Landrù

Caso Chessman El Bandido de la Luz Roja Procesos Polemicos Penales

Caso Chessman: El Bandido de la Luz Roja Procesos Polémicos Penales

CONDENADO a muerte en julio de 1948 por los tribunales de California, bajo acusación de 17 delitos de robo, violación y rapto, fue ejecutado en la silla eléctrica de la prisión de San Quintín doce años más tarde, en mayo de 1960. Entre esas dos fechas, Caryl Ghessman, el ajusticiado, de 39 años a la fecha de su muerte, logró un renombre mundial seguramente nunca alcanzado por otro delincuente de su categoría.

Caso Chessman El Bandido de la Luz Roja Procesos Polemicos PenalesLa razón de su fama reside en la lucha tenaz que libró por salvar la vida, primero alegando inocencia y malas prácticas procesales, luego increpando a la sociedad y, por último, protestando contra la inhumanidad de la pena de muerte.

Para llevar a cabo su lucha estudió en la cárcel como jamás lo había hecho en su época de libertad; se hizo experto en Derecho, (hizo él mismo sus alegatos, aprendió francés (y castellano, contrajo matrimonio con su antigua doméstica (para darle apoyo cuando fue abandonada por el marido y escribió cuatro libros, uno de los cuales, «Celda 2455», se convirtió en best seller mundial, otorgándole de la noche a la mañana una fortuna en derechos de autor.

Pocas dudas caben si fue o no Chessman el «Bandido de la luz roja» que asaltaba parejas de enamorados en las playas de Santa Mónica y Malibú, a veces haciéndose pasar por policía.

 Los encandilaba con una linterna de luz roja y enseguida robaba, violaba y raptaba. Fue reconocido por una víctima. Nunca mató. La condena a muerte estuvo basada en la llamada «Ley Lindbergh«, que estableció la pena de muerte para los autores de rapto, a raíz del secuestro y asesinato del pequeño hijo del célebre aviador norteamericano.

La regeneración de Chessman dentro del penal y su éxito literario contribuyeron a dinamizar la opinión mundial, que se pronunció abrumadoramente por la conmutación de la pena.

El diario «Losservatore Romano», vocero del Papa, abogó por ella, junto a muchos intelectuales, políticos y gente de nota. El ejecutivo holandés Q. Swart, presidente de la «Kosmos Ltda.», se dirigió en un gesto desesperado a la Fundación Nobel, poco antes de la ejecución, solicitando que se concediera a Chessman el Premio Nobel de Literatura como recurso para salvarle la vida.

EL PLAZO FATAL Nueve veces se fijó fecha para  ejecución de la sentencia y en ocho oportunidades logró Chessman eludirla. El lunes 2 de mayo ¿s 1960 el juez Louis Goodman Hamo al alcalde Fred Dickson, de la prisión de San Quintín, para suspender por novena vez la ejecución, mientras escuchaba nuevos alegatos de los abogados, pero su llamado llegó tarde. Chessman ya estaba en la cámara de gas.

Por su parte, el agente literario Joseph Longtreth, dio a conocer una carta que Chessman le había dirigido poco antes de la ejecución: —Creo que soy una persona mejor y más madura como consecuencia de la experiencia que he vivido. Ahora que el mundo está más consciente de los pabellones de la muerte y de las cámaras de gases, creo que lo que me ha ocurrido a mí no será en vano. Mi vida (o mi muerte) deberá tener una significación social importante.

La lucha contra la pena de muerte fue, aun independientemente de su propia vida, una preocupación dominante. A su albacea le entregó una declaración, que debía dar a conocer después de su muerte, concebida en estos términos: —Ahora he perdido y todo lo que he podido hacer por la sociedad ha sido reducido a la nada por un acto de venganza.

La pena capital no es un castigo. Cuántas veces he comprendido en estos últimos meses que sería una bendición poner fin a esta lucha torturante, a estos hostigamientos antihumanos. He visto a los pobres, a los abandonados, a los desequilibrados, conducidos a las cámaras de ejecución. Y cada vez he sentido que la sociedad rehuía sus responsabilidades. Las faltas de aquellos infelices eran las de la civilización y la sociedad en lugar de corregirlas, las borra».

Aparte de sus dos hijastros (hijos de la empleada con quien contrajo matrimonio estando ya condenado a muerte), Chessman tenía una hija. Nunca quiso decir dónde estaba ni bajo qué nombre falso vivía. Tal vez ella no sabe que es hija de Chessman.

