Autoecologia

El Impacto Ambiental En La Historia de la Humanidad Resumen

Resumen del Impacto Ambiental En La Historia de la Humanidad

El medio ambiente, como sabemos, constituye el entorno vital y, aplicado al ser humano, se puede definir como el conjunto de factores fisicoquímicos, biológicos, estéticos, culturales y económicos que interaccionan con él y la comunidad en que vive. Este concepto implica directa e íntimamente al ser humano no sólo en el ámbito espacial, sino también en el temporal, ya que el uso que la humanidad hace de determinado espacio se relaciona con su herencia cultural e histórica.

El medio ambiente provee al ser humano de materias pilmas y energía para su desarrollo sobre el planeta. Pero como indicamos en el capítulo 11, sólo una parte de esos recursos es renovable, y su tratamiento debe ser cuidadoso para evitar situaciones irreversibles.

El hombre, en el transcurso de los milenios, ha modificado sin cesar el ambiente físico y biológico en el que vive: ha construido ciudades y canales, ha excavado galerías para procurarse energía, ha descendido al subsuelo para buscar carbono, petróleo, metano y uranio; ha roturado terrenos esteparios e inmensos territorios forestales; ha matado innumerables animales terrestres y marinos para satisfacer sus necesidades alimentarias.

Si, por una parte, su acción ha contribuido a mejorar las condiciones de vida de la humanidad, por otra ha provocado enormes y graves trastornos ambientales. Especialmente durante las últimas décadas, de resultas del gran desarrollo industrial, el hombre ha causado distintas formas de contaminación del ambiente.

Aire, agua y suelos están gravemente afectados; la radioactividad está alcanzando niveles alarmantes en grandes zonas del mundo. La contaminación acústica ha aumentado mucho en las grandes ciudades y llega a provocar daños al oído; más frecuentes son, no obstante, los perjuicios extraauditivos: sobre los sistemas nervioso y endocrino, sobre el estado psicológico y sobre los aparatos respiratorio y cardiovascular.

Las causas de la degradación ambiental no acaban ahí: la explotación de los recursos naturales se efectúa de un modo irracional, sin preocuparse por distinguir entre recursos renovables y recursos no renovables; la deforestación salvaje, además de destruir estos hábitats, provoca la erosión y su secuela: pérdida de la capacidad de retención hídrica de los suelos, desprendimientos de tierras, inundaciones; el avance de los desiertos elimina terrenos fértiles.

El uso indiscriminado de abonos y pesticidas ha envenenado ríos y mares. Pero hoy el hombre se ve obligado a contar con una disponibilidad limirada en cuanto a fuentes de energía. La escasez de los recursos exige una gestión racional del patrimonio natural a disposición del hombre.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

A lo largo de la historia de la humanidad se produjeron cambios sustanciales en la forma de valorar el medio ambiente que no se han dado por igual ni han sido los mismos en todo el planeta, y que han tenido gran influencia sobre las culturas y religiones de los diferentes lugares.

A modo de simplificación, estos cambios se pueden englobar en cuatro etapas: una primera de yugo (la naturaleza domina al hombre); otra de exploración y enfrentamiento en igualdad de condiciones; otra en que se ejerce progresivo control (el hombre domina a la naturaleza), y una cuarta y última etapa abierta que podrá ser de destrucción o de integración.

1. El hombre dominado por la naturaleza

homo habilis

El primer homínido, Homo habilis, era un organismo que competía con otras especies por el alimento y el abrigo y que no contaba con grandes ventajas sobre el resto de los seres vivos. Éstos representaban para nuestros ancestros o bien enemigos, recursos o le eran indiferentes.

Pero cuando Homo erectus comenzó a dominar el fuego y “doblegó” el bosque, la incipiente humanidad explotó los recursos con más eficacia, en la medida justa para satisfacer sus necesidades sin producir la desaparición de las especies, de un modo que hoy se llamaría sustentable. Más tarde, Homo sapiens neanderthalensis perfeccionaría las herramientas, los utensilios, como arpones y lanzas, y comenzaría a aventajar paulatinamente a otras especies, explotando mejor los recursos.

2. El hombre como testigo de la naturaleza

arte rupestre un toro

Con el hombre moderno, Homo sapiens sapiens, comenzó la etapa de análisis y observación de la naturaleza. Aunque también pudo haber comenzado en esta etapa la primera clara evidencia de impacto ambiental, por ejemplo, con la extinción de algunas especies de mamíferos al llegar los primitivos pobladores humanos a América.

El hombre moderno pudo luchar de igual a igual con la naturaleza y hasta “tomarse un tiempo” para contemplarla y recrearla en sus pinturas rupestres. Y a medida que fue ejerciendo cierto grado de control, como lo hizo con el desarrollo de la agricultura y de ¡a ganadería hace 10.000 años a.C. (Revolución Neolítica), pasó paulatinamente de una situación de enfrentamiento a otra de yuxtaposición.

