Tragedia Apolo y Salyut 11

Primer Satelite Enviado al Espacio Comienzo de la Era Espacial

Primer Satélite Enviado al Espacio
Comienzo de la Era Espacial

HISTORIA DEL AÑO: El Sputnik inicia la carrera espacial

El 4 de octubre de 1957, la Unión Soviética lanzó al espacio el primer satélite artificial del mundo, el Sputnik I.

Cuando la esfera de aluminio dio la vuelta a la Tierra, los estadounidenses quedaron aturdidos: un país que, según ellos, era tecnológicamente inferior, los había superado.

En noviembre aumentó su consternación cuando los soviéticos pusieron en órbita el Sputnik II con la perra Laika a bordo.

Sus temores por el Sputnik tenían dos vertientes: el sorprendente logro de los soviéticos les daba ventaja en la guerra propagandística, y la tecnología espacial podía ser aplicada al armamento. Se negaron a creer el anuncio de que la Unión Soviética había probado el primer misil balístico intercontinental (MBIC), un arma nuclear autopropulsada capaz de cruzar océanos. Ahora, el liderazgo de Moscú era innegable, y la opinión pública norteamericana exigía un satélite. La carrera espacial había comenzado.

En Estados Unidos ya se estaban desarrollando tres programas de cohetes. En 1955, el presidente Eisenhower había seleccionado el proyecto Vanguard de la armada para la investigación espacial; el reciente programa Atlas de la fuerza aérea (dedicado a la fabricación de un MBIC) y uno similar del ejército lo apoyaban.

El Vanguard contaba con pocos fondos y el científico más importante, Wernher von Braun, se había quedado con el ejército.

En diciembre de 1957, Estados Unidos lanzó un cohete Vanguard con un satélite. Explotó en la rampa de lanzamiento. Un mes después fue lanzado con éxito el satélite Explorer 1 utilizando un cohete que había diseñado Von Braun. Sus instrumentos científicos hicieron un gran descubrimiento: dos franjas de radiación sobre la atmósfera terrestre, los cinturones Van Allen.

En Estados Unidos y en la Unión Soviética se sucedieron los lanzamientos de satélites y las fuerzas arma-das norteamericanas (apoyadas por el senador de Texas Lyndon Johnson) empezaron a presionar al gobierno para establecer bases militares en la Luna.

En julio de 1958, Eisenhower estableció la National Aeronautics and Space Agency (Agencia Espacial y Aeronáutica Nacional, NASA) que reclutó a siete astronautas y contrató a Von Braun como ingeniero jefe.

Cuando Moscú puso en órbita al primer hombre en 1961, ambos países habían sacrificado a muchos animales y la carrera espacial se había convertido en una obsesión nacional.

En los primeros días de noviembre de 1957 los rusos pusieron en órbita un segundo satélite artificial, a! que denominaron Sputnik II. El artefacto estaba equipado con diversos accesorios para captar y medir los rayos cósmicos, radiaciones solares, ultravioletas y rayos X, juntamente con la temperatura y la presión atmosférica.

En él viajaba la perra Laika, con alimento, agua y aire para varios días, e instrumentos para registrar sus reacciones biológicas.

La disminución sucesiva del período de este satélite fue controlada por radiotelescopios y radar desde el momento mismo de su puesta en órbita hasta su destrucción, en abril de 1958. Había dado 2.378 vueltas en torno de nuestro planeta y recorrido 120 millones de kilómetros o sea casi la distancia entre la Tierra y las proximidades de! Sol.

El reto del Sputnik
La hazaña del Sputnik indujo a los norteamericanos a pensar que quizá su sistema educativo no era el mejor del mundo. Al fin y al cabo, la Unión Soviética, a pesar de su pobreza y de su supuesto retraso, había sido capaz de formar los ingenieros y científicos suficientes para poner en órbita un satélite. Por primera vez desde el término de la guerra comenzaron a aparecer artículos elogiando a la URSS y, en especial, trabajos que describían y analizaban el sistema educativo soviético.

Al mismo tiempo se traían a colación cifras poco estimulantes sobre el sistema norteamericano: a comienzos de 1958, menos de la mitad de los graduados de segunda enseñanza pasaban a la universidad; la mayoría de los estudiantes de segunda enseñanza no recibían una formación científica o matemática de cierta entidad; cada vez era menor el número de profesores de matemáticas y ciencias con formación universitaria. El Comité presidencial para la Ciencia y la Ingeniería recomendaba apremiantemente que se intensificase la formación científica para situar a los científicos del país a nivel soviético.

El Comité Conjunto sobre Energía Atómica advirtió que el programa atómico corría «grave peligro de retrasarse, a menos que se introduzca una solución drástica inmediatamente» para difundir la educación científica.

La solución resultaba evidente a los legisladores norteamericanos: gastar dinero en abundancia. En 1958, el Congreso aprobó la Ley de Educación para la Defensa Nacional (NDEA), la cual destinaba aproximadamente 1.000 millones de dólares a programas educativos federales y estatales, nuevo material para los centros de primera y segunda enseñanza, ayudas a estudiantes universitarios, becas para graduados y programas especiales relacionados con las ciencias, las matemáticas y los idiomas extranjeros.

Resultado de la ley de educación y de otras disposiciones aprobadas en los años siguientes fue que el número y magnitud de los centros educativos, así como las cifras de profesores debidamente formados y de estudiantes universitarios, se han visto incrementadas muy por encima de los cálculos más optimistas. En 1957, el año anterior a la ley de educación, 3.037.000 estudiantes se matricularon en centros de educación superior.

