Vilcabamba (Ecuador) Yugoslavia

Historia de la Isla de Formosa o Taiwan Población y Recursos Naturales

Historia de la Isla de Formosa o Taiwan

La isla de Taiwan , también llamada Formosa fue descubierta por navegantes portugueses. La población de origen malayo ha tenido que sufrir muchas ocupaciones: portuguesa, española, holandesa, china y japonesa. Después de la segunda guerra mundial, Formosa pasó a ser refugio y sede de la China nacionalista del mariscal Chiang Kai-Chek. Fue durante mucho tiempo una base estratégica bajo protección de Estados Unidos, y dracias a la ayuda norteamericana, Formosa ha logrado un notable progreso económico.

Es una isla de Asia oriental y, desde la victoria comunista de 1949 en la parte continental de China, sede del gobierno nacionalista, entidad no reconocida por la República Popular China, que considera a la isla una provincia más. Está separada de la China continental por el estrecho de Taiwan (Formosa) y linda al norte con el mar de la China Oriental, al este con el océano Pacífico y al sur con el mar de la China Meridional.

Además de la isla de Taiwan (Formosa), incluye las islas Pescadores (o P’enghu), las pequeñas islas Quemoy, a la altura de Amoy (Xiamen), una ciudad del continente, y el grupo Matsu, a la altura de Fuzhou (Foochow). Taiwan tiene una extensión aproximada de 36.000 km². La capital y mayor ciudad es Taipei (Taibei).

LA HISTORIA DURANTE EL SIGLO XX: Formosa, isla situada en el océano Pacífico a lo largo de la costa oriental de China y al sur de Japón, tiene una superficie de 35.974 km2. Se encuentra a 140 kilómetros del continente chino. Geológicamente pertenece a la rotura más reciente de Asia oriental, Al este está recorrida por montañas que alcanzan los 4.000 m y, en ciertos lugares, cortadas a pico sobre el mar. En cambio, la parte occidental está constituida por llanuras aluviales.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/mapa_taiwan.jpg

El clima de Formosa se halla totalmente sometido a los monzones, y su vegetación es muy rica. Pero, por desgracia, también es azotada regularmente por tifones.

Se sabe muy poco de la historia de Formosa, por lo menos en lo que concierne a la época anterior a la llegada de los europeos. Es indudable que la isla sirvió de etapa a numerosos pueblos y que piratas chinos y japoneses la utilizaron como base. Los portugueses desembarcaron en ella por primera vez en 1590, pero hasta 1626 no empezaron a establecerse en el norte de la isla españoles y portugueses. El sur ya estaba ocupado por los holandeses, quienes, en 1642, también conquistaron el norte.

Algunos años después (1662) los holandeses tuvieron que ceder el puesto al pirata chino Kosinga. En 1683, los chinos, ayudados por los holandeses, lograron reconquistar la isla.

Después de la guerra chino-japonesa de 1894-1895, en virtud del Tratado de Shimonoseki, Formosa fue cedida a Japón.

A pesar de que la población, de origen malayo y chino, sufrió mucho con la política japonesa, los nuevos dueños de la isla contribuyeron enormemente a su desarrollo económico.

Durante la segunda guerra mundial, Formosa, punto estratégico, fue ocupada por los norteamericanos. En 1943, Roosevelt, Churchill y el mariscal Chiang Kái-Chek habían convenido que todos ios territorios conquistados por Japón en detrimento de China serían devueltos a esta última. De este modo, en 1945, Formosa volvió a ser china.

Cuando el mariscal Chiang Kai-Chek fue expulsado de China por las tropas comunistas de Mao Tse Tung, se refugió en Formosa con las tropas nacionalistas que le habían permanecido fieles. Desde 1950, Formosa es la sede de la China nacionalista, que se encuentra protegida de la China comunista por la VII flota norteamericana.

La población malaya autóctona, a la que los inmigrantes han hecho retroceder constantemente, se ha retirado a las montañas. Antes de la guerra, la isla contaba con numerosos japoneses. En efecto, a causa del crecimiento demográfico de la metrópoli, Japón fomentaba una política de emigración. Colonia nipona, cuyo medio no difería mucho del de Japón, Formosa ejercía gran atracción sobre numerosos japoneses. En ella se habían establecido unos trescientos mil, que tuvieron que marcharse después de la derrota.

Desde entonces, Formosa ha vivido una verdadera revolución. Los norteamericanos tuvieron allí un ejército que disponía de la mayor tecnología para el control político. Por otra parte, han invertido enormes cantidades para promover la economía y prosperidad de la isla.

La población ha aumentado de modo considerable y las ciudades se han transformado rápidamente en modernas aglomeraciones muy pobladas. Todas las grandes ciudades se encuentran en el oeste de la isla, donde las tierras son más fértiles. Las llanuras costeras y las cuencas interiores son objeto de una explotación intensiva. Se producen grandes cantidades de fruta, tabaco, té, y, sobre todo, arroz y caña de azúcar. Setenta por ciento de la producción azucarera se exporta, y el principal cliente es Japón.

La actividad comercial de Taiwan es una de las más importantes de Asia. En 2003 el valor anual de las exportaciones fue de 127.243 millones. Las principales exportaciones fueron textiles y prendas de vestir, equipos eléctricos y electrónicos, artículos de plástico, juguetes y productos de la industria alimentaria. Entre las importaciones destacaron petróleo bruto, madera, hierro y acero, maquinaria, equipos eléctricos y electrónicos y productos de la industria alimentaria. Taiwan comercia principalmente con Estados Unidos, Japón, Alemania, Hong Kong, Australia y Arabia Saudí.

Formosa también es rica en sal, petróleo, lignito y oro, que constituyen importantes fuentes de explotación. En el aspecto industrial, las fábricas de ácido sulfúrico, sosa cáustica, superfosfatos y abonos nitrogenados, y las de hilados, cemento y acero se encuentran en plena expansión.

La isla dispone de una excelente red de vías de comunicación, que ha sido construida con fines militares. Las bahías, grandes y pequeñas, de este país montañoso, permiten que los buques fondeen en ellas. En las aguas costeras abundan mucho los peces, y esto hace que la subsistencia de gran parte de la población se base en la pesca. A pesar de las ocupaciones e inmigraciones que ha sufrido Formosa, la población autóctona ha conservado su carácter particular: música, cantos y danzas ocupan, en este país, un lugar preponderante.

taiwan recurso natural tierra

El recurso natural más importante de Taiwan es la tierra, cultivable en un 25% de su superficie. También posee recursos minerales, entre los que destacan carbón, oro, plata, cobre, mármol y gas natural.

 

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2_a.jpg

 

 

Tratado de Paz Guerra Egipto-Israel Acuerdo Arafat-Yitzhak

Tratado de Paz de Medio Oriente Clinton Acuerdo entre  Arafat-Yitzhak 

El apretón de manos asombró al mundo. El presidente de la OLP, Yasser Arafat, se levantó con impaciencia; el primer ministro israelí Yitzhak Rabin necesitó un codazo del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, que acogió la ceremonia de la firma en el jardín de la Casa Blanca, pero por fin, el 13 de setiembre de 1993, los lideres de dos pueblos que llevaban 45 años en guerra se dieron la mano.

Sólo habían concluido un tratado preliminar pero significaba la mayor esperanza para Oriente Medio desde los acuerdos de Camp David de 1978.

La Imagen recorrió el mundo: acompañados  por Bill Clinton (centro), Yitzliak Rabin  Desde (izquierda) y Yasser Arafat se dan la mano  en la Casa Blanca.

El impulso para el compromiso se había dado desde varias direcciones. Desde diciembre de 1987, el alzamiento de la Intifada forzó a los dirigente de la OLP a conseguir algún logro para ofrecer a su pueblo.

Cuando esta revuelta logró que los fundamentalistas islámicos obtuvieran más adeptos, los lideres israelíes empezaron a ver a la OLP como un mal menor. El final de la Guerra Fría implicaba que ningún bando podría contar con el apoyo de las superpotencias rivales para una beligerancia perpetua.

El apoyo de la OLP a Irak durante la Guerra del Golfo (1990-1991) provocó que los gobiernos árabes le retiraran su ayuda. Muchos israelíes estaban cada vez más disgustados con el costo moral de los territorios ocupados.

Aun así, las conversaciones entre los palestinos e Israel, iniciadas en 1991, llegaron a un punto muerto.

El acuerdo actual era el resultado de negociaciones secretas que sólo conocían altos funcionarios de ambos bandos.

El pacto de paz estipulaba cinco años de autogobierno provisional de los palestinos en los territorios ocupados, empezando en la franja de Gaza y en Jericó, y negociaciones para un arreglo permanente, programadas para 1995.

Al cabo de nueve meses, los soldados israelíes reducirían su presencia en Cisjordania y se realizarían elecciones para un Parlamento palestino. Israel seguiría siendo responsable de la seguridad de la frontera para proteger a sus ciudadanos (entre ellos 134.000 colonos) de los territorios.

A pesar de los graves aplazamientos y de la continuación de la violencia, el pacto entró en vigencia en 1994 y Arafat regresó triunfalmente a Jericó.

No obstante, el futuro estaba plagado de obstáculos, sobre todo en Gaza, donde los campos de refugiados seguían engendrando odio. «Es muy fácil para cualquiera iniciar una guerra pero es muy difícil conseguir la paz», -advirtió el presidente de la OLP.

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)

Represion en la Plaza de Tiananmen en China Masacre y Protesta

Represión o Masacre en la Plaza de Tiananmen en China

Esa noche miles de estudiantes chinos fueron asesinados por las tropas del ejército comunista cuando reclamaban derechos individuales, libertad y acceso a la propiedad privada. Desde entonces la plaza fue clausurada y tan sólo inaugurada años después con un nuevo nombre y con el reloj del tiempo empezando desde cero.