Este período corresponde a momentos clave de la civilización que permitieron desarrollar la curiosidad de los naturalistas, quienes dirigieron su atención a la multitud de organismos y procesos que hay en la naturaleza, aunque sin interés por conocer la Interacción de nuestra especie con los ecosistemas ni considerar el desarrollo, y duró hasta la época de los grandes inventos.

3. El hombre domina a la naturaleza

torres de petroleo

El desarrollo de la civilización trajo aparejada una gradual transformación de los ecosistemas, y ya en la antigua Grecia se originaron problemas ambientales de erosión, desertlficación y contaminación por excesivo uso de fertilizantes. Pero estos procesos comenzaron a agravarse al comienzo de la Revolución Industrial, cuando empezaron a explotarse como fuentes de energía el petróleo, el carbón y el gas natural, dando comienzo así al deterioro de la calidad del agua y del aire.

Más tarde, con la construcción de represas hidroeléctricas, el desarrollo de las centrales nucleares, el crecimiento de las ciudades, el creciente uso de nuevas tecnologías aplicadas a todas las actividades humanas, etc., comenzó una etapa en que el hombre sojuzgó completamente a la naturaleza, llegando a hacer peligrar su existencia.

4. El hombre ¿destruirá a la naturaleza o se integrará con ella?

incendio forestal

El ser humano ha llevado al medio ambiente hasta un colapso casi total, al punto de producirse una paulatina y continua pérdida de la biodiversidad. Las actividades humanas contaminan cada vez más el aire, el agua y el suelo, cambian el paisaje, agotan muchos recursos minerales, forestales y energéticos, deterioran la capa de ozono y producen un cambio climático global.

En este contexto, el reconocimiento de que la humanidad es un elemento más de la naturaleza resulta fundamental y comienza a despertar en muchas conciencias. El futuro del planeta dependerá del comportamiento actual de nuestra especie. El incesante crecimiento del consumo de recursos debe ser sustituido por otro cada vez más sostenible y equilibrado.

Fuente Consultada:
Biologia y Ciencias de la Tierra Editorial Santillana Polimodal Cuniglio, Barderi, Bilenca, Granieri y Otros
Enciclopedia Temática Espasa – La Ecologia –

La Autoecología: Concepto y Breve Descripción de su Alcance

La Autoecología: Concepto y Breve Descripción de su Alcance

ecologiaSOBRE LA ECOLOGÍA: Durante siglos se separó a la zoología de la botánica y aun se llegó a crear subdivisiones en cada una de estas ciencias.

En zoología, por ejemplo, se echó mano de la etiología (ciencia del comportamiento), la sistemática (que se ocupa de la clasificación), la anatomía, la fisiología, la bioquímica, etcétera, las cuales se han ido aislando paulatinamente en la medida en que el conocimiento se hacía más profundo en cada una de ellas.

Hasta tal punto que es posible decir que, en la actualidad, los especialistas en las diversas disciplinas se han convertido en extraños entre sí, puesto que el conocimiento perfecto de cada una de ellas no permite un estudio detallado de las demás.

La ecología, en cambio, trata de superar toda barrera, para alcanzar el ideal de una visión global de la vida. Por ejemplo: en vez de estudiar el esqueleto del topo a la manera de los anatomistas —limitándose a ello—, trata de conocer en qué medida la estructura de los huesos corresponde a su modo de vida subterráneo. E intenta actuar de modo similar en cuanto se refiere a los órganos de los sentidos, la calidad del pelaje y la forma del cuerpo. En una palabra, trata de explicar, al mismo tiempo, su morfología interna y la externa, su fisiología, en relación con los hábitos y con el medio (la tierra) en el cual se desenvuelve su existencia.

En consecuencia, estudia la importancia que puedan adquirir las sensaciones táctiles y las exigencias del animal en cuanto concierne a la naturaleza del terreno; tampoco deja de lado la consideración de sus enemigos, naturales o no, la influencia que puedan tener en su desarrollo o la abundancia de los mismos, la importancia de los modos culturales bajo el subsuelo, e, igualmente, trata de saber si existen parásitos (externos o internos) capaces de influir en la mortalidad de la especie. Además, el estudio de su régimen alimentario es para el ecólogo uno de los medios a su alcance para lograr una mejor comprensión del papel que asume el topo en el subsuelo.

