Los Continentes

Desarrollo Económico de Argentina en el Siglo XX Resumen

Resumen Desarrollo Económico de Argentina en el Siglo XX

La posición del suelo le brinda factores muy favorables, clima y recursos naturales, a lo que debe agregarse el elemento humano. Nuestra sociedad inicial respondió a las características de los descubridores y colonizadores españoles: el idioma, las costumbres, el sentido puntilloso del honor, el culto del coraje, y como tónica, la religión católica.

Pese a la gravitación de la enorme afluencia inmigratoria (casi un millón de italianos, la más numerosa), esos rasgos típicos se mantienen, especialmente en el interior del país. Tal lo hizo notar la institución del «Día de la Raza» por decreto del Presidente Yrigoyen, llamado hoy Día de la Diversidad Cultural. . En la clase media y superior, la vinculación económica e industrial gravitó con aportes ingleses y franceses, estos últimos particularmente en el orden cultural, artístico y de trato social.

El elemento indígena, absorbido por la mestización, arroja un 99 % de blancos. La colonización de la campaña y el incremento fabril, la actividad educacional y artística ensanchan la visión de una Argentina exelusivamente agrícola y ganadera.

Desde el punto de vista de su producto bruto nacional, la Argentina ocupa un lugar muy secundario (la renta anual por habitante fue calculada en 1366 dólares en 1978 y en 201o ascendió a casi 16.000 U$s). Se coloca, en cambio, entre los países demás alto nivel cultural, debido a su excelente índice de alfabetización, reflejo de una sociedad culta. Se suma a estos datos la concentración de los habitantes en zonas urbanas. En 1977, de los 25 millones censados, el 77 % residía en ciudades (8 millones en la Capital Federal y Gran Buenos Aires); sólo el 23 % ocupaba zonas rurales.

El argentino alentó siempre, desde la época colonial, un sentido de independencia demostrado en las luchas contra el dominio español, inglés y portugés. Hospitalario y tolerante, mantiene tradicionalmente cordiales relaciones con los otros países y actúa en los organismos internacionales.

Ver: Datos Macros de Argentina

El modelo agroexportador iniciado en el siglo XIX estaba organizando sobre la base de una doble dependencia: el sector más dinámico de la economía (la producción agropecuaria pampeana) dependía del exterior y las producciones regionales dependían, a su vez, de la marcha de la economía pampeana. En las primeras décadas del siglo XX se produjeron una serie de acontecimientos mundiales que alteraron notablemente el contexto internacional y, por lo tanto, afectaron las bases mismas del modelo agroexportador.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com plan agroexportador

Una imagen de los campesinos cosechando a principio de siglo XX

Entre esos acontecimientos se destacan las dos guerras mundiales (1914/1918 y 1939/1945) y la crisis del capitalismo mundial de 1929. Durante los períodos de guerra los países europeos (principales compradores de la Argentina) limitaron su demanda de alimentos y redujeron su capacidad de suministrar bienes industriales.

La crisis capitalista, desatada por la quiebra de la bolsa de Nueva York, se transmitió rápidamente a las economías europeas. El mercado mundial, del que dependía la economía argentina, redujo sensiblemente su capacidad de comprar los productos de exportación argentinos. Estas condiciones impulsaron el desarrollo de un proceso de industrialización conocido como «de sustitución de importaciones«, precisamente porque los bienes industriales que se compraban al exterior comenzaron a ser producidos en el país.

En el período anterior ya había comenzado la industrialización de algunas materias primáis. A los antecedentes constituidos por los saladeros se agregaron los frigoríficos, algunos molinos harineros, empacadoras y conservadoras de frutas y una incipiente industria textil. Desde la década del ’30 se amplió el espectro de rubros industriales, a partir de las inversiones de las ganancias acumuladas por terratenientes pampeanos y comerciantes exportadores y de la llegada de capitales extranjeros –ingleses, norteamericanos, alemanes– dirigidos directamente hacia la producción industrial. Junto con estos actores se destacó el Estado, que cobra así un papel importante en el proceso industrializador, ya sea a través de polémicos acuerdos de vinculación con Gran Bretaña (Pacto Roca-Runciman) como a través de propuestas de medidas industrialistas, no siempre concretadas (Plan Pinedo).

Las nuevas ramas industriales (química, farmacéutica, metalúrgica, maquinarias y aparatos eléctricos, productos derivados del caucho) plantearon nuevos requerimientos a la importación, ya que muchos de sus insumos no eran producidos en el país. Por otro lado, el conjunto de industrias continuaba manteniendo una marcada dependencia del exterior en lo que respecta a los bienes de capital (maquinarias y equipos industriales).

A esta primera etapa del proceso de sustitución de importaciones le siguió una segunda, iniciada aproximadamente a finales de los años ’50. Esta segunda etapa se caracterizó por la política desarrollista impulsada por el gobierno del presidente Frondizi, en concordancia con políticas similares implementadas en otros países latinoamericanos. Las características principales de esta segunda etapa fueron la fuerte penetración del capital internacional, con la llegada al país de numerosas empresas multinacionales, y el desarrollo de industrias pesadas, como la petroquímica, la química y la siderúrgica.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com plan irigoyenEl desarrollo del modelo de industrialización por sustitución de importaciones tuvo importantes efectos sobre la organización del territorio. En particular, las inversiones industriales contribuyeron a valorizar algunas áreas del país, incrementando la concentración de la actividad económica y la ampliación de los desequilibrios regionales.

Varios factores influyeron para que las industrias se concentraran en el área pampeana. Por un lado, en esa área ya se encontraban los principales mercados de consumidores debido a que allí se concentró una parte importante de la población. La instalación cerca de los consumidores disminuía los costos de transporte de las empresas.

Por otro lado, en esa área también se encontraban los principales puertos de importación. Muchos de los insumos que utilizaban las industrias eran importados, por lo tanto la ubicación cerca del puerto también permitía disminuir el costo de transporte. Esta circunstancia fue particularmente crítica en momentos en que se compraba al exterior el carbón empleado para abastecer a las fábricas.

El área pampeana disponía también de suficiente mano de obra con los niveles de calificación requeridos por las industrias, al tiempo que sus ciudades ofrecían una variedad de servicios que las empresas precisaban para funcionar. Todos estos factores, que se relacionan mutuamente, aumentaron el atractivo de Buenos Aires, del litoral fluvial (entre Santa Fe y La Plata) y de Córdoba, como áreas industriales.

Las principales excepciones a este patrón locacional estuvieron dadas por aquellas industrias que se orientaron hacia las fuentes de materias primas. Un caso notorio es el de la industria azucarera, debido a que la caña de azúcar debe ser industrializada rápidamente después de cortada para que no pierda sus propiedades. Así es como coincide el área de producción de la caña de azúcar (Tucumán, Jujuy y Salta) con el área de localización de los ingenios. En el caso de la industria vitivinícola también se produce esta asociación entre área de producción de la materia prima y área de transformación industrial.

cuadro economia argentina

Durante el período de sustitución de importaciones tuvo lugar el desarrollo de la red vial a partir de la sanción de la ley de vialidad, que creó un fondo para la construcción de caminos. Los primeros caminos tendieron a superponerse al tendido de las vías férreas, que ya unían a los principales centros urbanos. Comenzó a producirse una situación de competencia entre ambos modos, anulándose la posibilidad de generar un esquema complementario entre el transporte automotor y el ferroviario. Con la instalación de ¡as primeras industrias automotrices,a fines de la década de 1950, se produjo un fuerte crecimiento del parque automotor y una mayor derivación de las inversiones hacia las rutas, en detrimento del sistema ferroviario.

El patrón de inversiones industriales se apoyó en las grandes ciudades que, a su vez, gozaban de ingresos más elevados. Esta situación reforzó dicho patrón y atrajo nuevos contingentes de población que acudían a los núcleos industriales en busca de nuevas fuentes de trabajo.

Durante el período de sustitución de importaciones se produjeron fuertes movimientos de población de tres tipos. El primer tipo se refiere a las migraciones internacionales intercontinentales, éstas se debilitaron a partir de la primera guerra mundial y la crisis de 1930, y sólo volvieron a tomar impulso hacia el fin de la secunda guerra mundial, hasta 1950. Si en el período agroexportador predominaron los migrantes procedentes de la Europa mediterránea, en esta etapa se agregaron los procedentes de Europa oriental.

El segundo tipo son las migraciones internas, que originaron una importante redistribución de la población. Las provincias más empobrecidas, que quedaron al margen del proceso de industrialización, expulsaron población hacia los centros urbanos industriales y hacia las provincias patagónicas.
El tercer tipo de migraciones son las procedentes de países limítrofes -Paraguay, Bolivia, Chile y Uruguay-, que cobraron relevancia desde 1950.

En este caso los destinos fueron más diversificados porque a la atracción de los centros urbano-industriales pampeanos se le sumaron las áreas fronterizas en contacto con los países de origen (Salta yjujuy para los bolivianos; Formosa, Chaco y Misiones para los’paraguayos; la Patagonia para los chilenos).

TRANSFORMACIONES POST PERONISMO: Desde 1955 a 1976 los frecuentes cambios de gobierno perjudicaron.el desenvolvimiento del país. Pese a ello las sucesivas administraciones nacionales realizaron una importante tarea de modernización. También se enfrentaron con graves problemas que les fueron comunes (inflación, subversión). El desenvolvimiento industrial de períodos anteriores concentró la población en las ciudades, especialmente en el Gran Buenos Aires. (El 65% de los argentinos vive en ciudades.)

Las diversas leyes y disposiciones, dictadas forman un cuerpo que regula y estimula la desconcentración fabril. Este proceso (exigirá un largo período. La educación experimentó una modificación muy profunda, volcándose hacia la ciencia y la técnica.

El enrolamiento universitario, hasta entonces reducido, alcanzó cifras elevadas. Aumentaron las universidades estatales, extendidas por todo el país, y se fundaron gran número de privadas, en total más de cincuenta. En ellas y en más de doscientos institutos de nivel universitario se enseñan cuatro cientas profesiones y especialidades distintas.

Los progresos mundiales en la ciencia y la técnica se van incorporando entre nosotros por acción de enticla des creadas al efecto, como el I.N.T.A (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y el I.N.T.I. (Instituto Nacional de Tecnología Industrial). (Ver)

La Comisión Nacional de Energía Atómica desarrolló la tecnología nuclear. Diseñó y construyó el reactor del Centro Atómico Constituyentes, que fue el primero en entrar en funcionamiento (1958). Instaló otro en el Centro Ezeiza. Las actividades de la Comisión adquieren mayor relevancia con el acelerador de partículas de Constituyentes (en construcción en 1981) y la contratación de una planta de agua pesada, en 1979, a levantarse en Neuquén.

El Instituto Balseiro (en Bariloche) prepara científicos y técnicos nucleares.

Nuestra actividad científica fue reconocida internacionalmente al otorgarse los Premios Nobel: a Bernardo Houssay, en 1947, por sus trabajos sobre la glándula hipófisis, y a Luis Federico Leloir (1970) por el estudio del funcionamiento del hígado en-relación con la diabetes.

Cabe mencionar el primer transplante de corazón, realizado por Miguel Bellizzi (1968).

El abastecimiento de energía eléctrica, se cuadruplicó entre 1955 y 1981. Fueron construidas centrales hidroeléctricas cuyos diques, de dimensión monumental, agregaron además importantes áreas a las zonas dé cultivo y regularon las crecidas de los ríos. Citaremos: El Chocón-Cerros Colorados, comenzado en 1968, desde 1977 provee de electricidad al Gran Buenos Aires. Salto Grande nos unió con el Uruguay, Fulaleufú alimenta la planta de aluminio de Puerto Madryn; El Nihuil, la gran represa Florentino Ameghino; Yaciretá, en construcción con el Paraguay será la más grande construida en nuestro país; Cabra Corral, Ullum, etc.

La central atómica Atucha I comenzó a actuar en 1974; la de Río Tercero está en construcción (1981). En 1979 fue adjudicada la Atucha II.

La distribución energética es facilitada por el tendido de oleoductos desde la Patagonia a Buenos Aires, desde Salta al puerto de San Lorenzo (Santa Fe) y por los gasoductos de Campo Duran (Salta) al Gran Buenos Aires y de Tierra del Fuego a Santa Cruz, bajo el mar. La valla opuesta por el ancho río Paraná, entre sus orillas entrerriana y santafecinas, fue vencida por la construcción del túnel subfluvial «Hernandarias», inaugurado en diciembre de 1969. Cabe citar las obras hidráulicas de Zárate-Brazo Largo con un conjunto de puentes, viaductos, caminos y vías férreas anexas.

construccion tunel subfluvial

Construcción del Túnel Subfluvial Sanfa Fe-Paraná

Resultado de imagen para historiaybiografias.com tunel zarate brazo largo

Construcción del Puente Zarate-Brazo Largo

También sobre el Paraná se tendió el punte Chaco-Corrientes, inaugurado en 1973. El Puente Colón-Paysandú, completado en 1975, el camino que corre sobre la coronación de la represa de Salto Grande y el puente Puerto Unzué-Fray Bentos nos comunican con el Uruguay.

El censo ganadero sumó 130 millones de cabezas; de ellas, 60 millones de vacunos.

El autoabastecimiento de petróleo alcanzó un 90 %. En 1976 fueron extraídos más de 25 millones de metros cúbicos.

Están en marcha perforaciones petrolíferas en el Atlántico Sur.

La flota mercante fue incrementada hasta 1.400.000 toneladas.

El Plan Siderúrgico, obra del general Manuel Nicolás Savio, fue convertido en ley en 1947. Coordinaba las actividades de las fábricas de acero del Ejército con la creación de la Sociedad Mixta Siderurgia Argentina (SOMISA). En 1960 se concretó la puesta en marcha de su gran planta siderúrgica. Hierro Patagónico (HIPASAM), sociedad con participación del Estado, comenzó a explotar en 1978 los yacimientos de mineral de hierro de Sierra Grande (Río Negro).

Se radicaron plantas de producción de automotores. Juntamente con sus industrias proveedoras fueron fabricados íntegramente en el país. En consecuencia se produjo un notable aumento del plantel nacional de vehículos. También fue extendida y mejorada la red caminera: los caminos pavimentados alcanzaron los 40 000 kilómetros, los mejorados 120.000 km.

La estación receptora instalada en Balcarce (1969) realiza comunicaciones telefónicas y televisivas internacionales.

Periodismo. En la Argentina se editan 16 diarios de difusión nacional y revistas periódicas y se reciben regu larmente más de 140 publicaciones extranjeras de este tipo.

Radiodifusión. Cuenta con unas 150 emisoras de diferente alcance (nacionales y locales). La televisión opera con 65 canales. El censo de 1976 consignó la cifra promedio de un receptor cada tres habitantes y medio.

Los frecuentes cambios en la dirección de la economía entorpecieron la lucha contra la inflación. Las medidas de circunstancia no alcanzaron a atacar las causas del problema.

El aumento de la inflación mundial dificultó el restablecimiento de la estabilidad monetaria.

Fuentes Consultadas:
Geografía Argentina y del Mercosur Los Territorios en la Economía Globalizada de Blanco-Fernandez-Gurevich – Editoria AIQUE
Historia 3 de José Astolfi Editorial Kapelusz

Ver: Exportaciones e Importaciones de Argentina

Ver: Actividad Secundaria y Actividad Industrial 

Paises de Oceanía Islas, Superficies, Poblacion y Banderas

INFORMACIÓN ESTADÍSTICA DE PAÍSES E ISLAS DE OCEANÍA:

Superficie, Población, Capital,Religión,Tasas,Moneda,Forma de Gobierno,etc.

ESTADÍSTICAS
País de mayor extensión territorial:Australia7741.220 km2
País más densamente poblado (2011):Nauru443,9 hab/km2
País menos densamente poblado (2011):Australia2,8 hab/knf
País menos poblado (2011):Tuvalu10.544 hab.
País con mayor ingreso per cápita (2010):AustraliaUS$41.300
País con menor ingreso per cápita (2002):TuvaluUS$1.600
País con mayor longitud de costas:Australia25.760 km
País con menor longitud de castas:Nauru30 km
País con mayor número de grupos culturales:Papua Nueva Guinea1.000
Isla más pequeña:Nauru21 km2
Único país de Oceanía cruzado por
la línea del EcuadorKiribati
Territorios oceánicos que no tienen Ejército:Kiribati, Islas Marshall, Micronesia, Tuvalu, Nauru, Islas Cook, Samoa e islas Salomón
Isla más grande de Oceanía:Nueva Guinea785.753 km2
Isla de ultramar con más ciudades:Guam19
Cadena montañosa más larga:Gran Cordillera Divisoria en Australia3.600 km
Desierto más extenso del continente:Desierto Australiano2’330.000 km2
Fosa marina más profunda del mundo:Fosa de las Marianas11.034 m
Arrecife más largo:Gran Barrera Australiana2.012 km

INFORMACIÓN DE OCEANÍA:
RECURSOS NATURALES
Tierras cultivables: 489.070 km2 (4,2 por ciento de la superficie total mundial). Tierras permanentes de cultivo: 1.940 km2 (0,2 por ciento de la superficie total mundial). Tierras permanentes de pastizales: 4.524.800 km2 (16,1 por ciento de la superficie total mundial). Tierras permanentes de bosques y maderas: 1.168.000 km2 (3,7 por ciento de la superficie total mundial).

En Australia, PNG, NZ y Nueva Caledonia hay oro, plomo, zinc y uranio; en Vanuatu, cobre; en Nauru, fosfatos. Australia posee hulla (carbón de piedra), yacimientos petrolíferos y gas natural.

DIVISIÓN POLÍTICA
Países independientes: (14): Australia, Fiji, Islas Marshall, Islas Salomón, Kirlbati, Micronesia, Nauru, NZ, Palau, PNG, Samoa Occidental, Tonga, Tuvalu y Vanuatu. Países semiindependien tes(1): Islas Marianas del Norte (EE.UU.). Dependencias (20): Isla de Christmas, Isla de Norfolk, Islas Heard e Islas McDonald, islas del mar de Coral (dependen de Australia); Baker y Howland, Guam, Jarvis, Johnston, Kingman Reef, Mldway, Palmyra, Samoa Americana y Wake (de EE.UU.); Clipperton, Nueva Caledonia, Polinesia Francesa, Wallisy Futuna (pertenecen a Francia); Isle Cook, NiueyTokelau (perte necen a NZ).

ÁREA: 8.945.274 Km2

POBLACIÓN
Para 2030: 48.053.000.
Para 2060: 66.569.000.
para 2100: 109.953.000.

COMPOSICIÓN ÉTNICA
a) Indígenas;
b) Melanesios (mezcla de papúes y polinesios);
c) Polinesios (mezcla de papúes y malayos).En Australia y NZ hay descendientes de europeos y asiáticos, así como de nativos.
d) Euroasiáticos (mezcla de europeos con asiáticos). Población heterogénea, compuesta por descendientes de europeos (británicos). Estos, posiblemente se establecieron en el siglo XVIII.

