Recursos Alimentarios

Recursos Alimentarios Alimento Agricolas y Ganaderos los cereales

Recursos Alimentarios: Alimento Agrícolas y Ganaderos

Los productos agrícolas, ganaderos, pesqueros y forestales constituyen la base de la alimentación de los seres humanos. Estos recursos se obtienen mediante explotaciones de poblaciones naturales o de poblaciones controladas.

La alimentación y el crecimiento de la población

La cantidad de alimentos es un factor que puede determinar el crecimiento de la población humana. Desde que el ser humano aprendió a cultivar plantas y a domesticar animales se inició un crecimiento incontrola de la población. En 1600 había 500 millones de habitan en 1800 1.000 millones, en 1950 más de 2.500 millones y en el año 2000 se alcanzaron los 6.000 millones.

La población mundial crece en cerca de 80 millones de personas al año y por eso hay que plantearse las posibles existencias de recursos alimentarios en el futuro, Las previsiones aseguran que sí será posible abastecer ato la población, porque la producción de alimentos no ha dejado de crecer, aunque de modo diferente en las región desarrolladas y en las que están en vías de desarrollo.


En la actualidad la humanidad consume cerca del 40% de la producción primaria del planeta. Si la población humana sigue creciendo al mismo ritmo, el problema será la cantidad de los recursos disponibles y los impactos ambientales. Por tanto, el factor limitante más importante en la producción de alimentos está en la disponibilidad de tierra cultivable y en la fertilidad del suelo agrícola, que, por efecto de la erosión, la salinidad y la desertización pueden convertirse en tierras estériles.

La dieta mediterránea

Diferentes estudios llevados a cabo durante los 30 últimos años han puesto de manifiesto que los habitantes de algunos países de la cuenca del Mediterráneo (España, Portugal, Francia, Grecia e Italia) tienen menor propensión al infarto de miocardio y menor tasa de mortalidad por cáncer que los del resto de los países europeos.

Los investigadores indican que este hecho se debe a la dieta. La llamada dieta mediterránea es rica en arroz, pasta, verduras, legumbres, fruta, pescado (más que carne), pan y aceite de oliva. Muchos de estos alimentos se cocinan con especias como el orégano y la pimienta, y con ajo.  Los especialistas en nutrición valoran sobre todo el pescado azul y el aceite virgen de oliva por las extraordinarias propiedades de estos alimentos, que ayudan eficazmente a prevenir las enfermedades cardiacas.

El aceite de oliva ha servido durante siglos como alimento, ungüento medicinal y revitalizante del organismo humano.

Los cereales y la patata

Los cereales son la fuente de nutrientes principal de la humanidad. Constituyen un producto básico por sus características nutritivas, su costo moderado y su capacidad para provocar saciedad inmediata.

Históricamente están relacionados con el origen de as culturas de los pueblos. El cultivo de los cereales y la obtención de su alimento provocó el paso de la vida nómada a la sedentaria.

El cultivo de la papa se originé en la cordillera andina, donde evolucioné y se cruzó con otras plantas silvestres del mismo género. Presenta muchas variedades.

Cada civilización, según su zona geográfica del planeta, consume un tipo de cereal específico: En Europa se consume principalmente trigo, en América maíz, en Asia arroz yen África sorgo y mijo.

El trigo se encuentra originariamente en la región comprendida entre los ríos Tigris y Éufrates. Desde Oriente Medio el cultivo del trigo se extendió en todas las direcciones

  • El cultivo del arroz comenzó hace casi 1 0.000 años en muchas regiones húmedas de Asia tropical y subtropical. Su origen debió de ser la India, donde abundaban los arroces silvestres, pero los principales cultivadores fueron los chinos, que le extendieron a la mayor parte de Asia.
  • El maíz es un cultivo muy remoto, de unos 7.000 años de antigüedad, de origen amerindio, que se cultivaba en las zonas de México y América central.
  • La patata es el segundo alimento más consumido después de los cereales. Fue traída de América por los españoles a mediados del XVI, pero hasta que no llegó una etapa de hambruna no fue considerada alimento para los hombres. Hoy día es un producto esencialmente europeo, produciéndose en este continente el 70% de los 300 millones de toneladas anuales de su cosecha mundial.
RECURSOS AGRÍCOLAS RECURSOS GANADEROS RECURSOS PESQUEROS
La revolución verde de 1950, consistió en el cambio de a una agricultura intensiva gracias  a las variantes mejoradas genéticamente y al empleo de fertilizantes y de pesticidas La ganadería se ha desarrollado como la agricultura estableciéndose de forma intensiva en los países desarrollados. Mientras  en los países en  vías de desarrollo la ganadería es aun extensiva. El ganado y las aves de corral proporcionan proteínas en forma de carne, leche y huevosLa pesca supone un importante aporte de proteína animal. Es pues de gran importancia para la alimentación de las personas.
La producción mundial de pescados proviene de la pesca del mar, de las aguas dulces y de la acuicultura.

LOS CEREALES

En la actualidad, el trigo, el maíz y el arroz componen la dieta básica de la mayor parte de los habitantes del mundo. El trigo es el cereal más importante dentro del mercado internacional. La productividad de los cereales se ha incrementado en las últimas décadas debido a la incorporación de fertilizantes y pesticidas, al desarrollo de variedades híbridas y a la incorporación de maquinaria agrícola.

Algunos países producen o compran cereales para el alimento de su población, aunque otros lo hacen para alimentar al ganado, ya que cuando se elevan los ingresos de la población, también se eleva la proporción de carne en la dieta cotidiana, lo que explica que los países ricos destinen gran parte de la producción o importación de cereales al alimento del ganado.

Mientras que el arroz se desarrolla principalmente en el sudeste asiático, el trigo y el maíz se producen en las llanuras templadas de América del Norte, de América del Sur y de Eurasia. También en algunos sectores de la costa australiana y en Nueva Zelanda, donde el horizonte superior del suelo contiene gran cantidad de materia orgánica. Las áreas productoras del hemisferio Sur han sufrido, durante 1998-1999, los efectos adversos que ocasionó el fenómeno de El Niño.

Muchas de las grandes llanuras templadas, en especial las americanas, fueron pobladas durante el siglo XIX y comienzos del XX por agricultores inmigrantes, y rápidamente se convirtieron en áreas productoras para los grandes mercados europeos, por lo que recibieron la denominación de «graneros del mundo».

