Muerte de Herman Goering

Características de Gobiernos Totalitarios Hitler-Stalin-Videla

Características de Gobiernos Totalitarios
Hitler-Stalin-Videla

«Totalitarismo» es un término relativamente moderno y se usa para designar una concepción filosófico-política del hombre y del Estado.

Frecuentemente se confunde totalitarismo con «gobierno absoluto» con «gobierno fuerte» o con «dictadura». Aunque tiene algo de común con todos ellos, en su sentido estricto, es algo diverso.

El vocablo totalitarismo expresa sometimiento total, de todo el hombre, al Estado o al partido.

El totalitarismo es un fenómeno de reacción contra el liberalismo individualista, padre del capitalismo desalmado, explotador de la clase obrera y causante de tantas injusticias sociales. Generalmente los movimientos totalitarios conquistaron el poder en forma camouflada, encarnando una aspiración colectiva nacional o la reivindicación de flagrantes injusticias. Una vez instalados en el mando dieron a conocer sus ideas totalitarias y mostraron sus tentáculos absorbentes.

La doctrina, tesis general, del totalitarismo sostiene que «el Estado es un ente absoluto y los individuos, las familias y los grupos son relativos, y reciben del Estado todos sus derechos«. Por consiguiente, «la vida y la actividad individuales deben desarrollarse en el Estado y para el Estado». El Estado es el fin supremo que ejerce derechos ilimitados, independientemente de la ley natural.

La doctrina totalitaria acerca de la función de Estado, lleva a las siguientes funestas consecuencias:

• Convierte al Estado en un Dios.

• Deja el Estado de ser un medio y se transforma en un fin al cual todo y todos deben someterse.

• La persona humana queda convertida en esclava del Estado, el cual se apropia hasta de los derechos naturales del hombre.

• Se niegan los derechos que el Estado no quiera o no le convenga reconocer.

• Se extinguen las libertades individuales.

Por diversas razones, no todos los gobiernos totalitarios han llevado esta doctrina a sus últimas consecuencias. En la práctica algunos de ellos han maniobrado procurando adaptarse a las circunstancias.

Cada movimiento totalitario tiene, como se verá, sus carac teres peculiares. El prototipo do crudo y sangriento totalitarismo existente en la actualidad lo constituye el comunismo bolchevique, el yugoeslavo, el chino y el cubano. Otros regímenes’ totalitarios, fascismo, nazismo, coincidieron por su carácter netamente anticomunista, por su respeto a ln propiedad privada y por la promoción de las sociedades de obreros y patronos.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

Características de Gobiernos Totalitarios Hitler-Stalin-Videla

Adolf Hitler (Alemania)Josef Stalin (Rusia)Pol Pot (Camboya)Jorge R. Videla (Argentina)Los Jóvenes Turcos

CONCEPTO DE GOBIERNOS TOTALITARIOS O AUTOCRACIAS Aunque las ideologías totalitarias habían echado raíces en el siglo XK, en los escritos de Darwin, Marx y Nietzsche, su realización práctica sólo fue posible en el siglo xx, en el que la llegada de las comunicaciones a gran escala y de la producción en serie permitió que la sociedad y la economía se movilizaran para un objetivo único. Lo que caracteriza al totalitarismo, de derecha o de izquierda, es su ambición de totalizar, de someter todos los aspectos de la vida a la supervisión de una autoridad central.

En Italia, los fascistas empezaron a «totalizar» de verdad cuatro años después de tomar Roma. En la Unión Soviética, el Partido Comunista había empezado el proceso tras ganar la revolución de 1917 (pero sufrió reveses en los primeros años). En Alemania, en cambio, los nazis manifestaron sus intenciones totalitarias mucho antes de llegar al poder en 1933.

En 1928 el director de propaganda, Joseph Goebbels, ya utilizó publicaciones del partido para configurar las opiniones de los alemanes no sólo en materia política sino también en esferas hasta aquel momento consideradas no políticas, como educación, música, deportes y literatura. Cuando el partido y el Estado constituyeron una sola cosa, el gobierno empezó a controlar todas estas esferas y más.

Tanto el fascismo como el nazismo prometieron la gloria nacional eterna, o casi eterna: una resurrección del Imperio Romano y el Reich de mil años. Los pueblos de las dos naciones, los italianos y los alemanes «arios», eran superhombres, elegidos por el destino para gobernar a los demás. A la vez sólo constituían el barro que un ser verdaderamente trascendental modelaría: el líder. En Italia y en Alemania todas las decisiones provinieron de un hombre al que prácticamente se consideraba un dios, y fueron transmitidas a través de una jerarquía de individuos e instituciones encargados explícitamente de transmitir su voluntad.

El dictador de la Unión Soviética resultó tan despiadado como Hitler y objeto de una adulación similar. Sin embargo, había importantes diferencias entre el régimen político de derecha y el de izquierda. Stalin no estaba considerado como la encarnación de un principio eterno (el Führerprinzip de Hitler), sino solamente como una fase transitoria en el desarrollo del comunismo mundial: la dictadura del proletariado.

Los comunistas insistieron en que esta forma de gobierno era una medida defensiva necesaria en la Unión Soviética a causa de los enemigos capitalistas. De acuerdo con la teoría marxista, duraría hasta que todas las naciones se hallaran en manos de la clase trabajadora, con lo cual el Estado (y las fronteras nacionales) desaparecería.

El igualitarismo y el internacionalismo declarados de los comunistas se encontraban en las antípodas de la obsesión nazi-fascista por el autoritarismo y el nacionalismo (que finalmente desembocó en la Segunda Guerra Mundial), y de la obsesión nazi por la raza (que llevó a la muerte a seis millones de personas).

Esta distinción ayuda a explicar por qué, en los años treinta, muchos intelectuales —desde poetas hasta físicos— se afiliaron a los partidos comunistas de sus países. Asimismo, ayuda a explicar por qué algunos intelectuales antiigualitaristas declarados (y antisemitas incidentales), el más destacado fue Ezra Pound, optaron por el fascismo. En realidad, incluso los izquierdistas podían sentir el encanto oscuro del fascismo, la tentación de reclamar los privilegios feroces del superhombre.

La Gran Depresión trajo consigo la sensación de que el sistema capitalista estaba condenado. En mi país, Inglaterra, como en otras naciones occidentales, la pobreza y el desempleo dieron lugar a llamadas revolucionarias: hubo manifestaciones y disturbios. Sin embargo, en Alemania, donde viví a principios de los años treinta, el desorden que culminó en el ascenso de Hitler resultaba verdaderamente abrumador.

Allí la economía apenas se había recuperado de la derrota de la Primera Guerra Mundial (y de los pagos de las reparaciones que siguieron) cuando la Depresión asestó su golpe. El gobierno de Weimar, impopular sin remedio, saltaba de crisis en crisis mientras los representantes de 29 partidos se gritaban furiosamente unos a otros en el Parlamento.

En nombre de la democracia, el canciller Brüning gobernó antidemocráticamente, por decreto aunque no pudo decretar un final para las peleas callejeras entre los militantes de los dos partidos que crecían con más rapidez: los nazis y los comunistas.

Mujeres jóvenes que habían pertenecido a la clase media vendían sus cuerpos en las esquinas de las calles, frente a restaurantes donde los ricos cenaban lujosamente. Casi todo el mundo se hizo miembro de algún grupo político. El odio aumentaba en estos grupos.

Para escritores jóvenes como yo y Christopher Isherwood (que pronto alcanzó la fama con sus Historias de Berlín), el ambiente de Alemania resultaba extraordinariamente estimulante, y —con su vanguardismo vibrante en arte, arquitectura, música, teatro, incluso en relaciones sociales— incomparablemente más libre que el de nuestro país natal. Pero también era siniestro. Para muchos intelectuales de Occidente, Alemania se erigía como una premonición. Parecía que la humanidad podía elegir entre dos opciones: el infierno del fascismo o el posible paraíso del comunismo.

Mi propia decisión de adherirme al último giró en torno a varios factores. Había leído mucha literatura nazi y la encontró cruel y cínica: junto al racismo, al antisemitismo y al militarismo expansionista, los dirigentes nazis aceptaban abiertamente a la Gran Mentira (como Goebbels la llamó) como una herramienta indispensable para la organización. Por otro lado, me fascinaban las nuevas películas soviéticas que se proyectaban a diario en Berlín.

Obras maestras como El acorazado Potemkin satisfacían mi hambre de esperanza, belleza y heroísmo así como mi sensibilidad moderna. Asistía a reuniones políticas y me enzarzaba en discusiones eternas en los bares y cafés. Y cuando un amigo de Isherwood volvió de la Unión Soviética, ardiente de entusiasmo por los logros de Stalin, empecé un proceso de conversión.

Características de los estados totalitarios
• La dictadura, es decir, concentración de todo el poder en manos de una sola persona.

• El desprecio por el sistema democrático y sus instituciones.

• La organización política teniendo como base un solo partido, el oficial; este es e! único partido reconocido legalmente; todos los demás son ilegales.

• El partido gobernante está dirigido por una minoría.

• Existe una policía secreta que controla a los opositores políticos y vigila la ejecución de la política del gobierno.

• Hay un severo control de la vida nacional en todos los aspectos: industria, comercio, vida sindical, enseñanza, iglesia, etc.

•  La propaganda estatal se efectúa por medio de la radio, el cine, la prensa y demás medios de expresión.

• La enseñanza, en todos sus niveles, está controlada por el estado y la misma sirve de medio de adoctrinamiento y propaganda política.

Guerra Estado Unidos-Irán: La Invasion en la Administracion Bush

Estado Unidos-Irán: La Invasion en la Administracion Bush

Cuando la Política Fracasa
Estados Unidos está descubriendo nuevamente los límites del poder militar. En Irak mantiene un control aéreo absoluto, pero no deja de perder terreno. Su mera presencia incita a la violencia. Aunque el presidente George W Bush cree que ha protegido a los estadounidenses “llevando la guerra al enemigo”, más de 1.700 estadounidenses han muerto en el conflicto con Irak, que también ha provocado atentados terroristas contra los aliados de EE.UU., como las terribles explosiones de Londres.

 Naturalmente, el error del gobierno de Bush es descuidar la política en sus cálculos bélicos, o seguir ciegamente el dicho de que la guerra es la política por otros medios. De hecho, la mayoría de las guerras son un fracaso de la política, un fracaso de la imaginación política.

Con su fariseísmo y su falta de conocimientos históricos o culturales, Bush y sus asesores creyeron que invadir Irak sería fácil, que el ejército de Saddam Hussein se desmoronaría, y que Estados Unidos sería recibido como un libertador. No comprendieron que Irak ha sido durante mucho tiempo un país ocupado y manipulado desde el exterior.

En consecuencia, es lógico que a los iraquíes la ocupación les parezca tan sólo un episodio más de explotación extranjera. En general, se entiende que el petróleo, no el terrorismo, fue el motivo inicial de la guerra; una guerra planeada por los principales asesores de Bush durante la década de 1990 y posibilitada por su acceso al poder en 2001. Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 proporcionaron la luz verde, no la motivación básica.

Los iraquíes se percatan de todo esto. No ven la negativa de Bush a establecer una fecha tope para la retirada de las tropas como un signo de resolución, sino como una declaración de la intención estadounidense de permanecer en Irak, establecer un régimen títere, controlar el petróleo del país e instalar bases militares permanentes.

Pero no va a funcionar. Hay, sencillamente, demasiadas fuerzas políticas reales sobre el terreno en Irak como para que Estados Unidos pueda manejarlas, y estas fuerzas exigen cada vez más un calendario para la retirada estadounidense, al igual que hacen legiones de iraquíes en las manifestaciones públicas y en las oraciones en las mezquitas. Sólo la política, y no las armas, puede calmar la situación. Vietnam es un verdadero precedente.

El número de muertos y heridos vietnamitas fue quizá veinte veces superior al de estadounidenses, pero aun así Estados Unidos no consiguió someter al adversario al que se enfrentaba. Podía bombardear ciudades de Vietnam hasta convertirlas en escombros, como puede hacer en Irak, pero esto no resuelve nada, se cobra enormes cantidades de vidas inocentes y confirma la opinión de que los estadounidenses son ocupantes.

Todo esto tiene también un aspecto económico. La doctrina de política exterior estadounidense establece que la seguridad nacional del país descansa sobre tres pilares: defensa, diplomacia y desarrollo. La ayuda económica a los países pobres es crucial, porque la pobreza proporciona el combustible para la violencia, el conflicto e incluso el terrorismo. Pero la diplomacia y el desarrollo ocupan el segundo y el tercer lugar tras los planteamientos defensivos —y más precisamente militares— en el gasto estadounidense en política exterior.

Si Estados Unidos se basara en la política y no en la guerra, entendería que el aumento del gasto en desarrollo, y un enfoque comercial en Asia, Africa y Medio Oriente, en lugar del actual método militar, serían más útiles para los intereses estadounidenses. Lo que sacó a Muammar Kaddafi de su aislamiento no fue el bombardeo de Libia sino la diplomacia pacífica. El mismo método habría sido mucho menos costoso y más prometedor con respecto a Saddam Hussein.

El ejército puede proteger a Estados Unidos de un ataque militar convencional, pero no puede protegerlo de la política. Para eso, los estadounidenses tienen que ser más listos e invertir en desarrollo pacífico en lugar de construir bases militares en territorios que durante mucho tiempo han sido objeto de abusos.


LA DECADENCIA DEL IMPERIO AMERICANO EL TITÁN TAMBALEANTE

Por TIMOTHY GARTON ASH
*Historiados británico, profesor de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford

Si quieren saber cómo era Londres en 1905, vean cómo está Washington en 2005. Gravitas imperial y tremendamente convencido de su importancia. Esa sensación de ser el centro del mundo y necesitar saber lo que ocurre en todos los rincones porque es posible que le pidan —o, al menos, que se sienta llamado— a intervenir. La hiperpotencia. El perro más fiero. Y, sin embargo, royendo bajo la superficie, el miedo persistente a que la supremacía mundial que posee no esté, ni mucho menos, tan segura como le gustaría. Como dijo en 1902 el ministro británico de las Colonias, Joseph Chamberlain:

“El titán cansado se tambalea bajo la esfera desmesurada de su destino”.

 george bushAhora, Estados Unidos es ese titán cansado. En el caso británico, la angustia nació de un conflicto inesperadamente prolongado, sangriento y costoso, la guerra de los boers —en la que un pequeño grupo de rebeldes extranjeros desafió al ejército más poderoso que había visto el mundo—, la preocupación por el creciente poder económico de Alemania y Estados Unidos y una combinación de agotamiento imperial y problemas socioeconómicos en casa. En el caso de Estados Unidos, la angustia es resultado de un conflicto inesperadamente prolongado, sangriento y costoso: la guerra de Irak, en la que un pequeño grupo de rebeldes extranjeros desafía al ejército más poderoso que ha visto el mundo; la preocupación por el creciente poder económico de China e India, y una combinación de agotamiento imperial y problemas socioeconómicos en casa.

