Woodrow Wilson

Biografia de Foch Ferdinand Mariscal Francés

Biografia de Foch Ferdinand Masrical Francés

Quizá sin un espíritu genial, pero con una gran ciencia militar aliada a una inteligencia clarividente y a una voluntad resuelta, dotado además de grandes virtudes morales y de poderosas cualidades de persuasión el mariscal Foch fue el hombre destinado a contener la ofensiva alemana de 1918 y llevar a la victoria a las huestes de los ejércitos de las potencias aliadas.

En la guerra de 1914 a 1918, en que tantos generales desecharon, la figura de Foch destaca principalmente porque supo aprovechar el gran principio de que la victoria corresponde, en último término, a quien la quiere, y logró infiltrar este convencimiento a los mandos f a las tropas a sus órdenes.

Nacido el 20 de octubre de 1851 en Tarbes, educóse para la carrera de las armas. Politécnico y artillero, fue nombrado subteniente de artillería en 1873.

Consagró gran parte de su actividad a la enseñanza de la táctica en la Escuela de guerra y al estudio de las campañas de Napoleón y de Moltke, formando a sus alumnos en el espíritu de ofensiva.

Mariscal Fernad Foch
Ferdinand Jean Marie Foch fue un mariscal francés y comandante en jefe de los ejércitos Aliados durante la Primera Guerra Mundial. Foch fue un comandante agresivo, a veces incluso imprudente, durante las batallas del Marne, Ypres y Artois entre 1914 y 1916.
Fecha de nacimiento: 2 de octubre de 1851, Tarbes, Francia
Fallecimiento: 20 de marzo de 1929, París, Francia
Lugar de sepelio: Los Inválidos, París, Francia
Batallas y guerras: Guerra franco-prusiana, MÁS

En 1903 ascendió a coronel, y en este mismo año publicó su obra básica De los principios de la guerra. General de brigada en 1907, al año siguiente Clemenceau le llevó a la dirección de la Escuela de Guerra, donde insistió en sus principios anteriores.

En 1911 fue ascendido a general de división, y en 1912, a comandante de cuerpo de ejército. Al estallar las hostilidades en 1914 mandaba el XX cuerpo de ejército en Nancy.

En las primeras operaciones militares tomó parte en la ofensiva de Lorena. Inmediatamente destacado por sus cualidades, se le confió a fines de agosto el mando del IX ejército, sobre el que recayó una de las fases más duras de la batalla del Marne, pues ocupaba el centro de la línea del general Joffre.

En las difíciles pruebas del 6 al 13 de septiembre supo demostrar sus eminentes condiciones en la defensiva. Poco después, al producirse la marcha hacia el mar, Foch fue designado para coordinar las operaciones de los ejércitos aliados del Norte, y gracias a su presencia, éstos pudieron consolidar el frente en Flandes (batallas del Yser y del Yprés).

En 1915 dirigió la ofensiva del Artois y en 1916 la del Somme, sin lograr hundir las líneas alemanas, a pesar de que las sometió a durísima prueba. Relevado del mando efectivo, fue nombrado jefe de Estado Mayor del ministerio de la Guerra y consejero técnico del gobierno en mayo de 1917.

Al iniciarse la ofensiva alemana en la primavera de 1918, con positivo éxito, los aliados viéronse en la necesidad de constituir un mando único. Foch parecía el hombre indicado para desempeñarlo.

El 26 de marzo recibió la misión de «coordinar la acción de los ejércitos aliados en el frente occidental; el 3 de abril se le confió la dirección estratégica de las operaciones militares y el 14 de abril se le nombraba general en jefe de los ejércitos aliados. Su autoridad se extendió al frente italiano el 2 de mayo de 1918.

Actuando primero a la defensiva, sufrió el duro golpe de la batalla del Camino de las Damas (27 de mayo), derrota que estuvo a punto de costarle el cargo.

Clemenceau le sostuvo con denuedo. Ratificado en la confianza de los gobiernos, contuvo a los alemanes el 11 de junio y emprendió contra ellos la victoriosa contraofensiva del Marne (18 de julio), que le valió el bastón de mariscal (6 de agosto).

Desde esta fecha, y utilizando sabiamente la superioridad material de los aliados, producida por la llegada de los refuerzos norteamericanos, se lanzó a una ofensiva caracterizada por los ataques rápidos, insistentes y simultáneos. Del 8 de agosto al 11 de noviembre sus tropas progresaron ininterrumpidamente en toda la línea del frente.

Foch aconsejó la aceptación de la propuesta de armisticio formulada por el gobierno alemán. Dirigió la ocupación de la zona ¿enana e intervino como generalísimo en la negociación del tratado de paz.

Discrepó de Clemenceau y Lloyd George, pues quería la ocupación indefinida de las cabezas de puente del Rin y la organización de un ejército alemán de reclutamiento limitado, no profesional.

Firmada la paz, vivió todavía diez años, rodeado del aprecio y la consideración de amigos y adversarios. Murió en París el 29 de mayo de 1929.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Edouard Manet
Biografia del Papa Pio XI
Biografia de Papa Pio X
Biografia de Benedicto XV
Biografia de Foch Ferdinand
Biografia de Hindenburg Paul Von
Biografia de Guillermo II de Alemania
Biografia de Eduardo VII de Inglaterra

Biografia de Woodrow Wilson Politico Presidente de EE.UU.

Biografia de Woodrow Wilson-Politico Presidente de EE.UU.

