HISTORIA DE LA PATAGONIA

La Patagonia Características Fauna Suelo Clima Recursos Naturales

LA PATAGONIA, Recursos Naturales
Fauna, Suelo, Clima

La Patagonia se extiende desde los 40° de latitud sur hasta el estrecho de Magallanes. Se trata de una meseta situada entre los Andes y la costa atlántica. Su clima es decididamente continental. La Patagonia es el país de los inmensos rebaños de ovejas, productores de lana y de carne. Los vigilan los famosos gauchos, que están al servicio de grandes estancias. El petróleo es la principal fuente de energía del país, aunque éste se halla en trance de utilizar la fuerza hidroeléctrica de sus ríos.

Argentina se extiende desde el trópico de Capricornio hasta los 50° de latitud sur, y presenta por ello gran diversidad de paisajes. Éstos evolucionan desde la sabana de carácter ecuatorial, en el norte, hasta un paisaje polar, la Tierra del Fuego, en el sur. La Patagonia se extiende del paralelo 40 hasta el estrecho de Magallanes.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/mapa_patagonia.jpg

Mapar de la Patagonia: El subsuelo de Santa la Patagonia encierra riquezas incalculables, cuya explotación, que se traduce en grandes aportes a la economía del país, ha significado un cambio fundamental en la vida de lasprovincias sureñas. El necesario incremento de la misma requiere grandes inversiones, la implementación de moderna tecnología y un plan que respete escrupulosamente  las condiciones ecológicas.

Ampliar Este Tema: Flora, Fauna,Hidrografía y Población de la Región Patagónica

Si trasladáramos la Patagonia al hemisferio norte comprobaríamos que se encuentra prácticamente en la misma latitud que Francia. Y, sin embargo, la Patagonia está muy lejos de tener clima templado. Está formada por una meseta rocosa de una altura media de 300 a 400 m., situada al sur del río Colorado, entre los Andes, al oeste, y el océano Atlántico, al este. En esta meseta los ríos que proceden de las montañas han excavado profundas cortaduras y cañones.

¿Por qué tiene la Patagonia diferente clima que Francia, si la latitud es la misma? La razón principal es su situación en la vertiente interior de los Andes. Esta cordillera detiene los vientos del oeste, que suavizan la temperatura y provocan precipitaciones; cuando los vientos consiguen vencer el obstáculo de la montaña se han vuelto fríos y secos. La Patagonia tiene, pues, clima continental muy notable.

Además, las tempestades de arena no son raras, pues la meseta, que se compone de una base muy antigua, está recubierta de capas sabulosas terciarias. Su suelo no es estéril; la estepa de los desiertos constituye la vegetación espontánea del país.

A lo largo de la costa atlántica, la meseta domina con sus acantilados una delgada franja litoral. Aunque muy recortada, esta costa ofrece pocas posibilidades a la instalación de puertos. Algunas corrientes y fuertes mareas convierten dicha zona costera en poco segura para la navegación.

El aspecto general de la Patagonia argentina es el de una llanura de estepas escalonadas en una serie de abruptas terrazas, cubierta con una enorme capa de grava, casi desprovista de vegetación. Hacia los Andes la grava se ve sustituida por lavas porfíricas, graníticas y basálticas; la vida animal se hace más abundante y la vegetación más rica (hayas, coniferas).

Entre las principales depresiones que cortan transversalmente la meseta se cuentan el Gualicho, al S. de Río Negro; el Maquinchar, el Valcheta, el Senguer y el Deseado. Otras depresiones estuvieron ocupadas por lagos más o menos extensos, como el Yagagtoo, Musters y Colhuapi y otros situados al S. de Puerto Deseado.

La vertiente oriental es más cálida que la occidental, sobre todo en verano, por la influencia de la corriente ecuatorial del S. Hacia el O. se halla la región minera, que contiene yacimientos de oro, plata, cobre y lignito. Presenta una baja densidad de población, que se concentra sobre todo en ciudades como Neuquén, Comodoro Rivadavia, Trelew, San Carlos de Bariloche y Río Gallegos, entre otras. La región fue explorada por Magallanes en 1520.

Monte Fritz Roy en la Patagonia

La Patagonia posee reservas naturales que contienen gran diversidad de animales y plantas. Numerosos animales originarios de la pampa buscaron allí refugio. Éste es el caso del ñandú (Rhea americana), un ave corredora que mide 1,70 m. de altura; del guanaco, originario de Perú y pariente de la llama, aunque vive en estado salvaje, y del mará, llamado liebre de Patagonia o de las pampas.

La estepa patagónica
la estepa patagónica se extiende por el centro de Neuquén, centro-sur de Río Negro, casi la totalidad de Chubut, Santa Cruz y el norte de Tierra del Fuego, exceptuando la franja cordillerana. Se caracteriza por el dominlo de arbustos bajos de ramas cortas y hojas pequeñas, adaptados a la aridez y los fuertes vientos.Casi todas las especies vegetales se presentan agrupadas y compactas, formando una superficie uniforme y muy próxima al suelo. Se localizan arbustos como la llareta, el coirón, el neneo y la mata negra.
En el sector occidental de la meseta y el norte de Tierra del Fuego, donde la humedad es mayor, se desarrolla un manto ce gramíneas. En cuanto a la fauna, hay herbívoros como el guanaco y la mará o liebre patagónica, carnívoros como el zorro gris y el puma, y aves como las martinetas, el ñandú petlso y las perdices.

También encontramos allí al tuco-tuco, mamífero roedor apodado rata de peine a causa de los pelos resistentes que envuelven la base de sus uñas. El puma merodea igualmente por aquellos parajes. También se encuentran grandes colonias de pingüinos, mientras que las aguas rebosan de focas y de marsopas.

Tuco Tuco

Tuco-Tuco

fauna de la patagonia

Cuando los españoles que se habían establecido en Argentina llegaron hasta la Patagonia, encontraron en ella una población autóctona: los tehuelches, que vivían principalmente de la pesca y de la caza. Esos tehuelches han desaparecido por completo hoy día.

El desarrollo moderno de la Patagonia data de 1880. El territorio situado al sur del río Negro fue proclamado posesión argentina al término de una campaña militar contra los indios; mientras, algunos españoles e ingleses organizaban la cría de ganado lanar.

