El Colesterol

Funcionamiento de los Riñones en la Excrecion Humana

Funcionamiento de los Riñones en la Excreción Humana

Si tenemos una hoguera encendida, y no la renovamos de vez en cuando para eliminar las cenizas, acabará por apagarse bajo los residuos acumulados de la combustión; éstos, en efecto, tienden a sofocar el fuego. En los organismos vivos, ocurre un fenómeno similar; en las células se producen combustiones, que proporcionan la energía necesaria para el trabajo muscular, la sustitución de los tejidos gastados y la construcción de nuevos tejidos; estas combustiones originan sustancias de desecho, que pueden quemarse de modo más completo con un suplemento de energía, como ocurre con el ácido láctico, o bien, deben eliminarse del organismo, para no entorpecer procesos vitales.

Si las sustancias de desecho se acumulan, aparecen primero unos efectos nocivos (intoxicación) y, al final, se puede llegar a la muerte del organismo. En   los  animales  unicelulares,   las  sustancias de desecho se expulsan directamente al medio; en cambio, en los animales superiores y, en particular, en el hombre, existen unos órganos especiales encargados de la eliminación: los ríñones.

En el hombre existen otras formas de excreción, que incluyen: la eliminación de C02 por los pulmones (cuando respira) , la traspiración y el crecimiento de pelos y uñas. Sin embargo, la eliminación más importante, es decir, la verdadera excreción es la que lleva a cabo el riñon.

Nos equivocaríamos si creyéramos que el riñon sólo lleva a cabo la eliminación de elementos nocivos. En realidad, desempeña una función compleja, por la que controla la cantidad de agua que pasa al medio exterior (de particular importancia, en el caso de los animales terrestres), participa en la regulación del pH (o sea, el nivel de alcalinidad, o
acidez) de la sangre, y en el balance general de los iones en la sangre y en todos los fluidos del cuerpo.

También tiene la misión de retener todas las sustancias cuya pérdida perjudicaría al organismo   (glucosa, aminoácidos, etc.). Cuando los ríñones no trabajan de modo satisfactorio, los médicos pueden, en algunos casos, utilizar un riñon artificial, que realiza el trabajo del riñon, y, por tanto, también purifica la sangre del paciente.

Máquina de Diálisis

ESTRUCTURA  DE  LOS  RÍÑONES
En el hombre, los ríñones son unos órganos en forma de habichuela, de 10 cm. de longitud y 5 de anchura, de color rojo oscuro, y de superficie lisa. Se encuentran, en número par, uno a cada lado de la columna vertebral, en la región lumbar.

De los ríñones salen los uréteres,, que conducen la orina a la vejiga urinaria, de donde se expulsa por la uretra en el acto de la micción. El corte frontal de un riñon muestra dos zonas principales: una capa cortical, de aspecto granuloso, y una capa medular, más interna, estriada radialmente. El conjunto se encuentra encerrado en una cápsula de grasa protectora.

Esquema Básico de un Riñon

Al estudiar al microscopio las zonas cortical y medular, se observa que en ellas hay una gran cantidad de pequeños tubos, los tubos uriníjeros, que constituyen la mayor parte del tejido del riñon. El tubo urinífero empieza en la zona cortical, por un extremo cerrado que se dilata, formando una ampolla y que se puede comparar con el fondo de una botella de champán. Esta concavidad se conoce con el nombre de cápsula de Bowman.

La segunda región es un tubo contorneado, que está seguido por una horquilla, cuyo vértice se encuentra en la capa medular; esta horquilla se llama asa de Henle. La rama descendente es de paredes finas; la ascendente, de paredes gruesas.

Después de otra región, también muy contorneada, se llega al tubo colector, que desciende en línea recta en la capa medular, y se reúne con muchos tubos semejantes, para acabar desembocando en la pelvis renal.  Comprendemos ahora el aspecto granular de la capa cortical, que se debe a los millones de cápsulas de Bowman que la forman, y el aspecto estriado de la capa medular, debido al gran número de tubos rectos, que van de la corteza a la  médula.

El riñon está muy bien irrigado, puesto que es el encargado de purificar toda la sangre que circula en el organismo. La arteria renal penetra en el riñon en su parte central, y origina unas arterias en arcada, que se encuentran entre la capa medular y la cortical, y que presentan ramificaciones en las dos capas.

Las que penetran en la capa cortical originan numerosas arteriolas; cada arteriola penetra en una cápsula de Bowman, y forma un complicado nudo de capilares, que reciben el nombre de glomérulos de Malpighi. Las vénulas que salen de las cápsulas de Bowman se reúnen en una red de capilares que rodea a los tubos uriníferos. Estos capilares acaban formando venas de mayor tamaño, cuya unión constituye la vena renal, que sale del riñon y desemboca en la vena cava inferior.

El sistema excretor del hombre, mostrando las relaciones entre los ríñones, el aporte de sangre, los uréteres y la vejiga.

CÓMO  FUNCIONA  EL  RIÑON
Por los riñones del hombre adulto circula, aproximadamente, en 1 minuto, 1 litro de sangre; es decir, una considerable parte de la cantidad de sangre impulsada por el corazón. La cantidad de líquido filtrado diariamente alcanza los 180 litros; para evitar la deshidratación, la mayoría de esta agua debe ser absorbida de nuevo. De hecho, lo es el 99 %.

Las cápsulas de Bowman filtran todas las sustancias del plasma sanguíneo, que por su bajo peso molecular pueden atravesar fácilmente la membrana. En este filtrado (orina primaria u orina bruta) hay agua, sales minerales, glucosa y algunos aminoácidos, junto con productos urinarios: urea, ácido úrico y pigmentos, como la urobilina.

La solución, en cambio, está desprovista de moléculas grandes (coloidales), demasiado gruesas para pasar a través de las paredes capilares de los glomérulos de Malpighi. Los tubos uriníferos regulan la concentración de esta orina bruta, reabsorbiendo una parte de estas sustancias, para devolverlas a la sangre.

En las personas no enfermas se reabsorben, totalmente, la glucosa y parcialmente el agua, la sal común (de forma que la sangre conserve su salinidad normal de 9 por 1.000)   y algunos aminoácidos. Esta absorción se hace principalmente en el «asa de Henle».

La eliminación del agua, como la de ciertos iones vitales, está bajo la influencia directa de ciertas hormonas, y es la reabsorción en los túbulos la que de una manera específica se aumenta o se disminuye. Si hacemos medidas de las concentraciones de distintas sustancias en la sangre y en la orina, encontraremos diferencias curiosas. En la orina hay unas noventa veces más sulfato, unas nueve veces más potasio, y unas veinticinco veces más ácido úrico que en la sangre.

La urea, que es la principal sustancia de desecho, se encuentra en la orina en una concentración setenta veces mayor que en la sangre. Sin embargo, aunque pueda parecer sorprendente, algo de urea se reabsorbe, porque debe haber cierta concentración en  el plasma sanguíneo (aproximadamente, 0,03%).

En cuanto al amoníaco, la concentración en la orina es más de cuatrocientas veces superior a la concentración en la sangre; esto es consecuencia de que este producto de desecho se origina en el mismo riñon. Normalmente, en la orina no se encuentran glucosa, ácidos grasos, proteínas o bicarbonato, mientras que en la sangre alcanzan concentraciones importantes.

Si hemos ingerido un exceso de agua, la reabsorción del líquido será pequeña, mientras que la de la sal es muy grande. La orina será abundante, muy clara y muy poco salada. Si, al contrario, no hemos bebido suficientemente, los tubos reabsorben una gran porción del agua filtrada por las cápsulas de Malpighi, y la orina será poco abundante, oscura y salada. Un término medio, para la cantidad de orina excretada diariamente, es de uno y medio a dos litros.

La función de las distintas partes de los tubos ha sido estudiada colocando finas pipetas en ellos, y sacando pequeñas muestras de fluido. Las diferencias de concentración de distintas sustancias, en diferentes regiones de los tubos uriníferos, permiten deducir la función propia de cada región.

Los ríñones poseen un metabolismo extraordinariamente intenso. El consumo de energía de ambos ríñones representa de 1/20 a 1/10 del consumo total en reposo, a pesar de que su peso sólo es de alrededor de 1/200 del peso corporal. El consumo de energía por unidad de peso es mayor que en los demás órganos. El riñon produce un trabajo osmótico, pero no es suficiente para justificar el alto consumo energético.

Debemos suponer que los procesos de absorción y secreción necesitan reacciones auxiliares que consumen energía. La selectividad del transporte de sustancias, a través de las células epiteliales de las túbulos, debe ser obtenida a costa de un rendimiento energético bajo. Se comprueba, además, que aparte de su función excretora, que representa la actividad principal, el riñon participa en numerosas trasíorma-ciones importantes para el metabolismo total.

Hasta ahora hemos considerado únicamente lo que ocurre en el caso de una persona normal. En ciertos casos patológicos, la orina debe tener una composición diferente de lo normal. No olvidemos, sin embargo, que la composición de la orina varía de. modo considerable con el; tipo de dieta que consume una persona. Por el ejemplo, el contenido de nitrógeno, en la orina, es mucho mayor en una persona que consume una dieta rica en proteínas que en otra que toma una alimentación rica en fécula, sobre todo, debido a una producción incrementada de la urea.

En los artríticos suelen aparecer en la orina cristales de ácido úrico. Los cristales están coloreados en amarillo por colorantes absorbidos. Las orinas neutras, o acidas, pueden precipitar también uratos ácidos, coloreados en amarillo o rojo, que, a diferencia de los demás sedimentos, se disuelven por calentamiento de la orina.

En ciertas circunstancias, los sedimentos pueden dar lugar a la formación de concreciones, cálculos urinarios. Los cálculos de oxalato calcico, y de fosfatos son los más frecuentes. La formación de cálculos está influida por la alimentación y por alteraciones en el metabolismo.

En los casos de diabetes, suele producirse la glucosuria. o paso de la glucosa a la orina, Otras afecciones son la acetonuria (paso de acetona), la fosfaturia (excesos de fosfatos) y, finalmente, cuando la orina lleva sangre, hematuria. La insuficiencia renal determina la acumulación de urea en la sangre, fenómeno llamado uremia.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°59 Funcionamiento y Estructura de los Riñones

Que son las Vitaminas A,B,C,D,E Tipos, Funciones y Características

Que son las Vitaminas A,B,C,D,E
Tipos, Funciones y Características

1-Vitaminas Liposubles e Hidrosolubles

2-Procedencia de las Vitaminas

3-Vitaminas A,B,C,D,E y sus Funciones

4-Historia de las Vitaminas

5-Tabla de Vitaminas y Características

6-Historia del Descubrimiento de las Vitaminas

7-Vitaminas Mas Importantes Para El Hombre

Que son las Vitaminas A,B,C,D,E Las vitaminas son compuestos sin valor energético, con componentes  que el organismo necesita  para funcionar correctamente, tener una buena salud física y mental, y conseguir un crecimiento adecuado. Son compuestos orgánicos distintos de las proteínas, grasas e hidratos de carbono. Se los considera nutrientes esenciales para la vida.

Son sustancias orgánicas que nuestro cuerpo necesita en cantidades muy pequeñas, pero que no puede producir por sí mismo. Por lo tanto, le han de ser suministradas con la alimentación.  El conocimiento de las vitaminas es relativamente reciente. En realidad, todas ellas han sido descubiertas en el siglo XX.

Sin embargo, anteriormente ya se conocía el hecho de que, cuando se alimentaba a animales de experimentación con una dieta que contiene hidratos de carbono, grasas y proteínas en estado puro, los animales dejaban de crecer, enfermaban y acababan por morir.

El sueño de algunos científicos, de poder alimentarse con una dieta químicamente pura, creando alimentos sintéticos, se desvanecía.

Los animales y el hombre, necesitan algo más que hidratos de carbono, grasas y proteínas, por muy abundantes que estas sean.

Debían de haber pues, algunas sustancias en los alimentos en su estado natural, que resultaban imprescindible para la vida. En 1912, el bioquímico polaco Casimir Funk llamó a esas sustancias las ‘aminas de la vida, o vitaminas.

Las vitaminas son compuestos imprescindibles para el crecimiento y el desarrollo para el correcto funcionamiento de los tejidos y para un gran número de procesos metabólicos y fisiológicos.

La relación entre la dieta y determinadas patologías se conoce desde la conquista del Nuevo Mundo; a través de estas expedición se comprobó que la ingestión de algunas sustancias, como el pimentón, disminuía aparición de ciertas enfermedades. Del mismo modo, en la marina inglesa se erradicó el escorbuto gracias al consumo del jugo del limón.

Una característica común a todas las vitaminas es que son necesarias, en cantidad reducidas, para el correcto funcionamiento del metabolismo. Por otro lado, no todos los animales presentan los mismos requerimientos vitamínicos. Las aves y las ratas sintetizan la vitamina C, mientras que el ser humano y los simios no presentan esta capacidad, modo que deben tomarla a través de los alimentos.

La necesidad de vitaminas varía según la especie, la edad del individuo, el nivel de crecimiento, la actividad diaria, la existe de un estado de gestación, la situación de convalecencia de las enfermedades, etc.

En casos de mayor desgaste metabólico, o bien cuando la dieta nos es variada y en ella se incluyen alimentos frescos, se pueden presentar estados carenciales. Cuando esta falta de vitaminas es reducida, se habla de hipovitaminosis, una afección que provoca ciertas alteraciones; la carencia total de vitaminas se denomina avitaminosis y puede acarrear enfermedades muy graves.

Por otra parte, el exceso de vitaminas conduce a lahipervitanosis, responsable igualmente de diferentes patologías y alteraciones metabólicas.

Para designar a las vitaminas se pueden usar tres tipos de códigos: una letra mayúscula, un término relacionado con la enfermedad que se produce ante su ausencia o el nombre químico. La composición química de las vitaminas es muy variable; obstante, todas ellas son muy hábiles; es decir, muy sensibles al calor, al oxígeno, a cambios de pH y a la luz. Existen dos grandes grupos:

Vitaminas liposolubles: se caracterizan por no ser solubles en agua, pero sí los compuestos lipídicos. Son abundantes en alimentos con alto contenido lípidos, como el hígado de ciertos animales. Precisamente la estructura lipídica favorece su acumulación.

Vitaminas hidrosolubles: se solubilizan muy bien en agua, por lo que su eh nación a través de los riñones es muy eficaz. Por este mismo motivo no se acumulan como material de reserva.

Procedencia de las vitaminas: Las vitaminas son producidas primeramente por los seres del reino vegetal, ya sean las plantas superiores, los hongos o las bacterias. En algunos casos, los animales pueden transformarlas y almacenarlas, como ocurre por ejemplo con las vitaminas A y D, que los vegetales producen como pro-vitaminas, y se almacenan en el hígado de los peces y mamíferos como vitaminas. Sin embargo, la fuente básica de vitaminas, son los alimentos vegetales. La carne, por ejemplo, es muy deficiente en vitamina C.

Vitaminas liposolubles

Vitamina A

La vitamina A o retinol es un alcohol liposoluble de cadena larga. Es una molécula sensible a la luz ultravioleta, a los ácidos y al oxígeno. A principios del siglo XX se idearon ciertas sustancias liposolubles que eran esenciales para el crecimiento y el desarrollo animal, cuya síntesis química se debe a Isler (1947).

Se sabe que la vitamina A participa en el proceso de la visión; forma parte de la rodopsina presente en la retina del ojo.

Cuando incide la luz sobre la retina, esta molécula se rompe y se produce la cascada de reacciones que conduce a la formación de un impulso nervioso que se transmite a través del nervio óptico hacia el cerebro. La hipovitamiflosis (carencia de vitaminas) determina alteraciones de las glándulas sebáceas y sudoríparas, de la mucosa respiratoria, y provoca también sequedad en el ojo o xeroftalmia, que incluso puede afectar a la conjuntiva o a la córnea.

En niños pequeños, el exceso de esta vitamina conduce a estados de irritabilidad, vómitos y dolor de cabeza. Los alimentos ricos en vitamina A son el hígado de pescado y de vaca, los huevos, la leche, las zanahorias y la mantequilla.

En los vegetales coloreados (zanahoria, tomate, etc.) se encuentra en forma de provitamina, conocida como beta-caroteno, que nuestro organismo transforma en auténtica vitamina A (retinol) según sus necesidades.

Debido a que la absorción intestinal de los carotenos no es tan fácil como la de la vitamina A procedente de los alimentos animales, se calcula que se necesitan seis veces más de caroteno vegetal que de retinol animal. Aun así, la dieta vegetal normal aporta cantidades sobradas de vitamina A.

No ocurre lo mismo con los alimentos animales, en los que, exceptuando el hígado de los animales, ciertos pescados, o los lácteos, es bastante escasa. La carne magra es muy pobre en vitamina A.
Según la OMS, la vitamina A es de la que más se carece en determinadas regiones del mundo. Al igual que ocurre con otra vitamina liposoluble, la D, el exceso de vitamina A en su estado definitivo (retinol), tal como se encuentra en los animales, resulta tóxico para el hombre.

Funciones
• Formación de los pigmentos visuales en la retina. La falta de vitamina A impide ver con poca luz (ceguera nocturna).

• Formación y mantenimiento de las células que recubren la piel, los ojos, la boca y los órganos internos. Cuando falta vitamina A, la piel, y especialmente la conjuntiva que recubre al ojo, se resecan y debilitan, Cuando este déficit es grave llega a producirse la ceguera. Entre los niños del tercer mundo todavía se dan numerosos casos de ceguera por falta de vitamina A.

• Evita la formación de tumores cancerosos en los órganos de nuestro cuerpo, debido a su poderosa acción antioxidante. Este efecto lo produce en su forma de provitamina vegetal (caroteno). Se ha comprobado que los fumadores que toman muchas hortalizas, especialmente zanahorias), padecen menos cáncer de pulmón que los fumadores que consumen pocas.

Vitamina D

La vitamina D tiene diferentes formas metabólicas, según sea de origen animal o vegetal. La forma habitual en el ser humano es la vitamina D3 o ergocalciferol, que deriva del 7-dehidro-colesterol por irradiación ultravioleta. La asociación del raquitismo y la luz solar conllevó la realización de diferentes estudios que culminaron en la síntesis de los primeros esteroles, en los años treinta del siglo XX. La función de esta vitamina es la de favorecer la absorción intestinal de calcio y fósforo, y la correcta formación de los huesos.

Su carencia, por una mala dieta o por una falta de exposición a la luz solar, puede conducir a los niños en crecimiento al raquitismo. Esta patología consiste en una calcificación de los huesos, que puede dar lugar a su arqueamiento. Los síntomas son debilidad muscular, dolores, alteraciones al caminar, etc. La vitamina D está presente en pescados grasos, como la sardina y el arenque, en los huevos y en el queso.

Vitamina E

La Vitamina E o tocoferoles está formada por un conjunto de líquidos oleosos solubles en os disolventes de las grasas. Existen ocho tipos en total. Tiene una función antioxidante pues evita la oxidación de los ácidos grasos insaturados presentes en las membranas celulares, reduciendo los fenómenos de deterioro.

No obstante, todavía no se ha establecido completamente su relación con el retraso en la aparición de tumores y el proceso de envejecimiento de los humanos.