IDIOMAS
Inglés, chino, papú, francés, melanesio, polinesio, tok, malayo, fiji, hindl, tamil, árabe, vietnamita, maorí, samoano, alemán, bislama, carolino, español, chamorro, coreano, filipino, griego, holandés, húngaro, indonesio, italiano, japonés, kiribatiano, macedonio, maltes, martlokeso, nauruano, palauano, polaco, ponpeaiano, portugués, ruso, tahitiano y tonga; también hay muchas lenguas aborígenes.

Flora: En Australia existen entre 15 y 20 mil fanerógamas (plantas cuyos órganos de la reproducción se presentan en forma de flores y se distinguen a simple vista), que, según los expertos, constituyen una mezcla de elementos formada a partir de una compleja evolución biológica.
Fauna:
Hay 133 especies de mamíferos, de las cuales 125 son marsupiales (64 endémicas). Éstos varían desde el ratón de cráneo plano (de 9,5 cm de largo) hasta el canguro (con 1,80 m de alto), y dos especies de monotremados (el hormiguero erizado o equidna y el ornitorrinco). En PNG las especies son canguro arbóreo, zarigüeya voladora y bandicut (marsupiales).
Aves:
hay cerca de 520 especies diferentes. El kiwi es un ave típica de NZ.
Reptiles: se cuentan 380 especies distintas.
Anfibios: existen 122 especies de ranas; además, en octubre de 2010,científicos de la organización Conservation International de EE. UU. descubrieron 24 nueras especies de sapos en las montañas de PNG.
Peces: hay 180 especies de peces de agua dulce y 750 de moluscos.
Insectos: se registran 54.100 especies, cien de las cuales fueron descubiertas en octubre de 2010.

PAÍSES E ISLAS:

AUSTRALIA

Superficie: 7-682.300 km2.
Población: 18.287.000 h. (australianos).
Densidad: 2,4 h./km2.
Tasa de natalidad: l4,l%o.
Tasa de mortalidad: 6,9%o.
Capital: Canberra.
Ciudades principales: Sydney, Melboume, Brisbane, Perth, Adelaida, Newcastle,
Grupos étnicos: blancos (95,2%), aborígenes (1,5%), asiáticos (1,3%).
Religión: protestantismo (43,9%), catolicismo (27,3%), cristianismo ortodoxo (2,8%).
Idioma: inglés. Moneda: dólar australiano.
Forma de Estado: estado federal (bajo la monarquía británica).
Producto Nacional Bruto: 320.705 millones de dólares.
Renta per cápita: 17.980 dólares.
División administrativa: 6 Estados y 2 territorios.

FIJI
bandera de fiji
Superficie: 18.274 km2.
Población: 802.000 h. (fijianos).
Densidad: 43,9 h./km2.
Tasa de natalidad: 24,6%o.
Tasa de mortalidad: 6,2 %o.
Capital: Suva.
Ciudades principales: Lautoka, Lami, Nadi, Ba.
Grupos étnicos: fijianos (50,7%), hindúes (45,5%),
otros (5,8%). Religión: cristianismo (52,9%), hinduismo (38,1%), islamismo (7,8%). Idioma: inglés (oficial), fijiano e hindi. Moneda: dólar fijiano. Forma de Estado: república.
Producto Nacional Bruto: 1.785 millones de dólares. Renta per cápita: 2.320 dólares. División administrativa: 4 divisiones y 15 provincias.

KIRIBATI

Superficie: 811 km2.
Población: 72.335 h. (kiribatíes).
Densidad: 112,7 h./km2.
Tasa de natalidad: 31,6%o.
Tasa de mortalidad: 12,3%o.
Capital: Bairiki, en el atolón de Tarawa.
Religión: catolicismo (53,4%)
y protestantismo (39,2%).
Idioma: inglés y gilbertiano, lengua polinésica.
Moneda: dólar australiano.
Forma de Estado: república presidencialista.
Producto Nacional Bruto: 56 millones de dólares,
Renta per cápita: 730 dólares.
División administrativa: tres grupos insulares.

ISLAS MARSHALL
Bandera de las Islas Marshall
Superficie: 181,48 km2.
Población: 58.500 h (marsaleses).
Densidad: 322,3 h./km2.
Tasa de natalidad: 46,6%o.
Tasa de mortalidad: 7,9%o.
Capital: Majuro.
Ciudades principales: Dalap-Uliga-Darrit, Ebeye
Grupos étnicos: marsaleses (96,9%),
otros micronesios (1,7%), filipinos (0,5%).
Religión: protestantismo (90,1%), catolicismo (8,5%).
Idioma: inglés y marsalés.
Moneda: dólar estadounidense.
Forma de Estado: república presidencialista.
Producto Nacional Bruto: 105 millones de dólares.
Renta per cápita: 1.870 dólares
División administrativa: 26 distritos electorales.

ESTADOS FEDERADOS DE MICRONESIA:

Superficie: 701,4 km2.
Población: 164.000 h. (micronesios).
Densidad: 151,7 h./km2.
Tasa de natalidad: 36,7%o
Tasa de mortalidad: 7,8%o
Capital: Palikir, en la isla Ponape.
Ciudades principales: Weno, Tol, Kolonia.
Religión: catolicismo y protestantismo.
Idioma: inglés.
Moneda: dólar estadounidense.
Producto Nacional Bruto: 202.000 millones de dólares.
Renta per cápita: 1.890 dólares,
División administrativa: 4 Estados autónomos
Forma de Estado: república federal. : 202.000 millones

NAURU:

Superficie: 21,2 km2.
Población: 10.600 h. [nauruanos).
Densidad: 417,7 h./km.2
Capital: Yaren.
Grupos étnicos: nauruanos (57%), chinos y europeos,
Religión: protestantismo (mayoría) y catolicismo.
Idioma: inglés y nauruano.
Moneda: dólar australiano.
Forma de Estado: república.
Producto nacional bruto: 90 millones de dólares.
Renta per cápita: 9.000 dólares.

NUEVA ZELANDA
Bandera de Nueva Zelanda Oceanía
Superficie: 270.534 km2.
Población: 3-619.000 h. (neozelandeses).
Densidad: 13,4 h/km2.
Tasa de natalidad: 16,l%o.
Tasa de mortalidad: 7,8%o.
Capital: Wellington.
Ciudades principales: Auckland, Christchurch,
Manukau, Dunedin, Hamilton.
Grupos étnicos: europeos (73,8%) y maoríes (9,6%),
Religión: protestantismo (74%) y catolicismo (15,2%).
Idioma: inglés y maorí.
Moneda: dólar neozelandés.
Forma de Estado: monarquía constitucional bajo la corona británica
Producto Nacional Bruto: 46.578 millones de dólares.
Renta per cápita: 13,190 dólares.
División administrativa: 9 regiones en la Isla del Norte, 5 en la del Sur y 3 archipiélagos.

PALAOS
Bnadera de Palaos en Oceanía
Superficie: 488 km2.
Población: 17.000 h.
Densidad: 34,8 h./km2.
Tasa de natalidad: 22%o.
Tasa de mortalidad: 8%o,
Capital: Koror.
Grupos étnicos: palauanos (83,2%);
filipinos (9,8%), micronesios (2%), chinos (1,2%).
Religión: catolicismo (40,8%), protestantismo (24,8%),
creencias tradicionales (24,8%).
Idioma: inglés y palauano.
Moneda: dólar estadounidense.
Forma de Estado: república.
Producto Nacional Bruto: 81.800 millones de dólares.
Renta per cápita: 5.000 dólares.
División administrativa: 16 Estados y una circunscripción administrativa,

PAPUA-NUEVA GUINEA

Superficie: 462.840 km2.
Población: 4.302.000 h. (papúes).
Densidad: 9,3 h./km2.
Tasa de natalidad: 33%o.
Tasa de mortalidad: 10%o.
Capital: Port Moresby.
Ciudades principales: Lae, Madang, Wewak, Goroka,
Grupos étnicos: papúes (84%), melanesios (15%),
otros (1%). Religión: protestantismo (58,4%), catolicismo (32,8%), anglicanísmo (5,4%), cultos tradicionales indígenas (2,5%), otros (0,9%).
Idioma: pisin, inglés y motu.
Moneda: kina.
Forma de Estado: monarquía constitucional (corona británica).
Producto Nacional Bruto: 4.646 millones de dólares.
Renta per cápita: 1.120 dólares.
División administrativa: 19 provincias y un distrito nacional.

TONGA
Bandera de Tonga en Oceania
Superficie: 749,9 km2.
Población: 101.100 h. (tánganos).
Densidad: 140,4 h./km2.
Tasa de natalidad: 27,8%o.
Tasa de mortalidad: 5,9%o.
Capital: Nukualofa. TONGA
Ciudades principales: Neiafu, Haveluloto, Vaini.
Grupos étnicos: polinesios (95,5%).
Religión: protestantismo (53%), catolicismo (16%), mormonismo (12%) y otras creencias.
Idioma: inglés y tongano. Moneda: pa’anga.
Forma de Estado: monarquía constitucional (británica).
Producto Nacional Bruto: 160 millones de dólares.
Renta per cápita: 1.640 dólares. División administrativa: 5 divisiones.

SALOMÓN, ISLAS

bandera de salomon islas
Superficie: 28.370 km2.
Población: 396.000 h.
Densidad: 14 h./km2.
Tasa de natalidad: 36,5%o.
Tasa de mortalidad: 4,2%o.
Capital: Honiara.
Ciudades principales: Gízo, Auki, Kira Kira, Buala,
Grupos étnicos: melanesios (94,2%), polinesios (3,7%).
Religión: protestantismo (77,5%), catolicismo (19,2%).
Idioma: inglés (oficial), pidgin y dialectos melanesios y polinesios.
Moneda: dólar de Salomón.
Forma de Estado: monarquía constitucional.
Producto Nacional Bruto: 291 millones de dólares.
Renta per cápita: 800 dólares.
División administrativa: nueve provincias y un territorio de la capital.

TUVALU
Bandera de Tuvalu Oceania
Superficie: 23,96 km2.
Población: 9.482 h.
Densidad: 395,7 h./km2.
Tasa de natalidad: 24,9%.
Tasa de mortalidad: 9%.
Capital: Fongafale
Grupos étnicos: polinesios (91%).
Religión: protestantismo (97%).
Idioma: inglés y tuvalu (lengua polinésica).
Moneda: dólar de Tuvalu.
Forma de Estado: monarquía constitucional.
Producto Nacional Bruto: 7,4 millones de dólares.
Renta per cápita: 800 dólares.
División administrativa: en 9 islas.

SAMOA  OCCIDENTAL

Superficie: 2.831 km2.
Población: 167.400 h. (samoanos).
Densidad: 59,1 h./km2.
Tasa de natalidad: 35,9%
Tasa de mortalidad: 5,5%.
Capital: Apia.
Grupos étnicos: samoanos (88%).
Religión: protestantismo (71,8%) y catolicismo (21%).
Idioma: inglés y samoano.
Moneda: tala.
Forma de Estado: monarquía constitucional.
Producto Nacional Bruto: 163 millones de dólares.
Renta per cápita: 970 dólares.
División administrativa: 6 distritos en la isla Savaü y 5 distritos en la isla Upolu.

VANUATU        

bandera de vanuatu oceania

 

 

 

 

Superficie: 12.190 km».
Población: 172.000 h.
Densidad: 14,1 h./km2.
Tasa de natalidad: 33,5%.
Tasa de mortalidad: 6,4%.
Capital: Port Vila.
Ciudades principales: Isangel, Luganville, Port Orly,
Grupos étnicos: ni-vanuatu (97,9%), europeos (1%).
Religión: cristianismo (77,2%), animismo (4,6%).
Idioma: bíslama, inglés y francés (oficiales); diversas lenguas melanesias.
Moneda: vatu.
Forma de Estado: república.
Producto Nacional Bruto: 189 millones de dólares.
Renta per cápita: 1.150 dólares.
División administrativa: 11 regiones.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Temática ESPASA Siglo XXI

Dia del Planeta Tierra Consejos Para Cuidar el Planeta, las 3R

Día del Planeta Tierra – Consejos Para Cuidar el Planeta

LA SUPERVIVENCIA DE LA ESPECIE HUMANA Y LA GESTIÓN AMBIENTAL
La naturaleza está sometida a unos principios de funcionamiento que aseguran su permanencia. A no ser que acaezca una catástrofe natural o que las personas intervengan de alguna manera, los ecosistemas suelen mantenerse en su etapa climax.

Cuando acontece alguna alteración, los ecosistemas sufren regresiones. Muchos recursos de los ecosistemas son utilizados también por el ser humano; de hecho, casi todas las materias que necesitamos están en ellos. Y las personas las empleamos bien en estado natural o bien transformándolas en nuestras industrias. Es decir, dependemos completamente de la naturaleza. Y esto es así porque, en realidad, somos parte de ella.

Así, lo que le suceda a los ecosistemas termina afectando a la sociedad humana. So por ejemplo, extraemos algunos recursos naturales en exceso, sin darles tiempo a que se regeneren, descomponemos ecosistemas, interrumpimos su funcionamiento, antes o después no existirán dichos recursos en cantidad suficiente.

Por tanto, el futuro del ser humano está supeditado al futuro de la naturaleza. Hoy día existen recursos suficientes para mantener incluso a una especie tan abundante como la humana; lo importante es aprender a no derrochar esos recursos y a repartirlos adecuadamente.

La producción excesiva de desechos, basura y contaminaciones por parte de las personas puede terminar envenenándolo todo: desde los ecosistemas hasta nuestra propia civilización.

3R:reducir, reutilizar y reciclar

La reutilización de materiales es una alternativa que ya se maneja para evitar la sobreexplotación de recursos naturales

La recuperación de especies amenazadas permite rebajar el impacto negativo de la actividad humana en los ecosistemas.

La utilización de energías alternativas es otra vía para reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera.

Soluciones desde la actuación humana: el desarrollo sostenible
Adoptar los hábitos de la época preindustrial no parece factible en la sociedad occidental actual. Sin embargo, no debemos caer en la desidia y seguir actuando como si la actividad humana no tuviese consecuencias negativas para el suelo que pisamos o el aire que respiramos.

Ahora que muchos de los problemas causados por las personas están comenzando, es cuando se deben poner más medios para solucionarlos e intentar convivir en paz con nuestro planeta.

En 1987, la Comisión Mundial del Medio Ambiente y del Desarrollo definió el desarrollo sostenible como «el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades».

CONSEJOS PARA SALVAR EL PLANETA Y HACER EN CASA
Por Annie Leonard en el libro «La Historia de las Cosas»

1.Evite los productos que filtren tóxicos en la comida, en el cuerpo o en la casa. En caso de que no logre determinar si un producto contiene sustancias químicas peligrosas, comuníquese con el número de servicio al cliente que se encuentra en el  envase. Si no recibe una respuesta satisfactoria, no lo compre. En GoodGuide.com encontrará información sobre las sustancias tóxicas presentes en miles de productos específicos. Y si desea enterarse de las últimas novedades científicas sobre sustancias químicas tóxicas, consulte los invaluables recursos de Environmental Health News en http://www.environmentalhealthnews.org.

He aquí algunos de los peores productos que conviene evitar:

• Las sartenes antiadherentes de teflón: la sustancia antiadherente es el politetrafluoroetileno. Cuando esta sustancia se calienta -como suele ocurrir con las sartenes-, libera gases tóxicos vinculados al cáncer, las insuficiencias orgánicas, el daño reproductivo y otros efectos nocivos para la salud.

• Los juguetes de pvc, las cortinas para ducha de pvc, la envoltura de alimentos de pvc, cualquier cosa que tenga pvc. El pvc es el plástico más peligroso en todas las etapas de su ciclo vital: la producción, el uso y el desecho. No lo deje entrar en su casa. Para aprender más sobre el pvc, visite http://www.besafenet.com/pvc/.

• Los colchones, las almohadas, los sofás u otros muebles tratados con éteres difenil polibromados (pbde), una sustancia supertóxica vinculada a la toxicidad hepática, tiroidea y del desarrollo neurológico. Si en la etiqueta dice «tratado con ignífugos» o algo similar, tenga cuidado. Para aprender más sobre retardantes de llama, puede visitar http://www.cleanproduction.org y http://www.greensciencepolicy.org.

La Green Guide sobre los pbde de la Coalición de Tóxicos de Washington [Washington Toxic Coalition] explica cómo evitar los retardantes de llama tóxicos en los productos de consumo y está disponible en http://www.watoxics.org/files/GreenProductGuide.pdf.

2. Reduzca sus desechos. A pesar de que la basura doméstica es ínfima en compa ración con el volumen de los residuos industriales, es obvio que conviene reducirla: es una tarea fácil, permite conservar recursos, y cada bolsa de basura que no va a parar a un relleno sanitario o (peor aun) que no se quema en un incinerador es un punto a favor del planeta. He aquí algunas formas de comenzar:

• Evite las botellas descartables, las bolsas de plástico, los vasos desechables de café, las latas: estos artículos, diseñados para usarse durante apenas unos segundos, son totalmente inútiles y fáciles de eliminar por completo con una mínima planificación previa. No se sienta mal si está en apuros y tiene que usarlos alguna vez, pero trate de que no se convierta en una regla.

• Compost o abono orgánico: coloque un cubo aparte en la cocina para los restos de comida y participe en programas municipales de compostaje o elabore compost en su casa. Es fácil, se evita que los materiales orgánicos acaben en los vertederos y rellenos sanitarios, se evita el mal olor en la bolsa de basura y se obtiene un excelente fertilizante natural (en reemplazo de los perjudiciales fertilizantes químicos) para la tierra del jardín o de las plantas interiores. En Internet hay muchas guías para elaborar compost en entornos rurales, suburbanos y urbanos.

3. Adopte alternativas orgánicas en lo referente a los alimentos, el jardín y los productos de limpieza. No permita que los pesticidas y los químicos tóxicos ingresen en su comida, en su jardín ni en su casa. Nunca olvide que los pesticidas fueron concebidos para matar: para eso están. Se los vincula a los más diversos problemas de salud, desde el cáncer hasta las disfunciones neurológicas y reproductivas. Y lo peor es que estas sustancias se acumulan cada vez más en nuestro medio ambiente y en nuestro organismo. Evite la lavandina y use limpiadores que no sean tóxicos

Los que tienen envases de lujo son caros, pero existen sustitutos baratos y accesibles que se preparan con ingredientes económicos como el vinagre, el bicarbonato y el jugo de limón. ¡Es muy fácil prepararlos!

4. Use menos energía: maneje menos, vuele menos, cuelgue la ropa en un tendedero, consiga una bicicleta, baje la calefacción y póngase un pulóver. Revise la casa en busca de fugas y arréglelas. Creo que no es necesario explicar por qué.

5. Desenchufe la tv: ¿por qué sentarse a mirar a una caja de mensajes rutilantes que nos adoctrinan durante horas en la cultura del consumo cuando hay tantas alternativas mucho más placenteras? Me di cuenta de esto hace unos años, cuando al terminar el tv Turnoff Week (un programa nacional en el que los niños se comprometen a aguantar sin mirar tv durante una semana), mi hija me dijo «¡Me divertí tanto esta semana! Me encantaría hacerlo siempre». Y así lo hizo.