Caso Evans:Inocente Condenado a Muerte Por Asesinato de su Mujer

Caso Evans: Inocente Condenado a Muerte Por Asesinato de su Mujer

Maté a mi mujer y arrojé  su cadáver al resumidero alcantarillado —dijo John Timothy Evans a los incrédulos policías de una comisaría de Londres el 30 de noviembre de 1949. Confesiones semejantes suelen escucharse con alguna frecuencia.

Evans, condenado y ejecutado inocenteProvienen de mitómanos o dementes que quieren llamar la atención sobre sí. Los policías fueron por rutina a verificar la denuncia a la residencia de Evans, en el N.° 10 de Riliington Place, pero no encontraron nada.

Ante la insistencia de Evans renovaron la búsqueda y en el lavadero del edificio encontraron bajo rumas de leña los cadáveres de la señora Evans y su hijita de apenas 14 meses.

Durante el procedimiento policial y judicial que siguió, Evans hizo diferentes confesiones, en las que tanto se declaraba culpable como alegaba inocencia.

En este último caso, sostenía que el asesino era un tal John Regjnald Christie, que habitaba en la planta baja del mismo edificio del 10, Rillington Place, donde el matrimonio Evans ocupaba el segundo piso.

El proceso contra Evans por asesinato de su esposa e hijita se abrió en Londres el 11 de enero de 1950, pero los cargos, de acuerdo a la ley británica que acepta enjuiciamiento por sólo un delito, se centraron sobre la muerte de la pequeña niña.

El principal testigo de la acusación fue el vecino John Reginald Christie, que a, coro con su esposa declaró que la noche de los hechos (8 al 9 de noviembre de 1949) había escuchado en el piso superior al suyo (ocupado por los Evans) toda clase de ruidos sospechosos.

Desde entonces no había vuelto a divisar a la señora Evans ni a la pequeña.

Su testimonio fue decisivo, aunque la defensa de Evans no sólo lo recusó, sino que lo acusó. Sostuvo que los antecedentes de Christie eran malos (cinco condenas por robo, abuso de confianza, lesiones) y que el mismo Christie —¡y no Evans!— era el asesino.

La acusación triunfó, sin embargo, al convencer al jurado que Christie era un hombre digno de fe, proveniente de una familia honorable, culto (a diferencia del iletrado Evans), ex policía y con servicios honorables durante la guerra.

John Timothy Evans fue declarado culpable y ejecutado en la prisión de Pentonville el 9 de marzo de 1950. Poco antes de morir insistió en que el asesino era Christie.

OTRO CAPITULO Christie continuó viviendo en el edificio de Rillington Place después de la ejecución de Evans, aunque su salud empeoró mucho. Sólo tres años más tarde (20 de marzo de 1953) abandonó el lugar para ir a vivir fuera de Londres. Los vecinos habían dejado de ver a su esposa desde bastante tiempo antes. Christie decía que se encontraba en casa de otros parientes.

El departamento (bastante miserable, sin sala de baño y con toilette colectiva) fue habitado por el inmigrante jamaicano Beresford Brown, quien, al querer instalar una antena de radio, hizo un macabro hallazgo en la cocina, había tres cadaveres emparedados en el muro. Ese mismo día  (24 de marzo de 1953) la policía encontró bajo el piso del dormitorio otro cadáver —el de la esposa de Christie— y en el patio otros dos cadáveres.

Christie fue detenido después de intensa búsqueda el 31 de marzo de 1953 y confesó los asesinatos en medio de mentiras, contradicciones y simulados desvaríos. Los forenses establecieron que el primero, de una institutriz austríaca, había sido cometido en 1943. Otro, de una obrera de fábrica, en 1944.

Los de las tres mujeres de «vida difícil», emparedados en la cocina, en 1953; y el de su propia esposa, poco antes de estos tres últimos.

Durante el proceso, Christie reconoció que él era igualmente el asesino de la esposa de Evans, pero después lo negó. Fue ahorcado el 25 de julio de 1953. La ejecución no hizo olvidar la muerte de Evans y creció el comentario de que en ese caso se había ajusticiado a un inocente.

Las investigaciones posteriores decretadas por el Ministerio respectivo para determinar si se había cometido un error en el caso de Evans no fueron concluyentes, pero resulta demasiado inverosímil que dos asesinos hayan vivido simultáneamente en una misma casa y cometido crímenes con el mismo método (estrangulación y abuso).