El ecólogo, pues, a efectos de conocer a fondo a un solo animal, es preciso que se transforme, simultáneamente, en mamalólogo, pedólogo, ornitólogo, botánico, entomólogo, climatólogo, geólogo, etiólogo, parasitólogo, geógrafos y…

En otras palabras, un verdadero ecólogo debiera ser, fundamentalmente, un supersabio con conocimientos detallados en gran cantidad de ciencias para poder tener en cuenta todas las influencias que se ejercen sobre el animal o la planta objeto de su estudio.

Es evidente que resulta imposible alcanzar este ideal. Por otra parte, la mayoría de los ecólogos tiene una especialidad: son mamalólogos, oceanógrafos, botánicos o herpetólogos. Pero, si pretenden, además, ser ecólogos, no poseyendo conocimientos muy amplios en las restantes ciencias naturales, por lo menos tienen que tener amplitud de miras. Por supuesto, que si el ecólogo es un especialista en botánica, podrá enfrentarse con problemas de mamalogía. Todo esto indica que la ecología no es una ciencia fácil, aunque lo parezca, y esto es una cualidad propia de todas las síntesis.

LAS GRANDES DIVISIONES DE LA ECOLOGÍA
Puesto que la ecología es una ciencia de síntesis, sería erróneo separar el estudio de los animales y de los vegetales. En efecto, ambos grupos están absolutamente relacionados entre sí y no es posible imaginar que puedan subsistir separados; por lo tanto, los trataremos simultáneamente.

Schrbter, en 1896, introdujo el término autoecología, con el cual aludía a la rama de la ecología que trata de los factores del ambiente sobre el animal o la planta, especialmente sobre el representante de una determinada especie.

En 1902, el mismo autor introdujo la variante de la sinecología, que es el estudio de las comunidades naturales que forman todos los animales y todas las plantas.

Es decir, si tomamos como ejemplo a un insecto, en vez de estudiar aisladamente la influencia que sobre él como ser aislado, puedan tener la temperatura, la intensidad lumínica o de humedad, la sinecología estudia la porción del mundo viviente en la cual vive y de la cual depende íntimamente, por ejemplo los restantes animales y vegetales de la selva en la cual se desarrolla su existencia.

Tenemos, así, dos grandes ramas de la ecología, pero es preciso no perder de vista el carácter artificioso de tal división. Sin embargo, se suele estudiar la ecología de acuerdo con esta división. Pero ella no tiene valor absoluto y podría encararse la ecología, muy lícitamente, desde el punto de vista de la reproducción, de las migraciones o de la alimentación, y aún de muchas maneras más.

DESCRIPCIÓN DE LA AUTOECOLOGÍA:

El ámbito en el cual viven los animales y las plantas sobre la superficie del globo terrestre se denomina biosfera. Esta se divide en: atmósfera, que alcanza una altura de aproximadamente 15.000 m, el suelo (litosfera) con una profundidad de algunas decenas de metros; las aguas dulces y marinas (hidrosfera), con una profundidad de menos de 1.000 metros. Dentro de estos límites viven 1.500.000 de especies animales y 350.000 vegetales conocidos.

La autoecología trata de conocer las influencias del medio ambiente que actúan sobre todos estos seres vivientes. Tales influencias son de dos tipos: físicas (o abióticas: luz, temperatura, factores atmosféricos, etc.) y factores bióticos (entendiéndose por éstos todos los restantes seres vivos que se encuentran en relación con la especie estudiada).

Todas las plantas y los animales están adaptados a condiciones de vida bien definidas, a pesar de que las apariencias puedan, a veces, hacernos creer lo contrario (como en el caso de los animales o las plantas denominadas “ubicuas”, los cuales se encuentran en vastas extensiones del globo, y que sólo tienen exigencias menos estrictas que la mayoría de los restantes).

De acuerdo con esto, cada ser vivo ocupa, pues, un espacio en el cual encuentra la satisfacción de sus necesidades. Este espacio se llama biotopo (de bios, vida, y topos, lugar) o habitat. También se emplea el término más general de “medio” que, si bien es bastante impreciso, tiene la ventaja de ser mucho más comprensible.

Pero el animal sólo ocupa una parte del biotopo en el cual vive. Por ejemplo: el biotopo del jabalí es el bosque ocupando de éste solamente el suelo, es decir, sólo una parte del biotopo.

Las exigencias de los animales y de las plantas varían según las especies. Tomemos como ejemplo de biotopo el bosque y dos de los insectos que lo habitan, el Cerambyx cerdo, coleóptero, que su larva roe la madera del roble, y la mariposa, cuyas larvas convierten a sus hojas en finos encajes.

Para el primero, lo más importante es la presencia de árboles viejos y debilitados o enfermos, en los cuales su larva podrá vivir tres años, mientras que para la mariposa, por el contrario, lo más importante es que exista un buen follaje, del cual podrán alimentarse sus larvas, y, principalmente, asegurarse un clima primaveral, pues la subsistencia de la oruga depende especialmente de la temperatura y de la pluviosidad en el momento en que salen del huevo.