6. Invierta en la economía deseada. Cuando compre, cuando invierta dinero, cuando elija un banco, cuando contrate a alguien para que ayude con las tareas domésticas, cuando haga cualquier transacción monetaria, pregúntese si ese dinero que tanto le costó ganar está apoyando la economía que usted desea o la economía de la que quiere escapar. Algunas buenas opciones son los productos locales, los que tienen certificación sindical, los de comercio justo. A menudo la mejor opción es comprar productos de segunda mano,…o no comprar nada.

VARIACIONES EN EL CLIMA MUNDIAL: Las condiciones de temperatura y de precipitaciones favorables para los distintos tipos de cultivos y para los ecosistemas están en vías de migrar hacia latitudes y altitudes más elevadas, del orden de los 150 metros en altura o 200 kilómetros en latitud. Un país como Francia registra 1,1°C adicional por un recalentamiento global de 0,74°C.

El mundo acaba de experimentar siete años sucesivos de déficit de cereales. Regiones como Australia, California, el norte de China, Rajastán, la cuenca mediterránea o el nordeste brasileño tienen ya dificultades importantes, que afectan los cultivos de verano y las praderas.

Con 2°C de aumento de su temperatura, en comparación con la época preindustrial, un país como Uganda dejaría prácticamente de tener un clima propicio para el café, cultivo que le suministra dos tercios de sus divisas; los desastres biológicos afectarían desde un cuarto hasta la mitad de las especies en México, y también en Australia, el norte de China o el sur de África.

Con 2,5 °C adicionales hacia fines del presente siglo, alrededor de 2.500 a 3.000 millones de personas podrían resultar afectadas por la escasez de agua a partir de 2050. El deshielo de los glaciares del Himalaya amenazará a los agricultores de Asia continental, con caudales reducidos en verano y violentas crecidas de primavera.

Finalmente, la temperatura presentará picos más frecuentes, como la canícula europea de 2003, con las secuelas de más incendios y menor crecimiento vegetal; fenómenos a los cuales la agricultura orgánica, que utiliza suelos en mejor estado, ha demostrado ser menos vulnerable que la convencional. A la inversa, las técnicas que introdujo la «revolución verde», en particular la irrigación, convergen con el recalentamiento para convertir en inexplotables algunas superficies; a consecuencia de la salinización perdemos el 8% de las tierras irrigadas cada año.

REDUCCIÓN BE LAS COSECHAS Con el deshielo y el aumento de la evaporación y, por lo tanto, de las precipitaciones, de aquí a 2100 los océanos podrían elevarse de 20 a 60 centímetros (sin tener en cuenta el flujo rápido de los glaciares groenlandeses y antárticos). Ahora bien, 250 millones de personas viven a menos de un metro de altura sobre el nivel del mar, y muchas tierras cultivables y megalópolis se encuentran en los litorales. Una elevación de medio metro inundaría 16.000 km2 en Bangladesh, 20.000 en Vietnam y 30.000 en Indonesia.

En un primer momento, el aumento de temperatura y de productividad vegetal en las regiones septentrionales podría compensar el déficit sufrido por las regiones secas o en vías de desaparición. Sin embargo, las irregularidades meteorológicas acentuadas perturbarán el crecimiento de las plantas.

Durante el verano de 2006 en Europa, la sucesión de dos meses cálidos y secos, y luego un mes de agosto relativamente frío provocó una reducción de las cosechas de verduras del 5% a 50%, según las especies.

En la última parte de este siglo la producción alimentaria vegetal podría decrecer globalmente. Para garantizar un equilibrio mundial aceptable, habría que duplicar por lo menos (e incluso quintuplicar, en ciertas regiones) los rendimientos agrícolas actuales, y cubrir el déficit asiático masivo con exportaciones latinoamericanas y africanas.

Fuente Consultada:
«La Historia de las Cosas» Por Annie Leonard
El Atlas del Medio Ambiente Le Monde Diplomatique

Las señales de transito Señales Viales Iconos Indicaciones Viales

Señales de Tránsito o Viales Los Iconos Indicaciones

El auto, el tren, la bicicleta, el colectivo, son algunos de los innumerables MEDIOS DE TRANSPORTE. Éstos circulan en las calles de las ciudades y en las rutas de las afueras, por lo tanto exigen un orden: saber cuándo un auto puede adelantar a otro, cuándo avanzar y cuándo detenerse, en qué lugar los peatones tienen más derecho que los conductores… Esas y muchas otras acciones están ordenadas por las reglas de tránsito.

CONOCERLAS Y RESPETARLAS ES PARTE DE LA EDUCACIÓN VIAL.
En las calles de las ciudades, si observas atentamente, verás diferentes señales que te informan (por ejemplo, la senda peatonal indica el sitio por el que los peato-deben cruzar la calle). También verás algún cartel que previene accidentes (como los que comunican la presencia de hombres trabajando). O verás una flecha pintada en el asfalto que indica que en esa esquina está permitido doblar a la derecha…

SEÑALES DE REGLAMENTACIÓN

leyes-viales

leyes-viales

leyes-viales

leyes-viales

leyes-viales

Descargar Los Iconos

Animación Sobre las Señales

LAS 10 SEÑALES VIALES MAS UTILIZADAS

leyes-vialesSi se detiene, use la baliza para evitar accidentes.
En autopistas, prohibido circular en bicicleta
Respete «Prohibido estacionar»
Los niños menores de 10 años deben atrás con culturen seguridad.
Respete las velocidades máximas
leyes-vialesSi quiere detenerse, use los espacios ‘»Permitido estacionar»
Respete el ‘No retornar»
No beba alcohol antes ni durante el viaje
Lleve el matafuegos a su alcance, dentro del habitáculo
Los cinturones de protegen a quienes los usan

IMPORTANCIA DE ENSEÑAR A RESPETAR LAS REGLAS DE TRÁNSITO:
No les quepa duda, cuando sus hijas e hijos aprenden educación vial, aparte de aprender a salvaguardar su vida y la de los demás, están aprendiendo mucho más. Están desarrollando su inteligencia emocional, están consolidando sus vínculos con la sociedad, con su entorno, están también aprendiendo a autorrespetarse y a respetar a los demás y a todo cuanto les rodea.

Circular correctamente significa no empujar a un anciano con bastón, cruzar la calle con el semáforo en verde y también aparcar la bicicleta en el lugar adecuado (y no, por ejemplo, agrediendo el tronco de un árbol joven acabado de plantar).

Por supuesto, cuando los padres y madres enseñan a su pequeños a circular con respeto y a cumplir a rajatabla las normas de circulación, aparte de ofrecerles un valioso seguro de vida, les están obsequiando con mucho más. Las personas capaces de respetar unas normas de circulación, bien como peatones o pasajeros, bien como conductores, son personas que demuestran ser capaces de vivir en sociedad y compartir un espacio común con sensatez y generosidad.

Por eso, la circulación vial debe estar considerada como un importante valor ético, comparable con la solidaridad, el respeto, la paz, la libertad o la fraternidad, por citar sólo algunos ejemplos.
Podemos pues, efectuando un divertimento lingüístico, agregar la siguiente máxima: «Para saber cómo es una persona, sólo hay que observar cómo conduce y cómo circula».

Reflexionemos y pensemos pues, y de eso no les quepa la menor duda, que nuestro espacio y libertad como peatón, pasajero o conductor empieza o acaba allá donde empieza o acaba el espacio y la libertad de las restantes personas que nos rodean, y que circulan por las mismas calles que nosotros, también en calidad de peatones, conductores o pasajeros.(Fuente: Guía Pedagógica de Seguridad Vial – Educación Urbana)

TEST: ¿QUE TAL TRANSITAMOS? Debes Responder Verdadero (V) o Falso (F)

Así averiguamos si, realmente, conocemos la información que transmiten y comunican, y si nuestro comportamiento es suficientemente cívico y respetuoso. Luego, nos autoevaluamos con la tabla

1 Sólo cruzamos cuando el semáforo está en verde de forma fija.
2 Estamos atentos a las señales de tránsito posicionadas en un palo vertical, y también a las marcas viales, las señales pintadas sobre el pavimento o calzada.
3 Cumplimos las indicaciones que nos comunican las señales de tránsito según nuestro apuro. Cumplir las señales no es tan importante.
4 Cuando vemos una señal de peligro, extremamos la prudencia.
5 Cruzamos la calle con el semáforo en rojo, aunque no circulen vehículos por la calzada.
6 Si circulamos en bicicleta no respetamos el stop, es solo para otros vehículos
7 Si una calle es peatonal (porque así lo indica una señal de tránsito), hacemos caso a la señal y no circulamos por ella en bicicleta.
8 Si vamos en bicicleta y vemos una señal de peligro o prevención, que indica que por donde estamos circulando suelen haber niños y niñas, no nos preocupamos y circulamos normalmente.
9 Si vemos a un amigo o amiga no cumplir la indicación de una señal de tráfico, le explicamos que si todo el mundo respetase las señales de tránsito se evitarían la mayor parte de los accidentes de circulación.
10 Sólo cruzamos la calle por el paso o senda peatonal, aunque el semáforo esté en verde.

Autoevaluación:
De 0 a 3 puntos !Uy,uy!,uy!, esto está francamente mal.
De 4 a 6 Hay que esforzarse un poco mas, aunque vas en buen camino
De 7 a 8 Buena calificación , sigue aprendiendo sobre la circulación publica
De 9 a 10 Eres muy bueno, y conoces las normas básicas de tránsito

PARA LOS PEATONES EN LA CIUDAD

En las calles de las ciudades, los peatones compartimos gran parte del espacio por el que circulamos con los vehículos. El espacio destinado a los peatones son las aceras (veredas o banquetas). Veamos qué normas debemos seguir los peatones cuando circulamos por la calle.

1normas de transito y señalesSeguimos las indicaciones de las señales de tránsito y los semáforos.
2normas de transito y señalesUsamos los pasos o sendas peatonales.
3normas de transito y señalesCaminamos siempre por las aceras, lejos de los bordes. Sólo bajamos a la calle cuando tenemos que cruzar.
4normas de transito y señalesCruzamos únicamente en los pasos o sendas peatonales.
5normas de transito y señalesCuando cruzamos, antes de bajar a la calle, observamos hacia ambos sentidos de circulación por si se acerca un auto
6normas de transito y señalesNo pasamos nunca entre dos vehículos estacionados.
7normas de transito y señalesNunca atravesamos un cruce en diagonal. Para ir a una esquina opuesta, cruzamos dos veces en ángulo recto (90° grados).
8normas de transito y señalesAyudamos a los discapacitados, ancianos y niños a cruzar las calles.
9normas de transito y señalesJugamos en lugares alejados del tránsito de vehículos.
10normas de transito y señalesPrestamos atención a las entradas y salidas de autos de los garajes.
TEST DEL PEATÓN RESPONSABLE Debes Responder Verdadero (V) o Falso (F)
1Estamos atentos a los cambios de luces del semáforo. Sólo avanzamos cuando el semáforo se ha puesto en luz verde. Nunca cruzamos en ámbar o amarillo, y jamás en rojo.
2Cruzamos la calle a paso ligero y estamos atentos por si cambia el semáforo y un auto arranca velozmente.
3Si estamos utilizando el celular cruzamos la calle por el paso o senda peatonal, sin preocuparnos
4Andamos por la calle de un modo disciplinado: no circulamos de manera descuidada, chocando contra los otros peatones, interceptando el paso de los demás, gritando y dando empujones.
5Sabemos que es peligroso circular por el borde de la acera (vereda o banqueta). Nunca lo hacemos.
6Siempre paseamos por la acera. Nunca lo hacemos por la calzada.
7Siempre cruzamos la calle en línea recta (es el camino más corto). Jamás lo hacemos en diagonal.
8Cruzamos cuando el semáforo se pone en luz verde, pero antes de avanzar miramos a ambos lados. Así nos aseguramos de que no se acerca un auto.
9Cuando en el paso o senda peatonal aguardamos poder cruzar la calle, lo hacemos en la calzada, nunca en la acera.
10Descendemos de los vehículos por el lado de la calzada, y no cruzamos hasta que el vehículo del que hemos descendido se ha alejado.

Autoevaluación:
De 0 a 3 puntos !Uy,uy!,uy!, esto está muy mal, debes mejorar como peatón
De 4 a 6 Vas por buen camino, pero debes seguir aprendiendo las normas del peatón
De 7 a 8 Buena calificación , casi eres un buen peatón
De 9 a 10 Eres un peatón responsable

LA BICI COMO MEDIO DE TRANSPORTE.
Alrededor de los ocho años la mayoría de los chicos tiene un mayor interés por andar en bicicleta por la vía publica, en viajes hacia la escuela, el club, la casa de un amigo o la plaza del barrio.
Pero atención: para circular por las calles de la ciudad es necesario conocer las normas de un ciclista:

• La Legislación Nacional prohíbe a los menores de diez años conducir una bicicleta por la vía publica a no ser que vayan acompañados de otra persona de mayor edad.
• Las indicaciones de los semáforos vehiculares tienen total validez para los ciclistas.
• Hay que circular por la derecha o por los lugares reservados para el tránsito de bicicletas (carriles)
• No hay que tomarse de otro vehículo.
• Es indispensable respetar todas las señales de tránsito: señales verticales (Pare, Dirección Obligatoria, Contramano… en fin: las que vez en las páginas siguientes) y las marcas en el pavimento (líneas longitudinales continuas, sendas peatonales, líneas de Pare, etc.) En las esquinas, los peatones tienen prioridad para cruzar.
• Andar de a dos sobre una bicicleta -además de estar prohibido- es un gran peligro; se pierde estabilidad y se aumenta la distancia de frenado.

PARA LOS CONDUCTORES DE BICICLETAS

1

Si circulados por la calzada o por el carril bicicleta (si lo hay), debemos seguir las normas de conducción de un vehículo de motor, y además seguir unas normas concretas para la bicicleta. En realidad, debemos conducir con mucha precaución, ya que estamos compartiendo el espacio con los vehículos de motor.

2

Mucha precaución en los cruces. En los cruces muy
transitados, descendemos de la bicicleta y cruzamos a pie
arrastrándola.

3No pedaleamos pegados a los autos aparcados o estacionados. Así no nos golpearán, si, de un modo imprevisto, abren la puerta de un vehículo.
4Para adelantar a un transeúnte o a otro ciclista, primero avisamos con el timbre. Tras constatar que se han percatado de nuestra presencia e intención, avanzamos, pero siempre por la izquierda.
PARA
«PARAR»
ÓPARA
«GIRAR»

leyes-viales

Para girar o parar, siempre miramos primero detrás de nosotros. Así averiguamos si es posible realizar la maniobra deseada. Las maniobras se indican con el brazo izquierdo.

1Cómo indicar que paramos
Primero miramos hacia atrás. Luego, extendemos el brazo izquierdo lateral y horizontalmente, al tiempo que lo subimos y lo bajamos. Poco a poco reducimos la marcha hasta parar por completo.
2Cómo indicar que giramos a la izquierda
Primero miramos hacia atrás. Luego, extendemos el brazo hacia la izquierda,
y giramos sin brusquedad.
3Cómo indicar que giramos a la derecha
Primero miramos hacia atrás. Luego, levantamos el brazo izquierdo flexionando el codo (el brazo debe quedar en forma de «L»), y giramos sin brusquedad.

PARA LOS PEATONES EN CARRETERAS

Por las carreteras deben circular los vehículos, y no los peatones. Pero si no nos queda más remedio que desplazarnos por la carretera, seguimos las siguientes normas:

1leyes-vialesA pie por la carretera circulamos siempre por la izquierda, bien alejados de la calzada, en el sentido opuesto al de los autos. Así controlamos los vehículos que se nos aproximan frontalmente.
2leyes-vialesLa carretera tiene doble sentido de circulación (derecha e izquierda). Por eso, antes de cruzar se debe mirar a la izquierda y a la derecha. Cuando estamos seguros de que no es peligroso cruzar, atravesamos la carretera.
3leyes-vialesPor las carreteras, los vehículos circulan mucho más rápido que en las ciudades. Por eso, debemos cruzar por el lugar que tenga más visibilidad.
4leyes-vialesAntes de cruzar la carretera, calculamos a qué distancia se encuentran los vehículos que se aproximan por ambos lados y la velocidad a la que circulan.
5leyes-vialesSi vamos en grupo, nos desplazamos en fila, uno detrás de otro, ordenadamente y sin juguetear.
6leyes-vialesSi circulamos con bolsas o paquetes, los sujetamos con la mano del lado opuesto a la calzada. Así evitamos que algún vehículo nos golpee o arrastre al engancharse el paquete al auto.
7leyes-vialesPor la noche hay poca visibilidad, por eso debemos llevar linterna y elementos fluorescentes o reflectantes en la ropa, para que los conductores de los vehículos nos distingan con facilidad.
8leyes-vialesUn peatón jamás camina por la autopista o la autovía.

CURIOSIDAD: EL FUTBOL Y LA LUZ AMARILLA DE LOS SEMÁFOROS: El popular historiador argentino, Daniel Balmaceda, nos cuenta en su libro:»Historia de las Palabras», una singular historia donde explica como nació la idea de colocar una luz amarilla en los semáforos.

Durante el mundial de futbol en Inglaterra, en el año 1966, Argentina debía enfrentar al local, y el historiador lo cuenta así: » El partido se llevó a cabo en el estadio de Wembley, el 23 de julio. Durante el primer tiempo, Antonio Ubaldo Rattín estiró su pierna para detener a Bobby Charlton y el arbitro alemán Rudolf Kreitlein (quien esa tarde dio clases de pésimo arbitraje) lo amonestó. A los 35 minutos, Roberto Perfumo derribó a un inglés en la puerta del área. Rattín, capitán del equipo, se quejó ante Kreitlein por la actitud agresiva del jugador inglés que recibió la falta. El réferi le hizo entender por señas que si seguía hablándole, lo expulsaba.

Continuó el juego, Rattín se acercó al arbitro, insistiendo sobre el tema y el alemán lo expulsó. Fue en vano que el argentino intentara explicarle que siendo el capitán podía hablarle. De todas maneras tuvo que salir y continuaba con las pulsaciones altas afuera de la cancha. Un ex réferi inglés, Ken Aston (empleado por la FIFA luego de su retiro), intentó calmarlo.

El dato curioso es que cuando el alemán expulsó a Rattín, lo hizo mediante señas: no existían las tarjetas. Además, al finalizar el partido (que la Argentina perdió por un 0-1), el alemán informó que los hermanos Jackie y Bobby Charlton —del equipo inglés— habían sido amonestados. El tema de las amonestaciones generó una polémica porque los espectadores, los periodistas y a veces los técnicos no se enteraban hasta que terminara el juego. En ese problema pensaba Ken Aston —el que intentó calmar a Rattín— cuando manejaba por las calles de Londres, un tiempo después.

