Por que nos alimentamos?

Vida de las Ratas Tipos Reproduccion Costumbres y Enfermedades

Vida de las Ratas:Tipos, Reproducción y Costumbres

LAS RATAS: TIPOS Y ANTECEDENTES HISTÓRICOS: Nos referimos aquí a los roedores domésticos, denominación que aplicamos exclusivamente a los diversos géneros y especies de ratas y ratones que viven en las proximidades del hombre y que son causa de algún perjuicio para él. Antiguamente, se incluía en un sólo género tanto a las ratas (Mus major) como a los ratones (Mus minor). En la actualidad, se distinguen perfectamente dos géneros, reservando la denominación Mus para el género ratón, y nombrándose al género rata con el término Rattus.

Entre estas últimas se encuentran, principalmente, las especies Rattus rattus (rata negra o rata de desván) y Rattus norvegicus (rata gris o de alcantarilla). Estas dos especies, en particular la segunda, son las más importantes, desde todos los puntos de vista. Hay que advertir que la rata negra no tiene, en realidad, este color, sino que es gris oscuro.

Vida de las Ratas Tipos Reproduccion Costumbres

Rattus rattus (negra)

Rattus norvegicus (gris)

Entre los ratones, sólo tiene interés, aunque bastante, una especie, Mus musculus (ratón doméstico), de la que existen diversas variedades, las cuales pueden considerarse como subespecies. La diferenciación entre las dos especies de ratas citadas puede realizarse atendiendo a ciertos detalles morfológicos, que se especifican en el cuadro siguiente:

CARÁCTER RATA NEGRA RATA GRIS
Tamaño Cuerpo + cabeza =  200 mm.. Cuerpo + cabeza  = 250 mm.
Morro Agudo Achatado
Orejas Grandes y casi sin pelos Pequeñas y completamente cubiertas de pelos cortos
Cola Delgada y más larga que cabeza  cuerpo Gruesa y más corta que cabeza -J- cuerpo
Glándulas
mamarias
10 12
Peso Máximo: 225 g. Máximo: 480 g.
Pelo Duro Suave

 

Para distinguir una rata pequeña (rata joven) de un ratón se pueden considerar dos caracteres: la cabeza y las patas. En la rata pequeña, son más grandes que en el ratón, para una envergadura, de ambos animales, prácticamente igual.

Se supone que la rata negra procede de los desiertos de Arabia, en donde llevaba una vida libre.- Parece que se asoció al hombre, aproximadamente, en el siglo Vil, y que su difusión principal por Europa se debió a los Cruzados, aunque, por otra parte, hay pruebas de que la conocían los griegos y romanos; porque se han conservado representaciones artísticas de ella.

La rata gris, originaria de Asia Central, invade Europa, y poco después América, en el siglo XVIII, a través de la flota rusa que visitaba los puertos escandinavos; también hay testimonios del cruce directo del Volga, a nado, de grandes conjuntos de ratas, probablemente en busca de alimento. Sin embargo, existe controversia en este punto, puesto que las mismas emigraciones masivas las refleja; Aelian en su trabajo «De Natura Animalium», escrito en el siglo II.

Sea cual fuere la época de llegada de la rata gris a Europa, es incuestionable que su difusión sólo pudo llegar a ser importante cuando encontró un ambiente adecuado, es decir, con la existencia de la gran urbe provista de un alcantarillado complejo, y propicio para la proliferación de estos roedores; tal situación se dio, aproximadamente, a partir del siglo XVIII.

El ratón es conocido desde los tiempos históricos más remotos, pues aparece en el arte y la literatura de los griegos y de los romanos, e incluso puede que su nombre latino (Mus) sea una derivación del vocablo sánscrito musha. Se asigna su procedencia al Asia Central. (Ver: Peste Negra en Europa)

REPRODUCCIÓN Y COSTUMBRES

Las ratas son de costumbres muy adaptables y, por tanto, no existe para ellas una pauta general de conducta. Tan pronto como varían las condiciones del medio, se acomodan consecuentemente a la novedad. Se puede decir que cada una de las especies tiene hábitos algo distintos de las otras; así, la rata negra es mejor trepadera que la gris, pero, sin embargo, esta última se puede encentrar también en buhardillas y desvanes, tanto como aquélla en los desagües cloacales.

