Grandes Tragedias Inventos Chinos Sufridas y Famosas

Historia de los Descubrimientos Electricos Estudio de los Fenómenos

Historia de los Descubrimientos Eléctricos

INTRODUCCIÓN:
PRIMEROS CIENTÍFICOS Y PRIMERAS EXPERIENCIAS

Las primeras nociones de la electricidad.
Se da el nombre de electricidad a un agente físico imponderable, que produce una multitud de fenómenos como atracciones, repulsiones, producción de luz y calor, conmociones orgánicas y reacciones químicas.

El hombre primitivo sintió los efectos ingentes de la electricidad atmosférica manifestada por el trueno y por el rayo, pero a pesar del terror que le ocasionaban, no supo explicárselos, atribuyéndolos a la pujanza de la divinidad irritada con los hombres. Según los griegos, Zeus, para castigar a los mortales arrojaba las flechas de su aljaba cada una de las cuales era un rayo.

La electricidad por frotamiento, obtenida del ámbar y manifestada por atracciones de cuerpos ligeros, fue conocida desde los tiempos más remotos, por el año 3400 antes de J. C, pero distaban mucho los hombres de creer que se produjese esto por una causa común a la productora del rayo.

Tales, filósofo griego de la escuela jónica que vivió desde el año 640 hasta el 548 antes de J. C, descubrió que estos fenómenos eran debidos a un fluido que, según él existía únicamente en el ámbar y como éste en griego se llama » electrón», el fluido derivado de él tomó mucho más tarde el nombre de electricidad. Plinio, antiguo naturalista que pereció en la erupción del Vesubio en el 79 de la era cristiana, escribió sobre el ámbar y sus cualidades comparándolo con la piedra imán cuya propiedad era ya bien conocida.

Progreso en el estudio de la electricidad.
Guillermo Gilbert, célebre físico y médico de la Reina Isabel de Inglaterra, fue el primero que se dedicó al estudio metódico de la electricidad, descubriendo que no era la resina la única substancia que la producía. Comprobó idénticos resultados frotando azufre, lacre, goma, sal gema y varias otras substancias.

Historia de los Descubrimientos Electricos

Otto de Guericke, físico alemán nacido en Magdeburgo en 1602 y muerto en 1686, inventor de la máquina neumática, parece haberlo sido también de la primera máquina eléctrica, basada en el frotamiento del azufre. Constaba su invento en una esfera de azufre que giraba mecánicamente y era frotada con la mano, obteniéndose diminutas chispas. Más tarde la substituyó con vidrio y perfeccionado el procedimiento de la frotación, obtuvo mejores resultados.

guerike

Esteban Gray, que consagró su vida al estudio de la electricidad hizo verdaderos progresos en el campo de la Física. Después de innúmeras experiencias clasifico los cuerpos en buenos y malos conductores de la electricidad, y notó la posibilidad de electrizar un cuerpo por contacto. Fue el primero que utilizó el hilo metálico para trasladar la electricidad de un punto a otro.

Gray

Dufay, continuando los estudios de Gray descubrió las dos clases de electricidad llamadas positiva y negativa. El descubrimiento de la electrización por influencia marcó el punto de partida para los grandes inventos que mostraron la importancia excepcional de la electricidad a la que, hasta entonces, no se le había dado importancia. Entre las máquinas basadas en la influencia merecen citarse como las más importantes, el eletróforo de Volta, la máquina de Ramsden y la de Wimshurt.

El problema del almacenamiento de la electricidad era el más esencial tal vez, para llegar a su aprovechamiento y después de muchos estudios fue solucionado a la vez, pero separadamente por un monje y por un catedrático de Leiden, ciudad de Holanda, aparato que quedó consagrado con el nombre de » Botella de Leiden «.

LOS DESCUBRIMIENTOS: Hace ya más de 2.000 años los griegos descubrieron que al ser frotado con una tela el ámbar atrae objetos livianos como plumas, polvo, etc. Se descubrió que dos varillas de ámbar luego de ser trotadas se repelían. Pero la razón de estos fenómenos no era comprendida.

gilbertGuillermo Gilbert, releyendo los escritos de los griegos alrededor del 1600, se interesó más por el magnetismo (sugirió que la Tierra se comportaba como un inmenso imán). Con todo, se dio cuenta de que las fuerzas de atracción y repulsión entre varillas frotadas eran similares a las fuerzas que ejercen entre sí los imanes naturales. Fue Gilbert quien dio al nuevo campo de estudio el nombre de electricidad, que derivó del nombre griego del ámbar.

Con el transcurso del tiempo se comprobó que muchas otras sustancias podían producir también efectos eléctricos. Otto Von Guericke, en el siglo XVII, construyó una esfera de azufre que podía hacer girar con una mano y frotar con la otra.

Además de atraer pequeños trozos de papel producía (lo cual era inesperado) crujidos y diminutas chispas mientras se la frotaba. Por primera vez se veía que la electricidad podía fluir; en realidad se pensaba que era un fluido que podía ser transferido de un objeto a otro por frotamiento.

