Tácticas de Defensa

Caracteristicas de las Serpientes Venenosas Cabeza,Cola y Ojos

Características De Las Serpientes Venenosas

El término serpiente es utilizado en general para nombrar sin distinción a las víboras y culebras. El nombre «culebra» generalmente se asocia a organismos inofensivos, aunque existen algunas especies venenosas; por su parte, las llamadas «víboras» son, sin excepción, venenosas y su mordedura es potencialmente peligrosa para el ser humano.

Las serpientes son reptiles con un cuerpo alargado y cilíndrico desprovisto de extremidades, delgado o grueso, con tamaños muy variados que van desde los 10 cm (serpientes ciegas) hasta los 10 m (boas y pitones). Son ectotérmicos (a veces mal llamados de “sangre fría”), lo que significa que su temperatura interna varía con la temperatura del medio. La cabeza puede ser cilíndrica, triangular o aplanada, los ojos no tienen párpados y mudan de piel más de una vez al año.

Como todos los reptiles, las serpientes tienen una temperatura variable según el ambiente. Acostumbran descansar al sol; cuando empiezan los fríos se refugian en los nidos que encuentran, y caen en letargo.Para el reconocimiento de las víboras se ha insistido frecuentemente con la observación de ciertas caracteres morfológicos como: forma de la cabeza, presencia o no de cuello, pupila elíptica y vertical, la forma de terminación de la cola, y si bien pueden ser útiles como guía no deben ser consideradas patognomónicas de las especies venenosas, dado que en nuestro medio se observan también en algunas culebras inofensivas. 

El término serpiente es utilizado en general para nombrar sin distinción a las víboras y culebras. El nombre «culebra» generalmente se asocia a organismos inofensivos, aunque existen algunas especies venenosas; por su parte, las llamadas «víboras» son, sin excepción, venenosas y su mordedura es potencialmente peligrosa para el ser humano.

Hay muchas serpientes que al morder inoculan un veneno muy poderoso; de allí su fama de malignas y siniestras. Pero la realidad las variedades que disponen de esta arma tan terrible prefieren huir si son atacadas, y sólo cuando se las acorrala recurren a su mordedura ponzoñosa.

En los climas templados, las únicas serpientes venenosas son las víboras. Su tamaño no es muy grande (unos 60 centímetros) ; viven en los lugares pedregosos y soleados, o entre los matorrales. Pasan el invierno aletargadas en un agujero cualquiera o bajo una piedra, pero, al llegar el verano, se despiertan y salen a estirarse al sol.

En las cuevas, se encuentran algunas veces nudos formados por varias víboras; lo hacen porque durante su letargo, entrelazadas así, pueden conservar mejor la pequeña cantidad de calor que necesitan para vivir. Los cazadores las capturan con un palo en forma de horquilla, que mantiene su cabeza apretada contra el suelo. Después les hacen morder una esponja hasta que agotan todo su veneno; de este modo se vuelven inofensivas y entonces pueden tomarlas sin peligro.

La lengua de las víboras es “bífida”, es decir que tiene dos puntas; todas las serpientes cuyo nombre científico es “ofidio”, tienen lengua bífida. La lengua bífida, o lengua dividida, es una modificación corporal en el que la lengua se corta desde la parte central hasta la punta, bifurcándose al final.

Pretendiendo separar verticalmente la parte anterior de la lengua, con el fin de que ésta tome una apariencia bífida. Las serpientes usan sus lenguas que están divididas en dos para ayudarles a oler.

La serpiente saca y mete la punta de su lengua para colectar señales químicas del aire. Después, un órgano en el paladar «huele» la señal.

Su mandíbula puede desarticularse a voluntad y abrirse en forma increíble. No tienen párpados y el maxilar superior posee dos dientes huecos, en forma de gancho, que se comunican con un depósito de veneno colocado debajo del ojo. Cuando la víbora muerde, los dientes hacen presión sobre el depósito y el veneno que pasa por ellos, penetra en la herida de la víctima. El veneno puede ser mortal para el hombre y para todos los animales de sangre caliente.

La cobra (Naja tripudians) es uno de los ofidios más temibles. Vive en las selvas de la India. Cuando se la irrita dilata asombrosamente la piel del cuello, donde tiene un dibujo negro que parece un par de anteojos. La mordedura de la cobra causa la muerte rápidamente.

No menos peligrosa es la serpiente de cascabel o crótalo, que vive en las regiones cálidas de América. Mide cerca de dos metros y es muy robusta. En la cola tiene un conjunto de pequeñas cápsulas córneas que ,al ,agitarse producen un sonido parecido al de una calabaza llena de piedritas.

Hay también muchas serpientes que, sin ser venenosas, poseen armas terribles. Estas armas son sus anillos musculares; al enroscarse alrededor de la víctima, se contraen en tal forma que la asfixian y trituran. La pitón (Pyton reticidatus), que vive en la India, es una estranguladora implacable, lo mismo que la boa Constrictor, común en las selvas americanas.

Estos ofidios pueden alcanzar una longitud de siete u ocho metros y su diámetro es de aproximadamente treinta -centímetros. Se suspenden de las ramas de los grandes árboles y aguardan a su presa; cuando el animal está a su alcance, lo aprisionan , y ,enroscándosele alrededor del cuerpo ,trituran sus huesos. Luego la boa lo engulle sin masticar. La digestión es sumamente lenta y puede durar varias semanas, en el curso de las cuales permanece aletargada. Es el momento propicio para matarla. La boa es ovípara sus huevos son del tamaño de los huevos de ganso ,y parece que la hembra los incuba con mucho cuidado.

Hay también serpientes que, como la culebra, son totalmente inofensivas. Pero no todas las serpientes causan perjuicio al hombre; algunas son útiles porque, al alimentarse, destruyen gran cantidad de roedores que dañan los sembrados, y otras ,porque su piel se utiliza en la fabricación de carteras, calzados, etc.

El mismo veneno que hace temibles a ciertas serpientes es muy útil en medicina. Al igual que el veneno de las abejas, el de las serpientes, en dosis muy pequeñas, se emplea para el tratamiento de ciertas enfermedades como el reumatismo; además, es irreemplazable para la preparación del suero antiofídico, con el cual se combaten los fatales efectos de la mordedura de estos animales. En San Pablo (Brasil) se encuentra el InstitutoButantan, el mayor del mundo para la elaboración del suero y el estudio de las aplicaciones útiles de la ponzoña de las serpientes.

El único procedimiento realmente eficaz contra las mordeduras de víboras es la aplicación del suero antivenenoso descubierto por el doctor Calmette; neutraliza sin excepción los efectos del veneno, siempre que sea aplicado a tiempo. En caso de no     tenerlo disponible, puede recurrirse a los antiguos métodos, como atar fuertemente el miembro mordido para que el veneno no pase al resto del cuerpo, y luego hacer sangrar la herida chupándola.

Esta operación no significa ningún peligro para la persona que la ejecuta, siempre que en la boca no tenga heridas donde pueda penetrar la ponzoña. La ligadura no debe durar más de media hora, después de la cual se lava la parte lastimada con una solución de hipoclorito de calcio, de hipoclorito de sodio o de permanganato de potasio al uno por ciento. Además se recomienda inyectar alrededor de la herida unos tres centímetros cúbicos de cualquiera de esas soluciones. Pero lo más eficaz es, sin duda, el suero, que debe tenerse siempre a mano.

caracteristicas serpientes venenosas

La Anaconda: La anaconda es la serpiente mas grande del mundo. Las hembras pueden superar los 8 metros de largo y alcanzar los 150 Kg. de peso. Es casi imposible encontrarla fuera de los ríos o charcas en los que pasa la mayor parte del tiempo sumergida asomando sólo la cabeza.

serpiente anaconda

Caza por lo general animales que se acercan a beber, sujetándolos con sus enormes mandíbulas y aferrándose a ellos para enroscarse alrededor de su cuerpo hasta asfixiarlos. La mayor anaconda que se ha registrado oficialmente media 9 metros de largo y pesaba 140 kg, . Los machos son significativamente menores, alcanzando los 2 metros y medio.

La anaconda no necesita triturar a su presa, puesto que su mandíbula se desencaja, permitiéndole tragar a sus presas enteras. La digestión de una presa grande puede demorar varias semanas, durante las cuales la serpiente se encuentra casi inactiva. Los cazadores furtivos aprovechan estos estadios para capturarlas mas fácilmente

ALGUNAS IMAGENES DE SERPIENTES

serpiente venenosa

Taipan (Oxyuranus) La serpiente Taipan es de origen australiano y ocupa el primer lugar como serpiente venenosa. Aunque existe un antídoto, su veneno es tan letal que puede provocar la muerte de un ser humano en cuestión de minutos.Esta especie de serpiente también conocida como una de las serpientes más temibles puede llegar a medir casi tres metros (10 pies) aunque eso es considerado normal. Esta serpiente cambia de colores dependiendo de la estación, de cafés oscuros a colores de dorados durante el año. Durante los meses de oscurecen y en el verano se aclaran.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

serpiente venenosa

Se caracterizan por sus círculos de vistosos colores. Viven en zonas tropicales de Asia y América. Las más venenosas son las americanas. Al igual que las cobras, poseen dientes proteroglifos aunque son mas pequeños que en las cobras, por lo que, unido al hecho de que puedar abrir muy poco la boca , les ofrece mayor dificultad para morder que aquellas. Además, son animales que solamente muerden cuando se ven obligados. Sin embargo, en caso de hacerlo, su veneno es muy potente

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

serpiente

Anaconda verde: Serpiente muy robusta y gruesa. Son de un color verdoso oscuro, con marcas ovales de color marrón o negro. El vientre tiene tonalidades más claras, amarillentas. Poseen una cabeza estrecha y con forma ligeramente triangular, que no se distingue demasiado del cuello. Su fuerte musculatura la hace una buena nadadora y una herramienta perfecta para asfixiar animales de grandes dimensiones y fuerza.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

serpientes

Vipera Aspis: Muy difundida en Europa. Una mordedura de esta especie es muy dolorosa y tiene consecuencias severas. Cerca de 4% de todas las mordeduras sin tratar son fatales. Esta especie es responsable del 90% de todos los casos de mordedura de serpiente en Italia. En caso de mordedura en muy aconsejable la visita a un médico para que aplique un antiveneno.Tiene una longitud de por lo menos 60 cm. Los machos alcanzan hasta 85 cm, y las hembras un máximo de 75 cm. Los machos, sin embargo, son un poco más delgados que las hembras.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

serpiente cobra

El veneno de las cobras, una neurotoxina, tiene un efecto devastador sobre el sistema nervioso. Con todo, gracias a la mayor disponibilidad de un antídoto eficaz, la elevada tasa de mortalidad debida a su potente veneno ha disminuido en algunas zonas de Asia.El veneno de las cobras se viene usando en la investigación médica debido a que contiene una enzima, la lecitinasa, que disuelve las paredes de las células, así como las membranas que rodean a los virus.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

serpiente boa en una rama

Boa Constrictora: La tradición presenta a la boa como una fantástica serpiente de la jungla amazónica que ataca sin piedad a los exploradores. En realidad, aun cuando su carácter no es dócil y puede tratar de morder, no constituye en absoluto un peligro para el hombre. Las boas constrictoras pueden ser manejadas por cualquier aficionado pero se recomienda tomar sus precauciones para evitar accidentes porque son serpientes muy fuertes y de gran tamaño.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