Irak es la guerra de los boers de Estados Unidos. Recordemos que, cuando Gran Bretaña declaró el fin de las grandes operaciones de combate, en el verano de 1900, los boers emprendieron una campaña guerrillera que mantuvo en vilo a los soldados británicos durante dos años más. Si estos consiguieron vencer fue sólo gracias a una actitud despiadada que —me alegra decir— un país democrático, escrupuloso y esencialmente anticolonialista como Estados Unidos parece incapaz de tener. Al final, Londres contaba con 450.000 soldados británicos y coloniales en la zona (frente a los 150.000 soldados estadounidenses en Irak) que encerraron aproximadamente a la cuarta parte de la población boer en campos de concentración, donde muchos murieron.

En un reciente sondeo de CNN/Gallup, el 54% de los entrevistados pensaba que fue un error enviar tropas estadounidenses a Irak, y el 57% decía que la guerra de Irak ha hecho que Estados Unidos esté menos a salvo del terrorismo. El campamento de los que protestan ante el rancho del presidente Bush en Crawford, surgido alrededor de la madre de un soldado muerto en Irak, es un símbolo del sufrimiento. La CNN emitió un documental, realizado a partir de fuentes de primera categoría, que explicaba con detalle que las informaciones sobre las armas de destrucción masiva de Saddam se tergiversaron, manipularon y adornaron, y que estaban, como el título del programa, completamente vocadas. Para los lectores británicos europeos no es ninguna novedad, pero en Estados Unidos no se han difundido tanto datos. En otro sondeo, el número de la consideraban sincero al presidente pero por primera vez, inferior al 50%. Esta serna vuelto a tratar de obtener más apoyo p administración y para la guerra, pero fi rece que lo esté logrando.

EL COSTO DE LA GUERRA. Una reciente de The New York Times calculó los costo posible y verosímil de la guerra de largo plazo: más de un billón de dólares que los políticos iraquíes hayan llegado consenso sobre el proyecto de Constitución hay que ser muy optimistas para pensar que vaya a servir para que Irak se convierta en república federal democrática, pacífica y estable. Irán está adquiriendo discretamente cada vez más poder en la zona chiita del sur de Irak. En Washington se cuenta un chiste: se; la guerra, y ganaron los iraníes.

Mientras tanto, los precios del Petróleo —más de 60 dólares el barril— hacen que surtidores estadounidenses, la gasolina normal sin plomo cueste casi tres dólares el galón. Si se mantienen los altos precios de la energía se pondrán en peligro no sólo una economía todavía llena de fuerza, sino todo un estilo de vida, simbolizado por el Hummer en  sus versiones  civil y militar. Además de la inestabilidad  en Oriente Próximo, la causa principal de que  suban los precios del petróleo es constante demanda  de energía de los nuevos gigantes económicos de Asia. Los chinos van por mundo firmando calladamente grandes contratos de suministro de petróleo con todos países productores que encuentran, sin tener en cuenta si son políticamente rechazables, como en el caso de Sudán e Irán. Una empresa china intentó comprar una gran compañía energética de California, pero eso fue demasiado. Los políticos estadounidenses impidieron el trato.

China e India son para Estados Unidos lo que Alemania y Estados Unidos eran para Gran Bretaña hace cien años. China es en estos momentos la segunda economía consumidora de energía del mundo, después de Estados Unidos. Además posee la segunda reserva de divisas extranjeras, después de Japón y por delante de Taiwán, Corea del Sur e India. En esta lista, Estados Unidos está en noveno lugar, detrás de Singapur y justo delante de Malasia. Según algunos economistas, el índice de ahorro neto real —teniendo en cuenta toda la deuda y el gasto público— de Estados Unidos es cero. Nada. Es un país que no ahorra; es un país que gasta.

Todo esto no quiere decir que Estados Unidos vaya a derrumbarse mañana. Ni mucho menos. Al fin y al cabo, el imperio británico duró 40 años más después de 1905. Es más, alcanzó su máxima dimensión después de 1918, antes de que firmara su sentencia de muerte al invertir su sangre y su dinero en derrotar a Adolf Hitler (hay otras maneras peores de morir). Ahora es de imaginar que el imperio informal de Estados Unidos, su red de bases militares y semi protectorados, va a seguir creciendo. Estados Unidos, como la Gran Bretaña eduardiana, posee todavía tremendos recursos económicos, tecnológicos y militares, atractivo cultural y, cosa importante, el deseo de seguir en la cima. Como proclamaba una cancioncilla en una revista musical inglesa de la época:

Tenemos intención de seguir siendo el perro más fiero. Guau, guau.

Sí, señor, tenemos intención de seguir siendo el perro más fiero.

Hoy no hace falta buscar mucho para oír ese estribillo en Washington. La estrategia de seguridad nacional del gobierno de Bush no oculta su objetivo de conservar la supremacía militar. Ahora bien, no se sabe si el siglo americano, que comenzó en 1945, durará hasta 2045, 2035 o sólo 2025; pero su final se vislumbra ya en el horizonte. Si resulta que ustedes son de los que, de forma instintiva, consideran que eso es motivo para alegrarse, párense un momento a pensar y tengan en cuenta dos cosas: la primera, que las oscilaciones de poder entre las grandes potencias en ascenso y en decadencia han ido tradicionalmente acompañadas de guerras terribles, y, segunda, que el próximo perro más fiero puede ser mucho peor.

Así pues, no es momento para alegrarse del mal ajeno. Es hora de una solidaridad fundamental. Algunas personas con visión de futuro en Washington están empezando a formular una estrategia a largo plazo para tratar de crear un orden internacional que proteja los intereses de las democracias liberales incluso después de que entre en declive la hiperpotencia estadounidense, y para intentar que las nuevas potencias, como China e India, se comprometan a mantener dicho orden. Eso es lo que tiene que hacer el titán cansado de hoy, y todos debemos ayudarle.

Por Jeffrey S. Sachs (*)Catedrátjco de la Universidad de Columbia. Project Syndicate

Crecimiento economico de Asia:China,Japon,India, un cambio global

Crecimiento económico de Asia: Cambio global

costa de país occidentalLa transferencia de poder de Occidente a Oriente se está realizando a un ritmo acelerado y el contexto en que tienen lugar los retos internacionales pronto cambiará notablemente, así como los retos mismos. Muchos en Occidente ya son conscientes de la creciente fortaleza de Asia. Sin embargo, el hecho de que sean conscientes no quiere decir que estén preparados. Y ahí está el peligro: que los países occidentales repitan sus errores del pasado.

Los cambios más importantes de poder entre estados, por no mencionar las regiones, ocurren con poca frecuencia y muy rara vez de manera pacífica. A principios del siglo XX, el orden imperial y los estados en ciernes de Alemania y Japón no lograron ajustarse entre sí. El conflicto así generado devastó grandes partes del planeta.

Hoy la transformación del sistema internacional será aún mayor y requerirá que se asimilen tradiciones políticas y culturales marcadamente diferentes. Esta vez son los superpoblados estados asiáticos los que buscan desempeñar un papel más destacado. Como Japón y Alemania en aquel entonces, estas potencias emergentes son nacionalistas, buscan reparaciones de los agravios del pasado y quieren exigir una buena posición en el panorama mundial.

El creciente poder económico de Asia se está convirtiendo en mayor poder político y militar, lo que incrementa el peligro potencial de conflictos. En la región, los puntos de mayor riesgo de hostilidades —Taiwán, la península de Corea y la Cachemira dividida— han desafiado cualquier solución pacífica. Cualquiera de ellos podría detonar una guerra de gran escala que haría parecer a las actuales confrontaciones de medio Oriente meras operaciones policíacas. En breve, lo que está en juego en Asia es de enormes proporciones y exigirá de Occidente toda su capacidad de adaptación.

mapa

Hoy, China es la potencia en ascenso más obvia. Pero no está sola: India y otros estados asiáticos ostentan tasas de crecimiento que podrían  aventajar a lasa de los países occidentales mas importantes en las décadas por venir.

La economía de China crece a más de 9% al año, la de India, a 80 o, y los “tigres” del Sudeste Asiático se han recuperado de la crisis financiera de 1997 y han reanudado su marcha hacia adelante. Se espera que la economía china duplique la de Alemania para 2010 y dé alcance a la de Japón, hoy día la segunda más grande del mundo, para 2020. Si India sostiene un crecimiento de 60 o durante 50 años, como lo creen posible algunos analistas financieros, igualará o superará a la de China en ese lapso.

No obstante, es probable que el extraordinario ascenso económico de China continúe durante varias décadas; es decir, si puede salir airosa de los tremendos trastornos causados por el rápido crecimiento, como son la migración interna de las áreas rurales a las urbanas, los elevados niveles de desempleo, la enorme deuda bancaria y la corrupción imperante. En estos momentos, China está enfrentando una prueba crucial en su transición hacia la economía de mercado. Experimenta alzas inflacionarias, burbujas en la propiedad inmobiliaria e insuficientes recursos básicos como petróleo, agua, electricidad y acero.

Beijing está restringiendo la oferta de dinero y los préstamos bancarios grandes, a la vez que  continúa esforzándose por  limpiar a fondo el frágil sector bancario. También acaba de elevar el valor de su moneda, fijada al dólar, para abatir el costo de las importaciones. Si esos intentos de enfriar la economía de China —que es mucho mayor y más descentralizada de lo que era hace 10 años, cuando se mantuvo sobrecalentada— no funcionan, la economía podría derrumbarse.

Aunque fuera temporal, una quiebra tan enorme tendría consecuencias terribles. Hoy China es un actor tan importante en la economía global que su salud está inextricablemente ligada a la del sistema en general. China se ha convertido en el motor que impulsa la recuperación de otras economías asiáticas de los reveses de la década de 1990. Por ejemplo, Japón se ha vuelto el mayor beneficiario del crecimiento económico chino, y sus principales indicadores económicos entre ellos el gasto del consumidor, han mejorado en consecuencia.

Las últimas cifras oficiales indican que el PIB real de Japón se elevó a una tasa anual de 6,4% en el último trimestre de 2003, el crecimiento más alto de cualquier trimestre desde 1990. Gracias a China, Japón puede estar saliendo por fin de una década de malestar económico. Pero esa tendencia podría no persistir si China cae en la bancarrota.

India también adquiere mucha importancia en la pantalla del radar. A pesar del vacilante progreso de sus reformas económicas, India se ha lanzado en una firme trayectoria ascendente, impulsada por sus grandes éxitos en software y las industrias de servicios a empresas, que apoyan a corporaciones en Estados Unidos y otras economías avanzadas. La regulación sigue siendo ineficaz, pero un cuarto de siglo de reformas parciales ha permitido que surja un dinámico sector privado. El éxito económico también está empezando a cambiar las actitudes de fondo: después de 50 años, muchos indios están abandonando por fin su papel de víctimas de la era colonial.

Otros estados del Sudeste Asiático están integrando firmemente sus economías en una red más amplia mediante tratados comerciales y de inversión. Sin embargo, a diferencia del pasado, China (y no Japón ni Estados Unidos) es el eje del fenómeno.

trabajo

Los miembros de la Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), por fin, están considerando seriamente una unión monetaria. El resultado podría ser un enorme bloque comercial, que representaría buena parte del crecimiento económico de Asia… y del mundo.

LAS PRESIONES DEL ÉXITO.

Apenas empieza el ascenso de Asia, y si las grandes potencias regionales se mantienen estables y mejoran sus políticas, el rápido crecimiento podría continuar durante décadas. Un sólido éxito, no obstante, viene inevitablemente acompañado de varios problemas.

El primero y principal de ellos será las relaciones entre los países más importantes de la región. Por ejemplo, Japón y China nunca han sido poderosos al mismo tiempo: por siglos, China fue fuerte mientras Japón estaba empobrecido; durante la mayor parte de los últimos 200 años Japón fue poderoso y China débil. Que los dos sean poderosos en la misma era será un desafío sin precedentes. Por su parte, India y China no han resuelto su disputa fronteriza que lleva ya 42 años y mantiene la desconfianza entre ellas. ¿Es posible que hoy coexistan estas tres potencias, o chocarán entre sí por el control de la región, el acceso a las fuentes energéticas, la seguridad de las rutas marítimas y la soberanía en las islas del sur del Mar de China?

Cada uno de los aspirantes asiáticos está implicado en explosivos conflictos territoriales, y cada cual tiene variables presiones internas: trastornos demográficos, rígidos sistemas políticos, luchas étnicas, frágiles instituciones financieras y corrupción generalizada. Como en el pasado, las crisis internas podrían provocar confrontaciones internacionales.

Taiwán es el ejemplo más peligroso de este riesgo. Han pasado ya más de 30 años desde que Estados Unidos combinó el reconocimiento de una China con la petición de una solución pacífica de la cuestión de Taiwán. Aunque los lazos económicos NT sociales entre la isla y el continente han crecido desde entonces, las relaciones políticas se han deteriorado. Taiwán, con su actual presidente, parece pretender poco a poco la independencia absoluta, mientras la China continental sigue buscando su aislamiento y amenazándola con desplegar 500 misiles a lo largo del Estrecho de Taiwán.

Estados Unidos, actuando de acuerdo con su compromiso con la seguridad de Taiwán, ha proporcionado a la isla equipo militar cada vez más sofisticado. A pesar de las advertencias estadounidenses a cada lado, si Taiwán traspasa la línea entre la autonomía provisional y la independencia o si China se torna más impaciente, la región podría estallar.