La Patagonia es el país de los grandes rebaños de ovejas, que vigilan los gauchos. Durante mucho tiempo esos hombres, que llevaban una vida nómada, se opusieron a cualquier intrusión en lo que consideraban sus dominios; pero hubieron de ceder.

Se construyeron líneas férreas que llegaban hasta muy adentro del país, y los grandes terratenientes españoles cercaron sus tierras con alambre espinoso. Así se puso fin a la vida errante de los gauchos, que pelearon encarnizadamente, a principios del siglo XIX, para rechazar a los invasores.

Esta lucha por la libertad se vio coronada por el éxito, y es todos los años motivo de conmemoración. Los gauchos del siglo XX están sindicados y trabajan al servicio de grandes estancias o empresas agrícolas. Sin embargo, han conservado sus canciones y su forma de vestir. A ellos se unieron, también, los inmigrantes que encontraron empleo   en   estas   explotaciones.

Las estancias, en la Patagonia, son generalmente muy grandes (1.000 ha. aproximadamente) y cuentan con varios millares de ovejas. En la época del esquileo reina allí una actividad febril. Las balas de lana son transportadas por camiones y ferrocarril a los puertos de la costa. Más de la mitad de la producción argentina de lana proviene de la Patagonia. Algunos cruces han permitido también obtener ejemplares destinados a la producción de carne.

En otoño principia la temporada en los grandes mataderos y frigoríficos de Río Gallegos, San Julián, Santa Cruz y Puerto Deseado. Las ovejas se encuentran principalmente en el sur, donde un clima más suave les permite encontrar hierba de mejor calidad.

El norte de la Patagonia, allí donde es posible irrigar las tierras, y el valle del río Negro, se dedican a la agricultura. Los campos se cultivan de manera intensiva y producen patatas y centeno. Los vergeles no son raros, y en algunas lomas bien preparadas se llega a encontrar hasta algún viñedo.

petroleo en la patagoniaEsta parte del país es naturalmente la menos poblada. Es una región magnífica en la que abundan los lagos; entre otros, el Nahuel Huapi, cuyo lugar de emplazamiento ha sido notablemente valorizado y convertido en un gran centro de turismo.

Recientemente se ha descubierto carbón en la Patagonia, aunque no de gran calidad. Los yacimientos están cerca de la frontera chilena. La industria carbonífera ocupa a unos seis mil obreros.

Económicamente, es más importante la explotación de los yacimientos de petróleo, cuyo principal centro es Comodoro Rivadavia, capital de la Patagonia. Los campos petrolíferos están situados a lo largo de la costa atlántica.

Hasta lo presente, sin embargo, resultan insuficientes para proveer a las necesidades del país, que ha de recurrir a la importación. Se están realizando grandes trabajos para construir junto a los ríos centrales hidroeléctricas.

Como en todo el territorio argentino, en la Patagonia las ciudades están emplazadas a lo largo de la costa o en la desembocadura de los ríos. Son, generalmente, poblaciones portuarias que se benefician de la riqueza del interior del país.

La Patagonia está llamada a representar un gran papel en la economía del país argentino, y hay puestas en ella grandes esperanzas, especialmente en el plano industrial.

CHIBUT: LAS BALLENAS EN LA  PENÍNSULA DE VALDÉS

La península Valdés, a la que se puede acceder desde Puerto Madryn, se extiende sobre una superficie de 3.620 km2. Sus 400 km de costa cambiante, templada, constituyen un paraíso para los pescadores y una de las mayores atracciones turísticas del país. Asombra recorrer el estrecho istmo Ameghino, que se interpone entre el golfo de San José, al norte, y el Nuevo, al sur, y une la península al resto del continente.

En ambos golfos se registran las mareas con mayor diferencia de nivel del mundo: cada cuatro horas, las aguas suben en uno y bajan en el otro, con un desnivel tan marcado, que se ha considerado a la península como la más extraordinaria fuente de energía mareomotriz, con un potencial eléctrico que urge aprovechar.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/valdez.jpg

Pero Valdés no es sólo uno de los accidentes geográficos más espectaculares de la Argentina: sus condiciones climáticas -su temperatura no excede los 30° C ni desciende por debajo del cero-, su topografía y su ubicación geográfica la convierten en una de las reservas de fauna más importantes del país y del mundo.

Las loberías y las elefanterías de Valdés, con poblaciones estables de más de 150.000 ejemplares, alternan con colonias de pingüinos de diferentes variedades, cuyo número supera los dos millones.

Como sí no bastara tanta belleza, como si tanta majestuosidad no fuese suficiente, entre los meses de junio y diciembre, convocadas por la gran concentración de plancton y krill que hay en las aguas y las temperaturas reinantes, ingresan majestuosamente a los golfos San José y Nuevo las ballenas francas, la variedad más antigua y de mayor tamaño que existe en el mundo. Cuesta creer cuando, en un extraño ballet, esas moles de más de 30 toneladas de peso emergen, saltan y caen de espaldas sobre el mar. No es una pirueta, sino todo un gesto de amor.

ACTIVIDADES AGROPECUARIAS. Más de la mitad de los terrenos sembrados están ocupados por plantaciones de hortalizas. Las tierras aptas para la agricultura en la provincia de Chubut se concentran en los valles cordilleranos y pre-cordilleranos, únicas áreas fértiles en las cuales es posible realizar cultivos de secano.

Tal es el caso de Maitén-Leleque, Epuyén, Cholila, Esquel-Trevelin, Tecka y Alto Río Senguer. Se trata de un recurso de localización limitada y escasa, que solamente puede ser ampliado mediante prácticas de riego, como las que habitualmente se aplican, por ejemplo, en el valle inferior del río Chubut y en Sarmiento, en el curso inferior del río Senguer.

La naturaleza de los pastizales de estas tierras las vuelve aptas para la actividad pecuaria. En el resto del territorio chubutense predomina la ganadería ovina extensiva.

