Las Nuevas Tecnologías

Desastres Naturales Por Causas Meteorológicas Ciclones (301)

Desastres Naturales Por Causas Meteorológicas

Desastres Naturales  –   Fuerzas Internas –   Causas Meteorológicas   –   Nuevas Tecnologías  –   Prevención

LA METEOROLOGÍA: (del griego meteoros, «que está en lo alto del aire» y logos, «discursos»), es aquella parte de la geofísica que estudia los fenómenos físicos de la troposfera, o sea de aquella parte de la atmósfera que está en contacto directo con la corteza terrestre.

Uno de los elementos de importancia fundamental para las variaciones atmosféricas consiste en el desplazamiento, tanto vertical como horizontal, de grandes masas de aire, en un permanente dinamismo originado por los cambios de temperatura y de humedad (vapor acuoso).

Como no todos los puntos de la superficie de la Tierra tienen la misma temperatura, continuamente se forman diferencias de presión, con desplazamientos de masas de aire, más o menos imponentes y veloces, entre las zonas de presión mayor y las de presión menor.

Estos desplazamientos toman el nombre de vientos y obedecen en general a determinadas leyes de formación, que pueden ser estudiadas y conocidas y, por tanto, utilizadas para formular previsiones meteorológicas

DESASTRES POR CAUSAS METEOROLÓGICAS

El comportamiento de la troposfera, bajo ciertas circunstancias, alcanza condiciones extremas. Esto puede materializarse en distintos desastres naturales: inundaciones debido al exceso de precipitaciones, sequías debido a la falta de lluvias de manera irregular (coincidiendo en algunas ocasiones con olas de calor).

En otros casos, las olas de frío llegan a causar nevadas extraordinarias, heladas tardías y pérdidas económicas, especialmente en el sector agrícola. Las granizadas, por su parte, forman parte de los desastres por causas meteorológicas.

Todos estos fenómenos impactan de manera considerable sobre la economía de los países, las nevadas bloquean los caminos, principalmente en las zonas montañosas ubicadas a una altura considerable, como los Alpes y los Andes argentino-chilenos, causan la mortandad de animales que mueren de frío y de hambre, al quedar cubiertas las pasturas por la nieve. Esto último afecta sobre todo a los países en desarrollo, ya que no se practica la cría de galpón.

Las inundaciones: Las catástrofes naturales más frecuentes son las inundaciones. Éstas se originan por lluvias torrenciales o por deshielos. Producen una serie deconsecuencias como la perturbación de la economía de la región (sobre todo si es agrícola porque, cuando el agua se retira, arrastra la capa fértil del suelo. Otra consecuencia es la contaminación de los suelos y las napas freáticas, poniendo a la población en riesgo de epidemias.

En 1996, se produjo una de las inundaciones más recordadas por los daños que causó en Florencia (Italia). Debido a lluvias torrenciales el río Arno, que la atraviesa, aumentó su caudal y su velocidad (alrededor de 130 km/h), salió de su cauce e inundó gran parte de Florencia.

En esta inundación no sólo hubo que lamentar las personas que quedaron sin techo y otros daños económicos, sino también las pérdidas que sufrió la cultura, pues las aguas y el barro entraron a los museos y dañaron más de un millón de cuadros y otros objetos de arte

Otro desastre meteorológico es el aluvión de barro. Se produce cuando las lluvias se tornan torrenciales y caen en áreas con pendientes pronunciadas, destruyendo todo a su paso. Ello es lo que ocurre en el litoral brasileño, donde los aluviones que descienden de los morros suelen arrasar las villas de emergencia (favelas)

En nuestro país, la inundación de mayo de 1998 fue considerada la mayor catástrofe de este tipo del siglo XX. Afectó a un tercio de las provincias argentinas situadas a orillas de los ríos Paraná y Paraguay.

Las ciudades de Resistencia (Chaco) y Goya (Corrientes) fueron las más afectadas. La inundación de 1999 afectó una de las zonas agrícolas más productivas del país, comprendida por el noroeste de Buenos Aires, nordeste de La Pampa y el sur de Córdoba.

Así también, en abril del año 2003 la provincia de Santa Fe se vio sumergida en lo que se denominó crisis hídrica. Esta inundación fue provocada por el desborde del río Salado que afectó de manera rotunda las actividades y provocó perdidas considerables.

