Las Expediciones de Gaboto y García en Busca de Riquezas

Autoridades del virreinato del Rio de la Plata Creacion Virreinato

Autoridades del Virreinato del Río de la Plata

DESCUBRIMIENTO, CONQUISTA Y COLONIZACIÓN.
VIRREINATO DEL Río DE LA PLATA

EL rey Carlos III, por Real Cédula del 1 de agosto de 1776, creó el virreinato del Río de la Plata con carácter provisional, y definitivamente el 27 de octubre de 1777.

CREACIÓN DEL VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA

CAUSAS DE
LA CREACIÓN

 INTERNAS

1Crecimiento de la población. — La gran importancia de estas regiones se reflejó en el aumento de la población: llegó a 600.000 habitantes para todo el virreinato.
2Comercio e industrias. — La ganadería y la agricultura, con su desarrollo extraordinario, produjeron un gran comercio legal y de contrabando
3Problemas administrativos y judiciales. — La distancia enorme a que se encontraban las autoridades civiles y judiciales hacía necesaria la creación de un organismo autónomo.

EXTERNAS

Incursiones de los ingleses y franceses en la Patagonia.
Pretensiones portuguesas sobre el Río de la Plata.


Río de la Plata ocupaba los territorios de la República Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, los estados brasileños de Río Grande y Santa Catalina y la parte de Chile comprendida entre los paralelos 21° y 26°.

 En el año 1782 se dividió el vastísimo territorio del virreinato en ocho intendencias o gobernaciones y cuatro provincias subordinadas.

Intendencias: La Paz, Cochabamba, Chuquísaca, Potosí, Paraguay, Salta del Tucumán, Córdoba del Tucumán y Buenos Aires. Provincias subordinadas: Moxos, Chiquitos, Misiones y la Banda Oriental.

LAS AUTORIDADES DE LA ÉPOCA HISPÁNICA
Las autoridades que en la época hispánica gobernaban América residían unas en la península y otras en el nuevo continente.

Autoridades residentes en la península. — Eran las que tenían su residencia en España: el Rey, el Consejo de Indias y la Casa de Contratación.

El Rey. — Era la autoridad máxima y suprema. Su voluntad era irrevocable. Designaba los virreyes y capitanes generales.

Consejo de Indias. — Dictaba las leyes de Indias. Era la autoridad suprema después del rey en todos los asuntos derivados del gobierno de América. Proponía al rey las personas que ocuparían los cargo*1. Fue el más alto tribunal de justicia y sólo se podía apelar a él en casos de suma importancia, es decir, en aquellos en que el monto del valor en litigio fuera mayor de 6.000 pesos fuertes.

Casa de Contratación. — Entendía todo lo referente al comercio con las colonias, siendo un tribunal mercantil. Fijaba la naturaleza de los productos de importación y exportación y regulaba los precios.

Autoridades residentes en América. — Virreyes y capitanes generales. Eran las autoridades superiores designadas directamente por el rey para que lo representasen en sus respectivas jurisdicciones. Tenían a su cargo el poder ejecutivo, el mando supremo militar, la facultad de nombrar los gobernadores y ejercer el vicepatronato (designar los titulares en algunos cargos eclesiásticos y presidir las audiencias). Estaban sujetos al término de su mandato al «juicio de residencia», que consistía en investigar los actos del gobernante, siendo el Consejo de Indias el encargado de determinar el fallo. También estaban sujetos a este juicio los gobernadores.

Audiencias. — Fueron los más altos tribunales de justicia. Sus fallos eran inapelables y sólo se podía recurrir al Consejo de Indias en las casos extremos. Tenían funciones ejecutivas, pues sustituían al virrey en caso de ausencia o muerte. Sus componentes, llamados «oidores», eran designados por él rey y se les hacía juicio de residencia.

Consulados. — Eran tribunales mercantiles y a la vez juntas encargadas de fomentar la industria y el comercio. Sus miembros fueron elegidos por el rey y más tarde por elección de los comerciantes de América.

Cabildos. — Eran autoridades municipales encargadas de los asuntos edilicios y administrativos, de la higiene, abastecimiento, policía, educación, servicios públicos, etc., de la ciudad. Tenían dos funciones extraordinarias: la de asumir el gobierno al producirse la acefalía de los cargos de virrey, capitán general o gobernador, y la de liberar los asuntos de suma importancia, al declararse «cabildo abierto».

