Primeros Químicos

Historia del Lápiz Origen, Madera Usada y Fabricación

Breve Historia del Lápiz
Madera Utilizada, Dureza  y Fabricación

Los orígenes del lápiz, tal como lo conocemos actualmente, remontan a 400 años atrás. Hasta aquella época, para dibujar se utilizaba una pequeña vara hecha con una aleación de plomo y estaño. Hoy, al mirar ese estilo (especie de punzón), podemos pensar, con justa razón, que fue la primera forma del lápiz actual.

Los romanos empleaban el plúmbum que era un pequeño disco de plomo con que escribían sobre los pergaminos. En el año 1565, unos obreros ingleses que trabajaban en una cantera de Cúmberland hallaron, por casualidad, una substancia negra, de aspecto metálico, no muy consistente y grasienta al tacto.

Más tarde este producto se llamó plombagina, o mina de plomo, o grafito. En realidad no contiene ni rastros de plomo, pero sí 90 a 96 % de carbono y 4 a 10 % de óxido de hierro. En el año 1600, los ingleses tuvieron la idea de fabricar, con esos grafitos, unos pequeños cilindros que luego encerrarían en una funda de madera. Éstos fueron los primeros lápices «modernos.» Desde ese momento su fabricación fue perfeccionándose no solamente en Inglaterra sino también en muchos otros países.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/grafito.jpg

Grafito, una de las tres formas alotrópicas del carbono; las otras son el diamante y el carbón.
El grafito también se llama plumbagina o plomo negro.

En 1795 fueron fabricados los lápices con plombagina artificial. El francés Conté concibió la idea de mezclar plombagina con arcilla purificada. Después transformó ese polvo en una pasta homogénea y con ella llenó unos finos moldes de madera.

Pero solamente ahora, con los progresos mecánicos y químicos, el lápiz se ha perfeccionado, siendo su uso universal. A medida que el dibujo industrial se ha ido extendiendo, el instrumento indispensable para esa tarea se multiplica y diversifica a fin de responder a las exigencias siempre nuevas y variadas.

Así han surgido los lápices duros, blandos, para dibujo, para copiar, de trazo indeleble o no. Alemania ha sido un país reputado como productor de lápices de calidad, pero actualmente existen excelentes fábricas en muchas partes del mundo.

El procedimiento de fabricación comprende dos fases: una se relaciona con el alma del lápiz, llamada corrientemente «mina»; la otra se refiere a la varita de madera que contiene la mina. La mina negra se fabrica en base a una escala que incluye 17 graduaciones si se trata del tipo fino para dibujo, y de 3 a 5 para tipos corrientes.

Esas graduaciones indican la dureza de la pasta según la constitución de la misma, la dosificación de la materia grasa y fe temperatura de cocción. Se empieza por amasar suavemente el grafito con la arcilla: luego se incorporan las materias grasas y las gomas adhesivas. Se obtiene así una pasta fina la que, después de otras manipulaciones, pasará repetidas veces entre los rodillos de una máquina que pulverizarán las menores impurezas.

Cuando la pasta está perfectamente homogeneizada, se vuelca en unos filtros especiales y luego se estira con prensas hidráulicas de gran poder. De aquí las minas salen como largos hilos tubulares.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/clasificacion_lapiz.jpg

Graduación moderna dureza de las minas de lápiz: B es blanda y H dura, por ejemplo la mas blanda es la 4B y la mas dura 4H.

Terminada esa operación se las coloca en unos estantes de madera para su estacionamiento. Al final se cortarán según la medida deseada. Hasta ese momento, las minas son crudas; para utilizarlas deberán soportar una cocción a 800° centígrados.

El engrase es la última operación. Las minas ya cocidas se tratarán con emulsiones preparadas con cera, grasas vegetales y animales, para que tengan resistencia, blandura y fluidez.

Para conseguir minas indelebles se mezclarán substancias colorantes sintéticas básicas: talco muy fino, goma tragacanto y sales de ácido esteárico y oleico. Esa mezcla deberá ser sometida a un largo calandrado para obtener una homogeneidad perfecta. Después se la somete al secado a 40° centígrados sin hacerla cocer. Las minas producidas con esta mezcla se engrasarán con emulsiones especiales.

Análogo procedimiento se emplea en la fabricación de lápices de color. Pero en vez de los colorantes sintéticos básicos, se emplearán colorantes minerales y la operación de engrase se cumplirá antes del amasamiento.

En otros talleres se prepara la madera.

Para lápices de calidad superior y, por supuesto, de precio elevado, se utiliza el cedro colorado de América, enebro de California u otros árboles de fibras compactas y, al mismo tiempo, blandos y fáciles de cortar.

Pero, cuando se preparan fundas para lápices más baratos se emplea madera de bajo precio como el tilo y el aliso que, sin poseer las virtudes de las maderas antes mencionadas ni su hermoso color natural, dan un resultado satisfactorio. Toda la madera destinada a la fabricación de lápices deberá cortarse a escuadra y en tablillas de diferentes tamaños. Deberá asimismo estacionarse durante largo tiempo.Estas tablillas serán llevadas a una máquina que grabará en cada una pequeños surcos calibrados, en los cuales las minas tendrán exacta cabida.

Otra máquina untará la acanaladura con cola muy adhesiva para que se produzca la unión entre madera y mina. Cada mina será ajustada en la estría que le corresponda. Sobre la primera tablilla, en la que estará la mina pegada en su acanaladura, se colocará otra cuyas hendiduras corresponderán exactamente a las de las tablillas inferiores.

Terminada esta operación, las tablillas que encierran ahora las minas son sometidas a un proceso de refinación. Puestas en pilas bien ordenadas, Tas tablillas sandwiches se pondrán en prensas especiales donde permanecerán durante 24 horas para asegurar el encolado.

Muy importante es el procedimiento de perfilación confiado a máquinas complejas y delicadas, que separarán las varillas, a fin de que cada una contenga una sola mina encerrada en su correspondiente estría.

Perfiladas en la forma requerida (redonda o facetada) las varillas son luego alisadas eliminándose toda aspereza. Pasan después al barnizado que se hará según el aspecto que se quiera dar al lápiz: opaco, brillante, jaspeado, etc.

Secciones especiales afilarán las minas; otras confeccionarán minas destinadas a los lápices automáticos. No olvidaremos por fin la sección empaque que procederá a embalar el producto terminado enviándolo a los lugares de consumo.

Actualmente las fábricas de lápices trabajan en forma intensa y continua. El lápiz ya no es sólo artículo para escolares; ha llegado a ser imprescindible en oficinas, talleres, fábricas y en los más humildes hogares.

En la actualidad el lápiz tiene cada vez menos uso, debido a lo nuevos sistemas electrónicos de comunicación, diseño, etc. Una variedad práctica del lápiz consiste en el portaminas, que no es más que un lápiz de plastico o metalico huevo en su interior, por donde corre una mina de grafito que es sujetada por pequeñas mordazas en un extremo. A medida que se consume la mina, se la puede ir regulando con una simple presión en el otro extremo. Las minas vienen de diversos diámetros,largos y durezas. Abajo observamos el extremo de un portaminas

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/portamina.jpg

FABRICACIÓN MODERNA DE LAPICES

Fuente Consultada:
LO SE TODO Editorial Larousse Tomo V –  Historia del Lápiz –

Diferencia entre Arquitectura y Urbanismo Conceptos Básicos

Diferencia entre Arquitectura y Urbanismo Conceptos Básicos

Para establecer, concretamente, la diferencia entre Arquitectura y Urbanismo, nada mejor que determinar sus respectivos campos tomando en cuenta la definición lexicográfica de cada palabra. Según el Diccionario de la Lengua, la Arquitectura -«arte de proyectar y construir edificios»- tomó su denominación del latín, el cual, a su vez, adoptó ese término del idioma griego.

urbanismo

El urbanismo constituye la organización u ordenación de los edificios y los espacios de una ciudad acorde a un marco normativo. Es por tanto una disciplina que define teniendo en cuenta la estética, la sociología , la economía, la política, la higiene, la tecnología, el diseño de la ciudad y su entorno. Se ocupa tanto de los nuevos crecimientos como de la ciudad ya existente y consolidada a fin de mantenerla o mejorar sus infraestructuras y equipamientos.

Para los griegos, el vocablo que servía para designar a quien profesaba o ejercía la arquitectura estaba integrado por dos partes, de significación’ muy precisa: el verbo «mandar» y el sustantivo «obreros». O sea que el arquitecto era, fundamentalmente, quien «mandaba a los obreros».

También especifica el diccionario de nuestro idioma cuáles son las distintas posibilidades de la Arquitectura: «civil» -dice- es la que se encarga de «construir edificios y monumentos públicos y particulares»; «hidráulica», la que se ocupa de «conducir y aprovechar las aguas o de construir obras debajo de ellas»; «militar», será el «arte de fortificar»; «naval», el de «construir embarcaciones», y «religiosa», la que se dedique a hacer «templos, monasterios, sepulcros y demás edificios de carácter religioso».

La Real Academia Española, en su Diccionario oficial, se expide, en cambio, del siguiente modo sobre los alcances del Urbanismo. Es el «conjunto de conocimientos que se refieren al estudio de la creación, desarrollo, reforma y progreso de los poblados, en orden a las necesidades materiales de la vida humana».

Es decir que la Arquitectura se refiere a un edificio público o privado, a la casa donde vivimos, a un puente o a un camino, mientras que el Urbanismo estudia la acción conjunta de tales valores arquitectónicos y su organización general, en función del más humilde villorio o de la ciudad más cosmopolita y lo hace desde el punto de vista comunitario.

De ahí que, aunque las historias que señalan la evolución de tales disciplinas a través del tiempo puedan parecer difereiv tes, son, en el fondo, análogas y, lo que es más importante, complementarias.

La Arquitectura no puede funcionar separadamente, porque carecería de sentido social. Así lo señaló, entre otros, el arquitecto italiano contemporáneo Bruno Zevi en su ya mundialmente famoso libro «Saber ver la Arquitectura».

Y tampoco el Urbanismo tendría sentido si no manejase sus conceptos básicos en torno a los principios de la arquitectura civil, hidráulica, militar, naval y religiosa.

Ver: Caracteristicas de la Arquitectura Moderna

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°2  – Arquitectura y Urbanismo Edit. Cuántica

La Dispersión de Semillas Mecanismos Objetivos Aire y Agua

¿PORQUE SE DISERSAN LAS SEMILLAS?: MÉTODOS Y OBJETIVOS

Las adaptaciones de las plantas a un modo de vida concreto o a una situación determinada es más difícil de observar que la de los animales. Los animales se mueven y resulta posible observar cómo actúan, cómo usan ciertos órganos y cómo se comportan cuando realizan sus funciones ordinarias. Hay, no obstante, muchas señales externas que permiten seguir las adaptaciones de las plantas y conocer sus actividades.

Todo el mundo ha visto cómo flotan en el aire las flores de los cardos o del diente de león, y cómo caen, a cientos, los frutos del arce apenas el viento agita sus ramas. Otro tanto ocurre con los llamativos frutos del acebo o del espino, de característico color rojo. Todas estas señales nos indican que las plantas han cumplido con su tarea de producir semillas. Éstas contienen embriones que, al desarrollarse, dan lugar a nuevas plantas, que, a su vez, vuelven a producir semillas. De esta manera cada especie asegura su supervivencia.

Las semillas de las plantas silvestres, abandonadas a sí mismas, corren muchos riesgos y, en su mayoría, no consiguen sobrevivir. Para contrarrestar ese riesgo, foseen los medios para reproducirse en gran número. Muchas plantas (por ejemplo: la mostaza, especies de la gramínea Agrostis, etc.) están constituidas de tal forma que producen una infinidad de semillas muy pequeñas; de éstas, sólo un grupo muy reducido (a veces en proporción inferior a 1:1.000) llega a germinar.

dispersion semillas

Las plantas no pueden críar a sus hijos, por lo que debe aseguarrse que las semillas que producen alcanzan un buen lugar para desarrollarse y crecer. Si las semillas simplemente cayeron al suelo bajo su planta madre, podrían tener dificultades para crecer. Por ejemplo, los animales podrían encontrar fácilmente estos depósitos y destruirlos; las semillas, al nacer, estarían tan amontonadas que tendrías que luchar entre sí por la luz, el agua, las sustancias minerales.

De hecho, en la vegetación natural, en la que el número de individuos no parece aumentar con el tiempo, cada individuo debe producir, por término medio, un solo descendiente. Si sucediese de otra forma, el número de los seres vivos iría creciendo hasta el infinito, y la tierra sería rápidamente insuficiente para contenerlos. De la regulación del número de individuos se encarga la selección natural (competencia y lucha por la vida).

Si las plantas que germinan se hubieran limitado a caer cerca de las plantas maternas, sus probabilidades de sobrevivir serían pocas. Los animales podrían encontrar fácilmente estos depósitos y destruirlos; las semillas, al nacer, estarían tan amontonadas que tendrías que luchar entre sí por la luz, el agua, las sustancias minerales, etc., y las enfermedades se propagarían entre ellas rápidamente.

Mientras, amplios territorios quedarían libres. Por otra parte, si la planta no se extendiese ocúpando nuevas zonas, y quedase localizada enratn lugar reducido, podría ser destruida de una vez para siempre por una catástrofe local o un cambio en las condiciones climáticas.

Se conocen, de hecho, ajgánas importantes emigraciones de plantaren períodos geoló-gicos,.shtiguos, debidas a cambios climáticos. Dorante el período cuaternario, las cuatro grandes épocas glaciales, períodos de intenso frío, hicieron «emigrar» hacia el sur a muchas plantas que necesitaban calor.

Estas «emigraciones», como es lógico, se desarrollaron a lo largo de miles de año. La flora de Norteamérica es más rica en especies que la de Europa (aunque ambas poseen elementos parecidos) debido, seguramente, al hecho de que en Norteamérica muchas especies pudieron escapar hacia el sur, a través del istmo de América Central; en Europa, en cambio, con la retirada cortada por el mar, no cupo este recurso. Ésta es la razón de que en Europa falten muchas especies de plantas (magnolia, buganvilla, etc.) norteamericanas que, al ser trasplantadas por el hombre, se adaptan con facilidad a las condiciones del clima europeo.

El hecho de que las plantas puedan esparcir o dispersar sus semillas —unas veces a grandes distancias; otras, a sólo unos centímetros— utilizando para ello una gran variedad de recursos, hace que aumenten considerablemente sus posibilidades de supervivencia.

Para lograr dispersar sus semillas, las plantas utilizan como vehículo
al viento, a los animales y al agua.

CON EL VIENTO: Las semillas pueden dispersarse por sí mismas o ser llevadas con el fruto. En algunos casos, toda la planta puede servir de vehículo para la dispersión. Éste es el caso de algunas «rastreras» (salsola), que se dan en lugares secos.

dispersion de semillas en el desierto

La planta, al morir y secarse, se desprende del suelo y es arrastrada por el viento. Tiene, en ese momento, debido a que sus ramas secas están contraídas y curvadas, la forma aproximada de una bola. Puede ser trasportada en estas condiciones por el viento, que la hace rodar por el suelo; al chocar con éste, las semillas se van esparciendo. Este tipo de dispersión es muy corriente en aquellos lugares donde la vegetación ralea, y los espacios son abiertos (el desierto, por ejemplo), pudiendo recorrer las plantas grandes distancias.

Las semillas a las que el viento dispersa aisladamente, las de las orquídeas y la digitalis, entre otras, suelen ser muy ligeras. Estas semillas no tienen ninguna propiedad especial, dispersándose con facilidad por su poco peso; otras semillas, en cambio, pueden presentar «alas». Éste es el caso de los frutos del pino, fresno, olmo y arce.

Algunas plantas, como el diente de león, el cardo lechero (Sonchus), la clemátide, el algodón, el sauce y el chopo, presentan unas prolongaciones pilosas en sus semillas o frutos, que les sirven de paracaídas para retardar su caída. De este tipo son los típicos «vilanos», muy frecuentes en la familia de las compuestas, que suelen consistir en una serie de pelos plumosos dispuestos alrededor de un vastago, en forma de cono.

dispersion de semillas villanos

En algunas plantas tropicales (Myzodendron) estos pelos pueden tener hasta 13 cm. de longitud. Los «vilanos» trasportan mejor las semillas que las «alas»; estas últimas, sin embargo, suelen estar asociadas con semillas más pesadas. En algunas plantas, como la escabiosa (flor de viuda), el aparato de vuelo, que recuerda por su forma a los «vilanos», tiene una consistencia membranosa. A veces, el aparato de vuelo sirve también para fijar la semilla a determinados animales; son complicados (así, el ramificado de los Cometes, expresivo nombre que recibe una planta tropical).

Los «vilanos» pueden trasportar la semilla muchos kilómetros. A veces están dispuestos de tal forma que, al cabo de algún tiempo, se desprende el aparato volador del resto del fruto. En muchas plantas compuestas las brácteas que rodean el capítulo con los frutos se cierran o se abren, según la humedad atmosférica, permitiendo sólo que los vilanos puedan volar cuando hace buen tiempo.

El delicado aparato plumoso pierde su eficacia si llega a mojarse por la lluvia. Los aparatos voladores formados por expansiones en forma de alas son también de gran diversidad. Los hay de una sola «ala», caso del pino, el abeto y el fresno.

En el arce, dos semillas juntas, provistas cada una de su «ala», pueden funcionar a modo de hélice. Este dispositivo sirve para que las semillas, una vez en el suelo, puedan ser elevadas por las corrientes ascendentes de aire. Algunas plantas tropicales presentan dispositivos con tres, cinco y hasta nueve alas. En algunas plantas, como la amapola y ciertas campanillas, existen los llamados mecanismos de incensario.

semillas de arce en forma de ala

Las semillas están contenidas en una cápsula (el fruto) que se abre formando agujeros o dientes. En otros casos, la cápsula se abre a lo largo. Cuando las cápsulas son colgantes, basta con una ligera brisa para que se esparzan las semillas. Si las cápsulas están sobre tallos erectos pero algo flexibles, como ocurre en las amapolas, las semillas pueden ser lanzadas por el tallo, al recuperar éste la postura vertical que le había hecho perder el viento. A veces, la cápsula se comporta de un modo muy peculiar, como es el caso de algunas especies alpinas de linaria.

Esta planta crece a una altura bastante elevada de las montañas, sobre terrenos muy escarpados entre las grietas de los peñascos. El pedúnculo floral crece en dirección a la luz, es decir, apartándose de la pared rocosa de donde brota la planta. Al madurar, la cápsula se orienta en dirección contraria, o sea, hacia la roca y sus grietas, depositando las semillas por aquella parte.

CON EL AGUA: Hay relativamente pocas plantas cuyos frutos o semillas se adapten a la dispersión por medio del agua. Esto está prácticamente reservado a las plantas acuáticas o a las de ribera. El agua de lluvia, sin embargo, desempeña un papel importante en la dispersión de numerosas plantas, cuyas semillas arrastra, y lo mismo ocurre en los regadíos, cuya agua es un vehículo de expansión para numerosas malas hierbas.

Algunas plantas, como el cocotero, el aliso y el lirio acuático, tienen medios especiales con los que sus frutos son trasportados por el agua. El coco (que es un fruto de drupa) tiene una cubierta externa fibrosa en forma de crin, que es eliminada en las fruterías antes de exponer los frutos para la venta. Esta cubierta, que retiene gran cantidad de aire, es muy ligera y permite que flote el fruto.

dispersion semillas

Lirio Acuático, usa el agua para dispersar sus semillas

El coco puede, así, navegar por el mar muchos kilómetros. El cocotero parece ser oriundo de Malasia; es posible que esta planta se aclimatase en la costa oriental de África y en muchas islas tropicales, después de que sus frutos fueron arrastrados hasta allí por las corrientes.

Las semillas del lirio acuático, o ninfea, tienen una cubierta esponjosa —el arilo— con numerosos huecos llenos de aire; esto les permite flotar y alcanzar distancias considerables. En algunas especies del mismo género se da un fruto colectivo, que flota, a modo de barquito, acarreando muchas semillas.

LOS ANIMALES: Los animales desempeñan un papel importante en la distribución de las semillas. Muchas plantas tienen semillas en el interior de frutos carnosos y brillantemente coloreados, para atraer a los animales. Las semillas, de ordinario, están protegidas por una cubierta fuerte. La parte dura no es ingerida por los animales, que se limitan a picotear o mordisquear la parte carnosa, abandonan el resto.

animal comiendo frutas

Lemur comiendo un fruto

En el muérdago, la carne del fruto es pegajosa y se adhiere al pico de los pájaros que se alimentan de ella. Así quedan pegadas algunas semillas, y, cuando el pájaro se limpia los restos de comida en una rama, las semillas quedan . allí, y pueden germinar como parásitas del árbol.

Como es sabido, el muérdago vive sobre las ramas de distintos árboles, introduciendo en los tejidos de éstos unas «raíces», chupadoras, con las que absorbe la savia.

Por otra parte, sucede a veces que el animal traga todo el fruto, digiere la parte carnosa, y la dura pasa sin afectarse a través del tubo digestivo para ser expulsada con las heces en otro sitio. La parte dura de la semilla puede quedar ablandada por la acción de los jugos digestivos.

ave comiendo frutos

Entonces germina fácilmente. Pero muchas semillas desaparecen,digeridas por los mamíferos (que las rompen con sus dientes) o por los pájaros, que las parten con sus picos y las trituran con sus mollejas (buches). La porción carnosa de los frutos puede desarrollarse a partir de elementos muy distintos.

En las drupas (cereza, acebo, ciruela, damasco) y en las bayas (uva, muérdago, naranja) se forma en la pared del ovario (todos los nombrados son verdaderos frutos). En los pomos (por ejemplo: manzana), en la fresa, y en el escaramujo de la rosa, la carne se forma del receptáculo, que se hincha enormemente (todos ellos son falsos frutos). El color brillante, el aroma, el sabor y las propiedades alimenticias de los frutos, tienen como objeto la atracción de los animales, y hacen más fácil la dispersión de las semillas.

En ocasiones, la misma semilla puede ser carnosa. En el tejo, por ejemplo, la semilla posee un arilo brillantemente coloreado de rojo, que se desarrolla después de la fecundación. Algunas semillas, como las del ricino, contienen en un extremo pequeños corpúsculos de naturaleza carnosa y grasienta. Esta parte de la semilla parece que atrae a las hormigas, que desempeñan un papel importante en la dispersión. Algo análogo puede observarse en las semillas de celidonia.

Muchos frutos y semillas se adhieren, por medio de ganchos, a la piel de los animales que pasan cerca. Este tipo de frutos lo encontramos en el cadillo (Xanthium), que tiene toda la superficie recubierta de pequeños anzuelos retorcidos. Por su facilidad para engancharse, los niños lo emplean en los juegos como proyectil que se enreda firmemente en los jerseys o en el cabello.

A causa de los ganchos, algunos frutos son trasportados por las ovejas prendidos en la lana, y son una seria preocupación para los ganaderos por el desprecio que este defecto supone para la lana esquilada. En las lanas importadas de países lejanos se encuentra siempre una variedad de extrañas semillas de esta clase. Parecidos, en cuanto a sus efectos, son los aguijones de muchas umbelíferas y las barbas de las gramíneas, como las de la cebadilla de ratón. En la agrimonia, la parte superior del receptáculo se encuentra cubierta de ganchos.

Otras semillas consiguen el trasporte por medio de la adherencia con una sustancia. Cuando se humedecen, las semillas del llantén y del pan de pájaro se vuelven pegajosas. Entonces se adhieren a las plumas de las aves y al pelo de los mamíferos. Hay otras semillas, como la camelina, que utilizan esta propiedad adhérente para fijarse al suelo para la germinación. Algunos animales dispersan semillas y frutos con las patas. Las aves acuáticas recogen semillas adheridas al barro y luego las trasportan.

A veces, las semillas se proyectan a distancia por medio de un mecanismo explosivo. La dispersión tiene lugar por un desecamiento desigual de la pared del ovario, o por su saturación con agua. Cuando ocurre el desecamiento desigual, se desarrollan tensiones que producen una ruptura violenta del fruto. Entonces, las semillas se disparan a una cierta distancia de la planta madre. Éste es el medio que utilizan para su dispersión las legumbres, como el guisante.

El jaramago y la violeta disponen de mecanismos parecidos para la abertura de sus frutos. En las flores maduras de los geranios silvestres (que no son muy parecidos externamente al «geranio» cultivado, o pelargonio) se distinguen perfectamente unas curiosas catapultas encargadas del disparo de las semillas. Muy parecidas son las de los «picos de cigüeña» (Erodium).

Mecanismos explosivos de otro tipo se observan en la bolsa de pastor y en las oxalis. En un árbol de América tropical, llamado salvadera, las diferencias de tensiones entre los tejidos producen un violento desgarro de los frutos, con la proyección de las semillas hasta 14 metros de distancia. Es curioso comprobar que, en las plantas que poseen semillas aplastadas y mecanismo proyector, las semillas están en la cápsula de forma que son lanzadas al aire de canto y no de plano. La balsamina emplea para el lanzamiento de las semillas la elasticidad de los segmentos a que queda reducida su cápsula después de abrirse.

En el caso del pepinillo del diablo, planta muy frecuente en el sur de Europa, en los campos sin cultivar y a orillas de los caminos, la explosión se verifica por las tensiones internas del fruto, que se llena de agua a una cierta presión. El extremo del fruto, junto a la inserción del pedúnculo, se va debilitando con la madurez, hasta que se desprende, expulsando las semillas con gran violencia por el orificio resultante. Se puede provocar fácilmente la «explosión» de los frutos tocándolos con un palo. En los días de verano, puede oírse la explosión de los frutos desde larga distancia.

dispersion semillas

Mecanismo explosivo: (a) Frutos de jaramango, antes y después de estallar; (b) vainas del laburno; (c) cápsula de violeta antes y después de estallar; (d) cápsula de balsamina antes y después de estallar.

dispersion semillas

Dispersión por el viento – Mecanismo de incensario», (a) Cápsula de amapola; (b) cápsula de boca de dragón; (c) cápsulas de coronaria; (d) cápsula de nigela.

GERMINACIÓN
Por la acción de las heladas, del calor del sol y del viento, el suelo se seca y se agrieta. La lluvia lleva las semillas, al interior de las fisuras. Por otra parte, muchos de los habitantes del suelo (lombrices, hormigas) introducen las semillas en sus túneles. Hay semillas que poseen adaptaciones especiales para introducirse en la tierra. Algunas especies de Stipa (gramínea de sitios desérticos) desarrollan un resorte formado por circunvoluciones de la barba. Este resorte es higroscópico, se distiende al humedecerse, y hace rotar a la semilla sobre su eje longitudinal.

La semilla tiene forma de huso, con una punta aguda en su extremo inferior. Parece que el movimiento de rotación hace que la semilla penetre en el suelo, cuando la tierra está blanda y húmeda. Estas semillas pueden herir a los carneros que pastan junto a la planta madre.

Otros frutos se anclan en el suelo con pelos o ganchos. En el caso de la castaña de agua, el mecanismo de anclaje formado por grandes espinas es muy eficaz para retener al fruto en el fondo de los cursos de agua, permitiendo la germinación, a pesar de los movimientos de las corrientes.

Los granos de la avena aumentan de longitud cuando se hinchan, y así penetran en el suelo húmedo. Muchas semillas quedan cubiertas por las hojas muertas y otros despojos. Las ardillas y el arrendajo facilitan la siembra de muchas semillas forestales, enterrándolas.

El arrendajo, especialmente, parece tener mala memoria y olvida con frecuencia sus depósitos, en beneficio de la repoblación forestal. Las semillas que quedan enterradas están mejor protegidas que las que permanecen sobre la superficie del suelo. En primavera, cuando la tierra se calienta y hay agua y humedad suficientes, las semillas se desarrollan o germinan.

Las semillas que quedan en la superficie pueden germinar también introduciendo sus raíces en el suelo, gracias a la tendencia de éstas a dirigirse en sentido de la gravedad. Sin embargo, en este caso los riesgos de fertilidad son mayores. No obstante, ciertas semillas germinan mejor a la luz que en la oscuridad.

En la germinación, la semilla absorbe grandes cantidades de agua y se hincha. A veces, la cubierta sufre tal tensión que llega a reventar. La reserva acumulada en forma de sustancias alimenticias proporciona la energía necesaria para el crecimiento. En la judía (chaucha) y el haba, los cotiledones son depósitos de alimento.

la raiz evolucion

Germinación de una semilla de maíz

En otras plantas, como el ricino, la reserva está acumulada fuera de los cotiledones, en un tejido especial llamado endospermo. La actividad de la semilla se patentiza por el aumento de la respiración y por la elevación de la temperatura, que se comprueba fácilmente si se introduce un termómetro en un tubo donde germinan arvejas. La presión de hinchamiento es muy grande y se puede comprobar colocando un émbolo cargado con un peso en el tubo donde germinan las semillas.

Generalmente, la joven raíz, o radícula, es lo primero que aparece a través de la cubierta de la semilla, y crece hacia abajo, guiada por la gravedad. El joven tallo —plúmula— aparece poco después, y crece hacia arriba. Su punta permanece doblada hacia abajo hasta que alcanza (o rompe) la superficie del suelo. De esta forma, una porción más vieja se encarga de atravesar el suelo, y el frágil ápice vegetativo queda protegido en este momento delicado. En cuanto atraviesa el suelo, la punta se endereza rápidamente y crece hacia arriba.

En el haba y la judía, los cotiledones quedan bajo la superficie y dan alimentos a la pequeña planta hasta que el primer par de hojas empieza a producir sustancias alimenticias. En el ricino, la pequeña planta se alimenta del tejido endospérmico. Los cotiledones permanecen uno a cada lado de la plúmula, protegiéndola en su crecimiento. Ambos constituyen el primer par de hojas verdes.

La germinación de la semilla no siempre tiene lugar inmediatamente después de la maduración, pues antes suele pasar por un período de reposo. Para que la semilla inicie su actividad, son necesarias, a veces, condiciones muy especiales, como la exposición al frío durante cierto tiempo, o el desgaste .de la cubierta.

El tiempo durante el cual las semillas son viables, o capaces de germinar varía mucho y depende de las condiciones en que están almacenadas. El período máximo oscila, generalmente, entre 2 y 10 años. Sin embargo, han germinado semillas de geranio de más de 50 años de edad. En depósitos de turba de Manchuria, pertenecientes a un antiguo lago, se encontraron semillas de loto de la India que demostraron su capacidad para germinar.

La edad de estas semillas se estimó entre 150 y 200 años. Las noticias de que germinaron semillas encontradas en tumbas egipcias (depósitos de trigo en los enterramientos faraónicos) no se han confirmado.

Con la producción y la dispersión de semillas, se cierra el ciclo vital de la planta con flores (fanerógama). Cuando la semilla germina, comienza el ciclo de una nueva generación.

DISPERSIÓN POR EL VIENTO
En ¡o dispersión de los frutos, semiilas y esporas de las plantas inferiores, la turbulencia (remolinos! del viento desempeña un papel importante. Esta turbulencia depende fundamentalmente de ¡a velocidad del viento. Es interesante comparar la eficacia del trasporte de los frutos con la del polen y esporas.

tabla trayecto del polen

Tabla de Dispersión de Semillas

Fuente Consultada
Revista TECNIRAMA N°48 Encilopedia de la Ciencia y la Tecnología – Dispersion de las Semillas –

Ver: Polinización de las Plantas Con Insectos

Clasificacion de los Insectos Características Generales

Clasificación de los Insectos
Características Generales

Es tan extenso, variado y al mismo tiempo interesante el mundo de los seres vivos provistos de tres pares de patas, pues ésta es la definición concisa y concreta de los insectos, que por sí solo ha dado vida a una ciencia: la Entomología. Entre una mosca, un escarabajo, un grillo y una mariposa existen diferencias enormes no sólo en cuanto a género de vida, sino también en su forma de reproducirse, su anatomía y su aspecto.

Sin embargo, todos los insectos poseen ciertas características comunes, siendo las más destacadas la presencia de tres pares de patas y el hecho de que no viven en el mar. Todos llevan vida terrestre aunque algunos sean parásitos de otros animales y bastantes permanezcan casi toda su vida enterrados en el suelo. Cerca de un millón de especies distintas han sido clasificadas en esta clase de artrópodos y es muy posible que existan muchas desconocidas aún.

Entre los animales más comunes se encuentran los insectos, con más de un millón de especies conocidas. Pertenecen al phylum Artrópodos —grupo de animales con patas articuladas y exoesqueleto quitinoso consistente (cutícula).

Aunque hay mucha variación entre las diversas especies, un insecto adulto puede describirse, en líneas generales, de la siguiente manera: el cuerpo tiene tres regiones: cabeza, tórax y abdomen; en la cabeza hay un par de antenas, dos ojos compuestos (ojos formados por una gran cantidad de pequeñas lentes unidas u ocelos) y varias piezas bacales que le sirven para la alimentación.

Partes de un Insecto

Detrás de la cabeza, el tórax lleva tres pares de patas articuladas y, de ordinario, dos pares de alas. En el abdomen no hay miembros. Todos los insectos adultos son de respiración aérea, para la cual poseen numerosos tubos finos (tráqueas), ramificados a través del cuerpo.

Las tráqueas llevan aire desde los espiráculos, o estigmas, situados a los costados del cuerpo, hasta los tejidos. El tamaño de los insectos está limitado por el sistema traqueal, ya que el aire sólo puede difundirse en forma eficiente a lo largo de estos tubos, en distancias cortas. Por esta razón, el cuerpo de los insectos nunca es muy grueso.

El escarabajo africano Goliat es uno de los insectos más grandes; su cuerpo tiene una longitud de alrededor de diez, centímetros y un espesor de cinco centímetros. Las mariposas diurnas y nocturnas, cuyas alas les dan gran envergadura, tienen un cuerpo relativamente estrecho.