SANTA CRUZ:
EL PETRÓLEO Y EL GAS. Estos productos se obtienen de las cuencas de San Jorge, al noreste, y de la Austral, al sur. La prospección y explotación de la cuenca de San Jorge se iniciaron en la zona costera, en Cañadón Seco, y posteriormente progresaron hacia el oeste y suroeste, en dirección a Pico Truncado, Coluel Kayke y Las Heras.

Los principales centros del área, con la excepción de Puerto Deseado, crecieron estrechamente relacionados con la expansión de la explotación. Los núcleos más estables son los relacionados con la planta depuradora y compresora de gas ubicada en la cabeza del gasoducto Pico Truncado-Buenos Aires, al que se ha conectado el proveniente de la cuenca Austral, desde Cerro Redondo, en 1973, y desde San Sebastián, en 1978.

En Cañadón Seco se encuentra también una planta compresora de gas relacionada con el primitivo gasoducto. En Caleta Olivia están emplazados los principales depósitos de petróleo y el puerto de salida de la producción de la cuenca.

Ya en el ámbito de la cuenca Austral, ios yacimientos de Cerro Redondo y El Cóndor, situados al sur de Río Gallegos, en las proximidades del límite con Chile, son de tipo estructural, lo que en gran medida reduce el carácter aleatorio de las perforaciones. Sin embargo, la producción de petróleo es reducida.

El gran potencial de la cuenca Austral es el gas, con reservas comprobadas de casi 100.000 millones de metros cúbicos en la cuenca Austral, mientras que las de San Jorge llegan a unos 45.000 millones. El yacimiento más importante es el de Posesión, al sur de Cerro Redondo.

Tanto la cuenca de San Jorge como la cuenca Austral comparten su carácter meramente extractivo, sin contar con ningún tipo de procesamiento industrial en el lugar. Este hecho representa un síntoma más de las condiciones en que se desenvuelve la economía de Santa Cruz.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

EL TURISMO: La inmensidad de la región y la grandiosidad y variedad de sus paisajes hacen de la Patagonia una zona para ser visitada todo el año. Cada estación tiene su encanto: los paisajes nevados del invierno, el rojo de las hojas del otoño, las flores multicolores de la primavera y el clima agradable del verano. En la última semana de marzo se lleva a cabo la Fiesta Nacional de la Manzana, en General Roca, Río Negro, donde se realiza la bendición de los frutos y se desarrollan manifestaciones culturales, espectáculos artísticos, competencias deportivas, desfile de carrozas y elección de la reina.

La costa atlántica recibe durante primavera y verano gran cantidad de turismo nacional e Internacional. Los balnearios de Las Grutas (Río Negro), Puerto Madryn (Chubut) y Rada Tilly (Santa Cruz) concentran gran afluencia de turistas.

En Puerto Madryn se localiza el área de observación de mamíferos marinos más grande de América del Sur. Las colonias de lobos y elefantes marinos son visitadas en la península Valdés. Desde el puerto salen lanchas destinadas a la observación cercana de ballenas de la especie franca austral. En Punta Tombo, a 80 km de Madryn, se visita el apostadero de pingüinos. Pueden practicarse el submarinismo y el snorkel. El 13 de diciembre se celebra en Comodoro Rivadavia la Fiesta Nacional del Petróleo.

En temporada, varios centros de deportes invernales atraen gran cantidad de visitantes nacionales y extranjeros. El Cerro Catedral, en San Carlos de Bariloche (Río Negro); el Cerro Bayo de Villa la Angostura; el Cerro Chapelco, cerca de San Martín de los Andes (Neuquén); La Hoya, en Esquel (Chubut) y Cerro Castor (Tierra del Fuego) son los más visitados. Todos tienen una infraestructura hotelera e instalaciones en las montañas de nivel internacional.

Además, se realizan excursiones dentro de los parques para navegar sus lagos y contemplar las montañas y sus bosques milenarios. Durante los meses de julio y agosto se celebran varias versiones de la Fiesta Nacional de la Nieve en todos los centros de esquí. El Parque Nacional Los Glaciares es una de las estrellas de la región.

Para contemplar las lenguas glaciarias en medio de una naturaleza sin igual, arriban turistas de todo el mundo. Los hielos azulados del glaciar Perito Moreno, de casi 4 km de frente y una altura de 80 m, se observan desde la orilla del lago Argentino. Cada cuatro años, el frente glaciario obstruye el Canal de los Témpanos y la fuerza del agua del Brazo Tristeza genera una gruta natural, cuya rotura es largamente esperada por todos, ya que constituye un espectáculo único de la naturaleza. En la Tierra del Fuego, Ushuaia, la ciudad del fin del mundo, se realizan cruceros entre los canales fueguinos y por el canal Beagle.

Ampliar Este Tema: Flora, Fauna,Hidrografía y Población de la Región Patagónica

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

La Pampa Argentina Características Suelo, Cultivos y Ganadería

LA PAMPA ARGENTINA – La Llanura –
Características – Cultivos y Ganadería –

La pampa forma un territorio tan inmenso como monótono. Al principio era una estepa que únicamente habitaban los indios. Como el suelo es muy fértil, pronto la utilizaron para la cría intensiva de ganado; la carne es el principal producto de exportación de Argentina. También la agricultura está presente allí: soja, el trigo, la cebada y el centeno, y especialmente la soja, se exportan en grandes cantidades. Tanta actividad no ha desprovisto a la pampa, sin embargo, de su carácter uniforme.

La llanura, más conocida por pampa, tiene por límite sur la ciudad de Bahía Blanca, abarcando la provincia de Buenos Aires, una angosta franja del este de la gobernación de La Pampa, el sudeste de la provincia de Córdoba y la provincia da Santa Fe, desde casi la altura del límite norte de Entre Ríos. El río Paraná la separa de la Mesopo-temía y el río de la Plata de la República del Uruguay; luego es bañada hasta el sur por el océano Atlántico.

Su suelo está cubierto de humus y loess. Sus tierras son fértiles, de fácil y rendidor cultivo. El aspecto llano y de continuidad de la pradera sólo cambia en su zona meridional, donde se encuentran las sierras del Tandil y de la Ventana.

