Pedro de Alvarado

Biografia de Pedro de Alvarado Adelantado y Conquistador

Biografía de Pedro de Alvarado Adelantado y Conquistador Español

Bajo la poderosa sombra de Hernán Cortés actuaron algunos capitanes que se destacaron por sus grandes y notables hechos; y entre ellos ninguno tan merecedor de la fama postuma como el arriesgado, temerario y emprendedor don Pedro de Alvarado, elemento destacado en la conquista de México, colonizador de Guatemala y aventurero sempiterno, nacido para la lucha, el descubrimiento y la acción.

Pedro de Alvarado
Pedro de Alvarado y Contreras fue un adelantado y conquistador español que participó en la conquista de Cuba, en la exploración por Juan de Grijalva del golfo de México y de las costas de Yucatán, y en la conquista del Imperio azteca dirigida por Hernán Cortés.
Fecha de nacimiento: 1485, Badajoz, España
Fallecimiento: 4 de julio de 1541, Guadalajara, México
Nombre completo: Pedro de Alvarado y Contreras
Designado por: Hernán Cortés
Cónyuge: Beatriz de la Cueva (m. 1538–1541)

El Tonatiuh de los aztecas, o sea el sol, llamado así a causa de su cabello y barba rubios, nació en Badajoz, hacia 1483, en noble cuna, pues su padre era don Diego de Alvarado, comendador de Lobón, de la orden de Santiago.

Como tantos hidalgos extremeños, Pedro pasó a América en plena juventud (estaba en la Española, en 1510), y allí vegetó hasta que en Cuba se le presentó la oportunidad que andaba buscando en la persona de Hernán Cortés, quien reclutaba gente para emprender la expedición mejicana (1518).

Nombrado capitán del gran extremeño, fue muy pronto su hombre de confianza. Participó en la detención de Moctezuma (15 de noviembre de 1519), y cuando Hernán Cortés tuvo que partir para la costa para oponerse a Panfilo de Narváez, quedó al mando de los españoles que permanecieron en Tenochtitlán (mayo de 1.520).

Durante la ausencia de Cortés, Alvarado arremetió contra los indígenas reunidos para celebrar una ceremonia sangrienta, y este exceso de celo religioso provocó el alzamiento de los aztecas, precursor de la Noche Triste y de la evacuación de Tenochtitlán por los españoles. Durante la retirada, corrió a cargo de Pedro de Alvarado la peligrosa misión de acaudillar la retaguardia de Cortés.

Intervino con singular bizarría en la batalla de Otumba y en las operaciones que precedieron a la caída de Tenochtitlán (1521). Consolidada la conquista del imperio azteca, emprendió con Gonzalo de Sandoval una expedición para descubrir un paso al mar del Sur, en cuyo transcurso recorrieron las costas del golfo de México hasta el actual estado de Tabasco (1522).

El 13 de noviembre de 1523′ partió de México con un lucido ejército para atravesar el istmo de Tehuantepec y emprender la conquista del reino de los quichés, en Guatemala. Realizó con éxito esta misión, derrotando al príncipe quiche, Tecum, en la sangrienta batalla de Quetzaltenango.

El 25 de julio de 1524 fundó la ciudad de Santiago de los Caballeros, primer asiento de la capital guatemalteca.

Después de continuar en lucha con los indígenas durante dos años, Alvarado pasó a México y de aquí a España para responder de las acusaciones que se le habían dirigido (1527). En la patria logró disiparlas, siendo nombrado gobernador y capitán general de Guatemala (18 de diciembre de 1527). También casó con Francisca de la Cueva, sobrina del duque de Al-buquerque.

De regreso a Guatemala, su severidad y su arrogancia le enzarzaron en luchas continuas contra los indígenas y las capitanías vecinas. Residenciado en México (1528), pasó de nuevo a la península Hispánica para captarse favores y recabar una autorización para nuevos descubrimientos.

Ya en América (1530), se impuso al cabildo de Guatemala, Noticioso de los éxitos alcanzados por Pizarro en ei Perú e interpretando de modo lato los términos de su autorización, Pedro de Alvarado organizó una armada con el propósito de intervenir en la conquista del imperio de los incas.

Desembarcó en Puertoviejo (1534), e intentó apoderarse de Quito en competencia con Belalcázar. Atravesó los Andes del Ecuador por pasos juzgados impracticables.

En Riobamba halló a Belalcázar y a Diego de Almagro. Este le compró sus pretendidos derechos, los doce buques de su flota y los hombres que llevaba consigo por 120.000 castellanos de oro.

Vuelto a Guatemala, Alvarado chocó con la oposición de Francisco de Montejo respecto al territorio de Honduras y con la Audiencia de Nueva España, sin cuyo permiso había realizado la expedición al Perú.

Para evitar encontrarse con el visitador Maldonado, Alvarado pasó a España, donde contrajo matrimonio con su cuñada, doña Beatriz. En 1538 se resolvió a su favor el litigio de Honduras.

No descansando en sus actividades, organizó una expedición al país de la Especiería. Pero, recalando en el puerto de Navidad (1541), fue requerido por los españoles para que los ayudara a sofocar una rebelión indígena en Nueva Galicia.

En el curso de esta campaña murió despeñado por su caballo en el desfiladero de Mochitiltic (24 de junio de 1541).

fuente