Proceso de Reorganización

Geografia de las Islas Malvinas Relieve Clima Ubicacion Lluvias

Geografía de las Islas Malvinas
Relieve ,Clima, Ubicación y Lluvias

GEOGRAFÍA DE LA REGIÓN: La reconquista de los archipiélagos australes tiene un significado geográfico y, por ende, estratégico, mucho más vasto que lo que en primera instancia podría parecer.

Esta enorme región se extiende desde los 35°30′ latitud S hasta el Polo Sur, y desde el meridiano de 20° 10′ de longitud O. (200 millas al este de la isla Jorge, perteneciente al archipiélago de las islas Sandwich del Sur) hasta los 74° de longitud O. Comprende una superficie de aproximadamente 5.800.000 km², de los cuales alrededor de 982.000 km² corresponden a tierras y el resto a aguas atlánticas y antárticas.

Considerando la amplitud y la diversidad de este espacio de soberanía argentina, es conveniente subdividirlo en estos grandes sectores: Tierras insulares, Antártida Argentina y océanos, mares, fondo y subsuelo marino.

TIERRAS INSULARES
Comprende el archipiélago de las Malvinas, las islas Picton, Nueva, Lennox e islas próximas, isla de los Estados, y los archipiélagos de las Georgias del Sur, Sandwich del Sur y Oreadas del Sur.

Archipiélago de las Malvinas
Emerge de la plataforma epicontinental argentina entre los 51° y 52°30′ de latitud S. y los 57°45′ y 61° 15′ de longitud O, a una distancia de aproximadamente 500 km.. de la costa patagónica. Su superficie es de 11.718 km² y cuenta con alrededor de 2.000 habitantes.

Geológicamente guarda relación con la Patagonia argentina, ya que pertenece a la misma formación que ésta. La separación actual está originada en el hundimiento de tierras antiguamente emergentes provocado por los hielos del cuaternario.

El archipiélago está constituido por más de un centenar de islas e islotes. Cuenta con dos grandes islas: la Gran Malvina u occidental y la Soledad, separada por el estrecho de San Carlos, además de éstas , las de mayor tamaño son las de Sebaldes, Borbón, Trnidad , San Rafael, Goicochea y San José, ubicadas al oeste de la Gran Malvina y las islas de Aquila, Jorge y Bouganiville, que rodean al sur y sudeste a la isla Soledad.

El relieve de las islas es monótono, de planicies onduladas fuertemente erosionadas. La isla Soledad presenta, al norte, numerosas lomadas y cerros aislados donde se destacan los montes Alberdi (684 m), Rivadavia y Vernet; en esta zona, sobre la Bahía de la Anunciación, está la localidad de Puerto Argentino. La parte sur de la isla es un área de llanuras.

En el norte de la isla Gran Malvina se encuentra el cerro más alto del archipiélago: el monte Independencia, de 689 m.

En los terrenos bajos y anegadizos de casi todas las islas existen turberas, que proporcionan combustible para consumo doméstico de los habitantes. Son característicos de estas islas los llamados «ríos de piedra» consistentes en un cauce fluvial ancho cubierto por peñascos y rocas, con poca agua, que han tenido su origen en procesos glaciarios.

Las costas presentan un amplísimo desarrollo y en ellas se destacan las rías, que son valles angostos, de hundimiento muy apto para fondeaderos y puertos naturales. La extensión total de estas costas alcanza a más de 4.000 km., superando en longitud a las patagónicas.

El clima malvinense es frío oceánico, con alta frecuencia de días nublados, lluviosos y ventosos. Los promedios térmicos mensuales oscilan entre 9°C, en el verano y 2° C en invierno. En Puerto Argentino el promedio de lluvias es de 670 mm anuales, sin estación seca. La vegetación es de tipo esteparia sub arbustiva, de pastos bajos, duros y matas acojinadas, con gran desarrollo de gramíneas, musgos y líquenes, sin árboles originarios. Sobre las costas existe una extraordinaria variedad de algas. La fisiografía malvinense está notablemente asociada con la Patagonia y con el mar Argentino.

Islas Picton, Nueva, Lennox e islas próximas
Las tres primeras están ubicadas sobre el océano Atlántico, al oriente del Canal de Bea-gle y de la isla chilena Navarino, y al sur del Canal Moat. Los pasos Picton, Oglander y Goree separan a las Picton y Lennox del territorio chileno.

Son islas de relieve montañoso, de costas elevadas y acantiladas con pocos desplayados; tienen clima frío-húmedo y vegetación esteparia, siendo aptas para la cría de ganado ovino.
Por su posición geográfica tienen especial valor estratégico como proyección hacia los mares australes y hacia la Antártida.

Además de las mencionadas, se encuentran en jurisdicción argentina la isla Gable, en el canal de Beagle, y en la parte austral del archipiélago fueguino, un conjunto de islas rocosas de escarpadas costas: son ellas el archipiélago de las Wollaston, las islas Sesambre, Evout, Freycinet, Barnevalt y Deceit y en el límite austral la isla de Hornos con el cabo que marca el hito geográfico de separación de los océanos Pacífico y Atlántico.

Isla de los Estados e encuentra entre los 54°35′ y 55° de latitud Sur, y entre los meridianos de 63° 50′ y 64°45′ de longitud Oeste. Está separada de la Isla Grande de Tierra del Fuego por el estrecho de Le Maire.

