Historia de la Medición del El Tiempo Desarrollo del Reloj Medir



Historia de la Medición del El Tiempo

INTRODUCCIÓN:  Las cuatro dimensiones conocidas hasta el momento, las conforman el tiempo y las tres que describen un espacio en sus tres coordenadas X, Y, y Z, en donde se encuentra el Universo.  Especulaciones se han dado, buscando una quinta dimensión, donde podría existir la antimateria o un Universo paralelo al nuestro, pero sin una comprobación científica valedera.

Refiriéndonos a la primera dimensión, el tiempo, cualquier persona que por un momento  haya pensado sobre él, estará de acuerdo con San Agustín (354-430 d. de C.). San Agustín en sus ”Confesiones” (XI, 14)(1) escribió: “Que es el tiempo? Como nadie me pregunta, siento que yo lo sé. Pero si tengo que explicarlo, no lo sé.” Es decir una definición concluyente del tiempo parece imposible darla. Cuando empezamos a definirlo ya se nos ha escapado y si lo reducimos a un concepto se mueve aun más lejano de nuestro alcance.

Tratando de estar de acuerdo con la concepción del tiempo dado por la lengua alemana en el sentido de que el tiempo es derivado de sucesos de ayer, hoy y mañana, podemos concluir que cuando pensamos en el tiempo estamos pensando en la vida, el nacer y morir, porque tenemos conciencia de esa realidad.

Por otra parte el Universo ocupa las otras tres dimensiones, encerrando aún grandes misterios para los científicos que incansablemente tratan de resolver. Ya desde los inicios de los primeros cosmólogos Sócrates, Platón, Aristarco de Samos, y Arquímedes que contemplaron el Sol, la luna y las estrellas, se preguntaban: ¿Qué somos, de dónde  venimos, a dónde vamos?; pasando por Aristóteles, Tolomeo, Copérnico, Kepler, Lemaitre,  quienes descubrieron las primeras leyes que rigen el movimiento de nuestro sistema solar, hasta Newton, Einstein, Hubble, Sandage, Zeidovich, Hawking y otros que han contribuido con sus teorías y descubrimientos para determinar que el Universo está en expansión,  continuamente el hombre ha querido encontrar el origen del Universo, si pertenecemos a un sistema cerrado o abierto y si este Universo algún día, dentro de miles de millones de años, lanzará su último suspiro, para dejar de existir.

El Universo sigue siendo inquietante,  misterioso. ¿Cuánta vida y atractivos esconde ese espacio tan infinito como desconocido?  ¿Qué hay más allá de nuestra vista, o de nuestro entendimiento? ¿Cuánto nos queda por aprender o descubrir de él? ¿Podremos algún día tener la capacidad para navegar a través de él?

Por ejemplo Aristarco de Samos (III a. de C.), sabio griego, ubicó al Sol en el centro del Universo y los demás astros girando alrededor de él. Arquímedes publicó estos trabajos en su libro “El Arenario”. Claudio Tolomeo (II d. de C.), elaboró otra teoría, donde la Tierra era el centro del Universo y estaba quieta. La Luna, Mercurio, Venus y el Sol los colocaba  casi en línea recta y a medida que se iba alejando, colocaba a Marte, Júpiter, Saturno a los que él llamaba estrellas inmóviles.

Nicolás Copérnico en 1543, en su libro “La revolución de las Esferas Terrestres”, publicó que el Sol estaba en el centro y los planetas a su alrededor, girando en movimientos circulares uniformes, lo cual fue confirmado por el  italiano Galileo Galilei, al estudiar las fases del planeta Venus, descubriendo experimentalmente que este giraba alrededor del Sol. Isaac Newton en el siglo XIX,  formuló las leyes de gravitación universal y dio explicación a las leyes del movimiento formuladas por Kepler. En 1928 el belga Georges Lamaitre, construyó un modelo en 2 expansión, mediante el cual era posible predecir lo descubierto por Hubble , al observar que las galaxias se alejaban entre sí al verificar el corrimiento al rojo de sus velocidades  relativas y que confirmaba la teoría de un universo en expansión.