La ampliación del área productora de cereales destinados a ser comercializados en el mercado mundial,fue posible gracias a los buques de vapor, que permitieron cruzar el océano en un tiempo relativamente corto, y gradas al ferrocarril, que permitió vincular las áreas productoras del interior de los continentes a los puertos por donde los cereales salían (Adelaida, Buenos Aires, Montreal).

Esta función del ferrocarril determinó una característica red ferroviaria «en abanico» Muchas veces, el deseo de elevar la producción llevó a incorporar áreas que se encontraban más allá del límite de humedad mínima requerida por los cereales en cuestión: eso fue lo que sucedió en la década del 30 en los Estados Unidos, y poco tiempo después en nuestra provincia de La Pampa; en ambos casos se produjeron importantes daños ambientales.

Fuente Consultada: Enciclopedia del Estudiante Tomo14 Ecología – Wikipedia – Enciclopedia Encarta –

Recursos Forestales La Silvicultura El Usos de Los Bosques

Recursos Forestales La Silvicultura El Usos de Los Bosques

Ecología y EcosistemasModos de Vida Biomas del Mundo Biodiversidad
Mentiras Ecológicas –  Extinción de Animales Recursos Energéticos
Desastres Naturales –  Ecología Matemática – Ecología Social

Los árboles representan la forma más grande y más desarrollada de la flora de nuestro planeta. Los árboles crecen juntos en tractos de arbolado continuos y densos llamados bosques. De todos los ecosistemas del planeta, los bosques son el más extenso, complejo y biológicamente productivo. El hombre los ha utilizado desde los tiempos prehistóricos, pero en los últimos años su sobreexplotación ha llevado a un serio problema de deforestación.

Hace 2.000 años, los bosques se extendían probablemente por una superficie de más de 60 millones de kilómetros cuadrados, pero la tala continua de árboles ha reducido esta cifra a una cantidad estimada en 28 millones de km2, dos quintas partes de la superficie continental de la Tierra, con otra quinta parte —13 millones de km²— de bosque abierto.

Un bosque es una gran comunidad formadas por plantas, animales y otros seres vivos que tienen un importante valor ecológico. Y además cumple un papel trascendental en la liberación de oxigeno al medio

La importancia de los bosques

Los bosques intervienen en procesos fundamentales de la biósfera:

Conservan y enriquecen el suelo. En los lugares donde hay muchas plantas, las raíces de estas sujetan los materiales que forman el suelo. Este queda así protegido de las lluvias y del viento.

Además, las hojas que caen de los árboles forman el humus, una capa  de materia en descomposición que sirve de fertilizante natural para las plantas.

Liberan oxígeno a la atmósfera. En la fotosíntesis las plantas toman dióxido de carbono del aire y liberando oxígeno.

En cambio, cuando respiran toman oxígeno del aire y liberan dióxido de carbono. Pero las plantas liberan más oxígeno del que toman. Por eso se dice que las plantas contribuyen a enriquecer el aire.

Albergan la mayor proporción de la biodiversidad del planeta. En los bosques tropicales viven más del 70% de las especies de plantas y animales del mundo.

Los dos tipos principales de bosques

Los árboles se pueden dividir en dos tipos principales: árboles de hoja perenne, o perennifolios, todos los cuales son coniferas gimnospermas  y árboles de hoja caduca, o caducifolios, todos los cuales son angiospermas de hoja ancha.

Los árboles perennifolios se encuentran principalmente en las latitudes altas más frías, mientras que los árboles caducifolios ocupan las latitudes medias y bajas. Sin embargo, esta distribución natural cambia debido a que el hombre tala los bosques naturales y los replanta con especies de alto valor comercial.

La utilidad de los árboles:

Sólo utilizamos como alimento un 4% de la materia contenida en los bosques (principalmente semillas y frutas), el tejido leñoso restante es incomestible. Pero precisamente el tejido duro presenta una utilidad particular para la humanidad. Junto con la talla del sílex, la madera fue la primera materia utilizada para fabricar herramientas por el hombre prehistórico.

Hasta el siglo XVIII —cuando la fabricación del ladrillo se difundió ampliamente—, la madera fue el principal material de construcción de viviendas. La madera también se usó en gran medida como combustible; y se emplea aún ampliamente como tal, sobre todo en países del Tercer Mundo.

La Revolución Industrial aumentó la demanda de madera para nuevos usos como puntales de minas y durmientes de ferrocarriles. La deforestación se difundió a través de Europa, de tal manera que lo que antes era un 80% de superficie boscosa se redujo a poco más del 30%.

Actualmente, la madera de los árboles de hoja perenne se utiliza para hacer tablas de parquet, soportes de tejados, cajas de embalaje, muebles baratos y, cada vez más, para convertirla en pasta de celulosa y papel. Las maderas de los árboles de hoja caduca, al ser más caras y más susceptibles de ser trabajadas, se emplean principalmente en ebanistería.

La Silvicultura

La silvicultura se ocupa de aumentar la producción de masa forestal, utilizando métodos para favorecer que la vegetación se regenere, se estabilicen los suelos y se disminuya el riesgo de incendios y plagas.

Las actuaciones que se pueden realizar son las siguientes:

La repoblación forestal se refiere a la plantación en terreno que en los últimos años no tenían árboles.

Estas plantaciones presentan grandes ventajas productivas con respecto a los bosques naturales, como:

— Rapidez de crecimiento.

— Mayor posibilidad de planificar tareas.

— Homogeneidad de la materia prima.

—Alta concentración de volumen por unidad de superficie

— Pocos problemas medioambientales.

  • La reforestación es la plantación en un terreno con especies distintas a las que habitan la zona de forma naturales
  • La regeneración artificial es la plantación en un terreno forestal con la misma especie que lo habita.
  • La restauración forestal es un proceso planificado que ayuda a recobrar la integridad ecológica y mejora la calidad de vida de los humanos en los lugares deforestados o degradados.

En un vivero de especies autóctonas, la producción se destina a la recuperación de los bosques.

Desde la época de los romanos, en la península Ibérica se explotaban los bosques para la madera de las embarcaciones. Después, en los siglos XII y XIII se desarrolló esta industria en los astilleros cantábricos, y en el siglo XVI se alcanzó un afta grado de deforestación por las construcciones navales en España y Portugal.

La silvicultura descontrolada

A finales de la primera guerra mundial, el advenimiento de la navegación comercial barata permitió transportar fácilmente la madera desde los trópicos y también desde los grandes bosques perennifolios de Siberia, Canadá y Escandinavia. Los bosques se veían como reservas inagotables de madera y, si la velocidad de la tala de los árboles no superara la velocidad de crecimiento, los bosques serían efectivamente fuentes renovables.