Argentina es uno de los principales Estados de América del Sur. La mayor parte del país pertenece a la zona templada, pero la región situada al oeste de Buenos Aires tiene clima continental. Esta región está formada por la pampa, vasta llanura cubierta de altas hierbas que recuerda las grandes estepas rusas o la pradera norteamericana.

A la pampa la llaman a veces el «tesoro» de Argentina, y no sin razón, pues las tres cuartas partes de la riqueza del país provienen de ella.

La pampa posee un suelo muy fértil, aunque su composición no es uniforme. Sin entrar en pormenores, diremos que la pampa pertenece a las tierras negras, muy ricas químicamente y de actividad biológica muy intensa. Las materias orgánicas están íntimamente mezcladas con finas partículas minerales. Esto ha dado como consecuencia la formación de una espesa capa de humus hecha de partículas negras.

Como el clima es de carácter continental, la vegetación natural es del mismo tipo que la de la estepa.

La pampa es una inmensa pradera sin árboles que antaño habitaban únicamente los indios. Ocupa alrededor de un quinto del territorio argentino y proporciona dos de los productos base de la economía nacional: cereales y carne.

En los lugares en los que las precipitaciones son suficientes se pudieron desarrollar la agricultura y la ganadería. En el interior del país, donde el clima es más seco, la arena recubre el suelo. El viento forma dunas a menudo y corroe el suelo privándole de su fertilidad; en estos lugares la pampa es un verdadero desierto.

Hacia el sur, las extensiones sabulosas dominan también, y los habitantes escasean; allí empieza la Patagonia. Hacia el norte se extiende el Chaco que, según las precipitaciones, puede ser un pantano o un desierto. La verdadera pampa tiene un radio de unos cuatrocientos cincuenta kilómetros. Es de carácter monótono y poco accidentado, y el horizonte parece estar apartándose continuamente. La pampa ha inspirado a numerosos escritores y poetas, como Jules Supervieille, debido, quizás, a su soledad y uniformidad.

pampa argentina

La Pampa argentina es una amplia llanura, prácticamente desarbolada, que se extiende desde la costa atlántica hacia las estribaciones de la cordillera de los Andes, por la región central del país. Esta imagen corresponde a la llamada Pampa seca, donde una cabaña vacuna se protege del sol bajo uno de los pocos árboles que pueblan esta zona. La ganadería tiene un peso importante en la economía del país, por lo que destina aproximadamente un 50% de su superficie a los pastos.

Inmigrantes procedentes de Europa, principalmente de España, han descubierto las posibilidades económicas de la pampa, tierra excepcional de pastos y cultivos.

Ayudados por los europeos, los indios se dedicaron a capturar los rebaños de caballos salvajes y de bóvidos que vagaban por la pampa. Al principio la ganadería se practicaba únicamente con vistas a la exportación de los cueros; la carne no tenía valor alguno, pues no había buenos medios de transporte.

Bóvido: Se dice de todo mamífero rumiante con cuernos óseos cubiertos por estuche córneo, no caedizos, y que existen tanto en el macho como en la hembra. Están desprovistos de incisivos en la mandíbula superior y tienen ocho en la inferior, como la cabra y el toro. 

Cuando la técnica moderna permitió la preparación de extractos de carne, la pampa vio cómo su papel en la economía aumentaba en una sensible proporción, y más aún cuando la adopción de sistemas de refrigeración permitió conservar la carne.

Las industrias cárnicas tienen en Argentina un desarrollo inigualado. Esto se deriva del hecho de que la hierba y los alimentos para el ganado son de excelente calidad y poseen gran valor nutritivo, lo que contribuye a mejorar la calidad de las reses. Además, hay especialistas que consagran toda su atención a ese ganado y a la mejora de sus razas. De Europa, principalmente de Inglaterra, se importan animales seleccionados. Gracias a la genética iInteligentes cruces han permitido crear una cabana productora de carne, y otra, productora de leche.

La expedición de esta masa de productos ha traído consigo otros problemas, que Argentina ha resuelto creando una red de carreteras y de líneas de ferrocarril por las que la carne o el ganado llegan a los grandes depósitos frigoríficos, a los mataderos y a las fábricas de conserva, en donde se trata la carne según los métodos más modernos. Las instalaciones han sido construidas, por lo general; por ingenieros ingleses.

Gran  Bretaña  es   tradicionalmente fue uno de los clientes más importante de Argentina. El transporte por mar se efectúa en embarcaciones especialmente equipadas. Por otra parte, algunas firmas norteamericanas han instalado también fábricas de conservas (comed beef). La pampa no es, sin embargo, únicamente ganadera.

Los cultivos han ganado allí bastante terreno. Grandes estancias (empresas ganaderas) han sido divididas en empresas agrícolas que cubren actualmente 60 % de la superficie total. De los cultivos debemos citar especialmente a la soja, el maíz, destinado a la exportación, pues Argentina no posee industrias importantes dedicadas a la cría del cerdo.

El trigo, la cebada y el centeno se encuentran también entre los cereales que produce la pampa. Si las cosechas son menores que la del maíz, las exportaciones son, sin embargo, importantes, y utilizan los puertos de Buenos Aires, Rosario, Santa Fe o Bahía Blanca. También se produce lino, aunque únicamente para extraer el aceite de la semilla.

Y esta actividad múltiple que se desarrolla en la pampa, ¿no habrá roto la uniformidad que constituía su encanto?. Creemos que no, pues todas estas empresas están diseminadas y se pierden en interminables extensiones de terreno. Cada una de ellas se compone únicamente de algunos edificios, que rodean la casa del propietario, y las viviendas de los trabajadores; en sus cercanías hay siempre un molino de viento que sirve para bombear el agua del subsuelo. El conjunto está protegido por una pantalla de árboles.

Diseminados también por la región, han surgido algunos pueblos. Todos adoptan la disposición de un tablero de damas, y las viviendas y edificios administrativos, así como los depósitos para las cosechas, son de gran simplicidad. Pero son tan escasos que hay quien dice que Argentina es un país sin pueblos.

Como en el resto de los países de Iberoamérica, la población argentina vive principalmente en las ciudades. Buenos Aires cuenta con más de cuatro millones de habitantes, y es la mayor ciudad de América del Sur. Rosario, la segunda ciudad del país con sus 1.000.000 habitantes, es el puerto por excelencia para el tráfico de cereales.

