Reyes Catolicos

Biografia de Wyclef John Teologo Traductor

Biografia de Wyclef Juan Teologo-Traductor

La inquietud religiosa en el Occidente de Europa, que pareció reprimida a mediados del siglo XIV, halló un nuevo germen en la obra del inglés Juan Wycleff.

Germen tanto más virulento cuanto la herejía no nacía ahora en un medio simple y popular, ni estaba atinada por impulsos sentimentales primarios, sino que se manifestaba en uno de los centros universitarios de más tradición europea — Oxford — y obedecía a especulaciones ideológicas de un cuño hasta entonces desconocido.

John Wyclef
John Wyclef, apellidos alternativos: Wiclef, Wycliff o Wickliffe, conocido como Juan Wiclef en español teólogo y reformador inglés que fundó el movimiento que se Lolardos.
Fecha de nacimiento: 1330, Hipswell, Reino Unido
Fallecimiento: 31 de diciembre de 1384, Lutterworth, Reino Unido
Influenciado por: Agustín de Hipona, Guillermo de Ockham, Roger Bacon, Roberto Grosseteste, Thomas Bradwardine

En este aspecto, Juan Wycleff fue el primer gran hereje de la época moderna, y sus doctrinas, a través de los husitas, tuvieron sensible influencia en el desencadenamiento de la subversión religiosa del siglo XVI.

Nacido hacia 1320 en el lugar de Hipswell, o Wycliffe, en el Yorkshire, Juan Wycreff (correctamente Wycliffe), se educó y profesó (1356) en el Balliol College de Oxford, fundación debida a los Balliols de Barnard Castle, vecinos de su familia.

En 1361 fue nombrado cura de Fillingham. Pero para él no habían transcurrido en balde los años de Oxford, donde había explicado con brillantez. Conocía a fondo los Santos Padres, en particular San Agustín, en quien bebió sus teorías sobre la predestinación.

Pero, además, destacaba en el conocimiento de la Biblia, hasta el extremo que sus discípulos le dieron el nombre de doctor evangélico. Aunque le eran familiares la filosofía y la teología escolásticas, Wycleff no había adoptado el nominalismo de Ockham, imperante en París, sino que permanecía fiel al augustinismo de la gloriosa tradición de Oxford.

De la misma manera que había triunfado en Oxford, Wycleff se hizo una reputación fuera del recinto universitario. Aunque se ha demostrado que no escribió el Determinatio de dominio en 1366, su actitud antipontificia debía ser lo bastante conocida para que Juan de Gante y su partido pensaran en él como un posible instrumento contra el Papado.

En 1374 fue nombrado delegado real en la conferencia de Brujas, que intentó conciliar los puntos de vista de Eduardo III y Gregorio XI. De regreso a Inglaterra, profesó de nuevo en Oxford e intervino en los asuntos políticos planteados por las relaciones con Roma.

En 1376 aprobó sin reservas las protestas del Buen Parlamento contra las ventajas concedidas a la Curia romana en Inglaterra. En el transcurso del mismo año publicó un compendio de las lecciones dictadas en Oxford: el De civile dominio.

Esta obra causó profunda sensación, pues por vez primera defendía que los príncipes habían recibido de Dios tanta autoridad como los eclesiásticos, de modo que, por un lado, la Iglesia erraba cuando pretendía unir a su magisterio el poder temporal, y por otro correspondía a los príncipes corregir al Papado.

Este atrevimiento inaudito conmovió a los obispos ingleses: Wycleff compareció ante la asamblea del clero de Inglaterra reunida en San Pablo de Londres el 19 de febrero de 1377.

Pero aquí fue defendido por su protector, Juan de Gante, con tanto ímpetu que se produjo una viva discusión, seguida de un tumulto callejero. La Iglesia británica no se atrevió a actuar contra Wycleff.