La esfera de azufre de Guericke fue muy empleada y desarrollada por los primeros investigadores. Fue uno de los primeros métodos deelectricidad estatica producir electricidad. Posteriormente encontraron la forma de conservar la electricidad así producida en la botella de Leyden —una botella parcialmente llena de agua con una cadena metálica que colgaba a través del corcho—. Éste fue el antecesor del capacitor.

Benjamín Franklin vio la conexión entre las diminutas chispas de la esfera de azufre a las gigantes chispas del rayo —ambos eran flujos de «fluido» eléctrico—. Demostró su afirmación con su famoso experimento que consistió en hacer volar un barrilete hacia una nube ele tormenta. El cable húmedo del barrilete condujo hasta tierra la carga eléctrica de la nube.

El italiano Galvani hizo otro descubrimiento importante en forma accidental hacia fines del siglo XVIII.

galvaniDescubrió que tocando con alambres de hierro y latón los músculos de las patas de una rana recién muerta, se los hacia contraer del mismo modo que cuando se los tocaba con la electricidad almacenada en una jarra de Leyden.

Galvani pensaba que, de alguna manera misteriosa, las patas habían producido su propia electricidad.

Había muy poco, en los estudios que se hacían en aquellos tiempos, que tuviera verdadero significado. A la electricidad se la consideraba más bien como un juego, para atraer o repeler y producir chispitas.

Y en realidad, las minúsculas cantidades de electricidad generadas por las máquinas de frotamiento no tenían ninguna utilidad práctica. Casi todos los conocimientos actuales de electricidad se adquirieron en los últimos 160 años.

El descubrimiento, Von Alejandro Volta, de la pila » eléctrica marcó una nueva senda al estudio de la electricidad. Volta demostró que la contracción de las patas de la rana observadas por Galvani no tenían nada que ver con la rana en sí, sino que era debida a los alambres de hierro y latón, que al entrar en contacto con la humedad salina de la rana generaban electricidad.

Constituían, en verdad, una forma primitiva de célula electrolítica. Volta fabricó su pila con placas de cobre y cinc puestas en una solución salina. Luego construyó una batería más útil conectando una cantidad de estas unidades entre sí.Carlisle

El primer efecto importante que se descubrió con las corrientes eléctricas fue su facultad de descomponer en sus elementos componentes a ciertos compuestos químicos: la electrólisis. A principios del siglo XIX, dos científicos ingleses, Carlisle y Nicholson, conectaron los extremos de una pila de Volta a dos alambres de platino colocados en tubos que contenían ácido diluido.

De los alambres surgieron burbujas y se comprobó que las que salían de un cable eran de oxígeno y las que salían del otro eran de hidrógeno. Los químicos llegaron correctamente a la conclusión de que el agua había sido descompuesta en los elementos que la componen por el paso de la corriente eléctrica.

Con las pilas de Volta la electricidad podía producirse fácil y continuamente. Científicos de todas partes adoptaron la pila de Volta y la empezaron a utilizar para sus propios experimentos. Una de las grandes dificultades que encontraron fue que no se disponía de un método para medir la electricidad.

Hasta 1820 los únicos instrumentos de medición eléctrica se basaban en las fuerzas de atracción y repulsión entre cargas de electricidad estática y no servían para medir corrientes eléctricas. En 1819 salió a la luz un aspecto enteramente nuevo de la electricidad. Desde los días de Gilbert se pensaba que la electricidad y el magnetismo debían estar relacionados de alguna manera desconocida.

oersterdCuando Juan Oersted provocó la deflexión de una brújula magnética colocándole encima un cable que conducía una corriente eléctrica, demostró la naturaleza de esta relación —un conductor por el cual circule una corriente eléctrica se comporta como un imán—.

Al año siguiente Oersted demostró que el conductor queda rodeado por un campo magnético. Andrés María Ampére desarrolló estos descubrimientos con una maravillosa serie de experimentos, mediante los cuales pudo deducir claramente las leyes de atracción y repulsión entre cables conductores de corrientes eléctricas.

Como las fuerzas obedecían a ciertas leyes —y cuanto más grande la corriente mayor la fuerza que ejercía— este efecto pudo ser utilizado para precisas mediciones eléctricas. Es el principio en que se basan el galvanómetro y la mayoría de los amperímetros y voltímetros. Por primera vez la electricidad pasó a ser una ciencia exacta.

Jorge Ohm y más tarde Kirchoff pudieron establecer la relación existente entre corriente, voltaje (presión eléctrica) y resistencia en un circuito. Miguel Faraday fue el siguiente descubridor de importancia.

Siguió rápidamente el trabajo de Oersted empleando grandes bobinas de alambre para obtener poderosos electroimanes. Mediante éstos Faraday consiguió hacer el primer motor eléctrico sencillo. Las fuerzas actuantes entre dos bobinas, una fija y otra móvil, harían girar a esta última.

A continuación se les ocurrió a varios científicos que si una corriente eléctrica podía producir un campo magnético, la inversa también podría ampereser posible y un imán serviría para producir una corriente eléctrica. Durante 10 años Faraday estudió, este problema hasta que finalmente consiguió mostrar que una corriente variable en un conductor puede producir una corriente en un conductor cercano.

