La Seda La Bicicleta

Historia de la Familia Rockefeller Clan del Petroleo Dinastia

Historia de la Familia Rockefeller Clan del Petroleo

JOHN D. ROCKEFELLER E HIJOS
El Clan Rockefeller ha sido uno de los ejes más rutilantes de la economía y la política de los Estados Unidos. Los
que en el siglo pasado fueron brillantes ganadores de dinero, en el siglo 20 se caracterizaron por ser los más brillantes gastadores: Compraron los sueños más caros de la historia.

Historia de la Familia RockefellerCuando John D. era un muchacho, solía invitar a una chica de su edad para que salieran a divertirse. Pero la madre de la chica, con muy buen ojo, le prohibió a su hija seguir frecuentando a John D. porque «es de esos tipos sin porvenir». No se sabe como continuó la historia pero es fácil de imaginarla.

John D. Rockefeller nació el 8 de julio de 1839 y sólo le faltaron 3 años para alcanzar a vivir un siglo, pues murió a los 97 años de edad. Esto es algo que los hombres logran a razón de uno en un millón.

Pero sólo uno en 30 millones llegan a los 97 años de edad sin tener un diente postizo en su boca y John D. no los tenía.

Siendo muy niño, su familia se mudó a la localidad de Cleveland y allí el muchacho alcanzó a ir como recolector de papas en las vacaciones, por lo cual le pagaban 4 centavos la hora. Su madre le pagaba un dólar para que le ayudara a criar pavos y para recuerdo de su infancia, cuando ya era un millonario, siempre tenía un criadero de pavos en su finca.

Luego, ya adolescente, se empleó en una granja donde le pagaban 37 centavos por día. Allí John D. tuvo una experiencia que le marcó para el resto de su vida. Juntando centavo a centavo logró reunir 50 dólares, y un día, su patrón le preguntó, medio en serio, medio en broma:

-¿No tendrás por casualidad 50 dólares, John D., que pudieses prestarme?
John D. lo pensó un poco y le dijo:
-Esa cantidad es exactamente lo que tengo, señor.
-Pues, en ese caso, yo te pagaría los mismos intereses que le pago al Banco, 7%, y yo te voy a estar muy agradecido. Sólo los necesito hasta levantar la nueva cosecha.

De ese modo. John D. se enteró que es posible ganar dinero legal sin tener que doblar el lomo sobre los campos, y fue una anécdota que no olvidó jamás.

Terminados sus estudios básicos, John D. no quiso saber nada de Universidad. Ingresó a una buena Escuela de Comercio y después de unos meses de estudio, sus profesores dijeron que estaba en condiciones de emplearse.
Y le ayudaron a entrar como empleado subalterno en una firma de comisionista, donde muy pronto prosperó, se convirtió en cajero y más tarde en contador. En ese tiempo y durante el resto de su vida, John D. siempre estuvo interesado en los asuntos de la Iglesia, de manera que los domingos los pasaba enseñando doctrina en la Iglesia de la localidad. Nunca aprendió a bailar ni tampoco se aficionó a la bebida.

En 1859, cuando tenía 20 años, formó una firma comisionista junto con su amigo Maurice B. Clarck, pero el dinero que ganaba no lo invertían en préstamos, que era una forma muy lenta de ganar dinero. John D. tenía olfato para los negocios rápidos y decidieron meterse en el negocio del petróleo. Corría el año 1862 y había campo para todos.
En 1866, la sociedad fue ampliada. Se incorporó el hermano menor, William Rockefeller y Samuel Andrews, y la firma se llamó William Rockefeller and Company. Los diversos intereses que ya tenía al año siguiente, hicieron que se formara otra firma, Rockefeller, Andrews and Fleger, con Henry m. Flager como socio general y S.V. Harkness como socio para casos especiales.

En 1870, la empresa se convirtió en una corporación, con el nombre de Standard Oil Campany of Ohio, a la cual ingresaron otros socios que aportaron 1 millón de dólares.

Es decir, en poco más de 10 años, el joven John D. se había convertido en un hombre de negocios que ya manejaba millones. Una carrera verdaderamente meteórica que sólo pudo darse en esos tiempos.

Por el año 1873, casi todas las empresas que retinaban petróleo se habían unido a la Standard Oil, cuyo capital ya había aumentado a 3 y medio millones de dólares. La nueva empresa tuvo que designar personas de confianza (socios también) que se ocuparan de manejar las propiedades que no era posible incorporar a la Standard Oil Company of Ohio, pero en 1882, todas estas propiedades fueron combinadas en una gigantesca Standard Oil Trust, que fue disuelta diez años más tarde para formar la Standard Oil Company of New Jersey, la cual también tuvo que cesar en sus funciones en 1911 debido a que la Comisión Antitrust de los Estados Unidos la consideró monopólica.