La región de Cachemira sigue dividida entre una India y un Pakistán dotados de armas nucleares. Desde 1989, el conflicto ha costado unas 40.000 vidas, muchas de ellas en choques en la Línea de Control que separa a los dos beligerantes. Recientemente, India y Pakistán han suavizado su retórica belicista entre una y otra, pero ningún lado parece dispuesto a un arreglo aceptable para ambos. Las inestabilidades económicas o políticas en Pakistán podrían fácilmente volver a detonar el conflicto.

Corea del Norte es otro de los puntos de mayor riesgo. Varias rondas de conversaciones recientes de seis partes, auspiciadas por China, no han logrado persuadir a Kim Jong Ii de que desmantele su programa de armas nucleares a cambio de garantías de seguridad y ayuda a la decrépita economía de Corea del Norte. Más bien, las pláticas han traído recriminaciones: hacia Estados Unidos, por ofrecer demasiado poco; hacia Corea del Norte, por seguir siendo intransigente, y hacia China, por aplicar una presión insuficiente a su vecino dependiente.

Pruebas sacadas a la luz recientemente indican que los esfuerzos nucleares de Corea del Norte están más avanzados de lo que antes se creía. Como advirtió el vicepresidente Dick Cheney a los dirigentes de China en su visita de abril, el tiempo puede estar acabándose para llegar a una solución negociada de la crisis.

EL CAMBIO DE PRIORIDADES.

Por más de un siglo, Estados Unidos ofreció estabilidad en el Pacífico mediante su presencia militar, sus alianzas con Japón y Corea del Sur y su compromiso con la promoción del progreso económico. En efecto, en sus primeros días, el gobierno de Bush subrayó su intención de fortalecer esos lazos tradicionales y de tratar a China más como un competidor estratégico que como un socio para el futuro. Sin embargo, los acontecimientos recientes (entre ellos los ataques del 11 de septiembre de 2001) han modificado el énfasis de la política exterior estadounidense. Hoy se espera mucho menos de Corea del Sur que en el pasado, gracias en parte a los nuevos dirigentes de Seúl, que representan una generación más

joven de coreanos afines a China y mal predispuestos a Estados Unidos y que no temen al Norte.

Entre tanto, Japón, de cara a una China en ascenso, una Corea del Norte con armas nucleares y una creciente tensión con Taiwán se siente inseguro. Por ello se ha comprometido a desarrollar un sistema de defensa de misiles con ayuda estadounidense y estudia flexibilizar sus limitaciones constitucionales sobre el desarrollo y despliegue de sus fuerzas armadas.

Esas medidas han inquietado a los vecinos de Japón, que podrían sentirse aún más incómodos si Japón pierde la fe en su garantía de seguridad brindada por Estados Unidos y optara por construir en su lugar su propia disuasión nuclear. Peor sería, desde la perspectiva estadounidense, que China y Japón buscaran una alianza estratégica entre ellos en lugar de tener relaciones paralelas con Estados Unidos. Para adelantarse a ello, Washington debe evitar, en todos sus manejos con China y las dos Coreas, sembrar algún género de dudas en Japón acerca de sus obligaciones en la región.

tejedoras

Sin embargo Japón, dados sus actuales problemas económicos y demográficos, no puede ser el centro de ningún arreglo de poder en Asia. Más bien, ese papel será desempeñado por China y, a la larga tal vez, por India. Por ello, las relaciones con estos dos gigantes en crecimiento son esenciales para el futuro, y el compromiso debe ser la orden del ella, aun cuando algunos funcionarios de Bush sigan convencidos de que Estados Unidos y China acabarán siendo rivales. Para ellos, la realidad estratégica es incompatible con los intereses vitales.

En términos militares, Estados Unidos está protegiendo su posición con la más amplia realineación de su poder en medio siglo. Parte de esta realineación es la apertura de un segundo frente en Asia. Estados Unidos ya no está emplazado en varias grandes bases de apoyo en el Pacífico frente al continente asiático; en la actualidad ha realizado movimientos importantes hacia el corazón mismo

de Asia, al construir una red de bases más pequeñas, ubicadas en los más remotos rincones de Asia Central. La justificación manifiesta de estas bases es la guerra contra el terrorismo. Pero hay analistas chinos que sospechan que la intención verdadera de estas nuevas posiciones estadounidenses, sobre todo a partir de la reciente intensificación de cooperación militar de Washington con India, es la suave contención de China.

Por su parte China está modernizando sus fuerzas armadas, tanto para mejorar su capacidad de ganar un conflicto sobre Taiwán como para disuadir la agresión estadounidense.

Ahora la doctrina militar china se enfoca en contrarrestar las capacidades de alta tecnología de Estados Unidos: redes de información, aeronaves “invisibles”, misiles crucero y bombas dirigidas de precisión.

Los estadounidenses suspicaces han interpretado el aumento de los presupuestos militares chinos como signos de la intención de Beijing de reducir la presencia estadounidense en Asía del Este. Por eso Washington está ansioso por usar a India, que está dispuesta a acrecentar su poder económico y militar, como contrapeso de China y como fuerte defensor de la democracia por propio derecho. India, para encarnar estos papeles, necesita acelerar el ritmo de sus reformas económicas y evitar el nacionalismo hindú asociado al Partido Bharatiya Janata (PBJ), que sufrió una sorprendente derrota en las recientes elecciones parlamentarias. Funcionarios del triunfante Partido del Congreso se comprometieron a continuar con sus reformas económicas y, al mismo tiempo, a resolver las necesidades de los pobres del campo que a través del voto los llevaron de nuevo al poder. Envalentonados por la victoria, los voceros del Partido del Congreso dijeron que defenderían el incremento de la tasa de crecimiento anual de India a 1 O0/o, a partir de su actual ocho por ciento.

A menos que el Congreso siga con su secular tradición de gobernar, reducirá cualquier utilidad que India pudiera obtener de la campaña estadounidense de contrarrestar la influencia de los fundamentalistas islámicos radicales. A la fecha, la ideología religiosa que se opone a todo gobierno secular ha generado sólo un moderado arrastre entre las grandes poblaciones musulmanas de India y los estados circundantes de Asia Central y del Sudeste. Por ejemplo, a los partidos políticos fundamentalistas islámicos les fue mal en las elecciones parlamentarias de invierno y primavera en Malasia e Indonesia. Sin embargo, por otras vías los radicales islámicos se vuelven una seria amenaza para la región. Allá, los gobiernos débiles y la corrupción generalizada ofrecen un campo fértil para las operaciones clandestinas: entrenamiento reclutamiento y equipamiento de terroristas. Según los indicios, hay allá redes no bien definidas de distintos grupos terroristas del Sudeste Asiático que se ayudan entre sí con financiamiento y operaciones.

Encuestas recientes de opinión pública indican que la oposición a Estados Unidos entre los fundamentalistas islámicos radicales está creciendo, en gran parte debido a sus actividades en Irak y al respaldo estadounidense al gobierno de Sharon en Israel. Aún queda por determinar el impacto completo de los ultrajes a los que fueron sometidos los prisioneros iraquíes. Pero ya es patente la profunda ira de las comunidades musulmanas de todo el mundo por la percepción de desdén a los intereses palestinos del gobierno de Bush.

Una solución del conflicto palestino-israeli no acabaría con el terrorismo, y los mismos musulmanes deben encabezar la batalla ideológica dentro del islam. Pero Estados Unidos podría fortalecer la participación de los moderados del mundo islámico con una combinación de cambios de politicas y diplomacia pública eficaces. Estados Unidos debe hacer más que establecer estaciones de radio y televisión para difundir perspectivas alternativas

de las intenciones estadounidenses en Medio Oriente. Debe volver a reaprovisionar sus disminuidos recursos de diplomacia pública a fin de reclutar más expertos en idiomas, reabrir bibliotecas extranjeras y centros culturales, y patrocinar programas de intercambio. Dado el gran número de musulmanes tradicionalmente tolerantes de Asia, Estados Unidos debe ayudar con vigor a la creación de alternativas que sean atractivas frente al islamismo radical.

NECESIDAD DE CAMBIOS. Para adaptarse al gran cambio de poder que hoy se da con tanta rapidez en Asia, Estados Unidos requiere una vigorosa preparación de parte de su Poder Ejecutivo y del Congreso. El compromiso establecido por el gobierno de Bush con China representa una mejora respecto de su postura inicial, y el cambio se ha reflejado en los esfuerzos de Washington por colaborar

con Beijing en el combate contra el terrorismo y en las negociaciones con Corea del Norte. El cambio también se ha reflejado en la renuencia a resolver diferencias comerciales y monetarias con la imposición de obligaciones. Sin embargo, de otras maneras, Washington todavía tiene que cambiar su enfoque.

Para avanzar, Estados Unidos debe ofrecer el liderazgo para forjar los arreglos de seguridad regional, siguiendo las líneas del acuerdo pendiente entre Estados Unidos y Singapur para expandir la cooperación en la lucha contra el terrorismo y la proliferación

debe ser el adalid de las economías abiertas, o correrá el riesgo de quedar fuera de los pactos comerciales futuros. Estados Unidos también debe evitar crear la profecía propia de la rivalidad estratégica con China. De hedos Unidos debe estar preparado para tal cambio en el curso de los acontecimientos. Pero ello no es inevitable; la cooperación todavía puede producir avances históricos.

En el plano internacional, las potencias asiáticas en ascenso deben tener más representación en instituciones de mayor peso, empezando por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Este importante organismo deberá reflejar la configuración emergente del poder global, y no sólo los vencer dores de la Segunda Guerra Mundial.

Puede decirse lo mismo de otros organismos internacionales de gran calado. Un reciente estudio de la Brookings Institution señaló: “Existe una asimetría fundamental entre la realidad global de hoy y los mecanismos existentes de la gobernabilidad global, siendo el G-7/8 —el exclusivo club de países industrializados que representan primordialmente a la civilización occidental— la principal expresión de este anacronismo La credibilidad y eficacia de los organismos internacionales depende de tales cambios; sólo entonces podrán contribuir en grado significativo a la paz entre las naciones.

Aunque lejos de ser del todo segura, la reestructuración de las instituciones para reflejar la distribución de poder ofrece más esperanza que permitir que se diluyan en la inaplicabilidad y vuelvan a la irrestricta e impredecible política del equilibrio de poder ya la competencia económica sin orden ni concierto.

Fuente Consultada: Revista Veintitrés Internacional
Por James F. Hoge JR
Director de Foreign Affairs

Biografia de George Bush Hijo Presidente Republicano de EE.UU.

Biografía de George Bush Hijo Presidente Republicano de EE.UU.

BIOGRAFIA DE GEORGE W. BUSH PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

Su gobierno fue signado por una de las mayores tragedias que experimentaron los habitantes de los Estados Unidos: el atentado y derrumbe de las Torres Gemelas en Wall Street, que se produjo el 11 de septiembre de 2001, y que le costó la vida a más de 3000 personas.

Por otra parte, su visión política y su fría y dura personalidad lo convirtieron en el blanco ideal no sólo de los críticos más avezados, sino también de la opinión pública de su país, que asimismo atravesó las barreras del idioma para ubicarse en boca de los habitantes de todo el planeta.

Hablamos, por supuesto de George W. Bush, el cuadragésimo tercer presidente de los Estados Unidos, cuyo mandato se extendió desde enero de 2001 hasta el año 2009, y el cual se caracterizó por responder a raja tabla las pautas establecidas por su corriente política: el Partido Republicano.

Podemos exponer su trayectoria y carrera haciendo alusión a sus méritos como así también a los momentos más importantes de su presidencia, entre las que se haya la tragedia conocida como 9/11. Sin embargo, deseamos destacar un aspecto particular que nos brinda una breve descripción de su paso por la presidencia de los Estados Unidos.

George W. Bush ha sido un hombre criticado por sus pares y sus contemporáneos, e incluso ha sido y continúa siendo un político burlado en reiteradas ocasiones, debido a ciertos defectos de su persona y a los errores habituales que solía cometer durante sus discursos como presidente.

Estos dieron lugar al nacimiento de un nuevo neologismo en el idioma inglés estadounidense: el Bushspeak o Bushtalk, conocido en español como Bushismo, que se utiliza para aludir a los errores lingüísticos o de pronunciación que suele cometer el ex presidente en sus discursos públicos.

Si bien una gran cantidad de gente puede llegar a incurrir en algún tipo de error durante una disertación debido a diferentes motivos, lo cierto es que en el caso de Bush las equivocaciones se elevan a un rango superior, ya que en reiteradas oportunidades ha dado lugar a la pronunciación de construcciones gramaticales que rozan con lo insólito y lo humorístico.

Es por ello y también a su personalidad, que George W. Bush ha sido caricaturizado y parodiado en diversas oportunidades, tanto en cine y televisión, como así también en libros, diarios y revistas, especializadas en política o no.

Nacido en la ciudad de New Haven, en Connecticut, un 6 de junio de 1946, el pequeño Georgie fue el primogénito del matrimonio compuesto por George H. W. Bush y su esposa Barbara, y criado desde pequeño en el condado de Texas, donde seguramente forjó una personalidad plagada de intolerancia y frialdad.

Su educación fue signada por la tradición familiar, por lo que esperaron del pequeño que continuara los pasos de su padre. Así fue que realizó sus estudios en la Phillips Academy en Andover, Massachusetts, y posteriormente cursó la Licenciatura en Letras en la prestigiosa Universidad Yale.

La dureza de la guerra golpeó a su puerta, y como siempre orgulloso por su patria George participó en la Guerra de Vietnam a partir del año 1968, como soldado de la Guardia Nacional Aérea de Texas, convirtiéndose en piloto de unidades F-102 Delta Dagger, puesto en el cual se mantuvo hasta el año 1972.

Una vez que abandonó la fuerza, se dedicó a lograr alcanzar su título de Master de Administración de Empresas en Harvard Business School, ya que su intención en ese momento había sido dedicarse a los negocios, por lo que una vez recibido regreso a Texas y se involucró en el comercio de petróleo.

A pesar de que su vida en general marchaba bien, tanto en lo referente a lo laboral como a lo sentimental, ya que había contraído matrimonio con Laura Welch, con quien tuvo a las gemelas Barbara y Jenna, lo cierto es que George parecía insatisfecho.

Esto fue probablemente lo que lo condujo a consumir su primer trago de bebida de forma compulsiva, que en poco tiempo lo convirtió en un alcohólico.

