Barcos Hundidos

Biografia de Fulton Robert Inventor del Barco a Vapor

Biografia de Robert Fulton – Inventor de Barcos a Vapor

El invento de la máquina de vapor por Watt abrió a los técnicos un sinnúmero de posibilidades. Una de ellas, sumamente fecunda, fue la de la aplicación del vapor a la navegación marítima.

Aunque las tentativas fueron muchísimas en Inglaterra, Francia y los Estados Unidos, quien logró construir por vez primera un buque a vapor práctico fue el norteamericano Roberto Fulton.

robert fulton biografia
FULTON, Roberto (1765-1815) patentó su diseño del barco de vapor el 11 de febrero de 1809, construyó más barcos y diseñó el primer barco de guerra impulsado a vapor, que se llamaría Demologos. No llegaría a verlo completado. Fue bautizado finalmente Fulton the First, en su honor.

En su persona se combinaron la imaginación de su ascendencia céltica —sus padres eran irlandeses— y el instinto técnico de su formación americana.

Este inventor norteamericano construyó el primer barco de vapor que haya tenido éxito. Habiendo perdido a su padre a los tres años de edad, sólo pudo cursar los estudios más elementales, y se cuenta que en la escuela era severamente reprendido por su hábito de distraerse y entregarse a ensoñaciones.

Mientras trabajaba luego como joyero, recibió algunas lecciones de dibujo de un inglés. Bien dotado para el arte, comenzó a hacer retratos de ricos hombres de negocios y estadistas.

Sus dibujos fueron alabados por Benjamín Frankiln y le permitieron ganar algún dinero y marcharse a Londres a los veintidós años. Por entonces había descubierto ya que su verdadera vocación se orientaba hacia las artes mecánicas y concibió y construyó los modelos de un molino para aserrar el mármol, de una máquina para hilar cáñamo, otra para fabricar cuerdas y
una tercera para realizar excavaciones.

Se trasladó a Francia, y durante los siete años que residió allí se ocupó de llevar a la práctica sus concepciones acerca de la navegación de vapor y submarina.

SU VIDA: Nacido en 1765 en Little Britain (hoy Fulton), en el seno de una familia muy pobre, Fulton se había empleado como aprendiz de joyero en Filadelfia.

Aquí cobró afición a la pintura, e incluso compuso algunos paisajes y retratos. Imaginativo, soñador y romántico, marchó, pues, a Inglaterra dispuesto a conquistar el cetro de la pintura.

Pero en la Old England muy pocos hablaban entonces de arte. Además de las noticias que llegaban cada día de la Francia revolucionaria, lo sensacional y lo apasionante eran la técnica, las máquinas y, sobre todo, el vapor.

Aconsejado y protegido por el duque de Bridgewater y por el barón de Stanhope, el joven norteamericano arrinconó los pinceles y se dedicó a la ingeniería.

En 1794 patentó un plano inclinado para substituir las esclusas en los canales, y en 1796 publicó un tratado sobre la navegación.

En esta última fecha se trasladó a París. Aquí empezó a efectuar experimentos sobre la navegación submarina, y construyó uno de los primeros buques de este género, el Nautilus, accionado a brazos y armado con torpedos.

Sus proyectos no llegaron a interesar a los gobiernos de Francia, Estados Unidos e Inglaterra.

Persuadido de que era posible renovr la técnica de la guerra marítima, hizo estallar en el Sena, en 1796, una bomba a la que denominó torpedo. Al mismo tiempo había inventado una embarcación que le permitía desplazarse bajo las aguas, a la que llamó Nautilus. Con este rudimentario submarino llegó a permanecer hasta seis horas bajo la superficie, y logró interesar a Napoleón.

La sorpresa y el miedo se manifestaron entre los tripulantes de estos barcos, dado que la apariencia del navío era extrema. Veían lo que les parecía un monstruo inmenso, vomitando fuego y humo por su garganta, golpeando el agua con sus aletas

En cambio, fueron muy bien acogidos por Roberto Livingstone, embajador de los Estados Unidos en Francia, quien tenía ideas propias sobre la aplicación del vapor a la navegación. Dio a Fulton la mano de una de sus sobrinas, le alentó a perseverar en sus propósitos y le ayudó en el aspecto financiero.