Su relieve montañoso, prolongación de los Andes fueguinos, representa el comienzo del llamado Arco de las Antillas Australes. Su máxima altura es el monte Buckland, de 654 m, siendo su altura promedio de 300 a 500 metros.

Tiene costas muy escarpadas, la vegetación es esteparia patagónica y el clima frío húmedo, con alta frecuencia de días con cielo cubierto. Al norte de la isla, de casi 70 km. de longitud, se encuentran las pequeñas islas de Año Nuevo, la mayor de las cuales es la Observatorio.

Archipiélago de las Georgias del Sur
Entre la isla de los Estados y las Goergias, formando parte del arco Antillano Austral, se encuentra el banco Namuncurá o Burwood, que es una elevación del lecho oceánico que cuenta con menos de 100 m de profundidad y donde, por sus estructuras sedimentarias, sería posible encontrar reservas petrolíferas.

El archipiélago de las Georgias, de 4.154 km² de superficie, se encuentra entre los 35° 54′ y 38° 10′ de longitud Oeste y entre los paralelos de 53°50′ y 54°50′ de latitud Sur. La principal isla es la de San Pedro que, en forma de arco, se extiende de noroeste a sudeste a lo largo de 180 km.. Otras islas menores del archipiélago son: Bird, Annenkov, Cooper y diversos islotes. El relieve, muy montañoso, alcanza en el monte Paget los 2.804 m; las nieves cubren las montañas en casi toda la isla, dado que el límite de las nieves persistentes se halla a los 500 m de altura.

El clima es frío húmedo, nival en invierno, con vegetación sin árboles, de matas estepa-rias, musgos y liqúenes. Sus costas son de paredes abruptas y tachonadas de arrecifes, donde en una pequeña bahía del norte se encuentra el asiento pesquero de Gritviken. La soberanía argentina sobre las mismas tiene antecedentes que se remontan a su descubrimiento por España en 1756.

Archipiélago de las Sandwich del Sur
Se extiende en el Atlántico, bañadas por el mar de Scotia, entre los 56° y 60° de latitud Sur, y los 26° y 28° de longitud Oeste, determinando un suave arco de 330 km.. con una superficie de 300 km². Sus principales islas son: Savodovsky Leskov, Visokoi, Saunders, Jorge, Blanco y el grupo Thule del Sur, en una de cuyas islas, la República Argentina ha instalado un destacamento naval.

Las islas son de forma cónica, respondiendo a su origen volcánico, del que todavía se manifiestan emisiones de vapor y pequeños sismos. Tienen poca altura sobre el nivel del mar y sólo poseen una vegetación de musgos y liqúenes, configurando por la escoria volcánica y las nieves un paisaje desolador. Al oriente de las mismas, el lecho oceánico tiene una de las más profundas fosas marinas, pues alcanza los 8.273 metros.

Archipiélago de las Orcadas del Sur
Este importante archipiélago se localiza, entre los 60°30′ y 60°50′ de latitud Sur y 44° -30′ y 46°50′ de longitud Oeste, siendo su superficie de 1.064 km². Sus principales islas son: la Coronación, muy escarpada y donde en el cerro Noble se alcanzan los 1.642 m de altura; la Laurie, que posee el observatorio científico más antiguo instalado por la Argentina en el Antártico (1904); las islas Powell, Signy y las Inaccesibles completan, con islotes menores, el archipiélago. Están prácticamente cubiertas de nieves permanentes y glaciares, con musgos y líquenes cubriendo las rocas. Las temperaturas, salvo durante enero y febrero, son inferiores a 0°C, con medias de casi—11°C, en julio.

Las precipitaciones, muy frecuentes, son cercanas a 450 mm anuales y los vientos del sur originados por el anticiclón del Antártico, son violentos. El mar permanece cubierto de una banquiza o park de hielo gran parle del año. Por su latitud están comprendidas en la porción antartica argentina.

ANTÁRTIDA ARGENTINA
La Antártida Argentina, por la especificidad del tema, merece un tratamiento aparte, por lo que se dejará para otra ocasión, en la que se pueda singularizar su trascendencia para los intereses nacionales.

OCÉANOS, MARES, FONDO Y SUBSUELO MARINO
Tomando en cuenta el mar epicontinental, el talud continental submarino, el Mar Antártico Argentino y el mar adyacente a las Georgias (San Pedro) y Sandwich del Sur, la Argentina ejerce jurisdicción sobre unos 4.900.000 km² de los mares australes. Dentro de esta vastedad oceánica pueden diferenciarse claramente tres regiones marítimas: el Mar Epicontinental Argentino, el Mar Antártico y el Mar de las Antillas Australes, desde cabo de Hornos a las Shetlands, pasando por el Banco Namuncurá, San Pedro, Sandwich, Oreadas y la Antártida.

En el Mar Epicontinental la República mantiene jurisdicción sobre un mar de 200 millas náuticas y, además, sobre el mar que cubre a la plataforma hasta los 200 ni de profundidad, aunque ya debemos hacer reserva de derechos sobre el talud continental y la llanura abisal submarina del Atlántico Sur hasta la dorsal submarina de este océano.

Actualmente la extensión oceánica hasta las 200 millas y los 200 m de profundidad re-presentan poco más de un millón de kilómetros cuadrados. Este Mar Argentino puede dividirse en tres secciones: el sector bonaerense, entre los paralelos de 35° S y 41° S, cuya superficie es de unos 260.000 km²; el sector patagónico, entre los 41° S y 52° 30′ S, que incluye a las Malvinas, con casi 600.000 km², y el Mar de Tierra del Fuego, entre los 52° 30′ y los 56° S, que comprende desde el estrecho de Magallanes al cabo de Hornos, con una superficie de 200.000 km².