Un semáforo lo obligó a frenar. Ahí se le ocurrió, viendo las luces del aparato, la idea de las tarjetas. Sugirió la amarilla como amonestación, es decir, advertencia; y la roja para expulsión. Las tarjetas comenzaron a usarse en el Mundial de 1970.»

Descargar Los Iconos de Tránsito

Animación Sobre las Señales

El protoloco de Madrid Objetivos Causas Proteccion Fauna Antartida

El protoloco de Madrid – Objetivos

El Protocolo de Madrid de 1991: clave geopolítica internacional Al entrar en vigencia el Tratado Antártico (1961), una de las principales preocupaciones de los científicos e investigadores fue la de establecer pautas para evitar que la presencia del hombre en la Antártida produjera un impacto tal que esta perdiera sus condiciones de pureza, que la constituían en el único laboratorio natural del planeta.

sintesis protocolo de madrid

Ya en la década de los sesenta estas inquietudes se reflejaron en una gran cantidad de recomendaciones, pautas de comportamiento acordadas entre los países miembros del Tratado, que al ser ratificadas por sus respectivos gobiernos se convierten en leyes. Todas estas recomendaciones quedaron plasmadas en la Convención para la Flora y la Fauna Antártica (1964), habiéndose logrado en este texto definir a la zona del Tratado Antártico como una «zona especial de conservación».

La IX reunión consultiva especial, reunida en noviembre de 1990 en Viña del Mar, negoció un régimen de protección del medio ambiente antártico y disposiciones relativas a actividades mineras y las relacionadas con hidrocarburos. Se realizaron cuatro ruedas de negociaciones, las cuatro últimas en Madrid, que concluyeron el 3 de octubre de 1991.

Este acuerdo complementa al Tratado Antártico y refuerza su sistema para garantizar que la Antártida siga utilizándose exclusivamente con fines pacíficos y no se convierta en escenario u objeto de discordia internacional. Los objetivos del Protocolo están contenidos en el preámbulo y en el artículo II.

En el preámbulo dice: «Convencidos de la necesidad de reforzar el sistema Antártico para garantizar que la Antártida siga utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y no se convierta en escenario u objeto de discordia internacional. Teniendo en cuenta la especial situación jurídica y política de la Antártida y la especial responsabilidad de las partes consultivas del Tratado Antártico de garantizar que todas las actividades que se desarrollen en la Antártida sean compatibles con los propósitos y principios del Tratado Antártico».

En el artículo II dice «Las partes se comprometen a la protección del medio ambiente y los ecosistemas de-pendientes y asociados y, mediante el presente Protocolo, designan a la Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia».

El artículo III establece los principios a los que deberán ajustarse todas las actividades humanas en la Antártida disponiendo que «las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas y realizadas de tal manera que se eviten:
1. efectos perjudiciales sobre las características climáticas y meteorológicas;
2. efectos perjudiciales significativos en la calidad del agua y del aire;
3. cambios significativos en el medio ambiente atmosférico terrestre incluyendo el acuático, glacial y marino;
4. cambios perjudiciales en la distribución, cantidad o capacidad de reproducción de las especies o poblaciones de especies de la fauna y flora;
5. peligros adicionales para las especies o poblaciones de tales especies en peligro de extinción o amenazadas, y 6. degradación o el riesgo sustancial de degradación de áreas de importancia biológica, científicas, estéticas o de vida silvestre…».

El artículo III dispone que las actividades en el área del Tratado Antártico deberán ser planificadas y realizadas sobre la base de una información suficiente, que permita evaluaciones previas y un juicio razonado sobre su posible impacto en el medio ambiente antártico y en sus ecosistemas dependientes y asociados, así como sobre el valor de la Antártida para la realización de tales investigaciones, incluyendo las investigaciones esenciales para la comprensión del medio ambiente global.

En suma, desde la entrada en vigencia del Tratado Antártico, ha sido constante la preocupación de las partes por lograr la protección del medio ambiente y de sus recursos.

El Protocolo ha generado un conjunto de normas creativas para ser aplicadas en un medio ambiente singular. En un documento elaborado por la Dirección Nacional del Antártico y el Instituto Antártico Argentino, del año 1996, se sostiene: «El Protocolo es un nuevo desafío para sus países miembros puesto que no todos cuentan con los medios económicos para su efectivo cumplimiento, por lo que confiamos en que el espíritu de cooperación que ha animado esto por más de treinta años continuará y dará sus resultados».

Fuente Consultadas:
Espacios y Sociedades del Mundo
Política, Economía y Ambiente
La Argentina en el Mundo
C.V. Betone de Daguerre – S.M. Sassone

Trabajo realizado por: [email protected]

Reglas del Razonamiento de Newton Filosofia Natural Principias Isaac

Reglas del Razonamiento de Isaac Newton

En 1687 Isaac Newton publicó su obra maestra, los Principios matemáticos de la filosofía natural. En ella – demostró las pruebas matemáticas de su ley universal de la gravitación y redondeó la nueva cosmología iniciada por Copérnico, Kepler y Galileo. La obra de Newton demostraba que e universo era una enorme, regulada y uniforme máquina que operaba conforme con las leyes naturales; describía asimismo las reglas del razonamiento por las cuales llegó a su ley universal.

Isaac Newton, Reglas del razonamiento en filosofía

# Regla 1: No admitiremos más cansas de las cosas naturales que las que sean a la par verdaderas Y suficientes para explicar sus apariencias. A este propósito, los filósofos dicen que la naturaleza no hace nada en vano, y más es en vano cuanto menos sirve; porque la naturaleza se complace con la sencillez, y no es afecta a la pompa de las causas superfluas.

# Regla 2: Por ende, a los mismos efectos naturales, hasta donde sea posible, hemos de atribuir las mismas causas. Como a la respiración en un hombre y en una bestia, al descenso de las piedras en Europa y en América, a la luz de nuestro fuego culinario y al del Sol, a la reflexión de la luz en la Tierra y de los planetas.

# Regla 3: Aquellas cualidades de los cuerpos que no admiten intensificado remisión de grados, y de los que se descubre que pertenecen a todos los cuerpos al alcance de nuestros experimentos, han de considerar cualidades universales de todos los cuerpos, cualesquiera sean éste:

Puesto que las cualidades de los cuerpos sólo son dadas a conocer por los experimentos, hemos de admitir que son universales todas las que universalmente confirmemos mediante experimentos; y las que no sean susceptibles de disminución nunca podrán ser del todo desechadas.

# Regla 4: En la filosofía experimental hemos de ver las proposiciones inferí, por inducción general, a partir de los fenómenos como precísame o casi realmente verdaderas, sin importar cualesquiera hipótesis contrarías que se puedan imaginar, hasta el tiempo en que otros fenómenos ocurran, mediante los cuales puedan hacerse más exactas, o bien, considerarse sujetas a excepciones. Esta regla debemos seguir, de forma que no se pueda evadir el  argumento de la inducción mediante hipótesis.

Monte Etna Erupciones Flora y Fauna Ubicacion Altura Caracteristicas

Monte Etna Erupciones Flora y Fauna
Ubicación ,Altura ,Características

Según la mitología griega, Zeus, durante su victoriosa guerra contra los gigantes, fulmina al terrible Tifeo; pero, en vez de anular para siempre su terrible fuerza, lo sepulta bajo la imponente mole del Etna. El monstruo, devorado por la ira, escupe torrentes de fuego que, arrasando cuanto encuentran en su camino, acaban precipitándose en el mar. Por su parte, Hefesto (Vulcano para los romanos), dios del fuego y herrero de los dioses, instala su fragua en las entrañas de la montaña y, con la ayuda de los cíclopes, bate el hierro infatigablemente. Estos antiquísimos testimonios literarios, que hincan sus raíces en mitos y leyendas seguramente prehistóricos, confirman la milenaria actividad eruptiva del Etna.

El 4 de septiembre de 2007 el Etna erupcionó violentamente vomitando lava a hasta 400 m de altura, junto con ceniza y humo, que fueron lanzados sobre los pueblos en las cercanías del volcán. Fue visible desde las lejanas llanuras de Sicilia y concluyó a la mañana siguiente.

El Etna es un volcán activo en la costa este de Sicilia, entre las provincias de Mesina y Catania. Tiene alrededor de 3.322 metros de altura, aunque ésta varía debido a las constantes erupciones. La amplitud inferior de la base del volcán tiene 150 km. y limita al este con el Mar Jónico. La montaña es hoy en día 21,6 metros menor que en 1865. Es el volcán activo con mayor altura de la placa Euroasiática, el segundo en referencia a la Europa política después del Teide y la montaña más alta de Italia al sur de los Alpes. El Etna cubre un área de 1.190 km2, con una circunferencia basal de 140 kilómetros.

Testimonio gigantesco de la actividad de los antepasados del Etna es el hórrido y fascinante valle del Bove, al este del cuerpo principal del volcán, con sus escarpadas paredes de basalto que se yerguen perpendicularmente a más de mil metros de altura. Estas paredes no son mas que la parte interna de los grandes abismos por los que se derramaron las corrientes de lava de volcanes precedentes. Se calcula que en este valle había, por lo menos, tres volcanes que surgieron en épocas muy remotas y que después se hundieron a consecuencia de algún cataclismo.

LAS ERUPCIONES: Entre las erupciones más antiguas, vale la pena recordar la del año 396 antes de Cristo, porque influyó, en cierto sentido, en los acontecimientos históricos de su tiempo. La impresionante colada de lava llegó hasta el mar, cortando el camino a las tropas cartaginesas que, desde Naxos (Taormina) se dirigían hacia Catania. Fue probablemente esta colada, realizando un espectacular salto por un barranco al norte de la ciudad de Acireale, la que creó una de las escolleras más sugestivas de la costa oriental de Sicilia.

En tiempos más recientes tuvo lugar la más famosa y terrible erupción que pueda recordarse: la de marzo de 1669. A una cota de 1.000 metros, en la parte sur del volcán, sobre la población de Nicolosi, se abrió una fisura increíblemente amplia, que casi llegó hasta el cráter central. Se originaron al instante una serie de bocas explosivas que arrojaron una enorme cantidad de material, dando lugar a la formación de unas colinas de alrededor de 300 metros, los montes Rossi, que son de los más altos en su género.

De la parte inferior de la gran fisura surgió un violento río de lava muy fluida que, destruyéndolo todo en su camino, rompió las murallas defensivas de Catania, sepultó una parte de la ciudad, y avanzó seiscientos metros mar adentro; la población se refugió en los campos circundantes que no habían sido alcanzados por la lava o en los barcos anclados en el puerto, que rápidamente se dirigieron a alta mar.

Un detalle curioso en esa historia de desolación es el sorprendente destino del bellísimo castillo Ursino, de construcción suaba, un fuerte que antes estaba aislado en el mar y que, una vez acabada la erupción, se encontró en el interior de tierra firme. Hoy día, el castillo, perfectamente conservado, forma parte de la ciudad.

Entre las erupciones del siglo XIX (y se cuentan precisamente diecinueve) vale la pena mencionar la del año 1865 por otro curioso detalle: la lava arrojada por el volcán llegó hasta los pinos situados a los pies del monte Frumento, el mayor de los conos adventicios del Etna, y formó alrededor de los troncos de estos árboles una envoltura de roca fundida que luego se solidificó sin quemarlos. Los pinos continuaron vegetando normalmente.

También fue notable la erupción de 1886, que dio lugar a la formación de un cráter adventicio, el monte Gemmellaro. En el curso de esta erupción, el flujo de lava amenazaba Nicolosi —abandonado ya por sus habitantes— pero, de repente e inexplicablemente, se detuvo detrás del santuario de Altarelli. Aquella aterrorizada gente lo atribuyó a un milagro… E importantísima, en nuestro siglo, es la serie de fenómenos que, a partir de mayo de 1911 originó la formación del cráter subterminal del nordeste y que se ha convertido en el desahogo de flujo más importante del volcán.

La erupción más desastrosa de este último periodo fue la de noviembre de 1928: la lava, que brotaba del valle del Leone, en la parte oriental del volcán, avanzó sin resistencia, destruyendo la pequeña y floreciente ciudad de Mascali, cortando carreteras y líneas férreas y llegando casi hasta el mar.

La mayoría de las erupciones posteriores afectaron la parte nordeste del volcán. Desde 1950 los fenómenos eruptivos se han sucedido prácticamente sin solución de continuidad, constituyendo un motivo de gran interés para los vulcanólogos de todo el mundo. Afortunadamente, la mayoría de las coladas, cuya capacidad es de centenares de millones de metros cúbicos de roca fundida, se canaliza hacia el inmenso valle del Bove, que se ha convertido en un verdadero depósito de seguridad, casi imposible de colmar.

Sin embargo, al tomar otros caminos, la lava amenaza con frecuencia los centros habitados, por lo general centros de veraneo, que son muy numerosos en esta zona y se encuentran diseminados por las pendientes del volcán. Entre los más afectados figuran los municipios de Milo, Fornazzo y Rinazzo que, en los últimos cuarenta años, han sufrido la pérdida de bosques enteros, cultivos y sembrados, además de la destrucción de muchas casas de la periferia.

Pero, desde otro punto de vista, también hay que confesar que, muy a menudo, los edificios no han sufrido daños. Ello se debe a que las bocas eruptivas están localizadas casi siempre a cotas elevadas; o también al hecho de que una vez superadas las escarpadas pendientes de los primeros trechos, el recorrido de la lava se hace notablemente más lento a causa, a su vez, de los obstáculos e irregularidades que encuentra en ese terreno tan accidentado.

Por otra parte, el peligro para las vidas humanas puede proceder de determinadas explosiones, especialmente si algunos visitantes incautos se acercan demasiado a las bocas activas. Por ejemplo, en el verano de 1979, cayeron gruesos fragmentos de roca, desprendidos del cráter central, sobre un grupo de turistas que pasaban una temporada en Piano del Lago, matando a nueve de ellos. Por esta razón, se insiste siempre en recomendar que los excursionistas, aunque formen grupos numerosos, no se aventuren por las zonas altas del volcán sin ser acompañados por los guías profesionales, que siempre están disponibles en los refugios.

Algunas veces, mientras se producen los fenómenos explosivos; todo el cielo de los alrededores del Etna, momentos antes absolutamente claro y sereno, se oscurece de repente; entonces, sobre muchas ciudades del litoral empieza a caer una arena finísima y negra y diminutas escorias, proyectadas por los gases que, desde las entrañas del volcán, se han remontado hasta estratos muy altos de la atmósfera y que luego han sido esparcidos por el viento, llegando hasta lugares muy alejados.

En el verano de 1962, la incontenible presión de los gases internos hizo saltar el llamado «tapón» del cráter central: una impresionante masa de basalto y de escoria se levantó entonces verticalmente hasta unos centenares de metros, acompañada por un hongo de humo espectacularmente denso y rojizo. Esta columna de humo, de más de diez mil metros de altura y visible a gran distancia, fue comparada a la que produce una explosión atómica.

En la primavera de 1968 se produjo otro fenómeno impresionante, considerado por el insigne investigador Haroun Tazieff como único en la historia de la vulcanología. Y, desgraciadamente, su aparición tuvo pocos testigos. Ocurrió que, mientras un experto guía del CAÍ conducía un grupo de turistas a través del cráter central para admirar las fantásticas explosiones que se producían en el cráter del nordeste, se oyó a sus espaldas un estruendo ensordecedor, comparable al grito de un titán.

El guía, que se había quedado solo porque los turistas huyeron rápidamente, pudo ver cómo se elevaba una columna de fuego pálido y transparente, acompañada de aquel extraordinario sonido; tras una breve pausa se formó otra columna de fuego y se produjo un nuevo fragor, y así, sucesivamente, se fue repitiendo cada dos segundos el extraño fenómeno. Se originaba en una boca que se había abierto de improviso en la superficie y que medía cinco por siete metros; de esta boca y a lo largo de una pared circular incandescente, de unos trescientos metros de profundidad, brotaba del interior del volcán, a intervalos muy regulares, una columna de gas encendido. El fenómeno de la Bocea Nuova (así se llamó el pozo) duró, ininterrumpidamente, dieciocho meses, atrayendo a una gran afluencia de curiosos.

LA ZONA DEL ETNA: Por todo lo que se ha dicho hasta ahora podría creerse que la zona de los alrededores del volcán no está habitada por el hombre, temeroso sin duda de los peligros que ello supone. Pero no ocurre nada de eso, sino todo lo contrario. Además de Catania, que es la segunda ciudad siciliana en número de habitantes y que se extiende a los pies del volcán, todas las pendientes del mismo, especialmente las sudorientales, están salpicadas hasta los quinientos metros de altura y más, de pueblecitos y de aldeas florecientes, con un elevado índice de población que aumenta además durante el verano con la llegada de numerosos turistas.

Esto es así debido a la concurrencia de una serie de factores particulares relacionados con el volcán, el cual, por un lado, perjudica a los habitantes, destruyendo sus casas y cultivos, pero, por otro, los compensa ampliamente, pues proporciona una notable fertilidad al suelo.

Desde el punto de vista hidráulico, las zonas del Etna son riquísimas, ya que las nieves de la montaña, que se van acumulando en su parte superior durante el invierno, se funden en primavera, proporcionando grandes cantidades de agua que desciende desde los niveles superiores, a través de los casquijos de lava, escorias y arenas muy permeables, en una infinita serie de cursos subterráneos. Estos cursos, abriéndose camino a través de las rocas basálticas, se van ramificando a lo largo de las pendientes y fluyen al valle. Asimismo, las arenas volcánicas que llueven del cielo y las rocas de lava, menos compactas y que se deshacen bajo la acción del viento y de la lluvia, ricas ambas en fosfatos y en sales potásicas, fertilizan intensamente los campos.

Pero, después de todo lo dicho, sería injusto silenciar las cualidades de tenacidad y de laboriosidad de los habitantes de esta zona quienes, desde hace milenios, se dedican, con inquebrantable fe a reconstruir cuanto el volcán arrasa. Parece casi que exista una confrontación deportiva entre la «montaña» (así llaman estas gentes al Etna, con una mezcla de respeto y de afecto) y los sicilianos de la zona.

El catanes afirma con orgullo que su ciudad ha sido destruida siete veces por el volcán, queriendo subrayar con esto la firmeza de las reconstrucciones, para las cuales siempre se ha venido utilizando, como material de construcción, el muy compacto basalto lávico de las coladas: este basalto, roto, fraccionado y modelado con gran esfuerzo por los picapedreros de la época, ha servido para construir calles y edificios, monumentos e iglesias, destinados a perdurar en el tiempo. De basalto lávico es también el elefante con el obelisco egipcio que adorna la plaza del Duomo y que es e! símbolo de Catania.

En los campos se arranca el manto de basalto en dos fases; primero con cultivos de chumberas, cactáceas que crecen en cualquier tipo de terreno y cuyas raíces, penetrando en las cavidades y grietas de la costra de lava, acaban por arrancarla, y después con un paciente trabajo de rozado, formación de terrazas y traslado de humus, que caracteriza a todos los cultivos de media pendiente de la zona.