Este fenómeno se denomina ahora inducción electromagnética. El descubrimiento de Faraday condujo directamente al del dinamo, o principio del generador: cuando Una bobina gira dentro de un campo magnético en el cable se genera una corriente eléctrica.

edisonThomas Alva Edison, el científico e inventor estadounidense, desarrolló este concepto y construyó un generador eléctrico capaz de producir corrientes eléctricas mucho mayores que la pila de Volta. Ya era obvio que la electricidad en movimiento era una forma de energía.

En realidad, el generador eléctrico convertía la energía mecánica en eléctrica. Un cable que conduce corriente se calienta porque la resistencia del cable convierte parte de la energía eléctrica en calor. Ésta es la base de todos los aparatos eléctricos de calefacción o similares.

Humphrey Davy descubrió que la electricidad podía emplearse también para producir luz.

Conectó los terminales de una batería muy potente a dos varillas de carbón apenas separadas entre sí, y obtuvo una luz muy brillante; la primera lámpara de arco había sido inventada.

Edison introdujo la lámpara eléctrica haciendo pasar una corriente eléctrica a través de un fino filamento de carbón encerrado en una ampolla de vidrio, en cuyo interior había hecho el vacío. El filamento se ponía incandescente e iluminaba.

Hacia el año 1850, casi todos los efectos eléctricos importantes habían sido descubiertos y explicados. Había dos importantes excepciones. Una de ellas era la existencia de ondas electromagnéticas.

Jaime Clerk Maxwell demostró matemáticamente que las ondas, alteraciones electromagnéticas, están asociadas a todas las corrientes eléctricas variables, y Enrique Hertz, 24 años después (1887) produjo y detectó en la realidad las ondas previstas por Maxwell.

Maxwell

El descubrimiento condujo a la idea, desarrollada extensamente por Guillermo Marconi, de que las ondas electromagnéticas podían ser empleadas para transmitir mensajes sin cables, a través del aire. Al principio se las utilizó para enviar señales telegráficas y luego, en este siglo, para transmitir sonidos e imágenes.

Marconi

La pregunta acerca de qué era realmente la electricidad y qué era lo que fluía por el circuito eléctrico no fue contestada hasta 1897, en que J. f. Thompson descubrió el «ladrillo» de que estaba construida la electricidad: el electrón.

Mediante un fuerte campo eléctrico deflectó una corriente eléctrica que circulaba por el vacío y constatando en qué dirección se desviaba, probó que estaba constituida por cargas eléctricas negativas, o electrones. Roberto Millikan en 1911 demostró que el electrón transportaba la menor carga eléctrica posible. Las minúsculas partículas, presentes en toda materia, pueden ser distinguidas por la cantidad de electricidad que transportan.

boton

PRIMEROS ARTEFACTOS ELECTRICOS HOGAREÑOS

primeros artefactos elctricos para el hogar

Ver: La Era de la Energía Eléctrica

Concepto del tiempo segun diferentes culturas Medicion del Tiempo

Concepto del Tiempo Según Diferentes Culturas

INTRODUCCIÓN:

Existen diferentes maneras de acercarnos al tiempo que ya pasó. Una de ellas es a través de los recuerdos y otra es a partir de los vestigios de la actividad humana, es decir, las fuentes históricas.

Todos nosotros guardamos en nuestros recuerdos y en las cosas que producimos o acumulamos la memoria del tiempo. Los álbumes de fotos, las cartas, los «recuerdos» de momentos especiales, las grabaciones y todo lo que preservamos de la destrucción nos ayuda a recuperar el tiempo pasado.

Sin embargo, nunca recuperaremos una imagen estática del pasado porque nuestro presente siempre determinará la forma que damos a los sucesos del tiempo que ya pasó

Para hablar del TIEMPO, consideramos oportuno remitirnos a la Biblia, cuya temática constituye el hombre, sencillamente como tal sin recurrir a adjetivos de ninguna naturaleza.

«El Libro de los Libros», dice David Ben Gurión, “comienza con la historia del primer hombre, que no era más que eso: sencillamente hombre”. De esa manera, la Biblia puede considerarse como la tradición y la historia del planeta Tierra y de la humanidad que lo habita.

Eclesiastés 2.3, nos relata de que en este mundo todo tiene su tiempo y todo lo que hay debajo del cielo pasa en el término que se ha prescrito.

Un tiempo para nacer

y un tiempo para morir,

Un tiempo para plantar

y un tiempo para arrancar lo plantado.

Un tiempo para destruir,

y un tiempo para construir.

Un tiempo para el amor,

y un tiempo para el odio.

Un momento para callar,

y un momento para hablar…

Definición del Tiempo

El hombre ha buscado definir el tiempo, ha tratado de responder algunas preguntas: ¿existe en realidad?, ¿Cuál es su forma?. ¿Es constante y eterno, o bien, cambiante y efímero?.

¿Cuándo se originó el tiempo? Hace unos 15 mil millones de años sucedió un fenómeno cósmico llamado Big Bang o «gran estallido» que dio origen al Universo.