Al llegar la década de los 50, la mayoría de los países europeos tenían ya déficits en algunas o en todas las maderas originarias del lugar, y entonces las selvas vírgenes del mundo fueron incorporadas a la producción en gran escala. Esto fue particularmente cierto en el caso de los bosques tropicales.

En la búsqueda de especies como la caoba, la teca, el pino, el abeto, el palo de rosa y el sándalo, se han destrozado áreas inmensas para conseguir una pequeña cantidad de árboles valiosos. La proporción entre una especie de árbol comercialmente útil y una especie de árbol comercialmente inútil es a menudo de uno a cien. Los intentos de repoblar estas áreas taladas han sido variables.

En los peores casos se permite la regeneración lo mejor posible, pero con el agravante de que los árboles comercialmente significativos han sido eliminados y, por lo tanto, no hay fuentes de semillas que permitan que una secuencia completa de especies empiece la sucesión forestal de nuevo. Los suelos, particularmente los suelos tropicales, han sido severamente erosionados por la deforestación.

En los trópicos es donde la ausencia de una política coordinada de silvicultura ha tenido peores consecuencias, con una tala anual de 120.000 km2. La explotación forestal comercial a menudo ha ido seguida de la quema de los desperdicios del bosque, para estimular el crecimiento de hierbas —en lugar de árboles— con el objeto de introducir ganado. Allí donde los bosques tropicales se han talado, el suelo es normalmente demasiado fino como para soportar la agricultura durante mucho tiempo, e incluso la hierba para pasturas sólo puede subsistir durante unos tres años.

La silvicultura controlada

Sólo en una pequeña proporción de los bosques del mundo existen planes de control forestal. La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) ha estimado que sólo existen planes en el 23% de los bosques. Los planes de control son necesarios para coordinar la repoblación, el desbroce, la protección contra las enfermedades, la fertilización y, finalmente, la recogida y la venta de la madera.

Como los árboles tardan hasta cien años en alcanzar el tamaño adecuado para las serrerías, la inversión privada en la silvicultura debe ser estimulada, normalmente a través de ayudas gubernamentales, para cubrir los gastos de establecimiento del bosque. A veces se conceden también bonificaciones fiscales sobre las ganancias obtenidas por la venta de madera.

Como alternativa, el gobierno de un país puede establecer su propio departamento de silvicultura, para que se responsabilice eficazmente del control de los recursos forestales. En algunos países, el control forestal se interpreta en un sentido mucho más amplio y abarca el control de la naturaleza, el control de la divisoria de aguas, la prevención de la erosión del suelo y la provisión de áreas recreativas y de descanso.

Los bosques controlados se diferencian en casi todas sus facetas de los bosques naturales. Se plantan masivamente una o dos especies en bloques que forman bosques de la misma edad, más fáciles de controlar que el bosque natural, altamente variable. En las latitudes templadas, predominan en la actualidad las piceas, los pinos, los abetos y los eucaliptos, con especies seleccionadas por la velocidad y la cantidad de producción de madera. Los árboles se plantan muy cerca el uno del otro para asegurar un crecimiento recto, lo cual es necesario para el manejo y procesamiento mecanizado de la madera.

Las especies plantadas en un área determinada, a menudo son coniferas exóticas, es decir que no son especies originarias. Se recurre a las especies exóticas porque presentan con frecuencia una mayor velocidad de crecimiento que las especies originarias. Producen madera de árboles perennifolios, muy solicitada para su conversión en pasta de papel. Sin embargo, al no ser originarias, las plantaciones de este tipo no pueden sustentar a las aves, insectos y mamíferos nativos, que estaban adaptados a la vegetación del área antes de la repoblación forestal. De esta forma, incluso la silvicultura controlada puede destruir ecosistemas delicados.

La deforestación en Europa

La deforestación consiste en la conversión del bosque para otras actividades humanas, como la agricultura y la ganadería, la industria y el uso intensivo para pasta de papel y madera. En Europa este proceso comenzó de forma significativa a partir de mediados del siglo XVI. Los bosques se transformaron poco a poco en cultivos y pastizales.

Hoy día, estos bosques primarios se encuentran reducidos a solo el 2% del territorio y los cosques actuales tienen muy poca similitud con aquellos porque se ha reducido considerablemente la biodiversidad. Sin embargo, en algunos países, como Finlandia y Suecia, la industria forestal es la base de su economía y más del 60% de su territorio es bosque.

La deforestación de los bosques tropicales

La deforestación de los bosques tropicales produce un fuerte impacto ambiental, ya que no suelen ser terneros adecuados para la agricultura y la ganadería a largo plazo y se degradan rápidamente.

Antiguamente los clareos de los bosques tropicales e realizaban para construir casas y campos de cultivo equellos. Este hecho no perturbaba el equilibrio ecológico por tanto, no era preocupante. Pero con la llegada le los europeos, hace unos 500 años, al Nuevo Mundo, os bosques fueron esquilmándose, y se convirtieron n muchos casos en zonas para usos agrícolas y ganaderos. Hoy día, la deforestación afecta a áreas mucho más amplias se realiza con una fuerte intensidad.

La longevidad de las plantas

Hay plantas, como las hierbas, que suelen vivir solo un año, pero los árboles son mucho más longevos: la mayoría viven varios siglos y algunos incluso superan los mil años. Se estima que la mayor secuoya de California, la llamada «General Sherman», tiene más de 3.500 años.

Hay pocos métodos para conocer la edad de los animales o plantas, sobre todo si son muy longevos.

Pero un método para saber la edad de un árbol consiste en contar los anillos de su tronco. En un tronco cortado se pueden ver los anillos de crecimiento. Cada anillo corresponde a un año.

La tala abusiva en bosques tropicales. En Brasil, Colombia, México, Zaire, Nigeria, India, Malasia, Indonesia y Tailandia se produce el 76% le la deforestación mundial.

Los bosques contribuyen al mantenimiento de la biodiversidad, al mantenimiento del clima local y global y al desarrollo económico y social de los se humanos.

Los bosques de Nueva Zelanda, reliquias del pasado

La cobertura vegetal de Nueva Zelanda, a pesar de la presión humana que ha destruido grandes superficies mediante incendios, roturaciones y talas, conserva aún zonas de bosque autóctono, que son verdaderas reliquias del pasado.