En cambio, Gregorio XI le consideró, por bulas del 22 de mayo de 1377, como seguidor de las doctrinas de Marsilio de Padua, y exigió su comparecencia ante los tribunales eclesiásticos. Protegido por el duque de Lancáster, coreado por los colegios de Oxford y aplaudido por parte del pueblo; Wycleff fue juzgado en mayo de 1378. Se le exigió que no exaltara los espíritus con sermones discutibles.

Desde 1378 a su muerte, ocurrida en Lutterworth (Leicestershire) el 1° de noviembre de 1384, Wycleff vivió en Oxford o Lutterworth, libre de todo temor, aunque algunas veces, como con motivo de la revuelta campesina de 1381, sus adversarios trataron de hacerlo condenar por hereje. Pero ni la corte ni Oxford le abandonaron.

Y así, protegido por dos instituciones católicas, pudo desarrollar sus principios subversivos, manifestados en sus tratados De Ecclesia, De veritate Sacrae Scripturae, y, sobre todo, en el Trialogus. Traductor de la Biblia al inglés, Wycleff procuró demostrar, con procedimientos eruditos, que sólo merecía crédito la palabra de Cristo contenida en los Evangelios.

Fue él, pues, quien sostuvo primeramente la revolucionaria tesis de que la fe y la práctica religiosa debían descansar exclusivamente en la Biblia, intepretada con corrección.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Woodrow Wilson
Biografia de Chamberlain Joseph
Biografia de Cecil Rhodes
Biografia de Enrique III de Inglaterra
Biografia de Bonifacio VIII
Biografia de Boccaccio Giovanni
Biografia de Wyclef John
Biografia de Eduardo III de Inglaterra

Biografia de Eduardo El Príncipe Negro

Biografia de Eduardo El Príncipe Negro

Una de las figuras que han revestido una aureola legendaria en la Guerra de los Cien Años es la de Eduardo de Woodstock, que en el siglo XVI fue denominado el Príncipe Negro, debido probablemente al color negro de su armadura. Eduardo fue un singular guerrero y un político dotado de excelentes condiciones.

Nació en Woodstock el 15 de junio de 1330, cuando su padre, Eduardo III, aun no tenía 18 años. Su madre se llamaba Felipa de Henao. En 1337 fue elevado a la dignidad de duque de Cornualles, y en este aspecto es el primer personaje de título ducal en la historia de Inglaterra.

Eduardo Principe Negro
Enrique II de Castilla, también conocido como Enrique de Trastámara, llamado «el Fratricida» o «el de las Mercedes», fue rey de Castilla, el primero de la Casa de Trastámara.
Fecha de nacimiento: 13 de enero de 1334, Sevilla, España
Fallecimiento: 29 de mayo de 1379, Santo Domingo de la Calzada, España
Casa: Casa de Trastámara

En 1343 recibió el principado de Gales, y en 1346 tomó parte activa en la batalla de Crecy al mando del ala derecha del ejército inelés.

Luego cooperó en la toma de Calais. Su intervención en tan destacados hechos de armas le valieron gran fama y reputación, de modo que en 1355 recibió la lugartenencia del ducado de Gascuña y la jefatura del ejército inglés en aquella región.

Al mando de sus tropas obtuvo la resonante victoria de Poitiers (19 de septiembre de 1356), en cuya batalla cavó prisionero el rey Juan II de Francia. En esta acción se puso en evidencia su maestría militar.

Con el título de príncipe de Aquitania, y casado con su prima Juana, condesa de Kent, regresó Eduardo a la Gascuña (1362). Mantuvo una brillantísima corte en Burdeos y Angulema, dio prosperidad a la región y la
libró de las bandas de aventureros de las Compañias blancas.

En 1367 intervino a favor de Pedro el Cruel de Castilla en sus luchas contra Enrique de Trastamara. Su ejército derrotó al del condestable Du Guesaur en Nájera, el 3 de abril de 1367. Esta fue la última de sus grandes victorias. Arbitro de la política castellana restauró a Pedro I en el trono, pero se separó de él tan pronto tuvo noticia de sus violentas represalias.

