La Revolución Francesa

Colonias de Francia e Inglaterra Luego de la Guerra Mundial

Economía de las  Colonias de Francia e Inglaterra Luego de la Segunda Guerra Mundial

Después de la segunda guerra mundial, muchos países del imperio colonia! francés en África adquirieron gran autonomía o incluso la independencia. En todo este territorio predomina un clima agobiante. El paisaje varía de la selva virgen al desierto, pasando por la sabana y la estepa. Las diferencias étnicas, religiosas y lingüísticas son enormes. Las poblaciones autóctonas se dedican, ante todo, a la agricultura. La industria ha sido totalmente creada por los franceses.

Hasta 1939, Francia ejerció, directa o indirectamente, influencia política y económica sobre numerosos territorios situados en todo el mundo, pero principalmente en Asia y África, es decir, sobre 12.500.000 km2 y 75.000.000 de habitantes.

De resultas de la guerra y de las aspiraciones de los pueblos a la independencia, este «imperio francés» se ha desmoronado en varias etapas. En 1944, en la Conferencia de Brazzaville se decidió aportar profundas modificaciones a la situación política, económica y social de los pueblos de ultramar.

En 1946, se constituyó la Unión Francesa, y las antiguas colonias pasaron a ser departamentos y territorios de ultramar que formaban parte integrante de la República Francesa, o territorios y Estados asociados.

En 1954, Indochina fue dividida en cuatro Estados independientes, y dos años después se reconoció la independencia de Túnez y Marruecos. En 1958 nació la Comunidad francesa: esta asociación de Estados soberanos se propuso a la República Malgache (Madagascar) y a doce Repúblicas africanas.

La única que se negó a adherirse fue Guinea. En 1960, los territorios africanos de Camerún y de Togo, que permanecían bajo tutela, accedieron a la independencia, y en 1962 un referéndum de autodeterminación dio como resultado la independencia de Argelia.

mapa de colonias de europa en africa

Mientras tanto, la Comunidad había evolucionado y se transformó en una red de convenciones más flexibles. La República Centroafricana, Gabón, República Malgache, Congo-Brazzaville, Senegal y Chad siguieron formando parte de ella, mientras que Camerún, Costa de Martil, Dahomey, Burkina Faso, Mauritania, Níger y Togo se unían a Francia por medio de acuerdos de cooperación. Excepto en Indochina y Argelia, estas reformas se realizaron sin grandes perturbaciones.

Gran parte de las antiguas colonias francesas se extiende al sur del Sahara, es decir, debajo de los trópicos, y ocupa unos ocho millones de kilómetros cuadrados. El conjunto se ha ido formando sobre un zócalo cristalino (granito y gneis), el más antiguo del mundo.

El relieve de esta inmensa región está formado, sobre todo, por mesetas muy extensas en las que se han abierto anchas cubetas (Níger, Chad, Congo) que a veces permanecen completamente aisladas a causa de conmociones  de la corteza terrestre (Futa Yalon, mesetas de Adamaua, Mayombé, montes de Cristal, Nimba, Camerún), acompañadas de fenómenos volcánicos. Por este motivo, el mar no puede ejercer influencia alguna sobre estas regiones, que poseen un clima agobiante.

Las regiones costeras también son de muy difícil acceso: por lo general son estrechas y discontinuas, con frecuencia pantanosas y bordeadas de bancos de arena o lagunas y, por último, rematadas por peligrosos rompientes.

Citaremos una excepción: la llanura del Senegal, en la costa occidental de África, la mayor del continente y una de las más fértiles. Dakar, que se halla situada en esta llanura y se encuentra protegida por un espolón volcánico, la península de Cabo Verde, es el mejor puerto de toda la costa occidental.

Esta inmensa región continental goza de un clima típicamente tropical con su estación seca y su estación de lluvias. En el norte predomina el clima sahariano, uno de los más secos y cálidos del mundo. En el sur, por el contrario, el clima es completamente ecuatorial, con lluvias continuas, sin estación seca.

Los suelos han sido totalmente destruidos por la erosión y las aguas. Depósitos de aluminio y de óxido de hierro han formado una gruesa corteza en la superficie. Y en las zonas asoladas por el harmatán (viento cálido del desierto que sopla de la tierra) incluso ha llegado a formarse un caparazón impermeable: el bowal.

Sin embargo, afortunadamente los suelos aluviales depositados en las cuencas proporcionan tierras laborables de buena calidad.

Todos los antiguos territorios franceses están surcados por grandes ríos que, no obstante, son mediocres vías de comunicación, pues su enlace con el mar es insuficiente.

Las regiones húmedas (cuenca del Congo, costas de Guinea) están cubiertas por una tupida selva.La atmósfera es tan pesada para los animales como para los hombres. En los lugares en los que las lluvias son menos abundantes, con una variación de 1.000 a 1.500 mm. al año (zona que se extiende desde Futa Yallon hasta la República Centroafricana), la vegetación es menos lujuriante. Si trazamos una línea de Dakar a Chad, al norte aparece la región de la estepa, cubierta de tupidas hierbas y matorrales espinosos, y después el desierto sin límites.

Futa Yallon o Fouta Djallon, región de altiplanicie del noroeste de Guinea. Está constituido por horsts basculados que alternan con profundos valles, aunque en las laderas orientales las pendientes son moderadas y los valles menos profundos. Esta región está compuesta por piedras areniscas del paleozoico que se inclinan hacia el oeste y cubren rocas del precámbrico hasta una profundidad de 760 m. El gabro y la dolerita se introducen formando capas o diques.

En este vasto mundo tropical vive una población que se calcula en 100.000.000 de habitantes. Esta población, que, por otra parte, está integrada por grupos muy distintos, se encuentra repartida de modo desigual: en el desierto y la selva virgen no llega a contar con un habitante por kilómetro cuadrado.

En la sabana alcanza los 80 habitantes por kilómetro cuadrado, y en las regiones mejor repartidas (Camerún, llanuras costeras de Guinea, orillas del Chad, por ejemplo), la cifra puede oscilar entre 50 y 200 almas.

En las estepas viven algunos pueblos de raza blanca: moros en el oeste y tuareg a lo largo del Níger. Por otra parte, la mayoría se ha mezclado con negros, especialmente con los peuls.

En la sabana se encuentran los primeros negros de raza pura. Sedentarios y de alta estatura, viven en poblados y se dedican a la agricultura: wolofs en Senegal, mandingas y songhais a lo largo del Níger, mosis en Burkina Faso y saras al sur del Chad.

En cambio, los negros de la selva son mucho más bajos, no tienen poblado fijo y sus sistemas de cultivo son primitivos. Los pigmeos pertenecen al grupo menos civilizado.

Todos estos pueblos hablan centenares de lenguas distintas que poseen numerosos dialectos. La religión varía: los pueblos de la estepa y la sabana son adeptos del Islam, y los de la selva, por lo general, animistas. El cristianismo también ha penetrado en la mayoría de comunidades.

Con 80 o 90 %, la agricultura sigue siendo la principal actividad de estas poblaciones. Existen algunos artesanos y comerciantes. En la selva es donde se practican los sistemas de cultivo más atrasados: para obtener tierras laborables recurren al fuego. Después remueven superficialmente el suelo con la azada. Por último siembran mandioca, maíz, legumbres, etc., todo mezclado. Los troncos de los árboles calcinados se dejan donde están, pues impiden la erosión del suelo durante la estación de las lluvias.

Cuando las tierras están agotadas, la comunidad se traslada y el proceso vuelve a empezar. La gente de la sabana tiene la labor algo más fácil y, por lo tanto, los cultivos son más variados. Además, también se dedican a la cría de ganado, imposible de practicar en la selva.

No existen, por así decirlo, industrias locales. Todo lo que hay en este aspecto es obra de los franceses, que explotan las riquezas minerales (especialmente oro, diamantes, hierro, bauxita y fosfatos) con gran eficacia y el material más moderno.

Ver: Historia de Sudáfrica

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Historia de los Habsburgo en Europa Origen de la Dinastía

Historia de los Habsburgo en Europa
El Sacro Imperio Romano y Austria

La familia Habsburgo, originaria de Suabia meridional (siglo X), se estableció posteriormente en Suiza. El nombre deriva del castillo de Habsburgo (Argovia, Suiza), construido por Werner, obispo de Estrasburgo (1001-1029). Su sobrino Werner aparece como el primer conde de Habsburgo (1064). Rodolfo I de Habsburgo aumentó el patrimonio suizo de la familia, y a su muerte (1232) dividió la herencia entre sus hijos Alberto y Rodolfo; el segundo fundó la rama colateral de los Habsburgo-Lauffenburg, que se extinguió en 1415.

LA HISTORIA: Originarios de Suiza, los Habsburgo constituyeron una de las más poderosas casas reinantes de Europa. El fundador de la dinastía es Rodolfo I (1273). A partir de 1438, la dignidad suprema de emperador germánico les corresponde definitivamente. Consiguieron extender progresivamente sus posesiones, y Carlos I conquistó la hegemonía en Europa, en el siglo XVI. Los Habsburgo hubieron de hacer frente a numerosas dificultades, la menor de las cuales no fue precisamente la amenaza de los turcos.

La historia del Sacro Imperio Romano Germánico y la de Austria están íntimamente ligadas a la de los Habsburgo, una de las familias remantes más poderosas de Europa. Los Habsburgo, en efecto, lograron con éxito ocupar uno de los primeros lugares entre las familias europeas de sangre real desde la Edad Media hasta el final de la primera guerra mundial.

El nombre de Habsburgo procede del castillo que la familia poseía en el cantón suizo de Argovia; aún pueden verse sus ruinas a orillas del Aar, un afluente del Rin. Desde la primera mitad del siglo XIII los Habsburgo contaban entre las familias más influyentes del Sacro Romano Imperio. Poseían importantes territorios en Alsacia, Suiza y Suabia.

El fundador de la dinastía es Rodolfo I, que fue elegido en 1273 rey de Germania, es decir, de hecho, emperador del Sacro Imperio, aun cuando jamás fuera coronado por el papa. Sus descendientes adquirieron las tierras austríacas que iban a ser la base del poderío de los Habsburgo. En 1438 fue de nuevo elegido emperador un Habsburgo, y a partir de entonces la corona del Sacro Imperio no iba a dejar de pertenecer a la familia.

Gracias al matrimonio de Maximiliano de Austria con María de Borgoña, la mayor parte de las posesiones borgoñonas —Países Bajos y Franco Condado— quedaron unidas a las de los Habsburgo. Pero el reinado de este príncipe no fue muy feliz (1493-1519).

Los territorios que estaban bajo su autoridad —Estados principescos o eclesiásticos, ciudades libres— eran de muy diferentes características y cada uno de ellos defendía sus propios intereses con mayor ardor que la causa del imperio.

Por otra parte, Maximiliano I no disponía de medios suficientes para realizar sus grandes designios, pues no podía recaudar impuestos ni reclutar tropas sin el beneplácito de la Dieta, asamblea compuesta por electores, príncipes y ciudades. Las tentativas que hizo de intervenir en Italia desembocaron en un estrepitoso fracaso a pesar de su segundo matrimonio con Blanca, hija de Galeazzo Sforza, duque de Milán.

A su muerte, en 1519, su nieto Carlos I de España y V de Alemania se halló haciendo frente a graves problemas. Francisco I se convirtió en su rival. Sin embargo, a la hora de la elección, como los Médicis, que sostenían al rey de Francia, no eran tan ricos como los Fugger, banqueros titulares de Carlos I, la casa de Habsburgo llegó al apogeo de su poderío.

Carlos I estaba al frente de un imperio «en el que jamás se ponía el sol» y que comprendía, además del Sacro Imperio (con sus posesiones de los Países Bajos, de Austria y del Franco Condado), las tierras que heredaba por línea materna: España, Italia meridional y las colonias españolas de América. Sin embargo, tuvo que hacer frente a numerosas dificultades, la menor de las cuales no fue, precisamente, el peligro turco. El sultán Solimán venció a los húngaros en 1526 cerca de Mohacs, y en 1529 llegaba hasta las puertas de Viena.

Turcos atacan Viena

Los Turcos atacan Viena

A partir de este momento, gran parte de las actividades políticas y militares de los Habsburgo se llevó a cabo bajo el signo de la lucha contra el turco. Los franceses, a causa de la rivalidad entre Francisco I y Carlos I, estuvieron casi continuamente aliados con los turcos.

También encontró Carlos I muchas dificultades en Alemania y en los Países Bajos poco después de la aparición del protestantismo. En 1555 abdicó, confiando a su hijo Felipe II las herencias española y borgoñona, así como el Mílanesado.

Su hermano Fernando I, rey de Bohemia y Hungría, recibió en herencia Austria y las antiguas posesiones de los Habsburgo. Fernando recibió también en herencia la corona imperial. Sus descendientes iban a reinar desde entonces, en calidad de emperadores, sobre las tierras austro-alemanas. Sin embargo, su poderío era ficticio y fue menguado aún más por la guerra de los Treinta Años, que hizo estragos en Europa de 1618 a 1648.

El imperio turco, que continuaba amenazando a Europa, atravesaba en esta época serias dificultades de orden interior. De todos modos, los turcos iban a volver a la carga. Estaban perfectamente al corriente de las disensiones que se producían en el seno del Sacro Imperio Romano Germánico, tanto desde el punto de vista político como del religioso. El sultán Mohamed V declaró la guerra a los Habsburgo en abril de 1683. Sus jinetes tártaros sembraron el terror en Moravia e intentaron sublevar a los húngaros contra el emperador Leopoldo I.

El general en jefe del ejército turco, Cara Mustafá, dudó antes de atacar Austria, y esto fue lo que salvó a Viena, pues los príncipes alemanes e incluso Luis XIV aprovecharon sus vacilaciones para enviar refuerzos a los Habsburgo. El ejército otomano fue vencido cuando atravesaba el Raab 150 km al sur de Viena. Los turcos no se desanimaron por ello, y en 1683 volvían a tomar la ofensiva. El emperador Leopoldo I se vio obligado a abandonar su capital y a instalarse provisionalmente en Passau, en Baviera.

Toda Europa se sintió solidaria de Viena, y afluyeron nuevos refuerzos. En julio de 1683 el ejército turco rodeó la ciudad. A principios de setiembre un ejército, de entre, cuyos héroes cabe destacar a Juan Sobieski, rey de Polonia, atacó a los turcos. Después de una lucha encarnizada éstos fueron puestos en fuga.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

 

Biografía de Fernando VII Rey de España Motín de Aranjuez

RESUMEN DE LA VIDA Y GOBIERNO DEL REY FERNANDO VII DE ESPAÑA

Fernando VII (1784-1833), rey de España (1808-1833), llamado El Deseado, este rey disfrutó ínicialmente de la confianza y el entusiasmo del pueblo español, pero pronto revelaría su carácter absolutista y vengativo. Con él finalizó el Antiguo régimen y se dio comienzo a una nueva forma de hacer política.

Fue el último monarca representante del absolutismo en ese país. Hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma, nació el 14 de octubre de 1784, en El Escorial (Madrid). En 1806, se casó con María Antonia de Borbón (o de Nápoles), hija del rey de Nápoles Fernando I de Borbón.

La infancia y juventud de Fernando VII no fueron fáciles. La corte donde creció estaba dominada por el poderoso primer ministro Manuel Godoy, cuya influencia sobrepasaba a la que alguna vez ostentó el rey Carlos IV, padre de Fernando.

Desde joven como príncipe de Asturias tuvo una mala relación con su padre, llegando a formar un grupo de seguidores, conocidos como fernandistas que conspiraron contra Carlos IV, quien era manejado por el primer ministro Manuel Godoy. Descubierto fueron condenados por el proceso de El Escorial (1807), aunque enseguida pidió y obtuvo el perdón de su padre.(aunque al año siguiente  provocaría el Motín de Aranjuez)

Debido a las ambiciones de Godoy y al poco apoyo de sus progenitores, el acceso de Fernando al trono español no parecía claro. En su condición de príncipe de Asturias, aceptó que Napoleón Bonaparte fuese el árbitro de los destinos de España.