La casa Boulton y Watt de Birmingham construyó la primera máquina de navegación de Fulton, que fué experimentada varias veces en el Sena.

Después de asistir a las pruebas del Charlotte Dundas, de Bell, en Escocia, Fulton perfeccionó su buque, el cual navegó felizmente en aguas del Sena en 1803.

Emperador Napoleón Bonaparte
Napoleón Bonaparte

En las proximidades de Brest lanzó con su submarino un torpedo contra un viajo barco, al que destruyó totalmente. Pero luego, como esperara durante varios meses la oportunidad de repetir la experiencia contra un buque inglés, sin que ésta se presentara, Napoleón, perdiendo la fe en el sistema, le retiró su apoyo.

De regreso a los Estados Unidos, Fulton planeó el Clermont. Equipado con maquinaria de la firma Boulton y Watt, este barco remontó el Hudson de Nueva York y Albany, con escala en Clermont, el 17 y 18 de agosto de 1807, fechas memorables en la historia de la navegación.

En 1808 el Congreso federal le concedió el monopolio del servicio de buques de vapor en el Hudson por un período de treinta años.

En 1814, y a petición de su gobierno, preparó los planes para el Fulton, el primer buque de guerra a vapor. Murió en Nueva York el 24 de febrero de 1815, sin verlo terminado.

fuente

Historia de los Barcos Galeones Fragatas Bergantin Barcos Anrtiguos

Historia de los Barcos Galeones Fragatas Bergantín Barcos Anrtiguos

balsas y fragatas

Navegar en esta aplicación multimedia en Flash

HISTORIA DE LOS BARCOS Y DE LA NAVEGACIÓN:

La primera embarcación debió de ser un tronco, agarrado al cual el primer navegante atravesó el curso de un río. Luego este tronco fue vaciado a fin de que pudieran caber en él, además de una o varias personas, pieles, frutos, animales, etc. Del tronco vaciado se debió pasar a la balsa. Según la teoría de Thor Eyerdahl, el audaz navegante de la Kon Tiki, los antiguos peruanos, enlazando troncos de «balsa», un árbol andino, con lianas, consiguieron aventurarse por los mares del Sur y llegar a la isla de la Pascua y otras de la Polinesia.

Los primeros navegantes tuvieron que agenciarse con los materiales que tenían a mano. Así, los esquimales construyen sus kayacks con pieles, mientras los indígenas del Sudán los fabrican con fibras entrelazadas que recubren con barro y los pieles rojas emplean las cortezas de árbol. Encontramos distintos tipos de canoas, góndolas, bateles, piraguas, etcétera, según las épocas y los países.

EL REMO Y LA VELA. El primer remo fue la palma de la mano y luego unas hojas de palmera, atadas quizás a un garrote. Al principio el remo se manejó suelto, como aún siguen haciéndolo algunos gondoleros y, como a ellos, sirvió de timón y de elemento propulsivo a la vez.

Ya los egipcios utilizaron los remeros en número considerable. Sus barcos, que surcaban el mar Rojo comerciando con el país de Ofir, llevaban varias filas de hombres encargados de bogar. Roma perfeccionó sus buques, a las que dio gran rapidez de maniobra y velocidad al disponer dos o tres filas de remeros (trirremes). Los que tal oficio realizaban solían ser criminales y condenados, sujetos por medio de cadenas y grilletes al duro banco. El «cómitre», látigo en mano, se encargaba de que remaran a compás, para lo cual un tambor marcaba el ritmo de la boga. Al entrar en combate se aceleraba aquél, y también cuando era preciso huir del enemigo o atacar con rapidez.