En 1968, ese número se había elevado a 6.928.000, es decir, un incremento del 128 por ciento. En el mismo período, el gasto total de investigación y desarrollo científico en los sectores de la defensa y el espacio aumentó en un 124,7 por ciento. En 1972, los gastos totales de educación en el país habían ascendido a 83.300 millones de dólares, lo que representaba el 7,8 por ciento del producto nacional bruto. (En 1945, esos gastos suponían alrededor del dos por ciento del producto nacional bruto.) De todos los capítulos que integran la sociedad, únicamente el militar recibe más fondos federales que el sector educativo.

Otro efecto inmediato del satélite soviético fue el repentino aumento de la influencia ejercida por los científicos en el gobierno y en las decisiones políticas. En las dos semanas siguientes al lanzamiento del Sputnik se reunieron con el presidente Eisenhower un número sin precedentes de científicos. En noviembre de 1958 se creó el cargo de Ayudante Especial del Presidente en asuntos de Ciencia y Tecnología —puesto fundamental que sólo caería en desuso con el presidente Nixon—; y el Comité de Asesoramiento Científico del Presidente se trasladó a la Casa Blanca.

Se encomendó a los científicos la misión de fijar las metas de un programa espacial nacional y, lo que era aún más importante, se les pidió también que definieran los programas norteamericanos de armamento. La puesta en órbita del Sputnik había demostrado que la Unión Soviética era capaz de fabricar cohetes —y, en consecuencia, cohetes bélicos de largo alcance— mucho más potentes de lo que hubieran podido imaginar los militares estadounidenses.

Se aceleró el programa balístico de los EE. UU. y, tanto en la Unión Soviética como en Norteamérica, ambas pugnas —la carrera espacial y la carrera armamentista— se convirtieron en la práctica en una sola, pues la tecnología necesaria para enviar satélites y hombres al espacio era la misma que la requerida para mandar bombas al otro lado del mundo. Muchos de los cohetes utilizados en los lanzamientos espaciales son modificaciones de misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

Y todos los servicios militares, en especial la fuerza aérea, han participado estrechamente en los programas de investigación y desarrollo de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

CRONOLOGÍA DE LA CARRERA ESPACIAL:

———4 OCT. 1957———
Empieza la Era Espacial con el lanzamiento del primer satélite soviético, el Sputnik 1.
Fue puesto en órbita alrededor de la Tierra.

———3 NOV. 1957———
Los soviéticos envían el Sputnik 2, tripulado por la perra Laika.

———1958———
Estados Unidos envía su primer vehículo espacial, d Explorer 1.

———1959 ———
Los soviéticos envían la sonda lunar Luna 2, que se estrella en la superficie
lunar. La Luna 3 tiene éxito y envía las primeras fotografías de la Tierra vista desde el espacio.

———12 ABR. 1961 ———
cosmonauta Yuri Gagarin realiza el primer vuelo tripulado.

——— MAYO 1961 ———
El presidente de Estados Unidos, John Kennedy, propone al estado la tarea de poner un hombre en la Luna antes
del final de la década.

——— 20 FEB. 1962 ———
John Glenn, a bordo del Friendsbip 7, se convierte en el primer estadounidense que órbita la Tierra.

———10 JUL. 1962 ———
Se lanza el Telstar, primer satélite de telecomunicaciones comerciales. Transmite la primera película
a través del Atlántico.

———1963 ———
La cosmonauta soviética Valentina Tereshkova se convierte en la primera mujer que sale al espacio.

———1965———
La sonda espacial estadounidense Maríner 4 proporciona las primeras fotografías de Marte. El soviético Alexei
Leonov realiza el primer paseo espacial; tres meses después le sigue el estadounidense Edward H. White.

———1966———
La sonda espacial soviética Luna 9 alcaliza la superficie lunar y envía fotografías de ella.

———1967———
Los soviéticos instalan la estación espacial  (nave espacial que puede mantenerse años en órbita) Soyuz, primera en la  historia. La misión acaba en desastre: la nave se estrella al regresar a la Tierra. Tres astronautas estadounidenses mueren calcinados durante una prueba de lanzamiento.

———1968———
Lanzamiento de la nave tripulada Apollo 8.

———2O JUL. 1969———
Los estadounidenses Neil Armstrong  y Edwin Aldrin, de la misión Apollo 11, son los primeros hombres que caminan sobre la superficie lunar.

———1970 ———
La nave soviética no tripulada Luna 16 recoge muestras de la superficie lunar.

———1971 ———
Una sonda soviética envía fotografías de Marte.

———1972 ———
Estados Unidos realiza su último vuelo tripulado del proyecto Apollo. Los astronautas son Eugene Ceñían
y Harrison Schmitt.

———1973———
Se instala el Skylab, la primera estación espacial estadounidense.

———1975———
Primeras operaciones conjuntas de Estados Unidos y la Unión Soviética con la misiones Apollo y Soyuz.

———1976———
Se lanza el Viking estadounidense para explorar la vida en Marte. Toma muestras de la superficie del planeta.

———1977———
Los Estados Unidos lanzan las sondas  Voyager 1 y 2 para tomar fotografías de los planetas más remotos.

———1981———
Se pone en órbita el primer transbordador espacial.

———1983———
El presidente estadounidense Ronald Reagan da su conformidad a la Iniciativa de defensa estratégica,
que consiste en la instalación de defensas anti-misiles en el espacio.

——— 28 ENE. 1986———
Explosión del Challenger. Mueren sus siete tripulantes.

