recursos

El Gasoducto de Cannesa Nacionalizacion de los Servicios Publicos

El Gasoducto de Cannesa
Juan Perón y la Nacionalización

Con el descubrimiento de los yacimientos de petróleo y la aplicación de los  combustibles obtenidos por medio de su destilación en los motores de explosión o de combustión interna, nacieron los problemas relacionados con el transporte de ellos desde su lugar de extracción y destilación a los de consumo. El transporte se resolvió en un principio por medio de vagones y camiones cisterna, chalanas y buques tanque.

A pesar de que en muchos casos estos métodos se siguen empleando, existen varios inconvenientes: los depósitos sólo pueden ser empleados en el manipuleo de petróleo; además, cada convoy vuelve siempre vacío a la zona de producción, desaprovechándose un viaje. El sistema de transporte por tuberías de gran diámetro, que también se aplica al de otros productos, ha resuelto la cuestión.

Imagen de un gasoduto

Los gasoductos que sirven para transportar gas natural, constituido por metano , propano y butano, y también gas de alumbrado o de hulla, desde los lugares donde se extraen o producen hasta los centros de distribución, tienen la ventaja de permitir un traslado mucho más veloz, a causa de la mayor fluidez de los gases.

Sin embargo, no todas son facilidades, pues a pesar del escaso peso de estos productos, la presión que ejercen contra las paredes del tubo, ocasiona muchas averías. Éstas deben ser inmediatamente reparadas, ya que un escape de gas puede ocasionar pérdidas muy importantes o explosiones e incendios de graves consecuencias.

En las grandes ciudades se distribuye el gas por conductos urbanos, que constan de sub-ramales para cada vivienda. En la entrada de estos ramales se coloca un medidor que controla la cantidad de fluido que emplea cada familia. De esta forma se ha resuelto el problema de la distribución de una sustancia tan difícil de manipular.

Los acueductos tienen una historia más larga. En las distintas etapas de la evolución de la humanidad, se utilizaron para abastecer de agua a las poblaciones. Se utiliza este concepto especialmente para nombrar a las construcciones de la época clásica, consistentes en un puente por el cual pasa una vía de agua.

Todas las redes viales de abastecimiento de agua , para consumo de la población, para la industria o para riego,  son considerados acueductos. Se cuentaentre los más modernos el canal de riego All American, del oeste norteamericano, el cual consta de tuberías de acero de alta presión.

La misión de algunos acueductos es llevar, con el agua, otros materiales, particularmente troncos y tablas a las regiones de explotación forestal.

El oleoducto (del latín, óleo = ACEITE, y ductus = conducto) es una tubería destinada a asegurar la circulación de un líquido viscoso, siguiendo un perfil con irregularidades, a veces, inclusive con verdaderas ascensiones para franquear zonas determinadas del relieve terrestre. La superioridad económica de este sistema reside en que no se exige el retomo del recipiente ni la inutilización del mismo, una vez finalizado el viaje.

El producto es el que se desplaza, y los conductos que lo contienen permanecen inmóviles asegurando la continuidad de la operación. Para salvar los desniveles del relieve terrestre, existen estaciones especiales provistas de bombas.

En terreno llano basta una de ellas cada 50 kilómetros si se trata de asegurar el paso de nafta. Cuando hay que franquear irregularidades topográficas se pueden acercar las tomas. La canalización está construida casi siempre en ACERO y el diámetro usual es de 30 centímetros, aunque alguno. llegan a tener 60.

El tiraje permanente hace a los oleoductos diez veces más baratos que el ferrocarril, el cual, a su vez, supera ampliamente a los restantes transportes terrestres.

El primer oleoducto fue instalado en 1865 en los Estados Unidos de Norteamérica. Miles de toneladas diarias son transportadas por día en este país, habiéndose tendido más de 700.000 kilómetros de tuberías a tal efecto. Se considera que el petróleo se traslada, en un equipo standard, 1.600 kilómetros a un costo de un centavo de dólar, y que su velocidad es de 5 a 10 kilómetros por hora.

Para que la inversión necesaria para instalar todo un complejo traiga beneficios, es necesario que haya abundantes reservas transportables que aseguren una gran producción.

Otro respaldo indispensable lo constituye el consumo que se hace al otro extremo de la tubería. Una vez puesto en marcha el equipo, los gastos se reducen a un 3% del costo inicial. Muchos otros materiales se movilizan por el sistema de tuberías. La usina termoeléctrica de Cleveland, en Ohio, recibe CARBÓN pulverizado por tubos de 25 cm de diámetro que recorren 175 kilómetros.

En Suiza, Gran Bretaña y Holanda hay lacto-ductos, encargados de llevar LECHE desde los lugares de producción hasta los de pasteurización. En la región argentina de Cuyo, el vino producido en la zona es transportado desde las bodegas hasta las plantas fraccionadoras y las playas ferroviarias de descarga por medio de tuberías.

En el golfo de México se transportan productos químicos (ácidos, hidrocarburos, alcoholes). Para distancias cortas se utiliza este tipo de conductos en el traslado de MINERALES pulverizados y cereales.