A medida que desde el mar se va ascendiendo hasta la altura máxima del volcán van apareciendo todas las variedades de cultivo y de vegetación al compás del cambio de clima y de la naturaleza del suelo, La zona más baja, hasta los 500-600 metros está cubierta de plantas siempre verdes, con extensos cultivos de agrios (naranjas, limones y mandarinas) que constituyen la mayor riqueza de la zona sudorienta!; arraiga también los eucaliptos, pitas e higueras chumbas. De los 600 a los 1.200 metros domina la vid, que produce vinos muy apreciados, de fuerte graduación alcohólica; a la misma altitud prospera también el cultivo del pistacho. En la zona boscosa crecen los castaños, que conviven con los manzanos hasta cerca de los 1.700 metros.

Más arriba empieza el reino del pino lárice. Los lugares expuestos al sol se hallan salpicados de retama, cuyas flores, de un amarillo espléndido, desprenden un agradable olor. La vegetación desaparece al llegar a los 2.000 ó 2.500 metros; aquí los desnudos y quemados declives de la montaña aparecen salpicados por el astrágalo etneo, una planta coriácea y muy espinosa, de extraña y compacta forma esférica.

De las cabras, ciervos y venados que hace tiempo poblaban la franja boscosa del Etna, hoy sólo se conserva el recuerdo. Pero donde hay vegetación, viven numerosos conejos silvestres y liebres; también es frecuente el zorro rojo. En el aire, hasta las cotas más elevadas, dominan los cuervos y los gavilanes; más raros son los halcones. Y muy difundida, hasta en la cima misma del volcán, se halla la mariquita encarnada, considerada por todos como portadora de buena suerte.

La existencia de un volcán como el Etna en un lugar tan privilegiado como es el centro del Mediterráneo no podía dejar de atraer a un turismo numeroso y activo; pero, como sucede a menudo, también invasor. El Etna se presta para realizar muchísimas excursiones; no faltan carreteras para subir incluso a sus puntos más altos y todas estas carreteras están en buen estado. La llamada concretamente carretera del Etna, que se completó en 1949, es la más importante y más frecuentada; corre a lo largo de las laderas del volcán, desde Catania a los montes Silvestri, a 2.000 metros de altura, interesante grupo de conos adventicios. A lo largo de su recorrido se puede contemplar la espléndida alternancia de exuberantes cultivos, límpidos panoramas, bosques frondosísimos, majestuosas colinas cónicas, prados muy verdes y negros campos de lava retorcida y desgarrada.

En verano, cuando la nieve se ha fundido, el viajero que recorre la carretera del Etna, dejando a su izquierda la bella pineda de Serra la Nave (a unos 1.700 m) y siguiendo hacia la cima, tiene la sensación de penetrar en un mundo «distinto», donde todo es precario y donde todo puede cambiar de un momento a otro bajo el impulso de fuerzas incontrolables. Cuando se llega al refugio Sapienza, situado a 1.910 metros, es difícil sustraerse a la tentación de realizar una escalada al cráter central, que se divisa, como una mole suspendida, casi sobre la cabeza de quien lo observa desde abajo.

La excursión puede realizarse con facilidad gracias a un audaz funicular que supera un desnivel de unos mil metros y deposita a los turistas en la altiplanicie denominada Piano del Lago, sobre la que se levanta el citado cono central, de unos trescientos metros de altura.

Las Tortugas Gigantes de las islas Galapagos Tamaño Peso

Las Tortugas Gigantes de las islas Galápagos
Tamaño y Peso

LAS TORTUGAS GIGANTES DE LAS ISLAS GALÁPAGOS: Los primeros españoles que visitaron las Galápagos descubrieron que estaban habitadas por tortugas gigantescas, que les hicieron pensar en una versión a gran escala de los galápagos que pululaban en muchos ríos de su país de origen, por lo que bautizaron con ese nombre al archipiélago recién descubierto.

Por su parte, William Dampier, famoso navegante inglés, cuenta que, en 1884, al hacer escala en Galápagos, quedó impresionado por las tortugas gigantes: «… son tan numerosas que quinientos o seiscientos hombres pueden subsistir gracias a ellas durante varios meses y sin ninguna otra clase de provisión; son extraordinariamente grandes y corpulentas y tan dulces que no se come una gallina con más agrado».

La perspectiva que da el tiempo transcurrido, desde que se escribieron estas líneas, les añade un acento premonitorio que confirma la desgraciada historia de estos gigantes, cuyas conchas alcanzan más de un metro y medio y cuyo peso puede sobrepasar los 225 kilos. Pero si el exterminio de estos animales se mide en fechas y en cifras, conviene antes recordar su historia.

Las Tortugas Gigantes de las islas Galapagos

Tortugas similares se han encontrado, en forma fósil, en Estados Unidos, en Europa y en la India; debieron ser numerosas en la era terciaria, especialmente en los períodos mioceno y plioceno, hace unos seis millones de años. Durante los períodos geológicos siguientes fueron desapareciendo y en la actualidad sólo se encuentran en las islas Mascareñas y en las Galápagos. Si el problema de su arribada a las islas es interesante (a nado, flotando a merced de corrientes marinas, agarradas a algún tronco a la deriva), mucho más lo es el de su diferenciación in situ, que parece la conclusión lógica de considerar que no pudieron hacer la travesía tantas formas distintas, sino que, al habitar en las islas (lo que impedía su hibridación) se han ido diferenciando.

Las distintas formas de tortugas de las Galápagos, en opinión de la mayoría de los especialistas, no constituyen especies diferentes, sino sólo subespecies o razas de una especie única. Estas tortugas llevaron una vida feliz hasta que llegó el hombre. Dampier atestiguaba que ningún pollo podía competir, en cuanto a sabor, con estos reptiles, y el capitán Colnett añadía: «la grasa de estos animales, cuando se fundía, era como mantequilla fresca». Esto explica seguramente la matanza de animales que siguió. Piratas, cazadores de focas y balleneros del Pacífico conocían bien la abundancia de tortugas en las islas y se montaron expediciones para darles caza.

El examen del diario de a bordo de ciento cinco balleneros americanos, realizado por el biólogo C. H. Towsend, reveló que entre 1811 y 1844 se capturaron quince mil tortugas. Para evitar que las tortugas acabasen por desaparecer y para preservar la fauna y la flora de las islas, el gobierno del Ecuador, país al que pertenece el archipiélago, dictó leyes protectoras en 1934.

Por su parte, la UNESCO organizó, en 1957, una expedición para examinar el estado de la fauna y, un año más tarde, el doctor Jean Dorst visitó las islas con el propósito de examinar el proyecto de establecer una estación biológica. Resultado de todas estas operaciones fue la creación de la Fundación Charles Darwin para las islas Galápagos, presidida por sir Julián Huxley.

El tamaño de las tortugas y la rareza de las iguanas pueden hacer olvidar al visitante la presencia de unos pájaros pequeños que, sin embargo, atrajeron la atención de Charles Darwin. Bajo su aparente vulgaridad, los pinzones de las Galápagos encerraban un interés extraordinario para el naturalista, y éste pronto constató que constituían un ejemplo palpable de cómo se originan especies nuevas a partir de antepasados comunes.

En la actualidad existen catorce especies de los pinzones de Darwin —así bautizados en honor de su descubridor—, todas ellas exclusivas de las Galápagos, excepto una que vive en las islas Cocos.

La gran riqueza de la flora y de la fauna de las Galápagos reservará todavía muchas sorpresas al explorador decidido que se adentre en ellas, dispuesto a desafiar la dureza del clima y del suelo. Mucho queda por aprender de las Galápagos, declaradas por la UNESCO patrimonio Natural de la Humanidad en 1979, y, en la actualidad, puestas bajo la protección de Ecuador en calidad de Parque Nacional.

Aisladas del resto del mundo, se desarrollaron en estas islas comunidades biológicas con seres arcaicos que han persistido hasta la época actual; y simultáneamente, se originaron especies según las leyes de la evolución. Por ello, las islas Galápagos son únicas y es posible que algún día los científicos que las visitan descubran entre sus seres nuevas claves de la vida humana.

Monte Fujiyama Japon Ubicacion Origen Leyenda

Monte Fujiyama Japón
Ubicación y Origen Leyenda

MONTE FUJIYAMA: La montaña más alta de Japón (3776 m.) nació del fuego y por él puede morir. A pesar de ello, su frágil belleza ha sido comparada con la de una flor. El Fujiyama no sólo es una belleza natural, sino también un lugar sagrado que ha atraído a peregrinos e inspirado a artistas durante generaciones.

La perfecta simetría de la silueta del monte Fuji ha sido desde la Antigüedad el símbolo japonés de la belleza. En efecto, su nombre significa en japonés «aquella que no tiene igual». Es lugar para todas las estaciones y momentos del día, hermoso siempre desde cualquier ángulo que se le mire. Sin embargo, se dice que escalar en primavera su cima nevada y contemplar los ciruelos y cerezos que florecen a sus pies sobrepasa cualquier otra experiencia de su grandeza.

MONTE FUJIYAMA

Con 3.776 m, su influencia escapa al mero impacto paisajístico. Desde hace por lo menos 12 siglos ha inspirado a poetas y artistas, y ha logrado identificarse con el propio Japón. Más aún, ocupa un lugar especial en la religión oficial del país, el sintoísmo, y resulta también significativo para los budistas, quienes consideran que el sendero que rodea la montaña a los 2.500 m es el camino de acceso al otro mundo.

Katsushika Hokusai (1760-1849) pintó muchas vistas del Fujiyama, cuya variabilidad, además de su belleza, sedujo primero a nativos y luego a extranjeros. Matsuo Basho (1644-94), considerado uno de los mayores poetas japoneses, lo halló majestuoso en todas las estaciones: «Aunque el Fuji se oculte bajo la lluvia y neblina del invierno, también en días así da alegría». El escritor de habla inglesa Lafcadio Hearn (1850-1904), quien amó tanto a Japón que adoptó su nacionalidad, describió sencillamente al Fujiyama como «la vista más hermosa de Japón».

El Fujiyama es la montaña sagrada de Japón, categoría que ha ostentado durante siglos. La veneró inicialmente el pueblo aborigen ainu (que aún habita la principal isla del norte, Hokkaido), el cual le concedió el nombre de su diosa del fuego, Fuchi.

Los japoneses continuaron esa tradición y conservaron el nombre. Según la fe sintoísta, todas las obras de la naturaleza están dotadas de espíritus superiores, o kami, aunque el carácter sagrado de las montañas es mayor. Como, el monte más alto y hermoso del país, el Fujiyama merece reverencia especial: se le tiene por hogar de los dioses y lazo simbólico de los misterios del cielo y las realidades de la tierra.

El santuario sintoísta bajo la cumbre data de hace 2.000 años, periodo de gran actividad volcánica. Se cuenta que, para calmar las terribles erupciones y atemperar a los dioses, el emperador dispuso su construcción. Todavía a fines de la Segunda Guerra Mundial, muchos japoneses consideraban deber sagrado escalar la montaña. Informes de testigos del siglo pasado describen a miles de fieles., ataviados con túnicas blancas, sandalias y sombreros de paja, ascendiendo por una de las seis rutas a la cima.

Los caminos quedaban atestados de sandalias usadas, tan endebles que se precisaba de varios pares para concluir el recorrido, de nueve horas. Hoy, unas 400.000 personas —turistas japoneses sobre todo— escalan el Fujiyama-cada año, particularmente en los meses de julio y agosto cuando la nieve abandona la cumbre.

Desde la cúspide, sus laderas bajan en un ángulo de 45° para luego allanarse antes de alcanzar la base, donde el Fujiyama traza un círculo casi perfecto de 126 Km. de diámetro. En arco en torno de las laderas norte están los Cinco Lagos. En primavera, con los árboles frutales y las azaleas en flor, esta zona rebosa colorido; en otoño el bosque en parte primigenio a las orillas de los lagos se enciende de rojos, para luego tomar diversos tonos de café. Algunas de las mejores vistas del Fujiyama se obtienen desde los lagos intercomunicados, cuyas tranquilas aguas reflejan a la perfección la simetría natural de la montaña. Como el Fuji, los lagos son de origen volcánico.

Según la tradición budista japonesa, la montaña surgió una noche de 286 a.C., cuando el suelo se abrió para formar Bava, el mayor lago de Japón; el Fujiyama fue resultado de la tierra desplazada. La leyenda no carece de fundamento; el archipiélago japonés abunda en fracturas tectónicas, a lo largo de las cuales se sitúan numerosos lagos y cordilleras. La isla de Honshu atraviesa la fractura más grande, donde se concentran 25 conos volcánicos: el mayor, el monte Fuji, tiene 10.000 años de antigüedad, no 2.300 años, como sostiene el mito budista.

La vasta llanura que rodea al Fuji posee su propia historia de intensa actividad volcánica; hace 300.000 años hizo erupción y arrojó lava. Los productos de varios conos sucesivos contribuyeron a darle al Fujiyama su forma actual, con la acumulación de capas de lava alternadas con un conglomerado compuesto por escoria, ceniza i y lava.

Estas capas indican la secuencia de erupción de ir volcán: primero grandes volúmenes de lava fundida se dispersan uniformemente por las laderas de la montaña, seguidos de violentas explosiones de escoria, ceniza y lava que se elevan al cielo para caer sobre las mismas laderas

La primera erupción documentada del Fujiyama ocurrió en 800 d.C. La más reciente (pues no está muerte, sólo inactivo), en 1707, cubrió de una gruesa capa de escoria y cenizas a la ciudad de Edo (actual Tokio), a 100 Km. de distancia.

La relevancia del Fujiyama en la conciencia japonesa y el romanticismo que lo reviste quizá se deba a la certeza de que su hermosura no durará, pues si nació de la noche a la mañana, igual puede desaparecer súbitamente en medio de una bola de fuego.

Fuente Consultada: Mundos Extraños y Lugares Asombrosos Reader´s Digest

La Leyenda del Monte Kilimanjaro Historia Flora y Fauna Descubridor

LA LEYENDA DEL KILIMANJARO
Historia, Flora y Fauna

Esta montaña ha inspirado leyendas innumerables, muchas de las cuales circulan todavía entre las gentes que viven en sus proximidades.

La Leyenda del Monte Kilimjaro

La primera noticia que de él se tuvo en Occidente procedía del misionero alemán Johannes Rebmann, quien, con Ludwig Krapf, descubrió el macizo en 1848. Sin embargo, su descripción, en la que hablaba de un pico alto, cubierto de nieve y… tan cerca del ecuador, fue acogida con escepticismo, incluso ridiculizada.

Una de ellas, atribuida a los masai, habla de un antiguo trono guardado en Kibo. Según dicha leyenda, Menelik, hijo del rey Salomón y de la reina de Saba, salió un día de su palacio para conquistar nuevas tierras más allá de las fronteras de su reino.

El soberano logró victoria tras victoria, reuniendo grandes tesoros por donde quiera que fuera; pero, con el tiempo, se cansó de sus empresas y decidió volver a su país. Y entonces ocurrió que, al abandonar la región de la actual Tanzania, el camino que seguía se vio interrumpido de pronto por la inmensa mole del Kilimanjaro.

Convencido de que el macizo era el lugar más alto de la Tierra y que por esa razónNgai, su dios, había de vivir en su cumbre, Menelik decidió emprender la ascensión del monte en busca del apoyo de la divinidad, pues se encontraba enfermo y tenía el presentimiento de que su fin estaba próximo. Menelik convocó a sus más fieles y esforzados guerreros para que le acompañaran hasta las proximidades del cráter, hasta el lugar de las nieves perpetuas. Pero desde este punto continuó solo, llevando consigo sus más preciados tesoros. Cuando alcanzó la cima, Menelik cayó en brazos de Ngai.

El dios lo acogió amorosamente y lo llevó a un trono que había preparado especialmente para el animoso y emprendedor soberano. Y en el preciso momento en que se sentaba en él, Menelik recobró súbitamente su salud y su vigor… Dicen que Menelik reina allí todavía, mostrando su benevolencia hacia cualquiera que escale el Kilimanjaro en honor suyo. Pero su tesoro continúa siendo inviolable, enterrado profundamente en el hielo y bajo el ojo eternamente vigilante de Ngai.

Desde entonces y hasta nuestros días, todos los escaladores que se aventuran en el interior del cráter ven un solitario y extraño pináculo de hielo que se yergue, enigmático, en medio de restos de lava. Nadie sabe exactamente lo que es… Pero todo el mundo quiere creer que este mudo y gélido monumento no es otra cosa que aquel fabuloso trono ofrecido a Menelik y que sigue en pie, eternizado, con la vida que le diera una leyenda…

Monte Kilimanjaro en Africa Tanzania Descubrimiento Medidas

Monte Kilimanjaro en África
Tanzania Descubrimiento

El Kilimanjaro no es, en realidad, una montaña, sino una formación constituida por tres volcanes enlazados según un eje esteoeste y de 80 kilómetros de longitud. Cada uno de estos volcanes del Kilimanjaro, formados a lo largo de un período de millones de años, tiene su compleja historia, reveladoras todas ellas de diversos tipos de actividad volcánica.

Algunas secciones del macizo, por ejemplo, fueron producto de un brote relativamente tranquilo de lava; otras nacieron como consecuencia de erupciones más violentas, que arrojaron fragmentos cargados de gas, llamados piedra pómez, hacia lo alto de la atmósfera.

La primera noticia que de él se tuvo en Occidente procedía del misionero alemán Johannes Rebmann, quien, con Ludwig Krapf, descubrió el macizo en 1848. Sin embargo, su descripción, en la que hablaba de un pico alto, cubierto de nieve y… tan cerca del ecuador, fue acogida con escepticismo, incluso ridiculizada.

El más antiguo y más erosionado de estos volcanes, el llamado Shira, se ha reducido a ana especie de pliegue escasamente discernible en el extremo occidental del grupo de montañas.

ALGUNOS DATOS DEL VOLCÁN

Kilimanjaro
Volcán
3 Cimas:
Kibo 5895 m.
Shira:3962 m.
Mawenzi 5149 m.
Parque de 1700 Km2
Primera Ascensión: 1889 de la cima Kibo. Alemania Hans Meyer y Ludwing Purtscheller

El Mawenzi, que le sigue en antigüedad, se eleva 5.354 metros sobre el nivel del mar, en el extremo oriental del macizo; también éste carece de la forma tradicional de los volcanes, pues la suya está enmascarada por gigantescos acantilados negros y por unos agudos pináculos de roca, minas de la pared de un antiguo cráter que ha sido despojado de sus cenizas por siglos y siglos de constante erosión.

El Kibo, situado en el centro del macizo, es el más joven y más elevado pico del Kilimanjaro, alcanzando la altura de 5.895 metros. Aunque nunca ha entrado en erupción en los tiempos históricos, temblores de tierra de su entorno y los agujeros dentro del cráter, que despiden humo y gases calientes, indican que todavía hay actividad en las hondas y misteriosas profundidades de su cono.