La plataforma submarina abarca una superficie de 975.000 km² y se extiende desde la prolongación sobre el Atlántico de la bisectriz que marca el límite del río de la Plata, hasta la Isla de los Estados y el área adyacente a las Picton, Nueva, Lennox, Deceit, Barnevelt, y el cabo de Hornos. Su ancho varía desde 240 km. frente a Mar del Plata, 475 km. frente a la península Valdés, 880 km. en Comodoro Rivadavia y 850 km. a la latitud de las Malvinas. Su declive es suave y escalonado hacia el este, siendo una de las plataformas más extensas del mundo.

Durante la era cuaternaria formaba parte de las tierras emergidas, pero la invasión de glaciares sobre el extremo sur del continente determinó por su peso el hundimiento del sector oriental de la Patagonia originando la plataforma, la cual posee un relieve similar al territorio patagónico emergido.

Su límite alcanza profundidades que oscilan entre 145 m y 175 m, para luego descender bruscamente hasta profundidades de 5.000 m en la llanura abisal argentina del Atlántico Sur. Nuestras costas se extienden por unos 5.330 km. pero, incluyendo las costas malvinenses y de los demás archipiélagos, se superan los 10.000 km. de cosías argentinas.

RECURSOS NATURALES

Uno de los aspectos centrales de la cuestión Malvinas se relaciona con el uso y aprovechamiento de los recursos naturales. Es una discusión estratégica en la que está en juego no solo el presente de la flora, fauna y minerales disponibles sino su preservación a futuro.

El Mar Argentino y las aguas del Atlántico Sur contienen numerosas especies con alto valor alimenticio y comercial. La superficie marítima ocupada por Inglaterra es veintitrés veces la superficie territorial de las Islas Malvinas. Los principales recursos que se explotan son:

* Krill, también llamado camarón antártico con un tamaño de 3 a 5 cm. y un alto valor proteico es el alimento fundamental de peces, aves, focas y ballenas. Su potencial de reservas en el Mar Argentino y Antártico es similar al total de la pesca marina que se captura actualmente en los mares de todo el mundo.

* Plancton vegetal y algas: las aguas argentinas contienen verdaderos «bosques»‘ submarinos que se destinan al alimento humano y del ganado. También sirve para la producción de elementos industriales.

* Crustáceos y moluscos; langostinos y almejas, mejillones y camarones, centollas y pulpos, y diversos tipos de calamares. Todos ellos de alto valor alimenticio.

* Peces: abundan la anchoa, atún, bacalao, caballa, corvina, sardina fueguina, pejerreyes de mar y principalmente merluzas.

Otros recursos
* Actividades ganaderas: la explotación de ganado ovino es también importante en las islas.

* Minerales: existen concentraciones de gran valor metálico llamadas nódulos polímetálicos, importantes para la industria de los aceros. Sí bien por ahora la producción no resulta rentable, empresas de países centrales (entre ellas, Estados Unidos y Gran Bretaña) invirtieron millones de dólares en investigar esto con vista a futuras extracciones.

La PESCA representa la principal fuente de ingresos de los isleños: el 82% del total corresponde al calamar. Una de las actividades más rentables de las islas es la venta de licencias de pesca en zonas de «protección pesquera» a compañías transnacionales. El área vedada a la pesca de los buques argentinos fue determinada unilateralmente por el gobierno imperial en el año 1986. Y aunque en 1990 nuestro país firmó acuerdos de conservación conjunta de los recursos pesqueros; Gran Bretaña no los cumple. Entre las consecuencias desfavorables para el ecosistema se encuentra la sobre pesca, sufrida especialmente por la merluza.

En las islas existen importantes reservas de PETRÓLEO y GAS. Desde 2010 una plataforma exploratoria de última tecnología, la Ocean Guardian, realizó las primeras excavaciones y descubrió yacimientos potencialmente explotables. Con este hecho, Gran Bretaña violó lo establecido por las resoluciones que sostienen que donde haya disputas por soberanía, las partes deben «abstenerse de llevar adelante acciones unilaterales». Por esa misma razón, todas las exploraciones británicas en Malvinas son ilegales y, por ende, nuestro país no las reconoce.

En el futuro la ocupación ilegítima de los ingleses podría generar otras disputas: una está relacionada con el dominio estratégico del AGUA CONTINENTAL, la otra con la soberanía de la ANTÁRTIDA.

Descubrimiento de las Islas Malvinas Porque son Argentinas? Historia

Descubrimiento de las Islas Malvinas

HISTORIA DE LAS ISLAS MAVINAS:
Los títulos argentinos surgen de diversos factores, tanto históricos como geográficos, por lo que conviene reseñarlos.

Las Malvinas fueron descubiertas por el navio español San Antonio al mando del capitán Esteban Gómez en 1520, y recorridas en 1520 por Duarte de Barboza, también español. Ya desde entonces figuran en la cartografía de la época con el nombre de Islas de San Antonio en homenaje al buque que las avistó.

En 1600 las redescubre el holandés Sebaldt de Wert. El primer inglés que llegó a las mismas forzado por una tempestad, fue el capitán Strong, en 1690, es decir, 169 años después que los españoles, dándoles el nombre de Falklands Sound.