En el noroeste, la región más cálida, hay selva subtropical, donde la vegetación es exuberante y existen eóormes masas de árboles de distintas especies. Entre ellos destacan gigantescos ejemplares de kaurfes (género Agathis). En el sudoeste del país, donde las lluvias son más fuertes, hay un bosque de hayas antárticas (Nothofagus), y en el centro de las islas, un bosque de la conífera Podocarpus con abundante matorral.

Nueva Zelanda posee un antiguo interés por la protección de su medio natural (su primer parque nacional se creó en el año 1892) y la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad más del 5% de su territorio.

La dehesa

La dehesa es una forma de explotación de los recursos por el ser humano a partir del bosque mediterráneo. Se utiliza un sistema basado en el monte, el cultivo y el pasto. Las dehesas cubren actualmente casi dos millones de hectáreas en el suroeste de España.

El monte alberga especies como la encina, el enebro y la coscoja, y en lugares templados se puede encontrar el algarrobo, el alcornoque y el fresno. Todos estos árboles proporcionan estabilidad a este sistema, y además es una gran fuente de recursos alimentarios para el ganado (cerdos, cabras, vacas y caballos) y para animales silvestres como liebres, conejos o ciervos. Se suelen alimentar de bellotas, pastos y brotes tiernos o ramón. Otro recurso importante es la producción de leña, que se destina principalmente a la transformación en catán vegetal.

Los cultivos son de secano, principalmente cereales (trigo y cebada) y girasol. Las parcelas no se cultivan anualmente, sino como mínimo cada dos años.

Los pastizales son los recursos más importantes en las dehesas. Su productividad varía mucho y depende de las condiciones metereológicas. Se establecen en los lugares donde se abandona el cultivo. Así se recupera el suelo y se abona gracias a los animales que allí pastan.

Un bosque de coníferas controlado:

Ciclo de vida típico en un país desarrollado

Semana 0: Se toman las células de un árbol padre ideal para el clonaje. Las «células hijas» se cultivan en un laboratorio y a continuación se transfieren a una «cámara de crecimiento» para lograr un crecimiento rápido.

Semana 24: Los brotes se transfieren al invernadero para su «endurecimiento».

18 meses: Comienza en el bosque la plantación a mano. El lugar ha sido arado y los árboles jóvenes se plantan en los surcos. Es normal una densidad de plantación de 2S0.000 árboles/km².

2-5 años: Desbroce periódico de la vegetación competitiva hasta que los árboles son lo suficientemente altos (2 m) para eliminar a sus competidores con su propia sombra.

10-20 años: Tala gradual de los árboles más débiles para conseguir una densidad media de 150.000 árboles/km2. Rociado aéreo periódico de pesticidas para el control de las enfermedades. En suelos inférttles también se puede llevar a cabo el rociado aéreo con fertilizantes.

30 años en adelante: Obtención de la primera madera vendible destinada a las fábricas de pasta. El tamaño mínimo para el aserrado es aproximadamente de 80 mm de diámetro y I m de longitud. Los pesticidas se aplican cuando hacen falta. Continúa la tala mientras el bosque madura hasta que aproximadamente a los 60 años sólo quedan 30.000 árboles/km2. Sólo se vende la madera de los troncos rectos; a la restante se le permite descomponerse en el suelo del bosque.

60 años en adelante: El bosque se puede «talar», es decir, se eliminan todos los árboles que siguen allí y se ara de nuevo la tierra a fin de prepararla para la siguiente plantación de árboles. Como alternativa, los árboles maduros se pueden mezclar con árboles que toleran la sombra para crear un bosque de apariencia más natural.

Fuente Consultada:
Enciclopedia del Estudiante Tomo14 Ecología – Wikipedia – Encarta –
Enciclopedia Temática Guinnes – La Nación – La Sivicultura

Usos del Agua Riego Industrial y Consumo Humano Recursos Naturales

Usos del Agua Riego Industrial y Consumo Humano

En las ultimas décadas el uso del agua ha aumentado en relación a la cantidad de ella disponible. Más del 60% de la extracción de agua a nivel mundial se destinó al riego de cultivos y el 23% a la industria.

Recursos convencionales

Los recursos convencionales hídricos se refieren a las aguas  que dentro del ciclo del agua corresponden a las superficiales y a las subterráneas.

  • Las aguas superficiales son las de ríos, lagos, torrentes y marismas. La mayor parte de estas aguas es dulce. Pero existe agua salada en lagos y en las marismas que forman las lagunas costeras.
  • Las aguas subterráneas son aquellas que están almacenadas en el subsuelo o circulan lentamente por él. Proceden de la infiltración en el terreno de las aguas de lluvia, deshielo, ríos, lagos. Cuando el agua filtrada encuentra una superficie impermeable que la retiene, forma un depósito subterráneo llamado acuífero.

Una planta desalinizadora en construcción

Recursos no convencionales

Los recursos hídricos no convencionales son las aguas recicladas y las desaladas. El agua puede volver a servir si se reintegra a su medio después de haber sido utilizada Por ejemplo, en zonas costeras se puede desalar el agua de mar, lo que supone un complemento para cubrir las necesidades de agua en ciertas zonas donde no abunda.

Las implicaciones de llevar el agua a las ciudades

Para llevar el agua a nuestras casas, hace falta una compleja red de tuberías y canales, estaciones de distribución y bombas que impulsan el agua donde sea necesario elevarla. Todas estas instalaciones pueden causar impacto en el medio ambiente.

Usos consuntivos

Los usos consuntivos son aquellos en os que se realiza la extracción de agua de su lugar de origen para facilitar su consumo. Casi toda el agua que se utiliza en los usos consuntivos procede de los recursos hídricos naturales: lagos, ríos yagua subterránea.

El riego por goteo reduce el consumo agrario del agua, en comparación con el riego «a manta», que consiste en la inundación de la parcela.

Usos no Consuntivos

Los usos no consuntivos son aquellos que consisten en el consumo de agua en su lugar de origen.