La rata negra no es muy fuerte y corre poco, pero posee una gran aptitud para saltar y trepar. Por ello, aunque la gris (más prolífica, fuerte y pesada) la haya desplazado de la mayoría de sus sitios de residencia, aún perdura y prolifera en aquellos lugares de acceso difícil para ésta, cuya capacidad trepadora es mucho menor. Así la rata negro suele encontrarse en los barcos, en las partes altas de los edificios y en muchas construcciones de las zonas rurales, en donde no existen desagües cloacales y, por tanto, hay menos posibilidades de difusión para la rata gris.

En consonancia con la división de sus respectivas áreas de influencia se halla la habilitación de sus guaridas. La rata gris prefiere hacer madrigueras subterráneas de un diámetro de 5 a 8 cm., y de una longitud aproximada de 1 m.; suelen tener una entrada, un ensanchamiento central donde construye el nido, y una o dos salidas de emergencia.

La rata negra busca su morada en los escondrijos que le proporcionan los montones de escombros, cajones, leña, etc. En ambos casos, el nido de cría lo acondiciona con una gran cantidad de materiales blandos, como trapos, papel, paja, cordeles, etc.

La rata negra adquiere la madurez sexual a los cuatro meses; a partir de esta edad puede parir carnadas de 6 a 8 individuos cada mes, pues el periodo de gestación dura de 21 a 25 días, aunque en la práctica no sobrepasa las 2 ó 3 carnadas al año. La rata gris está sexualmente madura a los dos meses; su período de gestación es igual que el de la anterior, pero el número de carnadas por año, y de individuos por carnada, es notablemente superior; así, pueden sucederse de 3 a 5 carnadas anuales, cada una de ellas compuesta de 6 a 12 crías. Vive de 6 a 12 meses ordinariamente, pero en cautividad alcanza a vivir hasta unos 3 años.

La gran variación de estas cifras se debe a las condiciones del medio (alimentos, refugios, clima, etc.), que influyen decisivamente. En general, la fecundidad de la rata negra es favorecida por las temperaturas cálidas, y la de la gris, por las frescas.

Se atribuye a las ratas la posesión de hábito nocturnos , pero éstos no significan otra cosa que le existencia de precauciones defensivas muy desarrolladas en estos animales, cuyos enemigos son abundantes.

En lugares donde las ratas no están expuestas a peligros sus incursiones sen tanto diurnas como nocturnas. Sin embargo, la constante imposición por el medio de esta última clase de salidas es posible que haya influido, con el correr de los siglos, en el comportamiento habitual de la especie, puesto que su sentido de la vista es defectuoso (quizá, por deformación), mientras que los otros sentidos se han desarrollado extraordinariamente. Las mismas vellosidades del morro, de cuyas raíces parten terminaciones nerviosas, constituyen órganos sensoriales valiosos.

Las ratas son omnívoras, aunque tienen ciertas preferencias de alimentación; así, la rata negra prefiere los alimentos frescos (vegetales, frutas, papas, etc.) mientras que la gris busca alimentos consistentes, con alto contenido en grasas (cereales, semillas, cecinas, carnes, etc.). Por tanto, es fácil comprender que la rata negra no necesita apenas beber líquido, mientras la gris tiene verdadera necesidad de agua, elemento que, por otro lado, forma parte importante de su «habitat» (los desagües cloacales), e incluso le sirve de vía para trasladarse a diferentes sitios, dadas sus notables condiciones natatorias. La rafa negra también puede nadar, aunque menos hábilmente.

A veces, las ratas dan la sensación de devorar alimentos completamente incomestibles, como cemento, plomo, madera, etc., de los cuales se sirven nada más que a modo de abrasivo, .para mantener sus incisivos, que crecen continuamente, con la longitud adecuada. La rata gris persigue al ratón y a la rata negra, e incluso llega a devorar sus propios crías cuando se ve apremiado por la falta de alimentos.

