Batalla de Pavia

Biografía de Francisco I Rey de Francia Historia y Vida

Biografía de Francisco I Rey de Francia Historia y Vida

Francisco I, hijo del conde Carlos de Orleáns y de Luisa de Saboya, nació el 12 de septiembre de 1494 en el castillo de Cognac. Tenía apenas dos años cuando murió su padre y quedó bajo la tutela del duque Luis, jefe de la casa de Orleáns. Cuando éste sucedió a Carlos VIII en el trono de Francia, Francisco I fue a vivir a la corte.

Rey Francisco I de Francia

En treinta y dos años de reinado, Francisco I marcaría con su impronta la Francia del Renacimiento, instituyendo los principios políticos del absolutismo real. Sin embargo, el reino se preparaba para los sombríos días de las guerras de Religión. Los retratos del monarca realizados por Clouet o Tiziano lo representan como un caballero risueño, elegante y atlético a la vez, y sus contemporáneos se mostraron impresionados por la imponente estatura del rey de Francia. Amable y seductor, gustaba ser comparado con Hércules el «noble campeón», y se complacía en mostrarse como un nuevo César: de hecho, los poetas de la corte no dejaban de afirmar que las cualidades física; del monarca francés reflejaban la perfección del cuerpo de Estado.

 Su fascinación personal le hizo convertirse en el predilecto del rey, que le otorgó la mano de su hija Claudia. Con esa unión, Luis XII, que no tenía herederos masculinos, designaba a Francisco I heredero del trono. Así fue como, a la muerte de Luis XII, acaecida en 1515, Francisco I se convirtió en rey de Francia, a la edad de veintiún años.

En seguida quiso continuar la política francesa de expansión hacia Italia, y con un ejército de tres mil caballeros, treinta mil infantes y setenta piezas de artillería, cruzó los Alpes para conquistar el Ducado de Milán.

Entre el 13 y el 14 de septiembre de 1515, el ejército francés derrotó a las tropas suizas mercenarias del duque Maximiliano Sforza, en la batalla de Marignano (hoy Melegnano). Luego, Francisco I marchó sobre Milán y sitió al castillo, que se rindió después de veinte días.

Apeíias finalizada la campaña de Italia, Francisco I, sin darse tregua, debió retomar las armas contra un adversario mucho más poderoso: Carlos V, rey de España y emperador de Alemania.

Los territorios de este soberano, situados en torno a Francia, impedían la expansión de ese país, y Francisco I no perdió ninguna oportunidad de combatir contra su gran adversario. Luchó en cuatro guerras, que devastaron durante muchos años diversos países de Europa (1521-1544).

Entre las muchas batallas en las cuales Francisco I combatió contra su gran rival, Carlos V, merece recordarse la de Pavía, empeñada el 24 de febrero de 1525, y en el transcurso de la cual el rey francés dio pruebas de una gran audacia. Durante la lucha, Francisco I avanzó a caballo entre las fuerzas imperiales, e hizo estragos con su espada. En medio de los muertos y del correr de la sangre, herido en el rostro y en el brazo, Francisco I continué combatiendo hasta que su caballo cayó malherido.

Rápidamente, las fuerzas enemigas lo rodearon para capturarlo, pero el rey, con gran peligro para su vida, no quiso entregarse. Sólo cuando se presentó ante él el comandante supremo del ejército imperial español, Francisco I rindió su espada y se declaró prisionero. Después de la batalla, desde la prisión, escribió a su madre, Luisa de Saboya, las famosas palabras: «Todo está perdido, menos el honor y la vida, que están a salvo».

Francisco I murió a los cincuenta y tres años de edad, en 1547, mientras se preparaba para una nueva guerra contra Carlos V.

Las guerras de Italia: Dividida en numerosos principados rivales, Italia provocaba la codicia de sus poderosos vecinos, comenzando por Francia, En 1494, Carlos VIII se lanzó en la aventura italiana con la fe de un cruzado que iba a salvar de la anarquía a las ciudades de la península. Fue recibido como liberador en Pavía, Florencia, Siena y Roma, antes de alcanzar Napóles en 1495. Pero el sueño se convirtió rápidamente en un avispero. El Sacro Imperio, España, el papa y Venecia se aliaron para expulsar a los franceses.

