La Muerte de Valdivia

Mapa Piri Reis Enigma de Mapa Antiguo

Mapa Piri Reis Mapa Antiguo: Un Gran Enigma

Piri Reis (hacia 1465-hacia 1554), sobrenombre deMuhiddin Piri lbn Haji Memmed, era almirante de la flota otomana y, como tal, estaba familiarizado con las cartas de navegación y los mapas terrestres. En aquella época no era raro hacer uso de un lápiz para corregir los mapas y mejorar los datos cartográficos de un territorio.

Tampoco tiene nada de extraño que Piri Reis se familiarizara con otros mapas de su destino antes de emprender viaje y tratara de confeccionar su propia carta a partir de ellos. No obstante, uno de sus mapas muestra territorios que eran desconocidos cuando el vivió

EL MAPA DE AMÉRICA

Piri Reis fechó su mapa en el año islámico de 919, que equivale al año cristiano 1513. Es probable que fuera el primer mapamundi que confeccionara. Para hacerlo recurrió a material cartográfico antiguo, recogió todas las coincidencias y completó el mapa con anotaciones propias que había ido recopilando en sus travesías marítimas desde 1481.

Hasta ese momento había recorrido principalmente el Mediterráneo. Se desconoce qué mapas le sirvieron de fuente para su mapa-mundi, pero él mismo menciona material cartográfico portugués en algunos comentarlos escritos.

En el mencionado mapamundi de 1513 aparecen representados Europa, Asia, gran parte del litoral africano y, además, el continente americano. Eso se corresponde con los conocimientos geográficos de la época, puesto que unos cuantos años antes se había reconocido que lo que había descubierto Cristóbal Colón hacía 21 años no era la ruta occidental a las Indias sino un nuevo continente.

De hecho, la parte norteamericana del mapa está plagada de errores, al igual que la distribución del Caribe (omisión de varios grados de latitud y líneas costeras que no encajan). En cambio, el litoral sudamericano oriental está bien perfilado. La parte del mapamundi que representa las costas occidentales de Sudamérica no ha llegado hasta nosotros, pero las costas orientales ya plantean suficientes interrogantes. Si los españoles y los portugueses no trazaron los primeros mapas de Sudamérica y sus costas hasta varias décadas después, durante sus expediciones de conquista y exploración, ¿cuál debió de ser el origen de los mapas que utilizó Piri Reis como referencia para su trabajo?

Piri Reis no sólo dibujó el contorno litoral de Sudamérica y la Antártida sino que tampoco pasó por alto ríos ni montañas de un continente que todavía tardaría bastante en ser explorado.

El descubrimiento de la Antártida La masa de tierra de la Antártida permanece oculta bajo una capa de hielo de hasta 4.500 metros de grosor en ciertas zonas. Las descripciones del continente «Terra Australis”, que según los cálculos del matemático griego Tolomeo representaría una especie de contrapeso de la masa de tierra del hemisferio norte, impulsaron al navegante británico James Cook a salir en busca de ese continente en 1772.

En efecto, Cook arribó a la Antártida en 1773, pero no pudo avistar tierra a causa de la niebla y el hielo. El navegante Fabián von Bellingshausen fue el primero en descubrir la masa de tierra de la Antártida, en 1819 y un año más tarde la circunnavegó. El primer mapa de la Antártida se hizo esperar hasta las expediciones americanas » Deep Freeze» de mediados de la década de 1950.

En el palacio Topkapi , lugar de residencia de los sultanes del imperio otomano durante varios siglos,
fue encontrado por casualidad este enigmático mapa. El palacio Topkapi, en Estambul, fue trasformado en 1929 en museo de antigüedades. El 9 de noviembre del mismo año el director del Museo Nacional Turco, B. Halil Eldem, encontró dos fragmentos de un mapa trazado por el marino Piri Reis, que antaño desempeñó el cargo de almirante de la Flota en el Mar Rojo y en el golfo Pérsico. Fue en 1513 cuando Piri Reis, en la ciudad de Gallípoli, comenzó a confeccionar los mapas, que en 1517 ofreció como regalo al sultán Selim I, conquistador de Egipto, durante un viaje que hizo por este país. Ya antes de este hallazgo, Piri Reis gozaba en Turquía de gran fama como cartógrafo, al conservarse hasta 215 mapas firmados por él, junto con un escrito marginal -bahriye- en que el propio autor los comenta. El bahriye significa colección, y en él Piri Reis decía que para realizar esta compilación se había basado en mapas más antiguos.

