1905-Un Año Prodigioso

Biografía de Pauli Wolfgang Principio de Exclusión

BIOGRAFÍA DE PAULI, WOLFGANG
Físico austríaco-estadounidense

Wolfgang Pauli (1900-1958), físico estadounidense de origen austríaco, premiado con el Nobel y conocido por su definición del principio de exclusión en mecánica cuántica. Además su hipótesis, en 1931, de la existencia del neutrino, una partícula subátomica, constituyó una contribución fundamental al desarrollo de la teoría mesónica.

Fisico Pauli Wolfgang

Pauli formuló el principio de exclusión, que establece que dos electrones no pueden ocupar el mismo estado energético de forma simultánea en un átomo. Por este descubrimiento recibió, en 1945, el Premio Nobel de Física.

Se doctoró en 1921 en la Universidad de Munich y fue asistente en la Universidad de Gotinga. Continuó su formación en Copenhague, bajo la tutela de Niels Bohr. Trabajó inicialmente en la Universidad de Hamburgo y, luego, se mantuvo por espacio de veinticinco años como profesor de física teórica en la Escuela Politécnica Federal de Zurich.

Se le distingue como uno de los fundadores de la mecánica cuántica, junto con Heisenberg y Planck; adquirió gran prestigio por su principio de exclusión, enunciado en 1924, conocido también como principio de Pauli, según el cual dos partículas similares no pueden existir en el mismo estado, es decir, que ambas no pueden tener la misma posición y la misma velocidad, dentro de los límites fijados por el principio de incertidumbre de Heisenberg.

En otros términos, en un mismo átomo no pueden existir dos electrones con el mismo conjunto de números cuánticos –sabiendo que cada átomo queda descrito por completo una vez se han especificado sus cuatro números cuánticos– de donde resulta que al menos uno de ellos debe ser diferente. Mediante el Principio de Pauli se logró interpretar las propiedades químicas de los elementos cuando se agrupan ordenadamente por su número atómico creciente.

Pauli recibió el premio Nobel de física a la edad de 45 años, en 1945, “por el descubrimiento del principio de exclusión”. Al año siguiente, recibió la nacionalidad norteamericana y trabajó a partir de ese momento en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, regresando posteriormente a Zurich.

DESCRIPCIÓN DE LA UBICACIÓN DE LOS LOS ELECTRONES EN UN ÁTOMO:

El núcleo y la disposición de los electrones a su alrededor, son los componentes cruciales que dictan la forma como se comporta un elemento.

Si pudiésemos tomar millones de fotografías de los electrones que orbitan alrededor del núcleo de un átomo, éstos aparecerían cada vez en una posición ligeramente diferente. Las distintas posiciones forman series de hasta 7 anillos de nubes u “órbitas” alrededor del núcleo, donde las posibilidades de encontrar un electrón son altas. En los átomos más pequeños, hidrógeno y helio, existe sólo una pequeña órbita cercana al núcleo. Los átomos del helio tienen dos electrones y los del hidrógeno uno, por lo que la opción de hallar un electrón en un punto determinado de esta órbita es dos veces mayor en el átomo de helio que en el de hidrógeno.

Existe siempre un límite al número de electrones que cada órbita puede albergar. En la órbita interior hay espacio sólo para dos, por lo cual, si un átomo tiene más electrones, éstos se desplazan a una segunda órbita, más retirada del núcleo. Esta segunda órbita puede albergar hasta 8 electrones. La tercera también puede mantener 8 electrones, e incluso más -hasta 18-,si existe otra órbita. Sólo excepcionalmente la órbita externa presenta más de 8 electrones.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/atomo_pauli.jpg

Los átomos con 8 electrones en su órbita externa son muy estables y lentos para reaccionar con otros elementos, debido a que se requiere mucha energía para adicionar un electrón o para desplazarlo. Los átomos con un solo electrón en su órbita externa, como los del hidrógeno, sodio y potasio, son muy reactivos debido a que su electrón se remueve con facilidad.

de igual modo, los átomos a los que les falta uno de los 8 electrones son muy reactivos, pues aceptan con rapidez otro electrón en su órbita externa. El fluoruro (un átomo de flúor con un electrón obtenido de otro átomo) que encontramos en la crema dental protege los dientes al eliminar y remplazar un componente del esmalte dental que es afectado por los ácidos en los alimentos.

Puede Ampliar Este Tema Aquí

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  Editorial Ramón Sopena Tomo II del Renacimiento a la Era Atómica

Biografía de Eddington Arthur Trabajos Cientificos

Biografía de Eddington Arthur  y Su Trabajo Científico

BIOGRAFÍA DE EDDINGTON, Sir ARTHUR STANLEY (1882-1944): Astrónomo y físico británico, que realizó un importante trabajo en el campo de la relatividad y de la astronomía. Eddington nació en Kendal, por entonces en Westmorland (actualmente Cumbria) y estudió en el Owens College (actualmente Universidad de Manchester) y en el Trinity College de la Universidad de Cambridge. Fue ayudante jefe en el Real observatorio de Greenwich desde 1906 a 1913, año en que fue catedrático de astronomía en Cambridge.

En la década de los años veinte, este astrofísico inglés demostró que el interior del Sol era mucho más caliente de lo que se había pensado hasta entonces. Supuso al astro como una enorme y extremadamente caliente esfera de gas, con características similares a las de los gases estudiados en la Tierra.

Eddigton Arthur Stanley

Arthur Eddihton: famoso físico del siglo XX, cuyo trabajo mas destacado fue sobre la evolución y la constitución de las estrellas. Su trabajo en astronomía quedó reflejado en su clásico libro La constitución interna de las estrellas, que se publicó en 1926.

Sometido a la acción de la gravedad, su materia tendría que estar atraída hacia el centro y, por tratarse solamente de gas, no tardaría en colapsarse en un cuerpo mucho más pequeño. Ya que el Sol no entra en colapso e inclusive conserva medidas superiores a las establecidas para esa gravedad, debería existir alguna fuerza que impulse la expansión de la sustancia solar y resista a la tendencia de contracción.

El único fenómeno que podría explicar esta situación, según Eddington, sería el calor, ya que si se aumenta la temperatura, los gases se expanden y aumentan de volumen. Por lo tanto, el Sol permanece en un estado de equilibrio, con un calor interior tal que tiende a expandirlo, pero con una fuerza gravitatoria que lo induce a contraerse.

Concluyó que cuanto mayor es la masa de una estrella, mayor es la cantidad de calor que debe producir para no entrar en colapso, y que la cantidad de calor debe crecer con mayor rapidez que la masa.

Eddington se opuso a las teorías de su discípulo, Chandrasekhar, sobre la posibilidad de que existiera una estrella cuya masa alcanzara cierto límite y dejara de contraerse hasta llegar a un estado final como las estrellas enanas blancas.

Sus principales obras son: Espacio, Tiempo y Gravitación; Estrellas y Átomos; La Naturaleza del Mundo Físico; El Universo en Expansión y Nuevos Senderos de la Ciencia.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  Editorial Ramón Sopena Tomo II del Renacimiento a la Era Atómica

Biografía de Doppler Christian Resumen Descripcion del Efecto

Biografía de Doppler Christian
Breve Explicación del Efecto Doppler

Christian Doppler (1803-1853), físico y matemático austriaco, nacido en Salzburgo. Estudió en dicha ciudad y posteriormente en Viena. Fue profesor en el Instituto técnico de Praga (Checoslovaquia) y en el Instituto politécnico de Viena, y ocupó el cargo de director del Instituto de Física de la Universidad de Viena en 1850. Describió el fenómeno físico que se conoce hoy como efecto Doppler en su artículo monográfico sobre los colores de la luz de las estrellas dobles, Acerca de la luz coloreada de las estrellas dobles (1842).

Doppler cientifico

Recibió su primera educación en Salzburgo y Viena, en donde llegó a ser profesor de física experimental. En 1850, fue nombrado director del Instituto de Física.

Doppler se preguntó por qué razón el sonido se percibía  de modo distinto, según la fuente se alejara o se acercara al receptor; en su época ya se sabía que el sonido está compuesto por una serie de ondas que se desplazaban en un medio determinado, y el físico encontró que, por ejemplo, cuando una locomotora se acercaba al punto donde estaba situado un observador, cada onda sónica sucesiva se captaba casi superpuesta a la anterior (un sonido agudo), de modo que el oído la captaba con frecuencia creciente; al alejarse, por el contrario, la frecuencia se espaciaba cada vez más (un sonido grave).

Doppler había relacionado matemáticamente la velocidad y la tonalidad del sonido y, para probar su teoría, consiguió que una locomotora arrastrase un vagón cargado con trompetistas hacia el punto de observación y luego se alejara de él, a velocidades diferentes.

En el punto de observación ubicó un grupo de músicos de fino oído, encargados de registrar los cambios que se producían en el diapasón a medida que el tren iba o venía. La medición de dichos cambios en la tonalidad, en realidad en la intensidad aparente del ruido (la relación entre frecuencia y velocidad), es lo que hoy se conoce como efecto Doppler, divulgado por primera vez en 1842.

Doppler también dejó planteada la analogía entre el sonido que emite una fuente móvil y la luz que proviene de una estrella en movimiento, ya que la luz también se transmite por medio de ondas, si bien mucho más finas que las sónicas. El físico francés Armand Fizeau (1819-1896), hizo notar que el llamado efecto Doppler tendría que funcionar en el desplazamiento de todo tipo de ondas en movimiento, incluyendo las de la luz.

Gracias a los experimentos de Doppler sabemos que si una estrella se mantuviera estática con respecto a la Tierra, las líneas oscuras de su espectro luminoso deberían permanecer en un mismo sitio, pero que si se está alejando de nosotros, la luz que emite va alargando su longitud de onda (algo equivalente al sonido grave en el experimento del tren) y las líneas oscuras se desplazarían hacia el extremo rojo del espectro.

Entre más grande sea ese desplazamiento, mayor es la rapidez con que la estrella se aleja. Por el contrario, si se estuviera acercando, la luz emitiría ondas cada vez más cortas (el tono agudo) y las líneas del espectro estarían acercándose al violeta.

DESCRIPCIÓN DEL EFECTO DOPPLER:

El efecto Doppler es el cambio en la frecuencia percibida de cualquier movimiento ondulatorio cuando el emisor, o foco de ondas, y el receptor, u observador, se desplazan uno respecto a otro.

efecto doppler

El móvil (auto) de la imagen superior se desplaza hacia la derecha. Cuando se acerca al niño se observa que la onda del sonido se “comprime”, la longitud de onda se corta y la frecuencia es alta, es decir un sonido agudo. A su vez para el caso del niño de la izquierda la situación es inversa, es decir la frecuencia del sonido será mas baja y el sonido que reciba sera grave.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/efecto_dopler1.jpg

Explicación del Foco en reposo y observador en movimiento: La separación entre dos frentes de onda permanece constante en todo momento. Aunque la velocidad de las ondas en el medio v también es constante, la velocidad relativa vrel. percibida por el observador que viaja a una velocidad vR depende de si este se aleja o se acerca al foco. Cuando el foco se mueve y el observador está detenido el caso es el mismo. La velocidad del sonido en el aire es de 340 m/s.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  Editorial Ramón Sopena Tomo II del Renacimiento a la Era Atómica

Cientificos Mas Importantes de la Historia y Sus Descubrimientos

GRANDES CIENTÍFICOS DE LA HISTORIA Y SUS OBRAS

Los primeros intentos de estudiar el mundo desde un punto de vista científico datan del antiguo Egipto y Babilonia. Sin embargo es a los griegos a quienes debemos las bases de muchos de nuestros pensamientos científicos; la geometría, la astronomía y la química fueron estudiadas frecuentemente de una manera amplia aunque, a veces, las conclusiones a que llegaron fueron desacertadas. Aristóteles creía (erróneamente) que la Tierra era el centro del Universo y que toda la materia estaba formada de cuatro elementos:  tierra, aire, fuego y agua.

