El Asesinato del Canciller

Canibalismo en un Barco Mignonette El Hambre de los Tripulantes

Canibalismo en el Mar: Asesinatos Memorables de la Historia

LA HISTORIA del yate «Mignonette», que naufragó en su primer viaje largo, quedó registrada en los anales judiciales británicos por la terrible aventura vivida por sus cuatro tripulantes. A comienzos de 1884. el yate de 31 toneladas fue comprado por J. H. Want, un rico australiano, quien contrató a cuatro hombres para que llevaran la embarcación desde Southampton hasta Sydney.

Asesinatos Memorables de la HistoriaLa nave, comandada por Thomas Dudley, de 31 años, zarpó el 19 de mayo desde Inglaterra y durante un mes navegó sin inconvenientes. Cruzó el ecuador el 17 de junio, pero casi inmediatamente después el yate fue sacudido por una serie de tormentas y en poc9S días quedó inservible.

Los tripulantes descubrieron pronto que la bomba era de mala calidad y totalmente incapaz de arrojar el agua eón la velocidad requerida.

El capitán dio orden de abandonar la malhadada embarcación, poco antes. de que se hundiera en el Océano. No tuvieron tiempo para recoger agua potable y sólo alcanzaron a trasladar al bote en que escaparon. dos tarros de vegetales que fueron consumidos rápidamente.

El naufragio se produjo en una ruta poco frecuentada por las líneas comerciales. El capitán Dudley, los marineros Edwin Stephens, de 36 años, y Edmund Brooks, de 39, y el grumete Richard Parker, de 17, vivieron durante el mes que siguió una pesadilla espeluznante. Durante todo ese período sólo lograron cazar una tortuga, que devoraron en pocos días. El hambre y la sed comenzaron a hacer su efecto.

asesinato por canibalismo

El 23 de julio, cuatro semanas y media después del naufragio, el grumete comenzó a delirar y a mostrar signos de locura. Sufría alucinaciones y en varias oportunidades. según el relato hecho posteriormente por sus tres compañeros, estuvo a punto de volcar el bote.

En la mente febril del capitán surgió una idea macabra. Conferenció en voz baja con sus compañeros y sugirió que al grumete podrían matado y comer su carne. Stephens se mostró de acuerdo inmediatamente; Brooks se opuso, pero dijo que se sometía a la mayoría. Ocurrió entonces algo escalofriante. El capitán. le anunció tranquilamente al grumete su intención y en seguida, le clavó un cuchillo en la garganta. Luego. repartió el cuerpo entre los tres.

CINCO días después los tres» náufragos sobrevivientes  fueron avistados por el «Moctezuma», un barco alemán, que los trasladó hasta Inglaterra.

En el puerto, al ser interrogados por las autoridades marítimas, los tres hombres informaron del crimen y dieron todos los detalles, que más tarde se divulgaron ampliamente en el proceso. Fueron arrestados, pero poco después Brooks, el marinero que había votado en contra de la muerte del grumete, fue dejado en libertad. Los otros dos fueron juzgados y el juicio despertó una gran conmoción pública. Los acusados repitieron su historia ante el tribunal de Cornualles, sin ocultar nada.

En noviembre de 1884 fueron condenados a muerte. Sin embargo, la opinión pública los apoyó y el caso, en general, fue considerado con simpatía.  Y al cabo de tres semanas, el. 13 de diciembre, se les conmutó la pena.