó que el ideal que se buscaba no era la felicidad, pero la facilidad y el dominio de las pasiones y las emociones que se obtendrían por la armonía con la naturaleza y la aceptación de sus leyes. No se puede decir que fue un pensador original, porque las ideas están claramente inspirados en el estoicismo de Epicteto, con matices de neo-platonismo.

Filosóficamente predicó que el hombre estaba compuesto de tres principios: el cuerpo (más que carne), el alma (pneuma) y alma (más alto principio).

Algunos Pensamiento de Marco Aurelio:

“No obres como si tuvieras diez mil años para vivir: la muerte nos está tocando con los codos. Procura, mientras vivas, servir para algo que esté dentro de tus aptitudes. Pronto has de ser devuelto a esa fuerza directora del Universo que te dio la vida.

“Un buen sistema de vivir es el de desprenderse de las cosas innecesarias. La mayor parte de lo que hacemos y decimos no es necesario. Si prescindiéramos de ello, tendríamos más tiempo y menos disgustos. El hombre ciego es el que deja sin ojos a su pensamiento. El pensamiento es lo que da la vida, y no el cuerpo -dice Epicteto-; eres un alma viviente que arrastra consigo un cuerpo.

“Si queremos conocer bien el exacto valor de las personas, habremos de estudiar lo que piensan, qué persiguen y cuáles son las cosas que desprecian. El hombre vale más o menos según sea el valor de aquellas cosas a las cuales ha consagrado su vida.”

LA MORAL ROMANA: DOCTRINA DE LOS ESTOICOS

LA SOLIDARIDAD CON TODOS LOS HOMBRES: «Encontraras mas fácilmente un átomo de tierra separado de los otros átomos, que un hombre separado riel hombre… A los hombres, con los cuales tienes un destino en común, ámalos, pero de verdad… Es pariente mío (el pecador también) porque participa de la misma inteligencia y destino divino… Hemos nacido para la cooperación, con los pies, las manos, los párpados… Todo lo racional está emparentado, y preocuparse por todos los hombres es propio de la naturaleza del hombre» (Marco Aurelio).

LA BONDAD, VIRTUD INVENCIBLE: «Invencible es la bondad cuando es sincera, y no de mala gana ni hipócrita. ¿Qué podrá hacerte el hombro más insolente si te mantienes bueno con él y, si es menester, lo exhortas dulcemente y te ocupas de instruirlo en la ocasión misma en que intenta hacerte mal?… Pero es necesario hacerlo sin ironía y sin injuria, más bien con completa ternura y sin nada de mordacidad en el alma…, cuando estuvieses solo con él y sin testigos» (Marco Aurelio!

LA ACEPTACIÓN DE LA MUERTE: «Hombre, has sido ciudadano en esta gran dudad: ¿qué importa si sólo durante cinco años o tres? Pues  aquello que es conforme a las leyes, es igual para todos. ¿Qué temes, pues, si de la ciudad te despide no un tirano, ni un juez inicuo, sino la naturaleza, que te había admitido en ella? ‘Pero no he recitado cinco actos, sino solamente tres. Has recitado bien: en la vida, tres actos equivalen ya a todo el drama entero… Marcha sereno, pues, ya que está sereno quien te despide» (Marco Aurelio).

VIVIR CON LOS HOMBRES
«Aquel que abandona su puesto y el que se aleja de quienes, por naturaleza, son parientes y amigos suyos, son Igualmente desertores» (Marco Aurelio).

LA TOLERANCIA, UNA CUALIDAD NECESARIA
«¿Con qué te indignas? ¿Con la maldad de los hombres?… La tolerancia es parte de la justicia y pecan involuntariamente…» (Marco Aurelio).

LA INJURIA ES UN SACRILEGIO
«Aquel que Injuria comete una impiedad. La naturaleza universal ha creado los animales racionales los unos para ¡ los otros, de manera… que se ayuden mutuamente, pero jamás que se molesten recíprocamente. Entonces, aquel I que infringe tal precepto comete un evidente sacrilegio en contra de la más venerable divinidad…» (Marco Aurelio).

LAS COSAS HUMANAS SON EFÍMERAS
«La duración de la vida humana es un instante; la composición del cuerpo, sujeta a putrefacción; la fuerza vital, un torbellino; Incierta la fortuna; la fama, injusta. En suma, un río todas las cosas del cuerpo; las del alma, sueño j y estupor; la vida, guerra y peregrinación; olvido la fama póstuma…» (Marco Aurelio).

MIRAR EL MAS ALLÁ SIN TEMOR: «Te has embarcado, has navegado, has llegado, desciende. Si es en otra vida, ninguna está vacía de dioses, ni aun | ésta. SI es en la insensibilidad, cesarás de soportar dolores y placeres, y de servir a semejante vaso, que es tan inferior ,1 quien lo sirve: pues éste es intelecto y alma; aquél, tierra y podredumbre» (Marco Aurelio).

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

CRONOLOGÍA DE SU VIDA:

121 d.C.: Abril: nace en Roma Marco Aurelio (M. Annius Verus), hijo de Marco Annio Vero, miembro de una de las familias romanas más ilustres, y de Domicia Lucila. Llevado a la corte por el abuelo paterno cuando era un niño, despertará el interés del emperador Adriano.

129: M. Aurelio, a la edad de ocho años, entra por voluntad de Adriano en el colegio sacerdotal de los Salios, en el que el muchacho se distingue rápidamente, aprendiendo de memoria todas las oraciones rituales. Adriano lo llama afectuosamente con el sobrenombre de «Verísimo».