Durante la edad media la química se hizo importante aunque no se la conocía por tal nombre. Los alquimistas, dedicados a cosas tales como producir oro de otros metales, realizaron individualmente muchos descubrimientos importantes, aunque poco contribuyeron a nuestro conocimiento de la naturaleza de la materia. La visión del Universo fue alterada radicalmente por las ideas de Copérnico (quien demostró que el centro del sistema solar era el Sol).

El siglo XVII vio un gran florecimiento de la investigación científica. Newton formuló sus leyes del movimiento y de la gravitación universal; en 1662 se fundó en Londres la Royal Society y se crearon en Europa muchos otros cuerpos de científicos organizados, los cuales allanaron el camino para el acercamiento a la ciencia moderna. Ésta ha evolucionado rápidamente a través de los siglos XVIII y XIX, hasta llegar al profesionalismo especializado de hoy. A continuación figuran muchos de los más grandes científicos.

CIENTÍFICOS FAMOSOS
Adrián,  Edgardo   (1889-       )   Inglés,  fisiólogo.  Renombrado por sus trabajos sobre el cerebro, el sistema nervioso y la función de los nervios.

Agassiz, Juan Luis Rodolfo  (1807-1873)   Suizo, naturalista. Una autoridad en peces, para los cuales, propuso  una  nueva  clasificación.  También  estudió  los glaciares.

Ampére, Andrés María (1775-1836) Francés, matemático. Estudió la electricidad y el magnetismo. Dio su nombre a la unidad de corriente eléctrica.

Appleton, Eduardo Víctor (1892-       ) Inglés, físico, investigó el comportamiento de las ondas de radio de largo alcance, especialmente su reflexión en la atmósfera superior.

Aristóteles (384-322 a. C.) Griego, filósofo. Hizo una clasificación del conocimiento y muchos estudios en. el campo de la metereología, biología y geología.

Arquímedes (287-212 a. C.)  Griego, matemático. Estableció  el principio  de Arquímedes,  dedujo la ley de las palancas e inventó el tornillo de Arquímedes y la polea compuesta o polipasto.

Baekeland, León  Hendrik   (1863-1944)   Belga,  químico. Descubrió  el primer  plástico  termo-endurecido de uso práctico. Esto llevó a la producción de la baquelita.

Baeyer, Adolfo de (1835-1917) Alemán, químico. Realizó investigaciones acerca de los compuestos del cacodilo; descubrió la eosina, la galeína y la ceruleína. Es también conocido por su teoría de la asimilación del ácido carbónico por las plantas. Premio Nobel de química en 1905.

Becquerel,  Antonio Enrique   (1852-1908).  Francés; descubrió la radiactividad mientras usaba sales de uranio.   También estudió la fosforescencia, la luz y el magnetismo.

Berzelius, Juan Jaoobo (1779-1848). Sueco, químico. Descubrió varios elementos, sugirió el uso de la primera letra de los nombres de los elementos como símbolos químicos y creó la primera tabla segura de pesos atómicos.

Black, José (1728-1799). Inglés, químico. Redescubrió el anhídrido carbónico, al que llamó “aire fijado”. Es también conocido por sus teorías sobre el calor latente y sobre el calor específico.

Blackett, Patricio Maynard Stuart (1897-       ). Inglés, físico.   Con la cámara de Wilson fotografió la división de un núcleo del nitrógeno) por una partícula alfa, en un protón y un núcleo de oxígeno.

Bohr Níels (1885- ). Dinamarqués, físico. Extendió grandemente la teoría de la estructura atómica al inventar un método explicativo del espectro de los elementos y su posición en la tabla periódica. Ayudó al desarrollo de la teoría cuántica.

Boussingault, Juan Bautista (1807-1887). Francés, biólogo. Explicó las diferencias básicas entre la nutrición animal y vegetal y demostró que las plantas obtienen nitrógeno de los nitratos del suelo y no de la atmósfera.

Boyle, Roberto (1627-1691). Inglés, químico. Figura destacada en la química del siglo XVII. Sus investigaciones cubrieron un campo muy amplio, incluso la neumática; es mejor recordado por la ley que lleva su nombre.

Bragg, Guillermo Enrique (1862-1942). Inglés, físico. Famoso por su trabajo sobre la estructura de los cristales y los átomos; aplicó el espectrógrafo de rayos X, que desarrollaron juntos él y su nijo G. L. Bragg.

Bragg,  Guillermo Lorenzo   (1890-       ).  Inglés,  físico. Trabajó con su padre  Sir G. E. Bragg en la estructura de los cristales.

Brahe, Tycho  (1546-1601). Dinamarqués, astrónomo. Hizo  muchas  observaciones  exactas  de los  planetas y  del  Sol.   Éstas  dieron  la  base  para las  leyes  de Kepler.

Brown, Roberto  (1773-1858). Inglés, botánico.   Fue el primero en observar los movimientos de las partículas suspendidas en un líquido.   En su honor, se llamó a este fenómeno “movimiento browniano”.

Buffon, Jorge Luis (1707-1788). Francés, naturalista. Dedicó su vida a describir y clasificar plantas. Notorio por su trabajo monumental, Historia Natural.

Bunsen, Roberto Guillermo Eberardo (1811-1899). Alemán, químico. Con Kirchhoff descubrió el análisis espectral. Es recordado por su invento del mechero de Bunsen, aunque hizo inventos y descubrimientos más importantes.

Cannizzaro, Estanislao (1826-1910). Italiano, químico. Aplicó la hipótesis de Avogadro para la determinación de los pesos atómicos; experimentó en química orgánica y descubrió la reacción que luego llevó su nombre.

Cavendish, Enrique (1731-1810). Inglés, físico y químico. Descubrió el hidrógeno y demostró que cuando éste se quema se produce agua. Realizó la primera’ determinación exacta del peso de la Tierra.

Chadwick, Jaime  (1891-       ). Inglés, físico. Trabajó en la  desintegración  nuclear y   en la  dispersión  de partículas alfa.   El bombardeo de berilo con éstas lo llevó al descubrimiento del neutrón.

Cockcrobt, Juan Douglas (1897- ). Inglés, físico. Trabajó en la transmutación del núcleo atómico mediante el uso de partículas atómicas aceleradas. Consiguió desintegrar el núcleo de litio, con protones de alta velocidad.

Copérnico, Nicolás (1473-1543). Polaco, astrónomo. Descubrió que el Sol es el centro del sistema solar. Comprendió que las estrellas están a una enorme distancia de la Tierra pero pensó que estaban fijadas en una esfera.

Crookes, Guillermo  (1832-1919). Inglés,  químico y físico. Inventó el tubo de Crookes y sugirió la verdadera naturaleza de los rayos catódicos.   Descubrió el talio y estudió la radiactividad.

Curie, María Sklodowska (1867-1934). Nació en Polonia y se radicó en Francia, química. Con su esposo separó el polonio de los minerales uraníferos; luego descubrieron  el radio.

Curie, Pedro (1859-1906). Francés, físico y químico. Trabajó en cristalografía, magnetismo y piezoelectricidad.    Ayudó   al   descubrimiento   del   radio   y   del polonio.

Cuvier, Jorge Leopoldo (1769-1832). Francés, naturalista. Trabajó en anatomía comparativa y propuso una clasificación completa del reino animal. Estableció la paleontología como una ciencia separada.

Darwin, Carlos Roberto (1809-1882). Inglés, naturalista. Como resultado de sus observaciones, mientras viajaba alrededor del mundo, propuso la teoría de la evolución. Ésta fue publicada en su libro El origen de las especies.

Davy, Hunfredo (1778-1829). Inglés, químico. Famoso por su invento de la lámpara de seguridad.  Experimentó con el gas hilarante,  aisló el sodio y otros metales reactivos y dio nombre al cloro.

Dewar, Jaime (1842-1923). Inglés, químico. Importante por sus investigaciones sobre el comportamiento de la materia a bajas temperaturas; fue el primero en licuar hidrógeno; inventó el vaso Dewar de vacío.

Eddington, Arturo Stanley (1882-1944). Inglés, químico.   Hizo notables contribuciones a la astrofísica, especialmente  sobre la  estructura  de las   estrellas, y calculó la edad del Sol.

Ehrlich, Pablo (1854-1915). Alemán, bacteriólogo. Descubrió que los microbios absorben colorantes en forma selectiva. Mediante la combinación de colorantes con productos químicos venenosos trató de matar los microbios patógenos.

Einstein, Albert (1879-1955). Nació en Alemania, físico matemático. Escribió la Teoría general de la relatividad para rectificar ideas fundamentales sobre la gravitación, relacionando masa con energía; demostró que el espacio y el tiempo eran conceptos inseparables. Ha realizado trabajos apreciables en la teoría  cuántica.

Faraday,  Miguel   (1791-1867).  Inglés,  físico  y  químico. Descubrió el principio de la inducción electromagnética usado en la dínamo.  También licuó cloro y formuló las leyes de la electrólisis.

Fermi, Enrique    (1901-1954).   Italiano,   físico.   Hizo notables contribuciones a la física nuclear por su investigación sobre substancias radiactivas artificiales y energía  atómica.

Fischer, Emilio Armando (1852-1919). Alemán, químico. Trabajó durante muchos años en la estructura de los hidratos de carbono y proteínas. Fabricó artificialmente algunas substancias naturales como la fructosa y la cafeína.

Flamsteed, Juan (1646-1719). Inglés, astrónomo. Primero en obtener el título de Astrónomo Real en Gran Bretaña, es famoso por haber inventado la proyección cónica de los mapas; realizó muchos adelantos en la mejora de los métodos de observación de las estrellas.

Fleming,   Alejandro    (1881-1955).   Inglés,   bacteriólogo. Renombrado por su descubrimiento  de la  penicilina.

Florey, Howard Gualterio (1889- ). Inglés, patólogo. Con Chain aisló una forma pura y estable de penicilina, adaptable al uso medicinal.

Franklin,   Benjamín   (1706-1790).   Norteamericano, hombre de estado y físico. Fue el primero en probar la  naturaleza   eléctrica   de  los   relámpagos   e   inventó el pararrayos.

Fraunhofer, José de (1787-1826). Alemán, físico. Fue suyo el primer estudio preciso de las líneas oscuras en el espectro del Sol, llamadas líneas Fraunhofer.

Galeno, Claudio (aproximadamente de 130-200). Griego, médico; autor fecundo de obras sobre anatomía y fisiología. Sus trabajos permanecieron en uso durante muchos años.