En ciertos animales, no en el hombre, Su carencia está asociada con alteraciones en el hígado y en el sistema inmunitario; además, puede conducir a la esterilidad. Está presente en los aceites vegetales, en el germen de trigo, en los huevos y en la mantequilla.

Vitamina K

Vitamina K está constituida por varias sustancias denominadas naftoquinonas, que participan en el proceso de la coagulación de la sangre, en concreto, en la síntesis de la protombina. Su déficit, por una absorción reducida o ingestión de ciertos antibióticos ocasiona hemorragias, osteoporosis y fracturas de huesos. Es muy abundante en verduras como la col y las espinacas.

Vitamina B1

También llamada tiamina, da lugar en su metabolismo al pirofosfato de tiamina o PP que participa como coenzima en multitud de procesos metabólicos. Su déficit, ocasionando por un consumo habitual de productos refinados, de alcohol o de carbohidratos, provoca una degeneración del sistema nervioso.

En el ser humano ocasión un conjunto de síntomas que se conocen como la enfermedad del beriberi. Esta vitamina se encuentra en el germen de trigo y en la levadura de la cerveza.

La vitamina B1 está presente en alimentos como el hígado, la leche, el pan, el germen de trigo cereales. La enfermedad del beriberi, que se manifiesta a través de síntomas neurológicos, anomalías cardiovasculares y edema, está provocada por su déficit.

Esta vitamina se descubrió en el arroz integral, a principios del siglo XX, al notar que este alimento era capaz de curar la enfermedad del beriberi.

Funciones: Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, facilitando las reacciones químicas mediante las cuales su producto final, la glucosa, se transforma en energía.
e Es un factor esencial en las funciones del sistema nervioso. Su falta ocasiona irritabilidad y desequilibrio nervioso.

Su carencia ocasiona el beriberi, enfermedad que afortunadamente ya se ha vuelto rara en el mundo. La vitamina B1 se halla muy extendida en la naturaleza, y todas las frutas, cereales (especialmente los integrales) y hortalizas, la contienen. Son pobres en vitamina B1 el azúcar blanco (no el azúcar moreno o la miel), y la harina blanca refinada (no la harina integral). La dieta a base de fruta, cereales y hortalizas suple sobradamente las necesidades de esta vitamina.

Vitamina B2

En la leche se encuentra libre en un 90%, pero también puede aparecer asociada con proteínas formando el FMN y el FAD. Participa en los procesos de crecimiento y en el metabolismo de la piel y las mucosas. Con su carencia se producen alteraciones en la piel y en los ojos y retraso en el crecimiento.

Vitamina PP

Vitamina engloba a dos metabolitos principales, estables y solubles en agua: el ácido nicotico y la nicotinamida.Como parte de estas dos coenzimas participa en las rea4 de la respiración aerobia. Su deficiencia produce fatiga y lesiones en la piel. Su contenido se equilibra con una dieta rica en carnes y pescados.

Vitamina B5

En 1953, F. A. Lipmann y H. A. Krebs recibieron el premio Nobel de Fisiología y Medicina por descubrir la presencia, como componente de la coenzima A, del ácido pantotémico o vitamina B5. Su carencia provoca alteraciones en la coordinación motora y de circulación sanguínea en las extremidades inferiores. Está presente en el hígado de animales y en prácticamente todos los alimentos.

Vitamina B6

También conocida como piridoxina, da lugar en su metabolismo al piridoxal, que es una parte importante del metabolismo de las proteínas. El desequilibrio del sistema nervioso ante su carencia se restablece con la ingestión de frutas, carnes, pescados y legumbres.

Vitamina B8

La vitamina B8 o biotina participa en las reacciones de descarboxilación. Se encuentra en una amplia gama de alimentos y su carencia ocasiona anorexia, vómitos, alopecia y dermatitis.

Vitamina B9

Esta vitamina, conocida como ácido fólico, participa en la síntesis de las bases nitrogenadas que forman los ácidos nucleicos. La ausencia de espinacas, coles, hígado, eche y carne en la dieta puede ocasionar trastornos digestivos agudos.

Vitamina B12

También llamada cianocobalamina, Interviene en la formación de los glóbulos rojos de la sangre y en el metabolismo de los ácidos nucleicos y las proteínas. Su carencia produce estados de anemia, alteraciones neurológicas y cutáneo-motoras Se encuentra presente en el hígado de varios animales.

Vitamina C

La falta de esta vitamina provocó la primera enfermedad carencial conocida el escorbuto, cuya curación se debió al consumo de jugo de limón Se encuentra en los cítricos, las verduras, las fresas y el kiwi.

La carencia de vitamina C, presente en los cítricos, puede provocar la aparición del escorbuto, patología caracterizada por astenia, hemorragias subcutáneas, alteración de algunos tejidos, especialmente el de las encías, y debilidad general

Ver También: Las Mas Importantes Vitaminas Para el Organismo

Ver También: Historia Descubrimiento ADN

PARA SABER MAS…
UN POCO DE HISTORIA SOBRE LAS VITAMINAS

Casimir FunkEl escorbuto dominaba en alta mar. El beriberi era una epidemia en todo el sudeste asiático. La pelagra, una amenaza en todo el mundo.

Excepto el antídoto contra el escorbuto de la armada inglesa, grandes cantidades de limas (de ahí el mote de «limey» de los marinos británicos), no se conocía protección alguna contra estas temidas enfermedades hasta que en 1912 Casimir Funk publicó su artículo La etiología de las enfermedades deficitarias.

En el texto, Funk, un joven y brillante bioquímico polaco (obtuvo el doctorado a los 20 años y solo tenía 28 en la época de su avance decisivo), mostró que las enfermedades estaban causadas por deficiencias alimentarias.

«Las sustancias deficitarias que se llamarán vitaminas», escribió. En el transcurso de su investigación, Funk postuló que cuatro sustancias de éstas (más tarde identificadas como vitaminas Bi, 62, C y D) eran imprescindibles para una buena salud.

Como otros habían hecho anteriormente, Funk observó que las enfermedades deficitarias se producían en zonas con dietas de subsistencia monoalimentarias. Trabajando en el instituto Lister de Londres, Funk realizó sus experimentos.

Alimentó pájaros con una dieta consistente exclusivamente en arroz refinado y enfermaron de algo muy parecido al beriberi, enfermedad habitual entre la población que hacía una dieta restringida similar. Funk restituyó la parte del meollo del arroz que había refinado y los pájaros se recuperaron.

Sin embargo, mientras otros habían atribuido la enfermedad a las toxinas introducidas en el arroz al refinarlo (para la que el arroz restituido era un antídoto), Funk estableció correctamente que el problema no era lo que había en el arroz sino lo que había perdido.

Tras un nuevo estudio, Funk fue capaz de relacionar ciertas sustancias orgánicas, sus «vitaminas», con la prevención de enfermedades específicas. Habló de una vitamina beriberi y de otra escorbútica. «Todas las enfermedades deficitarias se pueden prevenir con una dieta completa», concluyó. Sus palabras cambiaron las formas de alimentación en el mundo.

tabla de vitaminas

Ver: Metabolismo y Obesidad

Historia de las Sulfamidas

Historia de las Sulfamidas

Cuando todavía no se habían descubierto los antibióticos, y mientras el mundo se aprestaba a la guerra, en la paz de los laboratorios hombres de ciencia trabajaban en procura de los elementos que aminoraran los males de la humanidad.

De pronto, en 1935, cuando ya se preveían las primeras chispas de otra conflagración, el universo recibió un anuncio sensacional: un sabio alemán había descubierto que un compuesto químico, utilizado hasta entonces como colorante, tenía extraordinarias propiedades terapéuticas y era de singular eficacia en la lucha contra la infección.

Poco después las sulfamidas llegaban a todos los rincones de la Tierra, y con su aplicación terminaban muchas enfermedades.

LAS SULFAMIDAS: EL descubrimiento sensacional que revolucionó la quimioterapia en el año 1935 tenía antecedentes. Si bien es cierto que ya en 1908, es decir, casi 30 años antes, se consiguió preparar algunas drogas maravillosas, los primeros compuestos sintetizados en esa época servían sólo como colorante, y nadie pensó en su extraordinario poder bactericida.

Después de 1930, se empezó a pensar en las propiedades terapéuticas de estos compuestos, hasta que en 1935, luego de algunos estudios preliminares, apareció el primer trabajo sobre las sulfamidas, que habrían de provocar una verdadera revolución en el campo terapéutico.

Bajo el título de «Contribución a la quimioterapia de las infecciones bacterianas», el sabio alemán Domagk explicaba cómo un producto, especie de derivado del azufre, contenía extraordinarias propiedades bactericidas. Aparecieron ese mismo año trabajos de otros autores, alemanes, franceses e ingleses, pero pasó más de un año sin que los médicos ni el público se hubieran dado cuenta de la enorme trascendencia del descubrimiento de Domagk.

En realidad fue la propaganda comercial la encargada de informar al mundo. Y a fines de 1936 y principios de 1937, las grandes fábricas de productos medicinales enviaban a los médicos de todo el orbe folletos explicativos de la nueva droga y sus derivados, que aparecían uno después de otro, en impresionante sucesión.

El mundo comenzó a enterarse de inesperadas curaciones y la gente, con el consabido entusiasmo, comentaba las más diversas historias sobre agonizantes salvados.

Lo importante es que, contra la neumonía, antes de 1935 no se conocían remedios muy eficaces. Los enfermos morían o se curaban según sus propias reservas. La meningitis sólo en muy raros casos no era mortal y lo mismo ocurría con las septicemias por cocos. Todo cambió radicalmente después de 1935, gracias a la sulfamida Los médicos la recomendaron para muchas enfermedades de carácter infeccioso.

La droga cobró tanta popularidad y el público le había tomado tan amplia confianza, que compraba los comprimidos y los ingería con cualquier pretexto. Se emplearon hasta contra la gripe y el resfrío sin prescripción médica y, como es natural, aparecieron los fracasos. Porque la droga descubierta por Domagk no tenía eficacia en todos los casos.

Las primeras sulfamidas eran parecidas al prontosil. Después, los químicos se encargaron de mejorarlas, tomando como guía lo que ocurre en nuestro organismo. Probado que el prontosil sufre modificaciones después de haber entrado en el organismo y es el nuevo compuesto el que tiene verdadera acción activa, se procura modificar la fórmula en los laboratorios. Es decir, que se trata de producir la sustancia ya preparada para ser inyectada con todo su poder bactericida.

Así se llega a la sulfanilamida, sustituto de todos los compuestos sulfamídicos existentes hasta entonces. Apareció más tarde, en 1938, en Inglaterra, la sulfapiridina y un año después se creó, en los Estados Unidos de Norteamérica, el sulfatiazol, droga que dominó todo el campo de las sulfamidas.

Paulatinamente, se fueron eliminando los efectos tóxicos del nuevo producto, que causaba trastornos en algunos organismos. En esa paciente tarea de laboratorio se logró, primero la sulfadiazina, más tarde la sulfaguanidina y después la sucinil-sulfa-ziatol o sulfasuxidina, desinfectante intestinal, la sulfametazina y la sulfamerizina.

¿Cómo actúan las sulfamidas? La droga no mata directamente a los gérmenes sino que les impide desarrollarse, paralizándolos.

El perfeccionamiento del medicamento después de conocerse su fórmula analítica, permitió elaborarlo como polvo blanco, cristalino, poco soluble en agua. Las investigaciones realizadas posteriormente permitieron comprobar que la sulfamida lograda de esta manera se absorbe a través de la mucosa digestiva y se difunde rápidamente por todo el organismo con una acción terapéutica muy enérgica contra algunas enfermedades infecciosas.

Los descubrimientos más recientes han revelado la manera cómo actúa la sulfamida y es que ella no permite la multiplicación de los gérmenes patógenos sustrayéndoles una sustancia que necesita el microorganismo para cumplir ese proceso. Asimila el ácido paraaminobenzoico en el ciclo metabólico de los microorganismos y con ello, pierde la capacidad de reproducirse. De esta manera queda detenida su acción patogénica. Nuevas investigaciones permitieron concretar otras drogas derivadas del núcleo químico principal de la sulfamida, pero algunas como la sulfanilamida pueden provocar manifestaciones tóxicas.

Los soldados aliados que participaron en la Segunda Guerra trataban sus heridas con sulfanilamida, un antibiótico artificial descubierto en 1932 por el médico alemán Gehrard Domagk, un discípulo de Paul Ehrlich que, como su maestro, buscaba una “bala mágica” para matar a las bacterias sin intoxicar a las personas.

Estas intoxicaciones se manifiestan, en el sistema digestivo, en la sangre con la producción de cianosis yagranolocitosis en la piel, en el hígado y en los riñones. Los últimos adelantos han permitido concretar un medicamento que puede ser administrado, sencillamente, por la vía oral en las afecciones causadas por los estreptococos por medio de comprimidos, pero también como polvo para el tratamiento de las heridas, úlceras, etc.

Últimamente se ha logrado sintetizar otro compuesto que tiene su origen en la sulfamida, pero con la ventaja que son menos tóxicas que la sulfanilamida y además, tienen una acción terapéutica más pronunciada: elsulfatiazol, la sulfadiacina, la sulfametacina.

Lamentablemente, las sulfamidas a igual que los antibióticos descubiertos posteriormente no tienen acción contra las dolencias producidas por virus. No manifiestan su poder curativo sobre estas entidades ultramicroscópicas y ello se debe, a que son moléculas proteínicas de tamaño sumamente pequeño, únicamente individualizadas a través del microscopio electrónico.

La industrialización masiva de los antibióticos y la introducción de la penicilina como droga activa vino a reforzar la actividad terapéutica de las sulfamidas que se pueden administrar en dosis adecuadas con los antibióticos en casos así prescriptos y mucho más cuando los gérmenes se transforman en antibióticos resistentes.

La alternancia entre ambas drogas resulta de eficacia para bloquear varias enfermedades infecciosas. En buena hora.

Fuente Consultada: 75° Aniversario de LA RAZÓN Historia Viva

Propiedades de las Proteínas Concepto y Clasificación

Propiedades de las Proteínas:Concepto y Clasificación

LAS PROTEÍNAS: Existe una gran preocupación por las proteínas en la alimentación. Y no es en vano, pues estos nutrientes presentan dos características peculiares: Forman la base de la estructura del organismo, siendo el componente más importante de los músculos, de la sangre, de la piel y de todos los órganos internos. Los huesos también están formados por proteínas de colágeno, sobre los que asientan el calcio y otros minerales. Un 17% del peso de nuestro cuerpo está formado por proteínas, es decir, de 10 a 12 kilos para un adulto normal. No se almacenan en el organismo constituyendo una reserva alimentaria, a diferencia de lo que ocurre con las grasas o los hidratos de carbono. Por ello, es necesario ingerirlas de forma constante a lo largo de la vida.

PROTEÍNAS: Las moléculas de hidratos de carbono y grasas, contienen solamente carbono, hidrógeno y oxígeno, pero las proteínas tienen, además, átomos de nitrógeno y algunas veces átomos de azufre y fósforo, y ocasionalmente hierro, yodo u otros elementos. Sus moléculas son las más complicadas de todas las sustancias, porque en cada una de ellas se encuentran grandes cantidades de átomos combinados y distribuidos de distinta manera.

Esto explica también, que el número de proteínas diferentes sea realmente asombroso, hasta el extremo que cada especie viviente tiene algunas que son características de ella y no se encuentran en ninguna otra.

La importancia de las proteínas reside en que, junto con el agua, forman las bases de toda la materia viviente o protoplasma. También forman parte del material hereditario llevado en los cromosomas de los núcleos celulares. Las enzimas, catalizadores que son muy necesarios para la vida, son proteínas. Las proteínas también se usan como depósitos alimenticios, particularmente en las semillas de muchos vegetales.

Puede compararse a las proteínas con los polisacáridos. ya que sus moléculas están formadas por uniones. Muchas moléculas de azúcar se unen para formar un polisacárido. Las unidades que componen las proteínas se llaman aminoácidos. El más simple de los aminoácidos es la glicina o ácido aminoacético. Su fórmula es: NH2CH2COOH.

El grupo NH2 , (grupo amino) es básico, y el hidrógeno del grupo carboxilo (—COOH) lo hace ácido. Las sustancias que pueden actuar como bases o como ácidos se llaman anfoteros.

El grupo básico amino de una molécula de aminoácido, puede reaccionar con el grupo ácido carboxilo de otra molécula para formar un dipéptido. De esta manera pueden unirse por sus extremos muchos aminoácidos, formando largas cadenas llamadas polipép-tidos y eventualmente moléculas proteicas. Cada molécula de proteína está formada por grandes cantidades de aminoácidos.

Se conocen alrededor de veinticinco aminoácidos. Dentro de ciertos límites, los animales pueden sintetizar (esto es, construir) algunos aminoácidos a partir de moléculas más simples. También pueden convertir algunos aminoácidos en otros. Sin embargo, una cantidad de aminoácidos no puede sintetizarse ni obtenerse, a partir de otros; tienen que estar presentes en la dieta y se llaman aminoácidos esenciales, para distinguirlos de los otros no esenciales.

Los aminoácidos son capaces de combinarse en variadas proporciones y puede repetirse muchas veces la misma serie de varios aminoácidos, o series levemente distintas, de manera tal que puedan formarse grandes cantidades de proteínas diferentes.

Las proteínas que se encuentran en los núcleos de las células se llaman nucleoproteínas. Se cree que los cromosomas están formados en su mayor parte por nucleoproteínas, y se ha demostrado que al gunos virus consisten en masas de nucleoproteínas. De este modo, ciertas nucleoproteínas deben considerarse como causantes de varias enfermedades infecciosas.

Se piensa también, que las nucleoproteínas de las células animales y vegetales, son las productoras de otras proteínas, quizá produciendo las enzimas capaces de unir ios aminoácidos necesarios. En el núcleo, moléculas de importancia (ácidos nucleicos) que están dispuestas en hilera sobre los cromosomas, contienen moléculas de azúcar. Los ácidos nucleicos (principalmente él ácido dexosirribonucleico o DNA), junto con ciertas proteínas, nucleoproteínas, forman las bases del material hereditario, cuyas «instrucciones» regulan todas las actividades de un organismo.

En otros post hemos visto, los hidratos de carbono (o carbohidratos), las grasas (o lípidos) y las proteínas, constituyen compuestos orgánicos que, en variables proporciones, se encuentran en el protoplasma de la. célula, tanto animal como vegetal.

Si bien estos compuestos del carbono son, además de las fuentes permanentes de energía, los proveedores de los elementos que se transforman en sustancia viva, no por esto, todo es material de restauración, ni combustible que se emplee de inmediato: gran parte es almacenado cómo reserva, y es así como las plantas guardan en sus diversos órganos sustancias amiláceas (almidón secundario), lípidos (en semillas, frutos y cortezas) y reservas proteicas (yemas y bulbos, y aleurona en semillas), y los animales, grasas (compuestas por glicerol y ácidos grasos) que acumulan como material energético que oportunamente empleará el organismo.

En el cuerpo humano, por ejemplo, las grasas dedepósito o lípidos de reserva, yacen, sobre todo, en el panículo adiposo subcutáneo (la mitad de la grasa total del organismo), envolviendo los ríñones, en el mesenterio y entre los espacios intermusculares. En los distintos animales, la composición, consistencia y proporción del tejido adiposo varía con el régimen alimenticio y con el clima La fauna circumpolar y muchos mamíferos marinos se protegen con una gruesa capa aislante de tocino (de más de cuarenta centímetros de espesor en las ballenas) que impide la pérdida de calor del cuerpo en el agua.