La mayoría de los insectos ponen huevos, de los que salen los insectos jóvenes. Algunos, sin embargo, son vivíparos. A causa de su dura cutícula, los insectos no pueden tener un crecimiento continuo como el de los vertebrados. Periódicamente, el insecto se deshace de su «piel» vieja y la reemplaza por otra nueva de mayor tamaño.

La nueva cutícula se va formando debajo de la anterior hasta que en un momento dado, el insecto tragando aire o agua provoca el estallido de la cutícula vieja. La nueva cutícula se endurece rápidamente al contacto con el aire y el insecto, mediante la expulsión del exceso de aire o agua previamene deglutida, deja suficiente lugar para un nuevo período de crecimiento. Este proceso de cambio de piel (muda) se llama ecdysis. Por lo común, se produce de tres a ocho veces en la vida del insecto.

La efímera, con un largo período (hasta tres años) de crecimiento, en su metamorfosis puede tener hasta veintiuna mudas. Llegada al estado adulto se detiene el crecimiento. Frecuentemente, las formas jóvenes de los insectos son muy diferentes de las formas adultas (compárese una oruga con una mariposa adulta). En este caso, el insecto joven es llamado larva. Antes de asumir la forma adulta, debe pasar a través de fases de reposo, durante las cuales tienen lugar los cambios necesarios. Éste es el período pupal o ninfal.

Mosca Efímera

Se llama metamorfosis a los cambios que se producen desde la larva hasta la forma adulta. Cuando la forma joven del insecto es como una miniatura del adulto , su desarrollo se produce gradualmente. Esta forma joven se llama ninfa y su metamorfosis recibe el nombre de parcial o incompleta (hemimetábolos), en oposición a la metamorfosis completa de la mariposa (holometábolos).

El ciclo vital, desde el huevo a la forma adulta, puede ser muy corto —la mosca casera, en un medio caluroso, puede desarrollarse desde el huevo al estado adulto en poco más de una semana—. Por el contrario, las ninfas de efímera viven 3 años o más antes que la forma adulta emerja para su corta vida en el aire.

Metamorfosis Completa

Algunas larvas de la polilla le la madera también viven varios años antes de alcanzar su madurez, y en una especie de chicharra la evolución dura diecisiete años. Por lo común, los insectos no están activos durante los meses más fríos del año, Pueden invernar en cualquier etapa de su vida.

Los insectos son animales muy abundantes y ampliamente distribuidos y han colonizado la tierra, el agua y el aire. Sólo el mar, que tiene muy pocos insectos, ha podido ofrecer un obstáculo importante a su difusión. El principal factor de su éxito en la tierra radica en su cubierta quitinosa que, al impedir la pérdida de humedad, les permite habitar lugares secos.

Su pequeño tamaño les permite vivir en ambientes inhabitables para animales mayores. Por el mismo motivo, un área determinada puede admitir gran cantidad de individuos. Estas ventajas, junto con su capacidad de volar, han permitido a los insectos establecerse firmemente en toda la extensión de la Tierra. Los primeros insectos aparecieron en épocas muy remotas, en el período Devónico. Para la época del Mioceno, ya existían todas las especies actuales.

Ver Mas Sobre Las Características de los Insectos

CLASIFICACIÓN DE LOS INSECTOS
Imms divide a los insectos en veintinueve grupos distintos (órdenes) distribuidos en dos subclases. La primera de éstas —Apterygota— comprende insectos pequeños, sin alas. La mayoría vive en el suelo o entre las hojas en putrefacción, aunque el pececillo de plata (lepisma), que vive dentro de las casas, está incluido en esta subclase.

La subclase Pterygota tiene dos divisiones: los hemimetábolos (insectos con metamorfosis incompleta) y los holometábolos (insectos con metamorfosis completa). Los hemimetábolos comprenden dieciséis órdenes.

Tabla de Clasificación de los Insectos

Las formas jóvenes son ninfas que, por lo común, se asemejan a los adultos en su estructura y hábitos. Las alas se desarrollan exteriormente y completan , su crecimiento después de la última muda. Muchas características, y las piezas bucales penetrantes y chupadoras, son comunes a varios órdenes de insectos.

Esto no significa que exista una relación estrecha entre estos órdenes, sino simplemente que tienen una manera similar de alimentarse.

Las libélulas —del orden Odonata— son insectos carnívoros, tanto en la forma adulta como en la joven. Tienen fuertes mandíbulas masticadoras. Las ninfas son acuáticas y sufren una marcada transformación hasta llegar a las formas adultas de brillantes colores. Las ninfas de la efímera y de la mosca de la piedra (plecóptera) también son acuáticas.

Las langostas y los grillos —orden Orthoptera— son tanto herbívoros como omnívoros y tienen piezas bucales masticadoras. Las ninfas y las formas adultas son similares. Estos insectos producen, frecuentemente, sonidos, frotando sus alas con las patas. Por lo común, las patas traseras están modificadas para el salto. Las cucarachas son insectos comunes, pestilentes, y tienen mandíbulas masticadoras. Las alas anteriores, coriáceas, cubren a las posteriores, membranosas.

En el orden Isoptera, están incluidos los termes, insectos sociales que viven reunidos en grandes colonias, especialmente constituidas por obreros sin alas. La madera y otros materiales vegetales, que digieren merced a bacterias de sus intestinos, constituyen la mayor parte de su alimento. Los piojos masticadores y chupadores, no tienen alas. Viven como ectcparásitos (esto es, en la superficie exterior) de aves y mamíferos. Tienen ojos reducidos y piezas bucales altamente especializadas. No hay metamorfosis.

Las chinches —Hemiptera— tienen, por lo común, las alas anteriores más coriáceas que las posteriores. En el grupo Heteroptera las alas anteriores tienen un extremo membranoso. Los del grupo Homoptera tienen sus alas estructuradas uniformemente. Algunos miembros de este grupo, algunas formas de áfidos (pulgones), no tienen alas. La metamorfosis es parcial. Las piezas bucales están adaptadas para absorber jugos de animales y plantas.

Dentro de la división Holometabola, se incluyen los insectos más adelantados. La crisopa y otras formas semejantes, tienen alas delicadas como gasa y mandíbulas masticadoras. Las larvas son carnívoras y tienen aparato bucal chupador o masticador. Las mariposas comunes y las polillas tienen alas cubiertas de escamas microscópicas e imbricadas. Las escamas originan brillantes colores.

Las larvas tienen aparato bucal masticador, pero las formas adultas lo tienen adaptado para succionar el néctar de las flores (aparato espiritrompa, chupador). Las tricópteras tienen las alas recubiertas de pelos. Las larvas son acuáticas y construyen alrededor de su cuerpo una especie de caja tubular característica.

Las verdaderas moscas —Dípteros— tienen sólo dos alas. Las alas posteriores están modificadas y aparecen como’ órganos balancines, llamados halterios. Tienen varias formas de aparatos bucales chupadores. Las larvas, de ordinario, no tienen patas. Las pulgas no tienen alas y, a veces, tampoco ojos. Son ectoparásitos de los mamíferos y tienen un aparato bucal chupador.

En el orden Hymenoptera, se incluyen, los ioneumónidos, insectos muy útiles que viven en las larvas de otros insectos, y las abejas, avispas y hormigas sociales. Éstas serán descritas en un artículo próximo. Las alas anteriores son coriáceas y reposan sobre las posteriores de menor consistencia.

Durante el vuelo, las alas anteriores permanecen rígidas y las posteriores se mueven de arriba abajo. La vaquita de San Antonio, o mariquita, es un ejemplo de lo dicho anteriormente. Tienen aparato bucal masticador y pueden ser feroces carnívoros.

La primera subclase (Apterigota) sólo comprende un limitadísimo número de pequeños insectos sin alas (ápteros) y sin metamorfosis (ametábolos), que presentan apéndices locomotores en el abdomen. El más conocido es el llamado «pescadito de plata» (lepisma) de cuerpo cubierto de escamitas plateadas, fácil de encontrar en sitios oscuros y húmedos, o en los depósitos de papeles, trapos o ázucar por la que tiene especial predilección (de ahí su nombre. Lepisma saccharina). También es común en los charcos el Podura saltador

Pescadito de Plata

La casi totalidad de los insectos corresponde a los pterigógenos, es decir, insectos alados, con metamorfosis completa o simple (metábolos o hemimeíábolos). Seguidamente se describirán los órdenes más importantes con sus especies más comunes.

INSECTOS COMUNES DE LA SEGUNDA SUBCLASE Y SU CLASIFICACIÓN

LOS LEPIDÓPTEROS (alas con escamas).
Este orden comprende ajas mariposas. Son insectos con aparato bucal chupador (espiritrompa), cuatro alas cubiertas de polvillo escamoso vivamente coloreado y metamorfosis completa. Incluye más de veinte mil especies y suele dividirse en dos subórdenes, de acuerdo con el tamaño.

La mariposa de la col (Pieris brassicae). Es una mariposa diurna, sumamente perjudicial en su estado de oruga. Su voracidad y profusión la convierten en una terrible plaga de las huertas. Devora las hojas del repollo, coliflor, acelga, etc.

La llamada mariposa de esponja (Lymantria dispar), dañina para la silvicultura y la fruticultura, disimula el desove, cubriéndolo con las vellosidades que desprende de su cuerpo, y así lo protege contra la intemperie y el ataque de los pájaros.

LOS COLEÓPTEROS (alas con vaina o estuche).
La denominación obedece a que los insectos que corresponden a este orden (vulgarmente llamados cascarudos) tienen endurecido el primer par de alas (élitros) por la quitina. Tienen aparato bucal masticador y metamorfosis completa. Es el orden más numeroso (más de 200.000 especies).

El llamado «abejorro sanjuanero» (Melolontha vulgaris) es muy dañino para la agricultura, tanto en el estado larval (gusano blanco), que dura tres años, como en su vida de insecto perfecto (fase de imago), que dura un mes.

El «gusano blanco», enterrado a veces a la profundidad de casi un metro, devora las raíces de las plantas, causando graves daños, sobre todo en los cultivos.

El «escarabajo rinoceronte» (Oryptesgrypus) es un coleóptero fácil de identificar por el largo apéndice que el macho lleva en la cabeza. Se asemeja al llamado «bicho torito» o «bicho candado», común en nuestros campos campos.

El «ciervo volante» (Lucanus cervus) es un voluminoso coleóptero denominado así por las robustas y ramificadas mandíbulas que caracterizan a los ejemplares machos. Son armas que utilizan en sus encarnizadas luchas. Se alimentan de jugos vegetales.

LOS DÍPTEROS (dos alas).
El primer par de alas es apto para el vuelo y las alas posteriores están transformadas en balancines. Son insectos con metamorfosis completa, y en la etapa larvaria viven en el agua, en materia orgánica en descomposición o como parásitos de plantas y animales. Este orden reúne muchas especies (casi 100.000).

Un díptero muy común y molesto es el mosquito (Culex pipiens). La hembra se alimenta de sangre que se procura atacando al hombre y a los animales. En algunas regiones, este mosquito es vehículo de un gusano parásito, la filaría, que produce serias afecciones en el hombre.

Otro mosquito muy peligroso en las zonas de paludismo es el anofeles, transmisor, con su picadura, dé los protozoos que producen tan serio mal. Vive siempre en lugares húmedos, pues su evolución tiene lugar en el agua.
Las moscas (Múscidos) son dípteros siempre peligrosos.

La mosca común (Mosca doméstica) difunde muchas enfermedades infectoconcagiosas, pues su trompa chupadora se posa en los alimentos, en las heridas, en los desperdicios, etc.

9. La mosca tse-tse (Glossina palpalis y 5 morsitans), propia de África Ecuatorial, transmite el tripanosoma, que produce la terrible enfermedad del sueño en el hombre y la nagana en los animales, haciendo inhabitables las regiones donde abunda.

LOS HIMENÓPTEROS (alas membranosas).
Además de sus cuatro alas membranosas y escasamente nervadas, estos insectos tienen metamorfosis completa, aparato masticador y lamedor, y las hembras suelen disponer en el extremo del abdomen de un aguijón con glándula venenosa, y a veces de una especie de taladro (oviscapto) que les sirve para colocar be huevos en los tejidos vegetales o en el menor del cuerpo vivo de otros animales.

La abeja (Apis mellífica) es un himenóptero de gran utilidad para el hombre. Además de producir la miel y la cera que éste aprovecha, es el insecto polinizador por excelencia.

Muchos himenópteros son, por sus hábitos, auxiliares valiosos del hombre, pues destruyen multitud de insectos dañinos. Los icneumónidos acostumbran depositar sus hueves, mediante su largo oviscapto, en el cuerpo vivo de otros insectos. Cuando nace la larva, devora y destruye a su huésped.

La Diaspis pentágona es una cochinilla (hemíptero) que constituye una terrible plaga para los frutales. Hizo estragos en Europa y se introdujo luego en América. Fue necesario, entonces, traer también a su enemigo natural, la pequeña avíspita denominada Prospaltella berlesei (himenóptero), para exterminarla.

No obstante ser perjudiciales en una u otra forma la casi totalidad de las hormigas, existen algunas especies que son insectívoras, es decir, que devoran a otros insectos, siendo así auxiliares del hombre.

LOS NEURÓPTEROS Y PSEUDQNEURÓPTEROS (alas muy nervadas).
Disponen de cuatro alas con nervaduras profusamente reticuladas; tienen aparato bucal masticador y son voraces comedores de insectos, aun siendo larvas (alguaciles y libélulas).

Dentro de los neurópteros es común la llamada hormiga león (mirmeleón), que es semejante a una libélula. Es característica la forma en que la larva se procura alimento: se construye una madriguera con la abertura en forma de embudo, en cuyo fondo asoman sus robustas mandíbulas. Permanece en acecho hasta que nota la proximidad de un insecto. Si está «a tiro» le arroja arena o tierra para hacerlo deslizar hasta sus tenazas.

Las libélulas y alguaciles son pseudoneurópteros muy abundantes durante el verano. Suelen aparecer en nutridos grupos, como precediendo a las tormentas, por lo que la observación popular interpreta su presencia como seguro anuncio de ventarrones.

La larva, que evoluciona en las aguas de charcas y pantanos, devora a otras larvas de insectos, moluscos y pececillos.

LOS ORTÓPTEROS (alas rectas).
Son insectos con cuatro alas: el primer par, de consistencia coriácea, y el segundo, formado por alas membranosas, plegadas en abanico. Su aparato bucal es masticador.

Los grillos, ortópteros saltadores, son muy conocidos porque con su incansable «canto», cuya onomatopeya es un repetido «cri…, cri…», denotan su presencia. El sonido es producido con órganos estriduladores que poseen en, el primer par dé alas. Son comunes el grillo campestre (Gryllus campestris) y el grillo doméstico (Gryllus domésticus), habitual dentro de las casas de campo.

El llamado grillo topo o alacrán cebollero (Gryllotalpa gryllotalpa) es un robusto grílido, con sus patas anteriores especialmente conformadas para excavar. Devora a otros insectos y a sus larvas, pero también raíces, con lo que perjudica los cultivos.

La cucaracha común (Blatta orientalis) constituye una plaga para el hogar. Este insecto de hábitos nocturnos se propaga con profusión e invade las cocinas y despensas, devorando toda clase de alimentos. Puede ser vehículo de enfermedades por su costumbre de frecuentar los depósitos de residuos.

Los llamados «predicadores», «dónde está Dios», «Santa Teresa», «mamboretaes», etc., mentidos que habitan la zona cálida y tropical, son notables por su mimetismo (imitación del ambiente). Se mantienen inmóviles en acecho de sus presas, con su primer par de patas prensoras recogidas como en actitud de ruego. Son muy útiles, pues devoran gran cantidad de otros insectos. Algunas especies sobrepasan los 10 cm. de longitud.

LOS EFEMÉRIDOS (sólo duran un día)
Corresponde a esta familia la efímera o cachipolla (Ephemera vulgata), que es un delicadísimo insecto, de aspecto tenue, cuya vida en la fase adulta dura apenas un día, tiempo necesario para reproducirse. No llega a alimentarse. La etapa larval, que transcurre en el agua, dura hasta cuatro años, y en ese lapso realiza numerosas mudas. La larva destruye las crías de mosquito y de otros insectos acuáticos.

LOS HEMIPTEROS (medias alas) o rincotos (de pico rígido o rostro).
Los hemípteros son también llamados rincotos por la especial conformación del aparato bucal, que constituye un pico o rostro adaptado para chupar y que el insecto implanta en los tejidos, tanto vegetales como animales. De acuerdo con particularidades de las alas y del «rostro», se subdividen en heterópteros (chinches y vinchucas), homópteros (cigarras, fulgóridos) y fitoftirios (pulgones, cochinillas).

La cigarra (Cicada plebeja) es un homóptero común en el sur de Europa, popular por el ininterrumpido chirriar que el insecto macho produce en los días calurosos. El insecto adulto vive una sola estación, pero la etapa larval se prolonga años. Un cicádido de América del Norte, el Tibicen septéndecim, tiene una evolución de diecisiete años.

Las chinches de campo (Pentatoma sp.), de variada coloración, despiden por lo común olor fétido. Viven entre el follaje y son perjudiciales porque chupan la savia de las plantas.

AMPLIACIÓN:

TAXONOMÍA: ESPECIES SIN ALAS O CON METAMORFOSIS COMPLETA
La clase de los insectos es la más numerosa del reino animal, se han clasificado unas 500.000 especies, y se considera posible la existencia de otros 3 millones. Se los llama también hexápodos porque todos tienen seis patas.

El cuerpo del adulto comprende tres regiones: cabeza, tórax y abdomen. La cabeza tiene ojos, antenas y boca; el tórax, tres pares de patas y, generalmente, dos pares de alas; en el abdomen sólo hay delgadas cerdas. Excepto en algunas larvas acuáticas, que poseen branquias, los insectos respiran mediante tráqueas o tubos por los que la atmósfera penetra al interior de su cuerpo.

Se comprende que una clase tan numerosa y variable se puede clasificar de diferentes maneras, imms reconoció veintinueve órdenes de insectos. De éstos, sólo cuatro se agrupan en la subclase de los apterigotos que carecen de alas y cuyos antepasados nunca las tuvieron; los otros veinticinco órdenes son pterigotos, es decir, que poseen alas, o provienen de antepasados que las tuvieron.

Los apterigotos son diminutos animales que viven, principalmente, entre las plantas en descomposición.

Comprenden el orden de los tisanuros, que se encuentran bajo las piedras o en los hormigueros (lispismas, 1); de los dipluros (acerentomón, 2 y campodea, 3) que viven en la tierra; y el orden de los colémbolos, que saltan a menudo sobre el agua, que no los moja (axelsonia, 4). Para comprender mejor los nombres de los insectos, recordemos que podos significa «pata»; ptero, «ala»; genos, «origen», y metábolos, «transformación».

La subclase de los pterigotos, que poseen alas o que provienen de antepasados que las tuvieron (muchos parásitos las pierden), comprende los veinticinco órdenes restantes, y se divide en dos grupos principales: holometáboios, que no sufren metamorfosis, y hemimetabolos, que la sufren.

Holometábolos. El orden de los neurópteros comprende insectos de alas membranosas, finamente reticulados, como las libélulas (chrysopa, 5). El orden de los mecópteros incluye especies características, como la mosca escorpión, cuyo nombre proviene de la cola alzada del macho (panorpa, 6).

En el orden de los lepidópteros encontramos a las mariposas y polillas, con-trompas chupadoras y diminutas escamas que imparten brillantes colores a sus alas (papillio, 7). El orden de los tricópteros comprende moscas cuyas alas están cubiertas, como su nombre lo indica, con pelos (halesus, 8).

El orden de los dípteros, con un solo par de alas voladoras y que utiliza el par trasero como órgano de equilibrio, abarca a las moscas comunes y mosquitos (típula, 10).

En el orden de los afanípteros, insectos chupadores, generalmente parásitos externos, se encuentran las pulgas (pulex, 11).

En el orden de los himenópteros la mayoría de las especies son sociales, como las abejas, avispas y hormigas (apis, 9). En el orden de los coleópteros, cuyas alas delanteras se endurecen en élitros que envainan a las traseras, encontramos los escarabajos (coccínella, 12).

El orden de los sfrepsípteros abarca algunos insectos curiosos, parásitos internos de otros insectos, como las abejas (stylops, 13).

TAXONOMÍA: ESPECIES CON ALAS Y CON METAMOFOSIS PARCIAL
Existen unas 15.000 especies de insectos hemimetabolos, o sea, cuya metamorfosis es sencilla o incompleta. Forman una subdivisión de ios pterigotos, es decir, que son alados o, por lo menos, lo fueron sus antepasados. El sinónimo de «paurometábolos» refleja, simplemente, la «pobreza» de sus transformaciones.

En el orden de los efimerópteros las larvas viven varios años, pero en el momento de su transformación en insecto adulto, se atrofian sus órganos digestivos y éste sobrevive sólo unas pocas horas, las necesarias para la reproducción (efímero, 1).

En el orden de los odonatos hay cuatro poderosas alas membranosas; estos insectos, muy parecidos a los de la era primaria, son carnívoros insaciables que atrapan sus víctimas al vuelo (libélula 2).

El orden de los plecópteros incluye insectos de cuerpo duro, con alas transformadas en élitros y cuyas larvas acuáticas respiran mediante branquias (perla, 3).

El orden de los grilloplátidos consta de unas pocas especies pequeñas y sin alas que viven en la tierra (grylloblata, 4).

En el orden de los fásmidos encontramos los insectos que imitan hojas y ramas (phyllium, 6).

Al orden de los ortópteros pertenecen los grillos y saltamontes, de alas generalmente duras y patas posteriores adaptadas al salto.

El orden de los dermápteros posee alas delanteras pequeñas y rígidas, y unas «pinzas» en el extremo del abdomen; se distingue de los plecópteros casi exclusivamente por sus larvas (forfícula, 5).

En el orden de los embiópteros, restringidos a las regiones cálidas, encontramos pequeños insectos que tejen habitáculos de hilo sedoso, en los que viven en común bajo las piedras (embia, 9).

En el orden de los dictiópteros, de atas delanteras duras que ocultan a las posteriores, encontramos a la mantis religiosa o mamboretá y a la cucaracha americana.

El orden de los isópteros, al que pertenecen las termitas o termes, se caracteriza por sus colonias divididas en castas de distinta fecundidad y con diferentes tareas (archotermopsis, 8).

El orden de los zorápteros comprende escasos y pequeños individuos que viven entre las vegetales tropicales en descomposición (zorotypus, 7}.

El orden de los socópteros comprende insectos pequeños y sin alas, frecuentes en los nidos de aves y depósitos de basura (peripsocus, 11). Los piojos, carentes de alas y parásitos de mamíferos y aves, se agrupan en dos órdenes.

El de los malófagos comprende a ¡os piojos que pican y, por lo tanto, poseen mandíbulas (Hpeurus, 12).

El de los sifunculados abarca a los piojos chupadores, con trompas adecuadas a esa función (pediculus, 13).

El orden de los hemípteros consta de insectos chupadores de sangre y jugos vegetales (notonecta, 10; chinche de agua o aphis, 15).

El orden de los tisonópteros comprende diminutos insectos negros que suelen habitar en las flores (taeniothrips, 14). La metamorfosis no es privativa de los insectos.

En la primera forma o larva no se reconocen los caracteres adultos. Después de algunos cambios intermedios, que pueden faltar, se llega a una fase de inmovilidad llamada nínfosis, en la que el animal digiere tejidos larvales y elabora tejidos adultos. Concluida esta etapa se llega a la aparición del imago o insecto perfecto.

Fuente Consultada
Revista TECNIRAMA N°6 Encilopedia de la Ciencia y la Tecnología – Clasificación de los Insectos –

El Corcho Propiedades, Producción y Usos Arbol Alcornoque

El Corcho Propiedades, Producción y Usos País de Origen

Las primeras noticias acerca del uso del corcho se encuentran en algunos escritos griegos, que mencionan el empleo de este material en los flotadores de las redes de pesca. Desde esa época, el corcho ha venido sirviendo a la humanidad de muchas maneras, y la demanda de este producto sigue aumentando a pesar del enorme avance en la producción de plásticos.

El corcho es una materia natural que producen los árboles como capa protectora. Todos los árboles lo producen en pequeñas cantidades; a escala comercial, sólo se utiliza el corcho del alcornoque (Quercus súber). Como es una materia natural, el corcho está formado por pequeñas células (acumulación de células muertas), que son compartimientos muy pequeños, rodeados cada uno de ellos por paredes resistentes, suberificadas, elásticas e impermeables. Cada centímetro cúbico de corcho contiene unos 40 millones de estas pequeñas celdillas.

Corcho Natural del Alcornoque

El corcho tiene que pasar un periodo de al menos 6 meses desde que
fue extraído del alcornoque hasta que es cocido.

La importancia del corcho proviene de su estructura celular elástica, que le da unas propiedades que no tienen otros materiales; por otra parte, es imposible obtener artificialmente una estructura tan complicada. El poliestireno expandido es un material celular artificial, pero los espacios son mucho más grandes que en el corcho.

Varios operarios arrancan tiras de corcho. Es característico el color rojizo del árbol, una vez que se le ha arrancado el corcho.

Cuando se aprieta el corcho, por ejemplo, colocando un peso sobre él, este se comprime el aire que hay dentro de sus células y, al quitarle ei peso, recobra su estado normal. La goma, en cambio, se ensancha al apretarla.

Las pequeñas celdillas no contienen más que aire, y esta característica da al corcho su extremada ligereza (su peso específico es 0,2). Cuando se aprieta el corcho, lo que se comprime es el aire que hay en las celdillas y, por ello, cuando cesa la presión, el corcho recobra su volumen normal, siendo, por tanto, un material muy elástico con una excelente capacidad amortiguadora.

Las células del corcho están distribuidas de un modo muy compacto, y ésta es la razón por la que el corcho no deja pasar a través de él líquidos o gases. Así, pues, resulta un material extremadamente idóneo para fabricar tapones y para hacer cierres de juntas. El corcho es resistente a muchas sustancias orgánicas e impide el paso del petróleo y los aceites. Es muy indicado para fabricar con él juntas y arandelas para bombas y motores de petróleo.

Sin embargo, hay que hacer una importante objeción en lo que respecta a la penetración de los líquidos. El corcho natural está atravesado por una serie de pequeños poros (lenticelas), que permiten respirar a las células interiores del tronco. Para evitar la evaporación o las filtraciones, los tapones de corcho deben cortarse siempre de manera que los poros sean transversales.

El corcho se puede utilizar como tapón para muchos líquidos orgánicos, que
destruirían rápidamente los tapones de goma ordinaria. (hoy se usa el plástico)

Su estructura celular hace del corcho un material ideal cómo aislante del sonido y la vibración. El efecto amortiguador es tan grande que si se instalan grandes máquinas sobre piezas de corcho funcionan sin transmitir vibraciones al resto del edificio. Las máquinas de precisión también se pueden proteger de este modo de las vibraciones exteriores.

El aserrín de corcho, mezclado con aceite de linaza oxidado, se emplea para fabricar linóleo. El vacío es el mejor aislante para los cuerpos, sean fríos o calientes. Sin embargo, no siempre resulta posible usar este aislante; en este caso, lo mejor es utilizar una protección de corcho. Éste es un mal conductor del calor, y el aire de sus células también lo es, debido aque, por estar encerrado y no poder circular, no hay convección de calor.

Además, presenta la ventaja de que no absorbe agua como otros materiales aislantes (por ejemplo, el fieltro) y de que no es atacable por muchos productos químicos. Esto lo hace todavía más útil. Aparte de sus propiedades estructurales, el corcho tiene propiedades químicas muy ventajosas. Su constituyente más característico y abundante es la suberina, una mezcla compleja de esteres de ácidos orgánicos, que está depositada, junto con algunos materiales detipo céreo menos abundantes, en las paredes de las células.

Estas sustancias son muy resistentes a la acción química y por eso se puede utilizar el corcho como tapón en frascos que contengan muchos compuestos químicos. También es insípido y no afecta el sabor de los vinos más delicados. Las paredes de las células son resistentes á la acción delos insectos.

Por otra parte, es muy difícil hacerlo arder, por lo que puede ser utilizado como material aislante. Debido a su estructura celular, el corcho tiene muchas aplicaciones. Sin embargo, solamente la mitad de su producido se utiliza en su forma originaria. Cada vez se usa más el corcho de composición, que puede moldearse en las formas que la industria requiera. El corcho de composición, o aglomerado de corcho, está hecho generalmente de corcho natural. Para su obtención se reduce el corcho natural (incluyendo los recortes de tapones, etc.) a pequeños fragmentos.

El tamaño de éstos depende del grado de aglomeración que se requiera. Aunque el corcho se reduzca a pequeños fragmentos, su estructura celular no se destruye, porque cada uno de ellos conserva millares de células. El corcho así tratado se pasa a un molde; luego se calienta hasta que las resmas naturales y otros compuestos fundan y empiecen a surgir. Entonces se enfrían los moldes, y estas resinas unen entre sí los fragmentos de corcho.

Este tipo de material se utiliza mucho para recubrimientos aislantes, arandelas de cierre impermeable a los aceites, y para el montaje de maquinaria pesada. La gran flexibilidad y resistencia del corcho hacen que las planchas amortiguadoras colocadas bajo las maquinarias resistan durante muchos años sin deteriorarse.

celulas del corcho

Estructura celular del corcho, muy ampliada. Las propiedades extraordinarias del corcho se deben a sus células de paredes elásticas. Debido a que es insípido e innocuo, el corcho se utiliza como tapón para ios vinos más finos.

tapon de cocho de vino

PRODUCCIÓN DE CORCHO
El corcho es un tejido protector que se forma en el tronco de los árboles. Sin embargo, el corcho del alcornoque («Quercus súber») es la principal fuente del corcho comercial. Sus tejidos productores de corcho crecen año tras año y pueden formar una capa de considerable espesor.

Luego de haber formado las células, ¡as sustancias del corcho se depositan en las paredes y las células .mueren. Los líquidos celulares van desapareciendo a medida que las paredes se hacen más gruesas. Las células de corcho sólo contienen aire.

El alcornoque se cultiva en toda el área mediterránea, pero la producción es más intensa en España y en Portugal, donde hay grandes plantaciones. El primer eorcho se arranca cuando el árbol tiene veinte años. Este «corcho virgen» o «corcho bornizo» es d? baja calidad y está lleno de agujeros. Un árbol descortezado comienza a formar corcho con bastante rapidez, produciendo alrededor de tres milímetros por año. Las leyes de los países productores ordenan que Se descortecen los árboles una vez cada nueve años.

Con esto se obtiene corcho de un espesor de 2,5 centímetros. El corcho de la segunda recolección y de las siguientes se llama «corcho cultivado». Es suave y uniforme, pero al cabo de ochenta años la calidad del corcho recogido empeora. Antes de utilizarlo, el corcho suele hervirse durante una hora o dos, con lo cual se elimina el tonino, en gran parte.

Portugal es el país mas importante en el cultivo mundial del corcho; casi una tercera parte de la superficie total de los alcornocales, que se ha estimado en 2.150.000 hectáreas, se encuentra en ese país, país que produce aproximadamente la mitad del corcho que se cosecha anualmente en todo el mundo (unas 310.000 toneladas).

Los arbolados de alcornoque se extienden por todo el país, aunque naturalmente, la intensidad de producción y la calidad del corcho varían según las diferentes zonas productoras. Esta especie, que cubre aproximadamente el 8 por ciento de la superficie total de Portugal y constituye el 28 por ciento de sus bosques, se da mejor en las regiones central y meridional del país, donde se hallan los alcornocales más extensos que suministran el mayor porcentaje de corcho de alta calidad.

El corcho de mejor calidad que se produce en Portugal procede de la provincia de Algarve y algunos sectores del Alentejo. El que se obtiene en el norte del país suele, en general, ser inferior.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/corcho.jpg

El noventa por ciento del corcho se usa en la fabricación de tapones. Ya los romanos conocían ese empleo en ánforas pompeyanas en las que se habían usado tapones de corcho. Durante el Medioevo y el Renacimiento se empleaban tapones de plomo. En el siglo XVII, el padre bodeguero de la abadía’ de Hauteville empezó a utilizar el corcho para tapar botellas.

ALGO MAS SOBRE EL ARBOL Y LA COSECHA…

El árbol del corcho pertenece al género Quercus (encina). La altura y la robustez del tronco varían según la edad y la especie. Generalmente alcanza los diez o quince metros de altura, pudiendo llegar hasta veintidós metros, mientras el tronco, cuyo perímetro medio es de dos metros cincuenta centímetros, puede alcanzar cuatro metros de circunferencia. Sus hojas coriáceas, más o menos ovaladas, dentadas o lisas, según las especies, son de color verde obscuro en su cara superior y blanquecino en la parte inferior, y están dispuestas oblicuamente en la rama. Dejan pasar la luz, y esto permite que la vegetación prospere en el bosque, con gran ventaja para esa clase de árboles que necesitan de la humedad del suelo.

El alcornoque florece en primavera, y su fruto, cupuliforme, contiene una bellota como la del roble. Este árbol presenta la particularidad de fructificar solamente año por medio.

El alcornoque, pese a poder prosperar en terrenos secos y rocosos, prefiere el clima templado, terrenos húmedos y profundos, y una altitud inferior a los mil metros. El clima ideal para su crecimiento y para la obtención de un buen producto, es generalmente el clima de la cuenca mediterránea y de Portugal, donde las influencias del Mediterráneo y las del Atlántico aseguran condiciones climáticas ideales sin interrupción.

En la cuenca mediterránea prospera la mejor especie: la Súber hispánium que no soporta trasplante a otras tierras y cuyo cultivo es fuente considerable de riqueza para España y Portugal. Crece igualmente en Francia, Argelia, Italia, Grecia y Turquía.

