Caballito de Mar

La Medusa de Mar Características ,Vida y Alimentación

LA VIDA DE LAS MEDUSAS DE MAR – Características –

A pesar su extraña fisonomía, las medusas (por estos lares nombradas como «aguas vivas») son uno de los seres más comunes en los mares de todo el mundo. Quién no se ha topado con una durante los días de verano en la playa y padecido el ardor que dejan en la piel luego de una picadura.

No es raro ver flotar sobre las aguas del mar, o descubrir sobre la arena de las orillas, unos globos brillantes, transparentes como vidrio que hubiera sido inflado por un misterioso  artista marino. Si los tocamos, una violenta sensación de quemadura nos quitará todo deseo de insistir en nuestra investigación.

Se trata de organismos complejos que, a diferencia de los seres humanos, carecen de cerebro, corazón y extremidades. Tienen una prodigiosa astucia para cazar a sus víctimas, gracias a su deslizamiento sigiloso. Además, a simple vista, pasan inadvertidas por su cuerpo casi transparente (y muy delicado). El 95% de una medusa está constituido por agua.

Viven a no menos de 10 kilómetros de la costa, porque buscan las agua cálidas con más contenido de sodio. Por esto es que son una de las pocas especies que fueron, en parte, beneficiadas por el cambio climático, ya que el aumento de las temperaturas ha facilitado su reproducción, en especial en zonas como el Mar Mediterráneo.

Estos organismos invertebrados con forma de hongo pertenecen al grupo de los cnidarios. Tienen una particular belleza cuando se trasladan con movimientos rítmicos, como una sombrilla que se abre y se cierra.

Su cuerpo gelatinoso se compone de una especie de sombrero o caparazón con decenas de células urticantes —que generan úlceras y lastiman la piel humana—, utilizadas para cazar y defenderse. Cuentan, además, con un filamento enrollado que se despliega para atacar a sus víctimas inyectándoles veneno. Son de las criaturas más antiguas del planeta —600 millones de años—, pero su promedio de vida va de los 3 a los 6 meses.

Aunque no lo parezcan, son carnívoras: pueden alimentarse con pequeños peces y crustáceos, aunque suelen vivir a base de plancton. En su mayoría son inofensivas, pero también pueden ser muy peligrosas, como la medusa cubo.

agua viva en la playa

Esos globos, cuya campana o sombrilla a menudo está orlada por un ribete violáceo o azulado, son las medusas que, en contacto con el aire, pierden su forma y su redondez para convertirse en una repulsiva masa gelatinosa. Por el vivo escozor que producen al tocar la piel, se las llama «aguas malas» y «aguas vivas»

Las medusas son animales marinos de la orden de los acalefos; tienen el cuerpo en forma de casquete esférico y pertenecen, como los espongiarios (esponjas), los coralarios (corales) y los equinodermos (estrellas de mar), al grupo de los fitozoarios o zoófitos, animales cuya forma recuerda la de los vegetales y tiene en común que todos viven en el mar. Son todos invertebrados, y podemos diferenciar los siguientes: pólipos, estrellas de mar,erizos de mar, corales, medusas y esponjas.

Hay un grupo de animales que reciben el nombre de cnidarios, que está formado por los pólipos y las medusas. Como dijimos antes , este grupo viven principalmente en los mares, aunque algunos habitan en aguas dulces. No hay especies terrestres. Los pólipos tienen forma de saco. Cuentan con un orificio en la parte superior, que sirve tanto de boca como de ano, rodeado de varios tentáculos. Los pólipos no se mueven y viven fijos a las rocas. Las medusas, en cambio, flotan y nadan en el agua. Tienen forma de sombrilla. Cuentan con una boca, situada en la parte inferior, y varios tentáculos, que cuelgan hacia abajo, como flecos.

Estos pólipos, al reproducirse, se especializan y se dividen el trabajo. Mientras unos se encargan de la digestión, perdiendo los tentáculos, otros se aguzan y se transforman en espinas protectoras de la colonia, y varios se afinan en órganos táctiles para avisar y proteger a los que cuidan de reproducirse.

Una colonia de pólipos parece uní sociedad industrializada. Incluso poseen sus guerreros dotados de modernísimas armas: las «cápsulas urticantes», que segregan un líquido corrosivo capaz de inmovilizar a sus víctimas, haciendo fácil su captura por medio de los tentáculos.