Son las serpientes mas grandes del mundo!!.. Las crías miden aproximadamente de 60cm. , ya los machos adultos de 3.60-4.50 metros y las hembras de 5-8 metros, aunque hay ejemplares registrados arriba de 9 metros, y pudiendo alcanzar un peso de 140 kilos.Tienden a ser animales extremadamente nerviosos y defensivos que morderan para evitar el manejo. Viven entre 20 y 30 años. De cuerpo delgado y ágil pero muy fibroso, ésta serpiente se proyecta hacia delante con una sorprendente velocidad en sus ataques.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

serpiente venenosa

Vívora de Cascabel (Crotalus adamenteus) Posee una cabeza muy ancha y bien diferenciada del cuello. Los ojos, pequeños, están provistos de pupila vertical y escudos supraciliares en relieve. El cuerpo es muy voluminoso y está cubierto en su parte superior de escamas carenadas. Se encuentran en 27-29 hileras de escamas en la mitad del cuerpo.La cola es bastante corta y presenta en su extremo un órgano llamado cascabel, que está constituido por un conjunto de anillos córneos articulados entre sí. Esta especie se establece con preferencia en lugares húmedos, cerca de ríos, lagos y estanques. En primavera y en otoño sale de sus refugios por la mañana y en las últimas horas de la tarde, mientras que en verano permanece activo exclusivamente en las horas nocturnas.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

Víbora de Rusell ( Vipera Russellii ) : Aunque ocupa el último lugar en nuestra lista de toxicidad, es la víbora que probablemente produce el mayor número de mordeduras graves y fatales en todo el mundo. Su veneno posee un poderoso coagulante que daña los tejidos y las células sanguíneas. Habita en Sri Lanka, sur de China, India, Java, Sumatra, Borneo e islas de alrededor. Su color es marrón claro con manchas de marrón oscuro. En su adultez no supera el metro y medio de longitud.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

Existen aproximadamente 2700 especies de serpientes y solo 20%, a nivel mundial, pueden ser peligrosas para el hombre debido a la toxicidad de su veneno. Los venenos de las serpientes son complejas mezclas de proteínas y otras moléculas. Son de dos tipos: neurotóxico o proteolítico, el primero es un neurobloqueador que trabaja sobre el sistema nervioso central inhibiendo principalmente impulsos respiratorios y cardiacos. El segundo tiene la función de destruir tejidos (piel, sangre, hueso, músculo, pelo).

Generalmente en los vipéridos y crotálidos predomina el veneno proteolítico; mientras que en los elápidos e hidrófidos, es neurotóxico (con excepciones). En cambio, los colúbridos presentan un veneno de baja toxicidad, incapaz de ocasionar envenenamiento grave al hombre, excepto dos especies de culebras africanas: Dispholidus typus y Thelotornis kirtlandi. Otros colúbridos son: Boiga, Coniophanes, Conophis, Conopsis, Crisantophis, Erytrolamprus, Heterodon, Imantodes, Leptodeira, Leptophis, Oxybelis, Phyllodryas, Rhadinaea, Tachymenis, Trimorphodon.

Funciones del veneno:

a) Alimentación:  inmovilizar a la presa e iniciar la digestión.
b) Defensa, cuando se sienta amenazada

Tipos de Nidos de Pajaros y Construcción Ejemplos Graficos

Tipos de Nidos de Pajaros y Construcción

INTRODUCCIÓN: Todos los animales se construyen un refugio en el cual puedan reposar, cuidar sus crías, abrigarse de la intemperie y esconderse en caso de peligro. Pero mientras que la mayoría de los animales se conforma con una gruta, una cavidad en la roca, un escondite entre las piedras o en los árboles, los pájaros son más exigentes cuando eligen el lugar y los materiales que servirán para construir sus moradas.

Los pájaros son oviparos y homotermos (de temperatura constante); por esto el nido en el que depositan sus huevos debe mantener una temperatura igual a la de sus cuerpos. Las dimensiones de los huevos varían de acuerdo con la especie del pájaro: los avestruces ponen los más grandes, de aproximadamente 15 centímetros de largo, y los picaflores los más pequeños, de unos 10 milímetros de largo.

Ver: Curiosidades de las Aves

COMPOSICIÓN DE LOS HUEVOS: En el exterior el huevo presenta una envoltura calcárea, donde se encuentran los poros que permiten respirar al embrión. En el interior se distinguen dos partes: la clara o albúmina, compuesta de agua y de materias albuminosas, y la yema, que constituye el núcleo. La yema es el huevo propiamente dicho; se halla envuelta en una membrana llamada vitelina y ocupada en el centro por una materia clara que comunica, mediante un canal, con la cicatrícula, donde se encuentra el embrión que producirá, por incubación, el nuevo ser.

LOS PÁJAROS MIGRATORIOS

Entre los animales, algunos son llamados migratorios porque acostumbran desplazarse de un lugar a otro; muchos pájaros se cuentan entre ellos. Observemos por ejemplo las golondrinas. Viven en las regiones templadas de Europa durante la primavera y el verano; habitan en nidos que construyen bajo los techos de las casas o en los recuadros de las ventanas. Mientras dura el buen tiempo despliegan gran actividad, pero no bien llegan los primeros fríos su coraje desaparece, y se las ve reunidas en grupos sobre los techos o en los hilos telegráficos.

Esto indica que su partida está próxima. En efecto, a fines de septiembre abandonan Europa y emprenden un largo viaje hasta el África, donde invernan. Se considera que el país de origen de las golondrinas es Europa, y por eso se llama migración a este viaje hacia el sur, y viaje de regreso o también repatriación al que efectúan en sentido inverso.

Además de la familia a que pertenece la golondrina, es decir, aquella que se considera originaria de Europa, existen otras dos categorías de pájaros migratorios: la que inverna en Europa y viaja hacia las regiones del norte en el verano, y la que no tiene país de origen y sobrevuela el continente europeo hacia cielos lejanos. Son llamadas aves de paso.

Aves Mas Populares de Argentina

 

CONSTRUCCIÓN DEL NIDO: Los pájaros saben por instinto fabricar el nido en donde van a poner después sus huevos, empollarlos, alimentar a sus crías y cuidarlas hasta que aprendan a volar y sean capaces de bastarse a sí mismas. Algunos pájaros construyen nidos que, aunque simples, son admirables por la exactitud de sus proporciones. Estos nidos, generalmente de forma circular, están hechos con un entrelazamiento minucioso de ramillas y de briznas de paja, musgo y otros materiales, y forrados por dentro con plumas, copos de lana o vegetales.

Ningún pájaro, ya sea de nuestras comarcas o de regiones exóticas, se contenta con un trabajo simple. Todos tienen razones precisas, de orden biológico, para construir, como verdaderos artistas, moradas que resultan ser obras maestras. Proceden igual que los hombres. Antes de edificar sus habitaciones se preocupan especialmente en elegir el lugar y la posición que mantendrán, teniendo en cuenta lo que más convenga desde el punto de vista de la seguridad, de la alimentación, del abrigo, del viento y de la intemperie; luego buscan el material más sólido y maleable de entre los que la naturaleza pone a su disposición.

nidos de pajaros

Tienen buen cuidado de esconder su obra tanto de los ojos de los animales, que saben hostiles, como de los del hombre, a quien temen por experiencia. El macho despliega a menudo tanta actividad como la hembra durante la construcción del nido, pero es esta última quien se ocupa casi exclusivamente de dar el último toque a la disposición interior, y, dotada de un maravilloso instinto maternal, cumple esta tarea a la perfección.

Los pájaros pueden ser distribuidos por oficios, de acuerdo con el método que empleen para construir sus nidos: cesteros (jilguero, águila, cigüeña, garza real), carpinteros (tucán, pico rojo), albañiles (carpintero, golondrina, fenicóptero, dicocéreo, pingüino imperial, panadero rojo), mineros (faisán, búho de las cavernas, tejedores (tejedor del Cabo, ictéreo de Baltimore), costureros (Orthotomus sutrius), carpinteros de obra (los republicanos, que llevan una vida comunitaria)

Hay también unos pájaros que son llamados carceleros, por su manera extraña de comportarse. En efecto, para impedir que su hembra abandone el nido construido en una cavidad del árbol, no vacilan en encerrarla, con sus huevos, mediante un muro infranqueable que elevan a su alrededor; pero tienen el cuidado de dejar una abertura que le permita respirar y recibir el alimento que el macho le lleva.

Hay aves que ponen huevos en simples depresiones del terreno, sin efectuar construcciones especiales. Los huevos de la mayoría de éstas presentan coloración especial que los disimula a la vista de posibles enemigos. Las crías de muchas de las aves que así anidan son nidifugos o autófagos. Nacen con plumón protector y son capaces, desde que salen del huevo, de correr y alimentarse por sí mismos, pero siempre vigilados y cuidados por sus padres.

 

Fuente Consultada: Lo Se Todo Tomo III – Consultora Tomo IV –

La Vida de las Mariposas Metamorfosis de las orugas Los Mosquitos

VIDA Y METAMORFOSIS DE LA MARIPOSA

Biografia de Mariquita SanchezPara embellecer a las mariposas, la naturaleza las engalanó con sus más preciados tesoros. La extraordinaria variedad de colores, las irisaciones, los reflejos metálicos, la suavidad aterciopelada de estos insectos, hacen resaltar más la elegancia de su vuelo… Las mariposas (en términos científicos: lepidópteros) parecen haber sido creadas para realzar la belleza de las praderas, bosques y jardines. Son seres de vida efímera.

Se reproducen en cantidad considerable y su instinto infalible las guía para elegir los lugares más convenientes donde depositar sus huevos. Pasará un año desde la puesta hasta que aparezca el insecto en forma de mariposa.