A comienzos de 1808, el ejército francés iniciaba las primeras escaramuzas en la península Ibérica, desencadenando el Motín de Aranjuez, que provocó la destitución del ministro Godoy; para detener a los amotinados, Carlos IV tomó el control del ejército y de la marina, pero el 19 de marzo debió abdicar en favor de su hijo Fernando, entonces considerado por el pueblo como la solución a la crisis imperial.

El Motín de Aranjuez, fue complot de la aristocracia española, dirigida por Fernando VII en marzo de 1808 en el Real Sitio de Aranjuez. Los revolucionarios atacaron el palacio de Carlos IV, padre de Fernando, y pidieron su renuncia, al igual que su favorito Manuel Godoy, principal responsable de los manejos del gobierno español. El 19 de marzo Carlo IV abdicó en beneficio de Fernando y toda España celebró la caída del monarca y su favorito.

Fernando VII de España

Rey Fernando VII de España

Aclamado por el pueblo de Madrid, Fernando Vil llega a ser rey, pero pronto
debe ceder la corona a su padre, a instancias de Napoleón.

 La Familia Carlos IV de España

Óleo La Familia Carlos IV de España

Este óleo que actualemente se encuentra en el Museo del Prado , en Madrid, fue  pintado por Francisco de Goya  en 1800 y muestra, de izquierda a derecha, entre otros, a: Carlos María Isidro (vestido de rojo), el propio autor, el príncipe Fernando (futuro Fernando VII, de azul), la reina María Luisa de Parma (en el centro) y el rey Carlos IV (situado a la derecha de su mujer, separado de ella por el infante Francisco de Paula, de rojo).

ANTECEDENTES DE LA ÉPOCA: En mayo de 1804, el Senado otorgó a Napoleón el título de emperador de los franceses y dispuso que la dignidad fuera hereditaria. El 2 de diciembre de 1804, Napoleón fue coronado en Notre-Dame de París por el papa Pío VII. El Imperio duró diez años (1804-1814). En ese lapso, Napoleón ejerció una autoridad sin trabas, con un absolutismo creciente, y ayudó a sus hermanos a convertirse en príncipes imperiales.

Desde el tratado ae Basilea (1795), España y Francia eran aliadas y habían luchado juntas contra Inglaterra. A pesar de esto, algunos manejos de Manuel Godoy, favorito de la corte española, insinuaban la voluntad de cambiar de política, temiendo que el creciente poderío de Napoleón le llevase a prescindir de los intereses españoles.

Cuando el emperador se informó de ciertos contactos que se habían entablado con Prusia, decidió invadir y ocupar España. Este propósito fue favorecido por la situación interna, en la cual los intereses del heredero Fernando chocaban con las maniobras de Godoy, que tenía en la corte gran predicamento por sus inteligencias con la reina María Luisa. En torno del príncipe se agruparon todos los descontentos, y así estalló el motín de Aranjuez, que obligó al rey a destituir a Godoy.

Lo difícil de la situación movió a Carlos IV a abdicar en favor de su hijo, que tomó el nombre de Fernando VII Las maniobras de Napoleón se pondrían de manifiesto en Bayona, ciudad francesa de la frontera, adonde fue la familia real española para entrevistarse con el emperador. Allí, éste instó a Fernando VII a devolver la corona a su padre, pero como el anciano rey se negara a tomarla, Napoleón la transfirió a su hermano José, que asumió el trono de España y de los dominios ultramarinos.

Jose I Bonaparte

Jose I Bonaparte

Caricatura de José I. José Bonaparte era ridiculizado por los españoles: se lo llamaba Pepino,
en lugar de José, y se destacaba su gusto por la bebida.

Carlos IV y Fernando VII quedaron mientras tanto internados en Francia. Para dar visos de legalidad a lo actuado, Napoleón convocó el 19 de mayo de 1808, en la misma Bayona, un congreso general al que asistieron 65 diputados españoles favorables a la causa francesa; después de deliberar aprobaron una constitución, jurada el 7 de julio, en la que se reconocía rey de España e Indias a José I, hermano de aquél.

Estos hechos no contaban con la adhesión del pueblo español, que se había levantado en armas el 2 de mayo de 1808. Pronto la sublevación contra los invasores se extendió a toda España y dió comienzo una intensa guerra de guerrillas. A mediados de ese año las tropas españolas derrotaron a los franceses en Bailen, viéndose obligado José I a evacuar Madrid.

napoelon ataca españa

Cuando Napoleón se volvió contra su aliada España en 1808, desencadenando la guerra de la Independencia española, los acontecimientos tomaron un rumbo desastroso para el país. Con el rey Carlos VI y su hijo Fernando tomados como rehenes por Napoleón, los rebeldes empeñados en la independencia aprovecharon el vacío de poder para lomar las riendas por toda Hispanoamérica.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA: Las noticias internacionales son inquietantes: España se encuentra bajo las garras de Napoleón, que ingresó a la península como consecuencia del Tratado de Fontainebleau. Cabe recordar que, tras el motín de Aranjuez, cayó Carlos IV y el ministro Godoy debió abandonar su cargo.

La asunción de Fernando Vil no aquietó al reinoy el mejor ejemplo de ello tue la farsa de Bayona, dos años atrás, cuando Fernando entregó la coronaaCarlos, Carlos a Napoleón y este a José, su hermano. Los españoles intentan resistir al gobierno francés mediante guerras de guerrillas v juntas de gobierno en nombre de Fernando.

La principal, la junta central de Sevilla, que gobernaba en nombre del rey, acaba de ser disuelta y reemplazada por un Consejo de Regencia que actuará hasta la celebración de las Cortes, que determinarán la clase de gobierno que habrán de sustituir.

Entre los principales temas de discusión está la representación de las colonias en estos órganos, pero las noticias llegan a estastierras con meses de retraso y crece el debate entre reconocer o no a las juntas españolas y al Consejo como autoridades representativas de la corona de la metrópoli.

Fernando recuperó el Trono por el Tratado de Valencay (1813); tan pronto como llegó a España se apresuró a seguir la invitación de un grupo de reaccionarios (Manifiesto de los Persas) y restablecer la monarquía absoluta del siglo anterior, eliminando la Constitución y la obra reformadora realizada en su ausencia por las Cortes (1814).

Al recuperar su trono Fernando VII, las tropas realistas marcharon a reestablecer la autoridad en Chile. El líder militar que había surgido de la confusión republicana para enfrentar a los españoles se llamaba Bernardo O’Higgins  Los realistas expulsaron a O’Higgins de Chile, pero la lucha no había terminado, pues Chile conseguría ser libre a partir del avance del ejército dirigido por San Martín, cuando realizó la gesta magna de cruzar los andes en 1817.

El reinado de Fernando VII se caracterizó por la continua represión ejercida por el soberano sobre el naciente movimiento liberal. Defensor a ultranza del absolutismo monárquico como forma de gobierno y como pilar básico del Estado. Fueron años de represión política. La situación general se veía afectada además por la pérdida de la inmensa mayoría de las colonias americanas, después del proceso conocido como la emancipación latinoamericana.

El 18 de mayo de 1829, el soberano perdió a su tercera esposa, María Josefa Amalia, la cual, al igual que las dos primeras, murió sin dejar descendencia. Surgió entonces la posibilidad de volver a contraer matrimonio y de conseguir un sucesor al trono.

La elegida fue su sobrina María Cristina de Borbón, de 23 años, con la que tuvo cuatro hijas. Su primogénita se convertiría en la futura reina Isabel II, cuyo ascenso al poder fue garantizado por sus padres mediante la publicación de una Pragmática sanción, que derogó la ley sálica, terminando así con las ambiciones del infante don Carlos, hermano de Fernando y realista.

Paradójicamente, los antiguos liberales acercaron posiciones con Fernando VII y su esposa, prefigurando el viraje político hacia el liberalismo. El Deseado falleció el 29 de septiembre de 1833, apoyando un pacto de hecho entre los liberales y los estertores del Antiguo régimen.

CRONOLOGÍA DE SU VIDA

1784 Nacimiento de Fernando, el 14 de octubre.

1788 Carlos IV, rey de España.

1792 Ascenso al poder de Manuel Godoy.

1804 España declara la guerra a Inglaterra. Napoleón Bonaparte es coronado emperador de Francia.

1808 Comienza la ocupación napoleónica en la península Ibérica. Motín de Aranjuez.Abdicación de Carlos IV y nombramiento de Fernando VII. José Bonaparte asume como rey de España.

1808-1826 Período del proceso de emancipación  en América hispana.

1812 Constitución de Cádiz.

1814 Fernando VIIretoma el poder. Napoleón I es depuesto. Asume  Luis XVIII como rey de Francia.

1820 Reunión solemne de las Cortes. Comienza el Trienio liberal.

1823 Comienza el último período del Antiguo régimen en España.

1829 Fernando VII se casa con María Cristina de Borbón.

1830 Firma de la Pragmática sanción. Nacimiento de Isabel II, futura reina de España.

1833 Muerte de Fernando VII el 29 de septiembre.

Fuente Consultada:
HISTORIA UNIVERSAL Tomo 16 Editorial SALVAT El Impacto de la Revolución Francesa
HICIERON HISTORIA Biografías Fernando VII de España Editorial Kapelusz
La Aventura del Hombre en la Historia Tomo II Editorial Ateneo

 

El Neoimperialismo Occidental Dominación a Países Pobres

El Neoimperialismo Occidental
La Dominación a los Países Pobres

El sistema internacional que surgió de la Segunda Guerra Mundial fue diseñado y dominado por las naciones desarrolladas. Salvo los países íinoamericanos, la mayoría de los países del Tercer Mundo seguían bajo dominio colonial. Aunque entre los gobiernos europeos predominaba el sentimiento genuino de que la descolonización era justa y correcta, otras razones explican los cambios en este sentido después de 1945.

Económicamente, Francia y el Reino Unido no podían seguir manteniendo compromisos de envergadura en el extranjero. Es más, pensaron que podrían conservar las ventajas del colonialismo a la vez que concedían la independencia a sus colonias. Los nuevos países independientes no tuvieron otra opción que participar en un sistema internacional y en un orden económico ya existentes que reflejaban las necesidades del mundo desarrollado. Así, el Reino Unido y Francia comprobaron que se podía responder a las demandas de independencia sin sacrificar los beneficios de las relaciones comerciales y económicas. Estados Unidos desarrolló relaciones similares con América Latina.

El cambio no fue automático, no obstante, y los movimientos nacionalistas tuvieron que organizar frecuentes protestas masivas e incluso enfrenta-mientos armados contra el poder colonial Con el enorme gasto realizado por el Reino Unido y Francia en la Segunda Guerra Mundial, y la subsiguiente independencia de India en 1947, parecía inevitable el progreso de la descolonización.

Gandhi, líder de India

Gracias a su filosofía de la no violencia, La India consiguió su independencia del Imperio Británico.

El dominio económico actual
La ayuda por sí sola suele constituir únicamente una pequeña parte de las finanzas que necesita un país para funcionar correctamente. En cuestión de transacciones económicas de envergadura, ha sido Occidente y no el Este quien ha dominado al Tercer Mundo. El dominio económico del Tercer Mundo ejercido por las naciones industrializadas desarrolladas suele denominarse neoimperialismo.

Juntos, los 24 estados occidentales más ricos constituyen el 60% de la producción industrial mundial, el 73% del comercio mundial y el 80% de toda la ayuda a los países en desarrollo. Más importante aún es el hecho de que todos los grandes bancos comerciales se encuentran en Occidente, así como las dos mayores instituciones financieras del mundo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. En su origen, el FMI y el Banco Mundial ayudaron a Europa a reemprender el desarrollo después de la II Guerra Mundial, pero a medida que los países del Tercer Mundo adquirían la independencia, también ellos recurrieron a estas organizaciones. Junto a los bancos comerciales, éstas concedieron préstamos de dinero para el desarrollo del Tercer Mundo y (desde 1989-1991) a Europa del Este.

Las difíciles condiciones económicas internacionales de los decenios de 1970 y 1980 estuvieron marcadas por la subida del precio del petróleo y el deterioro de los términos de intercambio de muchas otras materias primas. Los países en desarrollo se veían obligados a pagar más por el petróleo pero recibían menos por sus propias exportaciones. Así, se veían a su vez conminados a endeudarse con los bancos comerciales, que en aquella época tenían mucho que prestar porque manejaban ingresos del petróleo.

No obstante, con la recesión económica en Occidente, subieron los tipos de interés y los países del Tercer Mundo se vieron obligados a pagar más intereses de los que tenían previstos. Entretanto, se reducían los ingresos por exportaciones. Sobre todo después de 1982, los bancos comerciales se mostraron reticentes a conceder más préstamos de envergadura a los países del Tercer Mundo, que recurrieron cada vez más al FMI.

El FMI, aportaba dinero sólo si el país organizaba su planificación y administración económica con la aprobación del Fondo. Así, estos países tuvieron que hacer concesiones a las exigencias de la banca, lo cual hizo empeorar las condiciones de vida para los habitantes del Tercer Mundo.

En efecto, para muchos de estos países, el pago de los intereses sobre el crédito absorbe la mayor parte de los ingresos recibidos por las exportaciones, lo que deja un escaso margen para el desarrollo o incluso para el mantenimiento de instalaciones e infraestructura existentes (escuelas, hospitales, sistemas de transporte, etc.). Hacia finales de los ochenta, el dinero que varios países africanos pagaban por la deuda (préstamos e intereses) superaba a cualquier otro concepto de exportación de capital.

Los países más deudores del mundo se encuentran en América Latina. Las deudas de México, Brasil y Argentina juntas son tan grandes que se cree que cualquier negativa o incapacidad de devolverlas provocaría el caos en el sistema bancario occidental. En este hecho reside la vulnerabilidad de los bancos de crédito frente a sus prestatarios.

La comisión Brandt

brandt willy

McNamara (presidente del Banco Mundial), pidió a Willy Brandt para dirigir la Comisión independiente de cuestiones relativas al desarrollo internacional (Comisión Norte-Sur). Después de casi tres años de investigación, el 12 de febrero de 1980, la Comisión presentó su análisis, designado de Informe Norte-Sur o Informe Brandt

El Informe Brandt fue el plan de mayor alcance para enfrentar los problemas de la deuda y del lento desarrollo, y fue implementado en 1979. Fue redactado por la Comisión Independíente para Temas de Desarrollo Internacional, presidida por Willy Brandt (1913-1992), ex Canciller de Alemania Federal.

El Informe proponía cuatro paquetes básicos de recomendaciones:

1. Un programa mundial de alimentación que estimulara la producción agrícola en el marco de la lucha contra los azotes del hambre 2. Un programa anergético mundial; 3, Mayor participación del  Tercer mundo en instituciones como el FMI o el Banco Mundial; 4. El punto más importante a medio plazo: aumentar la ayuda financiera a los países del Tercer Mundo, tanto en subsidios como en préstamos de bajo interés, y en la reducción o cancelación de parte de la deuda, medida que contribuiría a que estos países salieran del ciclo de la deuda y recomenzaran el proceso de desarrollo. En el Informe también se señalaba que el alto gasto en armas de los países desarrollados de Occidente resta recursos potenciales a los empobrecidos países del Tercer Mundo.

A pesar de que el Informe Brandt sostenía que su contenido reforzaba los intereses de occidente, los gobiernos le prestaron escasa atención. No obstante, contribuyó a que la opinión pública en Occidente tomara conciencia de las medidas que se podían y debían adoptar en aras del beneficio mutuo.