Como puede verse, teorías, se han escrito muchas, algunas ya han desaparecido, otras han resistido las críticas y análisis de la comunidad científica, o cuentan con adeptos y las teorías más audaces persisten aun, aunque el único seguidor, sea su expositor. Bueno al fin  de cuentas todo el mundo tiene derecho a exponer sus ideas. Cuando Einstein, con su  pensamiento puro y visionario, expuso la Teoría de la Relatividad, nadie se lo creyó, solo el tiempo y comprobaciones científicas le dieron la razón.

En la figura No. 1, el telescopio Espacial Hubble, muestra una de las fotografías más interesantes del universo profundo visible jamás obtenido por la Humanidad. Este ha recibido el nombre de Campo Ultra profundo y el Hubble para su realización empleó una exposición de más de un millón de segundos, lo cual represento 400 órbitas del telescopio  espacial en torno a la Tierra. La imagen revela las primeras galaxias que emergieron de las llamadas «edades oscuras», los cuerpos que comenzaron a calentar el frío y oscuro Universo poco tiempo después del Big Bang. Ante esa inmensidad del Universo los científicos se  vieron obligados a inventar una magnitud de medida: el «año luz», esto es, la distancia que recorre la luz en un año (9.463.000.000.000 kilómetros).

Otro de los misterios que se vienen estudiando dentro del Universo son los llamados Agujeros Negros. A partir de la década del 60 del siglo pasado, comenzaron a descubrirse  cuerpos celestes que venían a corroborar apreciaciones teóricas anteriores de hace más de dos siglos.



El concepto de un cuerpo tan denso que ni la luz pudiese escapar descrito en un artículo  enviado en 1783 a la “Royal Society ” por un geólogo inglés llamado John Michell quien calculó que un cuerpo con un radio 500 veces el del Sol y la misma densidad, tendría, en su superficie, una velocidad de escape igual a la de la luz y sería invisible. Posteriormente  Laplace en 1796 en Exposition du Systeme du Monde, cuando demostraba su teorema que la fuerza de atracción de un cuerpo muy pesado puede ser tan grande, que la luz no pueda fluir fuera de él, lo confirmó matemáticamente. Con el avance de la ciencia  astronómica este concepto ha ido tomando mayor fuerza y ciertas observaciones hechas en   el cosmos, confirman su existencia, habiéndose bautizado dichos cuerpos como agujeros negros.

El hecho de que se hayan detectado y observado ciertas singularidades en el cosmos donde aparentemente no hay emisión de ninguna clase de energía, se ha relacionado con los cálculos teóricos que demuestran que cualquier objeto que emita energía desde un agujero negro, aparecerá indetectable desde el exterior ya que será tal la fuerza gravitacional generada por él, que impedirá que la luz (fotón portador de luz) salga y solo por su influencia gravitacional enorme a su alrededor se conoce su existencia.

Desde que el hombre comenzó a estudiar y comprender el tiempo y el Universo, como uno estaba ligado al otro, la raza humana empezó a progresar. Nuestros ancestros empezaron por estudiar las variaciones del día, como había un periodo de claridad seguido de un periodo de obscuridad, después comenzaron a observar ciclos regulares de las fases de la  luna, determinando que entre uno y otro cambio igual transcurrían aproximadamente 29,5días, después pudieron determinar las estaciones y como éstas tenían también un siclo regular pero mucho más largo que el ciclo lunar, así pudieron llegar al año, que es el periodo de rotación de la tierra alrededor del Sol y debido a la inclinación del eje de la tierra con relación a su órbita, da lugar a que la luz del Sol llegue a la Tierra en diferente ángulo a medida que ésta rota alrededor de él.

