Plauto y sus comedias

Biografía de Plauto y Las Comedias Latina Autor Romano

Biografía de Plauto y Sus Comedias

Plauto (c. 254-184 a.C.), dramaturgo cómico romano que alcanzó una enorme popularidad entre sus contemporáneos y ejerció una notable influencia en la literatura dramática postrenacentista europea. Plauto nació en Sársina, Umbría. Según la leyenda se trasladó a Roma y siendo muy joven Plauto logró una pequeña fortuna como autor y actor, pero la perdió en negocios. Realizó numerosos viajes por el Mediterráneo y observó de cerca la vida de la gente de mar.

Para ganarse el pan, Plauto buscó trabajo en un molino; allí debía dar vueltas a la pesada piedra. Mientras realizaba esta tarea creaba en su imaginación los personajes y las intrigas.

Plauto escribió un gran número de obras que le valieron un éxito inmediato, y pronto la fama. Sus obras le dieron gran reputación y ha sido considerado como el fundador de la comedia latina, si bien es innegable que fue ante todo un imitador de los griegos. El mismo dirigía la puesta en escena de sus piezas.

El público de Planto estaba constituido por gente de todaslas clases sociales: artesanos, militares, patricios, negociantes;  todos acudían con gran interés a las representaciones de sus obras; su teatro era más popular que artístico.

plauto comedia La primera guerra púnica terminó con la batalla naval de las islas Egates (año 24 a. de C.), y los romanos sintieron en los años siguientes la necesidad de juegos y diversiones, en los que no pensaron en los días de angustia.

Agreguemos que, paulatinamente, habían ido transformándose sus primitivas costumbres, gustando luego de espectáculos más refinados, en los que el espíritu tenía una importancia creciente.

Así, a partir del año 240 a. de C. se representó la primera tragedia de autor romano, obra de un género superior al de los cantos y danzas y a las atelanas, con diálogos cómicos cuyos personajes no cambiaban.

Esta tragedia, compuesta por Livio Andrónico, esclavo griego llevado a Roma, era ella misma una adaptación del teatro heleno. Marcó el punto de partida de una fecunda producción, a través de la cual el público romano conoció los principales héroes y las leyendas de los griegos.

Pero los romanos deseaban también obras de carácter más ligero, que les proporcionaran horas de alegría, haciéndoles olvidar sus males pasados y sus preocupaciones.

Un talentoso autor vino a llenar esta necesidad: fue Titus Maccius Plauto. Nació en el año 254 antes de nuestra era, en Sarsina (Umbría), y antes que seguir viviendo pobremente en su pueblo natal prefirió tentar la suerte, viajando para ello a Roma, donde integró en calidad de autor  y  actor  un  conjunto  que  representaba  atelanas.

Aprendió su oficio realizando arreglos y adaptando las comedias griegas, y sobre todo observando, en vivo, las costumbres de gente de todas las clases sociales, con la que diariamente convivía en la gran ciudad. Así logró reunir una pequeña fortuna, y se cuenta que durante algún tiempo se dedicó al comercio.

El amplio conocimiento del lenguaje de los hombres de mar, que revelan sus obras, hace suponer que también realizó viajes por el Mediterráneo, hasta el día en que la suerte lo abandonó. Se arruinó, y para subsistir debió aceptar el duro trabajo de mover la piedra de un molino. Este incesante andar en círculo y el esfuerzo que debía realizar para empujar la viga fijada a la piedra eran faenas agotadoras. Sin embargo, durante ese tiempo halló temas para sus obras y construyó todo un mundo teatral que aún hoy perdura.

Allí adonde cualquier otro hombre hubiera encontrado tan sólo motivos de desesperanza, él aguzó su espíritu, arecentó su caudal de recursos cómicos, acentuó su personalidad. Las tres comedias que escribió en las breves pausas de su labor le recompensaron con un éxito ampliamente merecido.

Después de tantos días de miseria volvió al teatro, y esta vez para toda la vida. Fue grande su fama, y era ya un hombre rico cuando murió en el año 184, con más de 70 años de edad.

A tal punto fue apreciado su arte, que se le atribuyeron muchas comedias de las que no es autor. Varrón 116 al 27 a. de C.) estimaba que había diecinueve piezas auténticas. Se poseen en la actualidad veinte comedias de este autor, creyéndose que son auténticas todas ellas. He aquí, con una breve reseña del asunto, y en el orden en que fueron presentadas:

La asmaría: Esta comedia tiene por tema las alegres peripecias del anciano Demetrio, marido obtuso, quien, dominado por una esposa altiva, trata de sustraerle las veinte monedas que le ha reportado la venta de unos asnos, pues él desea obsequiarlas a su hijo, cuyas calaveradas alienta.