Según cada caso, .las tuberías pueden ser de acero, plástico, hormigón, fibrocemento, cerámica o madera. El sistema más asombroso es el del poli-ducto, capaz de transportar hasta treinta productos diferentes. Su mecanismo se basa en el peso específico de éstos. Las variaciones de densidad permiten que se empujen unos a otros siguiendo una escala ascendente o descendente de viscosidad.

Se emplean poliductos en aquellos casos en que las mezclas no ocasionan perjuicio alguno. En la Argentina, el que une Campo Duran, en Salta, con San Lorenzo, Santa Fe, recorre 1488 kilómetros y tiene una capacidad de bombeo de 6500 metros cúbicos por día. En la terminal se recibe propano, butano, nafta para refórming, nafta, querosene, gasóleo o gas-oil y diesel-oil.

 

Fuente Consultada: La Primera Presidencia de Perón – Biblioteca Política Argentina

Gas Natural Clasificación, Distribución, Transporte y Almacenamiento

Gas Natural Clasificación, Distribución, Transporte y Almacenamiento

ASES COMBUSTIBLES. DISTRIBUCIÓN DEL GAS NATURAL
CLASIFICACIÓN DE LOS GASES COMBUSTIBLES

Se pueden clasificar los gases usados como combustibles, ya sea para aplicaciones domésticas o industriales, de la siguiente manera:

• Gas natural.
• Gas licuado o envasado.
• Gas manufacturado.
• Bio-gas.
• Otros gases combustibles.

Gas natural: Como gas natural se define la mezcla de hidrocarburos livianos en estado gaseoso, donde la mayor proporción corresponde al metano (CH4) en un valor que oscila entre el 80 al 95 %.

El porcentaje restante está constituido por etano (C2H6), propano, butano y superiores, pudiendo contener asimismo en proporciones mínimas, vapor de agua, anhídrido carbónico, nitrógeno, hidrógeno sulfurado, etc.
El gas natural proviene de yacimientos subterráneos que pueden ser de gas propiamente dicho o de petróleo y gas, según que en su origen se encuentre o no asociado al petróleo.

El gas natural procede generalmente de las perforaciones que se realizan en los yacimientos petrolíferos, de la descomposición de la materia orgánica con el tiempo.

En dichos yacimientos, el petróleo más liviano que el agua, suele flotar sobre lagos subterráneos de agua salada. En la parte superior se encuentra el gas, que ejerce enormes presiones, con lo cual hace fluir el petróleo hacia la superficie.

En la figura  se muestra la disposición de un yacimiento de petróleo y gas.

disposición de un yacimiento de petróleo y gas.


El empleo del gas natural del cual la República Argentina cuenta con grandes reservas, representa un sinnúmero de ventajas con respecto al uso de combustibles líquidos.

Así se puede mencionar:

Economía, dado que al encontrarse en estado natural no requiere grandes procesos de depuración.
• Transporte directo mediante redes de la zona de producción a la de consumo.
• El gas natural no es tóxico, contiene metano que es inodoro y para detectarlo se le agregan mercaptanes, que son compuestos de azufre de olor fuerte, con el fin de constatar las pérdidas. Facilidad de medición.

No requiere almacenado de reservas de combustible por parte del usuario. La combustión, prácticamente, no produce contaminación atmosférica. La producción de llama es inmediata y directa, sin ninguna transformación previa.

Los equipos son de sencilla manutención. La llama es fácilmente regulable en los artefactos.

Como inconvenientes puede mencionarse el mayor peligro, debido a la formación de mezclas explosivas y problemas de asfixia por falta de oxígeno, en caso de pérdidas.

Gas licuado: El propano C3H8 y el butano C4H10 si bien en condiciones normales de temperatura y presión están en estado gaseoso, al comprimirse se licuan, lo que se logra a presiones moderadas, permitiendo su almacenamiento en tanques o cilindros, para su utilización en estado gaseoso a presión ligeramente superior a la atmosférica. Ello constituye lo que se conoce como gas envasado cuyas características se verán posteriormente.

El metano o el etano no se utilizan porque no se licuan fácilmente.

El propano y el butano derivan de:

Procesamiento del gas natural, por separación de los componentes más pesados del metano y luego fraccionados y separados en torres depropanizadoras y debutanizadoras.

• De destilerías, derivados de los distintos procesamientos a que se somete al petróleo en las mismas.
Gas manufacturado

Los gases manufacturados son los que se obtienen por procesos de fabricación, partiendo de materias combustibles sólidas o líquidas debido a diferentes tratamientos técnicos.

En nuestro país se utilizaba dicho gas cuando no se explotaban las fuentes naturales.
Procede del proceso de destilación de la hulla o carbón de piedra, por lo que se lo denomina gas de hulla y también porque arde con llama luminosa y se utilizó primitivamente para iluminación de las calles de Buenos Aires, gas de alumbrado.

Este gas posee un alto grado de hidrógeno y metano, con un poder calorífico de 5.000 Kcal./m3 y una densidad con respecto al aire de 0,4 a 0,5.

Cabe consignar que en el proceso de destilación de la hulla queda como residuo el coke que es un carbón de uso industrial de alto poder calorífico.

El Bio-Gas: El bio-gas proviene de la descomposición de la materia orgánica por medio de las bacterias, estando compuesto básicamente por metano (50 a 70 %) y dióxido de carbono (30 a 45 %), con pequeñas proporciones de oxígeno, hidrógeno y nitrógeno.

