Geografía de las Islas Malvinas

Relieves de la Argentina La Mesetas Patagónicas Formacion y Origen

Relieves de la Argentina:La Mesetas Patagónicas
Formación y Origen

RELIEVES DE ARGENTINA: Entre la variada oferta natural del territorio argentino que la sociedad valoriza como recurso natural, se destacan los suelos fértiles del área pampeana. La roca que da origen a los suelos pampeanos es el loess, que presenta alto contenido de minerales aprovechables por las plantas.

La acción de las lluvias, el viento, los tractores y otros factores, formaron el suelo pampeano por alteración de esa roca. Este se caracteriza por el alto contenido de materia orgánica, se trata de suelos profundos con buena permeabilidad y aireación, lo cual permite a las raíces de los cultivos extenderse y nutrirse. Sobre estos suelos se apoyó el desarrollo del modelo agroexportador.

La Argentina húmeda, ubicada al este de la isohieta de los 500 mm. de precipitación, presenta abundancia de aguas superficiales. Los grandes ríos drenan caudalosos hacia el Atlántico a través de la cuenca del Plata, provocando con frecuencia catástrofes naturales como las inundaciones. Los Andes patagónicos también corresponden al área de mayor disponibilidad de agua. Allí se originan los ríos que atraviesan las áridas mesetas patagónicas. Por el contrario, la extensa diagonal árida se caracteriza por el déficit de agua.

Suelos, aguas, bosques, peces son recursos naturales diversos y potentes que deben explotarse con criterio sustentable, para evitar su agotamiento o degradación. Solo así las futuras generaciones también podrán disponer de la oferta natural del territorio, que es la tierra que se hereda.

Las condiciones del Relieve

Las llanuras se ubican al este del país. A lo largo del tiempo geológico se depositaron sedimentos (de hasta 5000 metros de espesor sobre el antiguo basamento del macizo de Brasilia. Los procesos de erosión de los relieves montañosos del oeste, por acción del viento y las lluvias, generaron la acumulación sedimentaria que formó las dilatadas planicies. Las rocas del macizo afloran en pocos lugares, como la isla Martín García y las sierras de Tandil, donde los granitos pizarras y cuarcitas se encuentran en la superficie y han sido explotadas como recursos mineros.

Las mesetas se extienden en la Patagonia argentina. Con cierto escalonamiento bajan desde los Andes hacia el mar, donde forman una costa acantilada. Se prolongan debajo del mar en distintos escalone; que conforman la plataforma continental. Las mesetas sufrieron procesos geológicos de ascenso y descenso en grandes bloques, lo que generó avances y retrocesos del mar. Los procesos de sedimentación de la era mesozoica favorecieron la formación de importantes depósitos de petróleo, como los que se explotan en el golfo de San Jorge.

Los relieves montañosos se extienden con definida orientador. norte-sur, al oeste del territorio. La Cordillera de los Andes, distintas precordilleras paralelas a esta y diversos sistemas serrano; (sierras pampeanas y sistema de Famatina) inciden en la formación de la diagonal árida que se extiende en el oeste argentino. También influyen en la circulación de los vientos, que descargan su humedad en algunas laderas montañosas y pasan secos a los valles, bolsones, campos y llanos intermontanos.

PARA SABER MAS…
FUERZAS CONSTRUCTIVAS DEL RELIEVE

La corteza terrestre no se mantiene estable; por el contrario, se observan en ella actualmente movimientos de ascenso y descenso, que fueron mucho más intensos en épocas geológicas anteriores. Las rocas que constituyen la cordillera de los Himalaya, donde se encuentran las montañas más altas del mundo, se formaron en el fondo de antiguos mares. En la época histórica se Kan producido ascensos y descensos de las tierras, como lo atestiguan los restos del tempo de Puzzuoli, en Nápoles.

En las costas escandinavas se Kan registrado ascensos de un metro y medio en un siglo. Las terrazas que se observan en extensos tramos de costas son una prueba indudable de ascensos sucesivos, mientras algunas islas que bordean otras zonas costeras indican «un descenso del nivel de las tierras, lo cual permitió al mar inundar parte de las áreas más bajas.

Los ascensos y descensos de distintas secciones de la litosfera se deben a las fuerzas poderosas que actúan en el interior de la tierra. Estas fuerzas son el diastrofismo y el vulcanismo.