En 1369 se renovó la lucha con Francia. A causa de una enfermedad contraída en España, Eduardo ya no era el genial guerrero de antaño, sino un hombre abatido e irresoluto.

En 1371 regresó a Inglaterra y resigná su principado. Sin embargo, pese a su salud declinante todavía figuró como jefe.de la oposición del alto clero a las medidas revolucionarias de Juan de Gante.

Murió el 8 de julio de 1376, en Westminster, después de habar inspirado los acuerdos del Buen Parlamento de 1376.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia Eduardo II
Biografia de Alfonso XI de Castilla
Biografia de Carlos V de Francia
Biografia Juan II de Francia
Biografia de Eduardo El Príncipe Negro
Biografia de Enrique II de Castilla
Biografia de Juan I de Castilla
Biografia de Juan V Paleologo

Biografia de Ricardo III de Inglaterra

Biografia de Ricardo III de Inglaterra

Personaje digno —como lo fue — de servir de héroe a una de aquellas espeluznantes tragedias de Shakespeare que rezuman sangre a cada acto, Ricardo III era un hombre violento, cruel, apasionado y brutal.

No tenía ninguna clase de escrúpulos, y ponía todas sus cualidades y defectos al servicio de un objetivo, posiblemente elevado, pero ya manchado por los medios ilícitos de que se había valido para conseguirlo.

Ricardo III de Inglaterra
Ricardo III de Inglaterra

Ricardo III de Inglaterra fue rey de Inglaterra y Señor de Irlanda desde 1483 hasta su muerte en la batalla de Bosworth en 1485. Fue el último rey de la casa de York y también de la dinastía Plantagenet.
Fecha de nacimiento: 2 de octubre de 1452, Fotheringhay Castle
Fallecimiento: 22 de agosto de 1485, Ambion Hill, Reino Unido
Cónyuge: Ana Neville (m. 1472–1485)
Hermanos: Eduardo IV de Inglaterra, Jorge de Clarence
Hijos: Eduardo de Middleham, John of Gloucester, Katherine Plantagenet

Fue Ricardo III quien dio el golpe de muerte a la causa de la casa de York en la guerra de las Dos Rosas, causa que en definitiva era la suya propia.
Ricardo III era, en efecto, hermano de Eduardo IV, y, por tanto, hijo de Ricardo de York y Cecilia Neville.

Había nacido en Fotheringhay el 2 de octubre de 1452 y había seguido los avatares de su familia. Huido de Inglaterra en febrero de 1461 después de la segunda batalla de San Albans, regresó a la patria cuando su hermano logró el triunfo de Towton en el transcurso del mes de marzo del mismo año.

Entonces recibió el título de duque de Gloucester. Empezó a distinguirse en la vida política en 1470 y 1471, cuando apoyó a Eduardo IV contra los manejos del conde de Warwick.

Los historiadores que le son adversos, le acusan de haber asesinado al joven Eduardo de Gales después de la batalla de Tewkesbury y de haber presenciado el asesinato de Enrique VI de Lancáster en la torre de Londres el 21 de mayo de 1471.

Con la prosperidad de la casa de York, Ricardo ocupó un lugar muy destacado en la vida pública del país. En 1480 fue nombrado lugarteniente del Norte de Inglaterra y en 1482 acaudilló una invasión victoriosa en Escocia. Su gobierno fué bueno. Pero las malas lenguas le acusaban de haber intervenido en la muerte de su hermano, el duque de Clarence (1478).

A la muerte del rey Eduardo IV (9 de abril de 1483), Ricardo se apoderó del gobierno de Inglaterra por un golpe de audacia. El 29 de abril, auxiliado por el duque de Buckingham, apoderóse de la persona de Eduardo V, muchacho de pocos años, y se declaró su protector.