138: el 9 de enero: muere Lucio Ceionio Cómodo, ya elegido por Adriano para la sucesión, y el emperador adopta a Antonino con la condición de que éste, a su vez, adopte a Marco Aurelio, así como al joven fiijo de Cómodo, el futuro Lucio Vero. Julio: muere Adriano y lo sucede Antonino Pío.

139: Marco Aurelio asume el título de César con el nombre de Marco Helio Aurelio Vero.

140: Marco Aurelio cónsul.

145: Marco Aurelio cónsul por segunda vez.

146: Marco Aurelio obtiene la potestad tribunicia y el imperio proconsular.

147: Marco Aurelio es asociado al imperio con el nombre de Marco Helio Aurelio Antonino por Antonino Pío, con cuya hija Faus-tina se había casado.

161: 7 de marzo: muere Antonino Pío; lo sucede Marco Aurelio, quien diVide el imperio con su hermano adoptivo Lucio Vero, • a quien se le confía la guerra contra los partos que invadieron Siria, Armenia y Capa-docia, guiados por el rey Vologese III. Vero subre una derrota en Antioquía, pero sus generales Estacio Prisco y Avidio Casio conquistan y destruyen Artaxala (163), Seleucia (164) y Ctesif onte (165).

162: Las tropas imperiales deben hacer frente a una revolución en Britania.

165: Se concluye victoriosamente la guerra contra los partos. En el trono de Armenia, Roma coloca a uno de los suyos; Osroene es anexada a Capadocia, y Carre se convierte en colonia romana; parte de la Mesopo-tamia pasa a ser provincia.

166: Marco Aurelio y Lucio Vero celebran el triunfo en Roma. Desde Oriente, tal, vez traída por las tropas de Vero, se difunde en todo el mundo  rorpano una terrible peste, que diezma las poblaciones.

166-167: Tribus germánicas, especialmente cuados y marcomanos, traspasad la línea defensiva del Danubio y penetran, a través de los Alpes, en el Véneto, destruyendo Oderzo y asediando Aquileya. Constituidas nuevas legiones (el emperador se ve obligado a rematar parte del tesoro imperial), los germanos son reprimidos y derrotados en Pa-nonia, Recia y Nórico.

169: Muere Lucio Vero; ahora como único emperador, Marco Aurelio continúa la guerra contra los germanos, estableciendo el campamento en Carnunto.

170-171: Victoria sobre los-cuados.

172: Vencidos los marcomanos, no obstante la derrota de Macrinio Vindice; también los mauros son reprimidos en España.

173: Establecido el campamento en Sirmio, Marco Aurelio prosigue la campaña contra los marcomanos.

175: Se llega a la paz con los marcomanos para poder enfrentar al usurpador Avidio Casio en Oriente, a quien se mata.

176: Durante el viaje de Marco Aurelio a Oriente para reordenar el imperio luego de la usurpación de Avidio, muere su esposa, Faustina. Vuelto a Roma, Marco Aurelio celebra el triunfo sobre los germanos y el año siguiente une al imperio al hijo Cómodo.

177: Los marcomanos retoman las hostilidades; la guerra se torna más difícil por el acrecentamiento de la peste.

180: Marco Aurelio, atacado por la peste, muere, casi seguramente cerca de Vindobona (Viena).

Ejercito Romano Combate Campamentos Disciplina Ejercicios Fisicos

Ejército Romano Combate Campamentos
Disciplina y Formación Física

Después se hizo de escamas de acero articuladas, unas cubrían el pecho y otras los hombros, a manera de anchos tirantes. Se ponían además una especie de sayo o cota de mallas que llegaba a menudo hasta el bajo vientre.

Las legiones se desplegaban unas al lado de las otras, y en el orden que ya hemos indicado. Esta disposición tenía dos ventajas ofrecía un frente más extenso a ejércitos más numerosos, como eran los de los bárbaros, y permitía el ataque constante en escalones con tropas frescas.

La acción se empeñabas comenzando los vélites, que maniobraban como cazadores delante de la línea de batalla, y abrumaban al enemigo con dardos y flechas.

Llegado el momento, cargaba la legión las primeras filas lanzaban al mismo tiempo el pilo, para sembrar la confusión en el frente enemigo, y terminada esa salva, atacaban espada en mano. Cuando el enemigo volvía la espalda, caballeros y vélites continuaban la persecución.

UN CAMPAMENTO DESTINADO A CUATRO LEGIONES.
El
campamento es un rectángulo protegido por un atrincheramiento, valium, formado de un foso, de un parapeto, áger, y de una estacada. Cuatro puertas daban acceso al campamento, puestos que vigilaban cuerpos de guardia de tropas auxiliares, colo­cados en la parte de afuera. En el campamento se ve la tienda de campaña aislada, del general; enfrente su tribunal. Los e3tandartes están colocados delante de las tiendas de Los oficiales. Las tiendas de los soldados están dispuestas en paralelogramos.

El  campamento es un rectángulo protegido por un atrincheramiento, vallum, formado de un foso, de un parapeto, áger, y de una estacada. Cuatro puertas daban acceso al campamento, puestos que vigilaban cuerpos de guardia de tropas auxiliares, colocados en la parte de afuera.

En el campamento se ve la tienda de campaña aislada, del general; enfrente su tribunal. Los estandartes están colocados delante de las tiendas de Los oficiales. Las tiendas de los soldados están dispuestas en paralelogramos.

El foso, el parapeto, áger, formado con la tierra sacada del foso y la estacada hecha de troncos de árboles a los que se les dejaban las ramas para enlazarlos, constituyen el vallum o atrincheramiento. Los soldados representados aquí se supone que tienen de 1,60 metros de alto.

Ese género de combate exigía que los soldados estuvieran muy avezados a la esgrima y de aquí el que los ejercicios fuesen tan frecuentes. Se esgrimía contra maniquíes o postes, con armas dos veces más pasadas que las reglamentarias.