Elevaciones y depresiones de la litosfera. El diastrofismo. Algunos de los movimientos debidos al diastrofismo son casi imperceptibles; pero otros son rápidos y destructivos, como los terremotos.

Los movimientos diastróficos pueden ser verticales o laterales, y pueden afectar pequeñas áreas, o extensas regiones de un continente. Si no existiera el diastrofismo no Habría tierras emergidas, pues los agentes del modelado acabarían por aplanar totalmente las tierras, y las aguas de los océanos las invadirían; nuestro planeta quedaría cubierto, entonces, por un mar de casi 4 kilómetros de profundidad.

No Kay todavía un acuerdo general entre los nombres de ciencia sobre las causas del diastrofismo. Durante mucho tiempo predominó la teoría de que, al irse enfriando lentamente las capas de nuestro planeta, situadas debajo de la litosfera, se producía una reducción en su volumen, lo que era causa de las «arrugas» que forman el relieve de la superficie de la tierra.

Hoy, la teoría más aceptada para explicar el origen del relieve es la isostasía. Según esta teoría, las rocas más ligeras que forman los continentes (sial) flotan, como témpanos semihundidos, sobre las rocas más densas que constituyen los fondos oceánicos (sima), como ya sabemos. Existe, pues, un equilibrio entre los grandes bloques, que forman la corteza terrestre, de igual manera que se equilibran los bloques de madera que flotan en el agua y el líquido que los sostiene.

El equilibrio entre las secciones de la litosfera es denominado isostasía.
Cuando la erosión, después de destruir parcialmente los bloques emergidos de la litosfera, deposita en los fondos marinos gruesas capas de sedimentps, el equilibrio isostático se rompe, porque aumenta el peso de las rocas del rondo del mar. EntonceS se produce un reajuste entre las secciones de la litosfera, las cuales tienden a equilibrarse nuevamente. Estos reajustes dan lugar a los movimientos diastróficos .

Los movimientos diastróficos que afectan extensas áreas continentales son denominados movimientos epirogénicos, o sea, formadores de continentes. Se producen en forma de un balanceo lento e imperceptible y dan lugar a estructuras horizontales .

Los movimientos diastróficos asumen, a veces, caracteres violentos, como ocurre durante los terremotos. Entonces se les denomina movimientos orogénicos, o sea, formadores de montañas. Los movimientos orogénicos pueden dar origen a plegamientos, fallas y terremotos.

Las fuerzas diastróficas actúan algunas veces verticalmente y elevan o hacen descender las rocas de la litosfera. Otras veces comprimen lateralmente los estratos de rocas. En ambos casos, construyen formas del relieve, al producir elevaciones y depresiones de la litosfera.

Profesora de Geografía: Claudia Nagel.

Historia de las islas Malvinas Descubrimiento y Usurpacion Inglesa

Historia de las Islas Malvinas
Descubrimiento y Usurpación Inglesa

DESCUBRIMIENTO Y LOS PRIMEROS POBLADORES DE LAS ISLAS MALVINAS

Las Malvinas — Las islas East Falkland o Soledad y la West Falkland o Gran Malvina y un centenar de isletas integran el archipiélago de las Malvinas, actualmente en posesión de Inglaterra, a pesar de los siguientes antecedentes:

En 1494, el tratado de Tordesillas, posterior a las demarcaciones que estableciera el papa Alejandro VI por medio de bulas, fijó las posesiones españolas y portuguesas en América. Dentro de las primeras, quedó incluida la jurisdicción de las Malvinas.

Parece probable que el primero en avistar estas islas fuese el piloto Esteban Gómez, desertor de la expedición de Magallanes. En una carta geográfica posterior trazada por un portugués compatriota de Gómez, con el nombre de islas de Sansón.

Historia de las islas Malvinas Descubrimiento

En 1600 Sebald de Weert, integrante de una expedición holandesa  que debía dirigirse a las Indias Orientales por el cabo de Buena Esperanza para comerciar y además saquear las posesiones españolas y portuguesas en oriente y occidente, bordeó las islas Malvinas, pero no pudo desembarcar en ellas por falta de material apropiado. A partir de entonces se conocieron como islas sebaldinas.

En 1690 John Strong con una expedición inglesa descubrió y franqueó el canal que separa las dos islas principales. Los pescadores de Saint Malo (Francia) arribaron en distintas oportunidades al archipiélago austral. Desde entonces estas islas se llamaron Maluinas, de donde se derivó el nombre de Malvinas.