Y a pesar de estar tan sólo a 320 kilómetros al sur del ecuador, el Kibo se halla cubierto por un espeso manto de hielo de unos 60 metros de espesor y que se extiende hasta 4.000 metros por debajo de la cumbre.

A unos 260 kilómetros tierra adentro, el Kilimanjaro constituye una inmensa barrera natural frente a los vientos monzónicos, cargados de humedad, que barren el este de África desde mediados de marzo hasta agosto. Los vientos que se dirigen de suroeste a oeste provocan fuertes lluvias en las bajas laderas de la vertiente sur y nieve y hielo en los puntos más altos. Pero, durante casi todos los demás meses del año, los vientos cálidos y secos del norte agostan la vertiente norte de este macizo africano.

La densidad de los centros habitados está estrechamente vinculada a la cantidad de lluvia que cae en la región y a las zonas de vegetación del macizo. La vertiente meridional está habitada por granjeros en el cinturón selvático que rodea el volcán, desde los 1.800 a los 3.000 metros sobre el nivel del mar.

En cambio, en las laderas septentrionales la población es más bien escasa: aquí la agricultura se limita al cultivo del piretro, una planta del género Chrysanthemum, que se utiliza en la producción de insecticidas para la exportación.

Los granjeros de las laderas meridionales pertenecen a varios grupos tribales, pero en su mayoría son chagas, miembros de una de las tribus de más elevado nivel de vida, mejor organizadas y más modernas de África. Loschagas, que emigraron a la falda de la montaña hace varios siglos, se encuentran hoy sólidamente enraizados en el lugar y su número es de unos 500.000 individuos.

En los suaves, húmedos y fertilísimos suelos volcánicos del Kilimanjaro, los chagascultivan una gran variedad de vegetales, que van desde el trigo, cebollas, ñames, algodón y mandioca, en las zonas más bajas, a los plátanos, café y Eleusine en las regiones altas.

La Eleusine, un producto regional, es un grano utilizado para hacer mbeke, la cerveza de los nativos, acompañamiento prácticamente esencial de todas las ceremonias y acontecimientos de este pueblo.

Para asegurarse un adecuado suministro de agua para sus cosechas, los chagas han construido un ingeniosísimo sistema de riego: mediante unos diques cuidadosamente planificados y proyectados para llevar el agua a grandes distancias, enlazan las zonas secas con los torrentes y ríos de montaña.

Los chagas creen que Ruwa, el dios del Kilimanjaro, les habla a través de las fuentes que brotan en las laderas de la colosal montaña y les proporcionan agua para sus campos. A lo largo del tiempo, estos hombres han desarrollado muchos ritos tradicionales relacionados con Ruwa.

Por ejemplo, entierran a sus muertos con la cara vuelta hacia el Kibo, y los niños, después de una granizada, que suele ser un fenómeno sumamente raro en este lugar, recogen puñados de granizo y se lo ponen sobre la cabeza —remedando la imagen del Kibo con la cima cubierta de nieve— para así poder crecer altos y fuertes lo mismo que el monte. Cuando dos personas se acercan una a otra en un camino, la que viene de una altura mayor debe saludar la primera porque procede de una dirección más favorable. Y cuando un joven de lava, debe mirar hacia el Kibo, fuente del agua fría, pues de lo contrario Ruwa arrojaría a su padre a la seca llanura de la base de la montaña.

En esta misma región viven también los masai, pertenecientes al grupo nilo-camita. Antiguamente temidos por las tribus sedentarias y agrícolas de origen bantú, con el tiempo han ido siendo expulsados de muchas tierras y empujados hacia las zonas esteparias de la frontera de Kenia. Hoy, estos masaison un pueblo típicamente ganadero y sus asentamientos muy representativos de su peculiar estilo de vida; en sus poblados hay un recinto central, el llamado kraal, destinado exclusivamente a albergar los animales, y rodeado por las cabañas, bajas y cubiertas de barro y de estiércol, en las que esos hombres viven.

Resulta sumamente curioso que ni los chagas ni los masai tengan un nombre con el que denominar al monte Kilimanjaro, y asimismo constituye un misterio el origen de la palabra con la que los occidentales lo conocen. Hay quien sugiere raíces semánticas del swahili, el principal idioma de las gentes de la costa oriental de África, y en este caso «Kilimanjaro» podría derivar de una expresión que significa «montañita», lo cual, ciertamente, es una interpretación un tanto desconcertante.

Otros pretenden que la voz «Kilimanjaro» se desarrolló a partir de palabras que significaban «montaña» y «agua» en el idioma de los masai. Mas lo cierto es que el Kilimanjaro se conoció en el mundo en la mitad del siglo XIX.

La primera noticia que de él se tuvo en Occidente procedía del misionero alemán Johannes Rebmann (imagen derecha) , quien, con Ludwig Krapf (imagen izq.),descubrió el macizo en 1848. Sin embargo, su descripción, en la que hablaba de un pico alto, cubierto de nieve y… tan cerca del ecuador, fue acogida con escepticismo, incluso ridiculizada.

No obstante, otros misioneros y exploradores, con base más científica y más dispuestos a creer en el informe, siguieron las huellas de Rebmann y Krapf y también comunicaron haber visto el mismo notable y sorprendente monte.

Algunos que trataron de escalar parte del volcán, se vieron obligados a volver atrás, bien por la dificultad del terreno, bien por la cerrada oposición de los nativos, que tomaron como una ofensa la intrusión de gentes extrañas en un lugar que ellos consideraban como sagrado.

El reverendo Charles New, un inglés, alcanzó la zona de nieve del Kibo en 1871, y dos años más tarde regresó con la esperanza de completar la ascensión; pero la expedición fue seriamente obstaculizada por los chagas, y New, sin haber logrado su propósito, murió (se dice que asesinado) en su viaje de regreso a la costa.

En 1887, el doctor Hans Meyer ascendió a 5.500 metros antes de quedar totalmente bloqueado, al parecer a causa de una pared impracticable del glaciar de hielo. Asistido por Ludwig Purtscheller, escalador profesional, Meyer volvió en 1889 con un buen equipo. Ambos escaladores avanzaron a través del cinturón de bosque con relativa comodidad, cruzaron .el herbazal, un extenso cinturón de brezos, y llegaron por fin a la barrera alpina desierta. Y aquí encontraron que esta región era una extensión árida, cubierta de arena volcánica, de fragmentos de piedra pómez y de trozos de lava solidificada lanzada por el volcán muchos años antes.

Meyer y Purtscheller (imagen abajo) acamparon, para pasar la noche, en una gruta que se abría en la vertiente oeste del Kibo y a la mañana siguiente iniciaron la escalada a través de una zona llena de cascotes volcánicos hasta alcanzar el glaciar que más tarde se llamaría deRatzel.

Con la ayuda de piolets siguieron hacia arriba, por una traicionera pared de hielo que se inclinaba con un ángulo de treinta y cinco grados. Ante ellos se abría, como una monstruosa boca, el cráter del Kibo, de más de dos kilómetros, de diámetro. Entonces los exploradores procedieron a la anotación de la presión atmosférica que imperaba en aquel elevado lugar y a calcular la altura de muchos picos.

Con emoción y alegría, Meyer izó la bandera alemana, pronunciando solemnemente, al hacerlo, las siguientes palabras: «En mi derecho, como primera persona que lo ha escalado, bautizo este desconocido pico con el nombre de monte Kaiser Guillermo, el pico más alto de toda África y tierra alemana.» Y ese monte Kaiser Guillermo de aquel entonces es actualmente el Pico de la Libertad.

Ver: La Leyenda del Kilimanjaro

Mujeres del Renacimiento Carta de Isabella Este

Mujeres del Renacimiento
Carta de Isabella Este

Las cartas de Isabella d´Este
Al comienzo del siglo XVI, muchos gobernantes italianos y europeos consideraron a Isabella d’Este una figura política importante. Estos fragmentos de sus cartas revelan sus habilidades políticas y su firme determinación. Después de que los venecianos hicieran prisionero a su esposo, en 1509, rechazó aceptar la condición para su liberación, a saber: que su hijo Federico fuera retenido en calidad de rehén por los venecianos, o por el sacro emperador romano. Escribió a ambos, al emperador y su esposo, rehusando acceder a lo que le pedían.

Carta de Isabella d’Este al enviado imperial
En cuanto a la demanda de nuestro amado hijo primogénito Federico, además de ser una cosa cruel y casi inhumana, para cualquiera que conozca el significado del amor de una madre, existen muchas razones que la hacen difícil e imposible. Aunque estamos del todo seguros de que su persona estará bien cuidada y protegida por Su Majestad [el sacro emperador romano], ¿cómo podríamos desear que corriera el riesgo de este largo y difícil viaje, si consideramos la fragilidad del niño y su tierna edad?

Y debe saber cuánto confort y solaz, dada la infortunada situación por la ausencia actual de su padre, encontramos en la presencia de este adorado hijo la esperanza y la alegría de toda nuestra gente y súbditos. Privarnos de él, sería privarnos de la vida misma, y de todo lo que apreciamos como bueno y precioso. Si nos quitan a Federico, nos quitan nuestra vida y nuestro estado… De una vez por todas, sufriremos cualquier pérdida, en lugar de que alejen de nosotros a nuestro hijo, y podréis considerar esto como nuestra resolución deliberada e inamovible.

Carta de Isabella d’Este a su esposo [quien le ha ordenado enviar a su hijo a Venecia]Si en este asunto Vuestra Excelencia me desdeña y me priva de su amor y de su gracia, preferiría prolongar tan severo trato, preferiría perder nuestro estado, que privarme de nuestro hijo. Tengo la esperanza de que con el tiempo vuestra propia prudencia y gentileza os harán comprender que he actuado con mayor amor a vos que lo que vos lo habéis hecho hacia mi.

¡Tened paciencia! Podéis estar seguro de que pienso continuamente en vuestra liberación y, cuando sea el momento, no os fallaré, de la manera en que no he cejado en mis esfuerzos. Como testigos, cito al papa, al emperador y al rey de Francia, y a todas las otras cabezas reinantes y potestades de la cristiandad. Sí, y a los infieles también [había escrito al sultán de Turquía para solicitar ayuda]. Si fuese, en verdad, el único medio posible de poneros en libertad, no sólo enviaría a Federico, sino a todos los demás hijos. Haré todo lo imaginable. Algún día espero haceros comprender…

Perdonad si esta carta está mal escrita y peor compuesta, pero no sé si estoy viva o muerta.
Isabella, quien desea lo mejor a Vuestra Excelencia escrita de propia mano
[El esposo de Isabella no quedó complacido con la respuesta de ella y exclamó amargamente: «Esa meretriz de mi esposa es la causa de todo. Mandadme a la guerra solo, haced lo que queráis conmigo. He perdido en un solo golpe mi reino, mi honor y mi libertad. Si no obedece, le cortaré sus cuerdas bucales».

El Tratado Antartico Que establece? Objetivos Hielos Continentales

El Tratado Antartico Que establece?
Objetivos – Hielos Continentales

En la década del noventa, la opinión pública tomó conocimiento de que los problemas limítrofes con Chile aún no habían terminado, tal como se creía después de la firma del Tratado de Paz y Amistad por la denominada «cuestión del Beagle», en 1984.

Mapa De La Antártida

Persistían sin solución veinticuatro cuestiones limítrofes, desde Salta (mina La Julia) hasta Santa Cruz (campo de Hielo Continental). En poco tiempo, veintidós de ellas se resolvieron de común acuerdo pues sólo se trataba de cuestiones técnicas vinculadas a la demarcación o a la identificación de los puntos que sirven de apoyo a los hitos demarcatorios.

La penúltima cuestión, en la zona de la «Laguna del Desierto» (de aproximadamente 500 km2), se resolvió en 1994 previo sometimiento al arbitraje de un jurado integrado por juristas latinoamericanos. Así, por mayoría de votos, se reconoció que el área en disputa pertenecía a nuestro país.

De esta forma, sólo queda sin resolución un último punto: el Campo de Hielo Patagónico, mal llamado Hielo Continental Patagónico. Esta última expresión se utiliza cuando las masas de hielo ocupan una superficie superior a los 50.000 km2 y fluyen independientemente del sustrato rocoso. Estas dos condiciones no se cumplen en la zona en litigio, donde la superficie cubierta por el hielo es de 22.000 km2 y fluye bajo el fuerte control de la topografía del lugar.

Como relictos de las glaciaciones cuaternarias, la región patagónica conserva dos campos de hielo, de los cuales el más austral es compartido por la Argentina y Chile, motivo de las actuales discrepancias limítrofes. El principio que rige el límite entre estos dos países es el de las altas cumbres que dividen aguas, acordado en 1881 en el Tratado de Límites y en el Protocolo de 1893-Las características geográficas del área determinaron una demora en la demarcación del límite que dio lugar a los nuevos reclamos territoriales de Chile, que no respetan lo acordado a fines del siglo pasado.

Después de la falta de acuerdo entre las dos comisiones de límites, se buscó una solución «política»: el acuerdo Menem-Alwin de 1991 creó una línea poligonal que divide la zona argentina en dos partes. Esta es una demarcación arbitraria que cede a Chile 1.057 km2 de hielos con los afluentes de los tres principales glaciares argentinos: Viedma, Upsala y Moreno.

Queda comprometida además la cabecera del río Santa Cruz y también parte del Parque Nacional Los Glaciares, área que ha sido declarada patrimonio mundial por la UNESCO. Para que el acuerdo entrase en vigor era necesaria la ratificación de ambos Parlamentos, ya que las cuestiones de límites se deciden en el Congreso. Pero no se logró quorum, por lo que sigue pendiente de definición. A fines de 1998 se anuló la poligonal y se reiniciaron las tratativas, aunque Chile sigue pretendiendo territorio argentino al este de las altas cumbres divisorias de aguas.

AméricaEuropaAsiaOceaníaÁfricaAntártida

PANORÁMICA DE LOS HIELOS CONTINENTALES

Capital del Imperio Azteca Tenochtitlan Descripción de Hernan Cortes

Capital del Imperio Azteca Tenochtitlan
Descripción de Hernan Cortes

Hernán Cortés fue un noble español de clase modesta que vino al Nuevo Mundo en 1504 a buscar fortuna. Desobediente a las órdenes de sus superiores, Cortés emprendió una campaña independiente de conquista, y venció al Imperio Azteca (1519-1521); escribió una serie de cinco «Cartas de relación» al emperador Carlos V para justificar su acción.

El segundo informe contiene una descripción de Tenochtitlan, la capital del Imperio. Al conquistador español y a sus hombres les impresionó esta ciudad, imponente en su arquitectura, pese a haber sido construida por un pueblo carente de la tecnología europea, que no contaba con vehículos de ruedas ni con instrumentos de metal duro.

Descripción que Cortés hizo de Tenochtitlán:

Hernán Cortes«La gran ciudad de Tenochtitlan está construida en medio de este lago salado, y hay dos leguas del corazón de la ciudad a cualquier punto de tierra firme. Cuatro calzadas conducen a ella, todas hechas a mano y algunas de doce pies de ancho. La ciudad misma es tan grande como Sevilla o Córdoba; las calles principales son muy anchas v recta; están apisonada; pero unas cuantas, y por lo menos la mitad de las vías públicas más pequeñas, son canales por los cuales van en sus canoas.

Más aún, incluso las calles principales tienen aberturas a distancias regulares para que el agua pueda pasar libremente de una a otra, y sobre estas aberturas que son muy anchas cruzan grandes puentes de enormes vigas, muy firmemente puestos, tan firmes que sobre muchos de ellos pueden pasar diez hombres a caballo a la vez.

Viendo que si los nativos intentaban cualquier treta contra nosotros tenían todas las oportunidades para ello por la forma en que está construida la ciudad, porque quitando los puentes de las entradas y salidas podrían dejarnos morir de hambre sin posibilidad de llegar a tierra firme, inmediatamente me puse a trabajar en cuanto entré en la ciudad en la construcción de cuatro bergantines, y en breve tiempo los tuvimos terminados, de modo que podía embarcar trescientos hombres y los caballos para pasar a tierra firme cuando lo deseara.

La ciudad tiene muchas plazas abiertas en las que se reúnen continuamente los mercados y se hace el negocio general de comprar y vender productos. Una plaza en particular es el doble de tamaño de la de Salamanca, y está completamente rodeada de arcadas, donde diariamente hay más de sesenta mil personas comprando y vendiendo. Toda clase de mercancías como puedan encontrarse en la Tierra están en venta aquí, sean de alimentos y vituallas, o de adornos de oro y plata, o plomo, latón, cobre, hojalata, piedras preciosas, huesos, conchas, caracoles y plumas; la piedra caliza para construir se vende igualmente allí, piedra tosca y pulida, ladrillo cocido y sin cocer, madera de todas clases en toda etapa de preparación…

Hay una calle de vendedores de hierbas, donde hay toda suerte de raíces y plantas medicinales que se encuentran en la Tierra. Hay casas como boticas, donde venden medicinas hechas de estas hierbas, para beber y para usar como ungüentos y bálsamos. Hay barberías donde puede hacerse cortar y lavar el cabello. Hay otras tiendas donde se pueden adquirir alimentos y bebidas…

Por último, para evitar prolijidad en decir todas las… maravillas de esta ciudad, diré simplemente que la manera de vivir entre la gente es muy semejante a la de España, y considerando que ésta es una nación bárbara, apartada del conocimiento del verdadero Dios o de la comunicación con las naciones iluminadas, uno bien puede maravillarse del orden y buen gobierno que donde quiera se mantiene.

El servicio de Moctezuma y esas cosas que despiertan admiración por su grandeza y estado tomaría tanto describirlas que le aseguro, majestad, que no sé donde empezar con esperanza alguna de terminar. Pues, como ya he dicho, qué podría ser más asombroso que el que un monarca bárbaro como él tenga reproducciones hechas de oro, plata, piedras preciosas y plumas de todas clases de todas las cosas que haya en su tierra, y tan perfectamente reproducidas que no hay platero u artesano del oro en el mundo que pudiera mejorarlas, ni se puede entender qué instrumentó podrían haber usado para dar forma a las joyas; y del trabajo de las plumas, su igual no ha de verse, ya sea en cera o en bordado; tan maravillosamente delicado es.»

Fuente Consultada: Civilizaciones de Occidente Tomo «B» Jackson Spielvogel

La Ciudad Medieval Aspecto, costumbres y vida. Seguridad

La Ciudad Medieval Aspecto y Costumbres 

Leamos esta descripción de la vida en la ciudad de Florencia en tiempos medievales. Parece redactada por una moderna oficina de estadísticas y es, tan sólo, una parte de una «crónica» escrita por un florentino de la época.

«Había en Florencia treinta hospitales, con más de mil camas para pobres u enfermos. Los negocios consagrados a las artes de la lana eran cerca de trescientos, y hacían en un año más de cien mil paños. Los bancos de los cambistas de moneda eran ochenta; los notarios, seiscientos; los médicos u los cirujanos, sesenta; las especierías alcanzaban a ciento. Comerciantes y buhoneros los había en número considerable; los negocios de, los zapateros no podían contarse, tal era su cantidad.