Por último, hay que considerar que cada animal se diferencia de los demás por su capacidad de resistencia a las condiciones desfavorables y que su existencia transcurre, generalmente, dentro de límites extremadamente precisos. Lo mismo ocurre con las plantas: por ejemplo, en algunas regiones el olivo sólo prospera en zonas de clima típicamente mediterráneo, mientras que otras especies aceptan condiciones climáticas extremas.

El mayor interés de la autoecología reside, pues, en darnos a conocer las posibilidades de adaptación de los seres vivientes al medio en el cual viven y las necesidades de los mismos.

La observación superficial no brinda más que datos generales al respecto, pero si se trata de conocer sus necesidades calificativas y cuantitativas de nutrición, su comportamiento social, los depredadores (animales a los cualessirven de alimento) que pueden atacarlos, así como su influencia sobre la vegetación y los otros animales, etc., se obtienen informaciones mucho más precisas. Y éstas son de primordial importancia, cuando hay que aclimatar especies animales o vegetales en.regiones en las cuales no existen normalmente.

En la actualidad, se incrementa cada vez más la lucha contra los insectos exterminadores de los cultivos, para lo cual se tiende cada vez más a echar mano de enemigos naturales, en vez de los tradicionales productos químicos, cuyos efectos no son siempre demasiado felices. Pero, si se pretende lograr una aclimatación perfecta, sin riesgo de que el insecto se .convierta, a su vez, en depredador, es preciso efectuar previamente un estudio muy detallado de su ecología (autoecología y sinecología).

Por ignorancia, el hombre introdujo (y trata de introducir) especies cuyas características de vida desconoce, las cuales, o no se aclimatan o terminan por pulular y causar serios daños, en tanto que se esperaba de su presencia precisamente lo contrario (la mangosta, que se introdujo en las Antillas para destruir las ratas, hizo presa, también, de las aves de corral y de las salvajes).

Tampoco es posible aclimatar una especie vegetal si no se conoce a la perfección el ambiente en el cual se desarrolla y se lo compara con el que se pretende aclimatarla. Sin embargo, en ambos casos, sólo al cabo de algunos años es posible decir si una especie ha encontrado su ambiente en el nuevo medio al cual ha sido trasladada. Y, de hecho, las consecuencias de su llegada pueden no aparecer más que al cabo de una cantidad considerable de años —diez o quince—.

En general, es reducida, comparativamente, la cantidad de especies que puedan introducirse en otros climas que, de hecho, hayan acabado por aclimatarse decididamente. Y, aun en este caso, hay que tener en cuenta el daño que hayan podido producir en la flora o la fauna vernáculas.

Para advertir todas las influencias externas a las cuales  se ve sometido un animal o una planta en su propio medio,es necesario echar mano de métodos muy precisos, especialmente cuando se trata de valorar los factores físicos. El ecólogo debe tener a su alcance, en consecuencia, todo el equipo de un climatólogo (pluviómetro, termómetro, anemómetro, higrómetro, etc.).

Fuente Consultada:¿Que es la Ecologia? Colección Temas Básicos Miche Cuisin Editorial Abril

Caracteristicas de la Biosfera e Importancia Partes Componentes

Características e Importancia de la Biosfera
Las Partes Componentes

La delgada capa donde se desarrolla la vida en la Tierra se denomina biosfera. Esta capa está formada por el suelo, el aire y las aguas marinas y continentales, formando diferentes ecosistemas. Todos los organismos que se desarrollan en ella interactúan entre sí. Eduard Suess fue el primero en utilizar el término biosfera, a partir de 1875.

El sistema biológico más grande del planeta es la biosfera. Está formada por todos los ecosistemas que existen sobre él. Es la asociación más amplia que se puede establecer y comprende todos los seres vivos, sus ambientes y las relaciones entre ellos. Cada sistema biológico que la forma, sea grande o pequeño, influye en los otros sistemas vecinos y en el ambiente. A su vez, el ambiente influye sobre ellos.

La energía del Sol es la principal fuente de energía que recibe nuestro planeta y es la que impulsa el ciclo de la materia en la biosfera. Gracias a ella es posible la continuidad de la vida en la Tierra.

CONCEPTO: La biosfera es una capa que hay alrededor de nuestro planeta y en la cual se encuentran todos los organismos vivos. Contiene la totalidad de los ecosistemas y todo el agua, minerales, oxígeno, nitrógeno, fósforo y otros nutrientes que los seres vivos necesitan para sobrevivir.

La biosfera ha sido denominada la “piel de la vida”, pero sólo se extiende unos pocos kilómetros por encima y por debajo del nivel del mar, y unos pocos metros hacia el interior de la Tierra.