Para el hombre primitivo, el tiempo era una sucesión confusa de días y noches, advertía la existencia de fenómenos de carácter cíclico… la luna cambiaba su forma…

Platón : “El tiempo es la imagen de la Eternidad, el tiempo es tanto una idea abstracta, como una realidad de la vida”

“El tiempo es implacable porque nunca deja fluir y todo lo que existe está sometido a su efecto”. (A.Einstein)

El tictac de los relojes parece un ratón que roe el tiempo. Alphonse Allais (1855-1905) Escritor francés.

El tiempo es como un río que arrastra rápidamente todo lo que nace. Marco Aurelio Emperador romano

¿Qué es, pues el tiempo?

Si nadie me lo pregunta, lo sé; si quiero explicarlo a quien me lo pide, no lo sé.

San Agustín (354-439) Obispo y filósofo

Medición del tiempo

El tiempo más inmediato lo medimos, lo controlamos, con el reloj y el tiempo más amplio lo medimos con el  Calendario. Mientras nos deslizamos por los años, los meses, las semanas, las horas, los minutos y los segundos, raramente pensamos de dónde vienen estas cosas o por qué hemos dividido el tiempo de una forma y no de otra.

No siempre ha sido así. Durante miles de años, el esfuerzo por medir el tiempo y crear un calendario factible ha sido una de las grandes luchas de la humanidad, un enigma para los astrónomos, matemáticos, sacerdotes, reyes y todos los que han necesitado contar los días que faltan para la siguiente cosecha, calcular cuándo hay que pagar los impuestos, o determinar el momento exacto de realizar un sacrificio para calmar a un Dios colérico.

Para el hombre primitivo, el tiempo era una sucesión confusa de días y noches, no obstante de ello, advertía la existencia de fenómenos de carácter cíclico… la luna cambiaba su forma…

El sol y la luna, establecieron con sus movimientos aparentes, puntos de referencia para medir el tiempo. Uno de los primeros instrumentos utilizados en la antigüedad fue el gnomon, una varilla clavada en el piso, cuyos cambios en su sombra determinaba el desplazamiento del sol en su ciclo diario.

Es imposible determinar cuando se descubrió que el movimiento aparente del sol se ajustaba a un ciclo temporal, desde luego que este fue el primer hallazgo científico del hombre. En este descubrimiento emplearon un punto de observación; tras comprobar que el sol no salía siempre por el mismo punto, fueron señalando por medio de estacas, la salida diaria del sol, al cabo de un tiempo, las estacas demostraron que después de 365 marcas, el sol volvía a salir por el mismo punto, ello dio origen al período de un año de 365 días.

Algo similar a lo mencionado, es el monumento megalítico de Stonehenge (al sur de Inglaterra), que constituye el mayor calendario del mundo, fue construido aproximadamente 2.500 años antes de nuestra Era.

El desarrollo de la civilización motivó la adopción de unidades regulares para medir el tiempo. El calendario es el sistema que se utiliza para marcar el tiempo en años, meses, semanas y días, la palabra calendario deriva del latín “calendarium”, con esa designación los romanos se referían a los libros de contabilidad. Calendarium viene de Kalendae, era el primer día del mes lunar, cuando se tenía que pagar las cuentas.

La palabra almanaque proviene del árabe (al-manakh, ciclo anual), los primeros almanaques eran unos calendarios que servían para documentar fechas de fiestas religiosas. En árabe “al-manakh” significa parada en un viaje.

Almanaque Bristol se originó en 1832 en Nueva Jersey por gestión del médico, Charles Bristol cuya faz ilustra la portada. El motivo de creación del almanaque, fue para que sirva de guía para que los pacientes tomaran sus medicamentos de forma correcta.

Posteriormente se añadieron otros datos como el santoral, los cuentos y los chistes. Bristol fue el dueño de la farmacia que aún conserva su nombre, en 1856 la firma Lanman y Kemp Barclay compró la empresa y añadió al almanaque anuncios de sus productos, como el Agua de Florida Murray y Lanman, el Tricófero de Barry o la Brillantina Alka

CONCEPTO DEL TIEMPO EN LAS DIFERENTES CULTURAS

Egipto, cuatro milenios antes de Cristo se conocía el año solar de 365 días, con 12 meses de 30 días y 5 complementarios. El inicio del año estaba determinado por la primera aparición en el amanecer de la estrella Sirius, este acontecimiento coincidía ordinariamente con la crecida del río Nilo.

Babilonia, 500 años a de C. el astrónomo Naburiano, calculó la duración de un año en trescientos sesenta y cinco días, seis horas y quince minutos. De Babilonia hemos heredado la semana de siete días, la hora de sesenta minutos, y el minuto de sesenta segundos, desde luego tenían formas ingeniosas para realizar esos cálculos, convirtiendo la sombra de las estacas en grados, minutos y segundos de ángulo, también utilizando Clepsidras o relojes de agua, datan de la antigüedad egipcia y se usaban especialmente durante la noche, cuando los relojes de sombra no servían.

Las primeras clepsidras consistieron en una vasija de barro que contenía agua hasta cierta medida, con un orificio en la base de un tamaño suficiente como para asegurar la salida del líquido a una velocidad determinada y, por lo tanto, en un tiempo fijo.