Represion o Masacre en la Plaza de Tiananmen en China Protesta

El 3 de junio de 1989, soldados y vehículos blindados del Ejército de liberación-Popular llegaron a la plaza de Tiananmen de Pekín, donde los estudiantes se manifestaban a favor de la democracia desde hacía tres semanas. Antes del amanecer del día siguiente, los soldados ordenaron a los manifestantes que se dispersaran; luego, los tanques empezaron a avanzar, aplastando las carpas de los que permanecían en la plaza.

Los estudiantes huyeron, sus lideres fueron arrestados o se escondieron y así finalizó la mayor revuelta antigubernamental desde la revolución. El sucesor de Mao Tsé Tung, Deng Xiaoping, había ganado.

Deng (que había renunciado a su puesto en 1987 pero que continuaba gobernando China entre bambalinas) había sido un reformista: defendió la descentralización económica, la incorporación de principios del libre mercado en el comunismo y los vínculos más estrechos con Occidente, pero la libertad política era otra cuestión.

 Plaza de Tiananmen en China Protesta

Las protestas estudiantiles comenzaron en abril, ante la muerte del antiguo dirigente del Partido Comunista Hu Yaobang, a quien Deng obligó a dimitir por haberse mostrado demasiado blando con un alzamiento anterior. A medida que obreros, intelectuales y otras personas se agregaban a la manifestación, las demandas de reforma se fueron convirtiendo en exigencias mayores (entre ellas que Deng no gobernara). El gobierno acusó a los lideres estudiantiles de conspirar para «negar el liderazgo del Partido y del sistema socialista».

Los periodistas occidentales que iban a cubrir la visita del líder soviético, primer contacto oficial entre China y la Unión Soviética en 30 años, concentraron la atención mundial en la sentada. El 20 de mayo, después de que un millón de chinos acudiera a Pekín para apoyar a los estudiantes, el gobierno impuso la ley marcial y los manifestantes levantaron barricadas para bloquear a los tanques.

El 13 de mayo, algunos estudiantes iniciaron una huelga de hambre en la plaza de Tiananmen, donde Deng tenía previsto recibir a Mijail Gorbachov dos días después. Asimismo, pusieron una reproducción de la Estatua de la libertad: una provocación definitiva.

Luego, Deng ordenó al ejército que atacara cientos, quizás miles, fueron asesinados. Occidente respondió, durante poco tiempo, con sanciones, pero Deng se negó a hacer otra cosa que liberar a unos cuantos presos. No permitiría que en China ocurriera lo mismo que en la Unión Soviética.

Video Recordando Aquellos Momentos de la Reprsión en la Plaza de Tiananmen

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)

Biografia de Gandhi Vida y Lucha Por La Independencia de la India

Biografia de Mahatma Gandhi
Su Vida Por Independencia de la India

Mohandas Karamchand Gandhi, más conocido como el Mahatma Gandhi, nació en 1869 en Porbander, en la costa de Kathiawar (Gujarat), donde su padre, Karamchand Gandhi, era primer ministro, mercader por casta y baniano por subcasta, procedente de una familia tradicionalmente dedicada a la alta administración en los principales estados de Gujarat.

Su madre, Putlibai, de la secta de los pranamis, practicaba una gran austeridad (vegetarianismo, no ingestión de alcohol ni uso del tabaco, ayunos periódicos) que, más tarde, ya en Inglaterra, practicaría el joven Gandhi.

Gandhi estudió abogacía en Londres y profesión que ejerció oscuramente  en Bombay. Interrumpió su actuación forense y se trasladó a África del Sur, en donde dirigió una compañía mercantil.

Regresó a su patria en 1918 y se alistó en el movimiento nacionalista hindú, del que sería abanderado.

Pese a la prédica de no violencia que caracterizó su militancia, ja lucha antibritánica lo condujo varias veces a la cárcel. Prédica y sufrimientos lo convirtieron en héroe nacional.

Paradójicamente, murió a manos de un fanático en 1948. Su larga y generosa existencia no desmintió nunca la denominación de Mahatma (que significa Magnánimo) con laque se lo honraba.

biografia de gandhi

«Quizás las generaciones venideras duden alguna vez de que un hombre semejante
fuese una realidad de carne y hueso en este mundo»
Albert Einstein

INICIAMOS ESTE POST CON UNA SINTESIS DE SU VIDA:

Nació el 2 de octubre de 1869 en Porbandar (India).Fue jefe nacionalista hindú, conocido por Mahatma Gandhi, nacido en Porbandar en 1869.

Estudió en la India y en Gran Bretaña y se recibió de abogado en Londres, y al regresar a la India ejerció la carrera en Bombay.

En 1893 fueron requeridos sus servicios en África del Sur y, al ver la situación en que se encontraban los colonos hindúes, inició su famosa política de resistencia pasiva.

Puso en práctica la política de resistencia pasiva («Abrazo de la verdad») y de no cooperación con las autoridades sudafricanas.

En 1910 fundó una granja cooperativa para la población india.

En 1914 el gobierno sudafricano escuchó las demandas de Gandhi y cambió varias de sus leyes sobre los derechos de los inmigrantes indios.

La aprobación en 1919 del Rowlatt Bill le llevó a enfrentarse al Gobierno británico con ese su particular modo de resistencia.

Fue detenido y procesado. Condenado a seis años de prisión en 1922, fue puesto en libertad a los dos años.

Después de haber vivido seis años en la soledad y la meditación, las injustas leyes que gravaban la sal le indujeron a reanudar sus protestas.

Aplicó las mismas medidas que había utilizado en Sudáfrica para que su país se independizara de Gran Bretaña. Para solucionar la gran pobreza que había en su pueblo, propuso que volvieran a funcionar las industrias artesanales, como la del hilado.

Estuvo detenido durante ocho meses, al cabo de los cuales celebró conversaciones con el virrey, que condujeron al Pacto de Delhi.

En este mismo año —1931— participó también en la Conferencia de Mesa Redonda de Londres.

Encarcelado una vez más en 1933, se impuso en señal de protesta un ayuno absoluto que llamó la atención de todo el mundo y le trajo la libertad inmediata

.A pesar de su ejemplo, la población india no entendió lo que quería y se rebeló con violencia contra los ingleses.

A poco de haber subido su partido al poder, y no obstante haber anunciado su decisión de retirarse a la vida privada, en 1939 obtuvo dos victorias políticas importantes: la primera frente a la administración de Thakore Saheb de Rajkot,que a los cuatro días de esgrimir Gandhi su arma de la huelga de hambre, hubo de capitular y someterse a la última decisión del justicia mayor de la India; la segunda, frente a su principal contrincante, Subhas Chandra Bose, que se vio obligado a dimitir como presidente del Congreso.

Durante la II Guerra Mundial fue detenido varias veces por sus campañas de propaganda derrotista y desobediencia civil.

Al término del conflicto, trató de reconciliar a indios y musulmanes en sus tradicionales disputas sobre el gobierno de la India libre. En 1947 apoyó, con descontento, la división política de su país e intentó acabar con la violencia entre hindúes y musulmanes.

Murió asesinado en 1948, cuando se entregaba a sus oraciones diarias.

«Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos»

Gandhi fue una de las figuras políticas más importantes de la India. Sus numerosas campañas, sus ayunos en defensa de la libertad de su país y las condenas a las que lo sometió el gobierno británico por desobediencia civil aumentaron su poder y lo convirtieron en un ejemplo para su pueblo. Pronto fue respetado como un santo y recibió el nombre de Mahatma, «alma grande».
https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Mahatma Gandhi Líder Espiritual de la India en su Independencia

SOBRE SU VIDA: Poco después de emprender su monumental movimiento Salyagraha (Aférrate con fuerza a la Verdad) en África del Sur, Sandhi sacó la conclusión, según escribió en 1906, de que el sacrificio» era la «ley de la vida».

Renunció a sus placeres como abogado británico, a sus trajes de Saville Row y a las relaciones sexuales con su esposa, y juró concentrar todo el calor de su pasión en ayudar a la comunidad de inmigrantes indios contratados de Natal y el Transvaal a liberarse de los prejuicios y la discriminación raciales.

El hermano mayor de Gandhi se sintió traicionado y abandonado por el joven al que tan generosamente había mantenido durante tres años mientras estudiaba Derecho en Londres. A la esposa y al hijo mayor de Gandhi les resultó imposible comprender que se expusiera al odio y al desprecio violento para servir abnegadamente a la comunidad india.

No alcanzaban a entender el ansia de renunciar a su fortuna y a todas las comodidades hogareñas para dedicarse a infringir leyes «malvadas» y luego acoger con agrado largas penas de cárcel.

La pasión de Gandhi convertía todas las celdas que ocupaba en un «templo» o «palacio», mientras enseñaba a su abnegado espíritu yóguico a gozar del «delicioso sabor» del ayuno, a disfrutar de cada uno de los dolores que sufría por el «bien común».

Mahatma Gandhi Líder Espiritual de la India en su IndependenciaGandhi se ganó pronto la admiración y el apoyo activo de los más grandes líderes liberales del Congreso Nacional de la India, partido que también tenía un ala revolucionaria radical a cuyos miembros repelía su escrupulosa insistencia en la no violencia. Por supuesto, el rechazo de la indumentaria occidental y los antecedentes penales de Gandhi horrorizaban a otros indios anglófilos y más conservadores.

Pero después de veinte años de encabezar con éxito la lucha de los indios en África del Sur, Gandhi regresó a la India durante la primera guerra mundial y se ganó el aplauso general por el valor apasionado que mostró durante una serie de satyagrahas contra la injusticia en Gujarat y Bihar.

Poco después de terminar la guerra, estaba dispuesto a asumir el mando supremo del Congreso, reescribió su constitución y transformó aquel grupo de presión a favor de la reforma política, que en su mayor parte era moderado, en un poderoso movimiento de masas que exigía el fin de la explotación y la dominación de la India por el imperio británico.

Pero después de adquirir más poder político que cualquier otro indio del siglo anterior de dominación británica, rechazó todos los gajes del poder que otros codiciaban en todo el mundo.