La ayuda en el presente
A pesar de la negativa de los gobiernos occidentales a implantar las propuestas del Informe Brandt (ver recuadro), Occidente ha llevado a cabo acciones para responder a las condiciones de emergencia. El hambre en Etiopía y en Mozambique recabó ayudas urgentes gubernamentales e individuales. En muchos países existen organizaciones voluntarias profundamente comprometidas con la captación de fondos para los que sufren hambre en el Tercer Mundo. El proyecto Band Aid de Bob Geldof fue un ejemplo de trabajo realizado por los ciudadanos para recoger dinero para quienes padecen hambre.

El problema de la ayuda de emergencia es que a menudo no se dirige a los asuntos fundamentales. En Ruanda, por ejemplo, no se ha podido resolver el enfrentamiento básico entre los pueblos tutsi y hutu. En Mozambique, la guerra entre el gobierno y los rebeldes apoyados por Sudáfrica ha vulnerado toda posibilidad de desarrollo nacional hasta la celebración, en noviembre de 1994, de elecciones generales aceptadas de antemano por ambos bandos.

Brandt tenía razón al decir que las relaciones norte-sur son tan importantes como las relaciones este-oeste. La tragedia del siglo XX es que, mientras una parte del mundo se ha desarrollado, la parte más sustancial ha perdido su oportunidad para el desarrollo, precisamente en este siglo. Es una pérdida que a largo plazo podría hacer peligrar el bienestar del mundo desarrollado.

Archipielago Gulag Campos de Concentracion Rusos Carceles Sovieticas

Archipielago Gulag
Campos de Concentración Rusos

GULAG es una sigla que significa: Administración Suprema de Campos Correctivos de Trabajo y fueron creados en 1930 por la policía secreta de la URSS para controlar y adminsitras los campos de concetración, en donde eran enviados los prisioneros para realizar trabajos forzados, ya que el gobierno necesitaba recursos humanos para lograr su objetivos industriales, fundamentalemente en la etapa de Stalin, quien no dudo en explotar hasta la muerte a millones de detenidos (zeks en ruso) confinados en frías e inhumanas cabañas y con una magra dieta de comida que apenas podían permaner en pie.

Los campos administrados por el Gulag se establecieron originalmente en Carelia, a lo largo de la costa del mar Blanco, y en Vorkuta y Pechora, en las regiones árticas de la Rusia europea. A finales de la década de 1930 ya existían campos de trabajo en casi todo el territorio soviético, incluido Moscú.

El papel del Gulag en la industrialización de la URSS se hizo cada vez más importante y hacia 1938 estaba encargado de la mayor parte de las explotaciones madereras y de la minería del carbón, del oro y del cobre. El Gulag desapareció en 1956, si bien los campos siguieron existiendo aunque con una nueva denominación, la de “colonias de readiestramiento por medio del trabajo”.

campo ruso de concentracion

Según cálculos conservadores, existían entre 1.500 y 3.000 campos de trabajo en la ex URSS; al menos 20.000 eran presos políticos entre los dos millones de prisioneros, intelectuales, funcionarios del partido y oficiales del Ejército Rojo acusados falsamente. Se tiene la certeza que murieron cerca de 1.000.000 de ellos.

Esparcidas por el territorio soviético como una cadena de islas, los campos eran conocidos en su conjunto como archipiélago Gulag: GULAG es la abreviatura rusa de Administración Central de Prisiones y Campos de Trabajo.

La vida en estos campos fue descrita vívidamente por el escritor y premio Nobel Alejandro Solzhenitzyn, quien fue prisionero durante 11 años. En dos obras, Un día en la vida de Iván Denisovich y El archipiélago Gulag, revela las inhumanas condiciones en que los presos vivían y trabajaban.

Con jornadas de hasta 16 horas, seis días a la semana, sin alimentación adecuada ni medidas de seguridad, los presos eran obligados a realizar trabajos forzados.

En 1970, por ejemplo, los reos trabajaron en minas de uranio sin ropas de protección. Miles de ellos murieron y muchos más sufrieron serios daños en su salud. Además, los prisioneros estaban sujetos a tratos humillantes e incluso sufrían torturas.

Estos lugares de exilio para criminales y presos políticos también existían en la Rusia zarista, pero la red creció bajo el terror de Stalin, en el. que se cree que murieron 10 millones en los campos.

Al escribir en El archipiélago Gulag lo que él llamó “40 años de terrorismo sin precedentes del Estado soviético”, Solzhenitsyn se basó en los recuerdos de testigos y dedicó su monumental obra a “todos aquellos que no vivieron para contarlo”.

Por sus revelaciones acerca de los campos, Alejandro Solzhenitsyn fue expulsado de la URSS. Ahora vive en Estados Unidos.

La Toma de la Bastilla Causas Juramento juego de pelota Revolucion

La Toma de la Bastilla

CAUSAS DIRECTAS DE LA TOMA DE LA BASTILLA: La humillante derrota francesa por los británicos en la guerra de los Siete Años (1756-1763) «296-297, con la pérdida de las colonias norteamericanas, motivó grandes desembolsos de dinero en la guerra de la Independencia estadounidense (1775-1783) «298-299. Para ello se situó la reforma fiscal en el primer punto de la agenda política.

Bajo el Antiguo Régimen (el «viejo orden» prerrevoludonario), la sociedad francesa se dividía en tres estamentos: nobleza, clero y tercer estado. La nobleza y el clero, apenas un 3% de la población que poseía el 40°/o de las tierras, estaban exentos de impuestos, por lo que la carga fiscal recaía sobre la burguesía (clase media) y el campesinado. Numerosos profesionales liberales influidos por la Ilustración  exigían un papel más importante en el gobierno. El precio del pan casi se dobló por las malas cosechas de 1788-1789, acrecentando la tensión social.

La inquietud y el malestar social se potenciaba. Numerosos folletos, diarios, oradores en cafés o en las calles, evidenciaban la efervescencia popular. Luis XVI que se había visto obligado a aceptar la situación, preparó junto con la reina María Antonieta y sus seguidores (la corte y la nobleza de toga) un golpe de Estado con la intención de disolver la Asamblea Constituyente. Destituyó a Jacobo Necker, el ministro de Finanzas que contaba con el apoyo popular, y contrató a mercenarios extranjeros que se instalaron en las cercanías del palacio de Versalles.

La Asamblea exigió al monarca el retiro del ejército, pero Luis XVI se mantuvo firme. En respuesta, el 14 de julio de 1789 se produce el primer levantamiento popular de la revolución: la toma de la Bastilla. Una multitud invadió la fortaleza estatal (prisión) y se adueñó del armamento que allí existía.

La toma de la Bastilla, considerada como un símbolo de la Revolución Francesa, fue un episodio de importancia por que señaló que el poder pasaba del rey a la Asamblea y entregó armas a la población de París.
El pueblo común comenzó a participar directamente en las cuestiones políticas.

EL JUEGO DE PELOTA EL JURAMENTO Los intentos de reforma económica de Luis XVI fueron obstaculizados por los nobles, que lo obligaron a convocar los Estados Generales, un parlamento compuesto por los tres estamentos que no se había reunido en 175 años. Cuando en mayo de 1789 se reunieron en Versalles, el mayoritario tercer estado exigió tener más peso en las votaciones. Al ser rechazada su petición, se escindió y formó la Asamblea Nacional, junto con algunos nobles y clérigos simpatizantes. El 20 de junio se les impidió el acceso a palacio, por lo que se reunieron en una cancha de juego de pelota (leu de Paume) donde juraron «no separarse jamás hasta que la constitución sea aprobada».

LA TOMA DE LA BASTILLA: En el verano boreal de 1789 estalló en Francia una sublevación contra el gobierno de Luis XVI. Diferentes factores provocaron esta revolución, pero si un acontecimiento simbolizó el colapso del poder real frente al descontento popular generalizado fue el asalto de la prisión de la Bastilla, el 14 de julio de ese año.

Construida entre 1370 y 1383 como parte del perímetro amurallado de París, en el s. XVII la Bastilla se convirtió en cárcel para prisioneros políticos. También servía como arsenal, ya que almacenaba grandes cantidades de armas y pólvora. En 1789 la prisión estaba defendida por 18 cañones y 12 piezas de menor calibre, manejadas por una guarnición de 82 «inválidos» (soldados veteranos no aptos para el servicio activo), reforzados por 32 granaderos de un regimiento de mercenarios suizos mandado llamar por el rey Luis XVI unos días antes.

El 14 de julio se propagó por todo París el rumor de que las tropas marchaban hacia la ciudad para sofocar las protestas contra el rey. En respuesta a esta amenaza, una multitud de entre 600 y 1.000 personas, equipadas con armas tomadas del Hotel de los Inválidos, un hospital militar, se apostó frente a la Bastilla para hacerse con su arsenal y defender la ciudad.

Alrededor de las 10.30, la primera de dos delegaciones se reunió con Bernard-René de Launay, gobernador de la Bastilla, con el fin de exigirle que distribuyera las armas entre la muchedumbre. Ambas delegaciones fracasaron, y hacia las 13.30, la gente, que había perdido la paciencia, se abalanzó sobre el indefenso patio exterior. Aunque no es seguro qué bando disparó primero, los cañones abrieron fuego. Hacia las 15, un destacamento de 62 guardias franceses amotinados llegó hasta la prisión y emplazó sus dos cañones frente a los portones. Los combates ganaban intensidad, y de Launay amenazó con volar la fortaleza, pero sus hombres se rindieron y lo obligaron a abrir las puertas.

A las 17.30, la muchedumbre asaltó la Bastilla. El gobernador fue arrastrado hasta el Ayuntamiento y ejecutado junto con al menos dos de sus hombres. Un defensor y 98 asaltantes murieron en la refriega y 78 atacantes resultaron heridos.

La noticia de la toma de la Bastilla recorrió velozmente toda Francia y provocó levantamientos en muchas ciudades. En realidad, la prisión era un símbolo casi vacuo de la tiranía real, ya que sólo albergaba a siete reos, pero su toma significó que el poder había pasado de los que discutían sobre el cambio político a quienes habían pasado a la acción.

QUIENES TOMARON LA BASTILLA: «El propósito inmediato fue encontrar pólvora que había sido enviada allí desde el Arsenal. (…) Se creía que la fortaleza poseía una importante guarnición; sus cañones, que esa mañana apuntaban a la rué Saint-Antoine,* podían provocar un desastre en las casuchas atestadas, se rumoreaba que durante la noche las tropas habían entrado en el faubourg y ya habían comenzado a masacrar a sus ciudadanos. Más aún, (…) la Bastilla era odiada generalmente como símbolo del ‘despotismo’ (…) «Pero falta responder a una pregunta: ¿en realidad, quiénes eran los sitiadores? «La mayoría (…) de treinta y treinta y cuatro años, casi todos eran padres de familia (…) hombres comunes reclutados en los oficios y las profesiones típicas del faubourg y los distritos adyacentes: carpinteros y ebanistas, cerrajeros y zapateros, (…) tenderos, fabricantes de gasas, escultores, trabajadores del río y peones… Pero en un sentido más amplio tal vez podamos coincidir con Michelet en que la captura de la Bastilla fue obra, no de los pocos centenares de ciudadanos provenientes sólo del distrito de Saint Antoine, sino del pueblo de París en general. Se ha afirmado que ese día de 180 000 a 300 000 parisienses estaban bajo las armas.»

George Rude, La Revolución Francesa. Buenos Aires, Vergara , 1989.

Principales Revoluciones Sociales,Cientificas y Políticas del Mundo

Principales Revoluciones Sociales,Científicas y Políticas

Principales Revoluciones Sociales,Científicas y Políticas

LISTA DE DESTACADAS REVOLUCIONES DE LA HISTORIA

¿Que es una revolución?   Gloriosa Revolución Inglesa   –   Primera Revolución Industrial    –   Revolución Norteamericana   –   Revolución Francesa    –    Revolución Mexicana   –    Revolución Rusa   –  Revolución China   –   Revolución Cubana –   Revolución Tecnológica

LAS REVOLUCIONES: La curiosidad por el pasado, la preocupación por el futuro y el interés por la Historia constituyen algunos de los rasgos más característicos de la especie humana. Desde tiempos remotos el hombre se ha interrogado a sí mismo sobre cómo ha llegado a ser lo que es y acerca de lo que le depara el porvenir. Naturalmente, la respuesta ha sido distinta según las épocas.

En el mundo clásico greco-romano la Historia era vista como un círculo, un eterno retorno, un volver a repetirse continuamente los mismos hechos fundamentales. Durante la Edad Media, en cambio, el historiador concebía1 la Humanidad como algo estático: Dios hizo el mundo de una determinada forma, e inalterable permanecerá hasta el día del Juicio. Pero ¿cómo ve el pasado el estudioso de nuestros días?

El historiador de hoy advierte que la Humanidad ha venido estando sometida a una continua evolución y que ésta no siempre se ha desarrollado a un mismo ritmo. Acontece a veces que, de forma en apariencia repentina, esa evolución se acelera de modo vertiginoso y en pocos años se producen cambios profundos de todo tipo: políticos, sociales, económicos y culturales; dicho de otro modo: surge entonces una sociedad radicalmente distinta a la precedente. A ese brusco cambio, que supone una alteración profunda de la situación anterior, es a lo que llamamos revolución.

Ahora bien, ¿por qué se produce el’. estallido de la revolución? Una posible teoría sería la siguiente: el fenómeno se origina, fundamentalmente, cuando en una determinada época se llega a una situación de ruptura con el tiempo pasado; la comunidad ha ido cambiando en sus clases sociales, en su estructura económica y en su ideología -cambio que se ha ido produciendo lentamente con el correr de los años mientras que el Estado, la estructura política y la clase social dominante permanecen inalterables.

Ello lleva entonces a que el grupo que ostenta el poder sea visto como un obstáculo para el desenvolvimiento normal de la comunidad y a que la parte más activa de esa comunidad se lance, rompiendo la legalidad vigente, a la conquista del Estado, se apodere de él y establezca un sistema político y/o unas leyes distintos a los anteriores.

Pero cabe también otra interpretación del hecho y del origen de las revoluciones; una interpretación que podríamos denominar «espiritualista». De acuerdo con ella, serían los cambios intelectuales los que llevan a una nueva manera de ver y concebir el mundo, y ésta, a su vez, la que conduce a la revolución política. Dicho de otra forma: los filósofos, los pensadores y los hombres de fe influyen de forma decisiva sobre la sociedad y la obligan a cambiar.

En cualquier caso, sí parece claro que cada revolución que triunfa produce cambios en la clase dominante. Veremos entonces cómo a lo largo del Mundo Moderno, y a través de revoluciones sucesivas, la nobleza es desplazada por la burguesía y cómo ésta, a su vez, sufre los embates del proletariado. Este proceso, al mismo tiempo, va a acarrear que del absolutismo se pase al liberalismo y de éste a la democracia.

Junto a ello, conviene resaltar una especie de esquema o secuencia que, a modo de falsilla, se repite en las grandes revoluciones políticas y que se aprecia con una especial nitidez en los casos de Inglaterra (siglo XVII), Francia (1789) y Rusia (1917).

El movimiento revolucionario comienza aparentemente con unos objetivos moderados: más que cambiar se pretende reformar. Pronto los reformistas son desplazados y llega la hora del radicalismo, que busca crear un Estado y una sociedad nuevos, objetivo que exige la organización de un poder fuerte y concentrado; por último, consolidadas las conquistas revolucionarias, se puede hablar ya de la entrada de una nueva forma de organización política, haciéndose desde entonces innecesaria la dictadura.

Pero por revolución no debe entenderse sólo el asalto al poder por una nueva clase social. Revolución es también un cambio rápido en las estructuras clave de la sociedad.

