Vilcabamba (Ecuador)

Probioticos Beneficios Para La Salud Tipos Bacterias Dosis

Probióticos Beneficios Para La Salud
Origen, Tipos, Funcionamiento y Dosis

Desde hace mucho se sabe que tomar probióticos para hacer que esas bacterias proliferen ayuda a prevenir diversos males. Ahora hay pruebas de que estos microorganismos son más importantes para nuestra salud de lo que jamás imaginamos.

La ingesta de productos probióticos aumenta la respuesta inmune del organismo ante el ingreso de patógenos. Uno de los efectos benéficos que se le atribuyen a los probióticos es que sus bacterias (lactobacilos) compiten con las bacterias patógenas impidiendo o dificultando su instalación en el intestino.

El colon es uno de los órganos metabolicamente más activos del cuerpo humano, y juega un papel muy importante en la nutrición y en la salud. Entre los distintos componentes de la microflora colónica se encuentran algunas bacterias (bifidobacterias y lactobacilos) que impiden el crecimiento de las nocivas para la salud humana y, por ello, en la actualidad hay un gran interés en mejorar el desarrollo de las que son benéficas, disminuyendo así el crecimiento de las potencialmente patógenas.

Probióticos: Son bacterias residentes que forman colonias en el tracto gastrointestinal, vaginal y en la boca . Estas bacterias “amistosas” como el Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus bulgaricus, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium longum, Bifidobacterium infantis son la primera línea de defensa de nuestro cuerpo contra los microorganismos potencialmente dañinos que se inhalan o ingieren. (Fuente Consultada:probioticos.com.ar)

bacteria de probioticos

En el tracto digestivo hospedan a unos 400 tipos diferentes de microorganismos. Algunos de ellos, como la bacteria Lactobacillus acidophillus, por ejemplo, son buenos porque ayudan a digerir los alimentos y así beneficiarse de sus nutrientes. Otros, como la Escherichia coli y Salmonella son patógenos porque causan toxicidad y diarrea.

En una persona sana, las bacterias benignas actúan como una escuadrón de policía y evitan que las colonias de bacterias patógenas prosperen e invadan la zona. Ingerir alimentos probióticos es una manera segura y simple de introducir bacterias benignas en su sistema.

Estas bacterias se multiplican en el tracto gastrointestinal y compiten con los gérmenes patógenos forzándolos fuera de su sistema. El yogurt con cultivos activos (vivos) y alimentos fermentados como el sauerkraut son probióticos, dicen los investigadores australianos que estudiaron el papel de los prebióticos en los alimentos. Éstos también se encuentran en forma de suplementos en cápsulas, píldoras o polvos.

Origen de los Probióticos: Hace más de un siglo, el científico ruso Elie Metchnikoff, ganador del Nobel, observó que los campesinos belgas consumían mucho yogur y tenían una vida larga y saludable. Al analizar el yogur, descubrió que contiene microorganismos que viven naturalmente en nuestros intestinos. Hoy los llamamos probióticos, y se comercializan en forma de cápsulas, polvos y productos lácteos fermentados.

Todos tenemos una flora intestinal única, tan individual como una huella digital, y la conservamos de por vida. Su cantidad puede disminuir a causa del estrés y por la ingestión de fármacos, alcohol y, sobre todo, de antibióticos. Con el tiempo se recupera, pero tomar una dosis complementaria puede acelerar el proceso y evitar infecciones y diarreas.

propiedades de los probioticos

Como Funcionan: Tomar probióticos extras nos ayuda de muchas formas. Además de aumentar el número de bacterias benéficas en el intestino, tienen un efecto directo en las células de la membrana que lo recubre e inhiben el proceso inflamatorio. Algunos fortalecen el sistema inmunitario al modificar el funcionamiento de los glóbulos blancos y los anticuerpos.

De acuerdo con la medicina alternativa —si bien no existen pruebas científicas—, un desequilibrio en la flora intestinal puede ocasionar un trastorno llamado “síndrome del intestino agujereado”, en el que grandes moléculas atraviesan las paredes del intestino y provocan una respuesta inmunitaria que a su vez desencadena una reacción alérgica. Evitar ese desequilibrio es la principal recomendación de la medicina naturista.

¿Qué pruebas hay de que son efectivos?
Un reciente artículo publicado en el Medical Journal of Australia confirmó que los probióticos ayudan a prevenir o mitigar diversos tipos de diarrea, entre ellos los infecciosos, sobre todo los causados por rotavirus o por el uso de antibióticos.

También se cree que los probióticos son útiles contra trastornos como el síndrome de colon irritable y la colitis ulcerosa. Y se están investigando sus posibles efectos benéficos en otros padecimientos, entre ellos la enfermedad de Crohn y la enterocolitis necrosante, dice el doctor Andrew Day, profesor de la Facultad de Salud Femenina e Infantil de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

También está comprobado que los probióticos fortalecen el sistema inmunitario y ayudan en afecciones como el eccema y, tal vez, el asma. Un estudio europeo reciente reveló que los bebés cuyas madres tomaron un probiótico durante el embarazo, padecían menos diarreas, alergias e infecciones.

Finalmente, algunos médicos ahora creen que la escasa presencia de bacterias benéficas en los intestinos
(por el abuso de antibióticos o por vivir en un ambiente esterilizado) puede ser la causa, en parte, del aumento de la obesidad, las alergias y otras enfermedades.

¿Cómo puedo consumir probióticos?
La principal fuente natural de probióticos es el yogur, en particular las variedades que contienen lactobaci-los activos. Las bebidas lácteas fermentadas también son una buena fuente. En algunos países se agregan probióticos a otros alimentos, como el pan, las salchichas y los helados. Si usted necesita una dosis alta (por estar bajo tratamiento con antibióticos, por ejemplo), debe tomar un complemento. En las dietéticas se venden probióticos en forma de cápsulas y polvos.

¿Con qué frecuencia debo tomarlos?
Si va a tomar un complemento de probióticos, siga las instrucciones de la etiqueta del producto.

¿Cómo puedo saber si es la dosis correcta?
Existen muchos tipos de probióticos, y para prevenir o aliviar determinados padecimientos o subsanar ciertas necesidades, hay que tomar una variedad específica
.El problema es que muchos de ellos mueren antes de llegar a la parte del intestino donde son útiles. Además de adquirir el tipo específico de probióticos que usted necesita, debe asegurarse de tomar la dosis correcta.

Necesitamos entre 100 millones y 1.000 millones de probióticos vivos todos los días. Aunque las normas de control de calidad de los alimentos varían de país en país, los expertos señalan que los yogures y las bebidas con probióticos deben contener por lo menos un millón de bacterias vivas por gramo, y las empresas que fabrican productos con ingredientes biológicamente activos deben indicar la cantidad que contienen en la etiqueta de información nutricional. Sin embargo, no existe un método estándar para contar las bacterias.

Estudios recientes revelan que no todas las marcas de yogures y bebidas lácteas con probióticos que se venden en esos países contienen la cantidad mínima requerida de bacterias vivas por gramo (más de un millón) y, además, presentan diferencias de calidad. El mejor consejo es elegir los productos que cumplen con la normatividad (por cualquier duda se puede consultar a la oficina de defensa del consumidor), comprarlos en comercios que vendan frecuentemente estos alimentos, y ponerlos en la heladera al llegar a casa para que se conserven frescos.

Riegos de su Consumo: Desde un punto de vista teórico, al tratarse de microorganismos que normalmente forman parte de nuestra propia flora, difícilmente podrían causar problemas infeccioso, por lo que es muy baja la probabilidad de presentar efectos adversos por consumir probióticos.

De las pocas personas que sí los han tenido, algunas sufrieron diarrea, y sólo unas cuantas que estaban muy enfermas o que tenían debilitado el sistema inmunitario contrajeron septicemia (proceso infeccioso generalizado por la presencia de gérmenes patógenos en la sangre).

Por otro lado, estos raros efectos secundarios no parecen tener relación con la cantidad de probióticos ingeridos. Algunas cápsulas de probióticos que se consiguen en las dietéticas contienen hasta 10.000 millones de microorganismos cada una, y se han realizado estudios con dosis de hasta 360.000 millones de bacterias sin que las personas presenten problemas.

Utilidad: Actualmente, los probióticos han demostrado ser útiles y beneficiosos en:
* Tratamiento de diarrea aguda infecciosa en niños y adultos
* Prevención de la diarrea asociada a antibióticos en niños y adultos
* Algunas enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, reservoritis)
* Mejora de los síntomas debidos a la mala digestión de la lactosa
* Mejora de algunos síntomas del síndrome del colon irritable
* Prevención de la enterocolitis necrotizante en recién nacidos pre-término

TIPOS DE PROBIÓTICOS Y USOS PRINCIPALES
Cada variedad tiene usos específicos y beneficios diversos. Estos son los más comunes:
Para la salud general: Lactobadllus addophilus, Bifidobacterium animalis.
Para los bebés: Lactobadllus addophilus, Lactobadllus reuteri.
Al tomar antibióticos: Saccharomyces boulardii, Lactobadllus rhamnosus GG, Lactobadllus case/, Lactobadllus addophilus, Lactobadllus GG.
Diarrea infecciosa: Lactobadllus rhamnosus GG, Saccharomyces boulardii.
Síndrome de colon irritable: Bifidobacterium infantis. Enteritis inflamatorias: Saccharomyces boulardii (según estudios preliminares).
Colitis ulcerosa: VSLN°3, Escheríchia coli.
Alergias y eccema: Lactobadllus addophilus, Lactobadllus reuteri, Lactobadllus fermentum, Lactobadllus GG.
Prevención de infecciones urinarias: Lactoba-c/7/us rhamnosus GR-i, Lactobadllus reuteri.