Esos ejercicios de esgrima se hacían una vez por día. Además, los soldados estaban acostumbrados a maniobrar por centurias, manípulos o cohortes, porque la movilidad de esas unidades era una de las grandes ventajas de la legión y la principal condición para el éxito.

Un ejército en marcha acampaba todos los días, es decir construía una fortaleza provisional. El campamento era un gran rectángulo cortado por dos calles perpendiculares que terminaban en cuatro salidas o puertas. En el cruce de dos de esas calles se erigía el altar del fuego sagrado, se plantaba la tienda de campaña del general, o pretorio, y el tribunal.

Al lado se hacia una plaza pública llamada foro. El campamento era de esa manera la imagen de la ciudad, con sus dioses, su justicia  sus asambleas. En el resto del rectángulo se plantaban en fila las otras tiendas de campaña, cubiertas con pieles, y en las que podían alojarse diez hombres. Los diferentes cuerpos del ejército tenían señalado el Sitio que debían ocupar.

Rodeaba el campamento un foso angular de dos metros y medio de profundidad por tres de anchura; la tierra de la excavación servía para establecer un terraplén o parapeto, dger, de más de un metro, coronado con una estacada de la misma altura. Si el campamento llegaba a ser permanente, todas estas obras se construían con piedra.

La vigilancia del campamento estaba a cargo de rondas de caballería y de las centinelas que daban los puestos colocados junto a las puertas, fuera de trincheras. Gracias a la división del trabajo, el establecimiento de un campamento era una operación tan rápida como útil. El campamento era, en efecto, un abrigo contra las sorpresas, un lugar donde poder resistir en caso de descalabro, y un depósito seguro para los convoyes y bagajes.

Esto era muy importante, porque el soldado romano no debía estar embarazado para batirse. En resumen, el campamento permitía batirse cuando convenía, y sin impedimenta.

Ver: El Armamento en el Ejercito 

El Armamento en el Ejercito de Roma Vida de los Soldados Romanos

El Armamento en el Ejército de Roma
Vida de los Soldados Romanos

ARMAMENTO: Las armas defensivas de los legionarios eran el casco, la coraza, el escudo y las canilleras; las ofensivas el pilo y la espada. El casco fue primitivamente de cuero, galea; mas, como la lluvia y el sol lo deformaban, lo reemplazó el casco de bronce, cassis, que entonces tuvo cubrenuca, carrilleras y visera, casco parecido al de los dragones franceses; pero en vez de cimera tenía un anillo al que, en las marchas, se ataba una cuerda que permitía llevar el casco pendiente a la espalda.

La coraza, loriga, fue primero una casaca de cuero con escamadas laminillas de hierro.

Caballero romano, con su casco y escudo redondo (clipeus), una lanza y una cota de mallas.
Monta sin estribos

Después se hizo de escamas de acero articuladas, unas cubrían el pecho y otras los hombros, a manera de anchos tirantes. Se ponían además una especie de sayo o cota de mallas que llegaba a menudo hasta el bajo vientre. El escudo, scutum, era un largo rectángulo de madera ahuecada cubierto de cuero y guarnecido de piezas de hierro, que tenía en el centro un bollo de relieve, umbón, destinado a hacer resbalar los proyectiles.

El pilo, arma nacional de la infantería romana, era un dardo o venablo de dos metros de largo, que pesaba próximamente un kilogramo, cuyo alcance medio era de 25 a 30 metros, pero que, lanzado con auxilio de una correa, podía alcanzar hasta 65 metros; también se esgrimía como una lanza.

La espada, gladio, era cual la española corta, y de dos filos; los soldados la llevaban en el lado derecho, pendiente de un tahalí, y los oficiales en el izquierdo sujeta con un cinturón.

Los legionarios iban vestidos con túnica, pantalón corto y amplia capa de paño moreno, llamada sago. Calzaban càligas, o sean sandalias militares, de suela espesa guarnecida de clavos que aseguraban con correas hasta media pierna.

BATISTA: El brazo de La batista, del que pendía una red o un cestillo conteniendo el proyectil se baJaba con auxilio de palancas colocadas detrás. Al disparar, las cuerdas impulsaban el brazo y permitían lanzar el proyectil a 400 0 500 metros de distancia.

Los caballeros llevaban, además del casco, una cota de mallas, perneras de cuero, broquel, que los romanos llamaba clípeo, lanza y una espada larga. Componían el arnés de la caballería de montar, la carona, la silla de cuero, asegurada con una cincha, y la brida. La silla no tenía estribos. Los vélites tenían la coraza ligera, el clipeo, venablos o arcos, y no usaban perneras.

La artillería estaba compuesta de máquinas para lanzar piedras y dardos; máquinas representadas por dos tipos principales, que eran la catapulta y la balista. La balista u onagre estaba compuesta de un brazo de madera sujeto sólidamente con cuerdas retorcidas a marcos o bastidores a propósito.

Un torno servia para atraer el brazo de madera, poniendo en tensión la máquina, y un mecanismo adecuado permitía dispararla en el momento oportuno.

Esa máquina de guerra lanzaba piedras a cuatrocientos o quinientos metros de distancia. La catapulta o escorpión, tenía menor alcance, sus proyectiles caían a trescientos o cuatrocientos metros a lo sumo.

CATAPULTA:

Preconstitución del museo de Saint-Germain. La catapulta era una ballesta grande  que se tendía por medio del cabrestante colocado detrás.Aquí la catapulta está tendida, se ve que la flecha está colocada en el fuste. EL alcance era de 300 a 400 metros.