Les ratones son anímales que roen y mordisquean pequeños trozos de materias. Son muy ágiles, trepan, saltan y nadan bastante bien. Corren, sin cesar, de un sitio a otro, por lo que se les tilda, vulgarmente, de curiosos. Alcanzan la madurez sexual o los 2 ó 3 meses; el», período de gestación dura de 19 a 24 días, y paren una media de 7 carnadas por año, con 5 ó ó crías por carnada. Viven, aproximadamente, de 15 a 18 meses.

Es frecuente que se .reúnan en comunidades limitadas, e incluso suceda que 3 hembras lleguen a compartir el mismo nido. Se nutren, prácticamente, de los mismos alimentos que el hombre (carne, harina, frutas, vegetales, etc.), y beben líquidos, preferentemente dulces, en vez de agua.

Las enfermedades más importantes que trasmiten las ratas son las siguientes:

Da peste, contagiada a la rata negra por una mosca, la Xenopsylla cheopis que porta el germen Pasteurella pestis. Esta plaga puede manifestarse en el organismo de varias formas, de distinta gravedad, y recibe, por tal motivo, diversos nombres, como peste septicémica (100 % de muertes), peste neumónica (90 % de muertes), peste bubónica (40-70 % de muertes) y peste silvática (poco virulenta).

El tifus múrido, producido por una Rickettsia que trasmiten los piojos, pulgas y ácaros de las ratas. La ictericia infecciosa o leptospirosis, causada por la Leptospira icterohaemorrhagiae que se encuentra en la sangre y orina de las ratas. EL hombre se contagia comiendo alimentos contaminados por las deyecciones de los roedores o bañándose en aguas contaminadas.

La triquinosis, enfermedad producida por un gusano parásito, la Trichinella spiralis. Es corriente su trasmisión al hombre, a través del cerdo, infectado, a su vez, por comer ratas enfermas. El quiste que encierra el gusano se disuelve en los jugos gástricos, dejándolo en libertad; entonces se multiplica extraordinariamente en el tubo digestivo y, a continuación, atraviesa la pared intestinal, alojándose, por último, en los tejidos, en donde se enquista de nuevo. Además de estas enfermedades, de trasmisión relativamente frecuente, las ratas pueden ser vectores también de poliomielitis, disentería, fiebre tifoidea, meningitis, etc.

Por todos los conceptos aquí enumerados, la lucha contra las ratas constituye una necesidad imperiosa, de la que, afortunadamente, se ha percatado la humanidad. Hoy día, el descubrimiento de rodenticidas supone una parte importante de la investigación general de pesticidas, y, en la actualidad, se dispone de una serie de recursos eficaces para el exterminio de los roedores.

Fuente Consultada: Revista TECNIRAMA Nª 72.

Insectos Comestibles Fuente de Proteínas Comer Insectos Gusanos

Insectos Comestibles Fuente de Proteínas
Comer Insectos

¿Sabía usted que de cada diez animales, ocho son insectos? Esto significa que, numéricamente hablando, son el grupo animal predominante sobre la Tierra. Los insectos representan del 75 al 80% de todos los integrantes del reino animal y se han descrito alrededor de un millón de especies.

Se encuentran distribuidos por todo el mundo, ocupando principalmente ecosistemas terrestres y dulciacuícolas. La mayor riqueza de especies se ubica en las regiones cercanas al Ecuador y va disminuyendo conforme se acercan a los polos. Hay 1462 especies de insectos considerados aptos para el consumo humano hasta el momento, entre ellos algunas viejas conocidas como las cucarachas, las hormigas, los grillos y las lombrices de tierra.

Insectos Comestibles Fuente de Proteínas Comer Insectos GusanosAunque nos cueste creerlo y aceptarlo, los insectos constituyen una verdadera fuente de alimentos.

El contenido proteico de un insecto, consideran do su peso seco, equivale casi al 75%, mientras que la carne vacuna, en las mismas condiciones, contiene sólo el 43% de proteínas.

Al ser el grupo animal más numeroso del planeta, los insectos constituyen la fuente ideal de alimentos para suplantar aquellos a los que estamos acostumbrados.

Ricos en minerales como el hierro y el cinc, en vitaminas y en un aminoácido como la lisina (componente de las proteínas que el organismo humano no puede sintetizar por si mismo), los insectos serían el paliativo necesario contra la falta de alimentos y la desnutrición, graves problemas que afectan al mundo.