En apariencia el golpe había sido lanzado contra los Woodvilles; en realidad, Ricardo trataba de llegar a la monarquía.

Poco después se desembarazó violentamente de sus adversarios (Hasting, Morton, Stanley, Ri-vers y. Grey), hizo declarar por el Parlamento la ilegalidad del matrimonio de Eduardo IV (25 de junio), y se coronó rey (6 de julio de 1483).

Pero todavía quedaban los dos hijos de Eduardo IV, Eduardo V y Ricardo. Su tío, llegando al colmo de lo desalmado, mandó asesinarlos en la Torre (agosto).

Estos atropellos levantaron un clamor de odio general. Muy pronto se reflejó este ambiente en la rebelión del duque de Buckingham (1484), que fracasó. Pero cada día era más pujante el sentimiento popular en favor de Enrique Tudor.

Este desembarcó en Inglaterra, y le infligió una derrota decisiva en Bosworth, el 22 de agosto de 1485. Ricardo murió en la batalla, luchando bravamente. La cita histórica relativa a «un reino por un caballo» no parece, pues, adecuarse a la realidad.

Ver: Reyes Casa de York

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Francisco I Sforza
Biografia de Cosme de Medicis
Biografia de Federico de Montefeltro
Biografia de Fra Angelico
Biografia de Ludovico Sforza
Biografia Andrea del Verrocchio
Biografia della Pico de la Mirandola
Biografia de Filipino Lippi

Biografia Hernando de Talavera Arzobispo

Biografia de Hernado de Talavera

De suma significación en la vida castellana a fines del siglo XV y principios del XVI, o sea en la época de los Reyes Católicos, es la persona de fray Hernando de Talavera, prior de Prado, confesor de la reina Isabel y primer arzobispo de la Granada reconquistada.

Talavera Hernando
Arzobispo y Confesor de la Reina Isabel, Hernando de Talavera

Hombre de una gran fe religiosa, intransigente en el respeto debido al Señor aun por los propios monarcas, supo hallar suavidades en el grave problema de convertir al cristianismo a los musulmanes granadinos.

En una época de exaltación religiosa y de procedimientos radicales, Talavera buscó una vía media que condujera a la conversión de buen grado, sin el uso de la fuerza o la coacción. Por otra parte, fue un buen orador y un pulcro y notable escritor de temas religiosos y morales.

De cuna discutida — pues unos afirman que fue muy humilde y otros de mediana nobleza —, Hernando nació en Talavera de la Reina hacia 1428. Educado-desde su más tierna infancia por y para la Iglesia, creció en bondades y en aptitud para los conocimientos literarios.

Estudió en Salamanca con sus propios recursos, ayudándose con la redacción manual de libros. Bachiller a los veinticinco años y licenciado a los treinta, en 14615 completó el cuadro de sus virtudes ingresando en el monasterio Jerónimo de San Leonardo de Alba.

Su saber y su renombre le llevaron, a poco, al priorato de Nuestra Señora del Prado, cercano a Valladolid, en cuyo cargo demostró competencia extraordinaria. Tanto fue así que su fama llegó hasta los lugares más altos del Estado.

La reina Isabel le eligió por confesor y le encargó varios asuntos diplomáticos delicados, como el de zanjar las diferencias entre las coronas de Castilla y Portugal a causa de la guerra de la Beltraneja (1479).

Nombrado visitador general de su Orden, y, más tarde, obispo de Avila, en 1493′ recibió las bulas pontificias designándole arzobispo de la diócesis de Granada, que hacía un año había sido rescatada del poder del Islam. Entonces pidió y obtuvo de sus soberanos que le permitieran dedicarse por completo a su ardua tarea.

En Granada Talavera predicó el amor, la caridad y los misterios sagrados del cristianismo. Consta que se granjeó el afecto y admiración de muchos musulmanes, que se convirtieron. Pero, en la corte, se lamentaba la supuesta lentitud de las conversiones.