Esta máquina era una especie de ballesta grande y fija cuyo palo tenía una canal en la que se colocaban los lances, esto es, las saetas, dardos y piedras, la cuerda traída violentamente se aseguraba a un disparador que, al soltarse, despedía con gran fuerza la piedra o la saeta.

Algunas de estas máquinas muy potentes y que lanzaban sus proyectiles a más de setecientos metros, sólo se empleaban en los asedios ó en la defensa de plazas fuertes; existían máquinas más ligeras, que intervenían en la batalla, como los actuales cañones de campaña, y que se colocaban en el mismo frente de la legión.

Por último, la legión tenía por insignia un asta coronada con una figura de animal, que concluyó por ser uniformemente un àguila. La caballería tenía un estandarte rojo llamado vexilo.

Ver: Historia de las Armas

Las Conquistas de los Plebeyos en Roma Guerra Civiles Cronologia

Las Conquistas de los Plebeyos en Roma Antigua-Guerra Civiles

CONFLICTOS CIVILES EN ROMA ANTIGUA:
PATRICIOS Y PLEBEYOS
CRONOLOGÍA DE LAS CONQUISTA PLEBEYAS

El camino emprendido por la plebe hacia su plena equiparación política y jurídica con el patriciado, conoció dos éxitos esenciales con la codificación del derecho romano y el acceso de los tribunos militares al poder consular.

A mediados del siglo V a. C., la plebe romana proseguía la lucha por la igualdad política y jurídica con el patriciado. Las exigencias plebeyas abogaban por la clarificación del ámbito del derecho y su participación en la política romana, a la vez que mantenían las aspiraciones del reparto de tierras del ager romanus -tierras del estado- y la abolición del nexum para acabar con la esclavitud por deudas.

conquistas de roma antigua

En el año 451 a. de C. la presión de los plebeyos condujo a la creación de una comisión especial formada por diez hombres, que se responsabilizó de la codificación de las leyes romanas y de hacerlas públicas. Al llevar a cabo esto, los plebeyos abrigaban la esperanza de restringir el poder arbitrario de los magistrados patricios, los cuales tenían acceso exclusivo a las leyes. Las Doce tablas representan la primera codificación formal de leyes y costumbres romanas. Las leyes abordan asuntos de procedimientos de litigio, deudas, relaciones familiares, propiedad y otras serias concernientes a las leyes públicas y sagradas. El código estaba grabado en placas de bronce, las cuales a la larga se destruyeron.

CRONOLOGÍA DE LAS CONQUISTAS DE LOS PLEBEYOS

494 a.C. Primera Secesión de los plebeyos, creación de los tribunos de la plebe
471 a.C. Creación de la Asamblea de Plebeyos
451- 450 a.C.  Compilación de las leyes recogidas en la Ley de las Doce Tablas por los decenviros.
449 a.C. Las leyes Horaciae-Valeriae legitiman la provocation ad poulum (capacidad de apelar a los comicios contra las decisiones de un magistrado)
447 a.C. Los cuestores se convierten en administradores de la Hacienda pública.
445 a.C. Aprobación de la lex Canutela, que anulaba la prohibición de los matrimonios mixtos. Primeros tribunos militares con poder consular.
444 a.C. Primeros tribunos militares con poder consular.
443 a.C. Aparición de la figura del censor, que adscribe a los ciudadanos a las centurias en función de su patrimonio. Más tarde también supervisará la moral pública.
367 a.C. La aprobación de las leyes Liciniae Sextiae permite el acceso de los plebeyos al consulado y la aparición de la nobilitas.
366 a. C. La magistratura se hace más compleja; aparecen los pretores y los ediles cumies.
318 a.C. Lex Ovinia: los censores elaboran la lista para la composición del Senado cada 5 años.
304 a. C. El liberto Cneo Flavio da publicidad a las fórmulas del derecho civil (legis actiones).
300 a. C. Aprobación de la lex Valeria sobre la provocatio ad populum y de la lex Ogulnia, que abre los colegios sacerdotales a la plebe.
287 a.C. Aprobación de la lex Hortensia, que otorga fuerza de ley a los plebiscitos. Acaba oficialmente la lucha de clases.

La consecución de la igualdad política y jurídica a principios del siglo III a. C. acabó con el conflicto entre patricios y plebeyos, pero el igualitarismo democrático inicial fue perdiendo fuelle en beneficio de la nueva clase oligárquica, la nobilitas.

En el siglo IV a. C, las guerras de la república acentuaron M la pobreza de la plebe agraria. Mientras tanto, la classis plebeya, a pesar de los logros obtenidos durante el decenvirato, insistía en eliminar las trabas que le impedían su pleno acceso a la magistratura. Con la aprobación de las leyes Liciniae Sextiae, que resumían las reivindicaciones más ansiadas del conjunto de la plebe, la lucha de clases en Roma tomó un giro decisivo.

Estas leyes hicieron posible la plena participación de la élite plebeya en la magistratura y recogían las demandas revolucionarias sobre la cuestión de las deudas y el reparto del ager romanus, las tierras propiedad del estado. Durante diez años, de manera reiterada, habían sido propuestas para su aprobación en el Senado por los tribunos de la plebe Cayo Licinio y Lucio Sextio, de quienes tomaron el nombre.

Las asambleas (comitia) fueron la tercera institución más importante de la república -a través de ellas se encauzaba la participación popular-, aunque los resultados estaban siempre controlados por el Senado o la clase pudiente, debido a los sistemas de contabilización del voto.

Dos fueron heredadas del pasado, las comitia curíala y las comitia centuriata, y otras dos fueron creaciones republicanas, las concilla plebis (que sólo representaban al estamento plebeyo) y las comitia tributa (fruto de la reforma que agrupó por tribus a la ciudadanía, sin distinción de estamento). Las comitia centuriata y tributa eran las más importantes, ya que elegían a los magistrados o declaraban guerras.