Sin embargo, en ciertas especies de mariposas diurnas puede haber dos generaciones de primavera a primavera. Estos insectos sufren metamorfosis completa (transformaciones que sufren los insectos, los batracios y algunos peces, desde que salen del huevo hasta el estado adulto) y pasan por cuatro fases: huevo, larva, crisálida e individuo adulto.

La palabra crisálida indica la forma que toma la larva (oruga) antes de transformarse en mariposa, y a veces también se llama así el capullo que encierra la larva. En ciertas especies, la mariposa sale del capullo después de una o dos semanas de letargo. También existen lepidópteros que se transforman en crisálidas estando a la intemperie, suspendidos de la rama de un árbol por medio de un hilo de seda.

La permanencia de muchas mariposas en la funda que ha tejido la oruga para transformarse, puede durar hasta dos meses. Las hembras ponen sus huevos, nunca mayores que una cabeza de alfiler, en un lugar elegido con tal acierto que la cría, cuando nace, tiene a su alcance los alimentos convenientes. Poco tiempo después de la puesta, la mariposa hembra muere.

Todos hemos visto orugas, pero no todos sabemos que esas larvas que crecen tan rápido cambian cuatro o cinco veces de piel. Su boca es extraordinaria: está provista de dos mandíbulas tan cortantes, que no se le resisten flores, hojas ni frutos, y a veces tampoco la madera.

La oruga termina de alimentarse cuando completa su crecimiento, y busca entonces un lugar para transformarse; allí teje su capullo, que sujeta cuidadosamente a alguna rama. Por la boca, la oruga segrega un hilo resistente con el que fabrica su morada impermeable.

El capullo será su refugio y el laboratorio donde, sin instrumentos quirúrgicos, la naturaleza cumplirá la más maravillosa de las metamorfosis.

Para transformarse en crisálidas (imagen) , ciertas orugas buscan refugio en alguna fisura de la madera o bajo una hoja cuyos bordes unieron previamente. Los lepidópteros están provistos de dos alas y su cabeza está coronada por un par de antenas de largo muy variable.

Tienen dos ojos compuestos, es decir, constituidos por miles de pequeños ojos tubulares. Su boca es una trompa en espiral, extremadamente flexible, que utilizan para bombear de lo más profundo de las flores la materia azucarada (néctar) con que se alimentan.

Las alas, que son la parte más hermosa de su cuerpo, están cubiertas por ambos lados de microscópicas escamas de fantásticos colores y fáciles de separar. Ese polvillo que queda pegado en nuestros dedos cuando tomamos una mariposa, está formado por escamas que, observadas al microscopio, presentan formas inesperadas (dientes de serrucho, conos o pirámides). Sobre las alas del insecto se disponen de tal manera que producen la impresión de un verdadero revestimiento de mosaicos esmaltados.

Los colores de las escamas se deben a distintas capas de células exteriores, más o menos ricas en materias colorantes. Pero las irisaciones se deben a la descomposición de la luz cuando atraviesa películas muy delgadas, tal como ocurre en las pompas de jabón.

La coloración de las mariposas varía según la región de origen, el clima y la alimentación. Las de tonos más deslumbrantes proceden de las zonas tropicales.

La oruga es, con sus poderosas mandíbulas, un animal destructor. En cambio, la mariposa, que posee sólo una trompa, es un insecto exclusivamente chupador y por lo tanto inofensivo. Al volar de flor en flor para alimentarse, las mariposas —así como las abejas y otros insectos— desempeñan un importante papel en la reproducción de las plantas, pues fecundan a la flor que visitan con el polen que se adhirió a su cuerpo al introducirse antes en otras flores.

Para descansar, las mariposas diurnas levantan verticalmente sus alas hasta unirlas; cuando éstas son de un solo color: azules, blancas o amarillas, nos hacen pensar en pequeños veleros sobre un océano verde. Por el contrario, las mariposas nocturnas se abrigan bajo sus alas como si éstas fueran un manto. Existen múltiples variedades de lepidópteros ,y sus costumbres difieren enormemente.

AMPLIACIÓN DEL TEMA:
LA METAMORFOSIA COMPLETA DE UNA MARIPOSA

En primer lugar debe decirse que el término metamorfosis proviene del griego antiguo, en el que «meta» quiere decir cambio, y «morphé», forma. Esos cambios de forma los vemos muy a menudo en animales como los insectos o los batracios. En la práctica, la que lo sufre es la estructura de los organismos, desde que el animal nace hasta que alcanza el estado adulto.

Se define como metamorfosis a los cambios anatómicos que sufre en su vida algunos animales.
Existen dos tipos la completa y la incompleta.

En la primera fase, metamorfosis completa, un embrión se forma dentro de un huevo. Cuando el huevo eclosiona, el estado animal resultante se llama larva. Durante el siguiente periodo, la larva se convierte en pupa. Al final del estado de pupa nace el ejemplar adulto. Entre los animales que se desarrollan de esta manera, se incluyen muchos peces, moluscos e insectos.

esquema de la metamorfosis completa

En el caso de la metamorfosis incompleta, los jóvenes se parecen a los adultos y su forma se transforma gradualmente mediante mudas. Un ejemplo son los saltamontes que pasan por tres estados sin tener un periodo de pupa.

EXPLICACIÓN METAMORFOSIS COMPLETA DE UNA  MARIPOSA

mariposa monarca

Mariposa Monarca

Para que una falena Poliphemus (mariposa monarca) pueda desplegar sus vistosas alas y volar hacia las nubes, muchas son las situaciones que debe atravesar. Tanto cambia, que sería difícil recordar sus distintos aspectos desde que comienza a tener vida -en estado de huevo- pasando por una oruga hasta que luego de sufrir una serie de modificaciones progresivas se convierte en una pupa, que no se mueve ni se alimenta. Así como antes se parecía muchísimo a un gusano, luego del estado de pupa se operará el milagro. Todo comienza con la rápida destrucción de los órganos que antes poseía en su estado de larva.

Seguidamente se empiezan a formar las patas, ojos, y alas del «nuevo personaje». Hay un grupo de células minúsculas, que descansaron durante el estado de larva, pero que en ese momento constituyen lo que se conoce como un disco. Este disco da origen a todos los órganos del adulto, que crecen plegados, dentro de la pupa, preparándose para el «gran salto». Por fuera, el animal ha tejido un capullo, que le sirve de receptáculo protector.

Cuando sale de éste, la sangre penetra en las nuevas formaciones, aún blandas, y les da rigidez. Se despliegan las alas en pocos instantes, y una hermosa mariposa está lista para ascender en el aire con sus antenas. Un último paso, más lento, es el proceso de recubrimiento con quitina. Mediante esta substancia, el cuerpo queda protegido.

esquema de la metamorfosis completa de una mariposa

Ver: Vida de los Insectos Sociales

 

La vida de las hormigas y abejas Mariposas y Mosquitos

La vida de las hormigas y abejas
Mariposas y Mosquitos

Todos conocernos, sin duda, las hormigas. Estos insectos pertenecen, corno las abejas al orden de los himenópteros Su cuerpo está dividido en tres partes distintas: la cabeza, el tórax y el abdomen, cada una con funciones  propias e independientes entre sí. El tórax está unido al abdomen por medio de una fina membrana móvil y articulada, que recibe el nombre de pedúnculo.

Cuando se observan estas tres divisiones al microscopio se notan inmediatamente sus diferencias esenciales. La cabeza posee las antenas y el aparato bucal; el tórax encierra el principal centro nervioso y a él se hallan unidas las patas; en el abdomen están alojados los órganos de la digestión y de la reproducción.

Analicemos ahora separadamente cada una de las partes; en primer lugar hablaremos de las antenas, órganos que desempeñan un papel muy importante; éstas son móviles, articuladas, capaces de realizar movimientos autónomos y —hecho que permanece totalmente inexplicado— constituyen verdaderos instrumentos de comunicación, pues reciben, a distancias variables, mensajes que luego pueden retransmitir. Este fenómeno hace que se compare las antenas de las hormigas con puestos emisores y receptores.

Otro órgano que provoca el asombro del observador son los ojos, a los cuales están unidos los ocelos, que tienen por misión aumentar considerablemente el campo visual. Los ojos son de gran tamaño y ocupan casi todo el volumen de la cabeza.

El aparato bucal es más extraño aún: las hormigas poseen, en efecto, verdaderos labios: el labio superior es ancho y el inferior más corto. Las mandíbulas son prominentes y están dotadas de una fuerza extraordinaria. Representan para el insecto las armas de ataque y de defensa y funcionan, según el caso, como cizallas, pinzas, tenazas, sierras, cuchillos, binaderas o azadones.

Hormiga obrera (1). El cuerpo comprende tres partes bien de finidos: la cabeza, el tórax y el abdomen. En la cabeza (3) están los ojos (la figura 4 nos muestra un corte), que ocupan gran parte de la misma, y las antenas, que sirven al insecto para percibir olores y transmitir mensajes. Las patas (2) están provistas de un cepillo y de un peine que emplean para asearse.

Las patas, en número de seis, como en los otros insectos, son sumamente delgadas y ágiles, y aunque privadas de verdaderos músculos, poseen una resistencia excepcional. En el abdomen, además de los órganos de la digestión y de la reproducción, están situadas dos glándulas especiales que producen el ácido fórmico, de característico olor y con valiosas propiedades químicas. La hormiga utiliza esta sustancia para dejar a sus compañeras una huella de su paso e indicarles la dirección que deberán seguir.  Veamos a continuación algo sobre la vida y las costumbres de estos insectos.

Muy a menudo, las ciudades de las hormigas —se trata, en efecto, de verdaderas ciudades— son subterráneas, con diferentes galerías y salas dispuestas en varios pisos. En una vasta pieza, donde existe un cierto grado de calor y humedad, la reina pone sus primeros huevos, pequeños, redondos y blancos; de ellos salen las larvas, cuyo aspecto es el de gusanitos, blancos, débiles e incapaces de nutrirse. Son las obreras las encargadas de alimentarias, una por una, hasta que lleguen al estado de ninfas. En ese momento, las reinas depositan una nueva serie de huevos, esta vez en cantidad más importante, y es necesario entonces agrandar la morada.

Durante este tiempo, de los huevos de la primera postura salen hormiguitas, muy débiles aún y que apenas se sostienen sobre sus patitas amarillentas. Felizmente el período de educación es breve y las recién nacidas, casi todas obreras, están ya capacitadas para ocuparse de los seres que habrán de nacer de la segunda postura y para colaborar en los trabajos de ampliación del hormiguero.

Nos ocuparemos a continuación de este hormiguero, sin duda muy diferente al de la pequeña vivienda inicial.