  • Usos energéticos. Principalmente para la producción de energía eléctrica. Los saltos de agua son un sistema muy eficaz para producir energía eléctrica.
  • Navegación. Este transporte de mercancías y de personas permite la comunicación entre países y continentes.
  • Usos recreativos. Agua de embalses, ríos y mares para numerosas actividades deportivas, como navegación a vela, remo o motor. También los campings y los lugares para acampar se ubican cerca de la cuenca de los ríos o en las playas.
  • La pesca. Se considera la extracción de peces con fines comerciales y recreativos.
  • Usos ambientales. Los ecosistemas acuáticos necesitan un aporte de agua mínimo.
  • Usos agrarios. Ej. consumo agrícola se debe al riego de los campos de cultivo y supone el mayor porcentaje de consumo en el mundo. Las necesidades de agua dependen directamente del clima, el tipo de suelo y los tipos de cultivo de cada zona.
  • Usos ganaderos. Engloba los requerimientos de agua para Ja alimentación de los animales y para su adecuado desarrollo como la limpieza, la refrigeración y la humectación ambiental.
  • Usos municipales. El abastecimiento urbano abarca las necesidades de agua de las viviendas, es decir, el uso doméstico, y eJ de comercios, centros y servicios públicos.
  • Usos industriales y mineros. El agua que se utiliza en la industria se aprovecha como materia prima, refrigerante, depósito de vertidos y agente de transporte. En la minería, el agua se usa para separar los minerales de las rocas.

En muchas ciudades las tareas de limpieza urbana se realizan con aguas domésticas residuales, que proceden de las depuradoras.

Fuente Consultada: Enciclopedia del Estudiante Tomo14 Ecología – Wikipedia – Encarta –

RIQUEZA ALIMENTARIA DEL MAR ARGENTINO FUENTE DE RECURSOS MARITIMOS

RIQUEZA ALIMENTARIA DEL MAR ARGENTINO

Las dos terceras panes de la superficie de la Tierra están cubiertas por océanos. Por esta razón reviste gran importancia la explotación de los recursos naturales que se ocultan en las aguas de los mares. Si bien se ha avanzado notablemente en el conocimiento de las riquezas naturales y en el desarrollo de la tecnología apropiada para su aprovechamiento, todavía no están tan desarrollados como, por ejemplo, la agricultura y otras explotaciones sobre tierra firme.

Dado el gran crecimiento de la población mundial en los últimos tiempos, la posibilidad de explotación de los recursos naturales del mar es un buen proyecto para solucionar los problemas de alimentación en el futuro.

El hombre aprovecha directamente los productos de la pesca a través del consumo de pescados, crustáceos y moluscos y, en forma indirecta, a través de las harinas de pescado usadas para la alimentación de otros animales. Las algas marinas son reconocidas como alimentos de gran valor por su contenido en vitaminas.

Además, se utilizan en la industria cosmética, textil y de medicamentos. El mar Argentino o mar epicontinental se halla sobre la plataforma submarina argentina y tiene una superficie de 940.000 km2; por este motivo es uno de los más extensos del mundo.

Las características de su relieve son muy similares a las de la Patagonia ya que posee mesetas, valles y depresiones. Por el Norte, el mar comienza en el límite exterior de Río de la Plata y por el Sur, las islas Malvinas y de los Estados quedan incluidas en su plataforma.

Su ancho es variable: es más angosto frente a la ciudad de Mar del Plata y más ancho a la latitud de las islas Malvinas.

Según las características geográficas que presentan las costas y la relación que éstas tienen con el relieve continental, podemos clasificarlas en tres sectores bien diferenciados:

a) Sector bonaerense, con costas bajas a manera de prolongación del relieve continental llano, médanos, y una parte de acantilados formados por la influencia del sistema de Tandilia.

b) El Sector patagónico, con presencia de acantilados que caen al mar en forma abrupta y sólo son interrumpidos por la desembocadura (estuarios) de los ríos patagónicos.

c) El sector fueguino, con un número importante de islas y una parte de fiordos, originados por el trabajo de los glaciares.

Dentro del mismo mar Argentino, existen distintos ambientes puesto que varían las características de las aguas: diferencias en la proporción de sales disueltas, en la temperatura, etcétera.

Respecto de su dinámica, es importante destacar que tiene un oleaje moderado; la amplitud de marea (diferencia entre marea alta y baja) aumenta hacia el Sur y además, el mar está influido por corrientes marinas frías que favorecen el desarrollo de la vida marina.

En nuestro país existen varios centros dedicados a investigaciones sobre ecología marina. El más desarrollado es el Instituto de Biología Marina de la Ciudad de Mar del Plata, que también se interesa por los aspectos tecnológicos relacionados con la industrialización de los productos del mar.

Desde la desembocadura del Río de la Plata hasta el extremo sur del continente , la Argentina presenta presenta un extenso litoral bañado por las aguas del océano Atlántico. Estas aguas forman el llamado Mar Epicontinental Argentino. Una corriente fría, la corriente de las Malvinas, se dirige hacia el norte dando su aporte de aguas de bajas temperatura y baja salinidad.

La corriente de las Malvinas confluye con las aguas calidas y de mayor contenido salino provenientes del Brasil. Esta confluencia posibilita, en la región norte del Mar Argentino, la existencia de especies subtropicales.

Las aguas frías provenientes del sur son ricas en nutrientes, lo que permite la existencia de abundante plancton (del griego plagktós, «errante»), formado por pequeñísimos organismos vegetales, entre los que abundan las diatomeas y pequeñísimos organismos animales, entre ellos el krilllangosta, alimento preferido por la ballena franca austral.

Pequeños peces, como la sardina fueguina y la anchoita, forman importantes cardúmenes y alimentan a peces de mayor tamaño y de importante valor comercial, como la merluza y la corvina blanca. Un cardumen de anchoitas puede despertar gran interés en los delfines Fitz-Roy, que lo rodean empujándolo hacia la superficie para alimentarse de estos peces. Las grandes aves, como los albatros y los petreles, aprovechan la presencia de peces a escasa profundidad para darse su propio festín.

Sardina FueguinaCorvinaMerluza

El litoral marítimo argentino presenta gran diversidad de paisajes. Las costas arenosas de la provincia de Buenos Aires se transforman luego en grandes acantilados. Hacia el sur de la Patagonia, las costas cobijan una abundante y variada fauna.

Entre las paredes rocosas se encuentran adheridos lapas, mejillones y cholgas, de importante valor comercial. Pulpos y meros encuentran buen refugio entre las grietas de las rocas; en el fondo del mar, enormes algas, erizos de mar y estrellas marinas, de distintos colores, ofrecen un fantástico espectáculo.

La rica fauna marina atrae una gran diversidad de aves marinas, que construyen sus nidos en las costas. Así, pingüinos patagónicos, gaviotas y cormoranes son habitantes frecuentes de este privilegiado lugar

En primavera y verano, cuando se aproxima la época apta para la reproducción, las costas se pueblan de grupos de leones marinos, osos marinos y lobos marinos, en donde se encuentran protegidos de la temible orca, constituyendo así un espectáculo de gran atracción para el turismo.