PROBIÓTICOS Y SALUD INFANTIL
Los bebés reciben su primera dosis de bacterias benéficas al nacer, mientras pasan por el canal de parto. Durante los primeros dos años de vida adquieren poco a poco el perfil de flora intestinal que conservarán hasta la muerte. La administración de antibióticos durante el alumbramiento o poco después —por ejemplo, en una cesárea o al consumir ciertas fórmulas lácteas— puede alterar ese proceso. Estudios europeos revelan que los bebés que reciben probióticos son menos propensos a sufrir diarreas, fiebres e infecciones en el jardín maternal, y también corren menos riesgo de padecer eccema. El profesor Seppo Salminen, director del Foro de Alimentos Funcionales de la Universidad de Turku, en Finlandia, dice que la leche materna contiene millones de bacterias benéficas, así que es un probiótico natural. «Si una mujer gestante tiene un historial familiar de eccema atópico o de alergias, le conviene tomar un probiótico durante el último tercio del embarazo y durante la lactancia», señala. «Y si no amamanta al bebé, ‘ debe elegir una fórmula láctea que contenga probióticos». (Fuente: Revista Selecciones Octubre 2009)

Funcionamiento de los Probióticos en Nuestro Cuerpo

PUEBLOS LONGEVOS

La Vida en los Pueblos Longevos Vilcabamba Ecuador Tipos de Comidas

La Vida en los Pueblos Longevos – Vilcabamba Ecuador

Vilcabamba, Ecuador Localización: Ecuador, que está situado cerca del extremo norte de América del Sur, limita con el Océano Pacífico por el oeste, con Perú por el este y el sur, y con Colombia por el norte. Su capital, Quito, está situada justo debajo del ecuador. Trescientas millas al sur de Quito está la ciudad de Loja, capital de la provincia más meridional de Ecuador. Desde Loja subiendo 50 Km. en dirección sudeste por una serpenteante carretera se llega a Vilcabamba, un valle situado a un Km. y medio de altitud y de unos 800 metros de anchura, y con una población de unas 1.000 personas escasas.

Longevidad: Vilcabamba ha sido estudiada y reestudiada. desde que el censo del año 1940 reveló unos cuantos hechos sorprendentes sobre la larga vida de los habitantes del valle. El 18 % de la población tenía más de 6 5 años, comparado con un 4 % en el resto de Ecuador y un 9 % en los Estados Unidos.

El 11 % tenía más de 70 años y nueve personas habían llegado a tener más de 100 y menos de 130 años. En 1969, el doctor Miguel Salvador, presidente de la sociedad de cardiólogos de Ecuador y un equipo médico fueron a Vilcabamba en misión oficial para examinar cuidadosamente 628 longevos o personas muy ancianas.

El equipo médico encontró hombres de 90 años que todavía labraban el campo codo con codo con hombres mucho más jóvenes, mujeres de cien años y más que aún recogían hebras de lana de oveja o trabajaban en la panadería local y otros viejos pisando el barro para hacer adobe, material con el cual se hacen las casas de Vilcabamba.

Con enorme sorpresa, el equipo del doctor Salvador se encontró con una ausencia casi total de enfermedades serias, especialmente de corazón. Estos descubrimientos han sido recientemente confirmados por el doctor David Davies del University College, Londres, y por el doctor Alexander Leaf de la Universidad de Harvard, ambos gerontólogos notables.

En la actualidad, Vilcabamba es conocida popularmente como «la isla de la inmunidad» o «la isla de la salud y de la longevidad». Vivir allí. En la lengua de los indios shuara, que fueron los primeros habitantes del valle, Vilca significa «sagrado» y bamba «valle».

El valle está rodeado por picos de gran altura como el Mondango, de 2.500 metros de altura, que literalmente significa «altar de los Incas». Dos ríos torrenciales, el Vilcabamba y el Chamba, cruzan el valle de extremo a extremo.

El doctor Davies describe Vilcabamba como un lugar de tranquilidad absoluta. La temperatura no varía nunca de los 35° C, el viento siempre sopla en la misma dirección y cada año el valle recibe la misma cantidad de sol. Debido a su altitud, en Vilcabamba no hay serpientes, ni arañas, ni mosquitos.

Anciano Longevo Vilcabamba Ecuador La Vida en los Pueblos Longevos Prolongada Vida. En su lugar hay, lo que el director de cine Gene Ayers ha descrito así: «una variedad caleidoscópica de flores, frutas, verduras, luciérnagas, animales domésticos y cantos de pajaritos».

Por el tono paradisíaco de los informes sobre Vilcabamba, los extranjeros pueden llevarse un gran susto ante las limitadísimas facilidades sanitarias. Los funcionarios ecuatorianos han ido introduciendo lentamente en la zona la higiene moderna, ya que la gente ha vivido mucho tiempo y muy saludablemente en condiciones primitivas.

En cualquier caso los poderes curativos de Vilcabamba siguen existiendo misteriosamente más allá de las modernas nociones de salud.

Albert Kramer, un americano que sufría trastornos cardiacos, se fue tranquilamente a vivir allí un año en una casa de adobe que alquiló y rápidamente experimentó lo que técnicamente se llama «compensación cardiaca», un restablecimiento espontáneo del corazón.

En algún momento del siglo XVII (la historia era muy turbia en aquella parte del mundo), misioneros agustinos se establecieron en Vilcabamba, y el único pueblo del valle tiene ahora probablemente el mismo aspecto que tenía en aquel entonces.

El centro del pueblo es la plaza, con su iglesia católica, su jardín y su fuente, y desparramadas a su alrededor se hallan las chozas de adobe y madera del pueblo. Sólo los edificios de oficinas del gobierno y unas pocas casas más tienen dos plantas. No obstante la mayor parte de los habitantes de Vilcabamba evitan el pueblo prefiriendo la vida solitaria del campo. De este modo escapan a cualquier forma de tensión urbana.

La vida allí es pobre. Los vilcabambos ingieren solamente 1.200 calorías por día, la mitad de lo que normalmente se consume digamos, por ejemplo, en los Estados Unidos. Comen aproximadamente una onza de carne a la semana.

Sus comidas consisten básicamente en grano, sopa, maíz, raíz de yuca, judías, patatas y todo esto junto con frutas como naranjas y plátanos. La especialidad de la región es el repe, una sopa de plátanos y judías reforzada con queso blanco, sal y manteca de cerdo.

El poco azúcar que se usa no está refinado. Los longevos atribuyen su larga vida a los tés de hierbas que beben, pero los investigadores modernos han descartado esta razón. Lo que con toda seguridad más chocará al extraño que investigue sobre Vilcabamba, hasta los más viejos centenarios beben cada día de dos a cuatro tazones de un ron hecho en el país a partir de caña de azúcar sin refinar.

Fuman de 40 a 60 cigarrillos diarios. El tabaco es local y los cigarrillos se hacen con hojas de maíz, con papel higiénico importado de Loja. Una vieja de 104 años le decía al doctor Leaf que ella ni bebía ron ni fumaba, pero que no podía pasar sin sus 5 tazas de café diarias.

En cambio Miguel Carpió de 123 años dijo a un informador, «antes bebía mucho, pero ahora tomo solamente 2 o 3 vasos diarios. No obstante de vez en cuando siento como una necesidad de empinar el codo un poco más de la cuenta y entonces con un amigo compramos una botella y la vaciamos».

Quizás es mero romanticismo decir que los habitantes de Vilcabamba «se dedican alegremente al oficio de vivir».

El doctor Leaf, con más sentido de la realidad, afirma que sus vidas son «un tedioso círculo de monótono trabajo, roto solamente por las ceremonias religiosas y por alguna fiesta ocasional», otro hombre, el carpintero del pueblo, trabajó con las mismas herramientas hechas a mano desde 1900 hasta su muerte a principio de los setenta (murió de una pulmonía contraída durante un viaje que hizo al «mundo exterior».).

Todos los habitantes viejos de Vilcabamba tiene sus quehaceres diarios, desherbar los campos, alimentar las gallinas, chafar el grano, moler el maíz, fabricar ladrillos, llevar a pastar los rebaños y otros trabajos por el estilo.