El mercader: Un joven ha comprado, en su viaje, una hermosa esclava. Desea llevarla a su madre, como sirvienta. Pero al padre del joven le parece la esclava muy de su gusto.

La escota: Es ésta tal vez la obra maestra de Plauto. Un pescador retira de las aguas una valija que contiene los juguetes de la hija de su amo, víctima de un rapto. Devuelta por las aguas después de un naufragio, esta niña llega a ser, sin saberlo, cliente de su padre.

El anfitrión: En esta obra se han inspirado Moliere y Gíraudoux. Júpiter, para seducir a Alcmena, esposa de Anfitrión, adopta los rasgos de este último.

Los menecmos (los gemelos): Imitada por Shakespeare en su Comedia de los errores. Dos gemelos que se parecen asombrosamente, pero que vivieron separados durante mucho tiempo, se vuelven a encontrar en una ciudad. Todos los confunden, y ello da origen a divertidos equívocos.

El soldado fanfarrón: Farsa cuya víctima es un pretendido héroe infatuado de su persona, de quien todos se burlan solapadamente, empezando por su criado Palestrión. Éste había hecho una abertura en la pareü para que su amo pudiera visitar a su prometida.

El cofre: Comedia que trata de cómo, después de múltiples aventuras, se descubre el origen de una doncella que había sido abandonada, cuando niña, en un cesto de juguetes.

Stichus: Representada en el año 200, esta comedia refiere la historia de dos hermanas a quienes su padre reprocha ser fieles a sus maridos, pues la pobreza obliga a éstos a emigrar a otro país. Regresan enriquecidos, y la virtud es así recompensada.

El persa: Es una farsa urdida contra el avaro Dordalus, burlado por un amigo que se había disfrazado de mercader persa.

Epidicus: Un anciano compra una muchacha, a la que ha oído tocar la lira, creyendo que es su hija. El joven que la ha vendido utiliza el dinero para comprar a su hermana, a quien no conoce. El anciano ha sido engañado, pero la muchacha es reconocida, y el esclavo que armó la tramoya es libertado.

La aulularia: En El avaro de Moliere encontramos una adaptación de este mismo argumento. El héroe de Plauto encierra su tesoro en una marmita en vez de usar un cofre.

El fantasma: Tranión hace creer a su amo, Filolaclés, a su regreso de un viaje, que hay fantasmas en la casa. Éste es el punto de partida de intrigas y enredos en los que Plauto ha puesto de manifiesto todo su virtuosismo, y que han inspirado a Regnard el Retorno imprevisto.

El gorgojo: Aventuras de un hombre sin escrúpulos, de imaginación fecunda, que vive con astucia e ingenio.

Escudolus (primera representación en 191): Refiere una sucesión de intrigas del esclavo Pseudolus. Éste sustrae dinero al viejo Simón y al inescrupuloso Ballion.

Los cautivos: A pesar de las fechorías del esclavo Stalagmus, el anciano Hegión encuentra y libera a su hijo.

Las dos báquides: Historia de dos hermanas gemelas que engañan a dos ancianos y a sus respectivos hijos.

El bruto: La acción gravita en torno a una hermosa mujer quien, para burlarse de un militar, finge ser madre de un niño nacido misteriosamente. Se refiere también a un esclavo bruto quien, finalmente., es educado.

El cartaginés (Poenulus): El anciano Hannon descubre que dos de sus esclavas son sus propias hijas, víctimas de un rapto, y encuentra a su sobrino, quien ama a una de ellas.

El hombre de los tres denarios (Trinumus): Después de una serie de aventuras cómicas, un tesoro es devuelto a su legítimo dueño. Esta comedia fue imitada por Andrieux en su obra El tesoro.

Casína: Dos esclavos de la misma casa buscan a una esclava: el uno, para beneficiar al padre; el otro, al hijo. La suerte favorece al anciano, pero, finalmente, éste será vencido por la astucia.

La vivacidad de los diálogos y la originalidad de los caracteres no fue igualada por autor alguno después de la muerte de Plauto. Aun Terencio, que le sucedió y escribía para las familias aristocráticas de Roma, con las que convivía, no supo infundir a sus comedias la imaginación, siempre actual, de
Plauto.