El bio-gas es producido por la putrefacción de residuos fósiles, vegetales y materia orgánica en ausencia de oxígeno, por parte de las bacterias anaeróbicas.

Dicha descomposición puede producirse naturalmente en los pantanos, por lo que suele denominarse gas de los pantano», o puede efectuarse artificialmente, descomponiendo estiércol y otros desperdicios en un elemento denominado digestor, que consiste en un tanque que se llena con materia orgánica.

El poder calorífico del bio-gas es aproximadamente de 5.500 Kcal./m3 pudiendo variar en más o en menos, de acuerdo al contenido de metano.

Otros gases combustibles: Se pueden mencionar los gases de refinerías, constituidos por mezclas gaseosas derivadas de los diferentes procesos, que se encaran en una destilería, cuya composición es muy variada.
Los gases residuales que son obtenidos en industrias metalúrgicas y que se utilizan para su propio consumo interno. El hidrógeno es un gas que puede utilizarse como combustible, cuya disponibilidad prácticamente es ilimitada en la naturaleza.

DISTRIBUCIÓN DEL GAS NATURAL
Se denomina captación la extracción y recolección del gas natural de los yacimientos, ya sea de reservas gasíferas o el originado en las explotaciones petrolíferas.

Con posterioridad a la extracción del yacimiento, el gas natural debe ser sometido a procesos de deshidratación, mediante separadores de petróleo-gas.

Con posterioridad a la captación y tratamiento depurador previo, indicado precedentemente, el gas se lo almacena en centros de recolección, ubicados cerca de las cabeceras de los gasoductos.

Los gasoductos están constituidos por las cañerías que unen los yacimientos con los centros de consumo.
En dichas cabeceras se efectúa una depuración de gasolinas, propano y butano, que puede traer el gas, a fin de evitar inconvenientes del transporte a los centros de consumo.

En el mapa de la figura  se indican los principales gasoductos de la República Argentina, señalándose en el cuadro 1-1 las características principales de los mismos.

En todo gasoducto destinado a la distribución del gas de las fuentes de captación hasta los consumos se deben realizar una serie de funciones que se detallan seguidamente:
• Transporte.
• Almacenamiento.
» Distribución a los medios de consumo.

GasoductosLongitudDiámetro
Km.cm.

Campo Durán-Buenos Aires

1.744

60

Cañadón Seco-Buenos Aires

1.695

75

Comodoro Rivadavia-Buenos Aires

1.695

25

Pico Truncado-Buenos Aires

1.690

75

Cerro Redondo-Pico Truncado

650

75

Neuquén-Bahía Blanca

570

60

Red de captación Pico Truncado

568

60

Santa Cruz-Yacuiba (Bolivia)-Salta

530

60

Alvear-Villa María

490

60

Plaza Huincul-General Conesa

462

20

Neuquén-Alvear

450

75

Alvear -Mendoza

290

45

Anillo Azul-Llavallol

273

25

San Sebastián-El Cóndor

195

75

Tandil-Mar dei Plata

170

40

Mendoza-San Juan

160

30

General Conesa.-Viedma

160

20

Red de captación Comodoro Rivadavia

149

15 a 30

Aldao-Santa Fe

135

40

Olavarría-Barker

109

30

Medanito-Allen

102

60

Anillo industrial Córdoba

101

25

Plaza Huincul-Zapala

85

15

Loma de la Lata-Buenos Aires

1.477

75

Transporte: Para el transporte del gas por cañerías en grandes extensiones es necesario trabajar a presiones elevadas, de manera de vencer las resistencias por frotamiento.

Estas altas presiones se logran con el diseño y aplicación de compresores, que comunican al gas la presión adecuada para lograr su desplazamiento a distancia.

Además, la compresión del gas se efectúa en otras oportunidades, por ejemplo, en el almacenamiento cuando el mismo se realiza a alta presión, o en la utilización cuando la demanda industrial requiere una presión superior a la de distribución, etc.

El número de plantas compresoras y su potencia, dependerá del tipo de gas a transportar, la distancia a cubrir, así corno de las presiones de trabajo y el diámetro de cañería seleccionado, para lograr la solución técnico-económica más satisfactoria.

En el trayecto del gasoducto se proyectan centros de distribución donde se regula y mide el consumo de gas, el que luego sigue por la canalización principal del gasoducto.

Almacenamiento: El almacenamiento del gas representa uno de los elementos más importantes en la distribución de los consumos de una red.

En efecto, nunca existe coincidencia entre los consumos previstos con los reales caudales entregados para un período determinado, dado que van a depender de muchos factores entre los que podemos mencionar:

* Zonas.
« Estaciones del año.
• Horas del día.

Por ejemplo, para uso doméstico se consume en la época de invierno una mayor cantidad de gas natural que en verano.
En el análisis de las redes de distribución se tiene en cuenta e! consumo aproximado del combustible durante las distintas horas del día.

En el gráfico de la figura , se representa el consumo de distintos artefactos durante las diferentes horas del día de una familia tipo, en la temporada de invierno en la ciudad de Buenos Aires.