En estos casos concurrían a las sesiones los miembros ordinarios y los vecinos más caracterizados. Los miembros del cabildo (regidores o cabildantes) eran elegidos popularmente la primera vez, luego designados por el cabildante saliente, y también por compra del cargo en pública subasta.

Antecedentes al Descubrimiento de America Cronologia

Antecedentes al Descubrimiento de América

Resumen del Descubrimiento de America

Durante casi un milenio, la Europa católica estuvo confinada a un área geográfica. Su mayor intento por extenderse más allá de sus fronteras, las Cruzadas, había fallado en gran medida.

Europa nunca había perdido por completo el contacto con el mundo exterior: los productos elaborados en Asia y África entraban a los castillos medievales, se leían los trabajos de filósofos musulmanes en las universidades y, en los siglos IX y X, los vikingos habían llegado incluso a las franjas orientales de América del Norte.

Pero en todos los casos, los contactos con las civilizaciones no europeas permanecieron limitados hasta finales del siglo XV, cuando los europeos se embarcaron en una notable serie de viajes a ultramar. ¿Qué los motivó a emprender viajes tan peligrosos a los confines de la Tierra?

Desde tiempo atrás los europeos se sentían atraídos por las tierras fuera de Europa. De hecho, en la Edad Media floreció mucha literatura imaginaria sobre «otros mundos».

En el siglo XIV, el autor de Los viajes de sir John Mandevitte habló de reinos (que él nunca había visto) llenos de piedras preciosas y oro.

Otras tierras eran más aterradoras. Según esto, en un país «habitan gigantes de 8.5 a 9 metros de estatura… Y comen carne humana con más gusto que cualquier otra carne»; y en las tierras lejanas del norte vivían «mujeres totalmente crueles y malvadas que llevan piedras preciosas en sus ojos. Y son tan especiales que si miran con ira a cualquier hombre lo matan en seguida con la mirada». Otros escritores hablaron de reinos cristianos misteriosos: el reino mágico del Preste Juan en África y una comunidad cristiana en el sur de la India que supuestamente fundó Tomás, el apóstol de Jesús.

Aunque el control musulmán de Asia Central impidió que Europa tuviera contacto con los países de lejano oriente, las conquistas de los mongoles en el siglo XIII reabrieron las puertas.

Los viajes medievales más famosos al oriente los realizaron los Polo de Venecia. Nicolás y Mafeo, comerciantes de esa ciudad, acompañados por Marco, hijo de Nicolás, emprendieron el largo viaje hacia la corte del gran gobernante mongol Kublai Kan (1259-1294) en 1271.

Un relato de las experiencias de Marco, los Viajes, fue el más informativo de todas las descripciones de Asia hechas por los viajeros europeos medievales. Otros siguieron el ejemplo de los Polo, pero en el siglo XIV, las conquistas de los turcos y luego el resquebrajamiento del imperio mongol redujeron el tránsito occidental a Oriente.

Con el cierre de las rutas terrestres, numerosos europeos se interesaron en llegar a Asia por mar para tener acceso a las especias y otros artículos preciosos de la región. Cristóbal Colón tenía una copia de los Viajes de Marco Polo cuando comenzó los preparativos de su travesía, que marcaría una época, por el océano Atlántico.

Un motivo económico, largamente acariciado en el Renacimiento, era una de las causas de la expansión europea.

Comerciantes, aventureros y funcionarios gubernamentales tenían grandes esperanzas de encontrar metales preciosos y nuevas áreas de comercio, en particular de acceso más directo a las especias del Oriente, que seguían llegando a Europa por los intermediarios árabes, pero su costo era exorbitante.

Muchos exploradores y conquistadores europeos no dudaron en expresar su deseo de obtener ganancias materiales.

Un conquistador español explicó que él y su gente fueron al Nuevo Mundo a «servir a Dios y su majestad, a dar la luz a aquellos que estaban en la oscuridad y a enriquecerse, como deseaban todos los hombres».

Esta declaración expresa otra razón importante de los viajes por ultramar: el celo religioso.