Los animales hibernantes (o de reposo invernal) reducen la frecuencia cardíaca y respiratoria, así como su metabolismo, y viven durante el período de letargo a expensas de su grasa de depósito. Las plantas almacenan materiales energéticos para los períodos de inactividad fotosintética: la reserva más común es el almidón (sustancia insoluble en agua) que se deposita en tallos y raíces, para ser transformado nuevamente en azúcares para su asimilación.

La semilla acumula alimento (proteínas, grasas, almidones) para el germen, en los tejidos nutricios (albumen) que acompañan al embrión, o en los cotiledones.

La plántula vivirá y se desarrollará merced a ese alimento hasta el momento en que funcionalmente pueda obtenerlo del medio en que vive. Entre los carbohidratos del grupo de los polisacáridos, hemos nombrado ya a la celulosa. La celulosa responde a la fórmula (C6H10O5) y constituye el tejido de sostén en la arquitectura de las plantas. (En las largas cadenas de una compleja molécula de celulosa, n puede representar millares.)

Forma la pared resistente de la célula vegetal y su estructura fibrosa le confiere enorme importancia industrial como material textil. (Su gran valor para la industria, reside en el hecho de que es insoluble en la mayoría de los solventes, aunque al ser atacada por ácidos, como el nítrico, acético o sulfúrico, origina esteres de fácil disolución en solventes orgánicos.).

La celulosa tiene una gran variedad de aplicaciones (sedas artificiales, papel, celuloide, explosivos, etc.), que abarcan desde los tejidos que el hombre viene utilizando desde los albores de su industria (por ejemplo, el algodón, muchos siglos antes de Cristo) hasta los plásticos, a los cuales los nuevos y constantes adelantos de la ciencia y de la técnica otorgan ilimitadas posibilidades.

Los compuestos orgánicos llamados proteínas, que constituyen los elementos fundamentales del pro-toplasma celular de los seres vivientes, se caracterizan por contener invariablemente nitrógeno, además del carbono, el hidrógeno y el oxígeno (y eventualmente, azufre, fósforo, hierro y yodo).

La molécula proteica (la mayor y más compleja de todos los elementos protoplasmáticos) cuya estructura no es cabalmente conocida, se sabe no obstante que está formada por unidades más simples, los aminoácidos (se han señalado alrededor de treinta y cinco aminoácidos distintos, veinticinco de los cuales fueron identificados por investigaciones posteriores). Los aminoácidos difieren en la estructura de sus fórmulas, aunque en todos ellos figure un grupo básico amino (NH2) y un grupo ácido (COOH).

Las proteínas representan elementos imprescindibles para la nutrición del organismo, pues además de suministrar energía, es a sus expensas que se reponen los materiales de desgaste, y se reparan tejidos, plasma sanguíneo, hemoglobina y la proteína orgánica que incesantemente es catabolizada. La deficiencia de proteínas en el organismo, se traduce, entre otros trastornos, en alteraciones funcionales y disminución de la resistencia a las infecciones y traumatismos.

Sólo ciertos aminoácidos pueden ser sintetizados por el organismo animal (los vegetales los sintetizan a todos). Se denominan entonces esenciales los aminoácidos que, siendo imprescindibles en la dieta del individuo, el organismo no puede sintetizarlos y debe procurárselos mediante la ingestión directa o indirecta de vegetales (el término esencial no implica preponderancia de un aminoácido sobre otro).

Las proteínas formadas solamente por aminoácidos, como son las que se encuentran en la leche (caseína), en la clara del huevo (albúmina), la queratina de las estructuras córneas de los animales (astas, pezuñas, pelo, uñas) se denominan simples.

Las que se componen de aminoácidos y otros complejos orgánicos, como la’ hemoglobina, las lipo-proteínas, las glucoproteínas y las nucleoproteínas, constituyen proteínas conjugadas. La importancia que el déficit proteico tiene para la salud, es hoy bien conocida por la medicina, de manera que es posible corregir los trastornos que esta carencia produce, mediante una adecuada dieta.

Repetidas experiencias indican que, en el hombre, es suficiente un gramo de proteína por kilogramo de peso y por día, tratando de que, la mayor proporción corresponda a proteínas de origen animal (leche, carne, visceras glandulares, huevo).

CONCEPTO Y CLASIFICACIÓN:
Se designa con el nombre de proteínas un conjunto de sustancias nitrogenadas muy complejas, que se encuentran formando parte de la materia viviente. Su importancia fundamental se debe al papel que desempeñan en la formación y funciones de la célula viva; hasta ahora, ésta constituye, precisamente, el único sistema capaz de sintetizarlas.

Las proteínas se encuentran profusamente en el proto-plasma celular, en los virus, en los genes, en los anticuerpos, etc. Están compuestas de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, en una proporción sensiblemente constcrnte; casi todas poseen, además, azufre, aunque este elemento no es indispensable.

Entre sus propiedades generales, merecen destacarse:
1°) tienen elevado peso molecular, que oscila entre 10.000 y 1.000.000 de unidades (la sal común o cloruro sódico, por ejemplo, no llega a 60 unidades);
2°) como consecuencia de su elevado peso molecular, forman soluciones coloidales con el agua;
3°) son muy inestables frente a los cambios de temperatura y acidez (pH);
4°) en solución, constituyen iones anfóteros, es decir, ,se comportan unas veces como ácidos y otras como bases; por eso actúan como dipolos frente a campos eléctricos.

Las proteínas están formadas, generalmente, por una serie de unidades más sencillas, que se denominan aminoácidos porque llevan un grupo amínico (-NH2), de carácter básico, y un grupo carboxilo (-COOH), de carácter ácido; de aquí las propiedades anfóteros de todas las proteínas. Los aminoácidos constituyen los eslabones de la gran molécula proteica. Las proteínas se pueden clasificar en sencillas (simples) y conjugadas. Las primeras son aquellas que por hidrólisis (escisión por el agua) rinden exclusivamente aminoácidos; las segundas son las que están formadas por un grupo proteico (una proteína sencilla) y un grupo prostético (un agrupan-tiento orgánico distinto de las proteínas).

En las proteínas sencillas se agrupa, a su vez, otra serie de ellas, clasificadas de acuerdo con sus solubilidades:
1°) albúminas, solubles en agua y soluciones salinas;
2°) globulinas, insoluoles en agua y solubles en soluciones salinas;
3°) prolaminas, insolubles en agua y en alcohol absoluto, pero solubles e» alcohol al 70 %;
4°) glutelinas, insolubles en disolventes neutros (agua, soluciones salinas, etc.) y solubles en ácidos y álcalis;
5°) escleroproteínas, insolubles en agua y no hidrolizables por las enzimos proteolíticas. Se dividen en colágenos, que, tratadas con agua hirviendo, dan gelatinas; elastinas, que no dan gelatinas y se encuentran en los tejidos elásticos; queratinas —existentes en los pelos, uñas y cuernos—, caracterizadas por su gran proporción de azufre,
6°) distónos, poseen carácter básico y se encuentran en los tejidos glandulares;
7°) protaminas, muy semejantes a las histonas, pero de peso molecular más bajo. No contienen azufre y, por tanto, poseen un elevado porcentaje de nitrógeno.

Las proteínas conjugadas se clasifican en varios grupos, según el grupo prostético que proporcionen: por hidrólisis:
1°) nucleoproteínas, en las que el grupo prostético es de ácido nucleico;
2°) mucoproteínas, que contienen aminoazúcares como grupo prostético;
3°) lipoproteínas, grupo prostético de fosfolípidos y esferoides;
4°) cramoproteínas, pigmentos coloreados, como la hemoglobina, la clorofila y las flavoproteínas;
5°) fosfoproteínas, que contienen, como grupo prostético, ácido fosfórico (caseína, vitelina, etc.); son solubles en álcalis;
6°) metolproteínas, que portan elementos metálicos (hierro, magnesio y cobre).
Esta clasificación no es rígida, puesto que algunas proteínas podrían incluirse en varios grupos; así, la hemoglobina, que está clasificada como cromoproteína por su color, podría estar incluida en las metolproteínas, porque contiene hierro.

Proteína vegetal versus proteína animal
Hasta hace poco se creía que los vegetarianos debían combinar diferentes fuentes de proteínas en cada comida para obtener los ocho aminoácidos que proporcionan proteínas completas. La razón es que la mayoría de las proteínas de origen vegetal (que no contienen los ocho aminoácidos esenciales) son incompletas. Los consejos más recientes, sin embargo, afirman que una dieta variada, que contenga una amplia gama de alimentos proteínicos vegetarianos, es suficiente, y es innecesario tener que preocuparse demasiado por consumir proteínas completas en cada comida.

No obstante, la Sociedad Vegetariana hace una excepción con los niños pequeños, a cuyos padres se les aconseja que utilicen el método de la combinación en cada comida para garantizar la ingesta adecuada de proteínas. Este método consiste en mezclar legumbres con cereales (por ejemplo, judías sobre una tostada, pita y puré de garbanzos, arroz y ensalada de judías), cereales con un producto lácteo (queso sobre una tostada, cereales y leche) o legumbres con féculas (patatas y lentejas guisadas).

Los estudios con vegetarianos adultos demuestran que éstos tienden a consumir menos proteínas que los no vegetarianos. Sin embargo, corno ya hemos visto en el primer capítulo, muchos de nosotros comemos más proteínas (en ocasiones, muchas más) de las que necesitamos.

¿Qué cantidad de proteínas deberíamos tomar?
Las autoridades sanitarias recomiendan que hasta un 15 % de las calorías de nuestra dieta provenga de las proteínas. La OMS sugiere entre un 10 y un 15 %, un intervalo con el que coincide la mayoría de profesionales de la nutrición. Una guía más precisa, según los especialistas, consiste en calcular 0,75 g de proteínas por día y kilogramo de peso, lo que se acerca al nivel del 10 % en la mayoría de los casos. Esta cifra es menor que la cantidad media que se toma en la actualidad (13,5 % aproximadamente); es decir, muchas personas toman más proteínas de las necesarias. Reducir ligeramente el consumo de proteínas permite el aporte de más calorías a partir de hidratos de carbono complejos, muy importantes para la salud. El cuadro superior muestra la ingesta recomendada de proteínas según el cálculo de 0,75 g por día y kilogramo.

¿Qué pasa si tomamos demasiadas proteínas?
Cada gramo de proteínas contiene 4 calorías. Todas las proteínas que consumimos y no son necesarias para las funciones anteriormente mencionadas pueden ser convertidas en glucosa y utilizadas como fuente de energía. Teniendo en cuenta que las fuentes animales tradicionales de proteínas son más caras que las fuentes de energía que proceden de los hidratos de carbono, es posible que su bolsillo también prefiera no gastar el dinero en proteínas que no necesita.

Por supuesto, si la ingesta media actual de proteínas se cifra en un 13,5 %, se deduce que algunas personas consumen una cantidad muy superior. Una dieta rica en proteínas (sobre todo, en proteínas de origen animal) ha sido relacionada con la desmineralización de los huesos: en la orina se excreta más calcio, por lo que las mujeres deben tener especial cuidado en reducir el consumo de proteínas a menos del 15 %. Se tienen claros indicios de que las dietas ricas en proteínas (en especial, las de origen animal) ejercen un efecto perjudicial a largo plazo en la función renal. Asimismo, se cree que el consumo elevado de proteínas puede estar relacionado con la hipertensión.

Por estas razones, las autoridades sanitarias recomiendan que el consumo diario de proteínas no sobrepase 1,5 g por kilogramo de peso corporal. Por ejemplo, para una mujer de 63,5 Kg. resulta una cifra de 95 g de proteínas por día, o menos de 20 % de las calorías totales diarias (lo que demuestra que, a pesar de lo esencial de las proteínas, sobrepasar muy ligeramente y de forma habitual las cantidades que se aconsejan puede ocasionar problemas).

Fuente Consultada:
Las Claves de la Ciencias de la Salud
Nuevo Estilo de Vida-Disfrútalo Tomo I
Los Alimentos Que Consumimos Judtih Wills

Minerales Utilizados en la Industria Propiedades

Minerales Utilizados en la Industria

Ciertos minerales que desempeñan un papel vital en la producción de varios tipos de acero. Pero ellos, de ninguna manera, completan la lista de minerales metálicos que son importantes para la industria. El presente artículo trata otros minerales metalíferos importantes junto con unos pocos minerales que, aunque comercialmente carentes de importancia, son por sí mismos interesantes. Debe recordarse que la lista de minerales comercialmente significativos representa sólo una fracción del total de la lista de minerales metálicos.

ORO
El oro, el «rey de los metales» y la base del comercio en casi todos los lugares, es uno de los pocos metales que se encuentra frecuentemente en estado nativo, esto es, sin combinar con otros elementos (aunque en la práctica otros metales, particularmente la plata, están presentes). El oro se encuentra en vetas cuarcíferas; pero, como los depósitos son desgastados, el oro grueso (pepitas) se concentra en el lecho de los arroyos (placeres) y puede ser rescatado mediante el lavado de las arenas claras (arenas auríferas).

Oro nativo (dureza o D. 2,5 según la escala de Mohs: Peso específico o p. e. 19,3): es blando, pesado y de color amarillo. En las rocas, el oro se encuentra en listas o láminas: son raros los cristales isométricos. Otra fuente del metal es la calaverita (telururo de oro), un mineral quebradizo cuyo color fluctúa del amarillo al plateado (D. 2,5 a 3; p. e. alrededor de 9). El oro se recupera también de otros minerales.

PLATA
La plata es un metal que ha desempeñado en el comercio un papel mucho más importante, en el pasado que en el presente. La cantidad utilizada con el propósito de acuñar moneda ha descendido drásticamente en los últimos años. En la actualidad, las tres cuartas partes de la producción de plata es usada en la industria. Uno de los usos más importantes es en la manufactura de películas fotográficas. Más de la mitad de la plata del mundo se obtiene como subproducto de la producción de plomo, cinc y cobre, mientras que los yacimientos de oro producen una apreciable cantidad.

Como el oro, la plata se encuentra en estado nativo (D. 2,5 a 3; p. e. 10,5), pero la principal fuente del metal es la argentita (sulfuro de plata). uñ mineral brillante, gris plomo a menudo asociado a la piafa nativa y a los minerales de plomo, cinc y cobre. Cristaliza en un sistema isométrico pero, comúnmente, se encuentra en estado nativo. (D. 2,5; p. e. 7,3).

PLOMO
A menudo asociado con la plata, es el más humilde de los metales. Alrededor de un tercio de la producción mundial de este meta! es usado en acumuladores, por ejemplo baterías de automóviles. Otros usos importantes son la manufactura de pinturas y cubiertas de cables, y en la construcción.

El plomo se encuentra en estado nativo, pero la más importante fuente del metal es la galena (sulfuro de plomo). Ésta es un mineral quebradizo, de color gris plata que, comúnmente, forma cristales cúbicos. La galena se- caracteriza por su quebradura cúbica (D. 2,5; p. e. 7,5). Menos importantes minerales de plomo, son la cerusita (carbonato de plomo) y la anglesita (sulfato de plomo). Algunas veces, la cerusita forma manojos de grandes cristales blancos en forma de agujas, pero por lo común se la encuentra en forma masiva (D. 3,5; p. e. 6,5). La anglesita, formada por la oxidación de la galena, comúnmente se presenta coloreada de gris y con un lustre diamantina (D. 3; p. e. 6,3).

CINC
El cinc es un metal que sigue naturalmente al plomo porque los dos están íntimamente relacionados. No hay depósito importante de cinc que no contenga mineral de plomo, y por lo común cantidades explotables de ambos están presentes 011 la misma mina. El principal uso del cinc es de proveer al hierro de una capa protectora contra la oxidación. El latón es una aleación de cobre y cinc.

La principal fuente de cinc es (a esfalerita, conocida también como blenda (sulfuro de cinc). Esfalerita, que quiere decir engañoso, es un buen nombre porque su color fluctúa del negro al rojo, marrón, verde y amarillo. Los cristales (isométricos) son comunes y las quebraduras en seis direcciones son perfectas (D. 3,5 a 4; o. e. 4). Otros minerales de cine incluyen: la cincita (óxido de cinc), smithsonita (carbonato de cinc), hemimorfita (silicato hidratado de cinc), willemita (silicato de cinc) y franklinita (una variedad de magnetita). La cincita (D. 4 a 4,5; p. e. 5,5), un mineral rojo anaranjado y la franklinita están circunscriptas a una sola localidad. (Depósitos de Franklin, Nueva Jersey.) La smithsonita varía en color y a menudo se la encuentra en masas en forma de panales o estalactitas (D. 5; p. e. 4,4). Willemita (D. 5 a 6; p. e. alrededor de 4) es de color variable, pero casi siempre será de un verde brillante fluorescente bajo la luz ultravioleta. La hemimorfita (D. 4,5 a 5; p. e. alrededor de 3,5) puede ser marrón, amarilla, azul o blanca. La hemimorfita y la smithsonita se conocen también por el nombre de calamina.

TORIO
El torio es un metal que probablemente tenga un importante futuro en el campo de la energía atómica, pero en el presente su principal uso está en la industria química y en la manufactura de mecheros Auer.

Las dos fuentes más importantes de torio son la monazita (un mineral compuesto que contiene torio) y la thorita (silicato de torio). La monazita se encuentra como cristales monoclínicos y como granos en las arenas «pesadas». De color entre moreno y amarillo, es quebradiza y altamente radiactiva (D. 5 a 5,5; p. e. 5). La thorita, cuyo color fluctúa del rojo a! negro, se la encuentra comúnmente en grandes bloques (D. 5; p. e. 5 a 6).

URANIO
El uranio ha llegado, en la actualidad, a ser una valiosa fuente de energía atómica. Sumamente raro, este elemento altamente apreciado se encuentra esparcido ampliamente en las rocas ígneas de la corteza terrestre. Pero los depósitos explotables son pocos y se encuentran separados por grandes distancias y las búsquedas de uranio rivalizan hoy con las «fiebres del oro» de los primeros días.

Hoy muchos minerales uraníferos, pero pocos son de importancia comercial. La uraninita (un óxido impuro de uranio) es un mineral duro, pesado y negro, que se encuentra en cristales isométricos . (D. 5,5; p. e. 9 a 9,7). La pechblenda es una variedad difundida de uranita. La carnotita, descrita como mineral de vanadio, es otro importante minera!. El urofano (un mineral complejo uranífero) se encuentra a menudo con la uraninita como cristales ortorrómbicos en forma de aguja, pequeños y de color paja (D. 2 a 3; p. e. 3,8). Todos los minerales de uranio son radiactivos.

COBRE
El cobre fue probablemente el primer metal fundido desde su mineral, en un proceso que es bastante simple. Una aleación, el bronce (cobre y estaño), fue descubierta probablemente en forma accidental, ya que en muchos lugares los dos metales se encuentran juntos. Debido a su baja resistencia eléctrica, el principal uso del cobre es en la industria eléctrica.