LAS HELADAS AGUAS DEL SUR

Durante el largo invierno, los mares que bañan la Antártida Argentina se encuentran cubiertos por gruesas capas de hielo. El agua que se encuentra inmediatamente por debajo del hielo es de menor temperatura y de más baja salinidad que las aguas más profundas. Hacia fines del verano, la superficie cubierta por el hielo retrocede hacia el sur. La variada fauna de la zona marítima antártica está representada en la red alimentaria que figura en la ilustración.

EL MAR ARGENTINO Y EL FUTURO

La Cadena Alimentaria en el Mar

El aumento constante de la población mundial hace prever, en un futuro no muy lejano, una profunda escasez alimentaria. Ante este hecho, las naciones del Planeta fijan su vista en el mar como principal proveedor de alimento. Nuestro país, que tradicionalmente ha privilegiado la explotación agrícola-ganadera sobre la pesquera, deberá implementar políticas coherentes que permitan explotar racionalmente las variadas especies que habitan nuestro extenso litoral marítimo.

ALGO SOBRE LAS ALGAS:Son plantas simples pertenecientes al importante grupo de las talofitas. Las algas más conocidas y también las más grandes son hierbas marinas, pero muchas son muy pequeñas y algunas consisten en una sola célula. Las algas no tienen flores y sus cuerpos no se dividen en raíces, tallos y hojas. Aunque la mayoría de las algas vive en el agua, hay algunas como las pequeñas algas verdes que a veces revisten los troncos de los árboles o las paredes húmedas. Todas contienen clorofila, pero el color verde es a veces enmascarado por la presencia de otros pigmentos. Los grupos más conocidos son los de algas verdes, pardas y rojas.

Las algas verdes viven en la tierra, en el agua dulce y en el mar. Muchas de ellas son organismos unicelulares y las que viven en el agua a menudo pueden remar por sus propios medios con una especie de cabello que se denomina flagelo. Algunas, como las muy comunes ciamidomonas tienen pigmento ocular rojo, sensible a la luz, que guía a la planta hacia las zonas de más intensidad de luz. La división por mitades es la forma más frecuente de reproducción de estas algas unicelulares.

A veces se reproducen con tanta velocidad que el agua se convierte en una especie de sopa espesa y verdosa. De estas algas hay muchas formas filamentosas, como, por ejemplo la espirogira que tiene el aspecto de cabellos enredados, cada uno de sus filamentos formados por una cadena de células. Estas algas a menudo producen una espesa sábana verde sobre la superficie de las aguas estancadas en el verano. A otras, como la ulva o lechuga de mar, se la suele hallar sobre las playas.

La Deforestacion Causas y Consecuencias Tala Indiscriminada

La Deforestación – Causas y Consecuencias – Tala Indiscriminada de Arboles

Cuando se elimina un bosque y el terreno es destinado, por ejemplo, a la explotación agrícola o ganadera, disminuye en gran medida la capacidad de la superficie terrestre para controlar su propio clima y composición química.

Los árboles crean oxígeno, elemento que sabemos bien, necesitamos para respirar. Esa sola circunstancia parecería motivación suficiente para dejarlos intactos. En calidad de pulmones del planeta, los bosques trabajan las 24 horas para extraer el dióxido de carbono del aire (proceso denominado «captura de carbono») y brindarnos oxígeno a cambio.

En nuestros días, muchos científicos preocupados por el cambio climático investigan toda clase de ardides intrincados, caros y artificiales para capturar el carbono de la atmósfera con la esperanza de moderar el cambio climático. A mí me parece un despropósito. Ya tenemos un sistema natural que, además de capturar el carbono de la atmósfera, nos brinda el tipo exacto de aire que necesitamos para respirar: el sistema de nuestros árboles. ¡Y sus servicios son gratuitos! No puede pedirse mucho más.

Y aun hay más: los bosques cumplen otros servicios vitales. Recolectan y filtran nuestra agua dulce, con lo cual mantienen el ciclo hidrológico general del planeta y moderan inundaciones o sequías. Conservan la salud del suelo porque sostienen en el lugar la fértil capa superficial, rica en nutrientes. ¿Cómo se nos ocurre destruir a tan indudables aliados?» Investigadora Annie Leonard

La deforestacion Causas y consecuencias

130.000 Km² es la superficie de
bosques derribados cada año

Una de las mayores amenazas para la vida del hombre en la Tierra es la deforestación. Esta actividad que implica “desnudar el planeta de sus bosques” y de otros ecosistemas como de su suelo, tiene como resultado un efecto similar al de quemar la piel de un ser humano. ¿Por qué decimos esto? Sin lugar a dudas, los bosques ayudan a mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad, limitan la erosión en las cuencas hidrográficas e influyen en las variaciones del tiempo y en el clima. Asimismo, abastecen a las comunidades rurales de diversos productos, como la madera, alimentos, combustible, forrajes, fibras o fertilizantes orgánicos.

En el marco de esta actividad, La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y (CNUMAD) establece que la protección ambiental es una parte integrante de desarrollo, que debería tener como objetivo aliviar la pobreza y lograr un equilibrio entre la eficiencia económica y la sostenibilidad. Se reconoce por parte de este organismo internacional, que todos los bosques del planeta deben ser objeto de una ordenación sostenible, que garantice sus servicios y beneficios sociales, económicos y ecológicos.

Los bosques y el régimen de lluvias

Una de las funciones más importantes de los árboles es su capacidad para la evapo-transpiración de volúmenes enormes de agua a través de sus hojas. Este proceso comienza cuando el agua, por efecto del calor del sol, se evapora (pasa del estado líquido al gaseoso) y se incorpora a la atmósfera como vapor de agua.

A medida que asciende y por disminución de la temperatura, el vapor de agua se condensa (se convierte en pequeñas gotas) formando las nubes. El agua condensada en las nubes cae finalmente en forma de lluvia sobre los continentes, permitiendo así el crecimiento de los árboles y de sus raíces, como también el de otros organismos vivos.

 Por otro lado, una vez que sus hojas caen estas se pudren en el suelo, determinando, su enriquecimiento; ya que los nutrientes son reciclados rápidamente por las bacterias del terreno, cerrándose así un ciclo.

Es decir entonces, que si se eliminan los árboles, la lluvia cesará, pues ambos factores se encuentran estrechamente relacionados. Sin la lluvia, la tierra comenzará a morir, produciéndose una fuerte erosión y la zona de bosque se convertirá finalmente en un desierto.