Al final del verano, llegada la plena evolución de las hormigas, la reina y el macho, ambos provistos de alas, parten para el vuelo nupcial. Al regreso, la reina se arranca las alas y el macho muere la misma noche de la boda. Donde posa la reina origina una nueva colonia a la que se incorporan algunas hormigas neutras que la acompañan y le prestan auxilio.

Comprende seis o siete pisos, a los cuales se llega por medio de galerías acodilladas, construidas primero en forma vertical y luego horizontalmente, donde se descubre una sucesión de vastas salas con altos techos, cuyas bóvedas están sostenidas por briznas de paja, semillas y pequeños guijarros. En estas piezas son acumuladas y seleccionadas todas las riquezas que las obreras obtienen en sus correrías.

El interior de un hormiguero se asemeja a una gran metrópoli presa del delirio de trabajo. Los millares de hormigas que allí habitan no se permiten ni un instante de reposo: de una sala a otra, de un piso a otro, es un vaivén incesante de dos corrientes que se desplazan en direcciones opuestas, sin que en ningún momento la una interrumpa el curso de la otra.

En esta magnífica organización, cada hormiga tiene una tarea bien definida y la cumple escrupulosamente a lo largo de toda su vida. Naturalmente, las dos actividades principales son el almacenamiento de las provisiones y el cuidado de la progenie. Consideremos la segunda tarea. Observemos esas hormigas que tienen la misión de cuidar a los nuevos seres desde su nacimiento hasta el momento en que serán capaces de bastarse por si mismos y ser útiles a la comunidad. Las “nodrizas” jamás abandonan la vivienda, salvo en caso de peligro; se dedican a transportar los huevos de las larvas y las ninfas de un piso a otro; este trabajo, que podría parecer inútil y grotesco al observador, tiene, sin embargo, una fundamental importancia, pues se relaciona estrechamente con las condiciones atmosféricas y las variaciones de temperatura. En efecto, durante las horas de mayor calor, los huevos, las larvas y las ninfas son descendidas a los pisos inferiores, donde la atmósfera es más fresca, y cuando la temperatura exterior desciende comienza el trabajo inverso. Otras obreras están encargadas de buscar y acarrear de los alrededores el alimento para las “nodrizas”.

En la sociedad de las hormigas, cada miembro tiene una tarea perfectamente establecida: la de la hormiga reina es la de poner los huevos, mientras que las obreras están encargadas de nutrir a las larvas.

La búsqueda del alimento no necesita ser explicada, pues todos hemos visto, alguna vez, largas filas de hormigas cargadas de pequeños granos, de miguitas, de briznas de paja, en fin, de todo aquello que puede ser introducido en el hormiguero y almacenado en los depósitos.

La habilidad y el trabajo incesante de las hormigas se manifiestan en la construcción de su vivienda, compuesta de galerías distribuidas en varios pisos y celdas destinadas a las diferentes ocupaciones.

Las obreras no ponen huevos; se distribuyen en dos categorías: las obreras propiamente dichas, y los soldados, hormigas más robustas y provistas de temibles mandíbulas. La tarea de estas últimas es la de defender el hormiguero y atacar otros con menor defensa. Existen variedades de hormigas, como los políergos, que se consagran exclusivamente a este género de actividad. Estas hormigas, una o dos veces por año, atacan las ciudades de otras especies menos vigorosas y más pacíficas; allí exterminan a las obreras y a las nodrizas, y se apoderan de los huevos, las larvas y las ninfas, que luego transportan a su morada subterránea. De estas larvas robadas, a su debido tiempo nacen hormigas, condenadas a la esclavitud por el resto de su vida.

Algunas variedades son migratorias, es decir, que se trasladan con armas y equipaje de un lugar a otro, de una zona considerada peligrosa y pobre en alimentos a otra más favorecida. Se ve, entonces, una compacta masa de insectos que se desplazan en perfecto orden:  al frente y a los costados avanzan los soldados y los exploradores, atentos siempre y dispuestos en todo momento a señalar el peligro y enfrentarlo; luego marchan las obreras cargadas con su preciado fardo.

En el caso de que otro ejército enemigo pretendiera interceptarles el paso, se entabla la batalla. Los soldados de ambos bandos, la cabeza erguida y las mandíbulas abiertas, se lanzan al combate; la lucha se prolonga hasta que uno de los dos grupos emprende la fuga.

Sin embargo, éstas que acabamos de citar no son todas las actividades que desarrollan las hormigas; hay algunas de ellas, en efecto, que se ocupan de la cría de afidios (insectos que viven como parásitos en los árboles), a los que hacen objeto de celosos cuidados; las hormigas, en efecto, los protegen y los nutren abundantemente, a cambio de lo cual los afidios se dejan extraer el liquido azucarado que encierran en sus cuerpos.

El líquido azucarado contenido en el cuerpo de los afidios (pequeños insectos, parásitos de los árboles) hace las delicias de las hormigas, que atacan a estos animalitos con el único propósito de succionarles esa sustancia dulce.

Hay también hormigas campesinas que siembran granos cuidadosamente seleccionados, en un pequeño terreno circular que rodea el hormiguero. En tiempo debido, realizan la cosecha y almacenan el producto de la misma.

Después de una lluvia violenta que pudiera, por infiltración del agua en el suelo, mojar las provisiones, éstas son rápidamente expuestas al sol y los desperdicios separados.

Existen además algunas variedades de hormigas que cultivan hongos, para lo cual preparan sabiamente el terreno: disponen para ello varias capas de hojas cortadas en pequeños trozos cuya masa esponjosa y fértil produce magníficas cosechas.

Numerosos sabios y escritores han consagrado gran parte de su existencia a penetrar en el maravilloso mundo de las hormigas. Nos limitaremos a citar tres de los mas importantes: Réaurnur, el entomólogo Fabre y Mauricio Maeterlinck.

PARA SABER MAS…

EL PUEBLO DE LAS HORMIGAS. Es fácil dar con un hormiguero paseando por el campo. A veces se le encuentra al levantar una piedra. Entonces, sorprende ver entre las agitadas hormigas adultas, de color negro, innumerables huevecitos blancos, como una diminuta gota de leche cuajada. En estos casos, o bien al hurgar en la boca del hormiguero, se produce una conmoción en el pueblo de las hormigas. Las hileras que iban y venían trasegando granitos, briznas y diminutas hojas, en orden y perfecta formación, están ahora presas de angustia y frenesí muy explicables. Numerosas hormigas toman entre sus mandíbulas los huevos y se apresuran a ponerlos a salvo. Si el hormiguero se hunde o se inunda, las hormigas adultas luchan desesperadamente para salvar a la generación futura.

Las hormigas han sido los insectos de los cuales se ha hablado irías en literatura, en moral y en ciencia. Seguramente más que de las abejas, las moscas o los mosquitos. Se han presentado como ejemplo de organización, de ahorro, de laboriosidad… Algunos hechos, perfectamente contrastados, han producido asombro y han ocasionado grandes controversias. Algunos entomólogos han afirmado que los hormigueros, con su diferenciación en clases y estamentos, son la organización social más parecida a las civilizaciones humanas.
He aquí algunos ejemplos. Un ejército de hormigas rojas ataca un hormiguero, penetra en él y arrebata gran número de huevos o larvas, que luego convierte en esclavas al llegar aquéllas a su píen: desarrollo. Las hormigas ordeñan a los pulgones acariciando su espalda con las antenas, y el liquide segregado por éstos sirve para alimentar a las ninfas. Algunos hormigueros incluso poseen su rebañe particular de pulgones. Un entomólogo ha llegado a afirmar que una especie de hormigas de Texas cultivaban, plantando y recogiendo, una especie muy diminuta de arroz. ¿Asombroso? Las luchas entre hormigas no se parecen en nada al combate individual de dos leones en celo o de los ciervos cuando han de escoger pareja. En nuestro caso, los contendientes son ejércitos formados por millares de guerreros que avanzan en orden de batalla, al final de la cual resultan innumerables esclavos además del botín conseguido al saquear el hormiguero del vencido.

En el interior del mismo no viven solamente hormigas sino, además de los pulgones que ordeñan, otros insectos, como el coleóptero Amáteles que les suministra un líquido del que son muy golosas las hormigas, pero el coleóptero se cobra el favor devorando algunas larvas y huevos. Otros coleópteros .sirven como criados cuidando de expulsar del hormiguero sustancias molestas o nocivas y desperdicios diversos.

Cuando las hormigas llamadas marabunta avanzan en número de miles de millones, todo queda destruido a su paso, que solamente el fuego puede contener. Animales y plantas son devorados y queda a sus espaldas una zona de completa desolación.

Los enigmas que plantea el pueblo de las hormigas son innumerables. ¿Cómo se avisan en caso de peligro? ¿Quién da las órdenes y cómo se transmiten? Al contemplar el interior de un hormiguero con las obreras siempre atareadas alimentando las ninfas, trasladando los huevos que a veces suben hasta la superficie para hacer que les dé el sol, se piensa en una anarquía total, pero se trata en realidad de una ordenación en la que cada uno de los millones de habitantes tiene una misión que cumplir. Los soldados, que generalmente tienen la cabeza más desarrollada y potentes mandíbulas, vigilan.

Las hembras reinas son aladas, pero una vez fecundadas las pierden y se engrosan dando innumerables huevos. Los machos sólo son útiles y tolerados durante la época de fecundación. Las obreras, sin alas, trabajan continuamente, como verdaderas esclavas.

Las hormigas Anomma atacan, por ejemplo, a una serpiente pitón de gran tamaño y la reducen a partículas sin comerse una sola en el campo de batalla. Gran parte del botín lo trasladan a su hormiguero y el que devoran, lo hacen en lugares apartados. Ahora bien, esta hormiga, que se atreve a atacar un reptil tan peligroso como una serpiente pitón, es ciega.

La hormiga león, que no es propiamente una hormiga a pesar de su nombre, es un animal peligrosísimo para los insectos y gusanos. La larva, que posee mandíbulas muy fuertes, busca un lugar propicio en la arena y se hunde en ella formando un embudo. A primera vista se trata de un hoyo, simplemente, pero si un insecto pasa por allí y resbala por la pendiente, al instante, la voraz larva sale del fondo del hoyo y se lanza sobre el infeliz insecto, que se debate en la pendiente resbaladiza, le clava sus mandíbulas y lo devora, retornando a su puesto de vigilancia en el fondo del embudo.

Este insecto es un neuróptero, con alas membranosas independientes, ricas en nerviaciones. La hormiga propiamente dicha es un himenóptero, con cuatro alas membranosas y con escasas nerviaciones, si bien funcionan como un solo par.

El orden de los himenópteros está formado por insectos de costumbres sociales. Sus principales representantes son las hormigas ya estudiadas, las avispas y las abejas.

