Antecedentes Revolución Rusa

Proudhon Pierre Teoría del Anarquismo Biografía y Vida Política

BIOGRAFÍA DE PROUDHON PIERRE Y SU PENSAMIENTO POLÍTICO

Pierre Joseph Proudhon (1809-1865), escritor y teórico político francés, llamado a veces el padre del anarquismo moderno. «Aventurero del pensamiento», Proudhon nunca edificó un verdadero sistema. Su concepción, elaborada a partir de una sucesión de ideas, propuso un mundo pacífico de pequeños propietarios-proletarios que lo convirtió en una figura importante del movimiento obrero.

Soñaba con un verdadero contrato social que relacionaría a los hombres entre sí en el seno de una democracia reflexiva y aceptada. No fue tanto la propiedad lo que Proudhon condenó, sino los abusos de una sociedad burguesa que privaba a la mayoría de las personas de este derecho.

Afirmó: ¿Qué es la propiedad? Y agregó: «La propiedad es un robo». Sin embargo, esta frase, que resume a menudo su obra, no refleja realmente su pensamiento, ya que éste no condena la propiedad como tal, sino cuando constituye la base para explotar el trabajo de terceros.

El trabajo esclavo, producto del abuso del patrón en las sus nuevas fábricas, en donde solo importaba la máxima ganancia a costa de todas las injusticias laborales, como el trabajo de 12 horas diarias sin descanso, el trabajo de mujeres, niños y niñas a la par de los hombres, el magro pago que apenas alcanzaba para subsitir y la desprotección  laboral.

Proudhon Pierre

Proudhon Pierre

ANTECEDENTES DE LA ÉPOCA:
La evolución de la ciencia logró nuevas tecnología que aplicadas a las formas de industrialización en masa, logró un aumento considerable de la producción, para un mercado que también aumentaba día a día. Las tareas de los obreros en las fábrica se especializaron para conseguir un mayor rendimiento productivo y a la vez esa automatización indusrtial dejaron sin trabajo a la mayor parte del antiguo artesanado e hicieron a un lado a los campesinos, quienes no tuvieron más opción que incorporarse a las ciudades como obreros industriales.

De esta manera surgió una nueva clase social llamada proletariado que estaba vinculada al trabajo en las fábricas en las grandes urbes, y que en sus inicios absorbía a la totalidad de la familia, pues eran obligados a trabajar no solo hombres, sino mujeres, niños y niñas. Todos ellos se vieron obligados a vender su capacidad laboral a cambio de un sueldo o salario mensual, que muchas veces apenas alcanzaba para alimentarse.

Esta situación a lo largo del tiempo, fue generando un descontento generalizado, pues estos obreros compartínan sus penas hora a hora, en el mismo ámbito industrial, y veían como una gran injusticia el enorme desgaste que ellos sufrían para que las ganancias sean solo para el patrón o algunos pocos socios. De a poco fueron tomando conciencia de su fuerza y empezaron a organizarse. De ahí surgieron una serie de movimientos de carácter social que buscaron mejorar las condiciones de trabajo y de vida.

Esto movimiento, conocidos en la historia, como Movimiento Obreros, fueron apareciendo simultáneamente en distintos países y con distintas ópticas, pero el objetivo era el mismo: los reclamos contra las injusticias laborales y las desigualdades económicas y políticas. Los mas importantes de estas agrupaciones fueron: el Ludismo, el Cartismo, Cooperativismo, Socialismo Eutópico, Socialismo Científico y Anarquismo. Todos estos movimientos son estudiados en este sitio, pero en esta páginas tratamos el que analizó nuestro personaje Pierre Proudhon, el Anarquismo.

ANARQUISMO: Se trataba de una doctrina social formulada, entre otro, por el pensador ruso Mijail Bakunin, y el príncipe Koproki. En Francia se destacó Proudhon. Sus tesis principales se centraban en la negociación de toda forma de propiedad privada, la autogestión, el sufragio universal y la importancia de la libertad.

El anarquismo proponía la supresión del Estado, así como la disolución del ejército y de las iglesias, consideradas elementos represores de la libertad individual. Los anarquistas pensaban que la revolución social sería llevada a cabo por los campesinos y obreros industriales, reunidos en “comunas libertarias”.

Algunas de las formas de acción fomentadas por los anarquistas incluían la violencia, lo que los convirtió en objeto de persecución por parte de las policías de muchos Estados europeos.

No obstante, sus ideas tuvieron una gran difusión y muchos seguidores, desde la segunda mitad del siglo XIX y hasta la primera del siglo XX. (AMPLIAR:Anarquismo)

Al principio, el anarquismo no era un movimiento violento. Los primeros anarquistas creían que las personas eran naturalmente buenas, pero corrompidas por el Estado y la sociedad. La verdadera libertad podía lograrse solamente aboliendo el Estado y todas las instituciones sociales existentes. No obstante, en la segunda mitad siglo XIX, los anarquistas de España, Portugal, Italia y Rusia lenzaron a propugnar el uso de medios radicales para lograr rropósitos. Por ejemplo, el ruso Mijail Bakunin creía que pequeños grupos de revolucionarios fanáticos y bien entrenados podían perprtrar tal grado de violencia que el Estado y todas sus instituciones se desintegrarían. Para los anarquistas revolucionarios, eso podría ser el anuncio de la época dorada anarquista.