Varios científicos están trabajando en la posibilidad de suplantar los alimentos más comunes por insectos. Robert Kok, ingeniero agrónomo de la Universidad de McGi, en los Estados Unidos, investigó la forma de encontrar fuentes de proteínas duraderas para que los astronautas consumieran en los viajes espaciales. Así fue como se llegó a pensar que se podría crear una tecnología que permitiera la producción masiva de insectos para el consumo humano.

Los insectos tienen 350 millones de años sobre el planeta, se han adaptado a los cambios geológicos sufridos por la naturaleza, tienen un potencial reproductivo enorme (si los descendientes de una sola pareja de moscas sobrevivieran durante el transcurso de un año, formarían una hilera que abarcaría la distancia de la Tierra al Sol) y podemos encontrarlos en casi cualquier rincón del mundo. Ante la magnitud de este recurso natural renovable, la humanidad no puede menospreciarlo. (Fuente Consultada: Alimentación Sana)

Este ingeniero ya logró producir en una granja grandes cantidades de alimentos sobre la base de insectos convirtiendo a los “bichitos” en verdaderas usinas proteicas. En los Estados Unidos, hay gente que consume pan, fideos y salchichas elaboradas mediante la tecnología de Kok.

Son al menos 527 clases de insectos diferentes los que se consumen en 36 países de África, como en 29 países de Asia y 23 en América.

Entre los insectos comestibles más comunes están los escarabajos, abejas, grillos, hormigas, mariposas, y como podéis observar cualquiera de ellos son muy apetecibles gastronómicamente hablando, y no lo digo mirando su aspecto, si no que, como fuente alimentaria, los insectos son altamente nutritivos, algunos tienen tantas proteínas como la carne y el pescado.

Si nos pusiéramos a pensar un poco acerca de qué comemos realmente, no tendría que darnos asco alimentarnos con un puñado de avispas o polillas, ya que otra clase de invertebrados, como los moluscos (mejillones, almejas, ostras, calamares, pulpos), y crustáceos (camarones, langostinos, cangrejos) son exquisitos platos, solicitados en las buenas mesas.

Los insectos contienen sales minerales, algunos son muy ricos en calcio, albergan vitaminas del grupo B y son una fuente importante de magnesio; además, en estado de larva, proporcionan calorías de gran calidad, ya que están conformadas por ácidos grasos poliinsaturados que no hacen daño al hombre.

Algunos insectos comestibles (en México)
Piojos
Chinches
Pulgones
Escarabajos
Mariposas
Moscas
Hormigas, abejas y avispas
Termitas
Libélulas 
Chapulines
Gusano rojo de maguey

Ventajas de comer insectos: Además, los insectos son fáciles de localizar, recolectar y almacenar, su digestibilidad es elevada y, sin necesidad de refrigerarlos, se conservan en buen estado. 

Otra ventaja de los insectos es que no pierden su valor nutritivo, puesto que generan sustancias antibióticas que los protegen mientras están vivos y, una vez capturados, no permiten su descomposición si se conservan en seco.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

PARA SABER MAS…
Curas con bichos

POLILLAS: Una vacuna contra la influenza libre de alergias
Las vacunas contra la influenza normalmente se producen cultivando virus de la influenza dentro de huevos de gallina, lo que significa que las personas alérgicas al huevo podrían desarrollar una reacción grave. Flublok, una nueva vacuna aprobada por la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, evita este riesgo al reproducir el virus presente en células derivadas del gusano cogollero del maíz (una polilla). El método se había empleado para elaborar otras vacunas, pero, hasta ahora, no para la influenza. Lo cierto es que posibilita una producción de vacunas mucho más rápida, lo cual permitiría que hubiera mayores dosis disponibles en caso de una epidemia de este padecimiento. La nueva vacuna estará lista para el año que viene.