En Portugal y España, donde la mayoría de los musulmanes habían sido expulsados durante la Edad Media, se tenía una mentalidad de cruzados particularmente fuerte.

Los contemporáneos del príncipe de Portugal Enrique el Navegante decían que éste estaba inspirado en «su gran deseo de acrecentar la fe en nuestro Señor Jesucristo y llevarle las almas que habrían de ser salvadas».

Si bien la mayoría de los eruditos cree que el motivo religioso era secundario frente a las consideraciones económicas, sería candido pasar por alto el genuino deseo tanto de los exploradores como de los conquistadores, y no se diga de los misioneros, de convertir al «salvaje» al cristianismo.

Hernán Cortés, conquistador de México, preguntaba a los mandatarios españoles si no era su deber asegurar que los nativos mexicanos «fueran iniciados e instruidos en la santa fe católica», y predecía que si «la devoción, fe y esperanza que ahora tienen hacia sus ídolos se dirigiera ahora hacia el divino poder del verdadero Dios… obrarían muchos milagros».

Los asuntos espirituales y seculares estaban estrechamente entrelazados en el siglo XVI. Sin duda, la grandeza y la gloria, al igual que la franca curiosidad intelectual y el espíritu de aventura, también desempeñaron cierto papel en la expansión europea.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

EL PROYECTO DE CRISTÓBAL COLÓN:

En aquellos tiempos vivía en Lisboa, capital de Portugal, un marino genovés, Cristóbal Colón, que había llegado allí, según se cree, como sobreviviente de un naufragio.

Colón conocía la forma esférica de la Tierra –aunque la consideraba más pequeña de lo que en realidad es– y entendía, por tanto, que navegando hacia el oeste, es decir, en sentido contrario al seguido hasta entonces, sería igualmente posible llegar a las Indias.

Las ideas de Colón sobre la redondez de la Tierra no eran nuevas, ya que veinte siglos atrás los griegos habían establecido la forma del planeta, y calculado casi exactamente sus dimensiones.

Sin embargo, no fue fácil para Colón encontrar quien apoyara sus planes.

A pesar de todo, consiguió llegar hasta el rey de Portugal, el que, finalmente, rechazó su propuesta. Decepcionado, Colón se dirigió entonces a España con su hijo Diego. Al llegar al convento de La Rábida, pidió asilo a los frailes.

Por mediación de dos sabios sacerdotes de aquel convento, el prior fray Juan Pérez -que había sido confesor de la reina- y fray Antonio de Marchena, logró finalmente Colón ser recibido por los monarcas españoles, Fernando e Isabel, los Reyes Católicos.

Pero el momento no era propicio: España estaba aún en guerra contra los moros, que la habían invadido ocho siglos antes, y los reyes, abrumados por gastos y preocupaciones, sólo accedieron a someter los proyectos de Colón a una Junta, en Salamanca, la cual se manifestó en contra.

Dispuesto a volverse a Portugal, Colón regresó entonces al convento de La Rábida, en busca de su hijo. Pero no todo estaba perdido: durante los años transcurridos, España había desalojado por fin a los moros.

Una nueva entrevista fue pedida a los soberanos y, después de muchas vacilaciones, la reina Isabel decidió aceptarla propuesta de Colón. Se firmaron entonces las Capitulaciones y se organizó la expedición.

Tres naves fueron equipadas: la Santa María, la Pinta y la Niña, la tripulación se formó con ciento veinte hombres, entre los cuales había algunos marinos experimentados, como los hermanos Martín Alonso y Vicente Yáñez Pinzón, Pedro Alonso Niño y Juan de la Cosa, dueño este último de la Santa María.

Cristóbal Colón no tenía idea de la existencia de América cuando partió hacia el oeste en 1492.

Se conocía desde hacía tiempo que la Tierra era redonda, pero Colón, pensando que la Tierra era más pequeña de lo que es, creía que al navegar hacia el oste alcanzaría las Indias con mayor rapidez que circunnavegando África.

De hecho, sus tres barcos tardaron treinta y tres días en llegar a las Bahamas y tal era su convicción de que había alcanzados las Indias que se refirió a sus habitantes como indios.