Plauto ha tomado gran parte de los argumentos de sus comedias de los autores griegos: Tenandro (años 342 al 290 a. de C.), que sólo conocemos por el autor latino y por las imitaciones de Terencio, y, en particular, de Menandro.

Abundan en sus obras los cambios bruscos de situaciones y toda clase de recursos; los cuadros se suceden en orden imprevisible y sorprenden continuamente al espectador.

Casi siempre los ancianos se nos muestran ridículos y engañados, presas de un sentimiento de amor más natural en la edad juvenil; los hijos son pródigos e irrespetuosos; los esclavos, bribones. Estos caracteres están trazados con mucho relieve y color; los diálogos son excelentes, los versos están escritos con esmero. Plauto conocía ciertamente muy bien a los hombres de su época; supo retratarlos y divertirlos. Su éxito sobrepasó al del mismo Terencio (Publíus Terentius Afer), el otro gran poeta cómico latino.

Terencio, nacido en Cártago hacia el año 185 a. de C., llegó a Roma en calidad de esclavo del senador Terencio Lucano, quien le educó y le otorgó la libertad. Dio a la escena varias comedias y se granjeó la amistad de Escipión Emiliano. De todas sus comedias, seis han llegado hasta nosotros con su. texto íntegro: Andria, Hecyra (la suegra), El verdugo de si mismo, Phormio, Eunuchus, Los hermanos.

Existe una gran diferencia entre Plauto y Terencio; este da mayor importancia a la vida interior de sus personajes, pero tiene en cambio menos comicidad. Algunos críticos han sostenido que debería ser considerado superior a Plauto, por la mayor elegancia de su forma y su habilidad en la descripción de los sentimientos.

Pero estos argumentos no son suficientes para preferir a uno u otro. Plauto no trabaja con buril, no es un retratista delicado ni un orfebre en el relieve de caracteres. No se detiene en detalles, pero su trazo es vigoroso; es maestro en su oficio. Su inspiración aparece como desprendida de una masa incandescente y forja una obra sólida, sin pensar en pulirla o cincelarla.

Terencio jamás se apartó de los modelos griegos: bebía y se inspiraba en ellos. Su deseo era escribir para un público culto, para los patricios, por quienes fue estimado y admirado.

Plauto, que había conocido la vida de la gente pobre, que se vio reducido a mover las piedras de molino para ganarse el sustento, escribió para la plebe y no vaciló en emplear el lenguaje de que se valía este mismo pueblo. Tanto uno como otro renovaron el teatro romano y contribuyeron a darle gloria.

Moliere, el célebre autor cómico francés (1622-1673), ha imitado el Phormio de Terencio en Los engaños de Scapin, y se inspiró en Los hermanos para su obra La escuela de los maridos. Barón, discípulo de Moliere, ha realizado una adaptación de Andria para la escena europea.

Terencio viajó a Grecia para estudiar de cerca el teatro. El barco en que regresaba naufragó. Traía consigo las obras de Menandro y de algún otro comediógrafo que pudiera satisfacer las orientaciones que le imprimía a su teatro, y esta desgracia le afectó de tal modo que al poco tiempo murió (año 159 a. de C.).

Entre ios autores latinos posteriores a Plauto y Terencio podemos citar a Titunius, T. Quinctus Atta y Lucius Afraníus. Ninguno de ellos, empero, igualó a sus antecesores en popularidad.

Recordemos por fin estas palabras que Roma entera repetía un siglo después de la muerte de Titus Maccíus Plauto: «Si las musas hubieran hablado latín, habrían elegido el lenguaje de este poeta.» La posteridad le tributaba en esta forma su primer y mejor homenaje en el corazón de cada hombre.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/plauto1.jpg

Un conjunto de actores que viajaba sobre un carro de bueyes llevo a las provincias y difundió en ellas las comedias de Plauto. Las adaptaciones de sus comedias gustaron no tan sólo a la plebe, sino también a los espectadores más delicados, porque aquel poeta cómico, casi bufonesco, era un inagotable inventor de situaciones y un creador de expresiones y de palabras, contribuyendo así a una más efectiva asimilación de la cultura griega por parte de sus compatriotas.

Fuente Consulatada:
LO SE TODO Tomo I Editorial CODEX – Plauto y sus coemdias latinas