Después observando las noches pudieron determinar que las posiciones de los astros y las estrellas también tenían un significado en el transcurso del tiempo. Las civilizaciones pasadas, plasmaron estas observaciones a través de inmensas construcciones y monumentos en diferentes partes del mundo y que hoy en día nos permite entender como el conocimiento sobre el tiempo y el cosmos les permitió desarrollarse. Las civilizaciones que tenían más conocimiento sobre el tiempo y el Universo se desarrollaban mucho más rápido que las que no lo poseían.

En esta introducción no se puede terminar sin mencionar a Carl Edward Sagan (1934- 1996), venía de una familia pobre de emigrantes rusa, desde muy temprana edad, se interesó por el Cosmos y el porqué de todas las cosas que más tarde le llevarían a ser un pionero y un popular astrónomo, exobiólogo y divulgador científico en todo el mundo. Fue pionero también en campos como la exobiología y promotor del proyecto SETI («Search of ExtraTerrestreal Inteligence» literalmente: Búsqueda de inteligencia extraterrestre).

Se dio a conocer públicamente en la serie para la televisión de Cosmos: Un viaje personal, presentada por él mismo entre 1977 a 1980, escrita y producida para la KCTE deCalifornia. Fue titular de la cátedra David Duncan de Astronomía y Ciencias del Espacio de la Universidad de Cornell y director del Laboratorio de Estudios Planetarios de dicha universidad. Decía Sagan: “Somos el medio para que el Cosmos se conozca a sí mismo”.

Toda una realidad que me motivo a elaborar este libro.

UNIVERSO

Figura No. 1. El Universo Profundo o Campo Ultra profundo(3)

 CAPITULO PRIMERO EL TIEMPO:



LA MEDIDA DEL TIEMPO

El segundo es la unidad base de medición del tiempo  Pero que tanto es un segundo? Normalmente lo relacionamos con un suceso instantáneo. Pero que tan lejos estamos de la realidad.

Realmente en un segundo, un montón de cosas pueden pasar y verdaderamente pasan: La luz atraviesa aproximadamente una distancia de 300.000 Km., el hombre más veloz recorre 10 metros y así sucesivamente podríamos enumerar diferente eventos que ocurren en la unidad del tiempo.

La primera definición oficial del segundo data de 1875, cuando el Comité Internacional de  Pesos y Medidas, estableció el Sistema Estándar de Referencia Métrico, cerca de Paris. El segundo fue definido como 1/86400 parte de la medida de un día solar, computado sobre un número suficiente de años para reducir el error. Esta definición fue reemplazada en 1956  por la siguiente: “El segundo es igual a 1/31.556`925.947 parte del año tropical calculado a las 12:00 del día primero de enero de 1.900 en Greenwich.

En 1956, sin embargo, se fundó un Comité Internacional para revisar y definir el segundo, conduciendo a la dada en 1967 y que permanece inalterable hasta el momento: “El segundo es la duración de 9.162`631.700 periodos de radiación correspondiente a la transición entre los dos niveles híper finos del estado fundamental del átomo de Cesio 133.”

Ahora Ud. Sabe que está diciendo cuando promete: “Regreso en un segundo”, o “Espere un segundo”, expresiones usuales a cada segundo.

¿CÓMO SE MIDE EL TIEMPO?

En la antigüedad, el tiempo fue medido por la variación de la longitud de la sombra proyectada por una varilla al recibir el Sol. También fue medido notando que tanto se tomaba en pasar cierta cantidad de agua de un recipiente a otro, a través de una tubería delgada. Esta era la forma empleada por los romanos de la antigüedad para medir el tiempo permitido en los discursos frente a la corte. No solo el agua fue empleada como elemento, otros como la arena o el quemado de cierta cantidad de cera, también se usaron como medio para medir el tiempo.

Pero no fue sino hasta la edad media que se visualizó que la exacta medición del tiempo,  solo era posible con la ayuda de procesos periódicos. El péndulo con su movimiento oscilante, es la representación obvia de este principio.