Christie era un maniático sexual; Evans, no. Además, si el jurado que condenó a Evans hubiera sabido que el testigo principal en su contra, el meloso Christie, ya tenía a lo menos dos asesinatos a su haber, habría prestado más atención a las acusaciones formuladas en su contra por la defensa del inculpado.

Por otra parte, si los policías que encontraron los cadáveres de la señora Evans y su hijita hubieran buscado bien, habrían encontrado los dos cadáveres que tres años más tarde fueron descubiertos en el patio de la casa de Rillington Place N.° 10. Entonces no habría sido ejecutado Evans. La creencia, hoy generalizada, es que en aquella ocasión, por falta de diligencia y acucia, fue ahorcado un inocente.

Canibalismo Antropofagia Asesinos Canibales Comer Carne Humana

Canibalísmo y Antropofagia: Asesinos Caníbales

Existen diferencias entre ambos términos ya que antropofagia etimológicamente significa comer carne humana y deriva del griego. La palabra caníbal surge de la mala interpretación de la voz «cariba» (valeroso) por parte de los conquistadores que llegaron a las Antillas y entendieron «caníbal». Los indios que habitaban la región acostumbraban comer carne humana por placer, o como parte de un ritual religioso, de este modo se generalizó el término.El canibalismo se diferencia de la antropofagia en el hecho en que caníbal es aquel que devora a un ser vivo de su propia especie, y antropófago es aquel que devora humanos,  ejemplos:

  1. a) Un tigre puede comer a un ser humano, y así se convierte en antropófago, pero no en caníbal.
  2. b) En cambio, se sabe que las viuda negras hembras devoran a sus machos después de copular, lo que sería considerado canibalismo, pero no antropofagia.
  3. c) Por otro lado está el ser humano que devora a otro ser humano, lo cual sería considerado canibalismo por comer a alguien de la misma especie, y antropofagia por devorar a seres humanos. (Fuente Consultada: Wikipedia)

CanibalismoLa ingestión de carne humana fue y es realizada por muchos pueblos indígenas, las razones de esta ceremonia, según los antropólogos, es incorporar las cualidades del enemigo (sagacidad, habilidad para la caza, inteligencia o la fuerza física) que de esta manera se transfieren a la persona que ingiere la carne. (imagen:Cena de Antropofagia dos Tupinambás, Hans Staden, 1557)

No sólo en África se practicó canibalismo. Nativos de América, como los indios caribes, mayas, aztecas, guaraníes y hasta mapuches lo hicieron.

Los conquistadores españoles se encontraron con indígenas que practicaban la antropofagia, aunque estos magnificaron mucho sus descripciones con el fin de instaurar sin trabas burocráticas sus creencias y dominio sobre las diferentes tribus y pueblos, para quienes estas inmolaciones constituían parte esencial en sus ritos religioso.

Esta costumbre, según el etnólogo escocés James Frazer, tiene su origen entre los pueblos de la

 antigüedad, que comían simbólicamente a sus dioses para adquirir sus poderes. Los griegos consumían el cuerno de Dionisio —dios del vino— en forma de trigo, y bebían el vino que representaba su sangre. En la religión católica, durante la misa, los feligreses reciben en la hostia sagrada el cuerpo de Cristo y el sacerdote bebe el vino, la sangre del Hijo de Dios.

En los sacrificios humanos que incluyen prácticas caníbales, los ejecutores de tales acciones están convencidos que al matar a una persona en forma violenta se libera una poderosa energía que, si se maneja en forma adecuada por personas capacitadas para tal fin (sacerdotes, reyes, altos mandatarios), podría ser operada para conseguir beneficios personales o para la comunidad. Más allá de todo ritual o ceremonia existen situaciones que llevan al ser humano a comer a sus congéneres.

Esto sucede cuando las grandes hambrunas asolan a los países, como ocurrió en San Petersburgo durante el cerco de novecientos días que mantuvieron los alemanes en Rusia, cuando se desarrolló la Segunda Guerra Mundial.

El kuru es una rara enfermedad causada por un prion y se presenta casi exclusivamente entre los habitantes de Nueva Guinea, quienes practicaban una forma de canibalismo en la cual se comían los cerebros de los familiares muertos como parte de un ritual funerario. El kuru produce cambios neuro degenerativos parecidos a los de otra enfermedad por prion, la de Creutzdeldt-Jacob (vCJD) que se presenta esporádicamente en el mundo y de la cual se desconocen los factores de riesgo.