Pueden distinguirse así en el Mundo Moderno una revolución intelectual y científica, una revolución técnica o industrial, otra educativa, y también la demográfica. Lo que ocurre es que cualquiera de ellas, y más todas en conjunto o interrelacionadas, producen necesariamente alteraciones políticas profundas, de tal manera que, por ejemplo, sin la industrialización es imposible comprender el triunfo del Estado liberal, y, sin el cambio intelectual y educativo, no habría sido viable el establecimiento del Estado democrático.

Muchos filósofos y pensadores contribuyen a crear en la sociedad un clima de opinión que abre el camino a las revoluciones. Aquí aparece Voltaire junto a otros filósofos franceses del siglo XVIII (Biblioteca Nacional, París).

Fuente Consultada: Revoluciones del Mundo Moderno Alfonso Lazo Cuadernillo 4 Salvat.

Biografia de Robespierre Resumen Funcion en el Comite de Salvación

Biografía de Robespierre Maximiliano – Resumen –
Funcion en el Comité de Salvación Pública

En 1781, un joven juez de provincias termina sus estudios en París y se une a los reuoiucionarios que quieren derrocar a Luis XVI, símbolo del Antiguo Régimen. Una vez decapitado el rey, no dudará en mandar a la guillotina a todos aquellos que pongan el nuevo orden en peligro.

El juez más implacable de la historia fue Maximiliano de Robespierre, uno de los principales líderes de la Revolución Francesa, movimiento que bajo los principios de libertad, igualdad y fraternidad inauguró una nueva etapa de la historia de la humanidad.

Desde su tribuna jacobina, Robespierre impulsó una política conocida con el nombre del Terror, destinada a acabar con todo aquel que se mostrara contrario a la Revolución.

Así, mandó a la guillotina a decenas de nobles y burgueses, e incluso condenó a otros líderes revolucionarios, al creer que se habían alejado del espíritu de la Revolución.

ANTECEDENTES: 1793, La Convención, dominada por los jacobinos, instaló un régimen de terror que persiguió a los opositores de la revolución.

El poder se concentró en el Comité de Salvación Pública, en el que se destacó Maximiliano Robespierre. Se enviaron representantes a todas las provincias, con amplios poderes para confiscar propiedades, arrestar y condenar a muerte a los enemigos políticos.

Esta época recibió el nombre de «período del Gran Terror», por la implacable persecución de los adversarios políticos que realizaban los comités.

Resultado de imagen para biografia de robespierre resumen

Se destacó por su oratoria como defensor de la justicia y la igualdad, respaldando esa prédica con su comportamiento íntegro.

De esta manera se transformó en el líder más sobresaliente del Club de Jacobinos. Miembro de la Asamblea Constituyente y de la Convención Nacional, apoyó la destitución del rey Luis XVI.

Miembro del Partido Radical de Montaña, (junto con Danton y Marat), combatió a los girondinos y tras su caída, que él mismo había propiciado, se hizo miembro del Comité de Salvación Pública (1793). Aprobó las medidas radicales y, en 1794, se convirtió en dictador.

Eliminó la extrema izquierda (partidarios de Hebert) y los revolucionarios moderados (Danton y Desmoulins). Apoyado en las masas populares, intentó llevar a cabo una democratización radical y crear un «poder de la virtud». Para conseguir sus objetivos, implantó el Sistema del Terror (1793-1794).Sus enemigos de la convención lo encarcelaron y una vez destituido de su cargo fue guillotinado.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

BIOGRAFÍA DE MAXIMILIANO ROBESPIERRE

Maximiliano nació el 6 de mayo de 1758, en Arras, capital del Artois, provincia del noroeste de Francia. Hijo primogénito de Francois Derobespierre y Jacqueline Carrault, tuvo tres hermanos: Agustín —muy ligado a él—, Carlota y Enriqueta.

En el certificado de bautismo, su apellido figuró como «Derobespierre». Las circunstancias que lo llevaron a introducir en él una pequeña alteración denotan algo de su personalidad.

Todavía adolescente y no indiferente a la posibilidad de ascendencia noble que el «de» permitía entrever, Maximiliano separó la partícula del nombre; ella confería un aire vagamente aristocrático al portador.

De la misma manera, cuando en 1790 la Asamblea Constituyente abolió los títulos de nobleza, por iniciativa propia eliminó el «de» del nombre —ser noble dejaba de ser algo apreciable—.

Su madre, hija de un fabricante de cerveza, murió al dar a luz a Enriqueta. Ese hecho trastornó enteramente la vida de Francois Derobespierre, modesto abogado de provincia como lo habían sido su abuelo y bisabuelo.

Maximiliano tenía siete años cuando su padre abandona la clientela, comienza a vagar por las calles, se embriaga en las tabernas y por fin desaparece en el extranjero. La familia se desmorona.

Carlota y Enriqueta son alojadas en una especie de institución de caridad y los abuelos maternos se encargan de los varones.

Maximiliano crece taciturno y orgulloso. Asiste al colegio de Arras, cría palomas en el jardín de su casa y llora cuando alguno de sus animalitos muere. Mantiene largas conversaciones con su hermano menor, que siente por él ciega admiración.

Y con cierta razón, pues Maximiliano es un niño inteligente y sensible, un ávido lector y un alumno ejemplar.

A los doce años, cubierto de medallas y premios por buenas notas, Maximiliano gana una beca para estudiar en el Colegio Luis el Grande, uno de los más importantes de la Universidad de París. El viejo edificio de la rué Saint Jacques era tétrico. Hacían economías en la calefacción y en la comida.

Durante el invierno los niños estudiaban con los dedos azulados por el frío y los estómagos molestos por el hambre, insatisfechos con la disciplina rigurosa y el curriculum anticuado.

A escondidas, circulaban entre ellos los libros de Rousseau y los panfletos de Voltaire, cuya irreverencia hacía más soportable la chatura de aquel mundo.

La condición de becario ciertamente influyó mucho sobre el niño. Para sus colegas nobles no pasaba de un mero receptor de caridad, sin importarles las cualidades que tuviese.

En la convivencia con la familia también debe haber absorbido cierto resentimiento contra las jerarquías sociales del Antiguo Régimen, nombre con el que se conoce el sistema político-social anterior a la Revolución.

Su orgullo y su ambición, revelados en la tentativa de «ennoblecer» el nombre, y contrariados por la decadencia familiar y por el desprecio de sus compañeros nobles, producirán en Maximiliano un resentimiento que, en mayor o menor grado, fue común a todos los jóvenes de talento de las clases medias francesas, lo que explica en parte la entusiasta acogida que los libros de Rousseau tuvieron entre los jóvenes: presentaban los privilegios de los nobles y su fortuna como una usurpación de los «derechos naturales» de todos los hombres.

Luego, el joven de maneras graves encontró a un amigo que era exactamente su opuesto. Otro becario, dos años más joven, espiritual, improvisador irreprimible, que se convertiría en uno de los más formidables tribunos de la Revolución Francesa y en su más brillante periodista: Camille Desmoulins.

Otros cuatro futuros jefes revolucionarios estudiaron con él en ese período: Duport-Duletre, Lebrun, Freron y su propio hermano Agustín.

Finalmente, en 1778, Maximiliano realizó un antiguo sueño: visitar a Rousseau. El viejo filósofo moriría ese mismo año, y Robespierre recordaría siempre ese encuentro con entusiasmo y admiración.

En 1780, terminado el colegio, se inscribió en derecho. Y a los 23 años, ya recibido de abogado, regresó a Arras con pocas esperanzas: no podía esperar de la vida nada mejor que lo que habían conseguido sus abuelos.

En 1789 con la Toma de la Bastilla se inicia un proceso revolucionario contra el poder absoluto del rey Luis XVI, que pasó por distintas etapas, entre negociaciones y conflictos ideológicos, que se iniciaron con una Asamblea Nacional para terminar con el imperio francés al mando de Napoleón.

Durante la etapa de la Asamblea , donde aun permanecía todavía en Versalles, los diputados más radicales entre ellos Robespierre, se reunían en un café. En París organizaron un «club» que comenzó a funcionar en una sala alquilada al convento de los dominicanos.

Sus miembros, aunque oficialmente se denominasen «Amigos de la Constitución», recibieron el sobrenombre de Jacobinos, antigua designación de los primeros dominicanos instalados en París en la Rué St. Jacques (Calle de Santiago o Jacobo el Mayor, de donde Jacobinos). En breve estarían aceptando socios no diputados e inaugurando nuevos clubes en las provincias.

En la mañana del 21 de junio de 1791, París despertó alarmado por una noticia: la familia real había huido del Palacio de las Tullerías. La ciudad, los clubes y la Asamblea estaban sumamente agitados. Los diputados radicales, Robespierre inclusive, vieron en ello indicios de traición: el rey y la reina buscaban ayuda para aplastar a la nación de la que, se creían propietarios.

El rey fue perseguido, reconocido y detenido en Varennes —donde insistiera en parar para comer durante el viaje— y los fugitivos reconducidos bajo escolta a París. La Convención investigó el proceder del rey, quien fue declarado culpable de establecer alianzas con las potencias extranjera, y fue condenado a morir en la horca el 21 de enero de 1793.

Los girondinos se habían preparado para defender al rey con una serie de instrumentos legales. La ofensiva de Robespierre y Saint-Just los dejó desarmados, sin aliento. Lanzan entonces una propuesta: someter el resultado, sea cual fuere, a un referendo popular. Robespierre y Marat argumentan que dividir el país en tiempo de guerra es un crimen. El 21 de enero de 1793, Luis XVI es decapitado. Mostró en la muerte la firmeza que no tuvo en vida.

El 4 de setiembre de 1793, una multitud impresionante se reunió delante de la Comuna. Los sans-culottes exigían mayor igualdad en la distribución de la riqueza, la división de las grandes propiedades, el congelamiento de los precios, una distribución más justa de los alimentos. Por una parte presionado, por otra comprendiendo la necesidad de medidas drásticas para salvar la Revolución, Robespierre aceptó en parte las proposiciones.

Se creó un ejército revolucionario, que barrió el país, sembrando el pánico entre los opositores. Leyes draconianas fueron adoptadas contra los especuladores.

Era el Terror. Las medidas de extrema violencia adoptadas por la Comisión de Salvación Pública surtieron efecto.

Con el tiempo ,las voces comienzan a levantarse en la propia Convención: «¡Basta con el Terror! ¡Vuelta a la legalidad!» Robespierre no deseaba otra cosa, pero aflojar en ese momento hubiera sido provocar el desmoronamiento del edificio revolucionario, pero es inevitable comienzan las discusiones y disensiones internas.

Danton había sido tan poco hábil como para dejar caer en manos de sus enemigos cartas que no sólo lo comprometían políticamente, sino que probaban su intervención en la corrupción financiera.

Los robespierristasse encontraban solos a la cabeza de la revolución.Mas Robespierre estaba destrozado por dentro con toda esa matanza. Quien lo sostenía psicológica y políticamente era el inflexible Saint-Just.

En la Convención, a los pies del grupo vencedor, se encontraba un bando aterrorizado, y los más asustados entre ellos eran los que habían ido más lejos en el camino del Terror.

Tenían miedo de que, cuando fuera inevitable el final del Terror, fuesen acusados por sus crímenes. Algunos de ellos, como Fouché y Tallien, sabían que si dependían de Robespierre, tendrían sus días contados. Con el coraje de la desesperación, resolvieron atacar.

Reunieron todo lo que quedaba de los feuillants, dantonistas, banqueros y realistas en una sola ofensiva y, el 27 de julio de 1794 (9-Termidor, según el calendario revolucionario) prendieron de sorpresa a los robespierristas en la Convención. Los robespierristas esperaron la muerte hasta el amanecer, y Robespierre fue el último en ser guillotinado; antes presenció la muerte de sus compañeros.

Ese golpe señala, con la reacción radical de Babeuf, tres años después, el fin del período avanzado de la Revolución Francesa. Pero la obra de los jacobinos no podía ser apagada: Francia jamás volvería a su pasado feudal.

El Motin del Te Guerras de la Independencia de EE.UU. Trece Colonias

MOTÍN DEL TÉ: GUERRAS DE LA INDEPENDENCIA

En diciembre de 1773, la crisis estalla nuevamente. Un grupo de ciudadanos de Boston, disfrazados de indios, asaltan navíos británicos y arrojan al mar trescientas cajas de té. Este episodio se conoce históricamente con el nombre de «Boston Tea Party«.

El impuesto que incidía sobre el producto no había sido, en verdad, el motivo principal del atentado, y sí el hecho de que el monopolio de la importación de té estaba en manos de la Compañía de las Indias, empresa británica que estorbaba considerablemente las actividades de los que anteriormente se dedicaban a la importación del producto y de los muchos contrabandistas de la región.

motin del te

La chispa del inicio de la Independencia de EE.UU.

La reacción de los ingleses fue inmediata: sus tropas bloquean el puerto de Boston, que sólo sería abierto nuevamente cuando fuera abonado el té arrojado al mar. Ante esa situación, Washington y otros políticos sólo ven una salida: la rebelión abierta. A todos los que piden la adopción de una línea política más moderada Washington les responde que pasó el tiempo de enviar peticiones, pues está convencido de que la metrópoli está decidida a oponerse a todos los reclamos coloniales.

Por orden de Londres, el gobernador de Virginia clausura la Asamblea, foco principal de la insurrección. Los colonos responden convocando a una reunión con representantes de todas las colonias. Es el Primer Congreso Continental, reunido en Filadelfia en setiembre de 1774 con la presencia de 55 delegados de todas las colonias, a excepción de Georgia. Entre los representantes de Virginia se encuentra George Washington.

Hay divergencias políticas, mas todos concuerdan en un punto básico: las imposiciones inglesas son jurídicamente erradas y políticamente injustas. La idea general es que las colonias deben obedecer al rey en las guerras exteriores y en los tratados de paz, mas en lo restante son libres para autogobernarse, teniendo sus asambleas, dentro de los respectivos territorios, la misma autoridad que el Parlamento en Inglaterra.

El Primer Congreso Continental organiza un boicot más eficaz de los productos británicos, envía al rey una petición y al pueblo inglés una Declaración de los Derechos y de las Quejas de las colonias.

Pero la Metrópoli se niega a negociar. La tensión aumenta y, en Virginia, George Washington comienza a formar un destacamento de voluntarios. (En Massachusetts la acción de los colonos también es enérgica: constituyen un gobierno revolucionario y preparan una guerra civil.) En 1775, participa de la nueva reunión de los virginianos cuando se decide colocar la colonia en estado de defensa y parte enseguida para el Segundo Congreso Continental de Filadelfia.

En la reunión se comprueba que hay un clima de rebelión abierta en varias regiones de las trece colonias: las milicias de las provincias toman posiciones y aumentan sus efectivos. Se discute mucho, pero la conclusión es una sola: agotadas las posibilidades de negociación, sólo queda partir hacia la lucha contra los británicos. George Washington es elegido comandante general de las tropas.

Por encima de las razones militares, en él nombramiento de Washington prevalecerán las políticas. Era necesario escoger a un hombre del sur, y Washington representaba a una colonia importante, la más poderosa y organizada entre las del sur. Además, el comandante en jefe tendría que ser un hábil diplomático, un hombre capaz de unir a las fuerzas rebeldes.

Asume oficialmente el comando en Cambridge, el 3 de julio de 1775. Ya tiene experiencia militar suficiente para saber con qué tipo de tropas contará: hombres para los cuales la guerra significa disparar las armas, sin importarles mucho los problemas de organización. Son hacendados, labradores, hombres incultos, contadores, estibadores, cada uno haciendo su pequeña guerra personal, sin ninguna disciplina. Surgen de los lugares más imprevistos y rápidamente desaparecen. Se juntan a la hora de los ejercicios, reaparecen a la hora de la distribución de las provisiones. A pesar de ello, para los ingleses son una terrible amenaza.