Su lucha por dejar la bebida fue ardua, según sus propias declaraciones, y logró llegar a su meta en el año 1986, luego de mantener una larga charla con el reverendo Billy Graham, a quien el propio Bush considera como la mayor guía espiritual que lo ayudó a sobrellevar el proceso de lucha contra la adicción por el alcohol.

Si bien George había decidido dedicarse a los negocios, y sobre todo en el terreno del petróleo, lo cierto es que siempre mantuvo una fuerte tendencia por la política, vocación que seguramente descubrió durante sus trabajos como asistente de su padre, tanto para las campañas para el Senado de los Estados Unidos, como para la campaña hacia la Presidencia, que llevaría a Bush padre a convertirse en el cuadragésimo primer presidente de los Estados Unidos en el año 1981.

Ese fue el punto de partida para que George decidiera en 1994 presentarse como candidato a la Gobernación de Texas, elección que ganó contra la demócrata Ann Richards, siendo elegido por el 53% de la población de la región. En este cargo fue reelecto en el año 1998.

Su dura política en lo que se refiere a leyes civiles y justicia criminal fueron los principales aspectos que hicieron que George W. Bush se convirtiera en poco tiempo en el hombre más amado y a la vez más odiado de su época, no sólo por políticos y críticos, sino también por los propios ciudadanos de los Estados Unidos.

George W. Bush llegó a la presidencia de los Estados Unidos el 20 de enero de 2001 en medio de críticas y opiniones adversas, ya que cuando inicio su mandato muchos sectores dudaron de la legitimidad de la elección, y su triunfo al cargo presidencial fue puesto en tela de juicio en varias oportunidades, por lo que recayó sobre él diversas acusaciones de supresión de votos y fraude electoral.

Más allá de la política interna y exterior que impuso su gobierno, el hecho más relevante de su mandato es sin dudas el incidente producido el 11 de septiembre de 2001, cuando un grupo de miembros pertenecientes a la organización terrorista Al Qaeda, hicieron colisionar dos aviones de pasajeros contra las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York, provocando la muerte de más de 3000 ciudadanos estadounidenses y extranjeros, además de alrededor de 6000 heridos.

Dos días después de aquel atentado, el presidente George W. Bush emitió un discurso en el que amenazó directamente a los responsables del hecho, asegurando: «Puedo oírlos. El resto del mundo los oye. Y la gente que ha derribado estos edificios muy pronto nos oirá a todos nosotros».

Así fue que el 7 de octubre de 2001, Bush inició la llamada Guerra contra el terrorismo, contando con todo el apoyo internacional, en una lucha que aún mantiene las mentes ocupadas de los mandatarios actuales y que ha cambiado para siempre el sentimiento norteamericano de invulnerabilidad.

Biografia de Steven Spielberg Famosos y Ricos del Mundo Director Cine

SPILBERG STEVEN: HOMBRES RICOS Y FAMOSOS DEL MUNDO


Steven SpielbergSteven Spielberg: Quienes aseguran que Steven Spielberg posee una fortuna de película no se equivocan, ya que su riqueza personal actual asciende a los 2.800 millones de dólares, por lo que ha sido incluido este año en la lista de las 50 personas más ricas de Los Ángeles.

Lo cierto es que ningún otro director de cine ha logrado alcanzar los éxitos de Spielberg, quien en los últimos 25 años ha dirigido y producido películas realmente taquilleras.

Asimismo, debe sumarse a ello las ganancias por derechos de explotación televisiva y parques temáticos, que le reportan por año una cifra aproximada de 80 millones de dólares. Lo cierto es que esto no tiene por qué extrañarnos, recordemos que ha sido el director de exitosos filmes como “Schindler’s List”, “Back to the Future”, “E.T.” y “Saving Private Ryan”, por sólo nombrar algunos.

Nacido el 18 de diciembre de 1946 en la ciudad de Cincinnati, Ohio, Steven Spielberg desarrolló un fuerte interés en el arte cinematográfico desde muy pequeño. Esto le permitió convertirse en uno de los directores más jóvenes de la televisión durante la década de los sesenta, trabajando para Universal.

Gracias a los permanentes elogios de su película para televisión titulada “Duel”, realizada en 1972, le abrió las puertas a la pantalla grande, y fue en ese momento que comenzó a dirigir para el cine, dando lugar al nacimiento del director de mayor éxito comercial de todos los tiempos.

A partir de allí una de la principales características de sus películas reside en que han logrado explorar los temores primitivos del ser humano, como sucede en “Tiburón” (1975), “Close Encounters of the Third Kind” (1977) o en “ET” (1982). Asimismo, Spielberg también ha abordado distintas adaptaciones literarias, tales como “The Color Purple” (1985) y “Empire of the Sun” (1987).

Por décadas, el público de todo el mundo ha estado pendiente de las continuas aventuras de su héroe aventurero: Indiana Jones, en películas como “Raiders of the Lost Ark” (1981) o “Indiana Jones and the Temple of Doom” (1984). Además, la fantasía imaginativa ha sido más que dominante en sus películas como “Hook” (1991) y “Jurassic Park” (1993).

No obstante, Spielberg es también reconocido por sus películas históricas. Recordemos el profundo drama del Holocausto retratado por el director en “Schindler’s List” (1993), que le valió el galardón como Mejor Director en los Premios Oscar, reconocimiento que también obtuvo en 1998 por su filme “Saving Private Ryan”.

Entre sus más recientes actividades filantrópicas, figura la que desarrolla como presidente de honor de la fundación infantil Starlight Starbright, dedicada a la asistencia y la tecnología pediátrica, así como al entretenimiento infantil, para apoyar a niños gravemente enfermos

Además de la gran cantidad de premios obtenidos por el cineasta, que no sólo incluye varios Oscar, sino también prestigiosas distinciones tales como el Thalberg Memorial Award de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, el Directors Guild of America Award Lifetime Achievement, la Legión de Honor francesa en reconocimiento a su trabajo, y por supuesto ocupa un lugar preponderante en el Salón de la Fama de Ciencia Ficción, también ha sabido sacar provecho de la producción.

Fue precisamente en el año 1994 que Spielberg, junto con Jeffrey Katzenberg y David Geffen, fundaron un nuevo estudio bajo el nombre de Dreamworks SKG, que produjo una gran cantidad de filmes taquilleros, entre los que se encuentran por ejemplo “AI: Inteligencia Artificial” y “Munich”, entre otras. Posteriormente, en el año 2005, el estudio fue adquirido por Paramount Pictures.

Mientras tanto, el millonario y exitoso director multifacético lleva una vida simple junto a su familia. Casado dos veces, Spielberg tiene un hijo de su primer matrimonio con la actriz Amy Irving, y cinco hijos y dos hijastros con la actual esposa Kate Capshaw. Una vida que no tiene nada de ficción.

Lista de los Premios OSCAR

AñoCategoríaPelículaResultado
2011Mejor PelículaWar HorseNominado
2005Mejor PelículaMúnichNominado
2005Mejor DirectorMúnichNominado
1998Mejor PelículaSalvar al soldado RyanNominado
1998Mejor DirectorSalvar al soldado RyanGanador
1993Mejor PelículaLa lista de SchindlerGanador
1993Mejor DirectorLa lista de SchindlerGanador
1986Premio en Memoria de Irving ThalbergGanador
1985Mejor DirectorEl color púrpuraNominado
1982Mejor DirectorE. T., el extraterrestreNominado
1982Mejor DirectorE. T., el extraterrestreNominado
1981Mejor DirectorRaiders of the Lost ArkNominado
1977Mejor DirectorClose Encounters of the Third KindNominado

Fuente: Graciela Marker Para Planeta Sedna

Gobierno Socialista de Brezhnev Leonidas Resumen de su Biografia

Biografía y Gobierno Socialista de Leonidas Brézhnev 

Datos Biográficos de Leonid Ilich Brézhnev nació el 19 de diciembre de 1906 en Kámenskoie, una pequeña ciudad industrial a orillas del Dniéper. Su padre, Iliá, era un inmigrante de la región de Kursk que se había establecido en Kámenskoie para trabajar en la «factoría del Dniéper», nombre que se daba a una fábrica metalúrgica propiedad de capitales polacos, franceses y belgas. Natalia, la madre, era a su vez hija de otro operario de la empresa.

Brézhnev sentía un particular orgullo por este origen obrero, y en su libro Recuerdos se autodefine como «un metalúrgico de pura cepa, un auténtico proletario.» Testigo inquieto y sufriente de los graves acontecimientos que sacudieron a Rusia durante la segunda década del siglo (primera guerra mundial, revolución de octubre), aunque extremadamente joven como para tener una participación directa e importante en ellos, el primogénito de la familia Brézhnev fue un brillante estudiante y un profundo conocedor de la grave situación que vivía su región y de los problemas de sus vecinos y amigos.

Especializado en temas agrarios, al tiempo que desarrollaba una intensa carrera política, este ucraniano de espesas cejas, de apariencia adusta pero enormemente divertido en sus momentos de esparcimiento, terminó por convertirse en uno de los hombres más poderosos de la Tierra y, después de Stalin, en el que más tiempo ha tenido entre sus manos el gobierno de una potencia como la U.R.S.S.

Leonid Ilich creció en el callejón Axionov del barrio obrero de Kámenskoie, llamado «Colonia baja», donde el humo de las fábricas se extendía sobre el arrabal. A los obreros les estaba prohibido el acceso a la «Colonia alta» que habitaban los ingenieros y contramaestres. Durante su infancia empezaron a aparecer los primeros panfletos bolcheviques convocando a los obreros a la insurrección contra las precarias condiciones de vida a las que estaban sometidos.

La era de Brezhnev. El nuevo gobierno, dirigido desde 1964 por Leonid Brezhnev en su calidad de secretario general del Partido Comunista, dio un cambio de giro en política interna volviendo a restringir la libertad en vista del fracaso experimentado por el gobierno anterior en sus intentos de democratización social.

En este contexto se encuentra la nueva política hacia los países satélites de Europa central y oriental, conocida como Doctrina Brezhnev o “Doctrina de soberanía limitada”, vigente hasta mediados de la década de 1980.

Sin embargo, en política exterior, Brezhnev anunció el propósito de continuar la coexistencia pacífica con Occidente y restaurar la unidad comunista que se había roto con China en tiempos de Kruschev.

Las primeras medidas adoptadas por el nuevo gobierno dieron como resultado algunas mejoras económicas en conjunto, pero no se logró aliviar la situación de la agricultura, sector que en 1972 entró en una nueva crisis, más grave todavía que la de 1963, y obligó a las autoridades a realizar importaciones de alimentos cada vez más cuantiosas y más perjudiciales para la economía soviética.

Por otra parte, la aceleración desmedida de la industrialización provocó el efecto contrario del estancamiento de la industria ligera, al grado que resultaba imposible satisfacer el consumo de la creciente población.

Leonid Brezhnev

Se hacía evidente entonces que la economía soviética estaba muy lejos de alcanzar, y mucho menos superar, la de Estados Unidos como Kruschev había prometido años atrás, sino por el contrario, acentuaba aún más su retraso.

Esta tendencia persistía a pesar de la crisis económica que experimentaron los países del bloque occidental en la década de 1970; así pues, lejos de avanzar hacia el comunismo, es decir, hacia la igualdad de clases, en la sociedad soviética se acentuaban las desigualdades.

Otra característica de la URSS en este periodo fue el inmovilismo del sistema, manifiesto en la escasa renovación de los cargos, de modo que se fue produciendo un progresivo envejecimiento de la clase política. Brezhnev se propuso fortalecer el sistema y dotar a la burocracia —la llamada nomenklatura—, integrada por unos dos millones de personas, de una mayor estabilidad para mejorar su prestigio.

En la Constitución creada en 1977, se fortaleció el papel centralizador del Partido Comunista, y se dio una mayor concentración del poder en los altos dirigentes del Estado.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

AMPLIACIÓN SOBRE LA HISTORIA DE SU BIOGRAFÍA Y  GOBIERNO: En octubre de 1964 el pleno del comité central del P.C.U.S. relevó a Nikita Kruschev de sus funciones y eligió a Leonid Brézhnev nuevo primer secretario.

En el momento de su ascenso a la cumbre del poder soviético, Brézhnev se vio flanqueado por Alexéi Kosiguin que fue nombrado jefe del gobierno de la nación. Aunque las diferencias entre el antiguo primer secretario y sus sucesores fueron más de estilo que de esencia, los nuevos líderes soviéticos impulsaron cambios importantes sobre todo en cuestiones económicas.

Disminuyeron las restricciones a las granjas privadas, aumentaron las ganancias de los agricultores y acabaron con la división entre trabajadores industriales y trabajadores agrícolas dentro del partido. Como consecuencia de todo esto subieron los salarios, mejoraron las medidas de bienestar social y los bienes de consumo se hicieron más asequibles.

En las cuestiones culturales se verificó un giro hacia posturas más conservadoras y los intelectuales rusos fueron advertidos de que cualquier desviación de los principios que alentaron la Revolución de Octubre sería duramente reprimida. A principios de 1966 fueron condenados a largas penas de prisión los escritores contestatarios Andréi Siniavsky y Yuri Daniel, comenzando así una larga batalla por la libertad de expresión en la U.R.S.S. que tuvo su mayor eco internacional con la expulsión del premio Nobel A. Solzhenitsin en 1974.

Su política exterior estuvo orientada hacia la aplicación de la doctrina de la «soberanía limitada» con respecto a los demás países socialistas, extendiendo el concepto de «internacionalismo proletario» hasta la misma intervención militar cuando se creía advertir una violación de los principos mar-xistas-leninistas y cuando se corría el riesgo de que uno de estos países escapara a la influencia soviética.

Nikolái Podgorny ascendió en diciembre de 1965 al cargo de presidente del presidium del soviet supremo, formando con Brézhnev y Kosiguin la «troika» que dirigió los destinos del país durante más de una década.

Durante el desarrollo del XXIII congreso del P.C.U.S., Leonid Brézhnev fue por primera vez denominado «secretario general», título que hasta el momento sólo había recibido Stalin.

En diciembre, celebró su sesenta aniversario con gran solemnidad, rodeado por sus más fieles colaboradores entre los que cabe señalar a Andréi Gromiko, ministro de exteriores, a Yuri Andrópov, jefe de la K.G.B., al mariscal Gretchko, ministro de defensa y a Konstantín Chernenko, su antiguo camarada de armas, que ocupaba el ministerio de la presidencia.