Había en Florencia 146 hornos de panificación; cada día se consumían en la ciudad 1.400 fanegas (840 hectolitros) de grano, por lo cual s-e puede calcular cuánto se consumía en un año, teniendo en cuenta que la mayor parte de los ricos permanecía, con sus familias, cuatro meses al año en algún lugar de la campaña.
Cada año entraban en la ciudad 1.650.Ó00 cántaras (330.000 hl.) de vino.

Cada año se consumían, también, 1.000 cabezas de ganado, entre bueyes y terneros, 00.000 ovejas, 20.000 cabras, 30.00O puercos.

En el mes de junio entraban, por la puerta de San Friano, 1.000 cargas de melones….»

No se puede decir, en verdad, que en la ciudad comunal languideciera el comercio ni que los habitantes padecieran hambre… Según parece manifestarse, entre las cifras que llenan la «crónica», estos hombres del lejano Medievo pasaban su tiempo entre sus negocios, con banqueros; en mercados, entre los notarios que debían cuidar de su muy floreciente estado de cuentas; eran también amantes de la buena mesa y del vino, al tiempo que cuidadosos y atentos con los pobres y los enfermos.

En efecto, en los siglos XII y XIII , las ciudades europeas experimentaron una gran prosperidad económica y se poblaron densamente. Imaginémonos, como si fuéramos turistas del pasado, que llegamos de visita a una ciudad de aquellos tiempos.

ciudad medieval

LA CIUDAD
Entremos, atravesando una de las puertas, en una ciudad medieval. Lo primero que encontramos no es la zona urbana habitada, propiamente dicha, en razón de que los muros encierran también una zona de despoblado y edificios fabriles.

Las casas no se levantan conforme con un plan establecido, sino aquí y allá, como siguiendo el capricho de sus constructores; la ciudad resulta así una increíble mezcla de edificios, cabañas, callejuelas, senderos y huertos.

En el centro de la ciudad se levantaban los edificios principales, construidos de piedra y dotados de altas torres, almenas y robustas rejas que protegían sus ventanas. Eran los palacios donde tenían sus residencias respectivas el obispo, el conde, la autoridad municipal y los miembros de las familias más ricas; cuando se producía alguna reyerta entre las diversas facciones que dividían a la ciudad, estas casas se convertían en fortalezas, que a veces debían soportar violentos ataques y largos asedios.

Calles tortuosas y estrechas, fuentes, tiendas, pocilgas y estercoleros contrastaban con sus gloriosas catedrales, en abigarrada convivencia.

Las casas corrientes eran de madera; otras, de madera y ladrillos, y en el centro de la ciudad las había de varios pisos. Grandísimo era, por consiguiente, el peligro de incendio; en los primeros 25 años del siglo XIII, Ruán se incendió seis veces.

En Genova, en los días de viento (que en aquella ciudad son más bien frecuentes), un pregonero municipal recorría expresamente calle tras calle para advertir a las amas de casa que vigilaran atentamente el fuego de su cocina.

El desarrollo de las ciudades comunales fue rapidísimo: mientras antes del siglo XI pocas ciudades europeas alcanzaban a tener apenas unos millares de habitantes, a partir de ese siglo el ritmo de crecimiento vegetativo en los principales centros urbanos fue extraordinario.

Las estadísticas existentes de aquel entonces así lo atestiguan. París, en el siglo XIII, tenía unos 100.000 habitantes; Lila, Gante y Brujas, alrededor de 50.000 habitantes cada una; Londres, 20.000; Francfort, Basilea y Ham-burgo contaban con sendas poblaciones de 10.000 habitantes.

En el siglo XIV, Florencia y Venecia tenían 100.000 habitantes cada una, y parece que Milán, un siglo después de la victoria sobre Barbarroja, alcanzó los 200.000. Córdoba y Palermo, con 500.000 habitantes, sólo eran superadas por Constantinopla. La lejana metrópoli oriental, en efecto, durante todo el Medievo conservó su primacía sobre el resto de Europa.

vista de una ciudad en la edad media

POR LAS CALLES, DE DÍA Y DE NOCHE
Se podría decir que la población de la ciudad pasaba el día en las calles; éstas, en verdad, a pesar de ser estrechas, mal trazadas e irregulares, y con mucha frecuencia anegadas por verdaderos arroyuelos de agua sucia, estaban siempre llenas de una masa de gente que se agolpaba yendo de un lugar a otro.

En las primeras horas de la mañana la llenaban los comerciantes: en la vía pública se vendían verduras, carne de jabalí, cabrito, faisanes y perdices, quesos, leña, vinos y sal. En épocas posteriores, se acostumbró destinar alguna plaza a mercado de determinados productos («plaza de las verduras» en Verona).

Figurémonos, por un momento, el alboroto que provocaría, en medio de una tal masa de gente, el paso de una «carreta» (así se llamaba entonces a las carrozas) o de un caballero, que atravesara las callejuelas conteniendo su cabalgadura.

Aquel que no encontraba un modo mejor de pasar el tiempo, tenía oportunidad de asistir, si era el caso, a la ejecución de las penas a los condenados, que se consumaban en una plaza pública: en ese lugar podía contemplar a los malhechores encerrados en una jaula y expuestos en ella o en la picota al escarnio público, y a otros sometidos a la fustigación. Y podía, también, presenciar una decapitación.

Pero apenas sobrevenía la noche y las campanas de la catedral daban la señal de queda (o cubrefuego), las calles quedaban desiertas.

Y como cundía en ellas la mas completa oscuridad, era frecuentemente prohibido salir de noche por las calles sin ir provisto de una antorcha.

La luz que el viandante llevaba servía tanto para anunciar la propia presencia como para evitar las desagradables sorpresas que pudieran venir… de lo alto; durante las horas nocturnas, efectivamente, era permitido arrojar por las ventanas cualquier desperdicio .. . Estaba establecida, sin embargo, la obligación de advertir a los eventuales viandantes, con un grito, que en las viejas ciudades españolas era: «¡Agua va.. .!».

Durante las horas de la noche, las calles de la ciudad solían ser recorridas por guardianes dedicados a vigilar el cumplimiento de las prohibiciones de circulación nocturna, tanto como la aparición de incendios. Pero cabe suponer que su servicio no sería muy eficaz, si es cierto lo que relata una crónica de la ciudad de Siena del año 1233: una noche de aquel año, los «serenos» fueron sorprendidos, en número de siete, mientras dormían despreocupadamente.. . y por ese motivo fueron condenados a una multa de 12 dineros cada uno… .

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Tomo VI Editorial CODEX

Chocon-Cerros Colorados Represa Hidroelectrica en Argentina

Chocon-Cerros Colorado: Represa Hidroeléctrica Argentina

Complejo El Chocón-Cerros Colorarado Ubicada en la provincia de Neuquén, se construyó con el propósito de regular y mejorar la utilizaci6n de las aguas de los ríos Limay y Neuquén. La obra se inició en 1967 con la empresa Nacional Hidronor S.A el propósito de controlar las crecidas de los ríos, disminuir los efectos de las bajantes prolongadas, aumentar las superficies bajo riego y producir energía eléctrica.

El lago artificial Exequiel Ramos Mexía, se formó con aguas provenientes del río Limay. Este lago forma un espejo de agua de 816 kilómetros cuadrados (el más grande de la República Argentina) similar al de los grandes lagos cordilleranos. La central hidroeléctrica se encuentra en el extremo norte del lago sobre la represa.

chocon cerros colorado

 

Al controlar las crecidas de los ríos Limay, Neuquén y Negro se consiguió  proteger el valle aguas abajo de la acción destructora de los grandes volúmenes de agua, por medio de la operación de los embalse.

Aumento de la superficie de riego: En aquella época la superficie cultivada de los valles de los ríos Limay, Neuquén y Negro era de unas 100.000 ha, pero esta obra permitió el aprovechamiento de las tierras bajas posibilitando el incremento de la superficie bajo riego superior a 1.000.000 ha.

Producción de energía eléctrica: La energía eléctrica  producida en las centrales de El Chacón y Planicie Banderita tienen en conjunto una potencia de 1.650.000 kilovatios y producen  anualmente 4.830 millones de kilovatios hora, la que es consumida con prioridad en el Comahue y el excedente transportada  la zona Buenos Aires y el Litoral

LAS OBRAS: El Complejo El Chocón Cerros Colorado, esta integrado por: El Chocón, una presa de materiales graduados y un núcleo impermeable de arcilla compactada con un evacuador de crecidas, un embalse sobre el río Limay y una central hidroeléctrica al pié de la presa.

Cerros Colorados: un azud sobre el río Neuquén y obras de derivación en Portezuelo Grande, embalse en Los Barriales y Mary Menuco, obras de control en Loma de la Lata, toma y canal alimentador y central hidroeléctrica en Planicie Banderita.

Líneas de Transmisión de 500.000 voltios, con subestaciones en El Chocón, Puelches, Henderson y Ezeiza, que constituye el primer tramo de la red de interconexión eléctrica nacional.

En el mes de diciembre de 1972 entró en servicio comercial la primer turbina de la Central El Chocón. Las obras concluyeron en el año 1977 con la habilitación del sexto generador. Con el objeto de optimizar el uso del recurso hídrico se inició en el año 1976 la construcción del dique compensador Arroyito, situado aguas abajo de El Chocón.

Esta obra cumplió su función de atenuación descargando por los orificios practicados en el vertedero hasta el año 1982, entrando en servicio comercial el primer turbogrupo en julio de 1983 y el tercer y último turbogrupo se habilitó en marzo de 1984.

La eficiencia y la necesidad de esta obra se demostró en algunos años muy secos (1988,1989,1990,1999) en donde la escasez fue controlada con éxito y permitió el riego de toda la zona afectada.

 CORTE ESQUEMÁTICO DE LA REPRESA

 CORTE ESQUEMÁTICO DE LA REPRESA

La figura muestra la disposición esquemática de los elementos que integran el circuito hidráulico en El Chocon. El agua ingresa por el edificio de tomas a través de rejas; pasa por túneles excavados en el macizo rocoso, revestidos de hormigón armado y con blindaje metálico en casi toda su extensión Y, luego de actuar sobre las paletas de la turbina, es restituida al r (o a través de un conducto de descarga. Dentro de la estructura de tomas están los motores que mueven las compuertas principales y, encima de la misma, se halla una grúa «desplazable destinada al accionamiento de una compuerta auxiliar a utilizarse en caso de reparación de las principales.

La presa El Chocón es un muro de sostenimiento construido con materiales sueltos qraduados y un núcleo impermeable de arcilla compactada. Los túneles, uno por cada turbina, tienen 225 m de largo y un diámetro interno de 10 m. Cada turbina hidráulica de eje vertical acciona un generador de electricidad ubicado sobre el mismo eje. Los generadores, a través de transformadores elevadores de voltaje, van conectados a la línea de transmisión

DATOS TÉCNICOS:

EL CHOCÓN 
Altura máxima. desde. la fundación 86 m.
Longitud de coronamiento 2400 m
Volumen de Materiales 13.000.000 m3
Embalse 
Capacidad total20.074 Km3
Superficie espejo de agua 816 Km²
Central Potencia instalada 6 grupos de 20.000 Kw.
Saldo útil 61.3 m.
Energía producida por año 3.320 millones de Kwh.
 
CERROS COLORADOS:
Embalse Los Barreales 
Capacidad Total28.100 hm3
Capacidad Útil del Embalse4.100 hm3
Embalse Mari-Menuco 
Capacidad Total13.950 hm3
Central 
Potencia Instalada2 grupos de 225.000 Kw.
Saldo Útil69 m.
Energía Producida por Año1510 millones Kwh.

 

Chang´an en China La Ciudad Mas Grande Del Mundo en la Edad Media

Chang´an en China: Ciudad Mas Grande Del Mundo

China fue un país de ciudades extraordinarias y cosmopolitas, en una época en que Europa -contaba con núcleos urbanos que no se les pudieran comparar. A partir del siglo VI, durante la dinastía Tang en China, y hasta el principio del siglo IX, Chang’an se convirtió en la ciudad más grande del mundo. Constituía el punto de llegada de la Ruta de la Seda, que atraía a comerciantes y viajeros de todo Asia. Fue una ciudad rica y civilizada, donde vivían cerca de un millón de habitantes.

En China, la dinastía Suci (589-618) hizo que se reedifican: muchas ciudades y la capital, Chang´an, en época de los Tang sucesores de los Suci, adquirió una brillantez inusitada. Con mas de un millón de habitantes —según algunos autores, dos millones— y sus jardines, se convirtió en una de las mayores y más bellas ciudades del mundo, otras grandes ciudades chinas eran también ya  puertos de Cantón y de Hang-tcheu, con colonias de mercader: extranjeros y gran densidad por hectárea.

Yenching, la capital  de la dinastía mongol Yuang, la moderna Pekín, fue la Cambaluc. de los comerciantes extranjeros, descrita con admiración, según  Marco Polo.

La historia de la humanidad, desde la Edad Media hasta la actualidad, ha sido principalmente la historia de la civilización europea. Sin embargo, antes de eso, en el tiempo transcurrido entre la caída del imperio romano y el inicio del Renacimiento, el centro del mundo se hallaba en Oriente.

En el punto de mayor gloria del imperio romano, la ciudad de Roma tenía cerca de un millón de habitantes. En el año 800 de nuestra era, cuando Chang’an estaba en pleno apogeo, la población de Roma se había reducido a 50.000  habitantes.

El florecimiento de la ciudad de Chang’an coincidió con otro importante punto sobresaliente de la historia china: un desplazamiento de la población del norte al sur. Dos grandes ríos dominan la geografía china: el río Amarillo, en el norte, y el Yangtsé, en el sur.

El río Amarillo provocaba desastrosas inundaciones y podía arrasar los cultivos, con lo cual dejaba sin medios de sustento a los campesinos que vivían en la región. Por el contrario, el área que está alrededor del Yangtsé es mucho más seca y naturalmente menos apta para cultivos como el arroz. Sin embargo, para la época de la dinastía Tang, las técnicas de irrigación de los arrozales se habían extendido por la región (los chinos las importaron de Asia suroriental) y la población comenzó a desplazarse hacia el sur.

A fines del siglo VI Yang Chien, fundador de la breve dinastía Suci (589-618), emprendió  importantes obras hidráulicas que culminaron con la construcción de una vasta red de canales, destinados no sólo a la agricultura, sino asimismo a mejorar las comunicaciones.

Apenas establecida la dinastía Tang (618-906), la más importante de la China medieval, propugnó la nacionalización de la tierra cultivable y su redistribución en lotes, confeccionados de acuerdo con las necesidades familiares de cada obtentor, para igualar la riqueza de sus súbditos.

Estas medidas, utópicas, fracasaron por la resistencia que opusieron a las mismas los nobles terratenientes, y no lograron impedir que continuara la formación de grandes dominios territoriales a lo largo del siglo X, con lo cual el Estado hubo de limitar su intervención a la imposición de un gravamen sobre las tierras.

construcción del Gran CanalEl sistema de canalizaciones se completó con la construcción del Gran Canal, que unía el Yangtse con la capital del país, Chang´an. La creación y mantenimiento de esta red de canales, que no tenía paralelo en el mundo, daría trabajo a más de tres millones de operarios.

Chang’an era una ciudad cosmopolita y abarrotada. Altas murallas protegían a sus habitantes y nadie, salvo los mensajeros imperiales, podía entrar o salir en la noche, pues se cerraban las puertas y se imponía un estricto toque de queda.

La ciudad fue construida siguiendo un modelo de cuadriculas, con amplias calles por donde se circulaba de norte a sur o de oriente a occidente. Se restringía la velocidad de los coches y los jinetes a caballo.

Había cinco canales por los cuales se transportaba mercancía en diversas partes de la ciudad y que regaban con sus aguas los parques y alimentaban los lagos de los jardines de la nobleza. La ciudad estaba dividida en secciones, cada una de ellas con su propia delimitación amurallada y sus propios conjuntos de casas, oficinas, templos y talleres.

También en este ámbito se aplicaba el toque de queda: una vez se oía el redoble de tambores, al caer la tarde, se cerraban las puertas que separaban las diversas áreas de la ciudad y el movimiento entre ellas quedaba prohibido. Una patrulla nocturna llamada Guardia del Pájaro Dorado hacía cumplir la ley: capturaba y golpeaba a quienes no obedecían. Había, asimismo, edificios gubernamentales: un complejo amurallado desde el cual el representante del emperador leía los decretos imperiales a los hombres mayores de la ciudad.

Estos se ubicaban frente a él en filas ordenadas. Había una gran cantidad de monasterios —lugares fabulosamente acaudalados, auspiciados por ricos aristócratas o por el emperador mismo—, cuyas espléndidas pagodas delineaban la silueta de la ciudad. La pagoda era una forma arquitectónica desarrollada por los chinos a partir de un diseño indio.

 Gran Pagoda del Ganso SalvajeEn la actualidad todavía podemos ver la Gran Pagoda del Ganso Salvaje (imagen) y la Pequeña Pagoda del Ganso Salvaje (la primera mide 64 metros de alto y la segunda, 43) en la moderna ciudad china, ahora llamada X’ian («Paz Occidental»).

Son monumentos que mantienen vivo un recuerdo de 1300 años de antigüedad, vestigios de otra época, cuando la ciudad que estaba bajo sus pies era la más próspera del mundo. La ciudad antigua tenía hermosos parques, por lo general vedados a los ciudadanos del común; eran lugares donde las personas adineradas e influyentes podían disfrutar de la naturaleza o comer bajo tiendas que las protegían de la lluvia primaveral.

También había un barrio de tolerancia, donde las madamas ofrecían a sus clientes niñas incluso de once años y las cortesanas divertían a los miembros de la corte imperial y a los prósperos mercaderes.


La riqueza de Chang’an se basaba en sus mercados. Había dos en la ciudad, ambos estrictamente controlados por una agencia gubernamental que registraba a los mercaderes, revisaba las monedas para evitar falsificaciones e imponía regulaciones relacionadas con pesos y medidas.

En algunos de ellos se vendían bienes importados de todo el mundo: piedras preciosas, seda y reliquias sagradas. En otros se vendían productos de consumo diario, como carne, verduras, pescado y especias. Había lugares para comer, donde los clientes podían disfrutar pasteles y otras exquisiteces, y espacios donde se ubicaban los prestamistas, para facilitarles el metálico a los clientes que lo necesitaran.

También había un primitivo sistema bancario. A cambio de una cierta suma, algunos comerciantes se hacían cargo de los valores de sus conciudadanos y les entregaban un pedazo de papel como constancia de sus depósitos. Quien recibía este documento podía usarlo luego como medio para financiar otras compras, con lo cual el documento se convertía en una especie de papel moneda.