Los griegos, establecieron en el año 776 a. de C. un calendario luni-solar que contaba con 12 meses de 29 y 30 días alternativamente. El filósofo griego Heráclito, afirmaba que toda la existencia constituye un flujo en movimiento: » No puedes bañarte dos veces en el mismo río, pues las aguas que fluyen sobre ti son siempre nuevas». El tiempo es representado como un río, donde todo se halla sometido a un proceso de cambio en el instante en que es percibido.

En Roma el año luni-solar, constaba de 10 meses lunares, los meses estaban dedicados a sus dioses: Enero, procede de Jano, el dios romano. Su símbolo era una cabeza de dos caras, mirando al Este y al Oeste (por donde sale y se pone el sol). Febrero, nace del latín februa. Refiere a los Festivales de la Purificación. Era el mes en el que los psicólogos romanos se tomaban vacaciones. Marzo, nombrado así en honor a Marte, Dios de la guerra. Abril, probablemente derive de aperire (abrir), ya que es la estación en la que empiezan a abrirse las flores. Mayo, debe su nombre a Maia, la diosa romana de la primavera y los cultivos.

Las celebraciones en honor a Flora, la diosa romana de las flores, alcanzaba su punto culminante el primero de mayo. Junio, puede derivar de Juno, la diosa del matrimonio, o del nombre de un clan romano, Junius. Otros creen que nace de juniores (jóvenes) en oposición a maiores (mayores, por mayo). Julio, era el quinto mes del calendario romano primitivo, por lo que se llamaba quintilis.

En el año 44 a. C., luego del asesinato de Julio César, se lo llama Julio porque ese había sido el mes de su nacimiento. Agosto, se llama así en homenaje al primero de los emperadores romanos: Cayo Julio César Octavio Augusto. Septiembre, era el séptimo mes del calendario antiguo, por lo que se tomó su nombre de septem, siete. Octubre, durante los ocho años del emperador Riveritum se lo llamaba ¡octo!, que significa ocho. Noviembre, fue el noveno mes, en latín novem. Diciembre, es el mes más festivo del calendario gregoriano.

DIAS DE LA SEMANA

LUNES: Luna, Diana, diosa de la caza. MARTES: Marte dios de la guerra, MIERCOLES: Mercurio mensajero de los dioses JUEVES: Júpiter rey de los dioses, VIERNES: Venus diosa de la belleza SABADO: shabbath, DOMINGO: dedicado a Dios (Domine significa Señor)

AÑOS BISIESTOS

En el año 45 a. de C. Julio Cesar, decidió corregir los errores del antiguo calendario romano y encargo al astrónomo egipcio Sosigenes de Alejandría, la confección de un nuevo calendario introduciendo un día más cada cuatro años (año bisiesto), los meses de abril, junio, septiembre y noviembre tendrían 30 días. Enero, marzo, mayo, julio, agosto, octubre y diciembre con 31 días y febrero con 28 días, cada cuatro años, se duplicaría el 24, al que se conocía como el «Sextus calendas martias» (que significa sexto día antes de marzo).

El calendario judío es de tipo luni-solar, según Samuel, tiene su origen en la creación del mundo, corresponde al año 3761 antes de Cristo, comienza con la conmemoración de la salida de Egipto. Actualmente el calendario judío corresponde al año 5766. Para calcular el año que concierne con el calendario judío, se suma 3761 al año civil en curso. Los 7 días de la Creación marcan la unidad básica del calendario hebreo, que culmina con el Shabat, los días comienzan con la puesta del sol y terminan al anochecer siguiente

El calendario Musulmán, tiene su origen en Hégira, marca la huida de Mahoma (imagen izquiera) de la Meca a Medina en el año 622 de la era Cristiana, consta de 12 meses lunares de 29 y días alternativamente. La palabra Almanaque deriva del árabe Al-amanach o «circulo de los meses» o calendario.

En China el conocimiento de la astronomía se remonta al siglo IX a. de C. lamentablemente en el año 230 a. de nuestra Era, un emperador destruyó los textos antiguos, en los pocos textos que se salvaron, aparecen descripciones como el Solsticio de Invierno, El calendario era lunar y el año se hallaba dividido en 12 partes, comenzaba el día del Solsticio de Invierno

Los Mayas en el tercer milenio a.C., tuvieron un desarrollo astronómico polifacético, muchas de sus observaciones han llegado hasta nuestros días, por ejemplo un eclipse lunar del 15 de febrero de 3379 a.C.. Conocían con exactitud la posición de los planetas, y la periodicidad de los eclipses. El Calendario Maya se inicia con el día cero, de acuerdo al cómputo del tiempo correspondería al 8 de junio de 8498. El año maya comprendía 365 días.

Los Aztecas tenían dos calendarios, uno de ellos determinaba sus ceremonias religiosas. El más importante, llamado Tonalpohualli, que ha sido encontrado tallado en una gran piedra, que se conserva en el Museo Nacional de México. Consiste en la unión de una serie de veinte signos, con otra serie de 13 números, la combinación de ambas series proporciona 260 días.