En la actualidad, cuando los gerontólogos consideran las labores cotidianas estables, como uno de los factores primordiales de longevidad, los habitantes de Vilcabamba, a diferencia de los longevos de Hunza o Transcaucasia, no están nada contentos con ellas. «¿Quién quiere vivir tantos años?» preguntaba a un enviado de una emisora de radio americana Gabriel Sánchez de 120 años. Miguel Carpió decía en broma que le gustaría poder quitarse 1 5 años de encima, lo que le dejaría en 107.

Hermelinda León, una vieja de 95 años que todavía trabajaba en la panadería, le hablaba con toda franqueza al doctor Leaf, «la vida ha sido muy dura. No volvería a vivirla otra vez».

Diagnóstico. La mayoría de los médicos extranjeros atribuyen la prolongada vida de sus habitantes a la frugalidad de la dieta y a la estabilidad del clima de Vilcabamba así como también a la tranquilidad de sus vidas. Los nativos se levantan y se acuestan con el sol. Están siempre activos, apenas tienen preocupaciones, respiran el purísimo aire de sus montañas y beben el agua cristalina de sus dos ríos sin contaminar.

Cuando sienten algún ligero malestar (en Vilcabamba no hay enfermedades graves) como un poco de asma, un vulgar resfriado o un ataque de artritis se van al curandero que les da un remedio a base de hojas de coca. Además caminan cada día tres kilómetros para llegar a Sunungo, un manantial de aguas medicinales templadas que quita los dolores y alivia los entumecimientos. El músico del pueblo, Agustín Mendieta, de 64 años, decía que él hacía este paseo cada día para poder afinar tranquilamente su mandolina.

La longevidad de Vilcabamba es un secreto encerrado en el pequeño valle sagrado. El doctor Davies propuso que se colocara el valle bajo «protección» hasta que hubiera sido completamente investigado. Actualmente ya se ha notado un ligero descenso en la longevidad y un pequeño aumento en la aparición de enfermedades.

Cada vez menos habitantes nativos de la zona se conforman con las vidas de sus padres y abuelos y muchos jóvenes se van del valle.

Jorge Vivanco, en la actualidad periodista de El Telégrafo, es uno de los que optó por la vida urbana. Atribuye la longevidad de su lugar de nacimiento a una falta de ambición de la gente. «No hay problemas, por tanto no hay tensión. Este es su secreto.»

Guía. Ecuador es un país muy hospitalario, deseoso de turismo y encantado de que Vilcabamba se haya convertido en un lugar de interés para los curiosos y para los que necesitan su saludable y beneficiosa atmósfera.

Existe cierto conflicto entre los médicos que quieren aislar Vilcabamba para así prevenirlo de los abusos de la civilización nociva y de ciertos funcionarios que ven en el valle, a causa del turismo, una auténtica mina de oro. Mientras tanto, un visado para Ecuador se obtiene muy fácilmente.

No es necesario hacer reservas ya que en cualquier casa del campo acogen huéspedes, esto, si es que usted está dispuesto a compartir la austera vida de los habitantes del valle. En el valle todo es baratísimo, pero cualquier lujo que necesite, mejor será que lo lleve con usted ya que el dinero no podrá comprar lo que allí no existe.

Fuente: Almanaque Insólito Tomo 4.

.

Vilcabamba Ecuador La Vida en los Pueblos Longevos Prolongada Vida

Vilcabamba Ecuador La Vida en los Pueblos Longevos

Vilcabamba, Ecuador Localización: Ecuador, que está situado cerca del extremo norte de América del Sur, limita con el Océano Pacífico por el oeste, con Perú por el este y el sur, y con Colombia por el norte. Su capital, Quito, está situada justo debajo del ecuador. Trescientas millas al sur de Quito está la ciudad de Loja, capital de la provincia más meridional de Ecuador. Desde Loja subiendo 50 Km. en dirección sudeste por una serpenteante carretera se llega a Vilcabamba, un valle situado a un Km. y medio de altitud y de unos 800 metros de anchura, y con una población de unas 1.000 personas escasas.

Longevidad: Vilcabamba ha sido estudiada y reestudiada. desde que el censo del año 1940 reveló unos cuantos hechos sorprendentes sobre la larga vida de los habitantes del valle. El 18 % de la población tenía más de 6 5 años, comparado con un 4 % en el resto de Ecuador y un 9 % en los Estados Unidos.

El 11 % tenía más de 70 años y nueve personas habían llegado a tener más de 100 y menos de 130 años. En 1969, el doctor Miguel Salvador, presidente de la sociedad de cardiólogos de Ecuador y un equipo médico fueron a Vilcabamba en misión oficial para examinar cuidadosamente 628 longevos o personas muy ancianas.

El equipo médico encontró hombres de 90 años que todavía labraban el campo codo con codo con hombres mucho más jóvenes, mujeres de cien años y más que aún recogían hebras de lana de oveja o trabajaban en la panadería local y otros viejos pisando el barro para hacer adobe, material con el cual se hacen las casas de Vilcabamba.

Con enorme sorpresa, el equipo del doctor Salvador se encontró con una ausencia casi total de enfermedades serias, especialmente de corazón. Estos descubrimientos han sido recientemente confirmados por el doctor David Davies del University College, Londres, y por el doctor Alexander Leaf de la Universidad de Harvard, ambos gerontólogos notables.

En la actualidad, Vilcabamba es conocida popularmente como «la isla de la inmunidad» o «la isla de la salud y de la longevidad». Vivir allí. En la lengua de los indios shuara, que fueron los primeros habitantes del valle, Vilca significa «sagrado» y bamba «valle».

El valle está rodeado por picos de gran altura como el Mondango, de 2.500 metros de altura, que literalmente significa «altar de los Incas». Dos ríos torrenciales, el Vilcabamba y el Chamba, cruzan el valle de extremo a extremo.

El doctor Davies describe Vilcabamba como un lugar de tranquilidad absoluta. La temperatura no varía nunca de los 35° C, el viento siempre sopla en la misma dirección y cada año el valle recibe la misma cantidad de sol. Debido a su altitud, en Vilcabamba no hay serpientes, ni arañas, ni mosquitos.

Vilcabamba Ecuador La Vida en los Pueblos Longevos Prolongada Vida. En su lugar hay, lo que el director de cine Gene Ayers ha descrito así: «una variedad caleidoscópica de flores, frutas, verduras, luciérnagas, animales domésticos y cantos de pajaritos».

Por el tono paradisíaco de los informes sobre Vilcabamba, los extranjeros pueden llevarse un gran susto ante las limitadísimas facilidades sanitarias. Los funcionarios ecuatorianos han ido introduciendo lentamente en la zona la higiene moderna, ya que la gente ha vivido mucho tiempo y muy saludablemente en condiciones primitivas.

En cualquier caso los poderes curativos de Vilcabamba siguen existiendo misteriosamente más allá de las modernas nociones de salud.

Albert Kramer, un americano que sufría trastornos cardiacos, se fue tranquilamente a vivir allí un año en una casa de adobe que alquiló y rápidamente experimentó lo que técnicamente se llama «compensación cardiaca», un restablecimiento espontáneo del corazón.

En algún momento del siglo XVII (la historia era muy turbia en aquella parte del mundo), misioneros agustinos se establecieron en Vilcabamba, y el único pueblo del valle tiene ahora probablemente el mismo aspecto que tenía en aquel entonces.

El centro del pueblo es la plaza, con su iglesia católica, su jardín y su fuente, y desparramadas a su alrededor se hallan las chozas de adobe y madera del pueblo. Sólo los edificios de oficinas del gobierno y unas pocas casas más tienen dos plantas. No obstante la mayor parte de los habitantes de Vilcabamba evitan el pueblo prefiriendo la vida solitaria del campo. De este modo escapan a cualquier forma de tensión urbana.

La vida allí es pobre. Los vilcabambos ingieren solamente 1.200 calorías por día, la mitad de lo que normalmente se consume digamos, por ejemplo, en los Estados Unidos. Comen aproximadamente una onza de carne a la semana.

Sus comidas consisten básicamente en grano, sopa, maíz, raíz de yuca, judías, patatas y todo esto junto con frutas como naranjas y plátanos. La especialidad de la región es el repe, una sopa de plátanos y judías reforzada con queso blanco, sal y manteca de cerdo.

El poco azúcar que se usa no está refinado. Los longevos atribuyen su larga vida a los tés de hierbas que beben, pero los investigadores modernos han descartado esta razón. Lo que con toda seguridad más chocará al extraño que investigue sobre Vilcabamba, hasta los más viejos centenarios beben cada día de dos a cuatro tazones de un ron hecho en el país a partir de caña de azúcar sin refinar.

Fuman de 40 a 60 cigarrillos diarios. El tabaco es local y los cigarrillos se hacen con hojas de maíz, con papel higiénico importado de Loja. Una vieja de 104 años le decía al doctor Leaf que ella ni bebía ron ni fumaba, pero que no podía pasar sin sus 5 tazas de café diarias.

En cambio Miguel Carpió de 123 años dijo a un informador, «antes bebía mucho, pero ahora tomo solamente 2 o 3 vasos diarios. No obstante de vez en cuando siento como una necesidad de empinar el codo un poco más de la cuenta y entonces con un amigo compramos una botella y la vaciamos».