El empleo del remo se prolongó hasta el siglo XVIII. La vida en galeras, que éste era el nombre del buque más corriente en los siglos XV y XVI, era durísima y pocos solían ser los que terminaban con vida los años de condena. Día y noche atados al banco, sobre el remo dormían, enfermaban y morían. La insalubridad, unida a la escasa comida y al mucho esfuerzo hacían que la vida del galeoto fuese corta y triste. (Comida de los Marineros en Alta Mar)

El remo fue siempre un complemento y un sucedáneo del viento, utilizado sólo cuando reinaba la calma o soplaba escasa brisa. La vela fue empleada ya en tiempos muy antiguos y en casi todos los países. En algunos, como en el Perú, se usaba una especie de tejido de paja o fibras. Los juncos y sampanes chinos de lujo llegaron a utilizar la seda.Los primeros buques fenicios, griegos y egipcios estaban dotados de un solo palo y una vela cuadra o cuadrada, cuya verga podía oscilar alrededor del trinquete para captar más o menos viento.

Los fenicios, que fueron los grandes maestros de la navegación en la Antigüedad, utilizaban naves de grandes velas cuadradas. Con ellas no sólo recorrieron el Mediterráneo, sino que se aventuraron hacia el Atlántico Norte, desembarcaron en Inglaterra, y por el Sur llegaron más allá del golfo de Guinea.

Las galeras de la Edad Media fueron una variante del «dromon» bizantino. Durante largos siglos apenas si se perfeccionó el arte de la navegación. La Hansa, la importante compañía comercial radicada en Hamburgo, utilizaba embarcaciones de poco tonelaje. Los viajes por mar durante la Edad Media fueron escasos y poco importantes. Esto se debe a varios factores: el desconocimiento de la brújula, el escaso tonelaje de las naves y, sobre todo, a que hasta el siglo XIIII no fue utilizado el timón. Anteriormente se empleaba un remo colocado en la popa y la maniobra se realizaba con ayuda del velamen y los remos.

Colón emprendió su gran viaje con tres carabelas, sin remos, con timón y con bastante trapo. En efecto, la Santa María tenía tres palos y desplazaba unas 120 toneladas. La Pinta era más pequeña (100 T.) y la Niña menor aún (80 t), Los grandes descubrimientos geográficos de los siglos XV y XVI se llevaron a cabo con naves parecidas a las colombinas y de poco mayor tonelaje.

Un mejor conocimiento del velamen y su utilización, y el incremento de los astilleros permitieron aumentar el volumen de los buques, así como su velocidad. Aparecieron el navío, la fragata, la corbeta, el bergantín y muchísimos más que desembocaron, ya en el siglo XIX, en los famosos clippers.

NOMENCLATURA DE UN BARCO.

Antes de continuar y adentrarnos en la descripción de una fragata, uno de los prototipos más famosos, por ejemplo, es preciso conocer algo del lenguaje marinero común a cualquier tipo de barco.

La parte anterior de una embarcación se llama proa y su sector más sobresaliente es la roda, parte de la quilla que corta el agua. La parte posterior del barco es la popa. La prolongación de la quilla por la popa se llama codaste. Mirando hacia la proa, el costado izquierdo es babor y el derecho estribor.

La línea de flotación, que no es preciso definir, señala la separación entre la obra viva (la que está sumergida) y la obra muerta, que sobresale. Calado es la distancia desde la línea de flotación a la parte más profunda de la quilla.

Las medidas principales de un barco son: puntal o altura desde la quilla a la cubierta principal, eslora o longitud y manga o anchura.

El buque consta de una o varias cubiertas, y la cámara más profunda, situada sobre la quilla, se llama sentina. Diferentes mamparos separa los compartimientos. Mientras las cubiertas son superficies horizontales los mamparos son verticales. El espacio destinado al alojamiento de la marinería se llama sollado. Las escotillas son tragaluces o pasos que comunican las cubiertas con las cámaras inferiores. Se desciende a ellas gracias a unas escaleras. Los almacenes se denominan pañoles. Los camarotes son habitaciones destinadas a oficialidad o pasajeros.

En las bodegas se estiba la mercancía. El ancla, utilizada desde tiempos muy antiguos, es una pieza de hierro que se suelta y viene a posarse en el fondo del mar para sujetar y detener el buque impidiendo que lo arrastren las corrientes.

ARBOLADURA Y VELAMEN.

El conjunto de palos, vergas, jarcias, etc., constituye la arboladura del buque. Los palos o mástiles pueden ser varios, de distinta forma y dimensiones. En un yate de recreo comente es uno solo; en cambio hubo clippers dotados de seis y hasta más palos.