Luis XII, entronizado en 1498, se obstinó en hacer reconocer sus derechos sobre el Milanesado. Nuevamente fue una expedición sin éxito, antes que Francisco I, soñara a su vez con Italia. Sin embargo, el ascenso al trono del Sacro Imperio del español Carlos Quinto, en 1519, frustró brutalmente las esperanzas francesas. Francisco I fue derrotado en Pavía en 1525. Hecho prisionero, renunció a sus pretensiones italianas. Estas guerras no trajeron nada nuevo políticamente, pero pusieron a Francia en contacto con Italia y las riquezas poco conocidas de la Antigüedad. Un descubrimiento que anunciaba la llegada del Renacimiento.

LA CORTE DE FRANCISCO I
Francisco I fue muy ambicioso y amante del poder. Quería que sus subditos le fueran sumisos y aceptaran sin discutir sus órdenes. Sus enemigos decían de él que era «el rey de las. .. bestias», porque sus vasallos le obedecían ciegamente, con la sumisión propia de un animal doméstico.

En efecto, gobernó a Francia como soberano absoluto. Nunca convocó a los Estados Generales (es decir, a los representantes del pueblo francés) ni siquiera cuando debía obtener de sus subditos grandes sumas de dinero.

Se limitaba a pedir consejo a cuatro o cinco de sus ministros, por él nombrados, que le eran completamente sumisos. Las leyes y las disposiciones de este rey terminaban regularmente con las palabras: «porque éste es nuestro deseo». Francisco 1510 tenía una residencia fija.

La población de París era, en aquellos tiempos, de unos 300.000 habitantes, pero no tenía el aspecto de una capital y al rey no le agradaba vivir en ella. Prefería trasladarse de un castillo a otro, en los alrededores de la ciudad o a lo largo del río Loira. Hizo construir o agrandar varios castillos, entre los cuales, lo.s más famosos son los de Chambord, de Amboise y de Blois. Su residencia preferida estaba en Fontainebleau.

En la corte de Francisco I se vivía alegre y despreocupadamente. El rey organizaba con frecuencia bailes, juegos, conciertos y grandes partidas de caza. Nunca se había visto en la corte de Francia tanto lujo en el amueblamiento de los salones y en la vestimenta de los cortesanos.

Francisco I fue amante de las artes; principalmente de la poesía: él mismo escribía versos y reunió en su corte a los más famosos poetas y escritores franceses de su tiempo, motivo por el cual se le llamó «padre de las letras». También los artistas extranjeros fueron muy bien recibidos por este rey. Entre otros, recordamos a Benvenuto Cellini y a Leonardo de Vinci.

CRONOLOGÍA DE SU VIDA:

1494 Nacimiento de Francisco, hijo de Carlos de Valois-Orleans, conde de Angulema, y de Luisa de Saboya, el 12 de septiembre en Cognac.

1514 Matrimonio con Claudia de Francia, hija de su primo Luis XII.

1515 Coronación de Francisco I. Expedición al norte de Italia.Victoria de Marignano.

1516 Concordato de Bolonia firmado con el papa León X.

1519 Fracaso de la candidatura de Francisco I al Sacro Imperio ante Carlos Quinto. Inicio de la construcción del castillo de Chambord.

1520 Entrevista del Campo del paño de oro entre Francisco I y EnriqueVIII.

1523 Pérdida del Milanesado. Derrota de Pavía. Francisco I, prisionero de Carlos Quinto.

1526 Tratado de Madrid.

1527 Francisco I impone su autoridad absoluta al parlamento.

1529 Paz de Cambrai o paz de las Damas.

1530 Fundación del Colegio de Francia.

1531 Muerte de Luisa de Saboya. Alianza con los príncipes protestantes. Confiscación de los bienes del condestable de Borbón.

1534 Asunto de las pancartas.

1536 Tratados con los turcos.

1539 Ordenanza deVillers-Cotteréts: el francés, lengua oficial.

1544 Tratado de Crépy-en-Laonnois.

1545 Persecución de los valdenses.

1547 Muerte de Francisco I en Rambouillet, el 31 de marzo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ilustrada del Estudiante Tomo IV – Francisco I de Francia –
Biografías Hicieron Historia Tomo I Entrada: Francisco I de Francia Edit. Larousse