La cultura Incaica (Perú y Bolivia), tuvo un gran desarrollo, los incas conocían la revolución sinódica de los planetas con admirable exactitud, las anotaciones en los quipus (cordeles con nudos) marcaban los días del calendario, que consistía en un año solar de 365 días.

CALENDARIO GREGORIANO.-

El Papa Gregorio XIII (imagen izquierda) introdujo el calendario que lleva su nombre, reunió a los mejores astrónomos de la época, los cuales establecieron que en el Calendario Juliano, se presentaba un desfase de 11 días, el equinoccio de primavera caía el 11 de marzo en lugar del 21 de marzo y la Iglesia Católica enfrentaba una creciente confusión para determinar fechas como la Semana Santa.

Eventualmente como resultado del Concilio de Trento (1545-1563) se encomendó al Papa hacer las reformas necesarias al calendario, en el mes de octubre de 1582 el Papa Gregorio XIII literalmente descontó diez días con el fin de restaurar el equinoccio de primavera a la fecha correspondiente. Al abolir 10 días, del jueves 4 de octubre que correspondía al Calendario Juliano se paso al día siguiente viernes 15 de octubre, dando origen al primer día del Calendario Gregoriano.

Este cambio, suscitó algunas curiosidades, por ejemplo los dos exponentes más importantes de la Literatura Castellana e Inglesa: Don Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare murieron en la misma fecha. pero con diez días de diferencia (Inglaterra no adopto del Calendario Gregoriano hasta el año de 1752.

Santa Teresa de Jesús murió el 4 de octubre de 1582, le dieron sepultura al día siguiente el 15 de octubre de 1582.

El , que es el que utilizamos actualmente, tiene un error de un día cada 3.000 años.

CONCEPTO DEL TIEMPO EN EL CRISTIANISMO

Con la consolidación del cristianismo, la noción de tiempo experimentó un importante cambio, ya que esta religión niega la posibilidad de un tiempo cíclico. La pasión, muerte y resurrección de Jesucristo son hechos únicos, irrepetibles, y dan un sentido a la existencia humana. De esta manera el tiempo es considerado fundamentalmente lineal y orientado hacia el futuro, y el sentido de toda la historia aparece como un desplazamiento en el tiempo, que tiene su origen en la creación y que culminará en el juicio final, que será el final de los tiempo.

LOS RELOJES

En el siglo XIII, en el lindero final de la Edad Media, apareció la primera máquina industrial: el reloj. Los relojes primitivos, fabricados por herreros, estaban hechos de acero y sufrían de la expansión y contracción que provocaban los cambios en la temperatura. Eran inexactos en un rango de 15 a 30 minutos al día y tenían que ser ajustados diariamente. Su propósito inicial era hacer sonar las campanas cada hora en las torres de castillos, iglesias o centros de población.

En el siglo XV se inventaron los relojes de una manecilla para marcar las horas y en 1505 el herrero alemán Peter Henlein consiguió construir relojes mecánicos tan pequeños que podían llevarse en el bolsillo. Estos relojes, que se popularizaron con el nombre de «relojes de saco» se montaban en cajas y en lugar de pesas utilizaban resortes. Se llevaban en una bolsa, sonaban cada hora y funcionan durante unas 40 horas.

La primera revolución relojera se dio en el siglo XVII, cuando el científico holandés Christiaan Huygens inventó el reloj de péndulo, alcanzando una exactitud similar a la de los relojes de sol. El péndulo de Huygens funcionaba movido principalmente por las fuerzas de la gravedad y sus relojes fueron los primeros cronómetros capaces de contar los segundos. La idea de emplear el péndulo para su aplicación al reloj la había formulado en 1636 Galileo Galilei pero, viejo y ciego, no la pudo llevar a la práctica.

En el primer reloj eléctrico, que se inventó en el siglo XIX, el péndulo no se movía gracias a la acción de la fuerza de la gravedad sobre una pesa, sino mediante un electroimán alimentado por una batería. En 1914 el norteamericano Henry Ellis Warren accionó un reloj mediante un dispositivo electromotor y gracias a esto inventó los primeros relojes eléctricos fiables.

Con el desarrollo de la tecnología, se descubrió que un cristal de cuarzo vibra con una frecuencia de 16.000 a 30.000 ciclos por segundo; en 1948 se construyó el primer reloj atómico, con un margen de error de diez mil millonésima de segundo, lo que equivale un error de un segundo cada 300 años.