El cobre forma más minerales que cualquier otro metal, pero sólo unos pocos son importantes. La fuente principal son los sulfures de calcopirita (sulfuro de cobre y hierro), calcocita (sulfuro cuproso) y bornita (sulfuro de hierro y cobre). La calcopirita (D. 3,5 a 4; p. e. 4,2), es un mineral de latón con vetas negro-verdosas. Se encuentra comúnmente en forma masiva. La calcocita (D. 2,5; p. e. 5,5), es de color gris plomo y tiene una fractura concoidea. Sus cristales ortorrómbicos son raros. La bornita (D. 3; p. e. 5), algunas veces llamada mineral empavonado debido a su frecuente despulido azul o púrpura, es color bronce cuando acaba de extraerse y tiene una veta negra. Una vez más, los cristales (isométricos) son raros. Otros nombres de la bornita son erubescita y cobre veteado. El desgaste de los minerales de cobre en la superficie, origina los vistosos carbonatas malaquita y azurita (verde y azul, respectivamente). La diferencia entre los dos radica simplemente en su contenido de agua —8,2 % para el primero y 5,2 % para el último— (D. 4; p. e. 3,8 a 4 para los dos).

ALUMINIO
El aluminio es uno de los metales más versátiles. Por ser muy liviano (cerca de un tercio de la densidad del hierro), no corrosivo y, en aleación, mecánicamente fuerte, es un metal ideal para la construcción aérea.

A pesar de ser el aluminio el más común de los metales en la corteza terrestre, casi toda la producción mundial proviene de un solo mineral, la bauxita (una mezcla de óxidos de aluminio hidratados). Ésta se forma por el desgaste de las rocas aluminíferas en el clima tropical (meteorización prolongada de rocas alumínica). Aunque blanco o pulido por naturaleza, la presencia de hierro lo mancha de color marrón rojizo (D. 3 o menos; p. e. 2,5).

Otros minerales de aluminio, aunque no son fuentes del metal, son comercialmente importantes. La caolinita (silicato de aluminio hidratado), conocida también como caolín o tierra de porcelana, se presenta comúnmente como blancas masas terrosas. Este mineral es de importancia vital para la industria de la cerámica (D. 2 a 2,5; p. e. 2,6). La criolita (un fluoruro de sodio y aluminio) es un mineral raro, que tenía importancia vital en el refinamiento del aluminio. Hoy en día se usa una criolita artificial. El corindón (óxido de aluminio), es un mineral de color gris a marrón que forma frecuentemente, cristales hexagonales. Cuando está ricamente coloreado, e! corindón es una joya altamente apreciada; rubíes, zafiros (D. 9, más dura que cualquier otro mineral común; p. e. 4).

PLATINO
El platino es el más común dé los miembros de un grupo de metales formado por el paladio, osmio, iridio, rutenio y rodio. Es ampliamente usado en joyería, pero también tiene usos en electricidad, odontología y química.

El platino se encuentra como meta! nativo, comúnmente en forma de escamas o como granos o pepitas (a veces de gran tamaño) en depósitos (placeres) próximos a rocas ígneas platiníferas. Es muy pesado, maleable y de color gris (D. 4 a 4,5; p. e. 21,5 cuando es puro). La esperrillita (arseniuro de platino) es un valioso mineral de platino. Es duro, pesado, de color blanco y tiene una veta negra. La esperrillita forma a veces grandes cristales isométricos (D. 6 a 7; p. e. 10,5).

ARSÉNICO
El arsénico metálico tiene pocos usos, siendo el principal el endurecimiento de las balas de plomo. Pero el trióxido de arsénico se usa en grandes cantidades en insecticidas y herbicidas. El arseniato de plomo es vastamente usado contra el gorgojo del algodón, y el arseniato de cobre o plomo contra el escarabajo de la papa.

El principal mineral de arsénico es la arsenopirita (sulfarseniuro de hierro). Este mineral de color gris acerado se encuentra por lo común en forma de masas cristalinas. Los cristales individuales son pequeños y en forma de cuña (D. 5,5 a 6: p. e. 6). Mucho más espectaculares son los minerales oro-pimente (trisulfuro de arsénico) y rejalgar (sulfuro de arsénico). El primero es de color amarillo y el último rojo vivo (D. 1,5 a 2; p. e. 3,5 para ambos). Los dos han sido usados como pigmentos en la preparación de pinturas.

ESTAÑO
El uso más común del estaño es para revestir el hierro de las cajas de «lata» con una capa extremadamente fina para protegerlo de la herrumbre. El 40 % de la producción mundial de estaño es utilizado para estos fines, a pesar de que la capa de estaño alcanza sólo al 1 % del peso de las latas. Grandes cantidades de estaño se usan también en aleaciones y soldaduras.

Como el aluminio, el estaño tiene solamente un mineral: la casiterita (óxido de estaño). Ésta forma cristales tetragonales (prismáticos y piramidales) pero, comúnmente, se encuentra como masas granulares o fibrosas (madera de estaño). Es muy quebradizo v tiene un lustre brillante (D. 6 a 7; p. e. 7).

MERCURIO
El mercurio es el único metal liquido a la temperatura ordinaria. Es ampliamente usado en la preparación de drogas y productos químicos y en instrumentos científicos. Él uso más conocido, en los termómetros, representa tan sólo una pequeña fracción del consumo total.

La única fuente de mercurio es el cinabrio (sulfuro mercúrico), un mineral rojo brillante que forma cristales hexagonales, aunque se encuentra comúnmente en estado nativo o como copos esparcidos. Tiene una veta rojo escarlata (D. 2,5; p. e. 8,1). Algunas veces se encuentra mercurio nativo en el cinabrio.

TITANIO
Debido a la ligereza de su peso y a su alto punto de fusión, el titanio está usándose en cantidades siempre crecientes en un gran número de diferentes campos, la construcción de cohetes voladores, por ejemplo. Es usado también en la fabricación de pinturas.

Los principales minerales de titanio son el rutilio (dióxido de titanio) y la iimenita (óxido de hierro y titanio). El rutilio cristaliza a menudo como prismas tetragonales, de color negro o marrón rojizo. Se encuentra en rocas ígneas o metamórficas (D. 6; p. e. 4,2). La iimenita, de color negro, puede encontrarse en forma masiva o como granos o copos. Los cristales son raros. A menudo está asociada con la magnetita (D. 5 a 6; p. e. 4,5).

MAGNESIO
Debido a su escaso peso, el magnesio se usa vastamente en aleaciones con el aluminio y otros metales para la construcción liviana.

Los principales minerales de magnesio son la magnesita (carbonato de magnesio) y la dolomita (un carbonato de calcio y magnesio). La magnesita es, por lo común, cristalina o granular y los cristales individuales son raros. Su color fluctúa del blanco al amarillo y al castaño (D. 4; p. e. 3). La dolomita (un carbonato de calcio y magnesio) se incluye, en realidad, entre los minerales no metálicos y será descrita en un artículo posterior, pero es un mineral menor del magnesio.

ANTIMONIO
El antimonio es usado ampliamente para endurecer el plomo y hacerlo resistente a la corrosión en la forma de planchas de baterías, hojas de plomo y caños de plomo. El metal de los tipos de imprenta es una aleación de plomo y antimonio, con pequeñas cantidades de estaño y, algunas veces, cobre.

La principal fuente de antimonio es la estibina, llamada a veces antimonita o antimonio lustroso (trisulfuro de antimonio). Este mineral quebradizo, color gris plomo, forma algunas veces pequeños cristales prismáticos característicos (sistema ortorrómbico), pero más comúnmente, se lo encuentra en masas columnares (D. 2; p. e. 4,6).

COLUMBIO – TANTALIO
El columbio (o niobio) y el tantalio, son metales raros de considerable importancia. Se los usa, por ejemplo, en aleaciones a alta temperatura, adecuadas para los motores de cohetes y reactores nucleares.

La columbita y la tantalita son minerales compuestos de columbio y tantalio. El nombre dado al mineral depende de la mayor cantidad de columbio o tantalio que se encuentren presentes (D. 6; p. e. 5,5 a 8).

EL CUARZO
Como el silicio y el oxígeno (27 % y 46 %, respectivamente, combinados, se entiende) son los elementos más abundantes de la corteza terrestre, no es de extrañarse que la sílice o cuarzo (Si02 óxido de silicio), que es una combinación de los dos, sea el mineral más común. Pero aunque el cuarzo es tan común como la arena (la mayoría de los granos de arena son fragmentos de cuarzo) no todas las formas de este mineral carecen de valor.

El cuarzo puro y cristalino como el agua, llamado cristal de roca, límpido e incoloro, se corta para utilizar como piedra de adorno y posee variados usos en la industria óptica y eléctrica. Cuando contiene ciertas impurezas es aún más valioso. Un vestigio de manganeso le imparte un hermoso tinte violeta, produciéndose el amatista. Otras formas del cuarzo clasificadas como piedras semipreciosas incluyen al ágata, sardónice, ónix,  jaspe y  ópalo.

GEMAS
Probablemente la gema más preciada de todas sea el diamante, que es simplemente carbono puro cristalizado en sistema cúbico. La popularidad del diamante se debe a su dureza (es el más duro de todos los minerales), brillo y a la forma como dispersa la luz. Puede ser incoloro o tener tinte amarillento, azul, rosa, etc. Durante cientos de años la India era la única fuente de estas piedras, pero hoy el principal productor de diamantes de alta calidad es la República Sudafricana.

El alto precio de los diamantes, y de cualquier otra gema, se debe a su rareza, aunque es interesante saber que, en los últimos tiempos, se han encontrado depósitos tan grandes de diamantes que su venta ha debido ser restringida para mantener su valor comercial. Debido a su excepcional dureza los diamantes también tienen un gran valor industrial, principalmente para herramientas de corte, perforación y pulido.

Aunque parezca extraña, no es el diamante el que obtiene los precios más altos. Los rubíes rojos son más caros aún. Los rubíes, como los zafiros, son formas del corindón (óxido de aluminio, Al203), y su única diferencia reside en el color. El término zafiro comprende todos los otros colores del corindón, aunque el color tradicional es el azul. La esmeralda (6SÍO.,. A1203.3BeO) es una combinación del berilio, un silicicato del berilio y aluminio.

HIERRO
Los minerales metalíferos son de un valor práctico mucho mayor que el de las piedras preciosas. En realidad, el progreso de la civilización está ligado al aumento del conocimiento de los metales y de los minerales de los cuales provienen.

Los metales de mayor utilidad para el hombre, se extraen de los siguientes minerales: el aluminio, de la bauxita (óxido de aluminio hidratado); el cobre, de la calcopirita (sulfuro de cobre y hierro); el hierro, de la hematita (óxido de hierro); el plomo, de la galena (sulfuro de plomo); el magnesio, de la magnesita (carbonato de magnesio) y de la dolomita (carbonato de magnesio y calcio); el mercurio, del cinabrio (sulfuro de mercurio); el níquel, de la pentlandita (sulfuro de níquel y hierro); la plata, de la argirita (sulfuro de plata); el estaño, de la casiterita (óxido de estaño), y el cinc, de la blenda (sulfuro de cinc) o de la calamina (carbonato de cinc).

El metal que probablemente ha tenido el papel más útil en la historia es el hierro. El hierro no aparece libre en la naturaleza y el mineral más importante para su obtención es la hematita (Fe203) un óxido de hierro. La hematita es por lo general gris o negra, pero al ser pulverizada adquiere un color rojo brillante. La magnetita (Fe203.FeO), otro importante mineral, es también un óxido de hierro y el único mineral fuertemente magnético. Una forma de la magnetita, la piedra imán, constituye de por sí un imán natural.

Los mayores yacimientos de hematita se encuentran en la vecindad del lago Superior (EE. UU.), mientras que en Suecia hay enormes depósitos de magnetita. Otros minerales férricos menos importantes son la limonita (óxido de hierro hidratado) y la siderita (CO3Fe) —carbonato férrico—.

La mayor parte del hierro producido en la actualidad constituye aleaciones (las mismas se forman cuando se agregan al metal básico uno o más elementos, generalmente metales). El acero es básicamente una mezcla de hierro y carbono (contiene entre el 0,1 y el 1,6 % de este último).

Pero se hacen varios tipos de acero, para satisfacer muchas exigencias distintas, adicionándole pequeñas cantidades de otros metales, como tungsteno, cobalto, níquel, mclibdeno, vanadio, cromo y manganeso. Los aceros al tungsteno, por ejemplo, pueden soportar altas temperaturas y se utilizan para herramientas de corte de alta velocidad (aceros rápidos).

TUNGSTENO
Los principales minerales del tungsteno son la scheelita y la volframita. La scheelita (WO3.CaO) (tungstato de calcio) es un mineral vitreo, normalmente incoloro (blanco amarillento o verdusco), que emite luz muy fluorescente bajo la luz ultravioleta. Se la obtiene en grandes cantidades en California y Nevada (EE. UU.). La volframita (WO3[FeMn]O) (tungstato de hierro y manganeso) es un mineral oscuro, frágil, de poco brillo metálico, generalmente presente en las vetas cuarcíferas, que se encuentra en grandes cantidades en China y Birmania.

Minerales que el Cuerpo Necesita Calcio Yodo Hierro Magnesio Humano

Minerales Que el Cuerpo Necesita

Se conocen unos veinte minerales que forman parte de la composición de nuestro organismo. Los minerales constituyen el 5% del peso del cuerpo, es decir unos 3,5 kilos para un adulto de 70 kilos (154 libras). En nuestro organismo, los minerales están renovándose continuamente. Cada día se eliminan con la orino, las heces, el sudor y otras secreciones, unos 30 gramos de minerales? los cuales tienen que ser necesariamente reemplazados por medio de los alimentos.

La fuente más importante de minerales son los alimentos de origen vegetal en su estado natural, especialmente si proceden de cultivos biológicos. Por ello, las dietas cárnicas, y las basadas en productos refinados tienden a ser deficitarias en minerales. Esto se agrava por el hecho de que los suelos de cultivo se empobrecen en minerales, debido el uso intensivo de abonos inorgánicos.

En realidad, es posible que los productos que adquirimos en el mercado contengan menos minerales de los que deberían tener según las tablas de composición de los alimentos. Por ello debemos prestar especial atención a los minerales de la dieta, sobre todo al calcio y al hierro.

Los Minerales: calcio, yodo

Los Minerales que el cuerpo necesita

Calcio: Es al mineral más abundante del organismo, cuyas sales forman la sustancio que confiere dureza al esqueleto y a la dentadura. El cuerpo de un adulto contiene entre 1 y 1,5 kilos de calcio la mayor parte del cual (el 99%) se encuentra en los huesos y en los dientes, y una pequeña parte (el 1%) en la sangre y en el resto del organismo.  Además de formar parte del esqueleto, el calcio realiza otras interesantes funciones en el organismo.

  • Interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos, especialmente en el corazón, manteniendo de esta forma el ritmo cardíaco.
  • Es necesario para que la sangre coagule con normalidad.
  • Regula el equilibro ácido-básico de la sangre, evitando que esta se vuelva demasiado ácida. De esta forma, neutraliza la acidez que normalmente se produce en el metabolismo de las proteínas.

El calcio necesita de la vitamina D para poder ser absorbido en el intestino, y pasar así a la sangre. Una deficiencia de vitamina D produce los mismos síntomas que la falta de calcio.

La deficiencia de calcio se manifiesta en primer lugar por un cuadro clínico llamado tetania, que se caracteriza por calambres musculares, que pueden lLgar a verdaderos espasmos. Cuando persiste, se producen alteraciones del ritmo cardíaco (palpitacionesY irritabilidad nerviosa, pérdida de la dureza normal de los huesos (raquitismo en los niños, osteoporosis y osteomalacia en los adultos), dolores en las arLiculaciones y pérdida de piezas dentarias.

Necesidades diarias de calcio
Niños800
Jóvenes 11-241200
Hombres Adultos800
Mujeres Adultas800
Embarazadas1200
Madres que Lactan1200

El calcio en la alimentación vegetariana: El calcio es un mineral muy abundante en los alimentos vegetales, especialmente en las nueces o frutos secos y en las leguminosas. Una alimentación a base de fruta, cereales y hortalizas aporta sobradamente el calcio que necesita el organismo, con notables ventajas sobre la alimentación cárnica. Entre los alimentos animales, solo la leche y sus derivados contienen cantidades importantes de calcio, pero es muy escaso en la carne y en el pescado.

Hay que tener presente que el ácido oxálico contenido en algunos alimentos puede dificultar la absorción del calcio, al formar con él sales insolubles (oxalato cálcico). Aunque los alimentos ricos en ácido oxálico, como el cacao, las espinacas y las acelgas, también contienen abundante calcio, es prudente tomarlos en pequeñas cantidades cuando se requiere una dieta alta en calcio.

Fósforo: La práctica totalidad del fósforo que contiene el organismo se halla en los huesos y en los dientas, combinado con el calcio. La cantidad de fósforo que se ingiere con la dieta, debe estar en relación con la de calcio. El fósforo se halla ampliamente distribuido entra todos los alimentos, tanto vegetales como animales, por lo que su aporte no supone ningún riesgo.

La leche y sus derivados son la mejor fuente de calcio entre los productos de origen animal. Sin embargo, la leche de vaca contiene abundante grasa, necesaria para el desarrollo del ternero, pero no para los seres humanos, especialmente si son adultos. El sésamo y los frutos secos oleaginosos proporcionan tanto o más calcio que la leche, con la ventaja de no contener grasas saturadas ni colesterol.

Por el contrario, el principal problema del fósforo es su exceso en relación al aporte de calcio. Esto ocurre especialmente en las dietas ricas en carne, pues esta contiene mucho fósforo y muy poco calcio (hasta diez veces más en la carne de cerdo). Este exceso de fósforo en la dieta cárnica hace que el calcio sea peor aprovechado, y es otro factor más que explica la mayor frecuencia de osteoporosis entre las mujeres que consumen mucha carne.

En los alimentos vegetales, así como en la leche y en los huevos, la cantidad de fósforo guarda una relación mucho más equilibrada con la de calcio, de forma que con una alimentación ovolactovegetariana no existe riesgo de ingerir un exceso de fósforo.

Hierro: El organismo de un adulto contiene entre 3 y 4 gramos de hierro. Esta es ciertamente una cantidad muy pequeña, pero realiza funciones de importancia vital. La mayor parte del hierro se encuentra en la sangre formando parte de la hemoglobina, que da el típico color rojo y permite el transporte del oxígeno desde los pulmones hasta todas las células.

En el organismo el hierro no existe como elemento químico aislado, que se comporta como un auténtico veneno, sino unido a proteínas, especialmente la llamada ferritina

Necesidades diarias de hierro: La mayor parte del hierro que hay en el organismo se recicla, por lo que en condiciones normales las pérdidas de este mineral son muy pequeñas. El hiervo se pierde con las células que se descarnan de la piel y de las mucosas que revisten el tubo digestivo y las vías urinarias. Esto supone 0,91 miligramos diarios para un adulto.

Las almendras son uno de los alimentos más ricos en calcio (266 mg. por 100 gr. Su contenido en fósforo (454 mg. por 100 gr. guarda una proporción bastante equilibrada con el de calcio.