El riesgo mayor lo padeció la ciudad de Santa Fe que llegó a tener casi el 70% de su área de ocupación inundada. Incluso, en el año 2007, a causa de precipitaciones torrenciales, la ciudad de Santa Fe también se vio expuesta a inundaciones considerables que afectaron nuevamente las actividades y causo perdidas materiales.

Estos fenómenos climáticos deben observarse en el contexto del recalentamiento global, producto de la contaminación del planeta por más de un siglo.

Las sequías: Como primera cuestión, es necesario distinguir aridez de sequía. La aridez es una condición permanente y las sociedades que viven en los desiertos se han adaptado a ella, realizando las obras necesarias para suplir la falta de agua. Por el contrario, la sequía es un fenómeno circunstancial o esporádico que provoca un desastre.

A diferencia de los demás fenómenos naturales, las sequías suelen ser prolongadas y de mayor alcance, por lo que el daño ocasionado a largo plazo es mayor. Las consecuencias alcanzan a todos los aspectos de la vida. Se pueden destacar:

• falta de agua potable, por la disminución del caudal de ríos y arroyos y el agotamiento de las napas freáticas;

• hacinamiento en las ciudades: éxodo rural a causa de la muerte del ganado por sed y hambre por falta de pasturas. Además, el viento provoca la voladura de los suelos arrastrando su capa fértil;

• crisis económica, el ganado adelgaza por falta de pasturas y baja su precio en el mercado. Además, su debilidad lo hace más vulnerable a las epidemias. También se elevan los precios de los alimentos al perderse las cosechas;

• aumenta la frecuencia de incendios, al elevarse la temperatura y la aridez.

Una de las sequías más importante se registró en El Sahel (África) entre 1969 y 1973. Afectó al sur del desierto del Sahara y produjo un aumento de su superficie (en Mauritania, Senegal, Malí, Burquina Faso y Chad). Además, murieron más de 200.000 personas de hambre y la mayor parte de los campesinos tuvieron que emigrar por las pérdidas de las cosechas y la muerte del ganado.

Los tornados y los huracanes

Como se forma un huracán

Se pueden distinguir dos tipos de vientos fuertes: el tomado y el huracán.

Por un lado, los tornados son tormentas que pueden alcanzan una velocidad de hasta 500 km/hora. Se desplazan sobre los continentes entre los 200 y 500 de latitud en ambos hemisferios, formando una veloz corriente ascendente de aproximadamente 250 m de diámetro. Si los mismos se producen sobre las aguas marinas, se llaman trombas y representan un serio peligro para la navegación.

En este sentido, entre los tornados más recientes se destaca el que se produjo en EEUU en mayo de 1999. Consistió en una serie de 59 tornados, que, uno detrás de otro, devastaron inmensas áreas de la planicie central, ocasionando la perdida de viviendas a miles de familias. El tornado más fuerte alcanzó un diámetro de un kilómetro, y una velocidad superior a los 200 km/hora.

Por otro lado, el huracán tiene distintos nombres según la región: se lo llama ciclón tropical en el Caribe, tifón en el Índico y mar de Japón, baguío en Filipinas y willy-willy en Australia.

Los huracanes son violentas perturbaciones que se producen en la troposfera. Se originan por una baja presión atmosférica (de hasta 900 hPa) y giran en forma de espiral alrededor de su centro (ojo del huracán). Por lo general, son acompañados de vientos de hasta 300 km/h, por trombas de agua (hasta 2.000 litros por m2 en un día), embravecimiento del mar y tormentas eléctricas.

Los huracanes se desplazan hacia el oeste, girando luego hacia el norte o hacia el sur cuando penetra en los continentes. Se originan sobre los océanos, entre los 50° y 20° de latitud, cuando la temperatura de las aguas oceánicas es de 270°C o aún mayor. Los vientos que alcanzan velocidades de 200 km/hora rotan en círculos de 500 a 1.800 km. de diámetro, durante varios días o incluso semanas.

Hay que considerar que al llegar al continente produce inmensos oleajes que se abaten sobre las costas, provocando efectos destructivos. Si bien la velocidad del viento aminora a medida que llega a tierra firme, las lluvias que se originan pueden causar inundaciones.