El nuevo confesor de la reina y arzobispo de Toledo desde 1495 Cisneros, propuso un método para alcanzar rápidamente el imperio de la verdadera fe en Granada.

En 1499, con motivo de su estancia personal en la ciudad, se produjeron graves motines, los cuales sólo fueron calmados gracias a la autoridad personal de Talayera.

Este tuvo que asistir a la rebelión de 1500 y al edicto de conversión general de 1501, lo que significaba el fracaso de su política religiosa. Murió en Granada el 14 de mayo de 1507.

fuente

Biografia de Thomas Howard Duque de Norfolk

Biografía de Thomas Howard Duque de Norfolk

TOMAS HOWARD, DUQUE DE NORFOLK (1473-1554): La de Thomás Howard, tercer duque de Norfolk, es una de las figuras más características de la Inglaterra de los dos primeros reyes Tudor.

Caudillo militar muy distinguido, político intrigante y poco escrupuloso, el señor más rico de Inglaterra tuvo una actuación turbia e incluso poco digna en los asuntos de la época de Enrique VIII. A su vanidad y ambición sacrificó, en definitiva, los altos intereses de la Iglesia católica que decía defender.

howard thomas

Además, hemos de tener presente que ni su vida íntima ni las condiciones más sobresalientes de su carácter fueron ejemplares.

Hijo primogénito del segundo duque de Norfolk, Thomas Howard, heredero de inmensos territorios en el Norte de Inglaterra, aumentó su influencia con su boda (1495) con Ana, hija de Eduardo IV y cuñada del futuro Enrique VII.

En 1513, ya viudo, contrajo segundas nupcias con Isabel Stafford, heredera del ducado de Buckingham. Por aquella época ya se había distinguido como militar: en 1513, en la guerra contra Francia, mandó como lord almirante la escuadra inglesa.

En 1520 fue encargado del gobierno de Irlanda; pero abandonó este puesto para participar en los combates que se libraron en el continente contra Francisco I en 1522.

A partir de 1524, ya en posesión del ducado de Norfolk, intervino activamente en política. Gracias a su influencia y a su fortuna logró derribar del poder al cardenal Wolsey (1529).

Para granjearse el favor de Enrique VIII le empujó a su divorcio con Catalina de Aragón, sin sospechar que el enlace del rey con su sobrina Ana Bolena acarrearía una reforma religiosa. Poco después, en 1533, presidió el tribunal que condenaba a muerte a la segunda esposa de Enrique VIII.

La desgracia de su sobrina hízole perder buena parte del favor real pero lo recuperó al someter la revuelta de los campesinos (Pilgrimase of Grace, 1536) como presidente del Conseio del Norte. Tomó parte en la conspiración que derribó del noder a Thomas Cromwell en 1540.

Después de varios hechos de armas notables en Escocia y Francia (154.4), la ejecución de Catalina Howard, otra de sus sobrinas, le hizo de nuevo perder terreno ante el rev. Acusado de cómplice de la traición de su hijo Enrique, Thomas fue encarcelado y condenado a muerte (1547): pero fue indultado.

En 1553, después de la muerte de Eduardo VI, recuperó la libertad y sus posesiones. Murió el 25 de agosto de 1554.

fuente

Biografia de Cristian II de Dinamarca

Biografía de Cristian II de Dinamarca Obra de su reinado

El nombre de Cristian II va vinculado indisolublemente a un período de suma importancia en la Histo ría de los pueblos nórdicos: el de formación de los estados modernos y de introducción de la Reforma luterana.

Cristian II de Dinamarca
Cristian II de Dinamarca

Por otra parte, Cristian II encarna el último intento de conservar el Imperio danés en Escandinavia y el Báltico, y una tentativa desgraciada para implantar el absolutismo monárquico en su país.

Monarca del Renacimiento, en la más completa aceptación de esta palabra, Cristian II fue culto, patriota, bravo y buen político; pero estas cualidades fueron entenebrecidas por la suspicacia, el recelo y la crueldad.