Necesidades diarias de hierro
Niños10
Hombres 11-2412
Hombres Adultos10
Mujeres 11-5015
Mujeres 51+10
Embarazadas30
Madres que Lactan15

En ciertas situaciones, aumentan las necesidades de hierro:

  • Las mujeres que menstrúan pierden 2 miligramos diarios con la sangre menstrual, por lo que una mujer pierde durante los días de la regla tres veces más hierro que normalmente.
  • Durante el embarazo y la lactancia aumentan las necesidades de hierro, pero esto queda compensado con el hecho de no haber pérdidas menstruales.
  • En la adolescencia se intensifica la demanda de hierro como consecuencia del crecimiento y de la aparición de la menstruación en las muchachas.
  • Cualquier hemorragia anormal produce pérdidas importantes de hierro, que pueden provocar fácilmente un estado anémico.

El hierro de los vegetales se encuentra en forma de sales férricas, mientras que el de los alimentos animales, llamado también hierro hem, aparece en forma de sales ferrosas. Ambos tipos de hierro se absorben con dificultad en el intestino, hasta el punto de que solo de un 10% al 20% del hierro de procedencia vegetal es absorbido, y un 30% del hierro que se encuentra en la carne o en los alimentos animales. Por ello, al calcular las necesidades diarias, se debe pensar en ingerir, como medida de seguridad, diez veces más del hierro que realmente necesitamos.

El hierro en la alimentación vegetariana: El hierro se halla ampliamente distribuido en todos los alimentos animales y vegetales, y una dieta variada aporta sobradamente las necesidades diarias, incluso para las mujeres. La menor absorción del hierro procedente de los vegetales, se compensa sobradamente por dos hechos:

  • La concentración de hierro en la mayoría de los alimentos vegetales es más alta que en las carnes, excepto en el hígado. La leche apenas contiene hierro.
  • Se ha comprobado que la vitamina C, mucho más abundante en la dieta vegetal, aumenta considerablemente la absorción de hierro, llegando a duplicarla. Esta es una importante razón para tomar en cada comida hortalizas y/o fruta fresca, ricas en vitamina C.

Las dietas vegetales no tienen por qué ser pobres en hierro, sino todo lo contrario. De hecho, la anemia por causas alimentarias es bastante frecuente, afectando por igual tanto a los que comen carne como a los vegetarianos. Durante una época se pensó que la carne era necesaria por su contenido en hierro, y que quienes no la tomaban, corrían el riesgo de anemia. Pero hoy sabemos que la dieta vegetal es superior en cuanto a contenido de hierro, y que su absorción no plantea problemas si se consumen abundantes alimentos frescos ricos en vitamina C.

Los frutos secos (nueces), las legumbres y los cereales poseen más hierro que la carne, excepción hecha del hígado. La harina de soja, con la cual se fabrica la carne vegetal, tiene tres veces más hierro que la carne de vaca (la de mayor contenido en hierro). La OMS recomienda el consumo abundante de melocotones (duraznos), albaricoques, ciruelas, uvas y pasas, como excelentes fuentes de hierro, por su fácil digestión y absorción. El alga espirulina, la levadura de cerveza y el polen son, junto con la soja, los alimentos vegetales más ricos en hierro.

En personas que presentan una absorción baja de hierro, o cuando aumentan las necesidades diarias, puede resultar recomendable tomar suplementos de este mineral. Además de los preparados farmacéuticos clásicos, los hay también procedentes de extractos vegetales.

Yodo: El organismo necesita el yodo para sintetizar con él las hormonas producidas en la glándula tiroides. Estas hormonas cumplen importantes funciones mnetabólicas:

  • Aceleran la combustión de los nutrientes que nos proveen de energía (hidratos de carbono, grasas y proteínas).
  • Son imprescindibles para el desarrollo normal del sistema nervioso en los niños, de forma que cuando escasean por falta de yodo, se produce una forma dc retraso mental (cretinismo).

Cuando un adulto sufre carencia de yodo, el tiroides se hipertrofia (aumenta de tamaño), para intentar compensar la carencia y producir así la suficiente hormona tiroidea. A este aumento de tamaño se lo llama bocio simple (hay otras causas de bocio).

Las necesidades de yodo son muy pequeñas: 0,14 miligramos diarios. Normalmente la fruta y las hortalizas pueden aportar suficiente cantidad de yodo, si el suelo en el que se han cultivado lo contiene. Pero hay terrenos pobres en yodo (generalmente los alejados de las costas), y otros que se han empobrecido de este mineral por causa de la agricultura intensiva, que agota las reservas minerales de los terrenos. Por ello no son raras las deficiencias. Para prevenirlas, conviene:

  • Usar sal marina, o que haya sido enriquecida con yodo
  • Consumir algas alimentarias.

Los pescados también contienen abundante yodo, aunque su consumo no resulta imprescindible para satisfacer las necesidades diarias.

Magnesio: El cuerpo de un adulto contiene de 20 a 25 gramos de magnesio. Forma parte de la estructura de los huesos, junto con el calcio y el fósforo, aunque en mucha menor proporción. El magnesio es un componente esencial del principal pigmento del mundo vegetal, la clorofila, al igual que el hierro lo es de la hemoglobina de la sangre.

El magnesio ha cobrado importancia en los últimos años, debido a que se han descubierto numerosas funciones fisiológicas en las que desempeña un papel decisivo.

Ocurre con frecuencia que la alimentación habitual aporta cantidades insuficientes de este importante mineral. Ello es debido a un consumo escaso de cereales integrales, frutos secos (nueces, almendras, etc.), ricos en magnesio, así como al empobrecimiento de los suelos en este minera!. El abuso permanente de los abonos nitrogenados en la agricultura intensiva causa desequilibrios bioquímicos en los suelos, y, como consecuencia, en los vegetales que crecen en ellos. Las plantas ya no contienen la cantidad de minerales que deberían tener, especialmente de magnesio, que es uno de los más sensibles al empobrecimiento del suelo.

Esta es la razón por la cual se debe prestar una atención especial al magnesio, y recurrir, en determinados casos de carencia, al uso de suplementos minerales como el cloruro de magnesio.

Necesidades diarias de magnesio
Niños80-170
Hombres 15-18400
Hombres Adultos350
Mujeres 15-18300
Mujeres Adultas280
Embarazadas320
Madres que Lactan355

Las fresas <frutillas) contienen una amplia gama de sales minerales, entre ellas el magnesio. que las hace diuréticas y muy apreciadas en las enfermedades de los riñones.

Hay que tener presente que las necesidades diarias de magnesio, establecidas por el U.S. National Research Council es de 350 mg. para hombres adultos y 280 mg. para mujeres adultas al dia. Aunque es cierto que el consumo de grandes dosis de sales de magnesio no tiene efectos indeseables, tampoco está probado que tenga una acción terapéutica especial. El exceso de magnesio se elimino con las heces, provocando además un efecto laxante.

El uso de suplementos de magnesio en forma de soles, está indicado en los casos siguientes:

  • Cuando existe el riesgo de que el aporte alimentario sea insuficiente, por consumir pocos vegetales frescos, o porque estos procedan de tierras de cultivo empobrecidas por el uso intensivo de abonos químicos
  • En épocas de la vida en las que hay un aumento de las necesidades diarias (crecimiento, embarazo, lactancia).
  • Cuando la absorción intestinal está alterada por diversas afecciones digestivas, como por ejemplo colitis o intervenciones quirúrgicas.

Funciones

Actúa como catalizador de numerosas reacciones químicas que se llevan a cabo en el organismo, relacionadas con la combustión de los nutrientes y la producción de energía. Realiza una función especialmente importante en el sistema nervioso, regulando la transmisión de sus impulsos a lo largo de los nervios periféricos

La carencia de magnesio se manifiesta de formas muy variadas:

  • Cansancio general y sensación de fatiga.
  • Calambres musculares, contracturas, temblores en los párpados o en otros músculos (fenómeno conocido como fasciculaciones musculares).
  • Alteraciones neurovegetativas con tendencia al espasmo en diversos órganos, que se manifiestan por: dolores de estómago, colon irritable, dolor o espasmo uterino durante la regla (dismenorrea), sensación de opresión en el pecho y palpitaciones cardiacas entre otros.

Los frutos secos, los cereales, las legumbres y las verduras, son la fuente más importante de magnesio. Una dieta vegetariana variada puede satisfacer sobradamente las necesidades de magnesio, especialmente si procede de cultivos biológicos en los que se usan abonos orgánicos que contienen una amplia gama de minerales.

Ver: Tabla de Calorías de los Alimentos

Metabolismo y Obesidad Resumen Causas de la Obsesidad Consecuencias

Metabolismo y Obesidad – Causas de la Obsesidad

Al organismo hay que suministrarle constantemente energía en forma de alimento si queremos que funcione debidamente. El calor así producido se mide en julios (J), aunque en lenguaje corriente todavía se sigue utilizando el término familiar de calorías (cal). El metabolismo es un conjunto de reacciones químicas que tienen lugar en las células del cuerpo.

El metabolismo transforma la energía que contienen los alimentos que ingerimos en el combustible que necesitamos para todo lo que hacemos, desde movernos hasta pensar o crecer. Proteínas específicas del cuerpo controlan las reacciones químicas del metabolismo, y todas esas reacciones químicas están coordinadas con otras funciones corporales. De hecho, en nuestros cuerpos tienen lugar miles de reacciones metabólicas simultáneamente, todas ellas reguladas por el organismo, que hacen posible que nuestras células estén sanas y funcionen correctamente.

Metabolismo y Obesidad Causas de la Obsesidad

OBESIDAD Y DELGADEZ. En el caso de que las ganancias ponderales de un determinado organismo rebasen en un 15 % su término medio normal, hablamos de obesidad, mientras que si una persona pesa un 10 % menos de lo que le corresponde, estamos en presencia de delgadez.
La obesidad representa siempre un depósito excesivo de grasas, distribuido por todo el cuerpo.

Si bien sus causas pueden ser muy diversas, tales como trastornos de las glándulas endocrinas y otros, en gran numero de casos la obesidad se produce por una sobrealimentación exagerada. Cualquier exceso de peso predispone a diversas dolencias. Así, por ejemplo, es fácil que en la obesidad aparezca diabetes, aumento de la presión arterial, insuficiencia cardíaca, bronquitis crónica, etc. Es importante, pues, evitar su aparición y, si se instaura, combatirla. La prevención consiste, sobre todo, en una alimentación no excesiva y en el ejercicio constante.

Cuando la obesidad ya se ha establecido conviene combatirla, sobre todo, con el ejercicio y la dieta, ayudados por diversos medicamentos. Las curas por iniciativa propia, motivadas generalmente por cuestiones estéticas, suelen incurrir en exageraciones perjudiciales. Ingerir grandes cantidades de pastillas para adelgazar y al mismo tiempo saciarse de toda clase de golosinas, es un absurdo que se practica con gran frecuencia. Las curas de adelgazamiento deben ser dirigidas por una persona experimentada.

La delgadez surge cuando el ingreso calórico es menor que las necesidades y el organismo ha de utilizar los materiales almacenados y, por tanto, pierde peso. En dicha situación consume, en primer lugar, hidratos de carbono (azúcares) depositados en el hígado y músculos; dichas existencias suelen terminarse en 24 horas, al cabo de las cuales ya debe empezar a emplear sus reservas de grasas.

Con ello el funcionamiento del organismo no se altera, pues únicamente menguan sus acúmulos grasosos, situados en las mejillas, en tejidos subyacentes a la piel, etc. Una vez consumidos (al cabo de unas 5 a 7 semanas) todos sus depósitos de grasa, que, por término medio, se calculan en 9 Kg. en un hombre adulto, y persistiendo las condiciones de hipo alimentación, deben gastarse finalmente las proteínas. Como quiera que éstas constituyen la materia prima de todas las estructuras y órganos, aparecería entonces la destrucción del propio cuerpo, proceso incompatible con la vida.

Las causas de la delgadez son varias. A veces aparece porque el individuo se mueve mucho aunque consuma gran cantidad de calorías. Tal ocurre en una serie de deportes violentos: un partido de fútbol o una carrera ciclista. Otras causas son una alimentación deficiente, hecho observado sobre todo en gente pobre o en épocas de guerra y por la presencia de diversas enfermedades (tuberculosis), sin que deba olvidarse a aquellos individuos que lo son por constitución y qué por mucho que coman —pues suelen tener un excelente apetito— no hay manera de que engorden.

La curación de diversas delgadeces-enfermedades se conseguirá eliminando su causa, además de administrar a dichos pacientes una dieta rica en calorías y medicamentos adecuados. En la delgadez constitucional, mientras no dé lugar a manifestaciones molestas, mejor es no hacer nada.

LOS ALIMENTOS ENERGÉTICOS. Los hidratos de carbono se encuentran, sobre todo, en el azúcar, el almidón, las harinas, los cereales, las féculas, las frutas, las hortalizas, etc. Desde el punto de vista químico contienen grupos de oxigeno e hidrógeno, fijados en diversos átomos de carbono y, finalmente, se transforman en azúcares. Una vez en la sangre intestinal son llevados al hígado, donde se almacenan en forma de otro azúcar complejo, denominado glucógeno, constituido por numerosas moléculas de glucosa.

La sangre contiene una cantidad siempre constante de azúcar, pues si tiende a aumentar su concentración, se almacena mayor cantidad del mismo en el hígado, mientras que si mengua, dicha víscera convierte otra vez el glucógeno en glucosa (azúcar) y la envía al torrente circulatorio. Pero el hígado es un órgano de tal perfección que si le falta glucógeno produce glucosa a partir de otros materiales, tales como proteínas.

Dicho azúcar (la glucosa) es tan importante en el funcionamiento del cuerpo porque, mediante diversas reacciones químicas, libera energía.

El azúcar puede convertirse también en grasa, transformación que efectúa igualmente el hígado. Es muy sabido que si se ingieren cantidades excesivas de azúcar o cualquier hidrato de carbono, aparece la obesidad.

Las grasas constituyen otro tipo de sustancias nutritivas, totalmente distintas de las precedentes. Se hallan en toda clase de alimentos, en ciertas semillas vegetales y en algunos frutos.

Las grasas sirven de almohadilla a diversos órganos, de capa protectora para que no se pierda el calor y también para la combustión. Su metabolismo está gobernado por diversos agentes y lo efectúa el hígado.

El tercer grupo de principios inmediatos lo constituyen las proteínas. Están contenidas en diversas clases de alimentos, tales como carnes, huevos, pescado, etc. Su presencia en la dieta es imprescindible y no pueden ser sustituidas, por lo menos en cuanto a una pequeña cantidad se refiere. Se calcula que un hombre adulto debe recibir diariamente, como mínimo, unos 70 g de proteínas.

Una vez en el interior de la circulación sanguínea, son conducidas al hígado, donde se almacenan transitoriamente. Más tarde algunas vuelven a la sangre para ser llevadas hasta las células de diversos tejidos, e incorporadas en el protoplasma de las mismas. Representan, pues, la materia prima principal para la construcción del cuerpo. Las que no son aprovechadas para estos fines son convertidas por el hígado en glucosa o glucógeno, dispuestas a liberar energía, o bien las almacena en forma de grasa.

En el plasma sanguíneo existe una cantidad constante de proteínas que desempeñan múltiples funciones. Algunas intervienen activamente en el proceso de la coagulación; otras, forman los llamados anticuerpos destinados a combatir los gérmenes infecciosos, o constituyen una especie de vehículo para ciertas sustancias. Así, el hierro nunca circula aisladamente por la sangre, sino que lo hace transportado por una determinada proteína.

Una clase especial de proteínas son las que intervienen en la formación del núcleo celular. Su alteración metabólica más conocida es la enfermedad llamada gota, que se origina porque el ácido úrico (producto de desecho de dichas proteínas) en vez de eliminarse con la orina, se deposita en diversas articulaciones y da lugar a la inflamación de las mismas. Se manifiesta en forma de accesos de dolor intenso que afecta frecuentemente la raíz del dedo gordo. Sobreviene con preferencia en hombres y de noche. Su curación se consigue merced a la acción de diversos medicamentos y, sobre todo, de un régimen exento de proteínas.

Se podría afirmar entonces que, en el caso ideal de un nivel de energía equilibrado (es decir, cuando la ingestión y consumo de energía son más o menos iguales), el peso corporal se mantiene fundamentalmente constante. Pero aquí entran en juego también las particularidades personales antes mencionadas. En efecto, si se registra un superávit en el balance energético, es decir, un exceso en energía alimenticia, éste es almacenado por las células del tejido adiposo en forma de “grasa de reserva”; ésta equivale, en cierto modo, a la corteza de tocino que se guarda para los tiempos flacos, para que en caso de necesidad el cuerpo puede recurrir a sí mismo para alimentarse. Pero, a corto plazo (o largo, según se mire), una excesiva reserva de grasa conduce a un aumento de peso superfluo, si bien recientes experimentos han demostrado que un constante exceso de alimentación en distintas personas puede tener efectos muy distintos

AGUA Y SALES MINERALES. El agua es el componente principal de la dieta. Además de la que se ingiere en forma líquida, y otra buena porción ingresa contenida en los alimentos sólidos, tales como frutas (algunas de las cuales contienen un 95 % de agua), verduras y otros. Un hombre, de 70 Kg., alberga en su cuerpo unos 50 1 de agua. Su aporte diario, así como su eliminación —pues el metabolismo debe estar equilibrado— alcanzan unos dos litros y medio. Las pérdidas excesivas de la misma (deshidratación), deben ser reemplazadas rápidamente, pues de lo contrario pronto aparece la muerte. Sin alimento alguno es posible vivir varias semanas e incluso meses, pero sin agua, sólo algunos días.

Las sales minerales son asimismo muy importantes para la perfecta marcha del organismo. Existen unos elementos considerados como esenciales.
El mineral más importante para el hombre es el cloruro sódico, es decir, la sal común, pues interviene decisivamente en diversos procesos del organismo, tales como la retención de líquidos en su interior, la secreción de los jugos digestivos, etc. Con el sudor se pierde gran cantidad de cloruro sódico y es necesario reemplazarlo. Así, por ejemplo, los individuos que desempeñan trabajos muy duros en recintos calurosos, deben ingerir agua salada, pues de no hacerlo así, al no compensar las intensas pérdidas de dicho mineral, les sobreviene gran debilidad y calambres.
El
calcio y el fósforo son necesarios, principalmente, por intervenir en la formación de los huesos y de los dientes.

El potasio y el magnesio influyen sobre las contracciones musculares y, por tanto, también en el corazón. Una intensa disminución del primero, conduce a una gran debilidad e incluso parálisis de los músculos.

El hierro, además de intervenir en la formación de la hemoglobina de los glóbulos rojos, participa en la composición de algunos fermentos muy importantes para la respiración de las células.

El iodo es el componente principal de una hormona llamada tiroidea y su carencia origina el bocio, enfermedad muy difundida en determinadas regiones, donde las aguas son pobres en dicho elemento.
Como elementos necesarios para la perfecta marcha del organismo, podemos citar todavía el cinc, el cobre, el cobalto y el manganeso.

VITAMINAS. Es sabido que el cuerpo puede formar muchas sustancias; nos llena de asombro, por ejemplo, la capacidad que posee el hígado de efectuar transformaciones químicas. Sin embargo, las vitaminas no pueden ser producidas en ninguna parte del organismo y, por tanto, al ser indispensables, deben ser aportadas, ya sea con los alimentos —modo más natural—, o bien mediante administración artificial en forma de productos farmacéuticos ingeridos o inyectados.