Falta de todo en ese ejército de Washington: desde gente entrenada para la guerra hasta dinero, auxilios, armas, municiones, uniformes. Será una lucha de aficionados contra profesionales; de tropa indisciplinada contra aquella que tiene a la guerra por oficio, incluso reforzada por expertos mercenarios europeos.

Los primeros movimientos del ejército rebelde, a pesar de todas sus deficiencias, son exitosos. En 1775 Washington toma el fuerte de Ticonderoga, importantísimo desde el punto de vista estratégico; en marzo de 1776 ocupa y fortifica Dorchester Heights; días después obliga a los ingleses a retirarse del puerto de Boston, comandados por el General Howe.

Mientras tanto, el Congreso Continental continúa reunido. A medida que el movimiento rebelde adquiere fuerzas, el poder ejecutivo británico se va desmoronando en las colonias. Los gobernadores, ya sin autoridad, huyen a Inglaterra o son tomados prisioneros. El viejo sistema entra en crisis y uno nuevo comienza a perfilarse en las siguientes sesiones del Congreso de Filadelfia. Ya se discuten resoluciones sobre crédito, comercio, sistema postal, formas de administración.

Richard Henry Lee, uno de los representantes de Virginia, propone la formación de una Federación americana independiente. Después de mucha discusión la propuesta termina por ser aceptada. Se nombra una comisión encargada de redactar una declaración de independencia. Después de tres días de trabajos, durante los cuales se destaca la participación de Thomas Jefferson, el Segundo Congreso Continental aprueba solemnemente la Declaración de Independencia. Es el 4 de julio de 1776.

Incluso ya firmada la Declaración, los debates prosiguen encendidos, cuando Benjamín Franklin, recordando una de las últimas proclamas reales, termina la disputa con una frase: «Caballeros, necesitamos permanecer unidos si no queremos ser colgados uno por uno».

El Congreso vuelca entonces toda su atención hacia el problema de defender militarmente la secesión. Al frente de su improvisado ejército, Washington, ayudado por algunos voluntarios europeos (que escucharon el llamado universalista de los revolucionarios norteamericanos), como el francés La Fayette, el prusiano Steuben o el polaco Kosciusko, va sosteniendo una dura lucha contra los ingleses.

A las victorias sorprendentes siguen serias derrotas y, en esa alternancia de éxitos y reveses, la guerra prosigue sin definirse hasta 1778. Ese año llega al comandante del ejército estadounidense una auspicióse noticia: gracias, sobre todo, al excelente trabajo diplomático de Benjamín Franklin en París, Francia, con sobrados motivos para oponerse a loS ingleses, sus tradicionales enemigos decide ayudar a los norteamericanos. Y a esa ayuda se une también la corona española, aliada de la francesa.

Inicialmente, llega una reducida fuerza expedicionaria, pequeña además para las necesidades del aliad c Pero en 1780 va hacia América un numeroso contingente francés, que componen un eficiente y disciplinado ejército bajo el comando del Conde de Rochambeau. Ahora, la lucha ser definitivamente de igual a igual.

Entendiéndose muy bien, Washinton y Rochambeau articulan inteligentes maniobras que llevan al enemigo al agotamiento. Pierden alguna que otra batalla, pero en la mayoría de las acciones tienen éxito. Por fin, en octubre de 1781 los ingleses cesan el fuego en todas las líneas y solicitan que se inicien conversaciones de paz. Desde ya, la guerra se da por terminada.

El 3 de setiembre de 1783, es firmado el tratado de paz, en Versalles. En noviembre, las tropas inglesas abandonaron el territorio de sus ex colonias; en diciembre, el ejército comandado por George Washington entra en Nueva York, donde se habían reunido los contingentes británicos desde el cese de fuego.

PARA REFLEXIONAR: ¿Fue este incidente la causa de la Revolución americana? No en lo inmediato, ni directamente. Las autoridades de la metrópoli podían ignorar los hechos, tal como hicieron el año anterior, cuando el asalto al Gaspée. Pero en el caso del Gaspée los daños afectaron principalmente a las personas y no hubo mucha destrucción de bienes.

En el siglo XVIII los atentados contra la propiedad siempre se juzgaban con más severidad que las lesiones a las personas. También podían dejar las autoridades de la metrópoli que las de Massachusetts hiciesen las averiguaciones necesarias y pusieran a los perpetradores a disposición de sus jueces. Sin embargo, y pese a ser perfectamente conocidos en Boston los cabecillas, difícilmente se reunirían pruebas suficientes para persuadir a un jurado bostoniano. En las demás colonias, la Boston Tea Party no causó regocijo sino más bien escándalo. Hasta los patriotas moderados consideraron que las cosas habían ido demasiado lejos en Boston.

Y ahí habría quedado el asunto, si tanto los británicos como los estadounidenses hubiesen optado por fijarse más en lo que los unía, y no en lo que los separaba. Pero las autoridades británicas creyeron, quizá con no mucho acierto, que una cosa así ni siquiera en Estados Unidos debía quedar sin alguna acción punitiva. En Inglaterra, los mercaderes y la Compañía clamaban exigiendo sanciones. Una vez tomada la decisión de no consentir sin castigo, el gobierno inglés hizo aprobar por el parlamento, pese a una enconada oposición, una serie de disposiciones que no tardaron en ser calificadas de «leyes de represalia» (Retaliatory Acts) por todos los patriotas norteamericanos, y que constituyeron el principal de los agravios que recoge la Declaración de Independencia. (Fuente: Al Rescate de la Historia Rayner y Stapley)

 Atrás Parte I

Causas de la Independencia de las Colonias Britanicas El Motin del Te

Causas de la Independencia de las Colonias Británicas

LAS LEYES DE LA METRÓPOLI SON EL DETONANTE DE LA REBELIÓN: Con el tratado de París, firmado en 1763, el Imperio británico llega a su apogeo en el siglo XVIII. Francia había perdido prácticamente todos sus territorios en América del Norte y la India.

Gran Bretaña, por el contrario, ya se comenzaba a afirmar como la nación más poderosa de Europa. Pero el largo período de guerra había sido muy oneroso para el tesoro británico. Y era preciso mucho dinero para colonizar y administrar satisfactoriamente tanto a los antiguos como a los nuevos y extensos territorios incorporados al Imperio.

Al mismo tiempo, el equilibrio de poder entre la metrópoli y las colonias se hace cada vez más precario.

Teóricamente, las colonias tienen el derecho de autogobernarse en los negocios internos, a través de sus asambleas censatariamente elegidas las más, y siempre puestas bajo el control de los gobernantes nombrados por el rey inglés, los cuales deben velar para que esas decisiones no contraríen los intereses generales de la corona, que se superponen a todo.

 Independencia de las Colonias BritanicasLas colonias americanas atacan sistemáticamente ese principio. Libres del peligro francés, con una base económica sólida, sus habitantes encaran el futuro con mucho optimismo.

Actúan con un espíritu de independencia que preocupa al Rey Jorge III.

El piensa que Inglaterra debe mantener su posición de madre patria, usando a las colonias como fuente de materias primas y mercado consumidor de sus productos industrializados.

En esas condiciones, el rey decide re-vigorizar la estructura administrativa del Imperio: el Parlamento inglés deberá legislar con autoridad sobre los territorios que pertenezcan a la corona británica, de modo de posibilitar una política unitaria.

Era un plan poco realista, especialmente en cuanto a las colonias de la costa oriental de la América del Norte, El monarca parecía no comprender que las trece colonias inglesas instaladas en América ya no eran simples apéndices de Inglaterra. Se trataba de territorios densamente poblados, dotados de instituciones peculiares, con una tradición cultural ya enraizada.

Además, los planes que el gobierno de Jorge III quería aplicar a los norteamericanos eran extremadamente inadecuados: hacían de ellos ciudadanos británicos de «segunda clase», ignorando que, jurídicamente, eran tan ingleses como los londinenses.

El ser ciudadano inglés no significaba sólo ser subdito del rey de Gran Bretaña; más que eso, comprendía una serie de derechos, tales como el de ser juzgado según las normas procesales y las garantías del derecho británico y de tratar de los negocios de la comunidad a través de sus propios representantes elegidos para el Parlamento.

Por lo tanto, los norteamericanos veían en sus tribunales y asambleas, en las instituciones y derechos reconocidos en la carta colonial, la propia esencia de la ciudadanía inglesa, que estaban dispuestos a defender.

Una grave crisis financiera en la Metrópoli precipita el choque entre Gran Bretaña y las colonias británicas de América del Norte (el Canadá era un país conquistado).

En 1764, buscando recursos para enfrentar la crisis, el Parlamento vota la llamada Ley del Azúcar, imponiendo altos impuestos sobre las ganancias de la comercialización del ron fabricado en las colonias. Y al año siguiente aprueba la Ley de Sellos, estableciendo tributos sobre los documentos públicos. Las dos leyes son la mecha que encendió la rebelión de las trece colonias.

Más de treinta periódicos ya existentes en América del Norte protestan al unísono contra las medidas. En las asambleas, después de inflamados discursos, se votan resoluciones afirmando, con argumentos jurídicos, que las trece colonias no aceptarán esos impuestos tan perjudiciales a su economía, ya que ellas no tienen representantes en el Parlamento que las sancionó.

Ante la imposibilidad de ver ejecutada la Ley de Sellos, el Parlamento suspende su aplicación en 1766. Pero vuelve a insistir en 1767, sancionando las Leyes Townshend; bajo la inspiración del canciller que dio nombre a las leyes, establece impuestos aduaneros sobre la importación de té, tabaco y barniz, entre otros productos A esas medidas siguen otras, reformando el sistema de percepción de tributos en las colonias, para hacerlo más eficaz.

En las colonias, la reacción es inmediata. Asociaciones patrióticas realizan manifestaciones públicas; escriben poesías satíricas, queman efigies de personajes locales favorables a Inglaterra y deciden boicotear el comercio inglés, dejando de comprar los productos tradicionalmente exportados por la Isla.

La protesta general se acentúa cuando el Parlamento insular determina la clausura de la asamblea de Nueva York, que se niega a votar las cantidades necesarias para la manutención de las tropas británicas asentadas en las colonias.

Se trataba de un acto sin precedentes, pues hasta entonces sólo los gobernadores, como representantes del rey, podían intervenir y clausurar las asambleas. En Virginia, la Asamblea vota un mensaje al rey, un memorial a la Cámara de los Lores y una queja a la Cámara de los Comunes.

En 1770, el Parlamento británico cede parcialmente a las protestas, temiendo que algo peor acontezca. Anula los impuestos aduaneros a excepción del que incide sobre el té. Con ello, consigue aplazar por un tiempo el movimiento antibritánico. Mas los primeros disparos de la guerra anglonorteamericana habían matado a tres ciudadanos de Boston.

 Sigue Parte II

Los Últimos Días de Napoleón Prisionero en la Isla de Santa Elena

Los Últimos Días de Napoleón Prisionero en la Isla de Santa Elena

Una vez tuvo que admitir su derrota, y fue hecho prisionero deportándolo a otra isla, la de isla de Santa Elena, más bien un islote situado a 1.900 kilómetros de la costa africana más próxima, en el Atlántico Sur.

Sus vencedores le habían puesto una atenta guardia de un millar de soldados ingleses que le vigilaban constantemente.

Sin embargo, aunque muy contados, en Santa Elena hubo también franceses que no se separaron de él, incluidos algunos que ya le habían hecho compañía en Elba, como Henri-Gratien Bertrand, ex mariscal de Francia y amigo de Bonaparte desde 1798; y el conde Charles-Tristan de Montholon, aristócrata que se había hecho bonapartista y al que acompañaba en la isla su joven y hermosa esposa quien, al parecer, y con el visto bueno del conde, visitaba al ex Emperador en la intimidad, hasta el punto de que, según parece, llegaría a nacer en Santa Elena una niña a la que se habría bautizado con el nombre de Napoleone.

ultimos días de Napoleón

El que fuera emperador de Francia y terror de Europa, junto a sus acompañantes, tenía a su disposición para su descanso una enorme villa llamada Longwood House, de unas 23 habitaciones, pero muy sucia, abandonada e inhóspita.

Sin nada que hacer en todo el día, se entretenía dictando sus recuerdos (el luego famoso Memorial de Santa Elena) a un paciente conde de Las Cases.

Pero él mismo escribía a ratos otra clase de textos, como el de una novela a la que consiguió dar por finalizada y que tituló Clisson et Eugénie, basada en sus amores frustrados con aquella preciosa marsellesa llama da Desirée que acabaría casándose con su amigo Bernadotte.

También en la soledad de su isla-prisión volvió a sus viejas aficiones, como el estudio de las Matemáticas, Historia y Geografía.

Volvió así mismo a la lectura, su otro gran pasatiempo, releyendo los Evangelios, la Odisea y algún volumen del gran Corneille, autor que se sabía casi de memoria. Pero esta especie de vida bucólica relativa cambió drásticamente cuando, en abril de 1816, llegó a su isla-prisión un nuevo gobernador-carcelero, Hudson Lowe.

Obsesionado el nuevo responsable con la posibilidad de que, una vez más, Napoleón se escapara, el militar inglés endureció las condiciones de vida del prisionero, hasta el punto de que este estaba seguro de que Hudson lo estaba envenenando lentamente.

Después aparecerá en su vida, de nuevo, la amada hermana Paulina quien, sin arredrarse, escribirá a lord Liverpool solicitando el traslado de su hermano enfermo a un mejor clima, ya que «si nuestra petición es rechazada —advertía— será para él una sentencia de muerte».

Lo cierto fue que, desde marzo, el enfermo empeoró gravemente. Ante el cariz que tomaba la salud de Bonaparte, además del doctor Antomarchi. le trató el doctor Arnott, médico del 20 Regimiento, aunque ambos se encontraron con la cerrazón del ilustre enfermo a medicarse, pues no hacía más que repetir, fatalista, que «nuestra hora está marcada».

Lo cierto era que el Emperador se moría muy lentamente, tanto si se debía a un hipotético envenenamiento o a causa de una grave enfermedad.

Si se admitía lo segundo, muy grave debía ser el mal ya que el general Bonaparte falleció en Longwood el día 5 de mayo de 1821, coincidiendo su muerte con una jornada infernal en la que durísimos fenómenos atmosféricos se volcaron sobre Santa Elena, sobre todo una horrísona tempestad que pareció sumarse, escandalosamente, al adiós al Emperador de los franceses.

Entre los papeles encontrados al muerto estaba aquella parte de su testamento que hablaba de su deseo de descansar junto al Sena, y en medio del pueblo francés.

En este caso especialísimo, el último deseo del moribundo no seña aceptado, y el gobernador inglés puso el grito en el cielo ante semejante petición. Según éste, los restos de Napoleón habían de permanecer también en aquel islote del diablo.

Convencidos los partidarios de respetar el último deseo de Napoleón de lo inútil de sus súplicas, decidieron buscar un lugar adecuado en aquel islote ingrato digno de recibir los restos del corso.

Algunos recordaron uno de los pocos rincones agradables de la isla de Santa Elena, un escondido rincón del que manaba un agua cristalina que le había aliviado. mientras vivió allí, sus fuertes dolores de estómago. Todos estuvieron de acuerdo, y se procedió a su enterramiento. También le pareció aceptable a Hudson, y en medio de una solemne procesión, el ataúd del Emperador se dirigió al lugar elegido, descansando bajo los sauces.

Hasta 1840 estuvo allí la tumba de Napoleón, dentro de un féretro colocado en dos cajas de madera y aislado del exterior.