La medusa es un animal de doble pared y de simetría axial. Del fondo de su campana pende un verdadero badajo, llamado manubrio, en cuya extremidad se encuentra la boca. De la campana salen los tentáculos y en el centro de ella está el estómago, que se comunica con los tejidos de la sombrilla por medio de canales radiales.

Solamente en algunas especies puede verse, alrededor de la sombrilla, una delgada lámina libre llamada vela. Pero todas las especies tienen ojos pigmentados y órganos especiales que permiten al animal conservar su equilibrio de flotador viviente. Poseen además un doble anillo nervioso unido a los órganos sensitivos, que a pesar de ser muy rudimentarios reaccionan rápida mente a los contactos y los agentes químicos externos.

El tegumento que constituye el cuerpo de la medusa es, por regla general, gelatinoso y, en muy pocas especies, cartilaginoso. Siempre transparente y muy blando, presenta la notable particularidad de estar formado por 99% partes de líquido y sólo 0,5% de sustancia sólida. Nos llama poderosamente la atención, cómo puede sostenerse el organismo con tan extraordinaria cantidad de líquido. Se comprobó que un ejemplar recién extraído de las aguas pesaba 6.300 gramos, y a las pocas horas de haber muerto quedó reducido a 30 gramos.

medusas en el mar

En las medusas los tentáculo; cuelgan de la copa formando una especie de velo c túnica de filamentos que se mueven con indecible gracia y elegancia en las aguas tranquilas. Esta copa se llama sombrilla y presenta forma cóncava, hueca. En su interior cuelga a modo de badajo el resto del animal, como un pie. Las contracciones del «velo», que puede ser liso y continuo; en forma de finísimo tejido o constituyendo filamentos, permiten a la medusa trasladarse de un lugar a otro en el seno del agua. Las medusas poseen un acusado sentido del equilibrio gracias a unos órganos reguladores llamados «estatocistos», y tienen también órganos visuales. auténticos ojos, distribuidos en el borde de la sombrilla.

La parte líquida de su organismo está constituida por sales de sodio, calcio, magnesio, hierro y sulfato de calcio, y la sólida por gelatina, mucílago y algunas sales de magnesio.

Según las especies y los medios de vida, el tamaño es muy variable; algunas tienen 1 ó 2 milímetros de diámetro, ciertas Aurel0ias alcanzan 0,5 metro y existe una especie llamada Cyanea Capullata que mide 3 metros de sombrilla (copa) y cuyos tentáculos marginales llegan hasta 40 m de longitud.

Medusa Cyanea Capillata

¿Con qué se alimentan las medusas?
Al verlas tan diáfanas podríamos pensar que son el resultado de una mezcla de aire, luz y agua de mar, pero en realidad son muy voraces e ingieren permanentemente plancton —minúsculos animalillos que viven en suspensión en el agua— y, cuando pueden, también pececillos. Los tentáculos llevan la comida al interior de la sombrilla, donde poco a poco el manubrio la rodea y absorbe.

Para avanzar en el agua la medusa emplea la campana y la paleta natatoria. Al contraer la campana empuja el agua hacia atrás, y de esta manera proyecta el cuerpo hacia adelante. Algunas colonias poseen individuos especialmente dotados para la natación.

El escozor que produce el contacto de ese fitozoario, sea al tomarlo o al rozarlo descuidadamente, se debe a la emisión de un líquido urticante segregado por glándulas especiales. Ese líquido, que se esparce alrededor de la medusa, mata o, por lo menos, paraliza a las pequeñas víctimas y, en todos los casos, quita el deseo de comerla a cualquier enemigo hambriento.

medusa y su veneno para la alimentacion

En su largos tentáculos tiene un «dardo venenoso» adentro de una capsula llamada científicamente nematocistos, y que no se encuentran en ningún otro grupo de animales. El nematocisto es una cápsula que contiene una especie de látigo, llamado filamento. Cuando una presa está cerca, los nematocistos disparan los filamentos con fuerza sobre ella; estos penetran en su víctima inyectándole un veneno paralizante.

La propiedad urticante, conocida desde muy antiguo, hizo que se las llamara ortigas de mar. La irritación que producen se debe a la gran cantidad de nematocistos que poseen en sus tegumentos; éstos son pequeñísimas cápsulas, en cuyo interior, lleno de un ácido urticante, se arrolla en espiral un corto y delgado filamento que, al romperse con el contacto de un objeto o por la contracción de la piel de la medusa, se clava en el cuerpo de quien la toca, vertiendo todo el líquido que contiene la cápsula.

