Los Dolomitas

Los Dolomitas Montañas al Norte de Italia Características

Los Dolomitas Montañas al Norte de Italia

Los Dolomitas, situados en el norte de Italia, ejercen gran atracción sobre los turistas. Es una subdivisión de los Alpes orientales y está situada en los Alpes Tiroleses del sur, al este del río Adigio. Varios de sus picos están formados por rocas dolomitas que destacan por sus inusuales colores.

Los Alpes dolomíticos alcanzan su mayor elevación en el monte Marmolada, a 3.342 m de altitud, y otros dieciocho picos llegan a los 3.050 m. Podemos encontrar glaciares en la cordillera. Muchos de estos elevados picos fueron escalados por primera vez a finales del siglo XIX por alpinistas británicos.

La región es fácilmente accesible por el puerto del Breñero. La región, es decir, el Tirol del sur o Alto Adigio, presenta sin embargo espinosos problemas al Gobierno de Italia. La mayoría de la población es efectivamente de lengua alemana y tendencia pro austríaca y pide ser anexionada a Austria. No hay ni que decir que Italia rehusa esta solución.

En el norte de Italia, entre el curso superior del Piave, al este, y el del Adigio, al oeste, se halla una de las partes más notables de los Alpes calcáreos meridionales: los Dolomitas. Éstos, pues, forman parte de los Alpes, pero tienen un carácter muy particular. Se ha dicho de los Dolomitas que son las montañas más verticales del mundo, aunque esta afirmación debe aceptarse con las naturales reservas.

Esto no impide que los picos desnudos aparezcan entretallados y dominen los pastos de altura y los bosques. Esas cumbres sobrepasan a menudo los tres mil metros. Las masas calcáreas que componen esas montañas están hechas de caliza hidráulica o dolomía, nombre que deriva del de Déodat de Gratet de Dolomieu, geólogo francés que realizó estudios sobre el macizo en el siglo XVIII.

dolomitas en italia

Las escarpadas paredes rocosas de los Dolomitas y sus famosas Tres Cimas (Tre Cime) se alzan para formar un majestuoso paisaje de casi 3.000 metros de altitud.

Aunque muy accidentada, la región, que ofrece a la contemplación fantásticos paisajes, es de acceso relativamente fácil al turista. Esto gracias a la gran carretera de los Dolomitas que parte de Cortina d’Ampezzo, al este, y corre hacia el oeste pasando por el puerto de Falzarego (2.117 m), Buchenstein, el puerto de Pordoi y el valle de Egga, hacia Bolzano (en alemán Bozen). El paisaje es extremadamente variado. Hay zonas de clima mediterráneo como Benaco y también estación de deportes de invierno muy visitadas.

Numerosos lagos añaden su encanto a los atractivos del país y los valles están unidos unos a otros por excelentes carreteras que atraviesan los puertos. En el norte se halla la frontera austro-italiana del puerto del Breñero, por donde circulan tanto el tráfico automovilístico como el ferroviario.

Los Dolomitas son así accesibles a los viajeros que vienen del norte, que también pueden pasar por el puerto de Resia y bajar hasta Merano y Bolzano.

Ya en la época romana el puerto del Breñero era muy frecuentado; era la ruta de la sal que procedía de regiones situadas al norte de la actual Austria. También se descubrieron importantes vestigios de la época romana en Vipiteno, a poca distancia del Breñero.

Sin embargo, no son estos lugares históricos los que proporcionan su encanto a esa parte de Italia, sino, principalmente, las bellezas de la naturaleza y la atmósfera típica de las poblaciones, de los pueblos y de sus habitantes.

Estos últimos visten a menudo, todavía, sus trajes regionales que difieren de un valle a otro. Son hábiles tallistas tanto los hombres como las mujeres. La madera más utilizada es la del Pinus cembra, que abunda en aquellos parajes. Son también muy típicas las charangas y fiestas folklóricas.