———1986———
La Unión Soviética instala la Estación espacial 3-

Ver Para Ampliar Este Tema: Las Primeras Cincuenta Veces

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)

Descripción del Alunizaje del Apolo XI Relato de Neil Armstrong

El Alunizaje del Apolo XI: Neil Armstrong

El nombre de en la cuando, el 20 de julio de 1969, se convirtió en el primer hombre que pisaba la Luna. Millones de pegadas al televisor fueron testigos de la Armstrong, junto a Aldrin y Michael Collins, sus dos compañeros de la misión espacial Apolo XI, cumplían así un de la Humanidad. Armstrong, murió el 25 de agosto de 2012 en Cincinnati, por una afección cardíaca.

NUEVA YORK, 18.- El día del descenso en la Luna fue muy largo y bastante agitado. Nos levantamos a las 5.30 de la mañana y descendimos aproximadamente a las 3.20 de la tarde (hora de Houston). Hubo muchas cosas que hacer durante cada minuto de ese día.

La puesta en marcha de los motores para el descenso se realizó suavemente y en el momento preciso. Lo hicimos en el instante en que pasábamos por el punto exacto, sobre el borde occidental del Monte Marilyn. Estábamos volando mirando hacia abajo, a 16.000 metros de altura, y la visión que teníamos del Monte Marilyn y de otros puntos indicaba que íbamos a descender relativamente cerca del área que se había elegido.

No íbamos a caer en la cara opuesta de la Luna ni nada parecido. A continuación, nuestro radar de descenso nos informó que estábamos a 12.000 metros, exactamente donde esperábamos estar. Alrededor de los 10.000 metros comenzamos a tener problemas con las computadoras.

Cuando la computadora tiene problemas enciende una luz de alarma y un número. Antes del vuelo habíamos simulado una gran variedad de alarmas. Para las más probables habíamos memorizado ciertos procedimientos y algoritmos. Para las más complicadas habíamos hecho pequeñas anotaciones en tarjetas pegadas al tablero de instrumentos. Sin embargo, la alarma que se encendió durante el vuelo no tenía número, no era el tipo de alarma que esperábamos; no era ninguna de las que había surgido durante las simulaciones.

En ese momento los muchachos de la misión de control se ganaron realmente su sueldo. Analizaron el problema y la causa, y nos indicaron rápidamente que podíamos dejar de lado tranquilamente las alarmas y continuar nuestro descenso.

Desde los 10.000 metros hasta los 1600 estuvimos totalmente absorbidos por el análisis y la consideración de este problema, y por el control de instrumentos. En consecuencia, no prestábamos atención a las ventanas y a la identificación de puntos de orientación externos. La primera ocasión que tuvimos de pasar algún tiempo mirando hacia afuera fue cuando ya estábamos a menos de 1600 metros.

Con el estrecho horizonte que caracteriza a la Luna, era difícil tener un campo visual muy extenso desde esa altura. El único punto destacado que alcanzamos a ver fue un cráter muy grande que hasta ese momento se había identificado como Cráter Oeste, aunque en ese momento no lo reconocimos.

Modulo Lunar Apolo Caracteristicas Capsula Lunar Descenso LunaAl principio consideramos la posibilidad de descender cerca de él. Parecía evidente que hacia allí nos estaba llevando nuestro sistema automático. Sin embargo, cuando nos acercamos unos 300 metros no nos cupo ninguna duda de que el Águila trataba de descender en una zona nada conveniente.

Había peñascos grandes como un Volkswagen diseminados por todas partes.

Yo tenía una visión excelente del cráter y del campo pedregoso a través de la ventana izquierda, pero la posición  de la cámara sólo permitía captar la imagen del perímetro norte, de apariencia relativamente benigna.

Las rocas parecían acercársenos con espantosa rapidez, aunque, por supuesto, en una situación como ésa el reloj anda tres veces más ligero. En ese momento mi atención se dirigía casi totalmente hacia la ventana, y Buzz (Aldrin) me informaba sobre las lecturas importantes en la computadora y en los instrumentos.

A una altura de unos 120 metros y a 80 kilómetros por hora se hizo evidente que iba a tener que utilizar el control manual de la nave. De esta forma controlaba la marcha y la velocidad horizontal del Águila, y mis órdenes, junto con las que impartía la computadora, hacían funcionar el acelerador. Disminuimos nuestra velocidad de descenso de tres metros por segundo a alrededor de un metro por segundo.

Hubiera sido interesante descender en ese campo pedregoso, porque estoy seguro de que algunos de los elementos que emergían de ese enorme cráter eran rocas del interior de la Luna y, en consecuencia, fascinantes para los científicos.

Me sentí tentado, pero mi sensatez fue mayor. Avanzamos ubicándonos a una altura conveniente para pasar por sobre las puntas de los peñascos y exploramos la superficie hacia el Oeste buscando un lugar más adecuado para el descenso. Miramos varios y cambié de opinión un par de veces. El que elegimos tenía apenas unos 60 metros de lado, el tamaño del lote de una casa grande. Un costado estaba rodeado por algunos cráteres de buen tamaño y el otro por un campo de pequeñas rocas. Hice descender el Águila allí.

Supe que durante el descenso aumentó notablemente el ritmo de los latidos de mi corazón, en realidad me preocuparía si no hubiera sido así.

La trayectoria final que realicé antes del descenso real fue muy parecida a las que me tocó describir en las prácticas.

Durante los últimos segundos del descenso nuestros motores levantaron una gran cantidad de polvo lunar que voló en forma radial y casi paralela a la superficie, a grandes velocidades. Como en la Luna no hay atmósfera, el polvo se desplaza en una trayectoria plana y baja, dejando un espacio limpio detrás de él. Podían verse rocas y cráteres, pero se hacía difícil decidir la velocidad necesaria para lograr un descenso suave. Parecía que estuviéramos aterrizando en medio de una niebla que se movía velozmente.