Se ha afirmado que el astrónomo Árabe Ibn Junis uso el péndulo en sus estudios  astronómicos como elemento para medir el tiempo en el siglo XV. En los años recientes se ha descubierto en los manuscritos y planos de Leonardo Da Vinci, el uso del péndulo como elemento primario para medir el tiempo.



En realidad el uso de un elemento regulado por el péndulo vino a mediados del siglo XVII mucho después de estarse usando primero una corona no balanceada y después reemplazada por una rueda balanceada , como medio para medir el tiempo y al cual se le denominó reloj.

DESARROLLO DEL RELOJ

El reloj como mecanismo para medir el tiempo tuvo un periodo relativamente lento de  evolución.  En 1270 se manifestaba primero en iglesias y más tarde en edificios públicos al comienzo  del siglo XIV.

El siguiente desarrollo consistió en el empleo en modelos planetarios complicados,  operados por un sistema de reloj que tuvo su aparición en el siglo XIV, siendo refinados durante los dos siglos siguientes. El ejemplo más antiguo conocido es el gran reloj planetario construido por el Astrónomo y Matemático ingles Abbot Richard Wallingford, para el Monasterio Benedictino de San Albán al comienzo del siglo XIV. Este fue seguido por una producción independiente entre 1348 y 1364 por el Profesor de Astronomía, Medicina, Astrología, Filosofía y Física de la Universidad de Padua, Giovanni De Dondi.

elogios importantes para la mujer

La tradición de estos modelos planetarios continuó hasta el siglo XVI con ejemplos aun  más sofisticados. Juanelo Turriano, mecánico al servicio del Emperador Carlos V, desarrolló un gran modelo astronómico, donde gasto 20 años en su diseño y tres años y medio en su construcción. No pudo terminarlo antes de la muerte del Emperador en 1558 y  fue modificado por Turriano posteriormente de acuerdo con la reforma del calendario.

La preocupación científica durante el siglo XVII en las áreas de Astronomía, Navegación y Mecánica y la necesidad de demostraciones científicas, hicieron que se pensara en el reloj y su adaptación real para propósitos científicos, particularmente en Astronomía. Fue en este siglo donde apareció el péndulo, siendo sus principios estudiados por Galileo Galilei, quien visualizó su potencial aplicación al reloj y su empleo en la navegación para determinar la longitud en el mar. Los grandes viajes hechos por España y Portugal durante el siglo XVI,  después del descubrimiento de América por Colón, determinaron la gran necesidad de hallar la longitud en el mar. En 1530 Gemma Frisius, propuso que esto era posible  utilizando alguna forma de medir el tiempo, efectuándose numerosos intentos para su logro.

En 1598, el Rey de España ofreció un premio de 1.000 coronas por la solución práctica del problema, siendo adicionada otra oferta hecha por el Estado General de Holanda por 10.000 florines. Estos premios no fueron ganados y no precisamente porque no se hubiese hecho un gran esfuerzo para conseguir la solución.

En 1612 Galileo comenzó sus primeros estudios serios sobre la solución del problema. En  1636 propuso que la longitud podría determinarse, graficando los satélites de Júpiter, descubiertos por él, durante sus observaciones astronómicas. Sin embargo se requería un telescopio muy exacto a bordo, lo que dificultaba el objetivo, además del empleo de un reloj de tan aprobada exactitud imposible de construir para la época. En 1641 Galileo  traspasó a su hijo Vincenzio Galilei, el concepto del reloj regulado por un péndulo.

Vincenzio trató de realizarlo pero no pudo completarlo antes de su muerte, en 1649. El proyecto fue realizado finalmente por el mecánico Johann Phillip Trefler al Príncipe Leopoldo De Medici, algunos años mas tarde. Si Galileo hubiese terminado su proyecto, indiscutiblemente su reloj regulado por un péndulo hubiese sido superior al patentado por  Christian Huggens en 1657. Sin embargo, Galileo logró el desarrollo de la rueda volante para relojes, que solo vino a ser superado en exactitud a mediados del siglo XVIII.