Envuelve la Tierra como una manta celular, regulando la temperatura, al permitir que los rayos del Sol entren y al dejar escapar el calor sobrante de nuevo hacia el espacio.

El Sol es la fuente de energía sin la cual la vida que se desarrolla en aquélla sería imposible.

En la biosfera todo está interrelacionado. La atmósfera  ayuda a purificar el agua reciclándola en el ciclo hidrológico y también proporciona dióxido de carbono para la fotosíntesis de las plantas y oxígeno para la respiración de plantas y animales.

Las primeras proporcionan alimento para los segundos, a la vez que liberan oxígeno (producto de desecho de la fotosíntesis) para su respiración.

El suelo proporciona nutrientes y agua para las plantas, y cuando éstas mueren, liberan sus nutrientes de nuevo en el suelo.

Los animales —y asimismo las plantas— convierten el alimento en energía por medio de la respiración .

El producto de desecho de la respiración es el dióxido de carbono, que es absorbido por las plantas durante el proceso de la fotosíntesis.

CARACTERISTICAS:

1- En la biosfera todo es vida, si algo tiene vida está en la biosfera

2- Tiene mas de 3200 millones de antiguedad, desde el nacimiento del primer organismo

3- Su tamaño es de  20 Km de ancho, 10 hacia arriba de la superficie y 10 hacia la profundidad.

4- Es la única zona del universo donde hay vida

5- La vida en su interior está inter-relacionada y cualquier modificación genera una alteración en la vida subyacente.

concepto de biosfera

La Tierra es un sistema muy complejo donde las interacciones entre los seres vivos y los elementos de la naturaleza se cuenta de millones, por lo que es  es imposible estudiar el planeta Tierra como un solo conjunto. Para poder separar los distintos sistemas que componen la Tierra se han definido cuatro subsistemas o partes componentes. La biosfera, la litosfera, la hidrosfera y la atmósfera.

Parte 1: La biosfera propiamente dicha y que es el conjunto de todos los seres vivientes de la Tierra.·

Parte 2: La litosfera o geósfera está conformada por la parte sólida de las rocas, sobre la cual descansa una delgada película donde se desarrolla la vida.

Parte 3: La hidrosfera es la parte oceánica de la biosfera y es más espaciosa, pero más diluida, porque, a partir de una zona con luz de algunas decenas de metros, la vida animal se puede mantener hasta las mayores profundidades.

Parte 4: La atmósfera: es la envoltura gaseosa de la Tierra y la protege de las radiaciones letales.

La BIOSFERA posee dos componente fundamentales

Componentes bióticos: son todos los seres vivos, que dependen de su interrelación y de la relación con el medio ambiente.

Componentes abióticos: son los elementos que no tienen vida, como el suelo, el aire, el agua, los minerales, la luz o las rocas. Son muy importantes para la vida y el desarrollo de los componentes bióticos

Nichos ecológicos:

Todos los millones de especies distintas de plantas y animales existen dentro de la biosfera de un modo ordenado y preciso. Esto no ha ocurrido por casualidad, sino por el proceso de la evolución. Se cree que cada especie ha evolucionado para sacar provecho de un habitat concreto y de una posición concreta en la cadena alimenticia, y a esto es a lo que se denomina nicho ecológico.

Permaneciendo en su nicho ecológico, una especie maximiza sus posibilidades de supervivencia, porque dentro de su nicho encontrará todos los requisitos necesarios para la vida.

En teoría, cada especie ocupará un nicho aparte y, por tanto, la competencia con otras especies será mínima. Sin embargo, en la práctica, pueden superponerse espacios de distintos nichos, unos sobre otros: donde esto ocurre, se origina un proceso de competitividad para conseguir recursos y en ocasiones se detectan comportamientos agresivos.

Comunidades

Cada parte de la biosfera contiene ciertas combinaciones de clima y suelo. Estas áreas proporcionan condiciones que favorecen la vida de grupos de especies que se han adaptado al medio ambiente y, por tanto, se puede decir que tienen nichos ecológicos muy similares.

Los grupos de especies de este tipo reciben el nombre de comunidades. Hay muchos miles de comunidades distintas, pero todas pueden agruparse en una sencilla clasificación:

Acuáticas
Agua dulce
Mar

Terrestres
Bosque
Pradera
Desierto

La Ecología:

La ecología es el estudio de las relaciones entre los seres vivientes y su entorno. Se la ha llamado la “ciencia de la supervivencia”, considerando que si el hombre no logra aprender las lecciones que nos brinda, corre riesgo de destrucción el mundo en que vive.