Muchos de los comerciantes provenían de Asia central —de las tierras que ahora ocupan países tales como Kazajstán y Uzbekistán— y de Persia. También es probable que la ciudad tuviera una serie de mercados nocturnos, que hoy en día son un rasgo normal en la vida de muchas de las grandes ciudades asiáticas, aunque las autoridades los desaprobaran e impusieran restricciones al movimiento de los habitantes al caer la noche.

En nuestros días, la mayor parte de la población sigue concentrada en el sur. De esta manera comenzó a conformarse la naturaleza de la sociedad china: una enorme población campesina controlada de la manera más estricta posible por una burocracia altamente eficiente y culta.

Como era inevitable, en ocasiones colapsaba. Las dinastías que gobernaban estas extensas tierras no se sucedían unas a otras de manera suave, y muchas veces el país sucumbió a la rebelión y al desorden. Con todo, siempre aumentó de tamaño, con un crecimiento que parecía volverse contra sí mismo a medida que el país se volvía más grande y fuerte.

El nombre Chang’an significa «paz duradera«.

Fuente Consultada:
50 Cosas Que Debe Saber de la Historia Mundial – Hugh Williams
Wikipedia
Los Fundamentos del Siglo XX Tomo 94

Cerro Aconcagua Montañas Mas Altas de America Altura del Pico

Cerro Aconcagua – Montañas Más Altas de América

Fue Charles Darwin quien dio valor a la narración del capitán de un navío inglés, el cual, durante una escala en el puerto chileno de Valparaíso, en 1835, había descrito la erupción de un volcán que se identificó como el Aconcagua. El episodio, como hemos dicho, despertó la curiosidad de Darwin, que a la sazón viajaba a bordo del Beagle, y el gran investigador lo comunicó a la Sociedad Geológica de Londres.

Gracias a la fama de Darwin, que en el transcurso de aquellos años pondría en conmoción el mundo de la ciencia con sus descubrimientos que pronto desembocaron en la exposición de la teoría sobre la evolución de las especies, nadie pensó, en Londres, en la posibilidad de un error. No obstante, hoy se sabe que aquel capitán inglés se había equivocado y que, al observar el fenómeno eruptivo, había confundido el Aconcagua con el Tupangatito, otro volcán activo situado a unos 90 Km. más al sur.

vista del aconcagua

El primer mentís al informe proporcionado por Darwin se produjo en 1849, por parte del francés Pierre Pisis, encargado, por el gobierno chileno, de recopilar un mapa geológico del país. Pisis, durante sus habituales observaciones científicas, se había dado cuenta de que el Aconcagua no presentaba ninguno de los caracteres típicos de un volcán. Por el contrario, a su juicio, la excepcional regularidad de la estratificación revelaba más bien que estaba constituido por rocas sedimentarias. Pero también se demostraría más tarde que esta hipótesis era infundada.

El enigma geológico que Darwin, involuntariamente, había creado despertaría muchas discusiones durante años, hasta que la “conquista” de la montaña pondría fin a las dudas. Pero esta conquista fue una empresa de alpinistas —de alpinistas expertos, no cabe duda— pero no de geólogos.

El Aconcagua presenta, en efecto, excepcionales dificultades ambientales para todos los que quieren escalarlo, pero no demasiadas dificultades técnicas ni excesivamente comprometidas. Situado en territorio argentino, en su frontera con Chile, se eleva al este de la cuenca hidrográfica interoceánica y al norte del río de las Vacas, cuyo valle transversal, cruzado por la carretera y por la vía férrea trasandinas, culmina en el paso de La Cumbre. Su altura oficial actual es de 6.959 metros, pero tanto los argentinos como los chilenos, movidos por su orgullo patriótico, siguen considerando como exactas las medidas de 1951 (mapa I.G.M.A.), que le daban una altura de 7.021 metros.

Darwin realizó largas y peligrosas expediciones por tierra firme, entre ellas la travesía de los Andes desde Valparaíso a Mendoza. Este científico descubrió conchas fosilizadas a 4.000 metros sobre el nivel del mar, lo que demuestra el origen sedimentario de la cadena. Pero Darwin, confundido por una errónea información de un compatriota suyo, informó a la Sociedad Geográfica que el Aconcagua era un volcán en actividad, dando origen a un equívoco que sólo pudo poner en claro, bastantes años más tarde, el geólogo Schiller.

La montaña emerge, entre un laberinto de valles, por encima de la “puna”, el inmenso altiplano estepario. Es como un gigante dominador o como

la soberbia muralla de un orgulloso castillo “cuyos rasgos regulares y multicolores parecen hechos por la mano del hombre, mientras sus grandes proporciones sugieren al espectador la acción de poderosos agentes de la naturaleza”.

En efecto, su mole debía ejercer una mezcla de fascinación y de sagrado respeto a las tribus de araucanos y de aimarás que, desde tiempos remotos, habían vivido en sus laderas y que atribuían a este monte —divinizado según los principios de la religión animista— un poder de salvación al considerarlo como el último refugio de los supervivientes del diluvio universal. Del pueblo aimará procede la etimología del nombre Aconcagua: ellos decían Kon Kawa, que significa Monte Nevado, y también Cahuak, “el que observa”, y asimismo Ackon, que quiere decir “de piedra”.

Seguramente fueron los mismos pueblos indígenas los que se engañaron respecto a la naturaleza geológica del monte, puesto que llamaron volcán a uno de los principales valles de acceso, tomando por humo que salía de un hipotético cráter a las nubes blancas que el fuerte viento lanzaba contra la cima.

Este es el viento de origen atlántico (el mortífero “viento blanco”), que puede desplazarse a 250 Km. por. hora y que, en unos pocos momentos, es capaz de desencadenar un huracán y hacer que la temperatura descienda por debajo de 30 ó 40 grados.

De las pésimas condiciones atmosféricas nació, sin duda, la leyenda indígena que afirma que ningún ser humano podría escalar el Aconcagua, debido a las continuas vibraciones del terreno y a la presencia de un auténtico laberinto de rocas que esconden el camino hacia la cumbre; esto explicaría, quizás, por qué no quedaron nunca huellas de posibles escaladas que podían haberse realizado en tiempos de la dominación de los incas, cuyo imperio se había extendido desde el Perú hasta abarcar el macizo del Aconcagua.

Las prácticas religiosas de los incas, como por ejemplo el culto al Sol y los sacrificios humanos que se realizaban en las cumbres más elevadas, así como el hallazgo de esqueletos en cimas no muy lejos del Aconcagua, podrían constituir la plausible explicación de la hipótesis de una o más ascensiones efectuadas por los indígenas, o bien de algunos intentos, acabados trágicamente y que, en tal caso, habrían reforzado la creencia de que el monte era, en efecto, invencible.

En tiempos más recientes, el Aconcagua y la cordillera andina volvieron a tener actualidad en 1817, con motivo de uno de los más célebres episodios de la historia de América del Sur: nos referimos a la gesta del general argentino José de San Martín, quien, con un ejército de 5.350 hombres, pasó por el lugar más intransitable de la cordillera andina, entre el cerro Mercedario y el Aconcagua, a casi 4.000 metros de altura.

Ni senderos casi impracticables, ni el ardiente calor durante el día y el frío gélido de las noches, ni la terrible “puna” (el “mal de montaña” al que los indígenas dan el mismo nombre del altiplano) consiguieron enfriar el entusiasmo de aquellos argentinos que, procedentes de Mendoza y tras una marcha de 500 Km., se unieron a los chilenos y, juntos, vencieron a las tropas españolas.

HISTORIA DE SUS ASCENCIONES:

Las observaciones orográficas hechas por San Martín durante la marcha fueron muy interesantes… Pero había de pasar todavía bastante tiempo para que se produjera un verdadero conocimiento del Aconcagua.

E. Whymper en el ChimborazoTres años después del éxito alcanzado por E. Whymper en el Chimborazo, lo que fue el punto de partida oficial de la empresa andinistica, en 1883, el alemán Gussfeld (imagen izq.), sin tener ni las más elementales nociones de cartografía, llegó a las estribaciones de la montaña: “Esta se eleva —escribió más tarde— con la misma majestuosidad que el Matterhorn de Zermatt, pero su mole es tan colosal que podría contener otras muchas montañas de los Alpes. Era una visión tan atractiva que aumentó mi deseo de escalarla.”

Gussfeld se introdujo valerosamente en el laberinto de rocas descrito en la leyenda antes mencionada, y escogió la ruta del norte, a la que creía libre de los obstáculos que suponían la nieve y el hielo. Acompañado por dos indígenas, y con la intención de aprovechar también la ocasión de descubrir

minas de metales preciosos, el explorador alemán alcanzó el valle del Río Volcán y acampó en el límite de la rala vegetación, a 3.548 metros de altura. Ni un inmenso muro de piedra que le cerraba el paso, ni el macabro descubrimiento de un esqueleto humano (quizás un buscador de oro sorprendido por una tempestad) que parecía sonreírle irónicamente, enturbiaron su entusiasmo.

Y más tarde, entre las características agujas de hielo, dispuestas como una fila de blancos frailes y que semejaban un bosque de penitentes, Gussfeld localizó el paso exacto, lo alcanzó y llegó así a la cuenca superior, la base de la verdadera montaña. El Aconcagua no opuso dificultades técnicas a sus asaltantes, tan sólo las esperadas, constantes y mortíferas condiciones climáticas…

“En un monte como el Aconcagua —escribió Gussfeld—, a las normales dificultades de todos los montes se suman las que causan la altura y la falta de oxígeno, además de la inclemencia del tiempo, como el frío y el viento. Con estas adversidades y privaciones, ninguna fuerza humana- es capaz de alcanzar la cima. Sólo quien tenga muy buena estrella podrá llegar a la meta”.

En efecto, Gussfeld pasó por todas las penalidades: sufrió náuseas, desmayos debidos a la altura, soportó los más repentinos cambios atmosféricos, las violentas tempestades… Todo ello neutralizó los sucesivos intentos, y el explorador quedó bloqueado a 6.560 metros de altura.

Gussfeld no era un geólogo, pero, muy acertadamente, trajo a Europa algunas muestras de roca, proporcionando por primera vez a los científicos la posibilidad de estudiarlas directamente. Entonces ya no cupo la menor duda: aquellas rocas eran de origen volcánico. Gussfeld llegó entonces a la conclusión de que el Aconcagua, pese a su apariencia, debía ser un volcán y que su cima culminante, que un huracán le impidió alcanzar, escondía en realidad el orificio del cráter, invisible desde aquella vertiente.

En 1896 llegó a la zona del Aconcagua el célebre alpinista inglés Fitzgerald, al frente de una expedición en la que había italianos y suizos y en la que figuraba Mathias Zurbriggen, famoso por la conquista del monte Cook, en Nueva Zelanda. Saliendo del valle de Horcones, esta expedición inició el ascenso a la montaña por el sur.

Las dos primeras etapas, en plan de exploración, no tuvieron aliciente alguno:

uno tras otro, los alpinistas se retiraban extenuados. Sólo el experimentado Zurbriggen resistió a aquella despiadada selección que llevaba a cabo la naturaleza, y tras una dramática noche de Navidad pasada en compañía de Fitzgerald en el nido de Cóndores, un vivaque formado por dos rocas superpuestas, se lanzó él sólo hasta un punto donde encontró un hombrecillo de piedra y una cajita que contenía el mensaje de Gussfeld, con esa lacónica frase: “Segundo intento, marzo 1883”.

Y al tercer asalto se consiguió la victoria. A 6.700 metros, Fitzgerald y sus compañeros Pollinger y Lati, afectados por la “puna”, emprendieron el camino de regreso. Pero Zurbriggen, empeñado en no ceder, pidió permiso para continuar él solo. Fitzgerald no se opuso y le dio la posibilidad de llevar a cabo otra magnífica empresa. “Tuve alguna dificultad en respirar durante, el ascenso, pero, después de diez minutos de descanso en la cumbre me sentí perfectamente bien”, escribió más tarde. Y añadía:

“No teniendo ni papel ni lápiz, grabé la fecha de mi ascensión en el mango del piolet y lo fijé en el hombrecillo que había hecho.”

La suerte no se mostró favorable con Fitzgerald. Este inglés volvió al año siguiente con una nueva expedición, y una vez más fue vencido por las adversas condiciones físicas. Agotado por el cansancio, tuvo que ceder la gloria de un segundo ascenso a su compatriota Vines y al portador italiano Lauti. Estos, ya en la cima, recuperaron el piolet de Zurbriggen.

Desde el punto de vista geológico, las expediciones de Fitzgerald destruyeron la hipótesis de Gussfeld. La última cima, formada por tres sucesivas elevaciones, no delimitaba el orificio de ningún cráter, sino que se precipitaba en un vertiginoso muro. No obstante, las rocas encontradas en esta cima (andesita y porfirita), que procedían de expansiones de lava, producían la mayor perplejidad.

Se elaboró, entonces, una nueva hipótesis, según la cual la cúspide podía ser un filón que atravesaba parte de un antiguo volcán o quizás parte de una columna de lava que se había consolidado en la sima. En tal caso, el Aconcagua podría ser el antiguo fondo de un volcán cuyo cráter, destruido por los agentes exógenos, había sido, por lo menos, 300 metros más alto que la cumbre actual.

Esta hipótesis se mantuvo hasta que un geólogo decidió ir por sí mismo a la cumbre del Aconcagua para estudiar directamente la situación. “Cuando llegué al país —escribió el geólogo alemán Schiller— me dirigí a la cordillera que tanto me atraía, en parte por sus paisajes todavía inexplorados, en parte por mis propios intereses científicos. Pasé tres temporadas en los Andes, y cada vez me sentía más unido a estas montañas. Sólo el Aconcagua se me resistía”. Pero el Aconcagua marcó su destino. Tras muchos años de estudios, Schiller se creyó preparado para la empresa final.

En 1940 y en 1943 participo en dos expediciones, pero en ambas, las casi prohibitivas condiciones atmosféricas le impidieron tener la satisfacción del éxito. Pero este fracaso, que se puede considerar deportivo, se vio compensado por la importancia de las observaciones geológicas, que resultaron muy esclarecedoras y en gran parte decisivas.

La ausencia del menor atisbo de un orificio del que hubiera podido manar el magma después del plegamiento andino y de cualquier otra manifestación volcánica secundaria (fumarolas, emanaciones de azufre), le condujo a la conclusión de que “el Aconcagua no es un volcán activo, ni un volcán adormecido, ni tampoco un volcán que se haya apagado recientemente, sino un volcán que se extinguió en épocas remotísimas y precisamente antes del plegamiento de la cordillera, fenómeno que se produjo en la segunda mitad del terciario”.

Las rocas efusivas (andesita y porfirita), que forman un muro de 3.000 metros de espesor, y que se apoyan sobre la misma capa de sedimentos marinos fosilizados del jurásico superior y del cretácico inferior, ya existían antes del plegamiento andino, y fue precisamente a causa de este fenómeno que experimentaron un poderoso impulso y se sobrepusieron a las más recientes.

aconcagua Schiller Pero haber descubierto el secreto geológico del Aconcagua no representó para Schiller haber vencido a la montaña; pues en el curso de una nueva ascensión organizada en 1944 (la Sexta que efectuaba este investigador alemán), la naturaleza se tomo una trágica venganza. Una expedición compuesta por el mismo Schiller (imagen) , por su compañero Link y su esposa Adriana y por los dos alpinistas Grimm y Kneidl, fue sorprendida, a 6.200 metros de altura, por un huracán violentísimo: durante tres días y tres noches, el “viento blanco” fue el indiscutido protagonista en lugar de serlo las crestas rocosas.

Ningún componente de la expedición volvió a Plaza de Mulas, y fue necesario organizar otras tres expediciones para recuperar los cadáveres, victimas de una tragedia cuya reconstrucción dejó, por cierto, muchos puntos oscuros. El cuerpo de Schiller, el único que se detuvo antes de llegar a la cima, fue encontrado, congelado, en una pequeña tienda, en la cual había logrado refugiarse, en plena desbandada, en espera de sus amigos. Era la “muerte blanca”, encontrada en el seno de aquella montaña por la que tanta atracción había sentido.

Los otros alpinistas se habían visto sorprendidos por la tormenta al regresar de la cima, como se pudo saber por el libro de notas que se guardaba en un estuche de metal. Adriana, quizás debido a una fuerte ráfaga de viento, perdió el equilibrio, cayó y se dio con la cabeza en una roca. Link, en un gesto sublime, la cubrió’ con su abrigo y siguió su camino para reclamar ayuda y abandonando su piolet. Los soldados de la expedición de socorro le encontraron congelado a pocos metros más abajo.

Para evitar que tales tragedias se repitieran, o por lo menos para reducirlas dentro de unos límites razonables, se decidió construir, a lo largo del itinerario habitual para subir por la ladera sudoeste, una serie de refugios de cuya instalación se cuidó el teniente Valentín Ugarte. Con ello se abría el período del andinismo organizado.

“La construcción de los refugios —declaró el día de la inauguración el presidente Juan Perón— marca el principio del fin de unos riesgos inútiles. Los riesgos existirán siempre, pero, a partir de ahora, serán fortuitos. Algunos morirán en la ascensión, pero será el uno por ciento de los que perecían por falta de preparación o por valerse de medios inadecuados. Ahora el Aconcagua ya no es el monstruo difícil de vencer, como ocurría cuando los que iniciaban la ascensión tenían un 50% de probabilidades de vivir y otro 50% de morir.”

El refugio de Plaza de Mulas (a 4.230 metros), los refugios cercanos de Plantamuray Libertad (ex Eva Perón, a 5.850 metros) y el refugio Independencia (ex Juan Perón, a 6.480 metros)’ aseguran ahora una excelente protección en caso de mal tiempo, aunque el frío y las consecuencias de la “puna” continúan produciendo víctimas todavía: a este respecto, las estadísticas siguen siendo muy elocuentes. Sólo el 40% de las expediciones consiguen llegar a la cima, y el 20% de los participantes sufren heridas, lesiones o congelación. Y cincuenta alpinistas han muerto pese a las medidas adoptadas. Por este motivo, desde hace algunos años, los militares argentinos dé guarnición en Puente de Inca, antes de conceder el permiso para una escalada, examinan detenidamente el equipo de los alpinistas y les exigen, además, un certificado de buen estado físico.

En otro aspecto, la posibilidad de hacer el trayecto a lomos de un mulo hasta los 6.300 metros, un poco más abajo del refugio Independencia, impide que se produzca la gradual y necesaria aclimatación. Por eso las últimas escarpaduras y los difíciles 600 metros para alcanzar el Peñón Martínez y la Canalita Final se transforman muy a menudo en un verdadero calvario. De pronto, uno se siente falto de toda energía, se producen vómitos y dolores de cabeza y sólo sacando fuerzas de flaqueza se consigue proseguir el camino.

Así es como el Aconcagua, el antiguo volcán de la era terciaria, la montaña conocida como “el más grande montón de arena del mundo”, opone sus últimos esfuerzos defensivos, exigiendo todavía un tributo de vidas humanas.

Fuente Consultada: Maravillas del Mundo De GIANCARLO CORBELLINI