La velocidad de los Animales Tabla comparativa de su rapidez

La desaprensión y la fantasía del común de la gente suelen a menudo magnificar y alterar la realidad en todo lo referente a costumbres y particularidades de la fauna salvaje. Es así como, entre otras patrañas, se llega a describir a cóndores elevándose por los aires con un ternero entre sus «garras»; a boas tragándose a un buey. V a gigantescos pulpos envolviendo en sus tentáculos a un barco.

Tales exageraciones son el fruto de la impresión que causan las proporciones y la voracidad de determinadas especies. Su versión incontrolada suele, en ocasiones, estamparse en el libro.El zoólogo, el hombre de ciencia, establece y registra como verdad sólo que ha comprobado y experimentado.

Así, por ejemplo, veamos lo que cuenta en una de sus narraciones el docto! Roy Chapman Andrews, que falleció el 11 de marzo de 1960, y que había sido director del Museo de Historia Natural de Nueva York durante dieciséis años. Dirigió, además, importantes expediciones a diferentes regiones de Asia, en una de las cuales localizó los primeros huevos fósiles de los gigantescos dinosaurios del período jurásico.
Describe el Dr. Chapman Andrews, en la narración aludida, cómo en el transcurso de una de sus exploraciones en la India, mientras cruzaba en un «jeep» unos pastizales del Nepal, divisó a la distancia y, ya más cerca, reconoció a una onza o leopardo cazador (Acinonyx venáticus), al que los hindúes denominan chita (cheetáh). El naturalista se aproximó en su vehículo.

Alarmado, el carnívoro arrancó a la carrera y el doctor lo persiguió sin lograr alcanzarlo, haciendo desarrollar a su coche… ¡110 kilómetros por hora!

Contó más tarde el explorador «que el chita corría a tal velocidad que no se alcanzaban a distinguir sus patas, del mismo modo que no pueden verse las palas de un ventilador eléctrico».

Cuando, por la naturaleza del terreno, el animal comenzó a acrecentar ventajas, el Dr. Chapman Andrews disminuyó la velocidad de su vehículo y se quedó contemplando al ágil carnívoro, hasta que desapareció, tras un elástico salto, entre la maleza cercana.

La suprema ley biológica que rige en el mundo animal —atrapar y evitar ser atrapado— se cumple en gran parte por la rapidez.
Ya naden, repten, anden o vuelen, las particulares condiciones de adaptación de los distintos animales les imprimen características específicas que se reflejan en su conformación: alas poderosas, elásticos miembros adaptados al salto o a la carrera, o cuerpo fusiforme para hender el aire o las aguas, son recursos que procuran velocidad tanto en el ataque como en la huida.

Los cazadores por excelencia, cualquiera que sea el lugar que ocupen en la escala zoológica (insecto, pez o mamífero), son rápidos en la embestida, pero tanto o más veloces deben serlo las especies que tienen que esquivarlos para poder subsistir.

El cuerpo ahusado de un pez vela, su simétrica aleta caudal y su enorme vela dorsal cortando las aguas a más de cien kilómetros por hora; las finas patas de un antílope impala, comportándose como acerados resortes, cuando devora a saltos las distancias con mecánica regularidad, y la imagen de flecha de un halcón, una golondrina o un rabihorcado surcando los aires, dan idea de la perfección con que la naturaleza ha construido estas «máquinas vivientes».

Se consignan en esta nota las máximas velocidades que, en el mundo animal, se han logrado registrar en las diferentes especies.

TABLA DE VELOCIDADES EN Km./h.
AVES

Velocidad Aprox.

Pinzón, Petirrojo, Gorrión

35

Cuervo50
Mirlo , Tordo56
Garza Centinela65
Chorlo, Búho , Avestruz70-80
Perdiz, Picaflor85
Paloma, Faisán95
Agachadiza105
Águila130
Paloma Mensajera160
Gaviota180
Golondrina210
Halcón314
Vencejo320
INSECTOS
Abejorro, Avispa, Mosca, Mariposa7-9
Abeja, Avispa14
Libélula, Esfinge50
Moscón Dorado70
MAMÍFEROS
Cerdo, Camello17
Oveja, Canguro24
Perro, Elefante35
Rinoceronte, Lobo, Jirafa45-50
Conejo, Búfalo56
Caballo, Cebra65-70
León85
Gacela, Antílope95
Leopardo Cazador115
PECES Y CRUSTÁCEOS
Cangrejo, Carpa, Pulpo0.40
Ballena, Anguila20
Salmón29
Trucha, Cachalote35
Tiburón, Pez Gato44
Delfín61
Atún74
Pez Espada96
Pez Volador110

(*):En condiciones favorables de clima se han medido velocidades superiores, por ejemplo el avestruz ha llegado a 120 Km./h.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Tomo VI Editorial CODEX
Enciclopedia Ilustrada Larousse Tomo 2
Consultora Enciclopedia Temática Ilustrada Tomo. Los Seres Vivos 

Estrategia de Defensa de los Animales Mimetismo Olores y Mecanismos

MECANISMOS DE DEFENSA DE LOS ANIMALES

La gran mayoría de los animales, a menos que estén en la cima de la cadena alimenticia, son blanco de depredadores, teniendo que recurrir a formas de impedir ser atacados y devorados.En la permanente violencia que, en el seno de la naturaleza, caracteriza las luchas, asechanzas y persecuciones entre víctimas y depredadores, se utilizan las armas ofensivas más variadas e ingeniosas, que van desde el empleo de garras, colmillos, venenos, fuerza constrictora, tentáculos y aguijones paralizantes, hasta el uso de trampas, redes, proyectiles y descargas eléctricas.

Para defenderse de sus enemigos, los animales no sólo se identifican con las características del ambiente, circunstancias que ayudan, cuando es necesario, con una absoluta inmovilidad que los convierte momentáneamente en un objeto más en el paisaje, sino que se disimulan con disfraces tan ingeniosos, que parecieran el resultado de actos meditados. Algunos cangrejos marinos, por ejemplo, colocan sobre su caparazón trocitos de esponja que, al desarrollarse, los cubren y disimulan en el ambiente acuático, tan lleno de asechanzas.

mimetismo ave urutaú

Mimetismo del ave Urutaú: Se queda más quieto que un tronco seco y se mimetiza con ese mismo tronco en el que está parado, como si fuera su erguida continuación.

Si la supervivencia de los seres inermes dependiese sólo de la posibilidad de ser atacados o no por las especies agresivas, muchos de ellos hubieran sido ya irremisiblemente exterminados. Pero la eficacia de los recursos de la defensa pasiva, de los más débiles contrarresta el poder destructor de las armas ofensivas, en la justa medida para mantener el maravilloso equilibrio que reina en la naturaleza, y que sólo la intervención del hombre destruye.

Cartas Historicas Testimonios Historicos Darwin escriba a WallaceEnumerar la variedad de los medios a que recurren las especies animales para salir airosas en su lucha por la vida, («struggle for life» es la expresión inglesa utilizada por Darwin), sería interminable. Recordemos que tanto la fuga, como el permanente estado de alerta, la muerte aparente o actitud de absoluta inmovilidad (cataplexia), la coloración protectora, el empleo de corazas rígidas o articuladas, las secreciones fétidas, las actitudes amenazadoras, el arte del disimulo, el disfraz, las mutilaciones voluntarias (autotomía) y las secreciones tóxicas constituyen sólo algunas de las artimañas de que se valen los más débiles en su incesante lucha contra el acosamiento de los más fuertes.

La locución latina Si vis pacem para bellum (Si quieres la paz, prepara la guerra) pareciera inspirada en la actitud que adoptan justamente las especies menos pertrechadas para el combate, y que pretenden eludirlo con la apariencia agresiva o feroz (disfraz de malhechor), destinada a infundir temor y evitar los riesgos de la lucha.

Tal es la imitación de ofidios venenosos que suele advertirse en muchas especies totalmente inofensivas (corales y y ararás falsas, culebra viperina), y de coleópteros, mariposas y moscas inermes, miméticas, de avispas y abejas respetadas por la generalidad de los animales por sus temibles aguijones.

Otros insectos desprovistos de armas, pero maestros en el arte del disfraz, aparentan ser lo que no son: la fulgora (Fulgora lanternaria), por ejemplo, cicádido sudamericano, constituye una obra maestra de la simulación, desde su «cabeza postiza» que imita la de un pequeño saurio, hasta los «ojos de lechuza» que lleva pintados, con fines intimidatorios, en su segundo par de alas.

Es indudable que la llamada coloración protectora (mimetismo cromático), tanto sirve como una efectiva defensa para la launa que posee tonalidades imitativas del follaje o del suelo, en o I ambiente en que vive (por ejemplo, el pelaje y plumaje blancos de la fauna polar, que la confunde con la nieve), como también representa una facilidad para el ataque en las especies predadoras (del latín praeda = botín) que necesitan atrapar a sus víctimas mediante la agresión sorpresiva. (Son ejemplos: las rayas de la piel del tigre, las manchas del yaguareté, el blanco uniforme del oso polar y el verde del mamboretá.)

Para defenderse de sus enemigos, los animales no sólo se identifican con las características del ambiente, circunstancias que ayudan, cuando es necesario, con una absoluta inmovilidad que los convierte momentáneamente en un objeto más en el paisaje (recordemos la librea juvenil de los ciervos, de la liebre, de nuestras «perdices» y de las aves que anidan en las playas), sino que se disimulan con disfraces tan ingeniosos, que parecieran el resultado de actos meditados. Algunos cangrejos marinos (Drómia), por ejemplo, colocan sobre su caparazón trocitos de esponja que, al desarrollarse, los cubren y disimulan en el ambiente acuático, tan lleno de asechanzas.

Otros, como el ermitaño (Pagurus), no sólo se guarecen en la cáscara vacía de algún caracol, sino que colocan sobre ella una actinia, para disfrutar de la protección de sus tentáculos y filamentos urticantes; y ciertas especies (Melia) llevan a las actinias aferradas con sus pinzas, como quien, amenazante, empuña un arma.

LAS CORAZAS COMO DEFENSA

En toda la escala animal se registran ejemplos de defensa pasiva mediante armaduras, que pueden consistir en caparazones rígidos o articulados, de consistencia córnea (escamas de los reptiles, pangolines); ósea (armadillos, tortugas, cocodrilos); quitinosa (exoesqueleto de los insectos, miriápodos y crustáceos) o caliza (muchos protozoarios, radiolarios, corales, moluscos). También la conformación y disposición de estos blindajes permite, en ciertos casos, a sus poseedores encerrar totalmente las partes blandas, ya retrayéndolas (como hacen las tortugas y los caracoles), cerrando las valvas (ostras, mejillones) o arrollando el cuerpo (armadillos, cochinillas de la humedad, quitones).