Las vitaminas no son materias combustibles, energéticas ni liberadoras de calorías; tampoco forman parte de ningún territorio del cuerpo, ni intervienen en estructura celular alguna. Simplemente se precisa su presencia en diversas reacciones químicas o procesos orgánicos.
Cuando falta el aporte de una determinada vitamina, aparecen trastornos que sólo pueden ser corregidos mediante la administración de la misma. Es imposible curar, por ejemplo, la carencia de vitamina A, aplicando la B.

Estas sustancias nada tienen que ver con la «debilidad general» del cuerpo. Hoy se abusa de ellas y es muy frecuente que un enfermo exija al médico que «recete unas vitaminas». Es imposible que una alimentación corriente y bien proporcionada engendre un déficit vitamínico y no es necesario, por tanto, ingerir suplementos de dichas sustancias a menos que aparezcan alteraciones características de dicha deficiencia, enfermedades que en su conjunto denominamos hipovitaminosis.

Consejos para mejorar los hábitos alimentarios en los niños
• No saltear el desayuno, ya que brinda la energía necesaria para la concentración, el aprendizaje y las actividades lúdicas.

• Desayunar con alimentos nutritivos como leerte y yogur descremados, cereales sin azúcar, panes integrales.

• En los recreos, en lugar de gastar dinero en los quioscos de golosinas, llevar fruta cortada, vainillas, cereales integrales o barras de cereal.

• No usar la comida como premio/castigo.

• Limitar el uso de la computadora y/o televisión a no más de una hora perdía.

• Hacer actividades recreativas en familia para establecer el hábito del ejercicio: paseos en bicicleta, caminatas, patines, etc.

• Dejar los alimentos ricos en azúcares y grasas como golosinas, helados y snacks y alimentos ocasionales para ser consumidos en ocasiones especiales: festejos o «comilonas» los fines de semana.

• La bebida por excelencia debe ser el agua. Que las gaseosas y jugos comerciales sean consumidos esporádicamente. « Comer carne roja, blanca y pescados una vez al día, elegir cortes magros.

• Consumir al menos una taza de leche, un yogur y una porción de queso descremado por día, para incorporar calcio.

• Las verduras y frutas son las grandes amigas; cuanto más variedad, más cantidad de vitaminas y minerales. Esto mejora el sistema inmune y las energías.

• Las galletitas son ricas en azúcares y grasas, su consumo debe ser ocasional. Es preferible el pan, los cereales e incluso las vainillas o «baby scuits».

• Incluir cereales integrales y legumbres al menos cuatro veces a la semana. Son fuente de fibra y minerales.

• Practicar ejercicio diariamente, cualquier actividad que el niño disfrute. Recuerde siempre que los chicos copian el modelo de los padres, por lo tanto, estos deben dar el ejemplo con sus hábitos.

Algunas de las consecuencias que trae, a corto plazo, la obesidad infantil, si no se previene o se trata:
• Problemas psicológicos como aislamiento, acoso escolar y depresión.
• Aumento de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.
• Asma.
• Diabetes tipo 1 y 2, en especial, esta última.
• Anormalidades ortopédicas.
• Enfermedad del hígado.

El Metabolismo Basal Que es el anabolismo Alimentos acelerar

El Metabolismo Basal ¿Qué es el anabolismo?

El metabolismo es un conjunto de reacciones químicas que tienen lugar en las células del cuerpo. El metabolismo transforma la energía que contienen los alimentos que ingerimos en el combustible que necesitamos para todo lo que hacemos, desde movernos hasta pensar o crecer. Proteínas específicas del cuerpo controlan las reacciones químicas del metabolismo, y todas esas reacciones químicas están coordinadas con otras funciones corporales. De hecho, en nuestros cuerpos tienen lugar miles de reacciones metabólicas simultáneamente, todas ellas reguladas por el organismo, que hacen posible que nuestras células estén sanas y funcionen correctamente.

El Metabolismo Basal Que es el anabolismo

Toda sustancia que se ingiere o ingresa en el cuerpo de cualquier modo, para producir en él energía o servir a la construcción y reparación de los tejidos, recibe el nombre de alimento. Entre ellos se distinguen dos clases fundamentales: unos que producen energía y otros que desempeñan diversas funciones esenciales para la vida. Entre los primeros se encuentran los denominados principios inmediatos: proteínas, grasas e hidratos de carbono, y entre los segundos el agua, las sales minerales y las vitaminas. Su misión principal es la nutrición.

Todos los procesos químicos del organismo se incluyen bajo el término general de metabolismo. La parte del metabolismo encaminada a construir se denomina anabolismo, mientras que la dedicada a la función contraria, es decir, a desdoblar sustancias para que cedan energía, recibe el nombre de catabolismo.

Las necesidades energéticas de un individuo dependen de su peso, y es importante también, para su determinación, conocer el tipo de vida que lleva (si se trata de una persona que permanece en cama, o si, por el contrario, efectúa trabajos pesados). La energía que necesita el cuerpo se expresa en forma de calorías (cal, es la cantidad de calor necesaria para elevar la temperatura de 1 Kg. de agua en 1° C).

Cualquiera de los principios inmediatos, denominados también alimentos combustibles (hidratos de carbono, grasas y proteínas), puede proporcionar la energía necesaria, pero su valor calórico no es idéntico. Así, mientras un gramo de proteínas o hidratos de carbono desprenden 4 cal., la misma cantidad de grasas es capaz de liberar 9 cal.

El número de calorías que necesitamos para vivir normalmente depende de una gran variedad de circunstancias (peso, superficie, sexo, edad, trabajo, tipo de actividad, etc.). El metabolismo basal expresa la cantidad de calorías que emplea el hombre sin efectuar ningún trabajo muscular, ni tan siquiera digestivo.

En la práctica puede determinarse mediante aparatos especiales con la persona a examinar en condicionesbasales:

a) en ayunas desde 12 horas antes por lo menos,
b) tras un descanso nocturno perfecto, y
c) habiendo efectuado antes de la determinación el menor número de movimientos musculares posible.

Hoy se dispone de tablas estadísticas en las cuales podemos leer el metabolismo normal adecuado para cada edad, peso, etc. En conjunto podemos decir que un hombre joven en condiciones basales necesita unas 40 cal. por hora y metro cuadrado de su superficie, lo cual llega a sumar al día unas 1500 cal. En las mujeres, el metabolismo basal es algo menor. Durante los procesos febriles las necesidades energéticas aumentan, así como al cambiar las condiciones del individuo.

Si los ingresos calóricos de un determinado organismo son exactamente iguales a las necesidades energéticas del mismo, el peso permanece invariable. Cuando aquéllos superan a éstas, los alimentos no utilizados se almacenarán y aparecerá un aumento de peso. Por el contrario, si las entradas de los alimentos no son suficientes para el mantenimiento de las actividades del cuerpo, éste deberá recurrir a sus reservas y, por tanto, adelgazará.

10 MANERA DE ACELERAR EL METABOLISMO

1-Tomá café o té verde: Una taza de café por la mañana ayuda a quemar calorías hasta por dos horas. El té verde también ayuda a acelerar la pérdida de peso.

2- Optimiza la función de tu tiroides: Cuando un paciente se queja de haber subido de peso, inmediatamente reviso su tiroides. Si notas que ahora te cuesta más trabajo controlar tu peso, pedile a tu médico que te mande hacer estudios de esta vital glándula. Y aprovecha para chequear que no tengas diabetes.

3- Dormí lo suficiente: Dormir menos de siete horas diarias por la noche afecta a las hormonas que regulan el metabolismo. Si dormís poco, procesas los carbohidratos con menor eficacia, y eso incrementa el riesgo de desarrollar diabetes u obesidad.

4-Desayunar: Un desayuno sustancioso puede acelerar tu metabolismo hasta un 10 por ciento, sobre todo si incluís fuentes saludables de proteína y grasa, como huevos o yogur tipo griego. De hecho, un estudio de 2010 publicado por la revista International Journal of Obesity encontró que un desayuno con más grasa ayuda al organismo a quemar más carbohidratos y grasa el resto del día.

5-Toma agua helada: Beber agua acelera un poco el metabolismo, especialmente si está helada. Eso se debe a que tu cuerpo usa energía para calentarla.

6-Hace de tres a cuatro comidas balanceadas: Olvídate del consejo de que cinco o seis comidas pequeñas aceleran el metabolismo. Un estudio de 2012, realizado por la Universidad de Ottawa, en Canadá, encontró que siempre y cuando se consumiera el mismo número de calorías, no había ninguna diferencia entre ingerir comidas frugales y frecuentes y comidas opíparas y espaciadas. ¿Estás tratando de bajar de peso? No cenes mucho; mejor opta por un desayuno abundante. Y también come a horas fijas para que tu metabolismo trabaje al máximo y pierdas esos kilos de más.

7-Desarrolla músculo: Cuanta mayor masa muscular tengas, más calorías quemarás durante el día: fortalece grandes grupos musculares como los glúteos y muslos (hace sentadillas, subí las escaleras o camina cuesta arriba).

8-Ingerí más proteína: Un estudio de 2012 publicado por la revista Journal of the American Medical Association, descubrió que el índice metabólico en reposo era mayor en quienes consumían más proteína. Como las mujeres por lo general no obtienen la suficiente, en cada una de tus comidas ingerí proteína magra, como pescado, pollo o huevos, y disfruta de colaciones que la contengan, como las almendras.

9-Proba el picante: la capsaicina, presente en el ají picante, estimula el sistema nervioso y mejora el metabolismo después de las comidas. Añadir chile a los alimentos reduce el apetito. Si lo consumís con regularidad, acelerarás más tu metabolismo, ¡así que busca muchas maneras de añadirle sabor a tu vida!

10-Comé lo suficiente: Expertos del Centro de Salud McKinley, de la Universidad de Illinois, coinciden con mi antigua nutricionista: comer poco reduce la velocidad del metabolismo hasta en un 30 por ciento. En vez de matarte de hambre, ingerí alimentos saludables y hace ejercicio con regularidad: para bajar de peso.(Fuente Consultada: Revista Selecciones Best You)

Composición de la Sangre y Sus Características Globulos y Plama

Composición de la Sangre y Sus Características – Globulos y Plasma

Introducción: Este fluído, que circula por un sistema tan complejo como el cardiovascular y puede llegar a todas las células del cuerpo, tiene funciones vitales. En primer lugar es el encargado de la respiración celular, tomando el oxígeno de los pulmones, llevándolo a todo el cuerpo y devolviendo desde allí a los pulmones el dióxido de carbono.

También recolecta los alimentos disgregados por el sistema digestivo y los lleva a las células. Al pasar por el hígado y el riñón realiza una función depurativa, permitiendo que salgan de nuestro cuerpo sustancias nocivas.

Al transportar células del sistema inmunitario, actúa en la defensa de nuestro cuerpo frente a los microbios. Su función transportadora no acaba aquí, pues lleva las hormonas de un lugar a otro del cuerpo.

Además, la sangre actúa en la regulación de la temperatura, haciendo que el calor generado en el cuerpo sea trasladado hacia la superficie para que se disipe.

La Composición de la Sangre

El volumen promedio de sangre de un hombre es de 5,5 litros, y el de una mujer de aproximadamente un litro menos. Algo más de la mitad de este volumen está formada por el plasma, la parte líquida de la sangre. Por él circulan las células sanguíneas, que son de diversos tipos: los eritrocitos o glóbulos rojos, los leucocitos o glóbulos blancos y las plaquetas o trombocitos.

El Plasma Sanguíneo

Tiene el aspecto de un fluido claro, algo semejante a la clara de huevo, y el 90% está formado de agua. En él se hallan disueltas importantes sales minerales, como el cloruro sódico, el cloruro potásico y sales de calcio, escindidas en sus componentes.

Su concentración oscila muy poco para que no se rompa su equilibrio con el líquido que baña los tejidos ni con el intracelular. Gracias a ellas pueden disolverse las proteínas en el plasma, para ser transportadas por la sangre, y la acidez de los líquidos del cuerpo se mantiene dentro de estrechos límites.

Las proteínas más importantes que se hallan disueltas en el plasma son el fibrinógeno y la protrombina, que intervienen en la coagulación sanguínea; las al búminas, que desempeñan un importante papel en el transporte y para mantener el volumen de plasma, y las globulinas, que son parte del sistema defensivo de nuestro cuerpo.

Todas estas proteínas, a excepción de las últimas, se forman en el hígado.

Además, en el plasma existen todas las sustancias transportadas por la sangre, como las partículas de alimento y los productos que son el resultado del metabolismo, y, como ya hemos mencionado, las hormonas.

composicion de la sangre

Las Plaquetas o Trombocitos

Estas células, encargadas de la coagulación, se originan en la médula ósea. Su tamaño es de unas dos milésimas de milímetro, tienen forma de disco y existen unas 300.000 por cada milímetro cúbico de sangre. Su principal característica consiste en que se adhieren unas a otras, por lo que tienen la capacidad de formar coágulos.

La Coagulación

Un sistema tan indispensable como el cardiovascular debe poseer un mecanismo de seguridad que evite que su líquido se vierta. Ante cualquier rotura de los vasos, pues, interviene el mecanismo de la coagulación.

Cuando la pared de un vaso se rompe se ponen al descubierto zonas de tejido el mismo que son ásperas, a las cuales e pegan rápidamente las plaquetas. En pocos instantes la acumulación de ellas es grande, pero su función no se acaba en el taponamiento; las plaquetas adheridas emiten unos mensajeros químicos llamados factores de coagulación, de los que existen más de diez tipos.

Gracias a ellos e forma una reacción en cadena al término de la cual el fibrinógeno, una proteína que se hallaba disuelta en el plasma, se convierte en fibrina.

Esta es insoluble y forma unos filamentos muy finos son los que se teje una red, que forma el coágulo. Además, las plaquetas emiten serotonina, que tiene el efecto de estrechar s vasos sanguíneos para que disminuya la corriente.

La hemofilia es una enfermedad hereditaria producida por la ausencia de aluno de los factores de coagulación.

En otra época, uno de los grandes inconvenientes al realizas transfusiones de sangre era el hecho de poder conservar este tejido en estado líquido.

La coagulación de la sangre es un proceso muy rápido, que se produce entre los 3 y los 7 minutos de practicada la extracción sanguínea; por eso, las transfusiones se hacían directamente de persona a persona.

Gracias a las investigaciones del médico argentino Luis Agote, en el año 1914 se logró que la sangre in vitro (fuera del cuerpo) se mantuviera en estado líquido, al agregarle citrato de sodio —sal inorgánica, formada por la combinación de ácido cítrico e hidróxido de sodio—.

El citrato de sodio actúa como anticoagulante. Provoca la precipitación de los iones calcio al formar un nuevo compuesto, el citrato de calcio, por lo que el calcio deja de ejercer su acción en la coagulación.

De esta manera se puede tener la sangre en estado líquido por varias semanas, siempre que se mantenga refrigerada

Los eritrocitos dan a la sangre su color rojo, y ello se debe a que en el interior de cada uno de ellos existen de 200 a 300 millones de moléculas de hemoglobina, mediante las cuales realizan su función, que es el transporte de oxígeno por la sangre.

La hemofilia es una enfermedad hereditaria producida por la ausencia de aluno de los factores de coagulación. La más pequeña herida puede poner en peligro la vida del enfermo, que sangra sin parar.

Los Glóbulos Rojos

Los glóbulos rojos, también llamados eritrocitos o hematíes, se forman en la médula roja de los huesos y subsisten durante cuatro meses. Su principal característica morfológica es que no poseen un núcleo organizado, que al pasar a la sangre ya ha desaparecido.

Tienen forma de disco engrosado por el borde, su diámetro es de unas siete milésimas de milímetro, y en cada milímetro cúbico de sangre existen de 4,5 a 5,5 millones de ellos, que constituyen el 45% del volumen sanguíneo.

LOS eritrocitos dan a la sangre su color rojo, y ello se debe a que en el interior de cada uno de ellos existen de 200 a 300 millones de moléculas de hemoglobina, mediante las cuales realizan su función, que es el transporte de oxígeno por la sangre.

La Hemoglobina

Esta molécula está formada por cuatro subunidades idénticas, cada una de las cuales consta de una proteína, la globina, unida a un grupo hemo. Este último tiñe de rojo la sangre y está formado por cuatro núcleos que se unen adoptando la forma de un trébol de cuatro hojas.

En el centro se halla anexionada una molécula de hierro, que es la encargada de unirse al oxígeno. Efectivamente, mediante la oxidación y desoxidación del hierro cada molécula de hemoglobina capta cuatro moléculas de oxígeno de los alvéolos pulmonares.

Con esta preciada carga el eritrocito viaja, pasando por la parte izquierda del corazón, hasta las células de todo el cuerpo, donde el oxígeno debe ser liberado.

El dióxido de carbono, por el contrario, no se une con la hemoglobina sino que se disuelve directamente en el plasma con gran facilidad.

En cambio, el monóxido de carbono, el gas que sale por los tubos de escape de los coches, sí se une con la hemoglobina, y con más facilidad que el oxígeno. Así, cuando en el aire que respiramos hay oxígeno y monóxido de carbono, este último gana la competición por unirse con la hemoglobina y la persona que lo absorbe puede morir.

Los Grupos Sanguíneos

En la membrana de los glóbulos rojos hay unas proteínas que no son idénticas en todas las personas. Así, no siempre un individuo puede tolerar la transfusión de sangre de otro, ya que existen reacciones del sistema defensivo.

Este intenta protegerse ante estas proteínas que le son extrañas formando anticuerpos, y la sangre del receptor produce una enfermedad que puede ser mortal.

Existen muchos tipos de proteínas en los glóbulos rojos, pero las que aquí nos interesan son las del grupo ABO y las del factor Rhesus o Rh.

Grupo ARO. Pueden existir dos tipos de proteínas en el glóbulo rojo: la A y la B. Una persona que tenga la proteína A pertenecerá al grupo A, y si tiene el factor B, pertenecerá al B. Si posee ambas proteínas, será del grupo AB, y si no tiene ninguna, del O (cero). Existen, pues, cuatro tipos de personas, y cada uno de ellos repele a la proteína que no posee.

Así los individuos A y O repelen la sangre de los B y los AB, mientras que los B y los O presentan una reacción defensiva frente a los A y los AB. Los individuos AB, al tener los dos grupos, pueden recibir transfusiones de todos los demás, mientras que los O no pueden recibir sangre más que de su mismo grupo, y pueden dar a todo el mundo, por lo que reciben el nombre de donantes universales.

Grupo Rh. Existe una proteína, que se encuentra en los glóbulos rojos del 85% de las personas, que se llama Rh positiva. Las restantes, o Rh negativas, si reciben sangre con la proteína, quedan sensibilizadas.

Si tiene lugar un segundo contacto, se produce una reacción de rechazo, que en los hombres y en las mujeres no gestantes no entraña ningún peligro. Sin embargo, si una mujer embarazada experimenta esta reacción, porque su hijo es Rh+ y ella Rh—, se pondrá en peligro la vida del bebé. Ello se debe a que durante el embarazo algo de la sangre del bebé se mezcla con la de la madre.

Leucocitos o Los Glóbulos Blancos

Los leucocitos o glóbulos blancos son las células sanguíneas encargadas de la defensa. Su tamaño es variable, de 6 a 20 micras de diámetro, y se encuentran en la sangre, según su tipo, en un número que oscila entre los 5.000 y los 9.000 por milímetro cúbico.