Un huracán muy devastador fue el Mitch, en 1998. A su paso por Centroamérica dejó alrededor de 30.000 muertos y desaparecidos, y cuantiosas pérdidas económicas, ya que destruyó viviendas, puentes, caminos y gran parte de las plantaciones de café y plátanos. Hay que considerar también el grado en que estas sociedades se ven afectadas por esta clase de fenómenos. Por lo general en Centroamérica los países son monoproductores (es decir centran su actividad productiva en un sólo producto que es primario).

Cuando estos fenómenos climáticos provocan daños severos se produce lo que a nivel internacional se denomina “catástrofe humanitaria”. Ante ello, los organismos internacionales como la ONU (Organización Mundial de las Naciones Unidas) se movilizan de inmediato, como así también los países vecinos y los desarrollados, para proporcionar ayuda.

Los desastres se presentan con más asiduidad en los países periféricos. De todos modos, los países desarrollados se encuentran siempre involucrados, porque son los responsables de otorgar créditos a los gobiernos damnificados, para que puedan reconstruir la infraestructura mínima para la población y reactivar su aparato productivo.

Ciclones y anticiclones
Ya se ha visto anteriormente que la temperatura disminuye regularmente a medida que se asciende en el espacio. Pero debido a los múltiples y muy variados factores que influyen en la temperatura del aire, suele ocurrir que a una misma altura se registran temperaturas y presiones distintas. Las isóbaras, como ya se ha dicho, son las líneas que unen todos aquellos puntos que en un intervalo de tiempo dado tienen igual presión (media), y son por ello mismo muy distintas no sólo de las isotermas (líneas de igual temperatura), sino también de las curvas de nivel que unen todos los puntos de igual altitud.

De ordinario, suele suceder que las isóbaras tienden a asumir una forma cerrada, determinando así un área o zona, dentro de la cual el valor de las presiones se manifiesta de dos modos muy característicos: presión atmosférica que disminuye hacia el centro de la zona, o presión atmosférica que aumenta.

En el primer caso, el área considerada toma el nombre de zona ciclónica; en el segundo recibe, por el contrario, el nombre de zona anticiclónica. La zona ciclónica es un área sobre la cual la presión atmosférica es máxima en los bordes y mínima en el centro; dicha zona el índice de variaciones meteorológicas más o menos intensas y, en general, es muy inestable, con tendencia a desplazarse incluso con mucha rapidez a zonas distintas de las de formación.

En cambie la zona anticiclónica es un área sobre la cual la presión atmosférica es mínima en los bordes y máxima en el centro; es mucho más estable que la zona ciclónica, desarrolla una influencia más duradera y es indicio de condiciones meteorológicas más fijas.

Cuidadosas mediciones han permitido determinar que las zonas ciclónicas y anticiclónicas están sujetas a un movimiento general en sentido contrario a los dos hemisferios. En eL hemisferio boreal, las masas de aire de los ciclones se desplazan desde la periferia hacia el centro en sentido contrario al de las agujas del reloj, llamado también antihorario, mientras que las masas de aire de los anticiclones se desplazar. desde el centro hacia la periferia en sentido horario.

Estos movimientos, con sus respectivos .sentidos de rotación resultan evidentemente influidos por el movimiento rotatorio de la Tierra que gira alrededor de su eje de Oeste a Este; lo mismo ocurre con las corrientes marinas, en las cuales las masas de agua en movimiento se desplazar, también en sentido contrario en los dos hemisferios.

Huracan Katrina Consecuencias Desastres en Estados Unidos

Huracán Katrina y sus Consecuencias
Desastres Naturales en Estados Unidos

Fue un desastre natural de magnitud sin precedentes: 1.836 muertos, el 80 por ciento de Nueva Orleans bajo el agua, 1,1 millones de desplazados, y $ 81 mil millones de dólares en daños y perjuicios. Los esfuerzos iniciales de socorro estaban desorganizados, y la policía no pudo controlar la violencia que en los días posteriores, cuando  el cielo se despejó.