Insistía en viajar solo a pie o en vagones de ferrocarril de tercera clase y se retiraba a la sencillez espartana de remotos ashrams aldeanos que él mismo fundaba cuando no se encontraba encerrado en alguna cárcel británica.

Para comprender el comportamiento en apariencia excéntrico o al menos curiosamente contradictorio de Gandhi, su rechazo de todos los placeres «normales», adquisitivos y sensuales, y sus retiradas frecuentes cuando estaba Mahatma Gandhi Líder Espiritual de la India en su Independenciaa punto de alcanzar la victoria, hay que tener presente su empeño apasionado en sufrir y experimentar en la vida cotidiana todo el dolor y la más profunda congoja que soportaban los campesinos y parias más pobres de la India, temblaba, desnudo, en invierno como ellos y soportaba sin quejarse el calor abrasador de los veranos del centro de la India.

Cuando el Congreso le ofrecía el control total de su maquinaria nacional y la corona de su presidencia, invariablemente los rechazaba y, en su lugar, preparaba a hombres más jóvenes para que llevasen lo que él llamaba la «corona de espinas».

Abandonó la organización que había revitalizado cuando su naturaleza apasionada juzgó que se había vuelto demasiado Imperiosa, demasiado rica y codiciosa.

Mahatma Gandhi Líder Espiritual de la India en su IndependenciaPor medio del poder de su pasión, Gandhi se recreaba a sí mismo a imagen y semejanza de los millones de seres desnudos hambrientos de la India, los más pobres, y cuando su «voz mi interior» le empujaba a ello, podía apelar a aquel ejército harapiento y desarmado, cuyo dolor él reflejaba y ampliaba en su limpio cuerpo desnudo, para que le siguiera, descalzo, por la Vía Dolorosa que llevaba a la libertad de la India.

Y millones y millones de personas le seguían sin titubear, no como a un Moderno líder político, ni como a un príncipe nativo medieval o un maharajá marcial, sino como a su propio Mahatma, el «Alma Grande» de la India, el único título del que disfrutó en su vida y que su espíritu apasionado lo consideró excesivamente pasado y honorífico.

Gandhi creía que «Cuanto más puro el sufrimiento (tapas), mayor el progreso. De ahí que el sufrimiento de Jesús bastase para liberar a un mundo afligido… Si la India desea ver el Reino de Dios instaurado en la Tierra, en vez del de Satanás que ha envuelto a Europa… debemos pasar por el sufrimiento».

Gandhi que era un yogui brillante, decidió oponer los poderes apasionados de su espíritu sufriente y sublimado al imperio más fuerte del mundo.

Su genio religioso creativo le permitió unir la corriente principal de la pasión occidental con el tapas tradicional de la India, sintetizando ambas formas de sufrimiento dentro de su Alma Grande.

Se convirtió en un caldero de dolor que iluminaba de forma tan brillante que le dotaba de un áurea de bondad y luz, magnetizando a millones de personas que iban a la cárcel sin chistar cuando las llamaba y morían por él si alguna vez se lo pedía.

gnadhi casamiento

Pero el significado de la pasión occidental, de modo muy parecido a la evolución semántica de tapas, cuyo matiz cambió de «calor» con «connotaciones infernales» a «sufrimiento», pronto llegó a abarcar estados opuestos de emoción, sentimientos como «deseo» y «aversión», «esperanza» y «miedo», «amor» y «odio».

La pasión de Gandhi reflejaba una ambivalencia parecida. Luchó durante toda su vida madura por someter su fuerte impulso sexual, creyendo que el coito con su esposa era malo, salvo cuando su finalidad era la procreación.

El rechazo de toda forma de violencia, además, le hacía sumamente sensible a la violencia potencial de la brutalidad sexual.

También en este caso examinó las raíces profundas de la India antigua en busca de un remedio y le pareció encontrarlo en la Brahmacharya (estudiante célibe), la primera etapa de una vida tradicional de la casta superior hindú, antes de su iniciación sexual por medio del matrimonio.

Gandhi se esforzó por volver a aquel casto primer estado y permanecer en él durante los cuatro últimos decenios de su vida, y luchó de forma sumamente apasionada por cumplir su voto de abstinencia total.

Mahatma Gandhi Líder Espiritual de la India en su IndependenciaGandhi equiparaba el Ahimsa (no violencia), o, como prefería definirlo, el amor, con Dios. También creía que «la verdad (Satya) es Dios», y dedicó la mayor parte de su vida a la búsqueda apasionada de «ver» a Dios viviendo en armonía perfecta con los atributos de oro divinos. Asimismo, el abrazo apasionado del tapas le enseñó a olvidar el miedo.

Incorporó este mantra sin miedo en la misión de su vida, que era liberar a sus seguidores de los grilletes que imponía el miedo, además de aquellas cadenas más fácilmente visibles forjadas por la tiranía extranjera.

Armado con el Ahimsa, la Satya y el tapas, Gandhi transformó su cuerpo frágil y desnudo y su alma impávida en una fortaleza prácticamente inexpugnable. Gandhi no tuvo inconveniente en revelar cuan a menudo se equivocaba en su vida personal, además de en su vida pública.

Siempre que detectaba alguna imperfección o se daba cuenta de que había cometido un error estratégico (lo que llamó un «error himalayo» al emprender prematuramente la satyagraha), nunca titubeaba en reconocer su error y en dar marcha atrás, obedeciendo su «voz interior», que él creía que era la voz de Dios.

Al tratar de alcanzar semejante altura ideal y atenerse tan firmemente a principios nobles y a lo que él llamaba la «purezas de medios», Gandhi no logró todo lo que esperaba para la India.

Pero la pasión de su vida fue el legado que dejó a su país y al mundo e inspiró a millones con la grandeza de su sueño y iunos cuantos discípulos con un amor apasionado al sufrimiento en su propia, dolorosa y estrecha senda al martirio. En la pasión de Gandhi radica la clave de su templo interior de dolor.

Sufrió gozosamente al proteger su sueño de devolver algún algún día la épica Edad de Oro de bondad y verdad a la Madre India.

Y través del prisma polifacético de su pasión, la trágica debilidad de Gandhi se revela como la otra cara de su singular fuerza y ayuda a explicar por qué finalmente no obtuvo aquello por lo que trabajó con más ahínco y más sufrió.

Entre 1934 y 1939, la India había avanzado hacia su liberación: surgió el Acta de gobierno de la India y se concedió el autogobierno a nivel provincial, obteniendo el Congreso amplia mayoría en seis de las once provincias y alcanzando el censo electoral a unos treinta millones de personas.

El Congreso, partido dirigente, apoyado por el ejército de ocupación británico en las distintas provincias, iniciaba, de hecho, «el dominio de los indios sobre los indios» y sus distintas corrientes internas estaban lejos de pensar en términos semejantes a los de Gandhi, pues tenían en mente un proyecto de desarrollo y modernización al estilo occidental de industrialización y pobreza coligados.

Al estallar la segunda guerra mundial, y contra los deseos de Gandhi, el Congreso no dudó en apoyar la causa británica a fin de obtener una situación de prerre-conocimiento de la independencia y un gobierno provisional en Delhi, a cambio del esfuerzo bélico indio.

gandho y su señora

El rechazo británico puso de nuevo a Gandhi en primer plano: su campaña de desobediencia civil, a base de altos dirigentes independentistas, llevó a prisión a unos veintitrés mil satyagrahis; las nuevas propuestas británicas de 1941 (el avance japonés era incontenible en Asia) fueron consideradas inaceptables, y Gandhi procedió a dirigir un nuevo movimiento de desobediencia que le condujo a prisión.

Liberado en 1944 por su delicada salud, sus últimos cuatro años de vida transcurrieron en el marco de la liberación (obtenida en 1947), en el cual ya poco pudo influir, y los tres atentados de fanáticos hinduistas que utilizaban en contra suyo los mismos procedimientos de coacción moral que hicieron su carrera.

El anciano de casi ochenta años que recorría en peregrinación los lugares de enfrentamiento hindo-musulmanes, desde Noakhali hasta Bihar pasando por Bengala, Cachemira, Delhi, etc., veía aparecer todos los enfrentamientos larvados contra los que él luchó. El Mahatma (gran alma, título que le confirió Rabrindanath Tagore) moriría el 30 de enero de 1948 abatido a balazos e invocando el nombre de Rama.

Fuente Consultada: GANDHI Stanley Wolpert

LA JUVENTUD Y LOS VALORES DE UN GRAN HOMBRE

La vida de Mohandas Karamchand Gandhi hunde sus raíces en la más pura tradición religiosa de la India, pues desde niño buscó apasionadamente la verdad y, ya más adulto, demostró un profundo respeto a la vida y a la dignidad de las personas, principios en los que afincó su filosofía de la No Violencia. (Ver: Marcha de la Sal de Gandhi)

El Mahatma, en sus escritos, recuerda a su padre como un hombre leal, decidido, generoso e incorruptible.

De su madre, señala que estaba dominada por sentimientos de santidad y que era capaz de hacer las promesas más exigentes y las observaba sin fallar, y ni siquiera el estar enferma le servía de excusa para dejar de cumplir lo que había ofrecido.

A tal punto pareció influir en Gandhi esta actitud de su madre, que resulta decidor lo ocurrido mientras cursaba el cuarto grado en una escuela de Porbandar, su pueblo natal. Un día se presentó un Inspector para verificar el trabajo del profesor y ordenó un dictado de cinco palabras.

El maestro del curso advirtió que Gandhi se había equivocado al escribir una de ellas y, disimuladamente, se lo quise advertir golpeándole en un pie. El niño hizo caso omiso de la señal. entregando su hoja tal como la había terminado.

El resultado del examen demostró que Gandhi había sido el único en tener un error, lo que además de conseguirle los reproches del profesor, le valió ser tildado de estúpido por el resto de sus compañeros.

El muchacho era de carácter introvertido, casi no tenía amigos. Llegaba puntualmente a clases y, una vez terminadas, regresaba corriendo a su casa, sin conversar con nadie. Al pasar a quinto grado decidió corregir esta situación, e hizo amistad con un compañero que era muy diestro, además de fuerte y robusto.