Galilei, Galileo (1564-1642). Italiano, matemático y astrónomo. Construyó el primer telescopio astronómico práctico, con el cual estudió la superficie de la Luna, la Vía Láctea, el Sol, y muchos de los planetas.

Galvani, Luis (1737-1798). Italiano, físico. Renombrado por su descubrimiento de la electricidad animal (galvanismo). Demostró que tocando el nervio que conduce a un músculo de la pata de la rana, éste se contrae.

Gauss, Carlos Federico   (1777-1855). Alemán, matemático. Ganó gran reputación por su trabajo en las teorías del magnetismo y de los números.

Gay-Lussac, José Luis  (1778-1850). Francés, químico y físico. Notorio por su ley de las proporciones definidas y por sus otros adelantos en química.

Gilbert, Guillermo (1544-1603). Inglés, físico. El padre del magnetismo, descubrió su ley básica, es decir, que polos iguales se repelen. Concibió que la Tierra en sí, actúa como un imán.

Golgi, Camilo (1843-1926). Italiano, histólogo. Descubrió el aparato Golgi, una red nerviosa en la mayor parte de las células; desarrolló muchas técnicas de coloración para el estudio de la estructura del sistema nervioso.

Graham,   Tomás   (1805-1869).   Inglés,   químico.   Famoso por su trabajo en la difusión de los gases. Formuló la Ley de Graham.

Guericke, Otón de (1602-1686). Alemán, físico. Inventó la bomba neumática; alcanzó la obtención de vacío y creó también un aparato para la producción de electricidad mediante la fricción de una esfera de sulfuro.

Haeckel, Ernesto Enrique (1834-1919). Alemán, biólogo. Sostuvo la teoría de Darwin y realizó importantes estudios sobre las medusas, corales y esponjas. Realizó las primeras tentativas para hacer el árbol genealógico del reino animal.

Halley, Edmundo (1656-1742). Inglés, astrónomo. Mejor conocido por sus observaciones del cometa que lleva su nombre. También trabajó sobre el magnetismo terrestre los vientos y el movimiento de las estrellas.

Harvey, Guillermo (1578-1657). inglés, médico. Llegó  a  la  fama   por   su   descubrimiento   de  la   circulación de la sangre.

Heisenberg, Werner Carlos (1901- ). Alemán, físico. Notorio por su trabajo sobre estructura atómica, fundó la mecánica cuántica. También formuló el principio de incertidumbre.

Herschel,  Federico  Guillermo   (1738-1822).  Nació en  Alemania,  astrónomo. Desarrolló  un  nuevo   tipo de telescopio reflector. Descubrió  Urano y  dos  de sus satélites.

Hertz, Enrique  (1857-1894). Alemán, físico.  Probó experimentalmente la existencia de las ondas de radio  y  demostró  su   semejanza  con  la  radiación  luminosa.

Hooke, Roberto  (1635-1703). Inglés, físico. Trabajó en  matemáticas,  presión  atmosférica y  magnetismo; también estudió el microscopio y telescopio.

Hooker, José Dalton   (1817-1911). Inglés, botánico. Notable por su libro Genera Plantarium que escribió con Bentham y que contiene un nuevo e importante sistema de clasificación de las plantas.

Hopkins, Federico Gowland (1861-1947). Inglés, bioquímico.  Sus investigaciones sobre las proteínas y vitaminas fueron de gran importancia. Su trabajo llevó al descubrimiento de los aminoácidos esenciales.

Humboldt,  Federico  de   (1769-1859).   Alemán,  geógrafo. Exploró América del Sur y Asia Central; hizo muchas observaciones de los fenómenos naturales.

Hunter, Juan (1728-1793). Inglés, cirujano y anatomista. El principal cirujano de su época. Hunter fundó la cirugía científica, donde introdujo muchas técnicas quirúrgicas.

Huxley, Tomás Enrique (1825-1895). Inglés, biólogo. Sostenedor de la teoría de Darwin, Huxley trabajó sobre los vertebrados (especialmente el hombre) y métodos de enseñanza científica.

Huygens, Cristian (1629-1695). Holandés, astrónomo y físico. Descubrió la naturaleza de los anillos de Saturno y uno de sus satélites. Formuló su teoría ondulatoria de la luz e inventó el reloj de péndulo.

Jenner, Eduardo (1749-1823). Inglés, médico. Descubrió   un  método   para   prevenir  la  viruela   por  inoculación.

Joliot,  Juan  Federico   (1900-1958).  Francés,   físico. Con  su  esposa Irene Joliot Curie bombardeó  boro con partículas alfa y produjo la primera substancia radiactiva artificial.

Joule, Jaime Prescott (1818-1889). Inglés, físico. Famoso por su determinación de la equivalencia mecánica del calor y sus investigaciones en electricidad y magnetismo. La unidad de energía tomó su nombre.

Kelvin, Guillermo Thompson (1824-1907). Inglés, matemático y físico. Inventó el galvanómetro de espejo, la balanza Kelvin y el electrómetro de cuadrante. Introdujo la escala Kelvin de temperatura absoluta.

Kepler, Juan (1571-1630). Alemán, astrónomo. Sus tres leyes del movimiento de los astros son de gran importancia para la astronomía, y proveyeron las bases de la investigación de Newton sobre la gravitación.

Koch, Roberto (1843-1910). Alemán, bacteriólogo. Descubrió los organismos que causan el ántrax, la tuberculosis y el cólera. Desarrolló también nuevas técnicas de coloración y nuevos métodos de cultivo de bacterias.

Lamarck, Juan Bautista (1744-1829). Francés, naturalista. Muy famoso por su teoría de la evolución (lamarquismo) en la cual la herencia de los caracteres adquiridos —se sostenía— explicaba el origen de las especies.

Laplace, Pedro Simón, de (1749-1827). Francés, matemático. Resolvió  muchos  de los problemas matemáticos del sistema solar.  Dedujo la ley que gobierna el campo magnético que rodea a una corriente.

Lavoisier, Antonio Lorenzo (1743-1794). Francés, químico. Descubrió la naturaleza de la combustión y, finalmente, refutó la teoría del flogisto. También descubrió que los animales necesitan oxígeno para vivir.

Leeuwenhoek, Antonio de (1632-1723). Holandés, óptico. Con lentes simples hizo muchos descubrimientos importantes, observaciones de microbios, corpúsculos de sangre y tejidos animales.

Liebig, Justo de (1803-1873). Alemán, químico. Mejor conocido por su invento del condensador ds Liebig. Es importante por sus trabajos en agricultura, nutrición de las plantas y química orgánica.

Linneo, Carlos (1707-1778). Sueco, botánico. Muy conocido por su trabajo sobre clasificación de animales y plantas. Escribió el Systema Naturae.

Lister, José (1827-1912). Inglés, cirujano. Introdujo los antisépticos en la ciencia médica y más tarde la cirugía aséptica.

Lovell, Alfredo Carlos Bernardo (1913- ). Inglés, astrónomo. Profesor de astronomía de la Universidad de Manchester, trabajó en varios problemas, especialmente en la exploración de las ondas de radio provenientes del espacio.

Lyell, Carlos (1797-1895). Inglés, geólogo. Autor de muchos trabajos de geología, Lyell sostuvo la teoría de que los cambios ocurridos en la corteza de la Tierra en el pasado, se debieron a las mismas causas que los cambios que están teniendo lugar ahora.

Malpighi,  Marcelo   (1628-1694).  Italiano,  médico  y anatomista.   Descubrió los capilares entre las arterias y venas y estudió la embriología de los animales y plantas, anatomía de las plantas  e  histología de los animales.

Manson, Patricio (1844-1922). Inglés, médico. Famoso por sus investigaciones de la medicina tropical, fue el primero en demostrar que los insectos son portadores de algunos de los organismos causantes de enfermedades.

Maxwell, Jaime Clerk (1831-1879). Inglés, físico. Famoso por sus investigaciones matemáticas que condujeron al descubrimiento de las trasmisiones radiales.

Mendel,  Gregorio Juan  (1822-1884). Austríaco, naturalista.  Famoso  por su  trabajo   sobre  la  herencia, pionero del estudio  de sus leyes fundamentales.   Su trabajo forma la base  del mendelismo.

Mendeleiev, Demetrio Ivanovich  (1834-1907). Ruso, químico.  Es   famoso   por   su  formulación   de   la  ley periódica basada en los pesos atómicos.

Michelson, Alberto Abraham (1852-1931). Norteamericano, físico. Determinó la velocidad de la luz y realizó estudios prácticos de las corrientes del éter. Inventó también un interferómetro para el estudio de las líneas del espectro.

Millikan, Roberto Andrews (1868-1935). Norteamericano,  físico.  Determinó   el  valor   de  la   carga   del electrón por medio de un famoso experimento en el que usó gotas de aceite.

Newton, Isaac (1642-1727). Inglés, matemático. Notorio por su trabajo sobre la gravedad. Descubrió las tres leyes básicas del movimiento y la relación entre los colores y la luz. Sus trabajos sobre óptica, problemas matemáticos y astronomía han sido de inmensa importancia.

Oersted, Juan Cristian (1777-1851). Dinamarqués, físico. Precursor de la investigación del electromagnetismo, descubrió el principio básico de que un alambre que lleva una corriente eléctrica es rodeado por un campo magnético.

Ohm, Jorge Simón (1787-1854). Alemán, físico. Se dio su nombre a la unidad de resistencia eléctrica y su ley es de fundamental importancia en electricidad.

Pasteur, Luis (1822-1895). Francés, bacteriólogo.  Sus experimentos sobre fermentación destruyeron el mito de la generación espontánea.  Fundó la ciencia de la bacteriología y descubrió la inmunidad artificial.

Pavlov, Juan Petsovich (1849-1936). Ruso, patólogo. Es notorio por su trabajo sobre la fisiología de la digestión, y los reflejos condicionados.

Planck Max Carlos Ernesto Luis (1858-1947). Alemán, físico. Desarrolló la teoría de los cuantos y también trabajó en termodinámica y óptica.

Priestley, José (1733-1804). Inglés, químico. Descubridor .del oxígeno, no llegó a concebir la verdadera I unción de éste en la combustión y le dio el nombre de “aire desflogistado”. También descubrió el amoníaco, el óxido de nitrógeno, el monóxido de carbono y el anhídrido sulfuroso.

Ramón y Cajal, Santiago (1852-1934). Español, histólogo. Es sobresaliente su trabajo sobre el sistema nervioso. Hizo importantes descubrimientos acerca de la estructura y forma de las células nerviosas, especialmente en el cerebro y la espina dorsal.

Ray, Juan (1627-1705). Inglés, naturalista. El más grande entre los primeros naturalistas ingleses, fue principalmente un botánico y señaló la diferencia entre las monocotiledóneas y las dicotiledóneas.

Roentgen, Guillermo Conrado (1845-1923). Alemán, físico. Su descubrimiento de los rayos X revolucionó ciertos aspectos de la física y la medicina.

Ross,  Ronaldo   (1857-1932).   Inglés,  médico.   Probó que la hembra del mosquito Anopheles transporta el parásito causante de la malaria.

Rutherford, Ernesto (1871-1937). Inglés, físico. Descubridor de los rayos alfa, beta y gamma emitidos por sus substancias radiactivas. Famoso por su teoría sobre la estructura del átomo, fue el primero en realizar la trasmutación de un elemento.