SOBRE PIERRE POUDHON:  Proudhon nació en Besangon, Francia, el 15 de enero de 1809. Hijo de una humilde familia, hubo de abandonar los estudios para trabajar como aprendiz en una imprenta, pese a lo cual adquirió de forma autodidacta una amplia cultura.

Hijo de un cervecero y de una cocinera, a los nueve años de edad comenzó a trabajar como boyero en la campiña del Franco Condado. Las experiencias vividas durante esa época influyeron enormemente en su obra futura, cuando elaboró el proyecto de una sociedad ideal en la que los pequeños campesinos y artesanos podrían vivir con total independencia económica y en paz.

Gracias a su inteligencia aguda, el joven Proudhon logró obtener una beca para asistir al colegio de Besangon. El hecho de provenir del campo y estar rodeado por hijos de comerciantes, no le impidió desarrollar un gran interés por el estudio, que nunca abandonaría. Sin embargo, la ruina de sus padres lo obligó a trabajar como aprendiz en una imprenta, iniciándose en el oficio de tipógrafo y luego de corrector.

En 1838 marchó a París becado por la Academia de Besangon y dos años después publicó Qu’est-ce que la propriété? (¿Qué es la propiedad?). El libro causó gran polémica por la célebre afirmación «la propiedad es un robo», si bien la frase aludía no a la pequeña propiedad individual sino a la que permitía a un propietario explotar el trabajo de otro hombre, trabajo que como dijimos antes eran esclavizante , brutal y mal pago.

Compenetrado con los problemas de los obreros, se fue formado intelectualmente y cuando compró una imprenta (con otros dos socios), publicó su primer libro anónimo:  Ensayo de gramática general, y algunas obras en prosa poco conocidas, pero por las cuales Flaubert y Baudelaire manifestaron interés. El negocio de la imprenta fue un desastre.

En 1838,estudió en París, lo pudo hacer gracias a un beca y en sus antecedentes escribió: «Nacido y criado en la clase obrera, todavía pertenezco a ella de corazón y de espíritu, por las costumbres y sobre todo por la comunidad de intereses y aspiraciones».

En 1843, Proudhon, que había vendido su imprenta, se instaló en Lyon donde ejerció como empleado de comercio. Allí conoció a varios miembros de una sociedad secreta de tejedores, «los mutualistas», que habían desarrollado su propio concepto de organización económica y social basada en la coexistencia de pequeñas unidades de producción pertenecientes y administradas por los mismos productores.

Esta representación del cambio social que permitía evitar cualquier revolución violenta influyó durante largo tiempo en el pensamiento de Proudhon, que publicó el mismo año la Creación del orden en la humanidad o Principios de organización política.

Para Proudhon, a nivel económico el capitalismo de su época, representaba la expresión suprema de la explotación del hombre por el nombre. A nivel político, el estado representa el instrumento de que se vale la clase dominante para ejercer su dominio sobre las clases populares (obreros, campesinos, artesanos). Incluso el estado liberal, tras su pantalla democrática, no es sino un aparato coercitivo (policía, jueces, cárceles, ejército, leyes), controlado por las clases dominantes, a través del cual éstas ejercen su represión sobre las clases dominadas.

Para el anarquismo, todo poder (económico, político, ideológico) contempla una enajenación del hombre, o sea, significa el dominio de unos individuos sobre otros. La separación entre gobernantes y gobernados coloca inevitablemente a los primeros en una situación de prepotencia con respecto a los segundos, incluso contra la voluntad de los protagonistas.

En 1844 conoce a Bakunin, y comienza una extensa relación intelectual sobre los abreros, el empresario y el estado. También conoce a Marx, pero se lleva una mala impresión. Sigue escribiendo y dos años mas tarde publica su obra mas importante: Filosofía de la Miseria.

El 4 de junio de 1848, después de la revolución burguesa de ese mismo año, fue elegido diputado en la Asamblea constituyente. Siempre del lado de las injusticias laborales y apoyando los derechos de los obreros, también de preocupó la violencia y autoritarismo de esas mismas revoluciones. Propueso fijar un impuesto sobre la renta contra la propiedad, pero no fue aprobada en la Asamblea. Fundó un banco crediticio que concedía préstamos sin cobrar intereses.

En 1849 fue condenado por el presidente Napoleón III, cuando publicó una serie de artículos en su contra. Inicialmente en la prisión por tres años, gozó de algunos beneficios, como la de salir a la calle, y hasta pudo contraer matrimonio con Euphrasie Piégeard , con la que tuvo cuatro hijas. Tiempo después fue trasladado a una prisión con mas control y seguridad, hasta 1852. Su relación con Napoleón III fue buena y muchas veces se reunieron para debatir algunas ideas políticas y económicas de su tiempo y otros proyectos que no se ejecutaron.