La mayoría de las ciudades son muy simples, con calles de trazado rectilíneo. Subsisten algunos notables edificios de la época colonial española, especialmente edificios religiosos y palacios erigidos en estilo original. La catedral de Buenos Aires, el Cabildo y el convento de Rosario son un ejemplo de ello.

CARACTERÍSTICAS DE LA LLANURA PAMPEANA:

Llanura pampeana
Comprende las provincias de Buenos Aires, sur de Santa Fe, sudeste de Córdoba y San Luis y este de La Pampa.
Según su ubicación y sus precipitaciones, se la suele dividir en:

a) Pampa oriental o húmeda
b) Pampa occidental o seca

a) Pampa oriental o húmeda
La subregión de la Pampa baja u ondulada ocupa una estrecha franja de tierra extendida de norte a sur que sigue las orillas de los ríos Paraná y de la Plata. Es el área industrial más importante de la Argentina. Aquí se ubica la denominada «megalópolis argentina», que se extiende de norte a sur, desde Rosario (Santa Fe) hasta la ciudad de La Plata (Buenos Aires) y abarca el Gran Buenos Aires. La mitad de la población nacional se asienta en esta zona.

La cubierta vegetal fue modificada por la acción del hombre y reemplazada por especies exóticas. Esto mismo sucedió con los animales típicos. Su clima es benigno, denominado templado húmedo, con temperaturas de 18 °C y lluvias que alcanzan los 1100 mm anuales. Sufre la acción de los vientos Pampero, Sudestada y Norte.

Es la zona maicera más importante; se produce también trigo, soja y girasol. En las inmediaciones de las ciudades de Buenos Aires y Rosario se dan cultivos de huerta, frutales y flores.

En esta zona se emplazan importantes fábricas de productos químicos, textiles, metalúrgicos, alimenticios, farmacéuticos y refinerías de petróleo. En cuanto a los medios de transporte y comunicaciones, es un importante nudo de enlace a nivel nacional, regional e internacional. La presencia de puertos y de aeropuertos internacionales hacen de esta área una de las de mayor nivel de decisión político-económica del país.

La subregión de la Pampa deprimida ocupa la zona central de la provincia de Buenos Aires recorrida por la cuenca del río Salado, que desemboca en la amplia bahía de Samborombón. En el sudeste de la provincia de Buenos Aires, limitado por las sierras de Tandil y de la Ventana, se encuentra otro sector llamado Pampa interserrana. La actividad minera explota canteras de granito y piedra caliza en las Sierras Bayas.

Los suelos son inadecuados para la agricultura; por eso la cría de vacunos es la actividad predominante. En las zonas un poco más elevadas se cultivan cereales, como trigo, y forrajeras para engorde del ganado, como alfalfa, avena, cebada y centeno. La ganadería es de excelente calidad y reconocida mundialmente. Las razas destinadas al consumo de carne más conocidas son de origen inglés: Shorthorn, Aberdeen Angus y Hereford. Alternan con vacunos lecheros, como Holando-Argentina y Pardo-Suiza. Existen, además, ovinos de raza Lincoln, porcinos, caprinos y equinos.

Necochea, Quequén y Bahía Blanca son importantes puertos de embarque.

La subregión de la Pampa alta se ubica en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, con amplias zonas cubiertas de médanos, salinas y lagunas salitrosas. Sus suelos son muy aptos para la agricultura.

Relieve: La sierra del Tandil se extiende desde el cabo Corrientes, en la costa atlántica, hacia el Noroeste en una extensión de 350 km. Está constituida por cadenas cortas, desgastadas por la erosión, cuya mayor altura la encontramos en la del Tandil (500 m). Los principales cordones son: Los Padres, Volcán, Vigilancia, Tandil, Tinta, Azul, Olavarría y Bayas.

Las sierras de la Ventana, situadas más al Sudeste, cerca de Bahía Blanca, tienen su altura máxima en la de la Ventana (1.126 m), destacándose los cordones de Puán, Bravard, Tunas, Pillahuincó y Curumalal. La llanuar , dentro de la monotomía de la llanura, presenta aspectos diversos. Su inclinación general es hacia el Este; la zona irrigada por los afluentes de los ríos Paraná y de la Plata es ondulada, con barrancas sobre la costa, cuya altura no sobrepasa de los 10 a 15 m, terminando, en otras partes en suave declive, siendo al norte del Carcarañá baja y anegadiza.

Hacia el interior, es decir hacia el Norte, Oeste y Sur, la llanura ocupa un nivel menor en ciertas partes; es más baja y existen en ella una serie de lagunas o cañadas, como las que dan origen al rio Salado del Sur (Lagunas de Chañar, Mar Chiquita y Gómez) y otras, como las de Chascomús, Monte, Guaminí, Epecuén.

Hay zonas de terrenos muy arenosos. En las épocas de lluvia, éstos están cubiertos de pastos, pero cuando escasea la precipitación ocasionan mucho daño porque sus arenas se ponen en movimiento, es decir, avanzan sobre los lugares de cultivo. Aparte de esta zona de depresión, hay ; otra sobre la costa que empieza al comienzo del río de la Plata y se extiende hasta el sur de la Ensenada de Samborombón, que se caracteriza por ser muy baja, inundable, cenagosa y con cangrejales.

Entre las sierras de la Ventana y del Tandil existe una llanura intermedia que presenta al norte una gran depresión donde se han formado varias lagunas.

b) Pampa occidental o seca: Se desarrolla al oeste de la pampa húmeda, desde la isohieta de 500 mm anuales hacia el occidente. Linda con las laderas orientales de los Andes y las Sierras pampeanas. El clima es más seco, dada su condición continental. La vegetación es esteparia, con pastos cortos y duros, y manchones de árboles bajos y espinosos, como el caldén, el chañar y el algarrobo. Todas estas especies arbóreas son intensamente explota-
das para la provisión de maderas para mueble y leña.

Por la sequedad del aire y la falta de precipitaciones se formaron pocas lagunas, y muchas de ellas se transformaron en salinas.