Scheele, Carlos Guillermo (1742-1786). Sueco, químico. Descubridor del oxígeno, el cloro y la glicerina, y sintetizó algunos compuestos orgánicos.

Schleiden, Matías Santiago (1804-1881). Alemán, botánico. Con Schwann desarrolló la “teoría celular”.

Schrodinger, Erwin (1887). Austííaco, físico. Especialmente notorio por su trabajo en la mecánica ondulatoria.

Schwann, Teodoro  (1810-1882). Alemán, anatomista. Desarrolló,  con Schleiden, la “teoría celular” trabajando en tejidos animales. Descubrió la enzima pepsina.

Simpson, Jaime Young (1811-1870). Inglés, médico. Famoso por su descubrimiento de las propiedades anestésicas del cloroformo; fue el primero en usar anestésicos en cirugía.                                        ,

Smith, Guillermo (1769-1839). Inglés, geólogo. Demostró que es posible determinar la edad de las rocas mediante el estudio de los fósiles contenidos en ellas.

Soddy, Federico (1877-1956). Inglés, físico y químico. Célebre por su descubrimiento de los isótopos y por el  trabajo  realizado  ulteriormente  sobre  éstos.  Con Rutherford   presentó  la   teoría   de  la  desintegración espontánea.

Stores, Jorce Gabriel (1819-1903). Inglés, matemático y físico. Descubrió cómo determinar la composición química del Sol y las estrellas por sus espectros. Formuló también la ley de Stokes de la viscosidad.

Thomson, J. J. (1856-1940). Inglés, físico. Conocido por su determinación del e/m (carga del electrón dividido su masa), y su descubrimiento de que los rayos, catódicos consisten en electrones, o sea, partículas cargadas negativamente.

Torricelli, Evangelista (1608-1647). Italiano, físico. Inventó el barómetro de mercurio y construyó un microscopio simple.

Urey, Haroldo Clayton  (1893-       ). Norteamericano, químico. Fue el primero en aislar agua pesada y de tal manera, en descubrir el deuterío. Es una autoridad en isótopos.

Van’t Hoff, Santiago Enrique  (1852-1911). Holandés, físico.   Su nombre se asocia a una ley relativa al equilibrio  de las reacciones  químicas.  Notable también por sus investigaciones en presión osmótica.

Vesalio, Andrés (1514-1564). Belga, anatomista. Visto como el padre de la anatomía moderna, hizo írmenos descubrimientos mediante concienzudas disecciones. Mucho de su trabajo está contenido en su libro De Corporis Humani Fabrica.

Volta, Alejandro (1745-1827). Italiano, físico. Desarrolló la teoría de las corrientes eléctricas e inventó la primera batería. La unidad de presión eléctrica es conocida como “voltio” en recuerdo de su nombre.

Wallace, Alfredo Kussel (1823-1913). Inglés, naturalista. Con Darwin, publicó un ensayo sobre la teoría de la evolución. La línea Wallace, línea imaginaria, separa las áreas de la fauna asiática de la australiana.

Wegener,   Alfredo   Lotario    (1880-1930).   Alemán, geólogo. Famoso por su tesis sobre el desplazamiento de los continentes.

Wilson, Carlos Thomson Rees (1869-1959). Inglés, físico. Famoso por su invento de la cámara de niebla, la cual ha probado ser de un valor inestimable en los estudios atómicos.

IMÁGENES

CIENTIFICOS

grandes cientificos del mundo

Fuente Consultada:Enciclopedia Juvenil Técnico-Cientifica Editorial Codex Volumen II – EntradaCientificos

Biografia de Ramon Cajal Santiago y Su Obra Científica Premio Nobel

Biografía de Ramón Cajal Santiago y Su Obra Científica

Santiago Ramón y Cajal nace en Petilla de Aragón el 1 de mayo de 1852, hijo de Justo Ramón y Antonia Cajal. Toda su niñez y adolescencia van a estar marcados por los continuos cambios de residencia entre las distintas poblaciones del Alto Aragón, traslados motivados por la profesión de médico que ejercía su padre. Su formación se inició en Valpalmas, donde acudió a la escuela local, aunque de hecho su primer maestro fue su propio padre, que le enseñó a leer y a escribir, le inició en la aritmética, en geografía y en francés.

En el año 1860 su padre es nombra do médico en Ayerbe, y toda la familia se traslada a dicha localidad. Allí se convirtió en un pésimo estudiante y se acentuaron sus travesuras al verse más desatendido por su padre. Por estos motivos le enviaron a estudiar el bachillerato al colegio de los Escolapios de Jaca en 1861.

El régimen de terror imperante en dicha institución hizo sus padres cambiar de opinión y le mandaron a estudiar al instituto de Huesca. Durante estos años y por orden expresa de su padre, compagina los estudios con el trabajo en una barbería.

ramon y cajal santiago cientifico

Santiago Ramón y Cajal (1852-1934): histólogo español obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1906. Pionero en la investigación de la estructura fina del sistema nervioso, Cajal fue galardonado por haber aislado las células nerviosas próximas a la superficie del cerebro.  En 1892 se instaló en Madrid y fue nombrado catedrático de histología de la universidad de Madrid, donde trabajó y prolongó su labor científica hasta su muerte.

En 1873, ganó por oposición una plaza de Sanidad Militar y al siguiente año fue destinado a Cuba con el grado de capitán. Se doctoró en Madrid en 1877. En 1879 fue, por oposición, director de Museos Anatómicos de la Universidad de Zaragoza; catedrático de Anatomía en la Universidad de Valencia (1883).

Fruto de sus trabajos fue el Manual de Histología y técnica micrográfica (1889). Catedrático de Histología en la Universidad de Barcelona (1887), dio a conocer poco después sus grandes descubrimientos sobre las células nerviosas. En 1892 obtuvo la cátedra de Histología normal y Anatomía patológica de la Universidad de Madrid.
El Gobierno español creó el Laboratorio de Investigaciones Biológicas y la revista Trabajos de Laboratorio, que substituyó a la Revista trimestral de Micrografia, publicada por él desde 1897, y le encomendó la dirección de ambos.
Entre 1899 y 1920 dirigió el Instituto Nacional de Higiene; en 1906 compartió con C. Golgi el premio Nobel de Medicina por sus investigaciones acerca de la estructura del sistema nervioso. Además de la obra citada, deben mencionarse entre las fundamentales las siguientes; Textura del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados (1899-1904), Estudios sobre degeneración y regeneración del sistema nervioso (1913-14), Reglas y consejos sobre investigación biológica.
clase de disección dada por Ramón Cajal
SOBRE SU TRABAJO CIENTÍFICO:
Teoría de la neurona
1889: De todas las células, las nerviosas parecen las más complejas, y de todos los órganos y sistemas de órganos, el cerebro y el sistema nervioso parecen los más complejos. Además, de todas las partes del cuerpo humano, el cerebro y el sistema nervioso son, o deberían ser, los más interesantes, puesto que determinan nuestra condición de humanos.
Waldeyer-Hartz (véase 1888) fue el primero en sostener que el sistema nervioso estaba constituido por células separadas y por sus delicadas extensiones. Estas últimas, señalaba, se aproximaban entre sí pero no llegaban a tocarse y mucho menos a juntarse, de modo que las células nerviosas permanecían separadas. Llamó a las células nerviosas neuronas, y su tesis de que el sistema nervioso está compuesto por neuronas separadas es la llamada teoría de la neurona.
El histólogo italiano Camillo Golgi (Í843 o 1844-1926) había ideado quince años antes un sistema de tinción con compuestos de plata, que ponía al descubierto la estructura de las neuronas con todo detalle. Utilizando esa tinción, pudo demostrar que la tesis de Waldeyer-Hartz era correcta.
En efecto, mostró que en las neuronas se operaban complejos procesos, pero que los de una no afectaban a los de sus vecinas, pese a estar muy próxima a ellas. Los delgados espacios que las separaban se llaman sinapsis (es curioso que esta palabra derive de la griega que significa «unión», pues a simple vista parece que se unen, pero en realidad no es así).

Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) perfeccionó la tinción de Golgi, y en 1889 desentrañó la estructura celular del cerebro y del bulbo raquídeo con detalle, fundamentando sólidamente la teoría de la neurona. Por sus trabajos sobre la teoría de la neurona, Golgi y Ramón y Cajal compartieron el premio Nobel de medicina y fisiología en 1906.

En 1904 concluye su gran obra Textura del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados. Dos años después, en 1906, recibe junto al histólogo italiano Golgi el premio Nobel de Fisiología y Medicina.
 