En ese momento, se estimó que la Standard Oil Company era dueña de las tres cuartas partes del petróleo de los estados. Para mucha gente se había convertido en el símbolo de la superconcentración del poder comercial norteamericano.

John D. se retiró de los negocios alrededor del año 1896, pero retuvo el título de Presidente de la Standard Oil Company hasta que fue disuelta en 1911. El resto de su vida (vivió hasta 1937) lo dedicó a la filantropía y la lista de sus obras es realmente enorme y emocionante.

Desde mucho antes de que fuese un gran millonario, John D. donaba gran parte de lo que ganaba, pero de manera desordenada. De modo que en 1901 fundó el Rockefeller Institute for Medical Research. Al año siguiente, 1902, fundó la General Education Board, y en 1913 creó la Rockefeller Fundation y la Laura Spellman Rockefeller Memorial, que más tarde se fusionó con la Fundación Rockefeller, en 1918. La obra que dejó es inmensa.

La vida de John Davison Rockefeller, mejor conocido como John D. se ha prestado para toda clase de fabulaciones. Las leyendas que circulan sobre su fortuna y cómo la hizo llena anaqueles enteros en las bibliotecas públicas. Aquí hemos presentado hechos escuetos, muchos de los cuales estuvieron revestidos de leyenda, pero dejamos la leyenda afuera, ya que la propia larga vida de este hombre es una leyenda en sí.

John Davison Jr.: El hijo de John D. y Laura Spellman, John Davison Jr., se graduó de la Universidad de Brown en Historia de la Familia Rockefeller1897 y se incorporó al trabajo en las oficinas de su padre en Nueva York. Allí colaboró con su padre en la creación del Rockefeller Instituye for Medical Research y el Laura Spellman Rockefeller Memorial.

Casi toda su vida estuvo dedicada a las labores de filantropía y de las acciones cívicas de su familia, y muy en especial aquellas que estaban dedicadas a mejorar el bienestar de los seres humanos, a elevar la fe de los hombres en el terreno internacional y el conocimiento y la comprensión interraciales.

En 1923, John D. Jr., creó el International Education Board, que funcionó hasta 1937 en particular en el campo de las ciencias naturales, las ciencias humanas y la agricultura. En esa fecha, 1937, se agotaron los fondos propios y la fuente de ingresos que recibía, y el Estatuto de la institución lo tenía previsto de este modo.

Una de las mayores preocupaciones de John D. Jr., fue la conservación de los recursos naturales, y a ese fin dedicó con generosidad su tiempo y dinero. Entre estas tareas más importantes que emprendió fue la reconstrucción y restauración de la localidad colonial de Williamsburg, a la que aportó más de 60 millones de dólares.

También creó y desarrolló el Rockefeller Center, un centro de entrenamiento y de reuniones comerciales nacionales e internacionales, levantando en el centro mismo de Manhattan, en Nueva York. En diciembre de 1946, donó a las recién creadas Naciones Unidas la suma de 8 y medio millones de dólares para que pudiesen comprar un terreno sobre el cual edificar una sede propia. John D. Rockefeller Jr., junto a su padre, donaron un total aproximado de 750 millones de dólares a fines filantrópicos.

John D. Jr., es autor de The Personal Relation in Industries (1923), un libro en que se revelan sus propias apreciaciones sobre el beneficio que produce en la industria la relación personal con los trabajadores.

Murió el 11 de mayo de 1960 en Tucson, Arizona, dejando una fortuna de 150 millones de dólares. Dejó una familia compuesta por cinco hijos varones, cada uno de los cuales se dedicó a un aspecto distinto de los múltiples intereses en que los Rockefeller tenían dividido su imperio.

John Davison Rockefeller III: El hijo mayor de John D. Jr., nació en Nueva York el 21 de mayo de 1906. En 1929 se graduó en la Universidad de Princeton desde entonces ha estado vinculado a los intereses filantrópicos y financieros de su familia, con la sola excepción de 3 años, durante los cuales sirvió en la Marina en los años de la Segunda Guerra Mundial.

Desde 1932 forma parte del Directorio de la Rockefeller Foundation y a partir de 1952, ha sido su presidente. Se trata de la fundación creada por su abuelo. Simultáneamente ha servido también en otras instituciones filantrópicas dejadas por su abuelo.