ECOLOGÍA: LISTA DE TEMAS TRATADOS

Concepto de Biosfera Definicion de Ecologia Medio Ambiente

Ecología y EcosistemasModos de Vida Biomas del Mundo Biodiversidad
Mentiras Ecológicas –  Extinción de Animales Recursos Energéticos
Desastres Naturales –  Ecología Matemática – Ecología Social

Hace apenas veinte años, solo unos pocos científicos sabían que, sobre los hielos polares, la atmósfera estaba cambiando, o que, paulatinamente, se debilitaba la capa de ozono estratosférico que filtra radiaciones peligrosas procedentes del Sol y que ello podría tener importantes consecuencias a escala planetaria.

Solo unos pocos sabían también que existían evidencias de un cambio climático muy lento, casi inapreciable, que conducía a un progresivo calentamiento global.

La sociedad vivía de espaldas a estos problemas. Todo lo más, se preocupaba por asuntos locales, como la contaminación atmosférica en las ciudades, por ser problemas que afectaban directamente a las personas. Pero esta situación, afortunadamente, ha cambiado.

En los comienzos del siglo XXI no hay un solo periódico, un solo informativo de televisión o radio que no contemple alguna noticia relacionada con el medio ambiente.

Y la preocupación por la conservación del planeta ha llegado a todos los estamentos de la sociedad. Este es un cambio cualitativo de la mayor importancia, ya que marca el comienzo de una nueva forma de conciencia colectiva, lo que se llama «conciencia ecológica».

Pero la Ecología es mucho más que el ecologismo.

El ecologismo implica una comprensión del mundo respetuosa con el medio, una disposición para trabajar en la conservación del entorno a través de modificaciones de los actos cotidianos.

La Ecología, en cambio, es una ciencia. Joven, pero sorprendentemente compleja, pues reúne conocimientos de otras muchas ciencias y los aplica a un campo de estudio apasionante: el «funcionamiento» de la naturaleza.

Nadie sabe con certeza cuándo se acuñó la palabra ecología, pero el biólogo alemán Ernst Haeckel fue el primero en definirla en el año 1869. La ecología es el estudio de las relaciones entre los seres vivientes y su entorno. El término deriva de dos palabras griegas, oikos (que significa “casa” o “lugar para vivir”) y logos (que significa “estudio”). Por lo tanto, la ecología estudia las “casas”, o entornos, de los organismos vivos, es decir, todo su medio, incluidos el clima, el suelo y otros animales y vegetales.

Si bien la ecología es una ciencia nueva, los seres humanos estudiaron ecología y aplicaron sus conocimientos ecológicos desde la más remota antigüedad. Los pueblos prehistóricos debían saber algo de la ecología del trigo y del maíz para que pudieran cultivarlos y obtener buenas cosechas.

A principios de la década del ’60, el ecólogo norteamericano Eugene Odum propuso definir la Ecología como el estudio de la estructura y de la función de la naturaleza.

Esta definición tiene varias virtudes, ya que:

• propone a la naturaleza como objeto de estudio de los ecólogos, y

• destaca la necesidad de investigar los elementos que forman o componen los sistemas biológicos -los organismos, las poblaciones, las comunidades- como un primer paso indispensable para comprender luego los procesos e interacciones que se establecen entre dichos elementos.

Esos procesos e interacciones, como la evapotranspiración, la fijación de nitrógeno atmosférico o la competencia, son los que en definitiva determinan el funcionamiento del ecosistema.

Haciendo una analogía, podemos decir que el estudio de la estructura de un ecosistema sería equivalente a sacar una “fotografía” de lo que se observa en un momento dado, en tanto que el estudio de su funcionamiento sería semejante a filmar una “película”, con la que se obtiene una visión dinámica de los cambios que se van sucediendo en el sistema.

Concepto y Características de Biosfera:

Después de la última glaciación, hace 12.000 años, las características físicas y climáticas de nuestro planeta se estabilizaron, de tal modo que las variaciones acaecidas hasta nuestros días pueden considerarse poco significativas.

Algo parecido ocurrió con la distribución de plantas y animales en el globo, que, salvo raras excepciones, permaneció prácticamente inalterada en el transcurso de los siglos.

La combinación de determinados factores físicos (luz, temperatura, agua y oxígeno), barreras naturales (mares, ríos y montañas) y vínculos de convivencia entre los organismos, propiciaron la distribución de las diferentes especies animales y vegetales en áreas geográficas y climáticas determinadas.

La parte del globo terrestre en la que se dan las condiciones indispensables para la vida de animales y vegetales es la biosfera, que si bien es de suma importancia, representa solamente una pequeña porción del planeta.

La biosfera es como una delgada capa que envuelve la Tierra: se extiende bajo tierra hasta las raíces más profundas de los árboles, en el mar llega a una media de 1.500 m de profundidad (aunque existen animales capaces de vivir en los fondos de las fosas oceánicas hasta 9.000 m de profundidad), y su altitud máxima alcanza los límites de las nieves perpetuas.