Todos ellos tienen núcleo, aunque la forma de éste es muy distinta. Algunos de ellos, el grupo de los granulocitos, poseen unos gránulos en el citoplasma, mientras que otros, los agranulocitos, carecen de ellos. Los granulocitos se subdividen en neutrófilos, eosinófilos y basófllos, y los agranulocitos en monocitos y linfocitos.

Neutrófilos

Se originan en la médula ósea roja, donde gran proporción de ellos permanece hasta que son necesarios en la sangre. Constituyen el 70% del total de los granulocitos, y sus gránulos son pequeños y muy numerosos.

El núcleo posee varios lóbulos, y el diámetro es de unas 10 micras. Su función es la fagocitosis, es decir, devorar los cuerpos extraños, después de lo cual el neutrófilo muere y es destruido, formándose partículas de pus. La vida media de estas células es de una semana.

Eosinófilos

Originados de la misma forma que los neutrófilos, los eosinófilos constituyen el 3% del total de granulocitos y su núcleo presenta sólo dos nódulos ovalados. Sus gránulos son grandes y numerosos y su diámetro de unas 10 micras. Su función es la fagocitosis, al igual que la de los neutrófilos, y su número aumenta mucho durante las alergias y las enfermedades por parásitos.

Basófilos

Los gránulos de los basófilos son gruesos pero escasos. Son células de unas 10 micras de diámetro y su núcleo tiene una forma que recuerda a una 5. Se originan en el mismo lugar que el resto de los granulocitos, y son los menos numerosos, ya que constituyen sólo el 0,5% del total. Su función no se conoce bien, pero parece que evitan la coagulación dentro de las arterias y las venas.

Monocitos

Son los más grandes de entre los glóbulos blancos, con un tamaño que oscila entre las 15 y las 20 micras. Su núcleo tiene forma arriñonada y poseen gran cantidad de citoplasma, que no tiene gránulos. Constituyen el 5% de los glóbulos blancos, y se dedican a devorar partículas de un tamaño considerable. Por tanto, al igual que los tipos antes descritos, los monocitos viven muy poco tiempo, pues mueren destruidos después de fagocitar. Algunos de ellos se desplazan hasta donde los necesitan, pero también los hay fijos en el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos y la médula.

Linfocitos

Tienen el tamaño de un glóbulo rojo, y su núcleo es esférico y bastante grande, con una concavidad en uno de sus lados. Constituyen el 30% de todos linfocitos y se forman en la médula ósea roja.

Sin embrago cuando salen de ella sufren un proceso de maduración por el cual se forman dos tipos: los linfocitos B, que pasan a los ganglios linfáticos, y los linfocitos T, que se albergan en el timo.

Todos ellos viven unos cien días y se encargan del sistema de defensa específico, también llamado inmunitario, por el cual el linfocito distingue las sustancias que debe destruir de las que son propias del cuerpo.

Para ello los linfocitos deben tener un cierto tipo de («memoria2 que les permita pasar sus conocimientos de una generación a la siguiente).

La sustancia atacante recibe el nombre de antígeno, y la que producen los linfocitos para neutralizarla son los anticuerpos. Los anticuerpos se unen a los antígenos de forma que éstos se hacen inofensivos, y todo el complejo es después eliminado por los eosinófilos.

Linfocitos B. Son los encargados de producir los anticuerpos y células de memoria. Éstas, una vez que han madurado y «aprendido» sobre un cierto antígeno, se dividen formando una estirpe, que puede durar varios años o toda la vida del individuo.

Linfocitos T. Estas células colaboran con los linfocitos B, y además tienen otras funciones, como la de estimular la actividad de algunas células que fagocitan.

TABLA DE COMPATIBILIDAD DE GRUPOS SANGUÍNEOS

Su Tipo de Sangre es:

Puede Recibir el Grupo de Sangre:

O-O+B-B+A-A+AB-AB+
AB+SiSiSiSiSiSiSiSi
AB-SiSiSiSi
A+SiSiSiSi
A-SiSi
B+SiSiSiSi
B-SiSi
O+SiSi
O-Si

AMPLIACIÓN SOBRE LA HEMOGLOBINA:

Observando con el microscopio electrónico uno de los 25 billones de glóbulos rojos de la sangre, se pone de manifiesto una estructura interna parecida a la de una esponja. Y entre sus redes se encuentra una sustancia que es una de las maravillas de la naturaleza: la hemoglobina. Cada glóbulo rojo contiene trescientos millones de moléculas de hemoglobina.

La función confiada por la naturaleza a este elemento es fascinante, y se apoya en una serie de reacciones químicas aún poco conocidas. Todos sabemos que la sangre transporta el oxigeno, «inspirado» por los pulmones, a las distintas partes de nuestro organismo, sin excluir a las células, que lo utilizan para «quemar» los alimentas (es decir: los azúcares, las grasas y las proteínas).

De esta combustión, que suministra al hombre la energía necesaria para vivir, surgen dos nuevas sustancias: el agua y el anhídrido carbónico, que es gaseoso, pero que se disuelve en contacto con la sangre, formando bicarbonatos. Por su parte, la sangre, tras ceder el oxígeno, se carga de estos bicarbonatos y recorre un camino inverso, regresando a los pulmones- En ellos, al extremo de los bronquios más delgados, existe una gran cantidad de vesículas hemisféricas —los alveolos pulmonares—, que constituyen la terminación «ciega» de todo el sistema bronquial. Los alvéolos suelen alcanzar la asombrosa cifra de mil quinientos millones.

A ellos llega, desde el exterior, el aire cargado de oxígeno, y, a través de una intrincada red de vasos capilares, la sangre procedente de los tejidos. El oxígeno contenido en el aire pasa a la sangre atravesando la delgadísima pared de los vasos capilares (cuyo grosor no llega a una miera; es decir, a una milésima de milímetro) y la aún más delgada pared de los alvéolos. La molécula de hemoglobina, dos mil veces más pesada que la del oxígeno, es capaz de combinar sus cuatro átomos de hierro con el oxígeno del aire, formando un compuesto llamado oxihemoglobina.

Al mismo tiempo, se acidula y descompone los bicarbonatos disueltos en el plasma, dejando en libertad el anhídrido carbónico, que luego expulsan los pulmones. La oxihemoglobina, transportada por los glóbulos rojos de la sangre arterial, recorre los pulmones y llega hasta los últimos capilares sanguíneos, donde cede el oxígeno a las células, a través de las paredes de estos vasos, transformándose en hemoglobina reducida (o privada de oxígeno).

La sangre venosa transporta esta hemoglobina reducida, en unión de los bicarbonatos, hasta los pulmones, con lo cual se cierra el fantástico ciclo. Pero nada de lo dicho podría suceder sin la presencia de la hemoglobina, mágica sustancia capaz de transportar un volumen de oxígeno casi cincuenta veces superior al que contendría el agua en solución normal.

Esto significa que, sin la hemoglobina, el cuerpo humano necesitaría doscientos litros de sangre en lugar de los cinco que, más o menos, tiene; y el corazón debería impulsar 160 litros por momio en vez de los cuatro habituales; y la velocidad de b sangre aumentaría hasta que cada glóbulo rojo pudiera correr todo el sistema circulatorio en medio segundo, en lugar de los 20-22 que actualmente tarda, para oxigenar los tejidos; entonces la velocidad de cambio se vería muy acelerada. Las hipótesis descriptas nos producen asombro y contribuyen a poner de manifiesto la excepcional importancia que el Lumbre tiene ese milagro llamado hemoglobina.

Proceso Digestion Humana Funcionamiento Etapas Digerir Alimentos

Proceso de la Digestión Humana
Funcionamiento y Etapas

Veamos, en primer lugar, el recorrido que hacen los alimentos desde que dejan el plato. Los dientes mastican los alimentos, los labios, la lengua y la parte interior de las mejillas los manipulan mientras que la saliva los humedece y los ablanda.

Cada una de las piezas tiene un papel fundamental en la digestión, si perdemos algún diente o se enferma el resto de la dentadura no funciona adecuadamente. En la vida pasmos por dos etapa dentales, la temporal, o como decimos a menudo, los dientes de leche y la definitiva. La dentadura temporal se forma con 20 piezas que empiezan a brotar más o menos a los 8 meses, y que posteriormente se caerán entre los 6 y 11 años más o menos, para que salgan los definitivos.

Además la saliva también produce una reacción química en los alimentos con lo que empieza el proceso digestivo. Cuando la comida se traga directamente o no se mastica lo suficiente, el proceso digestivo empieza  desequilibrado…

La saliva es un líquido viscoso, cuyo papel es esencialmente mecánico (masticación, deglución). La del hombre y otros mamíferos contiene una amilasa. Se activa la secreción salival a través de un reflejo neurovegetativo, provocado por la excitación mecánica (saliva procedente de la parótida) o química (saliva de la submaxilar) de la mucosa lingual. También está sometida a la influencia de los centros nerviosos superiores: la visión, o la simple evocación del alimento, «hace la boca agua»; un súbito enfado provoca la aparición de «espuma en los labios»; una emoción intensa «seca la boca».

Los alimentos masticados y ensalivados en la boca llegan al estomago por un conducto llamado esófago y a través de la válvula superior del estómago. Entonces empieza el proceso digestivo del estómago por la secreción de un fluido llamado jugo gástrico.

El jugo gástrico empieza a disolver y a desmenuzar la masa de alimentos de modo que puedan ser absorbidos por el cuerpo. Mientras se produce esta reacción química, la parte fluida de la comida y los líquidos con sumidos se separan de las sólidas y se absorben a través de las paredes del estómago, llevándose por medio de la sangre hasta los riñones, a los poros de la piel, etc.

El jugo gástrico, elaborado por las glándulas de la mucosa del estómago, contiene ácido clorhídrico libre y dos enzimas: quimosina y pepsina. En realidad, ambas son secretadas como proenzimas (profermentos) inactivas, y en presencia de ácido clorhídrico se transforman espontáneamente en enzimas activas.

El jugo gástrico del recién nacido, débilmente ácido, es rico en quimosina. Posteriormente se acidifica, se empobrece en quimosina y se enriquece en pepsina. La secreción gástrica, como la secreción salival, es activada por vía nerviosa.

Los músculos del estómago se ocupan de revolver los alimentos hasta que se crea una masa alimenticia semifluida de sustancias modificadas químicamente que pasa al intestino delgado.

El intestino delgado tiene aproximadamente unos cuatro centímetros de diámetro por unos noventa de largo y está ingeniosamente enrollado sobre sí mismo de modo que ocupa un espacio muy pequeño en la máquina humana si se compara con su longitud.

El intestino delgado está totalmente recubierto por una capa suave y aterciopelada de pequeñas protuberancias llamadas vellosidades intestinales interiores y con millones de glándulas que segregan los enzimas necesarios para la digestión de los diversos elementos alimenticios.

En el intestino delgado se completa el proceso digestivo de rompimiento de los alimentos. Los enzimas segregados por las paredes del intestino se complementan con los enzimas segregados por el páncreas y con la bilis que proporciona el hígado.

El jugo intestinal, elaborado por las glándulas de la mucosa del intestino delgado, es un líquido alcalino que contiene principalmente moco y enteroquinasa. Lleva, en cantidades variables, tres disacaridasas (sacarasa, maltosa y lactosa), y dos peptidasas, que normalmente quedan retenidas en el interior de las células epiteliales de la mucosa, y se liberan en el proceso de descamación de éstas. La mucosa del intestino grueso no elabora ninguna enzima, pero contiene una flora bacteriana muy rica, cuyo papel digestivo se ha de tener en cuenta.

Llegados a este punto las sustancias alimenticias digeridas están listas para pasar a la linfa. Esto ocurre por absorción a través de las vellosidades intestinales que contienen vasos linfáticos y sanguíneos.

La comida que no puede digerirse por su naturaleza o por alguna otra razón, forma lo que se conoce por sustancias de desecho, excrementos, heces o por cualquiera de los otros nombres más populares que tiene. Estas sustancias pasan al intestino grueso o colon para ser eventualmente expulsadas al exterior por una pequeña abertura llamada válvula ileocecal que está construida de tal modo que sólo deja pasar sustancia en una dirección.

Existen varias razones por las cuales la comida puede llegar al intestino grueso sin estar digerida o sólo parcialmente digerida. A veces no se ha masticado lo suficiente. Otras se ha comido demasiado y el estómago simplemente no puede con todo. También puede ocurrir que el suministro de jugos gástricos esté desequilibrado o sea insuficiente. Finalmente, los alimentos que se comen juntos y que originan combinaciones inadecuadas pueden sobrecargar el sistema digestivo y acabar en el colon sin digerir.

El colon tiene unos seis pies de longitud y conecta con el intestino delgado en el parte inferior derecha del abdomen, se extiende hacia arriba hasta las costillas inferiores, luego cruza hacia la izquierda y finalmente vuelve a bajar.

La parte de la derecha que sube se llama colon ascendente, la parte que cruza de derecha a izquierda se llama colon transversal y la parte que baja de la izquierda se llama colon descendente. El punto de contacto entre el intestino delgado y el colon se llama ciego. El otro extremo del colon que es por donde se expulsan las sustancias de desecho se llama recto.

El colon es el gran depurador de la máquina humana. Lo que ocurre en el colon con las sustancias de desecho es muy pero que muy importante para la salud de todo el cuerpo. Cuando estas sustancias llegan al colon millones de bacterias se lanzan sobre ellas y ayudan a desintegrarlas.

Las proteínas no digeridas o sólo parcialmente digeridas (especialmente las proteínas de la carne), se pudren. Durante este proceso se liberan sustancias extraordinariamente tóxicas. Si el hígado no neutraliza y vuelve inofensivas estas toxinas, o no se contrarrestan sus efectos por acción de otras bacterias del colon, las toxinas pueden llegar a producir mucho daño en el cuerpo.

Las paredes del colon contienen unos pequeñísimos canales absorbentes que tienen tendencia a reabsorber en el sistema los sucios, venenosos y putrefactos excrementos. Si el colon se obstruye y por tanto el proceso de eliminación no se realiza correctamente, todo el cuerpo puede resultar envenenado…

CÓMO EVITAR LA SOBRECARGA DIGESTIVA
1.° No es suficiente con poseer una dentadura sana: es menester, además, utilizarla correctamente, masticando de manera conveniente los alimentos. Se realiza mejor el trabajo mecánico del estómago, y aumenta la eficacia de la acción química del jugo gástrico.

2.° Además, es posible aligerar el trabajo digestivo escogiendo los alimentos de forma adecuada.
Es recomendable beber moderadamente, no abusar de alimentos indigestos, especialmente en la cena, y evitar los alimentos peligrosos.

Algunos alimentos, en especial las grasas, retrasan la evacuación del estómago. Por el contrario, otros, como las féculas, por ejemplo, tienden a acelerarla. En consecuencia, una comida bien estructurada deberá contener, en cantidades equilibradas, estos dos tipos de sustancias.

Las proteínas fermentan en el intestino grueso, donde originan la formación de sustancias tóxicas, que pasan a la sangre y comportan alteración del estado general. En las mismas condiciones, los glúcidos fermentan y son causa de la producción de ácido láctico, que dificulta la fermentación de las proteínas, y, por tanto, se opone a la intoxicación. También se ha de buscar el equilibrio en este aspecto.

Los alimentos demasiado sustanciosos fatigan el tubo digestivo, y generan estreñimiento o constipación. Por el contrario, los alimentos «pesados», o voluminosos (celulosa), favorecen la mecánica intestinal; de ahí el interés en consumir verduras, pues a pesar de su pequeño valor nutritivo son, sin embargo, ricas en celulosa.

3.° La cantidad de alimento consumido importa tanto como su calidad. Una comida demasiado copiosa entraña sobrecarga digestiva, que es bueno compensar después mediante una jornada de dieta.

En su forma aguda, la sobrecarga digestiva se manifiesta por la indigestión, con vómitos y diarreas, que suele ir acompañada de malestar general: dolor de cabeza, fiebre…

En su forma crónica, ocasiona problemas persistentes del estómago (gastritis) y del intestino (enteritis).
4° Es conveniente reglamentar las horas de las comidas, a fin de conseguir el adecuado tiempo de reposo para los órganos digestivos.

Los adultos conseguirán este objetivo suprimiendo la merienda; sin embargo, esta medida no es adecuada para los niños, cuyas necesidades alimenticias exigen cuatro comidas diarias.

5° La evacuación del intestino debe hacerse a una hora fija, una vez al día.

Cualquier retraso puede suponer el inicio de una intoxicación, que exterioriza un mal estado general. Si la persona está sana y se ha establecido su alimentación de forma racional, esta regularidad es una simple cuestión de voluntad y perseverancia. En caso contrario, tal vez sea menester emplear un laxante; pero nótese que este tipo de práctica no está exenta de peligros, por lo que es conveniente que esa persona en cuestión consulte a un médico.

Funcion de Insulina La Diabetes Para que Usa el Cuerpo la Insulina

Función de Insulina en el Cuerpo – La Diabetes
Para Que Usa el Cuerpo la Insulina

Estos pequeños cambios pueden ayudarle a mantener a raya la diabetes, o protegerlo de sus peores efectos.

Las cifras sobre la incidencia de diabetes en el mundo siguen en aumento: nada menos que 350 millones de personas padecen esta enfermedad hoy día. Esto significa más infartos, más ¿ataques de apoplejía y una menor esperanza de vida, incluso si se goza de salud en todo lo demás. Aliméntese adecuadamente y haga más ejercicio.

Estos consejos son sencillos, pero, a menudo, difíciles de seguir. ¿Qué recomiendan los expertos para prevenir la diabetes?

1) Acompañe el almuerzo con una ensalada. Cuando consuma alimentos ricos en carbohidratos (pastas, papas o arroz), sírvase también una ensalada, y agregue sabor con un aderezo que contenga vinagre. Ingerir una cucharada y media de vinagre puede reducir en un 42 por ciento el nivel de glucosa en la sangre, según un estudio realizado en 2010.

2) Prepare bien la pasta. Mantener las células receptivas a la insulina es la clave para prevenir la diabetes, porque la insulina regula el nivel de glucemia en la sangre. Aquí una manera eficaz y sabrosa de hacerlo: saltee la pasta en aceite de oliva extra virgen (y también coma algunas verduras).

En estudios recientes, hacer esto aumentó sustancialmente la sensibilidad a la insulina en mujeres con sobrepeso. Los investigadores afirman que saltear en aceite de oliva cualquier alimento rico en carbohidratos ayuda a mantener estable la glucosa y sanguínea.

3) Muévase. De acuerdo con estudios recientes, una sola sesión de ejercicio moderado mejora el control de la glucosa, y los esfuerzos breves pero intensos parecen ser tan eficaces como el ejercicio , continuo. Permanecer sentado , mucho tiempo aumenta el riesgo ‘ de contraer diversas enfermedades, incluso si en general ustedes activo, así que trate de moverse al menos entre soy 45 minutos por día. Para alcanzar la meta, puede sumar algunos de esos minutos durante los avisos cuando vea la televisión o durante otras pausas breves, siempre y cuando se mueva con vigor.