Con el fin de familiarizarse a fondo con las condiciones sociales y económicas internacionales, John D. III ha viajado mucho, en especial en el Lejano Oriente. En Enero de 1951 se le nombró en la Comisión de Paz para el Japón que dirigía John Foster Dulles Cuando se citó, ese mismo año, a la Conferencia de Paz de San Francisco, nuevamente sirvió como Consejero a la delegación de Estados Unidos.

Desde aquel tiempo, John D. III ha estado muy interesado en unir pacíficamente a los pueblos asiáticos, y con esa finalidad él mismo ha invitado a conferencias y simposios, poniendo todo de su parte para lograr el mejor objetivo.

Desde que se creó el Lincoln Center para la Presentación y Representación de obras de arte en 1956, John D. III ha estado vinculado a este proyecto, cuidado de todos los detalles desde la construcción misma del edificio. Este Centro tenía un presupuesto estimado de 75 millones de dólares, y los fondos necesarios para funcionar simultáneamente en sus diferentes aspectos durante todo el año.

Nelson Aldrich Rockefeller: El segundo hijo de John D. Jr. nació el 8 de julio de 1908, y su carrera comercialHistoria de la Familia Rockefellercomenzó apenas se graduó de la Dartmouth College en 1930, a la que siguió un aprendizaje en el negocio bancario en Nueva York, París y Londres. A comienzo de los años 30 Nelson A. se desempeñó como el Agente de Alquileres del Rockefeller Certer, pasando luego a escalar posiciones hasta llegar a ser Presidente del Centro.

La muy variada carrera de Nelson A. le ha llevado a desempeñarse como Director del Museo de Arte Moderno de Nueva York. En 1954, fundó el Museo de Arte Primitivo de Nueva York, que se ha convertido en uno de los más importantes del mundo en su especialidad.

Al mismo tiempo, a comienzo de los años 40, Nelson A. se desempeñó, como Coordinador de los Asuntos Interamericanos y, poco más larde, como Secretario Adjunto para los asuntos panamericanos.

Bajo el Gobierno del Presidente Truman, Nelson A. fue designado para encabezar el International Development Advisory Board y en 1952, el Presidente Eisenhower lo designó presidente del Comité Presidencial para la Organización del Gobierno.

Como parte de una recomendación de este Comité, se creó entonces el Departamento de Salud, Educación y Bienestar. Como consecuencia de este hecho, Nelson A. fue designado subsecretario de dicho Departamento. Durante el gobierno de Eisenhower, Nelson A. Rockefeller se desempeñó también como consejero especial del Presidente sobre Asuntos Internacionales.

En noviembre de 1958, Nelson A. Rockefeller fue elegido Gobernador de Nueva York por la lista del Partido Republicano con una votación enorme. Esto ocurrió en un año que en todos los demás aspectos fue un año de victoria de los Demócratas. El éxito de Nelson A. en el Estado de Nueva York fue tal que inmediatamente se vio en él al candidato presidencial para las elecciones de 1960.

La campaña se anunció en forma amplia en diciembre de 1959, pero luego de unas pruebas en pequeñas giras, Nelson A. anunció que no sería un candidato activo, sino que su intención era anunciar las bases de un programa republicano que se basaba en un ritmo mayor de crecimiento económico, mayores gastos en defensa y políticas económicas domésticas más liberales. Justo antes del lanzamiento de la campaña de Richard M. Nixon, éste se reunió con Nelson A. Rockefeller y acordaron una plataforma de lucha por la presidencia que se basaba, en lo fundamental, en las recomendaciones de Nelson A. Rockefeller.

En 1962 Rockefeller fue reelegido Gobernador de Nueva York por un amplio margen de votos. Entre tanto, con la derrota de Nixon en la campaña de 1960, en cierta forma se consideró desaparecida la amenaza de éste para una campaña futura, mientras como Gobernador continuara ganando adeptos y experiencia administrativa.

Pero cuando ya se creía haber despejado el camino para la nominación de 1964, surgió la figura de Barry M. Goldwater. Esto y las peripecias políticas que continuaron, hicieron que Nelson A. Rockefeller abandonara sus pretensiones presidenciales.

Había una serie de cosas de las intimidades políticas de su país que el joven millonario no podía conocer, por mucho que se hubiese empeñado en labores administrativas a nivel ejecutivo.

Estos eran los secretos del interior del Partido, en los que Nelson A. ni siquiera quiso verse involucrado. Por consiguiente continuó con sus actividades filantrópicas ayudando en la política de su patria cuando se le llamaba para alguna tarea concreta.