Le ganaba a Mohandas en todas las pruebas y juegos que se propusieran, explicándole que se debía a que se alimentaba con carne, induciéndolo a salirse del régimen vegetariano. Fue una de las pocas veces que Gandhi cedió ante una promesa. Sin que su madre lo notara, acompañaba a su nuevo amigo a la casa de éste, donde recibía sin objeciones los platos que le servían.

El razonamiento que aceptaba era de que si comía carne, se haría un hombre atlético y decidido.

Por ende, si el país entero adoptaba la costumbre, algún día podría tener su propio soberano. Cuando volvía a su casa, no tenía apetito, y argumentaba ante su madre diversos pretextos, los que, a la larga, no le dejaban la conciencia tranquila.

La situación se repitió solamente dos veces, concluyendo Gandhi que aunque fuera necesario comer carne,y no menos esencial para todo el país una reforma del régimen alimenticio, más valía, a pesar de todo, que no engañara a sus padres, mintiéndoles. Desde entonces, nunca más volvió a comer carne.

A los 13 años, y por imposición paterna, la que seguía las costumbres ancestrales, contrajo matrimonio. Para Mohandas fue como un juego, puesto que su esposa era también apenas una niña.

Luego de este primer tiempo, el muchacho comenzó a adoptar las actitudes de todos los hombres casados en la India , utilizando a su mujer como una esclava y sólo para calmar sus instintos.

Sin embargo, a poco andar y ante los consejos de la madre y su acendrado respeto por la dignidad de las personas, varió radicalmente de conducta, y, como él mismo lo dice, amó entrañable y profundamente a su mujer.

Terminado el bachillerato, a la edad de 18 años, su padre decidió enviarlo a estudiar Leyes a Inglaterra.

La madre se mostraba pesarosa y preocupada, pues aparte de tener que separarse de su hijo, la asustaban los rumores de que Londres era un lugar de perdición para la juventud.

Le habían contado que era habitual que éstos consumieran alcohol e ingirieran carne en abundancia. Gandhi calmó sus angustias, haciendo un voto de no tocar ni a las mujeres, ni probar el vino ni la carne.casamiento de gandhi

La decisión, durante un tiempo, le costó pasar hambre. La dueña de la casa en que se hospedaba no sabía qué hacerle de comer, lo que obligaba a Gandhi a concurrir a restaurantes baratos donde, según cuenta, se «atiborraba de pan».

Un compañero de habitación le planteaba que se estaba haciendo daño a sí mismo y un día le leyó la «Teoría de lo útil» de Benthon. Gandhi no comprendió el mensaje, además que el lenguaje era difícil, por lo que le interrumpió, diciéndole : «Le pido mil perdones, pero estas cosas abstrusas me desconciertan. Admito que es necesario comer carne, pero me es imposible faltar al voto que he hecho. Esto no se discute».

Gandhi se tituló de abogado en 1891 y el 10 de junio del mismo año fue admitido en el Real Colegio de la Orden. Satisfecho de sus logros y deseoso de brindar su saber y sus esfuerzos en la patria, retornó a la India. Uno de sus hermanos, orgulloso pero haciendo un sacrificio económico, lo instaló con un bufete en Bombay. Gandhi no se sentía útil pleiteando en juicios cuyas causas eran impersonales, por lo que ante el ofrecimiento del dueño de una casa comercial de Parbandar, amigo de su padre, que tenía un conflicto con un corresponsal en África del Sur, consintió en trasladarse allí.

Fuente Consultada: HECHOS, sucesos que estremecieron al siglo Tomo N°15 Mahatma Gandhi

enseñanzas de Gandhi

LEGADO DE MAHATMA GANDHI:

Su trágica muerte, a manos de un extremista, que lo ultimó a balazos la noche del 30 de enero de 1948, cuando Gandhi -apoyándose en dos jóvenes discípulos, porque ya no tenía fuerzas para caminar- se proponía cumplir con su habitual costumbre de orar en común, al aire libre, junto a los miembros de su Congregación, parecería indicar que sus propósitos fueron vanos.

gandhi en la rueca

Que su lucha tenaz, a lo largo de toda una vida, por mantener aquellos principios éticos y morales; que la muerte de su esposa, que falleció, encarcelada, cuatro años antes (el 22 de febrero de 1944), en Londres; que sus propios padecimientos –a veces, durante períodos muy prolongados– en los «albergues de su Majestad», como él los llamaba; que sus ayunos, como signo de protesta y de amenaza pasiva (ya que su muerte, en tales condiciones, hubiese desencadenado la inmediata revolución en la India), de nada sirvieron.

Su ejemplo, sin embargo, perdura en el recuerdo de sus conciudadanos. Y Gandhi sigue siendo, vivo o muerto, hoy como ayer, un símbolo de grandeza, para su patria y para el mundo.

Con su prédica obtuvo, por otra parte, múltiples beneficios: enalteció a su pueblo, cuya liberación, finalmente, se produjo, sin traicionar la causa democrática; consiguió imponer el orden, frente a las multitudes exaltadas; promovió el mejoramiento de las clases campesinas; logró que se aboliesen, en su tierra, el oprobioso monopolio de la sal y las discriminaciones raciales y sociales; luchó, hasta el último instante, para que la ex India Británica no fuese separada en dos mitades: la Unión India y el Pakistán. Cuando al entregar los ingleses el gobierno del país, el 15 de agosto de 1947, esta división geográfica –resultante del desentendimiento entre hindúes y musulmanes– igualmente se produjo, Gandhi siguió oponiéndose, obstinadamente, a ella.

La transferencia de poderes, largamente esperada, en tales condiciones no podía interpretarse como una auténtica victoria.

La mano homicida que puso fin a su vida, apenas cuatro meses y medio después, logró sellar para siempre los labios del Mahatma.

Pero la semilla de su prédica germinará tarde o temprano en toda la India. Si hubiese que resumir su importancia, debería decirse que no fue un político puro, pues confluían en él tradiciones de filósofo y teólogo orientales.

Por ello, su actitud difería de la de sus colegas contemporáneos. Desconfiaba de la acción por la acción misma y prefería apoyarse en una no acción reflexiva, tendiente a armonizar lajusticia con la virtud.

En consecuencia, su fuerza no podía provenir de los armamentos, sino de la ética, de un profundo respeto del ser humano como creación de Dios y, en el fondo, de ese respeto quehay en la India hacia todo lo viviente.

Por eso, cuando envuelto en su túnica blanca entraba en las prisiones británicas decidido a ayunar y a orar, parecía querer decir con su sereno silencio: «los métodos de Occidente no sirven para el destino de la especie».

PASAJES CURIOSOS DE LA VIDA DE GANDHI:

Cierta tarde llegó a la escuela Mister Giles. Era el inspector británico destacado para tomarles pruebas a los alumnos. Los chicos estaban exaltados.

El profesor pidió silencio y le dijo a Mister Giles que empezara cuando a él le pareciera adecuado. Mister Giles les explicó que les iba a tomar un examen de ortografía. A simple vista Gandhi no parecía nervioso, pero cuando le llegó el turno de deletrear «tetera», sintió que el sudor le corría por el cuerpo.

Mientras los chicos hacían el examen, el profesor paseaba entre los pupitres.

Al llegar al de Gandhi, notó que el muchacho había deletreado mal «tetera». Miró hacia uno y otro lado y después con un gesto sutil le dijo a Gandhi que podía copiarse de su compañero de pupitre. Gandhi quedó tan perplejo como confundido ante la actitud de su profesor.

Desde su niñez le habían enseñado que a los mayores se les debía respeto y, hasta donde él entendía, su profesor estaba ahí justamente para evitar que los alumnos se copiaran entre sí. Sobre la base de esos principios no siguió el consejo de su profesor y entregó su prueba tal como él la había escrito.

Para su sorpresa todos los alumnos, excepto él, aprobaron el examen. Antes de abandonar el aula, el profesor llamó a Gandhi.

-Has sido muy tonto -le dijo.

Gandhi agachó la cabeza, sin comprender. Y esa incomprensión la mantuvo durante el largo camino hacia su casa. Sin embargo, pese a las contradicciones y a las dudas, desde aquel día algo le quedó claro: jamás traicionaría sus convicciones, ni por un examen ni por nada del mundo.

Había comenzado a cursar la secundaria cuando su padre llegó con una noticia.

-Nos vamos a Porbandar -dijo.

-¿En serio? ¿Por qué? -preguntó Gandhi.

-Porque llegó la hora de tu casamiento.

Fue en ese momento que Gandhi recordó que, años antes, una familia en especial solía visitar a menudo a sus padres.

Nunca imaginó que esas charlas eran, en realidad, los preparativos para su compromiso con una niña. Algo común en la India, en familias como a las que él pertenecía.

El compromiso suele ser un pacto de palabra entre los padres de ambos chicos. Cuando éstos llegan a la edad adecuada comienza a organizarse lo que será la fiesta de casamiento, una ceremonia majestuosa.

En silencio, Gandhi tuvo que probarse todos y cada uno de los trajes que sus padres le traían.

Vio cómo pasaban largas horas organizando el presupuesto para la comida. Íntimamente, Gandhi lo vivía como un juego frívolo de usar buenas ropas, bailar, comer rico y en abundancia.

En medio de esos manjares le presentarían una nueva amiga para jugar.

La familia Gandhi se preparó para el viaje hasta Porbandar. Era un largo camino que, en general, demandaba más de cinco días de marcha.

Kaba quería llegar rápido y logró hacerlo en sólo tres días, pero el apuro trajo consigo un accidente. En un momento del recorrido, el carruaje volcó y Kaba sufrió varias heridas.

Llegó a Porbandar envuelto en vendas, bastante dolorido y algo desolado. Gandhi no podía evitar sentirse angustiado por el accidente de su padre; de alguna manera se sentía culpable.