Quizás es mero romanticismo decir que los habitantes de Vilcabamba «se dedican alegremente al oficio de vivir».

El doctor Leaf, con más sentido de la realidad, afirma que sus vidas son «un tedioso círculo de monótono trabajo, roto solamente por las ceremonias religiosas y por alguna fiesta ocasional», otro hombre, el carpintero del pueblo, trabajó con las mismas herramientas hechas a mano desde 1900 hasta su muerte a principio de los setenta (murió de una pulmonía contraída durante un viaje que hizo al «mundo exterior».).

Todos los habitantes viejos de Vilcabamba tiene sus quehaceres diarios, desherbar los campos, alimentar las gallinas, chafar el grano, moler el maíz, fabricar ladrillos, llevar a pastar los rebaños y otros trabajos por el estilo.

En la actualidad, cuando los gerontólogos consideran las labores cotidianas estables, como uno de los factores primordiales de longevidad, los habitantes de Vilcabamba, a diferencia de los longevos de Hunza o Transcaucasia, no están nada contentos con ellas. «¿Quién quiere vivir tantos años?» preguntaba a un enviado de una emisora de radio americana Gabriel Sánchez de 120 años. Miguel Carpió decía en broma que le gustaría poder quitarse 1 5 años de encima, lo que le dejaría en 107.

Hermelinda León, una vieja de 95 años que todavía trabajaba en la panadería, le hablaba con toda franqueza al doctor Leaf, «la vida ha sido muy dura. No volvería a vivirla otra vez».

Diagnóstico. La mayoría de los médicos extranjeros atribuyen la prolongada vida de sus habitantes a la frugalidad de la dieta y a la estabilidad del clima de Vilcabamba así como también a la tranquilidad de sus vidas. Los nativos se levantan y se acuestan con el sol. Están siempre activos, apenas tienen preocupaciones, respiran el purísimo aire de sus montañas y beben el agua cristalina de sus dos ríos sin contaminar.

Cuando sienten algún ligero malestar (en Vilcabamba no hay enfermedades graves) como un poco de asma, un vulgar resfriado o un ataque de artritis se van al curandero que les da un remedio a base de hojas de coca. Además caminan cada día tres kilómetros para llegar a Sunungo, un manantial de aguas medicinales templadas que quita los dolores y alivia los entumecimientos. El músico del pueblo, Agustín Mendieta, de 64 años, decía que él hacía este paseo cada día para poder afinar tranquilamente su mandolina.

La longevidad de Vilcabamba es un secreto encerrado en el pequeño valle sagrado. El doctor Davies propuso que se colocara el valle bajo «protección» hasta que hubiera sido completamente investigado. Actualmente ya se ha notado un ligero descenso en la longevidad y un pequeño aumento en la aparición de enfermedades.

Cada vez menos habitantes nativos de la zona se conforman con las vidas de sus padres y abuelos y muchos jóvenes se van del valle.

Jorge Vivanco, en la actualidad periodista de El Telégrafo, es uno de los que optó por la vida urbana. Atribuye la longevidad de su lugar de nacimiento a una falta de ambición de la gente. «No hay problemas, por tanto no hay tensión. Este es su secreto.»

Guía. Ecuador es un país muy hospitalario, deseoso de turismo y encantado de que Vilcabamba se haya convertido en un lugar de interés para los curiosos y para los que necesitan su saludable y beneficiosa atmósfera.

Existe cierto conflicto entre los médicos que quieren aislar Vilcabamba para así prevenirlo de los abusos de la civilización nociva y de ciertos funcionarios que ven en el valle, a causa del turismo, una auténtica mina de oro. Mientras tanto, un visado para Ecuador se obtiene muy fácilmente.

No es necesario hacer reservas ya que en cualquier casa del campo acogen huéspedes, esto, si es que usted está dispuesto a compartir la austera vida de los habitantes del valle. En el valle todo es baratísimo, pero cualquier lujo que necesite, mejor será que lo lleve con usted ya que el dinero no podrá comprar lo que allí no existe.

Fuente: Almanaque Insólito Tomo 4.

 

TRANSCAUCASIA Alta Longevidad de la Población Vida y Costumbres

TRANSCAUCASIA Alta Longevidad de la Población

Localización: La zona más meridional de la Unión Soviética está dramatizada y dominada por el Cáucaso, una cordillera de 1.300 kilómetros de longitud con picos como el monte Kazbek, el DykhTau y el monte Elbrus que se elevan majestuosamente a más de 3.000, 5.000 y 7.000 m de altitud respectivamente.

La cordillera del Cáucaso se halla entre dos grandes lagos que se llaman «mares»: al oeste el mar Negro y al este el mar Caspio. Esta zona abarca las repúblicas de la Unión Soviética de Georgia, Armenia y Azerbayán.

Debido a su privilegiada situación geográfica esta zona, una de las más pintorescas del mundo, abarca simultáneamente extensiones de clima subtropical, playas de veraneo y pueblecitos alpinos colgados en las laderas de las montañas a casi 4.000 m de altitud. Las dos primeras están todo el año bañadas en sol y eternamente verdes, mientras que la última está permanentemente cubierta por espesas nubes de nieve.

region del caucaso con alta longevidad

Al este, están las repúblicas mongólicas con sus pobladores uzbecos, kirguizes y kazacos, de ojos achinados y piel amarina. Al sur del Cáucaso se encuentran Turquía e Irán. De modo casi inadvertido el Cáucaso dio su nombre a este grupo humano que comprende la principal raza de Europa, norte de África y sudoeste de Asia. La suposición fue que la gente del Cáucaso o caucásicos eran racialmente típicos de lo que se considera la raza aria.

Longevidad. La población total de la zona es aproximadamente igual a la de Nueva York (9,5 millones) y se enorgullece de ser la que tiene mayor número de longevos de todo el mundo. De hecho, en los dialectos locales del Cáucaso no existen las palabras «viejo» o «anciano», únicamente se utiliza la palabra rusa que significa «muchos siglos».

El último censo, levantado en el año 1970, indicaba que vivían entonces en el Cáucaso 5.000 centenarios. La mayor parte de ellos habitaban en la zona de Daghestan en Azerbaijan en el extremo del Cáucaso que toca al mar Caspio y en Abkhazia, la zona montañosa de Georgia que toca al mar Negro.

La población de Daghestan es de algo más de un millón de habitantes y hay unas 70 personas de más de 100 años de edad por cada 100.000 habitan tes. En Abkhazia, con su medio millón de habitantes, el 2,5 % de la población tiene más de 90 años. Compare este porcentaje con el 0,1 % del total de la población de la Unión Soviética y con el 0,4 % del de los EE.UU. Siguiendo con las estadísticas, uno de cada 300 habitantes de Abkhazia tiene 100 años o más. Comparando, en los EE.UU. solamente 3 de cada 100.000 habitantes llegan a los 100 años de edad.

Anciano habitante de la zona

Geriátricamente, la zona del Cáucaso es la más estudiada y documentada del mundo. El profesor Pitzkhelauri, director del Centro Gerontológico con sede en Tbilisi, capital de Georgia, y el doctor Deli Dzhorbenadze, su ayudante, han estudiado profundamente a 15.000 habitantes del Cáucaso, todos ellos de más de 80 años, entre los que se cuentan 700 centenarios.

Muchos de estos últimos poseen partidas de nacimiento o registros de bautismo, pero también se les ha interrogado cuidadosamente sobre hechos históricos, fechas de casamiento, de nacimiento de los hijos, de defunción del marido o mujer, etc. y por cómputo aritmético se puede verificar su edad con considerable exactitud. Además, gerontólogos extranjeros han estado a menudo en Rusia y pueden corroborar todo esto.

Los ejemplos más espectaculares de los que se tiene constancia en cuanto a edad o larga vida son los de Shirali Mislimov, que murió en 1973 a la edad de 168 años y Tsurba, una mujer que según un reportero ruso que presenció su muerte, a los 160 años, «se fue secando como un árbol viejo». Shirali, llamado cariñosamente «Baba» (chico), había nacido en 1805, en un pueblo de montaña de Azerbaijan, hecho que atestiguaba su pasaporte interno.

Según el doctor Abdulla I. Karayev, jefe del departamento de fisiología de la Academia de las Ciencias de Azerbaijan y uno de los gerontólogos rusos más importantes, Shirali-Baba fue, en vida, el progenitor de cinco generaciones incluido un tataranieto de 4 años. Trabajó hasta su muerte ocupándose de un huerto que había plantado en 1870 y guardaba viva memoria de la guerra de Crimea (1853-56). Al morir dejó viuda de 120 años con la que se había casado 102 años antes.

Tsurba, cuya vida fue investigada por el doctor Ramazan-Alikishi, el gerontólogo daghestaní, también vivió para celebrar dos veces sus bodas de oro. A los 140 años empezó a menguar y finalmente cuando ya tenía 160 años medía un metro de altura. Dormía y murió en una cuna de niño pequeño.