Los experimentos con diferentes métodos para determinar la longitud en el mar continuaron a través del siglo XVII, Huggens desarrolló un reloj marino, que utilizó el resorte balanceado inventado por él, pero no tuvo uso práctico. Los hermanos Campani de Roma, propusieron varias soluciones al Rey Luís XIV y Archiduque Ferdinando De Medici, pero  ninguno de ellos tampoco tuvo uso práctico. Los premios ofrecidos por España y Holanda,  fueron reemplazados al comienzo del siglo XVIII (1704), por el ofrecido por el Parlamento Inglés (20.000 Libras esterlinas). Aunque se hicieron grandes esfuerzos, solo en 1764 se logró con el invento del cronometro por John Harrison, quien gasto la mayor parte de su  vida para conseguirlo.

El siguiente desarrollo importante, fue el de lograr un reloj de pulsera, para lo cual se hizo necesario realizar un gran trabajo en muchos campos hasta llegar al perfeccionamiento del mecanismo minutero. Fue necesario encontrar el material que ofreciera la suficiente fortaleza en dimensiones muy pequeñas. El péndulo eléctrico fue introducido en el siglo  XIX y el primer reloj eléctrico de pulsera fue hecho en Suiza en 1952. El circuito eléctrico consistía en un micro-contacto, una batería y una bobina.

La necesidad de medir el tiempo cada vez más exactamente, llevó al desarrollo del reloj  electrónico controlado por un oscilador de cristal de cuarzo hecho en 1928 y tenía el tamaño de una maleta. En 1934 la técnica electrónica desarrollada fue capaz de registrar la desviación anual de la velocidad de rotación de la tierra con la ayuda del reloj de cristal de  cuarzo. Esta desviación no fue conocida por los astrónomos sino hasta 1951. El primer reloj  de pulsera de cristal de cuarzo fue desarrollado entre 1967-1970. Este reloj aparte del cristal de cuarzo, pila y circuito electrónico, tenía las mismas partes que el reloj mecánico.

Su principio se basa en el efecto piezo-eléctrico del cuarzo cuando se aplica un voltaje alterno,  el cual produce oscilaciones a altas frecuencias, siendo reducidas a un impulso por segundo  para controlar un motor de paso. De esta forma se consigue exactitudes mayores que con los relojes mecánicos. Hoy en día se han mejorados en forma increíble este tipo de relojes de cuarzo, habiéndose introducido innovaciones en la presentación del tiempo en forma numérica con el despliegue de cristal liquido (LCD) y en el uso de pilas, incluyendo  recargables con energía solar o lumínica. Los últimos avances de la ciencia llevaron al desarrollo del reloj atómico, como el empleado para la definición del segundo, empleando el átomo de Cesio 133, que introduce un error de un segundo en 30.000 años, y el más  reciente desarrollado en Estados Unidos en 1999, con un error de un segundo en 20 millones de años.

RELOJ SOLAR


Figura No. 2. Reloj solar hecho en St. Rémy de Provence (6)

Desde el desarrollo de los primeros relojes empleando diferentes medios físicos como el  Sol, agua, arena, pasando por medios mecánicos utilizados en torres, iglesias y por monarcas y reyes por sus costos, hasta los hechos hoy en día y al alcance de cualquier persona, el reloj ha conservado su símbolo majestuoso de poderío, donde el mundo, incluyendo al hombre, gira alrededor de él, como magnetizado por el pequeño tic-tac que inexorablemente va marcando el tiempo, indicándonos no solo cuanto tiempo el universo ha existido, sino cuanto tiempo de vida nos queda por vivir.

EL CALENDARIO

La voz calendario⁸ procede de calendas y según Pérez Millán “es la combinación de  elementos cronológicos y consiguiente distribución del tiempo, usada en cada país para regular la actividad humana, señalando los días y épocas laborales y las festividades  religiosas y civiles”. Históricamente el desarrollo del calendario tuvo su dependencia de las  observaciones astronómicas. El día es medido de la rotación de la tierra sobre su eje, la semana se aproxima al cambio de fase de la luna, el mes es medido de la revolución de la luna alrededor de la Tierra y el año de la revolución de la Tierra alrededor del Sol.