Las tierras que se extienden a orillas del mar Tirreno, y sobre todo Cerdeña y Sicilia, son las zonas italianas de mayor producción de corcho, pero la materia prima de esas localidades se manufactura en otras provincias, más industrializadas.

LA COSECHA
El tronco del alcornoque está provisto de doble corteza: la interna, llamada «madre» o «libro», está formada por tejidos fibrosos y muy delgados por los que corre abundantemente la savia; para proteger ese líquido precioso y muy delicado, cuya perfecta circulación es indispensable para la salud del árbol, la naturaleza ha cubierto el «libro» con una capa (el «manto» o «capa» felógena) que tiene la propiedad de producir un tejido celular, blando y esponjoso, excelente aislante del calor y del frío, y absolutamente impermeable.

Ese tejido es el corcho. Año tras año, las capas se van acumulando y alcanzan, a los catorce años, el espesor máximo (veinte a setenta milímetros).
En determinadas épocas, cuando las condiciones climáticas no pueden dañar al árbol por el frío o el calor excesivos, se procede a la separación del corcho, cuidando de no dañar la capa felógena durante la operación de descortezamiento.

Muy pacientes deben ser los cultivadores del alcornoque. Ese árbol puede soportar el primer descortezamiento entre el primero y el vigésimo año de edad, cuando el tronco, vigorizado ya, ha alcanzado una circunferencia  de  treinta  a   cuarenta  centímetros.

El producto de esa primera recolección se llama «corcho bornizo», «corcho primario», o «macho»; es muy áspero y nudoso.

No puede ser utilizado en la fabricación de tapones, pero se emplea en la preparación de «aglomerados».
En las recolecciones siguientes, que se realizan a intervalos de siete y hasta catorce años, se obtiene un corcho de mejor calidad, llamado «corcho segundero» o «hembra» que el alcornoque seguirá produciendo con intensidad uniforme, hasta los sesenta o setenta años. A esta edad, el árbol empieza a disminuir su rendimiento, dejando por completo de producir a los doscientos años.

Historia del Sacarcorcho

Fuente Consultada:
TECNIRAMA – Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°93
LO SE TODO Tomo V Editorial Larousse – El Corcho –

Historia del Vidrio Tipos Técnicas de Fabricación Y Origen

Resumen Historia y Evolución del Vidrio Tipos ,Técnicas de Fabricación y Origen

La historia del vidrio es antiquísima y su fabricación está llena de dificultades.

Vamos a seguirlo a través de sus más importantes perfeccionamientos y aplicación, y admiraremos la inteligencia y la tenacidad de los hombres que brindaron una prueba tan perfecta de lo que pueden hacer la mente y el trabajo para dar mayor esplendor a la civilización.

Después del 2000 a. de C. se descubrió en Mesopotamia que cuando se calentaba intensamente una mezcla de arena de sílice y un álcali, como la sosa o la potasa, aquella mezcla se fundía y licuaba hasta formar un vidrio.

Sin embargo, mucho tiempo antes, los artesanos del Oriente Medio habían estado trabajando con otro material, hecho de los mismos ingredientes.

Se utilizaba para construir amuletos y vasos pequeños y consistía en la mezcla de arena y álcali calentada sólo lo suficiente para que los granos de arena se fundiesen y se formara en la superficie una película vidriada.

Por lo tanto, puede afirmarse, casi sin duda alguna, que el vidrio se descubrió como resultado de un sobrecalentamiento de esa cerámica egipcia.

Los objetos de vidrio fueron raros y valiosos hasta el año 1500.

En Mesopotamia se han hallado tablillas con fórmulas para fabricar vidrio, escritas con caracteres cuneiformes, pero, curiosamente, aunque la fabricación del vidrio fue una industria importante en el antiguo Egipto, hay muy pocas referencias escritas sobre ello, razón por la que no se sabe con certeza total si los vasos de vidrio tuvieron su origen en este país o en Mesopotamia.

HISTORIA DEL VIDRIO: EL VIDRIO VIENE DEL DESIERTO
No se puede asegurar quiénes fueron sus descubridores: ¿los fenicios?, ¿los egipcios?, ¿otros?…Plinio, el célebre naturalista latino, cuenta que unos fenicios, al regresar de Egipto hacia su patria, hicieron un alto en Sidón, junto al río Belus.

Encendieron el fuego, prepararon la comida y, para su mejor cocimiento, calzaron las ollas entre dos bloques de natrón (carbonato de sodio), mercancía que ellos transportaban y que entonces se utilizaba para el teñido de la lana.

Después de comer se quedaron dormidos y dejaron el fuego encendido.

Cuando despertaron fue muy grande su sorpresa, pues en lugar de los bloques de natrón había unos sólidos transparentes y luminosos como piedras preciosas.

Creyendo que un genio había obrado un milagro, se arrodillaron en señal de adoración.

Pero el sagaz Zelú, jefe de la caravana, advirtió que había desaparecido la arena que estaba debajo de los bloques de natrón.

Encendieron nuevamente fuego sobre la arena y, al cabo de algunas horas, de aquellas cenizas salió un colado rojo y humeante. Antes de que la arena incandescente se enfriara, Zelú tomó un poco de esa materia extraña y, modeló un vaso. ¡El vidrio había sido descubierto!

Dado el carácter legendario de la narración, no podemos aseverar que hayan sido los fenicios los descubridores del vidrio, pero podemos decir que, junto con los egipcios, figuran entre sus primeros artífices.

Pruebas bastante atendibles son los descubrimientos hechos en tumbas antiquísimas (del año 2000 antes de Jesucristo).

Entre los tesoros de inmenso valor que solían ponerse al lado de las momias de los faraones, se encontraron cuentas de vidrio de variados colores, admirablemente trabajadas.

Se cree que los egipcios comenzaron a fabricar el vidrio hacia el año 1400 antes de Jesucristo.

Se dedicaron, sobre todo, a la producción de objetos artísticos y decorativos, y se especializaron en el colorido, como lo prueban las piezas encontradas en las tumbas de Tel-el-Amán.

Tanto los fenicios como los egipcios llegaron a ser los maestros de esta industria y los abastecedores más requeridos de la época.

Jarrón de Vidrio Fenicio

EL CRISTAL: Con el nombre de cristal (krystallos), los griegos designaban al cuarzo. Con el mismo nombre se indicaba, en el período del Renacimiento el cristal de roca, una variedad de cuarzo que era trabajada como piedra preciosa.

En la actualidad, este nombre se utiliza para indicar el tipo de vidrio que tiene un gran brillo, un alto grado de refracción y una absoluta ausencia de coloración.

Estas características son debidas a la particular pureza de las materias primas y, más que nada, a la presencia de óxido de plomo.

Con el nombre de cristal se indican tambiér. impropiamente, las láminas de vidrio de espejos y de vitrinas.

Éstas no son láminas de vidrie común, aunque requieren, sin embargo, un proceso de elaboración más complicado. En efecto: el vidrio que debe volverse cristal debe ser molido y pulido. Ambas operaciones se realizan mediante cilindros que giran sobre las mismas láminas.

En el molido, se coloca entre los cilindros y las láminas arena cuarzosa, que elimina las ondulaciones de la lámina volviéndola perfectamente lisa.

En el pulido se usan cilindros revestidos de fieltro, que realizan esa acción de pulimento logrando brillo en la superficie. Existe también la denominación «medio cristal», que indica las láminas pulidas en una sola cara.

EL COMERCIO DEL VIDRIO EN LA ANTIGÜEDAD
Cuando Egipto se convirtió en provincia del Imperio Romano, pagó gran parte de su tributo en objetos de vidrio y en mano de obra, pues sus mejores artesanos emigraron a Roma.

Con la difusión del lujo y del refinamiento en las austeras casas romanas, los patricios revistieron las paredes de sus mansiones con resplandecientes planchas de vidrio.

Parece extraño que, no obstante usar el vidrio para tan diversos fines, no se les haya ocurrido aplicarlo en las ventanas.

Hasta en las casas más lujosas las ventanas eran simples agujeros con placas fijas de alabastro translúcido o amplias aberturas que se cerraban con tablas.

A medida que los romanos conquistaban nuevos pueblos iban propagando la industria del vidrio, considerado únicamente objeto de lujo.

Se establecieron fábricas en la península ibérica, en las Galias, Bretaña y en las provincias del Rhin.

Con la caída del Imperio Romano en el siglo v, esta industria se desplazó a Oriente. Bizancio tuvo el predominio en la fabricación del vidrio hasta los albores del medioevo.

Siria se consolidó en el floreciente comercio y es muy probable que los venecianos, aquellos geniales e intrépidos navegantes, aprendieran de los sirios el secreto de la difícil elaboración.

En Venecia, la fabricación del vidrio nació en el siglo X y alcanzó su máximo esplendor en el siglo XIV.

A fines del siglo XIII, el Consejo de los Diez ordenó que las fábricas de vidrio se trasladaran a la isla de Murano, para evitar que se difundieran los secretos de su elaboración.

El título de «maestro vidriero» tenía carácter honorífico y los secretos de la fabricación pasaban de padres a hijos. En 1317 un veneciano inventó el espejo de cristal.

Los Estados del norte no permanecieron indiferentes a esta nueva industria tan rica. Un agente del rey de Francia, pagando generosamente a un maestro vidriero, logró enterarse de los métodos de elaboración.

De Francia, el secreto pasó a Alemania y a Bohemia. Surgieron nuevas y poderosas industrias que compitieron con la de Murano, cuya decadencia comenzó entonces.

Gracias a los adelantos técnicos, poco a poco el vidrio dejó de ser un lujo. A fines del siglo pasado la industria del vidrio comenzó a mecanizarse (ya en 1876 el norteamericano Weber ideaba una máquina para la producción semiautomática de botellas),y desde entonces el maravilloso material se difundió cada vez más.

MATERIAS PRIMAS BASICAS DEL VIDRIO

COMPOSICIÓN BÁSICA DEL VIDRIO: El vidrio es una mezcla de varias sustancias que no tiene composición constante; ya que varía según el tipo de vidrio. No obstante, está formado principalmente por sílice. He aquí las principales materias primas y el porcentaje aproximado en que cada una entra en la composición del vidrio:
Silice (70%)Sustancia «vitrificante» que se usa en forma de anhídrido silícico. Es muy abundante en la naturaleza, y puro y cristalizado constituye el cuarzo hialino, o sea el conocido como cristal de roca. Otras sustancias vitrificantes son el anhídrido bórico y el anhídrido sulfúrico.
Soda 15%
(Carbonato de Sodio)
Sustancia «fundente». Facilita la fusión de la masa silícea bajando la temperatura a que ésta funde. Esta sustancia es el carbonato de sodio, llamado también soda Solvay. Otras sustancias fundentes son el carbonato de potasio, el ácido arsenioso y trozos de vidrio.
Cal 10% (calcio)
Otras Sustancias 5%
(ver abajo)
Sustancia «estabilizante». Sin ella, el vidrio, compuesto sólo por sílice y sodio o potasio, sería soluble en agua hirviendo y no podría utilizarse como tal.
Sustancias varias que dan al vidrio características particulares, según el uso que de él se quiera hacer.

Las propiedades que las materias primas otorgan al vidrio pueden dividirse en tres grupos:

1°, las que dan su consistencia y transparencia: anhídrido silícico, anhídrido fosfórico y anhídrido bórico;

2°, las que facilitan su fusión: hidróxido de sodio e hidróxido de potasio;

3°, las que impiden que el vidrio, compuesto sólo de sílice y álcali, sea soluble: óxido de calcio, óxido de magnesio y óxido de cinc.

La sílice, que es la materia esencial, se presenta bajo la forma de arena o de cuarzo y se encuentra en el lecho de los ríos y en las canteras.

El primer procedimiento, antes de la elaboración propiamente dicha, es el lavado de la arena o del cuarzo a fin de eliminar las sustancias orgánicas y arcillosas.

Luego se añaden los demás ingredientes y la mezcla se coloca en crisoles refractarios para la fusión.

Alcanza el estado líquido a una temperatura de 1300 grados; sobre la mezcla fundida flotan los residuos insolubles.

Entonces se procede a la afinación, que consiste en sacar de la masa esas materias flotantes.

El colado pasa luego al proceso de reposo hasta alcanzar los 800 grados, temperatura a la cual se lo puede trabajar mejor.

El vidrio se hace enfriando ciertos materiales fundidos de tal modo que no puedan cristalizar, sino que permanezcan en un estado amorfo. El vidrio es, técnicamente, un líquido de viscosidad tan elevada que desde el punto de vista práctico es un sólido.

Las sustancias capaces de enfriar sin cristalizar son relativamente raras. La sílice o cuarzo (Si02), combinación de un átomo de silicio con dos de oxígeno, es la más común. Existen vidrios sin sílice, pero su importancia comercial es mínima.

CALIDAD Y PUREZA DE LA MATERIA PRIMA: Los grandes progresos alcanzados en la fabricación del vidrio y el cristal, hacen necesario que las materias primas que entran en su composición, contengan la menor cantidad de impurezas.

La sílice debe tener el mayor grado de pureza, aunque para la fabricación de vidrio corriente puede contener cierto porcentaje de óxido de hierro, pero cuando se trata de cristal de alta calidad, principalmente para instrumentos ópticos de gran precisión, entonces la proporción de óxido de hierro debe ser ínfima y ya que sea imposible eliminarla por completo, no debe exceder del 0.015 del 1%.

Una de las fuentes de donde se obtiene la sílice es la arena cuarzosa, que se somete a operaciones preliminares de eliminación o disminución del contenido de hierro, y de lavado y secado que duran varios días. Para algunas clases de vidrio se emplean arenas arcillosas.

También, para ciertos tipos de cristal, se obtiene la sílice de piedras y rocas de cuarzo que se someten a procedimientos de trituración y pulverización, en molinos especiales, y de tamización, hasta obtener finísimas arenas silíceas de grano uniforme.

La potasa se emplea en estado de carbonato, tan puro como se puede obtener. La sosa se usa en forma de carbonato o de sulfato.

La cal, en el de carbonato o de cal apagada, y también se emplea el silicato calcico natural. Otros silicatos naturales como el feldespato, la esteatita y el basalto, se emplean en la fabricación de botellas ordinarias.

La mezcla de la arena de sílice con las distintas substancias necesarias para su transformación en vidrio, solía hacerse a mano, pero actualmente, en las modernas fábricas se efectúa mecánicamente, en grandes tambores giratorios que tienen en su interior paletas movibles y dispositivos adecuados que sirven para mezclar apropiadamente los distintos ingredientes.

A la mezcla de materias primas, se le añade, además, una parte de desperdicio de vidrio ya fabricado y de residuos que proceden de fundiciones anteriores y cierta cantidad de álcali.

LA COMPLEJA Y MINUCIOSA ELABORACIÓN

Al entrar en una fábrica de vidrio, lo primero que se siente es un calor insoportable.

Procede del clásico horno en forma de cúpula, dentro del cual están los crisoles para la fundición.

El obrero pone a prueba su destreza desde que se inicia la elaboración.

Sumerge un tubo o caña de hierro en el crisol donde hierve el vidrio, toma o «pesca» una pequeña cantidad de la mezcla en fusión y la retira rápidamente.

Tiene que transformar en ampolla esa bolita incandescente. El obrero la hace girar en la punta de su tubo, la hace oscilar y la sopla mientras está caliente. La bolita se agranda, se ahueca y adopta la forma que el obrero desea darle.

soplado de vidrio

Finalmente se vuelve a cocer la ampolla y así queda lista para su uso.

En este trabajo agotador y peligroso, el obrero no sólo ha brindado su habilidad, sino también su sentido artístico. Además, sus ojos y sus pulmones han sido puestos a dura prueba en aquella atmósfera candente.

En otra sección está bullendo la materia que dará el vidrio para las ventanas.

Sacada la porción de mezcla incandescente necesaria, se la hace dar vueltas sobre una plancha de mármol.

Allí adquiere forma de cilindro, cuyos extremos deben sacarse, mientras otro obrero lo corta a lo largo con un hierro candente al mismo tiempo que derrama sobre él algunas gotas de agua.

Cilindros de vidrio

El cilindro en estas condiciones es ablandado en el horno y extendido sobre una mesa, con un rodillo de madera.

La plancha de vidrio queda entonces lista para el pulido y el tallado. Para ello se utilizan las «ruedas de hierro» cubiertas de arena húmeda, que dan lustre a la lámina de vidrio.

En cada sección de la fábrica de vidrio descubrimos una nueva maravilla. Sentados frente a grandes mesas, los «obreros artífices» graban figuras y nombres en las frágiles copas.

Para ello se necesita mano firme y un fino sentido artístico.

La delicadeza de ciertas incisiones hace pensar en preciosos bordados con hilos de oro y plata.

Antes del grabado, el objeto de vidrio se cubre con un barniz de cera y trementina, sobre el cual se dibujan los motivos que se desea estampar. Después se lo somete a la acción del ácido fluorhídrico que corroe únicamente las partes no cubiertas por el barniz.

Y así obtenemos las copas, las botellas y toda la vasta gama de objetos decorativos que resplandecen con nuevas luces, en una perfección que parece casi fantástica.

No menos extraordinaria es la habilidad del obrero que fabrica los termómetros. Toma una porción de mezcla y la sopla hasta darle forma de pera. Otro obrero se coloca frente al primero, y pega su caña a la «pera» y retrocede, al mismo tiempo que lá estira hasta transformarla en un tubo, delgadísimo y muy largo (a veces alcanza los 40 metros).

Estos tubos tienen en su interior un canal casi imperceptible, donde se introduce el mercurio. Después se graban las distintas temperaturas. Hay fábricas que se especializan en la elaboración de material para laboratorios.

Como dicho material debe tener gran resistencia a los agentes químicos y a las variaciones de la temperatura, en su fabricación emplean vidrios especiales, por ejemplo: el de Bohemia, el de Jena, el norteamericano y el Pyrex.

elaboracion de objetos de vidrio por soplado

Aunque la fabricación de objetos de cristal y vidrio ha experimentado grandes progresos, todavía algunas operaciones se efectúan siguiendo una técnica que requiere gran habilidad manual.

Aquí vemos a un obrero que saca del horno, con el extremo de la caña, una porción de vidrio fundido. Otro obrero, haciendo girar la caña, sopla a través de ella y transforma la masa de vidrio en una gran ampolla. Al centro, un operario, sentado, maneja con el puntil un cilindro hueco de vidrio y perfecciona su forma.

QUÍMICA DEL VIDRIO

La mayoría de los vidrios son silicatos. La sílice fundida da un buen vidrio, pero su alto punto de fusión (1.723° C) y su elevada viscosidad en estado líquido vuelven engorroso el trabajarla: es muy difícil, por ejemplo, extraer las burbujas de una masa líquida tan espesa.

Los productos de sílice fundida son caros y se los emplea sólo cuando son esenciales sus propiedades particulares: baja dilatación térmica, buena transmisión de ciertos rayos (ultravioletas), resistencia al desgaste, notable firmeza a altas temperaturas.

Para disminuir la temperatura de fusión de la sílice se añade sosa, en su forma más barata: el carbonato de sodio o sosa común; también se usa el nitrato de sodio y, a veces, la potasa.

Pero el silicato de sodio o potasio que resulta no tiene durabilidad química y hasta es soluble en agua. Este defecto se corrige añadiendo cal (en forma de carbonato de calcio o tiza). La sílice se obtiene de la arena, que es sílice casi pura.

El vidrio común es pues una composición sodio-calcio-sílice. El primero lo hace fusible, el segundo insoluble, la tercera le da las propiedades distintivas del vidrio. Cuando más sosa contiene un vidrio, tanto más «fusible» es.

El vidrio de ventana es uno de los vidrios más baratos.

El vidrio verde de las botellas debe su color a la presencia de trozos de hierro (las sales ferrosas son verdosas, las férricas son rojizas), siempre presentes en la arena o en el vidrio molido utilizado como materia prima.

ORIGEN DEL ANTEOJO DE LARGA VISTA

Un niño holandés, hijo de un fabricante de anteojos, jugaba un día con dos lentes, uno cóncavo y otro convexo.

Miró con ambos una casa vecina y quedó maravillado. La veía mucho más cercana.

El padre puso los dos lentes en un tubo ennegrecido por dentro y así se obtuvo el primer catalejo.

Permaneció en estado rudimentario hasta que, en 1610, Galileo lo perfeccionó para poder estudiar los detalles de los astros.

La fabricación de vidrios para anteojos es costosa.

Una vez seleccionados los materiales por su pureza y buena calidad, la masa se pone en un horno especial, donde se funde a una temperatura altísima. Después se enfría en el crisol mismo.

Cuando la masa se ha solidificado, se rompe en pedazos con un martillo especial para eliminar las partes imperfectas.

Luego se refunde, se hace homogénea y se vierte en moldes de distinta forma y espesor, según el grado óptico que se quiera obtener.

Los lentes se pulen luego hasta lograr exactamente la corrección deseada.

El primero que ideó máquinas para fabricar lentes de anteojos fue Leonardo de Vinci, quien nos ha dejado diseños y proyectos sorprendentes.

EL VIDRIO IRROMPIBLE

Tal vez los antiguos conocían el vidrio irrompible. Una anécdota atribuida a Tiberio sugiere su existencia en época de los romanos.

Se dice que un artesano mostró al emperador una copa de vidrio irrompible, a fin de ganarse su simpatía y librarse de una condena. Tiberio tiró la copa al suelo y, en efecto, no se rompió.

Entonces preguntó al artesano:
—¿Eres el único que conoce este secreto ?
—El único, señor —contestó el incauto, convencido de haber ganado la buena voluntad del emperador—.
—Si es así, morirás —replicó Tiberio, irritado—. Porque si el vidrio se hiciera irrompible no habría que reemplazar las piezas rotas y todas mis industrias acabarían.

El vidrio irrompible se obtiene con la unión de dos planchas de vidrio común, entre las que se intercala ,como si fuera un emparedado, una hoja de xilonita, sustancia transparente análoga al celuloide.

Con esta clase de vidrio se hacen los anteojos para automovilistas y aviadores, y las ventanillas de numerosos medios de transporte, pues no se astilla en caso de accidente.

El vidrio templado, que se obtiene mediante un enfriamiento brusco, es también inastillable y se lo utiliza en muchos objetos de uso doméstico.

VIDRIOS ESPECIALES

Los vidrios comerciales comunes contienen, además, otros ingredientes (óxidos de aluminio y magnesio) y también sustancias especiales para blanquear (como el óxido de manganeso, cuyo color alilado anula el tono amarillento) o para favorecer la oxidación.

Ciertas clases especiales tienen otros óxidos como ingredientes principales.

Así, el óxido de boro B203 (empleado en forma de ácido bórico) es un elemento esencial del vidrio Pyrex, al cual imparte una baja dilatación térmica que le permite resistir cambios bruscos de temperatura. Este tipo de vidrio se conoce como «borosilicato».

El óxido de plomo PbO se emplea en vidrios ópticos e imitaciones de piedras preciosas, porque imparte un alto índice de refracción.

Los cristales de seguridad de los automóviles se componen de dos capas de vidrio de unos 3 mm. de espesor soldadas entre sí por una capa de plástico transparente.

El vidrio desvitrificado es un vidrio cristalizado; este fenómeno, que por lo general trata de evitarse, se lleva a cabo aquí expresamente. Se lo llama Pyroceran y permite fabricar piezas mecánicas de precisión.

Para la vajilla se usa vidrio opalino. Existe un vidrio sensible a la luz, la cual crea una imagen latente que el calor desarrolla: se lo emplea para «grabar» diales de radio, esferas de reloj, o para realizar fotográficamente tramas muy delicadas para fotograbado.

La parte sensible a la luz es más sensible al agua que la otra.

El vidrio para soldar funde a baja temperatura (500°) y se usa para reparar, sin deformarlas, piezas de vidrio de alto punto de fusión.

El Vycor, por ejemplo, es sílice casi pura, sin los problemas que ésta plantea: se parte de un borosilicato, y luego se separan ambas porciones.

Actualmente se fabrican vidrios sólidos como el acero y flexibles como la seda. Se protege a los cohetes con fibra de vidrio más liviana que el aluminio e inatacable por los ácidos.

Mediante la incorporación de plomo y cerio se protege, a los investigadores, de las radiaciones letales.

También se tejen las fibras continuas de vidrio, pero su uso doméstico se limita, por ahora, a la tapicería.

Las fibras discontinuas de vidrio son buenos aisladores del calor en las calderas, y se las combina a los plásticos en los aviones (pero los acríbeos, cuyas moléculas largas entrelazadas se asemejan a un plato de tallarines, resisten mejor al desgaste y se los emplea en la «nariz» de los aviones). Como la fibra de vidrio presenta una gran superficie para un reducido volumen, se procura eliminar de ella el sodio y el potasio, que la vuelven sensible al agua.

ALGUNOS TIPOS DE VIDRIO Y SUS INGREDIENTES

Vidrio óptico: Arena, ácido bórico, potasa, hierro, sosa.
Vidrio óptico «crown»: Arena, potasa, bario.
Vidrio óptico «flint»: Arena, potasa, plomo.
Tipo «Pyrex» para horno: Arena, ácido bórico, sosa, alúmina.
Vidrio para vajilla: Arena, óxido de plomo, potasa.
Vidrio de ventana: Arena, sosa, cal o tiza, magnesia, alúmina.
Vidrio de botella (blanco): Arena, sosa, caliza, alúmina, bióxido de manganeso.
Vidrio de botella coloreado: Arena, sosa, caliza, alúmina, bióxido de manganeso, óxido de hierro.

Si para darnos cuenta objetivamente de los grandes progresos realizados en la fabricación del vidrio y el cristal, nos limitamos a tomar como punto de referencia el grupo de los cristales ópticos y recordamos que el primer telescopio que construyó Galileo hace tres siglos y medio, tenía una lente de seis centímetros y una amplificación de solamente tres diámetros, y lo comparamos con el potente ojo ciclópeo de cinco metros en el Observatorio de Monte Palomar, comprenderemos el largo camino recorrido por esta rama de la tecnología y de las ciencias aplicadas que, además de darnos multitud de utensilios indispensables para las necesidades diarias de la vida, nos da también valiosos instrumentos científicos como el microscopio y el telescopio, con los cuales podemos penetrar los misterios de lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande.

LOS ESPEJOS
¿Y los espejos, esas resplandecientes superficies donde vemos reflejada nuestra imagen, qué son? Naturalmente, ellos también son vidrio, pero de noble factura y brillo perfecto. Antiguamente los espejos eran placas lisas de metal muy pulido. Por lo común se empleaba el bronce, y,en casos excepcionales, el oro y la plata.

He aquí cómo se fabrica hoy un espejo. Con una tenaza larga, el obrero levanta el crisol del horno y la colada de vidrio se extiende sobre una mesa y el líquido se empareja con un rodillo de hierro. La placa todavía flexible se deja enfriar durante tres o cuatro días en un ambiente uniforme.

Por último se la pule con un rodillo de madera y arena fina húmeda. Pero todavía no podemos llamar espejo a esa placa. Después de frotarla ligeramente con fieltro y óxido de hierro, ya está bastante bella para recibir la capa infinitesimal de plata que la transformará en espejo; ésta se deposita sobre el vidrio mediante un procedimiento químico a partir de una solución de nitrato de plata. El antiguo método del azogado con estaño y mercurio era muy tóxico para los obreros y se abandonó.

Se vierte la masa en estado de fusión sobre una superficie plana, para fabricar el espejo.

TÉCNICA
El vidrio moldeado debe enfriarse muy cuidadosamente para que no resulte muy quebradizo, ni pierda la transparencia y no se creen tensiones en su interior. Por eso se lo somete a un procedimiento llamado recocido, en el que las piezas se calientan otra vez y se dejan enfriar lentamente en hornos especiales. En resumen, los pasos fundamentales de la fabricación del vidrio son: fusión de las materias primas para que se combinen, moldeado del vidrio y recocido. Variando los ingredientes de la mezcla se obtienen distintos tipos de vidrio. Cuando deben tallarse, se trazan dibujos sobre la superficie mediante discos abrasivos.

ARTE DEL SOPLADO
Otro arte de difícil ejecución es el soplado del vidrio. El artesano toma una cantidad de vidrio en fusión por el extremo de un tubo y sopla por él. Se forma una burbuja a la que va dando forma mediante herramientas especiales, moviéndola o haciéndola rodar sobre una mesa metálica. Este sistema se usa hoy sólo para fabricar objetos especiales a los que no pueden aplicarse los métodos de producción en masa.

LAMINADO
Para laminar el vidrio se hace pasar la mezcla fundida a través de grandes rodillos. Luego se la deja enfriar y si se desea obtener cristal se la pule entre dos muelas planas; así queda pronta para utilizarla en ventanas o espejos. En el caso de las botellas, se coloca la mezcla dentro de un molde de la forma deseada. Luego se inyecta aire a presión para obligarla a adaptarse a ella. Realizan esta operación máquinas automáticas que producen centenares de botellas por hora.

OTRAS APLICACIONES
Junto al arte del vidrio existe el arte de las vidrieras de iglesia (vitrales). Las vidrieras resplandecientes que vemos en las catedrales se componen de innumerables vidrios coloreados, unidos con varillas de plomo (ahora también se hacen sin plomo). Forman artísticos cuadros transparentes, como los que admiramos en las catedrales de Chartres y Notre Dame, en Francia; de Colonia y Maguncia, en Alemania, y de León, en España.

vitraux

Antiguamente se coloreaba el vidrio una vez que la placa estaba terminada. Ahora los colores se incorporan al vidrio durante la fusión. Pero la dificultad mayor consiste en reproducir el diseño correspondiente a cada una de las piezas, antes de unirlas.

El vidrio tiene muchas más -aplicaciones. Después de largos estudios se descubrió que, sometido a un proceso especial, es útil también para la construcción. Es el vitro-cemento. Las fibras y los tejidos de vidrio son malos conductores del calor y se usan como material de aislación. Su elaboración requiere máquinas especiales en las que el vidrio fundido se derrama poco a poco en un mecanismo giratorio, que lo estira en finísimos hilos.

Al ver esos hilos tan delgados y brillantes, nos parece imposible que procedan de vulgares granos de arena. Existen hoy varios materiales sintéticos transparentes, pero ninguno es tan duro e inalterable como el vidrio. Éste es insustituible, y cada día encuentra nuevos usos.

LOS VIDRIOS COLOREADOS

Como decíamos antes, el vidrio se fabrica a partir de una serie de ingredientes. El principal es la arena, a la que se añade soda, cal y óxido de plomo. Los colores se obtienen agregando pequeñas cantidades de óxidos metálicos.

El óxido de cadmio proporciona un color amarillo; el de cobalto, un azul oscuro, y el de oro, un rosa salmón. Según las condiciones, los óxidos de hierro y cobre pueden dar amarillo, verde, azul y rubí. Combinando los distintos óxidos metálicos en proporciones variables, y cuidando las condiciones de elaboración, se puede producir una gama completa de colores, y también pueden obtenerse colores veteados.

Los fabricantes de vidrios de hoy completan su «paleta» con otros varios colores. El selenio se usa, ahora, para obtener los colores amarillo y salmón vivos, y para acentuar los marrones y rojos. El óxido de níquel puede usarse para proporcionar un castaño grisáceo, además de un delicado color púrpura.

Gracias a los modernos métodos de purificación, pueden obtenerse materiales muy puros con los que es posible hacer vidrios muy transparentes. Los primeros vidrios coloreados solían obtenerse algo turbios, a causa de las impurezas. En los vidrios teñidos, el color suele extenderse por toda la masa, pero algunos tienen, solamente una capa coloreada. En ellos, se deposita una lámina delgada de vidrio coloreado sobre otra incolora y se calientan las dos hasta que se funden juntas. Después , parte de sus superficie coloreada puede ser atacada con acido fluorhídrico, apareciendo en estas partes el vidrio incoloro.

Este tipo de industria no produce a gran escala, y como los fabricantes elaboran una amplia variedad de colores y tintes, solamente se preparan pequeñas cantidades cada vez.

Los ingredientes del vidrio coloreado se ponen en un crisol, que se calienta en un horno hasta unos 1300° – 1350 °C, manteniendo esta temperatura durante unas 24 horas. Entonces, se va enfriando gradualmente el horno hasta que el vidrio alcanza una consistencia suficiente como para que pueda ser recogido con el extremo de un tubo de hierro, llamado «caña», de un modo análogo a como se saca la miel con una cuchara. La masa informe de vidrio, al hacerla girar en un bloque metálico, ahuecado, adquiere una forma cónica.

La masa de vidrio se sopla, convirtiéndola en una ampolla, y se estira, sujetando el extremo con un par de tenazas. Durante este tiempo, la ampolla se ha enfriado y endurecido, y hay que recalentarla antes de que este tratamiento pueda repetirse, para aumentar su volumen. Mientras se cumplen estos procesos, la ampolla continúa girando para evitar que adquiera la forma de gota. La ampolla debe ser transformada, a continuación, en un cilindro. Se le corta el extremo y, una vez recalentada, se le da forma, haciéndola girar en el hueco cilíndrico de un bloque metálico.

El extremo curvado se ensancha con una barra. El otro extremo es también abierto y se le da forma, quedando un cilindro de vidrio coloreado, pero con tensiones internas y de muy fácil fractura. Estas tensiones se eliminan sometiendo el cilindro a un proceso de templado y dejando que la masa de vidrio se enfríe lentamente.

Las piezas cilíndricas de vidrio se convierten en láminas para poder emplearlas en la construcción de ventanales. Esto se logra practicando un corte recto, a lo largo de una generatriz del cilindro, con un diamante, y aplanándolo por el otro lado. La parte superior se calienta en un horno llamado aplanador.

En éste, el vidrio va, poco a poco, ablandándose y aplanándose. Con un bloque de madera muy dura, se nivelan las irregularidades. Posteriormente, se deja que las láminas se enfríen y endurezcan. Miden, aproximadamente, 60 x 35 cm. y ya están dispuestas para el mercado. Los artistas pueden escoger entre una amplia variedad de láminas coloreadas. Una rápida mirada a una ventana de vidrios coloreados nos muestra cómo los trozos de vidrio de distintas formas están unidos mediante tiras de plomo —con aspecto de maraña zigzagueante.