Vivir allí. El Cáucaso ha sido siempre muy romantizado en la literatura, la ópera y el ballet rusos desde que esta zona quedó bajo su influjo hará unos dos siglos. Pushkin, Tosltoi y Chekhov han descrito muchas veces sus encantos y su saludable atmósfera. Las ciudades de Sochi y Sukhumi en el mar Negro y Bakú, capital de Azerbaijan, en el mar Caspio son famosas en toda Rusia como lugares de recreo y descanso.

Mucha gente de Moscú y Leningrado van regularmente de vacaciones a esta zona y algunos de los más influyentes tienen su propia torre o chalet permanentemente. Muchos rusos van allá por razones de salud a tomar las llamadas «curas de agua» (baños de mar) y «curas de uva» (una dieta que consiste exclusivamente en jugosas y dulces uvas de Georgia.)

Las aguas minerales del Cáucaso se cuentan entre las más puras y saludables de Europa, y Borzhom, la marca más importante, se exporta a toda Rusia e incluso al exterior. El paisaje de estos lugares con sus casas de madera, sus cúpulas en forma de cebolla, y sus habitantes con sus trajes de vivísimos colores (las mujeres con sus alegres faldas plisadas y bordadas y los hombres con sus grandes abrigos y cinturones de munición cruzados sobre el pecho) ha quedado bastante deteriorado debido a los grandes edificios tipo sanatorio que el gobierno ruso ha construido para los veraneantes.

Para encontrar gente con genuina longevidad, se han de dejar los concurridos centros turísticos de la costa y adentrarse por las laderas y montañas del auténtico Cáucaso. Ahí el terreno es mucho más abrupto y la vida menos fácil. Los abkhazianos llaman a su país «la segunda idea de Dios», indicando con esto que Dios tuvo una buena segunda idea cuando creo el país lo bastante rico para proporcionar tabaco, té y cítricos a toda la Unión Soviética, así como para mantener a sus habitantes y animales.

Los daghestanís, al igual que los abkhazianos, son por necesidad magníficos jinetes, ya que el caballo es el medio de transporte más idóneo para recorrer los escarpados caminos que llevan a los pastos, para llevar de pastoreo a las ovejas y a las cabras y para cruzar por ligerísimos puentes de madera los barrancos incontables de las montañas del Cáucaso.

Aunque la vida en esta zona es dura, no se sufren curiosamente las tensiones y presiones de la vida moderna. Un abkhaziano de ciento ocho años explicó recientemente al gerontólogo americano doctor Alexander Leaf que el secreto de su larga vida era: «No he tenido nunca un solo enemigo. No leo nunca libros y no tengo preocupaciones.»

Otro viejo de 117 años dijo en plan de broma cuando le contaron que muy pocos americanos llegaban a alcanzar su edad, «son demasiado cultos». Una mujer de 109 años explicaba, «la gente no vive tanto tiempo porque se preocupa más y no hacen lo que quieren».

En estas zonas del Cáucaso de gran longevidad, la dieta consiste principalmente en leche en forma de queso y leche de manteca; verduras, como cebollas, tomates, pepinos, judías y coles; carne, como pollo, ternera, cabrito y, en invierno, cerdo; y frutas, especialmente uva.

Estas personas de avanzada edad consumen sorprendentemente de 1.700 a 1.900 calorías por día, mucho más, según el doctor Leaf, que las personas de edad avanzada de cualquier otra parte del mundo. El 70 % de las calorías no vienen de las verduras, y se ingiere una media de 70 a 90 gramos de proteínas que vienen principalmente de la leche, más que de la carne. En el Cáucaso se come queso cada día, pero es un queso de bajo contenido en grasa. Se ingiere una media de 50 gramos de grasa diaria.

El pan y las patatas, elementos principales en la alimentación de los rusos, son mucho más raros en el Cáucaso. Georgia es famosa por sus panes planos de dos pies de longitud, sin levadura, crujientes, doblados por los extremos y que se sirven en la mesa todavía calientes. En el interior del país, especialmente en Abkhazia, el sustituto del pan es el abusta. Según Sula Benet, profesor de antropología en el Hunter College de Nueva York y autor de Abkhaija: The Long Living People of the Caucasus, el abusta es una pasta de «papilla de maíz cocida en agua sin sal». Se unta en diversos tipos de salsas y se come con los dedos. Es también curioso el hecho de que la comida en el Cáucaso está por lo general condimentada con especias, como la pimienta roja, la pimienta negra, el ajo y el jugo de granada.

En Azerbaijan, la mayoría de las 50.000 personas de 80 años o más, como son musulmanes, no beben alcohol. Por el contrario los abkhazianos beben cada día a la hora de comer y de cenar, un vino tinto seco del país, al que llaman «fuente de vida». Los abkhazianos, aunque cultivan tabaco, por lo general no fuman, mientras que losdaghestanís sí.

Las autoridades médicas soviéticas sugieren que la dieta caucásica de leche de manteca y otros derivados agrios de la leche, junto con las numerosas verduras en escabeche y el vino combinados ayudan a destruir las bacterias e «indirectamente impiden el desarrollo de la arteriaesclerosis». El doctor Samuel Rosen del Mount Sinai Hospital de Nueva York, durante una visita a la zona en 1970, atribuía a esta dieta de pocas grasas saturadas y grandes cantidades de frutas y verduras, el buen estado auditivo de los ancianos.

En general, incluso hacia el final de sus prolongadas vidas, estos ancianos conservan sus propios dientes, el cabello sano, la vista buena, posturas erectas y no han conocido ninguna enfermedad. Parecen mucho más jóvenes de lo que son; el profesor Benet se puso en un aprieto en cierta ocasión al brindar con un viejo que parecía tener 70 años diciéndole: «Ojalá viva usted tanto como Moisés». Sucedía que el hombre en cuestión tenía ya 119 años y Moisés vivió sólo hasta los 120.

Diagnóstico. Los expertos dan innumerables explicaciones de la longevidad de los caucasianos. Los propios centenarios ofrecen razones adicionales. Por consenso general se ha llegado a la conclusión de que la dieta y el vigorizante clima son los dos factores más decisivos.

La sobrealimentación es prácticamente desconocida e incluso en las ciudades de la costa se ven muy pocas personas gordas (aparte de los turistas rusos). Una persona centenaria atribuía su larga vida al hecho de bañarse cada mañana en un torrente de agua helada; otro decía que no había echado nunca una cabezada durante el día. Muchos otros hablaban de la importancia de una vida sexual regular y activa (los hombresabkhazianos son potentes hasta después de los 70 y el 1 3,6 % de las mujeres tienen la menstruación incluso hasta después de los 5 5 años).

No obstante, aparte de la ausencia de genes hereditarios perjudiciales, la razón más convincente de su longevidad es «espiritual». Estas personas esperan vivir una larga vida. Su brindis usual es «ojalá vivas hasta los 300». El doctor Leaf sugiere que quizás los Estados Unidos constituyen una sociedad inclinada a la muerte y que programa su vida para una existencia más corta.

En el Caucaso la gente se siente útil toda su vida. La gente no se jubila sino que continúa haciendo sus labores diarias sean cuales sean hasta el final. Además con la edad se van ganando el respeto de la comunidad que busca el consejo de los ancianos. «Cada día que pasa es un regalo cuando se está por encima de los cien años», decía un centenario. Pero se trata de un regalo que se mantiene expresamente activo dentro de la sociedad y sus normas..»

Fuente: Almanaque Insólito Tomo 4.

Hunza Pueblo Longevo de Pakistan Alimentos Forma de Vida

Hunza Pueblo Longevo de Pakistán-Alimentación y Vida

En Hunza cada doce pueblos, aproximadamente, comparten un trozo de terreno plano que les sirve sólo para sus juegos y eso a pesar de que en Hunza la tierra es rocosa, agreste, árida y está muy solicitada. Estos últimos años, los científicos han tratado muy seriamente de explicar las razones de la salud, longevidad y felicidad de los hunzukuts. Probablemente no hay una sola razón sino una combinación de factores. El sol de Hunza es brillante, el aire puro y las aguas ricas en minerales. La agricultura es totalmente natural orgánica, no se usan fertilizantes ni insecticidas artificiales.

 

Pueblos Longevos Pueblos con alta longevidad Hunza Pakistan Comidas

El último Mir de Hunza, que gobernó desde 1945 hasta 1974 dijo al ser depuesto por el gobierno pakistaní que su pequeño reino era «la tierra del justo lo suficiente» y añadía «que hay lo suficiente de todo para cada uno pero no lo suficiente para que nadie envidie nada y quiera llevárselo». Según los niveles occidentales la dieta de los hunzukuts es pobre. En los EE.UU., por ejemplo, la media diaria es de 3.300 calorías, con 100 gramos de proteínas, 157 de grasas y 380 gramos de hidratos de carbono.