Los científicos alemanes han construido un Superreloj CS1, de cesio, con un peso de una tonelada, durante un año de funcionamiento, ha permitido calcular que tiene un error de un segundo cada treinta millones de años. Su funcionamiento se halla relacionado con la Escala Coordinada del Tiempo Mundial, su sincronización perfecta en el ámbito internacional, es indispensable para las redes de noticias, mediciones de la tierra efectuadas a gran distancia para todo tipo de orientación tanto en la aviación como en la navegación

EL RELOJ DE LA CATEDRAL DE SUCRE

El arzobispo Pedro Miguel de Argandoña encargo la compra en Londres (1765) de un reloj para la catedral de Sucre, con un costo de 568 libras esterlinas.El reloj arribó en barco a Buenos Aires, fue trasladado a Sucre en una recua de mulas, vía Jujuy. En 1784 llegó a Sucre, se estrenó en 1786, hasta el día de hoy sigue en funcionamiento

EL TIEMPO EN LA LITERATURA.-

En la literatura el concepto del tiempo ha sido motivo de permanente especulación. Dante, imagina emprender un viaje por los fantásticos ambientes que se ofrecen para el alma humana, lejos de la vida terrenal, citando pasajes anteriores a su vida y profetizando acontecimientos como el descubrimiento de nuevas tierras en occidente.

Goethe, describe a Fausto vendiendo su alma a Mefistófeles a cambio de revivir su pasado. Así podríamos mencionar innumerables obras de la literatura mundial que tienen como argumento fundamental el tiempo y el espacio: Julio Verne en «20.000 leguas de viaje submarino». H.G. Wells en su obra «La máquina del tiempo», que cautivo la imaginación con el lanzamiento de su viajero en el tiempo.

Jorge Luis Borges, vivió fascinado con el concepto del tiempo. Borges define: «El tiempo es la sustancia de que estoy hecho, el tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; él es el tigre que me destroza, pero yo soy el tigre. Es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego».Borges resume el concepto del tiempo en un solo momento «el momento en que el hombre sabe para siempre quién es».

”Mirar el río hecho de tiempo y agua

y recordar que el tiempo es otro río,

saber que nos perdemos como el río

y que los rostros pasan como el agua.

EL TIEMPO FISICO Y EL TIEMPO BIOLOGICO.-

Desde el punto de vista biológico, todos los ritmos naturales que afectan la vida del hombre, se hallan regulados por el tiempo. La duración del hombre, al igual que su estatura, varía según la unidad que se utiliza para medirla, la vida del hombre se mide valiéndose los movimientos de las agujas del reloj. Para el reloj que mide el día de un niño, es igual al de sus padres, pero en realidad esas 24 horas representan una fracción muy pequeña en la futura vida del niño, y una fracción muy grande en la vida de sus padres, de esa manera el valor del tiempo físico varía según miremos el pasado o el futuro.

Al describir un tiempo físico, necesariamente debemos referirnos a un tiempo fisiológico. Este se halla presente en todos los niveles fisiológicos del universo, ya sea en el soma de una célula o en el mismo hombre. El tiempo fisiológico depende de las modificaciones del medio y la respuesta de los seres a esas modificaciones. El tiempo fisiológico, difiere del tiempo físico, por que no tiene la precisión de un reloj.

La relación que existe entre el tiempo físico y el fisiológico es comparada por Alexis Carrel «Como un ancho río que corre por la llanura. En los albores de la vida, el hombre corre alegremente a lo largo de la orilla, va más deprisa que la corriente. Hacia el medio día su marcha disminuye, las aguas se deslizan con tanta rapidez como su paso. Al anochecer, el hombre está fatigado, la corriente continúa con su flujo. El hombre se queda atrás, luego se detiene y cae para siempre, el río sigue su curso inexorable».

En realidad, el río nunca ha acelerado su marcha, sólo se tiene esa ilusión al retardo progresivo de nuestro paso. Cada uno de nosotros es el hombre que corre a lo largo de la orilla del río y ve pasar las aguas del tiempo físico.

Dr.Antonio Dubravcic Luksic
Ex Catedrático de Nefrología –Facultad de Medicina –Universidad de Chuquisaca, Bolivia
Ex Editor de la Revista del Instituto Médico “Sucre” (Bolivia
Premio Nacional al Mérito Profesional (Medalla de oro) otorgada por el Colegio Médico de Bolivia (1998) Premio al mérito profesional (medalla de oro) otorgada por la Sociedad Boliviana de Urología

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Cejudo Velásquez P. “Cuando Israel cumplió treinta años” pág 17 Instituto Central de Relaciones culturales Israel, Ibero América, España y Portugal Imprenta Trejos Costa Rica 1978

“La Biblia: Dios habla hoy” Eclesiastés 3.1; pág 810; Sociedades Bíblicas Unidas. CELAM, Puebla México 1979

Gran Historia Universal Larousse “El nuevo calendario” Vol. N° 9 Pág. 1101 Impreso Cochrane Santiago Chile 1999

Welss George “Breve historia del mundo” Discursos de David Ben Gurion, cap XXII, Centro de Información de Israel, Jerusalén 1972

Millán Saúl, García Paola “Lagunas del tiempo” Instituto Nacional de Antropología e Historia México 2000

López María Jesús “El calendario musulmán” Edit La Alambra, Granada, España 1999

Ibáñez Martí Félix “El misterio y el secreto” Ensayo del Director; Revista MD en Español Vol. IX; N° 5; Mayo 1971

Chalaby Abbas “Egipto” Los Orígenes Casa editora Bonechi; Florencia Italia 1996

“La aventura del Arte” Mesopotamia y Egipto; Revista MD Vol IX N° 5 Pág. 57 Mayo 1971

Needhan Joseph “La histórica civilización de la China” MD en español Vol. X N° 3; 1972

Bataller Estornell Francisco

http://www.fh.userena.cl/ciel/octavio_paz_identidad_y_lenguaje

Castro Leal M. “México Arqueológico” Calendario Maya, Calendario Azteca; Monclem Ediciones Florencia Italia 1998

Culto Solar Diccionario histórico de Bolivia T. 1: 649; Edit. Tupac Katari

Borges Jorge Obra poética, 2. Edición Emecé Editores (Buenos Aires, 1977) Alianza Editorial. Biblioteca Borges. Madrid, 1998.