En 1764 Luis de Bougainvile, salió de Saint Maló, con una expedición y fundó el fuerte Luis en la isla Soledad, llamado así en honor de Luis XV.

Al año siguiente el gobierno inglés envió una expedición, cuyo itinerario mantuvo en secreto. Desembarcaron en la isla Saunders y construyeron puerto Egmont, tomando posesión del archipiélago.

El gobierno español reclamó al francés por el establecimiento fundado por l3ougainville. Esta nación reconoció los derechos de España y le restituyó la posesión de las islas previo pago de una indemnización por los gastos realizados. En consecuencia los españoles ocuparon puerto Luis que llamaron Soledad.

En 1770 el gobernador del Río de la Plata don Francisco Bucarelli envió una fuerte expedición que desalojó a los ingleses. Inglaterra reclamó por ello a España y como las relaciones se pusieron muy tirantes y se realizaron aprestos bélicos en Londres, el gobierno de Madrid aceptó un arreglo amistoso, por el que se comprometía a devolver puerto Egmont, aunque declaró que ello no afectaba su soberanía sobre las Malvinas. En virtud de este acuerdo los ingleses procedieron a ocuparlo nuevamente.

En 1774 tal vez por un pacto secreto entre Inglaterra y España, aunque el gobierno inglés señaló que era por razones de economía, los ingleses evacuaron puerto Egmont, dejando una placa de plomo donde se reafirmaba su soberanía sobre las Malvinas.

A partir de entonces y hasta 1807 solamente hubo gobernadores españoles dependientes de los virreyes del Río de la Plata, con sede en puerto Anunciación, en la isla Soledad.

Producida la Revolución de mayo de 1810, Elio dispuso que las islas fuesen evacuadas, situación que perduró durante nueve años.

En 1820 el gobernador Martín Rodríguez envió una expedición que tomó posesión del archipiélago en nombre del gobierno de Buenos Aires, notificando de este hecho y de la prohibición de pescar y cazar en las islas a los barcos extranjeros. En 1823 el gobierno concedió autorización a don Luis de Vernet para instalar una pesquería e introducir ganados en las Malvinas.

El imperialismo inglés se apodera de las islas Malvinas

Luis Vernet fue nombrado titular de la comandancia política y militar de las islas Malvinas en 1829, con sede en la isla Soledad. En ejercicio de sus funciones apresó a tres goletas norteamericanas que quebrantaron las leyes argentinas. Como represalia, en 1831 llegó al puerto Soledad la corbeta norteamericana Lexington, que apresó a los funcionarios y destruyó propiedades.

corbeta clio

En medio de esta situación, el 2 de enero de 1833 irrumpieron frente al puerto Soledad las fragatas inglesas Clio y Tyne intimando al coronel Pinedo a evacuar las islas. Sin ofrecer resistencia, Pinedo se retiró con su goleta Sarandí y así se perdió el dominio sobre las islas que quedaron en manos de su Majestad Británica.

Un estado es considerado imperialista cuando ejerce dominación sobre otro u otros estados. Que los ingleses se hayan apoderado, por la fuerza, de las islas Malvinas es un ejemplo de imperialismo

Fuente Consultada:
Historia Argentina de Etchart – Douzon – Wikipedia –
 La Argentina, Historia del País y Su Gente de María Sánchez Quesada.

Derechos Argentinos Sobre las Islas Malvinas

Derechos Argentinos Sobre las Islas Malvinas

Las Islas Malvinas están asentadas sobre la plataforma submarina argentina. Esta porción se extiende bajo el mar a menos de 200 metros de profundidad, a unos 340 Km. de nuestras costas.

Las islas Malvinas están formadas por dos grandes islas, Gran Malvina y Soledad y unos 200 islotes más pequeños. Allí abundan las colinas, y el tiempo frío, húmedo y ventoso no permite el crecimiento de árboles.

Con respecto a quién descubrió las Malvinas, persiste la discusión, alimentada entre otras cosas por las dificultades que había hace cinco siglos para señalar adecuadamente la posición de un punto determinado.

Los métodos rudimentarios de posicionamiento y cálculo de la longitud fueron mejorándose con el tiempo, pero a los historiadores actuales les queda el problema de la conversión de las medidas usadas en esa época y en cada país, pues no era lo mismo una legua española que una veneciana o inglesa.