Pero tanto su ánimo como el de su padre cambiaron no bien llegaron al sitio donde se iba a celebrar la ceremonia. Nadie pudo borrarles la sonrisa de sus caras. Kaba había logrado su propósito y Gandhi no disimulaba su impaciencia y su ilusión ante ese gran evento.

La ceremonia empezó en el horario acordado. Gandhi y Kasturbai, su futura esposa, se sentaron en la tarima preparada especialmente para ellos. Los dos niños, leales al deseo de sus padres, representaron los sietes pasos del rito Saptapadi prometiéndose fidelidad y devoción.

Los respectivos padres se miraron contentos sabiendo que después de este acto el matrimonio se convertía en algo inalterable. Gandhi tomó un pedazo de kansar y se lo puso a Kasturbai en la boca.

La niña hizo lo mismo con su nuevo esposo y ambos saborearon el dulce manjar.

El resto del día se transformó en una gran fiesta. Cuando cayó el sol, los recién casados se retiraron para compartir la primera noche juntos y en la más profunda intimidad. Sin embargo, no supieron qué hacer esa noche.

Eran dos extraños que apenas podían mirarse a los ojos, y la timidez no los dejaba pronunciar palabra.

Los días y las noches que siguieron a aquella primera vez fueron allanando el camino para que Gandhi y Kasturbai comenzaran a conocerse de verdad. Ella dejó de ser la niña amiga de Mohandas para convertirse en una mujer: la mujer de Gandhi.

Los cinco primeros años, la pareja no vivió siempre bajo el mismo techo.

Kasturbai recibía a veces el llamado de sus padres para que regresara a su casa. No le quedaba otra alternativa. En la India, los matrimonios tan jóvenes tienen prohibido vivir juntos hasta cumplir los dieciocho años.

POR UN MUNDO DE PAZ:

Entre sus sabios pensamientos seleccionamos los siguientes:

«La no violencia no es una vestimenta que uno se pone y se saca a voluntad. Su sede se encuentra en el corazón, y debe ser una parte inseparable de nuestro ser.»

«La no violencia es un instrumento al alcance de todos: niños, jóvenes o adultos, con tal que crean efectivamente en el Dios del amor y extraigan de esa fe un amor igual para con todos.»

«El ojo por ojo termina haciendo que el mundo se quede ciego».

«La humanidad tiene que salir de la violencia sólo a través de la no violencia. El odio puede ser vencido únicamente por el amor.»

«Los derechos que no fluyen de un deber bien cumplido no valen la pena.»

«Donde hay amor, allí también está Dios.»

«El amor jamás reclama, siempre ofrece. Nunca se venga.»

ALGUNAS DE SUS CITAS MAS CONOCIDAS…

Lo que se obtiene con violencia solo se puede mantener con violencia.

La violencia es el miedo a los ideales de los demás.

La humanidad no puede librarse de la violencia mas que por medio de la violencia.

No me gusta la palabra tolerancia pero no encuentro otra mejor.

Lo mas atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena.

La verdad jamás daña a una causa justa.

Un error no se convierte en verdad por el hecho de que todo el mundo crea en èl.

Un país, un civilización se puede juzgar por la forma en que trata a los animales.

Los medios impuros desembocan en fines impuros.

La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo.

Que otro libro se puede estudiar mejor que la humanidad?

La muerte no es mas que un sueño y un olvido.

Todo lo que se come sin necesidad se roba al estomago de los pobres.

Los grilletes de oro son muchos peor que los de hierro.

Son un soñador practico, quiero convertir mis sueños en realidad.

El que retiene algo que no necesita es igual al ladrón.

Casi todo lo que realicé es una insignificancia, pero es muy importante que lo haga.

El capital no es un mal en si mismo,el mal radica en el mal uso.

Para una persona no violenta, todo el mundo es su familia.

CRONOLOGÍA DE LA VIDA DE GANDHI…

1869 El 2 de octubre nace en Porbandar (Katiavar) Mohandas Karamchand Gandhi.

1882 Matrimonio con Kasturbai Nakanji.

1888 Estudios de abogacía en Londres, hasta 1891. Gandhi lee el Bahagavadgita y la Biblia.

1891 Regreso a la India. Ejercicio de la abogacía en Bombai y Rajkot. Modo de vida y vestimenta europeos.

1893 Viaje a África del Sur. Gandhi llega a ser el dirigente político de los emigrantes hindúes.

1894 Fundación del partido del Natal Indian Congress.

1899 Gandhi organiza en la guerra contra los bóers un cuerpo de ambulancias hindú.

1903 Gandhi lee Unto This Last, de Ruskin.

1906 Gandhi comienza a utilizar sus métodos de lucha no violenta organizando la resistencia pasiva contra la legislación discriminatoria de África del Sur. Condenado varias veces a penas de cárcel.

1906 Crea un servicio de ambulancias en el levantamiento zulú. Voto del brahmacaiya (castidad).

1907 Satyagraha: creación de los rasgos fundamentales del método de lucha de Gandhi.

1908 Gandhi lee Civil Disobedience, de Thoreau.

1909 Aparición del primer libro de Gandhi: Hi’nd Swaraj. Intercambio epistolar con Tolstoi.

1910 Creación de la granja Tolstoi: experimentos con una colectividad comunista utópica.

Gandhi abandona su próspera actividad como abogado y se traslada con su familia a la granja.

1912 Voto solemne de renuncia a toda propiedad privada.

1913 Satyagraha: el 6 de noviembre cruza la frontera prohibida de Transvaal.

1914 Estalla la I Guerra Mundial. Gandhi retorna a la India.

1915 Llega a Bombay el 9 de enero. Tagore le da el calificativo de Mahatma. El 20 de mayo Gandhi funda en Ahmedabad el Sabarmati-Ashram. Modo de vida y vestimenta hindúes, reducidos a lo más imprescindible.

1917 Primera acción satyagraha en la India, a favor de los plantadores de índigo de Champaran, en la región de Bihar.

1919 Huelga general contra la Rowlatt Bill. Se autorizan encarcelamientos sin sentencia judicial.

Baño de sangre en Amristar. Actividad pública de Gandhi desde octubre a través de dos periódicos semanales: Young India, en inglés, y Navajivan, en gujarati.

1920 Elegido presidente, Gandhi dirige el Congreso. Comienza su lucha no violenta contra la dominación británica con los métodos desarrollados en África del Sur. Boicot a los tejidos ingleses promoviendo el hilado a mano entre las familias hindúes y la negativa a cooperar con la economía inglesa. Estrecha colaboración con los musulmanes en el movimiento Khilafat.

1921 En septiembre, Gandhi escoge como indumentaria el paño en tornó a las caderas, símbolo del swadeshi.

1922 En febrero, huelga de impuestos en Bardoli, Gujarat. Agresión a la po licía en Chauri Chaura. Gandhi interrumpe el movimiento de masas y emprende un ayuno. Detenido el 13 de marzo, el 18 del mismo mes es juzgado en Ahmedabad por incitación a la rebelión y condenado a seis años de cárcel.

1924 Liberado antes de tiempo por enfermedad. Fracaso del movimiento Khi lafat. Tensiones crecientes entre hindúes y musulmanes. Gandhi ayuna durante 21 días en pro de la reconciliación entre ambos grupos.

1925 Fundación de la All India Spinners Association. Gandhi comienza a es cribir su autobiografía que se publica en Navajivan en entregas se manales.

1928 La Navajivan Publishing House de Ahmedabad edita el libro de Gandhi Satyagraha in Sout África.

1930 12 marzo-6 abril: marcha de la sal. Con 78 adeptos, Gandhi recorre casi 400 km desde Ahmedabad hasta Dandi. Detenido el 4 de mayo, permanece en prisión hasta el 26 de enero de 1931.

1931 5 de marzo: firma del Irwin-Gandhi Agreement: suspensión de la cam paña de desobediencia civil al autorizar los ingleses la obtención de sal para consumo propio.

12 de septiembre: Gandhi liega a Londres para participar en la segunda Round Table Conference, que resulta un fracaso. Vuelve el 28 de diciembre con las manos vacías. Jawaharlal Nehru y Ghaffar Khan son encarcelados.

1932 4 de enero: Gandhi ingresa, junto con Patel, en la prisión de Yeravda. «Ayuno hasta la muerte» en contra de las elecciones separadas entre hindúes e intocables. Tras seis días de ayuno, se firma el pacto de Yeravda entre hindúes e intocables con el asentimiento inglés (26 de septiembre).
1933 Gandhi publica desde febrero la revista semanal Harijan (en 1942, aparece en diez lenguas hindúes). Campaña a favor de los intocables.

1934 Gandhi abandona la dirección del Congreso y deja de pertenecer a él como miembro.

1935 Gandhi, sin cargos, se dedica por entero a la construcción de su movimiento popular.

1937 Triunfo electoral del partido del Congreso: ministros hindúes en nueve de un total de once provincias.

1939 Estalla la II Guerra Mundial. Gandhi escribe a Hitler.

1940 Gandhi contra la intervención india en la guerra. Llamamiento al boicot de los preparativos bélicos.

1942 Los japoneses en Burma. La misión de sir Stafford Cripps es rechazada. Gandhi exige la completa independencia de la India: resolución Quite India del 8 de agosto. Gandhi es encarcelado al día siguiente junto con otros dirigentes del Congreso. Se produce una sublevación masiva. Estando preso en Poona, muere Kasturbai.

1944 Gandhi es liberado el 6 de mayo por motivos de salud.
Fracaso de los intentos por llegar a un acuerdo con la Liga musulmana dirigida por M. A. Jinnah.

1945 Fin de la II Guerra Mundial.

El fracaso de la Conferencia de Simia, presidida por Lord Wavell, impide la unión de hindúes y musulmanes. Jinnah exige la división de la India. El 16 de agosto tienen lugar en Calcuta violentos disturbios que se extienden a Bengala y Bihar.