Esta parte de su carácter comprometió su obra y fue causa de sus desventuras. Hijo del rey Juan y de Cristina de Sajorna, Cristian nació en el castillo de Nyborg el 1° de julio de 1481. Su juventud transcurrió en la corte de su padre, hasta que en 1502 fue nombrado virrey de Noruega.

Ejercitó este cargo con singular capacidad, lo que permitía abrigar fundadas esperanzas sobre su futura sucesión al trono danés. Esta tuvo lugar en 1513.

Al mismo tiempo fue proclamado rey de Noruega, pero los delegados suecos se negaron a designarle monarca de su país. Este hecho implicaba la ruptura de la Unión de Calmar, cuya existencia se remontaba a un siglo antes. Desde 1514 Cristian II aprestó sus armas para reducir a los patriotas suecos, acaudillados por Stenon Sture.

Después del fracaso de dos tentativas, el ejército danés logró derrotar al sueco en Bogesund y Tiveden (enero de 1520), éxitos que libraron Suecia a Cristian II, pese a la heroica resistencia de Estocolmo, dirigida por la viuda de Sture, Cristina.

El 4 de noviembre de 1520, el rey de Dinamarca fue coronado en la catedral de la capital sueca. Pero este triunfo fue seguido por tan duras represalias (baño de sangre de Estocolmo) que le enajenaron todas las voluntades.

De regreso a Dinamarca, Cristian II continuó practicando su política de sujeción de la nobleza, iniciada en 1517con la muerte del magnate Tarben Oxe. Después de una breve estancia en los Países Bajos, donde trabó relaciones con Durero, Matsys y Erásmo, el rey quiso implantar una serie de reformas sociales, políticas v económicas, contenidas en el llamado Lande-lore o Código de Leyes (1552).

Estas reformas eran beneficiosas, pero chocaban con el espíritu de los privilegiados, tanto la nobleza y el alto clero como la burguesía gremial. Aprovechando la emancipación de Suecia bajo el caudillaje de Gustavo Vasa, los Países Bajos intentaron arrebatar a Dinamarca el control del Sund, auxiliados por la ciudad hanseática de Lubeck.

Al mismo tiempo, se sublevaba Jutlandia, región que proclamó rey al duque Federico de Holstein (20 de enero de 1523). Ante tal cúmulo de dificultades, Cristian II abandonó el país el 1° de mayo y se trasladó a Veere, en Zelanda.
Aquí vivió durante algunos años, con la esperanza de recobrar el poder.

Intrigó mucho, incluso cerca del emperador Carlos V, de quien era cuñado, pues en 1515 había contraído enlace con Isabel de Austria. En 1531 creyó llegada su oportunidad. Se embarcó para Noruega, donde esperaba hallar el apoyo del obispo de Trondjem.

El 29 de noviembre se proclamó rey del país en Oslo. Pero su aventura terminó malísimamente. Su flota fue destruida en Aggerhuus y él capturado (1532).

Pasó el resto de su vida, hasta su muerte, sobrevenida el 25 de febrero de 1559, en los castillos de Sonderborg (1532-1549) y Kalundborg (1549-1559).

Biografia de Maximiliano I de Austria Desarrollo de su Reinado

Biografía de Maximiliano I de Austria

MAXIMILIANO I Archiduque de Austria y emperador de Alemania (Wiener Neustadt, 1459 – Wels, 1519). Entre su padre Federico III y su nieto Carlos V, Maximiliano I de Austria despliega sus brillantes cualidades físicas, morales e intelecto para remediar la crisis de la autoridad monárquica en Alemania y restablecer su hegemonía imperial en Europa.