Tras la «guerra de los seis días» que enfrentó a Israel con los países árabes aliados de la U.R.S.S., el año 1968 estuvo dominado por la crisis de antisemitismo en Polonia y por la «primavera de Praga» que concluyó el 20 de agosto con la invasión de la capital checa por las tropas de los países del pacto de Varsovia, excepto Rumania.

El mes anterior Brézhnev había advertido al dirigente húngaro, J. Kádar que «la U.R.S.S. no podía permanecer indiferente a la construcción del socialismo en los demás países.».

Junto a esta aplicación estricta del principio de la «soberanía limitada», el primer mandatario soviético extendió su política de distensión con las potencias occidentales al firmar los acuerdos de Helsinki, establecer las negociaciones preliminares para la limitación de armas estratégicas (S.A.L.T.) y estrechar las relaciones con el gobierno alemán federal de Willy Brandt.

Pero al mismo tiempo que se abrían vías de comunicación con Occidente, su política interior tenía un claro carácter continuista. En el centenario del nacimiento de Lenin, celebrado en la plaza Roja, Brézhnev recordó las dificultades económicas que padecía el país y convocó a la militancia a defender la ortodoxia comunista.

Por otra parte, el Leonid Brézhnev que a principios de los años sesenta buscaba afianzar su autoridad había dejado paso a un Brézhnev completamente al mando de la situación, que redujo o eliminó a todos sus opositores dentro del «aparato» y que delegaba en Kosiguin la recepción de autoridades extranjeras y en sus subordinados del comité central las relaciones con las instituciones de la U.R.S.S.

En octubre de 1970, Richard Nixon anunció desde la tribuna de la O.N.U. que el futuro del planeta dependía de las relaciones entre las dos superpotencias y en noviembre Washington confirmó que se había logrado un acuerdo tácito con Moscú para la utilización de la base militar de Cienfuegos, en el Antartico. Sin embargo, tanto estos acuerdos como los de cooperación espacial y para la pesca en el Pacífico no evitaron las tensiones a uno y otro lado del muro de Berlín, ni la ruptura de las negociaciones para el desarme en enero de 1971, en Nueva York, por la intervención de extremistas judíos.

Las conversaciones sobre la limitación de armas estratégicas se reemprendieron durante el mes de julio, y Washington y Moscú sustituyeron el «teléfono rojo» que les relacionaba hasta entonces por un sofisticado sistema de comunicación vía satélite para evitar los riesgos de una guerra nuclear.

Mientras, en el frente interno, se celebró el XXIV congreso del P.C.U.S., con un año de retraso a causa de las diferencias entre reformistas y centralizadores en lo referente a la manera de abordar los problemas económicos que atravesaba el país. La crisis estalló en noviembre cuando se produjo la entrada en el buró político de Y. Andrópov y A. Gromiko sustituyendo a los «dogmáticos» Vóronov y Chelest.

El momento álgido de la distensión Este-Oeste se produjo en mayo de 1972, cuando el presidente estadounidense Richard Nixon visitó oficialmente Moscú y, tras una semana de reuniones al más alto nivel, se emitió una declaración conjunta que incluía los «doce puntos básicos de las relaciones bilaterales». Fruto de estos acuerdos llegaron las primeras reuniones para tratar temas comerciales entre delegaciones de los dos países. En 1973, en pleno escándalo Watergate, Brézhnev devolvió la visita a Nixon.

Con el sucesor de Nixon, Gerald Ford, las dos superpotencias intentaron mantener el clima de entendimiento con la firma, en noviembre de 1974, en Vladivostok, de un acuerdo de limitación de armas estratégicas ultimado durante la visita del secretario de estado H. Kissinger a Moscú en el mes de marzo. Pero las relaciones se enfriaron tras la derrota estadounidense en la guerra del Vietnam y las transacciones comerciales se vieron interrumpidas por la intervención del congreso de E.U.A. en contra de las restricciones impuestas por la U.R.S.S. a la emigración de ciudadanos judíos.

Ni siquiera la firma, en julio de 1975, del acta final de la conferencia sobre la seguridad y la cooperación en Europa celebrada en Helsinki consiguió mejorar sustancialmente las relaciones entre ambos bloques y recuperar el clima de los años anteriores. Junto a los acuerdos de principios que nunca fueron llevados a la práctica, Brézhnev consiguió ver ratificada la anexión de vastos territorios ocupados por la U.R.S.S. durante la segunda guerra mundial.

El incumplimiento de las cláusulas del acta de Helsinki relativas a los derechos humanos contribuyó a empeorar las relaciones entre los dos países. Ante las acusaciones de Cárter sobre la represión de la disidencia, Brézhnev respondió que «las pretensiones de Washington de enseñar a vivir a otros países no pueden ser toleradas por ningún estado soberano.»

En mayo de 1976, Leonid Brézhnev fue promovido a mariscal de la Unión Soviética y le fue dedicado un busto en su ciudad natal. Poco después sufrió un infarto que estuvo a punto de costarle la vida.

En el pleno del comité central del P.C.U.S. de mayo de 1977 se inició la concentración de poderes en las manos de Brézhnev. Nikolái Podgorny fue excluido del buró político y, pocos días después, se presentó en el parlamento soviético un proyecto de reforma constitucional destinado a sustituir la constitución promulgada por Stalin en 1936. Desde ese momento, Leonid Brézhnev reunió en su persona las jefaturas del partido y del estado.

Si la práctica totalidad de su mandato se vio marcada de forma especial por los logros alcanzados en el terreno político internacional, la última parte de la era Brézhnev se caracterizó por los problemas de la U.R.S.S. con algunos países próximos. La crisis de Polonia que provocó una intervención casi directa de la U.R.S.S. en la reorientación política del país y la invasión de Afganistán, hipotecaron muchos de los logros que se habían alcanzado en el terreno de la distensión.

Aparte del extraordinario papel político jugado por Brézhnev, cabe destacar también su faceta literaria que le llevó a publicar varios libros, entre ellos Pequeña tierra, sobre la batalla de Novorossiisk, Recuerdos, un libro autobiográfico, y En las tierras vírgenes, sobre sus experiencias agrarias en el Kazajstán.

Entre las aficiones de Brézhnev, se sitúan en un lugar preferente los coches lujosos. También se dijo que prefería los westerns a las representaciones del ballet Bolchoi. Gran fumador, nunca dejó los cigarrillos americanos aun después de su infarto de 1976. Bebedor empedernido y mujeriego incorregible pero profundamente ligado a su familia, Henry Kissinger dijo de él que representaba mejor que nadie al pueblo ruso.

Después de 18 años de liderazgo al frente de la U.R.S.S., falleció de forma inesperada el 11 de noviembre de 1982, sucediéndole en el cargo Yuri Andrópov.

Fuente Consultada:
El Gran Libro del Siglo XX de Clarín – El Mundo Moderno y Contemporáneo de Gloria Delgado

Biografia y obra científica de Robert Boyle Leyes y Experimentos

Biografía y Obra Científica de Robert Boyle 

Revolución Cientifica, Robert Boyle

Los experimentos de Boyle: ROBERT BOYLE (1627-1691),nació en Limore, Munster, Irlanda, en 1627, el menor de catorce hijos del conde de Cork, pero de la segunda esposa del conde, de una posición económica muy buena lo que le permitió acceder a los conocimientos científicos de esa época.

En realidad tuvo una educación truncada, pero su mente siempre la mantuvo bien despierta por su pasión por la ciencia.

En colaboración de Robert Hooke, concluyó que en los gases el volumen, la presión y la temperatura estaban vinculados muy estrictamente.

Boyle se dedicó a la física y la química, mostrando particular interés en las propiedades físicas de la atmósfera.

Como decíamos antes , con la colaboración de su ayudante Robert Hook, un joven con conocimientos técnicos y capacidad suficiente para convertir las ideas de Boyle en modelos prácticos, perfeccionó la bomba de aire de Von Guericke que extraía aire de un cilindro.

La máquina de Boyle podía sacar aire de cualquier recipiente al que fuera conectada. Con su bomba Boyle realizó muchos experimentos con el objeto de determinar las propiedades físicas de la atmósfera.

Demostró que el aire transmitía el sonido.

De muy joven viajó (1641) estuvo en Florencia, y se interesó por los trabajo del recién fallecido Galilei. Pasado tres años cuando volvió a Inglaterra, donde se reunía asiduamente con grupos de científicos, quien mas tarde formarían la Real Sociedad, institución que goza de la mejor reputación científica mundial.

 Robert Boyle (imagen arriba) (Lismore, 25 de enero de 1627 – Londres, 30 de diciembre de 1691)

Químico y físico irlandés, hijo del primer conde de Cork y séptimo varón de un total de 14 hijos. De muy joven, va a estudiar a Eton. Su intención es ingresar en la Iglesia, pero debe renunciar a ello a causa de su precario estado de salud.

De Eton viaja por Europa durante seis años, a la vuelta de los cuales ha heredado el señorío de Stelbridge, en el que se establece.

Fue uno de los primeros en conceder credulidad a las transformaciones propugnadas por los alquimistas. No en vano sus aficiones teológicas derivaron hacia una gran atención para con lo oculto. Funda el «Colegio Invisible», que perderá su carácter esotérico para convertirse en la «Royal Society» (1645).

Algunos historiadores británicos se han referido a Boyle como «el padre de la química», pero eso es llevar el orgullo nacional demasiado lejos. (Dadone el trabajo en equipo que suponen los descubrimientos científicos, es dudoso que nadie deba llamarse «el padre» de nada. Pero si a alguien le pertenece el título de «padre de la química» es al francés Lavoisier, que vivió un siglo después.)

Boyle no creó la química moderna, lo que hizo fue liberar a la química de parte del peso muerto que arrastraba del pasado y aclarar el camino para lo que llegaría después, sentando el principio de que los hechos químicos deben ser establecidos mediante experimentos, no por simples especulaciones de salón.

Los experimentos de Boyle, que llevó a cabo con la ayuda de ayudantes a sueldo, fueron muchos y variados.

Usando la bomba de aire recientemente inventada, fue el primero en demostrar la aseveración de Galileo de que, en el vacío, una pluma y un trozo de plomo caen a la misma velocidad, y también estableció que el sonido no se transmite en el vacío.

Su descubrimiento más importante gracias a la bomba de aire fue el principio (aún conocido corno Ley de Boyle en los países de habla inglesa) de que el volumen ocupado por un gas es inversamente proporcional a la presión con la que este gas se comprime.

Es decir, que si se dobla la presión, el volumen se divide por dos, y así sucesivamente; y también que, si se elimina la presión, el aire «recupera» (su propia palabra) su volumen original.

Habiendo establecido que el aire era comprimible, Boyle se convenció de que éste estaba compuesto de pequeñas partículas separadas por espacio vacío.

Todas estas ideas se publicaron en un libro con un título muy largo, que suele llamarse La elasticidad del aire y que jugó un papel significativo para establecer la idea de la naturaleza atómica de la materia.

El libro más importante de Boyle, El químico escéptico, se publicó en 1661, y al año siguiente Boyle se convirtió en miembro fundador de la Royal Society. Fue en este libro donde apuntó la idea de que todas las sustancias podían ser divididas en ácidos, álcalis o neutros mediante el uso de lo que llamamos indicadores.

Aunque sus experiencias se desarrollaron dentro de un gran campo, tanto de la Física como de la Química, se centraron fundamentalmente en el aire, para lo que fue clave la máquina neumática ideada por Otto von Guericke. En estos experimentos contó con la colaboración de otro gran físico: R. Hooke.

Elementos químicos: Quizá la contribución más significativa de Boyle al desarrollo de lo que más tarde sería la ciencia química fue su concepto del elemento químico. La propia palabra no era nueva.

Los griegos, siguiendo al filósofo Empédocles, la utilizaban para describir lo que consideraban las cuatro sustancias fundamentales del universo: la tierra, el aire, el fuego y el agua.

Aunque estos elementos no contenían un concepto científico en el sentido moderno, sino que eran más bien esencias místicas incluidas en toda materia viviente y no viviente, y que formaron la base del pensamiento humano sobre los procesos naturales durante dos mil años.

La idea de Boyle de un elemento químico era muy diferente. Para él, un elemento era una sustancia que no podía ser descompuesta en otras sustancias.

Un elemento podía combinarse con otro y formar un compuesto; y un compuesto podía separarse en sus elementos constituyentes. Pero la prueba de lo que era o no era un elemento debía decidirse mediante un experimento práctico, no sólo por deducción.

Éste era un punto de vista moderno; y ayudó a crear el universo mental en el que habitarían los químicos posteriores.

Pero hasta el propio Boyle fue incapaz de superar la influencia de tantos siglos de alquimia, ya que siguió creyendo en la posibilidad de transformar los metales comunes en oro.

Y no rechazó los elementos antiguos… sólo quiso someterlos a la investigación experimental.

Descubrir los elementos: Mientras los científicos empezaban a adoptar esta nueva forma de pensar, los antiguos «elementos» eran abandonados poco a poco, y el término comenzó a ser utilizado tal como lo hacemos hoy.

Pero la lista de sustancias a las que podía aplicarse el término en su sentido moderno era breve.

A finales del siglo XVII, y en ese sentido moderno de la palabra, sólo se reconocían 14 elementos. Nueve de ellos eran metales que se conocían desde la antigüedad: oro, plata, cobre, plomo, zinc, estaño, hierro, mercurio y antimonio.

Dos eran elementos no metálicos, también conocidos por los antiguos: carbono y azufre.

Dos más eran metales descubiertos en el siglo XVI, bismuto (en Europa) y platino (en Sudamérica). A estos trece, se agregó un nuevo elemento no metálico —el fósforo— descubierto en la orina por el propio Boyle en 1680.

En su obra «Sceptical Chymist» (1661) definió el cuerpo simple como el que no es susceptible de una descomposición ulterior, definición bien conocida por el papel que ha jugado en la historia de la Química. También mostró que el método pirognóstico, que hasta entonces se venía empleando en análisis, no es satisfactorio.

Aunque es cierto que estos 14 elementos se habían identificado a finales del siglo XVI, no lo es que fueron reconocidos como elementos en el sentido moderno del término.

Cuando los químicos actuales hablan de elementos, utilizan la palabra en el sentido de ingredientes básicos de los que están compuestos los materiales del mundo.