De hecho, la cara de un vidrio puede tener varios colores, o manchas negras, o rayas pintadas, aunque la pieza original tuviese un solo color. Los sistemas actuales para conseguir ventanas artísticas son mucho más complicados que la simple copia de un dibujo y la subsiguiente unión de las piezas de vidrio.

La ventana deberá añadir belleza al edificio, y esta función no se cumple si las condiciones luminosas son insuficientes. Su efecto depende de los rayos luminosos que pasan a través de los vidrios. Al llegar desde el exterior cierta cantidad de luz, que se difunde en el interior de la habitación, se podrá ver el dibujo, como manchas luminosas. Si el vidrio es demasiado oscuro, puede romperse el equilibrio, y la ventana resultará triste y mortecina; si permite el paso de demasiada luz, el efecto será desagradable, por deslumbrante. Por lo tanto, la iluminación del edificio es un problema que hay que tener en cuenta.

La ventana debe mantener su belleza, aun cuando se la vea a distancia, y, para ello, durante su ejecución, el artista debe tener en cuenta que el color azul tiende a extenderse con la distancia y sus límites pueden llegar a desdibujarse. Si se quiere evitar que el color se extienda, debe marginarse con un borde negro.

Si se pretende que se extienda sobre un área roja, para lograr un efecto púrpura, hay que tener en cuenta que el rojo se comporta de modo opuesto. Al acercarse hacia la ventana, los tonos rojos parecen crecer, mientras que los amarillos dan la sensación de permanecer del mismo tamaño.

En primer lugar, se pinta un boceto, a tamaño natural, de la ventana, y después se cubre con tela de calcar. Se trazan las divisiones mostrando dónde varía el color, y se eligen los colores básicos del muestrario de vidrios coloreados. Los vidrios se colocan sobre el boceto y se recortan, hasta darle la forma que se desea, con un cortavidrios ordinario, dejando espacio suficiente para las piezas de plomo que unirán los trozos de vidrio.

Existen varios procedimientos para concluir la obra. Después de cada etapa, se somete a la acción de la llama la lámina, para fijar el depósito de colorantes y eliminar la suciedad, antes de pasar a la próxima.

Un tinte eficaz para el vidrio es el color amarillo oscuro, que se obtiene pintando el vidrio con sales de plata y templándolo después. Este procedimiento fue descubierto en el siglo XIV. Se extiende, sobre la superficie del vidrio, una pasta a base de esta sal, y se la hace penetrar en la masa vítrea mediante la acción de la llama. Por este procedimiento puede conseguirse una gran variedad de efectos diferentes.

Por ejemplo, si se pinta sobre azul, el vidrio aparece verde. Se pueden aplicar otros tratamientos a las superficies vítreas. Pueden pintarse manchas negras y rayas, con una mezcla de óxido de hierro y polvo de vidrio. A continuación, viene el esmaltado.

Este limita la transmisión de la luz, pero se usa solamente para la luz reflejada del interior del edificio, haciendo que el área parezca verde oscuro, rojo oscuro, etc. Los esmaltes contienen silicato de plomo y pequeñas cantidades de óxido metálico mezclados con goma arábiga y agua. Los esmaltes también pueden ser rojos, verdes y púrpuras transparentes, pero éstos no son permanentes. La ventana es, finalmente, ensamblada y mantenida con piezas de plomo, en forma de H.

Ver:Diferencias entre el Cristal y el Vidrio

Fuente Consultada:
TECNIRAMA N°3 Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología (CODEX) Fabricación del Vidrio
LO SE TODO Volumen I La Historia del Vidrio

Historia de la Cerámica Origen, Evolución y Técnicas

Historia de la Cerámica Origen, Evolución y Técnicas

Que la alfarería haya sido en todas partes la más antigua de todas las industrias domésticas, aparece tan natural como inevitable. En su grado más sencillo, no necesita instrumentos o herramientas especiales. La mano del hombre basta. El hombre más agreste, habitador de las selvas, tiene que experimentar la necesidad de alguna cosa donde poder conservar su bebida. Advierte que el suelo arcilloso, por donde le cuesta trabajo andar cuando está húmedo, se moldea bajo sus pies, y retiene el agua en las oquedades.

Ve que, cuando el Sol ha evaporado el agua, ha endurecido la arcilla que vuelve a ablandarse al humedecerse. ¿Qué puede haber más sencillo, entonces, que recoger una porción de aquel barro, amasarlo y moldearlo con la mano, dándole forma conveniente y ponerlo a secar y endurecer al Sol para obtener un receptáculo donde contener el agua para apagar la sed o eíconder el alimento para que un animal ladrón no se lo arrebate? Un chiquillo puede moldear la arcilla y, generalmente, para él es una diversión el hacerlo.

Cuando los arqueólogos cavaron el suelo, encontraron vestigios de antiguas ciudades lacustres, casas desaparecidas y también fragmentos de vasijas y ánforas de terracota. ¡Habían pasado tantos milenios desde que primitivos artesanos las modelaran! Esos pocos fragmentos de tierra cocida de la época neolítica son, junto con las piedras labradas, los únicos y preciosos documentos de una civilización en la cual se iniciaron los progresos técnicos que tanto nos enorgullecen actualmente. Desde la época de Sos palafitos, la historia de la cerámica es la historia misma del hombre.

En la edad neolítica la cerámica era todavía un arte muy rudimentario. No había esmaltes, ni siquiera dibujos. Mucho más tarde, el hombre comprendió que un objeto útil podía ser también bello. Entonces aprendió a barnizar vasos; lo que, por otra parte, no servía sólo para que lucieran más y fueran más agradables de ver, sino también para terminar de impermeabilizarlos. Surgieron así las vasijas esmaltadas de los sumerios y las ánforas decoradas de los egipcios, de las que se encontraron muchas en las tumbas del IV milenio antes de nuestra era.

Cerámica Egipcia

Los pueblos de la Mesopotamia: los sumerios, los acadios y los caldeos fabricaron ladrillos policromos (es decir, de muchos colores)   para revestir los frentes de sus palacios.

ceramica de los sumerios

El nombre «cerámica» proviene de épocas menos lejanas. Todos coinciden en que deriva del griego; pero para unos se originó en el nombre de Ceramos, hijo de Ariadna y de Dionisio (Baco), a quien los helenos atribuyeron el invento de la alfarería, y para otros simplemente de la voz keramiké, que significa arcilla.

Si pensamos en el Extremo Oriente nos será fácil recordar que, tres mil años antes de nuestra era, los chinos cultivaban ya este arte, pero no con fines utilitarios.

Cerámica china

Para ellos, la cerámica tenía sólo el valor de sus formas exquisitas. Esmaltaban, adornaban y esculpían por el placer
de contemplar. La porcelana (Tsé-Ki) nació en China en el,  segundo siglo de la era cristiana, cuando los chinos  tuvieron la idea de emplear esa fina arcilla blanca que es el caolín.

Pero volvamos al Mediterráneo, en el segundo milenio antes  de Jesucristo.  Tenemos  a  la  vista  una  máquina muy
sencilla: es una rueda de madera accionada por un pedal,  la cual permite conseguir vasos de forma perfecta, de superficie lisa y de espesor uniforme, en un tiempo relativamente corto.

torno a pedal para ceramica

Los griegos aprovecharon la experiencia de sus maestros, los ceramistas asirios y caldeos, y los aventajaron. En la isla de Creta, en Tirinto, Atenas y Samos se fabricarón ánforas y copas que eran verdaderas obras de arte y estaban decoradas con paisajes marinos.

Las cerámicas halladas en los palacios de Cnosos y de Faistos pertenecen a épocas distintas; las más recientes datan del primer milenio antes de Jesucristo y,no obstante, sus dibujos y colores nos asombran porque son sorprendentemente «modernos». Las cerámicas de Samos —ánforas, copas, platos— a menudo llevaban  dibujos rojos sobre  fondo  negro  o  azul.

ceramica griega

En ltalia, dos mil años antes de nuestra era, los etruscos estaban muy adelantados en el arte cerámico. Más tarde, tanto la cerámica etrusca como la griega y la perita fueron muy apreciadas por los romanos.

Cerámica etrusca

Los musulmanes enriquecieron la alfarería con dibujos y colores nuevos, pero sufrieron la influencia de los pueblos asiáticos y de los países ribereños del Mediterráneo. Hacía trescientos años que los árabes de España conocían el barniz, o vidriado plomífero, cuando un alfarero de Selestat (Aliacia) encontró el procedimiento para realizarlo.

Entonces comenzó la fabricación de vajillas, tiestos y azulejos decerámica barnizada, que dio origen a la loza común actual. Parece que esta loza fue llevada a Italia por ceramistas de las islas Baleares, aunque algunos historiadores afirman que fue el escultor Lucca Della Robbia.

Este artista florentino destinaba sus cerámicas a la decoración de edificios, como nuestros actuales azulejos y mayólicas. Sólo un siglo después se inició en Pésaro la industria de la alfarería esmaltada para uso doméstico. Ya al tanto del empleo del vidriado de plomo, los alfareros de esa ciudad del Adriático tuvieron la idea de utilizar el vidriado de estaño.

En seguida los imitaron otros artesanos. La loza pasó de Italia a Alemania, y fue al ver una copa fabricada en este país que Bernardo de Palissy (1510-1590),a quien más tarde se lo llamó el glorioso alfarero, emprendió las búsquedas que lo hicieron famoso y lo llevarían a perfeccionar  extraordinariamente  el  arte  cerámico.

alfarero Palissy

Bernardo de Palissy construyó su propio horno. Como era pobre tuvo que quemar leña prestada y, cuando ésta le faltó, fue echando a las llamas las maderas que sacaba de las sillas y de los pocos muebles que le quedaban. Sus experimentos fracasaban siempre… Una mañana, al levantarse del lecho, se sintió enfermo; estaba demacrado, pálido, más triste que de costumbre… A pesar de todo, intentó la última prueba y apeló a un recurso, desesperado: arrancó las maderas del piso y las echó al horno; con los ojos afiebrados seguía ansiosamente la transformación del esmalte sobre la arcilla.

Su familia lo había abandonado creyéndolo demente, los vecinos lo acusaban de haber dejado su oficio por haraganería; sus hijos padecían hambre… Pero después de dieciséis años de lucha llegó la recompensa, y, en aquel hogar azotado por la miseria, entraron la fortuna y la dicha.

La loza francesa comenzó a difundirse a principios del siglo XVII, impulsada por Carlos de Gonzaga, duque de Nevers, que había llamado a su provincia a un grupo de artesanos italianos.

En cuanto a la porcelana, sabemos que unos navegantes portugueses la descubrieron en China en el siglo XVI y trajeron muchas muestras que despertaron gran admiración, pero en vano se intentó imitarlas. No se tenía la menor idea sobre la composición de la pasta, ni acerca del vidriado. Se procedió a tientas hasta que, en 1695, la fábrica de Saint-Cloud produjo una magnífica porcelana parecida a la china, pero mucho más blanda.

En 1709, un químico alemán descubrió, por casualidad, el caolín. Así nació la porcelana alemana e inmediatamente se abrió una fábrica en Meissen, Sajonia.

cerámica meisser alemana

Todavía no hemos dicho nada de América. Cuando Colón llegó al Nuevo Mundo, los indígenas ya conocían la alfarería y el esmalte. Algunas de sus vasijas podrían compararse con las de las  antiguas civilizaciones mediterráneas.

En México, aztecas y tolfecas modelaban, esculpían y adornaban ánforas y jarrones de formas muy variadas. En el Perú, los incas favorecían el desarrollo de una artesanía particularmente hábil, que se extendió mucho hacia el sur; los conquistadores se sorprendieron del alto grado de civilización que habían alcanzado estos pueblos.

ceramica inca

La maravillosa rueda del alfarero se ha inventado muchas veces: En todas partes se fabrica loza, sea de una clase, sea de otra. El género y estilo dependen del ingenio de la gente de cada lugar, y la calidad, de la del barro disponible.

Antes de que existiese mucho comercio o cambio de productos entre países distantes, y, especialmente, de objetos tan frágiles como los de alfarería, toda comunidad importante que tuvo vitalidad intelectual suficiente para constituir un núcleo característico, desarrolló un estilo peculiar de cerámica y, en muchos casos, llegó a un alto grado de perfección en su manufactura, logrando no sólo satisfacer las conveniencias prácticas, sino también atender a la belleza, al gusto artístico.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, es absurdo hablar de prioridad en el desenvolvimiento de esta industria. La rueda o torno del alfarero, ese sencillo mecanismo que vino desde tiempos bien remotos en auxilio de la mano del hombre, surgió como cosa natural en muchos sitios distintos. Indudablemente, fué inventado en diferentes lugares y épocas, y con toda independencia en cada caso. Los griegos pretenden haber sido los inventores; pero la útil rueda fué conocida por los egipcios y los chinos mucho tiempo antes de que los griegos aparecieran como pueblo de individualidad manifiesta. Varias mitologías hablan de la rueda del alfarero como de un don hecho al hombre por los dioses.

En realidad, los dioses a que debió su nacimiento tan sencillo como beneficioso mecanismo, fueron la necesidad y la invención; y la rueda apareció tan pronto como fué precisa, lo mismo en Egipto y en Caldea, que en China y en el Perú, ofreciendo un ejemplo notable de esa aspiración hacia mejorar, que, juzgada en globo por sus resultados, se llama progreso, y que es una marca de la mano de la Divinidad.

LA CERÁMICA HOY: Convertir arcilla u otros materiales en porcelana fina, o incluso en ladrillos y tejas, es algo que requiere gran habilidad. Básicamente, el proceso consiste en moldear la pieza con tierra amorfa, fijándose a continuación la forma por tratamiento térmico.

Lo que sucede es que, a altas temperaturas, los minerales que constituyen la arcilla pierden agua, modificándose sus estructuras. Algunos se funden parcialmente, en particular los feldespatos y las micas; al enfriarse (vitrificación), la materia vitrea contribuye a mantener unidos los granos arcillosos, convirtiéndolos en un producto duradero y resistente.

En esto consiste el oficio y arte de la cerámica, una ocupación tan antigua como el hombre mismo. El hombre primitivo se limitó a la fabricación de vasijas y otros útiles domésticos. Hoy se hacen también materiales estructurales (ladrillos, tubos y tejas) y productos refractarios.

Las arcillas más puras, usadas en la fabricación de materiales cerámicos, son las arcillas de porcelana o de China (caolín), compuestas casi enteramente por mineral caolinita (un silicato alumínico hidratado). La arcilla grasa (constituida por diminutos granos redondeados), se ha formado por la descomposición de los feldespatos, aunque los granos de caolinita han sidoy en este caso, trasportados desde las rocas de origen y depositados en otros lugares.

La arcilla grasa está constituida por granos más finos y más plásticos que las arcillas de China. Además, contienen otros minerales, como cuarzo y mica.

Una variedad de la arcilla grasa, con más sílice de la normal, es conocida con el nombre de arcilla de alfareros. La arcilla refractaria, como su nombre indica, se usa en la fabricación de materiales muy resistentes al calor. Se extrae de las rocas carboníferas, formadas hace 250 millones de años, que actualmente se encuentran  fosilizadas   en   los   suelos   pantanosos.

Además de los minerales del tipo caolinita, contienen mucha alúmina (Al2O3). Esta última sustancia es la que da a las arcillas refractarias sus propiedades térmicas. Las llamadas arcillas rojas y arcillas estructurales engloban compuestos de hierro, como impurezas. Al calentarse en atmósfera de oxígeno, estos compuestos toman un color rojo-ladrillo.   Este tipo de arcillas es el más importante en la fabricación de materiales para la construcción. A menudo, antes de moldear y cocer la arcilla se le añaden ingredientes no arcillosos.

El feldespato y la mica blanca son los más importantes. Actúan como fundentes, bajando el punto de fusión de la arcilla, puesto que ellos funden muy fácilmente. Durante el enfriamiento, el vidrio que se produce proporciona más dureza y cohesión al producto. Los fundentes sirven también para dar a la pieza una resistencia extra, haciéndola impermeable al agua.

El mineral cuarzo, que se .añade como material de aporte, evita la excesiva contracción, cuando la arcilla se está secando y cociendo. En la fabricación de cerámicas resistentes a las temperaturas muy altas no pueden usarse las arcillas refractarias comunes. Se utilizan materias primas de característica no plástica, algunas de las cuales no se encuentran en la naturaleza y tienen que ser preparadas artificialmente.

Para los ensayos de los productos cerámicos refractarios se usan aparatos especiales; por ejemplo, instalaciones de rayos X, para comprobar la naturaleza de los componentes cristalinos, tanto de las materias primas como de los productos finales.

ALFARERÍA: Las primeras piezas de alfarería se hicieron de loza. Las arcillas ordinarias se moldeaban hasta darles la forma definitiva, y se cocían a unos 1.200°C, Como sólo hay presentes pequeñas cantidades de materiales vitreos (feldespatos y micas) durante la recristalización, la loza, al contrario que otros tipos de porcelana, es porosa y permite que los líquidos la atraviesen. A pesar de esto, la loza puede hacerse impermeable vitrificando su superficie. Los lavabos y la porcelana económica se fabrican de este modo.

Las piezas de vajilla, incluidas las de mejor calidad, se hacen cociendo arcillas que tienen una considerable cantidad de fundentes naturales o añadidos. La porcelana es blanca y se fabrica con arcillas de China (caolín), que contienen cuarzo y feldespatos, y a las que, a veces, se añade arcilla grasa (granular).

La cocción tiene» lugar a temperaturas comprendidas entre 1.200 y 1.400° C, con lo que se asegura una vitrificación máxima y, consecuentemente, una máxima impermeabilidad. Ésta es mucho más esencial para las porcelanas y utensilios eléctricos y químicos.

Estrictamente, la denominación de porcelana china se refiere sólo a la bella porcelana de huesos. En su fabricación se mezcla la arcilla con fundentes y se añade una considerable cantidad de huesos calcinados de animales (fosfato calcico). Las piezas así obtenidas son traslúcidas y muy bonitas.

alfarero

El alfarero contemplando una masa amorfa de arcilla colocada en su rueda y a la que puede dar a voluntad formas innumerables.

Utilizando sus manos y la rueda giratoria va modelando una vasija, ejerciendo al mismo tiempo presión interior y exterior sobre la masa.

La vasija va surgiendo bajo las diestras manos del obrero hasta tomar forma apreciable, pero no definitiva.

Al fin, mediante la delicada aplicación de la mano, la arcilla ha quedado definitivamente transformada en una vasija esbelta y elegante.

MATERIALES CERÁMICOS PARA LA CONSTRUCCIÓN
Dos requisitos importantes que se exigen a los materiales de construcción son la cantidad y el bajo precio. Afortunadamente, las arcillas impuras, apropiadas para la fabricación de ladrillos, tubos y tejas, son muy abundantes.

En primer lugar, las rocas arcillosas deben ser desmenuzadas en fragmentos pequeños. Antiguamente, este proceso se efectuaba apilando la arcilla y dejando que el tiempo hiciera el trabajo. En la actualidad, los métodos de trituración mecánica y secado aceleran el proceso.

Para dar forma a la arcilla, ésta debe ser suficientemente plástica. A veces hay que añadirle agua, para proporcionarle la consistencia adecuada. En el pasado, los ladrillos se moldeaban a mano. Actualmente, son máquinas las que realizan este trabajo.

La fabricación de ladrillos por el llamado método del alambre cortante hace necesaria una arcilla con un contenido del 15 al 20 por ciento de agua. Mediante unas paletas rotatorias, se fuerza a la arcilla a que salga, como una columna continua, a través de una boquilla de forma especial. A continuación, esta columna pasa por una máquina que corta las piezas en el tamaño adecuado.

Con el método plástico – resistente («súff -plástic«), en la arcilla sólo es necesaria una cantidad de agua equivalente al 10 o al 15 %. Se fuerza a la arcilla laminada para introducirla en un molde cerrado y, después, es sometida a presión, mediante una máquina, con lo que se consigue un ladrillo de mejor calidad. En los procesos semi-secos, sólo se necesita del 5 al 10 % de agua. La arcilla pulverulenta y húmeda se somete a presiones comprendidas entre 36 y 1.400 kg./cm2. Esto proporciona gran cohesión a los constituyentes arcillosos.

Antes de someter los ladrillos a cocción es necesario secarlos. De otro modo, la rápida eliminación de agua produciría una contracción excesiva, con el consiguiente cuar-teamiento. La atmósfera existente en el horno influye notablemente en el color de los ladrillos. La abundancia de oxígeno produce la oxidación de algunos compuestos férreos, que lo colorean de rojo.

Reduciendo el oxígeno adquiere un color azul, mientras que, con una cantidad mediana de oxígeno, el producto es parduzco. A los tubos usados en los drenajes y alcantarillas se les da forma haciendo salir la arcilla plástica a través de una abertura adecuada. Las tejas se hacen también por extrusión; después, se cortan en tiras, a las que se da la forma curva por presión, antes de cocerlas.

REFRACTARIOS
Los productos cerámicos que no se funden a altas temperaturas (por encima de los 1.000° C.) son llamados refractarios. Un grupo de refractarios es el formado por los ladrillos resistentes al calor, que se usan para recubrir los hornos. Estos ladrillos deben tener también una cierta resistencia mecánica, e incluso, a veces, ser resistentes al ataque de distancias químicas fundidas.

Los refractarios ácidos son ladrillos especíales, usados para recubrir chimeneas domésticas y fábricas de gas, donde no son atacados por sustancias químicas básicas. Como materia prima se usa la arcilla refractaria (cocida a 1.400° C.) o la sílice. Ésta, que se presenta en la naturaleza en forma de arena, es sometida a presión, para darle forma, y se le añade algo de cal, para mantener la cohesión.

Cociéndolos a una temperatura de 1.400° C, los cristales de sílice adquieren una consistencia que no se altera con las altas temperaturas. Cuando las piezas tienen que estar en contacto con sustancias químicas básicas, como ocurre en los hornos para la fabricación de hierro y acero, se usan refractarios básicos. Éstos podrían ser corroídos por las sustancias acidas.

Un refractario básico corriente es la dolomita (carbonato doble de calcio y magnesio). La magnesita (carbonato de magnesio) sirve también para el mismo fin. Hay yacimientos de este mineral en muchas partes del mundo y también puede ser extraído del mar.

En el trabajo científico y en la industria, a veces son necesarios objetos particularmente fuertes y resistentes, que puedan soportar enormes temperaturas y también cambios bruscos de ésta (choques térmicos). Incluso las arcillas refractarias y otros refractarios corrientes pueden ser inadecuados. Debe usarse un nuevo tipo de materia prima. Para estos fines, tienen gran valor ciertos carburos y nitruros, preparados artificialmente, así como los óxidos de los metales aluminio, berilio, magnesio, torio y circonio.

El óxido de aluminio (alúmina) combina una gran resistencia térmica (punto de fusión: 2.050° C.) con una gran dureza y una notable resistencia eléctrica. Por ello, se usa en la fabricación de herramientas para cortar y como material aislante, para las bujías de encendido en los motores. Incluso, se aplica en partes vitales de los cohetes espaciales.

El óxido de berilio se utiliza como envoltura resistente al calor, para recubrir las varillas de metales radiactivos usados en los reactores atómicos.

Para la química y la metalurgia de altas temperaturas son esenciales los aparatos hechos con.estos óxidos resistentes al calor (el óxido de circonio no. funde hasta los 3050° centígrados).

Para moldear los materiales no plásticos, se les añade alguna sustancia orgánica, la cual, al darles cohesión, evita que la pieza se desintegre mientras está blanda. Durante la cocción, esta sustancia orgánica es destruida y sólo quedan los componentes del material no plástico sinterizados, es decir, fuertemente unidos.

Fuente Consultada
TECNIRAMA La Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología N°107  Productos Cerámicos
LO SE TODO Historia de la Cerámica

LECTURA COMPLEMENTARIA:
Clases de cerámica que se mezclan y funden al encontrarse: Los objetos de cerámica pueden dividirse en tres grupos: de barro cocido a poco fuego y sin vidriar; de barro cocido a alta temperatura, hasta la vitrificación interna de la masa; y de porcelana.

Los productos del primer grupo son porosos v comprenden desde los tiestos comunes para plantas y de las vasijas ordinarias de loza basta, porosa, hasta los de china blanca; los del segundo grupo son duros, vitrificados en su estructura y pueden ser decorados mediante un vidriado exterior o barniz a fuego, tales son los objetos de gres.

La porcelana, que forma el tercer grupo, puede ser hecha con pasta blanda o con pasta dura; con esta última, resulta la verdadera porcelana, que es blanca, vitrificada y trasluciente. El barro cocido del primer grupo, cuando es blanco, y la porcelana, exigen la arcilla de la mayor pureza.

Considerando en conjunto las varias formas y clases de cerámica en el pasado y en el presente, se aprecia que cualquiera que sea el nombre con que cada tipo se designe o el lugar del origen, seis circunstancias determinan su calidad. Está, en primer lugar, la arcilla empleada o los materiales que con la arcilla se mezclan para darle las características necesarias.

La cerámica primitiva ha dependido casi enteramente, en cuanto a su color y consistencia, de la naturaleza de la arcilla de la localidad en donde se operase. La supremacía de China respecto a la porcelana se marcó desde un principio por disponer de arcillas de extraordinaria pureza y por la excelencia de la manipulación, a causa de la gran habilidad operatoria conseguida por una minuciosa subdivisión del trabajo.

Las cartas que desde China escribió el misionero jesuíta P. d’Entrecolles, que fué el primero en describir a los europeos con todo detalle los métodos empleados por los manufactureros chinos a principios del siglo XVIII, consignan que la mejor loza china sólo podía fabricarse en ciertos lugares, y que los intentos hechos para atraer los obreros de aquellos sitios a localidades diferentes dieron por resultado el que los obreros trasplantados fracasasen en su obra.

Pero, actualmente, el alfarero no está adscrito a la arcilla como no sea cuando solamente elabora productos muy inferiores; hoy día, la localización de una fábrica de cerámica está determinada por otras muchas consideraciones distintas de la naturaleza de la arcilla que se le proporcione. Viene después el modo de preparar la arcilla, a fin de darle la composición y consistencia que corresponden a la calidad que se apetezca. Esto se hace, en lo fundamental, siguiendo los mismos métodos que estaban en uso hace dos mil anos. El P. d’Entrecolles refiere que, en el caso de las clases más finas de porcelana china, un cabello o un grano de arena que se deje en la pasta, puede echar a perder todo el trabajo de la obra más esmerada.

Sigue luego fijar el tamaño, forma y dibujo del artículo que haya de fabricarse. El hombre primitivo elaboró ya vasijas de gusto artístico, esbeltas, elegantes y graciosas, antes de la invención de la rueda. Así, los indios primitivos, preparaban la arcilla formando con ella largas tiras, a modo de longanizas, que arrollaban para formar la vasija, uniéndolas o soldándolas por presión, y alisando o decorando el exterior mediante toscos utensilios. En todos los países y en todos los tiempos, se ha manifestado cierta disposición a repetir dibujos convencionales, resultando que los mismos tipos sencillos del arte cerámico han sido producidos independientemente por muchos artífices distintos.

El repetido P. d’Entrecolles menciona que en el centro donde se manufacturaba la mejor porcelana china, en los días más florecientes de aquella industria de reputación universal, en elaboración de un solo objeto intervenían, sucesivamente, hasta 17 operarios y, con frecuencia, el mismo objeto era ía-bricado por partes separadamente.

El resultado fue caer en la rutina y no poder crear nuevos tipos, nuevas formas y di bujos nuevos. Nadie podía modelar y terminar una obra que presentase novedad en el conjunto; y cuando la porcelana llegó a utilizarse para hacer regalos o presentes a los reyes y el emperador de la China dio orden para que los objetos fabricados representasen ideas sugeridas por el mismo emperador, fué imposible representar con la cerámica tales ideas, y algunos de los obreros chinos convertidos al cristianismo pidieron al misionero jesuíta que interpusiera su gran influencia para que se revocase la orden imperial.

La obra es tan delicada que la menor equivocación la estropea e inutiliza
La fase que después hay que considerar, común a todo trabajo cerámico, es la cocción de la arcilla ya moldeada. Esta operación se efectúa, generalmente, por dos o tres veces, según se explicará más adelante; y lo peligroso de ella, en el caso de obras delicadas, como cuando se trata de porcelana fina, explica hasta cierto punto lo costoso de los objetos fabricados Aunque parezca que todo marcha bien, es lo más probable, al abnr el horno, encontrarse con que el trabajo se ha perdido, a menos que en todas las operaciones anteriores se haya cumplido exactamente con todas las precauciones precisas.

La menor diferencia en cuanto a la composición adecuada de la mezcla arcillosa, el menor exceso o delecto en la temperatura del horno, la demasiada rapidez en el caldeo o en el enfriamiento, todo puede ser causa de que se estropee el total o gran parte de lo contenido en el horno. En realidad, han sido precisos muchos años de experimentación y muchos gastos para llegar a aprender los secretos del arte cerámico moderno, cuyos productos, hechos indelebles por su bautismo de fuego, son la admiración de todos.

Intercalado con las sucesivas cocciones, se practica el vidriado o esmaltado, operación que tiene por objeto dar lustre a la superficie de los objetos y privarles de porosidad. El uso del vidriado de la loza ha sido conocido desde tiempos bien remotos, como se aprecia en la antigua cerámica egipcia, aunque sus vidriados alcalinos sean muy inciertos. Para la loza ordinaria, el material más geneíalmente empleado es la galena o sulfuro de p’omo (llamada por esto «alcohol de alfareros»); para la porcelana dura se emplea el feldespato ortosa no alterado («petuncé»), y para la loza fuerte, como el gres, la sal.

El colorido y los dibujos se dan unas veces bajo el vidriado, y otras, sobre éste. La loza que se deja sin vidriar se llama «bizcocho». Después que se ha efectuado el vidriado se practica una nueva cocción.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Moderna de Conocimientos Universales Tomo III – Editores W.M. Jackson , Inc. Capítulo 24 – La Cerámica –

El Azufre Usos, Caracteristicas y Propiedades Métodos de Obtención

El Azufre: Usos, Características y Propiedades

El azufre es el elemento N° 16; como ya se explicó, ello significa que sus átomos poseen 16 electrones, equilibrados por otros tantos protones del núcleo. Los electrones del átomo de azufre forman 3 capas u órbitas: la primera se completa con 2 electrones, la segunda con 8 y la tercera también con 8, pero sólo contiene 6.

Por esta razón, el azufre es un elemento activo, que procura capturar los 2 electrones que le hacen falta o bien compartir los suyos con otro átomo, hasta lograr alcanzar su equilibrio.

El azufre se conoce desde la prehistoria; Lavoisier estableció, en 1777, su carácter de elemento simple. Se combina con la mayoría de los demás elementos. Si éstos poseen un exceso de electrones (como los metales), los apresa y forma uniones electrovalentes; si el otro elemento presenta una carencia de electrones (como los no-metales) ambos átomos comparten  algunos electrones periféricos y  forman

FUENTES NATURALES
El azufre nativo (sin combinar) se encuentra siempre en regiones donde hay o hubo actividad volcánica. Los mayores depósitos conocidos son, con mucho, los de Texas y Luisiana, en los Estados Unidos; también son importantes los de Japón, México y Sicilia, donde aún brota de los volcanes.

azufre natural

LOS TRES MÉTODOS DE OBTENCIÓN
El más importante es el procedimiento Frasch, que se emplea en los enormes depósitos de azufre casi puro, situados a 300 m. de profundidad, en Texas y Luisiana (las capas arenosas intermedias están impregnadas de gases tóxicos que impiden el acceso directo). Se introducen tres tubos concéntricos, cuyos calibres son respectivamente de 15, 10 y 3 cm.

Por el caño exterior se inyecta vapor sobrecalentado y a presión (165°C), que funde el azufre y mantiene el calor de los dos tubos interiores. Por el conducto menor se insufla aire comprimido, y por el espacio intermedio asciende una mezcla espumosa de azufre fundido, agua y aire, que se acopia en grandes depósitos.

Allí se enfría y solidifica. La pureza del producto supera el 99 % y está libre de arsénico, selenio y teluro. En el antiguo método siciliano de los calcaroni, se apila la roca de azufre sobre suelo inclinado y se enciende el vértice del montículo.

El calor de la combustión funde el resto del azufre, que se acumula en el punto más bajo donde se solidifica en moldes. El procedimiento es lento, el rendimiento, pobre (casi el 40 % del azufre se consume como combustible) y el producto, relativamente impuro. Se lo refina por destilación en grandes hornos de ladrillos, en cuyas paredes se condensa la denominada flor de azufre.

El procedimiento Claus utiliza el gas sulfhídrico (SH2), subproducto de muchas industrias, tales como las coquerías. Consiste en despojar a dicho gas del hidrógeno que contiene, a fin de liberar el azufre. Esto se obtiene mediante el oxígeno, que forma agua (H20) con el hidrógeno. Se emplea óxido de hierro para acelerar la reacción. También se puede privar al gas sulfuroso (SO.,) de su oxígeno, mediante el carbón de coque, que forma entonces anhídrido carbónico   (C02).

EXISTEN MUCHAS FORMAS DE AZUFRE
La mayoría de las sustancias cristaliza de una sola manera; pero el azufre se ordena según varias estructuras, llamadas estados alotrópicos. Por debajo de los 95°C la única forma estable es la rómbica, que funde a 112°8C y cuyo color es amarillo limón; a temperaturas normales, todos los demás estados alotrópicos se transforman paulatinamente en cristales rómbicos.