4) Duerma en la oscuridad. Si no duerme siete u ocho horas seguidas la mayoría-de las noches, su riesgo de – contraer diabetes —o deque empeore, si ya la padece— aumenta entre un 37y un 88 por ciento, según una investigación reciente. Para dormir más tiempo y mejor, necesita hacerlo en la oscuridad total, ya que incluso una cantidad pequeña de luz a la hora de dormir vuelve lenta la secreción de melatonina, la hormona que nos hace sentir sueño. Instale en su cuarto cortinas opacas, corredizas o enrollables, o póngase anteojos para dormir. Las lámparas de lectura y la televisión encendida estimulan su cerebro. Si quiere leer en la cama, intente usar lentes de color ámbar: bloquean las ondas de luz azul, que afecta ., especialmente la secreción de melatonina.

5) Sustituya las papas con nueces. Según un estudio de largo plazo publicado recientemente, las papas tienen dos efectos dañinos: hacen que aumente el nivel de glucosa en la sangre y, con el paso de los años, es muy probable que lo hagan subir de peso. Las nueces contienen mucha grasa, pero comer un puñado como tentempié, en lugar de papas fritas, ya sea de bolsa o caseras, lo ayudará a perder kilos, afirman los investigadores. Y varios otros estudios han demostrado que los pistachos, las almendras y los maníes resultan sorprendentemente eficaces para mantener estable el nivel de glucosa sanguínea.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

ETAPAS DE LA AZUCAR EN LA SANGRE

insulina buena alimentacion

1-El cuerpo se alimenta, principalmente, de dos substancias:
La primera es el azucar, que dentro del organismo es llamado glucosa y viene en los alimentos!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

oxigeno del aire

La segunda sustancia es el oxígeno. Está en el aire que la gente respira!. El azúcar (glucosa) y el oxígeno son transportados por la sangre y distribuidos para todos los organos y células del cuerpo. Y las células transforman el azúcar y el oxígeno en ENERGIA

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

insulina

Energía para qué?…Vivir!!!,Razonar, Pensar y Decidir!
(correcto, equivocado, somos humanos) Caminar, amar, tener hijos,
sentir hambre, estar alegre o triste, trabajar… Necesitamos de energía para todo: comenzar el dia con fuerzas, terminar, y empezar de nuevo al otro día.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

transporte de insulina

Para que todo esto suceda, el azúcar que está en la sangre necesita pasar dentro de las células.Como el azúcar no consigue pasar por si mismo, el organismo utiliza un “transportador” llamado INSULINA.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

formcion de la energia en el cuerpo humano

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

insulina en el cuerpo humano

Que es la Insulina?: La insulina es una sustancia producida por el organismo y tiene como fin colocar la glucosa dentro de las células, para que éstas puedan producir la energía necesaria para la vida.

Y qué es la diabetes?: Es una enfermedad que aparece cuando el organismo produce poca o nada de insulina. Y sin la insulina la glucosa no entra en las células. Mientras las células mueren por falta de azúcar y energía, la sangre se transforma en un melado, lleno de glucosa que no puede entrar en las células. Y el cuerpo entero se enferma!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

el pancreas y la insulina

El páncreas es el órgano responsable por la producción de insulina.  La cantidad de insulina producida va a depender de la cantidad de azúcar que se consume. Cuanto más azúcar la gente consume, el páncreas tiene que trabajar mucho más! Cuanto más azúcar la gente consume, el páncreas tiene que trabajar mucho más!

Y NO SE ENGAÑE!!!!!
Dentro del organismo, papas, arroz, pan, bizcocho, harina, pizza, dulces, helados, vino, cerveza,
– todo esto… y mucho más –  es lo mismo que azúcar!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

pancreas cansado agotado

Y por qué el páncreas deja de producir insulina?
PORQUE SE CANSA!!!

Hay que confiar en que la gente haga ejercicio para ayudar a consumir la glucosa! Tener esperanza que la gente no engorde!! Conforme la gente va engordando son necesarias cantidades mayores de insulina para colocar la glucosa dentro de las células. Hasta llegar al momento en que el páncreas no consigue producir ya más tanta insulina!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

enfermo del pancreas

A través de los años y de los errores, la insulina va aumentando en la sangre.
Pero su capacidad de colocar la glucosa dentro de las células va disminuyendo,
hasta que no funciona mas!. En este momento, quien aumenta la sangre es la glucosa.
Y la diabetes, que por largos años nos ha estado acechando.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

La gente va creando un mounstro interior sin darse cuenta!.
Por es muy importante lograr una Buena Alimentación Basada en Verduras Frescas y Deporte Diario!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

La diabetes se está convirtiendo también en una enfermedad en los niños, porque ellos estan sedentarios,
engordando y comiendo muchos alimentos industrializados.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Ver: Investigador de la Insulina FEDERICO GRANT BANTING

¿Que es la diabetes?: La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por el aumento de los niveles de azúcar en la sangre. La mayoría de los alimentos que consumimos se convierte en glucosa o azúcar, que el cuerpo usa como energía.

El páncreas, una glándula localizada debajo del estómago, produce una sustancia llamada insulina, que permite la transformación de glucosa en energía que utiliza nuestro cuerpo.

¿Cómo puede usted saber si tiene diabetes?: Haciendo un análisis de sangre. Para personas menores de 45 años, que tenga sobrepeso, o que no realizan actividad física es aconsejable realizar un estudio.

Síntomas:
Orina frecuente y abundante
Pérdida de peso
Sed excesiva
Falta de energía
Hambre constante
Visión Borrosa
Cambio de ánimo

No todos los síntomas pueden presentarse simultáneamente

Consecuencias de la diabetes
Si la diabetes ha sido mal controlada por un período largo de tiempo, puede presentarse una o
varias de las siguientes complicaciones:
• Ataques al corazón o infartos.
• Hipertensión arterial.
• Enfermedad de los riñones.
• Enfermedad de los ojos como visión borrosa, ceguera, cataratas y glaucoma.
• Hormigueo o falta de sensibilidad en los pies.
• Heridas que curan muy lentamente.
• Úlceras y amputaciones de miembros inferiores

La diabetes es un desorden del metabolismo, el proceso que convierte el alimento que ingerimos en energía. La insulina es el factor más importante en este proceso. Durante la digestión se descomponen los alimentos para crear glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células. (La insulina es una hormona segregada por el páncreas, una glándula grande que se encuentra detrás del estómago).

En personas con diabetes, una de dos componentes de este sistema falla:
el páncreas no produce, o produce poca insulina (Tipo I);
o las células del cuerpo no responden a la insulina que se produce (Tipo II).

La diabetes es un alto factor de riesgo para la aparición de trastornos renales, enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares. Existen varios métodos simples para detectar esta enfermedad y de ahí la importancia dé visitar regularmente al médico.

El diagnóstico temprano de la diabetes permite establecer oportunamente el tratamiento adecuado y evitar posibles complicaciones. La experiencia de muchos años demostró que el paciente diabético es capaz de vivir normal y plenamente como cualquier otro individuo. Puede ser un excelente deportista, ejercer su profesión sin problemas, trabajar con toda normalidad y tener hijos sin inconvenientes. Basta para eso que conozca su enfermedad y siga las indicaciones del médico. Pero en la actualidad, el número de diabéticos crece progresivamente al ritmo de las malas dietas y el estrés.

Del total de diabéticos que hay en nuestro país, un diez por ciento es insulinodependiente (es decir que se inyecta insulina periódicamente para controlar su enfermedad). La OMS considera a la insulina como una de las diez sustancias esenciales para la vida y aconseja a los países liberarla de los impuestos correspondientes.

El Ministerio de Salud y Acción Social aprobó el Programa Nacional de Diabetes que contemplará la provisión gratuita de medicamentos y reactivos necesarios para tratar esta enfermedad crónica. El programa tiene como objetivo “mejorar la calidad y esperanza de vida de las personas diabéticas”

Promete distribución gratuita de insulina, que en la Argentina cuesta cuatro veces más que en otros países del mundo, y de otros elementos necesarios para el tratamiento y control de la diabetes.

Hasta ahora, el costo de esta enfermedad corría por cuenta de cada paciente. También asegura que se realizarán campañas de detección precoz y seguimiento epidemiológico de la enfermedad. Para lograr esto, el programa buscará la adhesión de las provincias, para entretejer una verdadera red de control de la diabetes.

sintomas de la diabetes

Ver: Un Folleto Explicativo Sobre la Diabetes

Ver: Un Folleto Explicativo Sobre Tipos Diabetes

PARA SABER MAS…
UN POCO DE HISTORIA

Los enfermos de diabetes, un trastorno caracterizado por los altos niveles de glucosa en la sangre, estuvieron condenados a una muerte lenta pero segura hasta que el médico canadiense Frederick Banting y su ayudante Charles H. Best aislaron la insulina. Esta sustancia, suministrada a las personas por primera vez en 1922, alargó la vida a los diabéticos y les proporcionó una existencia relativamente normal.

Hacía tiempo que la investigación diabética se había concentrado en el páncreas porque, al tratar la glándula en el laboratorio, los animales desarrollaban una enfermedad parecida a la diabetes. Se creía que algunas células del páncreas, conocidas como «islotes de Langerhans» por su descubridor, segregaban una hormona llamada «insulina» (de la palabra latina que significa «isla»). Esta controlaba el metabolismo de las moléculas de glucosa en el cuerpo. Los intentos de aislar la hormona a través del método tradicional de reventar el páncreas habían fallado porque la glándula también contenía enzimas digestivas que destruían las moléculas de insulina de base proteica.

A Banting se le ocurrió una alternativa tras leer un artículo sobre un experimento con perros, según el cual si se bloqueaba el conducto que transportaba las enzimas digestivas a los intestinos, el páncreas se degeneraba. Como los islotes de Langerhans no tenían nada que ver con la digestión, Banting pensó que este proceso podía dejarlos intactos dentro del páncreas, arrugado y sin enzimas. John J. R. MacLeod, profesor de medicina de la Universidad de Toronto, le proporcionó espacio en un laboratorio y un ayudante (Best, que aún era estudiante). Banting repitió el experimento canino y esperó seis semanas para ver si su hipótesis era correcta. Lo era: los islotes de Langerhans seguían sanos y la solución que extrajo de ellos mitigó los síntomas de los perros diabéticos.

La insulina había sido aislada. Al cabo de un año se administró a la personas. Cuarenta y tres años después pudo ser sintetizada en el laboratorio. Banting y MacLeod ganaron el Premio Nobel en 1923. Bantin pensó en rechazarlo: no le paree: bien compartir el premio con alguien que en realidad sólo hab contribuido con el espacio del laboratorio. Luego insistió en repartir el dinero del premio con Best

CONSEJOS PARA EVITAR LA DIABETES: Mas de 175 millones de personas en el mundo padecen diabetes, según la Organización Mundial de la Salud; en la Argentina, la cantidad de diabéticos asciende a casi 3 millones, pero por lo menos un tercio de las personas ignora que está enferma.

El páncreas de una persona sana produce insulina, que ayuda a regular la glucosa en la sangre, pero en los diabéticos la producción de insulina disminuye y la glucosa se dispara. A menudo no hay síntomas hasta pasados diez años con la enfermedad, y el retraso en el tratamiento puede provocar complicaciones graves. «Pero usted puede hacer muchas cosas para prevenir la diabetes», a continuación, medidas de protección para usted y su familia:

Conozca sus propios riesgos: El riesgo aumenta en caso de hipertensión, colesterol alto, si tiene un familiar cercano con diabetes o sufrió la enfermedad durante el embarazo. Aunque se sienta sano, pídale a su médico que le haga la prueba de glucosa.

Muévase un poco: Si vive tirado en el sofá, su cuerpo no producirá insulina adecuadamente. El doctor Caballero recomienda 30 minutos de ejercicio cinco veces por semana. «Puede ser caminar, bailar o cualquier otro ejercicio».

Baje unos cuantos kilos: Con sólo perder de un 5 a un 7 por ciento de su peso (para la mayoría de las personas, entre 4 y 6 kilos) reduce su riesgo hasta en 58 por ciento.

No crea en los mitos: «El estrés no causa diabetes», dice el doctor Caballero. «Y desarrollar la enfermedad no significa, necesariamente, que deba comenzar a inyectarse. Los fármacos orales pueden controlar la diabetes durante mucho tiempo.

Infórmese: Investigue acerca de la prevención y el tratamiento de la diabetes.

PARA SABER MAS…

El mal control de ¡a diabetes acaba con una persona cada seis segundos en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen 347 millones de personas con diabetes en el mundo; se calcula que en el año 2012 fallecieron 1,5 millones de personas como consecuencia del exceso de azúcar en la sangre.

Según el Atlas de la Federación Internacional de la Diabetes cada seis segundos una persona muere por causa de esta enfermedad.

Esta enfermedad se ha convertido en una epidemia que crece cada día.

Muchas personas no saben que padecen esta enfermedad. Si se hiciera un estudio serio de diabetes, la cifra aumentaría considerablemente.

Hay tres tipos de diabetes: la tipo 1, causada por una reacción autoinmune, el cuerpo no produce insulina. La tipo 2, cuando el cuerpo deja de producir suficiente insulina. Y la gestacional, ésta se da en mujeres que desarrollan una resistencia a la insulina durante el embarazo.

«La diabetes tipo 2 es la que se ha convertido en epidemia», aclara Byron Cifuentes, presidente de la Federación Ecuatoriana de Diabetes, «ésta es una enfermedad crónica progresiva. Los elevados niveles permanentes de glucosa en la sangre son los que van dañando los órganos».

Pero, la enfermedad por sí sola no causa la muerte de una persona, «la diabetes per se no le mata al paciente. E! mal control de la diabetes, la hiperglucemia crónica y el exceso de azúcar permanente daña los microvasos y produce las complicaciones», asegura Clemente Oreliana.

«El diabético generalmente muere por infarto del miocardio o por derrame cerebral», señala Cifuentes. Por ello es necesario que los pacientes aprenden a convivir con la enfermedad, ya que ésta «no es curable, pero sí previsible y controlable».

Los especialistas consultados recomiendan que las personas que han sido diagnosticadas con esta enfermedad deben autocontrolarse en las comidas, bajar de peso, y llevar un registro permanente de sus niveles de glucosa para detectar a tiempo cualquier alteración que pueda causar complicaciones graves.

«La diabetes no mata a nadie, pero su mal control acaba con miles de vidas en el mundo», insisten los especialistas.

En Argentina existe la Federación Argentina de Diabetes fundada en 1972. Se estiman 2,5 millones de argentinos afectados por la Diabetes. Proyecciones para el año 2030, habrá 438 millones de diabéticos en el mundo. La proyección para el año 2020 es de 4 millones de argentinos, el 9,6% de la población. El 50% de las personas con diabetes desconocen que tienen la enfermedad y, por lo tanto, no reciben tratamiento.

Fuente: Diario El Colono N° 2086 8/2015

 

Ver: Un Folleto Explicativo Sobre la Diabetes

Ver: Un Folleto Explicativo Sobre Tipos Diabetes

Presentación En Flash Para PC

La Risa como terapia Beneficios y Ventajas de la Risa

La Risa como terapia: Beneficios

LEYES FUNDAMENTALES DE LA VIDA

Las risa no solo tiene efectos beneficiosos sobre nuestro estado de ánimo sino también que actúa sobre nuestro organismo, por eso es bueno usar la risa como terapia de apoyo.

Son pocos los días en que no tengo que compartir con alguna persona agobiada por preocupaciones y dolencias, un sencillo consejo: «Trate de sonreír y se sentirá mejor. Ríase y verá cómo cambia su vida». Reírse no sólo es positivo; ¡también es saludable!.

A continuación, diez razones por las que estirar la comisura de los labios es mejor que fruncir el ceño.

La glándula timo está ubicada entre el corazón y esternón. Tiene funciones fisiológicas hasta la adolescencia, y luego tiende a atrofiarse, pero  hay teorías que aseguran que regula las emociones y está directamente conectado a los sentidos, la conciencia y el lenguaje. Crece cuando estamos alegres y encoje cuando estamos estresado o enfermos. Por todo ello se le conoce con el sobrenombre de «glándula de la felicidad». Un sencillo ejercicio que puede contribuir a mantener el timo activo consiste hacer dos veces al día (mañana y noche), 20 repeticiones de tres suaves y rítmicos golpecitos emulando el latido del corazón, sobre la zona del timo, situada como he dicho antes entre el corazón y el esternón.

LAS EMOCIONES, EL TIMO Y LA SALUD: Las emociones afectan directamente la glándula timo. Por eso se aconseja repasar nuestros mejores pensamientos y elegir entre ellos el pensamiento que detone mayor energía en nosotros; luego tener siempre ese pensamiento como pensamiento tranquilizante y energetizante.

Todas las situaciones desagradables que generan odio, debilitan la glándula timo . . . poco descanso, demasiada gente a la que se odia y poca a la que se ama, resta energía. Digámoslo lisa y llanamente: «Los estados emocionales que debilitan al timo son el odio, la envidia, la desconfianza y el miedo. Los contrarios, que estimulan al timo, son el amor, la fe, la confianza, el valor y la gratitud. Estos pensamientos positivos son las emociones más profundas y bellas que existen».

Si deseamos tener buena salud, transformemos los sentimientos de odio en sentimientos de amor. Yu lo dijimos: realice la prueba del músculo deltoides. Piense en alguien a quien odie y perderá energía; piense en alguien a quien ame y ganará energía.

Entrénese en convertir su ira en perdón, comprensión y amor. Sea positivo. «Piense simplemente que puede pasarse años y años sometido a un tratamiento terapéutico y que, sesión tras sesión, su glándula timo se irá debilitando gradualmente al explayarse únicamente sobre los aspectos negativos . . . . . . Saque a la luz todas sus emociones negativas e, instantáneamente, aquí y ahora, conviértalas en positivas. Si lo hace, saldrá de las sesiones sintiéndose aligerado y con una sonrisa en los labios».

Sepa algunas cosas:
— Asentir con la cabeza (decir que sí con la cabeza) fortifica el timo. . . decir que no, lo debilita.
— Tender los brazos hacia una persona (como cuando le tendemos los brazos a un niño que viene corriendo hacia nosotros) fortifica el timo. Ese gesto Diamond lo denomina el gesto del timo.
— Sonreír fortifica el timo, porque el músculo de la sonrisa es el cigomático mayor y es el único músculo del cuerpo que no está relacionado con meridianos de energía como los demás, sino que está conectado directamente a la glándula timo.

Si en lugar de sonreír se pellizca el músculo obtendrá el mismo efecto que si hubiese sonreído: de esta manera Ud. «engaña» los sensores del cuerpo haciéndoles creer que ha sonreído.

En el paladar anterior, detrás de los dientes frontales superiores, se encuentra el «mando centrador» de los hemisferios. Se encuentra justamente en el arco palatal. Cuando el arco palatal está bien conformado, deja un amplio espacio para el músculo de la sonrisa.

Es interesante observar algunos «alegres pueblos primitivos» (Ej. los negros africanos), qué buen arco palatal tienen y unos rostros tan amplios que parecen estar sonriendo siempre.

También es interesante un estudio realizado por un dentista llamado Weston Price: él observó que estos pueblos primitivos apenas sustituyen sus dietas tradicionales por las modernas a base de alimentos «refinados», en una sola generación, reducen enormemente tanto el tamaño del arco palatal como el tamaño de la mandíbula. Sabemos que la glándula timo se debilita con los alimentos inadecuados. Como vemos, en el ser humano, todo está íntimamente interrelacionado.