Los Viajes en Carreta

Ritual Indigena con el Caballo:Rito Aborigen con el Caballo

Ritual Indígena con el Caballo: Rito Aborigen con Caballo

RITUAL INDIO CON EL CABALLO: El caballo no sólo le sirvió al indio para la guerra, el transporte, el comercio y el alimento.

Además, le proporcionó un conjunto de materias primas que los artesanos emplearon para confeccionar los más diversos artículos.

Así fue que utilizaron cueros, huesos, cerdas, tendones y hasta la bosta, como sustituto de la leña.

ritual indio con el caballo

Con ellos construyeron sus toldos, hicieron sus vestimentas, diversos utensilios y todo lo que se pueda imaginar.

El caballo también llegó a ocupar un lugar destacado en sus creencias y su religión.

El Nguillatun o «rogativa» es la celebración religiosa más importante de los araucanos, que todavía practican sus descendientes.

Armaignac, que la describió muy bien después de visitar a Catriel en 1870, dice:

«Mataron dos yeguas y devoraron aún calientes su hígado y su sangre; rompieron filas y cada indio se retiró a su toldería para hacer los preparativos para su partida.

Los caballos sagrados volvieron a ser simples cuadrúpedos y sus jóvenes custodios pudieron soltar la lengua libremente después de tenerla cautiva tres días».

A. Guinnard, aventurero francés que fuera cautivo de los indios, e incluso escribiente de Calfucurá, comentó una ceremonia fúnebre de los araucanos de esta forma:

«Una vez dejado allí el cadáver (en la tumba). matan, en el mismo lugar, primero al caballo portador de los despojos de su amo, y luego a varios otros ( … ) destinados a servir de alimento al muerto durante todo el trayecto que debe efectuar para alcanzar el fin del viaje».

Sobre el mismo tema, Zeballos escribió: «Enterrado el cadáver los araucanos matan al mejor caballo y dejan su osamenta sobre la sepultura.

Creyentes en la existencia de una vida más allá de la terrenal, el caballo sigue al amo para servirle en ella», y así fue que desde el mismo vientre de su madre hasta su tumba, el indio del desierto siempre tuvo a su lado un caballo.

Ver: Origen del Caballo en América

Ver: Primeros Caballos en Argentina

Otros Temas Relacionados

• El Fetichismo Religioso ¿Que es? Culto, Ritos, Hechizeros y Fetiches
• Adultez segun las distintas culturas. Ritos y Ceremonias de Iniciación
• Que es un Chaman? Ritos, Historia y Funciones en Pueblos Antiguos
• Culto al Hogar y a los Muertos en Roma Antigua Ritos y Sacerdotes
• Ritos Funerarios Formas de Enterrar a los Muertos Las Tradiciones
• Enterrar a los Muertos Culto a los Muertos y Ritos en America
• Ritual Indigena con el Caballo Rito Aborigen con el Caballo
• Los Druidas:Sacerdotes Celtas, Sacrificios Humanos y Ceremonias
• Los Sacrificios Humanos de los Aztecas: Motivos y Ceremonia

Enlace Externo:• ¿Cómo eran los ritos funerarios en la prehistoria?

El Indio y La Domesticacion del Caballo Español

El Indio y La Domesticacion del Caballo Español

EL CABALLO ES ADOPTADO POR EL INDIO:

La disponibilidad de grandes cantidades de caballos afectó de distinta forma a los españoles, criollos, mestizos e indios.

Para los criollos y españoles, en buena situación económica, significaron más riqueza y un buen medio de transporte; para los mestizos y peones de raza blanca, el caballo ofreció el escape al trabajo de la estancia o del pueblo, para poder irse libremente a vivir en la pampa, como quisieran, formando un grupo que tuvo importancia en el desarrollo social argentino.

el caballo adoptado por el indioLos primeros indios que se encontraron con los equinos que quedaron en la expedición de Mendoza, aprendieron a amansarlos, y de esa unión hombre-caballo resultó una poderosa combinación que implicó una revolución de las estructuras sociales, políticas y económicas de los nativos de la pampa y de los araucanos que llegarían de Chile.

En el período anterior al conocimiento del caballo, el hábitat de los aborígenes era reducido a consecuencia de la falta de movilidad.

Durante el período ecuestre, gracias a aquél, el territorio se agrandó enormemente y las técnicas de caza se perfeccionaron, con el rodeo de los animales salvajes.

En la guerra se reemplazó el arco y la flecha por la lanza y se usaron armaduras de cuero de equino.