El suelo está sometido a la erosión eólica (del viento) a causa de la agricultura intensiva, que no tiene en cuenta la disminución de nutrientes que se extraen con cada cosecha. Las ciudades son poco pobladas y su tamaño es reducido.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

Costas: Las costas de la pradera corresponden a dos tipos: el fluvial y el marítimo. Las del primero se extienden hasta el cabo San Antonio y las del segundo desde este punto hasta Bahía Blanca. Sobre la costa fluvial están situados los puertos de Santa Fe, Rosario, Villa Constitución, San Nicolás, San Pedro, Ramallo, Campana, Zarate, San Fernando, Buenos Aires, La Plata, etc. Los accidentes más notables son la Ensenada de Barragán, Punta Piedras, Ensenada de Samborombón, Punta Norte, Cabo San Antonio, etc.

En la costa marítima están los puertos de Mar del Plata, Quequén y Bahía Blanca con sus puertos Ingeniero White, Galván, Arroyo Pareja, Cuatreros, Nacional y la Base Naval de Puerto Belgrano.

Sobre la costa de la pradera están ubicados los puertos más importantes de la República, en su mayoría artificiales, hechos por el hombre, porque aquélla no presenta refugios naturales y la profundidad de las aguas es muy escasa.

El cabo Corrientes y la Barranca de los Lobos, en Chapadmalal, son dos de los lugares más hermosos de la costa marítima. Las playas se prolongan por la costa atlántica, siendo las principales las de Mar del Plata, Necochea, Mar Chiquita, Quequén, Monte Hermoso, etc.

Salvo en muy pocos trechos, esta costa presenta cordones litorales de médanos que se prolongan hasta detrás de Bahía Blanca.

Clima: La pradera está comprendida dentro de las zonas de clima templado; pero en los inviernos son muy comunes las olas de frío, con temperaturas inferiores a cero grado. Son masas de aire antartico que hacen sentir su efecto en casi todo el país.

La temperatura media anual está comprendida entre los 17 y 15 grados; pero las grandes heladas ocasionn enormes perjuicios a los cultivos.

Las lluvias, cuyo origen reside en los vientos húmedos del Atlántico, disminuyen a medida que nos alejamos de la costa, es decir, de Este a Oeste. El promedio anual de lluvia oscila de 1.000 mm al norte, sobre el río Paraná, hasta los 600 mm. en Bahía Blanca.

La pradera está comprendida entre las regiones de lluvias suficientes, que lo son salvo en épocas de sequía extraordinaria.
La continuidad de su suelo, sin montañas elevadas, hace que sea una región expuesta a los vientos. Los vientos predominantes son los del Sudoeste, Sudeste y Norte.

El viento «pampero» o del Sudoeste llega de la región cordillerana de los Andes patagónicos. Sopla con violencia, es muy seco y frío. Cuando impera, produce descensos de temperatura y, en verano especialmente, refresca de modo notable la atmósfera.

El viento sudeste, comúnmente llamado «sudestada», sopla del Atlántico y casi siempre viene acompañado de lluvia y origina temporales.

El viento norte llega de la zona tropical y su presencia significa calor y humedad, produciendo malestar a personas y animales. Por lo general origina tormentas cargadas de electricidad.

Hidrografía: La hidrografía de la pradera, comenzando de Norte a Sur, comprende los afluentes de los ríos Paraná y de la Plata, y los que forman la cuenca atlántica del sur de Buenos Aires. Los afluentes santafesinos del Paraná son: el Salado del Norte, Pasaje o Juramento y el Carcarañá o Tercero.

El río Salado del Norte nace en los rebordes púnenos y después de recorrer las provincias de Salta, Santiago del Estero y Santa Fe, desemboca al norte de la ciudad de Rosario.

El río Carcarañá nace con el nombre de río Tercero en las sierras de Córdoba y recibe luego las aguas del río Cuarto. Es de caudal muy irregular; no es navegable. Como el Salado, corresponden sus características a los ríos de llanura.

El río de la Plata, formado por los ríos; Paraná y Uruguay, es de una gran anchura y su cuenca abarca la red hidrográfica más grande del país. Sobre una longitud de 300 km presenta en su desembocadura 180 km de ancho. Es el río más ancho del mundo. Su lecho es poco profundo, con bancos de arena, razón por la cual se ha tenido que canalizarlo, y sólo su continuo dragado permite la entrada de barcos de ultramar. Cuenta con la isla argentina de Martín García y con numerosos bancos, como el Ortiz, Arquimedes, Piedras, Roñen, etc.

Su profundidad media es de 6 m; con el dragado de los canales llega a 10 m. Las mareas no producen grandes cambios en la altura de sus aguas, en la que son los vientos los que ejercen gran influencia. Cuando sopla el viento Pampero, las bajantes se producen en la costa argentina, creciendo el nivel de las aguas en la costa uruguaya; ocurre lo contrario cuando sopla el viento Sudeste. El viento Norte produce una bajante general. Las crecientes normales son producidas como consecuencia de las crecientes de los ríos Paraná y Uruguay, ya estudiadas en la zona mesopotámica.

Vida vegetal y animal
VEGETALES: La pradera está comprendida dentro de lo que se llama «pampa húmeda», favorecida por las lluvias, y aparece cubierta de hierbas de poca altura, especialmente gramíneas, y en los lugares húmedos y bajos, especialmente en las «cañadas» y «bañados», juncos y cortaderas.

Dentro de la zona herbácea pampeana podemos demarcar la reglón de los pastos tiernos y la de los pastos duros, clasificados también en dulces y agrios. La primera comprende la parte oriental, limitada hacia el Sur por una línea curva que se trazase desde Mar del Plata, pasando por les fuentes del río Salado del Sur, hasta la ciudad de Rosario.

La parte restante es la que corresponde a los pastos duros. Pero esta división no es rigurosa, ya que las condiciones de algunos suelos dentro de las zonas hacen variar las clases de pastos.

Entre los pastos tiernos figuran la gramilla, la cebadilla, el trébol, la lengua de vaca, etc., que son de excelente alimento para los ganados. Sirviendo de recuadro a la pradera tenemos el bosque ribereño de la cuenca del Plata, que cuenta con talas, ombúes, seibos, laureles, mataojos, arrayanes, sauces criollos, lecherones, etc.