¿UN MAPA DE LA ANTÁRTIDA?

La cuestión suscitó una gran polémica en 1929 , cuando el mapa de Pire Reis fue redescubierto durante unos trabajos de desescombro en el palacio de Topkapi de Estambul y sometido a examen por los científicos. Algunos coincidieron que el mapamundi podía datar de una época posterior, tal vez de  mediados del siglo XVI, cuando la costa sudamericana ya había sido cartografiada, mientras que otra teoría sostenía que Piri Reis había confeccionado el mapa basándose en conocimientos que los portugueses habrían obtenido de los chinos o de navegantes nórdicos. El mapa volvió a despertar el interés de los científicos a finales de 1959 cuando Chades Hapgood, catedrático de historia del Keene State College de New Hampshire, Estados Unidos, lo estudió con más detenimiento y descubrió el perfil de las costas antárticas al sur de África y Sudamérica insólito era que las líneas de la costa coincidían en gran parte con el trazado real, que está cubierto de hielo perpetuo desde hace unos 6.000 años.

En los mapas del mundo dibujados más o menos en la misma época que el de Piri Reis falta el continente antártico.  Sin embargo, todos comparten una muy deficiente representación de Norteamérica y el caribe.

Además, el continente antártico no fue descubierto hasta 1819. Así pues, habría que preguntarse si en tiempos de Piri Reis existía realmente material cartográfico de 4.000 años antes de nuestra era y si esos conocimientos han perdurado durante milenios.

En el último caso, habría que aclarar también de dónde procedían tales conocimientos, puesto que en la actualidad no se tiene noticia de ninguna civilización que hubiera podido viajar hasta la Antártida hace tanto tiempo.

Fuente Consultada: Enigmas de la Humanidad

El Oro del Templo de Salomon Tesoros de Jerusalen Moisés

Moisés y El Templo de Salomón
Tesoros de Jerusalen

historia sobre el oro

Cuando Moisés ascendió al Sinaí para conocer la palabra de Dios, recibió de Él mucho más que el encargo de transmitir el Decálogo y otras numero normas.

Yahvé también le manifestó orientaciones precisas para la construcción de un santuario en donde los judíos le adorasen, junto con un arca que hallaría dentro del santuario.

Moises y El Templo de Salomon Tesoros de Jerusalen

Yahvé empezó diciéndole: «La revestirás de o puro; por dentro y por fuera la revestirás, y además pondrás en su derredor moldura de oro.» Ordenó asimismo que incluso el mobiliario y todos los elementos, decorativos, como los querubines, estuviesen recubiertos de oro, instrucciones, tal como aparecen en los capítulos 25-28 del libro del Exodo, prosiguen durante unos ochenta párrafos con la enunciación de medidas y diseños minuciosamente detallados.

Una vez asentados en la Tierra Prometida, los israelitas tuvieron que haber acumulado masas de oro, sobre todo de los despojos de las tribus a las que derrotaron en combate. Moisés y sus soldados se apoderaron de más de ciento treinta y cinco kilos de oro de los madianitas, «joyas de oro, ajorcas y brazaletes, sellos y pendientes».

El oro relucía en los muros del interior del gran templo de Salomón (situado cerca del Muro de las Lamentaciones de la Jerusalén actual), que medía más de 40 m. de longitud, 10 de ancho y 15 de altura y estaba dividido en tres cámaras.

Salomón gustaba también de prodigar el oro en sus posesiones personales: sus escudos eran de oro, su trono de marfil tenía incrustaciones de oro y bebía vino de sus copas áureas. Cuando la reina de Saba acudió a visitarle, trajo para él una cantidad de oro estimada en unas 3 ton., con un valor superior a 20 millones de dólares actuales.

Han desaparecido el santuario y el tabernáculo que alzó Moisés conforme a las detalladas especificaciones divinas y apenas resta algo del grandioso templo salomónico recamado de oro. Pero en el año 532 d.C., después de que diez mil hombres que hablan trabajado más de seis años y utilizado más de 12 ton. de oro terminasen la construcción de la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla, el emperador bizantino Justiniano —que supervisó toda la obra— pudo exclamar: «Salomón, te he superado.

Justiniano estaba bien versado en el empleo del oro. Heredé 144.000 Kg., lo gastó todo y luego abrumó con impuestos a sus súbditos con el fin de pagar a ejércitos mercenarios, financiar obras públicas y, en especial, sobornar a sus enemigos para que se abstuvieran de invadir sus dominios.