Los esfuerzos de recuperación han atraído a nuevos residentes, nuevas industrias a la deriva a la región, y las escuelas charter innovadoras han reemplazado a muchos no las escuelas públicas. Persisten los retos: las partes de la ciudad – incluyendo el Lower 9th Ward – están en su mayor parte vacías, existe una falta de viviendas asequibles, y el riesgo de inundaciones sigue siendo alta. Pero con su nuevo alcalde, la continuación del apoyo financiero, y el espíritu inquebrantable de la gente de Nueva Orleans, esta joya cultural puede brillar algún día aún más brillante que antes.

 

La localidad más devastada fue Nueva Orleáns. Construida en su mayor parte bajo el nivel del mar, el 80 por ciento de la ciudad quedó sumergida en un pantanal de agua sucia, hasta una profundidad de 6 metros en algunos lugares, al reventarse los diques y canales que la surcan y que no pudieron soportar la fuerza del agua que venía del lago Pontchartrain. Las calles se llenaron de cadáveres flotando y miles de personas se vieron obligadas a refugiarse en los tejados de sus casas.

El huracán Katrina fue el más costoso de los ciclones tropicales en el Atlántico, azotó la región de la costa del golfo de los Estados Unidos el 28 de agosto de 2005. Varias personas perdieron la vida y muchos se quedaron sin hogar. El daño ambiental y las amenazas graves para la salud pública fueron los otros resultados del huracán Katrina. Fue registrado como el sexto huracán más fuerte hasta la fecha. Entre las zonas afectadas, la devastación más grave ocurrió en Nueva Orleans, Mississippi y Louisiana. Los graves efectos devastadores del huracán Katrina se debieron  sobre todo a las inundaciones, como podemos ver en la foto arriba.

Huracán Katrina: Efectos económicos:  Según el Bureau of Economic Crisis (BEA), el impacto económico global del huracán Katrina se estimó en unos 150 millones de dólares, y se lo considera el desastre natural más caro en la historia de los Estados Unidos. Los principales factores que contribuyeron a ese impacto económico es debido a la producciónde petróleo, las exportaciones de alimentos, el turismo y otras formas de comercio y los negocios propios de la zona.

La costa del Golfo ha contribuido cerca de un 10 por ciento del suministro de petróleo de la nación, el cual fue alterado por el huracán Katrina. Como resultado, el petróleo y el precio de la gasolina se disparó. Por suerte, ningún daño catastrófico se ha producido en la infraestructura petrolera y por lo tanto, la situación se mantuvo bajo control dentro de los siguientes 9 meses. Además de la perturbación en la economía nacional, un daño a las propiedades públicas y privadas también han contribuido a los efectos globales económico del huracán Katrina.

Huracán Katrina: Efectos Ambientales : Los daños y amenazas ambientales en la salud pública fueron los efectos más duraderos y peligrosos del huracán Katrina. Los residuos industriales, los derrames de petróleo, las aguas residuales del hogar, productos químicos tóxicos y otros contaminantes peligrosos se habían desparramado en las zonas directamente afectadas, así como las regiones vecinas. El agua contaminada que desbordó las zonas residenciales causó efectos en la salud a largo plazo en los seres humanos, animales y otros habitantes de la zona. También dio lugar a la contaminación de las reservas de agua subterránea, que es una importante fuente de agua potable.

Los estudios revelaron que las muestras de agua de las crecidas contienen altas cantidades de la bacteria E. coli, los desechos médicos, las aguas residuales, petróleo, plomo tóxico, cromo hexavalente y el arsénico, junto con las partículas. Como una estrategia para prevenir las complicaciones graves de salud, las tuberías de agua del hogar fueron  reemplazados por nuevas. Aunque se alegó que los derrames de petróleo había sido limpiado por completo, los ecologistas opinan que los efectos del huracán Katrina seguirá afectando a la ecología y la biodiversidad desde hace muchos años.

Huracán Katrina: Efectos sociales: Las consecuencias del huracán Katrina, revelan que más de 1.800 personas perdieron la vida debido a este desastre. Además, cientos de personas quedaron sin hogares, empleos y seguridad social. La mayoría de las personas que residen en la costa del Golfo han tenido una historia diferente que compartir acerca de los efectos del huracán Katrina. La mayoría de ellos habían perdido a familiares y parientes. Hubo falta de alimentos, el agua y la higiene sanitaria y muchos están sufriendo las secuelas  por el estrés emocional y psicológico.

Riegos de Vivir Cerca de Volcanes