Nuestros antepasados, particularmente los babilonios, basaron su calendario en el ciclo de  la luna y la medida lunar de los años ha sido preservada en el calendario moderno por los judíos, chinos y musulmanes. En contraste, los egipcios basaron su calendario en el Sol, siendo figura prominente en su religión. La civilización egipcia dependía del crecimiento
estacional del Nilo, el que fue asociado en forma muy cercana al ciclo solar. En la  antigüedad algunas civilizaciones determinaban el año solar observando una estrella brillante después de que se hacía invisible por la proximidad del Sol.

A menudo Sirius fue utilizada con este propósito. Promediado estas observaciones se  encontró que el año solar daba cerca de 365 días. Los sumerios fueron los primeros en dividir el año en 12 unidades, fueron ellos también los primeros en dividir el día, y lo hicieron siguiendo el mismo patrón de divisiones. Así como su año constaba de 12 meses y  cada uno de ellos de 30 días, sus días consistían en doce «danna” de 30 «ges» cada uno, sin embargo fueron los egipcios los que introdujeron el día de 24 horas.

En la Roma antigua, los meses se basaron en el ciclo lunar. Los Pontífices observaban la aparición de la luna creciente después de la luna nueva, para poder declarar el comienzo de un nuevo mes. Este primer día era llamado “Kalendae”, que significa llamamiento. Nuestra palabra calendario se deriva de este término.

Desafortunadamente para nuestra medida de tiempo, el ciclo lunar no corresponde a un  número exacto de días, ni la Tierra efectúa una órbita completa alrededor del sol, en un número exacto de días. El ciclo lunar es de 29.53059 días, la órbita terrestre alrededor del Sol toma 365.242196… días. De esta manera 12 meses son demasiados cortos para un año
y trece demasiado largo. Nuestra semana de siete días (basados en la religión), aunque muy  cercanos a la fase lunar, tampoco es un factor de periodo lunar, mes o año.

Cuando los romanos adoptaron el año solar Egipcio en la época de Julio Cesar, su propio calendario lunar-solar tenía demasiado error. Introducido a Roma por un Astrónomo Sosígenes de Alejandría, el calendario Egipcio fue ordenado para su uso oficial Romano por Julio Cesar en el año 45 A.C. y fue llamado calendario Juliano y se basaba en el año  solar de 365.25 días. El año fue dividido en meses, de los cuales once contenían 30 o 31 días y el doceavo solo 28 días.

El primer mes era marzo y el último febrero. Julio recibió su nombre después de Julio Cesar y Agosto después de Augusto Cesar. Ambos meses  recibieron 31 días en honor de los dos Cesares. El séptimo mes fue llamado septiembre, el  octavo octubre, el noveno noviembre y el décimo diciembre, derivados del latín septem, octo, novel y decem, que significan siete, ocho, nueve y diez respectivamente.

El calendario Juliano, perdía aproximadamente un cuarto de día por año. Esta pérdida era  corregida agregando un día extra al doceavo mes (febrero), cada cuatro años, llamada año bisiesto. Sin embargo este calendario gradualmente iba moviéndose con respecto a la  posición estacionaria del Sol con relación a las estrellas. El año Juliano esta desfasado once  minutos cuatro segundos más del tiempo aparente tomado por el Sol en aparecer en la  misma posición después de la órbita de la tierra alrededor de él.

En el año 1500 D.C., el error era aproximadamente de once días. Las festividades religiosas cristianas basadas en la semana santa, asumían fijo el Equinoccio de Vernal, el 21 de marzo y en consecuencia iban  quedando desfasados con el paso de los años con la realidad. Por consiguiente, el Papa  Gregorio XIII dio instrucciones para corregir la situación anterior, al Padre Jesuita Alemán Cristopher Schlussel, cuyo nombre latín era Clavius. (Clavius está inmortalizado por el nombre de un gran cráter lunar cerca al polo sur de la luna).