La sociedad romana se hizo más compleja cuando se rompió la dicotomía patricios- plebeyos. Junto a la nóbilitas, se afianzaron otras clases. Los grupos mercantiles se reforzaron conforme avanzaban las conquistas hasta terminar formando, en el s. II a. C, el orden ecuestre, de gran influencia económica y política. El campesinado englobaba desde el latifundista hasta el jornalero agrícola. La tranquilidad que aportó la expansión territorial hizo de los campesinos el máximo puntal del orden establecido.

En la plebe urbana hay que destacar al grupo de libertos, que seguían ligados a sus antiguos amos por lazos de clientela. Finalmente, estaban los esclavos. Desde que la lex Poetelia-Papiria suprimió la esclavitud por deudas, eran sobre todo prisioneros de guerra.

Continua: EL IMPERIO ROMANO

Fuente Consultada:
Historia Para 1er. Año de José María Ramallo
Civilizaciones de Occidente Toma A Jackson Spielvogel
Historia Universal Tomo 6 Salvat
Historia Universal Tomo 5 El Imperio Romano Clarín

Biografia de Caracalla Emperador de Roma Crueldad de su Gobierno

BIOGRAFÍA DE CARACALLA EMPERADOR ROMANO

Después de la muerte de Cómodo, el imperio pasó por el gobierno fuerte e idóneo de Septimio Severo, que duró veinte años. Sin embargo, al morir éste en el año 211, hubo un período de anarquía en el que los generales se disputaron la diadema imperial, marcado por el gobierno de dos emperadores que parecían tener algún tipo de desequilibrio: Caracalla y Heliogábalo.

Inicialmente Septimio Severo dejó el trono a sus dos hijos, Caracalla y Geta; de carácter amable y humanitario este último, y cruel y sanguinario el prim

Emperador Romano Caracalla

ero, la armonía en el mando era imposible entre ellos; y después de intentar la divisen del imperio, Caracalla hizo asesinar á su hermano en los brazos de su madre, y mandó quitar la vida al célebre jurisconsulto Papiniano, por haberse negado a hacer elogio del fratricidio.

Caracalla, comenzada así la carrera de sus crímenes, se entregó ala corrupción mas desenfrenada, y lamas inaudita crueldad, sacrificando á miles de personas, ya para complacerse en sus sufrimientos, ya para apoderarse de sus riquezas.

Tuvo que comprar la paz á los bárbaros del Danubio , queriendo imitar á Aquiles y á Alejandro, visitó las ruinas de Troya y ordenó en Alejandría de Egipto una matanza general.

Cásase con la hija del rey de los Partos, pero los excesos de sus soldados provocan una guerra; antes de comenzar las hostilidades, muere Caracalla en Carras, asesinado; de orden de Macrino, prefecto del pretorio.

Un hecho importante registra la historia de Caracalla. Fue este la publicación de la Constitución Antonina, por la cual se concedió el derecho de ciudad á todos los subditos del Imperio, de condición libre; !a ciudadanía tan disputada por los plebeyos y después por los italianos, se extiende ahora á todas partes,, unificando á todos los pueblos bajo el punto de vista; del derecho. Tal vez se propusiera Caracalla con esta medida aumentar los impuestos, desde una vigésima, á una décima en las herencias y legados; pero el resultado es que contribuyó en gran manera a la unificación de todos los pueblos bajo Roma.


PARA SABER MAS…: Caracalla, hijo de Septimio Severo, se había ganado el apodo por haber introducido en Roma la túnica llamada caracallct, de origen celta o germano. Ocupó el trono imperial junto con su hermano Geta, pero los dos se odiaban, y Caracalla decidió eliminarlo.

Con la supuesta excusa de querer reconciliarse, lo invitó a reunirse con él en los aposentos de su madre, donde lo asesinó. Luego justificó su traición diciendo que se había anticipado a un ataque de Geta, y mandó eliminar a los seguidores de su hermano, ganándose el favor de los militares por medio de generosas donaciones que vaciaron las arcas del imperio.

Su breve mandato estuvo signado por las calamidades, debido a que era tan despótico y casi tan desquiciado como su antecesor. Obsesionado por su deseo de gloria militar, se veía como la reencarnación de Alejandro Magno, a quien imitaba poniéndose ropas típicas de Macedonia. Además, reclutó soldados macedonios con los que creó una falange especial cuyos comandantes debieron adoptar el nombre de los generales de Alejandro. Y cuando Caracalla pasó por Troya, visitó la tumba de Aquiles.

Debido a la ansiedad y la sospecha, a las tortuosas pesadillas vinculadas con el fratricidio que había perpetrado y el temor a que lo asesinaran, el emperador solía consultar a videntes y adivinos, y se deshacía de todos los que, según él, lo criticaban, tuviera pruebas de ello o no. Ordenó una masacre brutal de jóvenes en Alejandría, porque estaba convencido de que la ciudad no lo honraba lo suficiente y se burlaba de él.

Su mal carácter y sus caprichos quizá se intensificaron porque siempre estaba enfermo. Aunque no se sabe con certeza cuál era la enfermedad que sufría, se comenta que, en busca de una cura, visitó el santuario de una divinidad celta, Apolo Grannus, en Baden-Baden, que en esa época se conocía como Aurelia Aquensis, y el templo dedicado a Esculapio en Pérgamo. En la primavera del año 217, el emperador fue asesinado por instigación de Macrino, el prefecto de la Guardia Pretoriana.

Biografia de Augusto Cayo Octavio Emperador Romano

Biografía de Augusto Cayo Octavio: Emperador Romano

El hombre que transformó Roma en la capital de un poderoso imperio fue Cayo Octavio, convertido en el año 27 en Augusto, título religioso que le confirió un carácter sacrosanto.