Sin lugar a dudas podemos citar ejemplos del fenómeno que se vino explicando. Tal es el caso del desierto de Harrapan, en Pakistán. Inicialmente se trataba de una zona rica en bosques, que disfrutaba de un régimen de lluvias adecuado gracias a los monzones (vientos estacionales): resultado así una buena muestra de ecosistema forestal auto sustentador.

Los bosques fueron talados gradualmente por los ganaderos, que necesitaban hierbas para sus rebaños. La precipitación en forma de lluvia se mantuvo en la región, hasta que la tala masiva afectó a más de la mitad del territorio.

Como consecuencia, las lluvias cesaron y el área se volvió árida y los bosques circundantes murieron también. En la actualidad la zona es un semidesierto, capaz de mantener tan sólo a una pequeña cantidad de  personas y otros organismos que antes vivían del bosque.

Otro ejemplo es la Cuenca Amazónica, compartida por siete países, con una extensión de 6.700.000 km2. Casi 70% de esta se encuentra en Brasil (representando un 30%  de la selva tropical que queda en el planeta).

Parcelas de ellas que contienen la mayor diversidad biológica, colindan con terrenos  talados y quemados a los que se les dará uso agropecuario.  Al ritmo actual de deforestación y sumado al continuo cambio climático, los científicos aseguran que en dos decenios se destruirá 40% de la Amazonia y que otro 20% se degradará.

La deforestación, por tanto, puede ocasionar la extinción local o regional de especies, la pérdida de recursos genéticos, el aumento de plagas, la disminución en la polinización de cultivos comerciales o la alteración de los procesos de formación y mantenimiento de los suelos (erosión).

Asimismo, impide la recarga de los acuíferos y altera los ciclos biogeoquímicos. En suma, la deforestación provoca pérdida de diversidad biológica a nivel genético, poblacional y eco sistémico.

Europa es el único continente donde los bosques progresan. Reemplazan las tierras agrícolas, menos utilizadas que antaño. Pero estos bosques son menos naturales que los antiguos: el  74% de los bosques europeos han estado, de hecho, amenazados o han sido transformados. Los países europeos con mas bosques son Suecia y Finlandia. El bosque ocupa alrededor de un 70% de las tierras.

Causas de la Deforestación

La deforestación, como todo proceso tiene sus causas fundamentales.  Entre ellas pueden citarse: el cambio del uso del agua para actividades ganaderas y agrícolas, los incendios y enfermedades forestales o la tala incontrolada de árboles.

En la actualidad, la deforestación de los bosques tropicales constituye una auténtica amenaza. Si analizamos estadísticamente tasas de deforestación en las distintas áreas ecológicamente importantes —bosques tropicales húmedos, bosques tropicales secos, bosques de llanura, bosques de montaña—, se puede concluir que, en los últimos años, este proceso ha resultado mucho más intenso en las zonas secas y semiáridas, especialmente en las montañas.

Esto es comprensible, dado que las áreas de mayor altitud o más secas resultan más adecuadas para la ganadería. Los suelos de estas regiones, en general, son más ricos y fácilmente cultivables que los suelos viejos de las llanuras tropicales, prácticamente lavados de todo tipo de nutrientes.

Además de las restricciones agronómicas, hay que tener en cuenta la limitación que supone para la colonización la presencia de diferentes enfermedades, como malaria o fiebre amarilla, mucho menos extendidas en zonas de montaña o secas que en áreas húmedas.

Anualmente perdemos 13 millones de hectáreas de bosque nativo en el mundo, especialmente los bosques tropicales tanto en Asia, como en África y América. Si nos detenemos en Argentina, se ha producido una importante disminución de la selva en Misiones, Salta y Jujuy.

Una de las principales causas de la deforestación es la explotación maderera. En algunos casos se aprovechan las maderas de los árboles nativos y en otros la deforestación se produce para realizar plantaciones forestales.  También se tala el bosque, se aprovecha la madera y luego las tierras se destinan a la agricultura.

Sin lugar a dudas esta actividad genera serios problemas, ¿por qué? Porque no sólo afecta al medio ambiente, sino genera problemas sociales, afectando sobre todo a millones de personas que viven en el bosque y que obtienen de ellos sus medios de vida.

Si bien existen regulaciones a nivel nacional para evitar la depredación de este recurso, muchas de las empresas no cumplen las normas, explotando los bosques con una intensidad y velocidad que no permite la regeneración de estos bastiones ecológicos.

Por mencionar sólo una razón más que por sí sola debería bastar para que no sigamos adelante con la pésima idea de talar bosques y selvas: un cuarto de nuestros medicamentos derivan de allí, en especial de las selvas tropicales.

El curare, un anestésico y relajante muscular que se usa en cirugías; el ipecac, para tratar la disentería, y la quinina, para la malaria, son apenas unos pocos ejemplos. No hace mucho tiempo, los químicos occidentales se fascinaron con una planta nativa de las selvas tropicales de Madagascar, la vinca rosada, al enterarse de que los curanderos de la isla la usaban para tratar la diabetes. Esta planta de flores rosas resultó tener propiedades anticancerígenas, y ahora se emplea en la fabricación de dos medicamentos: la vincristina y la vinblastina.

La primera sirve para tratar la enfermedad de Hodgkin; la segunda demostró ser una droga maravillosa para los pacientes de leucemia infantil, cuyas posibilidades de supervivencia se han elevado al 95% desde el escaso 10% diagnosticado antes de que se descubriera la planta.

La necesidad de un desarrollo sostenido

A La incidencia de la población sobre el mantenimiento de los bosques reviste caracteres de especial gravedad en el caso de la Amazonia, donde la llegada de campesinos a partir de la segunda mitad del siglo XX ha venido a trastocar el equilibrio ambiental mantenido por los pueblos aborígenes que utilizaron  de los mismos durante milenios, sin que su estado de conservación resultara afectado sustancialmente.

El establecimiento de nuevos colonos en estas zonas se ve favorecido por la existencia de programas gubernamentales, que conceden títulos de propiedad a los campesinos que convierten un terreno baldío en terreno productivo.

Con frecuencia, los colonos talan no sólo la parcela de terreno que les ha sido asignada, sino una superficie mucho mayor. Por otro lado, el acceso a la región de estas nuevas poblaciones se ha visto favorecido por la presencia de carreteras, construidas para facilitar la explotación de estas áreas, como consecuencia de la presión que ejercen las empresas madereras, mineras y petrolíferas.