En Hunza, según el bromatólogo pakistaní doctor Maq-sood Ali, la media calórica diaria de un hunzukut son 1.923 calorías, con 50 gramos de proteínas, 36 gramos de grasas y 354 gramos de hidratos de carbono. Los albaricoques (frescos en verano y secados al sol durante el invierno) y los chapatis, unos pastelillos de alforfón, sin blanquear, sin mezclar y sin azúcar, dominan la dieta de los hunzukuts.

El albaricoquero es el alma de Hunza, ya que es el primer árbol en florecer y su fruta la primera en madurar en primavera. Hunza se enorgullece de poseer miles de albaricoqueros y la riqueza de un hombre se mide por el número de albaricoqueros que hay en su huerto. (Como Hunza es un país musulmán las mujeres no pueden poseer tierras, aunque las viudas tienen derecho vitalicio sobre los frutos de los árboles del marido.).

La semilla de ciertos albaricoques da un aceite rico en ácidos grasos no polisaturados y en cobre y hierro orgánicos. Este aceite se usa para cocinar así como cosmético para cuidar la piel. Hunza también es famosa por sus moras que llegan a tener el tamaño de una pulgada y que a pesar de las semillas se funden en la boca como el hielo.

Entre las verduras que se pueden encontrar en Hunza están la lechuga, la cebolla, la col y la zanahoria. Estas verduras acostumbran comerse crudas pero si alguna vez se cuecen es a fuego muy lento y durante poco rato debido a la escasez de combustible. Esto, por su puesto hace que las verduras conserven todas sus sustancias minerales y vitaminas.

La carne se come muy pocas veces al año y se considera como un lujo. Las cabras, las ovejas y los yaks proporcionan la lechuga y la mantequilla que se consumen en cantidades muy moderadas, en general, la dieta de los hunzukuts es mínima (pocas grasas animales, poco colesterol y pocas calorías); muchos científicos consideran su factor como primordial en la consecución de la longevidad y la salud.

Además, los hunzukuts ayunan por necesidad a finales de la primavera hasta que llega la nueva cosecha de frutas, granos y verduras. Hunza es famosa y legendaria por sus delgados, erectos y elegante, pobladores que aparece que se deslizan más que caminan» y «cuyos hombres en edad madura tienen el aspecto de muchachos jóvenes:,.. según la descripción que hace John H. Tobes en su libro Adventures in a Land of Paradise (Aventuras en una tierra paradisíaca).

El Mir señaló en cierta ocasión, que al revés que en Occidente, «en Hunza los jóvenes envidian a los viejos». Cuando los hunzukuts llegaban a los 100 años de edad viajaban desde sus pueblos hasta el palacio de Baltit a rendir homenaje al Mir.

El Mir celebraba audiencia pública cada día a las 10 de la mañana, ayudado por un Consejo de Ancianos de 20 personas, todos ellos de más de 90 años. Sea la dieta, el ejercicio o el ambiente relajado que disfrutan, los hunzukuts son uno de los pueblos más sanos de la Tierra.

El doctor Alexander Leaf atribuye «el elevado grado de salud cardiovascular así como el tono muscular general» al ejercicio físico, los hunzukuts han de caminar subiendo y bajando pendientes cada día para hacer sus labores cotidianas. Pero en Hunza hay algo más mágico y misterioso aún sin resolver ya que los albaricoqueros que en América sólo viven de 25 a 30 años en Hunza llegan también a los 100 años. Además y aún sin insecticidas ni pájaros los frutales de Hunza no sufren los ataques de los gusanos y los insectos.

El mundo exterior está, no obstante, dando buena cuenta de Hunza. Entre los jóvenes ya empieza a aparecer la caries dental, hecho que se puede explicar en parte debido a que por primera vez los hunzukuts están importando azúcar cansados quizás de su edulcorante normal, un puré de albaricoques secos. También ha empezado a aparecer el bocio, ahora que se está importando sal blanca refinada para sustituir la impura sal marrón de Hunza que contiene sustancias minerales naturales entre ellas el iodo y el flúor.

Guía. Aquellos que busquen la fuente de la juventud (o las bendiciones de una larga vida) deberían colocar Hunza en el primer lugar de su lista de lugares a visitar. Aunque en otros tiempos fue un lugar inaccesible debido a su remota situación y a la actitud del gobierno de Pakistán, en la actualidad está preparado para recibir turismo.

El visitante deberá en primer lugar obtener un visado para Pakistán (cosa muy fácil); seguidamente deberá obtener un permiso del agente político en Gilgit (esto sólo lo podrá obtener en Rawalpindi). Un avión moderno lo llevará a Gilgit y una nueva carretera comunica esta ciudad con Baltit donde dispondrá de hoteles o campings a su gusto.

Ver: Sugerencias y Tips Para Una Vida Sana y Longeva

Fuente: Almanaque Insólito Tomo 4.

Pueblos Longevos Pueblos con alta longevidad Hunza Pakistan Comidas

Pueblos Longevos: Hunzas

Hunza Localización: Hunza está situado en un valle remoto que tiene unos 300 Km. de largo por sólo uno y medio de ancho, a una altura de 300 m y completamente rodeado de picos montañosos. Estos picos llegan a los 7.000 m de altura y pertenecen a la cordillera Karakoram, más conocida en occidente por Himalaya o el «techo del mundo». Hunza, que está en el extremo nordeste de Pakistán está en un paso solamente de Cachemira controlado por Pakistán, de la India, de Afganistán, de Rusia y de la China.

El único acceso al valle es a través de Rawalpindi, la nueva capital de Pakistán. Desde ahí, 45 minutos de vuelo le llevarán a Gilgit, 375 millas al norte. Este vuelo es uno de los más peligrosos del mundo ya que la avioneta ha de cruzar por una serie de pasos montañosos muy traicioneros. Aunque Gilgit está sólo a 68 millas de Baltit, que es la capital de Hunza, el viaje solía durar tres días y tenía que hacerse en muía, caminando y el último trozo (la bajada al valle desde 600 m de altura) en jeep. Hoy en día no obstante, este recorrido puede hacerse en tres horas únicamente gracias a la nueva Karakoram Highway (carretera del Himalaya). Longevidad.

Las evaluaciones de longevidad que los visitantes extranjeros atribuyen a los hunzukuts varían considerablemente, siendo la estimación más elevada 150 años.

Renee Taylor escribe en su libro Huntfi Health Secrets for Long Life and Haptness (Los secretos de la felicidad y la larga vida en Hunza): «En Hunza, la gente se las arregla para sobrepasar los cien años de vida en perfecto estado de salud mental y física… hay hombres de 90 años que vuelven a ser padres y mujeres de 50 que aún conciben hijos.»

Betty Lee Morales, presidente de la American Cáncer Society (sociedad americana contra el cáncer) y que ha visitado Hunza dos veces, escribió para el Los Ángeles Times (16 de julio de 1973): «Desde luego es una exageración decir que viven hasta los 150 años, pero no hay ninguna necesidad de dorar la píldora. La edad media de defunción es 90 años.»

El doctor Alexander Leaf, jefe de los servicios médicos del Hospital General de Massachussets y profesor de la Facultad de Medicina de la universidad de Harvard, da cuenta con toda fiabilidad de su encuentro con un hombre de 106 años que seguía trabajando como pastor de cabras durante los meses de verano, mientras que el hunzukut más Viejo era venerado por sus 110 años de vida. El doctor Leal afirma también «más que la edad es su perfecto estado de salud lo que me ha impresionado» y anota además que en aquella época en Hunza no existían registros escritos de nacimientos o defunciones.

Según el Mir de Hunza, de una población actual de 40.000 almas, 6 personas sobrepasan los 100 años de edad y existen muchas éntrelos noventa y cien años. (Antes de que llegara la construcción de la primera carretera había por lo menos 50 personas de más de cien años).

En América por el contrario existen solamente tres personas centenarias por cada 100.000 habitantes. Vivir allí. Los pequeñísimos trozos de tierra cultivable de los hunzukuts a lo largo de la base de la pendiente de las montañas parte en escaleras o terrazas. Estas granjas se riegan por un sistema de conducciones alimentado por el agua de deshielo del enorme glacial Ultar.

Un grupo de 6 o 7 árboles frutales se considera un «huerto», y un campesino puede llegar a bajar y subir varias veces al día hasta 1.000 pies de altura para atender a sus faenas. De lejos, cuantío las nieves de invierno se han fundido, Hunza parece un centón amarillo, marrón y verde. Por el fondo del valle serpentea el no Hunza, de color gris perla y aspecto tenebroso, y cuya riquísima agua mineral los hunzukuts beben asiduamente y llaman «nuestra leche glacial».

En cualquier parte que usted levante la mirada, verá las nevadas dumanis o cumbres elevadas dominadas por el monte Raka-poshi, una de las montañas más estupendas de la cordillera Karakoram. Los hunzukuts creen que son descendientes de los soldados de Alejandro Magno. Cuando la campaña de Alejandro Magno contra la India fracasó algunos de sus soldados desertaron. Llevándose a sus mujeres afganas y turcas y se refugiaron en el protegido valle del Hunza. Ciertamente los hunzukuts con sus facciones y tez mediterráneos, no se parecen a ningún otro pueblo de Asia. Su lengua, el burushaski, también es única.