SUS OBRAS: Su labor incesante durante toda su vida se ve plasmada en otras obras como Estudios sobre degeneración y regeneración del sistema nervioso (1913-14), Manual técnico de anatomía patológica (1918) y la creación de nuevos métodos como el del formal urano para la tinción del aparato endoneuronal de Golgi y la técnica del oro sublimado.
En 1922 se jubila como catedrático y le es concedida la medalla de Echegaray. Durante sus últimos años sigue publicando nuevas obras como Técnica micrográfica del sistema nervioso y ¿Neuronismo o reticulismo?, considerada como su testamento científico.
Su vida concluyó en Madrid el 17 de octubre de 1934 pero su obra siguió y sigue viva gracias a la creación de la institución científica que lleva su nombre.
ramon y cajal
En 1952 se rindió un homenaje a don Santiago en «Hipócrates Sacrum» en Montpellier; sus discípulos, doctor Turchini y doctor Paulís, muestran una abundante ilustración sobre la vida de Ramón y Cajal.
A pesar de la natural aversión que Ramón y Cajal sentía por la relación social, su extraordinaria popularidad y prestigio mundiales le obligaron a frecuentar los círculos selectos, políticos, intelectuales y distinguidos de la época. Tuvo ocasión así de relacionarse con las personalidades más destacadas de la nación: José Echegaray, Menéndez y Pelayo, Benito Pérez Galdós,  José Canalejas, conde de Romanones, Pelayo, Maura, Silvela y tantos otros
SU OBRA DURANTE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL
En 1914 el cruel estallido de la Primera Guerra Mundial conmovió a toda Europa. Aunque España guardó neutralidad, en su interior se vivía una política muy agitada. Pero ajenos, o casi ajenos, a los tristes acontecimientos europeos y españoles, don Santiago y sus colaboradores continuaban sin desfallecer sus investigaciones en el laboratorio. Las dificultades eran mayores que en tiempos pasados.
Trabajaban aislados, porque la guerra había roto toda comunicación entre los sabios europeos. Desconocían, pues, cuantos adelantos científicos se producían en el mundo. Los materiales y el equipo, que debían importarse, habían elevado excesivamente su costo y aumentado las dificultades de obtención.
También la cuestión de imprenta había elevado sus precios hasta hacerlos prácticamente inasequibles a las posibilidades del laboratorio. Todo eran problemas para don Santiago. No obstante, el tesón y la voluntad hicieron milagros y el equipo de investigadores logró varios descubrimientos importantes.
Una vez terminada la guerra y restablecida la comunicación en el mundo científico, Ramón y Cajal sufrió las mayores tristezas. Los que eran sus mejores amigos, admiradores y seguidores de su obra, habían muerto. Así, van Gebuchten, Waldeyer, Retzius, Ehrlich, Krause y Edinger. Sólo quedaban algunos científicos americanos interesados en sus investigaciones, pero no conocían el español.
Y entonces puso rápidamente manos a la obra, para remediar aquel error de previsión suyo. Hizo que se tradujesen al alemán, francés e inglés los trabajos más importantes suyos y de sus colaboradores, aunque tuvo que pasar por la amarga decepción de que, en general, sus trabajos quedaban desconocidos, pues eran varios los científicos que se atribuían descubrimientos hechos por él años antes.
UN GRAN CURIOSO PRECOZ:
Las continuas travesuras de Santiaguo tenían la virtud de acabar la paciencia del maestro, y no era para menos. Como castigo solía mandarlo al «cuarto oscuro», habitación casi subterránea habitada por abundantes ratas. A los demás chicos este castigo les horrorizaba, pero al indómito Santiaguo le servía para preparar con calma y tranquilidad las travesuras del día siguiente.
Fue en una de aquellas solitarias estancias en el «cuarto oscuro» cuando descubrió lo que él creyó algo nuevo, el principio de la cámara oscura. Pero se trataba de un descubrimiento físico ya hecho por Leonardo de Vinci. El cuarto tenía un solo ventanuco que daba a la plaza del pueblo, en la que batía el sol. Un día, estaba Santiagué mirando distraídamente el techo, cuando se dio cuenta de que el rayo de luz que penetraba por la rendija del ventanuco proyectaba en el techo, cabeza abajo y con sus propios colores, las personas, carretas y caballerías que pasaban por el exterior.
Quiso ensanchar la rendija y las figuras se desdibujaron y hasta se desvanecieron. Entonces la hizo más estrecha con la ayuda de papeles y observó que cuanto más pequeña era la rendija más vigorosas y detalladas se hacían las figuras. El descubrimiento le dio qué pensar y acabó por convencerse, con sus infantiles conclusiones, de que la física era una ciencia maravillosa.
A partir de aquel día Santiagué sacó el máximo provecho de sus castigos, pues se dedicó a calcar sobre papel las vivas y coloreadas figuras que llegaban hasta su prisión para aliviar su soledad. No es de extrañar que si hasta entonces el «cuarto oscuro» no había sido para él un castigo penoso, menos lo fuese desde que hizo su descubrimiento, llegando a tomar verdadero cariño a su cárcel y sus sombras brillantes.
monumento de ramon y cajal
La gloria se hizo piedra en este monumento de Victorio Macho. La fuente de la vida y de la muerte mezclan sus aguas, mientras los ojos del sabio quieren escudriñar el hondo misterio que les junta.
Fuente Consultada:
Gran Enciclopedia Universal Espasa Calpe Tomo 32 Entrada: Ramón y Cajal
Celebridades Biblioteca Hispania Ilustrada Edit. Ramón Sopena
Historia y Cronología de la Ciencia y Los Descubrimientos Isaac Asimov

 

Científicos Premio Nobel de Física Mas Influyentes

GRANDES FÍSICOS CONTEMPORÁNEOS

Como una extraña ironía, estado normal en el ánimo de la historia, lo que fuera la preocupación principal de los especulativos filósofos griegos de la antigüedad, siguió siendo la preocupación fundamental de los experimentados y altamente tecnificados hombres de ciencia del siglo XX: el elemento constitutivo de la materia, llamado átomo desde hace 25 siglos.

Fue prácticamente hasta los inicios de la presente centuria que la ciencia empezó a penetrar experimentalmente en las realidades atómicas, y a descubrir, de nuevo la ironía, que el átomo, llamado así por su supuesta indivisibilidad, era divisible. Mas aún, ya empezando la presente década, el abultado número de partículas subatómicas elementales descubiertas, hace necesario sospechar que están constituidas por alguna forma de realidad aún menor.

Y a pesar de que en nuestra escala de dimensiones cotidianas la distancia que separa al electrón más externo del centro del átomo es absolutamente insignificante, en la escala de la física contemporánea es inmensa, tanto que recorrerla ha tomado lo que llevamos de siglo, la participación de varias de las más agudas inteligencias de la humanidad y cientos de millones de dólares en tecnología, equipos y demás infraestructura.

En su camino, no obstante, muchos han sido los beneficios obtenidos por el hombre con el desarrollo de diversas formas de tecnología, aunque también se han dado malos usos a las inmensas fuerzas desatadas por las investigaciones. Pero por encima de todo ello, ha prevalecido un común estado del intelecto- el afán por conocer.

El Premio Nobel de Física ha seguido de cerca este desarrollo, y por lo tanto hacer un repaso suyo es recorrer la aventura de la inteligencia, con las emociones y asombros que nunca dejará de producirnos el conocimiento científico.

Por Nelson Arias Avila
Físico PhD, Instituto de Física de la Universidad de Kiev

Albert Einstein cientifico fisico nobel
1. Albert Einsten (1879-1955)
Considerado el padre de la física moderna y el científico más célebre del siglo XX.
Año: 1921 “Por sus servicios a la física teórica, y en especial por el descubrimiento de la
ley del efecto fotoeléctrico”.

Realizó sus estudios superiores en la Escuela Politécnica Federal Suiza en Zurich y terminó su doctorado, en 1905, en la Universidad de Zurich. Trabajó, entre 1902 y 1909, en la Oficina de Patentes de Berna; de allí pasó a ocupar el cargo de profesor adjunto en el Politécnico de Zurich. Más tarde ejerció también la docencia en la Universidad de Berlín y en la de Princeton; dictaría, además, innumerables conferencias en universidades de Europa, Estados Unidos y Oriente. Ocupó los cargos de director del Instituto de Física de Berlín y miembro vitalicio del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton. En 1905 formuló la “teoría de la relatividad”, la cual amplió en 1916 (“teoría general de la relatividad”). En 1912 formuló la “ley de los efectos fotoeléctricos”. A partir de 1933 se dedicó al estudio de los problemas cosmológicos y a la formulación de la teoría del campo unificado, la cual no pudo culminar exitosamente. Además de su indiscutible aporte a la ciencia, Einstein realizó una labor prominente a favor de la paz y el humanitarismo.

Max Planck cientifico fisico nobel

2. Max Planck (1858-1947)
Recibió el Nobel en 1918 por su descubrimiento de la energía cuántica. Fundador de la física cuántica.
Año: 1918 “Como reconocimiento a los servicios que prestó al progreso de la física con
el descubrimiento
de la cuantificación de la energía”.
El principio de la termodinámica fue el tema de la tesis doctoral de Max Planck, en 1879. Había estudiado matemáticas y física en la Universidad de Munich y en la de Berlín, con científicos afamados de la época. Fue profesor e investigador de la Universidad de Kiel y profesor de física teórica en la Universidad de Berlín; así mismo, se desempeñó como “secretario perpetuo” de la Academia de Ciencias. Sus investigaciones más importantes están relacionadas con la termondinámica y las leyes de la radiación térmica; formuló la “teoría de los cuantos”, la cual se constituyó en la base de la física cuántica. Fue uno de los primeros en entender y aceptar la teoría de la relatividad y contribuyó a su desarrollo. Trabajó con bastante éxito también en las áreas de la mecánica y la electricidad.

Bardeen cientifico fisico nobel

3. John Bardeen (1908-1991)
Año: 1956 Único físico en ser premiado dos veces con el Nobel (1956 y 1972).
Destaca su desarrollo del transmisor.

Marie Curie cientifico fisico nobel
4. Marie Curie (1867-1934)
Física, química y Nobel de ambas disciplinas. Estudió junto con su marido el fenómeno de la radiactividad.
Año: 1903 “Como reconocimiento al extraordinario servicio que prestaron por sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación descubiertos por el profesor Henri Becquerel”

Madame Curie estudió física y matemáticas en París. Sus aportes a la física y a la química (cuyo Nobel también obtuvo en 1911) se inician con los estudios que desarrolló -en compañía de su marido Pierre- sobre los trabajos y observaciones de Henri Becquerel respecto de la radiactividad: Marie descubrió que la radiactividad es una propiedad del átomo; además descubrió y aisló dos elementos radiactivos: el polonio y el radio, en 1898 y 1902 respectivamente. En 1906 se constituyó en la primera mujer catedrática en La Sorbona, al ocupar la vacante tras la muerte de Pierre. Tres años más tarde publicó su “Tratado sobre la radiactividad” y en 1944 comenzó a dirigir el Instituto de Radio en París. Murió de leucemia, contraída probablemente en sus experimentos, al exponerse a la radiación.

Rontgen cientifico fisico nobel
5. Wilhelm Conrad Róntgen (1845-1923)
Primer galardonado con el Nobel de Física, en 1901, por su descubrimiento de los rayos X.
Año: 1901: “Como reconocimiento a los extraordinarios servicios que prestó a través del descubrimiento de los rayos X, que posteriormente recibieron su nombre”.
Sus aportes al campo de la física abarcan campos diversos desde investigaciones relacionadas con el calor específico, hasta los fenómenos de la capilaridad y la comprensibilidad; se interesó igualmente por el área de la radiación y la polarización eléctrica y magnética. El mayor reconocimiento de la comunidad científica internacional lo obtuvo cuando trabajaba en los laboratorios de la Universidad de Wurzburgo: allí, el 8 de noviembre de 1895, descubrió los que él mismo llamó “rayos X”, porque desconocía su naturaleza (también conocidos en la época como “rayos Róntgen”).

Marconi cientifico fisico nobel
6. Guglielmo Marconi (1874-1937)
Nobel en 1909, junto con Ferdinad Braun, por su contribución al desarrollo de la telegrafía inalámbrica.
Año: 1909: “Como reconocimiento a sus contribuciones para el desarrollo de la telegrafía inalámbrica”.
Aunque Marconi estudió en Liverno y Bolonia, su formación en el campo de la física y la ingeniería -en las cuales se destacó- fue poco académica. El conocimiento acerca de la producción y recepción de las ondas electromagnéticas –descritas por Hertz– causaron en Marconi una fascinación especial, sobre todo por su convencimiento de que las ondas en cuestión podían utilizarse en las comunicaciones: sus experimentos desembocaron en el nacimiento de la telegrafía sin hilos; inventó, además, la sintonía, el detector magnético, la antena directriz, el oscilador giratorio, las redes directivas y colaboró con sus trabajos a perfeccionar los instrumentos de microondas.

Enrico Fermi cientifico fisico nobel
7. Enrico Fermi (1901-1954)
Año: 1938: Galardonado en 1938. Sus investigaciones en radiactividad lo llevaron a
descubrir las reacciones nucleares.

Millikan cientifico fisico nobel
8. Robert A. Millikan (1868-1953)
Año: 1923: Determinó el valor de carga del electrón y trabajó en los efectos fotoeléctricos.
Recibió el Premio en 1923.

dirca cientifico fisico nobel
9. Paul A. M. Dirac (1902-1984)
Año: 1933: Uno de los fundadores de la mecánica y electrodinámica cuántica. Recibió el Nobel en 1933
junto a Erwin Schródinger.

cientifico fisico nobel Ernst Ruska
10. Ernst Ruska (1906-1988)
Año: 1986: Premio Nobel en 1986 por su investigación en óptica electrónica.
Diseñó el primer microscopio electrónico.