Laurance Spelman Rockefeller: El tercer hijo de John D. Jr. nació en 1910 y se graduó en la Universidad de Princeton muy jovencito, en 1932. Sus actividades se concentran en el campo de la aeronáutica y en la conservación de los suelos y de los recursos naturales.

Laurence Rockefeller es fideicomisario y presidente de la Jackson Hole Preserve, Inc., una organización creada por su padre para ayudar a conservar áreas naturales de atracción pintoresca por sus paisajes y convertirlas en áreas de uso público.

La preservación de grandes porciones del campo de Jackson Hole, en el noroeste de Wyoming ha sido uno de los objetivos principales de la Corporación.

Con fondos proporcionados por el propio Laurance Rockefeller, la Corporación compró tierras en St. John, en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, donde el gobierno les dio unos 5 mil acres adicionales.

Esta isla fue convertida en el vigésimo noveno Parque Nacional por el Gobierno en 1956, gracias a la dedicación y experticia de Laurence Rockefeller.

En 1942 Laurence se enroló en la Marina, en la cual sirvió hasta 1945. La mayor parte de su servicio durante la guerra lo realizó en el Bureau de Aeronáutica, División de Producción, debiendo resolver los problemas de la producción aeronáutica para la Marina en la Costa Oeste.

Winthrop Rockefeller: El cuarto hijo de John D. Rockefeller Jr. nació en 1912, y su primera experiencia con el imperio de sus padres fue servir tres años de adiestramiento en un campo petrolífero en Kansas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Winthrop Rockefeller combatió en la invasión de la isla Guam, en Leyte y en Okinawa, en la cual fue herido. Después de un período de rehabilitación, a pedido del Secretario de la Guerra, Robert P. Patterson, realizó una encuesta y un muestreo de los problemas de los veteranos de la guerra. Fue separado del Servicio recién en 1946, con el rango de teniente coronel.

Entre los mayores intereses de Winthrop Rockefeller está la aldea colonial de Williamsburg Inc., ya mencionada más arriba, y de la cual él es Presidente del Directorio, y luego hay que mencionar la National Urban League, una organización que se ocupa de los derechos de la población negra, de la cual Winthrop es fideicomisario.

A partir de 1953, ha dedicado mucho de su tiempo al desarrollo del rancho «Winrock», un rancho ganadero de su propiedad de más de 5 mil acres en el Estado de Arkansas, como una forma de demostrar diferentes maneras de restaurar la productividad en una tierra erosionada y semi abandonada. «Winrock» se dedica fundamentalmente al desarrollo de la variedad de vacuno Santa Gertudris.

David Rockefeller: El quinto y último hijo de John D. Jr. nació en 1915.
Muy jovencito se graduó de la Universidad de Harvard. Pero continuó estudiando y estudió en la London School of Economics, una de las escuelas de mayor reputación mundial en el terreno de la economía. Obtuvo un doctorado finalmente en la Universidad de Chicago en 1940.

David se desempeñó como Secretario del famoso Alcalde de Nueva York, Fiorello H. La Guardia durante un par de años y luego pasó a ocupar el cargo de director asistente de la U.S Office «of Defense Health and Welfare Services.

Durante la Segunda Guerra Mundial se pasó dos años con el Ejército de los Estados Unidos en el Norte de África y en Francia, y sirvió finalmente durante 7 meses el cargo de Agregado Militar de los EE.UU! en París. Fue desmovilizado con el rango de Capitán de Ejército.

A partir de 1946, ha trabajado en las oficinas del Chase Manhattan Bank ocupando diversos cargos hasta que terminó en la vicepresidencia de su Directorio. Pero simultáneamente ocupa cargos de responsabilidad en el Rockefeller Institute for Medical Research, y en 1953 llegó a ser su primer Presidente.

En 1956, David Rockefeller se convirtió en Presidente de un muy ambicioso proyecto habitacional, comercial y urbano para la parte baja de Manhattan que demanda mucha de su atención, y sin que el abandone sus intereses en el Comité Ejecutivo de la Universidad do Harvard.

La familia Rockefeller es un perfecto ejemplo de la actitud de ciertos millonarios norteamericanos que no viven sólo al efecto de coleccionar dinero. Hecha la fortuna por el fundador de la «dinastía», el legendario John D., sus hijos y nietos han podido preocuparse de la política de la nación norteamericana, de las necesidades de su pueblo, de sus minorías negra y otras, sirviendo la Patria cuando ha llegado la hora de hacerlo pero, sobre todo, sirviendo al hombre, al habitat en que este vive y el que dejará a sus descendientes.

El Imperio de Rockefeller en América Latina

Fuente Consultada: HECHO N°37 Sucesos que Estremecen Al Siglo