Al norte de Santa Fe tenemos formaciones boscosas de transición, como consecuencia de la terminación de los bosques chaqueños, y lo mismo ocurre al oeste, donde comienza la formación del monte con matorrales bajos y ralos.

Dentro de las sierras del Tandil nos encontramos con una especie leñosa, el «currumamuel», arbusto que crece entre las piedras.

La tradición considera al ombú como el árbol típico y originario de la pampa, pero algunos estudiosos señalan como lugar de procedencia de esta hierba gigante la zona lacustre del Ibera, en Corrientes. Otros consideran al caldén como el árbol pampeano característico, por existir en una gran zona de la pampa occidental.

Los pastos naturales han sido suplantados hoy en muchas zonas por el cultivo de forrajeras, tales como la cebada, la alfalfa, la avena, etc. Los montes que se divisan actualmente en la pradera son artificiales y las especies más abundantes son los paraísos, eucaliptus, plátanos, casuarinas, etc.

Agricultura. La agricultura en la pradera, junto con la ganadería, constituyen las dos fuentes de riqueza más importantes. Destácanse el cultivo de los cereales y del lino. Entre los primeros, está la soja , luego el trigo y el maíz son los que se producen más. Siguen luego la cebada, el centeno y la avena. El lino, planta oleaginosa y textil, se cultiva intensamente en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, en Santa Fe y en Córdoba.

El área del cultivo del maíz es general, pero alcanza el máximo en el noreste de la provincia de Buenos Aires, y el sur de Santa Fe. La cebada en el sur y el oeste de Buenos Aires y este de La Pampa. La avena en el sur de la llanura. La soja y el trigo son unos de los productos más cotizados y por esa razón se han realizado estudios para determinar su área de mejor producción. El  Ministerio de Agricultura había precisado cinco zonas trigueras, indicando en cada una el tipo de trigo que conviene sembrar, la sexta zona corresponde a Entre Rio».

ANIMALES:: Entre las aves, la más genuina es el ñandú, que va desapareciendo; abundan la perdiz común y la martineta, los caranchos, las lechuzas, los chimangos. Aves menores: el hornero, el tordo, la calandria, la ratona, el chingólo, et. Deben ser citados la vizcacha y la comadreja como enemigos del agricultor.

Ganadería.  La ganadería es la otra industria madre de nuestro país. La reproducción y selección de razas alcanzadas nos aseguran los mercados extranjeros. El ganado criollo, a través de cruzas racionales y científicas, nos ha dado tipos de gran clase. De cada raza se ha obtenido el máximo de rendimiento. Así tenemos las razas Shortorn, Hereford y Aberdeen Angus en los bovinos, especiales para la carne. La flamenca, holandesa y normanda son las mayores rendidoras de leche.

En el ganado ovino se ha conseguido con la Merino, Lincoln, etc., el mayor rendimiento de lana y carne, según sus características.

Este desarrollo de la ganadería ha originado el establecimiento de muchos frigoríficos, cuyos centros principales están en Rosario, Campana, Avellaneda, La Plata y Bahía Blanca.

Las curtiembres, ayudadas con la producción nacional de tanino, están en excelentes condiciones de progreso y como consecuencia del mismo, la industria del calzado ha tomado gran incremento.

La industria lechera, que comprende la fabricación de manteca, caseína, queso y crema, ha alcanzado una importancia muy grande y sus productos elaborados son motivos de un activo comercio interior y exterior.

El caballo es un elemento valioso para las faenas agrícola-ganaderas en la pradera, aunque va siendo reemplazado por los medios mecánicos; pero en ciertos trabajos es insustituible y su uso muy económico.

La raza criolla es conocida por su resistencia y junto con la árabe son las más utilizadas para silla. Fuera de las razas de tiro pesado y liviano, tenemos para los deportes los «pura sangre» y los petizos Polo Poney, de excepcionales condiciones.

El ganado porcino no es tan importante, teniendo en cuenta la cantidad de cabezas de los otros ganados. La elaboración de jamones y las compras de los frigoríficos han impuesto una mestización racional con excelentes resultados.

EL TURISMO EN LA REGIÓN PAMPEANA
Hay diversos centros turísticos con infraestructura adecuada para recibir a los viajeros anualmente. Rosario: para el fin de semana del 20 de junio (celebraciones del Día de la Bandera Nacional) concentra gran cantidad de público.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires:
atrae a gran número de turistas nacionales y extranjeros durante todo el año. La oferta cultural es una de las más importantes del mundo: cines, teatros, festivales, encuentros y congresos de toda índole. Se recomienda visitar los típicos barrios de La Boca, San Telmo, Palermo, Recoleta. Congreso. Monserrat y  el centro gastronómico de Puerto Madero. Durante la última semana de agosto se realiza el Campeonato Mundial de Baile de Tango, que atrae a gran cantidad de visitantes.

Mar del Plata y la costa atlántica: durante el verano, sus extensas playas se colman de turistas que llegan de vacaciones. La oferta cultural también es importante. El Festival internacional de Cine, uno de los más prestigiosos del mundo, concentra anualmente a las grandes estrellas del cine mundial los primeros días de marzo.

En enero se desarrolla la Fiesta Nacional del Mar, con elección de la reina del evento. La Fiesta Nacional de la Corvina Negra se realiza en el Partido de la Costa, provincia de Buenos Aires, durante octubre. Hacia fines de septiembre se lleva a cabo, en la localidad bonaerense de Belén de Escobar, la Fiesta Nacional de la Flor, que culmina con un deslumbrante desfile de carrozas cubiertas de flores.

Las sierras de Tandil y de la Ventana ofrecen espectaculares paisajes serranos, valles y suaves llanuras cultivadas, que atraen todo el año a turistas a quienes les gustan los deportes de aventuras como el rafting, el aladeltismo y el trekking.

El turismo de estancias está muy promocionado para los extranjeros que desean pasar un día completo en una estancia argentina. Durante la estadía se pueden realizar labores propias del campo, como ordeñar vacas, amasar pan, montar a caballo, ver una jineteada o almorzar un asado criollo y, cuando llega la tarde, disfrutar de una mateada con pasteles de dulce. San Antonio de Areco recibe a turistas nacionales e internacionales en el Día de la Tradición, que se festeja el fin de semana del 10 de noviembre con desfile de gauchos, tropillas, jineteadas y otros eventos acordes.