La piel gruesa de los mamíferos dé distintos órdenes que se califican como paquidermos (elefantes, rinocerontes, hipopótamos) y las púas (o pelos hipertrofiados y endurecidos) de los puerco espines, cuim o coendú, equidna y erizos oponen resistencia a los ataques de los agresores.

OTROS RECURSOS DEFENSIVOS

Muchas especies aparentemente inermes no toman mayores precauciones para pasar inadvertidas. Por el contrario, algunas de ellas, incluso, llaman la atención con chillonas tonalidades que no significan otra cosa que una coloración de advertencia, pues quienes la ostentan disponen de secreciones tóxicas u olores fétidos que harían pasar un mal momento a sus atacantes. Es lo que sucede con las chinches de las plantas, con los sapos y la rana coralina, la salamandra, el bicho moro y la cantárida, y las orugas de muchos lepidópteros. Algunos animales pueden proyectar a la distancia la sustancia repelente: así lo hacen los zorrinos o mofetas y, entre los insectos, el crepitante o escopetero, que rechaza a sus enemigos descargando moléculas de gas asfixiante.

A veces son realmente originales las artimañas empleadas por los animales para defender su vida: la muerte aparente («hacerse el muerto», como suele decirse) es un recurso que tanto se observa en los arácnidos (arañas terrícolas y opiliones, por ejemplo) e insectos (diversos coleópteros), como en los zorros y comadrejas picazas, verdaderos artistas en la simulación de la muerte en los momentos en que no tienen escapatoria frente a sus enemigos. La muerte no la simulan únicamente con la completa inmovilidad (cataplexia). También la expresan con toda su actitud: boca entreabierta, ojos apagados y semicerrados, y laxitud en los miembros. Se los puede, incluso, golpear, sin que se muevan. No obstante, en cuanto el atacante se descuida, huyen con toda la rapidez posible.

Algunas aves se fingen heridas con el propósito de alejar de sus nidos o de sus crías a los enemigos: simulan dificultad para volar y, paulatinamente, y como ni apena» pudieran hacerlo, en cortos vuelos se  apartan del nulo incitando al agresor a perseguirlas, (Este comportamiento es típico en el ave tría, zancudita europea afín a nuestro tero.)

Entre las formas curiosas de defensa de la cría figuran las envolturas miméticas de los nidos de muchas clases de insectos, verdaderos disfraces que suelen observarse en las «moscas de carcaj» (Trichóptera), cuyas larvas acuáticas construyen cajitas forradas de caracolillos, arena, etc.; en nuestros «bichos de cesto» (Oeceticus), y en las «chicharritas espumosas» (Ptyelus, etc.), que en estado larval se protegen de la desecación y de posibles ataques de insectívoros envolviéndose en masas de espuma (son las que vemos, según las especies, en las ramas de los seibos, tipas, etc., y entre las hojas envainadoras de los caraguataes).

Con esta enumeración no se agota la lista de los ingeniosos medios defensivos en las especies animales (medios que en su mayoría, el hombre, en el transcurso de la historia de la Humanidad, imitó y aplicó en sus artes de guerra): tanto el camuflaje o mimetismo de forma y de color, que tiene aspectos asombrosos por su perfección en casi todos los peldaños de la escala zoológica (las imitaciones de hojas y ramillas en los insectos tropicales, los colores variables del camaleón, los lenguados y las ranitas de zarzal; la aposemática o coloración de advertencia); las cortinas de humo (descargas de tinta de los moluscos cefalópodos) como las corazas y armaduras (quelonios, armadillos, coleópteros, moluscos bivalvos, crustáceos), y los gases y la guerra química (secreciones cáusticas de actinias y medusas, orugas de lepidópteros; olores fétidos de chinches, crepitantes, zorrinos, etc.).

Por último, puede considerarse otra maravillosa condición defensiva: la facultad que tienen ciertas especies de mutilarse voluntariamente (autotomía, del griego autos = uno mismo, y terrino = cortar), y la capacidad de reconstruir (regeneración) partes del organismo dañadas o perdidas en sus luchas.

Así, un cangrejo regenera una pinza o una pata; las estrellas de mar o los ofiuros, dos o tres  brazos, y las salamandras, lagartijas y lagartos, la cola que dejaron en poder del enemigo. En ocasiones, un órgano (por ejemplo, el ojo pedunculado de un cangrejo) que se pierde es reemplazado por otro distinto (una antena) que aparece y ocupa su lugar. Este fenómeno es llamado heteromorfosis.

tigre

TIGRE. La piel rayada, que imita la sombra de los cañaverales,
les sirve para no hacerse muy visibles cuando acechan una presa.

mariposa
MARIPOSA. Muchas mariposas tienen, para protegerse, «mimetismo cromático» y «colores de advertencia».

erizo

ERIZO. Como el equidna y el puerco espín, se protege con las púas que lo recubren
y que detienen al enemigo más audaz.

tortuga


TORTUGA. La coraza rígida de los queionfos (espaldar y peto) es una eficiente defensa.
Cuando se ven en peligro se retraen dentro de ella.

chinche


CHINCHE. Las chinches de las plantas, a! ser tocadas, segregan sustancias
muy pestilentes que repelen al enemigo.

mibucure

MIBUCURÉ (hediondo, en guaraní). Es la comadreja picaza o zarigüeya.
Se defiende con secreciones pestilentes y, en último extremo, fingiéndose muerta.

ave fria
AVE FRÍA: Se finge herida, para atraer fa atención del agresor y
alejarlo del nido en el momento oportuno (protección de la prole).

coral
CORALES. El pólipo se protege con un exoesqueleto calcáreo, el cual es
una verdadera armadura salvadora en no pocas oportunidades.

camaleon

CAMALEÓN. Mediante su variable coloración mimética (poseen cromatóforos),
los camaleones disimulan su presencia.

pulpo
PULPO Para favorecer su huida ante un peligroso enemigo, los pulpos y calamares
lanzan «cortinas de humo» (tinta).

lagarto
LAGARTO. Tanto los lagartos como las lagartijas, en caso de sumo peligro,
desprenden a voluntad parte de su cola, para salvarse (autotomía).

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Tomo VI Editorial CODEX
Enciclopedia Ilustrada Larousse Tomo 2
Consultora Enciclopedia Temática Ilustrada Tomo. Los Seres Vivos

Mamiferos que Viven en el Agua Ballenas Aprender a Conocerlos

Mamíferos que Viven en el Agua

MAMÍFEROS CONSIDERADOS como los animales más evolucionados —la especie humano forma parte de ellos—, los mamíferos deben su nombre a las mamas, gracias a las cuales las hembras alimentan con leche a sus pequeños. Tienen un cerebro muy desarrollado y la mayoría poseen el cuerpo cubierto de pelo. Su diversidad anatómica es muy acusada: existen mamíferos anfibios, acuáticos y voladores.

Algunos son minúsculos, otros gigantescos. Algunos son muy abundantes otros corren peligro de desaparecer.

L= longitud de la cabeza + el cuerpo

C = longitud de la cola

CR = altura en la cruz (pata los ungulados)

LOS MAMÍFEROS QUE VIVEN EN EL AGUA. Es notable constatar que el mayor animal que vive en el mar no es un pez, sino un mamífero, es decir, un vertebrado que respira aire gracias a sus pulmones, que amamanta a sus crías y que tiene el cuerpo cubierto de pelo y no de escamas.

Todos los mamíferos que se adaptaron a la vida del mar presentan el cuerpo pisciforme, alargado, con sus miembros atrofiados convertidos en aletas y la cola notablemente engrosada parecida a la de los peces.Un hombre que permaneciera constantemente en el agua acabaría por morir de enfriamiento debido a que el líquido es muy buen conductor del calor.

Este peligro no existe para los mamíferos que viven en el mar porque una gruesa capa de tejido adiposo, de grasa, impide que el cuerpo se enfríe.

Todos ellos conciben a sus hijos dentro del agua y los amamantan en el líquido elemento. Por ser mamíferos necesitan aire para respirar y deben salir a la superficie al cabo de un tiempo, que a veces es de varias horas.

FOCAS Y MORSAS. Son los únicos carnívoros provistos, por tanto, de colmillos, de caninos, adaptados a la vida marítima. Incluso sus extremidades presentan la forma de garras con membranas interdigitales que favorecen la natación. Su cuerpo está cubierto de un pelo espeso, áspero y duro. Viven en climas fríos y en tierra se manifiestan sumamente torpes y pesados.

mamiferos focaLas «loberías», como se llama en América a los grupos de leones marinos que se reúnen en el mar, alcanzan, a veces, hasta 20.000 individuos que chapotean en el agua, ocupando extensiones considerables.

Estos animales son los que se exhiben en los circos con el nombre de «focas», aunque realmente son otarios y su nombre científico no es el de phoca, sino el deotario. Éstos tienen orejas mientras que las focas verdaderas carecen de ellas.

Las focas nadan no sólo bajo el agua, sino por debajo de la capa de hielo abriendo agujeros para respirar.

El peor enemigo de la foca es el oso blanco y, en segundo lugar, el hombre, que la busca por su grasa, muy estimada por los esquimales, por su carne y por su piel. Las focas poseen uñas en sus garras, y sus dientes son parecidos a los de muchos carnívoros terrestres.

Los osos marinos y los elefantes marinos son también carnívoros acuáticos. Los primeros, que no se han de confundir con los osos blancos, eran muy numerosos en el siglo pasado, especialmente en los alrededores del estrecho de Bering, pero fueron diezmados sin piedad.

Los segundos suelen ser animales tan confiados que es posible acercarse a ellos y tocarlos sin que huyan. Poseen una corta trompa que inflan cuando se enfadan. Abundan en los mares del Sur, especialmente en las zonas más frías.

Las morsas se caracterizan por los espesos bigotes de duras cerdas, entre cuyos pelos asoman dos largos colmillos que pueden llegar a medir hasta cerca de un metro. El cuerpo deforme y redondeado de una morsa puede alcanzar más de 4 m de longitud. Son animales lentos y perezosos y suelen cazarse como si se tratara de ballenas, con arpón.

Estos animales pertenecen al orden de los pinnipedos y son esencialmente parecidos a los carnívoros a pesar de su vida acuática. Los sirénidos, en cambio, son mamíferos que viven en el mar, pero de régimen herbívoro y entre ellos se encuentran el manatí, y eldugón o vaca marina, el animal que sirvió a la imaginación de los primitivos para crear el mito de la sirena.