Es preciso recalcar que los hahitantes de los Dolomitas siguen muy apegados a sus tradiciones. Y, sin embargo, se trata de una región fronteriza no sólo entre dos Estados, sino entre dos comunidades de diferente idioma.

En efecto, hay tres grupos lingüísticos en la zona: los que hablan en alemán, que son la mayoría, los italianos y algunos miles de latinos o retorromanos. Estos últimos, aunque hablan un dialecto de raíz latina, son más afines a los habitantes de habla alemana que a los de habla italiana.

En efecto, la belleza del paisaje y la aparente alegría de vivir que demuestra la población en ocasión de un contacto superficial no impiden que debajo de estas apariencias se esconda un drama: la cuestión del Alto Adigio. Esta cuestión levanta en Italia una polvareda de discusiones apasionadas,  y mucho más en Austria.

El antiguo condado del Tirol, situado en buena parte en la región, fue dividido, después de la primera guerra mundial, entre Austria e Italia.

Como el condado estaba en un principio unido a Austria, los austríacos quieren que el Tirol del sur quede de nuevo unido a su país y apoyan sus reivindicaciones sobre consideraciones nacionalistas. Y los italianos, que lo tienen en sus manos, no quieren saber, como es natural, nada de ello, pues el elemento alemán es considerado por ellos como una especie de infiltración en una región latina.

Hay todavía otros elementos que hacen que el problema sea más arduo. Tal como está fijada actualmente, la frontera pasa aproximadamente por el puerto del Breñero, uno de los principales puntos de paso entre el norte y el sur de los Alpes.

Si se anexionara el Tirol del sur a Austria y a causa de ello había que hacer retroceder esta frontera más hacia el sur, el puerto del Breñero caería enteramente en territorio austríaco. Tal situación ofrecería a Italia inconvenientes no sólo de orden económico, sino también de orden estratégico.

Por otra parte, esa región, cuya población es en su mayoría de lengua alemana, se la ofrecieron a Italia los aliados como premio a su participación en la primera guerra mundial contra las potencias centrales (Alemania y Austria). El Tirol del sur fue otorgado de esta forma a Italia.

El Gobierno de Roma practicó en él una política de fuerte italianización, principalmente durante el régimen fascista. Toda la región hasta el Breñero quedó sometida a esta política y el alemán fue, dentro de lo posible, desterrado, especialmente en los servicios públicos.

Se favoreció la industrialización tanto como fue posible a fin de atraer, especialmente en la región de Bolzano, un máximo de italianos procedentes de provincias más meridionales. A despecho de estas medidas, la gran mayoría de la población siguió siendo de lengua alemana y pro austríaca.

Hitler, en ocasión del Anschluss, en 1939, respetó la frontera del Breñero para poder seguir contando con el apoyo de Mussolini. Después de la segunda guerra mundial tampoco se halló solu ción a la cuestión del Alto Adigio.

Sin embargo, se decidió que el Tirol del sur se convertiría en un territorio autónomo en el seno del Estado italiano.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Cataratas de Niagara Características y Origen Geologico

Cataratas de Niágara
Características y Origen Geológico

Cataratas del Niágara

Uno de los saltos más grandes del mundo, se encuentran en la frontera entre Estados Unidos Y Canadá. Son cataratas que sorprenden y emocionan a muchas personas del planeta. Niágara se encuentra en el límite fronterizo de ambos países.

Desde Canadá se puede acceder a las mejores vistas panorámicas y a la mayor catarata de este sistema de grandes cascadas. La ciudad que lo circunda lleva el nombre de Niágara sobre el Lago, e integra la provincia de Ontario.

En cambio, desde Estados Unidos, las llamadas Cataratas Americanas y Cataratas de Velo de Novia se encuentran situadas en la ciudad de Cataratas del Niágara, dentro del Condado de Niágara, al norte de la Ciudad de Búffalo, estado de Nueva York.