1947 El primer ministro inglés, Clement Atlee, anuncia el 3 de junio la división de las Indias Británicas en Pakistán y la India. El Congreso y la Liga musulmana dan su beneplácito. Para Gandhi es «una tragedia espiritual». Ambos Estados alcanzan su independencia el 15 de agosto.

1948 El 20 de enero, en Nueva Delhi, Gandhi sufre un atentado con bomba. El 30 de enero, poco después de las cinco de la tarde, muere asesinado por el fanático hindú Nathuram Godse, en Nueva Delhi.

Ver: La Virtudes Civiles Para La Vida Democrática


La Paz En Medio Oriente: Guerra Arabe-Israelì (no index)

La Paz En Medio Oriente: Guerra Arabe-Israelí
El Acuerdo de Camp David

Mientras el conflicto palestino-israelí continúe abierto, con su periódica ración de asesinatos, acciones terroristas, incursiones armadas y operaciones de represalias por parte de uno y otro bando, la crisis que se ha abierto entre un sector importante del mundo islámico y los Estados Unidos y Europa occidental seguirá agravándose y provocando violencias de incalculables consecuencias para el futuro de la humanidad.

Lo más inquietante en el estado actual del enfrentamiento palestino-israelí es que se hayan volatilizado las posibilidades de una solución negociada.

Y nada indica que esta situación pueda mejorar en un futuro inmediato.

Hasta los acuerdos de Oslo en 1993 entre Arafat y Rabin, la responsabilidad mayor por la falta de progresos incumbía a la OLP (Organización para la Liberación de Palestina), por su negativa a aceptar la idea de un Estado israelí con fronteras seguras, y por privilegiar los métodos violentos sobre los políticos en pos de sus fines, en tanto que en Israel siempre hubo, incluso bajo los gobiernos conservadores del Likud, importantes sectores políticos favorables a una paz concertada con los palestinos, que incluyese la cesión o devolución de territorios ocupados a cambio de un reconocimiento de la soberanía israelí y de garantías firmes respecto a su seguridad.

Los acuerdos de Oslo significaron un extraordinario progreso en la dirección de la sensatez, es decir, de una solución pacífica y de largo alcance del conflicto, y mostraron la existencia, en ambos bandos, de sectores moderados y pragmáticos, respaldados por la mayoría de sus sociedades, que podían entenderse y contener a sus respectivos extremistas partidarios de un maximalismo apocalíptico.

Arafat y la OLP, de un lado, y el gobierno israelí de Rabin y Peres, del otro, dieron pasos resueltos, y fijaron un calendario, para ir estableciendo la confianza entre las partes, eliminando el terror y echando las bases de una coexistencia que fuera encontrando fórmulas viables para todo el contencioso entre los «hermanos enemigos» de Palestina. Pero el asesinato de Isaac Rabin por un extremista judío asestó un golpe severísimo –ahora se advierte que poco menos que mortal– a este plan de paz tan empeñosamente negociado en Noruega.

Porque Simon Peres, uno de sus gestores, fue, luego de una lamentable campaña, derrotado por unos pocos miles de votos por Bibi Netanjahu y un Likud que, una vez en el poder, aunque de labios para afuera -y para complacer a Estados Unidos- dijeran acatar los acuerdos de Noruega, en la práctica comenzaron a hacer todo lo necesario para atrasar y dificultar su cumplimiento.

El retorno del laborismo al gobierno, con Ehud Barak a la cabeza, hizo renacer la esperanza. Y no hay duda de que en algo se revitalizó aquel desfalleciente proceso.

Hay que recordar que el Premier laborista, en las negociaciones de Camp David, en julio del 2000, propiciadas por el presidente Clinton, propuso a Arafat reconocer la jurisdicción del futuro Estado palestino sobre el 95% de los territorios de la orilla occidental del Jordán y la franja de Gaza, y aceptar que los palestinos tuvieran responsabilidades en la administración y gobierno de Jerusalén oriental, las mayores concesiones hechas nunca en su historia por el Estado judío a los palestinos a fin de poner fin a las hostilidades entre las dos comunidades.

Que la Autoridad Nacional Palestina presidida por Arafat rechazara esta propuesta sólo se explica por el temor a ser rebasada por una oposición extremista (liderada por organizaciones terroristas como Hamás y la Jihad Islámica) a la que el incumplimiento por parte de Israel de los acuerdos de Oslo y la mala gestión y los abusos atribuidos al gobierno de la ANP habían hecho ganar terreno de manera dramática entre la población palestina.

La derrota de Barak y la subida al poder de Ariel Sharon fueron el equivalente, en Israel, de la creciente influencia del extremismo palestino.

Salvo su limpio origen democrático -pues ganó unas elecciones con una mayoría significativa- Sharon, al igual que los intolerantes de la Jihad Islámica o de Hamás, siempre militó en contra de los acuerdos de Oslo e hizo todo cuanto estuvo a su alcance por sabotearlos.

Nunca admitió el principio de las concesiones recíprocas a favor de la paz, pues siempre creyó que Israel podía hacer prevalecer sus puntos de vista mediante el empleo de la fuerza. Su célebre paseo por la explanada de las mezquitas, que desencadenó la nueva Intifada que dura hasta hoy, fue una provocación perfectamente concebida para potenciar a los extremistas de uno y otro lado y sacar fuera del juego político a los sectores moderados. Según sus cálculos, que con total franqueza siempre hizo públicos, gracias a su superioridad militar Israel puede reducir a la nulidad y a la impotencia a un adversario en el que, de acuerdo a su visión maniquea, no hay matices, no existen divisiones y tendencias, sólo fanáticos y terroristas, empezando por Arafat, «el Osama Bin Laden del Medio Oriente».

Lo trágico no es que un dogmático intolerante de este calibre descollara entre la dirigencia política israelí, sino que, en esa sociedad democrática que ha sido siempre Israel desde su fundación -la única a la que se le puede aplicar este calificativo en todo el Medio Oriente- haya habido una mayoría de electores tan desesperada o turbada por las circunstancias para apoyarlo, legitimando de este modo, como política de gobierno, sus demenciales convicciones. Al confiar a una persona como Sharon los destinos del país el electorado israelí hizo un daño profundo a su causa y, a mediano plazo, prestó un servicio a los enemigos de Israel. El balance de la relativamente corta gestión de Ariel Sharon en el poder no puede ser más catastrófico. El número de víctimas de las acciones violentas se ha multiplicado en ambos bandos, y, en vez de la seguridad que aquél prometía a sus conciudadanos, éstos viven en el terror cotidiano de unos atentados cuya ferocidad no tiene precedentes y con la perspectiva de un futuro incierto, en el que lo único seguro es la perennización del terrorismo.

La presencia de Simon Peres en el gobierno de Sharon no ha servido para moderar a éste y sí, en cambio, para empobrecer la imagen de un líder muy valioso, cuyo compromiso con la paz nadie puede poner en duda, aunque, desde que forma parte del equipo gobernante actual, no la haya hecho avanzar ni un miligramo. Su desgaste político -aun teniendo en cuenta el heroísmo de su sacrificio-, sirviendo de cobertura a un régimen con las credenciales del actual, sólo dificulta y atrasa el retorno de los laboristas al poder. Tal vez el daño más grave de la gestión de Sharon sea el desprestigio que para la imagen de Israel en el mundo ha resultado de la práctica del terrorismo de Estado. Los asesinatos selectivos, las invasiones periódicas de aldeas, la destrucción de viviendas y propiedades de vecinos inocentes en represalias por los atentados, el olímpico desprecio a los llamados a la moderación de la comunidad internacional de que su gobierno hace gala, tienen como efecto que la justa causa de Israel tenga hoy menos defensores en el mundo que nunca en el pasado.

Al extremo de que incluso en Estados Unidos, el aliado más fiel de los israelíes, se multipliquen las voces críticas reclamando de las autoridades una política menos sesgada, más neutral, en el Medio Oriente. Porque el respaldo sistemático y acrítico por parte de Washington a un gobierno extremista e intolerante como el que preside Ariel Sharon atiza el antinorteamericanismo, y no sólo en los países islámicos, como lo comprueba Washington en estos momentos, cuando más necesitado se halla de apoyo en su ofensiva militar contra el terrorismo internacional. Yo no soy el único amigo sincero de Israel -cuya causa defiendo desde hace más de treinta años en artículos, pronunciamientos y acciones cívicas- al que las iniciativas de Sharon producen cada día consternación y tristeza, porque advierte el provecho que ya han comenzado a sacar de ellas los sempiternos antiisraelíes y antisemitas que pululan por el planeta.

Muertos y enterrados como se hallan en la actualidad los acuerdos de Oslo ¿qué perspectivas hay de revivirlos en un futuro próximo, o de abrir una nueva vía de negociaciones palestino-israelíes? Probablemente muy pocas. Tengo serias dudas de que el plan de paz que anuncia Sharon sea serio, porque toda su actuación en el gobierno muestra que su voluntad de paz es inexistente; lo probable es que se trate de una mera operación de relaciones públicas dirigida a la opinión pública de Estados Unidos. Porque la política de su gobierno, encaminada a minar el suelo de los sectores moderados palestinos, a los que ha privado de todo margen de acción, ha tenido sin duda éxito: hoy, entre los palestinos, quienes predican la confrontación e incluso el terrorismo parecen ser más populares que quienes firmaron los acuerdos de Oslo.

La radicalización de los palestinos conviene a Sharon, pero cierra las puertas en lo inmediato a toda salida negociada del conflicto, y condena al Medio Oriente a una guerra sin término, con constantes atentados terroristas e incalculables sufrimientos para la población civil. ¿No hay, pues, solución para la crisis del Medio Oriente, una de las fuentes y acaso el mayor combustible de la guerra de Afganistán? La hay, a condición de que Estados Unidos, el único país que tiene una influencia real sobre Israel, a quien presta una poderosa ayuda económica (más de dos billones de dólares anuales) e invalorable apoyo diplomático y militar, la use exigiendo del gobierno de Sharon que enmiende sus métodos violentos de terror de Estado y vuelva a la mesa de negociaciones. Es posible que esta presión no surta efecto en el propio Sharon, que es un fundamentalista, y los fundamentalistas no son permeables a razones ni argumentos pragmáticos, ni siquiera proferidos por un aliado indispensable. Pero, afortunadamente, Israel es una democracia, y si el electorado israelí percibe que la amistad y el apoyo de Estados Unidos peligran por culpa del actual gobierno, difícilmente le seguirán prestando el apoyo que aún parece tener.