En el caso de ser tres se denominaban, de proa a popa: trinquete, mayor y mesana. Sobre la proa venía colocado un palo inclinado denominado bauprés. El trinquete y el mayor solían llevar velas cuadradas, para lo cual cada una de ellas estaba sujeta a una verga o palo horizontal, mientras el mesana tenía velas cangrejas (trapezoidales) y se llamaba pico al palo inclinado superior y botavara al horizontal inferior.

El velamen es el conjunto de «trapo» o velas. Éstas podían ser cuadradas (a veces, o casi siempre rectangulares), cangrejas, de forma trapezoidal y situadas en los palos posteriores, latinas o triangulares como las usadas por las embarcaciones de pesca del Mediterráneo, y más pequeñas o auxiliares que recibían diversos nombres: foques, juanetes, sobrejuanetes, etc.

Las embarcaciones se distinguían unas de otras por su arboladura y velamen, prescindiendo de las dimensiones. He aquí algunas de las más importantes:

Balandro, dotado de un solo palo, cangreja y foque.
Falucho, un solo palo y vela latina.
Goleta, consta de dos palos con velas cangrejas, foques y bastante velamen.
Bergantín, también de dos palos, aunque a veces tenía tres, con velas cuadradas en el trinquete y cangreja en el mesana.
Bergantíngoleta era un barco con características mixtas y dos palos.
Corbeta, tenía siempre tres palos y se parecía al bergantín, aunque de mayor tonelaje y velamen.
Fragata, tres palos de considerables dimensiones. El de mesana llevaba vela cangreja, pero también varias cuadradas.
Navio, tres palos, considerable tonelaje y mucho velamen. Algunos, de guerra, iban armados hasta con 200 cañones.
Clipper era una fragata de casco más fino y alargado, que en los últimos tiempos sustituyó la madera del casco por hierro, aumentó la longitud de sus palos, estrechó el casco, lo alargó considerablemente y afinó la roda de proa para conseguir más velocidad.

Balandro

Goleta

Bergantín

Corbeta

Fragata

FRAGATAS Y CLIPPERS.

Posiblemente la más bella y armoniosa de las naves de vela fue la fragata. Era un buque de tres palos con cofas y vergas en todos ellos. Empezó a sonar este nombre después de la batalla de Lepanto, y al principio se atribuía a embarcaciones de un solo palo, pero a partir de 1650 se utilizó para designar una nave de unos 30 m de eslora y hasta 200 toneladas.

Para Nelson era el mejor de los buques y siempre le parecían pocas. «Si muriera —dijo en cierta ocasión—, la palabra fragata se encontraría escrita en mi corazón. Las fragatas de Nelson que tomaron parte en el combate de Trafalgar desplazaban ya de 600 a 7001, llevaban un armamento de 44 cañones y una tripulación no inferior, a 300 hombres.

A mediados del siglo pasado se entendía por «fragata de primera clase» un buque de guerra de unos 55 m de eslora, 6o cañones y medio millar de hombres de dotación.

Hasta nuestros días se ha mantenido la denominación de fragata, y en la segunda Guerra Mundial se llamó así a un buque de protección, patrulla y escolta de unas 1.500 t y roo m de eslora, menos rápido que un destructor, pero mejor armado.
De ella nacieron los clippers, famosos por sus fantásticas singladuras. Algunos llegaron a desplazar hasta 4.000 toneladas y realizaban travesías larguísimas, desde Londres a los mares de China, desde San Francisco a la India, desde Nueva York a Australia, etcétera.

De Nueva York a Cantón, tocando en Valparaíso, un buen clipper como el Sea Witch empleaba unos 118 días. Si regresaba por el Cabo de Buena Esperanza podía hacer el recorrido de regreso en menos de 85. De Shanghai a Londres se tardaba aproximadamente lo mismo.

Los que hacían la ruta del té cargaban hasta 8.000 cajas de té y unas 1.500 balas de seda. La velocidad era muy importante. El Cutty Stark llegó a cubrir 363 millas en un día, lo que representa casi 18 nudos por hora, velocidad que no han superado la mayoría de mercantes de nuestros días.