Tras la larga pesadilla, no sólo del Imperio sino de las grandes convulsiones de Francia desde 1789, al enterrar a Bonaparte, por fin respiraron tranquilos los monarcas europeos y las familias de la nobleza, no tan convencidos de su muerte real, a pesar de conocer la prisión sin posibilidad de escape en la que se encontraba el odiado advenedizo, sintiendo un latente terror supersticioso de que también del más allá pudiera regresar.

Cuando se corrió la noticia por todo el continente de que, en efecto, estaba muerto y bien muerto, aquellos celebraron el fin del Monstruo, el más suave apelativo con el que se referían en las cancillerías monárquicas al pequeño cadete de Ajaccio que los había hecho, en más de una ocasión, serviles lacayos o humillados aliados. Pero allí estaba el certificado de defunción extendido tras la autopsia y que estaba firmado por Shortt (oficial de sanidad), Arnott (cirujano del Regimiento número 20), Mitchell (cirujano de navío), Burton (médico del regimiento número 66) y Livingstone (cirujano al servicio de la Compañía de Indias). Apenas un mes antes de su muerte, el 15 de abril, había firmado su testamento que, entre otros apartados, decía:

«(…) Deseo que mis cenizas descansen a orillas del Sena, en medio del pueblo francés, que tanto he amado.

Recomiendo a mi hijo que no olvide nunca que ha nacido príncipe francés, y que no se preste jamás a servir de instrumento en manos de los triunviros que oprimen a los pueblos de Europa. Jamás debe combatir ni perjudicar de ningún modo a la Francia; debe adoptar mi divisa: «Todo para el pueblo francés»

Muero prematuramente, asesinado por la oligarquía inglesa y su sicario; el pueblo inglés no tardará en vengarme. (…)».

Puedes Bajar Las Máximas de Napoleón

Batalla Trafalgar

Batalla Waterloo

Fuente Consultada:
Tras Las Huellas de Nuestro Pasado Kurt Benesch Editorial Circulo de Lectores
Civilizaciones de Occidente Tomo B Jackson Spielvogel Editorial Thompson
Wikipedia

Colonialismo o Imperialismo Alemán Otto Bismarck Reparto de África

Colonialismo o Imperialismo Alemán

La unificación de Alemania y las políticas impulsadas por su primer ministro Otto von Bismarck dieron lugar a un equilibrio armado entre las potencias europeas. Otto von Bismarck y la unidad alemana Otto von Bismarck fue el estadista que mejor representó la ideología autoritaria en la política europea entre 1860 y 1890.

En 1862, el rey Guillermo I de Prusia lo designó canciller (función equivalente a la de primer ministro). Al asumir, Bismarck comunicó al Parlamento prusiano: «Las grandes cuestiones de la época no se resuelven con discursos y mayoría en las votaciones -ese fue el error de 1848 y 1849- sino con sangre y hierro».

Colonialismo o Imperialismo Aleman Otto BismarkEl gobierno presidido por Bismarck (foto) tardó en ser consciente de la importancia económica de las colonias, y sólo a partir de 1882 se fundaron las primeras sociedades alemanas para el comercio con África.

Aprovechando la hegemonía militar que tenía el segundo imperio en Europa, Bismarck convocó en Berlín, en 1884, una conferencia de naciones europeas para proceder al reparto de los territorios africanos.

Se trataba de justificar el reparto por una supuesta “misión civilizadora” de los europeos. No obstante, prueba de las motivaciones económicas que lo impulsaban sería que la mayoría de los asistentes representaban a las naciones que carecían de colonias y que tenían menor desarrollo económico, para garantizar la comercialización de sus productos en África.

En esta conferencia se acordó la concesión del Congo —hoy Zaire— a Leopoldo II de Bélgica, quien administraría este territorio de más de dos millones de kilómetros cuadrados como una finca privada.

Alemania, gracias a diferentes tratados diplomáticos, estableció durante 1884 y 1885 protectorados en África del suroeste —Namibia—, Camerún, Togo, diversas islas del Pacífico y la llamada África oriental alemana —Tanzania—, que constituirían su imperio colonial, el cual completó en 1899 con la compra a España de algunas islas del Pacífico —Marianas, Carolinas y Paláu—, además de ocupar por la fuerza la ciudad china de Tsingtao, que le permitió estar presente en el gran mercado de este país.

Las aspiraciones alemanas sobre Marruecos fracasaron en la conferencia de Algeciras, porque los británicos, recelosos del rearme alemán, prestaron su apoyo a Francia. Una nueva tentativa de incidir en Marruecos en 1911 se solucionó al comprarles los franceses sus derechos sobre ese país, a cambio de la ampliación de la colonia del Camerún sobre el África ecuatorial francesa.

Guillermo I: Rey de Prusia y emperador de Alemania, nacido en Berlín en 1797. Hijo de Federico Guillermo III de Prusia, participó en las campañas contra Napoleón y por su valor recibió a los 17 años la Cruz de Hierro. Se ganó la repulsa popular por la represión brutal ejercida en el levantamiento de 1848, y a causa de ello se vio obligado a buscar refugio en Inglaterra.

Guillermo I de Prusia

Guillermo I de Prusia

En enero de 1861 ocupó el trono de Prusia y un año después puso a Bismarck al mando del Gobierno. Las relaciones amistosas con Austria se rompieron a causa de la cuestión Schleswig-Holstein, y en 1866 se inició la guerra austroprusiana. A su término, Prusia ostentaba la hegemonía en Alemania. En 1870 Guillermo entró en una nueva guerra, esta vez con Francia, de la que nuevamente salió victorioso. El 18 di-enero de 1871 fue coronado emperador en el palacio de Versalles. Falleció en 1888.

EL REPARTO DE ÁFRICA: África, un continente nuevo y lleno de riquezas, se ofrecía a la colonización europea. En Berlín se reunió la conferencia mundial que sancionó su situación colonial; comenta los términos y las ideas-fuerza que determinan la colonización y que se reflejan en el acta.

Capítulo I: Declaración relativa a la libertad de comercio en la cuenca del Congo, sus desembocaduras y países circunvecinos.

Art. 1: El comercio de todas las naciones gozará de una completa libertad: 1) En todos los territorios que integran la cuenca del Congo y de sus afluentes (…). Comprende, en consecuencia, todos los territorios drenados por el Congo y por sus afluentes, incluidos el lago Tanganica y sus tributarios orientales. 2) En la zona que se extiende al este de la cuenca del Congo, tal y como ésta queda delimitada más arriba, hasta el Océano índico (…) hasta la desembocadura del Zambeze.

Art. 2: Todos los pabellones, sin distinción de nacionalidad, tendrán libre acceso a todo el litoral de los territorios arriba enumerados, a los ríos que tengan su desembocadura sobre el mismo, a todas las aguas del Congo y de sus afluentes incluyendo los lagos, a todos los puertos situados a orillas de estas aguas (…). Todos los pabellones, sin distinción, podrán llevar a cabo toda clase de transportes y ejercer el cabotaje marítimo y fluvial, así como el barcaje.

Capítulo II: Disposiciones relativas a la protección de los indígenas, de los misioneros y de los viajeros, y la libertad religiosa.

Art. 6: Toda las potencias que ejerzan derechos de soberanía o influencia en los mencionados territorios se comprometen a velar por la conservación de las poblaciones indígenas y por la mejora de sus condiciones morales y materiales de existencia, así como a contribuir a la supresión de la esclavitud y sobre todo a la de la trata de negros.

Las potencias indicadas protegerán y favorecerán, sin distinción de nacionalidades ni de cultos, todas las instituciones y empresas religiosas, científicas o de caridad, creadas y organizadas para estos fines o encaminadas a instruir a los indígenas y a hacerles comprender y apreciar las ventajas de la civilización. Los misioneros cristianos, los sabios y los explotadores, así como sus escoltas, bienes y colecciones serán igualmente objeto de una protección especial. La libertad de conciencia y tolerancia religiosa quedan expresamente garantizadas, tanto a los indígenas como a los nacionales y a los extranjeros.

Capítulo III: Declaración relativa a la neutralidad de los territorios comprendidos en la cuenca convencional del Congo.

Art. 12: En caso de que surgiera un disentimiento grave entre las potencias firmantes de la presente acta o potencias que en lo sucesivo prestasen su adhesión a la misma, con motivo o dentro de los límites de los territorios mencionados en el art. 1 y colocados en régimen de libertad comercial, tales potencias se comprometen a recurrir a la mediación de una o varias potencias amigas antes de recurrir a las armas. Las mismas potencias se reservan, en el caso apuntado, la facultad de recurrir al procedimiento del arbitraje.

Capítulo IV: Acta de Navegación del Congo

Art. 13: La navegación del Congo, sin exceptuar ninguna de sus ramificaciones ni salidas, es y permanecerá enteramente libre para los buques mercantes cargados o en lastre de todas las naciones, tanto para el transporte de mercancías como para el de viajeros. Dicha navegación deberá conformarse a las disposiciones de la presente acta de navegación así como a los reglamentos que se establezcan en ejecución de la misma. En el ejercicio de esta navegación, los súbditos y los pabellones de todas las naciones serán tratados a todos los respecto, en pie de absoluta igualdad (…) Estas disposiciones son reconocidas por las potencias firmantes como parte , para lo sucesivo , del derecho público internacional.

La «Paz Armada»
Durante casi veinte años el equilibrio europeo descansó en la amenaza que significaba el poderoso ejército alemán. Inglaterra -concentrada en el desarrollo de su prosperidad económica, en la expansión imperial y en una concertación política entre liberales y conservadores- optó por aislarse de los problemas europeos. A la inversa, para Bismarck era prioritario el desarrollo industrial de Alemania antes que la disputa por territorios coloniales en Asia y África. Por lo tanto, se mantuvo al margen de la disputa que mantenían las potencias europeas por ampliar sus colonias y su influencia en el mercado mundial.

Hacia fines de siglo, quedaron planteados tres problemas que llevarían al estallido de la Primera Guerra Mundial:

• Desde la guerra franco-prusiana (1870), el nacionalismo francés reivindicó sus derechos sobre los territorios de Alsacia y Lorena anexados por Alemania.

• El equilibrio basado en el ejército obligó a todas las potencias europeas a ingresar en una «carrera de los armamentos» que garantizara tanto su defensa interna como su expansión imperialista.

• La llegada al trono de un nuevo Kaiser, Guillermo II, modificó la política exterior de Alemania, que se lanzó a disputar su participación en el mercado mundial y su presencia en territorios coloniales. Esta estrategia provocó la caída de Bismarck en 1890.

Otro Autores:

«La Constitución de la Alemania imperial de la década de 1870 incluía una asamblea representativa elegida por sufragio universal masculino, voto secreto, igualdad civil, un código legal uniforme, un sistema monetario único, educación secular y un comercio interior completamente libre.[…] El cuerpo de oficiales [del ejército prusiano], que naturalmente constituía el núcleo fundamental del aparato militar del imperio, no era responsable ante el canciller, sino que juraba lealtad directamente al emperador, que lo controlaba personalmente a través de su casa militar. Los rangos superiores de su burocracia (prusiana) […] se convirtieron en las décadas posteriores a 1870 en un santuario aristocrático […]. El canciller imperial no era responsable ante el Reichstag […] aunque los presupuestos y las leyes tenían que ser aprobados por el Reichstag.»

Perry Anderson.
El Estado absolutista.
Madrid, Siglo XXI, 1979.

«Hacia 1890 Europa vivía en la incertidumbre. La guerra, aunque improbable, parecía posible,  todos los Estados tenían en cuenta en sus cálculos esta eventualidad. Bismarck había dejado gravitar esa amenaza porque servía a sus fines. Además, existían en potencia innumerables conflictos. Francia y Alemania no podían reconciliarse a causa de Alsacia-Lorena. Francia e Italia se habían ensarzado en una verdadera guerra aduanera. Francia e Inglaterra, implicadas en la gran política colonial, parecían dispuestas a entenderse y firmaban en 1890 un importante acuerdo para repartirse el valle del Níger. Pero eran de temer nuevas fricciones. En 1887, Rusia e Inglaterra estuvieron al borde de la guerra a causa del Asia Central y de las fronteras de la India. Finalmente, se vislumbraba en el horizonte el nacimiento de una nueva potencia: Japón.»

Jean Baptiste Duroselle.
Europa de 1815 a nuestros días. Vida política y
relaciones Internacionales.
Barcelona, Labor, 1974.

Primera Junta de Gobierno Resumen Acontecimientos de Mayo de 1810

Resumen Creación de la Primera Junta de Gobierno Patrio de 1810

Capítulo 3: Resumen de los Acontecimientos de Mayo de 1810:

Primera Junta de Gobierno

El Proceso Revolucionario:

  • Entre 1808 y 1810 se sucedieron disputas por el poder en el virreinato.
  • La infanta Carlota de Borbón, hermana de Fernando VII y esposa del regente de Portugal en Brasil reclamó se reconocida como la heredera del trono en América. Dicha propuesta fue rechazada por Liniers, porque se había jurando continuar con la fidelidad a Fernando VII.
  • Un movimiento encabezado por el alcalde Martín de Alzaga, un comerciante importante de Bs.As. que había luchado contra los ingleses, estuvo destinado a destituir al virrey interino Liniers, por su origen francés. Este golpe fue rechazado por la acción de las milicias criollas comandadas por Cornelio Saavedra.
  • A mitad del año 1809 llega a Bs.As. el nuevo y último virrey que reemplazaría a Liniers, Baltasar Hidalgo de Cisneros, que se encontró con un clima bastante político bastante enrarecido.
  • La revuelta en Chuquisaca hasta la Paz contra la opresión de la monarquía generó la difusión de ideas antimonárquicas.
  • En Bs.As. no había dinero para afrontar los gastos administrativos y sueldos de los funcionarios del gobierno, por lo que el virrey Cisneros  aprobó un reglamento provisorio para comerciar con otras potencias distintas de España, pues las arcas estaban exhaustas. Con esta medida los peninsulares sintieron un recorte importante en su poder, pues ahora debían competir con productos extranjeros.
  • A fines de Enero 1810 llegó la noticia de que la Junta Central de Sevilla, último bastión de poder español, había sido destituida por las fuerzas napoleónicas. Cisneros debió reconocer públicamente este hecho e intentó (inútilmente) de controlar la crisis institucional que se avecinaba.

Situación General:

  • España ya sin su Junta de Sevilla representativa del rey cautivo.
  • Gran confusión política.
  • Recorte de poder de los peninsulares.
  • El virrey sin propuestas objetivas.
  • Los ejércitos españoles eran muy reducidos.
  • Las milicias criollas retirando el apoyo al virrey.
  • Grupos de intelectuales y funcionarios criollos ven la posibilidad de conseguir su gran anhelo histórico: la participación en los cargos gubernamentales.

Planteos Realizados: (antecedente de la Semana de Mayo)

  • El derecho español de aquella época decía que cuando el trono se encontraba vacante, la soberanía volvía a la institución de gobierno que representaba la voluntad del pueblo: el cabildo.
  • Este cabildo, formado por los vecinos, debía elegir por votación las nuevas autoridades.
  • Cornelio Saavedra (comandante y jefe de las milicias criollas) y Manuel Belgrano (defensor público del ordenamiento económico) fueron los elegidos para solicitar a las autoridades virreinales la apertura de un: cabildo abierto.
  • Saavedra llevó la petición del pueblo y además informó que las milicias ya no le prestaban más sus servicio contra los criollos.
  • El Cabildo se convocó para el 22 de Mayo.
  • Unas de las principales exigencias hacia el Virrey y la audiencia, fue que se reconozcan a los criollos como hijos del país, y que las nuevas autoridades estén conformadas únicamente por éstos.

 Puntos del Debate:

  • Disuelta la Junta de Sevilla, que representaba a Fernando VII, prisionero de Napoleón… las funciones del virrey en el Río de la Plata era lícita, o sus funciones debían cesar?.
  • Si su poder caducaba, quien lo reemplazaría?.