Numerosos viajes hacia las islas y sus adyacencias, de españoles, franceses e ingleses, se registran a principios del siglo XVIII, siendo los franceses de Saint Malo, quienes denominaron al lugar lies Malouines, de donde viene la españolización de Malvinas.

 antiguo mapa del sur argentino

El francés Bougainville’funda en 1764 Port Louis pero, ante el reclamo español, Francia las reconoce como españolas, en virtud del Tratado de Tordesi-llas, de 1494, reocupando España el lugar el 1° de abril de 1767 y denominándolo Puerto Soledad. En 1749 Gran Bretaña pidió permiso a España para construir un puerto, pero fue rechazado por ésta; de todas maneras, clandestinamente, pocos años después los ingleses fundan Puerto Egmont. Enterado Carlos III de España ordena desalojar por la fuerza a los intrusos, por lo que una escuadra española parte del río de la Plata en mayo de 1770 al mando del capitán Madariaga quien, a cañonazos, rinde a los ingleses y destruye el lugar.

Dado el honor inglés mancillado, hay un acuerdo secreto anglo-español por el que los españoles permiten regresar por cuatro años (1770-1774) a los ingleses a cambio del reconocimiento de la soberanía española en el archipiélago. Finalmente los ingleses se retiran en 1774. Entre 1670 y 1825 Inglaterra, Francia y España firmaron ocho tratados en los que se reconocía este área del «Atlántico Sur como perteneciente a España y, por ende, después de 1810-1816, a la Argentina, al independizarse nuestro país y heredar todas las posesiones, españolas (incluyendo el cabo de Hornos, el estrecho de Magallanes y las Malvinas).

Ya independizada la Argentina, el capitán D. Jewet, en 1820, con la fragata Heroína toma posesión oficial del archipiélago. En esos primeros años Argentina iza su pabellón, ocupa con colonos las islas y, en 1829, nombra a Luis Vernet comandante político y militar de las Islas Malvinas y demás islas australes hasta el cabo de Hornos, con asiento en Puerto Soledad. A todo esto Inglaterra no hace reclamaciones, salvo una, por la concesión de 1770-74, pero ante el rechazo de Buenos Aires Inglaterra no hace más reclamos.

En momentos de fuerte debilidad político-militar de Buenos Aires y ante la necesidad estratégica de una base intermedia en su línea con Australia, Inglaterra ocupa las islas por la fuerza, en enero de 1833, arriando el pabellón argentino.

Cabe destacar que ya en 1806 y 1807 Gran Bretaña intentó ocupar el río de la Plata, siendo la segunda una de las mayores expediciones militares de la época, habiendo sido completamente derrotados por el pueblo de Buenos Aires. La tercera invasión, de 1833, es protestada por el gobierno del general Rosas y todos los sucesivos y, aún en 1845, la escuadra anglo-francesa bloquea el río de la Plata, presentando batalla la Argentina en la Vuelta de Obligado y otros puntos.

Tal heroísmo —el enfrentamiento con las dos mayores potencias de la época, en momentos en que el colonialismo se repartía casi todos los continentes extra-europeos,- concitó, en esa época, al igual que hoy, la adhesión de gran parte del mundo. Dada la firmeza argentina, Inglaterra depone sus intentos en 1849 y saluda con un tratado (Southern-Arana) y honores militares a la Argentina y su pabellón azul y blanco.

También las Georgias del Sur fueron descubiertas por un navio español, el León, en 1756, siendo bautizadas islas de San Pedro. En cuanto a las Sandwich del Sur, los españoles las denominaron islas San Santiago.

Asimismo, el pasaje interoceánico del cabo de Hornos, que une los océanos Atlántico y Pacífico, fue descubierto por el capitán Hoces de la Armada Española, y llamado Pasaje o Estrecho de Hoces, no siendo propia, entonces, la denominación Estrecho de Drake como lo bautizaran los ingleses, por el corsario británico que lo atravesaría mucho tiempo después.

Toda esta vasta heredad de España fue, luego de 1810, natural herencia de la República Argentina.

Estos breves antecedentes históricos nos permiten señalar, al pasar, el rebautismo con la toponimia geográfica hispánica original, los diversos archipiélagos, australes y mares adyacentes. Así, por ejemplo, las Georgias por Islas de San Pedro, el Pasaje de Drake por Hoces, y de igual manera los diversos nombres en Malvinas y Antártida.

Proceso de Reorganizacion Nacional Galtieri y La Guerra de Malvinas

Proceso de Reorganización Nacional

GaltieriLA DERROTA POR LA GUERRA DE LAS MALVINAS MARCÓ EL FINAL DEL RÉGIMEN MILITAR. LOS ÚLTIMOS AÑOS ANTES DE LA LLEGADA DE LA DEMOCRACIAS LOS JUICIOS POR VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS

Galtieri nació en Castelar, provincia de Buenos Aires. A los 17 años de edad ingresó al ejército, egresando del Colegio Militar de la Nación como oficial del arma de ingenieros. También fue egresado de la Escuela de las Américas.

Tras 25 años de servicio, fue nombrado comandante del cuerpo de Ingenieros del ejército en 1975, en la misma promoción que llevó a Jorge Rafael Videla a ocupar la comandancia en jefe de las Fuerzas Armadas. Fue un activo promotor del golpe de estado en 1976, sus simpatías lo llevaron a rápidos ascensos, siendo nombrado general de división en 1977 y teniente general en 1980.