Hermann Berger, profesor de la universidad de Munich y una autoridad en lenguas himalayas, considera que el burushaki está relacionado con el vasco, que se habla en los Pirineos del sur de Francia y norte de España.

Todos los viajeros al volver de Hunza lo describen invariablemente como un paraíso debido a la vida natural, tranquila y sin prisas que allí se lleva. Todo hunzukut, viejo o joven, trabaja en algún oficio manual labrando los campos, cuidando el ganado, recogiendo la fruta en verano y dejándola secar al sol para el frío y nevado invierno. Todo el mundo se va a dormir al anochecer y se levanta con el sol. Hasta hace muy poco la única electricidad que había en Hunza estaba en el palacio del Mir de Hunza que la usaba moderadamente para beneficio casi exclusivo de los visitantes extranjeros.

El Mir era también el único hunzukut poseedor de reloj, mientras el resto de la población medía el tiempo por la posición del sol, la forma de la luna por la noche y el cambio de estaciones. Incluso en Baltit no había ni tiendas, ni cines, ni hoteles, ni policía, ni impuestos. La gente no hablaba de vejez, sino solamente de «los años jóvenes», «los años medios» y «los años ricos». La nueva carretera está cambiando todo esto muy rápidamente.

Para divertirse los hunzukuts practican una especie de polo sin reglas en el que los dos equipos no paran hasta que uno de los dos consigue marcar nueve goles. También se practica el balonvolea y usted podrá ver a hombres de 70 años jugando al lado de muchachos.

Ver: Sugerencias y Tips Para Una Vida Sana y Longeva

Fuente: Almanaque Insólito Tomo 4.

La Falla de San Andres Origen y Ubicacion

La Falla de San Andrés – Origen y Ubicacioón

Importantes ciudades occidentales se alzan sobre una de las fallas geológicas más peligrosas de la Tierra. Los californianos que habitan a lo largo de la falla de San Andrés viven amenazados por la posibilidad de un sismo devastador.

A primera vista, las calles de Taft, en el centro de California, no se diferencian de las de cualquier otra ciudad estadounidense. En las amplías avenidas, flanqueadas por casas y jardines, hay automóviles estacionados y faroles situados a intervalos regulares. Una mirada más atenta revela que los faroles no están alineados, y que hay calles que se retuercen como si sus extremos fueran atraídos en sentidos contrarios.

Estas extrañas distorsiones se deben a que, como muchas urbes de California y una parte de la vía rápida de la bahía de San Francisco, Taft se erige sobre la falla de San Andrés, fractura de la corteza terrestre que atraviesa 1.050 km del territorio continental de EE.UU.

Una faja que se extiende de la costa norte de San Francisco al Golfo de California y que se hunde 16 km en la tierra marca el punto de encuentro de dos de las 12 placas tectónicas en las que se asientan océanos y continentes. Con un grosor promedio de 100 km, estas placas están en constante movimiento, pues flotan en la capa fluida del manto interno de la Tierra, empujándose una a la otra con enorme fuerza al cambiar de posición y deslizarse. Cuando chocan directamente, el impacto produce gigantescas cadenas montañosas, como los Alpes y los Himalaya. Pero las circunstancias que rigen la falla de San Andrés son muy diferentes.

Tierra torturada

Tierra torturada La línea de la falla de San Andrés es claramente visible en zonas desérticas como el Llano Carrizo, 160 km al norte de Los Ángeles. Ahí, los movimientos terrestres son casi impredecibles, y ríos que por décadas han seguido cierto curso son súbitamente desviados por sismos sucesivos, con desplazamientos de hasta 120 metros.

Allí confluyen los bordes de la placa Norteamericana (sobre la que se asienta buena parte del continente) y los de la placa del Pacífico (que sostiene casi todo el litoral de California), pero se enfrentan como engranajes mal alineados, pues ni topan de frente ni se entrelazan suavemente. Dado que sus cortes se superponen, la energíafriccional que se forma en sus márgenes no tiene manera de escapar, lo que da como resultado un leve temblor o un gran sismo, según la parte de la falla donde se genere esta energía.

En las «zonas de deslizamiento», donde las placas se cruzan más fácilmente, la energía acumulada se disipa en miles de suaves temblores de efecto menor, sólo detectables por los instrumentos sismográficos más sensibles. En contraste, algunos tramos de la falla parecerían del todo inmóviles, fijos en «zonas trabadas»; las placas están tan estrechamente unidas que nada se agita en dirección alguna durante periodos de hasta cientos de años.

Esta presión desarrolla grandes tensiones geológicas hasta que, finalmente, las dos placas se abren paso en una violenta liberación de energía contenida, bajo la forma habitual de terremotos de por lo menos 7° Richter, como el que devastó San Francisco en 1906.

La escala, llamada así en memoria del geólogo estadounidense Charles Richter (1900-1985), mide la intensidad de los sismos de 1 a 10: los de 2° son los de la graduación más baja percibida por el hombre, y los de 5 en adelante, los potencialmente destructivos.

Aunque no tan arrolladura como la de las zonas trabadas, la actividad de las áreas ubicadas entre éstas y las de . deslizamiento, conocidas como «zonas intermedias», es también espectacular. En la ciudad de Parkfield, situada en una zona intermedia entre San Francisco y Los Ángeles, pueden registrarse sismos de hasta 6° Richter cada 20 o 30 años; el más reciente tuvo lugar en 1966. Los ciclos sísmicos de ocurrencia regular en un sector determinado son propios de esta región.

FALLA TERRESTRE
FALLA TERRESTRELa falla de San Andrés es el punto de encuentro de las placas del Pacífico y norteamericana; la primera se desliza hacia el noreste, y la otra hacia el suroeste a un promedio de 13 mm al año.

La fricción entre ellas retrasa temporalmente su movimiento en direcciones opuestas. Se genera así energía de tensión, que deforma la materia subterránea en torno a la falla. En un sismo, esta energía se libera violentamente y as placas se mueven.

Los geólogos calculan que desde el año 200 d.C. se han producido en California 12 grandes sismos, pero fue la devastación de 1906 la que alertó al mundo sobre la falla de San Andrés. Con epicentro en San Francisco, este temblor causó daños en un sector de 640 km de norte a sur. A lo largo de la línea de la falla, el suelo se desplazó hasta 6 m en escasos minutos, cayeron árboles y cercas y cedieron caminos y tuberías (lo que provocó la pérdida de agua causante de que el incendio posterior al sismo se extendiera sin control por la ciudad).

A medida que avanza el conocimiento geológico y se dispone de técnicas más sofisticadas, los aparatos de medición registran con mayor exactitud los movimientos y presiones hidráulicas bajo la superficie terrestre. Los científicos creen que antes de un gran terremoto la actividad sísmica aumenta ligeramente durante varios años, de modo que es posible prever futuras catástrofes y contar con horas y aun días de advertencia. Asimismo, actualmente los arquitectos e ingenieros de estructuras consideran la posibilidad de temblores en sus proyectos, y diseñan puentes y edificios capaces de resistir hasta cierto punto los movimientos de la superficie de la Tierra. Por eso, gran parte de los daños materiales del sismo de San Francisco de 1989 los sufrieron las estructuras antiguas, no los rascacielos modernos.

Este sismo, que costó 63 vidas, sobre todo por el derrumbe de una sección del Bay Bridge, puente de dos niveles que pende sobre la bahía, no fue el «gran terremoto» que se piensa habrá de sacudir a California en algún momento de los próximos 50 años.

Se estima que un temblor de 7° Richter en la región de Los Ángeles causaría daños de miles de millones de dólares y la muerte de entre 17.000 y 20.000 personas, mientras que 11,5 millones más se verían afectadas por emanaciones e incendios. Y, como la energía friccional que se produce a lo largo de la falla es acumulativa, cada año que pasa sin que el sismo ocurra incrementa su probable magnitud.

grietas y cuarteaduras de las calles

Puntos de presión Las grietas y cuarteaduras de las calles son las señales más obvias de que una zona se encuentra sobre la falla. En la región de las montañas de San Gabriel, al norte de Los Ángeles, las calles se resienten por la compresión de las colinas producto de las presiones generadas en la falla. Así, el costado poniente de las montañas se desintegra, depositando unas 71 de desechos al año. Este material se desliza cada vez más cerca de Los Ángeles, como para recordar que, al menos en esta parte de California, «la civilización sobrevive por consentimiento geológico».

Desierto de Atacama Ubicacion Flora y Fauna Riqueza Minerales

Desierto de Atacama: Ubicación Flora y Fauna Riqueza Minerales

El desierto de Atacama, ubicado en el norte de Chile, está flanqueado por las frías aguas del Pacífico sur y las portentosas cumbres de los Andes. Ésta es la región más árida de la Tierra y una de las más ricas en yacimientos minerales.

El sorprendente desierto de Atacama, formado por amplias extensiones pedregosas, es a un tiempo árido y templado. En los trópicos, los frentes occidentales de los continentes suelen presentar fajas desérticas.