En esta última etapa del descenso yo estaba muy preocupado por el nivel del combustible. Los medidores indicaban una posición muy próxima a vacíos y en realidad estuvimos muy cerca de una contraorden que nos hubiera hecho poner en marcha el motor de ascenso y -con suerte- volver a la órbita. A pesar de los escasos niveles indicados por los medidores es probable que en el momento del descenso todavía nos quedara combustible par unos 40 segundos.

Siempre resulta agradable saber que cuando la lectura de los medidores indica vacío hay todavía cuatro litros en el tanque.

Por supuesto que estábamos alborozados, pero hay gran cantidad de trabajo que realizar inmediatamente después del descenso. Buzz y yo tuvimos unos 12 minutos de trabajo muy activo. Luego pudimos distendernos lo suficiente para disfrutar de una sensación de alivio, de dicha. Buzz extendió su brazo y me dio un gran apretón de manos junto con sus felicitaciones, lo cual realmente tuve a gran estima. Es mi crítico más competente.
Decidimos realizar temprano nuestra actividad fuera del vehículo, para luego llegar tarde al propio límite que nos habíamos ft-jado. Diversos pequeños detalles contribuyeron a la demora, pero la mayor sorpresa fue el tiempo que nos llevó anular la presión del Águila. A ñn de abrir la escotilla para salir teníamos que lograr que la presión a ambos lados de la escotilla fuera igual. Y puesto que la presión exterior en la Luna es el vacío, debíamos reducir también al vacío la presión interna. Nos llevó mucho más tiempo que lo que había previsto.

Así que nuestra demora en salir del Águila no fue, como mi esposa y acaso otras personas han sugerido medio socarronamente, para darme tiempo a pensar lo que diría en el momento de poner el pie en la Luna. Algún pensamiento sobre ello me había cruzado un poco antes del vuelo, principalmente porque tanta gente había acordado gran importancia a este punto. También pensé un poco durante el viaje a la Luna, aunque no mucho. No fue sino después del descenso que me propuse decir «Es un pequeño paso para un hombre, un salto gigante para la humanidad». Más allá de esas palabras no recuerdo emoción o sentimiento particular alguno fuera de la cautela, el deseo de tener la seguridad de que no existía peligro en dejar caer mi peso sobre aquella superficie ajena al Águila.

Dentro de la cabina, la Luna parecía cálida y seductora. El cielo era negro, aunque una vez sobre la superficie parecía como de día, y el suelo, tostado. Existe un efecto de luz muy particular en la superficie lunar que parece hacer que los colores cambien; no lo comprendo del todo. Si se mira de espaldas al Sol, a lo largo de la propia sombra, o de frente al Sol, la Luna es de color tostado. Si se mira dando el costado al Sol, es más oscura, y si se mira directamente a la superficie, particularmente en las sombras, es muy oscura. El material que se toma en las manos también es oscuro, gris o negro. Generalmente, de textura delicada, casi como harina, aunque ciertas partículas más se asemejan a la arena.

Muy agradable resultó trabajar en esa atmósfera. No era fatigoso. El único problema real para mí consistió en los muchos lugares donde me hubiera gustado investigar, ver qué había justo detrás de la siguiente colina.

Bien conocidas son ahora todas las cosas que dejamos en la Luna. Nos sentimos particularmente complacidos en depositar el emblema de la Apolo XI en memoria de nuestros amigos y compañeros astronautas Gus Grissom. Ed White y Roger Chaffee, y las medallas que se acuñaron en memoria de los cosmonautas soviéticos Gagarin y Komarov. Creo que esos caballeros y sus asociados comparten nuestros propios sueños y esperanzas de un mundo mejor. Mi convicción se fortaleció por un telegrama de felicitaciones que nos aguardaba en el Laboratorio de Recepción Lunar a nuestro regreso. Comenzaba «Queridos colegas», y se hallaba firmado por todos los cosmonautas que habían participado en vuelos.

Cuando regresamos al módulo lunar había determinado olor en la cabina. Me pareció como de cenizas húmedas en un fogón. No puedo tener la certidumbre de que provinieron del material lunar, aunque me inclinaría a pensar que sí. Esta ocasión, sin embargo, fue la primera en que la cabina de la nave espacial había estado al vacío, lo que pudo haber afectado a alguna cosa interna. Sería interesante oler ahora las rocas que se trajeron a la Tierra.
Nunca me di especialmente cuenta de las temperaturas en la Luna. El traje adecuado siempre resultó agradable y cómodo, y en ningún momento parte del equipo transmitió frío ni calor a través de los guantes aislantes.

Si miro hacia atrás, el instante de tocar la Luna constituyó el punto de realización más sorprendente del vuelo. El despegue le siguió en notabilidad. Mucho más había dado que pensar aquel simple motor de ascenso del que dependíamos enteramente. Cuando llegó el momento, se mostró como dechado de perfección. No sólo nos proporcionó una agradable cabalgata, sino que nos regaló una final vista en vuelo de la Base de la Tranquilidad a medida que subíamos y nos alejábamos de ella.

Las más dramáticas memorias que ahora conservo son las vistas en sí, aquellas magníficas imágenes visuales. Van mucho más allá que cualquier experiencia visual que haya tenido en mi vida. De todos los cuadros espectaculares, el que más me impresionó en el viaje a la Luna fue el que se me ofreció al volar por su sombra. Todavía nos encontrábamos a miles de kilómetros, aunque lo suficientemente cerca para que la Luna casi llenara nuestra ventana circular. Desde nuestra posición eclipsaba al Sol, y se percibía como una gigantesca forma de lupa o platillo que se prolongaba por varios diámetros lunares.

Era magnífica, pero más todavía la misma Luna. Nos hallábamos en su sombra, de modo que el Sol no iluminaba ninguna de sus partes. Únicamente la Tierra, mediante su reflejo, la alumbraba. Esto hacía que la Luna pareciera de un gris azulado, y tridimensional.