Clavius utilizó un esquema
ideado por el Astrónomo Napolitano Aloysius Lilius, en el cual los siglos no tendrían años  bisiestos a menos que fuesen divisibles por 400. Para corregir el calendario, el Papa Gregorio ordenó que el día 15 de octubre de 1582, fuese el 4 de octubre. A pesar de las grandes protestas de la gente por haberles robado 11 días de su vida, la corrección se  efectuó y el nuevo calendario fue llamada Gregoriano. El nuevo calendario Gregoriano  también movió el comienzo del año de marzo 25 a enero 1⁰, así que realmente se perdieron aparentemente más de 3 meses de vida.

El calendario Gregoriano, fue adoptado por casi todos los países Romanos Católicos y por  Dinamarca y Holanda en 1582. Pero fue solo después de dos siglos que finalmente fue aceptado en forma general. Durante ese tiempo se podía salir de Inglaterra en febrero 1679 y hallarse en febrero de 1680 en algunos países europeos y Escocia. Los días del mes  también eran diferentes entre Inglaterra y algunas partes de Europa.

Finalmente otros países comenzaron a aceptar el nuevo calendario. Los protestantes en  Alemania y Suiza lo adoptaron en 1700 omitiendo 11 días antes entre septiembre 2 y 14. Prusia lo adopto en 1778. Otros países lo siguieron como Irlanda en 1782 y Rusia en 1902. Después de la revolución francesa, un nuevo calendario fue adoptado por Francia, el primer  día del año comenzó en septiembre 22 de 1792. Este calendario fue utilizado hasta  diciembre 31 de 1805, cuando Francia aceptó nuevamente el calendario Gregoriano.

Existen otros calendarios en uso, particularmente siguiendo los eventos religiosos. El calendario judío usa el siclo lunar y solar. Los meses son meses lunares, pero son alrededor de 11 días menos del año solar. Un treceavo mes periódicamente debe ser intercalado para mantener algún sincronismo con el ciclo solar. El calendario Musulmán ignora el ciclo  solar completamente y sigue únicamente el siclo lunar, alternan meses de 30 y 29 días. Los  años comienzan en diferentes estaciones sobre un ciclo de 32.5 años. Antes de la Segunda Guerra Mundial, se trató de introducir un calendario de negocios de 13 meses, en el cual todos los meses tendrían cuatro semanas. Este calendario de negocios permitía un mejor  significado financiero, pero no recibió mayor aceptación.

En la siguiente tabla como referencia8 se enuncian los principales acontecimientos  relacionados con el desarrollo de medios y/o sistemas para medir el tiempo, desde la antigüedad hasta nuestros días.

FECHA ACONTECIMIENTO

1300 a. de C. Descripción del primer reloj solar en Abydos.

1200 a. de C. Descripción de un ortostilo (Proto reloj solar) en China hecho por el Astrónomo Tscheu-Kang.

520 a. de C. Anaximenes de Mileto es el primero en analizar el cómputo geométrico de  la proyección de la sombra.

293 a. de C. Primer reloj de sol de la civilización romana instalado en Roma en el  templo de Júpiter por Lucio Papiro Cursor.

270 a. de C. Se construye un reloj de agua por Cesibio.

50 a. de C. Se construye la famosa torre ortogonal de los vientos en Atenas por  Andronicus de Kyrrhos. Cada cara contenía un reloj solar orientado a cada una de las direcciones de los vientos.

46 a. de C. Se crea el calendario solar con años bisiestos por Julio Cesar y Sosígenes  en el imperio Romano.

1000 Los vikingos utilizan un sistema basado en el ángulo de la luz solar para  calcular la latitud. Igualmente comienzan los diseños de grandes relojes en torres e iglesias en Europa.