La forma monoclinica estable entre 95°C y 119°C (que es su punto de fusión), se   presenta   fácilmente,   como   finas   agujas,   si   se enfría con rapidez azufre fundido en un recipiente pequeño. Cuando se echa el elemento hirviente sobre agua fría, se obtiene azufre plástico, formado por largas moléculas que se disocian en pocas horas.

A 445 °C el azufre se convierte en vapor, cuyas moléculas constan de sólo 2 átomos; si entonces se lo enfría bruscamente, se obtiene azufre púrpura. de idéntica estructura  molecular.

azufre en polvo

EL AZUFRE LÍQUIDO
El azufre fundido es una de las pocas sustancias cuya viscosidad aumenta con la temperatura. Al principio, es un líquido móvil y amarillo pajizo; poco a poco se vuelve pardo oscuro y forma una masa espesa; pasados los 200° se ennegrece y nuevamente aumenta su fluidez. Su vapor es rojizo, pero al elevarse la temperatura tiende a ser amarillo claro.

COMPUESTOS NATURALES
Son principalmente los sulfatos y sulfuros. Entre los primeros, que contienen oxígeno, se cuentan el veso (sulfato de calcio), el blanco fijo de las pinturas (sulfato de bario), el sulfato de sodio y el sulfato de magnesio.

A los segundos, que no contienen oxígeno, pertenecen la galena (sulfuro de plomo), las piritas (sulfuro de hierro), la blenda (sulfuro de cinc), el cinabrio (sulfuro de mercurio), el gas sulfhídrico (sulfuro de hidrógeno, que huele a huevo podrido) v el sulfuro de alilo (característico del ajo).

Casi todas las proteínas contienen vestigios de azufre; las sustancias de olor más repulsivo y penetrante son los mercaptanos, compuestos orgánicos del mismo elemento. Los gases extremadamente fétidos son útiles en los laboratorios de análisis, porque permiten percibir rastros infinitesimales de azufre.

IMPORTANCIA  INDUSTRIAL
El uso principal del azufre es la elaboración de ácido sulfúrico, base de toda la industria química. El elemento libre sirve para fumigar plantaciones y vulcanizar el caucho (actualmente se prefieren algunos compuestos orgánicos). El sulfuro de carbono es el solvente de elección del fósforo y del mismo azufre. Con el oxígeno arde fácilmente y forma gases (sulfuroso, sulfúrico), materia primera del  ácido sulfúrico.

Fuente Consultada
TECNIRAMA N°18 La Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología (CODEX)

Historia del Cacao Produccion y Fabricación del Chocolate

Historia del Cacao Producción y Fabricación del Chocolate

HISTORIA: En Europa, la historia del cacao es bastante reciente, pero mucho antes del descubrimiento los indígenas de América cultivaban varias especies. Los mejicanos preparaban una bebida a la que llamaban chacolatl, y a la cual nosotros conocemos por chocolate.

Si un niño nos preguntara dónde se obtiene esa bebida tan agradable, le responderíamos: » Amiguito, podríamos llevarte a la Costa de Oro o a Guinea cuya producción de cacao es la mayor del mundo; podríamos también mostrarte los cacaotales de la Martinica, de Jamaica, de las islas de Sonda, de Ceilán o de Venezuela, o, si lo prefieres, acercarnos a las costas de México, en el mismo lugar en que desembarcaron los conquistadores españoles al mando de Hernán Cortes, hace cuatro siglos.»

La vegetación de esa tierra mexicana, tan rica y fértil, sorprendió a los invasores: en los jardines de Moctezuma, el rey vencido, encontraron árboles del tamaño de los cerezos, cuyos frutos, amarillos, rojos, de doce a veinte centímetros de largo, despertaron su curiosidad.

Se enteraron de que esos frutos proporcionaban una sabrosa bebida, llamada «bebida real», y de que para obtenerla era preciso abrir los frutos maduros, extraer los granos o almendras, colocarlos en unas cajas para que fermentaran y después secarlos. Ya secos, se separaban de su envoltura coriácea, se colocaban sobre parrillas y se dejaban tostar a fuego lento. Luego se los molía golpeándolos con una piedra.

El polvo así obtenido se mezclaba con substancias aromáticas, con miel, vainilla y azúcar de agave, agregándosele agua hirviente en pequeñas cantidades. Esa mezcla se agitaba rápidamente con un palillo; se lograba al fin un espumoso líquido de color castaño y de riquísimo sabor.

No todas las plantas de cacao son de igual calidad. Moctezuma consumía la «bebida real» y sus subditos la de calidad inferior. Hernán Cortés encontró que la bebida real era excelente y, habiendo comprobado sus efectos estimulantes, envió a su soberano, Carlos, V, unos granos de cacao con todas las indicaciones útiles para su preparación. Seguramente, al remitir ese producto a su rey no imaginó la importancia del regalo que hacía a la vieja Europa, un obsequio que valía tanto como los metales más escasos y las piedras preciosas: esos granos echaron los cimientos de una gran industria.

Carlos V encontró muy de su gusto la nueva bebida y, en seguida, la envió con un mensajero a la familia real de Austria. Esa corte mandó más tarde cacao al Papa.

Como era frecuente en aquella época, a las plantas nuevas se les atribuían virtudes medicinales. El arzobispo de Lyon, Alfonso, hermano del cardenal Riche-lieu, declaró que el cacao había contribuido a curarle una inflamación del bazo. En el siglo xvn, Madame de Sevigné escribía a su hija: «Estáis enferma, el chocolate os repondrá.» Pero también es verdad que poco después afirmaba: «El chocolate me ha hecho mucho daño y he oído hablar muy mal de él.» No obstante, la gente que no estaba enferma consumía el cacao como desayuno o merienda.

aztecas cacao

Los aztecas enseñaron a los conquistadores la manera de tostar cacao: lo hacían con
fuego lento, sobre piedras y con los granos previamente fermentados.

Hernan Cortes y el cacao
Después de la torrefacción, los granos se molían con procedimientos muy primitivos.
Hernán Cortés envió el producto a Carlos V, con las indicaciones necesarias para la preparación del chocolate.

Ana de Austria y el cacao
En ocasión del casamiento de Ana de Austria, el arzobispo de Lyon ofreció a la futura
reina un cofrecillo con granos de cacao.

Asimismo, en 1681 el chocolate se servía en las meriendas ofrecidas por Luis XIV en su palacio de Versalles ,y, en 1684, un médico llamado Bachot quiso demostrar la superioridad del chocolate sobre el néctar y la ambrosía, en una tesis universitaria.

Luis XIV de Francia y el chocolate

María Teresa, esposa de Luis XIV, hizo conocer el chocolate en la corte. Su acompañante española, la Molina, tenía siempre preparada una taza de esta exquisita bebida a disposición de su real ama.

En Italia, Jerónimo Benzoni y Francisco Carletti contribuyeron a divulgar las propiedades medicinales del cacao. Pero antes del siglo xvm se conoció el principio activo del grano mejicano: la teobromina.

En las selvas que rodean la cuenca del Amazonas y la del Orinoco, existen muchos cacaotales silvestres. Pero es a la antigua civilización azteca a la que debemos la explotación y utilización de ese árbol incomparable que más tarde fue trasplantado a América Central, donde sus granos constituyeron no sólo un alimento, sino también unidades monetarias. Efectivamente, las almendras del cacao se usaban como moneda entre los aztecas y el emperador recibía en ellas parte del tributo que le pagaban sus subditos.

En cuanto se conoció el cacao en los mercados mundiales, todos los países colonizadores se ocuparon de plantarlo en sus posesiones tropicales, porque el cacao exige para su crecimiento una temperatura  mínima de 24.grados, humedad constante, tierra fértil y escasa altura.

Napoleon y el cacao

Napoleón afirmaba que el chocolate de Turín justificaba hasta una guerra. Para recompensar a sus generales les ofrecía bombones de chocolate envueltos  en   billetes  de banco.

La sombra le es indispensable: para conseguirla se colocan en los cacaotales plantas provisionales, que se llaman «padres», y otras definitivas denominadas «madres». Estos parientes adoptivos, que protegerán a los jóvenes arbustos de los ardientes rayos solares y de los vientos impetuosos, son generalmente los plátanos y las mandiocas o yucas.

Cuando las plantitas de cacao son más robustas, se arrancan los «padres» y se dejan las «madres». Para que tengan más vigor y para que produzcan mayor cantidad de frutos, a los 2 ó 3 años se les despuntan las ramas y se les arrancan muchas hojas. Además, con ese procedimiento su recolección será más fácil. A los 30 años un cacaotero todavía rinde bastante; sin embargo, ya empieza a envejecer. No es un árbol de larga vida, pero esto se compensa porque produce mucho.

Cuando se abre el fruto, las semillas son blancas; mas, al entrar en contacto con el aire, toman su característico color castaño. Durante varios días, las semillas se dejan amontonadas en un lugar cubierto para que fermenten. Luego se secan al sol y se envían a las fábricas, donde son tostadas para mejorar su aroma; se les quita la cascarilla y se muelen.

El polvo resultante de la molienda contiene aproximadamente un 50 % de materia grasa (manteca de cacao). La manteca de cacao se extrae haciendo hervir el polvo en agua; separada la manteca, queda el «cacao soluble», que se vende para consumirlo disuelto en leche u otros líquidos.

Para fabricar el chocolate se utiliza el polvo de cacao sin desgrasar. Este polvo mezclado con azúcar y vainilla, o con canela, forma la pasta que, una vez seca, constituye el chocolate.

La primera fábrica de chocolate sólido fue instalada en Turín (Italia), donde se descubrió el secreto de derretir la pasta de cacao. La técnica moderna popularizó su uso.

En 1778 se inventó una máquina hidráulica que trituraba la pasta de cacao, mezclándola al mismo tiempo con azúcar y vainilla, con mayor rapidez y limpieza que haciéndolo a mano.

Después de la cosecha se abren inmediatamente los frutos para extraer los granos y someterlos a una ligera fermentación. Los indígenas desparraman los granos fermentados sobre la era para secarlos. Para separar la primera envoltura se procede a pisotear los granos. En muchos lugares de América del Sur, ese trabajo lo hacen los niños.

SOBRE LA PRODUCCIÓN Y LA FARICACIÓN DEL CHOCOLATE

El cacao en polvo se obtiene a partir de los granos de cacao, que son las semillas del Theobroma cacao, originario de la cuenca del Amazonas y de otras regiones selváticas de América Central, habiéndose cultivado, durante muchos siglos, en México.

Los aztecas bebían cacao en grandes cantidades, y los exploradores españoles de los siglos XV y XVI introdujeron la costumbre en Europa. En la actualidad, se consume en todo el mundo, en forma de bebida y de chocolate, del que es su principal ingrediente.

El cultivo del cacao se ha extendido fuera de América, pero en un área confinada dentro de los 20° de latitud al norte y al sur del ecuador, y la mayor parte de la cosecha se desarrolla dentro de unos límites todavía más estrechos, comprendidos entre unos 10°. Sólo en esta región el clima proporciona la gran cantidad de lluvias y la temperatura constantemente alta que necesitan esos árboles.

Planta de Cacao

Planta de Cacao: En estado silvestre, el cacao alcanza de ocho a diez metros de altura. Al cultivarlo, sus proporciones cambian: pierde en altura y gana en corpulencia. El fruto es una cápsula ovoide que contiene treinta o cuarenta granos del grosor de un haba, encerrados en una pulpa mucilaginosa.

También se requiere un suelo rico y profundo, para obtener buenas cosechas. Los árboles del cacao necesitan sombra y deben estar resguardados del viento; en sus habitáis naturales crecen debajo de los árboles altos del bosque. Los cultivados están, normalmente, protegidos por árboles de esa clase o por árboles umbrosos especiales y, a veces, por cocoteros o árboles del caucho. El árbol adulto del cacao tiene de seis a nueve metros de altura; por lo general, se compone de un tronco corto y de una media docena, aproximadamente, de ramas principales.

Los árboles del cacao se desarrollan a partir de semillas o de esquejes. El segundo método, sin embargo, es caro y no siempre hay disponibles los esquejes convenientes. Gran parte del cacao mundial es cultivado por pequeños agricultores en áreas reducidas de terreno, aunque en Brasil hay grandes estados de cacao. Se cultivan distintas variedades de árboles, espaciados de dos a cinco metros uno de otro, según las condiciones.

El espaciamiento se escoge para obtener el máximo rendimiento por hectárea, durante el mayor tiempo posible. Antes de que los árboles den fruto, han de pasar cuatro o cinco años. Unas flores pálidas aparecen directamente sobre el tronco y en las ramas principales (estas plantas se denominan caulifloras) y son seguidas por las bayas. Éstas constituyen los frutos y se hacen amarillas o rojas cuando están maduras.

Cada baya contiene hasta unos cuarenta granos o semillas, y la cosecha anual por árbol puede ser de veinte a treinta bayas. Esto corresponde, aproximadamente, a un kilogramo de semillas, una vez secas. Los frutos se cosechan, normalmente, de octubre a diciembre (la estación seca en África Oriental).

En Ghana y países vecinos se recoge otra cosecha mucho más pequeña en junio y julio. Las bayas se abren y se sacan las purpúreas semillas, junto con la jugosa pulpa. Las semillas se colocan en montones y se cubren con hojas, o pueden ponerse en cajas, durante unos días, para que fermenten.

El calor generado en los montones mata las semillas y ayuda a que se desarrolle el sabor de chocolate; es, por lo tanto, un proceso, muy importante. Luego de la fermentación, se las seca al sol o en espacios interiores, por medio de aire caliente. Las semillas secas tienen un color chocolate y pesan, como máximo, la mitad de cuando están frescas. Pueden ser afectadas por insectos nocivos o por hongos, y hay que protegerlas durante su almacenado y transporte.

MANIPULACIÓN  DE  LAS SEMILLAS O GRANOS DE CACAO
Cuando llegan a la factoría, las semillas se clasifican y limpian, y luego se tuestan, durante una hora, a 135° C. Su cubierta (cascarilla) se vuelve frágil, y el sabor de chocolate se desarrolla por completo. Después, se las rompe en un molino y la cascarilla se separa aventándola. Las pequeñas piezas de semilla tostada que quedan io llaman grano de cacao y pasan a un molino triturador.

El grano contiene alrededor de un 50 % de grasa y, cuando se muele, .se convierte en un líquido espeso, llamado masa. El que se destina a .ser convertido en polvo de cacao es desviado y se lo somete a grandes presiones en una prensa hidráulica.

Una gran proporción de la grasa (manteca de cacao) fluye como un líquido dorado. Los terrones sólidos que quedan se muelen y tamizan, y, finalmente, se envasan para su venta como cacao o chocolate en polvo para bebidas. Los granos destinados a la fabricación de chocolate se muelen con azúcar y se mezclan con el exceso de manteca de cacao obtenido en las prensas.

El líquido espeso que resulta ya es chocolate, y se pasa a unos moldes, donde se solidifica. Para producir chocolate con leche se añaden sólidos de la leche a la mezcla.

ANÁLISIS DEL CACAO O CHOCOLATE EN  POLVO

ProductoGrasa (%)Agua (%)Proteína (%)Total de hidratosde carbono (%)Fibra (%) Poder Alimenticio
450 cal./g.
Chocolate
amargo
52,92,35,5182,62585
Cacao graso23,83,98294,61645
Cacao11,06,28,930,54,71248
Cacao
sin
grasa
0,04,79,934,05,3887
Cacao por el método alcalino22,85,57,529,04,51595

PROCESO ALCALINO
El cacao puede recibir una serie de tratamientos, tales como ser sometido a vapor de agua, o mezclado con disoluciones de malta, sólidos de leche, ácidos débiles, etc.; también puede ser oreado, calentado, desodorizado y sometido a luz ultravioleta. De todos estos tratamientos, el más importante es el que se conoce con el nombre de proceso holandés o, más descriptivamente, proceso alcalino.

Este proceso incluye el tratamiento de las grasas de cacao, el licor de chocolate o el cacao en polvo, con carbonato, bicarbonato  o hidróxido  sódico,  potásico  o amónico, o cualquier combinación de esos álcalis en pequeña cantidad (del 1 al 3 %, según los casos), disueltos en agua.

En comparación con el cacao natural elaborado con el mismo tipo de granos no sometidos al proceso alcalino, el producto resultante de este tratamiento es mucho más oscuro y menos ácido. En suspensión acuosa da una reacción neutra, mientras que el cacao natural da una reacción ligeramente acida. El producto tratado es más fácilmente soluble en agua y se humedece con más facilidad también.

Cuando se mezcla con agua o leche calientes, se suspende mejor y presenta menos separación grasa en la superficie. Por otra parte, el sabor, aunque algo distinto del natural, resulta bastante parecido y agradable, y su poder alimenticio es similar al del producto natural.

mapa produccion de cacao

Las regiones más productoras de cacao están situadas dentro de los 20° de latitud al norte y al sur del ecuador. Ghana y Nigeria, junto con los países vecinos, producen alrededor de la mitad del cacao del mundo.

FABRICACIÓN  DE CHOCOLATE DULCE
En la actualidad, en las grandes fábricas se utilizan procedimientos de fabricación en los que se ha sustituido el antiguo proceso por una operación continua, sin pérdida de calidad en los productos resultantes. Las fórmulas se hacen para obtener toneladas de chocolate por hora y, durante el proceso, se disponen los adecuados controles de laboratorio, para conseguir grandes cantidades del producto a menor costo.

Primero, se mezclan el azúcar, el licor de chocolate, la leche o los elementos necesarios para darle los sabores especiales requeridos (almendra, nueces, etcétera), y la manteca de cacao. Esta parte, de consistencia grosera, se «refina», pasándola por rodillos de acero que la convierten en una masa pulverulenta, que contiene una textura más suave.

Puede ser necesaria una adición de pequeñas cantidades de manteca de cacao. Luego de refinarse el chocolate, se lo somete a un proceso muy importante, consistente en calentar, airear y batir la masa pastosa, con lo cual se consigueque el chocolate adquiera una viscosidad menor y una suavidad extrema, con un sabor más suave.

Las temperaturas a que se trata el chocolate suelen estar comprendidas entre los 54-82°C, aunque, en el caso del chocolate con leche, nunca se pasa de los 60°C.

La operación puede durar unas 12 horas para los chocolates ordinarios; pero, cuando se trata de chocolates de alta calidad, puede durar hasta 120 horas y, en casos especiales de chocolates de lujo, se llegan a tener de 5 a 8 días, en procesos no continuos, desde luego.

Una vez batido, el chocolate puede modelarse en bloques de 5 kg., con destino a otros fabricantes, o en pequeñas barras para el consumo público. La transición del chocolate líquido al sólido es una de las más importantes manipulaciones de todo el proceso, que se llama, normalmente, temperado.

En este proceso, hay que enfriar el chocolate líquido a una temperatura por debajo del punto de fusión de la manteca de cacao (alrededor de los 32°C.), y mantenerla (27-29°C.), para conseguir una solidificación regular. Esto se consigue mezclando continuamente la masa y controlando el enfriamiento, para que la manteca se vaya espesando y se solidifique, hasta cementar los sólidos suspendidos, formando un bloque compacto de una textura fina.

Esquema de la fabricación del chocolate

Esquema de la fabricación del cacao y del chocolate, donde se muestra cómo el exceso de manteca de cacao obtenido de una operación se usa como materia prima en otra.

Fuente Consultada
TECNIRAMA N°86 La Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología (CODEX)
LO SE TODO Tomo I -El Cacao –

Historia de los Primeros Tuneles Bajo Montañas Perforaciones

CONSTRUCCIÓN DE GRANDES TÚNELES BAJO MONTAÑA

Los caldeos, egipcios, indios, aztecas, griegos y romanos fueron famosos por sus trabajos bajo tierra, y las obras por ellos construidas parecen irrealizables cuando se piensa sólo disponían de útiles sencillos, no contando con perforadoras, compresores de aire, dinamita y tantas otras herramientas e inventos de la ingeniería moderna. Hoy todos los trabajos que parecían sueños para los antiguos se ejecutan tan fácilmente y con tanta frecuencia, que apenas se hace mención de ellos.

Veloces trenes transportan millares de pasajeros bajo altas montañas y sobre estuarios, puertos y ríos; se lleva el agua a las ciudades por túneles de kilómetros de longitud, y la tierra, bajo nuestros centros metropolitanos, es una colmena formada por pasajes subterráneos que sirven para transportar al tráfico o para conducir el agua, el calor, gas, electricidad y el correo.

Uno de los más antiguos túneles en el mundo fue construido por los romanos bajo el monte Salvanio, para transportar el exceso de agua del lago Pucino, sin salida natural. Tenía 5.600 metros de longitud, y en ciertos lugares corría a 181 metros debajo de la superficie. Se proyectó con un ancho de 2,70 metros y 4,50 de altura; pero cuando en 1862 fue abierto de nuevo, después de haber estado obstruido por siglos, se encontró que su sección era’ muy irregular. Según dice Plinio, se ocuparon en la construcción 30.000 hombres durante once años, y la mayor parte de los movimientos de tierra y rocas se hicieron con cestos cuya cabida no llegaba a 0,05 metros cúbicos.

El túnel de mayor longitud en el mundo es el del Simplón, bajo los Alpes, teniendo 20 kilómetros. Le sigue en longitud otro en Schemnitz (Hungría), construido para el abastecimiento de aguas de unas minas. Este tiene 16.432 metros de longitud, y su construcción duró noventa y seis años, desde 1782 a 1878, siendo, por tanto, la obra de esta clase que se ejecutó más despacio. En sección mide 4,35 metros de altura y 2,30 metros de ancho. Su coste fue de 5.000.000 de dólares aproximadamente, o sea unos 3.044 dólares por metro de longitud.

Los túneles como el del lago Pucino y el de Schemnitz son de fatigosa construcción, y a veces peligrosa, pero muy sencillos, comparados con la perforación a través de grandes montañas o bajo el mar o los ríos. En el primer caso generalmente se abren pozos verticales a distancias diversas y a lo largo de la línea proyectada, no sólo para sacar por ellos el material excavado, es decir, los escombros, sino también para alinear el túnel y ventilarlo durante los trabajos. Una buena ventilación a lo largo de los túneles es un factor de la mayor importancia.

Los pozos claro que no pueden construirse en el caso de perforar las montañas altas o en trabajos bajo el agua. Por tanto, hay que seguir otros métodos y procedimientos de construcción más o menos atrevidos.

La gran época de la construcción de túneles comenzó con los perfeccionamientos y desarrollo de los ferrocarriles; el aumento creciente de tráfico y la necesidad de transportarlo ha sido lo que estimuló a los ingenieros y constructores.

La perforación de los primeros túneles debió presentar grandes dificultades y dura labor, por no tener ia experiencia adquirida en nuestros días. Los hombres trabajaban con picos y barrenos de mano, a la luz de un candil, rodeados por la obscuridad, sin protección para los desprendimientos de tierras o rocas, corrientes de agua ocultas y con temperaturas sofocantes. No contaban con el auxilio de aplicaciones mecánicas, y la enfermedad o la muerte era muy a menudo el último premio del obrero.

Por ejemplo: en la construcción del gran túnel de San Gotardo, bajo los Alpes, las pérdidas por accidentes llegaron a 800. Hoy la perforación de los túneles es un trabajo comparativamente bastante seguro. Esto se ha conseguido con las entibaciones y el empleo del aire comprimido para suministrar aire puro y fresco a los trabajadores y fuerza a las máquinas perforadoras.

Los triunfos más .sorprendentes logrados por el hombre fueron la perforación de los Alpes por cuatro diferentes túneles: Mont Ceñís, Arlberg, San Gotardo y Simplón. Estos son los nombres de las grandes rutas en las que se han construido cuatro túneles, empleando perforadoras mecánicas y explosivos de gran fuerza. En Mont Cenis, que fue el primero, se inició el sistema, y las perforadoras trabajaban movidas por el aire comprimido en una instalación especial, desde donde se enviaba por tuberías.

Pocas veces se perforan los túneles con toda su sección a la vez. Primero se abre una galería <<de avalice», y el resto de la obra es tarea relativamente fácil. Si la roca es sólida, no es necesario alisar las superficies laterales, a menos que no se destinen al paso de las aguas.

El túnel de Mont Cenis se complete en 1871, y tiene 12 kilómetros de longitud, atravesando el punto más alto de te montaña, a una profundidad de 2.393 metros. El San Gotardo, con 14.760 metros de longitud, se abrió a la explotación en 1881. El de Arlberg, en 1885, tiene 10.400 metros, y el Simplón, de 19.60c metros, se terminó en 1905.

Como se dijo anteriormente, es el túnel más largo de los ferrocarriles del mundo, y si coste fue, poco más o menos, de uno: 60 millones de francos. El precio por metro longitudinal (aproximadamente 30c francos) fue, sin embargo, la mitad del de Mont Cenis, construido treinta y cuatro años antes.

El avance medio diario llegó a ocho metros, contra 2,50 en el primero, a pesar de las interrupciones en la ejecución de las obras, que fueron bastante serias y frecuentes. Esto da idea de los rápidos progresos alcanzados en los métodos de ejecución y maquinismos. La perforación del túnel de San Gotardo llevó nueve años y un cuarto de trabajo continuo, durante el día y la noche, avanzando, por tanto, poco más de un kilómetro y medio por año.

Empleó continuamente cerca de 3.500 hombres, y se establecieron instalaciones hidroeléctricas para hacer mover los compresores de aire en las dos bocas. Para ello se aprovecharon 1.500 caballos de fuerza en Góschenen y 1.100 en el extremo de Airólo. Para el transporte de los productos de la excavación se emplearon locomotoras de aire comprimido. Este túnel costó 4 000 franco s, aproximadamente, por metro longitudinal.

La construcción del túnel del Simplón llevó siete años. Se compone de dos túneles paralelos, siendo uno de ellos, en realidad, sólo una galería de ventilación. El túnel principal tiene 4,50 metros de ancho a nivel de los carriles y unos 5,50 metros de altura en su centro.

En la construcción de los túneles alpinos se encontraron dificultades excepcionales. Según aumentaba la profundidad en el avance, es decir, la altura de la montaña era mayor, así subía la temperatura. En el San Gotardo, antes de encontrarse los dos grupos, llegó a 33,89 grados centígrados. Esto hizo retrasar bastante las obras, pues los hombres no podían trabajar mucho tiempo.

La ventilación resultó también insuficiente, y algunos obreros y caballerías murieron asfixiados a causa de los gases que se formaban al explotar los barrenos cargados con dinamita. Se calcula hubo durante las obras cerca de 1.500 accidentes de todas clases. Se precisaban todos los días unos 126.650 metros cúbicos de aire. Sin embargo, asombra pensar cuántas no serían las víctimas sacrificadas y las dificultades vencidas en los túneles construidos en épocas anteriores, cuando el gran desenvolvimiento de la ciencia no había llegado a la altura que alcanzó en el siglo pasado y no existían los mecanismos perfeccionados, haciéndose todo por el esfuerzo humano únicamente; como, por ejemplo, en el Oberer Wilderenanners-tollen, que fue comenzado en 1535 y terminado en 1685; esto es, invirtiéndose ciento cincuenta años en perforar 9.168 metros. O bien en las ciclópeas perforaciones subterráneas de la Edad Media. La ventilación del San Gotardo es por tiro natural.

La diferencia de presión barométrica entre las dos bocas produce la corriente. La perforación de una sección, apenas 100 metros de longitud, fue sumamente difícil en este túnel, pues la roca, de naturaleza caliza, se descomponía con el agua y daba lugar a enormes desprendimientos. Esta parte tuvo que ensancharse y hacer un revestimiento de mampostería granítica de gran espesor. Otro famoso túnel es el construido en el antiguo ferrocarril Troy y Greenfield (ahora formando parte del de Boston y Maine), bajo el monte Hoosac, en la parte oeste de Massachusetts. Duró su construcción diez y seis años, pues comenzó en 1858 y se terminó y empezó a funcionar en 1874.

Su longitud es 7.600 metros y el coste fue de 10 millones de dólares. Aunque de construirse ahora sería una obra fácil, debe decirse que para su tiempo fue realmente extraordinaria. Se perforó atravesando capas de esquistos, casi tan duros como el granito, y al principio usando barrenos a mano y pólvora negra ordinaria; pero más tarde se instalaron perforadoras mecánicas y se empleó la dinamita, que comenzó a conocerse por esta época.

Se construyó al mismotiempo que el Mont Cenis, y muchos de los hombres que trabajaron en él viajaron de Suiza a su terminación y aportaban a la gigantesca obra el valioso caudal de experiencias adquirido.

Los retrasos e interrupciones fueron numerosos, debido principalmente al fracaso de las primeras máquinas perforadoras, los cambios de dirección y contratistas. El trabajo para sacar el material arrancado, así como el replanteo, se facilitó mucho con la apertura de pozos desde la superficie en la montaña hasta el nivel del túnel. De esta manera se consiguió la ventilación necesaria durante las obras.

En ellas aconteció un horroroso accidente. Al llegar a la profundidad de 177 metros en el pozo central, es decir, la mitad de la calculada, se declaró un incendio en el casetón construí-¿do en la boca, que servía como almacén general y oficinas. En el pozo había trece obreros trabajando, y claro que se hicieron toda clase de esfuerzos para subirlos con los cubos y cajones, pero sin resultado.

El fuego quemó los cables, cayendo aquéllos, y poco después la plataforma para la carga y descarga de los materiales, con los martillos, mazas, barrenos y otras pesadas herramientas sobre ella apiladas. Esta tremenda carga de acero, seguida a los pocos momentos delos maderos de la cubierta ardiendo, sepultó a los desdichados obreros. Meses después, cuando se quitaron los escombros, aparecieron los cuerpos de los trece mineros.

Todos los grandes túneles pagaron su tributo a la muerte, y en el de Hoosac llegó éste a 95. Pero los métodos modernos y las diversas disposiciones protectoras para asegurar la vida de los obreros han disminuido extraordinariamente el número de muertos, si bien no se ha podido llegar todavía a una perfecta seguridad, ya que se trata de un trabajo en el que actúa, con frecuencia, lo imprevisto, y es fácil encontrar fuerzas desconocidas.

Una protección contra derrumbes, a medida que los obreros perforaban, la misma se iba
introduciendo en el túnel con prensas hidráulicas. Fueron apareciendo distintos sistemas de protección para evitar accidentes en las obras, que muchas veces también retrasaban los tiempos dispuestos según contratos.

La mayor dificultad con que se tropieza en el arriesgado trabajo de los túneles de gran longitud es el conocimiento incierto de la naturaleza de las capas en los terrenos que han de horadarse. Aunque, en general, los geólogos pueden fijar la índole y condición de los estratos a través de los cuales pasa el túnel, sus previsiones no son siempre seguras; y a pesar de haberse ejecutado ya muchos, no es posible saber exactamente lo que en los sucesivos puede aparecer. Los más peligrosos de todos los terrenos son los formados por materiales sueltos, las arenas y las corrientes de agua. En ellos tuvieron origen la mayoría de los accidentes.

Desde mego no se hubieran podido perforar los Alpes de no haber hecho antes los geólogos un estudio minucioso del carácter de los estratos que habían de encontrarse.

En la parte norte del túnel de San Gotardo, y en toda una longitud de 1.828 metros, la excavación se hizo en roca dura granítica y completamente seca. Pero en la parte sur, la corriente de agua naciente en la roca descompuesta cortada llegó a 18.000 litros por minuto, es decir, lo que pueden descargar 30 medianas bombas de vapor para incendios. A veces las corrientes torrenciales que se encuentran tienen medio metro de profundidad e inundan los bastidores de las perforadoras mecánicas. Los hombres trabajan continuadamente bajo una lluvia tropical que cae del techo, mientras chorros de agua tan gruesos como sus brazos saltan de los costados y el suelo.

Hay que añadir a estas molestias las que resultan de trabajar siempre a temperaturas altas, y que aumentaban con las explosiones de los barrenos, llegando así a 29 grados centígrados y a veces más. En la parte sur fue más alta que en la norte, debido probablemente a la mayor altura de las montañas allí. Aun peor que todo esto es la aparición de manantiales de agua caliente, tal como aconteció en el túnel del Simplón. Los hombres fueron derribados a tierra y la temperatura del aire subió de tal manera, que, para continuar el trabajo, fue necesario mezclar esta corriente con otra de agua a menor temperatura.

Además de los varios cientos de túneles en los ferrocarriles de este país, se han construido otros muchos para saneamientos y abastecer de agua a las poblaciones, no debiéndose considerar completo un artículo que trate de esta clase de obras si no se cita el terminado en 1913, junto a la montaña Storm Kinig, para canalizar las aguas de Catskill para el abastecimiento de la ciudad de Nueva York. Era preciso atravesar el río Hudson; y después de estudiar las ventajas y desventajas de los proyectos para conducir las aguas, bien por un puente, bien por tuberías de acero tendidas en el fondo del río, o bien por la construcción de un túnel, se adoptó este último sistema, perforando la roca que forma el lecho en casi toda su extensión.

Explosivos Aplicados A La Guerra

 

Trufas Negras Y Blancas Cultivo y Recolección de trufas Produccion

Trufas Negras Y Blancas
Cultivo y Recolección de trufas Produccion

Las trufas constituyen un género de hongos que, a pesar de incluir pocas especies, crecen en casi todos los países de temperatura demente. Prefieren, sobre todo, los suelos arenosos y arcillosos. Sus más grandes amigos son las encinas y los castaños. Huyen de la claridad del día y vegetan en la tierra, a una profundidad de 15 a 20 cm., en donde se reproducen, como los demás hongos, por medio del micelio.

TRUFASLa trufa se caracteriza por un receptáculo carnoso, más o menos globuloso, de superficie lisa o con verrugas, compacto en su interior, indehiscente (esto quiere decir que está sólidamente encerrado en sí mismo, que no se abre espontáneamente), y que presenta esporas encerradas en esporangios redondos u ovoides.

Cuando es grande, está recubierta, en general, de verrugas prismáticas más o menos salientes. Pues este ser tan exquisito no hace gala de ninguna coquetería. Si se la corta, presenta a la vista una carne jaspeada recorrida por dos minúsculos sistemas de venas blancas, grises o de otro color que puede variar.