Una vez en el poder, acaparó los poderes civil, militar y religioso y emprendió una vasta tarea de reorganización de la sociedad y del estado, con el fin de impedir que se repitieran las guerras civiles que habían asolado la República tras el asesinato de Julio César.

Augusto declaró la paz en todos los territorios romanos, de modo que ni las guerras ni los conflictos de poder ni los excesos de algunos emperadores pudieran amenazar nunca la estabilidad de Roma.

Imprimió su sello personal a la época que le tocó vivir. Es por ello que este período de la historia romana se conoce también como el siglo de Augusto.

Entre los años 27 a.C. y 14 d.C, este sabio emperador condujo con acierto el destino de los romanos. Bajo su mandato, Roma pasa de ser una ciudad corrupta y devastada por guerras ciuiles a convertirse en la esplendorosa capital de un poderoso imperio.

BIOGRAFIA E HISTORIA DE SU GOBIERNO

Augusto Cayo Octavio (63 a.C. – 14 d.C.) es una de las figuras centrales de la Historia. Quizá no haya sido un caudillo excepcional como Alejandro Magno, César o Napoleón, uno de esos «superhombres» completos, dotados de genial intuición militar y de condiciones políticas e intelectuales sin rival.

Pero, en cambio, es el ejemplar genuino del gran gobernante, de espíritu tenaz y lúcido, voluntad a toda prueba y notable sentido de la oportunidad política, capaz de crear una formación estatal duradera.

Indudablemente, si César preparó la plataforma del Imperio romano, la creación de éste se vincula de modo indefectible a la personalidad de Octavio.

El fue quien, por una manera sobria y prudente, puso fin a la crisis del siglo I y cimentó la  bases sólidas del dominio de Roma sobre el mundo mediterráneo.

Fue un gobernante enérgico y eficaz, Augusto fue el verdadero fundador del Imperio romano, aunque nunca adoptó el título real, sino que mantuvo la ficción republicana.

Durante su mandato, el ámbito mediterráneo vivió una etapa de tranquilidad y prosperidad, la denominada Pax romana, auténtica edad dorada de esta civilización.

cesar augusto emperador

Octavio se hizo coronar por el Senado en Roma en el año 27 a.C. Su reinado se caracterizó por una etapa de paz y prosperidad, ¡deas que él mismo fomentó con una intensa labor de propaganda. Aunque mantuvo la constitución de la República hasta el año 23 a.C, después asumió eí poder militar y legislativo.

Augusto se convirtió en e! dueño total dei poder en Roma y marginó al Senado en ilatoma de decisiones.

Se inauguraba una nueva etapa caracterizada por el poder personal, Octavio Augusto estableció una nueva forma de gobierno que se denomina imperio, combinando elementos de la antigua República con otros nuevos, propios de la monarquía. Con ello transformó para siempre la esencia del Estado romano.

El centro de todo el Estado era el emperador, que presidía el Senado, era jefe supremo del ejército y pontífice máximo, dirigía la política exterior, dictaba las leyes y establecía los tributos, Augusto permitió que el Senado romano siguiera existiendo, pero é! tenía la última palabra y designaba al cónsul, persona con mayor poder en la institución.

BREVE FICHA BIOGRAFICA

•  Nació el 23 de septiembre del año 63 a.C, en Roma (Italia).

• A los 17 años participó en las batallas militares en España junto a su tío Julio César.

• En el 44 a.C, Julio César fue asesinado y él tomó el nombre de Cayo Julio César.

• Venció a Bruto, el asesino de César, en la batalla de Filipos, en el 42 a.C. Por otro lado formó un triunvirato con Marco Antonio y Lépido para dominar el Senado, que defendía las instituciones republicanas y así también deshacerse de sus enemigos personales.

• En el 40 a.C, Octavio y Marco Antonio se repartieron el control del mundo romano. El primero dirigía las provincias occidentales; el segundo, las orientales.

EMPERADOR ROMANO

•  En el 37 a.C, Octavio entregó a su hermana Octavia en matrimonio a Marco Antonio.

• Al año siguiente, mientras Marco Antonio estaba en Oriente, Augusto echó a Lépido del poder. El triunvirato fue disuelto cuando Marco Antonio devolvió a Octavia a Roma y poco después se casó con Cleopatra, reina de Egipto. Octavio vio amenazada su posición como sucesor único de César. Le declaró la guerra y venció en la batalla de Actium en el 31 a.C.

En el 29 a.C. los romanos lo nombraron emperador, el primero en la historia de Roma y, dos años después, le dieron el título de Augusto (consagrado o santo). Ese título pasó a identificar su propio nombre.

• Murió el 19 de agosto del 14 d.C, en Nola (Italia).

SU GOBIERNO

• Aunque concentró en su persona todo el poder y fue autoritario, formó
un gran Imperio seguro y próspero, con un  gobierno estable.

• Reorganizó la administración romana, reformó el Senado y creó nuevas  instituciones de gobierno. También llevó la  paz a los territorios ocupados, embelleció las ciudades con nuevos edificios y templos y protegió el arte y la cultura.

VEAMOS SU BIOGRAFIA…

Juventud de Augusto y Triunvirato

Cayo Octavio, nacido el 23 de septiembre de 63 a. C. en Roma, era hijo de un pretor y de África, sobrina de César, quien impulsó los comienzos de la carrera política del joven Octavio. Su vida entera es un modelo de prudencia y de oportunidad.

Su padre se llamaba Cayo y Attia su madre, la cual era hija de Julia, hermana menor de Julio César. Este reconoció en el joven Octavio cualidades tan positivas de inteligencia y valor, pese a su natural delicado y enfermizo, que le hicieron concebir la idea de hallar en él la persona de su futuro sucesor.