DELFINES Y CACHALOTES. Cuando se contempla, a poca distancia de la orilla del mar, el elegante salto de los delfines cuya piel lustrosa y negra destaca de la blanca espuma, cuesta trabajo admitir que no se trata de un pez, sino de un mamífero.

mamiferos delfinLas ballenas, los cachalotes y los delfines constituyen el gran orden de los cetáceos, los mamíferos enteramente adaptados a la vida acuática que jamás tocan tierra si no es para encontrar en ella la muerte.

Su cuerpo, en cuanto a la forma, es casi idéntico al de un pez, alargado, provisto de aletas y de cola, sin cuello, fusiforme. Su cola es fuerte y tan musculada que por sí sola es capaz de conseguir la propulsión del animal. Los coletazos de las ballenas han adquirido trágica celebridad.

Los delfines se alimentan de peces y de calamares. Tienen dientes en sus mandíbulas y poseen un solo orificio nasal. Su hocico es prolongado y en su boca pueden contarse hasta 8o dientes prácticamente iguales. Aunque se trata de un animal inofensivo que sigue en bandadas la ruta de los buques, los pescadores le atribuyen la destrucción de grandes bancos de pescado.

Así como el delfín raramente alcanza los 3 m. de longitud el cachalote puede llegar a los 25, por lo que a veces se le confunde con la ballena. Aquél presenta un aspecto macizo porque sobre la mandíbula superior tiene una enorme masa de esperma. Debido a tener el orificio nasal ligeramente desviado hacia la izquierda, lanza el chorro de vapor inclinado mientras la ballena lo lanza recto y doble.

El cachalote solamente tiene dientes en la mandíbula inferior y en número de 60. Por donde nadan los cachalotes suelen encontrarse unas masas grisáceas de olor almizclado. Es el «ámbar gris», sustancia segregada por estos cetáceos.

LAS BALLENAS. Cada año se hacen a la mar centenares de buques balleneros enarbolando pabellón de distintas nacionalidades y cada año varias decenas de millares de estos enormes cetáceos ser capturados y despedazados convirtiéndose en una fuente de riqueza importantísima para mucho; países.

mamiferos ballenaLa caza de la ballena es uno de los espectáculo: más apasionantes que pueden cautivar al hombre aficionado a la aventura. Ha sido popularizada por la novela y el cine; pero, aunque están lejos los días en que el arponero, firme en la proa de la canoa. se acercaba a la inmensa masa del cetáceo para clavarle, con el solo esfuerzo de su brazo la punta de acero, aún tiene esta caza interés y peligro.

Hoy se localizan las ballenas no sólo por el vigía instalado en lo alto del mástil sino por procedimientos acústicos de detección, ultrasonidos y radar. El arpón se dispara desde el castillo de proa gracias a un cañón y el peligro que corren los marineros ha sido reducido al mínimo.

Los mamíferos, entre los que se cuentan los seres humanos, comparten características que los diferencian de otros tipos de vertebrados, entre ellas:

CARACTERÍSTICAS DE LOS MAMÍFEROS

• tienen glándulas mamarias que producen leche, para alimentar sus crías

• mantienen la temperatura corporal constante a través de su metabolismo

• tienen diafragma para el proceso respiratorio de inspiración y espiración

• casi todos son vivípara es decir las crías se forman dentro del cuerpo de la madre

• tienen pelos y glándulas sudoríparas

• tienen el corazón dividido en compartimentos para proteger la sangre

• tienen mandíbula para despedazar los alimentos y poder tragarlos

• tienen un paladar óseo que separa los conductos nasales de los digestivos

• tienen corteza cerebral desarrollada que posibilita diversas capacidades

Fuente: Enciclopedia Ilustrada Larousse Tomo 2

Nombres de los Animales Mamíferos Conocer Origen y Caracteristicas

Nombres de los Animales Mamíferos
Conocer Origen y Características

MAMÍFEROS CONSIDERADOS como los animales más evolucionados —la especie humano forma parte de ellos—, los mamíferos deben su nombre a las mamas, gracias a las cuales las hembras alimentan con leche a sus pequeños. Tienen un cerebro muy desarrollado y la mayoría poseen el cuerpo cubierto de pelo. Su diversidad anatómica es muy acusada: existen mamíferos anfibios, acuáticos y voladores.

Algunos son minúsculos, otros gigantescos. Algunos son muy abundantes otros corren peligro de desaparecer.

L= longitud de la cabeza + el cuerpo

C = longitud de la cola

CR = altura en la cruz (pata los ungulados)

Origen de las aves y de los mamíferos
Los antecesores de los mamíferos se originaron del tronco reptiliano en el Triásico, y las aves lo hicieron bastante después.

En 1861 se encontró en los estratos del Jurásico un fósil al que se le dio el nombre de Arcbaeopteryx, que presentaba características intermedias entre los reptiles y las aves actuales. Como los reptiles, este fósil posee dientes, una larga cola ósea y sus huesos carecen de sacos aéreos característicos de las aves.

Comparte con estos vertebrados el tener alas, cuerpo cubierto por plumas y patas, con las que posiblemente podía posarse, Sin embargo, Arcbaeopteryx es una rama terminal del árbol evolutivo de los reptiles y actualmente se considera que las aves derivan de los dinosaurios. Es más, algunos investigadores postulan que las aves son los únicos dinosaurios vivientes.

Los mamíferos derivan de un grupo de reptiles diferente del de los dinosaurios, llamado Terápsidos. Los primeros mamíferos fueron organismos pequeños que probablemente vivían en los árboles y estaban activos principalmente a la noche.

Cuando se extinguieron los dinosaurios, los mamíferos se diversificaron notablemente, ocupando los nichos ecológicos dejados libres por los dinosaurios, Algunos permanecieron pequeños, pero otros adquirieron grandes tamaños e invadieron los más diversos habitat, aun los acuáticos (cetáceos: ballenas, delfines, etcétera) y el aero-terrestre (quirópteros: murciélagos, vampiros, etcétera).

La homeotermia y la presencia de una cubierta corporal aislante, como los pelos y plumas, permitió a mamíferos y aves la conquista de todos los ambientes terrestres, aun los de temperaturas extremas,

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LOS MAMÍFEROS: En la clasificación de los animales, en el último estadio están los mamíferos , el más perfecto de la escala zoológica, se encuentra una clase de animales entre los cuales es preciso clasificar al hombre. Este grupo, formado por especies muy distintas, aunque con caracteres comunes, es el de los mamíferos.

Su denominación proviene de que en su infancia se alimentan de la leche materna, es decir, maman, pero además:
tienen el cuerpo cubierto de pelo; poseen labios en las mandíbulas; en su piel hay glándulas sudoríparas y sebáceas; nacen ya formados, vivos, sin metamorfosis (ver mariposas, abejas, hormigas, etc.).

En ellos se dan otros caracteres secundarios como son poseer dientes, tener una cola a veces reducida a simple rabo o rabadilla; asimismo, se advierte la existencia de una membrana llamada diafragma que separa el aparato respiratorio del digestivo; el carecer de cloaca, es decir, que el aparato excretor urinario se halla separado del aparato genital, etc.

La morfología de los mamíferos es conocida, así como las características generales de su fisiología. Todos tenemos idea de la estructura general de un caballo, una rata, un perro o un buey, pero los caracteres peculiares, y a veces muy curiosos, de algunas especies, se detallarán a medida que se vayan describiendo.

No resulta fácil una clasificación perfecta de los mamíferos. Si se atendiera a la forma de locomoción podrían darse los siguientes tipos:

Los que andan apoyando la planta de los pies, es decir, los plantígrados como el oso.
Los que apoyan los dedos, o sea, los digitígrados como el león.
Los que apoyan solamente la uña y se llaman ungulados como el caballo.
Los nadadores como la ballena.
Los voladores como los murciélagos, etc.

Del mismo modo podrían clasificarse por la alimentación ya que existen mamíferos carnívoros, herbívoros, omnívoros, insectívoros, frugívoros, etc.

GRUPOS DE TRANSICIÓN. El kiwí, esa ave cuyos únicos representantes se hallan en Nueva Zelanda, parece como si fuese unmamiferos kiwiintento de establecer un enlace entre las aves y los mamíferos más sencillos. Sus plumas son tan duras y cortas que parecen pelos, pero pone huevos y, por tanto» no amamanta a sus crías. Es un ave verdadera.

En cambio, entre los mamíferos denominados monotremas encontramos el notableornitorrinco, un animal parecido a un topo grande, con la piel recubierta de pelos y de glándulas sudoríparas. Parece un mamífero y los naturalistas lo clasifican como tal, pero no se reproduce en forma placentaria, gracias a un parto del que nace un ser vivo e independiente, sino que el ornitorrinco pone huevos como si fuese un ave.

Entonces, ¿son mamíferos que no maman?

mamiferos canguroEn cierto modo no, porque apenas nace el pequeño, al romper el cascarón, se pone a mamar, pero no de un pezón, sino de la leche que brota a modo de sudor de todo el cuerpo de la madre y que se escurre por los pelos. Son mamíferos que maman pero sin poder chupar porque no poseen labios, sino un pico muy parecido al de un pato.

Este animal suele pasar casi todo el tiempo dormido en lo profundo de sus madrigueras, que cava igual que un topo. En el agua nada con gran vivacidad. Solamente se le encuentra en Australia y es., con toda evidencia, un escalón entre las aves y los mamíferos, pero se clasifica entre estos últimos.

Otra subclase especial la constituyen los marsupiales, cuyo representante más característico es elcanguro. Estos animales no se reproducen por medio de huevos, pero al nacer no ofrecen ya el aspecto de un ser completo aunque pequeño; no se asemejan en nada al marsupial adulto.

Los canguros recién nacidos apenas si tienen el tamaño de un dedo y por esto viven en el interior de las bolsas maternas donde crecen y llevan una vida casi aletargada hasta que adquieren un desarrollo superior. Cuando los pequeños han crecido lo suficiente para moverse por sí mismos, siguen utilizando la bolsa omarsupia para esconderse en ella ante la amenaza de cualquier peligro.

El canguro es el animal típico de Australia y no se le encuentra en otra región del globo. Aunque completamente distinto, ofrece características semejantes a un avestruz. Posee su misma agilidad y velocidad en la carrera, pero mientras éste corre el canguro huye dando grandes saltos y desarrolla una velocidad igual o superior a la de un caballo.

También el canguro utiliza las patas como arma defensiva, pero mientras las delanteras son cortas y casi atrofiadas, las posteriores adquieren 11— fuerza extraordinaria y están provistas de una uña sumamente afilada. Por esto una coz, que dan ha cu adelante, puede desgarrar la piel del animal a quien atacan. Al cocear se apoyan en la cola que es muy robusta y fuerte.