La trufa gris (Lycoperdon tuber sibarium peidomontam), llamada también trufa de ajo, es redonda, alargada y de superficie lisa. Se la emplea a menudo como condimento. Se la encuentra principalmente en Italia, en las regiones piamontesas de Acqui, de Alba, de Mondovi, de Chieri… Llegada a su madurez, exhala un exquisito aroma apreciado por todos los olfatos, aun los más delicados. Se produce su aparición (si es que puede emplearse esta palabra tratándose de un habitante que se esconde en el subsuelo) en el mes de julio (nos referimos a Europa, que es donde abundan), pero solamente el tiempo le conferirá esas preciosas cualidades que la hacen tan cara a los más exigentes “gourmets”. Pierde, así, toda discreción, pues su aroma se expande fuera de la tierra, delatando su presencia.

Los egipcios ya las conocían y eran muy apreciadas en su cocina. Las comían rebozadas en grasa y cocidas en papillote. Los griegos y los romanos les atribuían virtudes afrodisíacas, más que gastronómicas. En la Edad Media eran vistas como una manifestación del demonio debido a su color negro y a su aspecto amorfo, al lugar donde se encontraban (bosques de brujas y hechiceros) y al hecho de ser afrodisíacas. Razones de peso para que cayeran en el olvido, prueba que queda patente en los libros de cocina de la época, donde no aparece como ingrediente de ninguna receta.

La trufa negra (Lycoperdon tuber síbarium nigrum) debe su fama a la exquisitez de su gusto. Cuando es joven se llama trufa blanca, y hay que respetar su existencia, pues no está en edad de ser comida; pero al lograr su perfecto estado de madurez constituye una de las maravillas de la naturaleza. Crece entre octubre y febrero (Europa), como la trufa colorada (Lycoperdon tuber sibarium), cuyo aroma agresivo la hace menos apetecible que las otras. En ciertas regiones se encuentran también trufas pardas de piel lisa, cuyo olor recuerda el almizcle.

En Sicilia crece una trufa globulosa, blanca como la nieve (Niveum), que enriquece muchos platos regionales. Actualmente se cultiva también en las provincias del Norte de Italia. El Sudeste de Francia es muy renombrado como gran productor de trufas; se encuentran también en Alsacia y en el Delfinado; pero las trufas que enorgullecen a Francia son las de Quercy o de Périgord.

Su Búsqueda: Para buscarlas se emplean comúnmente perros de caza o cerdos, en razón de la sensibilidad de su olfato. El inconveniente principal es que el cerdo, al percibir el olor de las trufas, se abalanza sobre ellas para devorarlas, siendo necesaria mucha atención para impedírselo. Después de haber sido recogidas se conservan en tierra o en arena seca.

Busqueda de trufas con cerdos

Otra forma muy conveniente de presentarlas es conservadas en grasa. Los faraones conocían ya las trufas y las servían en sus banquetes, mientras que los romanos las hacían traer de Libia para sus festines. Los atenienses las comían crudas, o cocinadas bajo la ceniza y envueltas en tocino, pero acompañadas siempre con vino de Chio.

AMPLIACIÓN DEL TEMA:

UN VERRUGOSO y subterráneo honguito es uno de los manjares más caros y de mayor demanda en el mundo. Es la trufa francesa de Périgord, cuyo exquisito aroma y delicado sabor de almizcle han sido apreciados por los gourmets desde la época de los romanos. La trufa de Périgord tradicional, que se mezcla en rebanaditas con el paté de hígado de ganso, es negra, pero existe una variedad blanca, aún más rara.

Encontrar trufas es un arte. Los esquivos hongos crecen a cierta profundidad del subsuelo, entre las raíces del roble. En la superficie hay muy pocas señales que guíen al buscador de trufas, fuera de una grieta en el suelo producida por un espécimen muy grande, o la nube de las pequeñas y amarillas moscas de la trufa, las cuales depositan sus huevecillos sobre el hongo y le sirven diseminando sus esporas.

Pero es más fácil localizar la trufa por el olfato, y los mejores detectores son los cerdos, si bien les siguen de cerca perros especialmente entrenados. Los sabuesos de trufas de la provincia de Piamonte, al norte de Italia, donde se halla una fina trufa blanca, son muy hábiles. En Rusia, cabras e incluso oseznos participan en la búsqueda.

Desafortunadamente, los hongos, que requieren de siete años para madurar, sólo resultan comestibles durante una semana. Se los puede guardar en aceite, o congelar, pero las trufas en conserva pierden mucho de su extraordinario aroma. Los precios varían desde 880 dólares por kilo de trufas negras de Périgord hasta más de 2 330 dólares por kilo de la variedad blanca. Con estos precios, una rebanada de pastel de trufas de la variedad negra costaría cerca de 44 dólares, y 110 dólares si fuera de la blanca.

Video Sobre El Mundo de las Trufas

(Fuente Consultada: Sabía Ud. Que…? Rearder´d Degest)

Los nuevos medios de comunicacion o transporte en el siglo XIX

Los nuevos medios de comunicación o transporte en el siglo XIX

Hacia una nueva técnica industrial: Después de 1840, el maquinismo industrial se complicó en el término de cincuenta años todas las industrias fueron reequipadas eficaz y completamente. En las ciudades se concentró la industria con sus grandes fábricas y los talleres desaparecieron progresivamente. El obrero ya no fue responsable del producto final, sino un pequeño engranaje dentro del proceso productivo. Prueba de ello fueron los nuevos métodos de trabajo (Taylorismo). Estos intentaban obtener el máximo de rendimiento en el menor tiempo posible. La especialización y la producción en serie fueron también rasgos típicos de este período.

El aprovechamiento de las nuevas fuentes de energía sumado a la invención de nuevas máquinas, abrieron paso a la era de la siderurgia moderna. Comenzaron a utilizarse la rotativa y la máquina de escribir (1867), el cemento y el hormigón (1883), las armas arepetición (1862) y la dinamita (1866), además de os tornos y las perforadoras neumáticas, Inglaterra, Francia, Alemania y los Estados Unidos, dominaron la producción mundial y se convirtieron en potencias de primer orden..

A su vez, también el maquinismo agrícola se diversificó: se fabricaron trilladoras, segadoras, tractores, etc. Estas nuevas máquinas comenzaron a utilizarse a partir de 1870 en los Estados Unidos e Inglaterra. Se adoptaron métodos intensivos de agricultura; el guano peruano, por ejemplo, fue utilizado como fertilizante.

A partir de 1850, el libre cambio y el deseo de competir, aceleró las transformaciones agrícolas estimuladas, a su vez, por la ampliación de nuevos mercados consumidores. Se fortalecieron, de este modo, los lazos coloniales que sometieron a las naciones pequeñas, productoras de materias primas, a la voluntad de las poderosas.

Transportes comunicaciones: las distancias se acortan.

Los transportes y las comunicaciones alcanzaron gran despliegue a partir de la segunda mitad del siglo XIX, merced a los grandes avances científicos descubrimiento de nuevas fuentes de energía y a la importancia que había cobrado la industria del carbón, el hierro y el acero.

El barco a vapor. El transporte marítimo se vio favorecido por la adopción del barco de vapor en reemplazo del velero. Esto posibilitó no sólo una mayor rapidez,. sino que permitió el traslado de gran cantidad de mercancías a lugares distantes. Así el mercado internacional creció en forma notable. También aparecieron grandes transatlánticos que favorecieron el traslado de emigrantes europeos hacia América, Asia o África. Los puertos cambiaron su fisonomía y fueron remodelados para adecuarlos a las nuevas necesidades comerciales.

Primeros Barcos de Acero

El ferrocarril. La gran revolución del transporte terrestre fue protagonizada por el ferrocarril. Los malos caminos y la precariedad de los vehículos no podían competir con este “caballo de hierro”. En 1860, los Estados Unidos y Europa contaban con 108.000 Km. de vías férreas y hacia comienzos del siglo XX, existían en el mundo aproximadamente 1.000.000 Km. de vías. El ferrocarril, al igual que el barco de vapor, amplió el mercado internacional, ya que partía de los centros de producción industrial y agrícola hasta las terminales que se encontraban en los puertos desde donde los productos eran exportados (ampliar sobre el ferrocarril)

tren siglo xix

El automóvil La segunda revolución en el transporte terrestre se introdujo con e4 automóvil. Hasta mediados de siglo existían ciertos vehículos propulsados por vapor. Sin embargo, eran peligrosos, demasiado pesados y lentos (aproximadamente 4 Km. por hora).

En 1884, los alemanes Daimler y Maybach inventaron el motor de gasolina, mucho más liviano que el anterior, y al año siguiente Daimler y Benz fabricaron el automóvil. A partir de entonces la industria automotriz creció yse desarrolló cambiando el aspecto y la atmósfera de las ciudades hasta alcanzar el nivel y la importancia de los que gozan en nuestros días Esto favoreció también el mejoramiento de caminos y puentes. El tránsito en las ciudades también se vio innovado por la aparición del tranvía. (ampliar sobre la industria automotriz)

La bicicleta. Ya hacia 1879 había aparecido una de las tantas antecesoras de la actual bicicleta. A diferencia de la bicicleta moderna, aquélla tenía la rueda de atrás mucho más grande que la de adelante. Con el correr el tiempo experimentó grandes cambios. Para 1890 ostentaba un aspecto muy similar a las bicicletas de nuestros días y en 1895, casi todas contaban con ruedas neumáticas. Fue uno de los medios de transporte más difundido, ya que facilitó enormemente la movilidad individual en el campo y la ciudad. En la actualidad se la utiliza también con fines recreativos y deportivos.

Historia de la Bicicleta

Canales: El mercado internacional se había ampliado, pero se necesitaban rutas más cortas entre Europa y los demás continentes. En 1869 se abrió el Canal de Suez que redujo de 25 a 18 días el viaje de Marsella a Bombay. Gracias al éxito obtenido se construyeron luego el de Corinto en Grecia (1893), el de Kiel, en Alemania (1895), y el de Panamá, en América (1914)

El avión. El hombre había conquistado el mar y la tierra entonces miró hacia el cielo. En 1900 Zepellin realizó los primeras experiencias con el dirigible, nave que permitiría el transporte de pasajeros. En 1903 los hermanos Wright inventaron el aeroplano. Estas experiencias fueron continuadas por Alberto Santos Dumont y Luis Blériot y se iniciaron, entonces, los primeros vuelos y servicios regulares. En 1914 se recorrió una distancia de 1.021 km en casi 21 horas a una velocidad de 203,85 Km. por hora a la altura de 6228 metros.(ampliar sobre la historia de la aviación)

Comunicaciones. Gran desarrollo alcanzaron las comunicaciones postales debido al avance de los transporte. El telegrafo creado por Morse en 1837 se extendió con increíble rapidez. En 1845 se instaló el primer cable bajo el agua en los Estados Unidos y en 1878 se instalaron los primeros cables transatlánticos. La importancia 4 de este nuevo medio queda corroborada por el siguiente dato: en 1908 se enviaron por telégrafo 334.000.000 de despachos.

En 1876, Alejandro Graham Bell inventó el teléfono que se difundiría a partir de 1879. En 1877 Tomás Alva Edison construyó el primer fonógrafo y en 1887 apareció la telegrafía sin hilos (radio) producto de la inventiva de Guillermo Marconi.

Otras técnicas. La técnica tipográfica (la imprenta) evolucionó también notablemente al igual que la fotografía. En 1895 los hermanos Lumiére inventaron el cinematógrafo que se transformó, no sólo en un elemento importante de información y difusión de ideas, sino en una de las más importantes expresiones artísticas del Sigo XX.

Las exposiciones industriales: la esperanza de una nueva era:

El auge adquirido por el industrialismo produjo en las naciones europeas un sentimiento de orgullo y satisfacción por el progreso alcanzado.

Se realizaron entonces múltiples exposiciones con el fin de mostrar al mundo el nivel técnico e industrial logrado. En 1851, Gran Bretaña mandó construir, a instancias del príncipe Alberto, el Palacio de Cristal, en el que se realizó la primera de estas exposiciones. En 1862 se efectuó la segunda, también en Londres. En 1867, París organizó su primera exposición a la que asistieron no sólo los más importantes científicos y representantes de la industria, sino también las más destacadas personalidades políticas del momento. En años subsiguientes se efectuaron nuevas muestras en Holanda, España, Estados Unidos, Australia y nuevamente en Francia. (Ver: La torre de Eifel)

En todas ellas, los protagonistas fueron las máquinas,, los descubrimientos científicos, los nuevos productos industriales. De esta manera, el mundo parecía afrontar con un optimismo creciente los conflictos internacionales que, día a día, eran más profundos. Así, se festejaba el comienzo de una nueva era cuyo progreso y desarrollo se creía no tendría límites y cuyos alcances posibilitarían el mejoramiento del nivel de vida medio.

AMPLIACIÓN DEL TEMA
LOS FERROCARRILES TRANSCONTINENTALES Y EL AUTOMÓVIL
La revolución más espectacular tuvo lugar en los ferrocarriles. Dos cifras bastan para dar una idea de este extraordinario desarrollo: año 1850, en el mundo había 38.700 kilómetros de vías férreas; año 1913, 1.100.000. Las zonas de mayor densidad ferroviaria eran Europa y los Estados Unidos. Y este enorme aumento se debió al progreso de la técnica: al uso del acero y del cemento armado en la construcción de puentes, y al de la perforadora de aire comprimido en la de túneles (el túnel de San Gotardo se construyó entre 1871 y 1882, y el del Simplón fue acabado en 1906).

El aumento de la velocidad fue el resultado del perfeccionamiento de las locomotoras, que se convirtieron en más potentes y menos pesadas, y del de los rieles, que en lo sucesivo serían de acero, en vez de hierro. La segunda mitad del siglo xix fue el gran período de la construcción de ferrocarriles. Cada país construyó su propia red, y, después, las naciones establecieron acuerdos para construir líneas transcontinentales. A este fin, decidieron adoptar, en general, el mismo ancho de vía (1,44 m.).

En Norteamérica, la construcción del primer ferrocarril transcontinental, Nueva York-San Francisco, fue concluida en 1869. Unos años después, el zar Alejandro III de Rusia tomó la decisión de construir el transiberiano, que fue acabado en 1904, y puso a Vladivostok a sólo 15 días de viaje de Moscú. Ferrocarril que se vería prolongado, en seguida, por el transmanchuriano, que llegaba hasta el mar de la China. De menor importancia fueron el transcaspiano (que iba del Caspio a la frontera china), el transaraliano (de Samara a Tachkent), y el transandino (de Buenos Aires a Valparaíso).

El sueño de Cecil Rhodes, de unir a Ciudad del Cabo con El Cairo, no llegó a realizarse. En efecto, de los 11.000 kilómetros de distancia, hay que recorrer 3.500 kilómetros por carretera o en barco, y en los 7.500 kilómetros de ferrocarril, hacer catorce transbordos.

La utilización práctica del ferrocarril tuvo importantes consecuencias. Permitió el transporte rápido de los productos (a partir de 1900, sería posible recorrer 1.200 Km. diarios): los nuevos países pudieron consagrarse, en lo sucesivo, al monocultivo.

Al tiempo que se desarrolló este medio de transporte colectivo, lo hicieron dos medios de transporte individual: la bicicleta, «la pequeña reina» (la primera vuelta a Francia se organizó en 1903), y, sobre todo, el automóvil. El lejano antepasado de éste fue el carro de vapor, de Cugnot, cuyo modelo tuvieron presente, pasado 1820, los ingleses Griffith y Hancok para su diligencia de vapor, cuyo desarrollo quedó detenido por el del ferrocarril. El francés Amadée Bollée, construyó nuevamente un coche de vapor (1873), la «Mancelle». Pero el progreso decisivo no tuvo lugar, sin embargo, hasta que se perfeccionó el motor de explosión, y se produjo, después, la invención del neumático por Dunlop y Michelin.

En 1891, la fábrica Panhard-Levassor construyó según el diseño de Daimler, un coche que alcanzaba una velocidad de 22 kilómetros por hora. Tres años después, la carrera París-Lyon enfrentó a más de cien monstruos ruidosos y tosedores. Varios de ellos eran de motor de vapor, otros de motor de bencina, habiendo otros más de motor de aire comprimido, o movido por electricidad. Pero sólo veinte de ellos lograron tomar la salida siendo el coche con motor de vapor De Dion quien ganó la carrera, a una media de 22 kilómetros hora.

Mas, a pesar de este triunfo, el automóvil de vapor no consiguió tener un porvenir como su rival, el de bencina. Poco a poco, este último se fue perfeccionando.En 1914, la velocidad récord superó los 100 kilómetros por hora. La industria automovilística, aunque nacida en Europa, se desarolló, sobre todo, en Estados Unidos. En vísperas de la primera guerrao mundial, ,circulaban por el mundo dos millones de automóviles, la mitad de los cuales pertenecía a Estados Unidos.

 

Historia del Whisky Resumen de su Elaboración

Historia del Whisky – Resumen de su Elaboración

La historia del Whisky: Aunque resulte increíble, en sus lejanos comienzos el whisky era utilizado por farmacéuticos y monjes como un producto medicinal, que servía para tratar diferentes afecciones. Claro que todo en su justa medida, ya que el abuso de esta bebida podía provocar un estado de ebriedad profunda en los enfermos a tratar.

Como todos sabemos, desde hace décadas existe un gran debate en torno a cuál es el mejor whisky del mundo, batalla que confronta a escoceses, irlandeses y estadounidenses.

Pero lo cierto es que nuestra intención no es llegar a una conclusión al respecto, sino más bien conocer algunos detalles acerca de la historia en torno a la invención de esta bebida tan especial.

De acuerdo a su etimología, la palabra whisky proviene del término celta “Uisge”, utilizado para abreviar el concepto de “Uisge Beatha”, que traducido al español significa “agua de vida”. Durante mucho tiempo, el idioma celta era una de las lenguas oficiales de Escocia e Irlanda, de allí su origen.

En sus orígenes, el whisky solía ser utilizado como medicamento, por un lado como anestesia para llevar a cabo complejas intervenciones, e incluso operaciones quirúrgicas, y por el otro para ser utilizado como antibiótico externo en heridas presentadas en la piel.

Se estima que entre los años 1100 y 1300, fueron los monjes quienes incorporaron las técnicas de destilación que comenzaron a ser posteriormente utilizadas en Irlanda y Escocia.

Por aquella época, el popular vino no era en realidad una bebida de fácil fabricación para los escoceses y para los irlandeses, por lo que durante la fabricación de cerveza de cebada comenzaron a destila un nuevo licor, que se convirtió en el whisky. Claro que la fabricación de licores destilados por aquellos años sólo se limitaba a los boticarios y los monasterios. Esto sucedió hasta fines del siglo XV.

En el año 1500 se llevó a cabo la publicación del primer libro conocido sobre la destilación, escrito por Hieronymus Brunschwygk y editado bajo el título de “Liber de arte distillandi”. Allí se exponían las grandes virtudes de la bebida alcohólica como medicamento, como así también los métodos para su fabricación.

Lo cierto es que la destilación legal del whisky es algo realmente reciente, ya que de acuerdo a la fecha de inicio oficial a partir de la cual se permitió la producción legal de whisky en Escocia está relacionada a la promulgación de la Ley de Impuestos Especiales, que fuera impuesta por el duque de Gordon en 1823.

Pero, por supuesto que Escocia no esperó hasta ese momento para producir la bebida nacional, generando así fábricas que funcionaban de manera clandestina.

Si nos remontamos aún más en el pasado, según relata la historia, la destilación del whisky se inicia en el antiguo Egipto, quienes utilizaron una técnica que se implementaba para la producción de perfumes.

Hoy, después de haber transcurridos varios siglos desde su descubrimiento, el whisky es la bebida preferida de muchos, quienes pueden optar por una enorme e inagotable variedad de tipos, ya que en cada país del mundo su fabricación suele tener una receta diferente, dotando a cada uno de ellos de una verdadera personalidad. Es así que hay whisky para todos los gustos.

CRONOLOGÍA

3000 a.C. — No es que se produjera whisky en estas fechas, pero el arte de la destilación de los perfumes, que ya se conocía en Egipto, fue un primer paso.

SIGLO V — Primera referencia escrita del agua de vida destilada de cereales en un manuscrito irlandés. Según la leyenda, el propio san Patricio llevó el secreto a ese país.

SIGLO XII – La destilación del agua de vida se extiende por toda Europa desde Irlanda, donde es descubierta por los invasores ingleses, aunque en Escocia, donde los monjes hacen servir por primera vez un alambique, tenían sus propios métodos.

1494 — El fraile inglés John Cor destila aguardiente a base de malta por primera vez en las altas tierras de Escocia. Se puede decir, después de todo, que se destila whisky por primera vez, ya que I anterior eran aguardientes de lo más corriente.

1505 — El Gremio de Barberos Cirujanos escocés consigue los derechos de su fabricación en Edimburgo.

SIGLO XVI – Se descubre la manera de condensar los destilados refrigerando los tubos por medio de agua; de esta manera de acelerar el proceso y mejora la calidad. Los monjes escoceses, expulsados de sus monasterios en este siglo por los ingleses, difunden sus conocimientos, que escapan de las manos de barberos y cirujanos y entran e’ todas las casas donde uno pueda construirse un alambique.

1608 — La destilería Bushmills empieza a producir whisky con licencia del rey Jaime I de Inglaterra e Irlanda y VI de Escocia.

1802 — Thomas Jefferson elimina las tasas sobre el whisky y éste empieza a producirse en masa en EE. UU. El padre baptista Elijah Craig es el primero en utilizar toneles de roble para su transporte.

1825 — El americano Alfred Eaton es el primero en filtrar el whisky a través de un lecho de carbón, el mismo que hará servir más tarde Jack Daniel’s.

1826 — Se descubre el método de destilación continua en Irlanda, que tiene un gran éxito en Escocia.

1853 — La destilería Glenlivet crea el primer blend (mezcla) en Escocia, mezclando diferentes whiskies de malta y de grano, y revolucionan el mundo del whisky, abaratando su producción y adaptándose al gusto del consumidor. Los irlandeses rechazan el blending y tienen que cerrar las dos terceras partes de sus destilerías.

1900-1933 – En 1900 se establece la Ley seca en EE UU. que deja de producir whisky abiertamente, propiciando el auge de los grupos mafiosos que trafican a escondidas; la ley fue derogada en 1933, pero el mercado del bourbon no se recuperará hasta los años ochenta. Sustituye a la bebida alcohólica el café, que empieza a servirse sin límite en los restaurantes.

Ver: ¿Porque Nos Duele La Cabeza al Tomar Alcohol?

Ver: Fabricación del Coñac

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Planeta Sedna

HISTORIA Y ELABORACIÓN DEL WHISKY

historia del vino

Ver: Historia del Fernet

Logros Cientificos Siglo XIX La Teoria Electromagmetica

Logros Científicos Siglo XIX
Teoria Electromagnética de Maxwell

La caída del principio de «libre competencia», bajo la aplastante tendencia a la concentración de la producción y los capitales en la segunda fase de la Revolución Industrial, supuso también una transformación importante en el desarrollo del quehacer científico y en la elaboración de las nuevas técnicas.

Durante el proceso de la industrialización, el desarrollo científico y técnico no conocía más ritmos que el de un progreso lineal constante. Sin embargo, la producción científica caminaba dentro de los márgenes de una cierta autonomía, pero siempre bajo la tutela del empresario capitalista emprendedor.

El estímulo económico de la libre competencia repercutía, sin duda, en el campo de la investigación.

Por otra parte, las fuertes crisis cíclicas del capitalismo industrial, fundamentalmente de superproducción, forzaban a condicionar la técnica a una continua depuración.

Había un hilo común que iba de estas crisis de superproducción, a través de la caída de los precios y el desempleo que produce el maquinismo, hasta la caída del nivel de consumo de las clases trabajadoras.

Ver Una Completa Biografia de Maxwell

JAMES C. MAXWELL En la historia de la ciencias  hay algunos científicos virtualmente desconocidos para el gran público, aunque sus logros sean casi tan importantes como los de los de Einstein, Darwin y Newton. Éste es el caso del físico escocés James Clerk Maxwell.

Los científicos profesionales, y los físicos en particular, lo reconocen como uno de los más inteligentes e influyentes que hayan vivido nunca, pero fuera de los círculos científicos su nombre apenas es conocido.

Maxwell nació en Edimburgo, en 1831, el mismo año en que Faraday logró su máximo descubrimiento, la inducción electromagnética, en 1831. Descendiente de una antigua familia de nobles blasones, Maxwell era un niño prodigio.

En 1841 inició sus estudios en la Academia de Edimburgo, donde demostró su excepcional interés por la geometría, disciplina sobre la que trató su primer trabajo científico, que le fue publicado cuando sólo tenía catorce años de edad.

A pesar de que su madre murió cuando tenía ocho años, tuvo una infancia feliz. A una edad temprana ya demostró ser una promesa excepcional, sobre todo en matemáticas.

Cuando tenía quince años, sometió un escrito sobre matemáticas a la Royal Society de Edimburgo, que asombró a todos los que lo leyeron. Al año siguiente tuvo la suerte de conocer al físico de setenta años William Nicol, que también vivía en Edimburgo.

Nicol había hecho un trabajo importante utilizando cristales para investigar la naturaleza y la conducta de la luz, y las conversaciones adolescentes de Maxwell con él hicieron que sintiera un interés por la luz y otras formas de radiación que le duró toda la vida.

Estudió matemáticas con sobresaliente en Cambridge y se graduó en matemáticas en 1854; siendo estudiante, tuvo la experiencia intelectual que definió su vida: la lectura de las Investigaciones experimentales en electricidad de Faraday. Todavía estudiaba cuando realizó una gran contribución al desarrollo del tema con un brillante escrito titulado Sobre las líneas de fuerza de Faraday.

Más tarde fue asignado a la cátedra de filosofía natural en Aberdeen, cargo que desempeñó hasta que el duque de Devonshire le ofreció la organización y la cátedra de física en el laboratorio Cavendish de Cambridge.

Tal labor lo absorbió por completo y lo condujeron a la formulación de la teoría electromagnética de la luz y de las ecuaciones generales del campo electromagnético.

En 1856, a los veinticinco años, fue nombrado profesor en el Marischal College de Aberdeen; y en 1860 se trasladó al Kings College de Londres como profesor de filosofía natural y astronomía. Fue en esa época de la mudanza a Londres cuando realizó su primera gran contribución al avance de la física.

En tal contexto, Maxwell estableció que la luz está constituida por ondulaciones transversales del mismo medio, lo cual provoca los fenómenos eléctricos y magnéticos. Sus más fecundos años los pasó en el silencioso retiro de su casa de campo. Allí maduró la monumental obra «Trealise on Electricity and Magnetism» (1873).

James Clerk Maxwell falleció en Cambridge, el 5 de noviembre de 1879.

ALGO MAS…

1-Formuló la hipótesis de la identidad de la electricidad y la luz.

2-Inventó un trompo para mezclar el color y un oftalmoscopio, instrumento que permite ver el interior del ojo de una persona viva, o de un animal. Experimentalmente demostró que la mezcla de dos determinados pigmentos de pintura constituía un proceso diferente a la mezcla de los mismo colores de luz.

Sus principios fundamentales sobre la mezcla de colores se emplea en la actualidad es la fotografía, la cinematografía y la televisión.

3-Maxwell corrigió a Joule, Bernouilli y Clausius que habían sostenido que propiedades de los gases como la densidad, la presión, le temperatura eran debidas a que un gas está compuesto de partículas de movimiento rápido y velocidad constante.

Maxwell demostró que la velocidad no es constante y que varía de acuerdo con la curva de frecuencia en forma de campana que se conoce como ley de Maxwell. Sus descubrimientos han servido de fundamento a las teorías de las física del plasma. Maxwell inventó la mecánica estadística para analizar las velocidades moleculares de los gases.

Nobel y la Nitroglicerina

Nobel y la Nitroglicerina

Desde la fundación de la primera fábrica de nitroglicerina, Nobel comienza a realizar sus estudios sobre la nitroglicerina, con el objetivo de disminuir su sensibilidad, característica que hacía imposible su uso en forma pura.

La nitroglicerina fue descubierta por el químico italiano Ascanio Sobrero, el año 1846, y ocho años más tarde Crawford Williamson establece su composición química, , lo que facilitó que años más tarde, con un completo dominio de su estructura, Nobel pudiera ensayar con diversas sustancias para conocer, cuales podían atenuar su gran sensibilidad.

Después de un arduo proceso de experimentación, en el que estuvo a punto de no continuar los estudios emprendidos debido a una violenta explosión en 1864 que destruyó sus laboratorios, mató a cinco personas, entre los que figuraba su hermano menor Emil, y corrió gran peligro su vida.

Pero un día, por casualidad, notó que la tierra de infusorios o trípoli (tipo de piedra caliza porosa) ofrecía la propiedad de ser muy absorbente respecto de la nitroglicerina, pues retenía en sus poros un gran porcentaje de dicha sustancia lo que daba paso a una nueva mezcla, que continuaba siendo un gran explosivo, pero que hacía menos peligroso su manejo.

Corría el año 1867 y Nobel acababa de descubrir la dinamita, con lo que hacía posible el uso industrial de la nitroglicerina y se convertía en el creador de la pirotecnia moderna.

Consciente de que la dinamita no había aportado a la humanidad ni la felicidad ni la paz que él preveía, Alfred Nobel decidió en 1893 que su fortuna podría quizá contribuir a ello. En su primer testamento instituyó un premio destinado a recompensar algún descubrimiento científico que fuera en esa dirección, decisión que no contó a los herederos, que se inquietaron al verse desposeídos.

Aun así, Nobel se obstinó, y sería en París, el 27 de noviembre de 1895, que redactaría un segundo testamento.

Una vez que los herederos fueron favorecidos según lo que él consintió en legar, Alfred Nobel dispuso que el resto de su fortuna fuera invertida en instrumentos seguros, y que los intereses generados fueran distribuidos «a las personas que hayan aportado el mayor beneficio a la humanidad».

PREMIOS NOBEL: Cuando el testamento de Alfred Nobel fue revelado, en enero de 1897, no dejó de provocar revuelo, partiendo por el enojo de sus hermanos, que se consideraron expoliados. Nobel menospreciaba las fortunas por herencia, que según escribió, «no aportan más que calamidades, por la tendencia a la ociosidad que engendran en los herederos». Y sobre todo, al confiar la entrega de los premios a Suecia y a Noruega, Nobel provocó una crisis diplomática entre los dos países.

Fue sólo el 29 de junio de 1900 que los estatutos de la fundación Nobel serían promulgados, y los primeros Nobel, dotados de 150.800 coronas suecas, fueron concedidos al año siguiente, el día del aniversario de la muerte del inventor.

El físico alemán Roentgen, descubridor de los rayos X, el químico neerlandés Van’t Hoff, el médico alemán Von Behring y el poeta francés Sully Prudhomme fueron los primeros en recibir los premios Nobel. En cuanto al premio de la paz, fue compartido entre el suizo Henri Dunant, creador de la Cruz Roja, y el economista francés Frédéric Passy, fundador de la Liga internacional de la paz. Un sexto premio Nobel, en economía, fue instituido en 1968.

Historia del Premio Nobel Origen y Objetivos de la Entrega

Historia del Premio Nobel: Origen y Objetivos

ÚLTIMA ENTREGA PREMIOS NOBEL 2016

2016: NOBEL DE LA PAZ

Juan Manuel Santos

El Comité Noruego del Nobel ha anunciado esta mañana que el ganador del Premio Nobel de la Paz es el presidente de Colombia Juan Manuel Santos. El Comité reconoce así el esfuerzo del mandatario por alcanzar un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC después de 5 décadas de conflicto.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

2016:NOBEL DE FÍSICA

David Thouless, Duncan Haldane y Michael Kosterlitz

Nobel de Física 2016: Los científicos británicos David Thouless, Duncan Haldane y Michael Kosterlitz, son tres investigadores que tienen una gran trayectoria, sus logros sorprenden al mundo desde los años sesenta. Gracias a sus descubrimientos se podrán desarrollar nuevos materiales, porque permitieron destacados avances en la comprensión de los misterios de la materia y crearon nuevas perspectivas para la cración de increíbles materiales con propiedades sorprendentes.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

2016:NOBEL DE MEDICINA

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/nobel2016medicina.jpg

Se eligió al japonés Yoshinori Ohsumi con el galardón del Nobel de Medicina 2016 por el descubrimiento del mecanismo de la autofagia celular.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

2016:NOBEL DE LITERATURA

Bob Dylan premio noble de literatura

Bob Dylan, el músico, cantante y poeta estadounidense, de 75 años de edad, fue reconocido por su trabajo y ganó el Premio Nobel de Literatura 2016. El galardón fue otorgado por «generar nuevas expresiones poéticas entre la gran tradición musical americana».

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

2016: NOBEL DE ECONOMÍA

NOBEL DE ECONOMIA

Se  decidió conceder el premio Nobel de Economía 2016  a Oliver Hart y Bengt Holmström, por sus aportaciones en el campo de la ‘Teoría de los Contratos’. En esta teoría se analizan cómo se elabora la contratación y sus diversos efectos, sobre todo en el mundo de la empresa.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

IMAGEN MEDALLAS PREMIO NOBEL

imagen de las medallas premio nobel

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

EL TESTAMENTO DEL ALFRED NOBEL

“La totalidad de mis bienes realizables deberá ser utilizada de la manera siguiente: el capital, invertido en valores seguros por mis albaceas, constituirá un fondo cuyos intereses serán distribuidos cada año en forma de premios a las personas que, durante el año anterior, hayan aportado los mayores beneficios a la humanidad.