Seis años después, en 1858 volvió a ser condenado, y debió refugiarse en Bélgica hasta 1862. Se escapó junto a su familia, pero la vida le fue muy dura y vivió miserablemente , pero nunca dejó de reflexionar y escribir artículos para diarios. Tenía mas de 50 años, de una vida dificil y ya sentía el peso de esos duros años. Trabajó lentamente en su último libro, De la capacidad política de las clases obreras, cuyo discípulo Chaudey publicaría en forma postuma. En esta obra explícita por última vez su visión del mundo futuro, en el cual los mismos obreros serían los instrumentos de su liberación al desarrollar sus propias unidades de producción.

retrato de Proudhon de Flauberg

Fue amigo del pintor francés Gustave Courbet, que le hizo este retrato.

Proudhon murió  el 19de enere de 1865 en París, a la edad de 56 años, cansado y desgastado de su arduo trabajo y miseria.

CRONOLOGÍA DE SU VIDA
1809 Nacimiento de Pierrejoseph Proudhon en Besancon, Francia, el 15 de enero.

1818 Empieza a trabajar como boyero.

1826 Se convierte en aprendiz de tipógrafo.

Llega a ser corrector y descubre la  obra de Fourier.

Revolución de julio: Luis Felipe, rey de Francia.

1836 Proudhon adquiere una imprenta.

1838 Obtiene una beca de la academia de Besancon para seguir sus estudios en París.

1840 ¿Qué es la propiedad? Vende su imprenta y se instala en Lyon  como empleado de comercio.

1844 Conoce a Marx y Bakunin.

1846 Filosofía de la miseria y respuesta de Marx. Miseria de la filosofía.  Proudhon se instala en París. Colabora con un periódico, Le representara, du peuple.

1848 Revoluciones en Francia. Proudhon, diputado por París. Toma posición a favor de los insurgentes de las jornadas de junio. Luis   Napoleón, presidente de la República.

1849 Intento frustrado de fundar un «Banco del pueblo». Proudhon es encarcelado.  Matrimonio con Euphrasie Piégeard.

1851 Golpe de Estado del 2 de diciembre.

1852 Proudhon es liberado. Napoleón III, emperador.

1853-1855 Visitas a Napoleón III.

1858 De la justicia en la revolución y en la Iglesia. Proudhon se exilia en Bélgica.  Regresa a París.

1865 Muerte de Proudhon, el 19 de enero.

Fuente Consultadas:
HICIERON HISTORIA Biografías Editorial Larousse Entrada: Proudhon Pierre
ENCICLOPEDIA HISPÁNICA Tomo 12 Entrada: Proudhon Pierre
CIVILIZACIONES DE OCCIDENTE Tomo B Jackson J. Spielvogel – El Anarquismo

Ivan El Grande Historia de Rusia Principales Zares Rusos

Ivan El Grande Historia de Rusia
Principales Zares Rusos

Los reinos de los zares Iván el Terrible, Pedro el Grande y Catalina la Grande se caracterizaron por la expansión y la modernización, pero también por la represión y la violencia.

LA EXPANSIÓN DE RUSIA:
Iván el Terrible, el primer zar ruso

Iván IV, nieto de Iván el Grande, heredó el trono de Rusia con solo tres años de edad. Lo ocupó una década después, a los 13, en 1547, y los primeros años de su reinado llevaron la paz, la estabilidad y la prosperidad al país. Sin embargo, el mandato de Iván IV se fue volviendo cada vez más inhumano. Aprobó leyes que ataban a los campesinos a la tierra y creaban una clase de siervos. Y estableció la primera fuerza de seguridad, los oprichniki, un ejército privado que el zar podía utilizar contra la nobleza rusa, los boyardos.

En 1558, Iván IV sumió el país en una guerra costosa y fútil contra la región de Livonia y en la cual acabaron participando Polonia, Lituania y Suecia. La guerra duró 22 años y no reportó ninguna anexión territorial. Durante este periodo falleció su esposa Anastasia y el zar, quizá estando en lo cierto, pensó que la habían asesinado los boyardos. Poco a poco fue volviéndose más paranoico e inestable, y sus oprichniki se encontraron súbitamente dueños de un poder del que no tardaron en abusar. Iván IV inició entonces un reino del terror en el que miles de rusos fueron deportados a rincones remotos de su imperio o ejecutados brutalmente.

El fanatismo religioso del zar le alentó a idear medios de ejecución basados en las descripciones bíblicas del infierno e incluso fue el responsable de la muerte de su primogénito. Los remordimientos le llevaron a rebautizarse como monje y, al fallecer, fue enterrado vestido con su hábito de monje. La riqueza de Rusia se agotó rápidamente y, en la fecha del deceso de Iván IV, en 1584, el país se hallaba al borde de la ruina.

Pero Iván IV no solo fue célebre por sus crímenes deleznables. También sumó con éxito a Rusia los territorios de Kazan, Astracán y gran parte de Siberia. La anexión de Astracán le otorgó el control de todo el curso del río Volga. Iván IV fue el primer regente ruso coronado como «zar», traducción del término latín César.