Casi parecía como si quisiera mostrarnos su redondez, su semejanza en forma a nuestra Tierra, en una especie de bienvenida. Abrigué, entonces, la seguridad de que sería un anfitrión hospitalario; se había hallado esperando a sus primeros visitantes durante largo tiempo.

Primer Hombre en llegar la Luna Vida de Neil Armstrong

Primer Hombre en llegar la Luna – Vida de Neil Armstrong

El nombre de en la cuando, el 20 de julio de 1969, se convirtió en el primer hombre que pisaba la Luna. Millones de persona de todo el mundo pegadas al televisor fueron testigos de la hazaña de Armstrong, junto a Aldrin y Michael Collins, sus dos compañeros de la misión espacial Apolo XI, cumplían así uno de los logros tecnológicos-cientificos mas importantes de la historia de la Humanidad. Armstrong, murió el 25 de agosto de 2012 en Cincinnati, por una afección cardíaca.

Neil Alden Armstrong, astronauta estadounidense, fue la primera persona en caminar sobre la luna; nació el 5 de agosto de 1930, cerca de Wapakoneta, Ohio.

Él era el mayor de tres hijos de Stephen y Viola Armstrong Engel. Su pasión por los aviones quedó señalada a los seis años, cuando hizo su primer viaje en uno de ellos.

Es probable que cuando Neil Armstrong nació, en la granja de sus abuelos, en su destino estuviera escrito «elegido para la gloria». Sin embargo, no lo sabría hasta pasados varios años, cuando se convirtió en el primer ser humano en pisar el suelo lunar. Nada hubo en su infancia que dejara adivinar un futuro tan colosal.

Neil no fue un niño prodigio. Todo en él era discreto, salvo un detalle: su pasión por volar.

Eso sí lo hacía distinto de otros chicos de su edad. Hoy, más de cuatro décadas después de que una pisada suya fuera recibida en el mundo como «la mayor aventura de la historia», se ha elaborado una leyenda romántica sobre este personaje, que escapa de la celebridad refugiándose en su Ohio natal.

Según esa leyenda, a los dos años Armstrong mostró su primer interés por los aviones. Fue un día en que su padre, Stephen Armstrong, lo llevó a la Competencia Nacional Aérea de Cleveland.

El pequeño Neil se mostró muy entusiasmado mientras presenciaba las cabriolas de enormes y brillantes aviones. A los seis años, Neil iba a disfrutar de su primer vuelo en avión. Es probable que nunca se sepa si en esa ocasión visitó o no una cabina de mandos, y si de ahí nació su auténtica afición por las aeronaves. Pero sí que poco tiempo después empezó a fantasear con la idea de comandar un aparato.

Comenzó a tomar lecciones de vuelo a la edad de catorce años, y en su décimo sexto cumpleaños le fue concedida una licencia de piloto. A esa edad, Armstrong se construyó un pequeño túnel de viento (un túnel a través del cual el aire es forzado a una velocidad controlada para estudiar los efectos de su caudal) en el sótano de su casa, también realizó experimentos utilizando el modelo de aviones que había diseñado.

A través de estas actividades se estaba preparando para lo que sería una distinguida carrera en la aeronáutica o la construcción, diseño y navegación de las aeronaves.

SU DESTREZA COMO PILOTO LO LLEVÓ A LA ASTRONÁUTICAFUE EL PRIMER HOMBRE EN PISAR EL SUELO LUNAREE.UU. SACÓ VENTAJAS EN LA CARRERA ESPACIAL CONTRA LA URSS
LA PROEZA CONTÓ CON UN GRAN ALIADO: LA TVHOY SE DEDICA A LA ENSEÑANZA Y ASESORA PROYECTOS ESPACIALES

Armstrong también estaba interesado en el espacio exterior a una edad temprana. Su fascinación fue impulsada por un vecino que era dueño de un potente telescopio; en el que fue encantado con las vistas de las estrellas, la Luna y los planetas que vio a través de este dispositivo.

Ingresó a en la Universidad de Purdue en Indiana en 1947 con una beca de Marina de los EE.UU. Después de dos años de estudio fue llamado al servicio activo con la armada y ganó sus alas de piloto de jet en la Estación Aérea Naval de Pensacola, en Florida.

A los veinte años fue el piloto más joven en su escuadrón. Voló setenta y ocho misiones de combate durante la Guerra de Corea, una guerra civil desde 1950 hasta 1953 entre el Norte y Corea del Sur en el que China luchó en el lado comunista de Corea del Norte y los Estados Unidos lucharon para ayudar a Corea del Sur.

Después de la guerra Armstrong volvió a Purdue y completó una licenciatura en ingeniería aeronáutica en 1955. De inmediato aceptó un trabajo con el Laboratorio de Propulsión a Lewis Vuelo del Comité Consultivo Nacional de Aeronáutica (NACA) en Cleveland, Ohio. Un año más tarde se casó con Janet Shearon.

Poco después, Armstrong transferido a la NACA , donde se convirtió en un experto piloto de pruebas y voló los primeros modelos de aviones como el F-100, M-101, M-102, M-104, F-5D, y B-47. También fue piloto del avión cohete X-1B, una versión posterior del primer avión que rompió la barrera del sonido (el efecto de arrastre de aire en un avión al aproximarse a la velocidad del sonido).

Fue seleccionado como uno de los tres primeros pilotos de la NACA para volar el avión cohete X-15-motor. Hizo siete vuelos en este avión, que era una especie de primer modelo de las futuras naves espaciales. Logrando una altura récord de 207 a 500 pies y una velocidad de 3.989 millas por hora.