RANAS: Combaten infecciones
Los científicos esperan desarrollar nuevos fármacos a partir de la piel de la rana parda rusa, tras descubrir que esta secreta una sustancia viscosa antimicrobiana. Como muchas ranas ‘ viven en lugares fríos y húmedos repletos de gérmenes, los científicos han teorizado que su piel sirve como coraza contra estas amenazas microscópicas. En la Universidad Estatal de Moscú extrajeron la sustancia viscosa de ranas vivas y hallaron 76 sustancias químicas nuevas con propiedades antibacterianas y antimicóticas, algunas tan poderosas como los antibióticos. Los investigadores tienen pensado colaborar con compañías farmacéuticas para producirlas de manera sintética.

ALACRANES: Destruyen el cáncer
Su veneno podría ayudar a los neurocirujanos a extirpar el tejido maligno de un modo fácil y preciso. Investigadores del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, del Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Seattle y de la Universidad de Washington combinaron un extracto del veneno que se dirige sólo a las células cancerosas con una molécula que brilla bajo una luz especial. En las cirugías para extirpar tumores cerebrales, se podría inyectar la sustancia, detectar el tejido canceroso brillante y quitar hasta el último milímetro, dejando solo tejido saludable. Estudios preliminares sugieren que la sustancia química también podría iluminar cánceres de próstata, mama, colon y algunos de piel. Los investigadores han usado esta técnica para tratar el cáncer en animales; se planean hacer pruebas con humanos a finales de este año.

MEJILLONES: Controlan el dolor de dientes
Algunos dolores se producen cuando el fuerte esmalte exterior se desgasta y deja al descubierto la dentina que se halla debajo, la cual es sensible a estímulos como el frío y el calor. Los dentífricos y chicles contra el dolor contienen minerales que protegen el esmalte, pero no se adhieren lo suficiente como para reconstruirlo permanentemente. En busca de una solución, científicos chinos recurrieron a los mejillones, que secretan un adhesivo para aferrarse a las rocas bajo el agua, y crearon una sustancia con propiedades pegajosas similares. Cuando cubrieron dientes desgastados con ella y los remojaron en un baño de minerales, estos reconstruyeron una capa protectora que fortalece el esmalte. Este hallazgo podría llevar a crear mejores productos para dientes sensibles.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

ALGO MAS…

En algunas regiones del mundo, los insectos constituyen para el hombre una fuente importante de proteínas, grasas, vitaminas y minerales. En ciertos países tropicales, en los que el régimen alimenticio es vegetariano, este aporte resulta especialmente valioso. En algunos países, la búsqueda de alimentos es una actividad continua en la vida de sus habitantes; consumen numerosos animales, desde los caracoles a los cocodrilos; pero los insectos, ya sean langostas, termes, hormigas, orugas o sastres de agua, pueden ser también fuente importante de elementos alimenticios esenciales.

El análisis de diversas clases de insectos ha mostrado que pueden suministrar cantidades asombrosas de estos elementos primordiales. Así, un análisis de hormigas blancas (termes) señala un contenido del 44,4 % de grasas y del 36 % de proteínas; 100 gramos suministran 561 calorías, de modo que se encuentran entre los alimentos más ricos, y son superiores a otros productos animales; también son ricas en fosfato y potasa, y producen un aceite incoloro muy adecuado para freír y fabricar un tipo de jabón. Otros análisis de orugas, pupas de gusano de seda, langostas y otros insectos, que se consumen bastante en algunas regiones, muestran que dichas especies poseen un alto valor alimenticio.

En Australia, los aborígenes de la zona central consumen con deleite las llamadas hormigas de miel, que son hormigas obreras transformadas, mediante una superalimentación, en ejemplares con el abdomen hipertrofiado y lleno de miel líquida, y que alcanzan un tamaño de hasta 1 cm. Los indígenas las buscan afanosamente debajo de la tierra, y cuando las hallan chupan o tragan su abdomen. Como se puede observar, desde los tiempos más remotos el hombre ha pensado en los insectos como suministro alimenticio y no se han consumido en forma popular aun por una cuestión de costumbres y prejuicios. Este tipo de alimentación se analizó como solución al problema del hambre mundial.