La biosfera se extiende hasta unos 10 km por encima del nivel del mar y unos 10 metros por debajo del nivel del suelo donde llegan a penetrar las raíces de los árboles y plantas y existen microorganismos. En la parte marina, también comprende las zonas de aguas superficiales y las profundidades de los océanos donde existe vida. Fuera de la biosfera y los límites que más o menos hemos impuesto, no hay vida terrestre.

En resumidas cuentas, la parte de la Tierra donde es posible la vida comprende la zona inferior de la atmósfera, la porción superior de la corteza terrestre y toda la hidrosfera, y se ve afectada por cambios continuos, si bien éstos abarcan extensísimos períodos de tiempo.

La biosfera acoge millares de especies vegetales y casi un millón de especies animales, y en ella pueden distinguirse tres zonas características distintas: los mares, las aguas continentales y la tierra, entre las que se intercalan regiones de transición con características físicas y climáticas de tipo intermedio.

Junto a las formas de vida típicas de estas zonas, especies animales o vegetales en tránsito buscan cobijo en ellas para sobrevivir a los rigores climáticos, abandonándolas solamente con la proximidad de estaciones más benignas, cuando la supervivencia de la prole y las posibilidades de encontrar alimento están aseguradas.

IMPORTANCIA:

https://historiaybiografias.com/bullet_capa_argentina1.jpg Los procariotas son tan importantes que si desaparecieran, la vida en la Tierra desaparecería también.

https://historiaybiografias.com/bullet_capa_argentina1.jpg Tienen un rol importante en el reciclaje de elementos químicos entre los componentes vivos y no vivos de los ecosistemas.

https://historiaybiografias.com/bullet_capa_argentina1.jpg Algunos actúan como descomponedores, degradando organismos muertos y productos de desechos.

https://historiaybiografias.com/bullet_capa_argentina1.jpg Pueden, además, aumentar la disponibilidad de nitrógeno fósforo y potasio para el crecimiento de las plantas.

https://historiaybiografias.com/bullet_capa_argentina1.jpg Los microorganismo fabrican materia orgánica.

EL MEDIO AMBIENTE:

El medio ambiente de un ser vivo es su entorno, es decir, todo aquello que le rodea y que influye sobre él. Consta de factores bióticos y factores abióticos. Los factores bióticos son los otros seres vivos con los que comparte el medio, tanto de la misma especie como de otras especies.

Los factores abióticos son el resto de los factores que influyen sobre un ser vivo: la temperatura, la humedad, el relieve del terreno.

En la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente celebrada en Estocolmo en 1972, se definió el medio ambiente de la siguiente forma: El medio ambiente es el conjunto de componentes físicos, químicos, biológicos y sociales capaces de causar efectos directos o indirectos, en un plazo corto o largo, sobre los vivos y los seres y las actividades humanas.

Algunas actividades humanas pueden afectar a los elementes que forman e medio ambiente tanto bióticos, como abióticos y sociales y degradar las condiciones de vida en el planeta.

Ecología y población humana

La Ecología ha experimentado un crecimiento vertiginoso en los últimos años. En gran medida, este crecimiento puede explicarse porque esta ciencia brinda conocimientos que permiten visualizar la influencia que ejercen las actividades humanas sobre los sistemas naturales.

La población humana, con su peculiar modo de utilizar los recursos naturales y la diversidad y cantidad de desechos que produce, provoca profundas alteraciones en las condiciones ambientales. Su influencia supera ampliamente a la que cualquier otra especie viviente es capaz de ejercer.

A esto se suma el hecho de que la población humana mundial se encuentra en expansión.

Uno de los problemas que provocan las actividades humanas a nivel mundial es la alteración de los ciclos ecológicos y la extinción de especies.

El otro es el deterioro del ambiente en cuanto a las condiciones físico-químicas, cuya influencia sobre la salud de las personas se comprueba cada vez más fehacientemente.

Sin embargo, resulta dificultoso asociar los cambios globales de la biosfera con las actividades humanas, pues las alteraciones y sus causas solo son claramente detectables a nivel local, como en los ríos contaminados por desechos industriales o en los bosques degradados por la tala indiscriminada.

La Ecología brinda conocimientos que permiten visualizar cuáles son los factores que pueden provocar o evitar el deterioro global del ambiente.

Contar con estos conocimientos abre caminos para encontrar soluciones, pero estas dependen, al mismo tiempo, de las decisiones de carácter económico, político y social que se tomen tanto a nivel local como mundial.

ECOLOGISMO

Denominación genérica de los movimientos de defensa de la naturaleza favorables a un cambio de la forma de vida de los países industrializados que conduzca a un sistema de relaciones basado en la convivencia pacífica y el aprovechamiento racional y equilibrado de los recursos productivos.