En 1962, Armstrong decidió convertirse en astronauta tras una selección de la NASA e ingresó a ella para su formación. En septiembre de 1962 se convirtió en el primer astronauta no militar de Estados Unidos. Su asignación de vuelo por primera vez como un astronauta fue como una copia de seguridad, o suplente, del piloto de Gordon Cooper, en la misión Gemini 5.

A posteriori continuó su formación especializada en la nave espacial Gemini y fue seleccionado como el piloto de mando para la misión Gemini 8. Con copiloto David Scott que fue lanzado desde Cabo Kennedy (ahora Cabo Cañaveral), Florida, el 16 de marzo de 1966. El Gemini 8 orbitó y se acopló como estaba previsto con otro vehículo en órbita, pero poco después la nave Gemini 8 se salió de control. Armstrong trajo al Gemini 8 al Océano Pacífico a sólo 1,1 millas náuticas del punto de aterrizaje previsto.

La conducta fría y profesional de Armstrong dio una fuerte impresión en sus superiores, quienes lo destinaron a la formación para el programa Apolo. Durante un vuelo de entrenamiento de rutina del vehículo de aterrizaje de la investigación, las embarcaciones de Armstrong se salieron de control; este se expulsó a sí mismo y aterrizó en paracaídas a unos metros de distancia del vehículo de formación, que se estrelló en llamas. Con sus emociones controladas de costumbre, él se alejó y con calma hizo su informe.

Misión Apolo 11
En enero de 1969 Armstrong fue seleccionado como comandante del Apolo 11, la primera misión de aterrizaje lunar. El 16 de julio a las 9:32 A.M. Hora del este (EDT), Armstrong, con los astronautas Michael Collins y Edwin Aldrin, despegó desde el Centro Espacial Kennedy en Florida.

El Apolo 11 pasó a la influencia gravitatoria (fuerza de la gravedad) de la luna el 18 de julio y la vuelta a la luna dos veces. Armstrong y Aldrin entraron en un módulo lunar (una pequeña nave espacial) llamado el Águila.

A medida que descendieron hacia la superficie lunar, su equipo se convirtió en sobrecarga, pero bajo las instrucciones del centro de control de la misión en Houston, Texas, Armstrong logró aterrizar el módulo. A las 4:17:40 pm. , el 20 de julio, una parte importante de la población de la Tierra estaba escuchando la transmisión de radio de Armstrong informando que el Águila había aterrizado.

A las 10:56 pm. puso el pie en la luna, diciendo: «Eso es un pequeño paso para el hombre, pero un salto gigantesco para la humanidad.»

Carrera después de la NASA
Apolo 11 fue la misión al espacio final de Armstrong. Luego se unió a la Oficina de la NASA de Investigación Avanzada y Tecnología, donde una de sus principales actividades era promover la investigación sobre el control de las aeronaves de alto rendimiento mediante la computadora. En 1971 comenzó a trabajar en la Universidad de Cincinnati en Ohio, donde pasó siete años como profesor de ingeniería aeroespacial.

Armstrong se mantuvo trabajando para el gobierno. En 1984 fue nombrado en la Comisión Nacional sobre el espacio, donde completó un informe con un ambicioso futuro de los programas espaciales de EE.UU., También fue líder de una comisión gubernamental para investigar la explosión desastrosa de la lanzadera espacial Challenger , que se produjo en enero de 1986.

Armstrong trabajó para varias empresas desde sus días de astronauta, incluyendo el cargo de presidente de los Sistemas de AIL, Inc., un fabricante de electrónica aeroespacial. En 1999 fue honrado en una ceremonia celebrada en el National Air and Space Museum de la Smithsonian Institution en Washington, DC, donde recibió la Medalla de Langley, en honor al trigésimo aniversario de la misión Apolo 11. Armstrong también hace ocasionales apariciones públicas en el aire en su ciudad natal de Wapakoneta, Ohio.

MITOS Y SECRETOS:

UN SUSTO:

Armstrong tuvo un percance en los ensayos previos a la misión Apolo XI En mayo de 1968, en Texas, guiaba el simulador Lunar Landing Research Vehide. Algo salió mal y la nave estalló en el aire. Armstrong salvó su vida al eyectar su asiento v saltar en paracaídas; sólo sufrió heridas leves.

TAN SOLO UNA QUEJA:

Según Armstrong, la misión espacial del Apolo XI transcurrió sin sobresaltos. Tuvimos muy pocos problemas, muchos menos de los esperados en la superficie. Fue una operación muy agradable y las temperaturas no eran altas. La combinación de los trajes espaciales y los aparatos en la espalda que mantenían nuestras vidas operaron a la perfección», afirmó. No obstante, sí se lamentó de que «la principal dificultad fue el poco tiempo para hacer la gran cantidad de cosas que nos hubiera gustado. Teníamos el mismo problema que un niño en una tienda de dulces».

UNA FALLA, UN SUSTO:

Houston sí tuvo que resolver con rapidez un problema de Apolo XI, ya que uno de los aparatos encargados del alunizaje se bloqueó. Según el ex-jefe de programas espaciales de la NASA en España, Luis Ruiz de Gopegui, «Armstrong, gritó, al ver cómo una luz roja de la cabina de mandos se encendía y centelleaba sin parar: ¡Tengo una alarma en la computadora que no conozco, díganme qué hago!». Esta señal, la alarma 1202, se hizo famosa, aunque no hubo mayores consecuencias.