 Para algunos vecinos el poder del virrey debía seguir vigente asegurando así la soberanía de Fernando VII sobre estos territorios.

En cambio para otros, como el de Juan José Castelli, tenían propuestas más radicales, sosteniendo que el poder de España había caducado, ahora la soberanía residía en el pueblo, y por lo tanto se debían elegir nuevas autoridades independientes de España.

Solución propuesta:

Cornelio Saavedra sostuvo que el virrey debía cesar en su autoridad, siendo ahora reemplazado por el Cabildo hasta tanto se elija una Junta de Gobierno que sustituya al virrey. Afirmó también que siendo el Cabildo quien determinaba la nueva junta de gobierno, era en realidad el pueblo quien otorgaba el poder, haciendo uso de su soberanía.(Concepto opuesto a las ideas monárquicas, de un poder divino y absoluto, nacido de las nuevas concepciones de la ilustración francesa)

La primera junta estaba compuesta por Cisneros como presidente y por algunos peninsulares, cosa que generó un descontento popular, ya que se suponía que la tendencia de este nuevo gobierno sería la de defender el antiguo orden colonial.

El día 25 de Mayo de 1810 se formó la nueva y definitiva Junta de Gobierno Patrio, en donde los primeros integrantes (hijos de España) fueron obligados a renunciar de sus cargos. Esta junta tuvo el apoyo de las milicias criollas. Aún así el poder de esta junta era sólo limitado a los límites de la capital virreinal y seguiría gobernando en reemplazo del virrey, pero  con declarada fidelidad al Rey Fernando VII.

Conflictos Internos En La Junta de Gobierno:

  • La junta debió soportar algunos intentos por parte de los peninsulares que deseaban reconquistar su poder.
  • La junta era partidaria de la no violencia frente a estos conflictos.
  • Trató desde el inicio de llegar a un acuerdo con todos los ex funcionarios españoles.
  • Todo fue en vano, y finalmente se decidió deportar a Cisneros y demás altos funcionarios.
  • Más tarde se fusilando algunos disidentes en la ciudad de Córdoba.
  • Como estas actitudes violentas y radicales no eran bien vista por algunos integrantes de la junta comenzaron los rozes internos.
  • Hubo dos tendencias internas, una radical y liberal dirigida por Mariano Moreno y otra moderada y conservadora liderada por Cornelio Saavedra.
  • Moreno acusado de jacobino desea fervientemente la separación total de España y la creación de un gobierno independiente, basado en los principios democráticos y republicanos.
  • Saavedra pensaba que este proceso de cambio debía llevarse en forma pausada y moderada sin romper los vínculos coloniales.
  • Esta lucha por el modo de conducir los principios revolucionarios llegó a violentos encuentros internos, hasta que Moreno decide renunciar y parte hacia Europa en una misión diplomática. En el viaje de ida fallece y su cuerpo es lanzado al mar.
  • Castelli y Monteagudo apoyaban a Moreno, Martín Rodríguez era partidario de Saavedra.

 La Expansión Del Movimiento Revolucionario:

Una vez implantada esta Junta de Gobierno, y a pesar que se consideraba heredera del trono de Fernando VII, fue necesario conseguir la legitimación por parte de:

  • Las antiguas autoridades coloniales
  • Las provincias del interior que dependían de Buenos Aires.
  • Los territorios limítrofes como la Banda Oriental, Paraguay, Chile y el Alto Perú.

 Cisneros y demás altos funcionarios dieron la aprobación, pero bajo protesta, ya que no tenían otra opción. En la metrópolis  no podía acudir a nadie y en las colonias las milicias ya no acataban más sus órdenes.

 En el interior, no todas las provincias aceptaron esta nueva forma de gobierno, como fue el caso de Córdoba, en donde se gestó un movimiento dirigido por el ex virrey Liniers, que se negó a aceptar las resientes autoridades. Conocida esta reacción, rápidamente fueron tomados prisioneros los opositores y fusilados en Cabeza del Tigre, en la ciudad de Córdoba. Esta actitud hizo que mas tarde las otras provincias en disidencia juraran obediencia a la Junta.

En territorios periféricos no fue tan fácil lograr obediencia por que había viejos intereses coloniales. Para hacer frente a esta resistencia se debió incorporar soldados y crear un ejército organizado y experimentado, para combatir contra los opositores. Se recurrió a la leva forzosa de indios, mestizos y criollos. A su vez llegaron al país (1812) , desde Europa, algunos militares de carrera, como el Gral.

San Martín y Alvear, que cumplirían una importante tarea a favor de la libertad de los pueblos americanos. También sobresalieron en el interior hombres de coraje y con habilidad  de conducción como Martín Güemes que defendió con valor las fronteras de norte del país contra el avance realista, Gervasio Artigas caudillo oriental con gran influencia y poder sobre los criollos de la Mesopotamia y el Uruguay.

Obras de la Primera Junta de Gobierno

* Obra Social, Económica y Administrativa

* Obra Cultural

* Obra Militar y Política

Expediciones Militares:

Expedición al Paraguay:

  • En el caso  de Paraguay reconoció el Consejo de Regencia español y se preparó para luchar contra las tropas revolucionarias.
  • Manuel Belgrano (abogado e improvisado militar) condujo las fuerzas hacia el norte de país, y fue derrotado dos veces: en Paraguarí y Tacuarí.
  • De todas maneras llegaron a un armisticio en 1811 y el retiro de las tropas hacia Buenos Aires.
  • Un pocos más tarde los criollos paraguayos iniciaron un golpe de independencia de España y formaron un nuevo país sin reconocer las autoridades porteñas.

 Expedición Al Alto Perú:

Hubo tres al Alto Perú dirigidas por distintos generales y todas fueron un fracaso.

             La primera al Alto Perú, al mando de Balcarce, que comienza con un triunfo importante en Suipacha, pero termina con la derrota de los patriotas en Huaqui, en 1811.El ejército totalmente desmembrado se repliega hasta Jujuy.

             Hubo una segunda al Alto Perú, en 1812, pero ahora al mando de Belgrano (que venía de una fracasada campaña al Paraguay).Inicialmente se tuvo dos triunfos importantes en Tucumán y Salta.(el famoso Éxodo Jujeño).Alentado por estas victorias Belgrano sigue avanzando hacia el Norte, pero en los llanos de Vilcapugio, los patriotas se enfrentaron en una contienda muy reñida, pero fueron vencidos. Finalmente, a pesar de los refuerzo que recibió Belgrano, donde llegó a formar un ejército de casi 4000 hombres, fue derrotado nuevamente en la batalla de Ayohúma. Los patriotas debieron regresar hacia el sur, a la altura de Tucumán.

            La tercera campaña al mano de Rondeau, significó el desastre total, ya que fue duramente derrotado en Sipe-Sipe, en 1815. Ya no tenía sentido seguir luchando en el norte por la causa de la revolución. Ahora la frontera, hasta 1821, quedó resguardada por los bravos gauchos del gobernador salteño Martín de Güemes . Era un ejército formado por labradores, campesinos y hacendados de la zona.

 Expedición A La Banda Oriental: (Artigas, ampliar este tema)

Este conflicto fue también bastante prolongado, pues en esa zona se encontraba el ejército español, más algunas fuerza portuguesas que avanzaban desde el Brasil.

  • Montevideo acogió al nuevo virrey Francisco Elío y se declaró enemiga de Buenos Aires.
  • Las zonas rurales de Uruguay estaban sumamente descontentas por esta medida, ya que se encontraban en la absoluta pobreza y cansadas de la opresión del sistema. Este sector apoyaba cualquier medida anticolonialista y su conductor fue: José Gervasio Artigas.
  • Las fuerzas de Artigas y Buenos Aires inicialmente pelearon unidas contra los realista, hasta que lograron sitiar Montevideo.
  • Los portugueses (cuya soberana era la hermana de Fernando VII, la princesa Carlota) decidieron entrar en el conflicto.
  • Ante tal medida y debido a la superioridad portuguesa el gobierno porteño acordó con Elío  para que detenga a esta tropas a cambio de levantar el sitio a Montevideo.
  • Los criollos uruguayos comandados por Artigas decidieron continuar por la lucha de su independencia y se retiraron de Montevideo hacia Entre Ríos, dejando totalmente despoblada la ciudad (el famoso éxodo de los orientales).
  • Artigas tenía un proyecto de organización federal de gobierno que implicaba el corte total de los vínculos con España, y establecer un pacto de unión entre todas las provincias del virreinato. Aunque cada provincia debía tener autonomía política.
  • Esta posición tan radical(parecida a la de los «morenistas») de este líder hizo que las autoridades porteñas que aún seguían jurando fidelidad a la corona española lo consideraran un traidor y enemigo de la política lanzada por el gobierno.
  • Artigas tenía mucho poder sobre los sectores más humildes y desprotegidos de las provincias de Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos, (también en Córdoba) por lo tanto la lucha continuó a nivel civil, es decir, tratando ahora de vencer a este caudillo oriental que podía desviar las ideas originales del plan acordado por las nuevas autoridades. Artigas fue designado por los criollos uruguayos como el «Protector de los Pueblos Libres«.
  • Un importante desempeño naval tuvo la flota comandada por  Guillermo Brown, un marino irlandés al servicio de la armada revolucionaria.

 Dificultad Para Lograr El Equilibrio Político:

Lograr la unidad política fue un proceso lento porque se vio matizada por diferentes conflictos, a saber:

  • Conflictos internos en la misma Junta entre morenistas y saavedristas.
  • Las expediciones militares, que en su mayoría fueron un fracaso.
  • El enfrentamiento con la Banda Oriental grupo comandado por Artigas, que tenía un plan para la organización política de las Provincias Unidas muy distinto al de las autoridades locales.
  • Faltaron acuerdos mínimos entre las provincias y ciudades definiendo cual sería la naturaleza del estado y como se gobernarían las provincias.

 Parecía que no existía un rumbo fijo hacia donde  apuntase la nueva organización de este territorio y consecuentemente el futuro podía ser peor al de la etapa colonial.

 En Diciembre de 1810:

  • Se forma la Junta Grande que reemplazó a la Primera Junta al integrarse los diputados de las provincias.
  • Los nuevos diputados orientados por Deán Funes actuaron en alianza con Saavedra.
  • Habiendo mayoría de saavedristas en esta nueva junta comenzaron una serie de conflictos contra los morenistas, (que ahora estaba organizados bajo el nombre Club Marco)
  • Se exigió la expatriación de los integrantes de este Club.
  • Pero los desastre de Huaqui debilitaron el poder de Saavedra, y los morenistas pudieron recuperar algo de su poder.

En Septiembre de 1811:

  • Debido a la difícil situación que pasaba el gobierno en las guerras contra los realista, se decidió concentrar el poder en un Triunvirato.
  • Estaba integrado por: Juan José Paso, Manuel de Sarratea y Feliciano Chiclana. Uno de los secretarios fue Bernardino Rivadavia.
  • La Junta Grande se disolvió y los diputados formaron una junta conservadora de los derechos de Fernando VII para controlar el Triunvirato.
  • Este Triunvirato disolvió las juntas en las ciudades subordinadas, que la Junta Grande había creado meses atrás, recortándoles principios básicos de su autonomía.
  • En 1812 habían llegado al país desde Europa, los militares San Martín y Alvear, dos patriotas que se agruparon en la Logia Lautaro, una organización secreta formada para apresurar los pasos de la independencia en las colonias  en América.
  • También existía la Sociedad Patriótica creada con el mismo espíritu que la anterior, donde se encontraban ahora nucleados los morenistas.
  • Estas logias presionaron al Cabildo para que renueve el Triunvirato que ahora estuvo integrado por Juan José Paso, Nicolás Rodríguez y Alvarez Jonte.
  • Este triunvirato convocó a una Asamblea General Constituyente en Enero de 1813

 Esta Asamblea:

  • Se proclamó soberana y adoptó una serie de símbolos patrios. Como la bandera creada por Belgrano, la escarapela y un escudo.
  • Dio el nombre de Provincias Unidas a este territorio.
  • Se autorizó una canción como el Himno Nacional.
  • Dispuso el 25 de Mayo fiesta cívica
  • Eliminó el nombre de los reyes de España en los títulos y documentos públicos.
  • Eliminó los títulos de nobleza.
  • Eliminó el impuesto a los indios
  • Abolió la esclavitud y quemó públicamente los elementos de tortura. Se declaró libres a los negros

 Uno de los objetivos de esta Asamblea era la de establecer una Constitución para la organización de las Provincias Unidas, pero este no pudo ser cumplido. Además seguía latente la posibilidad de la restauración de la monarquía española.

También fueron rechazados los diputados enviados por Artigas, que tenían expresas órdenes de proponer y defender las ideas de este líder oriental. Básicamente  sus ideas fueron:

  • Un confederación de provincias unidas por una Constitución nacional.
  • Autonomía de cada provincia para gobernarse.
  • Separación de los tres poderes.
  • Libertad civil de todos los habitantes.
  • Libertad religiosa.
  • Igualdad y seguridad de todos los ciudadanos.
  • El gobierno nacional que tenga cede fuera de Buenos Aires.
  • Apertura de los puertos de Maldonado y Colonia para el comercio internacional.

 Este rechazo produjo la ruptura de las relaciones con Artigas que día a día tomaba más poder sobre las provincias del litoral, desprendidas de la influencia de Buenos Aires, que lo designaron Protector de los Pueblos Libres.

 La Asamblea disolvió en Triunvirato y concentró el poder en una sola persona, llamando a este sistema: Directorio, y el primer directos fue Gervasio Antonio Posadas.

 Fueron cinco los Directores:

1-       Gervasio A. Posadas                        1814-1815

2-       Carlos Alvear                                  1815 (casi 4 meses)

3-       Ignacio Álvarez Thómas                   1815-1816

4-       Juan Martín de Pueyrredón                 1816-1819

5-       José Rondeau.                               1819-1820

Situación A Partir de 1815:

  • Napoleón fue vencido y los países europeos unidos a través de la Santa Alianza intentan recuperar el orden monárquico anterior a la Revolución Francesa.
  • Todas las expediciones a los territorios limítrofes fueron un fracaso total.
  • Las divisiones internas entre los mismos revolucionarios.
  • En varios puntos de América, como Venezuela, México y Chile los patriotas fueron vencidos por los españoles, recuperando el orden tradicional.

Frente a tan compleja situación el gobierno rioplatense comenzó a buscar una salida política en Europa, que permitiera conservar la autonomía y evitar la represalia española. Para tal fin fueron propuesto Manuel Belgrano, Bernardino Rivadavia, Manuel de Sarratea.

Siendo Director Alvear, envió a la embajada Británica en Brasil, a su ministro Manuel José García para que proponga un protectorado inglés en esta región, sosteniendo que… «Las Provincias Unidas estaban dispuestas a aceptar y obedecer las leyes de su gobierno y a vivir bajo su poderoso influjo, sin condición alguna«.

 Esta actitud fue tomada como una traición a la Patria y generó un mayor conflicto interno entre las milicias, que cuando se les ordenó ,bajo el mando de Alvarez Thomas, reprimir a Artigas se sublevaron en Fontezuelas. Ante tal difícil situación Alvear tuvo que renunciar y la Asamblea de 1813 fue disuelta.

Se sumó a esto, la triste derrota de Rondeau en Sipe-Sipe, en el Alto Perú.

 Todos estos problemas obligaron a convocar a un nuevo Congreso Constituyente, para afrontar esta grave realidad. La elite política porteña quiso acercarse al interior para pedir su apoyo y aceptó como cede del Congreso la ciudad de Tucumán, como muestra de fidelidad y unión.