Insectos que transmiten enfermedades al hombre

Insectos que transmiten enfermedades al hombre
Pulgas, Moscas, Cucarachas, Chinches

Desde que el hombre se transformó en un animal social, congregándose para vivir en comunidades, los problemas médicos de combatir las enfermedades provocadas por los gérmenes se han agravado considerablemente, sobre todo en la actualidad, debido a que la facilidad de comunicaciones entre las diversas partes del mundo, en otros tiempos aisladas, crece sin cesar. Siempre que el hombre se reúne en grandes núcleos urbanos los problemas de abastecerlos de alimentos no contaminados, redes de alcantarillado adecuadas, recolección de las basuras domésticas, etc., son considerables.

Muchas de estas facetas de nuestra vida proporcionan «habitáis» (zonas donde crecen y viven) a los organismos causantes de enfermedades (patógenos), y medios adecuados para la reproducción de los insectos, siendo algunos de ellos responsables de la transmisión de ciertas enfermedades. Entre éstas se encuentran la malaria, la fiebre amarilla, la disentería, la enfermedad del sueño, la fiebre tifoidea, la poliomielitis, la filariasis, lapeste bubónica, el kala-azar y la frambesia, todas ellas transmitidas por los insectos.

Cualquier clase de suciedad, desperdicios, materias fecales, suelos mal drenados, etc., es una fuente de patógenos para los insectos, en la que pueden contaminar sus patas o su cuerpo al arrastrarse sobre ella, sus partes bucales al alimentarse o bien deglutirlos. Al trasladarse los insectos a lugares donde se conservan alimentos o entrar en contacto con seres humanos, pueden infectarlos con los gérmenes patógenos.

Los insectos que succionan la sangre (por ejemplo, los mosquitos), pueden tomar organismos patógenos al picar a una persona infectada, y, después, trasladarlos, por el mismo sistema, a cualquier otro ser humano. Cada una de las numerosas clases de insectos existentes tiene su propio género de vida —variando considerablemente SU alimento, su «habitat» y sus ciclos vitales—.

Muchos insectos son carnívoros, capturando y devorando presas animales; otros son herbívoros o se alimentan de detritos, y muchos viven como parásitos, bien de forma permanente, o en estrecha relación con el huésped. También varía mucho la manera de conseguir el alimento, desde los que poseen partes bucales cortantes, que penetran en los tejidos animales y vegetales para succionar sus jugos, o los que poseen una conformación bucal adecuada para picar, hasta los que, simplemente, chupan los alimentos.

Los adultos pueden ser nocturnos (por ejemplo, cucarachas), ocultándose en lugares oscuros y húmedos durante el día: algunos tienen una vida prolongada, y otros viven sólo unos pocos días u horas. La vida de las larvas puede desarrollarse en el .agua, en el suelo, sobre plantas o animales, o en la materia vegetal en descomposición.

Es evidente que si un insecto puede ser considerado como portador o «vector» de organismos causantes de enfermedades, presenta un interés extraordinario conocer todos los aspectos de su vida y anatomía, mediante la investigación de las partes de su cuerpo que transportan los patógenos, el ciclo vital de éstos en el interior de su cuerpo (en los casos adecuados), y localizando otros animales que puedan actuar como portadores temporales.

Sólo un conocimiento de éstos y otros muchos factores puede conducir a unas medidas de control eficaces, eliminando los lugares en que se reproducen, evitando el contacto entre el insecto y el hombre, mediante el empleo de cremas repelentes o colocando redes sobre las camas, y reduciendo el nivel de las poblaciones de insectos a valores tolerables, mediante el uso de insecticidas. Las formas en que los insectos pueden transmitir enfermedades al hombre son muy complejas.

En primer lugar, su simple presencia o ataque puede ocasionar molestias o producir enfermedades, clasificándose en este tipo el arador de la sarna (ácaro). que no es un insecto sino un arácnido, y los «gusanos tornillo» (screw-worm), larvas de ciertos tipos de moscas sudamericanas de la carne (familia Callifóridas). Algunos insectos producen daños accidentales en los órganos de los sentidos; otros causan intensos picores y reacciones alérgicas, como las provocadas por los piojos, aguijones de las abejas y picaduras de garrapatas (arácnidos) y moscas borriqueras, siendo corriente que la naturaleza de ciertas personas intensifique las reacciones a estos ataques.