Se han considerado los valores promedios del consumo de los siguientes artefactos:

• Calefón de 12 litros.
• Cocina con quemadores medianos.
Estufa de 3.500 Kcal./h.

(el área expresa en Kcal./h el consumo diario)
(el área expresa en Kcal./h el consumo diario)

Se nota la influencia de la estufa, que hace que los consumos sean mucho mayores en esta época del año.

En el gráfico de la figura, se efectúa el análisis comparativo del consumo diario promedio de los artefactos mencionados precedentemente.

Como consecuencia de esta variabilidad del consumo, es necesario prever depósitos de reserva que permitan cubrir los valores máximos de consumo denominados «picos horarios».

Estos depósitos de reserva se denominan gasómetros, enviándose entonces el gas a ellos para lograr el almacenamiento que permita regular el suministro.

Estos depósitos pueden ser:
• Gasómetros de baja presión o volumen variable.
• Gasómetros de alta presión o volumen constante.

Fuente Consultada: Instalaciones de Gas Néstor P. Quadri

Gas Natural, hoy la energía mas economica Combustible fosil mas limpio

Gas Natural, Hoy la Energía Mas Económica
Combustible Fósil Mas Limpio

¿QUE ES EL GAS NATURAL?
Desde el siglo XIX el gas natural tiene utilización en múltiples industrias, en las cuales comenzó a ser preferido al carbón, que resultaba costoso, sucio y difícil de utilizar, en comparación con el gas, cuyo suministro adecuado sólo requiere el manejo de una llave de regulación. Esta situación, surgida primeramente en Estados Unidos, en cuyas ciudades industriales las calderas utilizaban gas en, lugar de carbón ya en 1890, determinó un cambio profundo en la apreciación del gas: no sólo dejó de lamentarse que fuera casi inevitable compañero del petróleo, sino que se lo buscó especialmente.

En distintos países de Europa se buscó y halló este magnífico combustible: en Hungría, Alemania, Austria, Italia, Francia y Holanda, sobre todo, se realizaron cateos y se hallaron yacimientos de gas originado en depósitos de turba más o menos profundos.

El gas natural es una mezcla de diversos gases, entre los cuales suele predominar el metano (CH4); en la composición del utilísimo combustible intervienen también otros hidrocarburos gaseosos: etano (C2H8), propano (C3H8), butano (C4H10)) y diversos componentes que participan en cantidades menores. Por lo que se refiere a su aspecto, es transparente y arde con llama azulada.

LOS GASODUCTOS
La distancia entre los yacimientos de gas natural (generalmente situados en zonas petrolíferas) y los centros de consumo, constituyó un difícil problema. Finalmente se encontró una solución práctica y definitiva: hacer circular el fluido por tuberías, impulsándolo por estaciones de bombeo estratégicamente situadas a lo largo de la línea conductora del gas hasta el lugar de comercialización.

Así nacieron las redes de «gasoductos». En Estados Unidos, donde se inició el sistema, la longitud de los gasoductos supera la de las redes ferroviarias, y alcanzan a centenares de miles de kilómetros. En la Argentina, la red en uso llega a unos 6.500 kilómetros y se hallan en construcción y proyecto otros varios conductos. Generalmente, las líneas de gasoductos están simplemente depositadas en el suelo, o instaladas en zanjas poco profundas, como en el caso de la línea Comodoro Rivadavia-Buenos Aires, que tiene una longitud total de 1.605 Km., y la de Campo Duran hasta San Lorenzo, de 1.767 Km.

CÓMO SE EXTRAE
El gas natural suele ser un compañero del petróleo, con el que comparte las. inmensas oquedades subterráneas donde éste se halla almacenado. En los yacimientos, el petróleo suele flotar, formando capas más o menos densas (según la riqueza del yacimiento) , sobre lagos subterráneos de agua salada; encima de aquéllas se encuentra el gas natural, con presiones de hasta varios centenares de atmósferas; ello contribuye a «expulsar» el petróleo hacia la superficie. Una vez hecha la trepanación, los técnicos introducen cañería, de distinta longitud, según se propongan extraer el gas natural o el petróleo.

La reciente decisión del presidente Evo Morales de nacionalizar las reservas de gas de Bolivia, y el proyecto de un gaseoducto que unirá Venezuela, Brasil y Argentina ponen en evidencia la importancia creciente de este recurso energético. El mercado global emergente del gas natural licuado tiene el potencial para satisfacer la creciente demanda mundial de energía eléctrica. El interés de EE.UU. en la medida en que su reservas disminuyen.

Un nuevo negocio energético global (el del gas natural) está surgiendo. Tendrá un impacto de largo alcance en la economía mundial, con nuevos riesgos y oportunidades nuevos alineamientos y conflictos geopolíticos.

Conforme el gas se vuelva una mercancía primaria del comercio global, será esencial para satisfacer una serie de necesidades urgentes. Estados Unidos necesita estar alerta y prevenir una inminente escasez de energía; Europa, rejuvenecer su industria; los países en desarrollo, impulsar el crecimiento, y todos, satisfacer sus aspiraciones de tener un ambiente más limpio.

instalaciones gas naturalEl cambio se logrará tanto con gasoductos de larga distancia como con un gas natural que, irónicamente, ya no está en forma gaseosa, pues ha sido licuado por enfriamiento. Este “gas natural licuado” (GNL) será transportado en buques cisterna que pueden virar de ruta en alta mar para responder a variaciones repentinas en la demanda global o en los precios.