Historia del Paraguas Sombrilla Quitasol Historia de los Inventos

Historia del Paraguas – Grandes Inventos

El paraguas tuvo su origen en los tiempos primitivos, pues parece que ya estaba en uso entre los chinos en el siglo XI a. de J. C.; también lo usaban los asirios 600 años antes de nuestra era. En los bajorrelieves de Nínive, en los frescos de las tumbas y los palacios de Tebas y Menfis, en los vasos pintados de Etruria y de Grecia, vemos unas especies de paraguas o quitasoles que eran de hojas de árboles, pieles, cañas o telas. También diferían sus dimensiones, pues fueron bastante grandes en China y muy pequeños en Asiria y Babilonia.

En cuanto a su altura, por lo general excedía la de un hombre. Adoptado por los europeos, el quitasol se convirtió en paraguas, y si bien hubo una época en que las damas elegantes lucieron hermosas sombrillas de encaje, seda y puntillas, en la actualidad han caído en desuso entre los pueblos occidentales. Aunque nosotros no le atribuimos ningún carácter de dignidad, durante mucho tiempo fue un objeto noble.

Hasta llegó a ser un atributo de la divinidad; simbolizaba la protección de un poder superior, que se extendía alrededor del dios encima del cual se colocaba. En ciertas fiestas griegas se desplegaba una sombrilla encima de las estatuas de Dionisio (Baco), de Deméter (Ceres) y de Hermes (Mercurio). En las procesiones de la India las figuras de los dioses desfilaban bajo la protección de parasoles.

Historia del Paraguas- Grandes Inventos

Historia del Paraguas

Una procesión de dignatarios de la antigua China. La sombrilla de papel, de dos o tres planos,
indicaba la dignidad de los personajes a los cuales estaba reservada.

En épocas más recientes se vieron papas que, al presentarse ante las muchedumbres, iban precedidos por dos sombrillas las cuales simbolizaban el poder espiritual y el temporal respectivamente. En Etiopía y en Marruecos, los soberanos ejercieron siempre sus funciones bajo un quitasol. y, sin duda, procede del Oriente la costumbre veneciana de adoptar la sombrilla como símbolo del poder del dux. Sin duda los chinos y los japoneses fueron los primeros en considerar el “dosel portátil” como un instrumento útil y en vulgarizar su empleo.

Las damas griegas inmediatamente vieron en él una prenda de su atavío. En lugar de llevarlo ellas mismas, lo hacían llevar por un esclavo.

Las matronas romanas siguieron el ejemplo. El uso del umbráculum (quitasol) se mantuvo en Italia aun después de la caída del Imperio; pero en el resto de Europa se reservó exclusivamente para las ceremonias del culto, en las cuales cumplía la misión del palio actual.

Durante el Renacimiento el paraguas se puso nuevamente de moda, y a menudo su uso estaba reservado a los caballeros que debían emprender largas marchas a caballo. Debemos señalar un detalle curioso de los paraguas italianos del siglo XV: los mangos de madera, que eran ya muy pesados, se recubrían de cuero, con lo cual su peso llegaba a los dos kilogramos. Después del siglo XVI, los jesuitas introdujeron el usó de la seda en la fabricación de estos accesorios.

Las damas de compañía de Catalina de Médicis restablecieron el uso del paraguas, que desde entonces se ha extendido cada vez más. París se encargó de refinar paulatinamente la forma de las sombrillas, introduciendo sutiles y oportunas variantes. Las elegantes de esa ciudad, centro de la moda, decidieron que no debía emplearse indistintamente el mismo accesorio para protegerse de la lluvia y de los rayos del sol. La seda más fina ~ el encaje más vaporoso se emplearon para embellecer lujosas sombrillas que, durante el reinado de Luis XIV, cubrían las elegantes cabezas de las damas de la corte.

Los hombres —que consideraban la sombrilla como un accesorio demasiado afeminado— la adoptaron en el siglo XVIII. Es sabido que en Inglaterra, aún hoy, todo hombre serio que se dirige a su oficina no salé jamás de su casa sin colgar antes de su brazo el paraguas rigurosamente enfundado, dispuesto a abrirlo al primer amago de lluvia.

En la época de Luis XV aparece el en-toztt-cas en su doble función dé sombrilla y paraguas, como su lejano antepasado. También tienen este doble uso las graciosas sombrillas japonesas, hechas con papel resistente de varios colores y hermosos diseños. Hoy el paraguas no está tan de moda. En parte, lo reemplazó el impermeable, que tanto usan hombres como mujeres.