Cuando aparecieron los primeros barcos de vapor, los capitanes de los clippers rieron a sus anchas, pero a la larga no pudieron competir con ellos ni en velocidad, ni en seguridad ni en capacidad de carga. El clipper fue el último velero comercial, estampa romántica, cuando la vida del marinero era una perpetua aventura.

El primer clipper fue el Rainbow (Arco Iris), botado en los Estados Unidos el año 1843, y el más rápido el Thermopylas que realizó la singladura Melbourne Londres en 62 días. El Nirkcubrifhtshire atravesó el Atlántico Norte en 13 días y 2 horas. Las competiciones entre estos veleros eran cosa corriente. Así, entre el Columbus y el Sheridan se cruzaron diez mil dólares de apuesta para ver quién llegaba antes a Londres zarpando al mismo tiempo de Nueva York. El capitán del Sheridan prometió 50 dólares a cada tripulante si vencían, pero el Columbus llegó dos días antes, invirtiendo 16 en la travesía.

APARICIÓN DEL VAPOR.

No olvidemos que el mayor de los veleros no podía cargar más allá de 4.000 toneladas, mientras el más moderno de los petroleros puede llevar 100.000.
Los primeros pasos de esta revolución extraordinaria, que afectó tan profundamente el arte de la navegación, se dieron a principio del siglo xvni. Dionisio Papin, francés, aplicó una sencilla máquina de vapor a una embarcación que descendió por el Wesser. Por la noche los pescadores y marineros, indignados, la destruyeron. Posteriores ensayos cayeron en el vacío ante la resistencia de los hombres del mar y la indiferencia de los Gobiernos.

Se cuenta que Robert Fulton (1765-1815) ofreció al Directorio francés dos inventos sensacionales, el submarino y el vapor, pero fueron rechazados por impracticables. Los ensayos que realizó en el Sena y la entrevista que tuvo con Napoleón le llevaron al convencimiento de que en Europa no podría conseguir el menor éxito. «Tales cajas de humo nunca servirán como buques de guerra», dijo el Emperador de los franceses. Entonces Fulton regresó a su patria, los Estados Unidos.

Fulton era hijo de padres irlandeses de condición humilde. Trabajó como platero y en su juventud tuvo como gran ilusión triunfar en la pintura, y gracias a la venta de sus lienzos pudo dedicarse a trabajar en la resolución de problemas mecánicos. Su verdadera vocación fue tardía pues cuando estuvo en Londres se esforzó en ver aplicados .sus proyectos para la distribución de aguas y ordenación de canales.

El conocimiento de los ensayos de Papin le impulsó a estudiar la aplicación del vapor a la propulsión de buques. Sus primeros trabajos fueron encaminados a la realización de un submarino que llamó Nautilus. Ya hemos visto que Napoleón no se interesó lo más mínimo por un proyecto que quizás le hubiese dado la posibilidad de bloquear Inglaterra.

En Norteamérica, después de grandes privaciones y desengaños consiguió que su buque de vapor, el Clermont, realizara un ensayo en el río Hudson navegando de Nueva York a Albany a una velocidad de 5 millas y cubriendo 460 Km. El éxito sensacional ocurrió el 12 de septiembre de 1807. El Clermont era un barco de casco de madera y ruedas laterales.

Vale la pena recordar que en este mismo río Hudson, Fulton debía encontrar la muerte, pues el genial inventor falleció a consecuencia de una pulmonía que le sobrevino al arrojarse al agua para salvar la vida de su amigo, el abogado Enment.

En doce años el progreso experimentado por el buque de vapor fue tan grande que pudo realizarse ya la primera travesía atlántica. Henry Bell, en Inglaterra, había construido el famoso Comet, primer vapor europeo, y en los Estados Unidos el nuevo invento fue muy bien acogido. Por esto, en 1819 se recibió con gran expectación y entusiasmo la noticia de que un buque movido a vapor, el Savannah, realizaría la singladura Savannah (Georgia) a Liverpool. Zarpó el 24 de mayo de 1819, y 27 días más tarde llegó felizmente a Inglaterra. En honor a la verdad es preciso confesar que solamente navegó a vapor durante 8o horas; el resto se ayudó de las velas.

