Las Palomas

Peces que Producen Electricidad Tipos de Peces

Peces que Producen Electricidad  – Tipos de Peces

INTRODUCCIÓN: La electricidad existe en todo el mundo natural, y es fuente de movimiento de todos los seres vivientes.Algunas formas de electricidad son más espectaculares que otras. El relámpago que resplandece en el cielo es más emocionante que la contracción de un músculo, pero en ambos fenómenos interviene la electricidad.

Los seres humanos suelen advertir un crujido cuando peinan sus cabellos o acarician a un gato, pero en general no son muy sensibles a la electricidad. Por ejemplo, no podemos sentir en qué dirección fluye una corriente eléctrica, en tanto que un animal microscópico llamado paramecio puede detectarla sin error.

En el cuerpo humano las células producen pequeñísimas cantidades de electricidad, pero el hombre no posee órganos especiales que sean sensibles a aquélla, ni tiene un particular «sentido eléctrico». Ese sentido existe entre varios grupos de peces. Algunos de ellos responden simplemente a las corrientes eléctricas del agua, en tanto que otros están equipados para generar su propia electricidad, que utilizan para saber qué sucede a su alrededor.

Pueden hacerse mediciones eléctricas en muchos procesos, tales como el crecimiento, la producción de hormonas, el aprendizaje y el funcionamiento de los nervios y de los músculos. Son absolutamente necesarias para la completa comprensión de la fisiología del organismo. En los últimos años se ha usado el electroencefalograma para registrar las ondas eléctricas del cerebro humano.

Los neurólogos pueden notar fácilmente una anormalidad examinando las curvas obtenidas. Del mismo modo, los ritmos del corazón pueden ser registrados, y con esta información un médico experto puede hacer un diagnóstico preciso.

Si se colocan dos electrodos en puntos apropiados de la superficie de un organismo, puede observarse, entre ambos, una pequeña diferencia de potencial eléctrico (o diferencia de tensión eléctrica). Esto ocurre en todos los animales y plantas. Por ejemplo, existe una diferencia de potencial de alrededor de 60 milivoltios (un milivoltio es la milésima parte de un) voltio) entre el extremo y la base de una raíz de cebolla; entre dos puntos de la superficie del cuerpo humano pueden observarse diferencias de hasta 80 milivoltios, aunque, hablando en líneas generales, las tensiones medidas son del orden de 10 milivoltios o menos. Por otra parte, se miden tensiones relativamente grandes cuando pasan señales nerviosas a lo largo de un nervio, y cuando tales señales provocan la contracción de un músculo.

Uno de los peces que exploran el mundo por medio de la electricidad es el pez-cuchillo africano. En realidad, este pez podría ser descripto como una batería eléctrica viviente. Tiene órganos especiales que producen vibraciones eléctricas a un promedio de 300 por segundo.

pez anguila electrica
La anguila eléctrica puede descargar un voltaje suficiente para aturdir a un hombre.
Unas 10 000 células generan 550 voltios. Es el más peligroso de todos los peces eléctricos es la anguila eléctrica, cuya descarga es suficientemente potente como para atontar a un hombre. Una anguila eléctrica tiene entre 6.000 y 10.000 células generadoras separadas, que juntas producen una descarga de unos 550 voltios. Al igual que el pez-cuchillo africano, la anguila eléctrica tiene una cabeza cargada positivamente y una cola cargada negativamente. La corriente fluye alrededor y a través de la anguila, pero debido a la presencia de tejidos grasos alrededor de sus órganos vitales, la anguila no se electrocuta a sí misma.

pez cuchillo africano
El pez-cuchillo africano, al igual que la anguila, tiene la cabeza con carga positiva y la cola con carga negativa. Una corriente eléctrica fluye entre ambas, creando un campo eléctrico alrededor del pez.