Si las cosas llegan a ese límite, es probable que la opinión pública de Israel -allá sí existe, no puede ser manipulada y cuenta como un factor central de la vida política- haga inevitable la pérdida de poder de Ariel Sharon. Es la luz posible que puede abrirse en ese oscuro túnel en el que se halla hundido el Medio Oriente. Porque, me temo, mientras el hombre del paseo por la explanada de las mezquitas, siga gobernando Israel, la paz en el Medio Oriente será una quimera. Y nuevas guerras religiosas sucederán en otros rincones del mundo a la que ahora se abate sobre Afganistán.

Fuente Consultada: Mario Vargas LLosa

Ataque a Irak por EE.UU. Bush-Sadam Husseim Torres Gemelas Guerra Irak

HISTORIA: ATAQUE A IRAK POR EE.UU.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: La historia reciente de Irán ha estado marcada en gran medida por la injerencia extranjera. Durante la Segunda Guerra Mundial, la ubicación estratégica de la antigua Persia -centro neurálgico del tránsito petrolero en el golfo Pérsico y puerta de entrada a las repúblicas asiáticas de la URSS- llevaron a Gran Bretaña y la Unión Soviética a interferir en la soberanía del país, temerosas de que éste pudiera caer en la órbita nazi. El sha Reza Mirza fue obligado a abdicar en favor de su hijo Muhammad Reza Pahlevi, más receptivo a los intereses aliados.

A inicios de la década de los 50, el intento del primer ministro Mossadeg de nacionalizar la industria del crudo chocó con los intereses de las grandes compañías petroleras estadounidenses y británicas. Esas veleidades fueron cortadas de raíz por los servicios secretos occidentales, que orquestaron un golpe de Estado contra el gobierno de Mossadeg para restaurar en el trono a Reza Pahlevi, exiliado de Irán durante ese breve período nacionalista (1951-1953).

las guerras en medio orienteHacia finales de la década 1980, Irán había nacionalizado gran parte de su petróleo bajo el gobierno prooccidental de Muhammed Reza Pahlevi (foto), que mantenía nexos con Estados Unidos.

Esto dio lugar a una confusión moral y a la pérdida de la identidad cultural. En 1979 tomó el poder el ayatollah Jomeini y trató de volver a los principios establecidos por el islam, en tanto que se revivieron viejas disputas con Irak, gobernado por Saddam Hussein, quien buscaba retomar el liderazgo de la región apoyado por Arabia Saudita y Kuwait.

En 1980 el ejército iraquí penetró en Irán. Después de años de lucha, el cese al fuego se firmó en 1988.

Ataque a Irak por EEUU: la etapa de las guerras preventivas.

“En lugar de asentar el nuevo orden mundial, como hasta ahora habían hecho las tres administraciones anteriores, sobre las guerras defensivas, las guerras humanitarias y la hegemonía, se pasa de hecho a legitimar las dos proposiciones; la mejor defensa es el ataque y no debemos dejar a nuestros enemigos pegar primero (…) El nuevo orden mundial es el cruce entreradicalismo y tecnología lo que se convierte en un peligro letal que debe ser combatido antes de que ambos se conjuguen.” Bernat Riutort Serra.[1]

[1] Bernat Riutort Serra. Conflictos bélicos y nuevo orden mundial. Icaria. Barcelona. 2004.

Los años noventa han hecho evidentes los nuevos males: los estados gamberros y el terrorismo, que con la ayuda de la tecnología ponen en peligro la seguridad de los EEUU y el mundo entero. De esta manera, Iraq es considerado un estado perverso que los EEUU deben combatir a través de las guerras preventivas. Así es como los EEUU legitimaron los ataques a Iraq, encubriendo los verdaderos objetivos de la guerra desatada contra ese país.

La historia de Iraq demuestra los giros y vaivenes de una lucha permanente que se produce en una zona económica y políticamente crucial después de la crisis de 1973.

En este sentido, el enfrentamiento en la década del 80 con Irán es la antesala de la intervención norteamericana. Irán había nacionalizado gran parte de su petróleo bajo el gobierno pro-occidental de Muhammed Reza Pahlevi (foto), que mantenía nexos con Estados Unidos.

Esto dio lugar a una confusión moral y a la pérdida de la identidad cultural, ya que estos países organizaban su vida social y cultural en torno al Islam. Sin embargo, en 1979 tomó el poder el ayatollah Jomeini y trató de volver a los principios establecidos por el islam. Sumado a ello, se revivieron viejas disputas con Irak, gobernado por Saddam Hussein, quien buscaba retomar el liderazgo de la región apoyado por Arabia Saudita y Kuwait. En 1980 el ejército iraquí penetró en Irán. Después de años de lucha, el cese al fuego se firmó en 1988.

La década del 90 aglutinó una serie de conflictos en el cercano y medio oriente en torno al mercado del petróleo. En este sentido, frente a la baja del precio de este recurso, países como Iraq, Irán y Argelia propusieron una baja en la producción de petróleo, para que de esta manera, se incrementara su precio. Sin embargo, en 1991 los precios internacionales del petróleo se derrumbaron debido a que Kuwait, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes no cumplieron con los acuerdos de reducir la producción de petróleo, firmados con la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo).

Este tipo de contradicciones produjeron conflictos entre los países que trataban de frenar la caída del precio del petróleo y aquellos que no adoptaban esta política. De esta manera, Irak frente al incumplimiento del acuerdo, endeudada y deteriorada por los años de guerra entablados contra Irán, decidió invadir Kuwait. Cabe destacar que Irak es la segunda potencia militar en la zona después de Israel, lo que le permitió a Saddam Hussein llevar a cabo la envestida. Incluso, Hussein había advertido del giro expansionista de EE.UU. luego de la desintegración de la URSS, señalando además la complicidad de Israel con la potencia hegemónica.

EEUU con su política de afianzar sus intereses económicos y su posición geoestratégica en la zona, intervino en los diversos conflictos apoyando a Kuwait y ordenó un embargo económico. Así, se congelaron los bienes y las propiedades iraquíes. Claramente, aquí comienzan a esbozarse los antecedentes de las guerras preventivas que se desarrollarán desde la década del 90 en adelante, que caracterizarán al nuevo orden mundial, presidido por la hegemonía norteamericana.

Pronto se conformo una fuerza multinacional que en 1991, dio lugar a la Operación Tormenta del Desiertocontra Irak. Esta intervención se realizó con una técnica militar avanzada y con el uso de computadoras que coordinaran los planes de ataques “quirúrgicos”. A finales de febrero Irak se rindió y aceptó las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Con la derrota de Hussein, Israel se consolidó como la única potencia militar en esa zona petrolera; mientras que Estados Unidos se erigió como garante y líder del nuevo orden mundial, a la vez que buscaba lograr un acercamiento entre árabes e israelíes, para lograr un equilibrio en esta región.

En los años posteriores Irak sería bombardeado en diversas ocasiones por las fuerzas estadounidenses, apoyadas por Gran Bretaña, pues se le acusaba de incumplir con las resoluciones de la ONU al no permitir la inspección para detectar y destruir todas las armas prohibidas. El Pentágono mantuvo un silencio casi total sobre el desarrollo de las operaciones y el número de víctimas. Uno de los ataque más fuertes ocurrió bajo la presidencia de Bill Clinton (foto) , cuando más de 280 misiles del tipo Tomahawk fueron disparados sobre territorio iraquí en diciembre de 1998.

En el año 2000, después de un dudoso triunfo electoral, George W. Bush asumió la presidencia de Estados Unidos. Había una gran expectativa internacional, pues se le consideraba un mandatario con ideas bélicas. En 2001 invadió Afganistán como represalia a los ataques sufridos en septiembre de 2001. Posteriormente anunció que se castigaría a países como Irán, Irak y Corea del Norte, para evitar nuevos actos terroristas.

A principios de 2002 anunció ante el congreso la necesidad de prevenir que los regímenes que respaldaran el terror amenazaran con armas de destrucción masiva a Estados Unidos o a sus aliados, por lo que deberían ser castigados por representar una amenaza a la paz. Según Bush, se corría el peligro de que proporcionaran armas a los terroristas que se entrenaban en campamentos como los de Hamas, Hezbollah o la Jihad Islámica. El vicepresidente Dick Cheney declaraba que no había duda de que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva.

Ante las versiones de una posible intervención militar en Irak, se iniciaron las protestas. Francia declaró que existía una amenaza por un nuevo simplismo consistente en reducir todo a la guerra contra el terrorismo y que Estados Unidos tenía la inclinación a tratar asuntos globales unilateral-mente, sin consultar a nadie. La Unión Europea, por su parte, llamó a Irak a permitir el regreso de los inspectores de armas de la ONU. El primer ministro alemán Gerard Schroeder y el presidente francés Jacques Chirac anunciaron que no participarían en una invasión y que el problema debería ser resuelto por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El primer Ministro de Gran Bretaña, Tony Blair (foto), declaró que estaba listo para apoyar a Estados Unidos y se reunió con el presidente Bush en Campo David.

El 13 septiembre del 2002, ante la Asamblea General de la ONU, Blair volvió a acusar a Irak de respaldar a organizaciones terroristas. En su declaración lo apoyó el presidente de España, José María Aznar (foto). Irak, presionado, aceptó la inspección de la ONU. El 20 de septiembre, Bush anunció una nueva estrategia de seguridad nacional, indicando que no eran suficientes las estrategias de disuasión y que, de ser necesario, atacaría preventivamente, ya que su poderío militar se mantendría más allá de cualquier reto. Tony Blair defendía la información proporcionada por la inteligencia británica, en el sentido de que Irak había desarrollado armas químicas y biológicas y que las ocultaba a los inspectores.