Gracias a este mercado global emergente, la iluminación, el aire acondicionado y las fábricas de Estados Unidos funcionarán con una electricidad que a veces se genera con gas natural procedente de Indonesia, del desierto argelino, los mares de Trinidad o de Nigeria, la isla de Sajalin, en el extremo oriental de Rusia, las frías aguas nórdicas de Noruega o las estribaciones de los Andes. (foto: planta de gas natural)

Sin embargo, uno de los aspectos más inquietantes de este nuevo negocio global del gas es que recuerda los años de transformación de finales de los sesenta y principios de los setenta, cuando Estados Unidos se integró al mercado mundial del petróleo.

En unos cuantos años, el país dejó de ser un pequeño importador de petróleo y se convirtió en un gran mercado de estas importaciones. El aumento en la demanda de los mercados mundiales, impulsado por el motor de la economía estadounidense, contribuyó a preparar el escenario para las crisis petroleras de la década de 1970 y creó dependencias con las cuales el mundo aún se debate.

Durante más de medio siglo, Estados Unidos ha sido con mucho autosuficiente en gas natural, salvo por algunas importaciones de Canadá. En los próximos cinco años es probable que se vuelva un gran importador de gas; en diez años desplazará a Japón como el mayor importador mundial. Como inevitablemente se convertirá en parte de este nuevo mercado global del gas, ¿disparará Estados Unidos nuevos problemas de seguridad?

En los próximos cinco años es probable que se vuelva un gran importador de gas;
en diez años desplazará a Japón como el mayor importador mundial.

Muchos negocios se han vuelto auténticamente globales en sus operaciones y perspectivas durante la década pasada. El gas natural ha sido una excepción hasta ahora. Aunque es enorme —pues tiene un volumen comercial de más de medio billón de dólares al año-, ha sido un negocio limitado por el alcance de los gasoductos y la ausencia de un mercado global. Pero este cuadro está cambiando porque el GNL permitirá que las abundantes pero por mucho tiempo subdesarrolladas y “estancadas” reservas mundiales de gas sean llevadas con eficiencia a los consumidores.

En Estados Unidos, los precios del gas se han duplicado desde la segunda mitad de la década de 1990, lo cual coloca una nueva carga sobre la economía y presagia una escasez. Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, habla advertido en 2004 que las menguantes reservas domésticas son “un problema muy grave» y una amenaza importante a la economía estadounidense, y se refirió con vehemencia a la necesidad de desarrollar suministros de gas natural licuado.

Evo MoralesSe espera mucho del GNL en estos tiempos. Pero desarrollar su pleno potencial podría costar unos 200.000 millones de dólares a escala mundial, y las compañías energéticas tendrán que escoger entre invertir en GNL u otras fuentes de energía.

¿Se establecerá a tiempo la compleja red de tecnología e inversión, dadas las incertidumbres de los mercados, las regulaciones y las políticas gubernamentales? ¿Los riesgos geopolíticos limitarán -o impedirán— el desarrollo? ¿Podrá el gas natural satisfacer la necesidad, y las grandes expectativas, que el mundo tiene de él?

Evo Morales dió un paso polémico al decidir nacionalizar el gas en Bolivia

MERCADOS EN EXPANSIÓN:
El gas natural, como el petróleo, es un hidrocarburo, y se lo encuentra solo o en compañía del petróleo. Hay un chiste de los primeros días del negocio petrolero: un geólogo que informa sobre la perforación de un quimérico pozo de exploración dice: “La mala noticia es que no encontramos petróleo.

La buena es que tampoco encontramos gas”. La frase de remate refleja el mercado tradicionalmente mucho más limitado del gas natural, su bajo valor comparado con el del petróleo y la apreciación de fastidio que se concedía a un producto que no podía ser bombeado en el depósito de combustible de un automóvil. En las últimas décadas, sin embargo, cada vez son más evidentes las ventajas del gas.

Pero desarrollar su pleno potencial podría costar unos 200.000 millones
de dólares a escala mundial

El gas es el combustible fósil más limpio; produce poca contaminación y emite menos dióxido de carbono —el gas principal en el efecto de invernadero— que el petróleo o el carbón. También es muy abundante. Sus reservas probadas totalizan lo que en términos petroleros ascenderían a más de un billón de barriles. Rusia, que posee 30% de las reservas mundiales, es la “Arabia Saudita del gas natural”. Otro 25% está en los subsuelos de Irán y Qatar que, juntos, componen el gigantesco yacimiento North Fieldl South Pars, que se encuentra en el subsuelo de ambos países. A continuación vienen, en términos de reservas, Arabia Saudita y los Emiratos Arabes Unidos.

Estados Unidos está en sexto lugar, pero con sólo 3,3% de las reservas mundiales. Otros países con reservas aún menores, como Indonesia y Malasia, de todos modos figuran entre los principales exportadores de GNL En muchos otros países se encuentran grandes reservas que pueden servir de base para desarrollos de GNL. En efecto, debido al creciente interés por el gas natural, se prevé que se descubrirán reservas mucho mayores en todo el mundo. Por ejemplo, normalmente se piensa en Nigeria como un importante país petrolero, pero para quienes conocen sus perspectivas la verdadera promesa es una provincia potencialmente enorme de gas natural en la que además hay petróleo.