Los orígenes de Colón son controvertidos, pero sus patronos eran Fernando e Isabel, rey y reina de una España que acababa de terminar la reconquista. Fernando e Isabel eran católicos fervientes y Colón informó que las Indias estaban llenas de paganos que se podrían convertir a la fe verdadera, y también llenas de oro.

La pretensión de la Corona de Castilla sobre las nuevas tierras en el oeste se vio contestada por Portugal, de manera que mediante el tratado de Tordesillas de 1494, propiciado por el papa, América se dividió entre los dos países, con Portugal ganando Brasil y quedando el resto para España. Los ingleses también tuvieron interés en el Nuevo Mundo y en 1496 el rey Enrique VII patrocinó a un navegante italiano, Juan Caboto, que al año siguiente llegó al noreste de América del Norte.

Pasarían otros noventa años antes de que los ingleses intentaran establecer asentamientos en América del Norte, pero más al sur españoles y portugueses aprovecharon su superioridad tecnológica frente a los nativos.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

CRONOLOGÍA DE LOS DESCUBRIMIENTOS EN AMÉRICA

———1485-86———
El marino portugués Diego Cao llega a las costas de África occidental. Muere durante el viaje de regreso.

———1487-88———
Durante una fuerte tempestad, el marino portugués Bartolomeu Díaz es arrastrado hasta el cabo de Buena
Esperanza, en el sur de África. Se convierte en el primer marino europeo que llega al océano índico.

——— OCT. 1492 ———
Cristóbal Colón, un navegante italiano, culmina una expedición financiada por la monarquía española de los Reyes
Católicos, desembarcando en América. Llega concretamente a San Salvador, en las Bahamas. En sus viajes posteriores,
Colón exploró y colonizó las islas y tierras del Caribe.

———1494———
El tratado de Tordesillas establece el primer reparto de zonas de influencia entre España y Portugal. La línea
de separación es el meridiano situado a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde, la parte oriental es para
los portugueses, y la occidental para los españoles.

———1497———
Giovanni Caboto, un explorador italiano al servicio de Inglaterra, desembarca en Terranova, Canadá. Reclama Norteamérica para los ingleses.

———1497-99———
El navegante portugués Vasco da Gama bordea el cabo de Buena Esperanza y llega al océano índico. Un navegante indio le conduce hasta Calicut, India.

———1498-1500———
En su tercer viaje, Colón recorre Trinidad y Venezuela, a las que llama «el paraíso terrenal».

———1499 ———
Américo Vespucio, explorador italiano al servicio de los Reyes Católicos y la corona portuguesa, llega a las costas
de Venezuela y sostiene que las tierras descubiertas forman parte de un cuarto continente desconocido. El cartógrafo
alemán Martin Waldseemüller da origen al nombre de América, al denominar así las tierras descubiertas por Colón.

———1500 ———
Pedro Cabra! desembarca en Brasil y reclama el territorio para Portugal. En el mismo viaje visitará Mozambique
y Calicut, en la India.

———1502-04———
En su cuarto viaje, Colón recorre el Caribe, desde el golfo de México hasta Panamá. Los expedicionarios ven por
primera vez un caimán.

———1513———
Núñez de Balboa descubre el Océano  Pacífico y fija el istmo de Panamá, lo que demuestra que las tierras descubiertas
por Colón forman parte de un nuevo continente.

———1515———
Juan Díaz de Solís, llega al Río de la Plata.

———1519-22 ———
El navegante español Juan Sebastián Elcano da la primera vuelta al mundo por mar. Fernando Magallanes, que
estaba al mando de la expedición, murió durante la travesía.

———1534-55———
El francés Jacques Cartier se aventura por el río San Lorenzo (en Canadá), y llega hasta Montreal.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

LISTA DE OTROS TEMAS QUE PUEDEN INTERESAR

Planes y Viajes de Cristóbal Colón

Primeros Exploradores de América en Busca de Nuevas Rutas

Primeros Indígenas de América y Argentina

Descubrimiento del Río de la Plata

Las Expediciones de Gaboto y García en Busca de Riquezas

Pedro de Mendoza y las Fundaciones del Buenos Aires

La Conquista Territorial y Espiritual

Gobernaciones y Gobernadores

El Virreinato del Río de la Plata y sus Autoridades

La Vida en el Nuevo Continente