Al tomar el título de zar (César), Iván IV el Terrible, coronado en 1547 a la edad de 17 años, entendió que asumía las herencias de los emperadores bizantinos y de los khanes mongoles. Los comienzos de su reinado fueron prometedores, pues, apoyándose en el zem°ki sobar, especie de Estados Generales rusos, el joven Iván reorganizó la administración y, en 1550, estableció un código de leyes. A la cabeza de 100.000 hombres, atacó los territorios de los khanes de Kazan y de Astrakán, que unió a Rusia, haciéndose así con el control de la cuenca sur del Volga, y abriendo Siberia a la colonización eslava. Una campaña destinada a abrir una «ventana» sobre el Báltico, llevó al país al borde de la catástrofe, y el mismo papa tuvo que intervenir, en 1582, para poner fin a la desastrosa guerra de Livonia. Estos reveses agriaron el carácter del zar, quien comenzó a vivir con la obsesión de que estaba siendo traicionado. Para dominar a los boyardos, constituyó entonces en una gran parte de Rusia una especie de Estado dentro del Estado (opritchnina). Los nobles fueron expulsados de él en beneficio de los adictos a la corona. La extraordinaria crueldad con que se efectuó esta verdadera revolución social, valió al zar su sobrenombre de «el Terrible». Sin embargo, de ella nacería la moderna Rusia, así como un Estado fuerte al amparo de las intrigas de la nobleza. Y en el s. XVIII los Romanov recogieron los frutos de tal revolución.

A principios del siglo XX, el Imperio ruso era grande y poderoso. Ocupaba un territorio de 22 millones de kilómetros cuadrados en el que vivían aproximadamente 170 millones de habitantes. Sin embargo, la estructura social de la Rusia zarista reflejaba grandes desequilibrios entre zonas rurales y una pequeña parte industrializada.

En el plano político, el Imperio ruso estaba gobernado por una monarquía absoluta. El poder autocrático del zar provenía de Dios y era, por lo tanto, indiscutible. La Iglesia Ortodoxa ejercía el papel de garante del orden. Su cabeza era el zar y tenía mucha influencia sobre las masas analfabetas.

Para limitar en cierta forma ese poder, en 1870 se crearon las asambleas urbanas o dumas municipales, pero al ser elegidas por voto censatario, eran controladas por la nobleza y los propietarios perpetuando así las desigualdades. Durante la segunda mitad del siglo XIX, aparecieron las primeras corrientes de oposición al zarismo: el nihilismo y el populismo.

A finales del siglo XIX y principios del XX, surgieron el Partido Socialita Revolucionario y el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso. Entre sus miembro se destacaba Vladimir Ilich Uliánov (Lenin). Hacia 1903, surgieron dentro del partido de Lenin dos tendencias: los mencheviques y los bolcheviques.

¿De cuándo data la servidumbre en Rusia?
A diferencia de Polonia y Hungría, donde señoríos muy poderosos sometieron a servidumbre, como en .otros lugares, a los campesinos, en Rusia la tarea correspondió al Estado. La revolución social de Iván el Terrible separó de sus posesiones, e incluso liquidó, a la aristocracia terrateniente, para reemplazarla” por una nobleza «de servicio» cuyo principal objetivo sería sacar el mayor beneficio de sus tierras. Pero, para ello, tenía que empezar por fijar a los campesinos, que, en la época, no estaban vinculados a los dominios, dado que tenían el derecho de abandonarlos con ocasión de determinadas festividades religiosas. Un decreto de Iván el Terrible, de 1580, suspendió esta libertad de movimientos. Finalmente, el código de 1649 vinculó de manera definitiva al campesino a la tierra, y aquél se convirtió en una «cosa» que se vendía con la posesión.

¿Quiénes eran los cosacos?
El proceso de sometimiento a servidumbre de los campesinos empujó a los más aventureros a huir lejos de las fronteras de Rusia. Muchos se convirtieron en colonos de tierras arrebatadas a los mongoles, y otros se integraron en bandas constituidas por los proscritos de la ley: los cosacos. Estos eran, además de campesinos, criminales fugados, esclavos perseguidos, tártaros, o incluso nobles que habían roto con sus orígenes. Los cosacos llegaron a ser numerosos, sobre todo en el sur y en el sudeste de Rusia, a lo largo de la cuenca del Don y en Ucrania. Vivían de la caza y del pillaje, pero no fueron sistemáticamente perseguidos por Iván el Terrible, que recurrió a ellos con frecuencia en sus guerras contra los tártaros, los polacos y los lituanos.