Cataratas de Niagara

Estas cataratas, ubicadas en el río homónimo, forman un grupo de cascadas y  cataratas en la parte oriental de la frontera entre Canadá Y Estados Unidos. Estos famosos saltos de agua, no se destacan por la altura, sino que lo hacen por su amplitud y afluencia de agua que proviene de los grandes lagos de Norteamérica. Cabe aclarar, que sin dudas estas cataratas son tres: las canadienses (en Ontario), las cataratas americanas (Nueva York) y el Velo de Novia.

Son admiradas por su espectáculo y belleza, pero además son aprovechadas por el hombre para obtener energía hidráulica, y fomentar sobre todo el turismo, de las ciudades de Niágara Falls (Nueva York) y Niágara Falls (Ontario).

Su origen Geológico

Hace aproximadamente unos 10.000 años atrás, se produjo el último período glaciar, gracias al cual se originan estas magníficas Cataratas del Niágara. Esta fuerza además creo los Grandes Lagos del Norte de América y el Río Niágara.

Todos ellos fueron cavados por la época de hielo continental que abarcaba toda el área; agudizando además, algunos canales de ríos, formando lagos y otras presas, por los escombros. Tal es así, que los investigadores que se centran en este estudio, afirman que hay un antiguo valle, creado por las roturas de los glaciares, más precisamente en las cercanías del canal de Welland.

En la parte superior de los Grandes Lagos, cuando el hielo se fundió comenzó a escarparse por el Río Niágara, el cual siguió el cambio topológico a lo largo de la cuenca del Niágara. A partir de ese momento, el río se cortó por el desfiladero a través del acantilado norte, a causa de tres formaciones rocosas principales.

Por este motivo el lecho rocoso no se erosionó regularmente. En cambio, la parte superior rocosa fue creada por la erosión y la resistencia de piedras calizas y dolomitas. Y en cuanto a la capa dura de las piedras, se erosionaron de una manera más lenta que los materiales que yacían más profundamente.

De una manera rápida, luego de la formación rocosa, la cual esta comprendida por los dos tercios del acantilado, yace la débil y suave formación de la ladera Rochester. Esta última esta compuesta principalmente de piedra pizarra, algunas calizas y restos fósiles. Aquí el río erosionó la suave capa que sostenía la capa más dura, la cual es prácticamente indestructible dando caminos a grandes porciones. Este proceso de repetidas socavaciones, incontables veces dieron origen a las cataratas.

Por otra parte, la formación Queenston está sumergida en el río, compuesta por piedras rocosas y areniscas finas, es decir, sedimentos de otras rocas. Estas tres formaciones fueron dejadas por un antiguo mar y sus diferencias derivan de las condiciones cambiantes sometidas dentro de ese mar.

Originalmente, las Cataratas del Niágara estaban situadas cerca de donde actualmente se encuntra el pueblo de Queenston (Ontario) y la localidad de Lewinston (New York). Sin embargo, a causa de la erosión las caídas de agua retrocedieron unos 11 kilómetros aproximadamente.

También ha cambiado su forma, a través del proceso de erosión, la Herradura de Caballo que cuenta con 790 metros de ancho, evolucionando la misma desde una pequeña extensión a una curva tipo herradura de caballo hasta la actual gigantesca V invertida.

También cabe aclarar, que justo arriba de las cataratas, se encuentra la isla Goat que divide al río Niágara en dos; resultado así la famosa separación de la Catarata canadiense hacia el oeste, de la parte estadounidense ubicada al este.

Cabe aclarar, que en la actualidad la ingeniería ha alentado el proceso de erosión y recesión de las Cataratas del Niágara.

Fuente Consultada:

http://locuraviajes.com/blog/las-cataratas-del-niagara/
http://www.niagarafallstravels.com/cataratasdelniagara/ubicacion.php
http://www.lascataratasdelniagara.com/geologia/

 Profesora de Geografía: Claudia Nagel

Ver: Los Dolomitas Montañas al Norte de Italia

Ver: Dimensiones de Principales Cataratas y Cuencas Fluviales del Mundo