El primer viaje exclusivamente a vapor a través del Atlántico lo llevó a término el Curacao, holandés, el año 1828. Dos años antes, el Enterprise, inglés, zarpó de Londres y arribó a Calcuta después de 113 días de navegación.

Es preciso admitir que estos hechos no llegaron a alarmar excesivamente a los propietarios, capitanes y tripulantes de los clippers, que se burlaban de los barcos de fuego y de humo.

TRIUNFO DE LOS GRANDES VAPORES.

A mediados del siglo pasado Inglaterra puso en construcción el primer coloso de los mares. Se llamó Great Eastern e inspiró a Julio Verne su famosa novela La ciudad flotante. Este vapor poseía características desusadas y se llegó a temer que no pudiera navegar. Todo en él era desmesurado para los tiempos en que fue construido. He aquí sus características:

Tonelaje. ………… 27.000
Eslora. …………. 207 m
Manga …………. 25 m
Puntal …………. 17 m
Potencia ………… 8.000 HP
Velocidad ………… 14 nudos

Estaba dotado de tres máquinas, diez calderas, dos ruedas y una hélice. Podía transportar hasta 4.000 pasajeros. Fue botado en 1858 y económicamente fue un fracaso pues acabó destinado al tendido de cables, pues no pudo realizar la ruta de la India como se había previsto. Sin embargo, causó un impacto extraordinario en la opinión mundial.

Por ejemplo, el hecho de que estuviera dotado de una hélice inclinó definitivamente a los constructores a prescindir de las ruedas de paletas. La hélice había sido ensayada en 1804 por el americano Stephens y su triunfo había sido notable en la sensacional prueba realizada en 1845 en aguas inglesas. Ésta había consistido en atar con fuertes cables el vapor movido a hélice, el Rutler, con el Alecto, impulsado por ruedas de paletas, para ver cuál arrastraba al otro. Al momento se vio que el primero era más potente que el segundo.

Aquel mismo año el Great Britain, enteramente construido en hierro, realizó la primera travesía trasatlántica y el casco de madera fue arrinconado definitivamente.

Las grandes etapas de la segunda mitad del siglo pasado pueden señalarse así:
De 1845 a 1850. Adopción del casco de hierro.
De 1850 a 1865. Implantación de la hélice.
De 1865 a 1875. Sustitución del hierro por el acero.
De 1885 a 1900. Empleo de hélices gemelas dobles.

Nuestro siglo ha visto la sustitución de la hulla por los carburantes líquidos, la aparición de las turbinas, los motores Diesel, el intento de los rotores y, finalmente, la aplicación de la energía atómica.

CRONOLOGÍA:

1783 — El marqués Claude-Frangoise Joufroy d’Abbans construye el primer barco con un motor de vapor añadido y una rueda de paletas para propulsarlo.

1787 — El americano James Rumsey construye un barco de vapor que navega por el río Potomac.

1807 — Robert Fulton construye el primer barco comercial de vapor entre Nueva York y Albany, a 240 Km.

1812 — El Comet ofrece el primer servicio de pasajeros en Europa. Este barco con ruedas de paletas viaja entre los puertos de Glasgow y Greenock, a 24 millas.

1819 — El Savannah se convierte en el primer barco de vapor en cruzar el Atlántico desde la localidad de su nombre, en Georgia, hasta Liverpool en 27 días.

1825 — El Enterprise navega entre Inglaterra y la India combinando el vapor con las velas.

1838 — El Sirius se convierte, por el empeño de su capitán, en el primer barco en cruzar el Atlántico con vapor, pero el Great Western se adjudica el mérito.

1845 — El Great Brítain se convierte en el primer barco de hierro y vaporen cruzar el Atlántico propulsado por una hélice.

1864 — El francés Étienne Lenoir construye la primera motora de la historia.

1896 — La empresa American Motor Co, construye el primer motor fuera borda.

1897 — Se bota el primer barco propulsado por una turbina, el inglés Turbinia.

1959 — Primer barco propulsado por energía nuclear, el rompehielos ruso Lenin.

Navegar en una aplicación multimedia en Flash