Era hijo del emperador Federico III, a quien sucedió en 1493. Su matrimonio con María de Borgoña, heredera de Carlos el Temerario (1477), hizo entrar en el patrimonio de la Casa de Habsburgo los Países Bajos y el Franco Condado; para ello, hubo de concertar un acuerdo con Francia por el Tratado de Arras (1482), en virtud del cual se repartían los dominios borgoñones entre Austria (Países Bajos y Franco Condado) y Francia (Picaría y Borgoña), tras la muerte de su mujer en aquel mismo año.

Biografia de Rey Maximiliano I de Austria
Rey Maximiliano I de Austria:recibibió de su padre, Federico III, en 1493, una sustanciosa herencia: Austria, Hungría, otras posesiones, y el derecho prioritario al reino de Alemania y al título de emperador. Por entonces, la casa de Habsburgo, llamada también de Austria desde fines del siglo XIII, ya figuraba entre las más poderosas de Europa.

Durante su reinado inició una serie de desgraciadas empresas guerreras y una desafortunda su política interior que sumado a su sistema de enlaces monárquicos no consiguió para nada un gobierno exitoso.

Maximiliano hubiera sido un emperador de fama imperecedera si Alemania le hubiese secundado y si, por su parte, hubiese puesto en sus empresas no tanta fantasía y un poco más de sentido práctico.

Con todo, su nombre destaca con simpático relieve en la historia de fines del siglo XV y de comienzos del XVI.

Hijo de Federico III, el emperador de los infortunios, y de Leonora de Portugal, nació Maximiliano en Wiener-Neustadt el 22 de marzo de 1459. El rumbo de su política quedó fijado desde su juventud, cuando su padre y Carlos de Borgoña concertaron su matrimonio con María Blanca, heredera de los Países Bajos.

El anciano emperador había transmitido también al hijo una divisa —A.E.I.O.U.— iniciales de la frase que resumía su política: «Austriae Est Imperare Orbi Universo», o sea, «La Casa de Austria debe reinar sobre el inundo entero». Para poner en ejecución esa idea, Maximiliano 1 confió, como su padre, en la eficacia de la solución propuesta por un viejo proverbio: «Si no tienes fortuna, cásate con ella».

Pese a la oposición de Luis XI de Francia, quien ambicionaba la mano de la duquesa para su hijo Carlos, el casamiento tuvo lugar el 19 de agosto de 1477, poco después que el Temerario perdiera la vida ante los muros de Nancy. Por este simple hecho, Maximiliano se convertía en heredero de la política ducal de Borgoña y en rival implacable de Francia.

Esta hostilidad se tradujo inmediatamente en una guerra formal. Maximiliano triunfó en Guinegate (1479), pero tuvo que ceder ante Luis XI por la paz de Arras (1483), motivada por las discrepancias interiores de Flandes. Un año antes, había muerto María Blanca, y la posición de su esposo se había debilitado mucho.

En 1488 fué hecho prisionero por los mercaderes de Brujas, que sólo le devolvieron la libertad ante la amenaza de un ejército imperial que acudió en su ayuda.

La situación quedó restablecida cuando en 1493 Carlos VIII de Francia, deseoso de librarse de enemigos para sus empresas de Italia, restituyó el Franco Condado y el Artois a Maximiliano por el tratado de Senlís. Poco después, el 19 de agosto de 1493, sucedía en el trono de Alemania a su padre, quien había preparado su elección como rey de romanos en 1468.

Seguro el Imperio por Occidente, Maximiliano intentó impedir la expansión de Francia en Italia. Así su nombre se halla vinculado al de las guerras que se desarrollaron en esta península entre 1494 y 1519.

Recordemos que la llave de la hegemonía militar en Italia se hallaba en el Milanesado, y que los emperadores de Alemania se consideraban soberanos de este territorio. Por otra parte, Maximiliano se casó (1494) en segundas nupcias con Blanca María Sforza, sobrina de Ludovico el Moro, duque de Milán.

Estos detalles explican las repetidas intervenciones de Maximiliano en la política italiana y, además, su alianza con los Reyes Católicos de España, robustecida en 1497 con los enlaces del príncipe Juan y de la princesa Juana, hijos de estos monarcas, con sus propios hijos, Margarita y Felipe, respectivamente.