Los citados intereses serán divididos en cinco partes iguales que serán repartidas como sigue: una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento o el invento más importante en el campo de la física; una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento o mejora más importante en química; una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento más importante en el dominio de la fisiología o de la medicina; una parte a la persona que haya producido, en el campo de la literatura, la obra más notable de tendencia ideal; y una parte a la persona que haya llevado a cabo la mayor o mejor labor en favor de la fraternidad entre las naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes y por la celebración y el fomento de congresos por la paz.

Los Premios de Física y de Química serán concedidos por la Real Academia Sueca de Ciencias; el de Fisiología o Medicina por el Karolinska Institutet de Estocolmo; el de Literatura por la Academia Sueca en Estocolmo, y el de los paladines de la Paz por un comité de cinco personas elegidas por el Parlamento noruego.

Es mi voluntad expresa que, en la adjudicación de los premios, no se considere en forma alguna la nacionalidad de los candidatos, sino que deberá recibir el premio el más digno, independientemente de que sea escandinavo o no «

París, 27 de noviembre de 1895.

LOS PRIMEROS AÑOS

El testamento de Alfred Nobel, escrito sin ayuda legal, fue firmado en noviembre de 1895, en presencia de cuatro de sus amigos en el Club Sueco de París: Thorsten Nordenfelt, Sigurd Ehrenborg, R.V. Strehlenert y Leonard Hvass.

Lejos estaba de imaginar los varios años de luchas testamentarias y de múltiples dificultades que se agazapaban en aquel documento. No sólo el carácter poco usual del testamento, sino también sus términos tan generales -en él se omitieron las más mínimas precisiones formales y legales-, propiciaron amplios debates en sectores diversos de la sociedad.

En el testamento, del cual se reproduce aquí sólo la cláusula que da origen a los premios Nobel nombró como ejecutores testamentarios de sus bienes a Ragnar Sohlman -su ayudante particular en los últimos años- y a Rudolf Liljeqvist -industrial sueco-. además, una parte de su patrimonio a algunos de sus familiares más cercanos Sin embargo, no estableció -como hubieran querido sus albaceas- indicaciones particulares para la aplicación y normatividad de la cláusula creadora de los premios.

El primer inconveniente de tipo práctico lo encontraron Sohlman y Lilljeqvist, en las diligencias correspondientes al registro y aprobación legal del propio testamento: el tribunal judicial que habría de dirimir sobre la homologación del mismo debía corresponder al lugar de residencia legal de Alfred Nobel; así, cualquier inventario financiero y las ejecuciones testamentarias en general debían ser amparados por la verificación oficial. Las objeciones por parte de la familia Nobel -formales unas y bastante pasionales otras- no se hicieron esperar.

Si bien Alfred Nobel canceló expresamente sus disposiciones testamentarias anteriores, no faltó la alusión reiterada a ellas en vista, principalmente, a la forma legal más depurada de las anteriores y, por supuesto, al evidente perjuicio causado, en la última voluntad del testador, al monto de la herencia familiar. La diferencia de opinión entre los dos bloques más grandes de la familia Nobel, comprendidos principalmente por sus parientes suecos y por sus parientes rusos, se convirtió en la base de una polémica ante la opinión pública, expresada en una especie de “campaña” de la prensa escrita de la época. Todo se inició con tintes de “normalidad” apenas cuatro días después del funeral de Nobel, cuando un diario de Estocolmo publicó la cláusula referente a los premios y se extendió en comentarios valorativos sobre la voluntad de Alfred Nobel. Calificaron dicha cláusula como “una merced hecha al género humano, con el propósito de fomentar su desarrollo futuro y promover su bienestar, así como para servir a designios puramente idealistas; probablemente la más espléndida en su clase que una persona particular hubiera tenido nunca el propósito y la capacidad de realizar”.

Sin embargo, el interés y difusión de la prensa tomaría caminos hacia la polémica. Los diarios suecos no sólo dudarían de la aplicabilidad real de los deseos de Alfred Nobel, sino que llegarían inclusive a instar a la impugnación del testamento en favor de la familia y a apoyar los temores expresados por las instituciones requeridas por Nobel para la asignación de los premios. De esta manera, proliferaron las objeciones al testamento. Este fue, incluso, llamado “magníficas intenciones, magnífico desatino”.

Los “cargos” más importantes contra él fueron así recogidos por su leal ayudante y albacea: “la clara falta de patriotismo mostrada por un sueco que, mientras despreciaba los intereses nacionales de Suecia, había querido, en cambio, apoyar ciertas actividades internacionales; la incapacidad de las instituciones designadas como adjudicadoras de los premios para cumplir satisfactoriamente las tareas que se le encomendaban, que interferirían, además, en sus actividades normales y expondrían a sus miembros al intento de soborno y corrupción, y, finalmente, la disposición por la cual el Premio de la Paz tenía que ser concedido por una comisión nombrada por el Parlamento noruego podría acarrear los mayores peligros para los intereses suecos, especialmente en vista de las tirantes relaciones entre Suecia y Noruega acerca de la unión que estaba entonces vigente”.

Los albaceas, en su afán de actuar de conformidad con los deseos de Nobel, se encontraron con otros problemas más: la validez del testamento estaba supeditada a la aceptación, por parte de las organizaciones legatarias de los premios, de las donaciones respectivas. En los primeros momentos algunas de éstas se concentraron en debates acerca de la conveniencia de aceptar tal responsabilidad y, por supuesto, se vieron retrasadas las negociaciones, respecto a los términos de dicha aceptación y a las implicaciones de tipo legal y social.

Fueron el apoyo y la justeza de proceder de Emanuel Nobel los que comenzaron a romper el muro de complicaciones al que se enfrentaron sus albaceas. Emanuel no sólo les recordaba a éstos constantemente la importancia de su papel (solía referirse a la “obligación implicada en la palabra rusa de albacea, Dushe Prikashshik, que quiere decir “el portavoz del alma” y a la importancia de que los dos seleccionados por su tío obrasen en consecuencia), sino que junto con Carl Lindhagen -consejero legal y judicial- se constituyó en elemento clave en la consolidación definitiva de la voluntad Nobel.

De esta manera, Emanuel Nobel -como representante de la parte rusa de la familia-, después de declarar oficialmente el 11 de febrero de 1898, su desinterés por impugnar la voluntad testamentaria de Alfred Nobel y, por ende, su apoyo irrestricto a sus disposiciones-, colaboró en las negociaciones con los restantes parientes.

Paralelamente a las discusiones con los parientes de Nobel, los albaceas realizaron aproximaciones a las organizaciones legatarias de los premios y argumentaron correctamente los aspectos relacionados con la residencia legal de Alfred Nobel quien no había tenido realmente ninguna. Esto complicaba el hacer efectivos los bienes en tanto no estuviera clara la “nacionalidad” del patrimonio, que, en el momento de morir Nobel, se encontraban distribuidos por Francia, Alemania, Suecia, Rusia, Escocia, Inglaterra, Italia, Austria y Noruega

Ahora bien, la conveniencia determinada por los albaceas -en aras de cumplir estrictamente la voluntad del testador e, igualmente, de evitar a toda costa los descuentos de impuestos de cada país-, apuntaba a formalizar en Suecia la jurisdicción sobre el testamento. Se propuso, entonces, como domicile de fait la casa de campo deBjórkborn (en cercanías de Bofors), pues allí había vivido Nobel sus últimos años.

Para esta época las instituciones previstas por Alfred Nobel para la adjudicación de premios se mostraban menos reacias a colaborar con la causa. Aunque la Real Academia de Ciencias se negó reiteradamente a nombrar delegatarios para las reuniones y trabajos relacionados con la constitución de la futura Fundación Nobel -pese a la insistente solicitud de los albaceas-, su presencia, de todas formas, fue decisiva en el momento de solicitar la legalización del testamentó en cuestión.

En 1897 el testamento fue presentado para su homologación en el Juzgado Provincial de Karlskoga (en cuya jurisdicción se incluía tanto Bofors como Bjórkborn), por parte del propio gobierno sueco, los albaceas respectivos, la Academia Sueca, la Real Academia de Ciencias, el Karolinska Institutete, incluso, por el Parlamento Noruego.

Sin embargo, fueron necesarios varios meses más para que dicha legalización fuera posible: se necesitó, en primer lugar, la aprobación del testamento de la familia en pleno y, en segunda instancia, superar el escepticismo de las instituciones respecto a los lineamientos generales estipulados en el convenio con dichos parientes.

El convenio contenía varias cláusulas especiales -incluidas más tarde en los propios estatutos de la Fundación Nobel-, las cuales debían ser aprobadas, además, por las asociaciones en cuestión y por el gobierno sueco. Después de aceptado plenamente, por aprobaciones oficiales sucesivas durante junio y julio de 1898, el 9 de septiembre del mismo año el gobierno sueco admitió la legalidad y viabilidad del testamento de Alfred Nobel.

Dos meses después se reiniciaron las reuniones con la presencia de los delegatarios de la Real Academia de Ciencias, con quienes se habría de perfilar definitivamente la Fundación Nobel. Se necesitaron nuevas energías para superar con éxito las nuevas polémicas: la problemática respecto a la organización de la Fundación en general y de los Institutos Nobel por un lado; así como también la referente a la normatividad y finanzas concernientes a la adjudicación de los premios. Finalmente, el 29 de junio de 1900, fueron promulgados por decreto gubernamental los estatutos bajo los cuales funcionaría la Fundación y que habían sido propuestos por la comisión encargada.

Fueron necesarias algunas adaptaciones ala voluntad final de Nobel. La más significativa provenía de las palabras de Nobel, según la cual, el premio debía otorgarse a obras o trabajos del “año precedente”. La idea original de Alfred Nobel era posibilitar a los galardonados la continuación de sus actividades con cierta tranquilidad económica.

Las condiciones reales no permitieron, sin embargo, la realización práctica de esta cláusula. Los trabajos preparatorios de los estatutos de la Fundación Nobel necesitaron de muchas vueltas al problema. Al final, se solucionó con los términos del apartado siguiente: “la disposición testamentaria de que la adjudicación anual de premios se referirá a obras realizadas durante el año precedente se entenderá en el sentido de que las adjudicaciones se harán para las obras más recientes en los campos culturales aludidos en el testamento, y para obras anteriores sólo si su importancia no se ha hecho notar hasta hace poco”, (Fines de la Fundación. Estatutos de la Fundación Nobel).

De todas maneras, sigue manteniéndose la intencionalidad de Alfred Nobel. Sus palabras verificarían este hecho: “Extender el conocimiento es extender la prosperidad -y me refiero a una prosperidad real, no a la riqueza individual- y con esa prosperidad desaparecerá la mayor parte del mal. Los progresos de la investigación científica nos hacen abrigar la esperanza de que los microbios, tanto del alma como del cuerpo, serán gradualmente exterminados y que la única guerra que librará la humanidad en el futuro será contra esos microbios»

Con este criterio general se comenzaron a otorgar los premios Nobel a partir de 1901: tradicionalmente la ceremonia de entrega se ha realizado en el aniversario de la muerte de Alfred Nobel, el 10 de diciembre.

Ver: Nobel Año 2013 (en Flash, No Celulares)

Explosivos Aplicados A La Guerra

Biografia de Alfred B. Nobel Descubrimiento de la Dinamita

Biografia de Alfred B. Nobel
Descubrimiento de la Dinamita

Nobel, Alfred Bernhard. Químico y filántropo sueco, nacido en Estocolmo en 1833. Después de estudiar en San Petersburgo y en América, regresó a Suecia para ayudar a su padre en la construcción de torpedos y minas submarinas, y en la aplicación de la nitroglicerina a fines industriales. En 1866 patentó la dinamita y una primitiva pólvora sin humo que él llamó «ballistita».

También inventó la «gutapercha» artificial, un aparato para medir los líquidos, un barómetro y un gasómetro. Murió en 1896 en San Remo, habiendo dispuesto la creación de un premio que llevaría su nombre para galardonar anualmente con los intereses de su capital (unos 44 millones de francos) los servicios importantes prestados a la Humanidad en los campos de la investigación científica, la literatura y la paz.

Veamos ahora su historia de vida…

alfred nobel

Químico e industrial sueco (Estocolmo 1833 -San Remo 1896). Tras estudiar en Estados Unidos, se ocupó de la dirección de las fábricas de armas y explosivos creadas por su padre en San Petersburgo, Estocolmo, Krummel y Wintervinken. Fruto de sus investigaciones para mejorar el rendimiento y la seguridad de la nitroglicerina, descubrió la dinamita (tres partes de nitroglicerina y una de materia porosa) y la gelatina, y más tarde la pólvora balística (sin humo).

BIOGRAFIA DE ALFRED NOBEL: Durante los últimos años del siglo XIX, Estocolmo era una gran ciudad silenciosa, donde vivían ricos comerciantes noruegos y suecos, que monopolizaban los intercambios comerciales entre Rusia y los otros países del norte de Europa.

Era una ciudad que se iba extendiendo progresivamente; las primeras industrias nacían en el límite de los inmensos bosques suecos y, en los astilleros, se trabajaba con una actividad incesante en la construcción de barcos.

Alfredo Nóbel nació al comienzo de tal prosperidad, el 21 de octubre de 1833.  Su padre, ingeniero muy apreciado por su viva inteligencia, se había consagrado durante largos años al estudio de los explosivos, interesándose por conocer su composición química y sus efectos.

Fue el primero que logró construir una mina submarina (torpedo  fijo o flotante que estalla al menor choque y se emplea para atacar barcos enemigos y como defensa de los puertos) que despertó el interés de todas las naciones europeas, deseando cada una de ellas adquirir la respectiva patente para poseer los derechos de explotación exclusiva.

Cuando Alfredo Nóbel era todavía un niño, el gobierno ruso propuso a su padre que se trasladara a San Petersburgo para instalar allí una fábrica destina da a la producción, en gran escala, de este tipo de aparatos de guerra.

El padre aceptó, haciendo que el destino de Alfredo fuese crecer y formar su espíritu entre explosivos.  No resulta sorprendente por lo tanto que, años más tarde, se dedicara él también a profundizar y revelar los secretos de esta clase de investigaciones.

Comenzó sus estudios en Estocolmo, los continuó en San Petersburgo y, cuando sólo contaba diecisiete años, su padre lo hizo viajar sin compañía por Alemania, Francia, Inglaterra y Estados Unidos; hablaba ya, con la misma perfección: sueco, francés, inglés, alemán e italiano.

Su genio se manifestó tempranamente.  Bajo la sabia dirección de su progenitor, que fue el mejor de sus guías, no tardó en ser conocido, sobre todo por algunos inventos relacionados con diferentes sectores de la industria mecánica.

No tenía aún veinte años, cuando hizo patentar un tipo especial de medidor (contador) de gas y un modelo de medidor de agua. Pero, por esta misma época, un período difícil se iniciaba para los Nóbel.  Europa, que hasta el año 1815 había vivido angustiada por la guerra, deseaba ahora paz y tranquilidad; las razones militares que habían llevado a Rusia a contratar los servicios del ingeniero sueco perdieron importancia, y el gobierno imperial decidió suspender la fabricación de minas submarinas y cerrar las fábricas.

Cuando regresó a Suecia con su padre y su hermano, Alfredo quiso intentar la fabricación de nitroglicerina en grandes cantidades, estableciendo una verdadera manufactura; esto era algo que nadie había osado imaginar, pues la producción de esta materia presenta numerosos peligros.

Se trata, en efecto, de un explosivo extremadamente sensible, descubierto en el año 1847, en los laboratorios de la Universidad de Turín, por quien habría de implantar, más tarde, la utilización de la dinamita en la agricultura: el químico italiano Ascanio Sobrero (1812-1888), que se había adelantado a Alfredo Nóbel en el descubrimiento de la nitroglicerina.

En 1864, cuando el éxito parecía seguro, una tragedia enlutó a la familia Nóbel.  La imprudencia de algunos obreros, que trabajaban en la fábrica recién terminada, provocó una tremenda explosión que hizo saltar todas las instalaciones y causó la muerte de cinco trabajadores y de Emilio Nóbel, el hermano menor de Alfredo.  Fue una dura prueba para el joven sabio.  Solo, privado de su querido compañero, sin apoyo y sin recursos, tuvo que alquilar una vieja embarcación en la que instaló su laboratorio.

En 1865, la fortuna parecía volver a sonreírle; fundó la primera fábrica en Alemania y, algún tiempo más tarde, otra en Suecia.  Pero siempre estaba expuesto al riesgo que ofrecía, en todo momento, la manufactura de este tipo de explosivo esencialmente peligroso.  Tuvo entonces la idea de mezclar la nitroglicerina con una sustancia permeable inerte. Obtuvo, de este modo, la dinamita’, mucho menos peligrosa en su fabricación que la nitroglicerina.

Para poder satisfacer los pedidos que recibía de todos los puntos de la Tierra, Nóbel estableció numerosas fábricas en toda Europa; pero el éxito no lo alejó del estudio y de la investigación.  Agregando otras sustancias a los explosivos que ya había descubierto, el gran sabio sueco logró nuevos productos: la dinamita-goma, obtenida gelatinizando 92 partes de nitroglicerina por 8 partes de nitro celulosa; y la balistita, que contiene partes casi iguales de nitroglicerina y nitrocelulosa, con un 10 % de alcanfor.

Las patentó en 1887 y 1888; luego las ofreció al gobierno francés que las rechazó.  Este acontecimiento, aparentemente sin importancia, marcó el punto de partida de una sucesión de hechos que habrían de complicar su existencia.  Cuando sus experiencias comenzaban a proporcionarle tanto dinero como para convertirlo en el hombre más rico de su época, se desató una campaña en contra suya.

Periódicos, políticos, medios comerciales e industriales hicieron recaer sobre él la responsabilidad de los horrores de las guerras futuras.  Olvidaban o desdeñaban los notables servicios que podrían prestar la dinamita y otros explosivos, empleados con fines pacíficos.

  Nóbel no había trabajado para acrecentar las matanzas, sino para impulsar la ciencia en su camino hacia el progreso; aún más: conservaba la ilusión de contribuir a descartar los peligros de nuevos conflictos bélicos, mediante los resultados de su labor. ¿Cómo hubiera sido posible llevar a buen fin los trabajos de los túneles del Simplón, de 20 kilómetros de largo, o del San Cotardo, de 15 kilómetros, sin el auxilio de la dinamita?

En 1891, Alfredo Nóbel estaba en París.  Una mañana, mientras hojeaba un periódico, leyó con asombro la noticia de su muerte.  Se trataba de una horrible broma, pero más afectado se sintió aún por los comentarios que acompañaban la noticia, los cuales llegaban hasta el ensañamiento.  Algunos lo calificaban de «ser maléfico»; otros, de «autodidacta que lleva a los hombres a su destrucción».

Todos sus detractores afirmaron que se respiraba una atmósfera de alivio, pues por fin desaparecía un hombre que había dedicado toda su vida a descubrir los medios que permitirían a la humanidad provocar más cruelmente su propia perdición.

Abatido por semejantes lecturas, Nóbel abandonó París y marchó a San Remo, donde continuó sus trabajos. Hizo nuevos descubrimientos en un terreno que no pertenecía a la química ni a la física, pero las campañas que se habían levantado en contra de él altera ron profundamente su salud.

En 1895, a pesar de que jamas había tenido otro fin que el bien de sus semejantes, sintió a su alrededor un clima de injusta incomprensión y hasta de odio.  Hizo testamento y, con las inmensas riquezas que había reunido, decidió crear una Institución que sería famosa.  Deseaba borrar todo recuerdo del odio de sus contemporáneos y que la posteridad le rindiera justicia.

El 10 de diciembre de 1896, a la edad de sesenta y tres años, Alfredo Nóbel murió en su residencia de invierno de San Remo, dejándonos, además de sus grandes inventos, el claro ejemplo de su fuerte y valiente personalidad.  El 31 de diciembre se abrió su testamento.

En él establecía que, con su fortuna, la más grande que un sueco reuniera individualmente, ya que sobrepasaba los 9 millones de dólares, se premiase cada año, sin distinción de nacionalidad, credo, raza o color, el mejor descubrimiento en el campo de la física, la química, la medicina y la fisiología, la obra literaria animada del mejor ideal y el trabajo más eficaz para el acercamiento y el desarme de los pueblos (obra en pro de la paz universal).

El premio consiste en la entrega de una medalla, un diploma simbólico y una suma en efectivo que varía de año en año; así, por ejemplo, en 1915 fue de 50.000 dólares y, en 1935, de 42.000. Sin embargo, no es el dinero lo más importante del premio; el honor y el prestigio que confiere significan mucho más.

Según disposición testamentaria, los premios de física y de química los discierne la Real Academia Sueca de Ciencias; los de medicina y fisiología, la Facultad de Medicina de la Universidad de Estocolmo; los de literatura y los de la paz, un comité de cinco miembros nombrados por el Parlamento.

Asistamos a una elección del Premio Nóbel de Literatura.  Son las cuatro de la tarde de un jueves del mes de octubre.  Los «dieciocho inmortales» que integran la Real Academia Sueca se reúnen en su sesión semanal en la sala de deliberaciones, blanca y oro, de su local situado en la planta alta de la Bolsa de Valores.  Los académicos ocupan sus sitios, en sillones numerados que rodean una mesa cubierta de damasco azul.

Delante de cada miembro hay una vela encendida y una copa de agua azucarada.  Los académicos votan por medio de unas bolitas blancas de marfil, que depositan silenciosamente en un gran tibor (vaso grande de barro o porcelana oriental) japonés.

Una vez conocido el resultado, mientras los periodistas corren a los teléfonos para dar la noticia al mundo, el secretario de la Academia entrega a cada uno de los miembros presentes el medallón de plata que el fundador de la misma, el gran rey sueco Gustavo Adolfo, creara en 1786 para recompensar a los que concurrían a las sesiones.

En el anverso del medallón está estampada la imagen del Rey, y en el reverso, el lema de la Academia, «genio y gusto».  Algunos guardan el medallón y otros, según la tradición, lo cambian por coronas en la conserjería.  Luego, los académicos van a comer en la vecina cervecería-restaurante propiedad de la Academia, y discuten allí los alcances de su reciente elección.

El 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Nobel, a las cinco de la tarde, los nuevos ganadores asisten, en la ópera de Estocolmo, a la entrega de los premios.  La ceremonia es presidida por el Rey, hallándose presentes los miembros de la familia real, oficiales de la corte, el cuerpo diplomático, representantes de la Fundación Nóbel, ministros del gobierno y otros personajes ilustres.  Es una solemne reunión, en la cual el traje de etiqueta es obliga torio.  Se toca música clásica y cada etapa de la ceremonia se señala con toques de cometa.

El presidente de la Fundación presenta a cada ganador con un corto discurso en el que se exponen los motivos por los cuales se les otorgó tan alta distinción, y el Rey les entrega el premio.  Después de esta ceremonia tradicional, la Fundación ofrece un banquete al que concurre toda la, familia real, excepto el Rey.  Se brinda por el soberano y cada ganador pronuncia unas palabras en su propia lengua.  A la noche siguiente, el Rey ofrece un banquete en el Palacio Real.

En el año 1901 se entregaron por primera vez los Premios Nóbel.  Los cinco elejidos para recibir tan importante galardón fueron: ciencias físicas, Guillermo Roentgen, alemán, descubridor de los rayos X; ciencias químicas,Jacobo van Hoff, holandés; fisiología y medicina, Emilio ven Behring, creador de la moderna sueroterapia que sirvió de base para la curación de la difteria; literatura, Armando Sully-Prudhonune, poeta francés; obra de la paz, Juan Enrique Dunant, filántropo suizo, fundador de la Cruz Roja Internacional, y Federico Passy, economista francés, fundador de la Sociedad Francesa de Arbitraje Internacional y de la Liga Internacional de la Paz.

Recordemos, entre los laureados con tan alta distinción, a Pedro Curie (francés) y María Curie (polaca), física, 1903; Iván Petrovich Pavlov (ruso), medicina y fisiología, 1904; Santiago Ramón y Cajal (español), medicina, 1906; Guillermo Marconi (italiano), física, 1909; Rabindranath Tagore (hindú), literatura, 1913; Alberto Einstein (alemán), física, 1921; Anatole Franco (francés), literatura, 1921; Jacinto Benavente (español), literatura, 1922; Federico Joliot e Irene Joliot-Curie (franceses), química, 1935; Carlos Saavedra Lamas (argentino), paz, 1936; Eugenio O’Neill (norteamericano), literatura, 1936; Roger Martin du Gard (francés), literatura, 1937; Sir Alejandro Fleming (inglés), química, 1945; Gabriela Mistral (chilena), literatura, 1945; Bernardo A. Houssay (argentino), fisiología, 1947; André Gide (francés), literatura, 1947; Alberto Schweitzer (francés), paz, 1954; Juan Ramón Jiménez (español), literatura, 1956.

Fuente Consultada: Lo Se Todo Tomo 3 Pag.460

RESPECTO A LA APLICACIÓN DEL TESTAMENTO: No fue tarea fácil para los albaceas hacer realidad el proyecto del solitario multimillonario. Tan sólo después de cuatro años de trabajosas tareas y complicadas negociaciones se pudo dar forma legal a las ideas de Nobel. La liquidación de las acciones que poseyó en vida en las innumerables compañías de explosivos, así como todos los demás valores de su propiedad convertibles económicamente supuso un esfuerzo considerable.

Las reacciones de la opinión pública al conocer el contenido de la última voluntad del inventor fueron de rechazo, como anteriormente habían sido de rechazo cuando Nobel inició la domesticación de la nitroglicerina. Se acusó al testador de antipatriótico por la fuerte carga internacionalista de que estaba cargado y por conceder al Parlamento noruego la facultad de escoger el candidato merecedor del premio de la paz. Se llegó a decir que la Academia y demás instituciones suecas —que intervenían en la concesión del galardón— quedaban expuestas al soborno y la corrupción, que surgirían graves dificultades políticas para el estado noruego, etc.

La campaña estuvo dirigida por un amplio sector de la familia Nobel, descorazonada al ver que la inmensa fortuna del difunto se les escapaba de las manos. No obstante, el gobierno sueco sancionó oficialmente los estatutos de la nueva fundación por decreto de 20 de junio de 1900. El Parlamento noruego no tardó en aceptar.

Desde entonces el mecanismo con más o menos modificaciones (el premio de economía fue introducido en 1968 por el Banco de Suecia) no ha dejado de ponerse en funcionamiento, salvo la breve interrupción de la segunda guerra mundial. Años más tarde, algunos de los que con sus investigaciones hicieron posible las hecatombes de Hiroshima y Nagasaki resultaron «nobel-mente glorificados».

A lo largo de todo el año se desarrolla la selección de los candidatos a los diversos premios. Los de física y química son concedidos por la Academia de Ciencias de Suecia, el de literatura por la Svenska Akademien, el de medicina por el Instituto Carolino de Estocolmo y el de la paz por cinco miembros designados por el Parlamento noruego.

La entrega tiene lugar en la sala de conciertos de Estocolmo. El rey de Suecia entrega personalmente los galardones. A continuación se celebra un magno banquete al que asisten numerosas personalidades.

Actualmente el valor económico de cada galardón es de 550.000 coronas suecas (unos siete millones de pesetas). El dinero de la fundación está invertido en valores mobiliarios en las bolsas más importantes del mundo.

En cuanto a la cantidad de premios concedidos por regiones geográficas, puede decirse que los países anglosajones predominan en el campo científico (los Estados Unidos llevan 91, Gran Bretaña 54 y Alemania 51) y los latinos en el de la literatura (Francia ha obtenido 11 galardones).

La ecuanimidad de los jurados ha sido puesta muchas veces en tela de juicio, sobre todo en los premios de literatura y de la paz. Se ha llegado a aducir que a la hora de la elección del candidato intervienen numerosos factores de política coyuntural.

Hay ciertos casos en que las protestas han sido justificadas: por ejemplo, cuando se le concedió el premio de literatura a Churchill, ya que hubiera resultado demasiado fuerte otorgarle el de la paz —como se pretendía—, a causa del belicismo de que hizo gala durante toda su vida; o también cuando recientemente Henry Kissinger fue designado como ganador, junto a Le Duc Tho, por «poner fin a la guerra de Vietnam»; éste resignó tal honor alegando que la paz en Vietnam estaba aún muy lejos de conseguirse. A raíz de este último caso, dos miembros del comité de designación dimitieron en señal de protesta.

Independientemente de las acusaciones contra la ecuanimidad de los jurados, los premios Nobel se siguen concediendo cada año. Continúan siendo los galardones más ambicionados por los investigadores, escritores y políticos del mundo.

Alfred Nobel puede descansar en paz. Su testamento ha sido cumplido.

DEL ALGODÓN PÓLVORA A LA «CORDITA» Y A LA «GELATINA EXPLOSIVA»

Si, por ejemplo, se hace hervir el algodón en una disolución de agua y ácido nítrico diluido, el producto, después de seco, será un polvo blancuzco, insoluble, que no servirá para nada. Por el contrario, tratando el algodón a frío con la solución concentrada del mismo ácido, conteniendo además un poco de ácido sulfúrico, y al sacarlo del baño se lava cuidadosamente y seca, el resultado es el algodón-pólvora, uno de los explosivos modernos más enérgicos. Aunque en apariencia cambia muy poco el algodón y el ácido reaccionó sobre la celulosa, el producto se denomina ácido nítrico «ester» de celulosa o nitrato de celulosa.

Este material es muy inflamable, arde con gran rapidez, desarrollando considerables cantidades de gases calientes. Cuando estos gases se forman en un espacio reducido, tal como la recámara de un cañón, impulsan a la bala o granada con tremenda presión y velocidad. Mas el algodón pólvora no puede emplearse para disparos de la artillería, pues su acción explosiva es tan rápida, que probablemente reventarían las piezas antes de disminuir la presión al salir el casco por la boca.

Así, con objeto de rebajar su fuerza explosiva, o mejor, hacer más lenta su acción, se disuelve el algodón-pólvora en una mezcla de éter y alcohol o en acetona, para convertirlo en una pasta plástica. Moldeada esta pasta en pequeños cubos, cilindros o en forma granular, se puede hacer arda con la lentitud que se desee. La inflamación es casi completa, no dejando apenas residuos ni dando lugar a gases, por cuya razón se la llamó «pólvora sin humo».

Mezclando el algodón-pólvora con la nitroglicerina, otro enérgico explosivo, y un poco de vaselina, se obtiene la «cordita». Esta materia fue descubierta en 1878 por el célebre químico sueco Alfredo Nobel. Hay muchos explosivos activos y eficaces, entre ellos el «TNT», y varios picratos; pero a la cordita se le considera como el mejor de todos.

Con la enorme fortuna acumulada con sus invenciones, Nobel fundó el premio que lleva su nombre, con el objeto de promover el avance de la ciencia y recompensar a aquellas personas que más se distinguieron por sus trabajos en favor de la paz universal.

La dificultad e inconveniente de la dinamita, desde el punto de vista moderno, es su pequeño rendimiento como explosivo. Su seguridad resulta precisamente de que una cuarta parte de sus componentes son materias absorbentes que no engendran gases.  Reconociendo esto, Nobel trató de encontrar, durante muchos años, otra substancia activa para su nitroglicerina, que al mismo tiempo que absorbiese el aceite explosivo formase una especie de pasta química.

Una mañana, al hacer sus ensayos, se cortó en un dedo. Envió a un ayudante para que le trajese un poco de colodión y proteger su herida. Recubierta la cortadura, iba a tirar el resto del frasco cuando se le ocurrió mezclarlo con la nitroglicerina.

El colodión se prepara disolviendo el algodón-pólvora en éter. Cuando se combina con alcanfor, el algodón-pólvora, disuelto, se convierte en celuloide. Para fabricar esta clase de algodón-pólvora comercial sólo se emplea ácido nítrico moderadamente concentrado; es por veces muy inflamable; pero el alcanfor le hace inexplosible y puede ser trabajado con pesados martillos y laminadores sin el menor peligro.Suprimiendo el alcanfor, Nobel obtuvo una mezcla de algodón-pólvora y nitroglicerina, la cual resultó aún más segura y con notable mayor energía explosiva. El accidente de cortarse en un dedo hizo que el inventor ensayase con el algodón-pólvora, un nuevo explosivo conocido luego como: gelatina explosiva

Testamento de Alfred Nobel

«La totalidad de lo que queda de mi fortuna quedará dispuesta del modo siguiente: el capital, invertido en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyos intereses serán distribuidos cada año en forma de premios entre aquéllos que durante el año precedente hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad. Dichos intereses se dividirán en cinco partes iguales, que serán repartidas de la siguiente manera:

Una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento o el invento más importante dentro del campo de la Física.

Una parte a la persona que haya realizado el descubrimiento o mejora más importante dentro de la Química.

Una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento más importante dentro del campo de la Fisiología y la Medicina.

Una parte a la persona que haya producido la obra más sobresaliente de tendencia idealista dentro del campo de la Literatura.

Una parte a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz.

Los premios para la Física y la Química serán otorgados por la Academia Sueca de las Ciencias, el de Fisiología y Medicina será concedido por el Instituto Karolinska de Estocolmo, el de Literatura, por la Academia de Estocolmo, y el de los defensores de la paz por un comité formado por cinco personas elegidas por el Storting (Parlamento) noruego. Es mi expreso deseo que, al otorgar estos premios, no se tenga en consideración la nacionalidad de los candidatos, sino que sean los más merecedores los que reciban el premio, sean escandinavos o no».

 

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Biografía II: (Estocolmo, 21 de octubre de 1833 – San Remo, 10 de diciembre de 1896)

Químico sueco. Su infancia transcurrió enfermiza y en medio de los fracasos económicos de su padre. La familia de su madre costeó sus estudios, en los que sobresalió por sus altas calificaciones. En 1844 se traslada con su familia a San Petersburgo, donde su padre trabaja en la confección de bombas, minas y proyectiles. El éxito económico permitió la instalación de un taller propio. Alfred continuó sus estudios, adquiriendo una vasta formación intelectual y tecnológica, y a los 16 años inició viajes por el extranjero que la completaron.