El proceso del empleo del oro para proclamar el poder de la Iglesia se repetirla en brillantes mosaicos y ornamentos áureos por toda Italia, España e incluso en las remotas estepas de Rusia.

Ni Salomón ni el propio Yahvé fueron los primeros en utilizar el oro para inspirar reverencia. Probablemente fueron los antiguos egipcios quienes marcaron el estilo emulador de religiones ulteriores, incluida la hebrea. Debido al carácter monoteísta de su religión, los judíos lo tuvieron fácil en comparación con los egipcios, que contaban con más de dos mil deidades, muchas de las cuales guardaban alguna relación con el todopoderoso Sol.

El Oro Propiedades Caracteristica Historia del Hombre y el Oro

El Oro: Propiedades y Característica

historia sobre el oro

El Oro ha constituido una de las grandes fuerzas propulsoras de las grandes empresas militares. Ha sido brújula y estrella polar para muchos descubridores y exploradores.

Y ha servido, también, como fuerza impulsora en los estudios e investigaciones de la Química, pues nada estimuló tanto la industria química de los alquimistas de la Edad Media como la esperanza de descubrir la piedra filosofal que, según ellos, había de convertir en oro todos los metales.

Aunque no encontraron la piedra filosofal, hicieron importantes y numerosos descubrimientos.

Respecto a sus propiedades, como el platino, el oro es inatacable por los ácidos simples, excepto por el ácido selénico, y sólo es atacado por la mezcla de ácidos nítrico y clorhídrico, y algunas otras mezclas que desprenden cloro, iodo o bromo. Se presenta en forma de un metal más blando que la plata, casi tanto como el plomo; pero si se encuentra aleado con una pequeña cantidad de plomo, cadmio o plata, se vuelve agrio y quebradizo. Su punto de fusión es 1.063 ºC.

Es muy maleable y muy dúctil; puede batirse en hojas que sólo tengan un espesor menor que una cienmilésima de milímetro, y medio decigramo de oro puede estirarse en forma de un alambre que tenga 150 metros de longitud. Su maleabilidad y ductilidad lo han hecho muy adecuado para trabajos finos de ornamentación, así que en épocas de fausto y de pompa no ha faltado nunca el empleo de tejidos de oro.

En 1875, el economista británico Stanley Jevons observó que los 20 millones de libras esterlinas de las transacciones que pasaban cada día por la Cámara de Compensación Bancaria de Londres pesarían unas 157 toneladas si fueran pagadas en monedas de oro «y se necesitarían ochenta caballos para transportarlas». La densidad del oro supone la posibilidad de utilizar cantidades muy pequeñas para monedas de gran cuantía. El oro es casi tan blando como la masilla.

El del cristal veneciano era reducido a un grosor de 0,0000125 cm. tras un proceso conocido como sobredorado. El rey Ptolomeo II de Egipto (285-246 a.C.) ordenó que un oso polar de su zoo encabezara un desfile festivo, seguido de un grupo de hombres portadores de un falo bañado de oro y de 55 m. de altura.

Usted podría estirar una onza de oro (28,4 g) hasta convertirla en un alambre de 80 Km. de longitud o, silo prefiere, batirla para que se transformara en un pan de oro de 9,3 m2. A diferencia de cualquier otro elemento de la Tierra, perdura casi todo el oro extraído, ahora en gran parte en museos, embelleciendo estatuas de antiguos dioses y sus ornamentos o en exposiciones numismáticas; resta una porción en las páginas iluminadas de manuscritos, otra en relucientes lingotes sumidos en los sótanos oscuros de los bancos centrales y bastante en dedos, orejas y dientes.

Hay un residuo que permanece callado en los barcos hundidos en el fondo del mar. Si se formase con todo ese oro un cubo macizo, sería equiparable a cualquiera de los grandes petroleros de hoy en día; su peso total sería de unas 125.000 toneladas, lo que significa un volumen inapreciable si se compara con el acero producido por Estados Unidos en pocas horas; el conjunto de esas empresas posee una capacidad de 120 millones de toneladas anuales.

La tonelada de acero cuesta 550 dólares —2 centavos la onza—, pero esas 125.000 t de oro valdrían un billón de dólares a los precios actuales. ¿No es extraño?. Con acero podemos construir edificios de oficinas, barcos, coches, contenedores y máquinas de todos los tipos; con oro no es posible construir nada. Sin embargo es al oro al que llamamos metal precioso. Nos sobrecoge el oro y bostezamos ante el acero.