En 1981 pasó a integrar la junta militar Junto con Jorge Isaac Anaya y  Basilio Lami Dozo. Este año tras la destitución de Videla como presidente y el nombramiento de Roberto Eduardo Viola, Galtieri visitó los Estados Unidos en función oficial. La administración Reagan, que consideraba el gobierno militar una fuerza afín en la lucha contra el comunismo, lo recibió cálidamente y le proporcionó información y asistencia de seguridad.

El descontento de Galtieri y otros oficiales de la línea dura con el gobierno de Viola lo llevaron a ocupar en noviembre del mismo año la presidencia de la junta militar y, un mes más tarde, a destituir a Viola para ocupar la Presidencia de la Nación.

Durante su gobierno, Galtieri retuvo el control directo de las Fuerzas Armadas Las medidas económicas del ministro de Economía asignado por Galtieri, el renombrado técnico civil Roberto Alemann, fueron no menos ortodoxas que las de sus antecesores. La restricción del gasto público, la privatización de bienes estatales y el congelamiento de los salarios llevaron a una gravísima depresión económica.

La recesión llevó al cierre de numerosas industrias (siendo Citróen y La Cantábrica las más destacadas) y a medidas drásticas de reducción de personal por parte de otras. Entre sus otro ministros se encontraban el general Ibérico Saint Jeans (en la cartera de interior) y el  doctor Nicanor Costa Méndez (Relaciones Exteriores).

Galtieri intentó lograr un arco de apoyo civil  organizando “asados multitudinarios” en su beneficio político. Como el que hizo en La Pampa al que asistieron 13 mil personas. Su sustento político se basaba en su relación con el comandante de la Armada, Isaac Anaya y en menor medida con el brigadier Basilio Lami Dozo, de la Fuera Aérea.

Galtieri, que fue descrito en círculos norteamericanos como “un general majestuoso’»,estaba convencido que la cooperación militar argentina en las operaciones antiguerrillas de la CIA en América Central, le daban el plafón internacional para cualquier aventura militarista.  Días antes de asumir el cargo de presidente de facto su aliado en la Junta Militar, Isaac Anaya, había reflotado un antiguo proyecto para invadir las islas Malvinas. Todo el plan se basaba en la relación de confianza que se tenía con los Estados Unidos. Los militares creían que la primera potencia mundial era un aliado incondicional a los intereses de la dictadura militar argentina.

Marcha y guerra Hacia adentro la situación político-social se hacía cada vez más aguda. Los partidos se reagruparon en torno de la Multipartidaria y pese a las prohibiciones las marchas de las Madres de Plaza de Mayo y de gremialistas reclamaban con creciente respaldo popular por los desaparecidos y los bajos salarios. El 30 de marzo de 1982 una protesta encabezada por la CGT Brasil lanzó a la calle a miles de manifestantes en Buenos aires y otras ciudades del país.

El resultado fue una brutal represión que produjo heridos, un muerto en la ciudad de Mendoza y cientos de detenidos. Mientras los gases lacrimógenos dispersaban a los manifestantes-, unidades de la Armada transportando tropas de las diversas armas se preparaban para iniciar un operativo bélico en los mares australes. A pesar de la difusión de algunos incidentes en torno de las Georgias del Sur nadie imaginaba lo que estaba por venir.

Cuando se conocieron los hechos en la mañana del 2 de abril, la situación dio un giro dramático. Dos días después de aquella marcha opositora del 30 de marzo nuevamente la Plaza De Mayo se llenó de gente esta vez para aplaudir la recuperación de las islas Malvinas. Había pocas banderas que podían concitar mayor acuerdo popular que la recuperación de las islas Malvinas.

Con muy escasas excepciones dirigentes políticos, sindicalistas; empresarios, religiosos se sumaron a la convocatoria. Y la asunción de general Benjamín Menéndez como gobernador de las islas el 7 de abril contó con la presencia de personalidades de todo el arco político, cultural, religioso y empresario.

La rendición Las operaciones militares fueron seguidas con una alta dosis de triunfalismo que luego se convirtió en angustia cuando los ingleses hicieron capitular al ejército en Puerto Argentino. La rendición de Benjamín Menéndez, gobernador de las Islas Malvinas desató una crisis terminal Los generales derrotaron a Galtieri y la opinión pública dio un vuelco brutal. En medio de una situación ingobernable, con miles de desaparecidos, muertos. en combate en las islas Malvinas, exilados y asesinados por grupo de tareas, el general Reynaldo Bignone reemplazó a Galtieri con el apoyo del Ejército y de su nuevo comandante, el general Cristino Nicolaides.

En su mensaje al país el 1ro. de junio Bignone señaló: “la Nación vive un momento difícil y grave  de su historia y asumo el gobierno  con una misión clara concreta, institucionalizar al país a mas tardar en marzo de 1984«. Comunicó el levantamiento de la veda política y se refirió a los partidos políticos como piezas fundamentales del sistema republicano “.

Entre los militares el impacto de la derrota en Malvinas, la rendición, el descontento de los mandos medios con los superiores, la sospecha de un posible “juicio” por las desapariciones y asesinatos durante el combate con la guerrilla generó una situación altamente conflictiva. Pero el ocaso del Proceso de Reorganización Nacional era irremediable y los años por venir no crían fáciles para los gobiernos democráticos. El estado de destrucción del aparato productivo no tenía precedentes y la retirada de la Dictadura dejó al país en un estado emergencia nacional.