1295 Raimundo Lullus construye un reloj mecánico conocido como Horologium  Noctis.

1330 El ingeniero Richard Wallingford empieza la construcción de un reloj  planetario y lo termina 30 años después.

1335 Construcción del primer reloj mecánico conocido en Milán.

1400 El Astrónomo Jhon Slape diseñó un reloj de sol portátil universal llamado  Navicela Italiana o Navicula de Venteéis.

Construcción del primer reloj mecánico con campana en la iglesia de Santa  María en Sevilla España.

1502 Johan Stabius construye el primer reloj solar estilo axial y lo ubica en la Iglesia de San Lorenz en Numberg Alemania.

1582 Introducción del Calendario Gregoriano por el Papa Gregorio XIII

1656 Christian Huygens construye el primer reloj de péndulo.

1737 John Harrison construye el primer cronometro náutico para precisar la  longitud en el mar.

1884 Adopción del meridiano de Greenwich como referencia horaria mundial en  honor de Nevil Maskelyne.

1928 Construcción del primer reloj de cuarzo por Joseph Horton y Warren  Morrison.

1949 Construcción del primer reloj atómico basado en la vibración molecular de  la mecánica quántica.

2008 Lanzamiento del primer reloj atómico al espacio.

Tabla No. 1. Desarrollo de medios y/o sistemas para medir el tiempo

El lector, después de haber leído esta breve reseña histórica del tiempo y de cómo el  hombre lo ha visualizado y medido, entenderá que para nosotros el tiempo es relativo a las  posiciones espaciales de nuestro sistema solar, sin embargo, existirán otros sistemas de  referencia relativos, donde es posible que el tiempo no transcurra con la misma rapidez que
en nuestro sistema solar, es decir un siglo nuestro podría significar un día en otro sistema
espacial o viceversa.

Como bien lo supo describir Einstein(9) en su teoría “El Significado de la Relatividad” todo  es relativo y el espacio y el tiempo se encuentran íntimamente ligados entre sí y su tiempo relativo con respecto a otro observador, depende de la velocidad relativa entre ellos. En singularidades como los agujeros negros y la ergoesfera los físicos teóricos proponen, que  en sus inmediaciones el tiempo transcurre más lentamente e inclusive se podría viajar al  pasado al alcanzarse velocidades superiores a la de la luz.

En conclusión, el tiempo es tan intangible que no puede ser tocado, sin embargo está  presente, dejando una huella imborrable de su presencia en nuestras vidas, y como dice algunos proverbios en latín (10): “Collige, virgo, rosas dum flos novas et nova pubes et menor esto aevumsic properare tuum” y que significa: “Coge, niña, las rosas mientras  exista la flor fresca y la nueva juventud y recuerda que así corre tu tiempo”, o mejor aun “Neque dimisi tempus” es decir “Y no deje pasar la ocasión”, y uno de los más representativos de acuerdo al estado de ánimo: “lentiores tristibus, laetissimis  velocissimae discurrunt” y que significa “Para quien está triste, las horas pasan bastante lentas, veloces para quien está feliz”.

1 San Agustín. “Confesiones“ (XI, 14) 400 d. de C.

2 Edwin Powell Hubble (Noviembre 20, 1889 – Septiembre 28, 1953) Astrónomo norteamericano que cambió profundamente el entendimiento de nuestro Universo.

3 Página web: www.xtec.es/~rmolins1/univers/es/

4 Albert Ziegler. “Thoughts on time and its measurement”. Swissair Gazette., 1/1984.

5 Silvio A. Bedini. “The mechanical clock and the scientific revolution”. Swissair Gazette., 1/1984.

6  Página web: Enciclopedia virtual Wilkipedia.

7  Fabienne Xavier Sturm. “Le cadran d’une montre image de’une heure visage de’un temps”. Swissair
Gazette., 1/1984.

8  Enciclopedia virtual Wilkipedia.

9 Albert Einstein. “El significado de la Relatividad”. Espasa Calpe S.A., 1980.

10 Página web: El tiempo y la humanidad – La medida del tiempo.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------