¿Cómo se conquistó Siberia?
La toma de Kazan, en 1552, abrió el camino al empuje eslavo en dirección al este. La expansión se hizo entonces asombrosamente rápida, gracias a los innumerables campesino» que huían de la servidumbre. En 1582. la Siberia occidental se convirtió en territorio ruso. En aquel continente casi desierto los pocos habitantes indígenas, pueblos tártaro-finlandeses del Volga medio y del Ural, disponían de muy pocas armas como para oponerse a la colonización. Sin embargo, en los flancos sur y sudeste, la estepa debió ser defendida mediante una verdadera empalizada móvil, construida con estacas y cañones. A partir de 1613 algunos destacamentos de cosacos se aventuraron con dirección al Pacífico, y fundaron Okhotsk hacia 1645.

¿Qué es la Plaza Roja?
En el origen, una misma palabra rusa servia para designar, a la vez, lo bello y lo rojo. Ello explica el nombre de la mayor plaza de Moscú situada a la sombra del Kremlin. En su centra se encuentra una plataforma de piedra redonda, el lobnoe mesto, especie de tribuna en la que se han desarrollado numerosos episodios de la historia rusa. El monumental maree de La plaza resulta impresionante con el muro oriental del Kremlin bañado por fosos y su puerta célebre por su icono, la puerta Spaski. La iglesia de Basilio el Bienaventurado, con sus nueve cúpulas, fue construida en el s. XVI  por orden de Iván el Terrible.

¿Cómo creció Moscú?
El pequeño poblado comercial se convirtió en cinco siglos, en una rica capital de 200 000 habitantes. Al desarrollarse, lo hizo formando tres anillos concéntricos, que recuerdan las etapas de crecimiento de la ciudad. La ciudad de madera de los pobres rodeaba a la ciudad blanca de los comerciantes y al Kremlin de los nobles.

PARA SABER MAS…
El declive de la dinastía Romanov

Todos los zares del siglo XIX intentaron afianzar su posición como gobernantes autócratas, pese al descontento creciente de la población rusa. El reinado de Nicolás I (1825-1855) arrancó con el sofocamiento de la Rebelión Decembrista, un grupo de generales del ejército y boyardos cuyo fin era acotar los poderes del nuevo zar.

La mayoría de las políticas interiores adoptadas por Nicolás I estaban concebidas para impedir cualquier forma de subversión y para reforzar su propia posición. En 1826, el zar creó su propia policía secreta, la Tercera Sección, una fuerza que confiaba en una red de informadores diseminados por todo el imperio. En 1830, el zar ordenó acallar brutalmente una sublevación en la Polonia rusa, abolió la Constitución polaca y redujo el país a un estado ruso. Su respuesta a la denominada «Cuestión Oriental», cómo hacer frente al declive del Imperio Otomano, suscitó las suspicacias de los británicos y los franceses y desencadenó la guerra de Crimea.

Nicolás fue sucedido por su hijo, Alejandro II, quien, heredero de una guerra desastrosa y una población empobrecida, supo que tendría que modernizar Rusia si quería competir con las naciones industrializadas de Europa. Su principal logro fue la abolición de la servidumbre en 1861, que otorgó a 20 millones de siervos rusos una libertad limitada y su propia parcela de tierra. Pero Alejandro era un dirigente conservador y su motivación no era instaurar reformas liberales, sino impulsar la economía.

A cambio de la tierra que recibieron, y cuyo suelo presentaba una calidad pobre para la agricultura en su inmensa mayoría, los siervos tuvieron que efectuar pagos al Estado en forma de cosechas para la exportación. Las reformas de emancipación generaron un gran resentimiento, tanto entre los campesinos, atenazados por las llamadas deudas de la redención como entre sus antiguos propietarios, que se encontraron súbitamente sin mano de obra. Durante gran parte de su reinado, Alejandro lidió con conspiraciones para asesinarlo y con terroristas revolucionarios. En 1866 sobrevivió a un intento de asesinato por parte de unos reaccionarios polacos. En 1881, el grupo terrorista Libertad del Pueblo lo mató con una bomba en San Petersburgo.

El hijo de Alejandro II, Alejandro III, fue incluso más represivo que su padre. Tanto él como sus asesores profesaban una profunda intolerancia hacia las religiones no ortodoxas y persiguieron con particular tesón a los judíos rusos. También procuraron intimidar y alienar a los miembros no rusos de la población, como los ucranianos, los polacos, los finlandeses y los lituanos. A resultas de todo ello, su reinado se caracterizó por la creación de numerosas organizaciones secretas y clandestinas, incluido un grupo marxista.

Y en respuesta a dicha creación, Alejandro III reforzó los cuerpos policiales y de seguridad, otorgándoles más poderes. El sucesor de Alejandro III fue su hijo, el débil e influenciable Nicolás II, al que el destino convertiría en el último zar ruso.

Fuente Consultada:
Atlas de Historia del Mundo Edición de Kate Santon
Enciclopedia de Historia Universal Espasa Siglo XXI
Civilizaciones de Occidente Tomo B. J. Spielvogel

Ver: Zar Alejandro II de Rusia Biografía

La Liga Hanseatica, Origen Objetivos y Desarrollo Historia

Historia de la Liga Hanseática, Origen y Objetivos

Desde el siglo XII existieron en el imperio alemán diversas agrupaciones o ansas de comerciantes. “Ansa” es una palabra muy antigua que significa «agruparse, reunirse». Por ejemplo entre otras el ansa de Colonia, que se cuidaba sobre todo, del tráfico comercial con Inglaterra. Con el tiempo se unieron a ella numerosas ciudades de Westfalia de idénticos intereses.