Fuente Consultada: Malvinas La retirada Editorial Perfil

Doctrina Seguridad Nacional Justificacion Ideológica de las Dictaduras

Doctrina Seguridad Nacional
Justificación de las Dictaduras Militares en América Latina

DICTADURAS  EN AMÉRICA LATINA

A lo largo de todo el siglo XX, con el objetivo de conservar los aspectos centrales de un orden social que garantizaba, reproducía y ampliaba sus beneficios económicos, las clases dominantes de los países de América Latina impulsaron golpes de Estado —llevados a cabo por las Fuerzas Armadas de sus respectivos países—, y el establecimiento de diferentes tipos de dictaduras. (imagen: grupos de tareas violando la propiedad privada)

En algunos casos, como los de Nicaragua, México y Paraguay que ya estudiaste, las dictaduras significaron la continuidad sin variantes de las formas oligárquicas de ejercicio del poder, construidas durante el siglo XIX, y la negación de la mayoría de los derechos civiles, políticos y sociales.

Estas dictaduras fueron ejercidas por un miembro de los grupos de mayor poder económico —o por un militar que los representaba—, rodeado siempre de numerosos familiares y amigos.

En otros casos, las dictaduras fueron impuestas por algunos sectores de las clases dominantes que intentaban recuperar el control absoluto de las decisiones económicas, ante la amenaza que, para sus privilegios materiales, representaban los cambios impulsados por los movimientos sociales que habían llegado al gobierno median­te el voto de la mayoría de la población.

Un caso particular de estas últimas dictaduras, lo representan las que se establecieron a partir de la década de 1960. Mediante diver­sos golpes de Estado fueron desplazadas las autoridades electas en la mayoría de los países de América Latina, y se instalaron dictaduras que produjeron profundas transformaciones en el orden social.

A diferencia de las anteriores, éstas fueron ejercidas por las Fuerzas Armadas como institución aun cuando, en varios casos, hayan recibido el apoyo de importantes sectores de la población y contado con la participación de numerosos civiles en el gobierno.

DICTADURAS MILITARES Y REORGANIZACION DE LAS SOCIEDADES
Y DE LAS ECONOMIAS DE AMERICA LATINA

Entre los años 1964 y 1984, casi todos los países latinoamericanos estaban gobernados por dictaduras militares. Pero, a diferencia de aquellas que representaron una continuidad del orden oligárquico construido en el siglo XIX, o de Las que interrumpieron la ampliación de los derechos de los ciudadanos propuestos por los movimientos sociales, en varios países del continente, las dictaduras militares que se desarrollaron a partir de la década de 1960, en países como Brasil, Chile, Uruguay y Argentina, buscaron transformar económica y políticamente las sociedades en las cuales se produjeron.

Las principales características comunes que encuentran los investigadores, al estudiar estas dictaduras, son:

• Su conformación en países con cierto nivel de industrialización (Argentina, Brasil), o países en los que existía cierta estabilidad histórica de las formas democráticas (Uruguay, Chile).

• El haber sucedido a un período de una amplia o intensa movilización de los trabajadores y de los sectores subalternos en general.

• El rol central desempeñado por las Fuerzas Armadas como institución, tanto en los golpes de Estado que instalaron las dictaduras, como en el ejercicio del gobierno.

• La articulación, en torno de los gobiernos dictatoriales, de una coalición que expresó los intereses de las clases económicamente dominantes.

• El ejercicio del gobierno mediante equipos técnicos especializados en diferentes cuestiones, generalmente sin participación previa en partidos políticos (tecnócratas).

• La concepción de un proyecto de reestructuración de la sociedad, sobre nuevas bases económicas y políticas, a través de las cuales buscaron mantener los niveles de beneficio obtenidos por las principales empresas y revertir los avances que se habían hecho en materia de participación en la toma de decisiones de la mayoría de la población.

• La imposición del reordenamiento de la sociedad, en forma autoritaria, lo que exigió el uso permanente de la fuerza.

Miradas sobre el ser «subversivo»: Los militares y quienes los apoyaban definían como «subversivo» a todas aquellas personas y aquellos actos que atentaban contra lo que creían eran valores «morales y espirituales de la civilización occidental y cristiana». Dado que su concepción de esos valores era tan rígida como estrecha, «subversivo» podía ser tanto un intelectual o un militante marxista por sus ideas, como un rockero por su pelo largo; una joven que usaba minifalda, como una pareja divorciada; un defensor de la democracia, como un judío. Con tales argumentos, la represión del régimen se hizo cada vez más general e indiscriminada.

LAS POLÍTICAS ECONÓMICAS

Con el fin de lograr la transformación económica, en los distintos países se aplicaron un conjunto de medidas ligadas al liberalismo, entre las cuales la más importante fue la “apertura de la economía’ para la libre importación y exportación de mercancías, es decir, la eliminación de los aranceles que gravaban la importación de productos extranjeros.

Las dictaduras militares y sus políticas económicas se propusieron —y consiguieron— la consolidación y expansión de un número reducido de empresas nacionales y/o multinacionales, en muchos casos pertenecientes a un mismo grupo, que se hicieron cargo de la producción y se apoderaron de la porción mayoritaria del mercado.

Todas estas medidas económicas fueron posibles mediante el ejercicio de la violencia, la represión de las organizaciones sociales y sindicales —la mayoría de las cuales fueron intervenidas por los militares o directamente clausuradas—, y la violación de todos los derechos humanos.