El gas es el combustible fósil más limpio; produce poca contaminación y emite menos dióxido de carbono —el gas principal en el efecto de invernadero— que el petróleo o el carbón.

Hoy, el gas proporciona casi la cuarta parte del total de energía a la economía de Estados Unidos. Si bien el mercado europeo apenas comenzó sus operaciones en gran escala en 1959, con el hallazgo de un importante yacimiento en Holanda, actualmente el gas suministra más de 20% de la energía de la región, y esa participación sigue elevándose.

La fuente principal de gas en Europa ha sido la Unión Soviética (y Rusia en la actualidad). En la década de 1980, la propuesta expansión de las remesas soviéticas de gas natural a Europa causó un problema geopolítico: fue la disputa que más dividió a estadounidenses y europeos en esa década. Quienes proponían el tendido de nuevos gasoductos desde la Unión Soviética creían que el gas que condujeran reduciría la dependencia europea de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y mejoraría su economía.

Los opositores, sobre todo en Estados Unidos, señalaban que incrementaría la dependencia europea de la Unión Soviética y daría al Kremlin tanto ventajas políticas como divisas duras para alimentar su complejo industrial militar. La construcción de lo que es hoy un gasoducto de 9.600 kilómetros de longitud que va de Siberia a las costas del Atlántico fue también uno de los sucesos precursores de la internacionalización del negocio del gas. Otro más fue el surgimiento del gas natural licuado.

La fuente principal de gas en Europa ha sido la Unión Soviética (y Rusia en la actualidad). En la década de 1980, la propuesta expansión de las remesas soviéticas de gas natural a Europa causó un problema geopolítico: fue la disputa que más dividió a estadounidenses y europeos en esa década.

PODER LIQUIDO:
En estado gaseoso, el gas natural sólo puede ser transportado con eficiencia por medio de gasoductos. Pero cuando hay océanos de por medio, los gasoductos no son funcionales. Por fortuna, cuando el gas natural se refrigera a temperaturas menores a -162 grados centígrados, se condensa en un liquido que puede ser colocado en un buque cisterna y transportado a lo largo de miles de kilómetros por mar. Una vez en su destino, el gas licuado se restaura a su estado original en una estación regasificadora. Por lo general, el proceso ha sido relativamente costoso. Pero es muy efectivo y permite empacar grandes cantidades de energía en una sola carga: un solo embarque contiene el equivalente de 5% del gas que se consume en Estados Unidos en un día promedio.

El primer negocio comercial de GNL comenzó a mediados de la década de 1960 y operaba entre Argelia y el Reino Unido y Francia. Pero esa operación incipiente fue pronto reemplazada por reservas más baratas enviadas por gasoductos de los Países Bajos y del Mar del Norte británico, y luego de Rusia y Noruega. No fue sino a finales de los noventa cuando nuevos proyectos en Nigeria y Trinidad, y más tarde Qatar, llevaron más GNL a Europa.

Sin embargo, el verdadero crecimiento del GNL provino de Asia. Japón quería reducir la contaminación del aire cambiando del carbón y el petróleo al gas natural para generar electricidad, pero los gasoductos no eran una opción. Así pues, en 1969 comenzó a importar GNL de Alaska (lo cual continúa haciendo hasta hoy). Luego, tras la crisis petrolera de 1973, el gobierno japonés promovió el GNL por razones de seguridad energética: reducir la dependencia del petróleo del Medio Oriente. Desde entonces Japón ha diversificado sus fuentes de abasto, e importa GNL de varios estados como Abu Dhabi, Australia, Brunei, Indonesia, Malasia y Qatar. Corea del Sur se convirtió en el segundo principal importador de Asia a finales de la década de 1980, y Taiwán se unió al club de importadores asiáticos en la de 1990. Enfrentadas a 4

una demanda cada vez mayor de electricidad, las enormes economías de China e India se preparan para sumarse a las ffias de importadores de GNL en los próximos años.

EL MOTOR ESTADOUNIDENSE:
En los dos últimos años, Estados Unidos ha mostrado ser un mercado crucial de expansión futura para el GNL: de hecho, es el mercado más importante. Por sí solo representa la cuarta parte del gas natural consumido diariamente en el mundo. Conforme las importaciones estadounidenses de Canadá se incrementaron en la década de 1990, lo que había sido autosuficiencia nacional se transformó poco a poco en autosuficiencia continental, e interdependencia. Y ahora, además, México importa gas estadounidense.

Estados Unidos abrazó con entusiasmo la nueva tecnología impulsada por gas para la generación de energía. En conjunto, su uso del gas natural en la producción de energía eléctrica se ha incrementado casi 40% desde 1990, y viene un crecimiento mucho mayor.

Se han construido nuevas plantas de energía con capacidad de generar más de 200.000 mega-vatios en fechas recientes o están próximas a iniciar la producción. Se trata de una enorme capacidad de energía, equivalente a más de la cuarta parte de la capacidad instalada del país en el año 2000, y mayor que todas las industrias de energía eléctrica del Reino Unido y Francia juntas. Mucho más de 90% de esta nueva capacidad es alimentada por gas natural.