Así pues, en casos como el apuntado, la solución a los problemas que afectan los bosques pasa por un desarrollo sostenible de los recursos y una fuerte voluntad política de poner fin a la tala indiscriminada.

Además, es preciso el reconocimiento de los derechos territoriales de los pueblos aborígenes que han demostrado estar comprometidos con la conservación de los bosques, y evitar la migración de los campesinos hacia estas zonas.

Esta última condición precisa de una redistribución equitativa de las tierras agrícolas, de tal forma que la supervivencia y la calidad de vida del campesinado queden aseguradas y sea innecesaria la migración y la consiguiente deforestación.

Entre 2000 y 2005 la deforestación se ha agravado en América del Sur y el sureste asiático. Por el contrario , se han destruidos menos bosques en America Central y en África. El balance entre la destrucción y el progreso de los bosques hace que se pierdan todos los años unos 83.000 Km2 de superficie arbolada.

Cómo combatir la deforestación

De acuerdo con las recomendaciones de las Naciones Unidas, existen diversas medidas encaminadas a frenar el proceso de deforestación. Por un lado, los programas forestales de cada país, los cuales deben hacer partícipes a todos los interesados e integrar la conservación y el uso sostenible de los recursos biológicos.

Asimismo, las capacidades nacionales de investigación forestal deben mejorarse y crear una red para facilitar el intercambio de información, fomentar la investigación y dar a conocer los resultados de las distintas disciplinas.

Es necesario llevar a cabo estudios que analicen las causas de la deforestación y degradación ambiental en cada país, y debe fomentarse la cooperación en temas de transferencia de tecnología relacionada con los bosques, tanto Norte-Sur como Sur-Sur, mediante inversiones públicas y privadas, empresas mixtas, etc. Por otro lado, se requieren las mejores tecnologías de evaluación para obtener estimaciones fidedignas de todos los servicios y bienes forestales, en especial los que son objeto de comercio general.

Mejorar el acceso al mercado de los bienes y servicios forestales con la reducción de obstáculos arancelarios y no arancelarios al comercio, constituye otra de las vías posibles, así como la necesidad de hacer un uso más efectivo de los mecanismos financieros existentes, para generar nuevos recursos de financiación a nivel nacional como internacional.

Las políticas inversoras deben tener como finalidad atraer las inversiones nacionales, de las comunidades locales y extranjeras para las industrias sostenibles de base forestal, la reforestación, la conservación y la protección de los bosques.

Los productos de la naturaleza aún constituyen buena parte de lo que venden en el exterior los países en desarrollo para obtener divisas. Pero en muchos casos, los recursos naturales que deben exportar, a veces principalmente para mantenerse al día con los pagos de la deuda externa, están ubicados en medio de ricas zonas ecológicas.

A pesar del daño ambiental que puede causar la explotación de tales recursos, a los países con dificultades económicas les resulta difícil prescindir de esos ingresos en favor de la naturaleza.

Las  exportaciones de madera son una importante fuente de divisas para varios países tropicales. Los países en desarrollo obtienen alrededor de 7.000 millones de dólares anuales — un 9 por ciento de sus ingresos por exportaciones agrícolas — de los productos forestales. Sin embargo, esas naciones están recibiendo signos contradictorios: son elogiadas por organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por sus éxitos en la exportación, y al mismo tiempo se les pide que tengan en cuenta el medio ambiente si desean calificarse para recibir más fondos.

LA SILVICULTURA:El Impacto Ambiental

Recientemente, surgió una ciencia dedicada al estudio de la protección forestal, la silvicultura, que desarrolla métodos de producción y mantenimiento de los bosques. Estos métodos se basan en conocimientos de Ecología relacionados con el control del establecimiento, la composición y el crecimiento de bosques.

Sus objetivos básicos son, por un lado, utilizar procedimientos que favorezcan la regeneración vegetal y la estabilidad de los suelos, y por otro, disminuir el riesgo de incendios y el ataque de plagas. Todas estas técnicas se engloban en lo que se conoce como repoblación forestal.

En las selvas, la viabilidad de la repoblación forestal requiere:

• la moderación de la tala y, a la vez, la sustitución de las mismas especies taladas mediante la plantación de retoños;

•  la regeneración natural de las especies explotadas, dejando islas o montes no talados y tratando de aumentar la producción más allá del nivel que alcanzaron estas áreas de protección;

• la plantación de otras especies de crecimiento rápido, para mantener la estructura del paisaje y los nichos ecológicos presentes; la extracción racional de ciertos árboles, para aumentar la biomasa mediante el desarrollo e incremento del volumen de otros árboles que no prosperan (técnica del resalveo).

En su empeño para invertir la fatídica tendencia, los conservacionistas optaron por una explotación maderera reglamentada, es decir, equidistante entre la conservación a ultranza y la tala libre e indiscriminada, recurriendo a la repoblación. Pero su implementación parcial también acarreó problemas de impacto ambiental.

Por un lado, las empresas madereras se preocuparon muy poco por la condición de los bosques residuales y no invirtieron seriamente en su regeneración y sustitución. A lo sumo demoraron la recolección y permitieron cierto crecimiento del bosque en algunas áreas.

Por otro lado, los conservacionistas detectaron casos de repoblación en los que existía grave riesgo de transformación ecológica e incluso sociocultural del ambiente por muy diversas causas:

• la eliminación de especies protegidas que entran en competencia con las de sustitución, o la alteración de la reproducción de algunas especies de plantas que dependen de ciertos polinizadores; la alteración del suelo a causa de un mal reciclado de los nutrientes por un reemplazo inadecuado de las poblaciones, que puede derivar en un proceso erosivo intenso e impedir la regeneración; 85 el empleo de especies botánicas no adecuadas, o una repoblación desviada, con la consiguiente pérdida del equilibrio ecológico.

Finalmente, los incendios forestales crecientes generaron un problema extra al beneficiar a especies de crecimiento más rápido, alterando la sucesión normal ante una situación crítica.

El hecho concreto es que el 12,5% de las especies de plantas del planeta está a punto de desaparecer, lo que representa unas 35.000 al borde de la extinción. Y casi un 80% de las especies en peligro vive en las selvas y los bosques tropicales.

Fuente: «La controvertida gestión de la pluviselva tropical», Investigación y Ciencia, N.° 249, junio de 2007.

EL AVANCE DE LA DEFORESTACIÓN DEL AMAZONAS EN LA ZONA DE RONDONIA (BRASIL)

 Ver: Conservación de los Bosques Importancia e Impacto Ambiental