Cuando todo el acero se halle enmohecido y podrido y mucho tiempo después de eso, el gran cubo de oro permanecerá idéntico. El oro goza de esa clase de longevidad con la que todos soñamos. Su resistencia tenaz a la oxidación, su anómala densidad y su maleabilidad inmediata, esos atributos naturales y simples, explican todo lo que hay tras el romance del oro (incluso la elección de la palabra inglesa gold no es caprichosa; procede de gelo, en el inglés antiguo, y ese término significaba «amarillo»).

En joyería fina se denomina oro alto o de 18k aquél que tiene 18 partes de oro por 6 de otro metal o metales (75% en oro), oro medio o de 14k al que tiene 14 partes de oro por 10 de otros metales (58,33% en oro) y oro bajo o de 10k al que tiene 10 partes de oro por 14 de otros metales (41,67% en oro). El oro de 24k es muy brillante, pero es caro y poco resistente; el oro alto es el de más amplio uso en joyería, ya que es menos caro que el oro puro o de 24k y más resistente, y el oro medio es el más simple en joyería.

Debido a su buena conductividad eléctrica y resistencia a la corrosión, así como una buena combinación de propiedades químicas y físicas, se comenzó a emplear a finales del siglo XX como metal en la industria. En joyería se utilizan diferentes aleaciones para obtener diferentes colores, a saber:

Oro amarillo = 1000 g de oro amarillo tienen 750 g de oro, 125 g de plata y 125 g de cobre.
Oro rojo = 1000 g de oro rojo contienen 750 g de oro y 250 g de cobre.
Oro rosa = 1000 g de oro rosa contienen 750 g de oro, 50 g de plata y 200 g de cobre.
Oro blanco = 1000 g de oro blanco tienen 750 g de oro y 160 g de paladio y 90 g de plata.
Oro gris = 1000 g de oro gris tienen 750 g de oro, alrededor de 150 g de níquel y 100 g de cobre.
Oro verde = 1000 g de oro verde contienen 750 g de oro y 250 g de plata.

HISTORIA DEL HOMBRE Y EL ORO: Los reyes de Asiría vestían túnicas entretejidas de oro; las momias de Egipto aparecen, en ocasiones, doradas con el precioso metal; Darío, rey de Persia, usaba un manto que tenía dos halcones bordados en oro. Aun hoy mismo, las vestiduras sacerdotales y los trajes de gala del ejército y de la armada se encuentran galoneados y adornados con oro. Cuando en el s. V a.C. Píndaro describió el oro como «hijo de Zeus, al que no devoran ni la polilla ni la herrumbre, pero cuya suprema posesión devora la mente del hombre», expresó en pocas palabras toda su historia.

John Stuart Mill parafraseó espléndidamente estos versos en 1848: «Puedes tocar sin temor el oro / pero si se adhiere a tus manos, te herirá presto.» El oro constituye desde luego un cúmulo de contradicciones. Los hombres creen que representa un refugio hasta que, de tanto tomarlo en serio, se convierte en una maldición.

Quizás desde la primera vez que el hombre primitivo vio unos granos dorados brillar en el lecho de un río, se sintió atraído de inmediato por ellos dando inicio a lo que sería la base de las jerarquías: la importancia de los tesoros que posee. Hoy en día, la complejidad del mundo moderno ha llevado a los pueblos a juzgar la salud de su economía según la cantidad del metal que guardan en reserva.

Los pueblos y las personas han luchado a lo largo de la historia por apropiarse del oro de sus vecinos. Los conquistadores españoles, bajo un disfraz ideológico, estaban totalmente obsesionados con la idea de apropiarse de los tesoros dé oro que poseían los incas o los aztecas. Y cuando la flota de corsarios ingleses obtuvo el respaldo de sus soberanos para atacar a los galeones españoles, lo hizo con la ¡dea de apropiarse de los cargamentos de oro que llevaban a las tierras españolas después de haber saqueado a los pueblos americanos. Nadie ha olvidado estas batallas navales, especialmente los buzos modernos, algunos de los cuales dedican su vida a rescatar restos de naufragios del fondo del mar. Es raro que los motive la arqueología submarina; lo que buscan es el oro que se llevaron los navios.