Podemos decir que la LIGA HANSEÁTICA, es una histórica federación comercial y defensiva creada por varias ciudades del N. de Alemania en la Edad Media. Aunque es difícil determinar una fecha precisa para su creación, o nombrar un factor específico que explique su origen, es evidente que las primeras uniones federativas, así como las actividades conjuntas de algunas de estas ciudades, pueden trazarse al siglo XIII.

El mar Báltico, verdadero Mediterráneo del norte, conoció al final de la Edad Media una enorme actividad comercial. Pero aun así, todavía no había llegado la hora, para los tres reinos escandinavos, de jugar un papel importante en esa zona. Estos reinos, sometidos a las diversas combinaciones dinásticas y desgarrados por las luchas intestinas de sus respectivas noblezas, intentaron unificarse sucesivamente, pero apenas consiguieron más que frágiles resultados.

Por el contrario, van a ser las ciudades alemanas las que se hagan con el dominio de las orillas del Báltico.

En 1241 Lubeck y Hamburgo convinieron en un programa común para la defensa de la importante ruta que unía el Báltico con el Mar del Norte. La primera reunión que se registra de las “ciudades marítimas”, incluidas Lubeck, Hamburgo, Luneburgo, Wismar, Rostock y Stralsund, tuvo lugar en 1256.

Durante el siguiente siglo, muchas ciudades sajonas, para proteger sus intereses mutuos, se unieron a la Liga, y muchas otras confederaciones menos trascendentes de ciudades alemanas, tanto del norte como del sur, surgieron en esa época.

Aunque las consideraciones políticas tuvieron gran influencia en el desarrollo de la Liga, las económicas fueron de mucho mayor importancia.

Algunas de las circunstancias regionales que precedieron la formación de la Liga y que pueden considerarse como principales factores en ello son: la mengua del poder imperial con anterioridad al siglo XIII, y el consiguiente aumento en la libertad de las ciudades y de los príncipes que dominaban sus destinos para tomar determinaciones políticas o económicas de importancia; la necesidad de protección mutua contra los piratas que infestaban los mares del norte de Europa; la semejanza de las costumbres legales con que se gobernaban los grupos de comerciantes alemanes de poblaciones en el extranjero, guiados por las que imperaban en el N. de Alemania; el establecimiento de almacenes en estas urbes remotas, atendidos por empleados especiales dotados de fueros y privilegios exclusivos de los comerciantes alemanes; etc.

En la centuria de activo desarrollo comercial anterior a 1350, los comerciantes alemanes echaron los cimientos de la supremacía que ejercería en lo sucesivo la Liga Hanseática. Hacia fines del siglo XIV ésta era tan poderosa que había logrado dominar completamente el tráfico mercantil en los mares del Norte y Báltico y desde Londres hasta Novgorod.

Hamburgo en el s. XIV

La ciudad, que había sido fundada por Carlomagno, se convirtió, en el s. XII, en una ciudad libre. Gracias a su alianza con Lübeck y a su propio emplazamiento, pudo convertirse en centro del comercio exportador, hacía el mar del Norte, de todos los productos del Báltico. Su situación hizo de ella una importante encrucijada marítima, y la situó en primer plano, tanto para el comercio de la cerveza como también en calidad de puerto exportador del trigo de la zona del Báltico.

ORIGEN Y DESARROLLO DE LA LIGA HANSEÁTICA

Gracias a la adopción del cristianismo, Dinamarca, Suecia y Noruega habían salido, poco a poco, de su aislamiento. Las instituciones, la religión y las costumbres se habían ido asimilando lentamente a Occidente. Este proceso se aceleró considerablemente en el s.XII, que sería también el siglo de la urbanización: Bergen, en Noruega, se convierte en una verdadera ciudad; en Suecia, entre 1150 y 1250 surge Estocolmo, y en Dinamarca, en esas mismas fechas nacen 24 nuevas ciudades, construidas en puntos estratégicos: puentes, ríos o estrechos.

No obstante, estas ciudades, surgidas como consecuencia del comercio y la inmigración, son extrañas al resto del país que queda tierras adentro. El campesinado del interior tiene una evolución diferente: pasa de la libertad de los pioneros a una situación de dependencia casi feudal; una nobleza compuesta de grandes propietarios les abruma, acapara la mayoría de las tierras y despoja a la corona de los pocos recursos que le dejan los mercaderes de las ciudades alemanas.

La Liga, Una Difícil Unificación

Esta aristocracia, poco preocupada por las instituciones nacionales, organiza ligas o uniones de un lado a otro del mundo nórdico, creando de esta forma efímeros lazos entre los Estados.