Para ellos, el aire es un compuesto de dos elementos —oxígeno y nitrógeno—, con pequeñas cantidades de otros gases.

Uno de ellos, el anhídrido carbónico es considerado un compuesto de dos elementos, carbono y oxígeno.

Esta visión de la química como una colección de recetas, usando un pequeño número de ingredientes básicos, era absolutamente ajena a los filósofos naturalistas del siglo XVII.

Aunque reconocían el cobre, el oro y el azufre como «elementos», para ellos también lo era el aire… y no estaban muy seguros acerca del fuego.

A diferencia de los astrónomos, que jugueteaban iluminados por el sol de la mecánica newtoniana, los químicos del siglo XVII todavía se movían en la oscuridad, buscando una luz que les iluminase el camino.

Tardarían cien años más en encontrar su Newton particular y conseguir que la química adquiriera el lugar que le corresponde entre las ciencias naturales.

Leyes de Boyle

Presión volumen y temperatura: Justo antes de que Boyle publicase El químico escéptico, había anunciado la conclusión de algunos trabajos que había realizado con su ayudante Robert Hooke. Hooke había desarrollado un inflador de aire, y esto dio a Boyle la oportunidad de observar las propiedades mecánicas de los gases.

Pusieron una candela encendida en una jarra y después extrajeron el aire. La luz se apagó. El carbón incandescente cesaba de dar luz, pero empezaría a arder de nuevo si se introducía aire mientras el carbón estuviese aún caliente.

, la combustión requería alguna propiedad física del aire. Además, colocaron una campana en la jarra y, de nuevo sacaron el aire.

Ya no oían el sonido de la campana. Muchos de los resultados de Boyle le confundían, pero una cosa sí clarificó, y ésa era la relación entre la temperatura, la presión y el volumen de una cantidad fijada de gas.

Si se comprimía el gas y se reducía su volumen, la temperatura crecía. Por tanto, la ley de Boyle manifiesta que para una masa fija de gas, la presión y el volumen son inversamente proporcionales.

libro de Boyle

La publicación de El químico escéptico marcó el comienzo de una nueva era en las pautas depensamiento de los científicos que luchaban para encontrar sentido al mundo físico.

GRÁFICAMENTE SE PUEDE EXPRESA ASI:

curva de boyle sobre gas

LEY DE BOYLE: Una masa de gas ocupa un volumen que está determinado por la presión y la temperatura de ese gas. Las leyes de los gases estudian el comportamiento de una determinada masa de gas, si una de esas magnitudes permanece constante. Boyle observó que cuando la presión aumentaba, el volumen se reducía, y, a la inversa, que cuando la presión disminuía, el volumen aumentaba. De esta manera la ley de Boyle establece que: El volumen de una determinada masa de gas, a temperatura constante, es inversamente proporcional a la presión de ese gas.

Fuente Consultada:
Historia de las Ciencias Desiderio Papp y Historias Curiosas de las Ciencias de Cyril Aydon

Biografía de Elvis Presley Cantante de Rock

Biografía de Elvis Presley

BIOGRAFÍA DE ELVIS PRESLEY: (Tupelo, EE. UU., 1935 – Memphis,  1977)
Elvis Aaron Presley, el niñito rubio nacido el 8 de enero de 1935 en el pueblecito sureño de Túpelo (Mississippi), no se imaginaba el impacto que su figura llegaría a alcanzar en la música y en la sociedad.

Aunque ya sentía dentro de él unELVIS PRESLEYimpulso: destacar. Hijo único de una familia pobre (su hermano gemelo murió al nacer), no tuvo la educación burguesa de Priscilla y sus hermanos.

En busca de mejor situación económica, emigró con sus padres a Memphis y allí tuvo que hacer diversos trabajos (cortar césped, repartir paquetes, conducir un camión) para conseguir unos centavos y codearse con su pandilla.

Unos chicos de pantalones grasientos y ajustados y cazadora de cuero negro que holgazaneaban desafiantes en los barrios más ricos de su ciudad. Ellos no cumplirían el «sueño americano» («de bayetas a ricos»), ¿y qué?

Pero Elvis sí lo conseguiría. Tenía en sus manos un arma: la guitarra; en su garganta, otra, y su cuerpo, también era un arma. El poseía lo que los magos-productores del «rythm’ n’ blues» buscaban: una voz, un estilo de negro, pero «pasados por blanco».

El imprimía un dramatismo especial a las canciones populares e innovaría, una vez lanzado a la vorágine musical, el recién nacido «rock and roll»: haría algo más que cantar, interpretaría, contorsionándose sobre el escenario, moviéndose provocativamente delante y atrás («Elvis, the Pelvis») y acariciando la guitarra (= baby) con los ojos entornados.

En sólo dos años, su fama creció vertiginosamente hasta convertirse en el «rey del rock». Había otros más auténticos que él, más no tan bien dirigidos y «comercializados». En 1954 grabó su primer disco para una firma local. Se llamaba «That’s aü right, mamma» y era realmente un regalo para su madre (mejor que un imperfecto disco de cuatro dólares grabado para su cumpleaños).

Y, a finales de 1956, era ya casi un ídolo mundial y estaba en manos de una gran empresa discográfica. Aunque «la mano» por antonomasia del joven Presley era el «coronel» Parker, su «manager», el creador del mito, su dueño. El hombre que invirtió en un ídolo cuya caída también supuso una millonada de dólares. Porque Elvis era totalmente «aprovechable», hasta para lanzar camisetas, llaveros, cromos, slips e infinidad de objetos con su figura.

El fenómeno Elvis no se acababa en sus canciones exitosas («Love me tender», «Zapatos de gamuza azul», «Rock de la cárcel», «Don’t be cruel», «Crying in the Chapel», «In the ghetto», «Suspicious minds»…), en sus ¡200 millones! de discos vendidos (73 discos de oro), ni en su cincuentena de películas («King Creóle», «Wild in the country», «Blue Hawaii»…), ni en la maravillosa y excéntrica bola de cristal, producto de sus fabulosas ganancias (330 millones de pesetas sólo en 1965), en la que vivía.

El mito Elvis ni siquiera se acabó con su muerte. Ya en la era de los setenta, su triunfal aureola perdía fuerza, otros «rockers» más innovadores amenazaban su trono. Su rock se volvió más edulcorado (lejos ya de las rabiosas canciones que levantaban las iras de los censores y los puritanos de su país), aunque no por ello dejó de estremecer al público, como lo demostraría en Las Vegas (1969, 1972). Pero esas espectadoras que gritaban y arrojaban sus prendas íntimas al escenario habían cumplido los veinte años tiempo ha y sus maridos sonreían a su lado. Ellos no envidiaban a Elvis. Porque a Elvis ya no se le podía envidiar.

Elvis era una millonaria «pieza de museo» para diversión de otros millonarios. Un traje con casaca de lentejuelas cubría su descomunal figura (antaño erótica). Su natural tendencia a engordar era contrarrestada con drogas, que no cambiaban —muy al contrario— esa imagen deforme que reflejaban diariamente los ocho espejos de la habitación del ídolo.

Las pesadillas y el temor a ser atacado eran los agudos signos del carácter paranoico que forjó en su adolescencia. Y su constante búsqueda de la felicidad era ya un túnel sin salida. Ni la modelo Linda Thompson (su amante durante cinco años) ni la exuberante Ginger Alden (con la que pensaba casarse en la Navidad de 1977) habían podido llenar el hueco dejado por Priscilla. Su hijita Lisa Marie tampoco vivía con él y su madre faltaba ya hacía mucho…ELVIS PLESLEY

La ceremonia nupcial tuvo lugar en el apartamento privado del dueño del hotel «Aladdin», de Las Vegas, y fue presenciada únicamente por 14 personas. Fieles guardaespaldas y amigos del cantante tenían por misión alejar de aquel lugar a curiosos y periodistas. Elvis no quería un espectáculo. Pero no pudo evitar las fotos: aunque pocas, hubo. Aquel instante en el que, mirando tiernamente a Priscilla, Elvis le colocaba un anillo de oro, con un diamante de tres quilates y brillantinos más pequeños, tenía que ser registrado para la posteridad.
También se registró el corte de la monumental tarta de boda (seis pisos), al término de la comida que siguió a la ceremonia. Y los periodistas allí presentes (al final, el ídolo tuvo un detalle con la prensa) fueron testigos de la felicidad que parecía embargar a la pareja: miraditas en semiéxtasis, las manos entrelazadas de continuo… Alguien podría comentar maliciosamente que estaban muy en su papel, muy de novios. Y era verdad.

En agosto de 1977, las agencias de todo el mundo recibieron un teletipo: «el día 16, Elvis Presley ha fallecido, a la edad de cuarenta y dos años, en un hospital de Memphis (Tennessee). víctima de un fallo cardíaco».

Eívís no murió en el hospital; estaba tirado en el cuarto de baño cuando lo encontró Ginger Alden. Elvis había muerto víctima de sí mismo. Y el espectáculo —«el rey ha muerto, ¡viva el rock!»— debía continuar: más de ochenta mil personas en su entierro, para darle el último adiós (y más de 300 desmayadas).

Cientos de coronas de flores (algunas en forma de guitarra). Gritos, lloros, sirenas de ambulancias y de coches de bomberos… Los hoteles de Memphis abarrotados, el aeropuerto colapsado (Europa había fletado 10 vuelos charter para los asistentes al funeral)…

Emisoras de radio interrumpieron su emisión: un minuto de silencio por el ídolo caído. Otras, programaron musicales «especial Elvis». Hasta el presidente Cárter dio un mensaje: «ha muerto el símbolo de la vitalidad, el espíritu de rebeldía y el buen humor de los Estados Unidos».

Pero, a los pocos meses, el dolor popular se trocó en chisme: «intentan saquear la tumba de Elvis», «sus 12 guardaespaldas vigilan, fuertemente armados…» «Las mujeres de Elvis se disputan la herencia…» «Priscilla huye a Europa por temor al secuestro de su hija…» «Un hijo secreto de Elvis: Renne Lee nació en 1960, en Alemania. Su madre era cantante…»

Por mucho tiempo, el show debe continuar.

LOS ÚLTIMOS AÑOS DE ELVIS….

La sucesión de acontecimientos que acompañan sus últimos años de vida, años de relativa escasa actividad debido a su gordura: pesaba 115 kilos, nos cuentan la historia de un hombre que parece haber estado sufriendo dos males simultáneos: la crisis de los 40 años y un estado casi permanente de extrema soledad, acompañado sólo por el coronel Parker, su médico de cabecera y sus guardaespaldas.

La administración de drogas energizantes para poder soportar el esfuerzo de un recital en vivo ante miles de personas, termina por convertirse en drogadicción. Su enorme gordura hace pensar que también se le habrían administrado corticoides.

En cualquier caso, es una persona que es tratada como un espectáculo y no como un ser humano. Drogas para que actúe, porque sus actuaciones dejan mucho dinero. Y para que se suma al torturante ritmo de sesiones de grabación, en el momento en que tiene montado un show espectacular, con un coro de acompañantes y una orquesta que lo anuncia, cuando sube al escenario, con la música de Así habló Zaratustra, de Richard Strauss.

En ese momento ya El vis Presley no es un cantante cualquiera. Es un semidiós. La música de la introducción, que es espectacular, apenas se escucha sobre el mar de chillidos de sus admiradoras, ahora ya no sólo chiquillas quinceañeras, sino también dueñas de casa, madres de varios niños, y no pocos varones. Elvis era una suerte de aparición extraterrestre que transportaba a las multitudes a un estado próximo al nirvana. Es un semidiós. No era el momento para que muriese.

Al parecer una sobredosis de drogas, mezcladas con el alcochol -nunca se ha sabido a ciencia cierta cómo y de qué falleció-, cuando él menos se lo esperaba, le provocaron un paro cardíaco mientras se encontraba dándose un baño. Tenía apenas 42 años; toda una vida por delante.

El mismo día, 16 de agosto de 1977, en que se dio a conocer la noticia, la RCA recibió pedidos por 10 millones de discos LP, de larga duración.

Todo lo que rodeaba a Elvis Presley se convirtió en motivo de devoción: se fabrican setenta y tantos productos que llevan su nombre, desde tarjetas postales que lo muestran en sus mejores años, hasta un finísimo vino que se anuncia: «Este es el vino que Elvis tomaría si estuviese vivo». También se anunció un producto para perros: Se llamaba «Ámame tiernamente» (título de una de sus canciones favoritas), y la frase publicitaria decía: «Quizás la comida para perro que Elvis hubiera preferido, de haber sido perro».

La parafernalia desplegada después de la muerte del cantante se reúne en la actualidad en un sitio llamado Graceland, (La tierra de la gracia), en 3764 Highway 51 South, Memphis, Tennessee. Allí se venden toda clase de «recuerdos» y se exhiben las piezas originales, usadas por Elvis; es un verdadero Museo del mal gusto.

Sus pantalones con flecos, al estilo del oeste medio, con brillos y otros exactamente iguales, de todas las tallas y medidas, para quienes deseen llevarse un par igual al que llevaba Elvis. Sus camisas, también recargadas de brillos; sus bufandas de seda, sus colleras para las camisas, un supuesto par de pistolas estilo cowboy que no se sabe cuándo usó el artista, excepto en un filme del Oeste en que hace un papel secundario. Graceland es visitada hasta hoy, 10 años después de su muerte, por unos cuatrocientos mil peregrinos anualmente.

Pero con Elvis Presley ha ocurrido un fenómeno singular. Otros ídolos de la canción van perdiendo, poco a poco, el fervor de sus seguidores. En el caso de Los Beatles, es una generación enteramente nueva la que los está descubriendo y fanatizándose con ellos.

Elvis Presley, después de muerto, es casi el mismo fenómeno musical que en vida, y ya han transcurrido diez años del trágico suceso. Sus discos se venden igual si no más que antes, porque nuevos pueblos se incorporan a la lista de sus admiradores. Ahora los tiene inclusive en la República Popular China, como en Japón desde hace años ya, y en muchos otros sitios en el Lejano Oriente.

En cuanto a la música, tanto en las baladas que cantaba como en el rock, surgen nuevas tendencias, nuevos estilos, pero el estilo Elvis no desaparece. Y no se trata simplemente de un fenómeno de voz. Elvis tenía efectivamente una voz de una calidez especial, que marcaba con su sello las canciones que él cantaba. Se trata del espíritu, del énfasis que él sabía -y sólo él- poner en los versos.