A veces las medusas flotan por millares sobre el mar tranquilo, en las horas del crepúsculo o de la noche, iluminándolo con una fantasmagoría de chispas fosforescentes, como si el reflejo de alguna extraña fiesta submarina llegara a la superficie de las aguas.

Fuente Consultada:
Enciclopedia CONSULTORA Tomo 2 Los Seres Vivos
Enciclopedia LO SE TODO Tomo 3 Las Medusas

Caballito de Mar o Hipocampo Características y Vida

LA VIDA DEL CABALLITO DE MAR o HIPOCAMPO

Entre cangrejos y estrellas de mar, arrojados por la marea en las playas de clima templado, suelen encontrarse unos animalitos que nos recuerdan a los fabulosos caballos con cola de pez que arrastraban el carro de Neptuno, dios del mar.

Menos llamativos, quizá, pero igualmente extraños y sobre todo más reales, los hipocampos o caballos marinos se nos presentan con su hocico largo, bastante similar al del caballo, su crin rígida y una larga cola prensil con la que se sujetan a las algas. Su nombre deriva del griego hippos, caballo, y kampé, oruga.

Imagen de un hipocampo

La posición vertical de los «caballos marinos» es característico.Pueden subir, bajar y desplazarse horizontalmente sin su postura. Vemos un pequeño hipocampo entre la vegetación submarina.

El simpático animalito presenta rasgos curiosos, en comparación con otros animales: su cabeza tiene la misma forma que la del caballo, posee una bolsa semejante a la de los canguros, un esqueleto exterior como el de los insectos, y sus ojos se mueven independientemente uno de otro, a semejanza de los camaleones. Este habitante de los mares cálidos y tropicales se mueve dentro del agua en posición vertical.

PARTES DE un hipocampo

Utilizando sus pequeñas aletas pectorales, avanza firmemente en el seno del agua con pequeños saltos. Su cuerpo va encerrado en una armadura de anillos óseos, y su cola mide más de la mitad de su cuerpo.

Los caballitos de mar se alimentan de animalitos marinos, a los que persiguen obstinadamente hasta que los apresan con sus mandíbulas desdentadas. Su tamaño es variable: miden, generalmente, entre dos y treinta centímetros.

Es un pez cordial y no tiene prácticamente enemigos. Uno de sus ritos más interesantes es la danza nupcial que efectúa, generalmente, en otoño.

El macho y la hembra, con sus colas enlazadas, inician una graciosa danza que finaliza en su unión. La hembra pone sus huevos en la bolsa incubadora del macho, y éste los conserva allí, hasta que los nuevos  individuos están  desarrollados  para  cuidarse solos.

Si observáramos la fauna marina, a lo largo de las costas arenosas o entre las algas y escollos, veríamos pequeños grupos de delicados hipocampos nadando verticalmente a mediana profundidad, uno detrás de otro. También podríamos sorprenderlos aferrados por la cola a la vegetación submarina, con sus cortas aletas pectorales agitándose levemente y con su gran aleta dorsal toda desplegada en abanico, preparada para captar los menores movimientos del agua.

El cuerpo del hipocampo, que difícilmente mide más de quince centímetros de largo, está protegido por una delgada coraza flexible formada por escuditos óseos articulados entre sí.

El macho se diferencia de la hembra por una pequeña bolsa que lleva sobre el abdomen, parecida a la de los canguros, donde durante el tiempo de la incubación guarda los huevos puestos por la hembra. Éste es un magnífico ejemplo del cuidado de la prole que nos da la naturaleza, y demuestra la superioridad del caballito marino sobre sus congéneres, los teleósteos, que abandonan su cría.

En las costas templadas son comunes dos especies de hipocampos que los naturalistas llaman Hipocampus brevirostris e Hipocampus guttulatus, ambos más bien chicos, de color gris azulado, excelentes nadadores aunque no se internen nunca en alta mar.

Si alguna vez se nos ofrece la oportunidad de tener en nuestras manos un hipocampo palpitante de vida, podremos observar su larga boca tubular y nos asombraremos de los fuertes coletazos que dará, tratando de recuperar su libertad.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Volumen I Los Hipocampos
Enciclopedia CONSULTORA Volumen II