A comienzos del s. XIV, el príncipe sueco Magnus Eriksson hereda el reino de Noruega. Dinamarca, amenazada con desaparecer, reacciona, y su rey Valdemaro Atterdag /1340-1375) consigue enderezar la situación y conquista la península de Jutlandia. Intenta, incluso, enfrentarse a las ciudades alemanas del norte, pero estas se unen contra él, con el apoyo de Suecia.

Copenhague cae y Valdemaro se ve obligado a aceptar una paz humillante, en Stralsund en el año 1370, por la que se reconocen a las ciudades confederadas numerosos privilegios, sobre todo respecto a los estrechos que separan el Báltico y el mar del Norte; esta victoria anuncia el advenimiento de una nueva potencia: La Liga Hanseática.

La Hansa, liga de las ciudades mercantiles

Ante la impotencia política del imperio germánico, numerosas ciudades alemanas habían tomado la iniciativa de unirse para defender sus intereses, como, por ejemplo, en la Liga de las ciudades wendas, en torno fundamentalmente a Lübeck y Hamburgo.

La lucha contra Dinamarca motivó una ampliación de esta unión, con la Alianza de Colonia, o Hansa 11367 que agrupaba, por primera vez, a todas las ciudades interesadas en el comercio nórdico desde el Zuiderzee holandés hasta Prusia, desde Westfalia a Sajonia. Esta alianza se consideraba a sí misma vinculada al emperador, pero, de hecho, constituía un poder político, económico y militar independiente, sin llegar por ello a ser un Estado: no disponía ni de finanzas, ni de ejército ni incluso de cancillería.

En Lübeck se reunía la única instancia regular, el Hansetago asamblea de miembros. Este parlamento dictaba ordenanzas, fijaba los contingentes militares y los impuestos para la financiación de éstos. Su poder era suficiente como para hacer respetar sus privilegios a los demás Estados y garantizar la seguridad de sus súbditos. Cualquier medio era bueno para llevar a cabo esta política, desde la intriga diplomática hasta la guerra, pasando por el bloqueo de los puertos que se mostraban reacios ante el comercio alemán.

La Liga Hanseática, que disponía de un millar de buques de alta mar, se convirtió, a finales del s.XV, en la primera potencia naval. Apoyándose en los enclaves de Novgorod, Bergen, Brujas y Londres, las cerca de 100 ciudades agrupadas en la Liga acaparaban todos los productos del norte de Europa. Este aflujo de mercancías permitió a los alemanes desarrollar todas las modalidades comerciales, desde la venta ambulante en el campo escandinavo hasta los grandes negocios que requerían créditos e inversiones de capitales en compras inmobiliarias en las ciudades hanseáticas.

Una dominación amenazada

El s. XV fue una época de grandes transformaciones, tanto para el Báltico como para el resto de Europa. Los tres reinos escandinavos que se habían declarado «unidos para siempre» en una asamblea de nobles en Kalmar (Suecia), en 1397, se enfrentaban. Suecia soportaba mal la presencia del rey danés al frente de dicha unión; en el año 1434, una insurrección nacional expulsa a las guarniciones danesas del país. No obstante, la unidad de Escandinavia fue restablecida por el rey Cristian I, que fundó la universidad de Copenhague, para limitar así la influencia del pensamiento alemán.

Esta influencia fue severamente criticada en todos los terrenos: en 1410, los caballeros de la orden teutónica fueron aplastados por los polacos en Tannenberg; el zar Iván III el Grande toma Novgorod y expulsa de allí a los mercaderes hanseáticos. A pesar de ello, la mayor fuente de preocupación para la Hansa procede de los Países Bajos, cuyos navíos penetran ya en el Báltico.

Los holandeses alientan las ansias de independencia de Dinamarca, la cual vence en el istmo de Holstein, en 1472, a los navíos de la Liga, y suprime los derechos de tránsito por los estrechos, controlando también la ruta de Lübeck a Hamburgo. Aun así, todavía no es el declive definitivo de la Hansa, aunque sí un golpe muy importante que significaría que sus ; días están contados, ante el auge de las grandes potencias que resurgen en Escandinavia.

Los mercaderes de la Hansa proporcionan a Occidente, fundamentalmente, productos brutos y materias primas procedentes del norte y del este de Europa: trigo de Prusia y de Polonia, cobre v hiendo de Suecia, arenques de Escania, salazones y madera de Noruega, píeles y cera de Rusia, madera y caballos de Polonia, etc. La Hansa adquiere una gran reputación por la calidad de su madera, que se utiliza, en Flandes y en Inglaterra, para la construcción de barcos. La ciudad de Danzig se encarga del suministro de velas v cuerdas de cáñamo, así como de los polvos necesarios para la tintura de los paños. Estos productos son intercambiados en Brujas o en Londres por paños de Flandes o Inglaterra, por la lana o estaño inglés, por vino y, sobre todo, por sal, indispensable para la conservación del pescado, que se adquiere en la región de Bourgneuf.

PARA SABER ALGO MAS…

AMPLIACIÓN: Los anseáticos también establecieron oficinas y factorías comerciales en el extranjero, en los que almacenaban sus mercancías en espera de una ocasión favorable para su venta. Las factorías más importantes fueron Brujas, Londres, Bergen (Noruega), Visby y Novgorod.