Parece que el ser humano nunca ha cesado de ser un cazador de oro. Utilizando los medios industriales más modernos o las técnica artesanales más rudimentarias, busca el metal. Animado por el sueño de un filón milagroso, o por el fantasma de una pepita grande como una roca, excava el suelo con la firmeza de una termita horadando una pared.

Las naciones lo han buscado por toda la Tierra con el fin de dominar a otras, pero al cabo descubrieron que el oro controlaba su propio destino. Al final del arco iris el oro constituye la felicidad suprema, pero emerge del infierno cuando se encuentra en e fondo de la mina.

Ha colaborado con algunos de los más grandes logros de la humanidad, pero también suscitado algunos de sus peores crímenes. Cuando lo empleamos para simbolizar la eternidad, eleva a las personas a la dignidad suprema, la realeza, la religión, la ceremonia. Sin embargo, el oro, vida perdurable, impulsa a los hombres hacia la muerte. Su más misteriosa incongruencia radica en sí mismo. Es tan maleable que puede adoptar prácticamente cualquier forma; incluso los pueblos menos refinados son capaces de crear con él bellos objetos.

Más aún, es imperecedero. Cabe convertir el mineral de hierro, la leche de vaca, la arena e incluso los puntos luminosos de un ordenador en algo tan diferente de su estado originario que los vuelva irreconocibles. No sucede así con el oro. Cada trozo de este metal refleja las mismas cualidades: el de los pendientes, el aplicado al halo de un fresco, el de la cúpula de la Cámara Legislativa de Massachusetts, el salpicado en los cascos del equipo de fútbol americano de Notre Dame y el de los lingotes guardados en la «hucha» oficial de Estados Unidos en Fort Knox.

El oro se encuentra en pepitas en los depósitos aluviales de los ríos o en filones que la erosión se ha encargado de descubrir. Los depósitos son fáciles de explotar con pocos recursos técnicos, aunque contienen poca cantidad de oro. La explotación de los filones es más problemática, requiere de una maquinaria poderosa que permita extraer y moler el mineral, y de complicados procesos para obtener el metal puro.

La producción de oro fue modesta hasta el siglo XVIII, cuando se descubrieron grandes depósitos en Brasil y Rusia que aceleraron la búsqueda del metal en el mundo. En el siglo XIX se iniciaron las explotaciones de ios grandes depósitos descubiertos sucesivamente en California, Australia, Su-dáfrica y Canadá, expandiendo la extracción, que cayó una vez que se agotaron los depósitos. Tres cuartas partes del oro obtenido en el mundo desde la anti güedad han sido producidas durante los últimos 50 años.

Antes de 1940, Sudáfrica y la URSS dominaban la producción, aunque existían otros tres productores importantes: Canadá, Estados Unidos y Australia, y otros medianos productores como: Chana, Rodesia, el Congo Belga (Zaire), México, Colombia, Japón y las Filipinas. Hoy en día, la situación es más simple. Sudáfrica produce 4/5 partes del total de los países occidentales. Los Estados Unidos y Canadá son ahora medianos productores, y se ha reducido el número de los otros países. Ghana es el único país que ha aumentado su producción, y para la Unión Soviética no existen estadísticas confiables.

El ser humano, claramente preocupado por la reacción de los dioses por su forma de vida en la Tierra, no ha negado parte de sus tesoros a los dioses que adora. Los practicantes de todas las religiones, en cuanto poseen un poco de oro, han ofrecido una parte a su amo celestial. Templos cubiertos de hojas de oro, iconos dorados o cruces de oro puro son testigos por doquier de los deseos de piedad del hombre, donde muestra el deseo de adorar a su Dios con el metal más preciado.

Tal vez el humano sea culpable, pero un vistazo más de cerca nos dice que el hombre no se atreve a protestar. A pesar de todos los siglos de rezos y advertencias que han debido purificar todas las almas, Fort Knox y la magia de la imagen del oro continúan con su fascinación.

Pese a las complicadas obsesiones que ha generado, el oro es en su esencia maravillosamente simple. Su símbolo químico (Au) procede de aurora. Sin embargo, pese a esta fascinante evocación de un cambio, el oro es químicamente inerte, lo que explica, entre otras cosas, que su brillo sea perpetuo. En un museo de El Cairo se exhibe un puente dental hecho de oro de casi 4.500 años de antigüedad: cualquier persona podría utilizarlo en la actualidad. El oro es extremadamente denso. Un volumen de 0,028 m3 pesa media tonelada.

Ver: Propiedades de la Plata