El desierto de Atacama es parte de un sistema árido que inicia en Perú, al norte, con el desierto de Sechura y que baja siguiendo la costa hasta la mitad de Chile.

Dos factores básicos explican la aridez extrema del Atacama: primero, la alta presión atmosférica de esa zona del Pacífico sur, que genera un anticiclón, masa de aire homogénea, estable y reseca que inhibe toda precipitación; y en segundo término, la corriente marítima fría de Perú, o corriente de Humboldt, con aguas muy frías traídas de la Antártida, que chocan contra los acantilados.

Ello causa un doble efecto: la temperatura desciende —esta región tropical debería ser calurosa, pero oscila entre los 13 y los 21°C de día y los 0° de noche— y aparecen nieblas y nubes bajas conocidas como «camanchacas», que en vez de soltar lluvias desecan el ambiente, pues al entrar a tierra se calientan y su humedad desciende.

Los vientos húmedos de la cuenca amazónica, al este, nunca llegan al Atacama, ya que son detenidos por los Andes. Todo contribuye a conformar «la región más árida del planeta».

Se han dado en el Atacama periodos de hasta 20 años sin registrarse una sola gota de lluvia; la ciudad de Galanía padeció una sequía de 400 años, hasta 1971, y en los puertos de Iquique y Antofagasta sólo caen lluvias fuertes de dos a cuatro veces por siglo.

Como la sequedad del aire permite que la intensidad de la luz solar sea mayor, la zona también recibe la radiación solar más alta del mundo.

El desierto se extiende 1.100 Km. desde el puerto de Arica, en el norte de Chile, hasta la ciudad de Copiapó, en el centro-norte; tiene una cuarta parte de la longitud del país y ocupa una superficie de 140.000 km2 de las provincias de Atacama, Antofagasta y Tarapacá.

Al oeste lo bordea la cordillera de la costa y al este la de Domeyko, derivación septentrional chilena de los Andes.

De esta manera, el Atacama forma una depresión intermontañosa de terrenos quebrados y monótonos, con 900 m de altitud media, que se constituyó en receptáculo natural de materiales minerales procedentes de los Andes.

Sus cuencas interiores y numerosos salares acumularon importantes yacimientos tanto de nitratos como de cobre, yodo y bórax.

El río Loa, atacama

El río Loa el único que cruza el Atacama, corre de este a oeste rumbo al Pacífico. Su paso milenario ha abierto un cañón en el horizonte del desierto; mientras que arriba no hay vegetación alguna, abajo se encuentra la preciosa humedad que permite su desarrollo.

El control de esta riqueza mineral, de estratégica importancia económica, motivó en su momento la Guerra del Pacífico (1879-1883), por la cual la región pasó de manos bolivianas a chilenas. Conocida también como el Norte Grande, se comenzó a poblar en forma masiva a mediados del siglo XIX, a raíz de la creciente explotación de sus depósitos naturales.

La exportación de minerales motivó la construcción de puertos, como los de Pisagua, Iquique, Antofagasta, Taltal, Tocopilla, Mejillones y Caldera, y trajo la prosperidad a ciudades del interior unidas a la costa por nuevas vías férreas, entre ellas Copiapó (el centro minero más activo del siglo pasado) y Calama (junto a las minas de cobre de Chuquicamata, la mina de pozo abierto más grande del mundo).

Por largo tiempo, Chile tuvo el monopolio mundial de la producción de nitratos, de los que llegaron a extraerse hasta 3 millones de t al año, y cuya exportación generaba al gobierno, en impuestos, la mitad de sus ingresos.

Hacia la Primera Guerra Mundial, EE.UU. y Alemania desarrollaron nitratos sintéticos, lo que afectó la extracción chilena; esto, sin embargo, provocó el florecimiento de la explotación de cobre, del que Chile posee las mayores reservas mundiales.

Ocupa también, después de Bolivia, el segundo puesto en reservas de litio, posee yacimientos
significativos de hierro, oro y plata, y contiene una quinta parte del molibdeno terrestre.

La única corriente que cruza el desierto de Atacama es el río Loa, el más largo de Chile. Su trazo, límite entre las regiones de Tarapacá y Antofagasta, con una extraña forma curvada, aloja varios oasis, centros mineros importantes y otros agrícolas menores.

Las aguas del Loa y la mínima humedad llegada del océano sustentan la pampa del Tamarugal, llanura que ofrece un bosque de tamarugos (acacias espinosas) en medio de una zona que difícilmente permite el desarrollo de plantas desérticas.

En ocasiones florecen especies de árboles resistentes, como la llareta y el algarrobo, o hierbas, como las llamadas icho y tola. La fauna también es escasa, pero los límites del desierto son recorridos por roedores (chinchilla, degú y vizcacha montes), pumas, zorras de cola larga, llamas, alpacas, vicuñas y guanacos, así como por dos especies de venados (el huemul, representado en el escudo de la nación, y el pudú, el más pequeño que se conoce).

Hay también aves, como el imponente cóndor de los Andes, el buitre, los buhos y las palomas torcaces.

El desierto, aunque inhóspito, atrae al turismo gracias a la magnificencia de sus vastos paisajes, a los antiguos asentamientos indígenas, a la cercanía de monumentales picos andinos como el Llullaillaco y Ojos del Salado y a la celebración de coloridas festividades religiosas estivales en algunas pequeñas poblaciones.

GUERRA DEL PACIFICO:  En abril  de 1879, Chile ocupó e puerto de Antofagasta, entonces en territorio boliviano, y declaró la guerra a Bolivia en represalia por los impuestos fijados por este país a la exportación de salitre. Sin embargo, lo que estaba en juego era el  dominio sobre la región de Atacama, rica en minerales. Perú intervino en e conflicto en favor del gobierno boliviano, con el que seis años antes había firmado un acuerdo secreto de protección mutua.

guerra del pacifico

La primera etapa de la guerra fue marítima, y destacó el capitán Miguel Grau, a mando de la nave peruana Huáscar; su derrota ante las poderosas fuerzas del general Erasmo Escala dio a Chile el control del océano y los territorios del litoral. Tras sucesivas batallas que no decidían a guerra, Chile emprendió en 1881 el golpe definitivo con e! ataque a Lima, aunque su ‘ victoria decisiva hubo de esperar a julio de 1883, en la batalla de Huamacucho.

Se firmó, con mediación estadounidense, el tratado de Ancón, por el que Bolivia perdía su salida a! mar y Perú parte de su territorio; Chile amplió sus fronteras, y las empresas inglesas involucradas en a explotación del salitre obtuvieron grandes beneficios. El acuerdo, refrendado con el tratado de Valparaíso, tenía previsto que Chile ocupara por diez años las provincias peruanas de Tacna y Arica.

Concluido este plazo se habría de realizar un plebiscito para determinar la nacionalidad de las regiones. Sin embargo, durante décadas Chile y Perú no llegaron a un acuerdo sobre las condiciones para la consulta, conflicto diplomático al que no se puso fin hasta 1929. Perú recuperó Tacna y Chile conservó Arica. En su afanosa búsqueda de un acceso directo al mar, esta vez al océano Atlántico, Bolivia sostuvo con Paraguay la Guerra del Chaco (1932-1935); finalmente, logró su objetivo.

En medio del desierto La ciudad de Calama prosperó gracias a la explotación del cobre en la cercana mina de Chuquicamata, la mina de fosa abierta más grande del mundo. Su emplazamiento en sitio tan árido se ve en algo aliviada por el paso del río Loa, única fuente de agua en muy vastos territorios.

En esta zona prosperó en tiempos prehispánicos el pueblo atacamita, del que, gracias a la sequedad del ambiente, se han conservado en magnífico estado, además de cerámica y construcciones, objetos textiles momias. (Fuente: Diario EL Bicentenario Construyendo Patria 1810-2010)

LOS DESIERTOS MAS EXTENSOS (Km2)

Sahara … Norte de África  ….9.100.000

Libia …. Noreste del Sahara …. 1.680.000

Australiano …. Australia  …. 1.550.000

Arábigo  Arabia …. 1.300.000

Gobi Mongolia  1.040.000

Rub’al-Jali  Arabia …. 770.000

Kalahari …. Botswana …. 520.000

Sirio  Norte de Arabia …. 310.000

Takla-Makan … Sinkiang (China) …. 310.000

Karakum … Turquestán (Turkmenistán)…. 260.000

Nubia… Este del Sahara …. 260 000

Thar  ….Noroeste de la India y oeste del Pakistán …. 250.000

Kizil Kum …. Turquestán (Uzbekistán, Kazakistán)… 225.000

Atacama …. Chile…180.000

Colorado … California (EEUU) … 78.000

Negev .. Sur de Israel … 12.800

Sechura …. Perú …12.000

Fuente Consultadas:
Enciclopedia del Estudiante Edición de Lujo Edit. CODEX Tomo III
Enciclopedia Electrónica Microsoft ENCARTA
MUNDORAMA Geografía General Editorial Quevedo