Por lo general estaban agrupadas en un barrio de la ciudad rodeado por una sólida cerca y a veces por un muro y puertas fortificadas. Los anseáticos que vivían o invernaban allí constituían una guilda (gremio) de comerciantes, independiente pero bajo la autoridad de síndicos y consejeros elegidos por ellos mismos. Por la noche las puertas permanecían herméticamente cerradas. Los anseáticos montaban la guardia en las murallas, con perros amaestrados, y a la más mínima amenaza de peligro todos los «huéspedes» acudían a defender la factoría armados de pies a cabeza y con la espada en la mano.

Lubeck mantuvo continuas relaciones con Novgorod para la compra de pieles, pellejos, miel y cera. A su vez, los alemanes exportaban a Novgorod harina de centeno, malta, cerveza y vino. El establecimiento de Novgorod fue especialmente lucrativo pero, en cambio, provocó muchas dificultades.

En Bergen, el «Puente alemán», los anseáticos compraban pescado seco y salado (alimento tanto más importante cuanto que entonces eran numerosos los días de ayuno), grasa de foca, aceite de pescado, plumas, pieles y madera para la construcción. En Londres compraban grandes cantidades de estaño y lana e importaban vino y madera de ébano. En Brujas adquirían tejidos de lana y vendían productos de su propio país, y también especias y mercancías que les llegaban de Oriente.

A fines del siglo XIV, la flota mercante anseática llegó hasta las salinas de la desembocadura del Loira, y en el siglo XV incluso se aventuró por los puertos atlánticos de España y Portugal.

Los miembros de la Liga Anseática discutían sus intereses comunes durante las jornadas anseáticas que se solían celebrar en Lubeck. En estas sesiones participaban los delegados de cierto número de ciudades. Se votaban leyes y se arbitraban litigios.

La Liga Anseática nunca dispuso de una flota militar común y, en definitiva, se puede decir que nunca declaró la guerra a nadie. Su organización fue relativamente endeble, y no se puede comparar en nada a una federación de Estados tal como hoy se concibe.

Sin embargo, las ciudades del mar Báltico entablaron una larga serie de guerras contra los reyes de los países del norte, a fin de seguir teniendo voz en el cabildo en cuanto a las relaciones comerciales con los pueblos escandinavos. También tuvieron dificultades con las ciudades holandesas, y se vieron obligadas a conceder paso franco por el Sund a los navegantes holandeses.

No obstante, los poderes dinásticos aumentaban lentamente y las grandes prerrogativas de la Liga Anseática se fueron desmoronando. Perdió muchos privilegios, y las autoridades locales cerraron sus factorías, en 1494 en Novgorod y en 1598 en Londres.

Ingleses y holandeses se convirtieron en rivales cada vez más temibles para la Liga Anseática, hasta el punto de que las factorías empezaron a declinar.

En el siglo XV, Brujas corrió la misma suerte. Entonces, los anseáticos trataron preferentemente con ciudades jóvenes en pleno desarrollo (entre otras, Amberes y Amsterdam). Cada vez fue mayor el número de ciudades que abandonaron la confederación: en 1669 sólo quedaban seis.

 

Baja Edad Media Cronologia Edad Tardía Principales Acontecimientos

Baja Edad Media – Cronología

Desde mediados del siglo XIII, Europa Occidental asistió al nacimiento de una nueva corriente cultural que  progresivamente llevará al espíritu humano a las antípodas del sentido que primó en los albores del Medioevo.

Los cambios, aunque paulatinos y lentos, fueron constantes, y abarcaron todos los ámbitos:

– En el campo político, se evidencia un decaimiento del poder feudal y su reemplazo por monarquías efectivas, robustas y de índole nacional, opuesto al localismo hasta entonces imperante.

-En el orden económico los cambios son fundamentales: al cesar las invasiones renace la seguridad, los caminos se hacen transitables y las relaciones mercantiles retornan un auge que supera ampliamente lo conocido hasta entonces. Las relaciones con Oriente, a raíz de las Cruzadas producen un intenso intercambio de productos europeos y orientales: el oro árabe llega en gran cantidad a Europa, circula profusamente la moneda y surgen casas de Cambio Monetario, Bancos e instituciones de crédito que modifican totalmente el panorama económico.

– En el aspecto social, renace la vida urbana. Ante el desprestigio feudal, numerosos campesinos emigran a las ciudades, las que de la mañana a la noche se convierten en1 poderosas concentraciones de hombres y de capitales. Nace así una influyente Burguesía que impondrá a la sociedad sus gustos y puntos de vista notoriamente opuestos a los medievales.

– El ámbito cultural es el que más se beneficia. Una nueva filosofía —el Humanismo— cambia los valores humanos y parece dar nuevo sentido a la vida. La nueva Literatura ennoblece y fija los idiomas nacionales y un nuevo arte —el prerrenacimiento— anuncia el pronto advenimiento de los Tiempos Modernos.