La cabeza de este pez tiene cargas positivas y su cola cargas negativas. Una débil corriente eléctrica fluye entre las dos, creando un campo eléctrico alrededor del pez. Su «batería» está siempre conectada, puesto que vive en el agua que es un buen conductor de la electricidad. (Una batería hecha por el hombre, tal como la que se utiliza en las radios de transistores, contiene dos electrodos de metal, uno positivo y otro negativo. Cuando éstos están conectados a un material que conduce electricidad, la corriente comienza a fluir.).

El pez-cuchillo utiliza en forma práctica su campo eléctrico. En todo el cuerpo del pez hay órganos diminutos sensibles a la electricidad, que registran cualquier disturbio en el campo eléctrico que lo rodea. De este modo, puede percibir la presencia de obstáculos en él agua a la distancia de uno o dos metros.

Hay otro pez eléctrico que puede producir corrientes muchos más potentes que las del pez-cuchillo. Estos peces usan sus cargas eléctricas para dejar inconscientes a otros peces antes de devorarlos. Hace más de 2 000 años, el gran filósofo griego Aristóteles observó los poderes sorprendentes de la raya torpedo, y escribió que la raya «narcotiza a las criaturas que quiere atrapar, dominándolas con la fuerza de una sacudida que emana de su cuerpo».
La raya torpedo tiene dos grandes órganos en forma de habas, situados a cada lado de los ojos.

Raya Torpedo

Permanece quieta, esperando en el fondo del mar, hasta que una presa apetecible aparece dentro del radio de sus golpes paralizantes. Entonces aturde a sus víctimas con una descarga de hasta 220 voltios.

El fenómeno de la producción de electricidad por los animales fue observado, por primera vez, en algunos peces. Estos seres tienen una capacidad de generar electricidad muy superior a la de cualquier otro organismo vivo. La utilizan para ayudarse en la navegación, o con propósitos defensivos y ofensivos.

La raya eléctrica gigante puede producir una corriente de 50 amperios y una tensión eléctrica de unos 50 voltios, suficientes para electrocutar a un pez de buen tamaño. El gimnoto o anguila eléctrica de los ríos sudamericanos (Electrophorus electricus) puede producir una descarga de varios cientos de voltios. Algunas otras especies de peces, como los mormíridos, producen corrientes eléctricas menos intensas y tensiones desde una décima a varios voltios. Esta capacidad es muy útil al pez como sistema de navegación en los ambientes oscuros, y le sirve también para detectar sus presas y sus enemigos.

Las investigaciones  sobre los órganos eléctricos de los peces han proporcionando datos que ayudan a comprender cómo pasa una señal nerviosa desde una célula a otra, problema que ha preocupado a los neurofisiólogos durante muchos años.

Los antiguos no sabían cómo estos peces producían la electricidad, aunque se han recogido muchos documentos que demuestran hasta qué punto les fueron familiares. Los primitivos escultores egipcios reprodujeron la imagen del siluro eléctrico (Malapterurus electricus) y Platón escribió que la raya torpedo mataba a sus presas mediante una descarga eléctrica. El médico romano Scribonio, por ejemplo, prescribía la descarga de una raya torpedo para curar la gota, y, más adelante, se prescribió el mismo tratamiento para las jaquecas.

 Se han estudiado los mismos órganos eléctricos, con la esperanza de que podrá llegarse a comprender el funcionamiento de los nervios y músculos. Es sorprendente que un grupo de peces, sin ninguna relación entre sí, posean tales órganos eléctricos. Las rayas eléctricas y las lijas son selacios con un esqueleto cartilaginoso, y entre los teleósteos eléctricos encontramos formas tan diversas como el pez cuchillo (gimnótidos) de América del Sur y Central, los mormíridos de África, como el pez de hocico de elefante, el siluro eléctrico del Nilo y el «pez astrónomo» (Astrocopus), que se encuentra en algunas zonas de la costa atlántica de América.