Las moscas y otros insectos que se posan sobre alimentos en descomposición, plagados de gérmenes, y luego los trasladan a nuestros alimentos por simple contacto, defecando o vomitando sobre ellos, constituyen Un vehículo de contaminación conocido como transporte mecánico. También se puede clasificar, dentro de este grupo, insectos tales como la mosca del caballo, cuando recoge gérmenes patógenos al picar un animal o persona enferma y los transporta en su trompa hasta atacar de nuevo a un individuo sano.

Otro tipo más complejo de relaciones entre el insecto, la enfermedad y el hombre se da cuando los gérmenes se multiplican en el propio insecto sin grandes cambios de forma, como ocurre con pulgas que ingieren sangre de ratas enfermas. Pero el mejor ejemplo para ilustrar la complejidad de las relaciones alcanzadas en este campo lo constituye la transmisión de la malaria por el mosquito anofeles. Entre los mosquitos más comunes, se encuentran el Culex y el Anopheles, distinguiéndose ambos por la manera peculiar que tienen de posarse sobre la pared.

El mosquito común descansa con el cuerpo y las alas recogidas, próximas a la pared; el anofeles, en cambio, coloca su cuerpo y alas oblicuamente, separándolos de

VARIEDADES DE INSECTOS
CUCARACHAS. Sus órganos bucales están dispuestos para morder y masticar; consumen una gran variedad de alimentos, pero muestran preferencia por las materias feculentas y azucaradas. Dejan un rastro de alimentos semi-digeridos y heces, que pueden estar contaminados con patógenos. En las cucarachas silvestres, se ha encontrado la «Entamoeba» (protozoo del tipo «Amoeba«, causante de la disentería), así como muchas especies de bacterias y cepas de poliovirus. El mejor método para librarse de las cucarachas es mantener una limpieza extremada en los lugares destinados a almacenar alimentos, eliminando los sitios que ellas eligen para ocultarse —grietas, lugares húmedos, etc.—. Muchas especies de cucarachas son muy resistentes a los productos químicos, fenómeno denominado «resistencia», que se está desarrollando en otros muchos tipos de insectos de importancia económica, y que parece agudizarse por un uso inapropiado de los insecticidas químicos.

cucaracha

ESCARABAJOS. Forman el grupo más numeroso de insectos, pero su importancia médica es escasa. Algunas especies (por ejemplo, «abejorros») pueden albergar gusanos parásitos.

abejorro

CHINCHES. En este grupo se incluyen las chinches de las camas y los reduvios (o vinchucas). Los primeros son insectos chupadores de sangre, entre los que se encuentran especies que atacan al hombre. Experimentalmente, se ha demostrado que la chinche de las camas «Cime lectularius» puede transmitir patógenos de la peste y de algunas otras enfermedades, pero no existen pruebas de que esto suceda en su medio natural. Ciertos reduvios son chupadores de sangre; en Sudamérica el «Panstrongylus» y el «Triatoma» son responsables de la transmisión de la enfermedad de Chagas, caracterizada por la hinchazón de los párpados y la cara. El organismo patógeno se propaga en las heces del insecto y se puede combatir desinfectando los distritos habitados con hexaclorociclohexano (H.C.H.).

vinchuca

PIOJOS. Estos insectos transmiten los patógenos de enfermedades tales como la fiebre relajante, el tifus y la fiebre de las trincheras. El piojo humano («Pediculus humanus«) es una plaga especial que produce una irritación enérgica en la piel, con sus constantes picaduras, y puede transmitir la fiebre relajante y el tifus. Los piojos masticadores pueden transmitir los cestodos de la vejiga de la orina de los perros a seres humanos.

MOSCAS. Las moscas auténticas (Orden «Díptera» = dos alas) forman el grupo más importante de insectos, desde un punto de vista médico. La llamada «mosca de los ríos» transmite el gusano «Onchocerca» productor de la oncocercosis, enfermedad común en algunas partes de África y del centro y sur de América, que es responsable de la ceguera total, en una alta proporción de las personas atacadas. Otros dípteros nematóceros son portadores del virus de la fiebre «de los tres días», de la «verruga peruana», y del protozoo causante del kala-azar (c mal del bazo), enfermedad mortal si no se trata adecuadamente.

mosca

Estos dípteros, del género Phlebotomus, tienen gran importancia, sus picaduras son muy dolorosos, y, a menudo, sus consecuencias son fatales. Las larvas se reproducen en las corrientes, por lo que se pueden combatir con medidas sanitarias adecuadas, mostrando gran eficacia el D.D.T. (hoy ya reemplazado) en pequeñas concentraciones en las corrientes acuáticas y las pulverizaciones en aerosol de este mismo producto para controlar las poblaciones de adultos sobre el terreno.