Maximiliano participó en la liga de Venecia de 1494, dirigida contra Carlos VIII de Francia; en la liga de Cambrai de 1508, ésta lanzada contra Venecia; en la Liga Santa de 1511, de nueva contra Francia; y, por último, en la liga de Marignano de 1513, también contra Francia.

En Italia, España se hizo próspera; pero Maximiliano sólo recogió reveses y derrotas. En 1509 perdió todo su crédito militar en el asedio de Verona; y en 1515 el desastre de Marignano libró el Milanesado a Francisco I de Francia…..

Poco más feliz fué el resultado de su política dama biana, que tendía a la restauración de la monarquía de los Austrias en Hungría. Después de la muerte Matías Corvino en 1490, Maximiliano había penetra do en Hungría en son de guerra y conquistado Alba Real (1491).

Pero tuvo que resignarse a aceptar la elección de Ladislao Jagellón por los húngaros. Desde en tonces procuró anudar lazos dinásticos con el monarca de Bohemia y Hungría, lo que logró en 1515, a bai enlace de Ana, heredera del Jagellón, con uno sus nietos (en 1521, Fernando casó con ella).

En el interior del Reich, Maximiliano procuro po ner freno a la anarquía dimanante del reinado de Fe derico III.

En una serie de Dietas, desde la de Worm de 1495 a la de Colonia de 1512, se arbitraron muchas disposiciones para equilibrar los deseos del poder im perial y las ambiciones de los príncipes electores: se instituyó un tribunal imperial, una junta del Reich (Reichsregiment), un impuesto general y una división administrativa en «círculos».

Pero ninguna de esas re formas fue suficiente para impedir el declive del poder central en Alemania.

Maximiliano murió el 12 de enero de 1519 en Wels mientras preparaba la elección de su nieto Carlos a la corona de Alemania. Su fortuna había sido precaria; pero, en cambio, había establecido con firmeza las bases del poder de los Austrias en Europa.

La «diplomacia matrimonial» ofrecía ventajas considerablemente ma-yores que la política de guerras de conquista, sobre todo para la economía de recursos.

Fue pensando así como Federico III había casado a Maximiliano con María de Borgoña, heredera de los Países Bajos —riquísimo centro comercial— y del Franco Condado. Con ese mismo objetivo, Maximiliano, a su vez, envió emisarios en sondeos diplomáticos por toda Europa en busca de casamientos ventajosos para sus hijos.

La elección recayó en España. La península, en proceso de unificación gracias al matrimonio de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla —los Reyes Católicos—, había incorporado recientemente a sus riquezas las promisorias tierras del Nuevo Continente: América.

Sin duda, excelente dote para los numerosos hijos del matrimonio. Muy exitoso en las negociaciones, Maximiliano casó a su hijo Felipe (llamado el Hermoso) con Juana de Castilla, y a su hija Margarita con Juan de Aragón, único hijo varón y heredero de los reyes peninsulares. Se estableció así una sólida alianza entre el Imperio Romano Germánico (o, por lo menos, entre la Casa de Austria) y los soberanos españoles.

Pero no todo ocurrió como se había previsto. Algunos meses después del casamiento, el Infante Don Juan muere. Maximiliano advierte a Felipe: «Tu hermana Margarita quedó viuda y sin hijos.

Por lo tanto, cabe ahora exclusivamente a ti la responsabilidad de traer al Imperio la corona española». El hijo no lo decepciona: en siete años su mujer da a luz seis hijos, y el primogénito, Carlos, será el heredero del trono de España. Felipe no llega a ver el nacimiento de la última criatura, ya que muere en el año 1506.

Fuente Consultada:
Mil Figuras de la Historia Universal Tomo I Entrada Maximilano I de Austria
Grandes Personajes de la Historia Universal Tomo III Editorial Abril