A tal efecto, le adoptó como hijo, y poco después le envió a Macedonia para completar su educación militar. Allí sorprendió a Octavio la noticia del asesinato de su padre adoptivo. Regresó a Roma en mayo del 44 para reivindicar la herencia y el nombre del gran caudillo, adoptando desde entonces el nombre de Cayo Julio César Octaviano.

Vuelto a Italia, descubrió que César lo había adoptado y nombrado su principal heredero, y acudió a Roma, donde tuvo que hacer frente a las intrigas de los senadores.

Cicerón trató de utilizarlo y Marco Antonio, sucesor político de aquél, de arrebatarle su herencia.

Octavio adoptó el nombre de Cayo Julio César Octaviano y, maniobrando hábilmente, logró ganarse la confianza del Senado (convencido por Cicerón> y la estima de los soldados de César; obtuvo así su nombramiento como senador y como cónsul (43) y consiguió expulsar a Marco Antonio de Italia.

No obstante, ese mismo año alcanzó un acuerdo con éste, y con Lépido, otro de los antiguos partidarios de César, para formar un segundo triunvirato de dictadores —el primero fue el constituido por Pompeyo, César y Craso—, repartiéndose el poder.

Los triunviros decretaron la divinidad de César, lo que convirtió a Octaviano en hijo de un dios, y se dedicaron a perseguir y eliminar a los enemigos de César, entre ellos Cicerón; Bruto y Casio, los asesinos, fueron derrotados en Filipos (42).

A partir de ese momento, Lépido fue progresivamente alejado del poder y relegado a África, mientras Antonio asentaba su autoridad en Oriente y Octaviano se quedaba con Occidente.

Allí tuvo que hacer frente a la rebelión de Sexto Pompeyo (hijo de Pompeyo el Grande), al tiempo que su rivalidad con Antonio se hacía más patente cada día.

La presión del ejército obligó a ambos a firmar un nuevo pacto en Brindisi (40), y Antonio se casó con Octavia, hermana de su rival, a pesar de que SU relación con la reina Cleopatra de Egipto era ya conocida.

Octavio, por su parte se casó con la viuda Livia Drusilla, lo que le permitió conseguir apoyos en los círculos más selectos de la nobleza romana.

Cayo Octavio Emperador Poco después cambió el equilibrio de fuerzas. Antonio fracasó en su expedición contra los partos, mientras Marco Agripa, almirante de Octaviano, derrotaba definitivamente a la flota de Sexto Pompeyo en el cabo Nauloco (36).

Lépido trató de enfrentarse a su creciente poder, y fue depuesto como triunviro, aunque conservo el cargo sacerdotal de pontífice máximo.

Desde ese momento, Octavio emprendió una cuidadosa campaña de propaganda, presentándose como defensor de las libertades y tradiciones romanas; recibió el cargo de tribuno vitalicio (importante porque le otorgaba influencia sobre la plebe romana) y el título de imperator, que normalmente le concedía a los generales victoriosos.

Además, presentó a Antonio, que acaba por divorciarse de Octavia, como un traidor al espíritu de Roma, llegando incluso a mostrar como prueba su testamento, en el que hacía concesiones territoriales a a (33).

La ruptura era inevitable, y ambos líderes se prepararon para el inminente enfrentamiento.

En el año 31, la flota de Octavio, mandada por Agripa, venla la de Antonio y Cleopatra en la batalla naval de Accio.

Los amantes se suicidaron al año siguiente, cuando las tropas de su enemigo entraron en Egipto.

El vencedor ejecutó también a Cesarión, el hijo de César y Cleopatra, y se adueñó del país. Gracias al tesoro egipcio pudo pagar a su ejército y convertirse en el nuevo amo de todo el mundo grecorromano.

El principado

A partir de ese momento se dedicó a organizar con una paciencia y una habilidad extraordinarias el nuevo régimen. Licenció a la mitad de las legiones, repartiendo al resto en las provincias fronterizas, que mantuvo bajo su control, mientras los territorios pacificados eran cedidos a la autoridad del Senado, institución que quedó reducida a 600 miembros y de la que se hizo nombrar presidente (princeps Senatum).

A pesar de que retuvo el poder efectivo en sus manos, su prudencia y la experiencia de las guerras civiles le hicieron mantener la apariencia de un régimen republicano.

Entre 31 y 23 a. C. basó su autoridad en su designación interrumpida Como cónsul, y en 27 se hizo nombrar gobernador por diez años de Hispania, Galia y Siria, donde se acantonaba la mayor parte del ejército.

Añadió también a su nombre el de «Augusto», dotado de un halo religioso y sobrehumano, que se completó cuando asumió el pontificado máximo tras la muerte de Lépido (12 a. C.).

Se preocupó por establecer el orden en las provincias, e incluso dirigió temporalmente la guerra contra los cántabros (27-19) y contra las tribus alpinas (26-14), al tiempo que convertía Mauritania en un reino aliado.

En 23, su crónica mala salud hizo temer por su vida. Abandonó entonces el mecanismo de los consulados sucesivos, recibiendo el imperium proconsular con carácter vitalicio, al que asoció a su colaborador Agripa.

Éste fue el encargado de dirigir las impresionantes obras públicas y monumentales de Roma, que contribuyeron a su gloria tanto como los elogios de los grandes escritores de la época, Horacio, Tito Livio y Virgilio, ganados para su Causa por su amigo Mecenas, conocido protector de artistas.