Fuente Consultada:
Revista TIME Historia del Siglo XX El Siglo de la Ciencia

Teoría Especial de la Relatividad Explicacion Sencilla y Breve

La Teoría Especial de la Relatividad
Explicación Sencilla y Breve

albert einstein

1905:Año Maravilloso El Efecto Fotoeléctrico El Movimiento Browiano Antecedentes de la Física – Implicancias de la Teoría  –  Explicación de la Teoría

Trataré de explicarte la Teoría de Einstein como a un principiante  que no tiene ni la menor idea de conceptos físicos. Supongo que sabes algo de matemática elemental y que sólo tienes un gran interés por las ciencias y que estás dispuesto a leer con pasión estas páginas para entender someramente lo que pensó este genio hace 100 años y que revolucionó todo el saber científico de aquella época. ¡Cuando estés listo puedes empezar!

TEORÍA DE LA RELATIVIDAD: A finales del siglo XIX la comunidad científica sabía que había mucho por crear e inventar, aplicando los diversos principios  físicos descubiertos, tales como la electricidad, magnetismo y mecánica, pero estaban convencidos de que ya casi no quedaba nada nuevo por explicar, la naturaleza había sido descubierta en su totalidad y ahora sólo tenía que comenzar a aplicarse esos conocimientos a las  actividades del ser humano para su propio beneficio y bienestar. 

Hasta ese momento los cimientos de la física eran dos grandes columnas construidas por dos de los científicos más grandiosos de la ciencia. Una, la teoría de la mecánica, donde todos los conocimientos de cinemática y dinámica desde Aristóteles hasta Galileo, fueron condensados en una sola teoría, conocida hoy como la Mecánica Clásica, o Mecánica Newtoniana. La otra columna sustentaba la otra mitad de la física, referente a los efectos magnéticos y eléctricos conocidos desde los griegos hasta los últimos avances de Oersted, Faraday y Lenz. Toda esta información técnica fue unificada en la Teoría del Electromagnetismo del genial científico inglés James Maxwell.

Pero en realidad algo andaba mal, pues fueron apareciendo algunos nuevos cuestionamientos o efectos físicos desconocidos, y se pensó que “puliendo” un poco los conceptos del momento podrían explicarlos fácilmente, así que  casi fueron subestimados por gran parte de los investigadores de esa época.

Esos nuevos fenómenos y cuestiones fueron:

  1. a)El efecto fotoeléctrico
  2. b)La fórmula de la radiación de un cuerpo caliente
  3. c)Las rayas en los espectros de emisión del Hidrógeno

(Nota: esos efectos los puedes estudiar en este sitio)

Amigo, sigamos con lo nuestro….

El concepto de relatividad ya existía y se conocía como la Relatividad de Galileo, y prácticamente consistía en la suma algebraica  de velocidades según sea el sistema de referencia que se adopte. Por ejemplo, suponte que estás parado en el andén de una estación de trenes y en un instante pasa moviéndose hacia la derecha un vagón de pasajeros a la velocidad de 60 km/h con respecto a ti, que te encuentras detenido al costado de las vías. Para un pasajero sentado adentro del mismo vagón dicho tren se mueve a 0 Km/h, es decir, se encuentra detenido con respecto a ÉL, pues ambos se mueven juntos. Ese pasajero con respecto a TI, a qué velocidad de desplaza?… no hay dudas, pasa a la misma velocidad que el vagón, o sea a 60 km/h.

Supongamos ahora que un segundo pasajero se levanta de su asiento y comienza a caminar hacia la derecha a 10 km/h respecto del vagón. A qué velocidad se mueve éste respecto del pasajero sentado, creo que tampoco hay dudas, y es de 10 km./h. pues vagón-pasajero sentado pertenecen al mismo sistema.

Bien, pero ahora ese pasajero a qué velocidad se desplaza respecto a TI que te encuentras sobre  el andén? Para este caso, la velocidad del pasajero será de 70 Km./h, es decir, que como ambos tienen el mismo sentido de desplazamiento dichas velocidades se suman: 60+10=70.

Si otro pasajero se levanta pero camina hacia la izquierda a 15 km/h, ahora la velocidad del mismo respecto a tu posición, será de: 60-15=45, porque tienen sentidos contrarios.

Si se quiere determinar la velocidad del primer pasajero que se paró, respecto del segundo, es de: 10+15=25 Km/h. Es como si se estuvieran alejando uno del otro a razón de 25 km/h adentro del mismo vagón. En el supuesto caso que ambos ahora se acercaran hacia sus asientos nuevamente a la misma velocidad, también la velocidad de uno respecto del otro será de 10+15=25 Km./h., pero ahora acercándose uno al otro. Se puede usar el signo (-) para indicar que se alejan y el signo (+) para indicar que se acercan, solo es una convención.

Qué pasa si uno de ellos, mientras camina hacia la izquierda a 15 km./h, saca una pelotita y la lanza hacia la derecha a razón de 50 km/h hacia la derecha?Cuál será la velocidad de la pelotita respecto a TI, que sigues detenido en el andén? Bien, ahora (será) el cálculo es así: 60+50-15=95 Km./h.

60 del vagón hacia la derecha + 50 de la pelota hacia la derecha – 15 del pasajero hacia la izquierda=95

… Amigo, me sigues el conceptoEstás de acuerdo?.

Es tal como indicaba al inicio, la relatividad de Galileo, solo consiste en sumar velocidades usando el signo (+) o (-) según sea el sentido de las mismas (en realidad la suma es vectorial, pero para el alcance de esta explicación alcanza con este definición)

Si se invierte la situación y ahora el pasajero  desea determinar tu velocidad (que estás sobre el andén) respecto a su posición En este caso la situación es  exactamente la misma, para el pasajero, es él quien se encuentra detenido y es el andén quien se mueve acercándose hacia él a la velocidad de 60 km/h, es decir son dos situaciones totalmente equivalentes, cada observador tiene su propia visión de la situación, y cada uno tomará los mismos valores antes calculados.

Para comenzar a darle propiedades a estos conceptos, en física se dice que cada objeto en movimiento o detenido, tiene su propio marco de medición o de coordenadas, es decir, que cada observador estudia y mensura  la situación desde su propio sistema de referencia.

Se puede decir que cada pasajero tiene un sistema de referencia, la pelotita tiene otro, y tú que te encuentras detenido también tienes el tuyo. En el caso del pasajero sentado, el sistema será el mismo que el del vagón, porque ambos se mueven simultáneamente. Cada uno observa al resto desde su propia ubicación, y sumará o restará las velocidades según sea el sentido del movimiento de los diversos objetos estudiados. Cuando todos los sistemas de referencia se mueven respecto de los demás a velocidades uniformes, se dice que esos sistemas son inerciales.

Resumiendo todo lo antedicho, significa que cada observador tiene su propio y único sistema de referencia. Por ejemplo tú que estás en este momento leyendo este apunte, te encuentras en reposo con respecto al sistema de referencia Tierra, es decir, que tú con respecto al piso estás a cero de velocidad. Pero imagina ahora que alguien te está mirando desde la Luna.

Este observador va a  concluir que túestás girando sobre un eje a la velocidad de 1vuelta/día. Si seguimos alejándonos, y alguien se detiene en el Sol, dirá que tienes dos movimientos, uno sobre tu eje y otro alrededor del sol, con una velocidad que tarda 365 días en recorrer toda la órbita. Como puedes observar, cada observador desde su propio marco de referencia tiene sus propias conclusiones.

Unas líneas más arriba cuando hablábamos de los sistemas inerciales, es importante destacar, una de sus principales características, y consiste en que cada uno de esos sistemas las leyes de la física, como la conservación de la energía, de la cantidad de movimiento lineal y angular, etc. se cumplen para cualquier observador que esté dentro o fuera del sistema de referencia en estudio.

Por ejemplo, si adentro del vagón armo un laboratorio y realizo una serie de investigaciones de principios físicos, TODOS ELLOS SE VERIFICARÁN TAL COMO SI LOS ESTUVIESE HACIENDO SOBRE LA TIERRA. Lo mismo ocurre con la pelotita, si armo sobre ella otro laboratorio y realizo más experiencias, las mismas responderán a los principios físicos conocidos. Y así sobre cualquier sistema de referencia inercial que utilice, siempre en cada uno de ellos se verificarán las leyes de la mecánica y del electromagnetismo. Si nos ponemos a pensar esto no tiene nada raro, pues nuestro laboratorio de la Tierra, no es más que otro laboratorio armado sobre una pelotita en movimiento en algún rincón del universo.

Seguramente  si pasa alguna nave espacial cerca del planeta, y nos observa y mide nuestros experimentos obtendrá otros valores numéricos distintos a los nuestros, pero sus conclusiones físicas serán exactamente iguales a las nuestras. De todo lo antedicho, se puede concluir que no existe ningún sistema de referencia ideal, que en física se llama sistema absoluto. Es decir no existe un sistema que se encuentre totalmente en reposo y podamos referenciar todas las mediciones a ese sistema especial. No hay en el universo un sistema que sea dueño de la verdad absoluta de todas las mediciones, pues todos están en movimiento y cada uno tiene su propia realidad.

Volviendo ahora al inicio de este apunte, por allá en los primeros años del siglo XX, los científicos estaban muy concentrados tratando de determinar las diversas propiedades de la luz, tales como su velocidad exacta, su naturaleza, su energía, su medio de propagación, etc. En realidad nadie sabíacómohacía para llegar de un lugar a otro. Así como el sonido usa el aire para desplazarse, la luz qué medio usa para moverse? La primera respuesta fue que utiliza un medio que se encuentra en todo el universo, que es transparente, de baja densidad e inunda todos los huecos del espacio, este medio se llamo: ÉTER

Desde su propuesta, los físicos se pusieron a tratar de encontrarlo, porque seria fantástico encontrar algo que se encuentre fijo en todo el universo para tener una  referencia fija. Los primeros encargados de buscar este medio fueron dos grandes físicos experimentales, conocidos como Michelson-Morley, y así se conoce hasta nuestros días al experimento realizado. Básicamente el experimento consistía en emitir un rayo de luz en un sentido, por ejemplo, en dirección al movimiento de la tierra, y otro en sentido contrario, de tal manera que en un sentido la velocidad de la tierra se sume a la de la luz  y para el otro caso se reste (el primer rayo es mas veloz que el segundo).

Esos haces de luz, luego de recorrer una misma distancia, se hacen reflejar en unos espejos para que retornen al punto de partida. Como un rayo es más rápido que otro, y deben recorrer la misma distancia, entonces llegarán al punto de partida con un retardo de tiempo, pues uno demorará más que otro en recorrer ese mismo espacio.

El experimento se hizo de diversas formas, perfeccionando los métodos de medición del sistema. Se efectuaron distintas mediciones durantes varios años, JAMÁS SE PUDO MEDIR UNA DIFERENCIA, los haces siempre llegaban al mismo tiempo, la velocidad de la tierra no les influenciaba para nada.