En enero de 2003 Estados Unidos y Gran Bretaña empezaron el desplazamiento de tropas y armamento al Golfo Pérsico, en tanto que Bagdad permitía que se interrogara a sus científicos. En febrero, Collin PoweIl, secretario de Estado norteamericano, acusó nuevamente a Irak de ocultar armas, de mantener vínculos con Al-Qaeda y de burlar a los inspectores de la ONU, quienes aún no habían encontrado tales armas. El 24 de febrero, Estados Unidos, Gran Bretaña y España presentaron un proyecto de resolución que abría las puertas al ataque militar.

Se avecinaba la guerra otra vez, como hacía 10 años, contra una dictadura del Tercer Mundo ya devastada. Empezaron el temor y la incertidumbre, por lo que cientos de miles de personas trataron de huir buscando un lugar fuera de Irak donde refugiarse, dejando sus casas, sus recuerdos, sus vidas. Las embajadas quedaron vacías, los diplomáticos abandonaron el país, y los iraquíes se fueron quedando solos.

Solamente persistió algo de la solidaridad humana, demostrada en el esfuerzo de los “escudos humanos”, quienes caminaban por las calles de Bagdad gritando “No a la guerra”. Las lejanas voces de miles de intelectuales de todo el mundo y la de millones de personas en muchos países, incluyendo el mismo Estados Unidos, se manifestaban desesperadamente tratando de detener la invasión.

El 17 de marzo, Francia, Rusia, Alemania y China, ante el Consejo de Seguridad de la ONU, se negaron a autorizar el uso de la fuerza militar. El gobierno de Estados Unidos, por su parte, decidió actuar unilateral e ilegalmente y dio a Hussein 48 horas para abandonar Irak. El 19 de marzo del 2003, el presidente George ‘A’. Bush hizo la declaración de guerra y concluyó diciendo: “Que Dios bendiga a nuestro país y a todos quienes lo defienden”. Una coalición de 2 50,000 soldados se encontraba en el Golfo Pérsico con la más avanzada tecnología militar que el mundo hubiera conocido.

En el nombre de Dios, el presidente de Estados Unidos autorizó el ataque que dio principio el 20 de marzo. Los dos primeros días, una lluvia de tres mil misiles se abatió sobre Irak, en tanto que bombas norteamericanas cayeron sobre las oficinas de las televisoras árabes Al-Jazeera, y AbuDhabi y sobre el Hotel Palestina, donde se hospedaban periodistas de todo el mundo. Por las calles y ciudades árabes se sembraron pánico, hambre, muerte, así como destrucción de casas, de edificios y del invaluable patrimonio cultural de uno de los pueblos más adelantados del mundo antiguo, donde nació la escritura. Los hospitales y los médicos resultaron insuficientes para atender a tantos heridos. Multitudinarias manifestaciones de protesta seguían dándose en muchos países.

El reportero Robert Fisk expresaba: “Lo que cayó esta noche en Irak y yo sólo presencié una pequeña parte de este festival de violencia— fue tan asombroso en términos militares como aterrador en términos políticos. Las multitudes que se arracimaban afuera de mi hotel miraban el resplandor de los estallidos, pasmadas por su poderío”.

Después del inclemente bombardeo sufrido por días enteros, el 9 de abril los tanques estadounidenses, rodando sobre los doce puentes del Río Tigris, entraron sobre la mítica Bagdad. Principió entonces el saqueo de museos, centros de arte y edificios públicos. Nadie ponía orden. Saddam Hussein (foto) huyó. Sin embargo, Irak quedó herido en sus estructuras vitales y en su cultura milenaria. La cuenta de muertes fue de alrededor de 14,000 personas entre civiles ‘y militares. El pentágono guardó silencio.

Se estableció un gobierno interino, donde el partido Baaz quedó disuelto y se nombró a un poder transitorio de 25 miembros de mayoría chiíta, con la facultad para redactar una nueva Constitución y, en un futuro, llamar a elecciones. A pesar de la alegría de Bush y Blair, quienes pensaban que habían liberado al pueblo de Irak de un tirano, la tragedia continuo.

Video de la Guerra en Irak

Sin embargo, para 2004 la muerte y la destrucción aún no terminaban. Los iraquíes iniciaron protestas, atentados impredecibles y ataques suicidas que provocaron la muerte tanto de civiles como de soldados de las tropas de ocupación. Bush solicitó la ayuda internacional para la reconstrucción de Irak. Empresas y gobiernos tratarían de obtener los jugosos contratos para formar un nuevo ejercito iraquí, así como para la reconstrucción de caminos, redes de agua, electricidad y, sobre todo, del sector energético.

A grupos de empresarios privados también se les confiaría lo demás, desde la publicación de libros de texto, la redacción de la Constitución y la reorganización de la vida política, hasta la reestructuración de la industria petrolera. El 13 de diciembre del 2003, Saddam Hussein fue encontrado en su refugio cerca de su natal Tikrit. Se prometió llevarlo a juicio. No se encontraron las supuestas armas de destrucción masiva, aunque Estados Unidos sí se consolidó como la potencia militar hegemónica.

Fuente Consultada: Historia Universal Gomez Navarro-Gragari-Gonzalez-Lopez-Pastoriza-Portuondo

Khan Abdul y la Bomba Atomica de Pakistan Armas Nucleares en Oriente

Khan Abdul y la Bomba Atómica de Pakistán

¿QUIÉN ES EL DOCTOR KHAN?

A partir de los atentados del 11 de septiembre, el líder de la red Al-Qaeda, Osama Bin Laden, pasó a figurar como número 1 en la lista de los “diez más buscados” de los servicios secretos de Washington y sus aliados.

Ante el mundo Bin Laden pasó a ser considerado el hombre más peligroso para la seguridad nacional norteamericana. ¿Pero esto es realmente así o hay alguien aún más peligroso desde el punto de vista de los Estados Unidos? Lo hay.

Ese hombre existe, está vivo y su nombre es Abdul Qadeer Khan. Este científico, que pocos años atrás logró que los paquistaníes celebraran en las calles de Islamabad como si hubiesen ganado el mundial, fue el que le dio a Pakistán la bomba atómica.

Después de años de trabajo, Khan y su equipo lograron algo vital para la seguridad nacional de su país: darle a las Fuerzas Armadas este arsenal letal pero indispensable para Pakistán, ya que su vecino y rival, la India, había demostrado años antes haber podido acceder con éxito a las pruebas atómicas. 

Los festejos a los que hacía referencia en Islamabad no se dieron por la victoria de Pakistán en el cricket, su deporte nacional, sino por los éxitos en los ensayos atómicos. El Doctor Khan se convirtió entonces en un héroe nacional, ya que colocó al país a la par de la  India en materia nuclear, nación con la que este Estado musulmán se enfrentó bélicamente en dos oportunidades después de su independencia en 1947.

Quien es un héroe para los paquistaníes se convirtió en peor pesadilla de Washington, ya que el Doctor Khan y su red ilegal se encargaron de hacer buenos negocios con sus conocimientos al vender material nuclear a países enemigos de los Estados Unidos. El Doctor Khan, incluso, se entrevistó en varias oportunidades con el mismísimo Osama Bin Laden para conversar sobre el tema. Recordemos que Pakistán, país que ahora mantiene bajo arresto domiciliario a Abdul Qadeer Khan ante la inminencia de la invasión norteamericana a Afganistán en octubre de 2001, se vio obligado a realizar una alianza estratégica con Washington en la llamada “guerra contra el terrorismo”. En un discurso ante la nación, antes del comienzo de las acciones bélicas, el general Pervez Musharraf, quien llegó al poder en Pakistán en octubre de 1999 a través de un golpe de Estado, dijo textualmente que la alianza que iba a establecer con Estados Unidos era “el mal menor”. En ese mismo discurso, Musharraf explicaba que si Pakistán no ayudaban Estados Unidos a derrocar al Talibán y a capturar a Bin Laden y a los líderes de Al-Qaeda refugiados en Afganistán, el Pentágono iba a pedir ayuda a la India, lo que iba a desbalancear aún más el equilibrio de poder entre su nación y su vecino. Situémonos en esa época y recordemos que, pocos años antes ese discurso, de acuerdo con varios diplomáticos y con el propio presidente Bill Clinton (imagen mas abajo), estas dos naciones estuvieron borde de una guerra atómica.

En este marco, y ante el peligro que para los Estados Unidos significaba que este científico continuara exportando conocimientos y la tecnología nuclear, fue que Washington presionó al presidente Musharraf para que lo pusiera bajo arresto. Es importante recordar también que Estados Unidos necesitó y todavía necesita de la ayuda de Pakistán en la llamada “lucha contra el terrorismo” ya que fueron los servicios secretos de ese país los que apoyaron incondicionalmente a los radicales islámicos del Talibán durante su gobierno, incluso hasta los comienzos de los bombardeos estadounidenses. Es por ello que varias cumbres entre Khan y Osama Bin Laden fueron posibles.

¿Qué tan lejos llegó este científico en la exportación del negocio nuclear”? Libia, Corea del Norte e Irán fueron, según expertos en energía atómica a nivel mundial, algunos de sus clientes. Estos dos últimos países están en la mira del Pentágono por ser naciones que, para los responsables de la seguridad nacional de los Estados Unidos, son una amenaza por dos motivos principales. Gracias a Khan, quien afirmó en febrero de 2004 que sus actividades se debieron a “errores de juicio basados en la buena fe”, estos Estados habrían obtenido la posibilidad de crear una bomba atómica. Al mismo tiempo, una vez en su poder el conocimiento para poder desarrollarla, podrían entregar estos datos a grupos terroristas internacionales o, en realidad, como afirmó Estados Unidos en más de una oportunidad, a quien tenga el dinero para pagar por ello.

Fuente Consultada: La Ultima Cruzada de Andrés Repetto