Viajó por Alemania, Italia, vivió en París, Nueva York… Dos años después comenzó a trabajar en la fábrica de su padre, que con la guerra de Crimea incrementó su produccion y prosperidad. Imprimió con sus conocimientos y su inventiva un poderoso impulso a la industria bélica de los Nobel. Sin embargo, la paz y un incendio desastroso cambiaron el rumbo de las cosas. Su padre trabajó entonces en un explosivo nuevo, después de regresar de Estocolmo, como medio de reemprender el negocio.

Alfred inició gestiones con el Ejército ruso. Los experimentos fracasaron y el mismo Alfred comenzó a trabajar en el nuevo explosivo para no defraudar el interés que habían provocado sus promesas. Y comenzó a trabajar con la nitroglicerina, cuya utilización no era aún controlable. Experimentó e investigó largamente sin resultados totalmente satisfactorios. Decidió dedicarse a las aplicaciones comerciales y en 1864 halla un socio capitalista dispuesto a financiarle, pero una explosión en el laboratorio donde trabajaba, que acaba con la vida de cinco personas, le vale la prohibición de continuar sus experiencias. Pero Nobel y su socio se instalaron sobre un lago en el que no ejercía autoridad la jurisdicción de Estocolmo y formaron compañía.

En 1865 se abría la primera fábrica de fuertes explosivos: el negocio fue bueno desde el primer momento y la industria experimentó un desarrollo continuo. En pocos meses se instalaron sucursales en Noruega, Finlandia y Alemania. La utilización industrial de nitroglicerina adquirió gran difusión; sin embargo, era sumamente delicado su transporte y fue causa de graves catástrofes. Nobel abordó, pues, este problema e intentó la solidificación del explosivo. La mezcla definitiva fue con tierra arcillosa de un tipo especial: la dinamita había sido descubierta: su propagación fue inmediata y la compañía Nobel se constituyó en el más poderoso de los monopolios del mundo. Alfred se hizo millonario y poderoso.

Se estableció en París. Alfred y sus hermanos invirtieron en las prospecciones petrolíferas del Cáucaso en 1878, y pronto Baku fue casi de su pertenencia. Presentaron importantes innovaciones en la extracción, conducción por oleoductos, e inventaron un método de destilación más perfecto que los existentes. En 1879 fueron los primeros en la utilización de barcos petrolíferos, teniendo en 1884 una auténtica flota. La intervención de Nobel en la política de Francia a través de Paul Barbe fue clarísima en la década de 1880. En su testamento dispuso que toda su fortuna se destinase a la concesión de cinco premios (física, fisiología y medicina, química, literatura y paz) destinados a recompensar, cada año, a los grandes bienhechores de la humanidad.

Biografía de Nobel Alfred –
Fuente Consultada: Enciclopedia Temática Electrónica (Biografías)

Explosivos Aplicados A La Guerra

Nitroglicerina, Historia, Inventor, Caracteristicas y Fabricaciòn

NITROGLICERINA: DESCUBRIDOR Y PRECAUCIONES EN LA ELABORACIÓN

NITROGLICERINA  Ester (compuesto orgánico) nítrico de la glicerina, de fórmula C3H5N3O9, en el que sus tres grupos alcohólicos han sido esterificados por otros tres de ácido nítrico. Es un líquido aceitoso, incoloro e inodoro, más pesado que el agua e insoluble en ella, que se prepara tratando la glicerina con una mezcla fría de ácidos nítrico y sulfúrico concentrados. Arde sin explosión cuando está en capas delgadas, pero detona con gran violencia por efecto del calor, del roce o de un choque; estalla con una fuerza siete veces mayor que la de la pólvora.

La nitroglicerina fue el primer explosivo práctico producido nunca más fuerte que el polvo negro. La nitroglicerina fue sintetizada por el químico italiano Ascanio Sobrero en 1847, trabajando bajo Théophile-Jules Pelouze en la Universidad de Turín.

Sobrero inicialmente llamó a su pyroglycerine descubrimiento, y advirtió enérgicamente en contra de su uso como explosivo. Más tarde fue adoptado como un explosivo comercialmente útil de Alfred Nobel.

Nobel experimentó con varias formas más seguras para manejar la nitroglicerina peligrosa después de que su hermano menor Emil Oskar Nobel y varios obreros murieron en una explosión de nitroglicerina en la fábrica de armamentos del Nobel en 1864 en Heleneborg, Suecia.

Un año más tarde, Alfred Nobel fundó Alfred Nobel y Company en Alemania y construyó una fábrica aislada en el Krummel colinas de Geesthacht, cerca de Hamburgo. Este negocio exporta una combinación de líquido de la nitroglicerina y la pólvora llamado «Aceite de voladura», pero esto era extremadamente inestable y difícil de manejar, como se muestra en numerosas catástrofes

Las operaciones en la industria de la nitroglicerina fueron siempre bastante peligrosas. Se llevan a efecto en una serie de talleres establecidos en terrenos cuyas proximidades se consideran siempre como peligrosas. Los edificios se sitúan a diferentes niveles y más bajos que las tuberías de plomo, forradas de madera, por las que corre el líquido explosivo desde un taller a otro. En estas peligrosas construcciones no debe emplearse ni el hierro ni ladrillos.

Se hacen de madera, pues ésta ofrece mucha menos resistencia que los materiales antes citados. Cuando, por desgracia, acontece una explosión, saltan los costados y vuela la cubierta, cayendo destrozados y en pedazos sobre los muros deshechos. Si la explosión ocurriere en un edificio de mampostería, los trozos de los materiales serían lanzados contra las otras construcciones que le rodeasen.

Así, se ha visto que la mejor disposición para establecer los talleres es instalarlos en grandes zanjas o pozos, defendiéndolos, además, con terraplenes de mayor altura que los techos de aquellos casetones en los cuales se efectúan trabajos expuestos. De este modo, los efectos de la explosión se limitan al lugar donde sobrevino.

En las fábricas de nitroglicerina se trata de evitar por todos los medios imaginables la posibilidad de cualquier choque, por pequeño que sea, golpes de las herramientas metálicas con la piedra y la menor perturbación o desorden que pueda producir una explosión.

Los obreros calzan zapatos de suela cosida, pues los clavos son más peligrosos que encender una cerilla; todos los útiles se hacen de bronce o latón, y los edificios se aseguran con estaquillas y clavijas de madera o clavos de bronce. Causas tan insignificantes, como, por ejemplo, el reflejo de la luz del Sol en el agua contenida en un balde que habrá servido para lavar nitroglicerina, han dado lugar a diversas explosiones.

A pesar de todo lo dicho, la vida del obrero en las factorías donde se prepara este producto no es tan desagradable como parece. Poco a poco fue mejorando la índole de los trabajos, y desde luego es mucho menos peligroso ahora el proceso que cuando comenzó la industria.

Los obreros están obligados a cambiar el traje a la entrada en la fábrica, y no se les permite tener consigo ningún útil o pieza de metal, cerillas o cigarros. No pueden volver a sus casas con la blusa de faena, pues esto sería tan peligroso como el llevar un torpedo, que estalla al menor descuido.

La primera operación en las fábricas de explosivos se efectúa en el taller de nitrificación, que es indispensable conservar escrupulosamente limpio de tierra, arena y polvo. El encargado vigila por una abertura del gran tanque de plomo el chorro de nitroglicerina que cae sobre la mezcla de ácido sulfúrico y nítrico, regulando al mismo tiempo una corriente de aire comprimido que agita los líquidos durante el proceso de nitrificación.

Un termómetro indica la temperatura de la mezcla, debiendo tenerse especial cuidado en que ésta no suba al grado que se considera peligroso, por efecto del calor desarrollado en la reacción. Alrededor del tanque circula constantemente una corriente de agua para enfriar la mezcla.

El aire comprimido también sirve para rebajar la temperatura. La nitrificación dura unos treinta minutos, y una vez terminada, la materia que podríamos llamar «nitroglicerina cruda» está en disposición de pasar al taller de separación.

Esta nitroglicerina es un líquido oleoso, pesado, de coloración pajiza pálida, con sabor azucarado y cualidades venenosas: muchas personas, sólo con tocarlo, sienten dolor de cabeza; y por último,en caliente explota con gran facilidad. Una vez en el taller de separación es menos peligroso.

El tanque separador tiene también una abertura, y según corren los desperdicios, ácidos desprendidos de la nitroglicerina cruda, un obrero vigila también observando si aparecen vapores de color rojo vivo, que es la señal de peligro. Si los humos van enrojeciéndose debe aumentarse la presión de la corriente de aire para mezclar más intensamente la masa, pues esto es a causa de que el compuesto tiene una temperatura superior a la precisa para que no se descomponga.

Esta descomposición es provocada por el agua, con la cual se lava la nitroglicerina dos o tres veces. Si el vapor no disminuye y se teme, por tanto, pueda ocurrir una explosión, se abre rápidamente el cierre entre los tanques de separación y sumersión. La nitroglicerina corre a este último, que es una amplia cisterna refrigeradora instalada fuera de la caseta o taller.

Pero si la operación sigue su marcha normal, la carga, libre de ácidos y bien lavada con agua, corre por tuberías deplomo al gran departamento de filtración. Aquí se hace pasar por dos franelas, y, recogida en cubos de caucho, la analiza un químico. Muchas veces tiene que lavarse de nuevo, por no satisfacer a las condiciones exigidas. Cuando cumple estas condiciones, se envía, también por tubería, al taller de sedimentación, donde reposa un día o más, hasta que aparece el agua en la superficie.

Algunas veces se hace pasar a través de la sal común, que absorbe el agua, y de esta manera se economiza el tiempo empleado en la sedimentación. En las fábricas de pólvoras hay otras muchas disposiciones ingeniosas que disminuyen el riesgo de la manipulación y producen un compuesto más puro, químicamente considerado.

Preparación actual de los explosivos para hacerlos menos peligrosos
Después de terminada la sedimentación, la nitroglicerina puede ya servir para preparar la dinamita, cordita, nitrogelatina y otros varios compuestos explosivos, ha dinamita se hace mezclando la nitroglicerina con tierra infusoria o kieseiguhr, que absorbe tres veces su peso de aquella materia; pero para las explotaciones de canteras y minas se emplea una materia inerte más débil.

Se cargan los cartuchos en casetas o chozas, en las que trabajan tres mujeres: una, en la prensa, que es un cilindro con pistón de marfil que comprime la carga en el cartucho; las otras dos mujeres los envuelven, y un chico recoge el peligroso producto cada diez minutos, transportándolo al almacén.

En la explotación de minas la dinamita ha sido en gran parte suplantada por la gelatina explosiva y varias otras pólvoras especiales, en general conteniendo nitroglicerina, pues son más enérgicas, económicas, menos sensibles a la acción de la humedad y más seguras. Muchas de las llamadas «pólvoras sin peligro» son muy semejantes a la dinamita; pero contienen alguna otra substancia para reducir la temperatura y longitud de la chispa en el momento de la explosión. Aunque esto disminuye la fuerza explosiva, es una modificación conveniente, pues se ha comprobado que la acción de la chispa en una pequeña carga de dinamita, sobre las cenizas o el polvillo de carbón, ha sido causa de desastrosos accidentes, ha dinamita se va reemplazando en otros diferentes trabajos por varios tipos de explosivos estudiados especialmente para las condiciones particulares de cada obra.

Es tan conocida por los especialistas la acción de los diversos ingredientes que entran en la composición de la dinamita, que pueden preparar las mezclas de suerte que satisfagan a la calidad que se desee. En la práctica moderna del empleo de explosivos hay en realidad muy poco peligro, si las personas que los manejan son cuidadosas, pues todas las diversas calidades se ensayan de varias maneras antes de lanzarlas al mercado. Generalmente los barrenos o explosiones industriales, en obras públicas y explotaciones mineras, se descargan por medio de la chispa eléctrica y desde lugares distantes, al abrigo de todo peligro.

Poco se deja a la casualidad, pues los hombres saben muy bien, por triste experiencia, la tremenda fuerza que desarrollan los gases. Conocen también la manera de barrenar la roca o el carbón que desean destrozar o arrancar, la profundidad y dirección que deben dar, así como la cantidad y clase de explosivo necesario para conseguir determinado trabajo, que pueden fijar con exactitud completa. Algunos explosivos rajan el material duro en que se utilizan, mientras otros actúan como grandes y potentes martillos de vapor, por compresión, machacando y despedazando la roca.

Explosivos Aplicados A La Guerra

Propiedades del Diamante Variedad del Carbono Dureza Diamante

Propiedades del Diamante
Variedad del Carbono, Dureza

Los diamantes se encuentran en la corteza terrestre en dos tipos diferentes de yacimiento, pero hay, además, diamantes de origen extraterrestre. Estos últimos, los diamantes de los meteoritos, pueden hallarse, de manera indistinta, en los meteoritos pétreos o en los eminentemente metálicos, como el célebre del Cañón del Diablo (Arizona). Al intentar dilucidar el origen de tales piedras preciosas nos encontramos con un hecho de gran interés, y es que la zona superficial de los diamantes meteoriticos aparece convertida en grafito.

Los diamantes extraterrestres poseen tan sólo interés científico, y la totalidad de los utilizados, tanto industrialmente como en joyería, provienen de nuestro planeta. Los yacimientos primarios aparecen constituidos por las denominadas «pipes” en África del Sur, o sea por chimeneas volcánicas de explosión, rellenas de materiales varios triturados y cementados por una lava muy básica de color oscuro —la kimberlita—, en cuyo interior se encuentran las piedras preciosas. Se trata de un tipo de yacimiento muy general, pues es en todo semejante a los encontrados en Katanga, Borneo, Brasil y Arkansas.

diamante bruto

El diamante es un trozo de carbón que recibió mucha presión durante miles de años

Cuando las chimeneas de kimberlita son desmanteladas por la erosión, el arrastre por las aguas y la ulterior sedimentación dan lugar a los yacimientos secundarios o aluvionares. Pueden existir yacimientos secundarios que provengan, a su vez, de otros semejantes: la inalterabilidad y dureza del diamante hacen que resista incólume toda clase de procesos geológicos.

En cuanto al origen de tales piedras preciosas, nada hay definitivamente establecido, pero la teoría de Friedel es quizá la que mejor se adapta a los hechos de observación. Dicha teoría se basa en una aparente contradicción; por una parte, el diamante presenta ciertas anomalías ópticas atribuibles a un cambio de estado alrededor de los 1.88500; por otra parte, en atmósfera inerte, se transforma superficialmente en grafito, a partir de los 1.500 ºC, tal como ocurre con las piedras meteóricas; pues bien, los diamantes naturales que ofrecen las citadas anomalías ópticas y no aparecen grafitizados son realmente paradójicos, todo indica que han alcanzado los 1885 ºC.; y que no han alcanzado los 1.500 ºC.

Para poder explicar tan sorprendente resultado, Friedel admite que los diamantas se han formado en un medio metálico —en donde no ocurre la citada grafitización al pasar por 1500 ºC—, o sea a gran profundidad: la kimberlita no sería más que el agente de transporte que los ha «subido» hasta la superficie. Bannister opina que, habiéndose hallado diamantes en los meteoritos metálicos, que podemos suponer provenientes del núcleo de otros planetas, no es ninguna fantasía buscar el origen de los terrestres en el núcleo de ferroníquel del nuestro.

Si extraordinario es su origen, no lo es menos su precio. Como la inmensa mayoría son de reducidas dimensiones, su peso se da en quilates. Tal unidad se definió como el peso de una semilla de algarrobo; pero resultando aquél un tanto variable según los países y regiones, se adoptó el quilate métrico, que equivale a 0,2 gramos.

El precio del quilate es muy variable: depende del tamaño de la piedra, de sus cualidades y de las oscilaciones de un mercado muy sensible. Como guía, puede indicarse que entre las dos guerras mundiales osciló entre los 100 y los 250 dólares para los diamantes ya tallados. Las piedras de 5 quilates son poco abundantes en manos de particulares, y las de 20 quilates, rarísimas.

El mayor diamante hallado hasta el presente ha sido el Culliman, procedente de la Premier Mine (Transvaal): pesaba, en bruto, 3.024,75 quilates. De su talla salió un ejemplar de 517 quilates —la mayor piedra tallada—, y otros de 310, 92, 62, 18, 11,8, 6 y 4 quilates, más 96 piedras de tamaño reducido.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/diamante_tabla.jpg

Formacion del Diamante El Carbono Propiedades del Carbono y Usos

Formación del Diamante
El Carbono: Propiedades y Usos

A pesar de su compleja belleza, realzada artificialmente por el hombre a través de su tallado y pulido, los diamantes poseen una composición muy simple. Se trata de carbono puro, un elemento químico extraordinariamente común en la Tierra, que en el caso de los diamantes cristaliza en el sistema cúbico (dado los elementos de simetría que presenta). Son dos fuerzas, como el calor extremo y la enorme presión, sumadas al milenario paso del tiempo, las que transforman a ese carbón concentrado en verdaderas joyas aún en bruto.

Este proceso se produce a grandes profundidades, entre 120 y 200 kilómetros bajo tierra, en el que se denomina manto superior del planeta. Allí existe abundancia de carbono, compuesto de diversas moléculas orgánicas. Aquel contexto resulta una caldera de magma hirviendo, con las condiciones ideales para que el carbono comience a transformarse en diamante. Allí, la temperatura supera los 1.000 grados centígrados, y la presión es 50.000 veces más intensa que en la superficie.

El grafito es otro mineral formado de carbono puro, aunque difieren entre sí respecto a su estructura interna. En el caso del diamante, los átomos de carbono están estrechamente conectados a otros mediante enlaces co-valentes, creando una malla atómica de muy alta densidad.

Su disposición atómica explica, a su vez, la conocida dureza que poseen los diamantes, a los que se les asigna el puesto más alto, el número 10, en la escala de Mohs, tabla que de manera ascendente determina la dureza de una serie de minerales. De allí se desprende que un diamante no puede ser rayado por ninguna otra sustancia conocida, salvo otro diamante, así como tampoco casi ningún ácido puede dañarlo.

El elemento químico carbono no sólo aparece en el mundo mineral formando parte de los combustibles, sino que se encuentra, en estado de gran pureza, constituyendo dos minerales muy característicos: cuando cristaliza en el denominado sistema hexagonal forma el grafito; cuando lo hace en el cúbico se tiene el diamante.

Cabe indicar que, aun cuando nadie utilice diamantes como combustible, éstos, por ser carbono puro, se “queman» perfectamente: puestos en atmósfera de oxígeno amen igual que un trozo de carbón; se vuelven rojos, convertidos en ascuas, y, finalmente, desaparecen: se han transformado totalmente en anhídrido carbónico. Experimento algo caro que efectuó, hace ya bastantes años, el célebre químico Lavoisier.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/diamante_bruto.jpg

Otro curioso experimento consiste en someter el diamante, colocado en atmósfera de nitrógeno u otro gas inerte, a la acción del arco voltaico: su sistema de cristalización cambia y se convierte en grafito. Cambio que, por cierto, resulta irreversible.

Aun cuando el diamante ofrece gran variedad de usos industriales, su característica más genuina es ser uña piedra preciosa. Todo el mundo sabe que las piedras preciosas son escasas, bonitas y caras; pero es necesario precisar una serie de particularidades para definirlas con propiedad.

La primera de ellas es la inalterabilidad: se comprende que algo de elevado precio, utilizado como joya, deba ser resistente al ataque de cualquier agente. Esta propiedad la presenta, en grado elevado, el diamante; en efecto, sólo se disuelve, en frío, en la mezcla de ácido sulfúrico y bicromato potásico, y, en caliente, en los carbonatos de sodio y de potasio fundidos, en los que es a todas luces imposible que nadie meta una mano ornamentada con un diamante.

La segunda propiedad es la dureza. Mal podría cotizarse a elevado precio algo que se desgastara con facilidad. El diamante la posee en grado superlativo, siendo la sustancia de origen natural más dura que se conoce; lo cual no impide que sea extraordinariamente frágil: si cae simplemente al suelo, según el choque, puede romperse en mil pedazos.

Las demás propiedades son de tipo óptico, y el hombre ha tardado bastantes años en saber aprovecharlas. Extraordinariamente importante es que posea un índice de refracción elevado, lo cual significa que los rayos luminosos sufren un importante cambio de dirección al penetrar en la sustancia. El fuerte brillo de las piedras preciosas se debe, pues, no solamente a la luz que se refleja sobre ellas, sino a la que, entrando por sus bordes y por su parte inferior, sale, gracias al cambio de dirección mencionado, por la parte superior. Esto no ocurre siempre, cualquiera que sea la forma en que se haya tallado el diamante, sino únicamente cuando se ha efectuado la talla en brillante. Los ángulos diedros se calculan ahora matemáticamente.

Tal sistema de tallado, prácticamente el único utilizado hoy en día, fue inventado por Luis de Berquen, natural de Brujas. Había ensayado con piedras pequeñas, pero buscaba unos diamantes grandes para la prueba definitiva. Resultó que Carlos el Temerario poseía tres soberbias piedras y las ofreció en condiciones muy precisas: si salía bien y brillaban más, Luis de Berquen obtendría 3.000 ducados; si salían mal y se rompían, Luis de Berquen perdería la cabeza. Era altamente peligroso el pacto, pues ello ocurría en 1476 y no se disponía de medio alguno para realizar un estudio previo y ver la forma exacta de dar los golpes; pero el de Brujas lo aceptó. La aventura salió bien.

Finalmente, el diamante tiene otra propiedad, asimismo óptica: posee una fuerte dispersión, o sea que en él las desviaciones de la luz de diferentes colores son apreciablemente diferentes. Tal fenómeno produce las extraordinarias irisaciones coloreadas de esta piedra preciosa.

AMPLIACIÓN DEL TEMA

Los diamantes se encuentran en la corteza terrestre en dos tipos diferentes de yacimiento, pero hay, además, diamantes de origen extraterrestre. Estos últimos, los diamantes de los meteoritos, pueden hallarse, de manera indistinta, en los meteoritos pétreos o en los eminentemente metálicos, como el célebre del Cañón del Diablo (Arizona). Al intentar dilucidar el origen de tales piedras preciosas nos encontramos con un hecho de gran interés, y es que la zona superficial de los diamantes meteoríticos aparece convertida en grafito.

Los diamantes extraterrestres poseen tan sólo interés científico, y la totalidad de los utilizados, tanto industrialmente como en joyería, provienen de nuestro planeta. Los yacimientos primarios aparecen constituidos por las denominadas «pipes” en África del Sur, o sea por chimeneas volcánicas de explosión, rellenas de materiales varios triturados y cementados por una lava muy básica de color oscuro —la kimberlita—, en cuyo interior se encuentran las piedras preciosas. Se trata de un tipo de yacimiento muy general, pues es en todo semejante a los encontrados en Katanga, Borneo, Brasil y Arkansas.

Cuando las chimeneas de kimberlita son desmanteladas por la erosión, el arrastre por las aguas y la ulterior sedimentación dan lugar a los yacimientos secundarios o aluvionares. Pueden existir yacimientos secundarios que provengan, a su vez, de otros semejantes: la inalterabilidad y dureza del diamante hacen que resista incólume toda clase de procesos geológicos.

En cuanto al origen de tales piedras preciosas, nada hay definitivamente establecido, pero la teoría de Friedel es quizá la que mejor se adapta a los hechos de observación. Dicha teoría se basa en una aparente contradicción; por una parte, el diamante presenta ciertas anomalías ópticas atribuibles a un cambio de estado alrededor de los 1885ºC; por otra parte, en atmósfera inerte, se transforma superficialmente en grafito, a partir de los 1.500 ºC, tal como ocurre con las piedras meteóricas; pues bien, los diamantes naturales que ofrecen las citadas anomalías ópticas y no aparecen grafitizados son realmente paradójicos, todo indica que han alcanzado los 1885 ºC.; y que no han alcanzado los 1.500 ºC.

chimenea natural diatrema

Los diamantes se obtienen, en gran medida, de chimeneas naturales llamadas diatremas,
provocadas por erupciones volcánicas y formadas de rocas kimberlitas.

Para poder explicar tan sorprendente resultado, Friedel admite que los diamantas se han formado en un medio metálico —en donde no ocurre la citada grafitización al pasar por 1500 ºC—, o sea a gran profundidad: lakimberlita no sería más que el agente de transporte que los ha «subido» hasta la superficie. Bannister opina que, habiéndose hallado diamantes en los meteoritos metálicos, que podemos suponer provenientes del núcleo de otros planetas, no es ninguna fantasía buscar el origen de los terrestres en el núcleo de ferroníquel del nuestro.

Si extraordinario es su origen, no lo es menos su precio. Como la inmensa mayoría son de reducidas dimensiones, su peso se da en quilates. Tal unidad se definió como el peso de una semilla de algarrobo; pero resultando aquél un tanto variable según los países y regiones, se adoptó el quilate métrico, que equivale a 0,2 gramos.

El precio del quilate es muy variable: depende del tamaño de la piedra, de sus cualidades y de las oscilaciones de un mercado muy sensible. Como guía, puede indicarse que entre las dos guerras mundiales osciló entre los 100 y los 250 dólares para los diamantes ya tallados. Las piedras de 5 quilates son poco abundantes en manos de particulares, y las de 20 quilates, rarísimas.

El mayor diamante hallado hasta el presente ha sido el Culliman, procedente de la Premier Mine (Transvaal): pesaba, en bruto, 3.024,75 quilates. De su talla salió un ejemplar de 517 quilates —la mayor piedra tallada—, y otros de 310, 92, 62, 18, 11,8, 6 y 4 quilates, más 96 piedras de tamaño reducido.

El diamante «perfecto» Sinónimos de belleza y perfección, poseer un diamante es también símbolo de poder monetario. Prueba de ello quedó una vez más en evidencia durante una subasta organizada por la casa de remates Christie’s, en Suiza, en mayo de este año. Allí, un particular compró en la cifra récord de 26,7 millones de dólares, un diamante de 101,73 quilates al que se bautizó «Perfección absoluta», dada su talla, transparencia, forma y pureza (en la foto, sostenido por una modelo). Fue encontrado en una mina de Botswana, África, y luego sometido a un tallado que requirió 21 meses de labor. La pieza fue clasificada por el Instituto Americano de Gemología como un diamante «del mejor color, incomparable transparencia, forma perfectamente simétrica y sin defectos».

ALGO MAS SOBRE SU DUREZA:
El más duro:
A pesar de su compleja belleza, realzada artificialmente por el hombre a través de su tallado y pulido, los diamantes poseen una composición muy simple. Se trata de carbono puro, un elemento químico extraordinariamente común en la Tierra, que en el caso de los diamantes cristaliza en el sistema cúbico (dado los elementos de simetría que presenta).

Son dos fuerzas, como el calor extremo y la enorme presión, sumadas al milenario paso del tiempo, las que transforman a ese carbón concentrado en verdaderas joyas aún en bruto. Este proceso se produce a grandes profundidades, entre 120 y 200 kilómetros bajo tierra, en el que se denomina manto superior del planeta. Allí existe abundancia de carbono, compuesto de diversas moléculas orgánicas.

Aquel contexto resulta una caldera de magma hirviendo, con las condiciones ideales para que el carbono comience a transformarse en diamante. Allí, la temperatura supera los 1.000 grados centígrados, y la presión es 50.000 veces más intensa que en la superficie.

El grafito es otro mineral formado de carbono puro, aunque difieren entre sí respecto a su estructura interna. En el caso del diamante, los átomos de carbono están estrechamente conectados a otros mediante enlaces covalentes, creando una malla atómica de muy alta densidad.

Su disposición atómica explica, a su vez, la conocida dureza que poseen los diamantes, a los que se les asigna el puesto más alto, el número 10, en la escala de Mohs, tabla que de manera ascendente determina la dureza de una serie de minerales. De allí se desprende que un diamante no puede ser rayado por ninguna otra sustancia conocida, salvo otro diamante, así como tampoco casi ningún ácido puede dañarlo.

Quizás eso explica el origen etimológico de su nombre, además, que proviene del griego y refiere a invencible. Aunque también es cierto que los diamantes pueden resultar frágiles ante un impacto directo contra una superficie dura.

Su resistencia al calor es sorprendente. Su punto de fusión es dos veces y medio más alto que el del acero. Se necesitan casi 4.000 grados para fundir esta piedra.

Además, los diamantes ostentan el índice de refracción más alto entre las piedras transparentes naturales. A su vez, la dispersión de la luz blanca al ingresar en su interior es tan fuerte, que produce destellos deslumbrantes.

Fuente: Revista Diario de National Geographic N°42 La Piedra Más Preciosa

UN POCO DE HISTORIA
EL DESCUBRIMIENTO DEL CARBONO

Los autores del experimento fueron dos investigadores italianos: José Averani y Cipriano Targioni, discípulos del gran Galileo. Pusieron bajo el calor de los rayos solares, pasados a través de una lente, algunos diamantes puestos a su disposición por la generosidad del duque Cosme III de Médicis. Su relato fue el siguiente:

«El diamante, considerado por todos de tal dureza que no hay fuerza alguna que consiga dominarlo, resiste menos que las demás piedras preciosas a la acción del fuego. Ya que donde las demás piedras poco o nada llegan a consumirse, el diamante desaparece totalmente». En efecto, lo que más había asombrado a les dos académicos era el hecho de que los diamantes se hubieran volatilizado completamente, sin dejar el menor residuo de cenizas o escoria. La cosa, por el momento, quedó sin ninguna explicación que resultara medianamente aceptable.

Para que se hiciera algún progreso en este campo hubo que esperar, casi un siglo después, los trabajos del gran químico francés Lavoisier. También él probó calentar algunas de aquellas piedras, pero manteniéndolas encerradas en un recipiente del cual se había sacado totalmente el aire. Las piedras se recalentaron violentamente, pero no se volatilizaron y, después de la experiencia, permanecían allí, intactas, no obstante haber sufrido una altísima temperatura.

Lavoisier repitió el experimento; pero en esta oportunidad, sobre los diamantes incandescentes, insufló un fuerte chorro de oxígeno: súbitamente las piedras ardieron y se convirtieron en gas. Lavoisier no fue capaz de identificar el gas formado por la combustión de los diamantes, pero observó que dicho gas tenía las mismas propiedades que el anhídrido carbónico que se formaba quemando carbón; y llegó a la conclusión de que entre los diamantes y el carbón debía existir un cierto… parentesco que parecía ser bastante cercano.

Desdichadamente, Lavoisier cayó víctima de la Revolución Francesa y no pudo continuar con sus experimentos. Fue el químico inglés Tennant, pocos años después de la muerte de Lavoisier, quien verificó que la cantidad de gas que se formaba quemando un peso igual de carbón y de diamantes era idéntica. Aquel gas era pues, sin duda, anhídrido carbónico; conclusión: el carbón y los diamantes estaban formados por la misma sustancia: el carbono.

UNA CURIOSIDAD ARGENTINA
Películas de dureza similar a la del diamante
Un grupo interdisciplinario de científicos de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) desarrolló una película de dureza similar a la del diamante, que se estima tendrá múltiples aplicaciones industriales. Su valiosa peculiaridad es que puede obtenerse en forma sencilla y económica a partir de un compuesto insólito: el metano, más conocido como «gas de los pantanos»‘.

Mas allá de su valor como piedra preciosa, el diamante posee una interesante variedad de propiedades que lo transforman en un material de gran interés tecnológico. Estas propiedades son: la dureza (es el material más duro conocido), su transparencia óptica, su capacidad de aislación eléctrica y el hecho de ser el mejor conductor térmico.

Estas particularidades hacen de él un material de características únicas, atractivo para aplicaciones muy variadas, que van desde los revestimientos resistentes al desgaste para componentes ópticos y mecánicos, hasta su empleo como materia prima para la fabricación de semiconductores.

Muchos laboratorios de países tecnológicamente desarrollados se lanzaron a la búsqueda de técnicas que permitan fabricar películas delgadas de diamante o con propiedades parecidas a él. Los métodos empleados son diversos, pero comparten una desventaja: la mayoría requiere que la superficie a recubrir se encuentre a altas temperaturas (1.000 °C) y/o presión (miles de atmósferas), característica que encarece el proceso.

Algunos métodos producen películas policristalinas de diamante, es decir, pequeños diamantes de dimensiones micrométricas, uno al lado del otro. Otros logran superficies homogéneas con características similares a la piedra preciosa.

En la Argentina, los científicos de la CNEA obtuvieron una delgada película de diamante mediante un procedimiento ya conocido, pero lo juzgaron poco aplicable a la industria porque persisten los problemas de homogeneidad y adherencia, además de los ya mencionados de temperatura y presión. Se volcaron, entonces, a los filmes con características similares a las del diamante (diamond-like films) y lograron desarrollar un método que puede ser aplicado a la industria en forma inmediata. El revestimiento desarrollado por los investigadores de la CNEA se obtiene mediante la ionización y posterior fragmentación de las moléculas de metano. Una vez separados, se impulsan sus componentes con una determinada energía, que les permite implantarse en el material a recubrir con una extremada adherencia.

Las películas que se obtienen tienen espesores de alrededor de una milésima de milímetro y se adaptan a casi todo tipo de material y superficie, otorgándoles gran dureza superficial y resistencia al desgaste. Se ha probado sobre diferentes materiales como plástico, vidrio, silicio, acero, y el resultado ha sido óptimo. El hecho de que la película tenga una muy elevada resistencia al desgaste, una alta conductividad térmica (es tres veces mejor conductor que el cobre), que sea aislante eléctrico, inerte químicamente y constituido por carbono, abre las puertas para su potencial aplicación en herramientas, prótesis quirúrgicas, lentes, trépanos, rodamientos, etcétera.

Con el diamante como protagonista, el valioso aporte argentino ha abierto otra puerta a la ciencia de los materiales y al desarrollo tecnológico.

Fuente:  Trabajando y produciendo para el país. Comisión Nacional de Energía Atómica, Buenos Aires