Conclusión: EL ÉTER NO EXISTÍA, y entonces en qué se apoyaba la luz para trasladarse?. (En este sitio: El Fin de Eter)

Es aquí donde entra en escena un jovencito alemán, estudiante avanzado de ciencias físicas en Zurich, dotado de una genialidad especial, que le permitió dar una explicación clara y correcta de lo que realmente pasaba con la luz, y los objetos que se mueven a velocidad cercanas. Ese genial hombrecito, fue Albert Einstein, que en los momentos libres que tenia en su trabajo en una  oficina de patentes,  reformuló toda la física clásica de Newton conocida hasta ese momento. De aquí en más la mecánica clásica sería solo un caso particular de una mecánica más amplia y general, llamada más tarde Física Relativista, y que se aplica a las partículas que se mueven a grandes velocidades. A partir de ese momento Albert Eisntein pasaría a ser el físico más grande de la comunidad científica de todos los tiempos.

Einstein partió para su teoría física desde dos postulados que parecen inofensivos pero tienen todo el poder para explicar la naturaleza del universo (los postulados son afirmaciones sin demostración) Más tarde dichos postulados fueron demostrados con la experiencia.

Ellos son: 

1-La luz se mueve siempre a velocidad constante de 300.000 Km/seg, independientemente de la velocidad de la fuente emisor. 

2-No existe ningún experimento posible en una nave que nos permita saber si nos estamos moviendo.

Observa que el primer postulado ignora la relatividad de Galileo, donde se suman las velocidades. Por ejemplo, si sobre el tren un pasajero saca una linterna y envía un haz de luz, cuál será la velocidad del haz respecto a ti que estás detenido en el andén?. Según Galileo seria: 300000+ la velocidad del tren.

Pues bien, Albert , pidiendo perdón a Newton, niega toda esa teoría y propone una nueva a partir de estos postulados. A partir de los postulados que Einstein había formulado, la velocidad de la luz siempre seria constante de 300.000 Km/s  “salga a la velocidad que salga”, no interesa la velocidad de la fuente. Además la luz no necesita de un medio material para transportarse, se mueve a través del vacío.

Si la velocidad de la luz dependiera de la velocidad del emisor, se tendría una forma de determinar el movimiento uniforme, experiencia que negaría al segundo postulado. Por ejemplo, si hacemos un ejercicio mental, que tanto le gustaba a Albert, suponte que vas sobre una nave que va aumentando rápidamente su velocidad y tú tienes un espejo en la mano donde te puedes ver reflejado.  Resulta que cuando viajes a una velocidad superior a la de la luz, tu cara desaparecerá del espejo porque ya la luz que tu rostro irradia no lo alcanzará.

Otra situación similar para reflexionar es la siguiente: suponte parado al fondo de una calle desde donde puedes observar la siguiente bocacalle a una cuadra de distancia. Hacia ti viene un auto a gran velocidad y por la calle perpendicular se le acerca una motocicleta en el mismo instante de cruzarse, de tal manera que el auto debe hacer una “S” para evitar la colisión. En este caso, si las velocidades se sumaran, la velocidad de la luz que emite el auto te llegaría antes que la de la moto ya que éste se dirige hacia ti. Por lo tanto verías al automóvil hacer una “S en el aire” si saber por qué, ya que la luz de la moto aún no te ha llegado.

Estos últimos ejemplos son creaciones mentales, pero hay casos reales en el universo, como el moviendo de estrellas,  donde se ha determinado fehacientemente que los postulados anteriores se cumplen y que la velocidad de una onda es siempre constante independiente del centro emisor.

En 1905, Einstein, que años mas tarde recordaría que pasó por  uno de los momentos másduros y pesados de su vida científica, tuvo que aceptar que cada sistema de referencia tiene su propio espacio-tiempo, y que la idea de un tiempo absoluto como lo había planteado dos siglos antes Newton estaba errada. Matemáticamente la velocidad es igual al espacio recorrido sobre el tiempo empleado. Pero ahora bien, si la velocidad de la luz siempre debía ser la misma, no quedaba duda que el núcleo de la cuestión estaba en esos dos rígidos conceptos,  y que el sentido común no nos dejaba analizarlos, porque eran obvios. Cómo la hora sería distinta, según  la mida detenido en la vereda o subido a una carreta?. No es eso ridículo, sin sentido.

Ahora bien apliquemos esos nuevos conceptos nacidos de los postulados de Albert, a otro ejercicio mental. Nuevamente recurriremos a dos naves espaciales en el medio del oscuro vacío en un rinconcito del universo, a miles de kilómetros de nuestra querida Tierra. Suponte que una nave tiene un reloj de luz, una especie de linterna que emite un rayo de luz hacia arriba y al llegar al techo se refleja en un espejo, para volver al punto de partida. Supongamos que el tiempo transcurrido desde la salida del rayo hasta su regreso es de 1 segundo. Para un astronauta adentro de esa nave, observará que la luz sale verticalmente hacia arriba, llega al espejo y regresa al origen, es decir, recorre dos veces la altura de la nave en un segundo. Ese astronauta puedes ser tú es este mismo momento, donde ves subir y bajar un rayo de luz, a razón de 1 seg. por ciclo.

Ahora la segunda nave también tiene instalado exactamente el mismo sistema de reloj, con igual tiempo por ciclo y ella pasa a tu costado a una velocidad v de por ejemplo 10.000 km/h.  Mi pregunta es la siguiente: cómo ves la trayectoria del rayo de luz desde tu nave? No crees que así como ves subir o bajar al rayo, también lo ves , simultáneamente, avanzar con la nave? Qué crees,… no tengo razón?. Realmente es así, el rayo sube y se desplaza horizontalmente, de tal forma que es movimiento compuesto es una línea inclinada hacia arriba que nace en el reloj.

Para el astronauta de la nave la luz sólo sube y baja, pero para ti “que estás fuera de su sistema de referencia” el rayo hace otro recorrido. Por lo antedicho, el rayo recorre “para ti que estás afuera” una distancia mayor que la doble altura que observa el astronauta interior a la nave. Si ahora aplicas el primer postulado de Einstein, donde afirma que la velocidad de la luz es siempre la misma, podrás concluir que  el tiempo que tarda la luz desde que sale del reloj hasta que regresa es mayor que el que tú mides en tu propia nave que sólo sube y baja verticalmente. Por lo tanto, cuando mides el tiempo en una nave que se mueve con respecto a ti podrás observar que dicho tiempo se hace más lento, porque cuando en tu nave mides un segundo en la otra pasa una fracción más. Resumiendo, el tiempo trascurrido en un sistema (nave) que se mueve es siempre más lento, es decir, los relojes atrasan.

Si analizas la situación, pero ahora invertida, notarás que el segundo astronauta, el que se mueve en el caso anterior, observará exactamente lo mismo que tú. Él observará que su rayo sólo baja y sube en un segundo, y que es el de la otra nave el que recorre más distancia, por lo tanto concluirá que es  su reloj el que anda bien, pero el de la otra nave está atrasando.

Algo parecido ocurre con la toma de mediciones de distancias, que es consecuencia del atraso del tiempo. Si el espacio recorrido es igual a la velocidad por el tiempo empleado, notarás fácilmente que cuando calculamos la distacia recorrida por un móvil, el espacio será distinto según se tome el tiempo de un sistema de referencia u otro.  Si estoy detenido y observo pasar la nave a cierta velocidad v, el espacio en mi sistema será igual a dicha velocidad por el tiempo t. Pero resulta que ese tiempo t es menor en el sistema en movimiento, por lo tanto la nave recorrerá menos distancia en su sistema, que el calculado para el nuestro.

Resumiendo, se dice que las distancias se acortan.

Explicacion Matemática de la Teoría:

Es sólo una consideración intuítiva, en realidad Albert inició sus deducciones apoyandosé en las transformaciones de Lorentz.

Sino entiendes las fórmulas y deducciones enviame un mail que recibirás mas explicaciones.

Nota que el tiempo Delta_t es mayor a Delta_t’ en un factor gamma.

Qué significa?

Que cuando la luz en tu reloj, demore por ejemplo 1seg. entre subir y bajar, tu observarás que la luz en la otra nave demorará más en recorrer esa trayectoria triangular. Cuando haces los cálculos observarás que ese tiempo se amplía en un factor gamma (que es mayor que 1) respecto a tu tiempo propio.

Este factor será cada vez mayor cuanto mayor sea la velocidad de la nave.

Suponiendo que v=0.8c (80% de c), el tiempo en la otra nave se incrementará en un 66%, respecto del tuyo, por lo tanto, medirás: 1.66 seg.

Cuando la velocidad llegue a la velocidad de la luz, gamma será infinito.

Un Caso Real:

En la atmósfera, a unos 10.000 m. aproximadamente de altura, aparecen partículas elementales llamada muones que se desplazan a una velocidad muy cercana a la de luz, a unos 0.998 de c. Esa partículas son muy inestables y en reposo tienen un tiempo de vida de 0,00000002 s. (2×10-8), es decir sumamente corto.

Bien, si se calcula sin tener en cuenta la física relativista, se observara que al multiplicar el tiempo de vida por su velocidad, los muones sólo recorrerían unos 600 metros, antes de desaparecer,  por lo que ninguno podría llegar a la superficie de la Tierra.

Experiencias realizadas en tierra, han confirmado la aparición de millones de ellos, contrariando a los cálculos físicos  aplicados. Justamente ahí surge el error, porque en el sistema del muon, a esa velocidad, el tiempo en el sistema Tierra es unas 15 veces superior, y ese es el tiempo que hay tomar para efectuar los cálculos (15 x 2 microsegundos=30).

Con ese nuevo tiempo los 600 m iniciales se transformarían en 9000 m. y explicaría por qué llegan a la superficie. Esos 9000 en el sistema Tierra, se reducen a 600 m. en el sistema muon, porque ahora se debe usar el tiempo del muon.

Como se puede observar las diferencias de tiempo y espacio están directamente relacionadas con la velocidad del sistema. A mayor velocidad mayores diferencias, pero sólo notables cuando la velocidad se aproxima a la de la luz. Cuando la velocidad es baja, inclusive, por ejemplo, la velocidad de un cohete al salir del planeta, es de unos 40.000 km/h se la considera baja y los efectos relativistas no pueden considerarse, porque prácticamente no existen.

Para estas velocidades la teoría de Newton se aplica con total eficacia, sin dudar en que podamos caer en errores. Las fórmulas que más abajo vamos a determinar cuando se aplican para ejemplos con bajas velocidades, se transforman automáticamente en las fórmulas obtenidas de la Mecánica de Newton, por lo que esta última pasa a ser un caso especial de unamás general, conocida hoy como la Teoría Especial de la Relatividad.

Matemáticamente, las fórmulas de Tiempo y Espacio se pueden obtener usando el ejemplo anterior de las naves en el espacio. Lógicamente Einstein no las obtuvo así, para ello se valió de unas transformadas conocidas como de Lorentz, que fue otro científico contemporáneo que estaba estudiando el tema. La matemática utilizada por el científico no fue tan elemental, pero tampoco se apoyó en la más avanzada matemática conocida en esa época.

No fue así para la resolución de las ecuaciones que explican la Teoría General de Relatividad, cuando el movimiento es acelerado, donde tuvo que auxiliarse de herramientas actualizadas del análisis matemático. Aplicar dichas ecuaciones a distintas situaciones físicas genera más de un dolor de cabeza a los avanzados estudiantes de ciencias exactas, cuando deben realizar sus prácticas.