Pero aumentar la demanda de gas choca con lo que ahora aparece como una escasez de gas natural en Estados Unidos. Las fuentes tradicionales de energía ya no pueden mantenerse al paso del creciente consumo de electricidad. Los muy decepcionantes resultados del auge de perforación de 2000-2001 fueron el primer indicador de esta disparidad. Desde 2001, la oferta ha decrecido en 4%.

En los próximos años se perforarán nuevos pozos y se añadirán nuevas reservas. (Debido al agotamiento de los pozos existentes, en 10 años más de la mitad de la oferta doméstica tendrá que provenir de pozos que aún no se perforan.) Puede haber un modesto repunte de la oferta en los dos próximos años, el cual, junto con una débil economía y un clima apacible, pueden encubrir temporaria mente la realidad de la escasez. Pero, como observa el Consejo Nacional del Petróleo de Estados Unidos en su nuevo estudio, persiste la realidad de que la base geológica de Estados Unidos se ha agotado, es decir ha sido ex en su totalidad. La escasez de energía, y la resultante elevación en el costo de producir electricidad a partir del gas natural, fueron una de las razones de la crisis energética de California en 2000-2001.

En respuesta a la contracción de la oferta y la demanda en Estados Unidos, los precios internos del gas se han duplicado, lo cual ha representado una carga sobre la economía.

Además, el actual declive de la oferta es pequeño en comparación con lo que podría ser dentro de unos años, cuando comience la verdadera disminución en la producción estadounidense de gas. La elevación de precios lesionará a los propietarios de casas y a industrias como la de fertilizantes, la química y la de plásticos, que dependen del gas. Empresas de esos sectores ya están reduciendo su producción y cerrando plantas. Pero el efecto total del aumento en los precios del gas aún no se siente. Cuando eso ocurra, las fábricas se mudarán a otros países y se perderán empleos, en el orden de cientos de miles e incluso de millones. En forma por demás dolorosa, ello reducirá el consumo en el sector industrial. Algo de esto ya ha comenzado a ocurrir.

La conservación de la energía tendrá un papel importante en mitigar el problema de la contracción de la oferta, pero habrá límites a lo que puede lograr, en especial con el aumento inexorable de la demanda de energía eléctrica (y, por lo tanto, del gas natural), que avanza más rápidamente que las mejoras en la eficiencia energética.

El hallazgo de nuevos yacimientos importantes, o avances significativos en la tecnología de perforación, podrían incrementar las existencias en el país. Además, hay importantes áreas prospectivas en Estados Unidos: el oriente del Golfo de México, las Rocallosas y los litorales este y oeste del país. Pero por el momento no son viables por razones ambientales, y cualquier esfuerzo por mejorar el acceso a ellas conducirá en forma ni-evitable a una tormenta política. A fin de cuentas, un nuevo gasoducto traerá grandes cantidades de nuevas dotaciones de la Ladera Norte de Alaska (que no ha de confundirse con el controvertido Refugio Nacional de la Vida Silvestre del Ártico), pero la realización de ese proyecto tardará probablemente una década y, aun entonces, sólo compensará una parte de las necesidades por cubrir.

Por lo tanto, se necesita GNL para compensar una buena parte de la falta de oferta.

En 2002 el GNL representaba sólo 1% de la oferta de gas natural en Estados Unidos. Hacia 2020 podría ser más de 20%.

UNA MIRADA AL FUTURO:
¿Qué podría hacer zozobrar el desarrollo del GNL? En una época en que los precios del petróleo y el gas son elevados, sólo puede esperarse el optimismo sobre los prospectos de un nuevo mercado de GNL Pero la industria no se desarrollará siguiendo un solo camino; tendrá que sortear alteraciones y hacer ajustes sobre la marcha. Los bajos precios del gas, incluso si son sólo temporarios, pueden desanimar a los inversionistas y dificultar el crecimiento. Se requiere más que una mayor demanda, reservas abundantes y costos competitivos para construir un mercado global. Las compañías privadas necesitan comprometer el capital y los recursos humanos necesarios.

Las empresas de propiedad estatal tienen que resolver los conflictos entre el atractivo comercial del GNL y otros imperativos políticos y sociales. Los bancos y otras instituciones de crédito necesitan tener confianza en la solidez financiera de los proyectos. Todos los participantes requieren la habilidad de sortear los altibajos de un mercado de productos básicos.

También los precios altos de los energéticos podrían alterar el negocio, al renovar la tradicional batalla por el ingreso económico entre los gobiernos y las compañías extranjeras. Alentados por la demanda del mercado, las presiones financieras y los sentimientos nacionalistas, los gobiernos podrían verse tentados a tratar de renegociar condiciones para sacar más valor de sus recursos. En última instancia, los grandes proyectos de gas sólo saldrán adelante cuando las condiciones de las negociaciones sean equitativas, justas y estables para todas las partes.