EL SUPUESTO TITULO DE GRAN BRETAÑA EN LAS ISLAS MALVINAS.
(De “Las Islas Malvinas ante el derecho”, por Bonifacio del Carril, articulo ubicado en 1964.)

“El supuesto descubrimiento y la ocupación de Gran Bretaña es de índole totalmente diversa. Como Gran Bretaña durante los siglos XV, XVI, XVII y XVIII jamás ocupó un metro de tierra en América debajo del Ecuador, en 1766 no tenía derechos continentales de ninguna naturaleza que pudieren conferirle título alguno sobre las Islas Malvinas. En realidad si quería tener algún derecho sólo podía alegar hipotéticamente, como lo hizo el secretario de estado Conway en las instrucciones a Mc Bride, un derecho limitado, exclusivamente referido a las islas Malvinas: el de la supuesta prioridad en el descubrimiento. Pero ya se ha dicho que en 1766 ese título no podía invocarse con respecto a un territorio descubierto y visitado multitud de veces, a un territorio que estaba no sólo sujeto a la jurisdicción de España, sino poblado por Francia, y después por España; a un territorio, en suma, que de ninguna manera podía ser considerado res nullius (cosa de nadie) . Así lo comprendió Mc Bride que, a pesar de las terminantes instrucciones de Conway, se abstuvo de intentar siquiera el desalojo de la colonia deBougainville.

Cuando Palmerston quiso cohonestar el acto de violencia cometido contra la República Argentina, ya nadie admitía, en el año 1834. ni por vía de arbitraria imposición, que el solo descubrimiento pudiese dar origen a un derecho de dominio. Gran Bretaña se vio obligada a invocar, pues, además de la supuesta prioridad en el descubrimiento, la subsiguiente ocupación. Pero Palmerston se abstuvo de indicar a qué descubrimiento y ocupación se refería. La incógnita puede, sin embargo, ser despejada con relativa facilidad. Porque los descubrimientos posibles que puede invocar Gran Bretaña son sólo dos: el de Hawkins en el año 1594 y el de Byron en 1764; ocupación, una sola: la de Mc Bride en 1766.

¿A qué descubrimiento pues, y a qué subsiguiente ocupación se refirióPalmerston? Los dos términos de la alternativa son igualmente demoledores para las pretensiones de Gran Bretaña. Si Palmerston aludió al supuesto descubrimiento ‘llevado a cabo por Hawkins en 1594 es indudable que la ocupación de Mc Bride, que tuvo efecto sólo ciento setenta y dos años después, no puede de ninguna manera ser considerada subsiguiente ni atributiva de dominio, pues es evidente que avistar una tierra desde la lejanía del mar, como lo hizo Hawkins, y pretender ocuparla casi dos siglos después, como lo hizo Me Bride, no puede configurar de modo alguno el descubrimiento y la ocupación que ‘podrían haber dado origen legítimamente a un título de dominio.

Y si Palmerston no se refirió al descubrimiento de Hawkins sino al de Byron, único que antecedió realmente a la ocupación de Mc Bride, es obvio que Gran Bretaña no puede alegar prioridad en el descubrimiento ya que, como reiteradamente lo he señalado, mucho antes de que Byron llegase a las Malvinas, las islas habían sido visitadas por holandeses y franceses y pobladas porBougainville.

La situación jurídica legal y moral de España y de Gran Bretaña, los dos contendientes de 1770, es, como se ve, absolutamente distinta. España tuvo un título general, continental, de dominio sobre la Patagonia y las adyacencias del Estrecho de Magallanes que comprenden geográficamente a las islas Malvinas, el mismo que hoy invoca la Argentina. Ese titulo fundado en el descubrimiento y la ocupación de la parte sur del continente americano, que nadie le ha discutido jamás, ni siquiera Gran Bretaña, fue confirmado por multitud de hechos, públicos y notorios, a través de los siglos.

El titulo que pretende tener Gran Bretaña, fundado también en el descubrimiento y la ocupación, es, en cambio, particular, especial, restringido sólo a las islas Malvinas. Sería una excepción dentro del titulo general de España. Por su carácter excepcional debe ser rigurosamente confrontado con los hechos en que intenta sustentarse.

El análisis que acabo de realizar demuestra que los hechos no lo favorecen. Porque Gran Bretaña no puede alegar la subsiguiente ocupación si invoca el primer descubrimiento, y no puede alegar el primer descubrimiento si invoca la subsiguiente ocupación. ¿Qué puede alegar. entonces?»