Cuando los machos se hallan en la época del celo, entablan terribles luchas a coces y se desarrolla combates de una espectacularidad impresionante.

La caza del canguro, que se practica para aprovechar el cuero de su piel, se realiza a caballo y n: está exenta de dificultades mamiferos bandicutpues este animal cuando se ve acorralado resulta peligroso, ya que se defiende con todas sus fuerzas.

Además del canguro existen otros marsupiales menos conocidos, como la zarigüeya, que es una especie de rata; el lobo marsupial, semejante al lobo carnívoro; el bandicut (imagen izq.) y un oso que se ha hecho popular porque es gracioso y simpático, el koah, que pasa casi toda su vida en las copas de los eucaliptus y a pesar de su aspecto de oso, es un marsupial.

Todos ellos, como si fuesen restos de un mundo desaparecido, se encuentran localizados en este novísimo continente que es Australia.

LOS DESDENTADOS. Otro grupo de transición, si bien ya con caracteres propios de los mamíferos, lo forman algunas especies carentes de incisivos. En muchos casos, sólo tienen algunos molares y, en otros, les falta por completo la dentadura que se considera característica diferencial de los mamíferos.

El. oso hormiguero no parece propiamente un oso. Su cuerpo cubierto de largos pelos se prolonga gracias a un hocico largo y puntiagudo, que al abrirse da paso a una lengua cubierta de una saliva pegajosa. Al introducirla en un nido de hormigas, la retira completamente llena de insectos.

El perezoso se llama así porque suele permanecer constantemente colgado de un árbol, dormido. Es vegetariano y se alimenta de hojas. Pasa días enteros sin cambiar de posición.

El armadillo tiene el cuerpo recubierto de placas óseas semejantes a un esqueleto externo, aunque en todo es un mamífero y, por tanto, vertebrado. Cuando se encuentran frente a un peligro se arrollan formando una bola.

Es muy posible que estos mamíferos convivieran con los últimos grandes reptiles y sean un estadio formado por especies y razas muy heterogéneas y de caracteres mezclados. El megaterio, fue un oso hormiguero gigantesco y el gliptodonte un armadillo extraordinario. De ellos hemos hablado en el capítulo titulado «Historia de la Tierra».

Se piensa que los mamíferos evolucionaron a partir de un grupo de reptiles que fueron acumulando cambios en muchos caracteres diferentes. Esos cambios fueron producto, a su vez, de la integración de numerosas y sucesivas mutaciones —cambios en el material genético— a lo largo de casi 100 millones de años. Las nuevas características, surgidas al azar, aumentaron las posibilidades de algunos organismos para adaptarse a las variaciones del ambiente, para sobrevivir y para reproducirse, lo que dio origen a diversas especies, entre ellas, las que se agrupan bajo el nombre de mamíferos.

Los mamíferos, entre los que se cuentan los seres humanos, comparten características que los diferencian de otros tipos de vertebrados, entre ellas:

CARACTERÍSTICAS DE LOS MAMÍFEROS

• tienen glándulas mamarias que producen leche, para alimentar sus crías

• mantienen la temperatura corporal constante a través de su metabolismo

• tienen diafragma para el proceso respiratorio de inspiración y espiración

• casi todos son vivípara es decir las crías se forman dentro del cuerpo de la madre

• tienen pelos y glándulas sudoríparas

• tienen el corazón dividido en compartimentos para proteger la sangre

• tienen mandíbula para despedazar los alimentos y poder tragarlos

• tienen un paladar óseo que separa los conductos nasales de los digestivos

• tienen corteza cerebral desarrollada que posibilita diversas capacidades

Fuente:
Enciclopedia Ilustrada Larousse Tomo 2
Consultora Enciclopedia Temática Ilustrada Tomo. Los Seres Vivos

Velocidad de los Animales Records de Velocidad de Animales

Velocidad de los Animales: Records de Velocidad de Animales

RÉCORDS DE VELOCIDAD: TANTO SI SE MUEVEN en el agua, como en tierra o en el aire, los animales también tienen sus campeones de velocidad. Las especies más rápidas no se encuentran en cualquier medio natural. Si el aire y el agua, y sobre todo el mar, son especialmente favorables a los desplazamientos rápidos, no todos los biotopos terrestres lo son en la misma medida.

Los mamíferos más rápidos son los que viven en las llanuras, estepas o desiertos, y no en los bosques. Se trata, según los casos, de depredadores a los que su velocidad les permite capturar a sus presas o, inversamente, de víctimas potenciales de los carnívoros que, gracias a su velocidad, consiguen escapar de sus enemigos.

Velocidad de los Animales Records de Velocidad de AnimalesTierra. Pobladores de la sabana africana, el guepardo y las diferentes gacelas y antílopes constituyen un buen ejemplo de lo antedicho. El primero alcanza fácilmente los 90 km/h. y, en distancias cortas, los 110 km/h.

Sus uñas no retráctiles (caso único entre los felinos) le ayudan a fijarse bien al suelo. Por su parte, ciertos antílopes, como el antílope saltarín o springbok, pueden correr a 95 km/h.

En nuestras latitudes, la liebre alcanza los 70 km/h. Descendiente del caballo salvaje, animal de estepa, el caballo de carreras alcanza los 69 km/h.

Perfectamente adaptado ala carrera, el galgo ocupa también una buena posición. En 1930 un célebre perro alcanzó en el canódromo de White City, en Gran Bretaña, los 61 km/h.

La velocidad no lo es todo. El lobo no corre a más de 45 km/h., pero su resistencia es proverbial. Por lo que respecta a la carga del elefante, aunque no supera los 40 km/h., no deja de ser realmente impresionante.

Velocidad de los Animales Records de Velocidad de AnimalesAire. Entre las aves, cabe distinguir entre el vuelo en línea recta y el vuelo en picado. Las tardes de verano, por encima de nuestras cabezas, los vencejos nos deleitan con sus persecuciones vertiginosas a 200 km/h., parece que vayan a estrellarse contra un muro, pero en el último momento lo esquivan. Hay que destacar que tienen una vista excelente.

Sólo un halcón, el alcotán (imagen) , es capaz, excepcionalmente, de capturar algún ejemplar de vencejo.

En picado, el halcón peregrino se lanza sobre sus víctimas a 360 km/h. emite entonces un ruido que recuerda al de los aviones a reacción. A pesar del valor netamente superior de su masa, el águila real vuela en picados «sólo» 300 km/h.

En línea recta, las cercetas vuelan fácilmente a 120 km/h. Una zancuda común colas costas europeas, el ostrero, debe rondar unas velocidades similares. Entre los insectos, las libélulas alcanzan los 75 km/h.

Velocidad de los Animales Records de Velocidad de AnimalesMar. En el mar, es el pez vela, pariente próximo del pez espada y como él provisto de un hocico alargado y puntiagudo, quien ocupa el primer lugar con sus 110 km/h.

El pez espada le sigue a cierta distancia, con sus 90 km/h y, tras ellos, la tintorera y el atún, que gracias a su figura hidrodinámica alcanzan los 70 km/h.

Por lo que se refiere a los mamíferos marinos, la velocidad máxima de los delfines ha sido estimada en 64 km/h; aunque por lo general se desplazan a unos 30 o 40 km/h.

En principio, los animales no pueden mantener durante mucho raro las velocidades máximas que los caracterizan. Su resistencia es muy variada. En el caso de las aves, por ejemplo, las más rápidas no son forzosamente las que efectúan las migraciones más largas y viceversa.

RÉCORDS DE LENTITUD: CARACOLES, sin duda, el primero que nos viene a la mente: se le atribuye una velocidad de 50 m/h. El indolente perezoso de la Amazonia, cuando anda por el suelo, alcanza una velocidad de 110 a 150 m/h.

 el tarseroRÉCORDS DE SALTO: A RANA efectos saltos de 2 m de longitud (en ocasiones puede llegar a los 5 m). Algunos mamíferos efectúan saltos de longitudes muy superiores a la alcanzada por la rana: 15 m en el caso de la pantera de las nieves; 13 en el canguro; 12 en el antílope saltarín; 9 en el perro; 8 en ciertos monos; 5 en la ardilla.

Otros mamíferos bien dotados para el salto son: el jerbo (roedores) y el tarsero (primates – imagen izq.). Entre los insectos, la pulga realiza saltos de 33 cm y el saltamontes de 3 m.

El campeón de salto de altura es el delfín, con un salto de 7 m, seguido por la manta (5 m), el canguro (4 m), el perro (3,50 m) y el caballo (2,50 m).. ¿Y el ave más lenta?.

El guión de codornices parece ser el merecedor de esta calificación, con sus 20 km/h, que no le impiden emigrar hasta África tropical.

CUADRO DE VELOCIDAD MAXIMAS

tabla de velocidad de la aves

LOS FELINOS: El récord de velocidad en carrera entre los animales lo posee el cheetah u onza cazadora, que es precisamente un felino. A diferencia de sus primos, como el tigre o la pantera, no se vale del ataque por sorpresa. Corre desde atrás a su perseguido hasta darle alcance. Por esa razón, un esquive oportuno resulta a veces salvador para la víctima. El cheetah puede recorrer un kilómetro en menos de un minuto, pero tiene el inconveniente de que al poco trecho se cansa y debe abandonar la carrera.

felino Cheetah , record de velocidad

Físicamente se trata de un animal de largas y poderosas patas que no oculta, como es característico entre los felinos, sus garras entre los dedos (su disposición nos recuerda la pata de un perro). Su figura, esbelta, se reduce en la parte de la cabeza y el vientre. Tiene un color amarillo pajizo, profusamente recargado de manchas negras. Habita en las sabanas del centro de África, así como en el sur de Asia, especialmente en la India, en las áreas de menor densidad de población.

El sistema nervioso de los felinos, sumamente sensible, permite que hasta el mínimo detalle sea percibido por estos animales. Sus ojos están dotados de pupilas contráctiles y cuando la luz es muy intensa éstas se transforman en una delgadísima línea vertical. Causa asombro la aptitud que poseen para ver en la oscuridad.

Y tanto el olfato, como el gusto, el oído y el tacto han alcanzado en ellos un alto grado de evolución. Además, cuentan con un excelente sistema de equilibrio. Observemos, por ejemplo, que resulta improbable que un gato caiga al suelo golpeándose con el lomo o la cabeza. Siempre logra darse vuelta en el aire y recuperar la posición para terminar cayendo sobre sus cuatro patas; de ese modo, atempera el golpe.

tabla de record de velocidad de los felinos