James Dean pasó sin pena ni gloria, después de un primer furor y la ebullición que provocó en vida. John Lennon es para gente que entiende música. Fue un innovador, un personaje excéntrico y un ídolo. Lo Beatles, como conjunto, continúan penando en los estudios de grabación. Pero Elvis Presley -y no es una exageración- es venerado como si estuviese vivo. Sus discos se escuchan no con reminiscencias del pasado, sino como un fenómeno del presente.

En cualquier momento se le verá descender de la nube que hizo moverse, y regresará delgado, esbelto, simpático, fresco y transparente, como un buen hijo de Norteamérica.

Fuente Consultada:
Vidas de los Famosos – Elvis Presley y Priscilla
HECHOS, Sucesos que estremecieron al mundo Tomo N°38 Arabia, el violento despertar

Asesinato de Mussolini Cadaver de Lider de Fascismo Italiano Muerte

Asesinato de Mussolini: Cadáver de Líder de Fascismo Italiano

Benito Mussolini: El castigo aún después de la muerte

La Plaza Loreto de Milán fue el escenario elegido para exhibir el cuerpo ya sin vida de Benito Mussolini, fundador del fascismo y dictador de Italia en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. La idea de aquella inusual exhibición fue demostrar al pueblo italiano y al mundo la veracidad de la notica de la muerte del dictador, por lo que en repudio a su figura fue colgado boca abajo en el centro de la plaza, junto a su amante Clara Petacci, y sus subordinados.

Muerte del Duce

La gente se agolpaba alrededor de los cuerpos y con una furia sin límites lanzaba piedras y diversos elementos contundentes, que iban a dar contra los cuerpos colgados. La venganza del pueblo pudo vislumbrase en el rostro del llamado Duce, que había sido desfigurado a golpes volviéndolo casi irreconocible.

No obstante, el inevitable desenlace del fascista italiano comenzó en la madrugada del 27 de abril de 1945, cuando al parecer fue capturado durante una operación realizada por el servicio policial.

Pero lo cierto es que existen diversas versiones de aquel suceso, entre las que se especula con la posibilidad de que sus custodios alemanes decidieron entregarlo a los partisanos, y que fue un sicario quien en realidad acabó con su vida y la de su amante, luego de descargar su pistola contra ellos utilizando varios disparos.

Por otra parte, también se especula que había sido capturado por las milicias antifascistas durante la huida que Mussolini y Petacci protagonizaban a Alemania.

Otra de las versiones se basa en el rumor que asegura que Mussolini había sido asesinado por un grupo de militares ingleses, en una misión especial que tenía como objetivo evitar que el Duce diera a conocer una serie de documentos que revelaban vínculos entre Winston Churchill y él.

Las dudas en torno a la muerte del dictador y su amante han sido siempre tema de debate en la opinión pública, ya que incluso algunos expertos llegaron a asegurar que los disparos en los cuerpos de ambos fueron realizados una vez que éstos habían fallecido, y que en realidad murieron a causa de estrangulamiento previo.

Hoy a más de sesenta años del histórico linchamiento de los cuerpos sin vida del líder fascista y de su amante en la emblemática Plaza Loreto, aún no han podido resolverse los enigmas que rodearon a su muerte.

musolini y clara petacci

El 27 de abril de 1945, a las diez de la mañana, los guerrilleros comunistas dejaron paso a la gente para que presenciara lo que habían hecho con Benito Mussolini, su compañera Clara Petacci y otros cuatro dirigentes facistas capturados. Los cuerpos habían sido colgados por los pies, cabeza abajo, del techo de una estación gasolinera. Mussolini y Clara estaban al centro. El vestía su camisa de militar, pantalones de montar negros y botas.

Su rostro era casi irreconocible, cubierto de sangre y mostrando las huellas de puntapiés y taconazos que recibió antes y después del ametrallamiento. La figura de Clara resultaba patética. Parecía una jovencita de colegio; con el cabello rizado, muy corto, incluso en la muerte se veía graciosa. Calzaba zapatos azules, de taco alto, y una blusita de encaje bajo el elegante traje gris. Con ese peculiar pudor de los marxistas, le habían amarrado la falda con una cuerda que le pasaba entre las piernas.

Ejecucion del Che Guevara Asesinato en Bolivia del Lider Cubano (301)

Ejecución del Che Guevara: Asesinato en Bolivia del Líder Cubano

Che Guevara: La muerte de un idealista

El 9 de octubre de 1967 el mundo era sorprendido con la noticia de la muerte de Ernesto Guevara, quien bajo el apodo de “El Che” se había convertido en vida en una de las figuras políticas y revolucionarias que a lo largo de los años ha despertado grandes pasiones.

Durante años, una serie de morbosas fotografías de los últimos momentos con vida del Che, incluso aquella que lo retrata fallecido sobre una gran pileta de lavado, han recorrido el mundo alimentando al mito que encierra la historia de este médico argentino que decidió dedicarse a la política y participar activamente en la Revolución Cubana de los años cincuenta.

muerte de Ernesto Guevara

Las circunstancias que giraron en torno a su muerte demuestran que fue un hombre que lucho por sus ideales hasta el último aliento. El Che Guevara había sido tomado prisionero por los militares del ejército boliviano durante el combate desarrollado en Quebrada del Yuro.

Como prisionero fue enviado a una escuela que se encontraba en un paraje en las cercanías de la aldea La Higuera, y recluido en una de las aulas en las que solían ser detenidos los guerrilleros, y donde al mismo tiempo se almacenaban los cadáveres de los guerrilleros muertos.

Al detenerlo, la misión de los militares ya había sido decidida, y el Che Guevara debía pagar con su sangre sus ideales, por lo que se realizó una suerte de sorteo entre los miembros del ejército para elegir al hombre que se encargaría de ejecutar al Che. El sargento Mario Terán fue el brazo ejecutor de la misión.

Luego del asesinato, precisamente sucedido el 9 de octubre de 1967, el gobierno de Bolivia decidió anunciar públicamente la muerte de Ernesto Guevara, asegurando en el comunicado que su fallecimiento se había producido en medio de un combate.

Para difundir la noticia, previamente el cadáver del Che Guevara fue transportado en helicóptero a Vallegrande, y allí fue colocado sobre las piletas del lavadero del hospital Nuestro Señor de Malta.
Fue en aquel lugar donde el cuerpo sin vida de Guevara permaneció en exhibición pública durante dos jornadas consecutivas, momento en que el fotógrafo Freddy Alborta retrató para siempre aquella imagen que aún recorre el mundo.

Una vez finalizada aquella exhibición, el ejército procedió a hacer desaparecer el cuerpo sin vida del Che, como solía hacerse con el resto de los guerrilleros.

Con el correr de los años, y gracias a las investigaciones impulsadas por el gobierno cubano, finalmente el 28 de junio de 1997, un grupo de científicos cubanos junto al Equipo Argentino de Antropología Forense lograron hallar los restos de Guevara y de seis de sus hombres dentro de una fosa común ubicada en Valle Grande.

Hoy el cuerpo sin vida de este emblemático idealista, descansa en la un sepulcro ubicado en Santa Clara en el Memorial de Ernesto.

Biografia de Goering Muerte de Lideres Mundiales de la Historia

Muerte de Goering: Cadáveres de Líderes Mundiales de la Historia

BREVE BIOGRAFIA: Goering, Hermann Wilhelm. Militar y político alemán, nacido en Rosenheim (Baviera) en 1893. Tras su preparación en la academia militar y durante la I Guerra Mundial, sirvió como piloto, dirigió la famosa escuadrilla «Circo Volante» y le fue impuesta la más alta condecoración militar de su país.

Conoció a Hitler en 1922 y al año siguiente marchó al mando de las S.A. (Tropas de Asalto) al fallido Putsch de Munich, junto con Ludendorff y Hitler.

Vivió un tiempo refugiado en Suecia. Ya en Alemania, fue en 1928, diputado del Reichstag y, dos años después, presidente del mismo, y reelegido en 1932.

Como ministro de Hitler sustituyó a la policía por las S.A. y, encargado del ministerio del Aire, formó una adiestrada fuerza aérea con miles de jóvenes. Fue uno de los máximos artífices de la llamada «Purga Sangrienta» de 1934.

Gracias a su nombramiento en 1936 de comisario del Plan Cuatrienal, consiguió hacer de la economía alemana una de las más importantes de la época, reservándose una inmensa fortuna al apoderarse de muchas industrias del país.

En 1838 fue nombrado mariscal de campo, más tarde miembro del Consejo del Gabinete y presidente del «Consejo para la defensa del Reich». Recibió de Hitler el nombramiento de sucesor a su muerte, y finalmente, tras la rendición de Francia, fue nombrado mariscal del Reich.

Los éxitos que primeramente obtuvo con su fuerza aérea se fueron olvidando a causa de los fracasos en las batallas de Inglaterra y Europa. Se mantuvo siempre al lado de Hitler, pero éste, en su «testamento político» de 1945, lo expulsó del Partido acusándole de «intentar ilegalmente adueñarse del poder».

Después de rendirse al ejército americano el 9 de mayo de 1945, fue condenado a la horca por el tribunal de Nuremberg, suicidándose en 1946, dos días antes de cumplirse la sentencia.

Hermann Goering: Morir por la Alemania nazi: El 20 de abril de 1945 se celebró el Berlín el último cumpleaños de Adolf Hitler, que lo festejó entre la felicidad de encontrarse junto a sus aliados, pero también con la desesperación provocada por la inminente caída de su régimen nazi. Durante la celebración, Hermann Goering, mariscal del Reich y sucesor oficial de Hitler, estaba presente y por supuesto le presentó sus respetos al Führer pero sin jamás apartar de su mente la decisión que previamente había tomado.

 

Hermann Goering: Morir por la Alemania nazi

Convencido de seguir el camino de sus colegas y de su líder, que ya había decidido morir en el Fuhrerbunker ubicado en Berlín ante la llegada de los soviéticos, Goering se retiró de la fiesta sin anunciarlo, y huyó a Obersalzberg.

Una vez que Berlín cayó ante la avalancha soviética, Goering envió un telegrama en el que señalaba que desea asumir la jefatura del Reich, por lo que inmediatamente fue arrestado por las fuerzas vencedoras en su propio domicilio junto a toda su familia.

A partir de aquel momento, el militar alemán fue sometido a juicio ante el Tribunal Especial de Núremberg, encontrado culpable y condenado por un sinfín de delitos de gravedad, entre los que se sindicaron las causas de crímenes contra la humanidad y conspiración de una guerra ofensiva.

Durante el juicio, Giering había decidido representarse a sí mismo en la defensa de su persona, y si bien la fiscalía en determinado momento estuvo a punto de declararse incompetente, lo cierto es que las pruebas, documentos y el testimonio de los testigos pusieron fin a la defensa del militar.

Cuando el juicio estaba llegando a su etapa final, todos los presente pudieron vislumbrar el decaimiento de Goering, que se mantenía ausente, sin prestar atención al jurado, y respondiendo sólo con monosílabos.

La sentencia fue condenarlo a pena de muerte en la horca, ejecución que se produciría en el 15 de octubre de 1946, pero que jamás pudo ser llevada a cabo.

La muerte de Goering se produjo ese mismo día, cuando el militar nazi decidió quitarse la vida, ingiriendo el contenido de una capsula de cianuro, a tan sólo horas de la ejecución planificada.

Junto al cuerpo sin vida de Goering tendido en la cama de su prisión, se halló una carta dirigida a su esposa Emmy, en la que el militar declaraba que había sido el dueño de su propio destino.

Muerte de Ceaucescu Dictador Rumano Historia de su Ejecucion

Muerte de Ceaucescu Dictador Rumano: Historia de su Ejecución

Nicolae Ceausescu: “La historia me vengará”: El 25 de diciembre de 1989 se produjo la ejecución del dictador rumano Nicolae Ceausescu y su mujer, luego de que un tribunal militar los condenara a pena de muerte bajo los cargos de genocidio, daño a la economía nacional, enriquecimiento injustificable y uso de las fuerzas armadas en acciones en contra de civiles.

Según relatan los historiadores, mientras los ciudadanos de Romanía festejaban la noticia emitida por el tribunal, el matrimonio era retirado del patíbulo en una escena realmente escandalosa, durante la cual Ceausescu no dudó en gritar con toda su voz: “¡Viva la República Socialista de Rumanía! ¡La Historia me vengará!”.

dictador rumano Nicolae Ceaucescu

Pero aquel episodio que puso fin a los interminables crímenes cometidos por el dictador tuvo su inicio en realidad el 17 de diciembre de 1989, cuando Ceausescu ejecutó la orden para que el ejército disparara contra un grupo de personas que se encontraban manifestando en Timisoara.

La rebelión de los civiles rápidamente se extendió por el país, llegando incluso a la ciudad de Bucarest, lugar donde los historiadores aseguran que las Fuerzas Armadas decidieron no enfrentarse con los manifestantes.

La noticia llegó rápidamente a oídos de Ceausescu, quien ante el peligro que corría su integridad decidió huir junto a su mujer Elena y dos de sus colaboradores, con destino a la capital del país.
A pesar de los intentos por escapar, finalmente el matrimonio Ceausescu fue arrestado por la policía durante un control de carretera, y enviado a las instalaciones militares.

Un día después, precisamente en la fecha en que la población cristiandad festejaba la Navidad, se produjo la ejecución del dictador y su mujer, y ese fue el motivo por el cual a más de 20 años del suceso, los ciudadanos de Romanía sienten aún la carga de haber ejecutado a dos personas en una jornada religiosa.

Por su parte, para Ceausescu aquello no parecía importante, ya que hasta los últimos momentos de vida sostuvo la importancia de su régimen, e incluso muchos aseguran que murió cantando “La Internacional”, aquella famosa canción del movimiento obrero, que hoy se ha convertido en el himno oficial de los trabajadores.

Muerte Lideres Politicos Mundiales Cadaveres Famosos de la Historia

Muerte de Líderes Políticos Mundiales

Pol Pot: La muerte de un genocida: Saloth Sar, más conocido en el mundo como Pol Pot, es ya parte de la historia universal, tras haberse convertido en vida en el máximo responsable del llamado genocidio camboyano, durante el que desaparecieron casi tres millones de personas.