Ver: La Agricultura en Argentina

Ver: Biomas de Argentina Pastizales Selva Chaqueña Bosques

 

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Sebastian El Cano Elcano Historia Primera Vuelta al Mundo Magallanes

Sebastián El Cano Elcano Historia Primera Vuelta al Mundo

Recibimiento que se hizo a del Cano en la Corte.
Mercedes que se le concedieron

Juan Sebastián Elcano, también escrito Juan Sebastián del Cano o Juan Sebastián de El Cano (Guetaria, Guipúzcoa, España, 1476 – Océano Pacífico, 4 de agosto de 1526), fue un marino español que participó en la primera vuelta al mundo, quedando al frente de la expedición tras la muerte de Fernando de Magallanes.

Historia Primera Vuelta al Mundo

«Desde San Lúcar tenia escrito El Cano al Emperador participándole su llegada. El Monarca desde Valladolid, donde residía la Corte, le contestó a Sevilla, mandándole que fuese a darle cuenta de su viage, acompañado de dos de sus camaradas los que a él le pareciesen mas cuerdos y de mejor explicación.

Estaban en situación tan desastrada, que el mismo Emperador tuvo que dar orden a los oficiales de la Casa de Contratación, para que a todos tres los vistieran y auxiliaran.

Llegado Juan Sebastian a Valladolid, se presentó al Emperador con algunos indios que habían quedado vivos; con los regalos de los reyes de Molucas, y con las muestras de la especería.

El Monarca lo recibió muy bien, congratulándole con donaire por ser el primer hombre que hubiese rodeado nuestro globo por el Océano, como el Sol por su eclíptica, é hizo merced, á él y a sus compañeros, de la cuarta parte de la veintena que a Su Magestad pertenecía de todo lo que traian en sus cajas, incluyendo en la merced a los prisioneros hechos en Cabo Verde, los cuales ya habían sido remitidos a Lisboa en una nave llegada de Calicut, y fueron reclamados vivamente por el Emperador al rey de Portugal.

Concedió además a El Cano privilegio de introducción, y un escudo de armas, en cuya primera mitad, en lo alto, pusiese un castillo dorado en campo rojo, y en la otra mitad un campo dorado, sembrado de especería con dos palos de canela, tres nueces moscadas en aspa y dos clavos de especia, encima un yelmo cerrado y por cimera un globo con esta inscripción: Prirnus circunzdediste me. ¡Magnífico emblema, y sorprendente siglo aquel, en que la historia contemporánea, podía ofrecer tales imágenes para alentar el espíritu caballeresco y emprendedor!

En Valladolid, sin embargo, no todo fue placemes y satisfacciones para El Cano.

La tripulación de la nao San Antonio, que sublevada por el piloto Esteban Gómez contra su Capitán Álvaro de Mezquita, había dado la vuelta a España antes de atravesar el Estrecho, para cohonestar su desobediencia y rebelión, acriminó a Magallanes por las ejecuciones hechas, y dio muchas quejas de lo mal dirigida que iba la expedición.

Esteban Gómez entregó a los oficiales de la Casa de contratación a Alvaro de Mezquita, que lo traía aherrojado, y cuyos bienes fueron embargados, mientras se le formaba proceso.

Declararon cincuenta y cinco personas que venían en la nave; como no todas eran enemigas de Mezquita, ni habían aprobado lo hecho, las declaraciones fueron confusas y contradictorias.

Lo único que se sacó en limpio fue, que la conducta de Esteban Gómez no era del todo laudable, y a él y a cinco de sus principales compañeros se les metió también en la cárcel, mandándose depositar la nave y sus efectos.

Pronto salió de la prisión Esteban Gómez y obtuvo el mando de una Escuadra contra los corsarios que infestaban las Indias, mientras el infeliz Mezquita, víctima de la insubordinación de Gómez seguía preso como un malhechor y desposeído de sus bienes.

Cuando llegó la nao Victoria quiso el Emperador que se hiciese una información sobre la conducta de Magallanes y de los sucesos de su expedición, acerca de todo lo cual los tripulantes de la San Antonio habían hecho formar ideas muy oscuras.

En Valladolid, pues, fue requerido El Cano con sus dos compañeros Francisco de Albo, piloto de la Victoria y Fernando de Bustamante, su barbero ó cirujano.

La declaración de El Cano fue dura, culpando a Magallanes de falta de consideración hacia sus compañeros; de ene miga hacia los castellanos; de irreverencia hacia las órdenes del Rey; de dilapidación de su hacienda, interpretando como una de las causas del rigor que empleó contra los Capitanes que justició en el puerto de San Julián, el deseo de entregar el mando de las naves a los portugueses, sus parientes y amigos, como se vió en los cargos que dio a Álvaro de Mezquita y a Duarte de Barbosa.

Todas las respuestas con que satisfizo a las preguntas que se le hicieron, demuestran la ruda franqueza de un marino.

Debieran parecer poco generosas, tratándose de un hombre ilustre que fue su Caudillo, y que acabó sus días con una muerte gloriosa en la empresa; sino pudiera reconocerse en ellas el deseo de volver por la reputación de los que fueron justiciados, librando sus nombres de la nota de traidores, que se les impuso.

Nada encubrió de la parte que había tomado en aquel momento, en que de orden de Quesada se encargó del mando de la nave San Antonio y asestó sus cañones.

Que el Emperador quedó satisfecho de la declaración de El Cano, á pesar de esta confesión, lo indica el que poco después (el 23 enero de 1532) le hizo merced de una pensión vitalicia de quinientos ducados al año, asentados en la Casa de Contratación, de la especería establecida por aquel tiempo en la Coruña; y si bien no pudo cobrarla por el mal estado del Real Tesoro, su concesión es un testimonio de la benevolencia del Monarca hacia él.»

Fuente: Es parte del cap. IX de la Historia de del Cano, por Navarrete (E.) — Páginas 107 a 114