Los gobiernos de los países consumidores también necesitarán resistir una serie de tentaciones. Si se permite que el mercado opere, dicen los manuales, la elevación de los precios del gas debe crear una mayor oferta, con lo cual el mercado y los precios volverían al equilibrio. En realidad, sin embargo, tales precios también podrían impulsar a los gobiernos a adoptar políticas que, si bien populares desde el punto de vista político, podrían ser contraproducentes en lo económico. Ya se habla en Estados Unidos de imponer controles de precios y restringir el consumo de gas con “leyes sobre el uso del gas”. Si esas medidas se consideran seriamente, el riesgo y la incertidumbre de nuevos proyectos se elevarán y, por lo tanto, se retrasará la tan necesaria inversión. La implantación de tales restricciones puede frenar por completo el desarrollo.

La globalización del mercado del gas también plantea interrogantes de índole geopolítica. Algunos analistas prevén que los nuevos intereses e interdependencias que producirá el comercio del GNL fortalecerán las relaciones entre los países productores y los consumidores. Otros, en cambio, temen que sólo conduzcan a depender de las importaciones de un nuevo producto básico esencial, lo cual puede crear vulnerabilidad a maquinaciones deliberadas, perturbaciones políticas o problemas económicos.

No es posible dejar de lado estas inquietudes. En 2001, una insurgencia secesionista islámica en la isla de Sumatra cerró temporaria-mente las instalaciones que abastecen a Japón, si bien el GNL de otros lugares de Indonesia compensó el desabastecimiento. En 2002, la producción petrolera se vio trastornada en Venezuela por una virtual guerra civil entre el presidente Hugo Chávez y sus opositores, yen Nigeria por tensiones étnicas y conflictos regionales, hechos, ambos, que tuvieron fuerte impacto en el mercado mundial del petróleo.

Bien se pueden vislumbrar escenarios en los que las grandes exportaciones futuras de GNL puedan verse sujetas a algún tipo de interrupción, aunque sea breve. Pero la mejor respuesta a tales preocupaciones de seguridad es establecer el negocio global del GNL y asegurar que provengan grandes suministros de muchos países.

¿Qué probabilidades existen de que surja una “OPEG”, es decir; una especie de OPEP del gas? ¿Podría ocurrir que unas cuantas naciones lleguen a dominar la oferta de GNL y adopten políticas que hagan recordar la OPEP de la década de 1970, enfrentada a los países consumidores? Es probable que se dé algún tipo de asociación entre los exportadores de GNL. Muchos son también exportadores de petróleo, y el deseo de comparar condiciones fiscales será irresistible. Pero habrá límites en cuanto a lo lejos que puedan llegar.

Por principio de cuentas, probablemente habrá muchos países, y muy diversos, como para formar un solo bloque. Australia, Yemen y Angola verán el mundo en forma muy diferente. Además, los países exportadores competirán no sólo entre sí, sino también con la producción local en los países consumidores y con los suministros a través de gasoductos, lo cual reducirá sus ventajas. En última instancia, los propios países exportadores necesitar también mantener buenas relaciones con sus clientes, proteger su segmento de mercado y promover más inversiones. Por lo tanto, probablemente serán cautelosos en cuanto a adoptar acciones que puedan perturbar el tan necesario flujo de ingresos hacia sus tesoros nacionales.

Estos temas geopolíticos deben servir de recordatorio deque el comercio del gas también tendrá implicaciones políticas, si bien no necesariamente alguna que desencadene confrontaciones. El gas no es sólo una mercancía básica más. Puesto que se lo comercia entre naciones, es también una oportunidad para que los estados establezcan relaciones duraderas, como han hecho países en Asia y Europa en las tres últimas décadas. Japón, siempre necesitado de energía, ha visto desde hace mucho tiempo cómo forjar vínculos políticos fuertes con sus proveedores de gas. Por ejemplo, el proyecto Sajalin de GNL, inversión de 10.000 millones de dólares para abastecer gas de Rusia a Japón, es la inversión privada extranjera más cuantiosa en Rusia..

El negocio del gas natural está en el umbral de un cambio profundo; listo para volverse global y adoptar un modelo de mercado más flexible. El gas puede convertirse verdaderamente en el combustible que ayude a mantener encendidas las luces del planeta. Pero dicho avance no está predeterminado; Estados Unidos necesita abarcar el mercado del GNL para completar esa transformación.

El compromiso es necesario también para satisfacer las demandas energéticas y económicas del país. Para que esto ocurra se requiere que las estrategias de las empresas y las políticas del gobierno avancen al unísono. La interdependencia incrementada>producirá cierta variedad de riesgos, pero, en un mercado global creciente y diversificado, es posible manejarlos. Estos son pequeños en comparación con el riesgo mucho mayor de que Estados Unidos y Europa enfrenten una escasez constante de gas natural. Existe una urgencia cada vez mayor de hacer inversiones de corto plazo con el propósito de evitar trastornos más serios en los mercados del gas y en las economías en los próximos años de esta década

El negocio del gas natural está en el umbral de un cambio profundo; listo para volverse global y adoptar un modelo de mercado más flexible.

Nota: Daniel Yergin y Michael Stoppard

PetróleoCarbónGas natural
Daniel Yergin es presidente de Cambridge Energy Research Associates (CERA) y autor de The Prize: The Epic Quest for Oil, Money, and Power.
Michael Stoppard es director de Global LNG de CERA y co autor de The New Wave: Global LNG in the Twenty-first Centuty