Pero los dípteros más importantes, desde un punto de vista médico, son los mosquitos, que también causan grandes pérdidas a la economía. Ellos son los únicos portadores de los diversos tipos de malaria, fiebre amarilla y dengue, calculándose que, hace pocos años, unos doscientos millones de la población mundial padecían la malaria.

Las hembras de los mosquitos son «chupadoras de sangre», y transportan los organismos patógenos a sus huéspedes al nutrirse. Su «habitat» preferido son las regiones tropicales y subtropicales, pero también se encuentran en zonas de clima moderado y en las regiones polares nórdicas. Como sus larvas son acuáticas, el mejor medio de eliminarlos es sanear, mediante drenajes adecuados, los pantanos y charcas, a fin de privarlos de sus lugares de reproducción.

mosquito

El amplio uso del D.D.T. (hoy ya reemplazado) en sus zonas de reproducción, casas y demás Jugares, demostró gran eficacia para combatirlos; pero, últimamente, la aparición cada vez más abundante de estirpes resistentes y los daños que su aplicación ha causado a la vida silvestre han determinado que su aceptación sea menor. Las emulsiones de piretrinas en petróleo se muestran también muy eficaces y son menos dañinas a otras formas de vida. También se pueden reducir las poblaciones de mosquitos, repoblando las charcas con ciertos tipos de peces (Leuciscos, Gambusia, etc.) que devoran sus larvas (peces larvìfagos).

Los mosquitos también transmiten los patógenos de la fiebre del valle del Rift y las larvas de los gusanos nemátodos responsables de la filariasis.

Las picaduras de los tábanos son muy dolorosas, y existen pruebas de que algunas especies transmiten el bacilo del ántrax y varios gusanos dañinos. También se ha demostrado que el «Treponema», productor de la frambesia, es transmitido por algunos tipos de mosquitos.

Las moscas comunes e insectos relacionados con ellos (por ejemplo, las moscardas) son vectores importantes de organismos que causan enfermedades. Los alimentos estériles, con los que las moscas entran en contacto, pronto se ven invadidos por las bacterias, en particular, estafilococos. También pueden ser transmisores del bacilo del ántrax de los patógenos del tifus, paratifus, infecciones intestinales, frambesia, tuberculosis y poliomielitis, lo que no es sorprendente, ya que las moscas aman la suciedad, comiendo y reproduciéndose en la materia en descomposición, estiércol, basuras y otros desperdicios.

Es indudable que depositan los patógenos al caminar sobre nuestros alimentos, y una limpieza eficaz y dispositivos domésticos de «eliminación» de basuras adecuados son de capital importancia para su control. Las moscas tsetse habitan en el África tropical, en la que cubren una zona de unos 13 millones de kilómetros cuadrados, alimentándose, tanto el macho como la hembra, de sangre. Estos insectos no sólo transmiten los tripanosomas de la enfermedad del sueño al hombre, sino que también atacan a los animales domésticos —en especial, al ganado— no siendo posible, por ello, mantener rebaños de ganado vacuno en algunas zonas de África.

El problema de su eliminación se complica porque muchos animales salvajes son portadores de los tripanosomas de la enfermedad del sueño. Para combatirla, se ha empleado el D.D.T. (hoy ya reemplazado) y el hexaclorociclohexano pulverizados sobre los «hebitats» de los adultos, así como la destrucción de los matorrales, por medios mecánicos o por el fuego.

PULGAS. Estos insectos son portadores importantes del «Pasteurella», agente responsable de la peste, siendo eficaz para combatirlas los espolvoreos con D.D.T. (hoy ya reemplazado) al 10 %.

Ver: Vida de las Arañas