En Marzo de 1816 comenzó a sesionar y restituyó el Directorio, nombrando a Martín de Pueyrredón como flamante Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

 Paralelamente San Martín estaba formando un gran ejército para cruzar los andes y libertar a Chile y Perú. Este general montó un campamento llamado El Plumerillo (cerca de Mendoza) donde formó su ejército que más tarde cruzaría los andes. Recibió un importante apoyo del Director Martín de Pueyrredón para su campaña libertadora.(Ver: Declaración de la Independencia en 1816)

 Guerra Por La Independencia:

  • Como San Martín vió que era inútil seguir luchando en el norte contra los realista, aconsejó optar por una lucha ofensiva, es decir, tratar de controlar cualquier ataque español evitando que el avance hacia en interior. Estuvo a cargo de esta misión el General Guemes.
  • En este la resistencia a los portugueses fue asumida por los soldados de Artigas.
  • En 1817 San Martín inicia una guerra contra los españoles desde Chile.
  • Su plan se denominó: Plan Continental.
  • Debía liberar a Chile, cruzando los andes, y desde allí por barco se dirigiría hasta el Perú donde también los libertaría.
  • En Mendoza armó su ejército con el apoyo de toda la ciudadanía. Estando Martín de Pueyrredón en el Directorio obtuvo gran ayuda y colaboración. Les fue enviado dinero, armas , ponchos, frazadas, hombres negros (esclavos), etc.
  • En enero de 1817 comenzó la travesía con un ejército de 5000 soldados y unos 10.000 animales entre caballos y mulas. Cruzó la cordillera por el paso de los Patos y Uspallata. Las tropas estaban a cargo de: Soler, O’Higgins, San Martín y Las Heras.
  • Otras tropas menores (unos 800 soldados) cruzaron los andes por otros pasos, para tratar de confundir al enemigo.
  • Al llegar a Chile tuvo una importante victoria, la de Chacabuco, que le permitió entrar en Santiago, allí O’Higgins fue nombrado Director de Chile.(San Martín rehusó anteriormente el mismo cargo).
  • Luego fue derrotado por los realistas en cancha Rayada para más tarde derrotar finalmente al enemigo en la batalla de Maipú.
  • Con el apoyo de O’Higgins armó una flota naval con barcos ingleses y con la jefatura de militares irlandeses como Cochrane.
  • En junio de 1820 partió hacia Perú, desde Valparaíso con 4500 hombres y 14 barcos y 8 naves de guerra,  y en 1821 San Martín proclamó la independencia del Perú, donde fue nombrado Protector. San Martín creó su bandera.
  • En 1822 renuncia a su cargo de Protector, y regresa a Chile. Permanece allí 3 meses para restablecer su salud y pasó a Mendoza, donde es informado de la muerte de su esposa en Buenos Aires.
  • Como la situación del país era bastante grave, y los caudillos provinciales iban tomando día a día mayor poder, San Martín decide alejarse de la patria.
  • Se radicó con su hija Merceditas en Francia, y permaneció allí hasta su muerte, el 17 de agosto de 1850. Treinta años más tarde sus restos fueron repatriados por el gobierno argentino y depositados en el mausoleo de  la Catedral de Bs.As.

Costo de la Guerra:

  • Se impusieron fuertes cargas impositivas a la comunidad.
  • Se confiscaron bienes, sobre todos de los habitantes extranjeros (peninsulares , no así a los ingleses).
  • Se les incautó a los extranjeros todos aquellos bienes que no quisieron vender.
  • Se le aplicó impuestos mayores al comercio exterior como la importación y la exportación. Por su puesto todos estos impuestos después recaían sobre los consumidores.
  • Como todos estas medidas no pudieron solventar los gastos se recurrió a empréstitos forzosos. El gobierno entregaba un documento de pago por el préstamo exigido , más los intereses. Este documento era parte de la deuda pública que el estado comenzaba a crear. Aquellos que no podían esperar la devolución vendieron este documentos a grandes comerciantes (ingleses) por un valor inferior al nominal.
  • De esta manera los ingleses se transformaron en acreedores del estado y fueron tomando cierto poder económico y político.
  • Además los ingleses descontaban este documento de los impuestos que debían pagar por la exportación o importación de productos.
  • De todas maneras el estado no pudo enfrentar todas sus exigencias económicas generó un descontento popular. Sobre todo en las milicias que no cobraban sus sueldos, aunque si la oficialidad.
  • Se trató de aumentar aún más los impuestos del comercio exterior pero consecuentemente el contrabando también aumentó, por lo tanto se debió volver para atrás con la medida.
  • Más tarde se reiteró las contribuciones forzosas a los extranjeros, que llegaron a conformar un 11% de la totalidad de los ingresos.
  • Hubo también algunos aportes voluntarios.

Cambios en la Economía Regional y en la Sociedad:

  • La sociedad se encontraba desmoralizada por la gran presión impositiva impuesta por el gobierno.
  • El reclutamiento de hombres al ejército hizo que la familia se segregara.
  • Faltó mano de obra para las actividades productivas
  • Los campesino perdían su ganado o cosecha debido al robo generalizado de los soldados en campaña, sobretodo en la zona del Litoral.
  • En la batalla de Sipe-Sipe, Potosí quedó en manos españolas, y ya el envió de plata a España dejó de hacerse  desde Buenos Aires.
  • Se cortó el lazo comercial entre Potosí (motor económico) y Buenos Aires. Consecuentemente las ciudades como Córdoba, Tucumán y Santiago perdieron el papel de centros de abastecimiento a la ciudad boliviana.
  • Buenos Aires (gracias a su puerto) trató de compensar la pérdida de los ingresos por la exportación de  plata del Potosí, por la exportación de productos ganaderos como: el cuero y la carne salada (tajaso). Esto generó un verdadero cambio en la economía regional, de las próximas décadas del Río de la Plata.
  • El comercio exterior pasó casi en su totalidad a los grandes hacendados y comerciantes ingleses quienes eran los que poseían el dinero y los contactos para su actividad comercial. Algunos llegaron a tener sus propios barcos ultramarinos de carga.
  • Los productores del interior no podían competir con sus producciones (textiles, vinos, aguardiente, azúcar, artículos de cuero y barro) porque los importados eran muchos más baratos. Los fletes internos eran muy costosos. Todos estos comerciantes se empobrecieron en corto plazo.

 En pocas palabras, los criollos y peninsulares sufrieron una importante crisis financiera, mientras que los únicos beneficiados fueron los comerciantes ingleses (siempre protegidos) , más algunos  ganaderos, y que consecuentemente fueron tomando mayor poder político y económico .

Reformas Borbonicas en América Causas y Consecuencias

Reformas Borbónicas en América
Causas y Consecuencias

Capítulo 2: Reformas Borbónicas en el Virreinato:

En 1700 muere Carlos II de Habsburgo, comienza la Guerra de Sucesión en Europa, entre los Habsburgo y los Borbones de Francia. Finaliza con la paz de Utrecht en 1713.

  • Los Habsburgo recibieron los Países Bajos, Cerdeña, Milán y Nápoles.
  • Inglaterra (aliada desde un primer momento de los primeros) obtuvo algunas posesiones en Europa y América. Además obtuvo el privilegio del comercio de esclavos en el virreinato durante 30 años, más la posibilidad de ingresar un barco anualmente con 500t. de mercancías para comerciar con las colonias.
  • Los Borbones consiguieron la corona de España y su imperio de ultramar.(Rey Carlos III de España)

Rey Carlo III de España, Reformas BorbónicasLa nueva dinastía decidió aplicar una serie de medidas para revertir la decadencia del imperio español y por lo tanto aplicaron algunas reformas políticas, militares y eclesiásticas.

La principal preocupación del grupo de ministros encargados de la recuperación del país, fue el progreso económico de las colonias y el país.

  • Se promovió y protegió la industria manufacturera dentro de España.
  • Se desarrolló la marina de guerra, con nuevos barcos y armas.
  • Se aprovisionó y reorganizó el ejército.
  • Se fomentó la agricultura, producto de las nuevas ideas francesa sobre la fisiocracia. También se incentivó la actividad ganadera.
  • Se crearon nuevos monopolios, como por ejemplo el del tabaco.(se fijaba una zona de plantación de tabaco, y se obligaba a los cultivadores a venderlos solamente a España)
  • Se aumentó la presión sobre los tributos exigidos a los indígenas.
  • Se aumentó la explotación y exportación de productos coloniales tales como el azúcar de Cuba, el cacao de Venezuela , la plata extraída del Potosí y el cuero del Río de la Plata.
  • Se separaron dos territorios dentro del virreinato del Perú, uno llamado virreinato Río de la Plata, con 8 intendencias internas con capital en Buenos Aires; y otro llamado virreinato de Nueva Granada. La intención de esta medida era la de asegurar un mejor dominio y defensa de esta zona austral, contra las potencias extranjeras, como Inglaterra y Portugal, que amenazaban con el contrabando de diversas mercancías. Se creó el primer consulado para el fomento del comercio colonial. El primer cónsul fue el abogado Manuel Belgrano.
  • Se ampliaron a 24 la cantidad de puertos abiertos al comercio con la metrópoli que hasta ese entonces eran sólo dos. La intención era conseguir una relación comercial más fluida con las colonias, de tal manera que el comercio ilegal disminuyera.

COMO LLEGARON LOS BORBONES AL TRONO

los borbones reformas

Resultados y Consecuencias de la Reforma:

  • Descontento de una gran parte de la población como los criollos y mestizos debido a la gran presión tributaria.
  • Conflictos internos en las colonias porque los criollos seguían sin poder acceder a cargos administrativos y de gobierno.
  • Las colonias seguían desabastecidas porque las potencias extranjeras dominaban los mares y asaltaban los barcos españoles.
  • España consciente de la imposibilidad de abastecer las colonias permite el ingreso de mercadería desde otra procedencia distinta de la metrópolis. Esto mostraba cierto grado de debilidad de la potencia española sobre sus colonias.
  • Aumento importante de los ingresos fiscales para la colonia.
  • Mejoramiento del ejército español. Se recuperó la Colonia de Sacramento en manos de los portugueses (otro centro de contrabando comercial).
  • Había evidencias del debilitamiento en el control metrópolis – colonias, por lo tanto las potencias veían una buena oportunidad para ampliar su comercio ultramarino.

Para contrarrestar estos conflictos España trata de dominar la situación por medio de la fuerza a través de sus ejército, con la intención de someter a todas las instituciones que ofrecen resistencia a la reforma imperial, y una de ellas fue la iglesia. Como muestra de esta medida, se tiene la expulsión de las misiones jesuíticas de toda la América española en 1767.

Contexto Internacional:

  • Desde la instalación de los Borbones en el trono español, España estuvo aliada a Francia por lazos familiares.
  • Ambos países se unieron para competir con Inglaterra.
  • Napoleón inicia una lucha territorial en todo Europa tratando de conseguir el control comercial del continente y de sus colonias.
  • Inglaterra también tenía las mismas intenciones monopólicas.
  • Ambas potencias se encuentran en 1805 en la batalla de Trafalgar, donde los ingleses tiene una importante victoria frente a los españoles, quedando dueños únicos de los mares.
  • Inglaterra bloquea todos los puertos de Europa que quieran comerciar con Francia.
  • Napoleón responde con un bloqueo a la isla anglosajona, quedando ésta aislada.
  • Portugal, antigua aliada de Inglaterra trata de auxiliar a los ingleses. Napoleón pide a la corona de España para pasar por su país y poder atacar a los portugueses.
  • En 1808, estando las fuerzas de Francia dentro de España, estas se vuelven contra la corona española y toma cautivo al rey Carlos IV. Aquí comienza la crisis colonial y el movimiento de independencia de los territorios del Río de la Plata.

Otros Movimientos Importantes Simultáneos:

Existieron varios conflictos dentro y fuera de Europa que crearon una visión mas clara de las formas tradicionales de gobierno, poniendo en duda la legitimidad de las monarquías.

1776 Las colonias de América del Norte se emancipan de Inglaterra, mostrándole a otras colonias que la gran potencia inglesa también tenía fisuras y debilidades para controlar y someter sus otros asentamientos.

1780 En Perú los indígenas y mestizos se sublevan contra la Corona, comandados por Tupac Amaruc. Reclamaron contra la total explotación en los régimen de mita y encomienda. Este conflicto ganó total adhesión de miles de indígenas de no soportaban el sistema. La rebelión fue sofocada y el cuerpo de Tupac Amaruc fue descuartizado y sus partes diseminadas por varias plazas de la región.

1789 Estalla en Francia la Revolución Francesa, el gran triunfo de la burguesía sobre un sistema opresor y totalitario como era la monarquía de Luis XVI. Se difunden nuevas ideas sobre la libertad, igualdad y fraternidad de los pueblos, cuyos promotores habían sido los hombres de la ilustración francesa.

1791 Se sublevan los esclavos negros de la colonia francesa de Santo Domingo. Luego de años de lucha en 1804 se independizan formando el estado de Haití, el primer país negro en América.

1808 La monarquía de Carlos IV de España permite el paso de los ejércitos de Napoleón por su territorio para atacar a Portugal. Esta actitud hace que el pueblo español se rebele contra la Corona y obligue a abdicar al rey colocando a su hijo Fernando VII en el trono de España.

1809 En Chuquisaca estalló un movimiento revolucionario, que más tarde se extendió hasta La Paz, y adquirió matices netamente antipeninsulares, antimonárquicos e independentistas. Esta oposición fue revertida por la acción en conjunto de Cisneros y el virrey del Perú.

Las Invasiones Inglesas Al Río de la Plata

1806 Primera Invasión Inglesa: La Reconquista

Sobremonte es virrey. El gobernador de Montevideo avisa del peligro inminente, pero el virrey convencido de que los buques de gran calado no podrían llegar a Bs.As., se limitó a enviar sólo 300 milicianos a Montevideo, sin proteger adecuadamente la ciudad de Bs.As.

Santiago de Liniers no pudo defender la ciudad, y Beresford la toma sin grandes esfuerzos. Ante la gravedad de la situación el virrey Sobremonte y otros funcionarios huyen hacia Córdoba. Los ingleses se instalaron en el fuerte local, enarbolando la bandera inglesa.

Más tarde Liniers,(un oficial francés al servicio de la corona española) organiza la reconquista, con la ayuda de Martín de Pueyrredón. Luego de vencidos los ingleses, Liniers es proclamado como nuevo virrey, pidiendo que Sobremonte no regrese a la ciudad, ya que se había resuelto privarlo de todo mando militar y administrativo.

1807 Segunda Invasión Inglesa: La Defensa

Los ingleses a fines de 1806 recibieron un importante refuerzo y atacaron Montevideo, al mando del general Whitelocke, dominando a los españoles.

En junio 1807 entraron a la ciudad, pero el pueblo al mando del alcalde Martín de Alzaga, junto a la milicia (que había sido vencida dos veces pocos días antes), se prepararon para ofrecer una enconada resistencia, porque no estaban dispuestos a ser avasallados. Dos meses después los ingleses debieron abandonar el Río de la Plata. Estos triunfos abrieron el camino a los criollos para comenzar a pensar seriamente en la emancipación de España.

Consecuencias:

  • Dejó a las claras que las tropas metropolitanas eran incapaces de defender las colonias.
  • Hubo un resentimiento popular en repudio a la actitud de los funcionarios de gobierno que habían escapado del ataque inglés.
  • Creció un espíritu guerrero en la gente (criollos) que habían colaborado en la defensa de la ciudad. Como así también crecieron ideas de unión y fraternidad entre los ciudadanos porteños.
  • Se gestaron ideas revolucionarias de independencia de España.
  • Se creó una nutrido ejército formado por criollos para la defensa local.
  • El gobierno seguía en manos de los peninsulares, que eran los grandes comerciantes monopolistas y los criollos seguían sin poder acceder a estos cargos.