La crítica a la cultura occidental moderna ha llevado a la radicalización de muchos de los grupos ecologistas, activos participantes de los movimientos pacifistas y de las campañas antinucleares de los años 70 y 80, y a su transformación progresiva en partidos políticos que, en países como Alemania Federal, se han convertido ya en una fuerza importante representada tanto en los parlamentos regionales como en el federal.

Su actuación a favor del empleo de tecnologías blandas no contaminantes, en contra de la masífícación urbana o en favor del medio ambiente, así como”en lo referente a las otras cuestiones anteriormente citadas, ha contribuido a crear una gran sensibilización social hacia tales temas y ha influido para que la mayoría de los partidos de izquierda asuman de un modo u otro muchas de sus reivindicaciones.

Por otra parte, el fenómeno ha merecido la atención de los organismos internacionales, que han propiciado, a partir de la Conferencia de Estocolmo sobre Medio Ambiente de 1972, la celebración de múltiples foros sobre alimentación (1974), desertización (1977), reforma agraria (1979), desertización (1977), reforma agraria (1979), etc.

El más importante de los mismos es el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que ha contribuido a reforzar la vigilancia sobre la contaminación atmosférica, al desarrollo del estudio de los problemas de la capa de ozono o la búsqueda de solución para la contaminación de los mares regionales.

El cualquier caso, los más interesados en plantear una alternativa ecológica global al modo de vida occidental son los países subdesarrollados, como se demostró en la Conferencia de Nairobi (Kenya) de 1982, y los grupos ecologistas no comprometidos ni con la Administración de sus respectivos países ni con los partidos tradicionales. (Fuente Consultada: Actualizador Basico de Conocimientos Universales Tomo 1 – Editorial Océano)

PARA SABER MAS…
EL PROYECTO BIOSFERA II

El proyecto Biosfera II fue planeado para actuar como una versión en miniatura de la gran biosfera llamada Tierra.

Con más de 3.500 especies vegetales y animales a bordo, entre ellas ocho seres humanos, esta “Arca de Noé” construida con vidrio y acero comenzó su “viaje” de dos años en el desierto de Tucson, Arizona (Estados Unidos), en septiembre de 1991.

En sus poco menos de dos hectáreas de superficie, Biosfera II contaba con una huerta -en la que sus habitantes, los “biosferanos”, producían sus propios alimentos- y con cinco pequeños ecosistemas.

Cada uno de éstos representaba un bioma distinto: una pluviselva -con su propia minimontaña-, un desierto -inspirado en los ambientes de la costa californiana-, una sabana -sembrada con pasturas provenientes de tres continentes distintos-, un pantano -idéntico a los de la Florida- y un arrecife de coral -de más de 4 millones de litros-.

La idea original del proyecto era comprobar si Biosfera II podía realmente autosostenerse y si todos sus residentes podían vivir exclusivamente a partir del reciclado del aire, del agua y de los nutrientes de su interior.

Por tal motivo, el edificio fue sellado, con lo que se evitó todo intercambio con el exterior. Sin embargo, hacia 1993 la concentración de oxígeno en el aire había disminuido del 21 al 14%, al parecer por la intensa actividad de los microorganismos, que proliferaron en gran cantidad en el rico suelo de la huerta.

PROYECTO BIOSFERA II

En el extremo opuesto, otros gases, como el óxido nitroso -que habitualmente es destruido por los rayos ultravioleta-, alcanzaron niveles tóxicos. Muchas especies, como los picaflores y las abejas, que participan de la polinización, se extinguieron, en tanto que otras, como las enredaderas y las cucarachas, prosperaron. Las plagas y la falta de luz adecuada afectaron la producción de la huerta. La comida resultó insuficiente, la tal punto que uno de los “biosferanos” llegó a perder casi 50 kilos! (más del 40% de su peso).

Actualmente, el proyecto Biosfera II está siendo diseñado nuevamente, y los científicos apuntan al desarrollo de experimentos que les permitan responder a nuevas preguntas, tales como entender y predecir los cambios que se producirán si persisten la emisión de dióxido de carbono y el aumento del efecto invernadero. ¡Qué mejor que estudiar el efecto invernadero en la simulación de un invernadero gigante como Biosfera III Estudios similares a éste se emprendieron en otras partes del mundo, como en los “Solardo-mes” (cúpulas solares) diseñados por ecólogos de la Universidad de Lancaster, Gran Bretaña.

Ver: ¿Que es la Autoecología?

Fuente Consultada:
La Enciclopedia del Estudiante Tomo 14 Ecología
Introducción a la Ecología Ciencia de la Vida
Biología II Ecología y Evolución Bocalandro-Frid-Socolovsky