En el transcurso de esos días, los niños no podían salir a la calle por temor a ser raptados y devorados. La policía, para contener la matanza, debió formar un grupo para combatir el canibalismo y detuvieron a más de doscientas personas. Los casos de antropofagia en Rusia también se exteriorizaron durante los duros años ‘30. Este hecho marcó la vida de un niño que luego sería el más grande asesino en serie ruso: Andrei Romanovich Chikatilo, quien perdió a su hermano pequeño que fue arrebatado y comido por un grupo de aldeanos ucranianos famélicos.

Rusia y sus ex repúblicas, después de Estados Unidos, integran el mayor grupo de asesinos caníbales. El más conocido fue «el carnicero de Rostov» —Andrei Romanovich Chikatio— que asesinó a 53 personas y comió parte de sus cuerpos. Andrei Maslich, otro asesino, estranguló a su compañero de celda y lo coció en una cacerola. En África, Jean-Bedel Bokassa, que se hizo coronar emperador, fue acusado de antropofagia; Idi Amin Dada de Uganda y Francisco Macías Nguema de Guinea Ecuatorial fueron sospechados de comer carne humana con fines mágicos, para lograr poder absoluto.

Estados Unidos concentra el mayor porcentaje de asesinos en serie y un gran número de ellos han practicado canibalismo con sus victimas. Jeffrey Dhamer, quien mató a 17 hombres, guardaba en el congelador las vísceras y los cerebros para cocerlos y comerlos luego. Albert Fish asesinó a quince jóvenes y comió parte de sus cuerpos.

Ed Gein descuartizaba y comía parte de sus victimas, así como ingería parte de los cadáveres que desenterraba. Estos son sólo algunos ejemplos de asesinos caníbales, como se puede comprobar en la actualidad sigue vigente la antropofagia en casi todas las sociedades; los expertos tratan de explicar este comportamiento desde el lado religioso, cultural o de fuertes desequilibrios mentales.

Canibalismo

Uno de los libros de viaje mas conocidos de la Edad Alta Media fue el Libro de las Maravillas del Mundo de Juan de Mandeville (escrito entre 1357 y 1371), que influyó tanto a Cristóbal Colón como a Américo Vespucio. En su libro, Mandeville describía una serie de monstruos que vivían más allá del mundo conocido, incluidos los gigantes de un solo ojo llamados cíclopes, las criaturas con una sola pierna llamadas esciápodos y los temibles anthropophagi, que tenían la boca en el centro del pecho.

canibalismo en los andesCANIBALISMO, CASOS EXTREMOS: El conocido caso del equipo de rugby uruguayo que cayó en la Cordillera de los Andes en el año 1972 y tuvo que recurrir a esta práctica, precisamente lo hicieron bajo el concepto de una “comunión sagrada” Las condiciones extremas de la situación, dio una salida a este acto de antropofagia entendible solo por quienes estaban en esos momentos desesperados y casi al borde de la muerte.

A pesar en las condiciones que se realizó esta medida extrema, la acción misma, causo debates morales e ideológicos pues algunos teólogos católicos, de inmediato quisieron apartar este acto de antropofagia de una relación con el acto litúrgico de la comunión que todos conocemos.

Hemos mencionado esta discordancia como un modo de ver la reacción del interior místico que anida en los humanos ante actos de este calibre, y esta relación de por sí es muy interesante.canibalismo, Issei Sagawa Caníbal japonés

Issei Sagawa – El caníbal japonés: Uno de los casos más resonados de canibalismo en tiempos modernos, son los hechos ocurridos a principios de los años 80, cuando el japonés Issei Sagawa, quien vivía en Francia y era un simple estudiante causo un real revuelo en la opinión pública por sus actos de canibalismo. Este singular personaje relató abiertamente que prefería las mujeres rubias, blancas y grandes con ojos azules, alemanas sobre todo.

En Junio del año 1981 apuñalo a su novia holandesa Renée Hartevelt, quien era estudiante en la Universidad Internacional y que tenía todas las características de sus preferencias. Renée era su novia, y mientras la chica le leía poemas impresionistas alemanes este individuo la apuñalo y luego la despedazó y guardó sus restos en una maleta para enterrarla en el Bois de Boulogne.

Ver:Canibalismo en el Mar