Como te he dicho, Einstein encontró que la teoría de Newton “estaba mal” y eso no significó que las cosas comenzaran a caerse para arriba. Incluso si decimos que la teoría de Newton es “incorrecta”, da la impresión de que entonces la teoría de Einstein es la “correcta”.  Mañana mismo o dentro de algunos años, un hipotético físico, por ejemplo Jacob Newenstein, puede descubrir que la teoría de Einstein “está mal” en serio. Pero aunque eso pase, las cosas no van a empezar a caerse contra el techo, ni a moverse más rápido que la luz.  

Einstein simplemente elaboró una descripción de la naturaleza más precisa que la de Newton, y es posible que alguien halle una aún mejor. Pero la naturaleza no va a modificar su comportamiento para satisfacer la teoría de algún físico: es el científico quien deberá exprimir sus sesos para que su teoría describa a la naturaleza mejor que todas las teorías anteriores.

Corrección de Textos y Ortografía: Ernesto Eracher.

Experimento de Michelson Morley Explicación Buscando el Eter

Experimento de Michelson Morley
Explicación de la Busqueda del Éter

Todos oímos hablar alguna vez de Einstein y su teoría de la relatividad, que E=mc², que la velocidad de la luz es constante, y un montón de otras cosas que suenan lindo pero no significan nada. Para poder entender por qué estos términos siguen vigentes luego de casi 100 años de inventados, primero hay que hacer un poco de historia.

El año 1905 quedará como el annus mirabilis (año prodigioso) de Einstein, el año en que este físico de 26 años irrumpió en el mundo de la física, literalmente desde la nada, publicando cuatro importantísimos artículos científicos, cada uno de los cuales podría considerarse como un gran descubrimiento científico.

Estos artículos, de los que el más significativo fue el que exponía la teoría especial de la relatividad, aparecieron todos en Annalen der Physik, la principal revista de física de Alemania. Todos los artículos que se enviaban debían ser evaluados antes de publicarse; puesto que las credenciales de Einstein como físico estaban en orden y como utilizaba el lenguaje de las matemáticas y la física para expresar sus ideas, los físicos que evaluaron su trabajo lo consideraron adecuado para su publicación, aunque algunos de ellos tuvieran dificultades para comprenderlo, y realmente creyeron que la teoría de la relatividad no era correcta.
Ver Biografía de Albert Einstein

Introducción Histórica:

La física clásica comenzó allá por el año 1688 con un libro publicado por el británico Isaac Newton (llamado Principia Mathematica o algo así), en el cual especificaba 3 leyes de movimiento (todo cuerpo se mueve en línea recta y a velocidad constante cuando no es afectado por ninguna fuerza, cuando se aplica una fuerza sobre un cuerpo este ejerce la misma fuerza pero en dirección contraria, y que la aceleración producida por una fuerza neta en un objeto es directamente proporcional a la magnitud de la fuerza e inversamente proporcional a la masa) y que también contenía la ley de gravitación de Newton (dos cuerpos son atraídos entre sí en proporción inversa al cuadrado de la distancia). Esto que puede sonar complicado en realidad se puede resumir en unas pocas ecuaciones.

Con estas cuatro simples leyes se pudo explicar por primera vez hechos aparentemente tan variados como el por qué las manzanas se caen de los árboles y por qué la Luna gira alrededor de la Tierra. Newton también realizó observaciones sobre la naturaleza de la luz, alegando que la misma estaba compuesta de partículas (“corpúsculos”) y rechazando la idea de que la luz estaba compuesta de ondas, ya que las ondas necesitan un medio por el cual desplazarse (por ejemplo, el sonido se desplaza por el aire, o cuando tiramos una piedra al agua se ve que se generan ondas en el agua justo en el lugar donde tiramos una piedra) y la luz se desplaza por el vacío del espacio.

Si deseas puedes continuar hacia abajo con las conclusiones de la teoría  

El experimento Michelson-Morley

Pero la ciencia fue avanzando, y los instrumentos de medición fueron mejorando. Los datos obtenidos por los científicos demostraban que la luz se comportaba como una onda, ero si esto ocurría, entonces debería haber una “cosa” no detectada hasta el momento, que cubre todo el universo, por la cual se desplaza la luz. A esta cosa indetectable hasta entonces se la denominó éter lumínico. La tierra y todos los objetos, incluyendo la luz, se deberían desplazar a través del éter.

Un día de 1881, un señor llamado Michelson realizó un experimento con el fin de calcular la velocidad de la tierra cuando se mueve a través del éter (experimento de Michelson-Morley).

Para calcular esto, disparó varios rayos de luz en varias direcciones y calculó el tiempo que tardaban en regresar con un aparato inventado por él llamado interferómetro. Teóricamente, los rayos de luz que menos tardaran en regresar indicarían la dirección en la que se mueve la tierra dentro del éter (o sea, indicarían el “adelante”), mientras que los que más tardaran en llegar indicarían el “arriba”. Grande fue la sorpresa de este tipo cuando no descubrió ninguna diferencia en los tiempos de recorrido de la luz: la velocidad de la luz era constante midiera como se la midiera.

Esto significaba una cosa: la luz se movía a una velocidad constante… ¿pero con respecto a qué? Según la teoría de newton, si yo voy corriendo a 20 km/h, la velocidad de la luz que yo emito sería 20km/h mayor de la luz que emitiría si estoy quieto. Pero no, la luz parecía tener siempre la velocidad de 299.792,458 km/s, independientemente de la velocidad de la tierra.

ESQUEMA DEL EXPERIMENTO: Demostrada ya la existencia de las ondas, quedaba pendiente el delicado problema del éter: el medio en el que, según Maxwell, se propagaban dichas ondas. Como, por definición, era un medio inmaterial, no había forma de observarlo directamente. Fue entonces cuando se le ocurrió al físico norteamericano Albert Abraham Michelson (1852-1931) una idea realmente «cósmica»: puesto que la Tierra se halla en movimiento con relación a las estrellas (su velocidad orbital es de 30 km/s), este desplazamiento debería traducirse en la existencia de un «viento de éter», esto es, en

esquema experimento de michelson morley

Esquema del Experimento de Michelson-Morley.
Un rayo luminoso incide sobre un espejo semitransparente. El rayo reflejado va a parar a un segundo espejo; el que lo atraviesa sigue su trayecto rectilíneo y va a reflejarse en un tercer espejo. Ambos rayos, superpuestos, alcanzan el ojo del observador. Éste ve, en general, unas franjas de interferencias, alternativamente claras y oscuras. Como los dos brazos del dispositivo tienen la misma longitud, se puede utilizar el eventual desplazamiento de las franjas para detectar diferencias entre las velocidades de la luz en las dos direcciones. Michelson y Morley confiaban en que podrían medir alguna diferencia entre la velocidad de la luz propagándose en dirección norte-sur y la de la luz propagándose en dirección este-oeste. Pero no hallaron ninguna diferencia.

Teoría de la relatividad

Acá apareció un simple profesor alemán que trabajaba en una oficina de patentes en Suiza. En el año 1905 publicó un ensayo titulado “Sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento” en el cual suponía que la velocidad de la luz es la misma desde donde se la mida: la velocidad de la luz es igual si la mido cuando estoy parado o cuando estoy yendo a una velocidad de 100.000 km/seg o a cualquier otra velocidad, un hecho que puede parecer antinatural. Decir esto contradecía las leyes de Newton, que estaban vigentes desde hacía más de doscientos años.

Esta es la base de la teoría de la relatividad: todos los fenómenos físicos se producen del mismo modo en un marco de referencia inerte (por “inerte” se quiere decir “a velocidad constante”). O sea, suponiendo que esté en una habitación sin ventanas ni otro contacto con el exterior, sería imposible determinar si estoy en movimiento o no, ya que cualquier experimento que realice dará el mismo resultado independientemente del movimiento. Obviamente asumir esto les costó a los científicos, la mayoría hasta se rehusaba a aceptar la teoría.

Pero Einsten no se inmutó, y en 1915 publicó una extensión a su teoría de la relatividad (conocida como la teoría general de la relatividad) en la que tomaba en cuenta los efectos de la gravedad y otras yerbas. Hasta ahí las teorías de Einstein eran sólo eso: teorías.

Las manzanas se seguían cayendo de los árboles, la luna seguía girando sobre la Tierra, lo demás poco importaba. Pero en 1919 un eclipse solar permitió comprobar que la luz era desviada por campos gravitatorios fuertes (en este caso el del Sol), justo como la teoría de Einstein y no la de Newton había predicho. El nombre Albert Einstein se volvió famoso de la noche a la mañana. Su teoría había logrado explicar la realidad mejor que la teoría de Newton.

Algunas consecuencias de la teoría de la relatividad

Para aceptar que la velocidad de la luz es constante desde donde se la mida, Einstein se vio obligado a aceptar algunas otras cosas raras, como por ejemplo:

     Nada puede viajar más rápido que la luz: La velocidad de la luz es el límite de velocidad del Universo.

A mayor velocidad, el tiempo pasa más lento: Si, esto suena muy extraño. Si tengo dos relojes perfectamente sincronizados, y pongo uno en un cohete supersónico, cuando el reloj vuelva a mis manos se notará que la hora que marca este reloj será inferior a la hora que marca el reloj que no se movió. Pero este paso más lento del tiempo es sólo aparente, si una persona viajara junto con el reloj no le sería posible percibir ninguna alteración en el paso del tiempo (el paso del tiempo en este caso es “relativo” al observador). El paso del tiempo se hace cada vez más lento a medida que uno se acerca a la velocidad de la luz, hasta hacerse 0 justo cuando se alcanza dicha velocidad. Por esto, se puede decir que la luz no envejeció ni un segundo desde el Big Bang.

A mayor velocidad, se produce un encogimiento en la dirección del movimiento: Por ej., si yo tengo una regla de 30 cm y de algún modo logro que viaje a 260.000 km/s (0,866 veces la velocidad de la luz) veré que la regla tiene ahora una longitud de… ¡15 cm!. De nuevo, este cambio es aparente: si yo pudiera propulsarme hasta alcanzar la misma velocidad de la regla, vería que vuelve a tener 30 cm.

e=mc2: Probablemente la ecuación más famosa de la física moderna. Esto quiere decir nada más y nada menos que la materia es una forma de energía y viceversa, donde e = energía, m = masa, c = velocidad de la luz. La masa y la energía se pueden transformar libremente. Este fue el principio de la reacción nuclear y la bomba atómica. Por ejemplo, si se convierte un gramo de masa en energía de acuerdo a la famosa ecuación, se estaría obteniendo suficiente energía como para darle a una familia entera electricidad suficiente por 10 años.   

Bueno, esta es una introducción a este interesante tema. Si algunas partes suenan confusas, entiéndanme, algunas cosas son realmente difíciles de explicar :

 Si quieren más información, acá les tiro un par de lugares donde pueden consultar:

– El libro “Nueva Guía para la Ciencia” de Isaac Asimov tiene una demostración de  e=mc2 que se entiende con conocimientos básicos de álgebra.

Esta es sola una de las miles que se encuentran explicando el tema, una gran mayoría son     muy buenas  y hacen que estos revolucionarios conceptos sean “digeridos” por los más profanos.

albert einstein

1905:Año Maravilloso El Efecto Fotoeléctrico El Movimiento Browiano Antecedentes de la Física – Implicancias de la Teoría  –  Explicación de la Teoría