Pol Pot Genocida Camboya

Hoy, Pol Pot es sólo un cadáver más, aunque la circulación constante de la fotografía del genocida muerto continúe sembrando cientos de debates y controversias.

Su muerte se produjo el 15 de abril de 1998, cuando Pol Pot había cumplido los 73 años, y el lugar del deceso fue precisamente en medio del paisaje de las selvas camboyanas, donde el asesino de masas había pasado su juventud planificando su futuro como líder del posteriormente llamado régimen de los “Jeremes Rojos”.

Según las investigaciones realizadas luego de que apareciera el cadáver de Pol Pot señalan que durante los últimos días de su vida había sido tomado como prisionero del grupo que él mismo había fundado.

Si bien las investigaciones oficiales dictaminaron que su fallecimiento se debió a un ataque cardíaco, lo cierto es que las especulaciones posteriores han intentado develar la posibilidad de la existencia de un atentado.

Esta hipótesis se basa en el hecho de que luego de producida la muerte de Pol Pot, su cuerpo fue incinerado en una hoguera, cuyo fuego había sido alimentado con vehículos en desuso.

Cabe destacar que antes de la cremación del cadáver de Pol Pot, un grupo reducido de periodistas y representantes del gobierno tailandés pudieron acceder a corroborar el hecho, ya que su cuerpo fue expuesto ante ellos en una cabaña ubicada cerca de la frontera entre Camboya y Tailandia.

Si bien quienes asistieron a la reunión, y pudieron tomar las escasas fotografías que aún circulan del cadáver de Pol Pot aseguraron que no mostraba signos aparentes de heridas, lo cierto es que siempre quedará en el misterio si en realidad se trató de un asesinato provocado por los miembros de los Jémeres Rojos, ante la inminente detención del líder a manos del ejército de los Estados Unidos.

Cadaveres Famosos de la Historia Muerte de Politicos Argentinos

Cadáveres Famosos de la Historia: Muerte de Políticos Argentinos

Eva Perón murió en 1952; su pelo es aún bello y rubio, su rostro delicado parece el de una muñeca. Su cadáver es el máximo exponente de la perfección en el arte del embalsamamiento y ahora permanece, cuatro metros y medio bajo tierra, en el panteón de su familia, en un ¡cementerio de Buenos Aires. Eva, la más vibrante personalidad que haya conocido América del Sur, descansa por fin. Ha sido sepultada en su tierra, adonde regresó tras un secreto, misterioso exilio que duró dieciséis años.

Eva Duarte de Perón

Durante ese lapso, nunca llegaron a despintarse las leyendas que cubrían los muros de Buenos Aires, la ciudad que la adoraba: «Devuelvan el cadáver de Evita.» Evita era el sobrenombre que daban a su heroína los descamisados de los pobres de Argentina.

La devoción de los pobres hizo de Eva Perón, por cierto tiempo, la mujer más poderosa del mundo. Eva, hija ilegitima de una pobre mujer provinciana, nació en 1919, aunque —con inconfundible femineidad— asegurara que su año de nacimiento era 1922.

Cuando cumplió quince años se trasladó a Buenos Aires con su primer amante y trató de encontrar trabajo como actriz. Tenía veintidós años cuando conoció al coronel Juan Perón, que le doblaba la edad; en esa época era una joven estrella de la radiofonía y ganaba 10 pesos por semana, como presentadora de novedades discográficas y como protagonista de radionovelas baratas.

Perón, junto con otros líderes militares derechistas de la junta de gobierno argentina, llegó a la emisora para solicitar fondos en beneficio de las víctimas de un terremoto. El coronel —un juvenil, erguido y atlético militar de 48 años— quedó cautivado por la profunda y seductora voz de Eva. A partir de ese momento fue Eva la que recaudó dinero para el ministerio de Acción Social de Perón; así fue como se convirtió en su portavoz femenina.

«A él le importan un pimiento los uniformes brillantes y los smokings», murmuraba ella. «Sus únicos amigos son ustedes, los descamisados.»

Muerte Dudosa de Marilyn Monroe Magnicidio Suicidio o Asesinato?

Muerte Dudosa de Marilyn Monroe Magnicidio Suicidio o Asesinato?

HISTORIA OFICIAL DE SU MUERTE: Respecto a su vida privada, que la haría más famosa si cabe que sus películas, estuvo marcada por sus sucesivos matrimonios con el ídolo del béisbol, Joe DiMaggio, con el célebre dramaturgo Arthur Miller y por sus relaciones con el clan Kennedy.

Su muerte, nunca ha sido esclarecida. Está comprobado por varios testigos amigos, que Marilyn recurría a las pastillas para resolver sus interminables problemas. Recurría a pentobarbital sódico para dormir y a bencedrina para despertar.

Atormentada por el insomnio, en los últimos días tomaba más somníferos que de costumbre.

En enero de 1962, Marilyn compró la casa en la que iba a terminar su vida unos pocos meses más tarde. La noche del 4 de agosto de 1962 la estrella de 36 años, apareció acostada desnuda en el dormitorio de su casa, con una mano sujetando el teléfono, muerta probablemente a causa de una sobredosis de barbitúricos. 

Marilyn Monroe

Veinte años despúes de su fallecimiento un periodista de apellido Summers sostiene que Marilyn Monroe mantenía relaciones con los dos hermanos Kennedy y que esta incursión por el poder sumada a sus desequilibrios emocionales, la convirtieron en una amenaza.

Según su versión, primero se convirtió en una de las tantas conquistas del entonces presidente John F. Kennedy, que tenía la costumbre de revelar secretos de Estado en la intimidad de las alcobas.

Luego, con los fines de alejarla del círculo presidencial, Marilyn fue sometida a la acción seductora del hermano de John, Robert.

Sus amigas íntimas aseguran que Marilyn parecía muy enamorada del joven Kennedy y que se ilusionaba pensando que él abandonaría a su esposa para irse con ella. Algunos llegan más allá y dicen que quedó embarazada de Robert.

Para la actriz, la idea de tener un hijo era una asignatura pendiente: después de numerosos abortos espontáneos, el sueño de un bebé se había convertido en obsesión y motivo de un profundo dolor.

Summers continúa diciendo que la muerte estuvo encubierta durante algunas horas para dar tiempo a que Robert Kennedy se fuera de Los Angeles.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Marilyn Monroe: ¿Suicidio o asesinato?:

En vida siempre fue una mujer que vivió al límite, que desarrolló en pocos años una carrera artística que ha sido envidiada por millones de actrices, y se relacionó con el poder a través de su escandalosa relación amorosa con el entonces presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy.

Las circunstancias que rodean la muerte de la actriz Marilyn Monroe han generado inevitablemente que su cuerpo sin vida se haya convertido en uno de los más famosos de la historia.

No sólo la fotografía de Marilyn tomada en la morgue ha circulado a través de todo el planeta, sino que también en los últimos tiempos ha aparecido una fotografía inédita que muestra el cadáver de la actriz en el dormitorio de su casa, imagen cuya propiedad es de la Global Rhythm Press.

Esta nueva fotografía, que ha sido publicada en el libro “Cadáveres exquisitos”, podría llegar a demostrar las verdaderas causas de la muerte de Marilyn.

Después de la autopsia al cadáver de Marilyn, la versión oficial sobre su muerte aseguraba que la actriz había fallecido a causa de una sobredosis de barbitúricos, los cuales habían sido ingeridos por ella con la firme convicción de suicidarse.

Muchos aseguran que el motivo de aquella trágica decisión fue una profunda depresión generada a raíz de la ruptura de su relación con Kennedy.

No obstante, también surgieron diversas teorías a lo largo de los años, las cuales intentan develar, aún en la actualidad, la posibilidad de que se haya tratado de un homicidio.

Dichas teorías han sido basadas en distintos argumentos sostenidos en la aparición de pistas extrañas e incluso de evidencia desaparecida de la escena de la muerte de Marilyn.

Lo cierto es que los análisis forenses dieron como conclusión que la actriz había muerto de sobredosis medicamentosa, pero no por ingestión, sino que las sustancias tóxicas habían ingresado a su cuerpo a través de un enema por vía rectal, aunque jamás pudo dictaminarse si dicho enema se lo aplicó ella misma o existió alguien más en el episodio.

Lo cierto es que la teoría de conspiración en relación al fallecimiento de la actriz es aún un misterio que apasiona a la opinión pública, sobre todo por las sospechas que muchos investigadores y autores expertos han generado, asegurando que su relación con Kennedy fue el motivo indiscutible de su deceso.
La vida de Marilyn Monroe se apagó en la madrugada del 5 de agosto de 1962.

PARA SABER MAS…
Se sabe fehacientemente que Monroe tuvo varias conversaciones telefónicas durante sus últimas horas de vida. Al parecer, dos de ellas fueron muy significativas.

Un joven guionista que Marilyn conoció en México, José Bolaños, me dijo que habló por teléfono con ella después de las 9 de la noche y, según él, Monroe le contó algo que algún día habría de «escandalizar al mundo entero». Lo presioné, pero no quiso dar detalles.

No sorprende a nadie que los hermanos hayan querido cortar el contacto con Monroe.

Complicaba su insensatez el hecho de que, aparentemente, hablaban demasiado cuando estaban con ella.

En 1982, los investigadores prestaron atención a la aseveración de que la actriz tenía un diario en el que escribía notas sobre sus conversaciones con Robert Kennedy acerca de temas como su lucha contra la Mafia, sus esfuerzos por encarcelar a Jirruny Hoffa, el líder del sindicato de los transportistas, y el enfrentamiento con la Cuba de Fidel Castro.

Según el informe de la fiscalía, gente allegada a Marilyn afirmó que nunca había visto tal diario.

Sin embargo, al menos siete personas, entre ellas amistades de Monroe y dos periodistas, han declarado públicamente que la actriz solía hacer anotaciones en un diario.

Una de ellas era Jeanne Carmen, la amiga con quien Marilyn habló sobre la posibilidad de suicidarse.

En un memorándum en que se resumía una entrevista con Carmen, que se excluyó del informe de 1982, el investigador escribió: «Monroe informó a Carmen que Robert Kennedy había hecho muchos llamados por asuntos oficiales desde el teléfono de la residencia de Monroe.

Monroe estaba enterada de los planes de Kennedy respecto a Castro y al parecer los anotó en un diario…

Una noche Kennedy, Carmen y Monroe se encontraban en el departamento de Monroe cuando Kennedy encontró el diario. Lo revisó y se enfadó. Le dijo a Monroe que jamás debía escribir nada y que tirara el diario a la basura. Carmen no sabe qué hizo Monroe con el diario».

La locuacidad de la actriz representaba una amenaza aún mayor. Las pruebas al respecto provienen del expediente del FBI sobre la visita que Marilyn hizo a México en febrero de 1962.

Lo que ahora sabemos de ese expediente demuestra por qué se lo consideraba tan delicado.

El Cadaver de Alejandro Magno (no index)

El Cadáver de Alejandro Magno ¿De qué Murió Alejandro Magno?

La Dudosa Muerte Del Conquistador Griego

Alejandro MagnoLos científicos afirman haber resuelto uno de los grandes misterios de la historia antigua respecto a la muerte de  Alejandro Magno.

Siempre se pensaba que el rey guerrero fue envenenado o murió de malaria.

Pero el New England Journal of Medicine ha informado de que probablemente murió de fiebre tifoidea.

La muerte de Alejandro, a tan sólo 33 años de edad, ha estado durante mucho tiempo envuelto de incertidumbre.

Varias versiones históricas están de acuerdo en que el rey macedonio, que conquistó gran parte del mundo antiguo  conocido, murió después de asistir a varios banquetes en Babilonia, donde bebió una gran cantidad de vino.

Después de terminar el último vaso, Alejandro gritó de dolor y dijo que sentía que había sido como «un golpe en el hígado con una flecha», según una versión de los hechos.

Otros historiadores, como Aristóbulo, dijo Alexandro fue presa de una fiebre altísima.

Algunos dicen que tenía escalofríos y sudores, antes de caer en coma y muere 11 días después el 10 de junio, 323 a. C..

Los  historiadores especulan que sus lugartenientes habían envenenado el vino.

También existen  informes de que después de varios días de fallecido el cuerpo no presentaba signos de descomposición.

Pero también se supone que así como quisieron perjudicar la imagen de el impopular romano Sila, diciendo que su cuerpo fue devorado por gusanos y parásitos, puede ocurrir lo contrario, tendiendo a endiosar al glorioso Alejandro, evocando algún milagro, como ocurre hoy con algunos santos, respecto a la incorruptibilidad del cuerpo

Ahora, los investigadores del informe de la Universidad de Maryland Escuela de Medicina que Alejandro probablemente murió de fiebre tifoidea.

El equipo médico, dirigido por el Dr. David W Oldach, dijo que ha habido muchas posibles causas de la muerte, como la intoxicación por alcohol (lo que puede explicar por qué el cuerpo se mantuvo conservado), el envenenamiento con arsénico, o una inflamación del páncreas, o por malaria (que era muy común  en la zona).

Pero el equipo dijo que las descripciones de lo que sucedió no encajan exactamente con las causas, si bien el grupo reconoció que la información actual sobre  su muerte no es completamente fiable, ya que fue escrita dos o tres siglos después de los acontecimientos.

La enfermedad que parece encajar mejor es la fiebre tifoidea, que proviene de alimentos o beber agua  contaminada, o también por  falta de higiene.

Oldach dijo que el dolor abdominal agudo es una pista vital, ya que probablemente significa que la enfermedad le perforó el intestino ,  acelerando la muerte.

La enfermedad también puede haber matado a su amante masculino  el año anterior, según los investigadores.

Es dudoso que esta última teoría nunca pueda ser probada, pues el cuerpo desapareció en la antiguedad.

El cadáver embalsamado de Alejandro fue secuestrado mientras se dirigía a Macedonia.

El paradero de la tumba se desconoce, y es considerado otro Santo Grial de la arqueología moderna: el cadáver del general macedonio, tan necesario para especificar las circunstancias de su temprana muerte, no se ha encontrado aún, y puede que esté perdido para siempre.

La leyenda dice que el cuerpo está en una cripta debajo de una iglesia cristiana primitiva.

«La posibilidad de que se podría obtener el permiso para excavar este sitio en busca de los restos de un antiguo rey macedonio es remota», dijo un investigador histórico.