La política de apertura de a economía llevada a cabo por las dictaduras militares de la década del 70. provocòel cierre de numerosas industrias que no lograron sobrevivir a la llegada masiva de productos importados.

LAS CARACTERÍSTICAS DE LA INDUSTRIA LATINOAMERICANA EN LOS 80:

El desarrollo industria latinoamericano hacia los años 80, mostraba las siguientes características:

– Se dirigía a una reducida franja de consumidores que podían acceder a cierto tipo de bienes, como automóviles o electrodomésticos.

– No utilizaba tecnología propia (dependencia tecnológica): las empresas más dinámicas dependían de sociedades extranjeras que utilizaban, por lo general, su propia tecnología. De este modo, las actividades de “investigación y desarrollo” de los países latinoamericanos tenían presupuestos bajísimos, en relación con lo que se invertía, en esas áreas, en los países centrales.

– Resultaba escasamente competitiva en el mercado internacional, dado que producía a mayores costos, en gran medida debido al atraso tecnológico.

– Se hallaba fuertemente protegida por el Estado, que aplicaba altos aranceles a la importación de productos extranjeros, con lo cual muchas industrias maximizaron sus beneficios sin renovar la tecnología.

LA VIOLACION DE LOS DERECHOS HUMANOS

La violación de los derechos humanos no es un fenómeno reciente en América Latina, pero los niveles alcanzados a partir de la década de los setenta, de mano de las dictaduras militares, no tienen equivalentes en su historia, si se exceptúa el proceso de conquista y colonización, durante los siglos XV y XVI.

Si bien la pobreza, el desempleo, el analfabetismo, la desnutrición, los bajos niveles de salud, la mortalidad infantil y el hambre, han estado presentes durante todo el siglo XX; estos problemas sociales alcanzaron niveles sin procedentes bajo los gobiernos dictatoriales de las últimas décadas.

Las dictaduras militares,y los grupos de poder económico que las impulsaron y las sostuvieron llevaron adelante la transformación de las economías latinoamericanas apelando a la represión y a lá violencia sobre la población. Esta represión consistió, fundamentalmente, en la detención, la desaparición y el asesinato de los opositores al gobierno, incluso de muchos que no lo eran. Por otra parte, se eliminó todo derecho a la defensa en juicio y la tortura se transformó en el método corriente para la obtención de información sobre la actividad de los opositores.

Por medio del terrorismo estatal se buscó generalizar el miedo  entre la población. La amenaza y el y el uso permanente de la fuerza amenazó a toda la sociedad: obreros,estudiiantes, empresarioa jóvenes, adolescentes, ancianos, bebés y niños; deportistas, intelectuales y discapacitados. Todos se tansformaron en posiblesvíctimas.

A pesar de las diferencias que presantaban, las dictaduras militares poseían una forma políticaa: común, caracterizada por la supresión de la mayor parte de los derechos civiles, políticos y sociales. Las FuerzasArmadas se consideraron como la instituciòn  que representaba los valores de la nacionalidad y que tenía la misión de “curar” a la sociedad de los males que la afectaban. Se disolvieron los partidos políticos, o se suspendió su actividad, y las Fuerzas Armadas controlaron todos los recursos de poder.

LA DESAPARICIÓN DE PERSONAS: Los desaparecidos constituyen una de las más pesadas herencias dejadas por la dictadura militar, tanto en Argentina como en otros países de América Latina. A diferencia de lo ocurrido con los detenidos y encarcelados, la mayoría de los secuestrados eran encerrados en centros clandestinos de detención, de los cuales se los trasladaba para ser asesinados. A partir de su secuestro, los familiares que comenzaban a solicitar informes a las autoridades, creyéndolos prisioneros en alguna cárcel del país, encontraban que los miembros de las Fuerzas Armadas siempre negaban tener conocimiento de estas personas y de lo que les había ocurrido.

En el primer año de dictadura ya había más de quince mil desaparecidos, diez mil presos,
cuatro mil muertos y decenas de miles de exiliados. (Foto: AP)

El Plan Cóndor

El drama de los desaparecidos es aún hoy una herida abierta en las sociedades que lo padecieron y que sólo puede cerrarla justicia.

Terrorismo estatal Se denomina de este modo a las acciones represivas llevadas a cabo por grupos de militares y civiles que conformaban las dictaduras militares de América latina, consistentes en el secuestro, la desaparición, la tortura y el asesinato de hombres, mujeres y niños, con el propósito de atemorizar y evitar cualquier tipo de disconformidad o descontento frente a las políticas económicas llevadas adelante desde el gobierno.

Uno de los aspectos más sorprendentes de las dictaduras militares que se desarrollaron en América Latina, lo constituye el hecho de que todas ellas se ejercieron elaborando un discurso en el cual se decía preparar las condiciones para el ejercicio de la “verdadera democracia”, aun cuando para ello se debieran anular algunas o todas las premisas de la misma. Los dictadores accedían al poder diciendo proteger la democracia, amenazada por la crisis económica y las protestas sociales. En nombre de la democracia, los gobiernos dictatoriales violaban todos sus principios, despreciaban la voluntad de las mayorías y anulaban o reemplazaban las Constituciones. En la mayoría de los casos, cuando la Constitución lo permitía, los dictadores se hacían reelegir regularmente, mediante el fraude o la represión de los opositores; en caso contrario, anulaban la Constitución o designaban a algún testaferro.