EL PROBLEMA AGRARIO: Los gobernantes romanos sabían mucho de la guerra y poco de economía. Augusto no fue una excepción. Como todos los emperadores, exigió mucho a la agricultura y gastó el rédito , en el ejército, los templos y los juegos. Una vez que cesó la expansión del Imperio y dejaron de afluir nuevos botines de las naciones conquistadas, la economía empezó a estancarse. 01 reinado de Augusto se considera así, en cierta manera, como el punto de inflexión del poderío y la prosperidad de Roma. Pero, aunque Augusto entregó tierras a los soldados jubilados en un esfuerzo por reactivar la agricultura, la capital siguió dependiendo del grano traído de Egipto y la propiedad agraria continuó en manos de los latifundistas.

Augusto reguló el matrimonio, la familia y la procreación, a la vez que desalentó el lujo, la práctica de orgías, la prostitución, la homosexualidad y el adulterio. La campaña resultó un fracaso. .
A poco de morir, Augusto fue deificado («consecratio») y dos de sus nombres, César y Augusto, se convirtieron en títulos permanentes de los emperadores de los siguientes 400 años.
PONTIFEX MAXIMUS: Este título se le otorgaba al principal sacerdote. En los inicios de la República sólo tenía influencia religiosa, pero ganó poder político, hasta que Augusto lo asoció a la dignidad imperial.

La búsqueda de un sucesor

El año 23 moría el sobrino de Augusto, Marcelo, casado con su hija Julia y previsto como su sucesor; dos años después Agripa ocupaba su puesto, tanto como esposo de julia como en el terreno político.

Mientras, Augusto aumentaba su prestigio al alcanzar la paz con los partos (20), al tiempo que Agripa completaba el sometimiento de Hispania (19).

Por esa época, Augusto se embarcó en un esfuerzo por restaurar los valores de la antigua sociedad romana en la institución familiar, la moral y la religión.

También trató de asegurar la continuidad de su obra, y dado que no tenía descendencia masculina, adoptó a los hijos de Agripa, Cayo y Lucio, y otorgó importantes cargos a sus hijastros Druso y Tiberio —hijos del primer matrimonio de su mujer Livia—, que quedaron encargados de dirigir al ejército en la anexión de los territorioS al norte de los Alpes.

En esta misma época incrementó el número de sus auxiliares en las tareas administrativas, principalmente procedentes de la clase media de los caballeros, germen del futuro aparato burocrático romano.

Se reorganizó el sistema monetario y aumentó la efectividad del fiscal, lo que se tradujo en una hacienda fuerte y constituyó una favorable influencia en el comercio, alentado también por la paz generalizada y la mejora de las comunicaciones.

El año 12 a. C., el mismo en que Augusto adoptó la máxima dignidad sacerdotal, Agripa murió, obligando al princeps a apoyarse aún más en sus hijastros Druso Y Tiberio, y casando a la fuerza a este último con su hija Julia, nuevamente viuda.

Druso fue enviado a conquistar Germania, donde murió en 9 a. C., mientras su hermano sometía Panonia (actual Hungría). Mecenas falleció al año siguiente, hecho que aumentó la soledad de Augusto.

Investido con el título de «padre de la patria», introdujo a sus nietos Cavo y Lucio en la vida pública lo que provocó el resentimiento Y tiro de Tiberio.

La prematura muerte de ambos jóvenes, sin embargo, hizo que volviera a la actividad política y fuera adoptado por Augusto, al tiempo que él taba a su sobrino Germánico, convirtiéndose en la mano derecha y en sucesor viejo gobernante (4 d. C.).

Tiberio y Germánico fueron enviados a completar la conquista de Germania, pero la rebelión desatada en Panonia e Iliria forzó su retorno -tardarían tres años en sofocarla.

El caudillo germano Hermann aprovechó esta circunstancia para unir a varias tribus y asestar un terrible golpe a la presencia romana en Germania.

Augusto frenó el avance en el territorio y Tiberio y Germánico fueron encargados de asegurar la frontera del Rhin.

En los últimos años de Augusto su actividad administrativa prosiguió, especial-te en Roma, donde organizó una brigada urbana de extinción de incendios, con iones policiales, y convirtió el cargo de prefecto de la ciudad en una magistratura permanente.

También creó una tesorería militar para poder pagar las licencias de veteranos, y en las provincias, se anexionó Judea (6 d. C.) tras la muerte de su antiguo aliado, Herodes el Grande.

En el año 13 se renovaron sus cargos por una década, y Tiberio fue equiparado él en todos los ámbitos. Ese mismo año depositó su testamento y su autobiografía (Res Gestae DIvii Augustíi) en el templo de las vestales. Tras su fallecimiento, un año más tarde, fue divinizado por el Senado.

Una de las bases del poder de Augusto fue el control que ejerció sobre todas las fuerzas militares romanas. Tenía el dinero para pagarles los salarios, y sólo a él respondían. El emperador desplegó 1.500 hombres en Roma, a cuya organización adjudicó el papel de policía.

También distribuyó 10.000 soldados por toda Italia, conformando la guardia pretoriana, nombre que deriva depraetor, o sea, guardia personal. Este cuerpo constituyó la fuerza privada de Augusto y un elemento disuasorio de primer nivel. El grueso del ejército, veintiocho legiones de 6.000 hombres cada una, más fuerzas auxiliares que elevaban el número de soldados a 400.000, fue enviado a las fronteras, donde podían generarse problemas con las tribus bárbaras vecinas.

Esto era una táctica de defensa, pero también una forma de mantener a las tropas ocupadas y a sus generales alejados de Roma, con pocas posibilidades de conspirar. Oficiales y soldados eran itálicos, lo que indicaba y establecía la superioridad de la península sobre las provincias. Además, así se aseguraba que el ejército estuviese compuesto por personas que adherían a la tradición romana.