Siluro Eléctrico

Pez Hocico de Elefante

La distribución, estructura y funcionamiento de estos órganos también varía de unas especies a otras. En la mayoría de los casos, los órganos eléctricos se forman a partir de fibras musculares que se modifican durante el crecimiento y desarrollo del embrión, aunque los órganos del siluro eléctrico son glándulas dérmicas modificadas. La cola constituye alrededor de las cuatro quintas partes del cuerpo de un gimnoto.

Más de la mitad está ocupada por el órgano eléctrico. Como en las otras especies, dicho órgano está constituido por grandes células aplanadas: las electroplacas. Una de las superficies planas de cada electroplaca está abundantemente provista de fibras nerviosas, mientras que la otra superficie no tiene nervios. Las electroplacas están acumuladas una sobre otra, en largas columnas, en las que las caras con terminaciones nerviosas están orientadas siempre en la misma dirección.

El gimnoto tiene hasta setenta columnas de electroplacas que corren a lo largo de su cuerpo, por ambos lados, y cada una contiene hasta diez mil células eléctricas. Las electroplacas, por otra parte,, están conectadas en serie, de modo que puedan producir una tensión eléctrica grande. Las columnas están conectadas en paralelo y pueden producir también corrientes grandes. Gracias a esto, el gimnoto es capaz de vencer la alta resistencia eléctrica del agua dulce ,que le rodea y transmitir una considerable descarga.

Los peces de agua salada tienen un número mucho menor de electroplacas, fenómeno que, lógicamente, debe estar relacionado con la menor resistencia eléctrica del agua marina. Los impulsos nerviosos del cerebro producen intermitentemente cambios en las células, de modo que la corriente eléctrica pueda fluir a la próxima célula. Cuando todas estas células contribuyen a este efecto, más o menos simultáneamente, se produce una descarga eléctrica de considerable intensidad.

La superficie interna de la cara celular, provista de terminaciones nerviosas, se carga positivamente, con respecto a la cara externa, y, puesto que todas las células están orientadas de la misma forma, la corriente fluye entre la cola y la cabeza. El circuito se completa con el medio externo, que puede incluir el cuerpo de algún otro pez.

Pez Gimnoto Eléctrico

El órgano eléctrico del gimnoto se divide en tres partes y cada una es capaz de producir una descarga de difererite intensidad. Los órganos de la lija eléctrica y de los mormíridos están situados en la cola; en cambio, en la raya, estos órganos son de forma arriñonada y están situados en las aletas pectorales (pecho).

Los del siluro eléctrico forman un «manguito» que rodea la región media del cuerpo, inmediatamente debajo de la superficie de la piel. Recientemente se ha descubierto, y esto es más interesante, quizá, que la producción de grandes descargas, que varios tipos de peces producen débiles campos eléctricos que les facilitan la navegación.

Parece ser que emplean un sistema de gobierno eléctrico, análogo al de los murciélagos, que usan ondas sonoras de alta frecuencia. La frecuencia de las ondas eléctricas que emiten estos peces varía, desde alrededor de veinticinco por segundo, en algunas especies de gimnotos, hasta mil quinientas por segundo en los peces navaja (Apteronotus) de América.

Además de ser capaces de generar electricidad, estos peces, débilmente eléctricos, pueden detectar las alteraciones de los campos eléctricos producidos mediante órganos sensitivos especiales. Estos últimos están todavía por identificar, pero se sabe que, cuando se les cortan fibras nerviosas del cerebro, estos peces son incapaces de detectar objetos metálicos en el agua, como hacen normalmente.

Muchos peces huyen de los objetos que detectan, mientras otros atacan los objetos metálicos con gran ferocidad. Además de su uso para la navegación, los sistemas emisor y receptor parecen tener también finalidades ofensivas y defensivas.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología TECNIRAMA Fasc. N°84 (CODEX)
La Naturaleza Lo Pesnó Antes (SIGMAR)

Ver:Animales Raros de la Zona Tropical