SOBRE SU VIDA PRIVADA:

Poco se sabe de la vida privada de Armstrong, un hombre aislado del mundo y muy defensor de su intimidad; tan sólo, que se casó con Janet Shearon y tuvo tres hijos, Eric, Marky Karen -ésta última falleció en la infancia-. Quizás para entender su carácter basten sus propias palabras: «Ahora permanezco en casa, sentado y pensando en los buenos tiempos. Supongo que he tenido una buena vida y me siento muy afortunado. Todavía disfruto viendo a la gente que va al espacio. Leo todo lo que se refiere a las nuevas tecnologías y ayudo en el desarrollo de proyectos espacíales en todo lo que puedo.»

EN LA ARGENTINA:

Fue una de las primeras transmisiones televisivas vía satélite, recibida en la estación terrena de Balcarce. En la noche del 20 de julio de 1969, millones de argentinos vieron cómo Armstrong descendía del módulo Eagle. El seguimiento de la misión continuó hasta la madrugada del 21 de julio. En tanto, un argentino, el doctor Enrique Febbraro, declaraba al 20 de julio comoDía Internacional del Amigo..

ALGO MAS…
Entre los 50 cosmonautas estadounidenses, Armstrong, que en 1969 tenía casi 39 años, se destacaba por su sentido del orden, su gran autocontrol y por su carácter poco propenso a las fantasías. Nada le interesaba, excepto volar. «Cualquiera que lo trate, lo describirá como un sujeto frío, calculador» —decía de él otro astronauta—. «Su modo de pensar y de vivir es rígido como una operación aritmética».

Estudió ingeniería aeronáutica. Como piloto de la Marina, intervino en 78 misiones de combate durante la guerra de Corea. La guerra fue para él una experiencia técnica, una ocasión preciosa para familiarizarse con los más modernos equipos aeronáuticos. Tal como siempre lo manifestó, no es un romántico, detesta la aventura y el peligro, especialmente si los considera inútiles.

Antes de convertirse en astronauta, en setiembre de 1962, Armstrong ya trabajaba para la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio) como piloto de pruebas del programa X-15, avión-cohete que era lanzado a los límites, de la estratosfera, tarea para la cual se encontraba ampliamente capacitado.

Cuando se proyectó el vuelo de la Apolo 11, Armstrong, que habría de ser el comandante de la nave, no fue elegido para ser el primero en desembarcar. Sintiéndose insatisfecho por ello, reclamó hasta que la decisión fue revocada y, finalmente, se le encomendó ser el primer hombre en hollar la superficie de la Luna.

Al regresar a la Tierra, declaró a los periodistas: «El alunizaje fue para mí el momento más emocionante del vuelo. En segundo lugar yo ubicaría al instante en que abandonamos la Luna». Cuando se le pidieron más detalles, recordó a los presentes que en la Luna el cielo es oscuro y la superficie del suelo clara, y manifestó que el trabajo no le había resultado cansador.

La prensa mundial consagró a Armstrong «el hombre del siglo» y hubo quienes llegaron a llamarlo, incluso, «el hombre del milenio». (Fuente Consultada: Revista Conocer Nuestro Tiempo Enciclopedia del joven N°2)

Profesora Sonia Gaynor Para Planeta Sedna

La Mayor Hazaña Espacial de la Historia La Gran proeza de la NASA

La Mayor Hazaña Espacial de la Historia

LA EXPLORACIÓN ESPACIAL:
EL HOMBRE LLEGA A LA LUNA:
Eran las 9.32 de la mañana, hora del meridiano de 75°, el 16 de julio de 1969, cuando 3 astronautas, Neil Armstrong, Midiael Collins y Edwin Aldrin se elevaron del Complejo de Lanzamiento 39 en la Apolo II. Impulsada por un cohete, el Saturno V, que tenía una altura de 100 m., iba camino a la Luna, donde el hombre pondría su pie por primera vez.

Después que se detuvieron temporalmente a 115 millas sobre la Tierra para controlar los instrumentos, la nave se puso nuevamente ni movimiento, viajando a una velocidad de 39.000 Km./h. Al cumplir H horas de vuelo, los astronautas comenzaron a transmitir al mundo un programa especial para televisión en color sobre lo que estaban haciendo. Más de 500 millones de personas lo presenciaron. Los tres dijeron que estaban impresionados por la visión de la Tierra que retrocedía y Aldrin agregó: «La visión es de fuera de este mundo».

Cuando se acercaron a la superficie de la Luna, el sistema de propulsión se incendió y el aparato disminuyó la velocidad de la nave de 10.000 a 6.000 Km./h  y la puso en una órbita elíptica alrededor de la Luna. Eran las 1:22 P.M., hora del meridiano, el 19 de julio. Habían viajado 390.000 Km. en poco más de 3 días.

Dieron 2 vueltas alrededor del satélite, luego reencendieron el sistema de propulsión para poner a la nave en una órbita aproximadamente circular entre 100 y 120  Km.sobre la superficie. Armstrong dijo: «Se la ve como en los dibujos animados, pero existe la misma diferencia que cuando se ve un partido directamente o por televisión. No existe nada comparable al estar aquí».

Mientras la Apolo estaba sobre la otra cara de la Luna, desprendieron el Eagle, el módulo lunar, desde el Columbea, el módulo de comando. Armstrong y Aldrin, que caminarían en la Luna mientras Collins pilotaría el Columbia, gatearon a través del túnel estrecho entre los dos módulos y abrieron las compuertas conectivas para entrar en el Eagle

Cuando volvieron a la cara conocida de la Luna, los expertos de la NASA en Houston les preguntaron por radio: «¿Cómo anda?».

«Eagle tiene alas», contestó Armstrong. El módulo lunar se había liberado del Columbia.

El Eagle comenzó una órbita extremadamente elíptica, volando alrededor de la Luna a casi 15.000 m. sobre la superficie. Desde allí comenzó a bajar aceleradamente hasta que estuvo a casi 2300 m. de la superficie y 8000 alejado del punto de aterrizaje planeado, en el Mar de la Tranquilidad al noroeste del cráter Moltke.