Las actividades económicas se convirtieron en predadoras, porque se basaron en el robo de ganado.

El rol de la mujer cambió fundamentalmente al ser liberada del transporte de enseres, para dedicarse al grupo familiar y los trabajos en los toldos.

La alimentación cambió haciéndose en base a la carne del equino.

Y algo muy importante: el incomparable adiestramiento de sus caballos les permitió tener grandes ventajas cuando hubieron de enfrentarse con los cristianos.

Veamos con más detalle lo que sucedió con este conjunto de comunicaciones culturales que se conoce como «complejo ecuestre» o «complejo del caballo».

El español llegó al Río de la Plata con un elemento valioso para la guerra: el caballo.

Este animal causó espanto entre los indígenas, hasta que se acostumbraron a pelear con los europeos; entonces, tomándolo de las riendas hacen caer al jinete, pero para llegar a esto pierden muchas vidas.

El coronel  Wlather dice en su libro La conquista del desierto:

«Antes de la introducción del caballo en las pampas, andaban y combatían a pie, pero cuando adaptaron el cuadrúpedo a sus costumbres, se convirtieron en habilísimos jinetes, transformando a los equinos en valiosos auxiliares para la guerra. Ello les permitió ganar movilidad y rapidez de acción en sus correrías».

Sobre los caballos de los indios de la pampa, una de las primeras referencias se encuentra en lo que escribiera el virrey Ceballos en 1777, al referirse al plan que quiso poner en práctica contra los enclaves indígenas.

Allí dice: «Yo medito que se haga una entrada general en la vasta extensión a donde se retiran y tienen su madriguera estos bárbaros, favorecidos en la gran distancia y en la ligereza y abundante provisión de caballos de que están provistos».

Un párrafo de la memoria del virrey Vértiz, a su sucesor el marqués de Loreto, escrito en 1784, explica: «(…)

Que los indios forman cuerpos errantes, sin población ni habitación determinada; que carecen de todos los bienes de fortuna, que no aprecian comodidades; que se alimentan de yeguas y otros animales distintos de los que usamos nosotros (…)».

Está claro, por lo que escriben los virreyes, que en la segunda mitad del siglo XVIII era bien conocido que los indios disponían de muchos y buenos montados, y que se alimentaban con carne de yegua.

Con respecto a la forma como amansó el caballo el indio, y como lo entrenó para la lucha, se ha escrito mucho, por lo que a continuación sólo nos referiremos a los autores que expresaron mejor esa habilidad, recordando que para varios entendidos en la materia, aquél superó al gaucho en ese aspecto.

El capitán F.B. Head, en su libro Las Pampas y los Andes, escribe al respecto:

«Los gauchos, que son magníficos jinetes, declaran todos que es imposible correr con un indio, porque los caballos de los indios son mejores que los suyos, y también que tienen una forma de impulsarlos por medio de gritos y de movimientos peculiares de sus cuerpos, que, aun si cambiaran los caballos, los indios ganarían».

Martiniano Leguizamón hizo notar por su parte que «el indio fue el maestro del gaucho en el manejo del lazo y de las boleadoras».

Lucio V. Mansilla escribió:

«Los indios no echaron pie a tierra. Tienen ellos la costumbre de descansar sobre el lomo del caballo. Se echan como en una cama. haciendo cabecera del pescuezo del animal, y extendiendo las piernas cruzadas en las ancas, así permanecen largo rato, horas enteras a veces.

Ni para dar de beber se apean; sin desmontarse sacan el freno y lo ponen. El caballo del indio, además de ser fortísimo, es mansísimo. ¡Duerme el indio!, no se mueve.

¡Está ebrio», le acompaña a guardar el equilibrio. ¡Se apea y le baja la rienda», allí se queda. ¡Cuánto tiempo», todo el día. Si no lo hace es castigado de modo que entienda por qué. Es raro encontrar un indio que use manea, traba, bozal y cabestro.

Si alguno de esos útiles lleva, de seguro que anda redomoneando a un potro, o es un caballo arisco, o enseñando a uno que ha robado en el último malón.

«El indio vive sobre el caballo, como el pescador en su barca: su elemento es la Pampa, como el elemento de aquél es el mar. (…) Todo cuanto tiene dará el indio en un momento crítico por un caballo.»

Temas Relacionados: 

Ritual Indio con el Caballo
Origen del Caballo en América
Primeros Caballos en Argentina

Enlace Externo:• Origen y evolución del caballo