Su figura y su obra están demasiado próximas a nosotros para que puedan ser juzgadas con imparcialidad y justicia. En 1918-1919 se le consideró como el salvador del mundo, el feliz arbitro que pondría término para siempre a las guerras y a las discordias.

Woodrow Wilson
Thomas Woodrow Wilson fue un político y abogado estadounidense, vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos, que asumió el cargo desde 1913 a 1921.
Fecha de nacimiento: 28 de diciembre de 1856, Staunton, Virginia, Estados Unidos
Fallecimiento: 3 de febrero de 1924, The President Woodrow Wilson House, Washington D. C., Estados Unidos
Mandato presidencial: 4 de marzo de 1913 – 4 de marzo de 1921
Ocupación: Academia (científica política), abogado

En 1935, ante el fracaso de Versalles, muchos le reputaban como un ideólogo y un soñador a quien el Destino habría favorecido conservándole en su cátedra de Historia y Economía de la universidad de Princeton, en lugar de haberle elevado a la presidencia de los Estados Unidos y al puesto más preeminente de la Conferencia de la Paz.

Realmente, la personalidad de Wilson se une de modo indisoluble al fin de la guerra de 1914 a 1918 y a los tratados de Versalles, de los que dio la orientación general en sus famosos Catorce Puntos, que tantas ilusiones hicieron nacer en todos los pueblos del mundo.

De los hechos hasta hoy conocidos, no parece que Wilson pueda reputarse como un político de primera fuerza ni un pensador original y poderoso.

Pero es indudable que fue un hombre colmado de las mejores intenciones.
Descendiente de inmigrados escoceses, Tomás Woodrow Wilson nació en Staunton, en el estado de Virginia, el 28 de diciembre de 1856.

En 1875 ingresó en el colegio de Princeton, en el que se graduó cuatro años más tarde. Estudió leyes en la universidad de Virginia y ejerció como abogado en Atlanta. Pero atraído por los estudios históricos y políticos, completó su formación en este aspecto en la universidad Johns Hopkins, en la que se doctoró en 1886.

Después de actuar como profesor en los colegios Bryn Mawr y Wesleyan (1886-1890), fue nombrado catedrático en la facultad de Princeton.

En la enseñanza y en las publicaciones, distinguióse por la claridad de su exposición y la amenidad de su estilo, aunque no por la profundidad de su erudición o de su pensamiento.

En 1902 fue elegido rector de su facultad, en cuyo cargo1 desarrolló gran actividad en sentido reformista. Esto le valió la simpatía de los elementos demócratas, los cuales le presentaron como candidato al cargo de gobernador del estado de Nueva Jersey (1910).

Wilson triunfó en las elecciones. Como gobernador emprendió una serie de reformas sobre la instrucción pública y la purificación de la vida política. Su rectitud y honestidad se hicieron famosas, por lo que los demócratas decidieron presentarlo como candidato a las elecciones presidenciales (1912).

Su propaganda electoral, basada en la sublimación de los intereses nacionales y en la lucha contra las apetencias de los grandes oligarcas, despertó gran eco entre las masas populares. Wilson fue elegido presidente en noviembre de 1912, aunque por una minoría reducida.

Su gestión presidencial se inició el 4 de marzo de 1913. A pesar de la oposición de los republicanos, hizo aprobar varias leyes de reforma sobre la administración, las aduanas y los trusts.

Se proclamó partidario de mejorar las relaciones con las naciones hispanoamericanas, y al estallar la guerra en Europa (1914) proclamó la neutralidad de los Estados Unidos.

Esta se vio cada vez más amenazada por las violaciones de los dos bandos en pugna. Reelegido en las elecciones de 1916, Wilson se decidió a declarar la guerra a las potencias centrales debido a la campaña submarina desencadenada por Alemania.

Al cargar en su platillo de la balanza el peso de la formidable organización material de los Estados Unidos, el presidente lo hizo con la convicción de que, después de la guerra, se podría concertar una paz permanente.

Para prepararla esquematizó su pensamiento en los catorce puntos del mensaje comunicado al Congreso el 8 de enero ce 1918. Su propuesta despertó un entusiasmo innegable y a ella se adhirieron las potencias aliadas.

Depuestas las armas por Alemania en noviembre de 1918, Wilson se trasladó a Europa a principios del mes siguiente.

Pero su política estaba de antemano condenada al fracaso, como resultado de las elecciones norteamericanas que habían tenido lugar en el mismo mes del armisticio y habían dado gran ventaja a los republicanos en el Congreso federal. Sin embargo Europa lo recibió con ovaciones delirantes.

En la Conferencia de la Paz, ante las realidades de la vida del continente, Wilson elaboró una fórmula híbrida que no satisfizo a los vencedores ni a los vencidos. Durante aquel período trabajó con un entusiasmo ciego, hasta comprometer gravemente su salud.

A su regreso a los Estados Unidos (1919), el Senado se opuso a la politica presidencial, en particular en el extremo referente a la creación de la Sociedad de Naciones.

Para defenderle Wilson cometió el error de involucrar en el asuntos los demás capítulos del tratado de Versalles.

Quiso apelar al pueblo e inició una gran campaña de propaganda, en cuyo transcurso sufrió un ataque de parálisis. Cesó en el cargo presidencial en marzo de toe: y murió tres años después, casi olvidado, en Wáshington el 3 de febrero de 1924.

Fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Edouard Manet
Biografia del Papa Pio XI
Biografia de Papa Pio X
Biografia de Benedicto XV
Biografia de Foch Ferdinand
Biografia de Hindenburg Paul Von
Biografia de Guillermo II de Alemania
Biografia de Eduardo VII de Inglaterra