Casi a los 500 pies, Armstrong y Aldrin observaron hacia abajo para elegir el mejor lugar donde detenerse. Poco después los dos tomaron la dirección de los controles, poniendo al Eagle en semiautomático. Luego, una alarma programada mostró que el tablero de computación estaba sobrecargado; entonces los astronautas, con la ayuda de Houston, bajaron el aparato por medio de instrumentos y guías visuales. Fue un momento cargado de tensión. El Eagle fue dirigido hacia un cráter rocoso, un lugar poco favorable para aterrizar.

Armstrong mantuvo funcionando los motores durante otros 70 segundos, con el fin de alcanzar otro sitio de aterrizaje casi a 4 millas más lejos. Aldrin, en los últimos momentos, dijo: «Adelante, adelante, bien. Cuarenta pies. Estamos levantando algo de polvo…, desviando hacia la derecha… Luz de contacto. OK. ¡Pare motor!».

Habían aterrizado. Armstrong miró hacia abajo para ver, dijo después, un trozo de luna polvorienta que era soplada por el escape del cohete. Detuvo el motor y transmitió: «Tranquilidad al asentarnos. El Eagle ha alunizado».

Parecía calmo. Sin embargo su corazón estaba latiendo a 156 latidos por minuto, el doble del promedio habitual. Eran las 4:17, hora del meridiano, el 20 de julio de 1969.

Se suponía que los dos pasarían 8 horas inspeccionando el módulo, comiendo y descansando pero estaban ansiosos por abandonar la nave y explorar la Luna; ciertamente muy excitados para descansar.
Por lo tanto, Houston acordó que podían saltar el período de descanso.

Les llevó 3 horas ponerse el traje, incluyendo el embarazoso equipo de supervivencia. Pasaron 6 horas y media antes de sacar la presión de la cabina y estar preparados para abrir la compuerta.

Armstrong bajó lentamente los 9 escalones de la escalerilla. Cuando alcanzó el segundo, dejó caer una cámara de televisión. En las pantallas de toda la Tierra apareció la imagen de su pie calzado con una pesada bota. Luego tocó la superficie. Eran las 10:56:20 de la noche. Se detuvo para decir sus ahora famosas palabras: «Éste es un pequeño paso para un hombre, pero un salto gigante para la humanidad».

Comenzó a describir la materia sobre la que estaba caminando:
«Esta superficie parece estar compuesta por unas muy, muy finas partículas, como un polvo… Puedo patearlas fácilmente con la punta del pie. Es como polvo de carbón. Puedo ver las huellas de mis botas impresas en las pequeñas, finas partículas… No hay ningún problema en caminar por todos lados».

Aldrin, que había quedado en la cápsula, preguntó si tenía permiso para salir. «Quiero moverme hacia atrás e ir cerrando las compuertas en mi camino hacia afuera», dijo.

«Buena idea», contestó Armstrong.

«Éste será nuestro hogar por el próximo par de horas —agregó Aldrin—. Queremos cuidar de él.»

Los dos saltaron como canguros, encontrándolo más fácil de ejecutar de lo que habían predicho los expertos.
Armstrong mostró a los espectadores la placa que puso en el lugar del aterrizaje: «Aquí los hombres del planeta Tierra pusieron por primera vez su pie sobre la Luna en julio de 1969. A. D. Venimos con fines de paz para toda la humanidad». Estaba firmada por los astronautas y por el presidente Richard Nixon. Pusieron también una bandera norteamericana de metal, que nunca ondeará en la Luna, donde no hay viento.

Durante las dos horas y media siguientes, Armstrong y Aldrin inspeccionaron si el Eagle tenía alguna avería debido al aterrizaje; estudiaron las depresiones dejadas por sus patas; corrieron, caminaron y recogieron datos.

Armstrong arrancó casi 50 libras de muestras rocosas y tierra que pusieron en un primer momento en valijas herméticas y luego en cajas de aluminio. Más tarde un funcionario de la NASA dijo que «éstas tenían más valor que todo el oro de Fort Knox». Las rocas eran asombrosamente viejas, algunas más antiguas que cualquiera encontrada en la Tierra.

Los hombres establecieron tres sistemas instrumentales: un detector de la composición del viento solar, un detector sísmico y un reflector Láser.

Armstrong trató de obtener algunas muestras más profundas de materiales del subsuelo, pero tuvo dificultades: «Pude obtener la primera muestra profunda en las primeras 5 cm. sin mucho problema y luego martilleé tan fuerte como pude. Para la segunda necesité poner las dos manos sobre el martillo y costó unas buenas y hermosas abolladuras en el extremo superior del formón. Y no pude seguir más. Pienso que la profundidad total debe haber sido de 8 o 9 pulgadas».«Pero, aun allí, la herramienta… no parecía querer mantenerse derecha, y cavó una especie de agujero pero no penetró en el sentido justo para que lo soportara… si aquello tenía algún sentido, para mí realmente no lo tenía.»

Hablaron de los cráteres, de las huellas que sólo alcanzaban 3 mm. de profundidad y las esférulas de vidrios pequeñitos en el suelo que lo hacían resbaladizo.

Después de dos horas y media retornaron al módulo. La visita a la Luna había concluido. Detrás de ellos dejaron «chatarras» —cámaras, equipos, herramientas y algunas huellas que probablemente permanecerán por siempre en ese suelo sin viento.

Había sido una extraña aventura, descrita casi prosaicamente por dos hombres atemorizados: el triunfo de la tecnología y el cumplimiento de un sueño que era tan viejo como la humanidad.