La justificación ideológica de las nuevas dictaduras:
L
a Doctrina de la Seguridad Nacional

Las dictaduras militares constituidas en la década del 70, en América Latina, justificaron las acciones represivas que llevaron a cabo, mediante la denominada Doctrina de la Seguridad Nacional. Esta doctrina se inscribió en el contexto del conflicto que enfrentaba a los países centrales del sistema capitalista, liderados por los Estados Unidos, con los países ligados a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.).

Este enfrentamiento conocido como “Guerra Fría”, debido a que nunca tuvo una declaración de guerra formal ni se tradujo en el enfrentamiento militar directo, llevó a que —a partir de la década de 1960— el gobierno de los Estados Unidos se considerase con derecho a continuar interviniendo, tal cual lo venía haciendo desde principios de siglo en Centroamérica y el Caribe, en los asuntos internos de los países latinoamericanos, instalando o sosteniendo dictaduras militares.

La intervención norteamericana se materializó no sólo mediante el apoyo económico y militar a los sucesivos golpes de Estado y a las dictaduras que éstos iniciaron sino, también, mediante la instrucción ideológica y militar de los principales oficiales de las Fuerzas Armadas en la lucha contra quienes en cada país actuaban para extender la democracia y fueron considerados subversivos.

De acuerdo con lo establecido por la Doctrina de la Seguridad Nacional, los numerosos conflictos sociales y la acción de los movimientos guerrilleros en los países latinoamericanos, y en el resto del mundo capitalista subdesarrollado, no se debía a las desigualdades económicas y sociales que colocaban a la mayoría de la población en la miseria y la injusticia, sino a la acción de comunistas al servicio de la U.R.S.S. De este modo, la citada Doctrina sostenía que quienes se oponían o enfrentaban las desigualdades sociales o las injusticias del orden social capitalista (sindicalistas, periodistas, estudiantes, profesores, religiosos, etc.) no eran más que “agentes’ de los comunistas, que buscaban destruir el capitalismo atacando

Influenciadas por las ideas nacionalistas, en la década del 30, las Fuerzas Armadas comenzaron a participar activamente en la política de los países latinoamericanos. A diferencia de las dictaduras de los caudillos militares del siglo XIX, que gobernaban a titulo personal, era la institución toda la que, luego de un golpe de Estado, se hacía cargo del gobierno, en la mayoría de los países del continente.

La Doctrina de Seguridad Nacional
Eduardo L. Duhalde. El estado terroristata argentino

“Tras la derrota de Vietnam y el rechazo que la guerra suscitó en el pueblo norteamericano, llevando incluso a la supresión del servicio militar obligatorio, la Administración debió plantearse la reformulación de la doctrina, de manera que no implicara el uso de fuerzas propias norteamericanas en la defensa continental tanto contra el enemigo interior o externo. Su reformulación es conocida como la Doctrina Nixon: reforzar la capacidad militar de los regímenes pro-norteamericanos escogidos en el Tercer Mundo y prepararlos para una función de “policía” dentro de la región.

Esta doctrina, que pone todo su esfuerzo ya no fundamentalmente en los marines o rangers norteamericanos como el reaseguro efectivo de los intereses imperialistas en Latinoamérica, sino en sus ejércitos interiores, resulta mucho más eficaz y menos comprometedora de la ya de por sí creciente tensión internacional, al mismo tiempo que evita la posible reacción de la oposición norteamericana.”

Por lo general, las dictaduras militares estaban sostenidas por un sector de la sociedad, al cual las acciones de gobierno terminaban beneficiando. Las dictaduras se propusieron, hasta la década de los 80, diferentes proyectos económicos, todos los cuales coincidían, en general, en sus características desarrollistas e industrialistas.

La incidencia de las Fuerzas Armadas en las cuestiones políticas se redujo notablemente, sobre todo a partir del fin de la denominada Guerra Fría, que significó el fin de las presiones de EE. UU. para embarcarlas en la lucha contra la “subversión comunista” en cada país. A partir de entonces, EE.UU. ha comenzado a proponer, como nueva hipótesis de conflicto para las Fuerzas Armadas del continente, la lucha contra el tráfico de drogas.

Subversivo: Este termino, cuyo significado es persona que busca con sus acciones transformar o destruir el orden social vigente, fue utilizado por las dictaduras para señalar a todos sus opositores.

los valores que lo sustentan en América Latina, esto es, la familia, la propiedad privada, la tradición y la religión católica. Todos los medios eran considerados válidos para desarrollar esta verdadera “misión” que habían asumido las Fuerzas Armadas del continente. El resultado fue la violencia indiscriminada, la tortura de opositores, la desaparición de personas, el asesinato, el robo de menores, etc.

En Argentina, a represiòn durante la ultima dictadura militar fue por momeritos indiscriminada e instaló en la población frases tales como: «Algo habràn hecho» con la cual muchos justificaron las acciones del terrorismo de estado

Pàjaros Prohibidos: ‘Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener “ideas ideológicas “, recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen a la entrada de la cárcel.

Al domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos, y el dibujo pasa. Didaskó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en las copas de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:

— ¿Son naranjas? ¿Qué frutas son?

— Ssshhh.

Y en secreto le explica:

— Bobo. ¿No ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas.”

Recreado por Eduardo Galeano, Memorias del Fuego. Siglo XXI editores, Buenos Aires, 1988, T. 3, pág. 280.

Fuente Consultada:
Pensar La Historia-Argentina desde una historia de América Latina Capitulo 5  (Voces y Silencios en América Latina)